Version classiqueVersion mobile

La invención de la Novela

 | 
Jean Canavaggio

Segunda parte

Guzmán de Alfarache: una «poética historia» al servicio de un realismo sin lindes

Henri Guerreiro

Texte intégral

  • 1 La princeps fue publicada en Madrid «año de 1599, en casa del Licenciado Várez de Castro». En adela (...)
  • 2 Aparece estampado en la «Aprobación» de Fray Diego Dávila, en la «Tasa» de Gonzalo de la Vega, en e (...)
  • 3 La princeps sale a la luz «en Lisboa [...] por Pedro Crasbeeck. Año de 1604». En adelante nos valem (...)
  • 4 «¿Quién osará representarme la batalla ni esperarme a ella, cuando sobre mis timbres, principio des (...)
  • 5 GA, I, «Del mismo al discreto lector», p. 112.
  • 6 Ibidem, p. 113. No cabe duda de que Mateo Alemán así lo define con conocimiento de causa, pues en o (...)

1El «discreto lector» a quien va dirigida la Primera parte de la vida de Guzmán de Alfaracbe, atalaya de la vida humana1 advierte de inmediato el cariz de la obra de Mateo Alemán merced a determinados rasgos de dispar importancia que nos merecen breve exégesis. El primero de ellos atañe al sentido que el cuño «libro» adquiere en el texto alemaniano. El término aflora hasta once veces en la Primera parte... a lo largo de los distintos escritos que la preceden, debidos a Fray Diego Dávila, Gonzalo de la Vega, Alonso de Barros y al propio Mateo Alemán2; de nuevo surge en cuatro ocasiones en la Segunda parte de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana3 inserto en las «Aprobaciones» firmadas respectivamente por Frei Antonio Freire, Marco Teixeira y Rui Pires da Veiga, así como en el «Privilegio» real o en la dedicatoria que el escritor dirige «A Don Juan de Mendoza»4. Pese a la reiterada presencia del término, poco o nada puede colegirse de él si exceptuamos la adscripción temática de la obra con la que se identifica: «Lo que hallares no grave ni compuesto, eso es el ser de un picaro el sujeto deste libro»5. Muy distinto se nos revela el valor de la «Declaración para el entendimiento deste libro», texto esencial que antecede a la Primera parte..., desde el momento en que nos aproxima a la verdadera definición que Mateo Alemán quiso conferir a su «libro»: una «poética historia» plasmada en una «fábula»6. Dicho esto, ¿cuáles son, pues, el significado y alcance de los términos poética, historia y fábula?

En torno a poética, historia y fábula

  • 7 Jean Michel Laspéras, La nouvelle.... p. 165. De ningún modo contestamos su juicio; apenas procuram (...)
  • 8 El Momo. La moral y muy graciosa historia del Momo: compuesta en Latín por el docto varón León Bapt (...)
  • 9 GA, II, p. 23.

2Contrariamente a Jean Michel Laspéras para quien «historia» [...] «est le mode dénonciation le plus opaque qui soit»7, pensamos que, conforme figura en la obra El Momo. La moral y muy graciosa historia del Momo de León Baptista Alberto8, dicho concepto convendría emparentado con «enredo» o, más bien, «fábula» en sentido lato. Así parece emplearlo el mismo Mateo Alemán en sus avisos al «Letor» de la Segunda parte..., por los cuales, en captatio benevolentiae evidente, se disculpa por «si [...] los frasis no fueren tan gallardos, tan levantado el estilo, el decir suave, gustosas las historias […]»9. Digamos, por último, que a idéntico valor semántico acude Alonso de Barros en el «Elogio» que antecede a la Primera parte..., del cual entresacamos tan sólo dos de los cuatro ejemplos más significativos que justifican nuestro aserto:

Si nos ponen en deuda los pintores [...], mayores obligaciones, sin comparación, tenemos a los que en historias tan al vivo nos lo representan, que sólo nos vienen a hacer ventaja en haberlo escrito [...].

  • 10 GA, I, p. 115-117.

[...] no le podrán pedir residencia del ocio [a Mateo Alemán] ni menos de que en esta historia se ha entremetido en ajena profesión [...]10.

  • 11 Francisco Cascales, Tablas poéticas, edición, introducción y notas de Benito Brancaforte (Clásicos (...)

3En cuanto al concepto de Poética, la complejidad es mayor. Es sabido que Francisco Cascales reflexiona en sus Tablas poéticas11 tanto sobre la naturaleza, materia y finalidad de la Poesía como sobre el poeta, hasta definir aquélla y éste por contraste con la Historia y el historiador.

  • 12 Ibidem, p. 47.

El historiador y el poeta son diferentísimos en escribir una misma cosa, porque el uno la escribe narrando, y el otro imitando [...]. El historiador mira objecto particular, y el poeta universal [...]. El historiador escrive las hazañas de Hércules con el valor y esfuerço que él las hizo, y no passa de ay; porque si passasse, faltaría a su oficio. El poeta, cantando las hazañas de Hércules, pinta en él el estremo de valentía y todos los effectos, affectos y costumbres contenidos en un hombre valiente, mirando, no a Hércules, sino a la excelencia de un hombre valeroso12.

  • 13 GA, II, «Letor», p. 22.
  • 14 F. Cascales, Tablas poéticas, p. 34.

4Mateo Alemán es consciente de la dicotomía Poesía/Historia. Así nos parece revelador que, entre otros reproches, recriminara a su plagiario Juan Martí el hecho de que introdujera en su relato «personas públicas y conocidas, nombrándolas por sus propios nombres», lo cual resultaba «muy ajeno de historias fabulosas»13. Tanto nuestro autor como Cascales fundamentan sus argumentos en el modo genuino de escribir que incumbe al poeta. Frente al «narrar» del historiador cabe el «imitar» del poeta: éste «tiene su etymología de la imitación, en la cual consiste toda la excelencia de la poesía»14.

5Dado esto por sentado, si «la poética es arte de imitar con palabras», ¿en qué consistirá IMITAR? Démosle la palabra al preceptista murciano:

Imitar es representar y pintar al vivo las acciones de los hombres, naturaleza de las cosas y diversos géneros de personas, de la misma manera que suelen ser y tratarse (Cascales, Tablas..., p. 27).

6Tal definición nos sitúa ante la «materia» de la poética, que Castalio, uno de los interlocutores de las Tablas... y portavoz del autor, explicita del siguiente modo:

Las cosas que imitamos son las costumbres y hechos de ¡as personas. Éstas son: unas, supremas, como Dios, ángeles, santos, pontífices, reyes, príncipes, magistrados, cavalleros; medianas, como ciudadanos, que ni son nobles, ni tienen cargos públicos; ínfimas, como rústicos, pastores, artífices mecánicos, truhanes, picaros y otra gente vil (ibid., «Tabla primera», p. 36).

  • 15 Ibidem, p. 33. En 1595, Marco Antonio de Camos escribe poco más o menos lo mismo en su Microcosmia (...)

7Pero hay más. Si de las personas y sus costumbres (muchas de las cuales –dicho sea de paso– constan en Guzmán de Alfarache) pasamos al examen de la procedencia de esas cosas en que se plasma la materia poética, no cabe duda de que se aclara el concepto de «Poética historia» atribuido por Alemán a su obra. En efecto, según Castalio «las cosas se han de sacar de la socrática philosophía, digo de la política, económica y ética»; es a saber: «La política [...], que son cosas de govierno y estado. La economía [...], que es la administración de la familia. La ética [...], como quien reprehende vicios y buenas costumbres»15.

8El subtítulo de El Momo... corrobora estos preceptos, explícitos ya desde la portada:

Es obra muy graciosa, y no menos provechosa para los Príncipes y señores, y para qualquier calidad de personas. La qual artificiosa y moralmente enseña cómo cada uno se ha de aver en la governación del Reyno, Estado, o Familia.

9Eso mismo recalca o completa el maestro Alexio Venegas en sus aclaraciones al «benéuolo y pío lector», cuando en su «Tercera conclusión» puntualiza «que la poesía es el arte de la filosofía moral, que muestra el camino de la virtud».

10Buenas costumbres y virtud son ideas en las que se cifra la finalidad de la Poética, como tercer requisito connatural suyo. De ningún modo basta el entretenimiento. Antes bien, en palabras de Castalio:

11– El fin de la poesía es agradar y aprovechar imitando. Por este fin dixo Horacio:

Todos los votos se llevó el poeta
que supo ser de gusto y de provecho:
ya alegrando al lector, ya aconsejando.

  • 16 F. Cascales, Tablas poéticas, p. 37-38.

12De modo que no basta que el «poema» sea «agradable, sino provechoso y moral, como quien es imitación de la vida, espejo de las costumbres, imagen de la verdad». Así lo entiende Pierio –el segundo interlocutor de las Tablas...– cuando, ya convencido, confiesa que «las poesías nos enseñan el camino de la virtud, ya con el exemplo de los buenos, ya con el infelice fin de los malos»16. En resolución, para sugerir por anticipado el sesgo de nuestro estudio, expone una doctrina muy pareja a la de Guzmán de Alfarache, «este libro discreto» en el que, según Hernando de Soto:

  • 17 GA, I, p. 121.

[...] se ha de discernir
Que con un vivir tan vario
Enseña por su contrario
La forma de bien vivir
17.

  • 18 F. Cascales, ibid., p. 44

13Vistas la definición de la Poesía («[...] imitación de las acciones y vida del hombre»)18, su materia y finalidad, ¿qué entiende Cascales por «alma» de la Poesía, es decir por Fábula?

14La «Tabla segunda» nos ofrece, en dos definiciones, las normas por las que debe regirse:

  • 19 Ibidem, p. 44.

La fabula es imitación de una action de uno, entera y de justa grandeza [...].[Imitar la action es] representar al vivo algún hecho cómo deviera passar, o cómo fingimos aver passado, según el verisímil y necessario19

15Resalta en primer lugar, la noción de unicidad que contempla tanto la finalidad de la acción como su «disposición». Que la unicidad involucre a uno solo es obvio. Más complejas resultan, en cambio, las reglas inherentes a la finalidad. Acerca de esto, cabe dictaminar con Averroes que todas las cosas que el poeta hace han de cumplirse «según el fin que se propuso, y a ésse vayan endereçadas las demás partes». De modo que el primer requisito de la unicidad de una acción conlleva la obligación «de guardar en la fábula que la representación y imitación tire a un mismo fin». De hecho, las cosas que no conduzcan a ese fin elegido han de descartarse:

  • 20 Ibid., p. 50-51.

Aquella se podrá llamar bella composición de poesía adonde se echan al trençado muchas cosas superfluas, que aunque son de la historia o de la fábula, por no ser concernientes a la proposición, el poeta no las ha de traer a su poema20.

16Por lo demás, en cuanto a la unicidad de las acciones, éstas pueden ser heterogéneas y múltiples siempre que resulten solidarias entre sí, puesto que deben quedar trabadas por la misma finalidad a la cual apuntan:

  • 21 Ibid., p. 52.

[...] se dize la fábula una, siendo compuesta de varias acciones encaminadas a un fin, y de tal manera entre sí conformes que vengan a hazer una sola acción. A diversas acciones, diversas personas son menester; mas ninguna dellas ha de hazer bando de por sí, ni desviarse del principal propósito, ni llegar a la excelencia de la persona por quien se constituye y forma la fábula. Y acabada la acción desta persona, todas las demás an de estar acabadas como dependientes della21.

17Huelgan explicaciones para esclarecer el calificativo «entera» conferido a la acción, pues su significado queda patente en la cita precedente. Y respecto a la expresión «de justa grandeza», advertiremos, de modo muy sencillo que el escritor o poeta (para adoptar la terminología de Cascales) que quiera cumplir, a fuer de «imitador», con este tercer requisito de la fábula, no ha de contar cuanto pueda atañer a la acción, sino seleccionar los hechos principales:

  • 22 Ibid; p. 53.

Castalio – [...] el poeta no ha de comprehender todas las cosas desta action, aunque es una. Porque en espacio de ocho años pueden aver acontecido tantos acontecimientos y tan varias cosas, que le sea del todo impossible abraçarlas todas sin atropelladas una con otra, no dexando lugar a los episodios, importantíssimos para el ornamento de la poesía22.

18En suma, la justa proporción requerida para la fábula plantea el problema de su «disposición» según el Ars Poética de Horacio, cuyo verso 45 dispone: «Esto escriva el poeta, aquello dexe». Compendiando en extremo, digamos que debe haber conformidad de partes en la fábula, o, en palabras de Castalio, «connexion y hermandad de las partes del poema». Y en cuanto a los episodios que configuran el poema, si bien puede considerarse que son ajenos a la fábula por cuanto proceden «de afuera», no por ello deja de matizar Castalio:

  • 23 Ibidem, p. 56, 58.

[... que] junto con la action principal, ya no son estrangeros, sino naturales; porque se juntan según el verisímil y necessario, y se atan estas partes accessorias tan estrechamente con la principal, que componen un cuerpo gallardo, hermoso y proporcionado, tanto que ya no se pueden separar sin hazerse notable falta, y sin perturbar y corromper el orden de la fábula. De manera que aquello que era ageno de la propuesta materia, ligado con verosimilitud, es ya todo una cosa y sirve de crecerla, ilustrarla y recrearla [...]. Assí los episodios an de estar tan bien enxeridos con la fábula que sin quedar ella destruida no se puedan quitar23.

19Resumamos: en todo poema «una sola principal action perfecta y de conveniente grandeza emprenderse conviene», en consonancia con los últimos requisitos de la Poética, es decir verosimilitud y necesidad, cuya definición servirá de remate a nuestra indagación de ciertos aspectos de la preceptiva poética de Francisco Cascales:

  • 24 Ibid., p. 68. Infiérese de ello que los episodios o partes accidentales de la fábula «se an de asir (...)

[...] la action verosímil es aquella que aunque tomada ella en sí sola, mira a otro fin; bien junta, después tira al mismo blanco que la otra. Necessaria action será la que mira el fin mismo que la principal; de modo que, aunque intentéis despegarla de la otra, no podáis [...]24.

En torno a los preliminares del Guzmán de Alfarache

20Realizadas estas mínimas calas en las Tablas poéticas de Cascales, imprescindibles para aquilatar un cotejo con la materia narrativa del Guzmán de Alfarache, pues refrendan el significado y alcance de los dos referidos conceptos que sirvieron a Mateo Alemán para encabezar y concluir su «Declaración para el entendimiento deste libro», reparemos en qué medida el autor de la obra magna de la picaresca española acata en ella las pautas narrativas expuestas.

  • 25 GA, I, p. 116.
  • 26 GA, II, «Elogio», p. 28.

21En primer lugar, convendrá contemplar los juicios críticos que suscitó la obra entre los más propincuos y discretos de sus primeros lectores apenas había salido a la luz; y, en segundo lugar, complementariamente a esa recepción, la plasmación literaria que Guzmán en cuanto narrador le confirió. Notamos en seguida que la «materia» de la «poética historia» alemaniana se plasma en «documentos y [...] avisos [...] necesarios para la vida política y para la moral filosofía». Objeto predilecto de las preocupaciones alemanianas en la Primera parte.según pondera Alonso de Barros en su «Elogio»25, dicho cuidado seguiría vigente en la Segunda parte..., acerca de la cual el Alférez Luis de Valdés encarece que «en general, es una escuela de fina política, ética y económica, gustosa y clara»26.

  • 27 GA, I, p. 109.
  • 28 GA, I, p. III.

22Tal percepción crítica no disiente de lo que el propio escritor hispalense confiesa a sus hipotéticos lectores. Reprochándole al «vulgo» ignorancia, le recrimina porque no se digna reparar en «las altas moralidades» de su libro27; pero al «discreto lector», a quien juzga más digno de su aprecio y de que se le explique el blanco de su obra, esclarece que tuvo «celo de aprovechar», afán por lograr «algún virtuoso efeto» y, en definitiva, «[que] a solo el bien común pus[o] la proa»28.

23«Consejo» mediante «conseja», tal es la dualidad de este relato, cuya finalidad se colige fácilmente. «Libro profano» acerca del cual sustentó un religioso agustino, en la universidad insigne de Salamanca, que hasta entonces (1599) ninguno había salido a luz «de mayor provecho y gusto» (ibid., II, p. 27). Si recordamos con Venegas que «la poesía es el arte de la filosofía moral, que muestra el camino de la virtud», todas estas correlaciones aducidas prueban con creces que la obra alemaniana no se exime de cumplir con la conocida máxima horaciana: «Autprodesse volunt aut delectarepoetae». Y así lo certifica Alonso de Barros cuando, con motivo de la publicación de la Primera parte..., alaba a su amigo Mateo Alemán por:

  • 29 GA, I, «Elogio», p. 117.

[... haber] mezclado en [ella] con suavísima consonancia lo deleitoso y lo útil, que desea Horacio, convidándonos con la graciosidad y enseñándonos con lo grave y sentencioso, tomando por blanco el bien público y por premio el común aprovechamiento29.

  • 30 GA, I, «Declaración...», p. 113.

24De la «poética» pasemos a la «fábula» alemaniana para desentrañar su posible consonancia con los requisitos cascalianos enunciados. La «Declaración para el entendimiento deste libro» atestigua al respecto la honda preocupación del autor del Guzmán por asentar de modo «bien claro» las bases de la coherencia interna de su narración y, por ende, su verosimilitud. Para ello, pone especial énfasis, primero en las prendas intelectuales del héroe Guzmán de Alfarache («muy buen estudiante, latino, retórico y griego»); luego en su radical evolución, pues el transcurrir del tiempo convirtió al otrora «pícaro» en ese «hombre» que ya es, de «claro entendimiento, ayudado de letras y castigado del tiempo»30. Sin tales supuestos, cimientos de la distancia temporal y vital que media entre el «pícaro» y el «hombre» (Guzmán y la «atalaya»); distancia antagónica a la par que dialécticamente solidaria por cuanto ella sola es susceptible de aportar al protagonista-narrador todas sus experiencias humanas, morales, espirituales y teológicas, culturales, socio-económicas y políticas: sin ellos, sin dicho trasunto vital, quedaría truncada cualquier transformación del héroe en narrador lúcido de su propia existencia. Sin ellos –insistamos–, se desvanecería la verosimilitud de su discurso narrativo y, más particularmente acaso, resultarían impertinentes y ajenos a la fábula todos esos documentos, avisos, moralidades, en suma, todos esos episodios que, por laterales que parezcan a primera vista, son perfectamente verosímiles y necesarios a juicio de Mateo Alemán:

  • 31 Ibidem, p. 113.

[...] no es impropiedad ni fuera de propósito si en esta primera [parte] escribiere alguna dotrina; que antes parece muy llegado a razón darla un hombre de claro entendimiento [...]31.

  • 32 «Va dividido este libro en tres [...]. En lo que adelante escribiere se dará fin a la fábula, Dios (...)

25Enunciadas por nuestro autor verosimilitud y finalidad de la trabada acción de los tres primeros libros de la Primera parte..., además de la integridad de toda la fábula32, veamos la «disposición» que ésta presenta. Si bien los primeros lectores críticos terciaron al respecto, vayamos previamente a un fragmento del mismo Guzmán de Alfarache, en el cual la verosimilitud del relato se aquilata hasta tal extremo que el encargado de ilustrar dicho concepto literario no es otro que aquel «hombre de claro entendimiento», instituido narrador por su creador, Mateo Alemán.

26Nos referimos al pasaje inserto en el capítulo 1 del «Libro primero» de la Primera parte..., lugar significativamente destacado para que cobre toda su importancia. Trátase de la historia amena de aquel «caballero extranjero» aficionado a caballos españoles, otrora conocido suyo, quien, de partida para su tierra quiere llevarse a ella «el fiel retrato» de uno de ellos. Entre los dos pintores contratados para tal efecto, el primero:

  • 33 GA, I, p. 127.

[...] pintó un overo con tanta perfección, que sólo faltó darle lo imposible, que fue el alma; porque en lo más, engañando a la vista, por no hacer del natural diferencia, cegara de improviso cualquiera descuidado entendimiento33.

27El segundo, menos experto en lides pictóricas ecuestres, se extremó en pintar admirables lejos, rellenando su lienzo de nubes, arreboles, edificios arruinados, arboledas, jaeces, silla jineta, etc. Como sabrá el lector aficionado a la obra alemaniana, quien ganó el premio («una rica sortija») por su primorosa labor fue el primero: ese «ingenioso pintor» que, por darle la primacía al caballo solo y saber comedirse en la pintura de los «claros y oscuros», logró crear una obra de arte de suma perfección rayana en la realidad, mientras que el segundo:

  • 34 Ibid., p. 129.

[...] quedó corrido y sin paga por su obra añadida y haberse alargado a la elección de su albedrío, creyendo que por más composición le fuera más bien premiado34.

28Es que ni su caballo resultó tan logrado como para semejar la realidad, ni tanta balumba de cosas en los lejos, bajos y partes del lienzo, le sirvió para darle ornato. Antes bien lo deslustra por su demasía, siendo cosas «impertinentes» en opinión del discreto caballero, y, sin duda alguna, perjudiciales (en términos cascalianos) a la justa grandeza de la Fábula, a su verosimilitud y necesidad.

  • 35 En efecto éste tercia en el relato: «Cuando vio el caballero sus cuadros, aficionado –y con razón– (...)

29Según este breve exemplum, el arte narrativo del creador de Guzmán de Alfarache se conformará con el del primer pintor; arte al que se adhiere el mismo narrador35, y de cuyo primor dan fe las alabanzas que un Alonso de Barros dispensa al «discurso» alemaniano por «su admirable disposición y observancia en lo verosímil de la historia» (ibid., I, p. 116). Verosimilitud de tan manifiesta ingeniosidad artística en las «relaciones» ficticias de dicha «historia», que éstas –siempre a juicio del propio Barros– son «historias tan al vivo» representadas que consiguen «persuadir» a los lectores de finales del Quinientos que ellos mismos casi las presenciaron como testigos. En suma, se produce el mismo juego de espejos que para «el fiel retrato» del caballo, y de algún modo aflora cierto realismo.

30Ya vimos que para Cascales imitar es «representar y pintar al vivo las acciones de los hombres [...], de la misma manera que suelen ser [...]». Asimismo el arte de imitación del escritor hispalense es tan extremado que diríase que casi raya en la realidad, confundiéndose con ella misma. El mismo apologista confirma dicha impresión o afirmación, si se prefiere, cuando, pasando del plano general, más abstracto o universal, al peculiar de la «historia» alemaniana de Guzmán de Alfarache, y valiéndose siempre de una terminología cascaliana, no vacila en confesar que ningún lector discreto de Alemán podrá llamarse a engaño ni pretender desconocer en la «figura inconstante» del «libro» a «un hijo del ocio»:

  • 36 GA, I, «Elogio de Alonso de Barros», p. 115.

En éstas y en otras [obligaciones] [...] nos ha puesto el autor, pues en la historia que ha sacado a luz nos ha retratado tan al vivo un hijo del ocio, que ninguno, por más que sea ignorante, le dejará de conocer en las señas, por ser tan parecido a su padre, que como lo es él de todos los vicios, así éste vino a ser centro y abismo de todos [...] 36.

31Las «demostraciones [...] infalibles» de Mateo Alemán, y del narrador como portavoz suyo, parecen haber surtido pleno efecto sobre el lector Alonso de Barros, ciudadano del reinado de Felipe II, y sobre su modo de percibir e identificar concretamente a aquel «hijo del ocio» de su época. Para él no se reduce en absoluto a una entidad abstracta. En ese «hijo del ocio» se juega toda una problemática relacionada con el trabajo. Trátase de un problema de educación y formación: el de la crianza de los niños, de la educación de los jóvenes, de su iniciación y formación profesionales, para que puedan y sepan dedicarse a un trabajo, un empleo, un cargo con eficacia y espíritu de responsabilidad. Maticemos que tales preocupaciones sociales, en suma, ese alcance de la «historia» de Guzmán de Alfarache también abarcaría a unos adultos irresponsables, pues:

  • 37 Ibidem, p. 116-117.

Muéstranos asimismo [el autor] que no está menos sujeto a ellos [inconvenientes] el que, sin tener ciencia ni oficio señalado, asegura sus esperanzas en la incultivada dotrina de la escuela de la naturaleza, pues sin experimentar su talento e ingenio o sin hacer profesión –habiéndola experimentado del arte a que le inclina– usurpa oficios ajenos de su inclinación, no dejando ninguno que no acometa, perdiéndose en todos y aun echándolos a perder, pretendiendo con su inconstancia e inquietud no parecer ocioso, siéndolo más el que pone la mano en profesión ajena que el que duerme y descansa retirado de todas37.

32Todos y gran parte de la sociedad española están involucrados en esa interpretación o reproducción concreta y real que el crítico Alonso de Barros saca en limpio de la «poética historia» de su amigo Mateo Alemán. La contigüidad entre el arte que imita la naturaleza, entre la Poética y la Historia, no puede revelarse más palmaria si nos atenemos a los juicios recién evocados. Pero tampoco cabe extrañarse mucho de ello, pues en sus Tablas poéticas Cascales en persona nos advertía que «el poeta, unas vezes lo finge todo, y otras, saca la action principal de la historia, y los episodios los pone de su casa» (p. 48).

33Así procedería el autor del Guzmán en su «discurso», extremando tanto el arte suyo de la verosimilitud que Alonso de Barros, sin miedo a cometer la menor incongruencia o agravio en su enjuiciamiento literario, no duda en dar al poeta-Alemán el espaldarazo de historiador:

  • 38 Ibid., p. 116.

[...] por su admirable disposición y observancia en lo verosímil de la historia, el autor ha conseguido felicísimamente el nombre y oficio de historiador38.

34En resolución, como aquel diestro pintor del caballo «overo», «con razón» galardonado, es cierto que el «pintor» Alemán corre parejas con el «historiador». En efecto, en la obra magna de la mal nombrada «novela picaresca» española, tal conexión y hermandad coexisten entre la Fábula de su «picaro» y los «lejos y sombras con que ha disfrazado sus documentos y los avisos tan necesarios para la vida política y para la moral filosofía», en una palabra, entre verosimilitud e historia, que bien podemos sustentar que ésta está al servicio de la verosimilitud del discurso, una verosimilitud generadora, a su vez, de realismo. De un realismo que consideramos sin lindes por cuanto se relaciona con la vida toda del hombre inmerso en una época precisa de su discurrir histórico. En breves términos, de un hombre, de un ciudadano español del Quinientos arraigado tanto en su marco socio-económico y político como en el de las mentalidades, de la cultura, del idioma inclusive, en tanto exponentes de sus representaciones ideológicas, sociales, morales, espirituales y teológicas.

35He ahí la suma ideológica genuinamente realista presente en el Guzmán de Alfaracbe y expresada por su héroe en una plasmación literaria perfectamente verosímil, de la que apenas deslindaremos ciertas características ilustrativas de una posible y necesaria aproximación crítica multiforme y sintética. Acaso la única plenamente fructífera –aún en ciernes– que requiera obra de tan ambiciosa magnitud.

El Guzmán de Alfarache como «poética historia»

En torno a la verosimilitud

  • 39 Ibidem, p. 143.

36A modo de preámbulo expositivo –anejo a la misma estructura del Guzmán– cabe detenerse en sus capítulos de apertura, más particularmente en el segundo del «Libro primero» por motivos de concisión y eficacia. En efecto, que en su relación «de quiénes fueron sus padres, principio del conocimiento y amores de su madre»39 el protagonista enfoque unos sucesos anteriores a su propio nacimiento y diversos episodios de su niñez e infancia hasta los doce años no podía dejar de crear, en cierto modo, una situación predilecta desde la cual contemplar cómo su afán de verosimilitud se concretaba en fluctuantes modalidades del punto de vista narrativo. Apuntemos primero, pues, que Guzmán, constreñido a rescatar un pasado ignoto puesto que de las vivencias del niño que otrora fue y, más aún, del encuentro de sus padres en San Juan de Alfarache y amores de su madre poco o nada sabrá ni recordará, tiene a fuer de narrador que respaldar su relato en testimonios familiares, entre ellos los de su madre y abuela. Por eso, que tanto el «caballero viejo de hábito militar» como el genovés levantisco lo hayan reconocido por hijo nada tiene de inverosímil:

  • 40 Ibid., P. I, I.1, cap. II, p. 157.

[...] mi madre lo certificaba después, haciéndome largas relaciones destas cosas. Y así protesto no me pare perjuicio lo que quisieren caluniarme. De su boca lo oí, su verdad refiero40.

37Dichas protestas de veracidad también atañen al preclaro linaje castellano del que desciende Guzmán, pese a la sutil ironía con que éste va matizando todo el núcleo narrativo correspondiente al tema. Si da su abolengo por incuestionable es porque así le consta por ciertas confesiones secretas de la abuela:

  • 41 Ibld., p. 161.

[...] yo certifico que procuró apoyarla [a su hija] con lo mejor que pudo A los Guzmanes era donde se inclinaba más, y certificó en secreto a mi madre que a su parecer, según le ditaba su conciencia y para descargo della, creía, por algunas indirectas, haber sido hija de un caballero, deudo cercano a los duques de Medina Sidonia41.

  • 42 Queda corroborado por el empleo de ciertos adjetivos posesivos y pronombres personales, tales como (...)

38Asegurado por tales aseveraciones, resulta obvio que al lector no le quepa motivo alguno para extrañarse de que, tras la relación fidedigna de las habilidades de la madre para sonsacar dinero a sus amantes, el enfoque narrativo se solidarice tanto con ella, que por los ojos maternos llegue el narrador a evocar el ameno y gustoso encuentro de San Juan de Alfarache o ciertas desgracias consecutivas a la muerte de sus dos padres putativos42.

39No obstante, ello no significa que el mimetismo sea la única pauta que se deba acatar en aras de la verosimilitud de la «poética historia» alemaniana. La mera interiorización de vivencias hogareñas, simbólica, por otra parte, de una ideología nobiliaria plenamente compartida, puede conciliarse con otro enfoque, de tipo externo, pero sin incidencia negativa en la lógica del fluir novelesco. En efecto, cabe la posibilidad de que éste resulte legitimado por cierta distancia temporal garante de la experiencia vital posteriormente adquirida por el protagonista-narrador. Así se entienden los rasgos irónicos con los que su pluma y mirada sacan a relucir ese árbol genealógico suyo tan ramificado al que, por añadidura, la vox populi confiere su cuño de veracidad:

  • 43 Ibidem, p. 160.

Por la [parte] de mi madre no me faltaban otros tantos y más cachivaches de los abuelos. Tenía más enjertos que los cigarrales de Toledo, según después entendí. Como cosa pública lo digo, que tuvo mi madre dechado en ta suya y labor de que sacar cualquier obra virtuosa. Y así por los proprios pasos parece la iba siguiendo [...]43.

40La misma razón justifica que con toda naturalidad Guzmán se inmiscuya en su relato entreverándolo con breves juicios personales acerca –por ejemplo– de la quiebra del genovés, su padre, o de su fallecimiento: «Si no se hubiera purgado en salud, bien creo que le saltara en arestín [...]. El pecado lo dio y él –creo– lo consumió, pues nada lució y mi padre de una enfermedad aguda en cinco días falleció» (ibid., p. 143,159). Es notable la prudencia con que se emiten, consonante con un tratamiento siempre verosímil de los acontecimientos novelescos.

  • 44 Véase la «Declaración para el entendimiento deste libro», p. 113.
  • 45 GA, P. I, I.1, cap. II, p. 156.

41Así y todo, bien puede cumplirse con este requisito connatural a la fábula sin que ésta permanezca circunscrita a unos marcos narrativos, al fin y al cabo, demasiado rígidos o restringidos a pesar del margen de distanciación que ellos mismos autorizan. A decir verdad, otra de mayor amplitud puede asimismo presidir la narración, dándole al narrador campo franco y potencialidades renovadas para que se explaye en el alarde público de su vida; y ello sin menoscabar en absoluto la verosimilitud. Será, intrínsecamente, la distanciación puesta a cargo del «hombre de claro entendimiento», de quien Mateo Alemán, su creador, advierte que «no es impropiedad ni fuera de propósito si [...] escribiere alguna dotrina». En esta «Primera parte» de Guzmán de Alfarache se entiende44, y así, con la letra y el espíritu de este mensaje de normativa literaria se conformará nuestro galeote, «[dando] un salto [...] del banco a la popa»45 cada y cuando se tercie la ocasión o –más verosímilmente y con mayor urgencia– lo exija su deber moral de escritor.

  • 46 Ibid., p. 157.

42Así acontece en diversas ocasiones del capítulo segundo, entre las cuales merece particular atención aquella en que la madre de Guzmán pretendió ahijarlo a sus dos amantes, sugiriéndole que «sería gran temeridad afirmar cuál de los dos [le] engendrase o si [era] de otro tercero»46. Las dos pautas narrativas anteriores, la relación fiel y neutra de los propósitos maternos o, por lo menos, una prudente reserva ante ellos resultan ya desenfocados. Ahora, para el narrador «ayudado de letras y castigado del tiempo», es como si se le impusiera una plasmación literaria que estuviese en consonancia directa con lo que él considera graves despropósitos; una plasmación únicamente factible mediante cierta intromisión suya en el texto, explícitamente crítica:

  • 47 Ibidem, p. 157.

En esto perdone la que me parió, que a ninguno está bien decir mentira, y menos a quien escribe, ni quiero que digan que sustento disparates. Mas la mujer que a dos dice que quiere, a entrambos engaña y della no se puede hacer confianza47.

  • 48 Charles-Joseph Héfélé, Histoire des conciles d’après les documents originaux, t. X: Première Partie (...)

43Pero ¿cuál será el motivo imperioso que le impulse a adoptar esta postura radicalmente antagónica, cuando (si bien se recuerda), apenas unos renglones antes, consentía en dar a conocer las confidencias de la madre por oírlas «de su boca» y referir «su verdad»? ¿No radicará en el hecho de que la doble, por no decir triple, paternidad le es de todo punto ajena? Así lo creemos. El galeote situado en «la popa», que «escribe» la historia de su vida en el último decenio del siglo XVI o a principios del XVII, para lectores coetáneos suyos, no podía dejar de tener por falaz dicho aserto. En términos suyos, por una «mentira» o, mejor dicho, por «disparates» que a nadie podían parecer bien a esta altura del siglo. En efecto, avalarlos hubiera equivalido a hacer la apología del «estado miserable de damnación» en que se encuentran los que viven en «perpetuo adulterio» o amancebamiento. Y cualquier súbdito católico del rey Prudente sabía con creces que ambos estados los condenara severamente el Concilio de Trento el II de noviembre de 1563, en su vigésima cuarta sesión dedicada al sacramento de matrimonio. A esta «dotrina», familiar al «hombre [...] ayudado de letras» que cursó teología en la Universidad Complutense, cabe imputar esta mudanza repentina de focalización. A falta de tal revolución, quedarían exculpados «la licencia de la carne» o el libertinaje, y cubiertos ciertos «yerros» o «herejías» de cismáticos merecedores de excomunión48.

44De modo que el afán de realismo –en este caso de tipo teológico espiritual– viene a ser la clave de la elección del punto de vista. En el caso que nos ocupa, lejos de crear en la trabada textura del capítulo segundo un rasgón que afecte a su verosimilitud, el aparente hiato narrativo corresponde a una vía necesaria a la integridad de aquélla, pero situada a un nivel diferente de elaboración artística. El de la «atalaya» que, abarcando un tiempo novelesco solidario del tiempo histórico, concurre a que la «poética historia» de Mateo Alemán, diversamente verosímil, rezuma de rasgos realistas multiformes, según acaba de comprobarse y se verá por los capítulos adelante de la Primera parte de la vida de Guzmán de Alfarache...

De la verosimilitud al realismo

45Terminadas estas breves calas en la relación de la prehistoria y antecedentes familiares del héroe, las primeras experiencias vitales de Guzmán al salir de su casa propician ya nuevos matices de verosimilitud. Sus diversas y logradas modalidades, rayanas en puro realismo, se vierten primero en el marco espacio-temporal constituido por los restantes capítulos del «Libro primero» (III–VIII) y el I del «Libro segundo».

  • 49 GA, p. 163-263: a) «Cómo Guzmán salió de su casa un viernes por la tarde [...]»; b) «Vesme aquí en (...)
  • 50 Ibidem, p. 163.

46En este nuevo núcleo narrativo, el tiempo transcurre morosamente a lo largo de un espacio poco dilatado: concretamente, siete capítulos para narrar treinta y seis horas escasas vividas por Guzmán, quien recorre unos cincuenta quilómetros poco más o menos49. Palmario es el cuidado del escritor en acatar la verosimilitud. Recuérdese al respecto que Guzmanillo inicia su aprendizaje vital, tanto del mundo como de caminos y posadas, después de haber disfrutado de una niñez mimada y feliz: «cebado a torreznos, molletes y mantequillas, [...] mirado y adorado más que hijo de mercader de Toledo»50. De ahí la modulación entre añorante y desengañada de su primer soliloquio crítico dedicado retrospectivamente a su imprudente salida de Sevilla:

  • 51 Ibid., I,I.1, cap. VII, p. 208.

Cuando determiné mi partida, ¡qué de contento se me representó [...]! Vía con la imaginación [...] los anchos y llanos caminos, como si no los hubiera de andar y cansarme en ellos; el comer y beber en ventas y posadas, como el que no sabía lo que son venteros [...]. ¿Quién creyera que el mundo era tan largo? Había visto unas mapas, parecióme que así estaba todo junto y tropellado51.

  • 52 Ibid., I,I.1, cap III, p 164.
  • 53 Ibid., p. 167.

47Habiendo salido irreflexivamente un viernes por la tarde «con poco acuerdo y poco dinero para viaje tan largo»52, ¿cómo extrañarse de que, tras anochecer en las inmediaciones de Sevilla (San Lázaro), haya andado «solas dos leguas pequeñas» hasta el sábado a mediodía? A nadie tampoco le admirará que llegue a la primera venta «sudado, polvoroso, despeado», ya que en su vida toda «eran las primeras que había caminado»53. En realidad, va caminando pausadamente por no estar acostumbrado a ello; y así proseguirá pasito a paso, salvando otra legua hasta que la suerte haga que se encuentre con un arriero.

  • 54 Se infiere de un pormenor temporal espigado en el capítulo IV: «Mancebo, no me río de vuestro mal s (...)
  • 55 Ibidem, cap. III, p. 167-169, 172-173.
  • 56 Ibidem, cap. IV, p. 180-185
  • 57 Ibid., cap. IV, p. 187.

48Caballeros en sendos jumentos, ambos protagonistas recorrerán dos leguas más hasta alcanzar Cantillana, ese mismo sábado «casi al sol puesto». Así tiempo y espacio se entrelazan en pro de la verosimilitud narrativa, porque, si recordamos que nuestro arriero dio con Guzmán, «recostado en el suelo sobre el brazo», sobre las cuatro de la tarde54, resultará muy natural que lleguen a Cantillana casi al atardecer. Por otra parte, ¿cómo dejar de reparar en la sincrónica y lograda integración de los dos clérigos a un relato cuya materia –arraigada en la ofensa recién padecida por Guzmán55– había de versar en adelante y en el ínterin sobre un perfecto y extenso sermón dedicado al perdón de los agravios, tomado a cargo, como era debido, por el más anciano de los religiosos?56 Y como para que el lector no descuide tanta armonía artística, el narrador le precisa que «su buena conversación y dotrina nos entretuvo hasta Cantillana [...]»57, sugiriendo así la total sincronía que preside la organización espacio-temporal del cuarto capítulo.

  • 58 Ibid., cap. VI, p. 196.

49Pasemos adelante y por alto, excusando prolijidad, los episodios acaecidos en la venta de Cantillana, y amanezcamos ya allí el domingo, en compañía del arriero y Guzmán. Encuéntranse a cinco leguas de Sevilla y a siete de Cazalla de la Sierra hacia donde han de caminar este día. Verosimilitud y realismo imponían que el narrador puntualizara en su relato ciertos pormenores temporales: «[...] mi compañero con el cuidado de oír misa temprano y tener tiempo de caminar siete leguas que le faltaban, me despertó. Levantémonos con la luz, antes que el sol saliese»58.

  • 59 Francis Brumont, Paysans de Vieille-Castilleaux XVIe et XVIIe siècles, Université de Toulouse - Le (...)
  • 60 «Historia» es el término acuñado reiteradamente por Mateo Alemán para calificar lo que la crítica m (...)

50Efectivamente, si querían llegar con tiempo a Cazalla para hacer cargas, a ambos personajes no les cabía otra alternativa que darse un madrugón. Tienen que andar unos treinta quilómetros, distancia diaria (entre veintiocho y treinta y cinco) que correspondía, en aquel entonces, a la que solían recorrer las recuas de los arrieros y trajineros59. Dichas premisas de cuño realista permiten entender el motivo de la interpolación de la «historia» de Ozmín y Daraja. Narrado por «el más mozo de los clérigos» y ubicado en gran parte en Sevilla, como para que concuerde mejor con el espacio geográfico inicial de la «fábula» guzmaniana, este relato secundario o traslaticio se funde asimismo con armoniosa verosimilitud, por su dilatada extensión, en el cauce temporal de la narración principal. Como entretenimiento de camino, se irán desgranando las cuarenta y cinco páginas largas de esta «historia» al compás de las horas transcurridas hasta llegar «a vista de Cazalla»60.

  • 61 Ibidem, p. 202-209.

51De ambos episodios –el del sábado y el del domingo– se infiere una primera característica genuina de la técnica narrativa de Mateo Alemán. Con el entretejer de tiempo y espacio va instaurándose paulatinamente cierta coexistencia dialéctica entre unos espacios y tiempos tanto verosímiles como reales, verosímiles por ser reales. Más aún, con los espacios geográficos (Sevilla, Cantillana, Cazalla) y su correlación temporal entona otro espacio más peculiar, el literario, es decir, textual. A modo de prueba complementaria, subrayemos que dicha peculiaridad espacial ya quedaba plasmada con acierto y amenidad (piénsese en Horacio) en el capítulo precedente, el séptimo del «Libro primero». Que venga encabezado respectivamente por la relación del erróneo concepto de Fortuna, propio de los egipcios, y por el apólogo de los dioses Contento y Descontento, ilustrativo del «Militia est vitae bominis super terram», responde a la lógica interna de la materia narrativa de dicho capítulo. Si así no procediera el narrador «ayudado de letras», si no se esmerara en exponer esas reflexiones filosóficas, si no las entreverara de alguna que otra cavilación suya y de su alter ego Guzmanillo, rematándolo todo con el soliloquio de éste acerca de su inconsiderada partida61, quedaría en vilo y sin rellenar literariamente el meditabundo silencio en el que van sumidos todos los viandantes agobiados por el hediondo comistrajo de mulero y el hurto de la capa:

  • 62 Ibid., p. 209.

¡Cuántas cosas iba considerando cuando salí del mesón sin capa y burlado! [...]. Todos íbamos pensativos. A mi buen arriero acabósele la cosecha y risa con la burla del mesonero. [...] Ya iba callando [...]. Los buenos de los clérigos iban rezando sus horas. Yo, considerando mis infortunios62.

52En este tiempo de general ensimismamiento se encuadran, con perfecta y verosímil disposición literaria, todas las «consideraciones» del protagonista recién aludidas, que al capítulo séptimo le sirven de apertura.

  • 63 Véase supra, p. 6,

53Llevamos analizados hasta aquí algunos tiempos y espacios breves de la «fábula» guzmaniana o, según formulación de Cáscales, «de la acción de uno»63. Verosímiles todos, ora por ceñirse a la experiencia familiar y juvenil del protagonista, ora por arraigar en pormenores reales que configuran vivencias sociales comunes a los españoles de la segunda mitad de siglo XVI. Obvios exponentes de ello son el papel vinícola de Cazalla de la Sierra o ciertas condiciones materiales de la trajinería que sirven de respaldo a la verosimilitud narrativa. Tanto más rica y acrisolada ésta cuanto que esa microestructura espacio-temporal recién exhumada se inserta armoniosamente en una macroestructura temporal referida a cierta coyuntura socio-histórica del reinado de Felipe Segundo.

  • 64 Uno de ellos, la alusión a «la sequía del año» en boca del mesonero (GA, P. I, I.1, cap. v, p. 190)
  • 65 Ibid., p. 159.
  • 66 Dichos episodios abarcan las páginas 143-153. Merece destacarse que la formulación temporal «en bre (...)
  • 67 Este lapso de tiempo se infiere de la siguiente frase: «Entre estas y esotras, ya yo tenía cumplido (...)

54De notorio alcance para la visión realista del Guzmán de Alfarache, perceptible a veces en detalles de factura aparentemente insignificante64, el estudio imprescindible de ese tiempo más dilatado requiere que reanudemos con el capítulo II del «Libro primero». En él nos enteramos de que Guzmán «ya tenía de doce años adelante» cuando falleció su padre levantisco65. Con el «breve tiempo» dedicado por éste a tratos mercantiles, a su arraigo en Sevilla, donde puso una «honrada casa» y compró la «heredad» de San Juan de Alfarache; a la conquista de la futura madre del protagonista y amores subsiguientes con ella66, serían (incluidos los nueve meses de ley del embarazo) poco más o menos unos catorce años los transcurridos desde que el padre consiguiera regresar de su cautiverio argelino. Detengámonos en los nueve últimos, los de la vida matrimonial de la pareja67, enmarcados en una coyuntura económica compleja:

  • 68 Ibidem, p. 158-159.

Mi padre nos amó con tantas veras como lo dirán sus obras, pues tropelló con este amor la idolatría del qué dirán [...], se desposó y casó con ella [la comendadora] [...]. Mi madre era guardosa, nada desperdiciada. Con lo que en sus mocedades ganó y en vida del caballero y con su muerte recogió, vino a llegar casi diez mil ducados, con que se dotó. Con este dinero, hallado de refresco, volvió un poco mi padre sobre sí; como torcida que atizan en candil con poco aceite, comenzó a dar luz [...]. Conservóse lo menos mal que pudo. Las ganancias no igualaban a las expensas. Unos a ganar y muchos a gastar, el tiempo por su parte a apretar, los años caros, las correspondencias pocas y malas. Lo bien ganado se pierde, y lo malo, ello y su dueño68.

  • 69 Ibid., I, I, 1. II, cap. I, p. 266.
  • 70 Ibid., I, I.1, cap. n, p. 161; 3, p. 168.
  • 71 Antonio de León Pineeo, Anales de Madrid (desde el año 447 al de 1658), transcripción, notas y orde (...)
  • 72 Sabido es que Felipe II inaugura su reinado con la bancarrota de junio de 1557 (ver Modesto Ulloa, (...)

55Para situar estos años de crisis –subida de precios y estancamiento del comercio–, cabe recordar que cuando el protagonista se despidió de su madre tenía proyectado trasladarse a Madrid porque «estaba allí la corte [...] y, sobretodo, rey mozo recién casado»69. La presencia de la corte, en la que se insiste por dos veces70, deja constancia de que Mateo Alemán y su narrador desean acrisolar la verosimilitud narrativa cimentándola en datos históricos tangibles. En primer lugar –según creemos–, el casamiento de Felipe II con Isabel de Francia (31 de enero de 1560) y la instalación de la corte (antes itinerante) en Madrid, el 19 de julio de 156171. Posteriormente a dicha fecha sale Guzmán de Sevilla, acaso unos años más tarde, según comprobaremos a continuación. En cualquier caso, la coyuntura histórica aludida en el texto alemaniano habrá de concernir, pues, al decenio inmediatamente anterior, del que resaltarían los años 1557-1562, período de grandes apuros financieros y económicos para la corona española y, en general, para Castilla, Andalucía y sus habitantes72.

  • 73 «Digo, pues, que Sevilla, por fas o por nefas –considerada su abundancia de frutos y la carestía de (...)
  • 74 S. Gili Gaya opta por el año de 1557 (GA, ed. de Clásicos Castellanos), Madrid, Espasa-Calpe, 1968, (...)

56Desdibujado ya este primer marco temporal sugerido por el narrador, nuevas circunstancias socio-históricas, consciente y persistentemente aducidas por él, imponen que se le matice y enriquezca con vistas a conseguir una mejor aprensión del género literario representado por el Guzmán de Alfarache. En él puede captar el lector cuatro reminiscencias temporales, unívocas por cuanto vienen determinadas por un mismo artículo definido o adjetivo demostrativo {el año, aquel año) y calificadas por características climatológicas y sanitarias precisas73. Todas apuntan a la sequía, a la esterilidad de la tierra, es decir, según Autoridades, a la «falta de cosecha y carestía de frutos». Y la cuarta alusión lo remata todo con la peste. En suma, hambre por Andalucía y epidemia de peste por Castilla, en un año preciso del pasado del narrador-protagonista y zonas geográficas bien deslindadas, tal es el cuadro espacio-temporal por el que se van desarrollando los episodios novelescos ubicados en las ventas y aquellos que corresponden a la caminata de Guzmán hasta que llegue a Madrid. Por lo tanto, resulta necesario, por no decir «sensato», superar el desánimo que embargó a José María Micó ante las opiniones conflictivas que Samuel Gili Gaya y Francisco Rico expresaron al respecto de la posible fecha de dichos episodios74.

  • 75 Véase Boletín de la Real Academia de la Historia, CLXXIV, Madrid, Cuaderno II, mayo-agosto de 1977, (...)

57Encaremos el problema descartando tanto el año de 1557 como los de 1596-1602. Aquél por anterior a la instalación de la Corte en Madrid; éstos, por resultar demasiado próximos o inmediatos a la redacción de la «Primera parte» de Guzmán de Alfarache y, sobre todo, porque el mismísimo narrador, valiéndose de las expresiones «en aquellos tiempos», «aquel año», se remonta al lejano tiempo de su juventud. Ahora bien, en El clima toledano en los siglos XVI y XVII, a los años de 1559,1561 y 1566 se les califica de gran seca75. Ortiz de Zúñiga confirma la especie para los años de 1561-1562 y, en especial, para el de 1566. Después de evocar las «primeras alteraciones» de Flandes y «gruesos menoscabos» causados a intereses del comercio de Sevilla, «que hicieron en parte triste este año», el autor pondera:

  • 76 Véase Anales eclesiásticos..., IV, p. 30-31. Además de lo señalado en la n. 72, subrayemos con Zúñi (...)

[... que] lo fue más su invierno por haber llegado hasta lo más caliente de la primavera sin llover, con notable daño de campos y ganados, que perecieron muchos, y se perdieron las más sementeras: acudióse a implorar el remedio divino, y se hicieron devotas procesiones a 29 de mayo76.

  • 77 Ibidem, p. 31. Véase asimismo El clima toledano..., p. 312.
  • 78 Véanse al respecto los estudios siguientes: Pérez Moreda, Las crisis de mortalidad en la España int (...)

58De todo ello se infiere la emergencia de dos núcleos temporales: el término a quo sería 1561-1562, y el término ad quem, 1566-1567. Ahora bien, si a la sequía que asolaba la tierra se le adjunta la segunda plaga evocada en el texto alemaniano, la peste que afectó a Castilla por aquel entonces, no cabe duda de que el segundo núcleo, con los años inmediatamente anteriores, cobra singular relieve. En 1567 «continuó la esterilidad» en Andalucía, y en ese mismo año se celebró una procesión en Toledo «pidiendo por el agua y por la salud»77. Subrayemos, sin embargo, que la peste cundía por Castilla desde el año de 1563 y haría muchos estragos en Burgos y comarcas vecinas hacia 1565-1566. Así lo reseña Vicente Pérez Moreda: «[...] Burgos y otras regiones del Norte de Castilla la Vieja fueron duramente castigados en 1565 y sobre todo en 1766». Añadamos, por fin, que dicho azote pestífero también se propagó por la Tierra de Carrión y de Campos, por Alcañíz, hacia 1566-1567, y por Logroño-Navarra entre 1564-1568. De la epidemia sólo se libró la zona andaluza y Sevilla78.

  • 79 Gonzalo Correas, Vocabulario de refranesyfrases proverbiales (1627), texte établi, annoté et présen (...)

59Así, pues, todos los datos históricos aducidos apuntan preferentemente a ese período de 1565-1566, cuyas calamidades naturales, por ser fuera de lo común, permanecerían tan indelebles en la memoria colectiva que encontrarían acogida y plasmación perennes en el lenguaje paremiológico de los castellanos de aquel tiempo, según atestiguan el texto alemaniano y Correas79. De modo que Guzmanillo se iría de Sevilla por esas fechas, y acaso hacia 1566, más particularmente, como tengamos en cuenta un dato sociológico que en el Guzmán de Alfarache aclara la razón por la que se metió a esportillero:

  • 80 GA, I, I. II, cap. n, p. 277. Guzmán procura librarse de las penas de azotes, vergüenza pública o g (...)

[...] con deseo desta gloriosa libertad y no me castigasen como a otros por vagabundo, acomodéme a llevar los cargos que podían sufrir mis hombros80.

60En suma, si se admite nuestra pormenorizada demostración, tal sería la macroestructura temporal del «Libro primero» y, parcialmente, del «Segundo» de la Primera parte de la vida de Guzmán de Alfarache. Un período histórico cuyo preciso e ineludible deslinde infunde a sus peculiares episodios novelescos y a sus correlativas digresiones didácticas o satíricas, amén de la verosimilitud requerida, un realismo de índole política, económica y social evidente.

En torno a un realismo político y social

  • 81 Adviértase, en efecto, que si Guzmán se vale de Sevilla como fundamento de sus reflexiones («[...] (...)
  • 82 Sirvan de testimonio las siguientes: «Soy hijo de aquella ciudad [...]», «soy testigo [...]», «he v (...)

61Entre las múltiples pruebas factibles de este realismo, omnipresente en la «novela picaresca» alemaniana, escogeremos, con el fin de mantener cierta lógica interna en nuestra demostración, una de las que arraigan en esa temporada que llevamos examinando. En concreto, el fragmento crítico relacionado con la primera venta, y que abarca desde «Era el año estéril de seco [...]» (I, I, 3, p. 169) hasta «En conclusión, todo el pan era malo» (p. 172). Pues bien, este mismo pan «muy malo», cuyo «migajón [...] hecho engrudo» tuvo que engullir a pausas el protagonista, allá cerca de Sevilla y en aquellos tiempos juveniles suyos de extremada sequía y carestía de frutos, pan o cereales, servirá al narrador –«hombre de claro entendimiento»– para plantear la problemática de la administración de las ciudades y, más particularmente, lo que versa sobre el abasto de la población81. Desde un punto de vista literario, el engarce resulta perfecto y quedará consolidado por una serie de formulaciones narrativas destinadas a confirmar las bases de un discurso crítico verosímil y eficiente82.

62Respaldado, pues, en su origen sevillano, en una experiencia personal de años, y partiendo de las vivencias sociales coetáneas más inmediatas y concretas, el narrador ya puede afrontar el tema del desorden económico de Sevilla. Que dicho desorden perdure aún en tiempos de prosperidad le da pie para espulgar dos primeras causas de un desbarajuste insólito que afecta permanentemente al abastecimiento de Sevilla y su comarca: la venta de los regimientos y el acaparamiento del poder municipal por una oligarquía poderosa:

  • 83 Ibidem, p. 169.

Soy hijo de aquella ciudad: quiero callar, que todo el mundo es uno, todo corre unas parejas, ninguno compra regimiento con otra intención que para granjeria, ya sea pública o secreta. Pocos arrojan tantos millares de ducados para hacer bien a los pobres, antes a sí mismos [...]83.

  • 84 Véanse al respecto Francisco Morales Padrón, La ciudad del Quinientos. Historia de Sevilla, III, Pu (...)

63El crecido coste de un regimiento o veinticuatría (en 1599, unos 8 500 ducados en Sevilla), el gran lucro que importaban los «menudos» de la «carnicería» para el Concejo hispalense; las demás prerrogativas (por no decir chanchullos) que a los regidores propiciaba tamaña inversión en la administración de las ciudades –fijación de las «posturas», compra de los mantenimientos a cargo de mercaderes allegados suyos, con lo cual se conseguía acaparar el circuito de la oferta y la demanda a fin de monopolizar los productos, encareciendo así artificialmente los precios–: he ahí algunas características de esa «granjeria» sugerida por el texto alemaniano en tanto que reflejo verídico de la sociedad española de la segunda mitad del siglo XVI84.

64Como fiel testimonio de esa sutil utilización o, como se quiera, descarada manipulación del poder municipal con fines lucrativos, acudamos con Mateo Alemán (para conferir a la problemática planteada toda su magnitud) al caso de ese «regidor de una de las más principales ciudades del Andalucía», cuyos intereses privados inmediatos discrepaban de los que tenían «los moriscos buñoleros». Siendo regidor a la par que dueño de ganado merino, como se le desperdiciase la leche, a ese buen vividor se le ocurrió un «ardid» ingenioso con el que subsanar los daños ocasionados:

  • 85 GA, I, I. 1,3, p. 170.

Pareciéndole que perdía mucho si la cuaresma entraba y no lo remediaba, propuso en su ayuntamiento que los moriscos buñoleros robaban la república. Dio cuenta por menor de lo que les podían costar y que salían a poco más de a seis maravedís, y así los hizo poner a ocho, dándoles moderada ganancia. Ninguno los quiso hacer, porque se perdían en ellos, y en aquella temporada él gastaba su esquilmo en mantequillas, natas, queso fresco y otras cosas, hasta que fue tiempo de cabaña. Y cuando comenzó a quesear, se los hizo subir a doce maravedís, como estaban antes, pero ya era verano y fuera de sazón para hacerlos85.

  • 86 Véase supra, p. 4.
  • 87 La trashumancia de los rebaños desde sus «agostaderos» hasta sus «invernaderos» («a extremos») empe (...)
  • 88 GA, I, 1. I, 3, p. 171.

65Advirtamos la maestría artística del escritor hispalense, quien, en torno a un núcleo novelesco realista de cuño político –en el sentido arriba reseñado de «cosas de gobierno y Estado» o de «ciudad»86–, consigue crear literariamente todo un cuadro humano real fácilmente identificable, ahora de raigambre socio-económica. Conciso, unos pocos términos adscritos al espacio y al tiempo lo van desdibujando con verosimilitud y realismo. Verosimilitud, en la permanencia del espacio andaluz, en consonancia con la situación espacial de Sevilla. Realismo, en la elección de «una de las más principales ciudades del Andalucía» para evocar ciertas características de las actividades pastoriles de Castilla. Siendo las llanuras del valle del Guadalquivir una de las zonas ricas en ganado merino, ¿quién se extrañará de que un regidor de la ciudad susodicha posea asimismo algún rebaño o algunas reses? Realismo, en las sugestivas temporadas del invierno, la «cuaresma» y el «verano», a las que la expresión «tiempo de cabaña» confiere dimensión concreta, bosquejando todo el ciclo de pastoreo trashumante organizado por la Mesta87. Verosimilitud estilística, por fin, en la ingeniosa frase con la que el narrador, extraviado por las «cañadas» de los ganados trashumantes, remata transitoriamente su cuadro ilustrativo de ciertas realidades socio-económicas y políticas de la España de aquellos años de 1565-1566: «Alejado nos hemos del camino. Volvamos a él»88.

  • 89 Ibidem, p. 171.
  • 90 Ibid., p. 170.
  • 91 Buen testimonio de la escalada represiva en el reino de Granada, lo es el sínodo provincial convoca (...)

66Abandonando de camino a «proveedores y comisarios» que nos llevarían de la pluma de Mateo Alemán hacia nuevo fragmento narrativo89, regresemos también al ámbito inicial de nuestro enfoque «realista» de «lo político», es decir, al regimiento, donde contemplaremos brevemente a las víctimas de nuestro astuto regidor andaluz. Que éstas sean moriscos, y que el narrador los haya arraigado explícitamente en el «reino de Granada»90, y por aquellos años de 1565-1566 exhumados de nuestra cronología interna del Guzmán de Alfarache, o sea, en aquella década de 1560, marcada por un recrudecimiento notable de las tensiones entre la comunidad morisca y la de los cristianos viejos91, no puede dejar de suscitar alguna interrogante. Fuera de los rasgos de realismo socio-histórico evidentes, dicho encuadramiento bien podría aclarar la facilidad con la que el susodicho regidor, afeando, en aras del interés superior de la «República», el supuesto latrocinio de sus competidores, y jugando hábilmente con la hostilidad larvada (acaso exacerbada por la coyuntura histórica conflictiva) de los miembros del Concejo, consiguió manipularlos con eficiencia para que votaran a favor suyo.

67De ser válida nuestra exégesis, pocas dudas cabrían, en este caso preciso del ayuntamiento andaluz, de que Mateo Alemán hubiese puesto el sello a la siempre anhelada y acrisolada verosimilitud de un relato cuyas múltiples potencialidades novelescas concurren a que cunda de él un permanente realismo multiforme, del que apenas hemos expuesto unas simples muestras testimoniales...

Conclusión

  • 92 Véanse GA, II, 1. II, cap. IX, p. 506; Henri Guerreiro, «La Originalidad del San Antonio de Padua d (...)
  • 93 Ibidem, p. 259-308.

68Por lo tanto, otros muchos estudios podrían aducirse y deberían llevarse a cabo acerca de ese tema de la «Poética historia» alemaniana puesta al servicio de un «realismo sin lindes». De idéntica perspectiva crítica, pormenorizada y exhaustiva, con un abanico temático que reflejase fielmente, sin ninguna restricción previa, la magna y polifacética materia novelesca del Guzmán de Alfarache. Que abarcase lo político, desde luego, y lo económico asimismo, en aquel sentido adscrito a Aristóteles, Jenofón, Platón, etc., para quienes la «Economía es arte o disciplina que enseña a los hombres el modo de bien governar las cosas domésticas y familiares de su casa»; y que, aunando ambos conceptos, no se arredrase a entretejerlos con lo cultural, lo ético, lo espiritual y lo teológico. Entidad ideológica ésta que a veces puede surgir en el texto alemaniano donde menos lo piensa uno92, y que se plasma de modo perfecto en la conversión del héroe, en cuya evocación literaria la historia real de las galeras del Mediterráneo sirve de crisol a su verídica y proclamada salvación eterna93.

  • 94 López Pinciano, Philosophía antigua poética, edición de Alfredo Carballo Picazo, Madrid, CSIC, 1973 (...)

69En definitiva, resulta bien patente cuánto queda por desbrozar para que, sin desvirtuar la verosimilitud del Guzmán de Alfarache, se consiga deslindar en él ese rebosante «realismo sin lindes» que, a nuestro parecer, le es connatural. En cualquier caso, lo que parece obvio es que Mateo Alemán acata en su bien denominada «poética historia» la preceptiva de la Poética vigente en España a finales del siglo XVI, de la que dan buen testimonio las Tablas poéticas de Cascales y la Philosophía antigua poética de López Pinciano94. Inspirándose en dicha preceptiva, el escritor hispalense consiguió entrelazar y hermanar en tan fructífera simbiosis la verosimilitud artística con la realidad histórica e ideológica hispana del Siglo de Oro, que todo ello se plasmó en una de las más encumbradas obras de arte de la literatura española y europea, y quizá en la mayor y más lograda novela realista de su tiempo. Realismo que el mismo estilo, esmaltado de cuentecillos y refranes, aquilata con una lengua castellana casta y elegante. Por la magnitud que entraña la Vida de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana, el concepto mismo de «novela picaresca», invención moderna, inadecuada y reductora, le viene estrecho y menoscaba, siendo ajeno en gran parte a su índole, contenido y finalidad. De las cuales dan buen testimonio las reflexiones estéticas que Mateo Alemán expuso en 1609, en su Elogio a Luis de Belmonte Bermúdez:

  • 95 Francisco A. de Icaza, Cancionero de la vida honda y de la emoción fugitiva. Sucesos reales que par (...)

[...] con parábolas, ficiones, fábulas o figuras, mintiendo se dize verdad, no siéndola: aconsejamos con ellas, enseñamos cosas importantes y graves, no sólo a la política, ética y euconómica; mas, para venir a consegir la eternidad, a que todos aspiramos95.

Notes

1 La princeps fue publicada en Madrid «año de 1599, en casa del Licenciado Várez de Castro». En adelante utilizamos la edición de José María Micó, Mateo Alemán, «Guzmán de Alfarache», I [...], (Letras Hispánicas, 86,1986), Madrid, Cátedra, 1987.

2 Aparece estampado en la «Aprobación» de Fray Diego Dávila, en la «Tasa» de Gonzalo de la Vega, en el «Elogio de Alonso de Barros» y, por la pluma del autor, en la dedicatoria «A Don Francisco de Rojas», en la advertencia «Del mismo al discreto lector» y en la «Declaración para el entendimiento deste libro» (GA,I, p. 103-104, 107, 110, 112-114).

3 La princeps sale a la luz «en Lisboa [...] por Pedro Crasbeeck. Año de 1604». En adelante nos valemos de la edición deJosé María Micó, Mateo Alemán, «Guzmán de Alfarache», II [...], (Letras Hispánicas, 87), Madrid, Cátedra, 1987.

4 «¿Quién osará representarme la batalla ni esperarme a ella, cuando sobre mis timbres, principio deste libro, viere resplandecer el esclarecido nombre de Vuestra Excelencia, que lo sale patrocinando...?» (GA, II, p. 17). Véanse además, p. 13-15. Señálese, por otra parte, que cuando Alemán alude a la versión primitiva del Guzmán, la materializa refiriéndose a «un solo volumen» (GA, I, p. 113). En cuanto a la Segunda parte..., acude a la expresión «mis obras» (p. 21). Por fin, en tanto narrador, el protagonista menciona «[sus] trabajos escritos» (GA, II, Lib. I, cap. I, p. 44).

5 GA, I, «Del mismo al discreto lector», p. 112.

6 Ibidem, p. 113. No cabe duda de que Mateo Alemán así lo define con conocimiento de causa, pues en otros fragmentos de su obra picaresca acude a una terminología diferente y variable. «Historia» sirve para Ozmín y Daraja y, en parte, para Bonifacio y Dorotea; parcialmente porque dicha «historia» (ibid., I, I,8, p. 213-214, 259; II, 2,9, p. 329) también comparte con Dorido y Clorinia y los amores de Don Luis de Castro y Don Rodrigo de Montalvo la denominación de «caso» (ibid., I, 3, 10, p. 469; II, I, 4, p. 88; II, 2, 9, p. 308). Además de éstos constan otros tres términos cuya finalidad parece remitir al entretenimiento: «La tercera manera de engaños es cuando son sin perjuicio, que ni engañan a otro con ellos ni lo quedan ios que quieren o tratan de engañar. Lo cual es en dos maneras, o con obras o palabras: palabras, contando cuentos, refiriendo novelas, fábulas y otras cosas de entretenimiento [...]» (ibid., II, I, 3, p. 73-74). Para el significado de «cuento», véase (GA, II, I.1, cap. III, p. 77-81; IV, p. 96). Para un estudio más detallado, ver Jean Michel Laspéras, La nouvelle en Espagne au Siècle d’Or, Montpellier, Éditions du Castillet, 1987, p. 161-170 y Maxime Chevalier, «Sur les notions de conte et de nouvelle au Siècle d’Or», Traditions populaires et diffusion de la culture en Espagne au Siècle d’Or, Burdeos, PUB, 1983, p 97-109.

7 Jean Michel Laspéras, La nouvelle.... p. 165. De ningún modo contestamos su juicio; apenas procuramos matizar ciñéndonos stricto sensu al ámbito del relato alemaniano.

8 El Momo. La moral y muy graciosa historia del Momo: compuesta en Latín por el docto varón León Baptista Alberto Florentin, Traduzida en Castellano por Agustín de Almaçán, hijo del Doctor Almaçán, Médico de su Magestad. Dirigida a la ilustríssima señora doña María de Mendonça, señora de las villas de Torres y Canena, etc. [...], En Madrid, En casa del Licenciado Castro, Año 1598 (BN, Madrid, sign. 6501).

9 GA, II, p. 23.

10 GA, I, p. 115-117.

11 Francisco Cascales, Tablas poéticas, edición, introducción y notas de Benito Brancaforte (Clásicos Castellanos, 207), Madrid, 1975. Si bien la primera edición es de «Murcia, Por Luis Berós, Año de 1617», estaba terminada la obra hacia 1604 (véase «Notas sobre la edición», p. XXVIII de la introducción).

12 Ibidem, p. 47.

13 GA, II, «Letor», p. 22.

14 F. Cascales, Tablas poéticas, p. 34.

15 Ibidem, p. 33. En 1595, Marco Antonio de Camos escribe poco más o menos lo mismo en su Microcosmia y gobierno universal del hombre christiano para todos los Estados, y cualquiera de ellos: «[...] digo que, según Aristóteles, Xenophón, Platón y otros, Economía es arte o disciplina que enseña a los hombres el modo de bien governar las cosas domésticas y familiares de su casa. Difiere lo que llamamos Polytica de la Económica, si seguimos a Platón y Sócrates, en solo aquello que la Polytica es gobierno de muchos y la Económica de sólo los de una casa» (p. 56).

16 F. Cascales, Tablas poéticas, p. 37-38.

17 GA, I, p. 121.

18 F. Cascales, ibid., p. 44

19 Ibidem, p. 44.

20 Ibid., p. 50-51.

21 Ibid., p. 52.

22 Ibid; p. 53.

23 Ibidem, p. 56, 58.

24 Ibid., p. 68. Infiérese de ello que los episodios o partes accidentales de la fábula «se an de asir y conglutinar de manera que uno se siga de otro, como si ellos y la principal action fuessen miembros de un mismo cuerpo» (ibid., p. 66).

25 GA, I, p. 116.

26 GA, II, «Elogio», p. 28.

27 GA, I, p. 109.

28 GA, I, p. III.

29 GA, I, «Elogio», p. 117.

30 GA, I, «Declaración...», p. 113.

31 Ibidem, p. 113.

32 «Va dividido este libro en tres [...]. En lo que adelante escribiere se dará fin a la fábula, Dios mediante» (ibid., p. 114).

33 GA, I, p. 127.

34 Ibid., p. 129.

35 En efecto éste tercia en el relato: «Cuando vio el caballero sus cuadros, aficionado –y con razón– al primero, fue el primero a que puso precio...» (GA, I, I.1, p. 128).

36 GA, I, «Elogio de Alonso de Barros», p. 115.

37 Ibidem, p. 116-117.

38 Ibid., p. 116.

39 Ibidem, p. 143.

40 Ibid., P. I, I.1, cap. II, p. 157.

41 Ibld., p. 161.

42 Queda corroborado por el empleo de ciertos adjetivos posesivos y pronombres personales, tales como «nuestra puerta», «mi buena mujer», «mi padre», «mi madre», «nuestras miserias», «nuestros naufragios» (ibid., p. 144, 147-148, 154, 161). O aún en la siguiente frase: «Hacíasele de mal, habiendo sido rogada de tantos tantas veces, no serlo también entonces y de persona tal que nos pelechara, que no lo siendo ni ella lo hiciera ni yo lo permitiera», ibid., p. 159.

43 Ibidem, p. 160.

44 Véase la «Declaración para el entendimiento deste libro», p. 113.

45 GA, P. I, I.1, cap. II, p. 156.

46 Ibid., p. 157.

47 Ibidem, p. 157.

48 Charles-Joseph Héfélé, Histoire des conciles d’après les documents originaux, t. X: Première Partie, Les décrets du Concile de Trente par A. Michel, Paris, 1938, p. 547, 349, 554, 563.

49 GA, p. 163-263: a) «Cómo Guzmán salió de su casa un viernes por la tarde [...]»; b) «Vesme aquí en Cazalla, doce leguas de Sevilla, lunes de mañana [...]».

50 Ibidem, p. 163.

51 Ibid., I,I.1, cap. VII, p. 208.

52 Ibid., I,I.1, cap III, p 164.

53 Ibid., p. 167.

54 Se infiere de un pormenor temporal espigado en el capítulo IV: «Mancebo, no me río de vuestro mal suceso [...]; ríome de lo que a esa mujer le aconteció de menos de dos horas a esta parte [...]», p. 176. En cuanto a la hora de la llegada a Cantillana, ibid., p. 187.

55 Ibidem, cap. III, p. 167-169, 172-173.

56 Ibidem, cap. IV, p. 180-185

57 Ibid., cap. IV, p. 187.

58 Ibid., cap. VI, p. 196.

59 Francis Brumont, Paysans de Vieille-Castilleaux XVIe et XVIIe siècles, Université de Toulouse - Le Mirail, 1989. Puede leerse más particularmente el tomo I, cap. v: «Muletiers et charretiers»: «On comptait dix-jours pour le trajet Bilbao-Medina (320 km environ)», p. 177. Este dato consta en Archivo Histórico Provincial de Valladolid, Sección Simón Ruiz, Caja 6, n° 157-185 (sept-dic. de 1568).

60 «Historia» es el término acuñado reiteradamente por Mateo Alemán para calificar lo que la crítica moderna llama (acaso impropiamente) «nouvelle interpolée» (GA, I. I, cap. VII-VIII, p. 213-214, 259).

61 Ibidem, p. 202-209.

62 Ibid., p. 209.

63 Véase supra, p. 6,

64 Uno de ellos, la alusión a «la sequía del año» en boca del mesonero (GA, P. I, I.1, cap. v, p. 190).

65 Ibid., p. 159.

66 Dichos episodios abarcan las páginas 143-153. Merece destacarse que la formulación temporal «en breve tiempo», p. 143, consta asimismo en la p. 146, lo cual sugiere que, pese a sus vacilaciones, la madre se rindió sin tardar mucho.

67 Este lapso de tiempo se infiere de la siguiente frase: «Entre estas y esotras, ya yo tenía cumplidos tres años, cerca de cuatro [...]», ibid., p. 157.

68 Ibidem, p. 158-159.

69 Ibid., I, I, 1. II, cap. I, p. 266.

70 Ibid., I, I.1, cap. n, p. 161; 3, p. 168.

71 Antonio de León Pineeo, Anales de Madrid (desde el año 447 al de 1658), transcripción, notas y ordenación cronológica de Pedro Fernández Martín, Madrid, CSIC, 1971, p. 85.

72 Sabido es que Felipe II inaugura su reinado con la bancarrota de junio de 1557 (ver Modesto Ulloa, La Hacienda real de Castilla en el reinado de Felipe II, Roma, 1963, p. 89-92; Yvan Cloulas, Philippe II, París, Fayard, 1992, p. 172-174. En cuanto al incremento de los precios, los años más acuciantes son, respectivamente, los inmediatamente anteriores y posteriores a la suspensión de pagos: 1555, 1557, 1561-1562. Para el de 1561, Diego Ortiz de Zúñiga reseña «que se tenía por notable carestía valer treinta reales una fanega de trigo, una libra de carnero sesenta maravedís, etc.». Y para el año de 1562, puntualiza que «se continuaban las plegarias por la carestía [...]», Anales eclesiásticos y seculares de la muy noble y muy léal ciudad de Sevilla, metrópoli de la Andalucía, Madrid, en la Imprenta real, 1795, ed. facsímil, t. IV, lib. XV, p. 16-17, Earl J. Hamilton confirma los datos, ampliándolos: «Tras seis años de precios desusadamente estables, los índices subieron bruscamente en todas las regiones de 1556 a 1562, registrándose un avance medio del 26,58 por ciento en el espacio de seis años [...]. Más difícil resulta explicar los precios anormalmente altos de 1562 en Andalucía. La mala cosecha de cereales y de aceite tuvo sin duda su parte de responsabilidad, pero resultan también exorbitantes los precios de productos tales como la leña, el cordero, etc.» (El Tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650, traducción castellana de Antonio Abad, Barcelona, Ariel, 1975, p. 213-214).

73 «Digo, pues, que Sevilla, por fas o por nefas –considerada su abundancia de frutos y la carestía dellos–, padece mucha esterilidad. Y aquel año hubo más por algunas desórdenes ocultas [...]», GA, I, I.1, cap. III, p. 171; «Fue tanto el número de pulgas que cargó sobre mí, que pareció ser también para ellas año de hambre, y les habían dado comigo socorro» (ibid., cap. VI, p. 196); «Dábase muy poca limosna y no era maravilla, que en general fue el año estéril y, si estaba mala la Andalucía, peor cuanto más adentro del reino de Toledo, y mucha más necesidad había de los puertos adentro. Entonces oí decir: Líbrete Dios de la enfermedad que baja de Castilla y de hambre que sube del Andalucía» (ibid., I, I. II, cap. II, p. 274-275). En cuanto al cap. v del I.1, véase supra, n. 64.

74 S. Gili Gaya opta por el año de 1557 (GA, ed. de Clásicos Castellanos), Madrid, Espasa-Calpe, 1968, t. 1 (73), n. 13, p. III. Rico prefiere los años de 1596-1602 (GA, Clásicos Universales, 55), Barcelona, Planeta, 1983, n. 16, p. 152. Por fin, a Micó le parece «más sensato [...] no buscar en estas lamentaciones [de Guzmán] una especial voluntad de precisión cronológica» (n. 32, p. 169 de su edición).

75 Véase Boletín de la Real Academia de la Historia, CLXXIV, Madrid, Cuaderno II, mayo-agosto de 1977, p. 312 y ss.

76 Véase Anales eclesiásticos..., IV, p. 30-31. Además de lo señalado en la n. 72, subrayemos con Zúñiga que «padeció Sevilla en el año de 1561 gran falta de agua, en que imploró la piedad divina con repetidas procesiones [...]» (ibid., p. 16).

77 Ibidem, p. 31. Véase asimismo El clima toledano..., p. 312.

78 Véanse al respecto los estudios siguientes: Pérez Moreda, Las crisis de mortalidad en la España interior. Siglos XVI-XIX, Madrid, Siglo XXI, 1980, Cuarta parte [...], XII: «La peste castellana de fines del siglo XVI», p. 245-265; Antonio de Oliveira, A vida económica e social de Cambra, I, 1971, p.255; Francis Brumont, ibid., I, Livre second: «La crise de 1564-1568», p. 296-315. En cuanto a Sevilla, Bernard Vincent precisa que «la población andaluza [...] ha sido respetada por la epidemia de peste de 1564-1565 que asoló la mitad septentrional de España» («Las epidemias en Andalucía durante el siglo XVI», Asclepio, Archivo Ibero-Americano de Historia de la medicina y antropología médica, vol. XXIX, 1977, p. 351-358). Sólo afectará a Sevilla entre 1568-1570. Véanse Ortiz De Zúñiga, ibid., p. 34-35; B. Vincent, ibid., p. 354; Bartolomé Bennassar, «Facteurs sévillans au XVIe siècle d’après les lettres marchandes», AESC, janvier-mars 1957, n° 1, p. 60-70.

79 Gonzalo Correas, Vocabulario de refranesyfrases proverbiales (1627), texte établi, annoté et présenté par Louis Combet, Institut d’études ibériques et ibéro-américaines de l’Université de Bordeaux, 1967, p. 215.

80 GA, I, I. II, cap. n, p. 277. Guzmán procura librarse de las penas de azotes, vergüenza pública o galeras, con las que se castigaba a los vagabundos, conforme regulaban las pragmáticas de Felipe II del 7 de agosto de 1565 y, sobre todo, de mayo de 1566 (Ley XIV, Lib. VU, Tít. XXXIX –«Nueva orden para el recogimiento de los pobres y socorro de los verdaderos»–, Novísima Recopilación, p. 668-669), Ley V, Lib. XII, Tít. XXXI, ibid., p. 98. Adviértase, por añadidura, que nuestra hipótesis resultaría corroborada por la edad de aquel mendigo romano, de natural cordobés y «viejo de casi setenta años de pobre», porque su madre lo trajo «al pecho a Roma el año del Jubileo»; en 1500 presumiblemente (GA, I, I. III, cap. III, p. 396).

81 Adviértase, en efecto, que si Guzmán se vale de Sevilla como fundamento de sus reflexiones («[...] en aquellos tiempos solía Sevilla padecer; que aun en los prósperos pasaba trabajosamente [...], ibid., p. 169), ello no impide que muy pronto generalice: «Desta manera pasa todo en todo lugar [...]» (ibid., p. 170).

82 Sirvan de testimonio las siguientes: «Soy hijo de aquella ciudad [...]», «soy testigo [...]», «he visto siempre por todo lo que he peregrinado [...]» (GA, I, 3, p. 169-171).

83 Ibidem, p. 169.

84 Véanse al respecto Francisco Morales Padrón, La ciudad del Quinientos. Historia de Sevilla, III, Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 1977, p. 143; Tomás de Mercado, Suma de tratos y contratos, edición y estudio preliminar por Nicolás Sánchez-Albornoz (Clásicos del pensamiento económico español), Madrid, 1977, I, cap. xx, p. 226-228; Henri Guerreiro, «Aspects de la critique sociale dans la première partie du Guzmán de Alfarache», La contestation de la société dans la littérature espagnole du Siècle d’Or, Travaux de l’Université de Toulouse-Le Mirail, XVIII, 1981, p. 28-33. Véase asimismo la petición de Cortes LXXIV, del año 1571 (Actas de las Cortes de Castilla [1563-1627]), III, p. 108-109.

85 GA, I, I. 1,3, p. 170.

86 Véase supra, p. 4.

87 La trashumancia de los rebaños desde sus «agostaderos» hasta sus «invernaderos» («a extremos») empezaba mediado el mes de septiembre: «Con un mes de viaje cubrían la distancia, y a finales de octubre se encontraban todos los ganados trashumantes en sus invernaderos: en los finos pastos de Extremadura, Andalucía y Alcudia, o en las soleadas tierras del Mediterráneo». La partida de las dehesas del Sur comenzaba a mediados de abril. Señálese, además, que «en los meses invernales solían disponer los propietarios de sus reses en los mercados en ruta o próximos a los invernaderos». Así se entiende que el regidor evocado por Mateo Alemán disfrutara de la leche de sus ovejas. Véanse al respecto Julius Klein, La Mesta. Estudio de la historia económica española. 1273-1836, versión española de C. Muñoz, Madrid, Alianza Editorial, 1979, cap. II, p. 31-45; Joseph Pérez, Isabelle et Ferdinand Rois Catholiques d’Espagne, Paris, Fayard, cap. I, p. 43-48.

88 GA, I, 1. I, 3, p. 171.

89 Ibidem, p. 171.

90 Ibid., p. 170.

91 Buen testimonio de la escalada represiva en el reino de Granada, lo es el sínodo provincial convocado en dicha ciudad, en 1565. «Las resoluciones de esta asamblea [...] rompen deliberadamente con la línea seguida hasta entonces por los prelados [...]. A través del texto de nueve artículos [...] dejaban de emplearse los términos evangelización, predicación, catequización y sólo se hablaba de represión». Posteriormente, en el año 1566, una «asamblea de teólogos, juristas y militares reunida en Madrid» hizo suyas casi todas las peticiones del sínodo granadino. Para más detalles, véase Antonio Domínguez Ortiz y Bernard Vincent, Historia de los moriscos. Vida y tragedia de una minoría, Madrid, Alianza Editorial, 1984, cap. 1, p. 17-33.

92 Véanse GA, II, 1. II, cap. IX, p. 506; Henri Guerreiro, «La Originalidad del San Antonio de Padua de Mateo Alemán. Hagiografía y Picaresca. De lo teológico a lo social. I. La Teología», p. 140-141, en Études sur l’œuvre de Mateo Alemán (Lille-Thèses: ISSN.0294-1767-2442.14249/93).

93 Ibidem, p. 259-308.

94 López Pinciano, Philosophía antigua poética, edición de Alfredo Carballo Picazo, Madrid, CSIC, 1973,3 vol.

95 Francisco A. de Icaza, Cancionero de la vida honda y de la emoción fugitiva. Sucesos reales que parecen imaginados de Gutierre de Cetina, Juan de la Cueva y Mateo Alemán, Madrid, 1951, p. 382.

© Casa de Velázquez, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search