Version classiqueVersion mobile

Les archives familiales dans l’Occident médiéval et moderne

 | 
Véronique Lamazou-Duplan

III.1. — Structurations archivistiques et familiales : constitution, conservation, transmission, reconstitution

Un ejemplo de archivo patrimonial: el Archivo Fontcuberta, siglos x-xxi

Daniel Piñol Alabart et Rosa Lluch Bramon

Texte intégral

Unas reflexiones iniciales

  • 1 Este trabajo forma parte del proyecto de investigación HAR2012-33755.

1Los archivos patrimoniales en Cataluña son de gran importancia por diferentes motivos1. En primer lugar, por el gran número de ellos que se conserva. En segundo lugar, por su cronología, que en muchos casos hunde sus raíces en los siglos medievales. Un tercer motivo podría ser por su extensión geográfica, es decir, porque los localizamos repartidos por todo el territorio. Finalmente, por la importancia que tienen para la investigación histórica, ya que constituyen una excelente fuente de información.

  • 2 Gifre Ribas, 1992.
  • 3 Id., Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 23-25.

2¿Cuántos archivos patrimoniales existen en Cataluña? Es una pregunta que tiene difícil respuesta y que tal vez no corresponde a los investigadores resolverla. Sí que es cierto que desde hace años hay un interés creciente sobre estos archivos, tanto desde el punto de vista archivístico como desde la historiografía2. Para conocer la cantidad de archivos patrimoniales existente en Cataluña se plantea desde hace un tiempo una cuestión de capital importancia: ¿a quién corresponde la tarea de realizar el censo de dichos archivos? La respuesta es clara: a la Administración, pero con la colaboración de investigadores, universidades y centros de investigación. El esfuerzo de todos puede llevar a tener un conocimiento bastante aproximado del número real de archivos patrimoniales catalanes3.

3Así, la Administración promueve la recuperación de archivos patrimoniales y su incorporación a los archivos públicos a través de donaciones, depósitos u otras figuras. En los convenios de cesión o donación se contempla también la organización y descripción de los archivos, tareas que tienen la mirada puesta en un objetivo final: facilitar el acceso de los investigadores a la documentación que conservan los archivos patrimoniales. Porque uno de los principales problemas de los archivos privados, en general, y de los patrimoniales, en particular, es el difícil acceso a ellos por parte de los investigadores. A esta problemática podríamos añadir la conservación o la desmembración de sus fondos.

  • 4 Roig Simón, 1996a y 1996b.

4Las instituciones archivísticas llevan a cabo las tareas de organización y descripción, y ya hace años que se divulgan estas iniciativas así como se hacen públicos los contenidos de los archivos patrimoniales a través de publicaciones4. Dando a conocer la existencia de los archivos patrimoniales, o de su ingreso en un archivo público, se pretende fomentar la investigación y también incentivar nuevos depósitos que permitan una mejor preservación y una más fácil consulta de estos archivos.

  • 5 Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 99-103.
  • 6 Fernández Trabal, 1996 y 2011.
  • 7 Arxiu Comarcal de la Ribera. Butlletí informatiu, 6, 2012, p. 5 [en línea]. Se da noticia del fond (...)
  • 8 Estadística d’Arxius, Informe 2013, Annex al DeCultura+ 8, noviembre 2014 [en línea].

5La Xarxa d’Arxius de la Generalitat conserva en sus depósitos un número destacable de archivos patrimoniales que ya están a disposición de la comunidad investigadora y de los usuarios en general. Según datos de las comarcas de Girona correspondientes al año 2002, el 30 % de los archivos patrimoniales se conservaba en archivos públicos y el resto en manos privadas5. Estos datos han ido cambiando a lo largo del tiempo, ya que en los archivos catalanes se producen continuamente ingresos de archivos patrimoniales, junto con otras tipologías. El archivo catalán que recibe más archivos patrimoniales es el Arxiu Nacional de Catalunya6, pero es una tendencia que siguen todos los demás archivos7. Según los datos contenidos en el informe sobre el censo de archivos, realizado por la Generalitat de Cataluña en noviembre de 2014, se tiene constancia de que en 2013 se conservaban 1 103 archivos patrimoniales en archivos públicos, suponiendo un 4,9 % del patrimonio documental, y un total de 2 906 metros lineales y, en los casos en que se habían procedido a la digitalización, 586 gigabytes. Los años en que se ingresaron más fondos patrimoniales fueron el 2008 (235 fondos) y 2010 (211 fondos). Así mismo consta la existencia de 4 089 instrumentos de descripción de estos archivos patrimoniales, aunque todavía restaban por describir 343 metros lineales8.

6La segunda cuestión que planteamos, la de la cronología, se resuelve consultando los instrumentos de descripción. Así, encontramos archivos patrimoniales que conservan documentación desde el siglo xi, aunque la mayoría se iniciaron en los siglos bajomedievales y, en muchos casos, llegan hasta nuestros días, como es el caso que nos ocupa.

7En tercer lugar, repasando los cuadros de clasificación de los archivos que configuran la red de archivos catalanes, observamos que los archivos patrimoniales se reparten por toda la geografía catalana, aunque es en la Catalunya Vella («Cataluña Vieja») donde más abundan.

  • 9 Vilar, 1973, pp. 30 sqq.

8Estos tres puntos que se acaban de definir ahora se completan con la afirmación de que los archivos patrimoniales suponen un conjunto documental fundamental como fuente histórica. Pierre Vilar puso de manifiesto la importancia de estos archivos para la investigación histórica en su estudio sobre la Cataluña moderna9. Y desde Pierre Vilar han sido muchos otros los que se han adentrado en los archivos patrimoniales para buscar datos con los que reconstruir el pasado.

  • 10 Sabaté i Curull, 1997, p. 8.

9El trabajo con los archivos patrimoniales es, pues, largo. Toda iniciativa archivística y la investigación histórica, trabajando en paralelo y en relación, pueden llegar a dar notables frutos. Flocel Sabaté, parafraseando a Jacques Heers, afirma que es muy importante la entrada en juego de un mayor número de documentación, sobre todo si queremos adentrarnos en épocas para las que no disponemos de mucha información10. Por ejemplo, para el caso de la Cataluña medieval la respuesta es positiva, puesto que en los archivos catalanes se conservan conjuntos documentales excepcionales —Archivo de la Corona de Aragón, Arxiu Històric de Protocols de Barcelona, archivos diocesanos y capitulares…—. Pero, si bien el volumen de documentación conservado es muy importante, podemos afirmar que no se trata de toda la que generó cada institución. Así lo demuestran las lagunas que vemos en muchas series documentales, incluso en aquellas generadas por instituciones tales como la Cancillería Real o la Iglesia. Por ello, cualquier acción que lleve a conocer más documentación es bienvenida y necesaria, sobre todo si dicha acción supone poner a disposición de la comunidad científica aquellos fondos documentales que se hallan fueran de los circuitos archivísticos.

La constitución del Archivo Fontcuberta

10El caso que nos ocupa es el de un importante archivo patrimonial. Si seguimos los tres puntos que se acaban de presentar, debemos comenzar por decir que el Archivo Fontcuberta se mantiene en manos de sus propietarios en unas excelentes condiciones de conservación y con instrumentos de descripción. Está siendo objeto de estudio desde hace unos años y los trabajos están dando frutos, de los que hablaremos más adelante. El arco cronológico de su documentación arranca de la segunda mitad del siglo x y finaliza en el siglo xxi. Es un archivo en el que todavía se ingresan documentos e incluso los propietarios utilizan la documentación para la gestión actual de su patrimonio. Está formado por tres fondos documentales diferentes y que hacen referencia a tres zonas distintas de Cataluña.

11El Archivo Fontcuberta, propiedad del Sr. Carlos de Fontcuberta, contiene la documentación de tres importantes patrimonios: el patrimonio Fontcuberta, el patrimonio Perramon y el patrimonio Sentmenat. Aunque físicamente se conservan juntos, los fondos no aparecen mezclados y, a finales del siglo xix, fueron organizados siguiendo la misma estructura.

  • 11 Archivo Fontcuberta (AF), Fontcuberta, caja 1, doc. 12, Testamento de Nicolau Fontcuberta de Munt, (...)
  • 12 AF, Fontcuberta, caja 2, doc. 1, 15 de diciembre de 1304.
  • 13 AF, Fontcuberta, caja 13, Mas Fontcuberta.

12La historia de este archivo arranca con los primeros documentos de cada fondo y los tres tienen el punto en común en 1897. Este año se llevó a cabo la organización actual del archivo después de que se hubieran reunido los tres fondos. Y en 1925 se elaboraron los índices que sirven actualmente de instrumentos de descripción. En las primeras páginas del índice del patrimonio Fontcuberta se indican las razones de la organización del archivo, de la ordenación de los fondos, sobre todo de la documentación del castillo de Saladeures, de La Noguera y de La Olmeda, tres de las principales propiedades familiares en Osona, que se sumaron al patrimonio por razón del matrimonio entre don Ignacio de Fontcuberta y Sentmenat con doña Carmen de Pascual y Pons. La línea principal es la que contiene el apellido de los actuales propietarios, Fontcuberta, aunque este apellido no lo encontramos en la línea sucesoria hasta el año 152511 y se consolida a mediados del siglo xvii. Sí que es cierto que se conservan unas capitulaciones matrimoniales entre Ferrer Pujada y Pascasia Fontcuberta del año 130412, pero se refieren al mas («manso») Fontcuberta de Vall, del cual se tiene documentación desde 1234, y no como apellido13. Este manso, situado en Vic, es el que aportó el nombre a la rama principal de la familia. Esta posee diversos bienes inmuebles (mansos, casas, tierras, huertos, etc.) que configuran el actual patrimonio Fontcuberta, situado en la comarca catalana de Osona.

  • 14 Congost Colomer, To Figueras, 1999, p. 428.
  • 15 José Eugenio era hijo de Josefa de Perramon, esposa del heredero Miquel de Foncuberta y de Oriola.

13Esta línea principal se unió, por matrimonio, con la familia Perramon cuando se casaron Dolores de Perramon y de Comas de Brugar14, heredera de un importante patrimonio familiar, con José Eugenio de Fontcuberta y de Perramon, primo suyo, en 182815. Entre otros, eran señores de Ventalló, y tenían posesiones en diversas poblaciones del Ampurdán. Su hijo, Carlos de Fontcuberta y de Perramon, recibió en 1870 la herencia materna uniendo el patrimonio del Ampurdán con el de Osona.

  • 16 Garí de Aguilera, 1989, pp. 126-127.
  • 17 «de diferents masos poseheix lo hereu Fontcuberta» (AF, Fontcuberta, caja 27, no 1, traducción de (...)
  • 18 AF, Fontcuberta, caja 27, Índices Antiguos.
  • 19 AF, Fontcuberta, caja 40, Índices del Castillo de Saladeures, La Noguera y La Olmeda.
  • 20 AF, Sentmenat, caja 28, legajos 1, 2 y 3.
  • 21 AF, Perramon, caja 43.

14Carlos de Fontcuberta se casó en 1856 con Dolores de Sentmenat y Despujol, heredera de una parte del patrimonio de los Sentmenat ubicado en Terrassa y Castellar del Vallès16. Así fue como llegaron a manos de una sola familia tres importantes patrimonios inmobiliarios, la mayoría de carácter rústico, junto con sus correspondientes archivos, que quedaban perfectamente organizados, de manera que reflejaban —y reflejan— la estructura del conjunto de posesiones de los Fontcuberta. Fue el momento en que se elaboraron unos borradores que sirvieron de base para la confección de los índices citados. En los tres índices se recogen unos regestos muy completos, la fecha, el notario que registró el documento y el número del documento dentro de su serie. Estos índices se basan en los libros maestros del siglo xviii que, a su vez, reúnen noticias de la documentación anterior conservada en el archivo. El Fondo Fontcuberta conserva 7 índices, siendo el primero del año 1774, el cual corresponde con la Casa Fontcuberta situada en la ciudad de Vic. Un segundo índice recoge diferentes propiedades de la familia —«de diferentes mansos que posee el heredero Fontcuberta17»— del año 1784; otros cuatro índices están referidos a Mas Talaya, Mas Coromina, Mas Fontcuberta de Munt y a los bienes familiares ubicados en Arenys de Mar18, y, finalmente, otro índice contiene la documentación correspondiente al castillo de Saladeures, La Noguera y La Olmeda19. Estas tres últimas propiedades, junto con las de Arenys de Mar, proceden de la familia Pascual, tal como se ha indicado anteriormente. En el Fondo Sentmenat se conservan 21 índices correspondientes a los bienes de Castellar del Vallés y de Terrassa20. Y en el Fondo Perramon localizamos 17 índices del patrimonio familiar repartido por la comarca del Ampurdán21.

  • 22 Coll Cerdà, 2000.
  • 23 Espriu i Malagelada, 2010, p. 178.
  • 24 Dalmau i Font, 2009.

15Una parte del archivo sufrió la destrucción por parte de las tropas francesas que ocuparon Vic durante la guerra a principios del siglo xix. Lo relata el propietario del momento, Miquel de Fontcuberta d’Oriola y Pasqual, en unas declaraciones que hace en 1810 para explicar lo que sufrieron sus casas de Vic: la Casa Fontcuberta y la Casa Pasqual. Son dos casas importantes en las que se conservaba un importante patrimonio, y la primera había sido decorada por Francesc Pla22. La Casa Pasqual, por su parte, está relacionada con la familia Pasqual, originaria de Arenys de Mar. En el índice del Fondo Foncuberta se enumera la caja 10 correspondiente al patrimonio de Arenys, con referencias documentales entre el año 1411 y el 1915, con un total de 52 documentos. En el margen de dicho índice se inserta una anotación que indica que la documentación relacionada con esta parte del patrimonio fue entregada a doña Milagros de Fontcuberta Pascual de Cantarell en mayo de 1973, seguramente a causa de que dicha señora fue beneficiaria de una parte de la herencia. Miembro de la familia Pasqual era don Antoni Pasqual, que fue obispo de Vic (1643-1704)23. Por esta razón, también la Casa Pasqual conservaba la reliquia de Santa Amancia, traída desde Roma por el prelado y hoy en día propiedad de la familia Fontcuberta y conservada en la casa de Saladeures24.

  • 25 AF, Fontcuberta, caja 12, legs. 1 y 2, Huertos y tierras de Vic.
  • 26 AF, Fontcuberta, caja 13, doc. 1, Venta en la que se cita una tierra que era propiedad de Pedro Fo (...)

16En los índices de 1925 no hay referencias a las propiedades urbanas situadas en la ciudad de Vic, fruto, seguramente, de la destrucción tan bien relatada por su propietario. Solo hay constancia de 16 documentos fechados entre 1348 y 1915, referentes a huertos y tierras25, además del índice antiguo o libro mayor. Sí que se conservan otras cajas que guardan censos y censales de las casas de Vic, que se preservaron seguramente porque se guardaban en otro lugar diferente de las propias casas, tal vez en el Mas Fontcuberta, documentado en manos de la familia desde 123426. El testimonio del propietario y de otros comparecientes que declararon en 1810 la destrucción de parte del patrimonio familiar indica

  • 27 Piñol Alabart, 2013, p. 793. Es evidente que en la declaración no se reparó en la existencia de lo (...)

que los franceses havía alojados y sacaban los papeles del retrete o estudio de dicho don Miguel, quales quemaron sin embargo de las reconvenciones que hizo para que no los quemasen, pero que ignora si entre aquellos papeles havía o no pliegos del Libro Mayor27.

  • 28 AF, Perramon, cajas 4 (pagos), 5 (inventarios), 9 (señorío de Ventalló), 16 (Mas La Llacuna), 21 ( (...)

17Otras actuaciones que se han detectado en este archivo son las diferentes cesiones de documentos del Fondo Perramon, traspasados a María Dolores de Aguilera y de Fontcuberta, propietaria de una parte del patrimonio, en 197628. La entrega de documentación se indica en los índices con una escueta anotación: «La entrego a Lola 2 febrero 1968; la tiene Lola, 23 abril 1975»; a pesar de ello, contienen la información detallada de todos los documentos porque fueron elaborados mucho tiempo antes del traspaso de las cajas. Estas cajas fueron después restituidas al Archivo Fontcuberta, manteniéndose dentro del Fondo Perramon, excepto las correspondientes al Mas Comas de Brugar, que están en manos de su actual propietario, al igual que la caja correspondiente al patrimonio ubicado en Arenys de Mar, como se ha especificado.

18En la mayoría de casos, las series —testamentos, capitulaciones matrimoniales, censos…— están divididas en dos subseries, correspondientes, por un lado, a los documentos originales o las diferentes copias que se hacen de algunos de ellos y, por el otro lado, a un legajo con las notas relacionadas con cada documento o contrato jurídico. Las series se reflejan físicamente en las unidades de instalación, unas cajas confeccionadas expresamente y que tienen una numeración que se corresponde con los números de cada caja, legajo y documento que aparecen en los índices. Solamente el Fondo Perramon está conservado en legajos, aunque estos también están numerados por el mismo sistema y su estructura es similar a la de los restantes fondos. En el dorso de cada documento se indica la signatura estampada en tinta y formada por el nombre del fondo, el número de caja o legajo y el número de documento. Hay casos en los que el documento original va acompañado de una copia. Esta lleva la misma numeración, pero acompañada de las letras A, B, C, etc., según corresponda. En ocasiones las letras se añaden también a documentos que no son copias de un original, sino que son documentos que se relacionan, como por ejemplo una venta acompañada de una carta de pago o de una posesión, junto con la copia de esta última. Este hecho particular nos indica el interés que tiene para la gestión de un patrimonio la conservación de todos los documentos, incluso sus copias o las notas previas a la redacción de un negocio jurídico definitivo.

La organización del Archivo Fontcuberta

  • 29 Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 31-32.

19El archivo no cuenta con un cuadro de clasificación que siga los parámetros actuales de la archivística, pero sí que está clasificado y descrito de manera que la forma de llegar a cada documento es sumamente eficaz. La archivística indica que se debe respetar la estructura y las intervenciones archivísticas anteriores, por lo que la estructura del Archivo Fontcuberta responde a la necesidad de gestión de tres patrimonios diferentes. Y los instrumentos de descripción, los índices ya citados, van encaminados a esta tarea. La estructura actual y la descripción, pues, no están pensadas en beneficio de criterios históricos —historiográficos— que faciliten la investigación, sino que faciliten la gestión de los patrimonios29.

20Las series están ordenadas en los tres fondos siguiendo la misma estructura. Se inician con los testamentos, y siguen con las capitulaciones matrimoniales, donaciones y heredamientos, cartas de pago, renuncias, inventarios, convenios y concordias, sentencias, patrimonios (huertas, casas, mansos…), arrendamientos, censos y censales, beneficios y causas pías, cancelaciones de deuda, traslado de pleitos, llevadores de censos, libretas de notas, genealogías, nobleza y planos. Evidentemente, cada fondo conserva sus peculiaridades, pero la configuración general es esta, a grandes trazos. Si siguiéramos la propuesta de cuadro de clasificación de archivos patrimoniales que hacen Gifre, Matas y Soler, no resultaría difícil encuadrar todas estas series en las cuatro secciones que sugieren:

  1. Documentación constitutiva del patrimonio: testamentos, contratos matrimoniales, convenios y concordias, sentencias y sentencias arbitrales, propiedades, censos y censales activos, censos y censales pasivos, beneficios y causas pías.
  2. Documentación de administración del patrimonio: índices, inventarios, cartas de pago y renuncias, llevadores de censos y censales, cancelaciones de débitos y créditos, traslados de pleitos, certificados de amillaramientos, recibos de apoderados, libros de notas, planos.
  3. Documentación de interés personal o familiar: documentos referentes a diversos asuntos, documentación parroquial, documentación del Registro Civil, poderes, genealogías, nobleza, privilegios.
  4. Documentación ajena: no se ha localizado.

21Advertimos también que dentro de cada fondo se mantiene íntegra y unida la documentación correspondiente a los mansos y propiedades que han pasado a formar parte del patrimonio general. Esta documentación no se incorpora a otras cajas o legajos. Por ejemplo, podemos encontrar contratos enfitéuticos, compraventas o permutas relacionadas con aquel patrimonio concreto. Un ejemplo lo tenemos en las cajas 10-19 del Fondo Fontcuberta, que conservan la documentación referente a las propiedades de la familia en Vic, Arenys de Mar y otros mansos y casas —con fechas que van desde 1240 hasta 2002—. No obstante, en la sala donde se conserva el archivo hemos localizado documentación que debe integrarse todavía y que está fechada en 2008.

  • 30 Piquer Ferrer, 1991; Perich Vidal, 1994.
  • 31 Baiges Jardí, 2013; El comtat de Barcelona, ed. de Baiges Jardí y Puig Ustrell, 2019.
  • 32 Cardús i Florensa, 1926 y 1936.
  • 33 AF, Sentmenat, caja 16, doc. 19, 26 de septiembre de 1110.
  • 34 «volendo et ordinando quod ipsa sepultura fita quanto humilius potuerit» (AF, Sentmenat, caja 16, (...)

22En el patrimonio Sentmenat encontramos una clasificación similar. Las cajas 9-15, y también la 23, contienen documentación correspondiente al Castell de Castellar30 —con documentos fechados entre 1060 y 1953—. En estas cajas hay títulos de propiedad (documentación constitutiva del patrimonio) pero también documentación para la gestión de censos y rentas de este patrimonio. Otra parte notable dentro del Fondo Sentmenat son las propiedades en la ciudad de Terrassa, que ocupan las cajas 16-12, con contratos de compraventa que inician su cronología en el año 949. De hecho, este es un hallazgo importantísimo dentro de este archivo, fruto de los trabajos de recuperación, organización y digitalización, que nos han permitido localizar en este fondo siete documentos del siglo x, cuya edición ha sido incorporada en trabajos de investigación importantes31. Estos documentos están bien conservados y su descripción en los índices antes citados es correcta. Pero como no se había realizado un trabajo de investigación en este archivo desde el punto de vista historiográfico, habían pasado desapercibidos. Ha sido en el momento de entrar en el archivo y revisar la documentación como trabajo previo al proceso de digitalización que se ha seguido con estos fondos cuando se han localizado estos siete documentos. En esta misma caja correspondiente a las propiedades situadas en Terrassa se conservan más de doscientos pergaminos fechados entre el año 949 y el año 1828, si bien la mayoría de ellos son de época medieval. ¿Cuál es su contenido? Son documentos generados por las familias Terrassa, Centelles, Meca y Sentmenat, en una secuenciación histórica que muestra los diferentes propietarios que han tenido estas posesiones, hasta llegar al último apellido que se incorpora, como se ha dicho, a la familia Fontcuberta en el siglo xix. De todas ellas destaca la documentación correspondiente a la cartuja de Vallparadís32. La familia Sentmenat tuvo la propiedad del castillo de Vallparadís, una edificación que en 1344 fue cedida por Blanca de Centelles a los monjes cartujos de Scaladei, quienes mantuvieron el cenobio hasta el año 1414. En ese año, y después de diferentes vicisitudes que se recogen en algunos documentos de la caja que ahora nos ocupa, fundaron la cartuja de Montealegre, en Tiana. Y en 1423 el castillo fue comprado por Jofre de Sentmenat. En el Fondo Senmenat se conservan los documentos anteriores a la fundación de la cartuja, documentación referida a la compra de un terreno por parte de Berenguer de Sala y su esposa Ermesenda al conde Ramon Berenguer III de Barcelona en el año 111033. Y también aparece el testamento de Blanca de Centelles en 1348, en el que da la propiedad definitiva del castillo a los cartujos y en el que elige sepultura en la iglesia del monasterio «queriendo y ordenando que esta se haga lo más humilde que se pueda34».

  • 35 Diplomatari de Sant Pere d’Ègara, ed. de Puig Ustrell et alii, 2013.

23La documentación que contienen estas cajas relacionadas con Terrassa ha hecho variar algunos datos clave de la historia de esta ciudad, como por ejemplo la fecha de creación de la cartuja. Esta afirmación es un ejemplo que demuestra la importancia del trabajo con los archivos patrimoniales y de cómo pueden aportar nuevos datos para la historia. Algunos de estos documentos ya se han incorporado a la edición de un diplomatario de Terrassa publicado por la Fundació Noguera35.

24El patrimonio Perramon contiene documentación correspondiente a la comarca de l’Empordà. Destacan, no obstante, las cajas 8-24, que contienen documentos de las propiedades de Sant Vicenç de Sarrià, Ventalló, Girona, Empúries, l’Escala, Figueres, Girona i La Bisbal, además de los mansos Pasqual de les Corts, Martí, Berart, Casa Gran de Piferrer, Vilamala, La Llacuna, Cortalet, Girona, La Bisbal, Cases, Comas i Romaguera. Las fechas van des de mediados del siglo xii hasta el siglo xx, aunque la mayoría de documentación corresponde a los siglos xvii y xviii. Esta documentación actualmente se conserva junto con los otros dos fondos, aunque durante muchos años se custodió en Ventalló, ya que Carlos de Aguilera heredó las posesiones familiares en este pueblo. Junto al patrimonio se llevó la documentación, pero al cabo de unos años la reincorporó al archivo general familiar, aunque continuara poseyendo la propiedad del patrimonio inmobiliario.

  • 36 Arxiu Nacional de Catalunya (ANC), Fons ANC1-167/Llinatge Sentmenat, Marquesos de Castelldosrius.
  • 37 Archivo de la Corona de Aragón, Sentmenat, ES.08019.ACA/3.40.
  • 38 Serra i Puig, 1988.
  • 39 Capmany i Guillot, 2005.
  • 40 Diplomatari de la cartoixa de Santa Maria de Montalegre, ed. de Pérez i Gómez, 1998.
  • 41 Gifre Ribas, Soler Simon, 1996.

25Este archivo y sus tres fondos puede ser complemento de otra documentación conservada en otros archivos patrimoniales, porque los lazos familiares van más allá de los tres patrimonios presentados. Por ejemplo, el Fondo Sentmenat encuentra un complemento en la documentación generada por las diferentes ramas de esta familia. Los fondos se conservan en el Arxiu Nacional de Catalunya36 y en el Archivo de la Corona de Aragón37. La documentación conservada en este último archivo fue utilizada por Eva Serra para la elaboración de su tesis doctoral38. El Fondo Sentmenat contiene documentación de la época en que el castillo de Vallparadís estaba en manos de los Centelles, que también poseían la baronía de Eramprunyà. Entonces esta documentación puede relacionarse con el Archivo de la Baronía de Eramprunyà, muy disperso entre varias instituciones archivísticas39. Incluso se puede relacionar con la documentación de la cartuja de Montalegre, puesto que los cartujos de Terrassa fundaron dicho monasterio a principios del siglo xv40. También la documentación del Fondo Perramon puede encontrar un complemento en el Archivo Caramany, ya que ambos linajes estuvieron relacionados41.

 

26El Archivo Fontcuberta, la documentación que guarda, las condiciones en las que se conserva y los índices que facilitan la consulta resultan un paradigma de buenas prácticas por parte de sus propietarios. Y viendo este archivo surgen diversas preguntas: ¿por qué esta familia tiene tanto interés en la conservación de la documentación? ¿Es un interés similar al que pueden tener otros linajes? Las respuestas son fáciles: es un archivo que se conserva por razón de la gestión de unos patrimonios extensos que fueron aumentando con el tiempo, pero que también fueron desmembrándose y con las propiedades se desmembraban los documentos; la prueba de que es un archivo para la gestión es su utilidad en los tiempos actuales, pues hay referencias documentales de los años 1950-1960, y mucho más recientes, pero no se pueden desvelar ni figuran en los índices. Es evidente que otros linajes conservan la documentación por las mismas razones, aunque tal vez la casuística sea muy amplia y diversa. Pero los pergaminos, los libros de censales, los libros de notas o los índices se conservan desde los siglos medievales. Así lo demuestran los inventarios y las anotaciones que se insertan en el reverso de los documentos, cuya letra es claramente gótica cursiva, lo que indica que ya en el siglo xv había una voluntad de conservación de estos. Se guardan para preservar también la memoria de la familia, insertando noticias estrictamente familiares o personales en algunos libros de notas. Estos son muy diferentes de los libros estudiados por Xavier Torres, ya que conservan anotaciones de gastos, listados de bienes o relaciones de cosechas, pero la memoria familiar se entremezcla entre estas noticias. Se conservan estos documentos para demostrar la propiedad de unas tierras de las que se extraen rentas, tanto en los siglos pasados como en el actual.

27Si incidimos en el tema de la investigación, nos preguntamos además por las posibilidades que ofrece. Es un archivo útil para la investigación histórica puesto que nos permite conocer la evolución de unos linajes, de las relaciones entre ellos a través del matrimonio, de los cambios de apellido, de la incorporación de patrimonio, o de la desagregación de este… También de la evolución de las rentas, de manera que podemos profundizar más en cuestiones como la economía agraria, por ejemplo, o de las mentalidades, cuando se aborda el estudio de los testamentos y la creación de beneficios eclesiásticos, la vida en un manso, etc. Y también la historia local puede encontrar en un archivo patrimonial como el de la familia Fontcuberta una fuente de información capital, sobre todo donde no se han conservado otros archivos u otros documentos.

Notes

1 Este trabajo forma parte del proyecto de investigación HAR2012-33755.

2 Gifre Ribas, 1992.

3 Id., Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 23-25.

4 Roig Simón, 1996a y 1996b.

5 Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 99-103.

6 Fernández Trabal, 1996 y 2011.

7 Arxiu Comarcal de la Ribera. Butlletí informatiu, 6, 2012, p. 5 [en línea]. Se da noticia del fondo patrimonial Domènech-Martí, de Vinebre, un archivo que abarca desde el siglo xvii al xix, depositado en el Arxiu Comarcal de la Ribera d’Ebre.

8 Estadística d’Arxius, Informe 2013, Annex al DeCultura+ 8, noviembre 2014 [en línea].

9 Vilar, 1973, pp. 30 sqq.

10 Sabaté i Curull, 1997, p. 8.

11 Archivo Fontcuberta (AF), Fontcuberta, caja 1, doc. 12, Testamento de Nicolau Fontcuberta de Munt, 24 de enero de 1525.

12 AF, Fontcuberta, caja 2, doc. 1, 15 de diciembre de 1304.

13 AF, Fontcuberta, caja 13, Mas Fontcuberta.

14 Congost Colomer, To Figueras, 1999, p. 428.

15 José Eugenio era hijo de Josefa de Perramon, esposa del heredero Miquel de Foncuberta y de Oriola.

16 Garí de Aguilera, 1989, pp. 126-127.

17 «de diferents masos poseheix lo hereu Fontcuberta» (AF, Fontcuberta, caja 27, no 1, traducción de los autores del artículo).

18 AF, Fontcuberta, caja 27, Índices Antiguos.

19 AF, Fontcuberta, caja 40, Índices del Castillo de Saladeures, La Noguera y La Olmeda.

20 AF, Sentmenat, caja 28, legajos 1, 2 y 3.

21 AF, Perramon, caja 43.

22 Coll Cerdà, 2000.

23 Espriu i Malagelada, 2010, p. 178.

24 Dalmau i Font, 2009.

25 AF, Fontcuberta, caja 12, legs. 1 y 2, Huertos y tierras de Vic.

26 AF, Fontcuberta, caja 13, doc. 1, Venta en la que se cita una tierra que era propiedad de Pedro Fontcuberta de Vall, 17 de agosto de 1234.

27 Piñol Alabart, 2013, p. 793. Es evidente que en la declaración no se reparó en la existencia de los libros mayores que sabemos que se conservan en dicho archivo.

28 AF, Perramon, cajas 4 (pagos), 5 (inventarios), 9 (señorío de Ventalló), 16 (Mas La Llacuna), 21 (Casa de la Bisbal), 23 (Mas Comas del Brugar), 24 (Mas Romaguera), 25 (arrendamientos), 27 (censos de Figueras), 28 (censos de La Bisbal), 29 (censos de la Escala), 30 a 34 (censos diversos), 38 (genealogías), 39 (nobleza), 42 (traslado de pleitos), 43 (índices) y 44 (llevadores de censales).

29 Gifre Ribas, Matas Balaguer, Soler Simon, 2002, pp. 31-32.

30 Piquer Ferrer, 1991; Perich Vidal, 1994.

31 Baiges Jardí, 2013; El comtat de Barcelona, ed. de Baiges Jardí y Puig Ustrell, 2019.

32 Cardús i Florensa, 1926 y 1936.

33 AF, Sentmenat, caja 16, doc. 19, 26 de septiembre de 1110.

34 «volendo et ordinando quod ipsa sepultura fita quanto humilius potuerit» (AF, Sentmenat, caja 16, doc. 125, 3 de mayo de 1348, traducción de los autores del artículo).

35 Diplomatari de Sant Pere d’Ègara, ed. de Puig Ustrell et alii, 2013.

36 Arxiu Nacional de Catalunya (ANC), Fons ANC1-167/Llinatge Sentmenat, Marquesos de Castelldosrius.

37 Archivo de la Corona de Aragón, Sentmenat, ES.08019.ACA/3.40.

38 Serra i Puig, 1988.

39 Capmany i Guillot, 2005.

40 Diplomatari de la cartoixa de Santa Maria de Montalegre, ed. de Pérez i Gómez, 1998.

41 Gifre Ribas, Soler Simon, 1996.

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search