Version classiqueVersion mobile

Les archives familiales dans l’Occident médiéval et moderne

 | 
Véronique Lamazou-Duplan

III.2. — Transversalité sociale des pratiques

La formación de los archivos patrimoniales y el control de los dominios señoriales en la Cataluña bajomedieval

Pere Orti Gost et Lluís To Figueras

Texte intégral

  • 1 Este trabajo se inscribe en las actividades del subproyecto de investigación financiado por el Min (...)
  • 2 Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002; Fernández Trabal, 1991; Cantarell Barella, Comas V (...)
  • 3 Baiges Jardí, 2000; Piñol Alabart, 2000; Cruselles Gómez, 1998; Menant, Redon (eds.), 2004; Reyers (...)

1Hoy en día siguen existiendo multitud de pequeños archivos privados en Cataluña cuyos documentos más antiguos se remontan a los siglos bajomedievales1. Estos archivos, que vamos conociendo mejor gracias a que muchos de ellos se han ido depositando en archivos públicos, son el resultado de una larga tradición que aconsejaba a amplios sectores de la población guardar los documentos escritos en los arcones de sus casas2. La rápida difusión de la institución notarial y la extensa red creada progresivamente desde finales del siglo xii no se pueden entender sin una clientela masiva que de forma habitual recurría a sus servicios. Dicha clientela no se circunscribía a la élite social, tal como demuestran muchos estudios de localidades diversas de la Europa mediterránea3. Así mismo, la conservación de estos documentos y su transmisión de una generación a otra no respondía a un especial culto al documento escrito, sino que era el resultado de unas «necesidades» sociales que daban utilidad a su conservación. Precisamente, estos son los objetivos del presente trabajo, es decir, por un lado, demostrar que amplios segmentos de la sociedad catalana bajomedieval custodiaban instrumentos notariales en sus casas y los trasmitían a sus hijos y a sus nietos; y, por el otro lado, intentar desentrañar las necesidades sociales que aconsejaban hacerlo. Para ello hemos estructurado el presente estudio en tres partes. En las dos primeras pretendemos mostrar, a partir de los inventarios post mortem y de los cabreos, la presencia de documentos medievales en las casas de familias de muy diversa extracción social, mientras reservaremos la tercera para intentar explicar por qué se guardaban dichos documentos, a partir de los mecanismos de control ejercidos por los señores en un contexto de propiedad dividida. Si por una parte nos parece indudable que los notarios inundaron de documentos en pergamino los hogares de las familias a partir del siglo xiii, también es importante esclarecer las causas que aconsejaron la conservación de los instrumentos notariales. La descripción del fenómeno de la proliferación de los archivos familiares o patrimoniales nos parece incompleta y reduccionista sin un intento de explicación de las causas y consecuencias de su existencia.

Los documentos escritos en los inventarios post mortem

2La presencia de pequeños archivos o conjuntos de documentos escritos en los hogares de la Baja Edad Media debía ser algo muy común, especialmente entre los poseedores de patrimonios complejos, desde ricos ciudadanos hasta campesinos tenentes de mansos. Para aproximarnos a la importancia de los conjuntos documentales preservados por las familias, una fuente útil pueden ser los inventarios post mortem, que en muchos casos recogían pequeñas relaciones de los instrumentos notariales existentes en las casas de los difuntos. En ellos los documentos eran tratados como un activo cuando incluían pagos pendientes, pero además podían ser una buena manera de conocer el patrimonio, y en algunos casos la relación de cartas notariales servía para describir los diferentes bienes inmuebles del propietario difunto.

  • 4 Orti Gost, 1994.

3En el siguiente cuadro (cuadro 1) se recogen los documentos presentes en el inventario de cuatro personajes que abarcan un amplio abanico social. El archivo con un mayor número de instrumentos corresponde al del rico jurista de la ciudad de Barcelona Burget de Sarrià, realizado en 13384. Su archivo estaba formado por 261 documentos (260 cartas notariales en pergamino y un cuaderno de deudas, presumiblemente en papel). La mayor parte de ellos hacen referencia al conjunto de propiedades y rentas que Burget o su padre, Arnau de Sarrià, habían adquirido. En estos casos, en el inventario se describe con detalle el pergamino de la adquisición del bien inmueble o renta, y a continuación el número de documentos que justificaban la transmisión de ese bien. El archivo incluía también seis instrumentos familiares y siete relacionados con operaciones de crédito. Cronológicamente, los documentos descritos abarcan un período de 44 años (1289-1333) y afectan a dos generaciones, a Burget de Sarrià y a su padre.

  • 5 Arxiu Històric de Girona (AHG), Notariales Sant Feliu de Guíxols (SFG), vol. 46, fos 54vo-55ro, 27 (...)

4El segundo inventario analizado corresponde a Nicolau Borrell, patrón de una barca de cabotaje de la pequeña ciudad de Sant Feliu de Guíxols, realizado en 13535. En él consta la existencia de 42 instrumentos notariales en pergamino, de los cuales nueve son descritos con detalle. Un poco más de la mitad son documentos familiares (cartas nupciales y testamentos) y el resto son los pergaminos que justificaban la adquisición de su patrimonio. Abarcan un período de 46 años (1296-1342) y están protagonizados por tres generaciones, la de Nicolau Borrell y su esposa, Alamanda, la de sus padres, Simó Borrell y Elisenda, y la de sus abuelos, Bartomeu Borrell y Berenguera.

Cuadro 1. — Los archivos patrimoniales en los inventarios post mortem

  Burget de Sarrià, jurista de Barcelona Nicolau Borrell, patrón de barca de Sant Feliu de Guíxols Bonanada Canadell, campesina de Amer Nicolau Narbonès, marinero de Sant Feliu de Guíxols
Cronología 1289-1333 1296-1342 (1211) 1329-1385 1354
Generaciones 2 3 4 1
TOTAL DOC. 261 42 13 2
Doc. en papel 1 0 0 0
Doc. en pergamino 260 42 13 2
Doc. descritos 53 9 13 2
Doc. familiares 6 5 10 1
Doc. patrimoniales 248 4 3 1
Doc. económicos 7 0 0 0

Fuente: elaboración propia.

  • 6 AHG, Notariales Amer (AM), vol. 116 (notario Bernat Tafurer), f44ro sqq.
  • 7 «Una carta de donació feta per lo senyor en Pere, per la gràcia de Déu abbat del monestir d’Amer, (...)
  • 8 Seguramente se trata del manso Terrés que aparece en una lista de mansos abandonados tras la peste (...)
  • 9 Aunque no aparezcan los originales en pergamino en el inventario, sabemos que como mínimo las dos (...)

5El tercer inventario fue realizado en 1398 y encargado por los albaceas testamentarios de Bonanada Canadell, heredera de una familia que ocupaba un manso en la parroquia de Amer desde principios del siglo xiii6. El inventario describe someramente 13 instrumentos notariales. Entre los documentos conservados ocupa un lugar destacado el contrato del manso, es decir, la carta de concesión realizada por el abad del monasterio en el año 1211, casi dos siglos antes, a favor de un tal Pere Canadell y su esposa Maria7. Los doce documentos restantes abarcan un periodo de más de medio siglo (1329-1385) y son protagonizados por cuatro generaciones distintas. Dos de ellos hacen referencia a adquisiciones patrimoniales como la concesión del manso Trilers, a medias por indiviso con la familia Torner, del 28 de marzo del 13788, y la compra de una parcela de tierra con avellanos de 1358. Se conservaban también diversos instrumentos más estrictamente relacionados con la transmisión familiar del patrimonio: el contrato matrimonial (carta nupcial) de la difunta Bonanada con su esposo Guillem Arbocet del 11 de mayo del 1385, junto con los documentos anejos a dicho contrato, la carta nupcial de los padres de la difunta, Elisenda y Guillem, del 1347, y el documento de transmisión de la herencia (heretament) a favor de su abuela, Guillema, cuando casó con Ramon Broncart, en 13299. Así mismo se guardaban los testamentos de Elisenda, madre de Bonanada, del 1382; el de su abuela Guillema, del 1360; dos de su abuelo, Ramon, del 1345 y 1350; y por último, el testamento de la bisabuela, Guillema Crosa, del 1332.

  • 10 AHG, Notariales SFG, vol. 46, fos 106vo-107vo, 9 de diciembre de 1355.

6El último inventario que hemos analizado corresponde al de los bienes de Nicolau Narbonès, marinero de Sant Feliu de Guíxols, que fue realizado por su esposa, Magna, en el año 135510. Magna y Nicolau formaban una joven pareja, que se había casado un año antes, sin un patrimonio heredado de sus padres. Precisamente entre sus bienes solo se encontraron dos pergaminos: la carta nupcial y el documento de compra del dominio útil de la casa donde residían en la villa de Sant Feliu.

7Los cuatro inventarios analizados muestran el uso generalizado de documentos notariales por individuos de un espectro que va de un rico ciudadano de Barcelona a un joven asalariado de una pequeña ciudad del nordeste catalán, pasando por un patrón de barca y una campesina servil. En todos ellos se guardaban los documentos familiares y patrimoniales que permitían reconstruir fácilmente la adquisición y transmisión de los bienes inmuebles que poseían. Es evidente que la importancia de cada uno de los archivos dependía del volumen de sus patrimonios, pero también de su antigüedad. Como es lógico, el archivo con mayor número de documentos correspondía al rico jurista barcelonés, aunque la antigüedad del archivo solo se remontaba a sus padres. En cambio, tanto el patrón de barca como la campesina poseían un archivo más reducido en número, pero, como herederos de un patrimonio familiar más antiguo, contenían documentos de tres o cuatro generaciones. En cambio, la joven pareja formada por Magna y el marinero Nicolau Narbonés solo poseía dos documentos, un hecho que refleja tanto el nivel económico de la pareja como la inexistencia de un patrimonio heredado de sus progenitores. Ahora bien, a pesar de la variedad en el número y antigüedad, todos ellos guardaban instrumentos notariales en sus casas y una vez más sorprende la insólita preservación de documentos durante varias generaciones, en un contexto social presuntamente analfabeto, pero en realidad muy familiarizado con los rudimentos de la escritura y los usos notariales. En cualquier caso se trataba de una sociedad acostumbrada a preservar la documentación escrita del pasado, en particular las cartas notariales en pergamino.

Los archivos patrimoniales y los procesos de cabrevación

  • 11 Bonnassie, 1975-1976, vol. 1, pp. 192-202; Zimmermann, 2003, vol. 1, pp. 9-79; Kosto, 2005.

8Como acabamos de mostrar, muchas familias de contextos sociales diferentes custodiaban normalmente documentos notariales originales y los transmitían a sus descendientes. Más allá de la posibilidad de utilizar dichos documentos en casos de litigio por la propiedad de un determinado bien inmueble, que continuaba una antigua tradición altomedieval11, la sociedad feudal desarrolló en Cataluña sus propias necesidades sociales que aconsejaban su custodia y que debemos relacionar con la estructura de la propiedad.

  • 12 Carreras y Candi, 1909-1910; Serra i Puig, 1983; Benito Monclús, 2003, pp. 91-95 y 615-728.
  • 13 Mallorquí García, 2002; Congost Colomer (ed.), 2008a.

9Desde finales del siglo xii, y con la recuperación del derecho romano, las relaciones sociales sobre la propiedad fueron adaptándose a la enfiteusis tanto en el mundo rural como urbano. El contrato enfitéutico suponía la concesión de un bien inmueble (fuese una tierra, una casa, un puesto en el mercado, etc.) a perpetuidad. Por consiguiente, mientras pagaran las rentas estipuladas podían disponer de sus patrimonios, transmitirlos en herencia, y también venderlos o cederlos a terceros mediante contratos12. Por supuesto existían algunas limitaciones a la libre disposición de los bienes inmuebles, como la necesidad de contar con la aquiescencia señorial, que se traducía en el pago de unos laudemios, o la posibilidad de ejercer un derecho de retracto por parte del señor durante un cierto periodo de tiempo (fadiga). Así mismo, los señores directos de estos bienes consiguieron imponer a lo largo del siglo xiii otro derecho directamente vinculado con la enfiteusis: la cabrevación13. Cuando el señor directo lo creía oportuno, podía convocar a todos los tenentes de su dominio para que declarasen los bienes que poseían por su señor y las rentas que debían pagar.

  • 14 Farías Zurita, 2009.
  • 15 Freedman, 1991; Lluch Bramon, 2005; Ead. et alii (eds.), 2015.

10Bajo esos parámetros, los señores feudales articularon sus dominios en la Cataluña Vieja, tanto en el mundo rural como urbano, aunque su estructura era bastante diferente. Así, mientras los dominios urbanos estaban formados fundamentalmente por casas, patios, talleres, tiendas y por pequeñas parcelas de tierra dedicadas al cultivo de la vid o de la huerta en las zonas periurbanas, los dominios rurales de la Cataluña Vieja están formados básicamente por mansos campesinos14. Estas explotaciones se organizaban alrededor de una casa donde residían las familias campesinas, y que, en virtud del vínculo servil, no podían abandonar sin pagar una tasa llamada redención o remença15.

11Según lo ya indicado, uno de los derechos señoriales ligados a la enfiteusis era el de impulsar la realización de cabreos, que desde el siglo xiii eran redactados por notarios a instancia de un determinado señor. Estos cabreos notariales se presentan como un reconocimiento oral, una confesión, por parte de los titulares del dominio útil, de todos y cada uno de sus componentes y de las rentas que debían satisfacer. A pesar de ser un procedimiento oral, en el proceso de elaboración del inventario los textos escritos constituían una prueba esencial para demostrar los deberes y derechos que se esperaban de los tenentes.

  • 16 ACA, OR, MH, vol. 1668, fos 135vo-137ro, 7 de noviembre de 1762.
  • 17 Arxiu de la Catedral de Girona, pavordía de Aro, cabreo de 1667, fos 73ro-81vo, 26 de agosto de 16 (...)

12La presentación de documentos escritos que justificasen la declaración oral se expresa directamente en los mismos cabreos de forma excepcional desde el siglo xv y de forma más sistemática en los cabreos de los siglos xvi-xviii. Así por ejemplo, en 1762 Marià Esteve, zapatero de Sant Feliu de Guíxols, declaraba la posesión de una casa en la calle de San Pedro de dicha villa, y para justificarlo aportó cinco documentos que corroboraban la transmisión del dominio útil de la casa desde el mismo Marià Esteve hasta la cabrevación realizada por Caterina Favar el 22 de noviembre de 1617, es decir, prácticamente 150 años antes16. En concreto, presentó dos documentos de compraventa, un heredamiento, una división de herencia y un testamento. O en 1666 Clara Torrelles, viuda de Antoni Riera, alias Torrelles, señora útil del manso Torrelles, antiguamente llamado Oli, del vecindario de Canyet de la parroquia de Santa Cristina d’Aro, declaraba a la pavordía del mes de julio de la catedral de Girona la posesión del manso y de todas sus tierras. En esta declaración se reseñan ocho documentos que justificaban la adquisición de diversas parcelas de tierra, y se citan dos testamentos que justificaban la trasmisión del manso a Clara: el de su difunto padre, Pere Torrelles, y el de su abuela, Eulàlia Torrelles, casada con Salvi Ricart, que protagonizó la anterior cabrevación, realizada el 26 de agosto de 160617.

13La inclusión en las declaraciones de los cabreos de una breve reseña de los documentos presentados empieza a observarse en los cabreos del siglo xv, pero de forma sistemática no se constata hasta los realizados durante los siglos xvi-xviii. La ausencia de estas referencias en los cabreos de los siglos xiii-xiv podría hacernos pensar que esta práctica fue una novedad del último siglo medieval. Nada más lejos de la realidad, como veremos a continuación gracias a la conservación de un cabreo excepcional de los dominios de la abadía de Santa María de Amer realizado entre los años 1392 y 1396.

  • 18 Arxiu Diocesà de Girona, cabreo de las abadías de Amer y Roses, 1392, fos 1-85. Una primera aproxi (...)
  • 19 Orti Gost, To Figueras, 2014.

14Con motivo de la redacción de este nuevo cabreo, se confeccionó un registro notarial en papel que contiene en sus márgenes una información preciosa sobre el género de pesquisa que implicaba la elaboración de un inventario18. El cabreo cubría en especial la parte del dominio rural más próxima al monasterio, básicamente el término de la parroquia de Amer. Entre los 53 declarantes figuran 39 posesores de mansos, explotaciones agrícolas enteras, que acaparaban la mayor parte de la superficie agrícola. Pero también existe un grupo de 14 declarantes que solo poseían algunas parcelas en el dominio del abad, personas que vivían en el pequeño núcleo urbano formado a la sombra del monasterio o que tenían su morada, su manso, en otro dominio señorial. Entre quienes tenían un manso también se aprecian diferencias: para algunos el patrimonio lo constituían no más de tres parcelas mientras que otros tenían explotaciones que se repartían en más de treinta, y ello se traducía en importantes disparidades en la superficie de tierra de cultivo disponible19. La desigualdad en la composición de los patrimonios familiares se debía en buena medida a la existencia de un mercado de la tierra que permitía la circulación de parcelas de un manso a otro. Esta dinámica incluía la posibilidad de agregar patrimonios enteros, especialmente de aquellos mansos que habían quedado desocupados en el contexto de la crisis demográfica bajomedieval. La circulación de parcelas se podía materializar mediante compraventas, pero también mediante contratos o ventas que permitían a quien cedía la tierra retener un censo. El cabreo del abad de Amer contiene también la relación de estos censos, a veces muy modestos, que los titulares de los mansos cobraban a sus vecinos, como si se tratara de un elemento patrimonial más en su haber.

  • 20 Por ejemplo, al anotar uno de los censos debidos por el manso Pinyana, 2 palomas y 2 gallinas, una (...)

15Como se ha señalado, el volumen donde se halla el cabreo del dominio del abad de Amer contiene además algunas anotaciones en los márgenes que nos ayudan a entender cómo se realizó el proceso de verificación de las informaciones aportadas sobre los distintos elementos o tenencias que constituían el dominio monástico. Algunas de las anotaciones se refieren a la coherencia interna de las declaraciones: indican la necesidad de verificar en otra parte la información aportada por los tenentes del dominio, por ejemplo mediante la documentación guardada por los monjes20. Sin embargo, para la cuestión que aquí nos ocupa, es más relevante que la posesión de un manso, una parcela o un censo por parte de los declarantes se basaba a menudo en la documentación escrita: en contratos o compras formalizados en la notaría. En el texto se incluyen algunas referencias muy precisas a los documentos que sustentaban la titularidad de algunos de los elementos del dominio. Por ejemplo, la relación de bienes del manso Dernatallada incluía unos artilugios de caña para pescar peces en el río en virtud de una concesión del abad realizada a un antepasado difunto del titular, hecha el 12 de abril de 1361. Entre los bienes del manso Colomer constaba una pieza de tierra por la que debían una parte de la cosecha al monasterio pero también un censo en moneda a los herederos del manso Celler según un documento otorgado por el notario Bartomeu de Castlar el día 20 de noviembre de 1318. La incorporación del manso Masó al patrimonio de los Jonquera implicó una conversión de sus obligaciones serviles en un censo, según lo estipulaba un acta notarial del 19 de noviembre del 1352. El propietario del manso Bruguer desempeñaba una importante función de agente señorial, al ser el encargado de proteger y vigilar un bosque del monasterio. Sus responsabilidades habían sido estipuladas en un documento notarial del 16 de mayo del 1265. La posesión de una tierra que los titulares del manso Colomer tenían por otro manso se fundamentaba en un contrato del 15 de julio de 1221, y dos ventas, una de 30 de enero del 1232 y otra de 18 de julio del 1238.

16De todas formas, la referencia a estos documentos o instrumentos notariales que aparecen esporádicamente en el cabreo no es lo más significativo. De manera mucho más sistemática los escribanos añadieron una anotación en el margen del registro cuando los tenentes aportaban documentos que acreditaban sus posesiones. El verbo que aparece reiteradamente en estas marginalia es mostrar (hostendere), en tercera persona, lo cual indica claramente que los campesinos de los mansos pudieron aportar en numerosas ocasiones los documentos que acreditaban sus posesiones, es decir, las propiedades que tenían en el dominio del abad. Estas anotaciones nos proporcionan una prueba muy valiosa de la difusión de los instrumentos notariales entre la población campesina. Los análisis de la clientela de los notarios o de los inventarios post mortem ya nos permitían sospechar que los pergaminos circularon en gran número tanto en los centros urbanos como en los entornos rurales. Estos cabreos señoriales nos confirman que las familias los guardaban durante generaciones y que, por lo tanto, constituyen el germen de los archivos patrimoniales de época moderna.

  • 21 No consta que los tenentes de tres mansos (Desvassar, Ferrer y Oliveres) y los tenentes de seis pa (...)

17Como se observa en el siguiente cuadro (cuadro 2), de los 53 declarantes del cabreo del monasterio de Amer, 39 eran titulares de mansos y, como mínimo, 36 de ellos aportaron documentos escritos para justificar sus posesiones. Entre los 14 titulares de patrimonios que no alcanzaban la categoría de manso también había 8 tenentes que presentaron sus documentos ante los redactores del cabreo. No podemos afirmar que los restantes estuviesen totalmente desprovistos de escrituras en sus casas porque podría ser que en su caso la presentación se hubiese considerado innecesaria o que sencillamente se hubiese descartado la anotación en las marginalia21.

Cuadro 2. — Documentación aportada por mansos y patrimonios según el cabreo de Amer (1392-1396)

  Nombre Contratos manso Contratos otros Compraventas Docs. familiares Otros docs. Docs sin especificara Total Docs.
  Patrimonios con manso
1 Arbocet 1 3 1 5
2 Blanquera d’Albaquer 6 3 2 11
3 Boada de Costes 4 2 3 9
4 Boada de St. Marçal 2 1 10 1 14
5 Berenguera 2 5 1 1 9
6 Camps-Concs 1 2 3
7 Canadell 1 2 1 1 5
8 Casademont d’Ollària 2 3 1 6
9 Castanyer 2 3 5
10 Colomer 1 2 1 2 6
11 Crosa 2 3 2 1 1 9
12 Darnatallada 1 1 2
13 Església d’Ollària 1 1 2
14 Fàbrega 1 2 1 4
15 Figuereda Deçà 5 2 7
16 Gallissà 1 2 1 3 7
17 Gelabert 1 10 11
18 Gitbol 1 4 10 15
19 Jonquera 1 6 8 15
20 Llograssols 1 3 2 6
21 Maset 2 1 2 5
22 Mayes 2 2
23 Mont 2 4 1 1 1 9
24 Oliver d’Ollària 1 1 5 1 2 10
25 Palol 2 3 5 1 1 12
26 Pi 1 5 1 1 1 9
27 Pinyana 1 1 2 4
28 Plana 1 2 4 1 1 9
29 Pujol d’Ollària 1 1 1 3
30 Salzeda 2 3 1 1 1 1 9
31 Taer 1 3 4
32 Torrent d’Albaquer 2 1 6 1 10
33 Torrent de Gallissà 1 1 7 9
34 Ullastre 2 3 2 1 8
35 Valella 1 1 1 3
36 Vinyal 1 2 2 1 1 1 8
  Patrimonios sin manso declarado
1 Bruguer 4 4
2 Ferrer 1 3 4
3 Fonts 1 1
4 Llantiscle 1 1
5 Olmera 1 1 2
6 Puig 1 1
7 Timonet 1 1
8 Torner 2 12 6 18
a. Corresponden a documentos de los que no se precisa el contenido.

Fuente: elaboración propia.

18El número de escrituras aportado por cada familia oscilaba entre una y las dieciocho que mostraron los posesores del manso Torner o las quince del manso Jonquera. Una vez más se trata solo de un mínimo, ya que las lagunas del registro nos impiden leer correctamente todas las notas marginales de algunos folios. Además, a veces se indica que los campesinos aportaron varios documentos sin especificar la cantidad, y por consiguiente no podemos saber cuántos obraban en su poder porque no se consideraba necesario tomar nota de todos. Al lado de la declaración del propietario del manso Gitbol se escribió varias veces de manera muy escueta «hostendit instrumentum», pero una anotación dice también «hostendit diversa instrumenta». Si a veces un solo documento podía servir para referirse a la titularidad de varias parcelas, también a la inversa podían presentarse varias escrituras notariales relativas a una sola parcela.

  • 22 Generalmente la nota marginal se refiere al stabilimentum del manso, pero en algunas ocasiones se (...)
  • 23 «Hostendit donationem et laudationem factam per Raymundum abbatem Stephane de Vineali de manso de (...)
  • 24 El titular del manso Mont pudo mostrar una donación del abad Arnau y otra del abad Ramon (f46ro) (...)
  • 25 Así, por ejemplo, los titulares del manso Boada mostraron el contrato de la «masada» Soler; los de (...)

19Entre los tipos de documentos presentados se hallaban, en primer lugar, los que permitían demostrar la posesión del manso, el centro del patrimonio que incluía la casa y sus anejos. Un mínimo de 23 familias de las 39 que tenían un manso guardaban el documento escrito con la concesión o la confirmación de la posesión por parte del abad22. En este grupo destaca la familia del manso Vinyal porque conservaba un documento fechado nada menos que en el año 1190, con la concesión del manso por parte del abad a su antecesor Esteve de Vinyal23. Los tenentes del manso Ullastre aportaron un contrato similar del año 1253 y los del manso Palol uno del 1256, pero las marginalia pocas veces indican la fecha de estos contratos. La mayoría se limitaban a indicar el nombre del abad que realizó el stabilimentum y el nombre del antecesor que lo recibió, sin ninguna precisión cronológica. En un caso los tenentes fueron capaces de presentar dos contratos, y en otros tres una confirmación además del contrato24. En los ejemplos más recientes sabemos que el contrato del manso estuvo precedido por una compra. Es el caso del manso Torrent de Gallissà, cuyos propietarios lo habían adquirido con un instrumento notarial el 10 de septiembre de 1358 y luego consiguieron el contrato de concesión por parte del abad formalizado en la notaría el 11 de noviembre de 1361. Ambos documentos, guardados por los titulares, pudieron mostrarse cuando se realizó el cabreo señorial. Por supuesto, los tenentes del dominio presentaron también un cierto número de contratos que se referían a los mansos y otras unidades secundarias que habían sido agregadas a sus patrimonios25.

  • 26 Donat Pérez, Marcó Masferrer, Orti Gost, 2010; Marcó Masferrer, 2010.
  • 27 Presentaron contratos matrimoniales como complemento del contrato enfitéutico los titulares de los (...)
  • 28 «dixit quod non fuerunt facta inter ipsi nuptie instrumenta» (f23ro).

20Como complemento a los contratos, algunos tenentes aportaron la documentación familiar, esto es, los instrumentos notariales que acreditaban la transmisión del manso dentro de la familia. Siguiendo la costumbre de la época, la transmisión del patrimonio se realizaba sobre todo a través de los contratos matrimoniales, cuando los titulares del manso lo cedían, con una reserva de usufructo, al hijo o hija que lo heredaba para que este pudiera ofrecerlo como garantía de la dote de su cónyuge26. De manera significativa, pues, varios tenentes del dominio presentaron ante los redactores del cabreo sus contratos matrimoniales o los de sus antepasados al frente del manso, bien como complemento del contrato de concesión o como alternativa. Así lo sugiere que en algunos casos, en los que no se indica la presentación del contrato del manso, se anote cuidadosamente que los titulares aportaron sus pactos nupciales27. El propietario del manso Figuereda Deçà no se contentó con mostrar su contrato matrimonial puesto que también pudo enseñar el de sus suegros, de quienes su esposa había heredado el patrimonio. También Francesc de Blanquera aportó sus dos contratos matrimoniales, puesto que se había casado dos veces, y el de sus padres. Por el contrario, los titulares del manso Església tuvieron que excusarse diciendo que no habían protocolizado su pacto de esponsales y en su caso tampoco se mencionaba el contrato del manso entre la documentación aportada28.

21Los campesinos instalados en los mansos también custodiaban documentos señoriales por los que se enmendaba o reducía la renta feudal establecida. Si el cabreo tenía como principal finalidad dejar constancia de las rentas que pagaban las tierras o el conjunto del manso, en los márgenes se anotaron, a menudo, pequeñas discrepancias sobre las pretensiones señoriales y las expectativas de los tenentes. En este contexto, es revelador que en los archivos familiares de los campesinos hubiera documentos notariales que fijaban reducciones de los censos o cambios en las prestaciones. Por ejemplo, los ocupantes del manso Salzeda tenían entre su documentación familiar una cesión o definición de los derechos del abad sobre los laudemios del 12 de septiembre de 1361 y una reducción de los censos y rentas debidas del 2 de enero de 1359. Algunas familias también poseían documentos calificados de reconocimiento (recognitionem) por los que se estipulaban rentas, censos o servicios y que podían contener la sanción del abad. Así, por ejemplo, tras la lista de rentas debidas por el manso Mont se hizo constar que sus ocupantes aportaron un reconocimiento.

22Los cabreos dan cuenta de toda la complejidad de los patrimonios campesinos. Según se ha señalado, los mansos estaban formados por una serie de parcelas y otros elementos patrimoniales dispersos en el espacio que podían desbordar los límites del señorío. Los contratos del manso afectaban al conjunto de sus bienes inmuebles o pertenencias, pero al realizar la comprobación documental en el cabreo se distinguía el corazón del manso, el conjunto de tierras que rodeaba la casa, de los demás elementos patrimoniales dispersos en el territorio. Para estos últimos los tenentes de los mansos también aportaron sus respectivos títulos de propiedad: las actas de compra o bien los contratos de concesión o stabilimentum.

  • 29 «Hostendit divisionem inter Bernardus Saliceda et Simonem Arbocet» (f48vo).

23Tal como se puede observar en el cuadro 2, algunos mansos aportaron un número considerable de documentos escritos para demostrar sus derechos sobre la tierra o demás elementos del patrimonio. En la mayoría de casos se trataba de actas de compraventa. De los 297 documentos que, como mínimo, aportaron los tenentes y que figuran en las anotaciones marginales del cabreo, 120 eran compras. También había algunas parcelas adquiridas mediante permutas o donaciones y se anotaron, respectivamente, cuatro y seis documentos de este tipo. Incluso la división de una parcela podía dar lugar a un documento escrito, tal como se observa en el patrimonio de los Salzeda29. Un cierto número de elementos patrimoniales habían sido incorporados mediante contratos del abad y otros señores de los que se reseñan 20, o mediante contrato de cesión por parte de otro tenente vecino (28 documentos). Estos últimos eran los contratos que, a menudo, justificaban los pequeños censos entre tenentes incluidos entre las pertenencias de los mansos. Por ejemplo, el propietario del manso Jonquera, que declaraba un patrimonio de 15 parcelas de tierra, incluida la de la casa y un molino, presentó un mínimo de 15 documentos, de los cuales 6 eran adquisiciones por compra. No hay una exacta correspondencia entre las parcelas y los documentos puesto que, por ejemplo, no se anotó si había presentado el contrato de stabilimentum del manso, pero indudablemente la familia Jonquera estaba muy bien pertrechada de títulos de propiedad. Otro caso similar lo constituye el manso Torrent. Además de presentar el contrato del núcleo del manso, su titular también aportó actas escritas de ocho de sus diez parcelas. Algo distinto es el caso del manso Boada, cuyos propietarios pudieron presentar contratos otorgados por el abad de cuatro de sus siete parcelas, y por otras dos las habituales actas de compraventa. Por la parcela restante sabemos que presentaron un instrumento, pero la nota marginal resulta de difícil lectura aunque, al tratarse de la que acoge la casa, seguramente se trataba del contrato del manso. En algunos casos la información aportada en las marginalia es mucho más escueta y se limita a señalar que se mostraron los instrumentos notariales correspondientes sin especificar su naturaleza.

  • 30 «Et non fecerunt sibi instrumenta» (f21ro). En el mismo sentido, al lado de la declaración de un (...)

24La verificación de los títulos de propiedad de cada uno de los elementos constitutivos del manso fue, por lo tanto, algo rutinario. Aunque es evidente que no hay anotaciones que acrediten la presentación de documentos para todos y cada uno de los cientos de parcelas que constituían el dominio monástico, ello no implica que los tenentes estuvieran desprovistos de ellos. Todo hace pensar que la forma normal de adquisición de tierras fue mediante documentos protocolizados ante notario. Las excepciones, precisamente por ser casos aislados, son también señaladas en las marginalia de nuestro cabreo. Berenguer Resclosa y su esposa Bonanata, posesores del manso Oliver, ante la petición de los consabidos títulos de propiedad, adujeron que un par de compras se habían efectuado sin instrumento notarial30, del mismo modo que la pareja de ocupantes del manso Església había declarado no haber formalizado su matrimonio con un instrumento notarial.

  • 31 En las anotaciones correspondientes al patrimonio del manso Plana: «hostendit stabilimentum per di (...)

25En resumen, el ejemplo del dominio del abad de Amer nos permite constatar que los tenentes de sus tierras, los campesinos que ocupaban sus mansos, guardaban un número considerable de documentos escritos, en su mayor parte instrumentos redactados en la notaría local. Los ejemplos reseñados también nos permiten constatar la notable antigüedad de la documentación conservada. Resulta en extremo llamativo constatar que familias, supuestamente analfabetas e incapaces de leer en el latín del lenguaje notarial, guardaron durante siglos la documentación relativa a su patrimonio. Ya se ha destacado que, a fines del siglo xiv, la familia Vinyal pudo mostrar un contrato del 1190 con la concesión de su manso por parte del abad a sus antecesores. Se trataba de un documento de más de dos siglos de antigüedad. Las anotaciones marginales del cabreo no suelen dar fechas de los documentos presentados por los tenentes, pero en más de una ocasión se refieren a textos antiguos31. Esta extraordinaria conservación de las escrituras notariales relacionadas con la transmisión del patrimonio corrobora lo que ya nos mostraban los inventarios post mortem y confirma que ya en la Baja Edad Media existían las bases para la formación de pequeños archivos familiares y patrimoniales. Pero, al mismo tiempo, los cabreos nos empiezan a explicar una de las razones principales por la que dichos documentos se guardaban: cuando los señores directos decidían, estos debían ser mostrados para justificar la posesión de un determinado patrimonio.

La documentación escrita como prueba del pago de laudemios y otras tasas

  • 32 To Figueras, 2008.
  • 33 Este carácter requisitorio de los cabreos ya fue advertido por Serra i Puig, 1988, pp. 87-98.

26La conservación de documentos escritos por parte de las familias no era fruto de una opción arbitraria. En buena medida, los instrumentos notariales se guardaban porque podían ser útiles y necesarios en el futuro. El ejemplo de los cabreos señoriales anotados nos demuestra que los documentos que garantizaban los títulos de propiedad eran solicitados periódicamente. Como mínimo, cada vez que los señores decidían actualizar un inventario, era una ocasión para pedir a los tenentes del dominio que mostrasen las actas que justificaban sus derechos sobre la tierra u otros elementos del patrimonio. Sin embargo, sería exagerado creer que los agentes del señorío pretendían realizar un nuevo inventario a partir de la documentación aportada. Tal como hemos mostrado en el estudio de otro caso, la base documental sobre la que se realizaba un cabreo solía ser el último realizado, que se actualizaba con las declaraciones orales y los documentos aportados. Además, este no era el principal objetivo de los señores para realizar un cabreo32. Sus exigencias respondían, en general, a un objetivo más prosaico: el cobro de laudemios y otras tasas de mutación. En efecto, para los señores, la realización de un nuevo cabreo no era solo una manera de poner al día las informaciones básicas que en ellos se contenían sino también una manera de controlar las transmisiones que se habían producido desde el último inventario33.

  • 34 Lluch Bramon, 2005, pp. 125-200.
  • 35 Recogido en las Costums de Girona, en la Rúbrica XXV, que lleva por título «De laudimio, tertio, f (...)

27Las compraventas eran perfectamente aceptables dentro del marco legal de la enfiteusis, pero debían contar con el beneplácito señorial, es decir, de los titulares del dominio directo. Por supuesto, este consentimiento implicaba el pago previo de una tasa, generalmente un porcentaje del precio. En la diócesis de Gerona la costumbre asignaba el nombre de «tercio» a este pago, en correspondencia al porcentaje exigido. Para las permutas u otro tipo de transacciones, el porcentaje era probablemente más reducido, y se aproximaba al 10 % del valor. También en los contratos entre tenentes que implicaban el pago de una entrada se cobraba la consabida tasa o laudemio. En el caso de los dominios formados por mansos serviles existía asimismo una tasa conocida con el nombre ferma de spoli forçada, que gravaba la hipoteca dotal sobre las tierras de manso y requería también de la autorización del señor. Esta tasa, característica de la servidumbre, suponía un 10 % del valor de la dote hipotecada sobre las tierras del manso y constituía una renta especialmente lucrativa para los señores directos hasta el final del conflicto remensa, ya que la Sentencia arbitral de Guadalupe de 1486 acabó por reconvertir este mal uso en un censo redimible34. En la documentación del siglo xiv suelen asignarse varios nombres a todas estas tasas de mutación (tercio, laudemio o foriscapium), pero se trataba de un derecho señorial claramente reconocido en los cabreos35.

28Para poder demostrar el pago de los laudemios y que las transmisiones de tierras o las hipotecas dotales se habían hecho con la autorización de los señores, en el momento de realizarse el cabreo debían presentarse los documentos que lo acreditasen y, en caso contrario, abonar el correspondiente laudemio. Entre las posibilidades estaba la presentación de ápocas notariales de los pagos o la firma de los documentos de compraventa o las cartas nupciales por parte del señor ante notario. Pero el análisis de los protocolos notariales permite constatar que estas prácticas eran excepcionales. Existía otro sistema que evitaba los costes notariales y que consistía en la firma autógrafa del señor o de su representante. Así, por ejemplo, cuando se realizaba una compraventa del dominio útil de un bien inmueble, se redactaba un documento notarial en pergamino que se presentaba al señor directo o a su representante, quien, pasados los treinta días preceptivos de su derecho de retracto y abonado el correspondiente laudemio, firmaba el documento original.

29De esta manera no nos debe extrañar que, cuando los cabreos reseñaban los documentos presentados para justificar la posesión de un bien inmueble (como hemos visto de forma sistemática en los cabreos de época moderna), no solo se indicaban los datos que permitían identificar los documentos presentados por los tenentes sino también si estos estaban firmados por el señor directo. Así, por ejemplo, en la declaración realizada por Joan Coderch, zapatero de la villa de Sant Feliu de Guíxols, ante Mateu Barberà, abad del monasterio homónimo, el 23 de febrero de 1563, este afirmaba poseer una casa en la villa y, después de ubicarla e indicar la renta que debía satisfacer, exponía:

  • 36 «Et pertinet michi dictum hospitium vigore emptionis per me facte a Vicencio Darder, quondam, merc (...)

Y me pertenece dicha casa por la compra que hice a Vicenç Darder, difunto, mercader de dicha villa, mediante instrumento notarial emitido en la presente notaría el día vigésimo noveno del mes de agosto de 1561, firmado por razón de dominio por el reverendo fraile Jeroni Lloret, entonces abad de dicho monasterio. Y a dicho Vicenç Darder pertenecía por título de su propia compra realizada a Elisabet Cases, esposa del maestro Narcís Cases, sombrerero de Gerona, según instrumento notarial emitido en la presente notaría el día décimo séptimo del mes de enero de 1559, firmado por razón de dominio, por el antedicho reverendo abad, cerrado y firmado por el notario infra escrito36.

  • 37 Por ejemplo: «hostendit V instrumenta firmata» (Arxiu Diocesà de Girona, cabreo de las abadías de (...)

30Si de nuevo nos fijamos en las anotaciones marginales del cabreo del monasterio de Amer, de 1392-1396, podemos constatar que dicha práctica ya estaba plenamente desarrollada como mínimo desde el siglo xiv. En efecto, en muchos casos, tras señalar qué tipo de acta escrita se había mostrado, en las notas marginales, se anotó si el documento estaba firmado o no. Los ocupantes del manso Jonquera presentaron un mínimo de 15 documentos y de casi todos se precisó que estaban firmados, aunque no se especificara la naturaleza del acta37. Por supuesto también había casos, relativamente numerosos, en los que los tenentes del dominio aportaron documentos sin firma y de ello también se dejó constancia.

  • 38 Una compraventa, del 28 de julio de 1333, con la que la familia Gallissà adquirió una pieza de tie (...)

31En general, no sabemos quiénes eran los firmantes pero algunas veces sí se subraya que la firma era la del señor abad («firmata a domino abbate» o «firmatum per abbatem quondam»), o bien su representante38. En otros casos la nota marginal se contenta con señalar que se trataba de la firma señorial («firmata a domino» o «est firmatum domini»). Si nos centramos en el caso de las compraventas, el tipo de documento más frecuentemente mencionado como título de propiedad aportado por los tenentes, de las 120 actas reseñadas, en 88 casos se especificó que estaban firmadas y en 14 casos que se trataba de documentos no firmados. Algo similar ocurría con los contratos de cesión entre tenentes. Desde el punto de vista señorial podían ser conceptualizados como una venta que conllevaba un pago de entrada, asimilable al precio, y por ello no sorprende que también se indagase si llevaban la firma. De los 28 documentos de cesión entre tenentes del dominio, en 10 casos se anotó que estaban firmados y en otros 7 la ausencia de firma. Las transacciones que escapaban a estas dos categorías eran mucho más escasas pero también en ellas se señalaba, a veces, si estaban firmadas. Nos referimos a las permutas, las donaciones o las divisiones. Por último, 10 tenentes también aportaron sus contratos matrimoniales, 13 documentos en total, de los cuales 8, como mínimo, estaban firmados por el señor (cuadro 3).

Cuadro 3. — Documentos firmados y no firmados en el cabreo de Santa María de Amer

  Firmados No firmados Total documentos
Compraventas 88 14 120
Contratos 10 7 28
Cartas nupciales 8 4 13
Total 136 30 297

Fuente: elaboración propia.

De este cuadro, en relación al Cuadro 2, se han excluido los documentos protagonizados por los propios abades, que, evidentemente, siempre estarán firmados por ellos mismos.

  • 39 «Item aliud [instrumentum] sibi factum per dictum Franciscum de Na Poca pretio LXX sol. et non est (...)
  • 40 «Hostendit venditionem sibi factam de tota ista petia […] habet d’en Bernardum Vitale et non est f (...)
  • 41 «Item hostendit instrumenta nuptie sua nondum firmata, sed in dorso apparet quod solvit laudismium(...)

32La importancia de la firma señorial aparece de forma muy elocuente en aquellos casos en los que precisamente se señaló su ausencia. Por ejemplo, los tenentes del manso Oliver presentaron hasta tres actas de compraventa de piezas de tierra no firmadas. Pero de una de ellas pudieron aportar el albarán del abad relativo al «tercio», es decir, el justificante del pago de los derechos correspondientes al laudemio de la transacción39. Una anotación muy similar se encuentra en relación a una de las parcelas adquiridas por el manso Església40. Otro ejemplo atípico lo constituye un contrato aportado por los posesores del manso Pujol: el documento no tenía la firma señorial pero se advirtió que en el dorso se había anotado el pago del laudemio41. En otras palabras, la firma en el pergamino notarial era la manera normal de demostrar que se había realizado el pago aunque, como indican este par de ejemplos, también había excepciones.

  • 42 Por ejemplo, entre la documentación aportada por el manso Boada: «hostendit emptionem factam per R (...)
  • 43 Por ejemplo, en una de las adquisiciones del titular del manso Plana se señaló que no estaba firma (...)
  • 44 Por ejemplo: «Hostendit nuptie instrumenta parentum suorum et non sunt firmata et est obligatio C  (...)

33Sin duda, los instrumentos notariales no firmados permitían a los agentes del abad exigir el pago de los laudemios correspondientes. Por este motivo, cuando el documento carecía de firma, era habitual añadir en la nota marginal cuál había sido el precio de la transacción, la cantidad que permitía calcular el monto del laudemio42. En el caso de los contratos se indicó la cantidad pagada como derecho de entrada43. También en los contratos matrimoniales o cartas nupciales era habitual hacer constar si llevaban la firma del abad. En caso contrario se indicó la cantidad por la que se había utilizado como garantía el manso y sus tierras. Esta hipoteca dotal requería también de la autorización del señor. Según se ha señalado, de ella derivaba el pago de una tasa, característica de la servidumbre, llamada ferma d’espoli. Los tres contratos matrimoniales aportados por la familia Blanquera no tenían firma y en las notas marginales se indicaron las cantidades garantizadas con su patrimonio: 100, 150 y 240 sueldos, respectivamente44.

  • 45 El notario Bonanat Balleter respondió a una petición en este sentido: «requisitus pro partem ipsiu (...)

34No conocemos con suficiente precisión el proceso de cobro de los laudemios, pero no parece que en él intervinieran normalmente los notarios, que se limitaban a expedir los documentos solicitados por sus clientes. Por este motivo las familias podían tener documentos, transacciones perfectamente válidas desde el punto de vista legal, a pesar de estar pendientes de una ulterior validación por parte del señorío porque no habían satisfecho los laudemios correspondientes. En este sentido, resulta ilustrativo constatar que al menos en una ocasión, en 1334, el abad de Amer intentó, aparentemente sin éxito, consultar los registros de la notaría para así poner fin a los numerosos fraudes que se producían, según él, en el cobro de los laudemios de las ventas o de los pagos correspondientes a los contratos matrimoniales45.

  • 46 Venta de una parcela por parte de Bernat de Turon y Ermessenda a Ramon de Salzeda, del 1282, con l (...)
  • 47 ACA, OR, MH, pergs. Sta. Maria d’Amer, no 405; Registro en AHG, Notariales AM, vol. 83, f80.

35La inmensa mayoría de los instrumentos notariales guardados por las familias urbanas y campesinas de fines de la Edad Media se han perdido para siempre. Pero es posible encontrar algunos ejemplares en los mismos archivos monásticos a los que probablemente revirtieron los derechos patrimoniales que sustentaban. En los fondos del antiguo archivo de Santa María de Amer se hallan numerosos pergaminos de los siglos xiii y xiv que se refieren a transacciones de parcelas, sobre todo las localizadas en el núcleo urbano que rodeaba al conjunto monástico. No resulta difícil advertir en ellos las firmas autógrafas del abad o alguno de sus representantes46. A partir del siglo xiv es posible cotejar la información proporcionada por los manuales o protocolos de los notarios. Por ejemplo, una venta conservada en pergamino, del 9 de febrero de 1372, nos permite apreciar la firma autógrafa del abad Ferrer, a la que añade la fórmula que declara salvados todos sus derechos («salvo iure meo et nostro monasterii in omnibus expresis et non expresis firmo»). Evidentemente el registro en papel conservado en los fondos notariales no incluye ninguna referencia a la firma del abad47.

36No resulta sorprendente, pues, la preservación de algunos de los miles de pergaminos que durante décadas produjeron las notarías catalanas durante la Baja Edad Media. Pero el número de los actualmente conservados y conocidos es muy inferior a los que fueron expedidos por los notarios. Los que hoy se encuentran en manos privadas, en los archivos familiares o patrimoniales, son un buen testimonio de la importancia del fenómeno, pero solo constituyen la punta del iceberg.

 

  • 48 AHG, Notariales SFG, vol. 692, sin foliar, 28 de julio de 1404.
  • 49 ACA, OR, MH, vol. 1680, fos 38vo-39ro, 28 de julio de 1404.
  • 50 AHG, Notariales SFG, vol. 646 (2), fos 6ro-7ro, 19 de enero de 1368.

37Si, como se ha intentado mostrar, el registro del pago de los laudemios pasaba mayoritariamente por la firma autógrafa de los señores directos en los pergaminos originales, estos se convertían en documentos únicos, en el sentido de que, si desaparecían, eran imposibles de reconstruir en su integridad. Cuando esto ocurría, podía pedirse al notario que realizase un traslado, pero este nunca contaría con la firma autógrafa del señor o de sus representantes. Y, como también hemos constatado, los señores realizaban de manera periódica cabreos precisamente para controlar el pago de los laudemios. En este sentido, era preferible, en lugar de pagar al notario un nuevo traslado, negociar con el señor directo a cambio de abonar alguna cantidad de dinero. Como resultado de estos casos, los señores concedían nuevas cartas reconociendo la posesión del tenente de sus bienes inmuebles, documentos que recibían el nombre de cartas precarias. Así, por ejemplo, en 1404 el abad del monasterio de Sant Feliu de Guíxols mandó realizar un cabreo de sus dominios en la villa homónima y al menos tres tenentes no pudieron presentar los pergaminos originales debidamente firmados que justificasen la posesión del inmueble y el pago del correspondiente laudemio. El problema se resolvió con la redacción de tres cartas precarias, dos de las cuales a cambio del pago de 2 y 8 florines respectivamente48. El abad solo se apiadó de Guillem Andreu, pescador, que había adquirido una casa lindante con el arroyo de las Comes y que unos meses antes se había desbordado, llevándose una parte de la casa y el pergamino firmado de su compra. Ante esta situación, el abad concedió la carta precaria sin que Guillem Andreu debiese abonar nada. Más interesante es el caso de Francesca, mujer de Nicolau Pescador, que pagó 8 florines al abad por obtener el nuevo documento de concesión o carta precaria. En el cabreo había declarado seis bienes inmuebles y la percepción de un censo sobre un huerto49, pero no pudo aportar la documentación que justificase la posesión y el pago de los laudemios de una casa, de una viña y de un huerto. Conocemos, porque se conserva su registro en el libro de protocolos correspondiente, que la casa la había heredado de su padre y la aportó como parte de su dote en 136850, pero su padre, Nicolau Andreu, no la había declarado en el anterior cabreo realizado en 1347, por lo que la falta de documentos quizás se arrastraba desde entonces. Seguramente, el abad del monasterio no cuestionaba que Francesca fuera la legítima propietaria de la casa declarada (de hecho es muy probable que hubiera pagado religiosamente cada año el censo pertinente). Pero Francesca debía haber presentado los documentos que justificasen su adquisición por parte de su padre, debidamente firmados, y no lo pudo hacer, por lo que tuvo que pagar los 8 florines a cambio de una carta precaria.

38Creemos que esta dinámica es fundamental para entender la conservación de una generación a otra de determinados documentos, que fueron la base para la creación de pequeños archivos patrimoniales de amplios segmentos de la sociedad catalana bajomedieval, algunos de los cuales han pervivido hasta nuestros días. Como hemos visto al principio de este trabajo, Bonanda Canadell, campesina de Amer, conservaba en su casa trece documentos notariales que aparecen descritos en el inventario post mortem de sus bienes, realizado en 1398. Seis años antes declaró, junto a su marido, Guillem, sus bienes inmuebles al abad de Amer en el cabreo que se ha analizado con detalle. Como mínimo cinco de los documentos fueron presentados por Bonanada, según consta en los marginalia, entre ellos la concesión del manso de 1211. Dos de estos estaban firmata a domino, la carta nupcial y la compra de una pieza de tierra, lo que significaba que había pagado la ferma d’espoli y el laudemio correspondiente. Seguramente este hecho le permitió superar el proceso de cabrevación sin tener que abonar nada a su señor. Aunque no lo podamos contrastar de la misma manera, los archivos descritos en los inventarios post mortem del jurista de Barcelona, Burget de Sarrià, del patrón del barca de Sant Feliu de Guíxols, Nicolau Borrell, y del marinero de la misma villa, Nicolau Narbonés, se crearon fundamentalmente por las mismas razones, porque todos ellos estaban sometidos a un mismo régimen de la propiedad por muy ricos o pobres que fueran: la enfiteusis. Ello es, sin duda, una de las claves explicativas de la proliferación de archivos patrimoniales o familiares en la Cataluña Vieja durante la Baja Edad Media.

Notes

1 Este trabajo se inscribe en las actividades del subproyecto de investigación financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades «La desigualdad económica en el mundo rural y las pequeñas ciudades de la Cataluña Vieja bajomedieval a través de las fuentes notariales» (PGC-2018-100979-B-C21) y del grupo de investigación consolidado por la Generalitat de Cataluña y unidad asociada al CSIC «Renda feudal i fiscalitat a la Catalunya baixmedieval» (2017 SGR 1068).

2 Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002; Fernández Trabal, 1991; Cantarell Barella, Comas Via, 2011.

3 Baiges Jardí, 2000; Piñol Alabart, 2000; Cruselles Gómez, 1998; Menant, Redon (eds.), 2004; Reyerson, Drendel (eds.), 1998.

4 Orti Gost, 1994.

5 Arxiu Històric de Girona (AHG), Notariales Sant Feliu de Guíxols (SFG), vol. 46, fos 54vo-55ro, 27 de mayo de 1353.

6 AHG, Notariales Amer (AM), vol. 116 (notario Bernat Tafurer), f44ro sqq.

7 «Una carta de donació feta per lo senyor en Pere, per la gràcia de Déu abbat del monestir d’Amer, a·n Pere Canadell i a na Maria, muyler sua, e a lurs infans en per tots temps de tot lo mas de Canadell ab tenehons e pertinències e fo feta 8 idus juliol anno dominice incarnacionis 1211 e fuit scripta e subsignata per Asbertum monacho et sacerdote» (AHG, Notariales AM, vol. 116, f47vo).

8 Seguramente se trata del manso Terrés que aparece en una lista de mansos abandonados tras la peste negra cuyo dominio útil trataba de recuperar el abad para poderlos ceder de nuevo: Archivo de la Corona de Aragón (ACA), Órdenes Religiosas (OR), Monacales Hacienda (MH), pergs. Sta. Maria d’Amer, no 345; Monsalvatje y Fossas, 1902, doc. 1452, pp. 446-448.

9 Aunque no aparezcan los originales en pergamino en el inventario, sabemos que como mínimo las dos generaciones precedentes también habían acudido al notario de Amer para registrar su contrato matrimonial. Los padres de Guillema, Ramon y Guillema Crosa, en 1298 y los abuelos paternos, Pere de Cudons y Ermessenda, en 1279 (AHG, Notariales AM, vol. 8, f84vo, 17 de febrero de 1298 y vol. 2, f23ro, 19 de enero de 1279).

10 AHG, Notariales SFG, vol. 46, fos 106vo-107vo, 9 de diciembre de 1355.

11 Bonnassie, 1975-1976, vol. 1, pp. 192-202; Zimmermann, 2003, vol. 1, pp. 9-79; Kosto, 2005.

12 Carreras y Candi, 1909-1910; Serra i Puig, 1983; Benito Monclús, 2003, pp. 91-95 y 615-728.

13 Mallorquí García, 2002; Congost Colomer (ed.), 2008a.

14 Farías Zurita, 2009.

15 Freedman, 1991; Lluch Bramon, 2005; Ead. et alii (eds.), 2015.

16 ACA, OR, MH, vol. 1668, fos 135vo-137ro, 7 de noviembre de 1762.

17 Arxiu de la Catedral de Girona, pavordía de Aro, cabreo de 1667, fos 73ro-81vo, 26 de agosto de 1666.

18 Arxiu Diocesà de Girona, cabreo de las abadías de Amer y Roses, 1392, fos 1-85. Una primera aproximación a este cabreo y otros del mismo dominio en Blanco de la Lama, 2002. En las notas que siguen, las citas corresponden a este cabreo manuscrito.

19 Orti Gost, To Figueras, 2014.

20 Por ejemplo, al anotar uno de los censos debidos por el manso Pinyana, 2 palomas y 2 gallinas, una mano anotó al margen que en los libros de censos del monasterio constaban 4 gallinas («In libris censualia sunt IIIIor gallinas», f36vo). En la confesión del manso Palol también se alude a los libros antiguos para verificar el pago de una medida de trigo («videatur pro quo prestat I octavum frumentum qui est in libris antiquis», f54ro). Las referencias cruzadas se hacían necesarias también en caso de discrepancia. Entre las prestaciones del manso Castanyer, los servicios en trabajo crearon algún tipo de desacuerdo en el que podían terciar los «cabreos» anteriores o las actas notariales («Fuit conventum quod, in casu quod non apparet in instrumentis seu capibrevis veteribus, quod non prestet nisi media batuda…», f56ro).

21 No consta que los tenentes de tres mansos (Desvassar, Ferrer y Oliveres) y los tenentes de seis patrimonios (Alou, Crosa, Figuereda Delà, Gil, Llevador y Trilers) aportaran documento alguno.

22 Generalmente la nota marginal se refiere al stabilimentum del manso, pero en algunas ocasiones se emplea el término donationem. En otros cuatro casos se trata solo de un instrumentum confirmationem (Casademont y Arbocet) o de una laudatio (Llograssols y Berenguera). En tres casos el estado del manuscrito no permite leer las marginalia corespondientes.

23 «Hostendit donationem et laudationem factam per Raymundum abbatem Stephane de Vineali de manso de Vineali cum eius pertinentiis anno incarnationis 1190» (f41vo). Los Vinyal también tenían una confesión, seguramente derivada de un anterior cabreo, firmada por parte del abad y que justificaba la inclusión de una parcela en el núcleo del manso. Su titular en 1392, Miquel de Vinyal, conservaba, igualmente, la compra del manso realizada por su mujer y el contrato matrimonial que les unía: «Item hostendit delcarationem de isto trocio […], hostendit venditionem factam per Raymundum de Vineali, Elicssen predicte […] Hostendit nuptie instrumenta…».

24 El titular del manso Mont pudo mostrar una donación del abad Arnau y otra del abad Ramon (f46ro). Los del manso Crosa pudieron presentar, además del contrato, un «laudamentum per dominum nunc abbatem factum» (f34vo), algo similar al caso mencionado del manso Vinyal. Quizás también son dos documentos los que presenta el titular del manso Palol que «hostendit laudationem et stabilimentum de isto manso» (f51vo).

25 Así, por ejemplo, los titulares del manso Boada mostraron el contrato de la «masada» Soler; los del manso Casademont, el contrato del manso Malriga del 5 de noviembre de 1353; los del manso Mayes, una laudatio del abad por el manso Ribes; los del manso Crosa, el contrato de una posesión que incluía la «masada» de Rovira y Demeny; los del manso Canadell, el contrato de su mitad del manso Trilers que compartían con otra familia; los del manso Berenguera, la confirmatio del espacio donde hubo la «masoveria» Balesquina; los del manso Palol, la laudatio del manso Codolet; los del manso Gitbol, el contrato del manso Puig, mediante concesión por parte del prior claustral fechada el 15 de mayo del 1363, y finalmente los del manso Taer, el titulum del manso Guinart que tenían por el señor de la Estela. Como ya se indicó anteriormente, los titulares del oficio de la guarda de los bosques (foresteria) también conservaban el contrato que les otorgó el abad en 1265.

26 Donat Pérez, Marcó Masferrer, Orti Gost, 2010; Marcó Masferrer, 2010.

27 Presentaron contratos matrimoniales como complemento del contrato enfitéutico los titulares de los mansos Pujol, Crosa, Pinyana Canadell y Vinyal. En ausencia de referencia al contrato señorial mostraron contratos matrimoniales los posesores de los mansos Figuereda Deçà, Blanquera y Pi.

28 «dixit quod non fuerunt facta inter ipsi nuptie instrumenta» (f23ro).

29 «Hostendit divisionem inter Bernardus Saliceda et Simonem Arbocet» (f48vo).

30 «Et non fecerunt sibi instrumenta» (f21ro). En el mismo sentido, al lado de la declaración de una de las parcelas del manso Palol se señaló que no había aportado ningún título de propiedad («non hostendit titulum», f52vo) o, como sucede entre las posesiones del manso Arbocet, se indicó que estaba pendiente su presentación ante el escribano: «debet hostendere reductionem hominum et mulierem et titulum» (f58vo), para justificar que ya no prestaba unas cargas serviles. Según otra nota marginal, los tenentes del manso Pi aún debían mostrar el título de propiedad de un trozo de tierra: «debet hostendere instrumentum de isto trocio» (f71ro).

31 En las anotaciones correspondientes al patrimonio del manso Plana: «hostendit stabilimentum per dictum abbatem factum Arnaldo Cloposa et est anticum» (f3ro), y constituyen ejemplos semejantes «hostendit duo instrumenta antiqua» (Blanquera, f14vo), «hostendit instrumentum antiquum» (Mont, f47vo), «instrumentum vetus» (Jonquera, f12ro).

32 To Figueras, 2008.

33 Este carácter requisitorio de los cabreos ya fue advertido por Serra i Puig, 1988, pp. 87-98.

34 Lluch Bramon, 2005, pp. 125-200.

35 Recogido en las Costums de Girona, en la Rúbrica XXV, que lleva por título «De laudimio, tertio, foriscapio et aliis iuribus ad directum dominium pertinentibus» (Mieres, Costums de Girona, ed. de Cobos Fajardo, 2001, pp. 122-129); To Figueras, 2005.

36 «Et pertinet michi dictum hospitium vigore emptionis per me facte a Vicencio Darder, quondam, mercatore dicte ville, cum instrumento recepto in presenti notaria die vigesima nona mensis augusti anno MDLXI, ratione dominio firmato per reverendum fratrem Hieronimum Loret, tunch abbatem dicti monasterii. Et dicto Vicentio Darder pertinebat titulo sue proprie empitonis facte ab Elitzabete Cassas, uxore magistri Nercissi Casses, sombrererii Gerunde, instrumento in presenti noteria recepto die decimo septimo mensis januarii MDLVIIII, ratione dominiii firmato per supradictum reverendum abbatem, clausoque sive subsignato per notarium infrascriptum» (AHG, Notariales SFG, vol. 954, f137ro, traducción de los autores del artículo).

37 Por ejemplo: «hostendit V instrumenta firmata» (Arxiu Diocesà de Girona, cabreo de las abadías de Amer y Roses, 1392, f12vo). Algo similar ocurre en algunas de las anotaciones correspondientes a la declaración del manso Gitbol («hostendit diversa instrumenta firmata», f61ro).

38 Una compraventa, del 28 de julio de 1333, con la que la familia Gallissà adquirió una pieza de tierra, estaba debidamente firmada por el abad Berenguer («firmatum per dominum Berengarium abbatem dicti monasteri», f66vo). Una donación del 1366 a favor de Berenguer de Costa llevaba la firma de Jaume de Rovira, vicarium dominum abbatis (f81vo).

39 «Item aliud [instrumentum] sibi factum per dictum Franciscum de Na Poca pretio LXX sol. et non est firmatum, sed hostendit albaranum domini abbatis factum de tercio» (f22vo). Algo parecido parece indicar la anotación relativa a una permuta presentada por el mismo manso: el abad había cobrado pero no firmado el acta («et dominus abbas habuit foriscapium et non firmavit», f22ro).

40 «Hostendit venditionem sibi factam de tota ista petia […] habet d’en Bernardum Vitale et non est firmatam. Tamen hostendit albaranum quod dominus abbas sibi fecit de tercio» (f25vo).

41 «Item hostendit instrumenta nuptie sua nondum firmata, sed in dorso apparet quod solvit laudismium» (f26vo).

42 Por ejemplo, entre la documentación aportada por el manso Boada: «hostendit emptionem factam per Raymundum de Buade ab Arnaldo de Columbario pretio XV sol. Et non est firmatam» (f4ro), o entre la que presentó el manso Blanquera figuran igualmente tres compraventas no firmadas: «Item aliam [venditionem] per Vicencium Terrats Francisco Blanqueria pretio XXX solidorum et non est firmata» (f14vo); otra por un precio de 20 sueldos y una tercera de 12 sueldos. También el manso Oliver tenía tres compraventas no firmadas y de todas ellas se tomó nota del precio.

43 Por ejemplo, en una de las adquisiciones del titular del manso Plana se señaló que no estaba firmada y que se pagaron 3 sueldos de entrada, y algo parecido ocurría con algunas posesiones del manso Boada y una del manso Gelabert. Curiosamente, en un contrato sin firmar presentado por el tenente del manso Església se señaló que no había entrada: «et non est ibi intrata» (f24ro).

44 Por ejemplo: «Hostendit nuptie instrumenta parentum suorum et non sunt firmata et est obligatio C sol.» (f15ro).

45 El notario Bonanat Balleter respondió a una petición en este sentido: «requisitus pro partem ipsius venerabilis abbatis quod sibi hostenderitis instrumenta per nos recepta de quibuscumque venditionibus, donationibus, seu alienationibus et obligationibus tempore nuptie factis de terris et possessionibus que pro dicto abbate et eius monasterio tenentur ut ipse abbas inde suum tercium, laudismium et foriscapium habere posset…». En su respuesta, el notario arguyó que no debía mostrar «notulas seu protocolla sua nec etiam instrumenta» sin la voluntad de las partes sine voluntate partium»), máxime cuando el monasterio ya contaba con instrumentos que les permitían defender sus derechos, entre los que evidentemente cita los capitabrevia (ACA, OR, MH, pergs. Sta. Maria d’Amer, no 269).

46 Venta de una parcela por parte de Bernat de Turon y Ermessenda a Ramon de Salzeda, del 1282, con la suscripción autógrafa del abad Berenguer (ACA, OR, MH, pergs. Sta. Maria d’Amer, no 130, editado en Diplomatari de Santa Maria d’Amer, ed. de Pruenca Bayona, 1995, doc. 165, pp. 270-272). Véanse también docs. 178 y 202, entre otros.

47 ACA, OR, MH, pergs. Sta. Maria d’Amer, no 405; Registro en AHG, Notariales AM, vol. 83, f80.

48 AHG, Notariales SFG, vol. 692, sin foliar, 28 de julio de 1404.

49 ACA, OR, MH, vol. 1680, fos 38vo-39ro, 28 de julio de 1404.

50 AHG, Notariales SFG, vol. 646 (2), fos 6ro-7ro, 19 de enero de 1368.

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search