Version classiqueVersion mobile

Les archives familiales dans l’Occident médiéval et moderne

 | 
Véronique Lamazou-Duplan

II.2. — Sauvegardes patrimoniales. Études de cas

La Fundación Sancho el Sabio de Vitoria: fondos procedentes de los archivos de familia

José Antonio Munita Loinaz et Jesús Zubiaga Valdivielso

Texte intégral

  • 1 Esta publicación se encuadra dentro del proyecto de investigación «De la lucha de bandos a la hida (...)

1En la actualidad, el tema de los archivos de familia va cobrando un relativo interés, ya sea para el mundo de la Administración en general, ya sea dentro del propio ámbito académico universitario o de otros organismos culturales afines, que intentan sumar esfuerzos e iniciativas en orden a recuperar o dar a conocer mejor sus fondos1. Una labor que debe entenderse como un acercamiento interdisciplinar al tema, no ya solo por archiveros, sino también por historiadores y todos aquellos profesionales que giran su actividad en torno al documento. Resulta elocuente que en la última década se hayan multiplicado los encuentros académicos sobre los archivos de familia (a título de ejemplo: Lisboa, 2010; Barcelona, 2011; Madrid y Pamplona, 2013; Vitoria y Lisboa, 2014; Pau, Gerona y Madrid, 2015), de los que en buena medida conviene destacar los eventos promovidos por la profesora Véronique Lamazou-Duplan a través del proyecto Archifam.

2Fue precisamente en el marco de este proyecto, con ocasión de las jornadas tituladas Grupos sociales, dominación y construcción de la memoria (siglos xii-xvi), celebradas en Vitoria-Gasteiz los días 4 y 5 de abril de 2014, y acogidas por la Facultad de Letras de la UPV/EHU y la Fundación Sancho el Sabio, cuando Jesús Zubiaga Valdivielso tuvo oportunidad de presentar los «Archivos familiares de la Fundación Sancho el Sabio». Más tarde, con motivo del último encuentro auspiciado por el proyecto Archifam, tuvo lugar en la sede madrileña de la Casa de Velázquez, los días 23 al 26 de marzo de 2015, el taller doctoral Archivos de familia en el Occidente latino (siglos xiii-xvii), para lo cual José Antonio Munita Loinaz, profesor de la UPV/EHU, expuso su trabajo sobre «Los archivos de familia en los fondos públicos alaveses: aproximación temática y documental». Como producto de la estrecha colaboración entre ambas instituciones, la Universidad del País Vasco y la Fundación Sancho el Sabio, se presenta ahora conjuntamente lo que no es otra cosa sino un compendio de lo que fueron aquellas dos intervenciones.

3Para ambos autores es una especial oportunidad de poder presentar y dar a conocer la labor desarrollada por la vitoriana Fundación Sancho el Sabio, que desde 1993 ofrece un planteamiento innovador para la conservación y consulta pública de los archivos familiares del País Vasco. Para ello recurre a la total reproducción de los documentos, cedidos temporal y contractualmente por sus propietarios, para que, concluido el proceso de restauración, organización y digitalización, estos fondos sean devueltos a las familias titulares de tales archivos o, en su caso, permanezcan todavía un tiempo determinado depositados en la institución. Una labor que pasamos seguidamente a detallar y valorar.

La Fundación Sancho el Sabio y los archivos

El proyecto de los archivos de familia

4La Fundación Sancho el Sabio es un centro documental dedicado a la cultura vasca. Nace en 1955 como Institución Sancho el Sabio, vinculada a la Caja de Ahorros Municipal de Vitoria y a su obra sociocultural. Como fundación, con entidad jurídica propia a partir de 1989, seguirá perteneciendo a Caja Vital Kutxa, entidad financiera sin ánimo de lucro, heredera de la anterior.

5Las cajas de ahorro y sus obras sociales han complementado a la Administración pública en proyectos de asistencia, bienestar social o cultura, sin pertenecer orgánicamente a ella. Es en este entorno legal, y en su aportación económica, donde se desarrolla la actividad de la Fundación Sancho el Sabio. En sus sesenta años de existencia, cincuenta como biblioteca y centro documental sobre la cultura vasca, se ha convertido en una referencia necesaria para el conocimiento, promoción, difusión y conservación de los soportes de trasmisión de su cultura. El fondo documental, recopilado año tras año, contiene la memoria textual y gráfica de las diversas manifestaciones culturales desarrolladas en el ámbito geográfico, lingüístico e histórico vasco.

  • 2 Remitimos a la consulta digital de las plataformas de la Fundación Sancho el Sabio [en línea] y Me (...)

6Una parte significativa del fondo pertenece a patrimonio bibliográfico. Son obras impresas o manuscritas que por su contenido, antigüedad, rareza, valor y reconocimiento son consideradas como imprescindibles para la investigación. Es en la configuración de este fondo donde la Fundación Sancho el Sabio aborda el proyecto de recuperación de los archivos de familia. El patrimonio bibliográfico, por definición, es un fondo de consulta restringida. El criterio preferencial es el de su conservación, por lo que la reproducción es la única forma de favorecer su consulta y difusión, ya sea mediante su edición facsímil, o bien a través de la microfilmación o digitalización de los escritos. Ya en 1993, la Fundación comenzó a digitalizar su patrimonio bibliográfico, la opción más cercana al facsímil, que facilita así la consulta con plenas garantías, aumenta la difusión por redes informáticas y, al mismo tiempo, favorece la conservación de la obra original evitando su continua manipulación. Este programa sigue vigente, aunque en constante evolución tecnológica de los formatos, normativas y protocolos internacionales de accesibilidad, y hoy se puede visualizar en sendos repositorios digitales de acceso abierto2.

7Las ventajas de la digitalización pronto se aplicaron al tratamiento de los archivos históricos en la Fundación. La tecnología utilizada es también la más adecuada para los fondos de archivo, ya que posibilita la obtención de una copia digital completa de todo el contenido. A las dificultades de consulta de fondos de patrimonio bibliográfico se añaden las específicas de los fondos de archivo que, al ser de propiedad privada, quedan fuera de los sistemas públicos de acceso a la investigación. Contienen documentos únicos, no hay posibilidad de localizar otros ejemplares, como en el caso de las obras impresas. Forman una unidad indivisible, pues los documentos por separado pierden el contexto necesario y dan una información incompleta, en comparación a la obtenida en la consulta de piezas descritas dentro de una estructura ordenada. Es el conjunto completo del fondo, con su descripción y clasificación jerárquica, lo que enriquece la información contenida en cada unidad documental por separado. Por lo tanto, la consulta y recuperación de la información deben de responder a estas premisas. El contexto y la estructura jerárquica tienen que formar parte de la respuesta del sistema y, así mismo, en la visualización de cualquier documento individual se tiene que percibir su pertenencia al todo, su lugar y sentido dentro de la clasificación adoptada.

La incorporación de los fondos documentales

8El proceso seguido con las familias propietarias de los archivos comienza con la firma de un convenio de depósito temporal con la Fundación Sancho el Sabio, donde se establecen los criterios de ordenación, catalogación y reproducción digital. Por parte de la Fundación, el objetivo final es favorecer su difusión y consulta, no la obtención de la propiedad del archivo original, por lo que las familias no están obligadas a renunciar a su disfrute. Al terminar la catalogación y la posterior digitalización, los archivos originales son devueltos a sus propietarios, toda vez que ya han sido ordenados y descritos, acompañados de una copia de seguridad digitalizada. El convenio finaliza con la publicación del archivo en la web de consulta de la Fundación. El acceso es público y gratuito, y los investigadores pueden utilizar la información y las imágenes digitales según condiciones establecidas por la licencia Creative Commons. Como temas colaterales, el convenio establece también el acceso a la documentación original en los casos que se considere imprescindible, mediante un protocolo consensuado. Cuando hay información personal vigente o información de contenido sensible para la familia, se acuerda un periodo de carencia en el acceso, que puede coincidir con lo establecido por la legislación para la consulta de fondos históricos o personales.

9El proyecto lleva establecidos trece convenios con poseedores de archivos de familia. Desde 1993 se han finalizado doce fondos familiares, estando en proceso otros cuatro. Los archivos ya finalizados corresponden a las familias Sáenz de Tejada, Otazu, Marqués de la Alameda, Ampuero, Larrea, Barrutia, Largacha, Asteguieta, Loma de Osorio, Yrizar, Urrutia y Munibe. En proceso están los archivos, Yrizar-Palacios y Azaola. Estos archivos de familia, personales o domésticos, tienen como ámbito geográfico principal el País Vasco, junto con Navarra y La Rioja.

Contenido y naturaleza de los fondos

10Su contenido más común corresponde a la documentación de carácter económico, transaccional y contable, administrativa y de transmisión de bienes, junto a otra —bastante menos frecuente— de correspondencia particular. Sus contenidos aparecen diferenciados según las circunstancias propias vividas por las familias, ya sea por el acceso y función de sus miembros a cargos públicos, a las actividades profesionales que mantienen, además de cuanta documentación genealógica disponen, así como otra de naturaleza privada. Su pervivencia a través del tiempo se debe a la utilidad que la documentación guardada ha ofrecido a las familias, a la necesidad de conservarla como registro de derechos, propiedades, títulos, etc., además de su propia historia personal, íntima y más próxima, útil también para el conocimiento de su identidad.

11Los convenios establecidos con las familias propietarias han permitido la consulta de unos archivos muy poco conocidos, de difícil acceso, pero de gran interés. Reflejan la memoria cercana y personal de grupos humanos relacionados, donde se encuentra información sobre sus vínculos, casas, tierras y otros bienes. Son también su memoria íntima, la percepción de su identidad, la preservada por el linaje. Valores inmateriales que, junto al patrimonio mueble o inmueble de cada casa, también pretenden conservar como señas de identidad del solar de origen y de su historia.

12El ámbito geográfico cultural vasco es reducido; al aumentar el número de archivos descritos se descubren pautas similares, documentación y contenidos con la misma tipología, y una constante relación económica y de lazos familiares. El incremento de fondos de familia abiertos a la investigación ha de favorecer sin duda el estudio de aspectos singulares diferentes a los trabajados en archivos históricos públicos, relacionados con la historia local, historia privada, sociología, antropología, lin­güística, derecho privado, usos y costumbres, toponimia, etc. Toda una corriente informativa que complementa y enriquece el conocimiento más específico de aquellos grupos sociales predominantes, pequeña nobleza y propietarios de seis siglos, del xiv al xx.

Otras caras del mismo proyecto

13El método aplicado a los archivos de familia, desarrollado a partir de la digitalización del patrimonio bibliográfico de la Fundación Sancho el Sabio, se está aplicando también a otros fondos documentales generados por asociaciones, empresas, partidos políticos, organismos culturales y benéficos, congregaciones religiosas, profesionales de todo tipo, intelectuales, escritores, artistas, etc. Son los archivos privados del siglo xx, con tipologías documentales complejas, propias de una sociedad mucho más evolucionada, apegada al registro escrito, que se han generado y perpetuado por motivos diferentes a los archivos de familia, pero con las mismas necesidades de descripción y conservación, al ser fondos que documentan una época que ya ha dejado de ser contemporánea.

Los archivos de familia: presente y futuro en la Fundación

El presente

14La Fundación Sancho el Sabio ha conseguido recopilar un total de veintidós fondos archivísticos mediante convenios de difusión, de los que trece corresponden a archivos familiares con documentación histórica, dos son archivos de congregaciones religiosas, tres más son archivos personales actuales, otros tres corresponden a archivos gráficos de empresa y, finalmente, se suma un archivo administrativo local. Los convenios suscritos establecen los procesos a efectuar en cada caso: limpieza, restauración, inventariado, ordenación, catalogación, digitalización y almacenamiento definitivo en cajas de conservación. A día de hoy, los principales archivos familiares consultables en línea son los siguientes:

Archivo Sáenz de Tejada (siglos xiv-xx)

15Se trata del primer fondo familiar del proyecto de la Fundación Sancho el Sabio, denominado así por ser propiedad de la familia alavesa Sáenz de Tejada, con la que se estableció el convenio de depósito en 1993. Contiene 7 497 documentos. El ámbito geográfico de la documentación conservada se sitúa principalmente en la Rioja Alavesa (Laguardia, Páganos, Briones, Briñas, Yécora, Cripán, Labastida, etc.) y bien se puede señalar que esta zona compone el principal conjunto histórico. Otros territorios representados son: La Rioja (Sierra de Cameros), Vizcaya (Zollo), Madrid, Extremadura y norte de África. El fondo está clasificado en quince secciones que responden a mayorazgos o familias, en su mayoría con lazos familiares cruzados: Henao, Echevarría, Sánchez Salvador, García Almarza, Sáenz González (Laguardia), Sáenz González (Yécora), Martínez de Rivabellosa, Sáenz de San Pedro, Víllodas, Ilarduy, Groizard, Benvenuti, González del Campillo, Lezama, Sáenz de Tejada, a lo que se añade una sección anexa, con documentación variada en su tipología y clasificación. En todo caso, predomina la documentación de transmisión de bienes y administración del patrimonio, con abundante documentación personal, generada por el desarrollo de actividades profesionales y su correspondencia.

Archivo Otazu (siglos xv-xx)

16Se digitalizó a partir de 1995, por lo que es uno de los fondos más antiguos de la Fundación y, a su vez, uno de los archivos más completos, con información continua —sin grandes lagunas temporales—, incluyendo una interesante documentación gráfica. Consta de 5 844 documentos. Su ámbito geográfico está en las comunidades autónomas vasca, navarra y riojana: Guipúzcoa (San Sebastián, Fuenterrabía, Arechavaleta, Vergara, Anzuola y Azcoitia), Álava (Labastida, Briñas, Añúa, Hijona, Elburgo, Adana, Vicuña, Matauco, Elburgo, Zurbano), Navarra (Lesaca, Viana y Pamplona) y La Rioja (Anguiano, Matute, Nájera). Este fondo está dividido en dieciocho secciones que se corresponden con los diferentes mayorazgos o vínculos fundados por miembros de cada familia, y son: Zabaleta, Benesa, Arratabe, Tosantos, Lascuráin, Marroquín, Ceballos, Martínez Ugarte, Aguirre, Górriz, Añúa, Vicuña, Olazábal, Oyanéder, Otazu, Lebrija, Ollacarizqueta y Dávalos. Se añade una sección anexa con documentación variada. La documentación más abundante es la de carácter económico junto a la de transmisión de bienes. Muy interesante es la correspondencia con personajes relacionados con otros fondos familiares.

Archivo Marqués de la Alameda (siglos xiv-xx)

17El fondo se denomina así por la concesión hecha por Carlos III del título de marqués de la Alameda a Bartolomé José Ortiz de Urbina Ruiz de Zurbano, según real cédula expedida en el Buen Retiro el 16 de diciembre de 1761 y ratificada por el virrey de Navarra. Está clasificado en siete secciones que corresponden a los mayorazgos de la familia: Marzana, Urbina, Velasco, Zavala, Verástegui, Borica y Robles, más la sección facticia anexa con documentación suelta. La sección más representativa es Verástegui, que contiene documentación de esta familia vinculada a Álava, con personajes que ocuparon cargos administrativos y eclesiásticos. Sin embargo, la sección más completa y extensa es Velasco, con la documentación más antigua del archivo y con los personajes que ocuparon cargos y oficios públicos que han aportado documentación relevante. Comprende 7 423 documentos, siendo un archivo cuyo tratamiento ha sido bastante complejo a causa de su variada tipología documental. El interés de la documentación de esta familia descansa en la ocupación de cargos, en la documentación histórica, tanto impresa como gráfica. La digitalización se realizó en color, con una resolución que permite una consulta de gran calidad.

Archivo Ampuero (siglos xiv-xx)

18El fondo se denomina así por el apellido de la familia poseedora de la documentación. Su ámbito geográfico aparece concentrado en las comunidades autónomas vasca, cántabra y castellanoleonesa: Vizcaya, Guipúzcoa, Burgos, Palencia y Cantabria. También existe documentación de varias posesiones en Italia, Flandes y las Indias. Cuenta con nueve secciones, según enlaces matrimoniales: Ampuero, Cartagena, Del Río, Gutiérrez Villarreal, Maguna, Rozas, Soria, Ugaz y Zabala. Contienen 3 439 documentos. La sección Cartagena tiene la documentación más antigua, relacionada con la ciudad y la catedral de Burgos. Es un fondo accesible en línea, digitalizado en color con la ayuda del Archivo Histórico de Euskadi.

Archivo Larrea (siglos xvi-xx)

19El nombre de Larrea deriva del mayorazgo más importante y abundante de este fondo, propiedad de esa familia hasta 1903, año en que su propietaria, Teófila de Aguirre Olaeta, vendió la casa-torre de Larrea a su hermano político Ricardo Ustara Leguía, quien a su vez, en 1915, la revendió a la comunidad de carmelitas descalzos del Monasterio de San Juan Bautista de Larrea. La casa-torre desapareció en un incendio durante la Guerra Civil española, salvándose solo el escudo de armas de la familia. Su ámbito geográfico se sitúa en el territorio histórico de Vizcaya, en Larrea (barrio de la anteiglesia de Amorebieta-Echano), Ugarte (barrio de Mújica), Ibarra (barrio de Gámiz), Fica, Larrabezúa y, ya fuera, también en Madrid. El archivo se inundó en 1975. Hay documentación deteriorada que ha sido limpiada, restaurada y posteriormente digitalizada. Contiene tan solo 336 documentos. Este archivo se complementa con el que poseen los padres carmelitas del Convento de San Juan Bautista de Larrea, cuya descripción se puede consultar en la Fundación.

Archivos en propiedad

20Son fondos de archivo adquiridos por la Fundación, quien es titular y conserva sus originales, por lo que no están sujetos a convenio, si bien su tratamiento es similar al resto. Son consultables en línea. Son tres fondos concretos:

Asteguieta

21Fondo formado por la documentación generada por tres familias: Sáenz de Asteguieta, Íñiguez de Echávarri y Díaz de Sarralde. Se ciñen al territorio alavés: Antezana, Foronda, Mendoza y Echávarri Ibiña, lugares y villas del término de Vitoria, de las hermandades de Álava y del duque del Infantado. Otros lugares fuera de la provincia nos conducen a Murcia, Cádiz y Manila, y corresponden a residencias de personas de su entorno. Comprende 639 documentos, del siglo xvi al xix.

Largacha

22Fondo con documentación de tipo económico relacionada con la compra, transporte y elaboración de madera y carbón para las ferrerías, algunas de ellas propiedad de la familia Artecona en el Valle de Gordejuela (Vizcaya). Conserva un total de 103 documentos, de los siglos xviii y xix.

Barrutia

23Archivo llamado así por ser generado por la familia Barrutia y sus sucesivos enlaces matrimoniales. Geográficamente se genera en los territorios históricos de Guipúzcoa y Álava, en los valles de Léniz y Aramayona. Fondo compuesto de 218 documentos del siglo xvi al xx.

Archivos en proceso

24Son un total de cinco fondos familiares depositados en la Fundación mediante convenio para su tratamiento. En un estadio intermedio entre el presente y el futuro, se encuentran en diferentes fases de preparación: descritos y digitalizados (Urrutia y Munibe, ambos de Lekeitio), en proceso de descripción (Yrizar e Yrizar-Palacios, de Azcoitia y Vergara), y en vías de digitalización (Loma Osorio, Salinas de Añana). De entre todos ellos, destacan los fondos de Yrizar, con documentación de los siglos xv a xx.

El futuro

25El proyecto mantiene la oferta a las familias propietarias de facilitar su tratamiento, digitalización y difusión mediante el convenio descrito. Los procesos de limpieza, restauración, ordenación y descripción no han cambiado. Las actuaciones se realizan atendiendo a la normativa internacional. La digitalización y la difusión sí que han evolucionado —y todavía evolucionarán a corto y medio plazo— de forma notable, pues la calidad, resolución e información automatizada enriquecen la mera digitalización inicial, favoreciendo su consulta. La difusión de estos fondos de descripción estructurada tiende a un entorno abierto, propiciando una consulta de forma jerárquica o aleatoria, pero siempre referenciada al conjunto del fondo. Siendo archivos únicos, su relativa uniformidad propicia la formación de repositorios digitales de acceso abierto, sin perder su contexto, consiguiendo así una mayor visibilidad.

26Actualmente, los archivos de familia consultables desde la web de la Fundación acarrean soluciones derivadas de su propia génesis. Su digitalización se viene realizando desde 1995, lo que nos plantea cuidar los aspectos derivados de las nuevas tecnologías, de su progreso constante y su necesaria actualización, objetivos que nos llevan a una espiral de continuo cambio. Hemos de pensar que las primeras imágenes digitales empleadas eran obtenidas en dieciséis niveles de grises y con una resolución ajustada a la capacidad de los procesadores informáticos de la época. Naturalmente, en los últimos veinte años, los formatos de digitalización han evolucionado mucho, las imágenes son ahora en color y su resolución responde más a necesidades de preservación que a las posibilidades de difusión. Las imágenes más antiguas han migrado a formatos actuales de consulta, con baja resolución, cumpliendo con su papel de difusión, sustituyendo así al documento original, pero están obsoletas en otras funciones, y su preservación es complicada. La digitalización actual añade además información de metadatos que facilitan su conservación y un acceso más documentado.

27En definitiva, no olvidemos que la evolución tecnológica ha pasado a formar parte —como elemento fundamental— del tratamiento documental de los archivos, lo que nos obliga a plantearnos siempre previsiones que, siendo a medio y largo plazo, topan con el problema de la incertidumbre de su contingencia a causa de la aceleración tecnológica. Por otra parte, vemos también que el futuro pasa, indefectiblemente, por integrar la perduración de la consulta de estos archivos en otros macroproyectos, como Europeana, el gran repositorio de la cultura digital europea, adoptando así los nuevos requisitos técnicos que favorecen la formación de un fondo documental común.

Los fondos familiares y la investigación histórica

Archivos familiares de la nobleza

28Referirse a los archivos familiares, para las épocas medieval y moderna, resulta en la práctica investigadora un equivalente que viene a confundirse con los archivos nobiliarios, si bien en términos precisos son dos conceptos teóricos diversos. Los archivos nobiliarios son y se muestran como el resultado de una serie de factores institucionales y sociales que los diferencian de otros archivos familiares y, en general, privados. Estos factores serían tres:

La nobleza

  • 3 Una puesta en común sobre «La nobleza peninsular en la Baja Edad Media» fue el tema de las Actas d (...)

29El papel político y administrativo jugado por la nobleza resulta ser siempre un factor genuino e imprescindible3. Está claro que en una sociedad estamental claramente perfilada, la nobleza es parte activa y participa muy de cerca en el ejercicio del poder político y judicial de la monarquía. Los nobles reciben desde la Edad Media, tanto de reyes como de otros soberanos, privilegios y mercedes, unas veces vinculados a señoríos territoriales con sus rentas, otras al disfrute de ciertos cargos y actividades administrativas al servicio de la Corona, que pueden ir, por ejemplo, desde la obtención de una dignidad —ya sea local o territorial— a través de una encomienda militar, un corregimiento en alguna de las ciudades del reino, la adjudicación como oficial regio al frente de una alcaldía de alcabalas, o hasta la percepción de rentas eclesiásticas sobre iglesias de patronato laico. Como resulta fácilmente constatable, en ocasiones, la capacidad de aquellos monarcas medievales no conocería límite a la hora de premiar a sus fieles, o bien al comprar la voluntad de sus rivales, como sucedió con las mercedes enriqueñas concedidas por el primero de los Trastámara en Castilla. Con el advenimiento del Estado moderno, la nobleza seguiría formando parte esencial del poder, ocupando dentro del sistema cargos de prestigio y de obtención de rentas.

El mayorazgo

  • 4 Clavero Salvador, 1989, pp. 21-27.

30La práctica secular del mayorazgo resulta esencial y determinante en la composición de los archivos nobiliarios. Se trata de una realidad socioeconómica que perduraría desde la Edad Media hasta bien entrado el siglo xix, siendo la garantía jurídica del mantenimiento en el seno de la familia de un patrimonio común e indiviso. El mayorazgo en su aplicación más rigurosa —como estudió Bartolomé Clavero— es una forma histórica establecida para resolver la transmisión de los bienes, ya de forma prefijada, de un titular a otro, lo que generalmente —pero no solo— se llevaba a cabo por medio de la primogenitura que, en primera instancia, se transmitía por vía masculina a través de la concesión del «vínculo»4. Es mediante la práctica del mayorazgo, desarrollado en gran parte de nuestra geografía, como se establecen las distintas formas para sistematizar la sucesión de títulos, además de poder incluir ciertas cláusulas restrictivas, de tal modo que no se lleven a efecto matrimonios desiguales e indeseados, pudiendo acarrear la «absorción» de unos linajes por otros.

El linaje

  • 5 Fernández de Larrea y Rojas, Díaz de Durana Ortiz de Urbina, 2010.

31Entendido este como una colectividad familiar y clientelar que integra al individuo dentro de un determinado grupo de poder. Los archivos nobiliarios han sido y son cantera informativa de quienes dedican pacientemente su tiempo a la genealogía, una disciplina que puede prestar grandes servicios a la historia siempre y cuando supere el umbral de la mera recopilación y ordenación de datos. Hemos de pensar siempre que el fin natural de los esquemas genealógicos, elementalmente trazados y formados por cadenas de filiaciones y enlaces, nos ha de servir como armazón de contenidos más sustanciosos, que nos permitan conocer a las personas en algo más que sus nombres y el de sus vástagos, legítimos o bastardos, así como las fechas limitadoras de sus vidas. El investigador debe percibir a través de sus vínculos la unidad de todo ese conjunto, que no es otra cosa que el linaje, concepto que sin duda excede a lo puramente biológico, pues incluye un patrimonio común, tanto mental y político como cultural, que acarrea un planteamiento de la vida —incluso de la muerte— que se transmite y comunica por diversos canales de la memoria colectiva5.

Elementos de interés heurístico

  • 6 Estos mismos elementos pueden apreciarse también a través del trabajo de Munita Loinaz, Lema Pueyo(...)

32Dentro del quehacer ordinario propio de un trabajo de investigación, la metodología histórica en general y la heurística en particular nos permiten desentrañar el valor de las fuentes documentales, previo hallazgo, selección y estudio de las mismas. A la vista de los fondos familiares aquí presentados por la Fundación Sancho el Sabio, bien podemos señalar a continuación algunos de sus elementos clave6.

Valor patrimonial

33Es constatable en la antigüedad y continuidad de sus fondos. Dejando a un lado los archivos facticios, lo habitual es que el común de los archivos sea el testimonio evolutivo producto de la institución que los genera, en nuestro caso los linajes. En sus archivos se guarda la memoria escrita de la progresión de la familia, de la creación del vínculo que va asociado a un mayorazgo, de la unión de patrimonios y títulos, de la variación de su estatus social, económico y político. De este modo, los fondos de estos archivos nobiliarios son, a su vez, un conjunto de fondos que por distintas vías se van fundiendo en uno, a la vez único y múltiple. En este plural fondo de archivos de familias, así compuesto en el tiempo, van a quedar registrados todos estos cambios, cuya evolución cronológica se extiende, de ordinario y con este perfil señorial, desde el siglo xv hasta mediados del siglo xix. No resulta inusual que este período llegue a ocupar unos cuatro siglos, o sea, lo que biológicamente podemos cifrar entre doce y trece generaciones; esta circunstancia, lejos de ser un mero dato temporal, es entendida en estos archivos como algo fundamental, es decir, la sucesión de un entramado genealógico como «alma» del linaje y de su archivo.

Riqueza diplomática

34Es detectable a través de su variedad tipológica y gráfica. Otro valor nada desdeñable de estos archivos nobiliarios concurre en la multiplicidad de piezas documentales que suelen conservar. Las posibilidades aquí son casi ilimitadas. Desde los más solemnes privilegios rodados, cartas plomadas y de merced de la Edad Media, en donde las muestras en pergamino y la validación por sello pendiente encuentran una singular presencia, hasta sumar también y con el tiempo otros tipos y negocios comunes (compraventas, censos, pleitos, etc.), escritos en papel con grafías ya netamente cursivas cortesana y procesal y validados por sello de placa y/o rúbricas, piezas comunes que se multiplicarán exponencialmente desde el reinado de los Reyes Católicos. Con la llegada de la modernidad, ya en época de los Austria, el eje vertical de los documentos, su disposición a base de cuadernillos de papel, harán de esta factura y soporte la forma más común y definitiva. Por otra parte, la escritura predominante pasa a ser la letra humanística redonda, salvo para asuntos judiciales y, en menor medida, también entre algunos de los notarios locales que emplearán todavía formas híbridas, bastardeadas, con decadentes reminiscencias cursivas tardogóticas. Junto a estas y otras características gráficas, con la llegada de la modernidad, pero sobre todo a partir de los siglos xvii y xviii, nos toparemos cada vez más con textos documentales impresos. Los manuscritos seguirán presentes todavía en una gran proporción, pero pierden ya su exclusividad. Finalmente, durante el siglo xix se producen los avances de la fotografía, en especial a partir de 1878 con las placas secas (método Bennett) y de 1888 con los carretes de película enrollables (método Kodak), con los que llegamos a los umbrales del siglo xx, época en que estos fondos familiares aportan interesantes colecciones fotográficas de gran valor histórico. A través de estos particulares y excepcionales fondos visuales, la realidad deja de ser descrita solo con letras y pasa ya a ser plasmada también con imágenes.

Selección documental

  • 7 Pons Alós, inédita.

35Por el contrario, pese a esta riqueza y variedad, una característica tradicionalmente ligada a estos archivos familiares guarda relación con la diferencia entre documentación producida y conservada, lo que nos lleva a suponer acerca de la existencia de una clara e interesada selección documental. De este modo, la documentación que nos informa de la actividad familiar quedará sometida a las circunstancias del momento, por lo que la familia guardará todo aquello que no perjudique la memoria del linaje o ponga en riesgo la integridad de su patrimonio. «Estos archivos conforman la memoria familiar» —como ha señalado Vicente Pons Alós— «pero una memoria sesgada en la medida en la que se decide qué documentos conservar y qué documentos destruir o apartar»7. Las evidencias de que estos archivos nobiliarios han sido sometidos a una continuada merma en el transcurso del tiempo son diversas:

  1. La diferencia existente entre los documentos conservados de un notario cualquiera y, por el contrario, los registrados en sus propios protocolos.
  2. Los fondos conocidos de otros archivos nobiliarios —o de la propia Chancillería Real— donde, por lo general y en materia procesal, podemos tener acceso a «la otra cara» de los litigios disputados y no conservados por las familias nobles.
  3. La constatación de documentos que faltan a partir de viejas relaciones o memoriales del archivo.
  4. La cantidad de confirmaciones reales y copias notariales que suplen en buena parte la presencia de sus originales.
  5. La común práctica de reenumerar las signaturas de los documentos del archivo, ya advertida también con los Gaytán de Ayala y Barroeta.

Especial alcance local

36Se trata casi siempre de una documentación muy vinculada al terruño. Ciertamente, cuando uno accede a estos archivos familiares, a la vista de los brevetes que de ordinario suelen acompañar a los documentos, una especie de anotaciones hechas en las carpetillas que revisten y protegen la pieza en cuestión, es fácil advertir que su propietario es dueño y señor ya no solo del territorio sino también de la toponimia. No pocas veces, en dichas notas podemos encontrar ahora, siglos más tarde, sentido geográfico de lo que realmente aporta el documento. En general estos brevetes suelen resultar útiles, siempre que no confiemos ciegamente en ellos. Por el contrario, todo hay que decirlo, sus autores —por lo general los gestores del patrimonio— suelen carecer de instrucción alguna en materia de paleografía y cronología, por lo que pueden llegar a lecturas e interpretaciones desacertadas. Su dominio es territorial, pero no tanto temporal. Informan con precisión sobre la comarca, pero se pierden cuando se alejan del presente en el que viven. Pese a todo, su valor histórico local resulta incuestionable, y hace que pronto sobrepase el ámbito familiar para afectar de manera inmediata a todo su entorno local. En este sentido, no parece descabellada la idea de considerar a estos fondos nobiliarios como archivos semipúblicos, pues aunque son de propiedad privada, son al mismo tiempo de interés público por su rico legado popular.

Los «papeles de función»

37El acceso a este tipo de documentos viene a ser una singularidad que se hace especialmente visible en estos archivos familiares, algo que por otra parte resulta lógico y natural, pues en la medida que los miembros de estos linajes forman parte —de uno u otro modo— de las élites y de la vida pública, pueden llegar a ocupar cargos importantes en la sociedad de su época. En consecuencia, estos mismos archivos familiares suelen ofrecer una amplia presencia de los llamados «papeles de función», es decir, toda aquella documentación que, sin ser propiamente familiar, afecta a los miembros del linaje en virtud del puesto que ocupan, incluso que monopolizan o los hacen hereditarios, tanto en la administración y en la milicia como en la propia política de su tiempo. Vemos así sagas familiares desempeñando las mismas funciones o parecidas, generación tras generación. Estos «papeles de función» pueden llegar a ser, en algunas ocasiones, piezas únicas que incluso ni los propios fondos oficiales conservan y, por lo tanto, sirven de complemento a los mismos. Disponemos de singulares casos que lo corroboran.

 

38El proyecto de archivos familiares de la Fundación Sancho el Sabio lleva más de veinte años dando acceso a fondos documentales de propiedad privada y, por lo tanto, de difícil consulta hasta ahora. Es un proyecto complejo e integral, ya que comprende procesos de acción en fases sucesivas sobre el soporte original, su descripción y su difusión. Por lo tanto, no solo favorece el acceso a los documentos, sino que también propicia su conservación. Además, el objetivo de la difusión de estos fondos familiares, conseguido a través de su digitalización, necesita de tareas y técnicas previas: el fondo se limpia, restaura y ordena (conservación), se inventaría y describe (catalogación), se investiga y completa (organización y clasificación), se reproduce —consiguiendo así un archivo digital de seguridad (digitalización)—, y se difunde en repositorios digitales donde se integra en la memoria cultural vasca.

39Por otra parte, la utilización de estos fondos familiares de cara al estudio histórico de cualquiera de estos linajes, ya sea por medievalistas o por modernistas, es decir, el recurso a la consulta de los documentos de su archivo nobiliario, resulta algo imprescindible, un pilar fundamental pero nunca suficiente. De ordinario habrá que cotejar y comparar con otros fondos, tanto del tribunal de la Chancillería como de otros linajes, de concejos o municipios, de entidades religiosas diversas, de protocolos notariales, etc. En este mismo sentido, el propio proyecto se enriquece con la acumulación de nuevos fondos familiares digitalizados. La información de cada fondo se complementa con los demás; las relaciones, correspondencia, vínculos, se entienden en el conjunto cada vez más representativo de este tipo de fondos, soportes de la memoria histórica.

40Las fuentes escritas, esto es, los documentos en el sentido restringido y más corriente del término, son con diferencia las más abundantes y por ello las más fructíferas para este género de trabajos. Pero el investigador no habrá de olvidar la existencia también de otros testimonios históricos. Es el caso de las fuentes figurativas, que nos aparecen por doquier, en ocasiones entremezcladas con los textos escritos, y que podrán consistir en blasones en las cartas de hidalguía, en las genealogías, en los sellos… así como situadas en los edificios, en el arte suntuario, en los retratos, etc.; o bien, como marco de todo ello, las fuentes monumentales, que serán casi siempre las de sus propias casas y palacios: las portadas, capillas y sepulcros que pertenecieron a la familia estudiada.

41Naturalmente, estos restos materiales del pasado, no siempre fáciles de analizar por sí mismos, nos pueden servir a la perfección para resolver e interpretar algunos de los documentos, y viceversa; e ilustrar siempre, de forma visual y tangible, el conocimiento más completo que podemos obtener de la historia de la familia y del marco social en que esta se desarrolló. De este modo, las ideas contenidas en los textos y la materialidad conservada de los restos han de discurrir en un mismo sentido, esto es, tratando de recuperar la realidad pasada en su más amplia dimensión.

Notes

1 Esta publicación se encuadra dentro del proyecto de investigación «De la lucha de bandos a la hidalguía universal: transformaciones sociales, políticas e ideológicas en el País Vasco (siglos xiv al xvi)», financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación (HAR2010-15960), y forma parte de las actividades del Grupo de Investigación Consolidado del Gobierno Vasco «Sociedad, Poder y Cultura» (IT 600-13). Sus miembros se integran dentro del Grupo de Estudios del Mundo Rural Medieval, Unidad Asociada al CSIC, y de la Unidad de Formación e Investigación 11/2.

2 Remitimos a la consulta digital de las plataformas de la Fundación Sancho el Sabio [en línea] y Memoria Digital Vasca [en línea].

3 Una puesta en común sobre «La nobleza peninsular en la Baja Edad Media» fue el tema de las Actas de la XLII Semana de Estudios Medievales (Estella-Lizarra, 21-24 de julio de 2015). Posteriormente, se ha profundizado acerca de los hidalgos y la hidalguía en la península ibérica entre los siglos xii y xv, en Dacosta Martínez, Jular Pérez-Alfaro, Díaz de Durana Ortiz de Urbina (eds.), 2018.

4 Clavero Salvador, 1989, pp. 21-27.

5 Fernández de Larrea y Rojas, Díaz de Durana Ortiz de Urbina, 2010.

6 Estos mismos elementos pueden apreciarse también a través del trabajo de Munita Loinaz, Lema Pueyo, 2014.

7 Pons Alós, inédita.

Auteurs

Universidad del País Vasco / Fundación Sancho el Sabio

Universidad del País Vasco / Fundación Sancho el Sabio

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search