Version classiqueVersion mobile

Les archives familiales dans l’Occident médiéval et moderne

 | 
Véronique Lamazou-Duplan

II.2. — Sauvegardes patrimoniales. Études de cas

El Archivo Histórico de la Nobleza: políticas para la conservación y difusión de los archivos nobiliarios españoles

Aránzazu Lafuente Urién

Texte intégral

1El Archivo Histórico de la Nobleza (AHNOB), que hasta 2017 se denominó Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional, es uno de los siete archivos nacionales españoles. Depende de la Administración General del Estado, y es gestionado por la Subdirección General de los Archivos Estatales (SGAE), dependiente del departamento ministerial con las competencias en Cultura. La peculiaridad de este centro es que, siendo un centro público gestionado por la Administración, está dedicado, en exclusiva, al tratamiento técnico, conservación y difusión de los archivos de la nobleza española, que incluye tanto archivos de familia como personales, todos ellos de origen —que no siempre de titularidad— privado.

2El AHNOB es un archivo relativamente joven, creado en los años 90 a partir de los fondos nobiliarios que se custodiaban en el Archivo Histórico Nacional (AHN), como consecuencia de la por entonces nueva Ley de Patrimonio Histórico Español (LPHE) publicada en 1985, y que desde sus primeros años orientó sus esfuerzos hacia tres grandes objetivos:

  • Política de gestión de nuevos ingresos: es una de las principales funciones propias del centro respecto a la recuperación y conservación de fondos nobiliarios que permanecían en manos privadas. Se realiza siempre de acuerdo con la voluntad de los propietarios y mediante los procedimientos jurídicos y mecanismos gestionados por la SGAE.
  • Establecimiento de tratamientos técnicos consolidados y estables, y procedimientos normalizados de identificación y descripción de los fondos, orientados a generar datos de calidad y mejora continua en el acceso a los documentos e imágenes.
  • Proporcionar la mayor accesibilidad y visibilidad a los fondos: por la pertenencia del AHNOB a la red estatal de archivos, se garantiza que sus fondos tengan acceso a todos los medios tecnológicos, portales y sistemas de difusión y web de la Subdirección General de los Archivos Estatales, en concreto el Portal de Archivos Españoles (PARES), y por extensión a otros portales europeos.

3Pero podríamos preguntarnos: ¿qué tienen de especial los archivos nobiliarios (AANN) en España para que el Ministerio de Cultura se plantease la creación de un centro archivístico especializado en los mismos? La nobleza española, desde la Alta Edad Media, tanto en los reinos de Aragón, Castilla o Navarra, como durante la Edad Moderna en los diferentes territorios de la Monarquía hispánica, y en la época contemporánea hasta prácticamente los años 30 del siglo xx, tuvo un papel predominante en el ejercicio del poder sobre el territorio y sobre los diferentes ámbitos de la vida política, administrativa o militar. Por su cercanía a la Corona, eran los pares del rey y miembros de su corte. Recibían del monarca prebendas en forma de cargos públicos que acabaron patrimonializándose en las familias, y privilegios en forma de concesiones de jurisdicción sobre territorios, los señoríos, que llevaban implícito el ejercicio del gobierno y la justicia y el dominio efectivo sobre la población, la producción y la economía.

4La institución del mayorazgo y las políticas matrimoniales de la nobleza española dieron como resultado la acumulación de importantes patrimonios vinculados, cuyas actividades y funciones han quedado reflejadas en los documentos custodiados en sus archivos. Buena parte de la historia —y en la mayoría de los casos, la única— de los territorios de muchas regiones españolas que formaron parte de los señoríos laicos se encuentra en los archivos de la nobleza. De igual manera, han conservado la práctica totalidad de los documentos resultado de las actividades y funciones públicas de los miembros destacados de estos linajes, documentos que reflejan una sustanciosa parte de la historia de España de los siglos xiv al xix. Dos buenas razones para promover su conservación, aunque no las únicas, ya que estos archivos por sí mismos son fuente de primera mano para muchas disciplinas y líneas de investigación: arte, literatura, arquitectura, vida privada, espiritualidad, mentalidades y élites, historia política, biografía, y un largo etcétera.

5Los archivos nobiliarios son el resultado de la acumulación por escrito de las actividades de un linaje a lo largo de diversas generaciones, de las actividades personales y públicas de sus miembros, de la administración de sus bienes y propiedades del ejercicio de potestades jurisdiccionales y de patronato eclesiástico, así como de su compleja y estudiada política de alianzas y matrimonios con otras familias.

6La institución familiar que ha producido y acumulado estos grandes archivos a lo largo de generaciones es la familia extensa, que, bajo la tutela del cabeza de familia, que es quien ostenta los títulos y tiene la responsabilidad de conservar y acrecentar el patrimonio y el honor del linaje, es también quien proporciona el mantenimiento económico y estatus social de todos los parientes, clientes y del servicio doméstico. Los archivos señoriales se constituyen desde sus orígenes en la clave para el mantenimiento de la Casa, siendo el archivo la mejor garantía para la defensa y justificación de propiedades, derechos, jurisdicción, honores y privilegios o personajes históricos cuya memoria se quiere perpetuar.

Los archivos nobiliarios españoles

  • 1 Romero Tallafigo, 1990 y 2007; Documentación de la Casa de Medinaceli, ed. de Sánchez González, 19 (...)

7La mayoría de los archivos nobiliarios conservados en la actualidad en España pertenecen a linajes que adquirieron su condición o título de nobleza en el siglo xiv a partir del cambio a la dinastía Trastámara. Esto es mayoritario en el caso de Castilla; sin embargo, en los grandes linajes aragoneses, como el caso excepcional del condado de Prades1, que suma propiedades desde el siglo ix, el proceso de acumulación es bastante anterior, como lo reflejan los estudios realizados sobre los ducados de Segorbe, Cardona y Moncada.

8Es obvio que para poder tratar estos archivos y establecer un tratamiento técnico homologado y que se adecuase a las diversas casuísticas «regionales» era condición sine qua non realizar un estudio previo de su evolución histórica, de cuándo y cómo surgieron, cómo evolucionaron y del estado en que se encuentran en la actualidad. Todo ello, por supuesto, a partir de la bibliografía y publicaciones existentes sobre fondos concretos, pero que en nuestro caso preferimos centrarlo exclusivamente en la información proporcionada por los propios fondos documentales, teniendo en cuenta el volumen, la calidad y variedad de procedencias de los fondos custodiados en el AHNOB. Así, hemos constatado que los archivos nobiliarios con carácter general tienen dos procesos de acumulación a corto, medio y largo plazo, a los que habría que añadir un tercero para aquellos linajes que han patrimonializado cargos u oficios públicos:

  • Acumulación vertical (uno a uno): por acopio cronológico de concesiones, gracias, mercedes reales sobre una misma persona (origen del linaje) o sobre el propio linaje. Hay una acumulación vertical, de traspaso del linaje de padres a hijos, fijado, establecido y consolidado por la institución del mayorazgo o vínculo, y documentado en los testamentos y fundaciones de mayorazgo. El análisis de los incipientes archivos desde un «proceso de acumulación vertical» se podría realizar a partir de los instrumentos resultantes del mismo: los inventarios o registros de documentos. Esto, que parece obvio, no es tan sencillo por no ser habitual que se conserven los ejemplares más antiguos, ya que solían ser destruidos a medida que se elaboraban nuevos instrumentos de control.
  • Acumulación horizontal (uno a muchos): a través de las alianzas matrimoniales con herederos de otros linajes, o mediante la adquisición de señoríos y jurisdicciones por un miembro del linaje (por ejemplo los Borja o el marqués de Villena). Estos procesos han quedado documentados en las capitulaciones matrimoniales y su mejor referente gráfico es el árbol genealógico. Son muy útiles, además, las genealogías, las crónicas o historias familiares y los pleitos de tenuta —unidos al estudio de las cláusulas de transmisión de cada uno de los mayorazgos—, para comprobar si la agregación del título/archivo al linaje es temporal —posteriormente el título es heredado por un descendiente tercero que esgrima mejor derecho— o permanente —que dicho título/archivo permanezca unido al linaje para la posteridad—.
  • Acumulación transversal: es decir, la acumulación de los «papeles» de los oficios públicos patrimonializados en el linaje, o las actividades públicas ejercidas por los diversos miembros de la familia, junto con los documentos personales y los archivos de gabinete de cada uno de ellos, los documentos familiares y del linaje (proceso del que hablaremos más adelante).

9Como consecuencia de los tres procesos, un archivo nobiliario «tipo» constará de un título troncal al que llamaremos «principal», por corresponder al linaje que da nombre al archivo, más aquellos que se le hayan podido ir incorporando, a los que hemos llamado «secundarios o agregados», por su forma de incorporación al archivo del título principal. Estos, a su vez, podrían haber agregado otros tantos fondos de títulos y mayorazgos, u otros fondos de instituciones gestionadas o patrocinadas por los miembros del linaje.

  • 2 Remitimos para más información sobre estos temas, con casos concretos, a Lafuente Urién, 2000b.

10De esta forma, en un mismo archivo nobiliario podemos encontrar un número variable de archivos de familias y títulos de las diferentes ramas familiares, además de aquellos archivos de aquellas instituciones, personas o familias que por diversos motivos hayan acabado integrados en el mismo (archivos notariales, de hospitales, cofradías, etc.)2. Por ello, en ocasiones se les ha definido como «archivos de archivos» o, en terminología archivística, «grupos de fondos». Las diversas integraciones a otro archivo, por lo general, no han afectado al contenido y organización original de los fondos, y se han mantenido con sus propias características y particularidades. Sin embargo, como ya hemos comentado, estas integraciones han podido ser definitivas o haber durado una o varias generaciones, lo que complica a su vez los procesos técnicos de identificación.

11Si los procesos de agregación y acumulación nos interesan para conocer el contenido de los archivos nobiliarios, la situación actual de los mismos solo puede entenderse si se conocen además los procesos de disgregación —por los que se pierde o separa parte del archivo, de manera permanente o no— y los procesos de pérdida definitiva o temporal que han sufrido todos ellos con carácter general. La pérdida del favor real ocasionaba la reversión de los títulos a la Corona. Sin embargo, más usuales y en muchos casos irrecuperables han sido las pérdidas por incendios, robos, saqueos o destrucciones intencionadas. Con todo, la causa más importante de disgregación y expolio del patrimonio documental nobiliario fue causado por los procesos desvinculadores, iniciados a finales del siglo xviii con Carlos IV, aunque efectivos tras el Trienio Liberal, con el Decreto de 11 de noviembre de 1820, que proclamaba solemnemente la supresión de todos los mayorazgos, fideicomisos, patronatos y cualquier otra especie de vinculación de bienes, fijada definitivamente en 1841 con Madoz.

12Pero volvamos al proceso de acumulación. Lógicamente, a medida que estas familias han ido consumando enlaces con otros linajes, agregando títulos, señoríos, mayorazgos y propiedades, se ha producido de forma paralela el proceso de acumulación de documentos en la Casa y la introducción de procedimientos para su control y salvaguarda, ya que ello implica la seguridad, estabilidad y acrecentamiento del propio linaje. Aparece por tanto el archivo familiar —pero desde la vertiente de contenedor— con dos tipos de archivo desde el origen. El primero es el que conserva los documentos en uso, de mano, denominado «archivo de la cámara o de gabinete», que va con la persona mientras sea necesario el uso del documento. Otro segundo archivo conserva los documentos importantes y se deja a resguardo en las casas solariegas, en los castillos, palacetes u otros lugares considerados seguros, como conventos, monasterios o iglesias.

13Los archivos de la alta nobleza siguen un patrón semejante, en cuanto al sistema de archivo y organización de sus papeles corrientes, al llevado a cabo en la corte de la que son miembros activos. Si la corte es itinerante, ellos también; si la corte viaja con sus carretas cargadas de arcones y baúles de papeles, ellos, también; si la corte es estable, ellos se estabilizan. Utilizan las mismas tipologías y estilos de redacción de documentos que la corte: ellos son la corte, ellos son los guardianes de los sellos, de las cancillerías, responsables de la guarda de los registros… Incluso, son los responsables de las propias disposiciones de organización de los archivos del reino.

14Encontramos, en consecuencia, una primera diferencia clara entre los archivos de la nobleza de la Corona de Aragón y los de los linajes castellanos. En el primer caso, se trata de archivos familiares estables desde la Alta Edad Media, como la propia Casa Real de Aragón había hecho con el Archivo del Reino: el Archivo Real, en Barcelona, citado por vez primera por Jaime I en 1180 nostro publico archivio. Sin embargo, el caso de Castilla es diferente. La corte castellana fue itinerante y los documentos eran guardados en arcones y traspalados en carretas, con el consiguiente riesgo de pérdida o destrucción accidental de los mismos, hasta que Felipe II establece un nuevo sistema de organización de la administración y del manejo político «a golpe de papel». El origen y la organización del Archivo de Simancas es un hito importante para los archivos familiares de los linajes palatinos, también para la nobleza de la Corona de Aragón, que a partir de este reinado se «castellaniza», al establecerse en la corte y por sus alianzas matrimoniales con linajes castellanos. La corte de la Monarquía hispánica se establece en Madrid y un noble lejos del rey no promociona.

  • 3 Instrucción para el gobierno del Archivo de Simancas, ed. de Rodríguez de Diego, 1989, pp. 17-24.

15Dado que la corte era itinerante, existían en la práctica tres situaciones de las que los propios monarcas fueron conscientes, aunque no les pusieran remedio hasta 15403: que cada organismo buscara el lugar más idóneo para guardar sus documentos, que los lugares elegidos fueran preferentemente monasterios, o que cada oficial se responsabilizase de los documentos emanados durante su ejercicio. Esta última fue la más habitual: la casa particular del oficial o recetario era la oficina administrativa donde se tramitaban o resolvían los asuntos y en donde se custodiaban los documentos emanados durante su cargo hasta que debiera entregarlos a su sucesor.

16Sin embargo, esta práctica, unida al hecho de que los propios monarcas favorecían la patrimonialización de los oficios públicos en una familia como signo evidente de la confianza que los monarcas depositaban en ellos para su custodia, potenció la utilización de un lugar particular para algo oficial —para considerar lo oficial como particular no había más que un paso— y que los documentos del ejercicio de un oficio o cargo público acabasen custodiándose en los archivos familiares como una práctica normal. Esto nos lleva al inicio, cuando comentábamos una tercera vía de acumulación de documentos en los archivos familiares: la vía transversal. El volumen de documentación de cargos públicos conservada en los archivos nobiliarios es inmenso, tanto en cantidad como en calidad.

17En los AANN encontramos nombramientos de cargos de todo tipo: grados militares (capitanes de caballería, capitanes de navío, guardiamarinas, mariscales, capitanes generales), oficios palatinos (gentilhombres de cámara, camareros mayores, halconeros reales, coperos, maestresalas, monteros mayores), dignidades y beneficios eclesiásticos (papas, cardenales, obispos y arzobispos, incluso santos), cargos en la administración de justicia o de gobierno (chancilleres mayores, justicias mayores, merinos mayores, condestables, adelantados, notarios mayores, corregidores, maestres racionales, virreyes de Nápoles, de Sicilia, de Milán, Nuevo México, Perú o Navarra, presidentes del Consejo de Castilla, de Aragón, de Flandes, gobernadores de Flandes, de Cataluña, de Aragón, de Valencia, embajadores, ministros, senadores, diputados, etc.). La documentación conservada de los nombramientos y ejercicio de todos estos cargos es tan diversa como lo son los tipos de cargos ejercidos, y el potencial de la información que aportan es enorme, y complementaria a la conservada en los archivos públicos. Destacamos las instrucciones para el ejercicio de cargos, la correspondencia tanto privada —que no lo es tanto — como la reservada, y en muchos casos cifrada, los mapas, informes reservados, justificaciones y cuentas de gastos y residencias.

Política de ingresos en el AHNOB

18La declaración de los AANN como parte integrante del Patrimonio Documental Español los hace ser objeto de especial protección. Obliga a sus propietarios a conservarlos adecuadamente y a tenerlos accesibles para su consulta, lo cual no siempre les resulta posible. La situación ideal de estos archivos es su conservación en el contexto de su creación, en los propios palacios y castillos donde desde su origen fueron conservados, o por las familias productoras de dichos fondos, como son los conocidos casos de los archivos de Medinaceli, Medina Sidonia o Alba, constituidos en fundaciones y cuyos archivos están abiertos y accesibles. Sin embargo, este no es el caso habitual.

  • 4 Véase Lafuente Urién, 2000a.

19En España la conservación de archivos de origen privado en centros públicos es una realidad que empieza a finales del siglo xix4. Existen en España diversas instituciones culturales (archivos, bibliotecas, museos, universidades públicas y privadas, fundaciones, institutos de investigación) que promueven la conservación de los archivos nobiliarios, mediante la custodia de estos fondos en instituciones culturales de carácter público o privado, al amparo de la propia LPHE o de las leyes sectoriales de las comunidades autónomas. De igual forma, también existen políticas públicas para facilitar el acceso a los fondos a través de redes de difusión y digitalización de documentos, al amparo de las convocatorias de subvenciones públicas, como es el caso de las ayudas archivísticas del Ministerio de Cultura y Deporte.

20Uno de los principales objetivos con la creación del AHNOB fue la salvaguarda de los archivos nobiliarios. Para ello era necesario articular medidas de fomento del ingreso de nuevos fondos en manos privadas, facilitando a los propietarios de los archivos nobiliarios un centro especializado donde pudieran conservarse de manera eficaz y específica, y dándole a los archivos custodiados en esta situación jurídica el mismo tratamiento técnico, los mismos usos y la misma difusión que a los archivos de propiedad estatal.

21Esta es una de las principales funciones encomendadas a la dirección del archivo, quien se encarga de gestionar los nuevos ingresos directamente con los propietarios interesados, y quien propondrá la tramitación del tipo de negocio jurídico que se haya convenido con los mismos. Las labores de asesoramiento durante estas negociaciones incluyen además la evaluación física del fondo, el análisis del estado de conservación y la elaboración de los informes técnicos y memorias que justifiquen su utilidad pública y su interés para su conservación permanente o en su caso su adquisición para este centro nacional. Lógicamente, en todos aquellos casos que sean necesarios, se realizará además el informe de valoración económica y tasación del mismo.

22Los modelos jurídicos de ingreso de AANN en el AHNOB no difieren de los llamados «ingresos extraordinarios» en los archivos del Estado de acuerdo con la legislación sectorial de Cultura y el Código Civil español. ¿Cuáles son estos modelos? El Real Decreto 1708/2011, en su art. 17, cita los siguientes modos de acrecentamiento y enriquecimiento del patrimonio documental: compra, depósito, comodato, donación o cualquier otra figura legal contemplada en el ordenamiento jurídico español. En líneas generales son de dos tipos:

  • Ingresos en los que la propiedad del archivo permanece en manos privadas:
    • depósitos;
    • comodatos.
  • Ingresos en los que la propiedad del archivo pasa a ser de titularidad pública:
    • compraventas de documentos por el Ministerio de Cultura y Deporte o, en su caso, por otra administración o entidad de titularidad pública;
    • donaciones, herencias o legados aceptados por el Estado;
    • entrega al Estado de bienes del Patrimonio Histórico.
  • 5 Real Decreto 111/1986 de desarrollo parcial de la Ley de PHE, y el Decreto 64/1994 de modificación (...)

23Esta segunda categoría, en la que el Estado adquiere la propiedad de los fondos documentales, se utiliza también en casos muy excepcionales, dado que es obvio que no hay disponibilidad presupuestaria capaz de adquirir el inmenso patrimonio documental custodiado aún por la nobleza española. Estos procedimientos están perfectamente regulados5 y en ellos interviene, además de la SGAE, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español.

  • 6 Decreto de 12/11/1901, cap. vi, arts. 103 y 104.

24El depósito es una práctica de ingreso que viene usándose de manera habitual en España desde el Reglamento de Archivos de 19016. Sin embargo, en esta norma y todas las siguientes hasta la LPHE se habla de «depósito» de manera genérica sin especificar cuál va a ser su uso o su finalidad. El Código Civil es más explícito y diferencia claramente entre depósito y comodato como modelos particulares del préstamo.

25El contrato de depósito está regulado por el Código Civil en los artículos 1758 a 1798, ambos inclusive. Es un contrato por el que una persona entrega a otra un bien mueble para que lo guarde y custodie, con la obligación de devolverlo en las mismas condiciones y restituirlo cuando se le sea reclamado. El depositario no puede servirse del objeto ni de los frutos del depósito sin permiso expreso del depositante, ya que desde el momento en que exista este permiso el contrato pierde su naturaleza y se convierte en préstamo o comodato. Tiene, por tanto, una segunda obligación: restituir los bienes que ha tenido en custodia con todos sus frutos y accesorios en la misma forma en que le fueron entregados y depositados. Esta modalidad de ingreso se está utilizando en el AHNOB en muy contadas ocasiones, y solo para aquellos fondos que interesa su preservación y custodia pero que presentan problemas de titularidad —son objeto de litigio entre varios posibles herederos— o, lo más habitual, por motivos derivados de las restricciones legales de acceso a su contenido.

26La figura jurídica de ingresos más utilizada en el AHNOB es la del comodato, donde el propietario cede la custodia, pero no pierde la titularidad de su archivo. Se regula por el Código Civil en el art. 1740, que lo define como el contrato de préstamo por el cual una de las partes entrega a la otra alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva. Las condiciones y las obligaciones de las partes se explicitan en los artículos 1743 a 1752. El comodato es en todo caso un contrato gratuito, por el que el comodante (persona que realiza el préstamo) conserva la propiedad de la cosa prestada, y el comodatario (el que recibe en préstamo) adquiere el uso de ella. Las obligaciones que comporta el contrato obligan al comodatario a satisfacer los gastos necesarios para la conservación y el uso de la cosa prestada, mientras que el comodante no podrá reclamar la cosa prestada sino después de concluido el uso para el que lo prestó.

Tratamientos técnicos

27La Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional comenzó su andadura en 1994. En 1992 las obras de rehabilitación del edificio estaban finalizadas. En octubre de 1993 me incorporé como directora de este nuevo centro, junto con un pequeño pero joven equipo de técnicos, con el mandato de ponerlo en marcha, organizar los diferentes servicios, gestionar el traslado de los fondos fundacionales —los archivos nobiliarios que por esos años estaban depositados y/o custodiados en el Archivo Histórico Nacional de Madrid— con el objetivo de hacer de él un centro de referencia nacional para el tratamiento técnico, la conservación y difusión de los archivos de la nobleza española.

28Desde un primer momento nos centramos en abordar aquello que era específico del nuevo centro y que lo diferenciaba de los otros archivos nacionales: la singularidad, la complejidad de tipologías y la diversidad en el origen de tipos de fondos custodiados, que variaban entre los enormes archivos de los grandes linajes medievales aragoneses, castellanos o valencianos, los archivos de la nobleza del xix —archivos de personalidades políticas o militares ennoblecidas—, los pequeños restos de fondos procedentes de la incautación de la Guerra Civil, o adquisiciones en subastas de lotes descontextualizados.

29Por aquellos años 90, los trabajos publicados desde un punto de vista meramente archivístico sobre archivos familiares, como los destacados de Olga Gallego o Francisco Borja de Aguinagalde, no eran generales ni aplicables a los archivos de grandes linajes, sino aplicaciones de modelos específicos para cada caso o ejemplo estudiado de lo que hoy se conoce como archivos domésticos. Sin embargo, en AHNOB se estaban acumulando fondos nobiliarios de familias de diversas áreas geográficas y de diferentes épocas, lo que nos facilitaba —o complicaba, según se mire— el objetivo de acertar con un único sistema para todos los archivos que ya se conservaban en Toledo y de aquellos que íbamos ingresando de nuevo: descubrir elementos coincidentes dentro de la variada casuística de archivos custodiados, identificar estructuras similares, organizaciones, funciones, actividades, documentos o tipologías comunes a todos ellos.

  • 7 Este ha sido un proceso que a lo largo de los años ha ido evolucionando, desde el pionero sistema (...)

30Para ello fue determinante la incorporación de los archivos estatales al proyecto del sistema informático del Archivo de Indias, con el hándicap de tener que integrar descripciones procedentes de ficheros antiguos, inventarios someros, descripciones del todo variopintas sin normalización ni homologación7 de cada uno de los diferentes archivos nobiliarios en una única estructura de base de datos corporativa del Ministerio de Cultura común a todos los archivos nacionales (Archivo de la Corona de Aragón, Archivo General de Indias, Archivo General de Simancas, Archivo Histórico Nacional, Archivo General de la Administración, Chancillería de Valladolid, Guerra Civil y Nobleza, y los archivos históricos provinciales del País Vasco). Era el primer intento además de aplicar los nuevos estándares de descripción archivísticas internacionales ISAG (G) e ISAAR (CPF). No podíamos por lo tanto «organizar» la información de cada uno de los fondos y cargar en la base de datos las descripciones de este aisladamente, como así se había realizado hasta entonces en los instrumentos de descripción tradicionales.

31Nuestro objetivo principal fue el establecimiento de procedimientos de trabajo y métodos para garantizar el mejor sistema y tratamiento técnico de los fondos, en especial en dos aspectos clave del método archivístico clásico: la identificación de fondos y de los productores de los mismos (aplicación del «Principio de procedencia») y, al mismo tiempo, la clasificación de fondos y elaboración del cuadro de organización funcional, para establecer una sólida metodología que nos permitiera integrar las descripciones de manera uniforme y normalizada en un sistema informático compartido, sin desmontar la organización primitiva y de origen de los fondos tratados (aplicación del «Principio de estructura»).

32Paralelamente establecimos, con ocasión de la publicación de la norma del Consejo Internacional de Archivos ISAAR-CPF, un procedimiento normalizado para la identificación de las familias y las personas productoras de documentos, mediante la elaboración de un fichero de autoridades archivísticas que hoy en día ha sido la base y el origen del Fichero Nacional de Autoridades del Portal de Archivos Españoles (PARES) y del Censo Guía de Archivos de España e Iberoamérica. El objetivo: denominar a las familias de forma unívoca y establecer sistemas de identificación pertinente de las personas, para evitar homonimias.

Política de transparencia y acceso

  • 8 Véase Lafuente Urién, 2007, 2012, 2014.
  • 9 Lafuente Urién, García Aser, 2000.

33Otro de nuestros objetivos fue imponernos criterios de máxima difusión y acceso, y lo que hoy se conoce como «política de transparencia», como la mejor forma de difusión y marketing del trabajo y de los resultados del propio centro, para facilitar la consulta online a investigadores y usuarios, e informar sobre nuevos fondos ingresados o identificados. El resultado de estos trabajos ha quedado reflejado en diferentes publicaciones, algunas de ellas recogidas en la bibliografía8, en especial, el Cuadro de Clasificación de Archivos Nobiliarios publicado en el año 20009, que fue el punto y aparte del resto de los desarrollos y trabajos.

34La política de difusión de diferentes tipologías de materiales, desde fotografías a encuadernaciones, sellos pendientes o documentos pintados, es objeto de exposiciones tanto presenciales como virtuales, así como de difusión a través de la web y las redes sociales y medios de comunicación. Hoy en día, AHNOB puede presumir de sus descripciones accesibles en línea en el Portal del Archivos Españoles (PARES). Desde 2014, un elevado porcentaje de fondos también es accesible en el Archives Portal Europe (APE), y desde 2015 también en Europeana10.

Notes

1 Romero Tallafigo, 1990 y 2007; Documentación de la Casa de Medinaceli, ed. de Sánchez González, 1990.

2 Remitimos para más información sobre estos temas, con casos concretos, a Lafuente Urién, 2000b.

3 Instrucción para el gobierno del Archivo de Simancas, ed. de Rodríguez de Diego, 1989, pp. 17-24.

4 Véase Lafuente Urién, 2000a.

5 Real Decreto 111/1986 de desarrollo parcial de la Ley de PHE, y el Decreto 64/1994 de modificación de este último.

6 Decreto de 12/11/1901, cap. vi, arts. 103 y 104.

7 Este ha sido un proceso que a lo largo de los años ha ido evolucionando, desde el pionero sistema elaborado para el Archivo General de Indias en el año 1992, que fue adaptado al resto de los archivos nacionales entre 1993 y 1996. En 1999 el sistema fue sustituido por el AER (Archivos Españoles en RED) y en 2006 por el sistema actual (PARES).

8 Véase Lafuente Urién, 2007, 2012, 2014.

9 Lafuente Urién, García Aser, 2000.

10 Portal de Archivos Españoles (PARES) [en línea]; Archives Portal Europe (APE) [en línea]; Europeana [en línea].

Auteur

Archivo Histórico de la Nobleza

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search