Version classiqueVersion mobile

La invención de la Novela

 | 
Jean Canavaggio

Primera parte

Calas en la narrativa caballeresca renacentista: el Belianís de Grecia y el Clarián de Landanís

Sylvia Roubaud

Texte intégral

1La literarura caballeresca del Siglo de Oro forma un territorio extensísimo, un continente con múltiples provincias y variados paisajes del que queda aún mucho por explorar. Pero también cada uno de sus representantes, ya sea bueno o mediocre, logrado o enfadoso, es por sí solo –como bien se ha de ver en los dos ejemplos elegidos para este estudio– un verdadero mundo.

  • 1 Las estimaciones aludidas aquí corresponden respectivamente a la de P. de Gayancos en su «Catálogo (...)

2Suficientemente conocidas son las ingentes dimensiones de la producción caballeresca española para que no haga falta detallarlas aquí. Basta con recordar que, desde sus primeras manifestaciones medievales hasta su último desarrollo a principios del siglo XVII, el género abarca una cantidad de obras enorme. Verdad es que su recuento ha variado mucho con el correr del tiempo; según las épocas y según los críticos ha ido disminuyendo o bien volviendo a aumentar para amoldarse a perspectivas literarias y criterios de selección más o menos limitativos: estimados en más de un centenar a mediados del XIX, los libros de caballerías, al reevaluarse su número en la segunda década del xx, quedaron reducidos a menos de cincuenta títulos y, en cambio, superan actualmente los sesenta en el último inventario que de ellos se ha hecho1. Excesivas o rebajadas, semejantes cifras resultan, de todos modos, considerables; y las listas, incluso las más restrictivas, propuestas por los sucesivos bibliógrafos de la materia caballeresca representan una porción de lecturas imponente, sobre todo si se tiene en cuenta el hecho que en cuanto a tamaño –es decir a cantidad de folios de las antiguas ediciones in-4º– la mayoría de estos libros igualan y a veces exceden ampliamente al Quijote.

  • 2 Véase la pregunta burlona del Canónigo cuando cuestiona la credibilidad de «aquella turbamulta de t (...)

3No menos cuantioso es el número de habitantes que, surgiendo folio tras folio, van poblando y recorriendo los espaciosos campos de papel impreso del continente caballeresco. La proliferación de personajes es un rasgo característico de las novelas de caballerías y, como tal, les mereció por largo tiempo el aprecio del público sin provocar, al parecer, fastidio ni reprobación particulares en los adversarios del género. Su censor más exigente, el mismo Cervantes, sólo ocasionalmente protesta contra este aspecto cuantitativo de la creación caballeresca y, cuando lo hace, es con intención de denunciar, como siempre, su inverosimilitud y mentiras más bien que para criticar su abundancia novelística2. Poco a poco, sin embargo, ésta dejó de gustar, y lo que se había tenido por señal de riqueza y diversidad, acabó por incomodar hasta a los lectores mejor intencionados; el exceso de población en las tierras caballerescas es una de las principales causas que han dificultado su redescubrimiento, y todavía hoy sigue siendo motivo de desaliento para los turistas universitarios más sufridos y curiosos.

  • 3 «[...] esa palma de Ingalaterra se guarde y se conserve como a cosa única [...]»: ver el resto del (...)
  • 4 Todos estos recuentos pueden verificarse recurriendo a los índices onomásticos, por lo general sati (...)

4Lo cierto es que no hay que tenerle miedo a la muchedumbre para viajar por las comarcas de la caballería. Por más preparado que uno esté a conocer allí a un montón de gente, se queda impresionado cada vez que echa la cuenta exacta de los individuos encontrados por el camino. Sirvan de ejemplo algunas obras de dimensiones parecidas pero compuestas en épocas diferentes: el Amadís de Gaula, cuyas primeras versiones se remontan al siglo XIV, encierra alrededor de 270 personajes; el Tirante el Blanco, que data de fines del xv, unos 290; y el Palmerín de Inglaterra, escrito en pleno Renacimiento, cerca de 350 (con lo cual también numéricamente se lleva «esa palma» que por su alta calidad y claro estilo le ha otorgado Cervantes en el capítulo del «escrutinio»3). Por su lado, el primero de los Palmerines, el de Oliva, publicado a principios del siglo XVI, pasa apenas de los 190, pero esta cifra, notablemente modesta, se debe a que el libro es casi mitad más corto que los otros tres. En comparación con estas multitudes resulta modestísima la lista, considerada generalmente como impresionante, de los 130 personajes que comprende el enorme Tristan en prosa francés del siglo XIII4.

  • 5 Este cálculo se basa en la edición de Zaragoza, 1508, del Amadís de Caula (298 f.); en la de Valenc (...)

5Igualmente agobiante es la densidad de población que suele caracterizar estas narraciones caballerescas, ya que, como promedio y sin siquiera contar la multitud de soldados anónimos que participan en las grandes batallas colectivas, equivale a un personaje por cada folio (algo menos quizá en el Amadís y el Tirante, y bastante más en los dos Palmerines5). Confirman ampliamente estos resultados las dos obras escogidas aquí como muestras, el Belianís de Grecia y el Ciarián de Landanís; tanto los cuatro libros del primero como las cinco secciones del segundo cumplen generosamente con los requisitos de tamaño y superpoblación humana que se acaban de indicar. El Belianís, dentro de sus 510 folios, presenta a unos 320 personajes, lo cual supone la aparición de una a dos figuras nuevas por folio –cifra equiparable con la que suelen ofrecer los más abundosos representantes del género, pero probablemente inferior todavía a la que evidenciaría un censo demográfico cabal de los 925 folios que tiene el Clarián. Este último proporciona, por lo demás, interesantes ejemplos de los recursos algo mecánicos que emplean los autores caballerescos para multiplicar en sus libros el número de habitantes por página; uno de los más sencillos y corrientes consiste en dar sistemáticamente, con ocasión de una batalla, de una expedición marítima, de un torneo, de una fiesta palaciega, de una petición en Cortes o de cualquier otro acontecimiento notable, la nómina completa de los participantes, introduciendo en ella nombres nuevos al lado de los ya conocidos: en el Libro I, cuando el héroe se compromete solemnemente a relatarle una por una sus aventuras al futuro redactor de su historia, el obispo don Vadulato de Bondirmague, le rodea un séquito numeroso en el que descuellan treinta y dos compañeros suyos, cuya lista volverá a repetirse con variantes en varios episodios del mismo libro y de los libros subsiguientes:

  • 6 Clarián, Lib. I, cap. lxv, f. LXV v° (cito por la ed. de Sevilla, 1527). Otra versión, más corta y (...)

Y allí juró don Clarián [...]. Luego juraron Florantel, don Galián y don Palamís de Hungría, Honoraldo de Borgoña, Girarte de Irlanda, Roselao de Suevia, don Felisarte deJaffa, Ermión de Caldonga, Armaleo de Laque, Flordemar, Dantesor el Preciado, Grisabor, Belamán el Nombrado, Telión de la Maza, Arceal y Monbeldán, Guirlaniz del Boscaje, Laucamor el Esforzado, Galinor de Monferrán, don Danirteo de Gu[el]dres, don Laurgel, Daricón y Ganiser de Montargis, Tandalis de Nagorce, Canarpis de la Funda, Antifol de Janglante, Luquidan de Boncaner, Calidor de Venarde, Tindarel de Velorgue, Argan de Fugel, Genadis de Suecia, Radiarte de Monris6.

  • 7 Sobre la influencia de la onomástica de la «materia troyana» en el Amadís de Gaula, ver M. R. Lida (...)

6Así es como llegó a perdurar y a reutilizarse en la novela de caballerías renacentista el tradicional motivo de la enumeración de nombres aristocráticos y sonoros, que antiguamente había servido para conmemorar a los héroes homéricos y, a través de las refundiciones medievales de la leyenda troyana, se había ido transmitiendo a los autores artúricos, imprimiendo más tarde su sello en la onomástica del Amadís7. Y así es, también, como los escritores caballerescos españoles, urgidos por la necesidad permanente de acumular personajes, usaron y abusaron del tópico, lanzándose a inventar las retahilas de nombres extravagantes que jocosamente iba a parodiar Cervantes en el Quijote.

  • 8 Sobre la combinación, en los libros de caballerías, de un fondo narrativo inmutable y de elementos (...)

7Con ser voluminosísimos, el Clarián y el Belianís no representan más que una mínima porción de los textos, folios y figuras heroicas que comprende la literatura caballeresca. Sería arriesgado sacar de ellos conclusiones aplicables al conjunto del género; las dos obras solamente permiten observar lo que pudieron ser las intenciones y el quehacer novelístico de unos cuantos autores de mayor o menor cuantía. Cada una tiene, además, su fisonomía propia, pues a pesar de lo que se ha venido diciendo de la monotonía y uniformidad de las novelas de caballerías, las más de ellas ofrecen rasgos específicos que las diferencian considerablemente unas de otras; en el Belianís y el Clarián son muy perceptibles, dentro de la reiteración de tópicos y esquemas básicos, las variantes de forma y contenido que cada autor ha sabido elaborar8. Sin embargo, ambos libros –precisamente porque unas veces se complementan y otras se oponen– reflejan con bastante fidelidad las tendencias de la narrativa caballeresca en determinado momento de su evolución; también ilustran con particular relieve los problemas que le plantea al investigador de hoy esa inmensa producción literaria que se extinguió definitivamente hace más de doscientos años y quedó desde entonces relegada al olvido, perdiéndose el secreto de su primitivo encanto.

  • 9 Esta clasificación no pretende contrastar dos sectores cronológica y cualitativamente distintos de (...)
  • 10 De las diferentes secciones tanto del Clarián como del Belianís se han conservado ediciones diversa (...)
  • 11 Compárense Clarián, Tercera Parte, f. XLI r° (cito por la única ed. conservada de Toledo, 1524): «L (...)

8Cronológicamente, tanto el Belianís como el Clarián forman parte de las novelas caballerescas «nuevas», por llamar así, distinguiéndolas de las más viejas, a aquellas que se publicaron de los años 1520 en adelante9; pero dentro de esta categoría no pertenecen a la misma generación: el Clarián es más antiguo, ya que sus sucesivos libros o partes salieron a luz entre 1518 y 1528, mientras el Belianís; bastante más tardío, fue probablemente compuesto entre 1540 y 1570, editándose su primera mitad en 1547 y la segunda en 157910. Ello explica que en ciertos casos el Belianís denote la lectura y, quizás, la imitación de su predecesor; valga como ejemplo, entre otros muchos, el nombre de don Lucidaner que en el Clarián es el de un moro enemigo y rival del protagonista, pero reaparece en el Belianís atribuido al propio hermano del héroe11.

  • 12 Sobre la cronología insegura de las diferentes partes del Clarián como también de sus sucesivas edi (...)

9En cuanto a su elaboración y sus autores, las dos obras distan mucho una de otra. El Clarián es creación de varios novelistas, de condición y temperamento harto diferentes, y constituye, aunque menos numerosa, una familia de textos semejante a las de los Amadisesy Palmerines; se compone en efecto de cinco secciones, algunas de las cuales relatan la biografía de un descendiente o allegado del fundador de la dinastía, como son su hijo Floramante de Colonia y su sobrino Lidamán de Ganayl, cuyos nombres encabezan ciertas de las sucesivas partes de la serie. La primera fue escrita, según consta en el privilegio, por un tal Gabriel Velázquez, «vecino de Guadalajara», y suscitó dos continuaciones enteramentes distintas que sus autores denominaron, cada cual por su lado, «libro segundo» y «segunda parte», dificultando no poco con esta iniciativa la futura tarea de los bibliógrafos de la materia caballeresca12. La una de ellas es obra de un oscuro médico adscrito al servicio del Conde de Orgaz, un cierto «maestre Alvaro, físico», cuya personalidad se vislumbra en el prólogo cuando, con pedantería típica de su profesión, se dedica doctamente a calcular las distancias que median entre las nueve esferas celestiales para encarecer mejor la fugacidad de la vida y de los pasatiempos librescos:

  • 13 Clarián, Lib. II, prólogo, v° de la portada y f. sig., s. n.

Ha de saber Vuestra Señoría otra conclusión verisímile según que trae Aristóteles [...] que desde aquí al primero cielo que es el de la Luna hay III cuentos y CCCXXXVI mil DCLX leguas. E desde ahí al segundo cielo que es el de Mercurio hay diez tanto que esto, y del segundo al tercero que es el de Venus otro diez tanto, y assí multiplicando diez tanto en cada cielo hasta llegar al noveno13.

  • 14 Clarián, Cuarta Parte (= Lidamán de Ganayl), f. CLX1X v° (cito por la única ed. conservada de Toled (...)

10La otra continuación se debe a un humilde hidalgo, Jerónimo López, escudero en la Casa Real portuguesa, que más tarde reanudó su labor completándola con una tercera y una cuarta Parte, al final de la cual asegura, según costumbre inveterada en los autores caballerescos, que todavía queda suficiente material para quien quiera proseguir con la historia; para hallar este material bastará con consultar las mismas «crónicas alemanas» de las que él ha echado mano hasta ahora, y principalmente la «grande hystoria de Vitasilao de la gerosolima empresa», donde aun están sin aprovechar las biografías de tres bisnietos de Clarián14.

  • 15 Ver el colofón de la edición del Belianís I y II, Burgos, Martín Muñoz, 1547: «a su costa [del impr (...)

11Muy diverso es el caso del Belianís de Grecia, fruto del ingenio de un solo escritor, el agudísimo y culto licenciado burgalés Jerónimo Fernández, que ejerció en Madrid la profesión de abogado y en cuya empresa colaboraron activamente los miembros de su familia: los gastos de impresión de los Libros I y II, sacados a luz por vez primera en su ciudad de nacimiento, parecen haber corrido en parte a costa de su padre, el «virtuoso varón Toribio» cuyo nombre se menciona en el colofón de casi todas las ediciones conservadas15; y los Libros III y IV se publicaron, después de la muerte del autor, merced a los esfuerzos de su hermano Andrés quien les puso, como se verá más adelante, un prólogo de su propia cosecha. Eso sí, al terminar su novela y despedirse del lector en los últimos renglones del Libro IV, el licenciado sigue la tradición ejemplificada por el Clarián; mientras por un lado anuncia que ya no piensa volver a la historia, por otro la deja interrumpida en medio de un episodio para dar lugar a que alguien pueda continuarla:

  • 16 Belianís III y IV, f. 280r° (cito por la única ed. conservada de Burgos, 1579).

[...] y assi lo dexaré en esta parte, dando licencia a cualquiera, a cuyo poder viniere la otra parte, la ponga junto con ésta, porque yo quedo con harta pena y desseo de verla16.

  • 17 Don Quijote, I, 1. No creo, como asegura Eisenberg, «La biblioteca de Cervantes», Studia in bonorem (...)
  • 18 Sobre esta Quinta parte manuscrita del Belianís, ver Apéndice.

12Sabido es que esta sugerencia le llamó la atención a Don Quijote, quien estuvo a punto de concretarla y de tomar la pluma para «acabar la inacabable aventura» dejada en suspenso por el licenciado Fernández, «si», según indica socarronamente Cervantes, «otros mayores y continuos pensamientos no se lo estorbaran»17, A pesar de ello, no le falta al Belianís, como al Clarián, la continuación que reclamara su autor; más desocupado que el Ingenioso Hidalgo, un escritor de carne y hueso, pero totalmente desconocido, le añadió una Quinta Parte que ha permanecido sepultada en un farragoso manuscrito y de cuyo contenido apenas se han enterado bibliotecarios y bibliógrafos18.

  • 19 Sobre la brillantísima carrera de Charles de Lannoy (heredero de los señoríos de Maingoval y de Sen (...)

13En lo que se asemejan el Clarián y el Belianís es en la elección de protectores de excelsísima posición social. En la dedicatoria del Libro I de la serie de los Clarianes, su autor se coloca al amparo de un representante de la más linajuda nobleza valona, Charles de Lannoy, a quien llama «Charles de Mingoval, mussiur de Sanzela»; ilustre por su conexión e intimidad con el futuro Carlos V, conocido en toda Europa por su valentía en la guerra y los torneos, miembro de la Orden del Toisón de Oro, este gran señor formaba parte del séquito del joven monarca durante su primer viaje a España y se había hecho famoso justando con su amo en Valladolid precisamente pocos meses antes de que saliera a luz el libro de Gabriel Velázquez19. Éste hace coincidir ingeniosamente las iniciales de su protagonista (Clarián de Landanís) con las de Charles de Lannoy, insinuando a las claras en el prólogo que la novela es un trasunto fantaseado de su vida y hazañas más destacadas:

  • 20 Clarián, Lib. I, Toledo, Juan de Villaquirán, 1518, prólogo, f. prelim., s. n., r° v° (ejemplar de (...)

[...] la gran gran desenvoltura, ligereza y denuedo que Vuestra Señoría en el exercicio de las armas tiene, lo qual mostráys y avéys mostrado bien abierta y conoscidamente en los torneos, justas, passos, y otras cosas en que os avéys hallado [...] da causa a que de los estraños de vuestra nación seáys loado y se os dé renombre E puesto que de todo lo que he dicho con mucha razón las crónicas españolas, francesas y alamanas hablan y hablarán muy cumplidamente |...] yo he trabajado que en esta mi simplezica y ruda obra se expliquen y parezcan algunos de los loores que os son devidos, para que a las presentes y venideras gentes sea manifiesto aver sido vuestras obras y notables hechos y gran nobleza tan grandes y tales que sino con premio muy soberano no podrían ser por la fortuna colocados en la silla que merecen20.

  • 21 La edición del Primaleón por Delicado es la de Venecia, Juan Antonio Nicolini de Sabio (= da Sabbio (...)

14El aseverar de este modo la historicidad encubierta de la obra para darle mayor autoridad era un tópico frecuente en los prólogos caballerescos. Ya se sabe que las más veces esta pretensión carecía de fundamento y no pasaba de ser un mero artificio retórico. También Francisco Delicado, en uno de los prefacios que antepuso a su edición del Primaleón, segundo de la serie de los Palmerines, dio por sentado que en «esta ystoria maravillosamente fingida», según dice, el autor celebraba a su manera el glorioso recuerdo de los antepasados de don Luis Fernández de Córdoba a quien había dedicado el libro; y esto, aun cuando poco o nada hay en la trama de la novela que permita corroborar semejante aserción21. Sin embargo, en el caso concreto del Libro I del Clarián, tal vez valdría la pena comparar la ficción con la vida real y verdadera de Charles de Lannoy.

  • 22 Clarián, Tercera Parte, prólogo, v° de la portada: «por un fidalgo de sua casa e criado a las migal (...)

15Más encumbrada todavía es la figura a quien están dedicadas las Partes Segunda, Tercera y Cuarta del mismo Clarián, pues el escudero Jerónimo López las dirigió todas tres a Juan III de Portugal, como criado que era a las migajas de la mesa del monarca, según él mismo expresa con típica obsequiosidad cortesana22. Al final de la Segunda no vaciló en incluir, a modo de remate, una fervorosa invocación al «preclaríssimo príncipe», vertida en altisonantes estrofas de arte mayor que son un modelo de adulación palaciega; allí «a su alteza encomienda la obra», rogándole:

  • 23 Clarián, Segunda Parte (= Floramante de Colonia), f. CLXII v° (cito por la única ed. conservada de (...)

[...] reciba el presente del leal servidor
pues a vos se ofrecen [sic] con sobra de zelo,
a vos y no a otro pues soys en el suelo
diáfono [sic] norte, suprema cometa,
estrella crinante, fulgente planeta,
de pobres cubierta, de tristes consuelo
23.

16De poco provecho fueron para el hidalgo escritor estas hiperbólicas lisonjas, y si con ellas esperaba granjearse el favor regio y alcanzar alguna recompensa concreta, sufrió, al parecer, grave desilusión; en el prólogo de la Cuarta –y última– Parte del libro le reprocha tristemente a su señor la frialdad con que ha venido acogiendo hasta entonces sus ofrendas novelísticas y suplica se le otorgue por fin la paga que merece:

  • 24 Clarián, Cuarta Parte, prólogo, v° de la portada.

O maravilloso mysterio que unos callando alcançan y otros hablando pierden. O rey magno y bienaventurado ¿porqué assí vuestra alteza se olvida de un menor siervo y criado suyo no queriendo recebir ni acebtar mi trabajo y desseo por servicio? [...]. Pues, muy sereníssimo rey, mire vuestra excelentia todas estas cosas, y con aquel real consejo suyo que todo acaba y conoce [...] quiera soldar esta llaga [...] y desta manera serán ricos los que son probres [sic], y los temerosos abienaventurados y conoscidos24.

17Por el mismo camino van las dedicatorias y diferentes prólogos del Belianís. Su autor, el ya mencionado licenciado jerónimo Fernández, ofreció la obra a un eminente personaje de la corte de Carlos V, don Pedro Suárez de Figueroa y de Velasco, suplicándole la recibiera «con aquella voluntad con que todos los antiguos criados de vuestra casa son tratados». En el prólogo del Libro I, empieza por vindicar su empresa literaria equiparándola hábilmente con la de los cronistas que consignaron la historia de los siglos pasados; y de ahí pasa a ensalzar aquellos «notables hechos y valerosas hazañas» que dieron renombre al linaje del propio don Pedro, diciéndole con enfática reverencia:

  • 25 Belianís I y II, prólogo del Lib. I, f. prelim., s.n. r° (cito excepcionalmente por la ed. de Burgo (...)

¿Dónde procediera tanto valor en nuestras Españas como el que al presente tienen, si la memoria de los antiguos se perdiera? ¿Dónde vuestra esctarescida genealogía y casa de Velasco estuviera tan metida en las estrellas, si la memoria de los tan esclarescidos condestables vuestro padre y agüelos se perdiera?25

18Es difícil saber si semejantes halagos surtieron efecto y si su destinatario mostró más interés y agradecimiento por el Belianís que por el Clarián el rey de Portugal. El prudente licenciado Fernández no creyó oportuno tocar explícitamente en este tema y, al revés de su quejumbroso colega lusitano, ni se rebajó a solicitar recompensas ni se afligió de la tibieza de su protector, si es que tenía motivo para ello. Sólo en una ocasión y casi al terminar su libro manifiesta algún desaliento y, como burlándose de sí mismo, alude discretamente a la indiferencia con que se mira su labor:

  • 26 Belianís IV, f. 229 v° Más lejos, al terminar la obra, el licenciado también declara con humorístic (...)

Tras navegar por este océano de hazañas no veo lo que a los otros hystoriadores les suele aguardar al puerto de sus trabajos, porque no solamente no descubro persona que me aguarde ni quien se alegre de mi llegada, ni veo corona ni veo guirnalda de flores por la perseverancia en mis trabajos26.

  • 27 La firma de Fuenmayor, junto con la de otros colegas del Consejo Real que éste encabezaba, figura, (...)

19En cuanto a los Libros III y IV de la novela, no llegaron, como se ha dicho, a editarse en vida del autor; su hermano Andrés, al sacarlos a luz cuando ya reinaba Felipe II, escogió, para dedicárselos, a un familiar del monarca, el «Illustre Licenciado Fuenmayor, cavallero de la Orden de Santiago, del Consejo real y cámara de su Magestad mi señor»: elección muy atinada ya que precisamente este poderoso personaje aprobó la publicación de la obra firmando el privilegio y licencia concedidos para su impresión27. En su Prólogo, Andrés justifica el atrevimiento que le incita a dirigirse a Fuenmayor exponiéndole los méritos de la novela y recordándole en particular que ésta había logrado interesar a un lector insigne:

Aver agradado tanto a la Magestad de Carlos quinto Invictissimo Emperador y señor nuestro la primera y segunda parre que gustó de oyrla diversas veces, dio causa a quel Auctor, que fue el Licenciado Hernández mi hermano, escriviesse también la tercera y quarta.

20A continuación insiste en una idea que hasta entonces los autores caballerescos apenas habían formulado, o sólo empezaban a formular de modo confuso, y que debió de serles particularmente grata a Fuenmayor y a su real amo; y es que el Belianís, además de ofrecer, como otros libros de su clase, ejemplos de heroísmo, lecciones de táctica militar y modelos de elocuencia, se propone infundir en sus lectores, de cualquier condición que sean, una total dedicación al monarca, ya que en todo momento:

  • 28 Todo este prólogo de Andrés Fernández está colocado al frente de Belianís III y IV, f. 2 r°, quedan (...)

[...] muestra no sólo a los muy altos y claros juyzios pero aun a los de muy vastos y grosseros entendimientos la obligación que tienen los príncipes y cavalleros y todo género de personas, así para lo que toca a su salvación como para su honor y de sus hijos y descendientes, de servir lealmente hasta la muerte a su rey28.

  • 29 Semejante apropiación era muy frecuente. En su Aproximación al Quijote, Barcelona, Teide, 1970, p. (...)

21Sería impropio, desde luego, atribuirle un significado especial a cuanto prólogo y dedicatoria se escribió en el Siglo de Oro. El enderezar las obras literarias a personajes importantes con la esperanza de despertar su interés, obtener su patrocinio o recibir sus mercedes había venido a ser una práctica rutinaria a la que no se daba demasiada importancia y con la que en muchos casos se cumplía mecánicamente repitiendo frases hechas y conceptos convencionales; harto sabido es que el mismo Cervantes, al redactar la dedicatoria de la Primera Parte del Quijote al Duque de Béjar, calcó buena parte de la que años antes Herrera dirigiera al Marqués de Ayamonte en su edición anotada de las obras de Garcilaso29. Especialmente reiterativos suelen mostrarse los escritores caballerescos, tan propensos siempre a reincidir en los mismos remas. Con todo, parece evidente que los prólogos y dedicatorias de varios de los Clarianes y de las diferentes partes del Belianís revelan en sus autores una ambición más alta que en otros novelistas de su clase y son, hasta cierto punto, indicio de una nueva valoración del género.

  • 30 Sobre las fuentes tratadísticas que este doctrinal copia y combina, ver R. M. Walker, Tradition and (...)
  • 31 Recuérdese que en su prefacio Montalvo, después de evocar con encomio a los Reyes Católicos, indica (...)
  • 32 Dejando aparte al Clarimundo portugués, cuyo caso examino más adelante, otras novelas de caballería (...)

22Esta valoración moderna tiene un origen antiguo y, como todo componente de la ficción caballeresca renacentista, es fruto de una larga tradición medieval. Desde un principio, y prácticamente al nacer en Francia la novela en prosa, sus inventores habían pretendido rivalizar con los cronistas, o bien afirmando la autenticidad de sus relatos, o bien arguyendo que éstos, a pesar de ser fingidos, contribuían eficazmente a la formación política y moral de la nobleza; ya en el siglo XIII las principales narraciones de asunto troyano o artúrico, cuando no insistían en la veracidad histórica de su propio contenido, tendían a presenrarse como tratados de educación aristocrática al estilo de los «regimientos de príncipes». Naturalmente estos motivos se transmitieron más tarde a los primeros novelistas hispánicos quienes los fueron desarrollando a su manera: el autor del Cavallero Zifar; con el pretexto de aleccionar a los dos hijos del protagonista y de enseñarles a reinar, inserta en su libro un verdadero doctrinal de virtudes y buen gobierno30; y el Amadís de Gaula, además del prólogo que le puso Montalvo para recalcar su significado ejemplar, contiene numerosas amonestaciones a «los poderosos del mundo» donde a modo de sermón se les echa en cara sus yerros más peligrosos31. Después del Amadís se hará obligatoria en los libros de caballerías la presencia de los dos tópicos heredados de la tradición, el de la historicidad de la obra y el de su elevado valor didáctico; ambos aparecen juntos o por separado en casi todos los prefacios y a veces también en el decurso de las narraciones, dando lugar a cantidad de variantes y amplificaciones más o menos ingeniosas. El que los autores del Clarián y del Belianís se hayan valido de ellos para dignificar su ficción no es, pues, ninguna novedad; lo nuevo y original está en haberlos utilizado para allegarse a la persona del rey y solicitar su atención, como si a la literatura caballeresca le correspondiera por derecho un lugar privilegiado a la sombra del trono32.

23Esta ambiciosa estimación de la novela de caballerías es apenas imaginable hoy en que el género está tan totalmente desprestigiado. Pero parecía perfectamente admisible y hasta legítima a mediados del siglo XVI, cuando éste gozaba de suficiente popularidad y consideración para poder afirmar su vocación aristocrática y reivindicar enérgicamente su dignidad frente a las censuras de moralistas y teólogos. Bien lo muestra un episodio del Belianís en que el autor se ha atrevido a incluir entre los personajes de su ficción a los príncipes más ilustres de su tiempo, aquellos de cuyas alianzas y conflictos había dependido el destino del mundo mientras él escribía su obra. En el capítulo XXIII del Libro III surgen juntamente, evocados con mayestática solemnidad, Carlos V, Felipe II, Francisco I de Francia y Solimán el Magnífico, que se le aparecen a la princesa Florisbella, esposa de Belianís, y a sus compañeras, en una visión alegórica suscitada por la diosa Juno: encima de un carro triunfal guiado por Marte y al lado de la Paz, el Emperador –cuyo rostro, misteriosamente, permanece invisible– ostenta en su cabeza una corona de refulgente pedrería y en sus armas el águila de dos cabezas, mientras al pie del carro se yergue su hijo blandiendo en una mano su espada desenvainada y en la otra su escudo blasonado de leones y castillos a cada lado de una esfera partida en dos mitades; algo más lejos y en medio de la soldadesca, caminan a la par, conversando con la Discordia, el Turco ricamente ataviado y el Francés en cuyas armas azules resaltan las flores de lis. Y como la acción de la novela se sitúa en época remota muy anterior al siglo XVI y les resulta por lo tanto totalmente enigmática a las damas del Belianís la identidad de los cuatro caballeros, Juno se encarga de revelar, a modo de profecía, quiénes son y qué destino les está reservado en el futuro:

  • 33 Belianís III, f. 59 r° Al indicar que no se puede ver el semblante del Emperador el licenciado Fern (...)

Aquellos dos cavalleros que allí veys son de la valerosa sangre Española juntada con la de Austria; no son aun nascidos que, quando lo sean, sus cosas espantarán los coraçones de los mortales. No les ha bastado la parte que agora del mundo es descobierta; posseerán nuevos Imperios, tales que toda la otra parte del mundo no sea su ygual; domarán la sovervia Alemania y la furiosa Italia [...]. Tendrán por grandes contrarios aquellos dos grandes principes que los miran: el uno será christiano, el otro de la seta de Mahoma; aquel de las tres coronas huyrá con los mayores exércitos que trajo Xerges [sic] y aun el otro será presso en el su reyno de España33.

24Más adelante, sin tramoya alegórica pero con idéntico fervor, el licenciado Fernández volverá a evocar a Carlos Quinto junto con su desafortunado rival francés, aprovechando además la ocasión para lisonjear discretamente a aquél a quien dedica su libro; en una clásica digresión sobre la inconstancia de la Fortuna y sobre el tema de la «caída de príncipes», exclama:

  • 34 Ibidem, f. 66 r°.

Quien pensara jamás una tan repentina destruvción como la del valeroso rey nuestro comarcano... sino que el soberano Señor en este príncipe y César nuestro quiso que la variable rueda hiziesse parada tal que della nunca se mudasse, y más teniendo por servidora a Vuestra Señoría, de quien por temor de ofender su gran merescimiento no me atreveré a hablar tan sola una palabra34.

  • 35 El futuro autor de las Décadas e historiador de la expansión portuguesa en Oriente escribió el Clar (...)
  • 36 Ver Clarimundo, Lib. III, cap. IV (ed. cit., vol. III, p. 91-III) y Eneida, VI, v. 752-886. El títu (...)
  • 37 La profecía de Juno en el Belianís III tiene enorme semejanza con la de Fanimor en el Clarimundo; c (...)

25Es de notar que la patriótica inserción, en una novela de caballerías, de figuras históricas prestigiosas, proyectadas en un seudo futuro lejano mediante el artificio de la profecía, no constituye una innovación del autor del Belianís. Unos veinte años antes, otro escritor, también alentado por un lector de sangre real, el portugués João de Barros, ya había recurrido a la técnica del vaticinio para glorificar a la dinastía lusitana. En el Clarimundo, dedicado a Juan III –a quien en vida de su padre el rey don Manuel sirviera como paje y comunicara el borrador de su obra– Barros imagina que el protagonista, un príncipe de Hungría lanzado a las aventuras, navega hasta Lisboa en compañía de un mago llamado Fanimor35; al llegar a la serranía de Sintra, éste conduce al joven héroe a lo alto del castillo y allí, en inspirada mezcla de prosa y coplas de arte mayor, hace desfilar ante sus ojos a los sucesivos reyes de Portugal –desde Alfonso Henriques hasta el propio Juan III– anunciándole que han de ser sus descendientes y han de conquistar nuevas tierras en las regiones más remotas de! orbe. Considerado generalmente como esbozo poético precursor de Los Lusíadas, el episodio refleja el afán de Barros por enaltecer juntamente a la monarquía portuguesa y a la ficción caballeresca envolviéndolas ambas en grandioso ropaje épico; su modelo no es otro, en efecto, que el celebérrimo pasaje del Canto VI de la Eneida en que la sombra de Anquises, guiando a su hijo por los Campos Elíseos, le da a conocer, de Rómulo a César, a sus sucesores más ilustres y le predice exaltadamente el porvenir imperial de Roma36. Antecedentes virgilianos, posteridad camoniana: el ejemplo del Clarimundo muestra lo que pudo ser, en opinión de sus autores más ambiciosos como también de sus más exigentes lectores, la novela de caballerías renacentista: un género heroico emparentado con la epopeya, situado como ella a medio camino de la fábula y de la historia, y capaz de celebrar con apropiada gravedad las más altas aspiraciones colectivas. Ilustrado con especial nitidez por la obra de Barros, este concepto de la narración caballeresca es el mismo que se expresa, de manera menos explícita pero no menos firme, en los Clarianes y en el Belianís37.

  • 38 «No morirás malograda / pues en esta vida en fin / te has dado más lindos verdes / que el potro de (...)
  • 39 He reunido y sintetizado aquí datos dispersos de los que buena parte puede verse en Clemencín, Bibl (...)

26Pasemos ahora a examinar qué destino tuvieron, después de publicadas, todas estas obras para las que sus autores pretendieron ganar una plaza en palacio, a la vista del príncipe y en su intimidad, con la probable esperanza de sustraerlas de este modo a las censuras, al olvido y a las injurias del Tiempo. A pesar de sus pretensiones, ni los Clarianes ni el Belianís lograron evitar el desprestigio que afectó al conjunto de la producción caballeresca, si bien este desprestigio, dicho sea de paso, fue bastante más tardío de lo que suele pensarse. Los libros de caballerías, en efecto, siguieron teniendo éxito y lectores en España durante buena parte del siglo XVII y conservaron su público fuera de España hasta bien entrado el siglo XVIII. Si no el Clarián, al menos el Belianís es precisamente un buen ejemplo de la perduración de esta literatura. En la península, en 1630, todavía es lo suficientemente conocido como para que Polo de Medina aluda elípticamente a él en uno de sus romances al echarle en cara a una dama ya madura su vida licenciosa38. En Europa es uno de los poquísimos textos caballerescos hispánicos en haberse vertido a tres lenguas, francés, italiano e inglés; en Francia, además de una traducción de los Libros I y II, editada a fines del siglo XVI, se hizo otra de los mismos en 1625; en Italia salió a luz, en 1586 y 1587, una adaptación que, según parece, dejó de lado parte de los Libros III y IV. Pero es en Inglaterra donde la obra tuvo mayor y más duradero éxito; allí no sólo se tradujo su primera mitad en 1598, sino que se la volvió a traducir nueva y completamente entre 1670 y 1664, añadiéndole el trasladador, en 1672, una continuación de su propia cosecha o Tercera Parte, en que la acción se desarrolla principalmente en «el antiguo reino de Irlanda»: este Don Bellianis of Greece, naturalizado con el título de The Honour of Chivalry, se reimprimió y refundió a fines del siglo xvn, extractándose de él, a lo largo del XVIII, una serie de versiones abreviadas de tipo popular y folletinesco. Pero también siguió interesando al público culto: todavía hacia 1780 lo menciona con aprecio el Doctor Johnson, atribuyéndole el máximo honor de haberle inspirado a Milton, un siglo atrás, un hermoso detalle de su Paraíso Perdido; y en 1821 Walter Scott hace de él la lectura predilecta de uno de los personajes de su Kenilworth39.

  • 40 También aquí he reordenado, añadiendo alguna novedad, informaciones que podrán completarse y aument (...)
  • 41 Sobre las huellas de la presencia en América del Clarián y el Belianís, ver I. A. Leonard, Los libr (...)
  • 42 La utilización del Belianís en el Diccionario fue advertida por Eisenberg, Romances of Chivalry, p. (...)

27Volviendo ahora atrás en el tiempo, cabe indicar que las respectivas trayectorias del Clarián y del Belianís, en el Siglo de Oro y en el ámbito hispánico, corresponden de modo previsible con la conocida evolución del género caballeresco en general: boga y favor del público hasta más o menos 1560, descrédito creciente después de esa fecha, y eclipse progresivo a partir de los años 1650. No ofrecen mayor sorpresa los indicios usuales que permiten apreciar la difusión de los dos libros, como son las menciones que de ellos se han hallado en otras obras contemporáneas, en las consabidas invectivas de eclesiásticos y moralistas contra la novela de caballerías, y por último en los inventarios de bibliotecas y libreros; solamente permiten comprobar una vez más la momentánea popularidad de que gozaron textos caballerescos hoy oscuros e imprudentemente considerados como secundarios. El Ciarían, además de ser tema de un temprano romance hoy, al parecer, desaparecido, está mencionado en 1564 en el prólogo de Antonio de Torquemada a su Olivante de Laura, y el Belianís en 1587 en el prefacio de la Tercera Parte del Espejo de principes y cavalleros (por otro nombre Cavallero delFebo) de Marcos Martínez; al Ciarían lo critican Pero Mexía en su Historia Imperial y Cesárea de 1547 y poco después Melchor Cano en uno de sus tratados teológicos en latín, en tanto vituperan el Belianís Fray Pedro Malón de Chaide, en 1588, en su Libro de la conversión de la Magdalena y Mateo Alemán, unos veinte años más tarde, en la segunda parte del Guzmán de Alfarache; el primero figura en el Catálogo de Fernando Colón, quien compró su Libro II y su Tercera Parte en 1525, mientras el segundo se inscribe en el inventario del librero Benito Boyer en 1592. Ambos tuvieron el honor de formar parte de la biblioteca de personajes ilustres: el Clarían se hallaba en la de Fernando de Rojas cuando redactó su testamento en 1541, y el Belianís en la de Alonso Quijano cuando Cura y Barbero quisieron expurgarla (DonQuijote, I,6); el Ciarían, además, aparece en la colección del humilde curandero morisco Román Ramírez, cuya desdichada capacidad para declamar de memoria voluminosas novelas de caballerías fue atribuida a inspiración del demonio por los Inquisidores que le procesaron y condenaron entre 1595 y 160040. Los dos libros, por fin pasaron a América, exportado probablemente el Ciarían a Nueva España por los conocidos impresores de Sevilla, Jacobo y Juan Cromberger –que habían reeditado los Libros I y II de la serie– y reclamado el Belianís en varias ocasiones por diferentes mercaderes establecidos en Lima; en 1655 todavía dan con éste último en una biblioteca privada de México los agentes de la Inquisición encargados de inspeccionarla41. Por fin, en 1726, el Belianís es uno de los Conrados libros de su clase que, junto con el Amadís y el Flortsel de Niquea, se incluye en la lista de obras utilizadas por los miembros de la Real Academia para componer el tomo primero del Diccionario de Autoridades42.

  • 43 Sobre todas estas ediciones, ver nota 8. La comparación editorial está a favor del Belianís con la (...)

28El que las dos novelas hayan tenido, con pequeñas variantes, destinos similares, no implica forzosamente que ambas hallaron en el público la misma acogida. Dos circunstancias parecen indicar, en efecto, que el Belianísgustó más que su congénere o, por lo menos, gozó de mejor fama entre los verdaderos conocedores de la ficción caballeresca. En primer lugar, el número de sus reediciones es bastante superior: cuatro, tal vez cinco reimpresiones de los Libros I y II entre 1547 y 1587, contra tres, dos o una sola para las diversas secciones del Clarián entre 1518 y 155043; esta disparidad es tanto más reveladora cuanto que el Belianís es más tardío y, al revés de su predecesor, pertenece a la época en que, iniciada la decadencia del género, se hicieron mucho más escasas las reediciones de estas novelas que en el período de florecimiento anterior. Pero la diferencia más significativa en la recepción de los dos libros la refleja, ante todo, el tratamiento que a uno y otro les ha reservado Cervantes en el Quijote.

  • 44 Ver A. Rodríguez Marín, «El caballero de la Triste Figura y el de los Espejos: dos notas para el Qu (...)

29Allí el Clarián es una sombra cuyo nombre no aparece por ningún lado y cuya presencia es tan escurridiza que se inclinan a dudar de ella algunos cervantistas renombrados. En 1915, Rodríguez Marín aseguró que había vislumbrado su silueta detrás de la del Ingenioso Hidalgo un día en que diera por casualidad, en la Cuarta Parte de la novela, con un Caballero de los Espejos y, lo que es más, con otro de la Triste Figura; más tarde, añadió que este último, llamado Deocliano, ya aparecía, junto con la «entristecida figura» que lo caracteriza, en la Tercera Parte, y de todo ello infirió que en uno u otro de estos dos textos se hallaba la fuente de los sobrenombres dados por Cervantes al bachiller Sansón Carrasco y al mismo Don Quijote44. Pero, aunque este hallazgo se dio a conocer hace ya unos ochenta años, nadie se ha preocupado desde entonces por investigar más detenidamente el misterioso parentesco que podría relacionar al ilustre protagonista de la ficción cervantina con el oscuro personaje olvidado entre las páginas del Ciarían. Para quien las lee en el ejemplar disponible hoy de su Tercera Parte, conservada en Londres, éstas son decepcionantes pero instructivas; ninguna semejanza hay, en efecto, sino total contraste, entre el «seco, avellanado y antojadizo» hidalgo cincuentón engendrado por el ingenio de Cervantes y el adolescente «Donzel de la Triste Figura» que allí surge:

[...] muy hermoso a maravilla, de gran cuerpo y valiente donayre, [...] ligero cometedor, [...] que conoscidamente el solo dava que hazer a otros muchos

30y en cuyo escudo dorado está representada la melancólica efigie femenina que es origen de su apodo:

  • 45 Clarión IIIa Parte, cap. XXI, f. LXIV v° y cap. IX, f. XXII v°; en el Clarián IVa Parte, cap. v, f. (...)

[...] una donzella de belleza estraña; su gesto mostrava ser muy triste, y en señal desto la una mano tenía en el corazón e con la otra linpiava las christalinas lágrymas que de sus fermosos ojos corrían45.

31Si algo muestran estos detalles es la distancia que, como en tantos otros casos, media entre el Quijote y sus posibles fuentes caballerescas, siempre profundamente alteradas por la fantasía cervantina y, por lo mismo, siempre inciertas y discutibles. No se puede excluir que Cervantes conociera el Clarión sin dignarse mencionarlo, notara en él, con su acostumbrada agudeza, la denominación involuntariamente ambigua y humorística de uno de los personajes, y decidiera hacerla suya, aplicándola en son de burla no al escudo sino directamente al lamentable aspecto físico de Alonso Quijano: ya se sabe que el «nombre apelativo» inventado por Sancho no necesita más ilustración visual que la persona misma de su desastrado amo, pues:

  • 46 Don Quijote, I,19. Suele admitirse, no sin reparos, que Cervantes leyó más libros de caballerías de (...)

[...] sin más ni más, y sin otra imagen ni escudo, le llamarán «el de la Triste Figura»; [...] porque [...] le hace tan mala cara la hambre y la falta de las muelas, que [...] se podrá muy bien excusar la triste pintura46.

  • 47 Ver Clememcín, nota 31 al Quijote, I, 19.

32Pero es igualmente admisible y sugestiva la antigua suposición de Clemencín, para quien la Triste Figura quijotesca remite a la Rica Figura que da su sobrenombre a Belianís cuando se presenta en la corte del Califa de Persia47; también este episodio pudo servir para que quedara irónicamente invertido y superado por la invención cervantina el desgastado tópico caballeresco, pues la rica imagen pintada en el escudo del príncipe griego es un retrato al vivo de su deslumbrante dama Florisbella, regalado por su protectora, la maga Belonia, y complementado con una letra que, «en verso y lengua árabe», dice:

  • 48 Para una descripción de las armas y escudo de Belianís como «Cavallero de la Rica Figura», ver Beli (...)

Es muy gran razón que muera
quien os vio
pues por veros se perdió
48.

  • 49 Incluyendo entre ellas las alusiones al «sabio Fristón», supuesto redactor de la biografía belianes (...)
  • 50 Don Quijote, I, 6: «Pues ése (el afamado Don Belianís) –replicó el Cura– con la segunda, tercera y (...)

33De todas formas, mucho menos insegura y más patente que la del Clarián es la posición que ocupan en la historia del Ingenioso Hidalgo los cuatro libros del Belianís, por los que Cervantes demuestra innegable debilidad. Su belicoso héroe se encuentra nada menos que al lado de Amadís en las piezas poéticas preliminares que encabezan la Primera Parte (Soneto «Rompí, corté, abollé,y dije y hice»); es, además, el primer protagonista de novelas de caballerías que interviene en el decurso del relato, antecediendo a aquellos tres –Palmerín, Amadís y el Caballero del Febo– sobre quienes, en el capítulo I de la Primera Parte, tienen competencia de pareceres Don Quijote, el Cura y el Barbero. Y vuelve a mencionarse explícitamente su persona en otras cinco a seis ocasiones, aludiéndose a ella de manera indirecta en varias más, con lo cual la frecuencia de sus apariciones sólo está superada por las veinte y tantas del omnipresente Amadís de Gaula, quedando atrás sus demás colegas caballerescos49. Claro está que, como indicación de las íntimas preferencias de Cervantes, estas cifras no tienen sino un valor muy relativo; el Palmerín de Inglaterra, tan alabado en el capítulo del «escrutinio», solamente se cita tres veces en todo el Quijote, mientras el FelixmartedeHircani, severamente condenado a las llamas del corral, tiene derecho a cinco menciones. Pero en el caso del Belianís el favor cervantino se halla confirmado por el juicio misericordioso que a su respecto emite el Cura, concediéndole liberalmente un plazo para corregir sus faltas: sentencia a todas luces indulgente si se tiene en cuenta que, de los doce libros de caballerías examinados por Pero Pérez, el Belianís acaba formando parte de la selecta minoría de cinco que se salvan de la hoguera y comparte con el Tirante el privilegio de ir a parar a las manos benévolas del Barbero50. Recuérdese en efecto que los supervivientes caballerescos del «escrutinio» del Cura son Amadís de Gaula y Palmerín de Inglaterra, absueltos incondicionalmente; el Espejo de caballerías, provisionalmente destinado a depositarse en un pozo seco; y Tirante el Blanco y Belianís, entregados ambos a maese Nicolás para que los custodie y los lea.

  • 51 Bien podría ser, por ejemplo, una imitación de la tramoya alegórico-patriótica imaginada por el Lic (...)

34Otro indicio, indirecto pero significativo, de la simpatía de Cervantes por el Belianís es el interés que por él manifiesta un lector tan atento a los componentes del Quijote como pudo ser Avellaneda. Éste alude repetidamente a la historia del príncipe de Grecia, mostrando conocerla con todo detalle: nombra al héroe en sus primeras páginas (cap. II), más adelante evoca ampliamente una de sus aventuras (cap. XII), y cabe sospechar que otras reminiscencias, menos visibles, del libro se hallan esparcidas en el resto de su obra51. Pero sobre todo lo declara lectura predilecta de su protagonista, cuyos desvarios atribuye, sin meterse en más matices, al deseo de identificarse con don Belianís imitándole en varias de sus empresas. En la trama de los capítulos finales de la novela apócrifa, dedicados a la estancia y a los disparates madrileños del hidalgo manchego antes de su encierro en el Hospital de dementes de Toledo, van entretejidos diferentes episodios del Libro I del Belianís que narran la rivalidad del héroe con un príncipe persa enamorado de la misma dama que él: conforme con este esquema, Don Quijote, según Avellaneda, porfía en denominarse Cavallero de la Rica Figura y, como tal, en desafiar al «titular grave» que le hospeda en su palacio, obstinándose en confundirlo con:

  • 52 Cap. XXIX del Quijote apócrifo; en este capítulo se inician los devaneos «belianescos» de Don Quijo (...)

[...] el ínclito y soberano [...] Perianeo de Persia, cuyo valor y esfuerzo tuvo a costa suya bien experimentado el nunca vencido don Belianís de Grecia, vuestro mortal enemigo y competidor sobre los amores de la sin par Florisbella, hija del emperador de Babilonia52.

  • 53 Ver Gayangos, Libros de Caballerías, «Discurso preliminar»; Menéndez Pelayo, Orígenes de la novela,(...)
  • 54 Sobre el Lib. I del Clarían, ver Eisenberg, Romances of chivalry, p. 60, 66, 68 y 71; y sobre el Be (...)

35A juzgar por todos estos datos, algunos lectores del siglo de Oro parecen haber tenido más familiaridad con el Belianís que con el Clarión. No sucedió lo mismo con los críticos modernos, quienes, con excepción de Bowle y de Clemencín, manifestaron por ambas novelas la misma indiferencia desdeñosa. Gayangos, que se dio a compendiar los más farragosos representantes del género, observa con respecto al contenido de estos dos un expresivo silencio; Menéndez Pelayo confiesa que no tuvo ocasión de leer a los Clarianes y, aunque poseyó un Belianís casi completo en su biblioteca, se contenta con notar la inusitada benignidad del Cura para con él; Thomas se ciñe a un minucioso rastreo de las menciones y censuras que suscitaron uno y otro libro53. Sólo en época reciente se les ha concedido por fin mayor atención: el Clarián se ha utilizado ocasionalmente para dilucidar ciertos rasgos específicos de la novelística caballeresca y del Belianís se ha iniciado una rehabilitación que pone de relieve la cultura y el estilo de su autor54. A pesar de ello ambas obras siguen siendo prácticamente territorios vírgenes y su exploración detallada excedería en mucho los límites de este trabajo; bástenos, pues, con proponer un enfoque parcial de cada una, destacando algunas de sus afinidades y dando una idea de su singularidad: esa singularidad que suele denegárseles a las novelas de caballerías por haber declarado Cervantes que todas salían de un mismo molde, aun cuando es evidente que él distinguía perfectamente la variedad de sus inflexiones.

36Buen punto de partida para semejante evaluación es un examen de los ámbitos geográficos respectivos en que se mueven los personajes del Clarián y del Belianís. Ya se sabe que uno de los elementos fundamentales de la biografía de todo caballero de ficción es el peregrinar continuamente por tierras extrañas, demostrando el valor de su brazo y ofreciendo su protección a los desamparados; desde el principio de su temprana carrera hasta el momento en que, casado por fin con su dama y generalmente elevado a la dignidad regia, se retira de las aventuras para dedicarse al gobierno de su estado, la vida del andante –bien lo expresa su nombre– es un viaje ininterrumpido, un vagabundeo iniciático cuyas etapas alternadas, castillo y corte, despoblados y encrucijadas, islas desconocidas y peligrosas florestas, configuran el desarrollo mismo de la narración novelística. Telón de fondo de este nomadismo heroico es la peculiar representación geográfica del mundo que propone la literatura caballeresca española. En ella se da ante todo, heredada de la época medieval, esa mezcla convencional de topónimos reales, localizaciones legendarias y fantasía pura que habían elaborado los escritores artúricos franceses, haciendo surgir espacios mágicos y ciudades imaginarias en medio de una Europa predominantemente inglesa o bretona; pero también puede expresarse otra visión del orbe, más amplia y a veces más moderna, que en cierta medida refleja las curiosidades propias de la mentalidad renacentista. De ello resulta que para cada novela de caballerías puede levantarse un mapa específico, de mayor o menor extensión, cuyo contenido depende del saber individual o de los gustos de su autor: en él figuran las comarcas tradicionalmente recorridas por la literatura anterior: la Gran Bretaña y la Escocia de Arturo, la Pequeña Bretaña y la Irlanda de Tristán, la Gaula de Lanzarote, y, a partir del Amadís y el Esplandián, las tierras imperiales de Alemania y de la Grecia bizantina; pero también vienen a inscribirse regiones menos frecuentadas cuya evocación, por escueta que sea, tiende a colocar a los personajes en un ambiente de novedoso exotismo.

  • 55 Las regiones septentrionales de Europa ya están presentes en el Amadís; pero, exceptuando el episod (...)
  • 56 Todos estos lugares, nombrados inicialmente en las primeras secciones del Clarión (Lib. I, II y Seg (...)
  • 57 La accesión de Gedres del fuerte Brazo al trono de Pequeña Bretaña, cuyo viejo rey le ha concedido (...)
  • 58 El relato de la invasión fracasada de Cosdroe, anunciada en el Lib. I, ocupa los cap. XXXIV a XLII (...)
  • 59 Clarián II, cap. XXXVIII a XLI; en la Segunda Parte se da de estos amores una versión diferente en (...)
  • 60 Clarián IIIa Parte, cap. L a LIII.

37El Ciarían, cuyos sucesivos autores se han empeñado en preservar el marco geográfico, relativamente limitado, en el que se encierra el Libro I de la serie, es ante todo una «novela septentrional». Su acción está localizada en esa Europa nórdica y remota que mucho más tarde Cervantes escogería como escenario de su Persiles, pero que por entonces la ficción caballeresca había dejado casi inexplorada, aludiendo incidentalmente a sus diferentes provincias sin jamás honrarlas con la presencia o visita de ningún personaje importante; el Amadís, en particular, siguiendo en esto el ejemplo de sus antecedentes artúricos, sólo las había mencionado de pasada y sin que en ellas se verificara aventura alguna de su protagonista55. El elegirlas como centro geográfico de su relato les permitía, pues, al autor del Clarían Iy a sus continuadores cumplir con dos requisitos: el de respetar la cartografía caballeresca tradicional y, por otro lado, el de renovarla, desviándose hacia territorios marginales menos transitados por sus predecesores. Aprovechando plenamente esta doble posibilidad, los Clarianes proponen al lector un periplo marítimo y terrestre bastante completo por los países situados a orillas del Mar Báltico y del Mar del Norte, en un ir y venir conrinuo desde Suecia, donde reina Lantedón, padre del héroe, y Noruega, que es la patria de su madre Damavela, hasta Dinamarca («Dacia»), tierra de su hermanastro Riramón, pasando por la isla de Gotland («Golandia»), por el archipiélago de Aland («ínsulas Altanas») y por varios puertos daneses, con frecuentes incursiones en los dominios costeños de Frisa, Holanda y Zelandia56. Fuera de esta zona preferente, que es cuna de los principales personajes de la historia y a la que tarde o temprano éstos vuelven a transportarse, ya sea con motivo de una campaña militar o de una reunión de familia, la acción del libro se desarrolla esencialmente en otro espacio geográfico cercano: el de Alemania, teatro de las primeras empresas de Clarián, de sus amores y bodas con la infanta Gradamisa, y de sus grandes guerras como Sacro Emperador Germánico y sucesor de su suegro Vasperaldo. Así queda delineado un perímetro territorial que, en definitiva, abarca toda la Europa de! Norte, pues llega ocasionalmente a extenderse hasta Bretaña (señorío del tío de Clarián, Gedres del Fuerte Brazo hasta Irlanda), áspero refugio de un príncipe rebelde, e incluso hasta Inglaterra y Escocia, donde, atraído por un paso de armas, reside un tiempo Deocliano de la Triste Figura57; dentro de él se mueve la turbamulta local de parientes, allegados y vasallos que rodea al protagonista y hacia él converge el infatigable tropel de gente extranjera, venida de lejanas tierras para buscar protección, ganar fama, prestar ayuda o declarar guerra: típica ilustración de este fenómeno es la expedición organizada por el rey Cosdroe de Persia para invadir las tierras de su enemigo Vasperaldo, a la cabeza de un innumerable ejército pagano que atraviesa a marcha forzada las llanuras de Sarmacia y Tracia, pasa el Danubio y penetra en Renania adonde por su lado han acudido, al llamamiento del Papa, los mejores caballeros de! Occidente cristiano58. Inversamente, son pocas las ocasiones en que la narración se desplaza hacia horizontes que no sean los de la Europa septentrional y germánica; descontando los casos –eso sí, frecuentísimos– en que hacen alto en algún lugar fabuloso o en alguna isla imaginaria de ubicación totalmente fantasiosa, los personajes del Clarián sólo salen del territorio habitual de sus aventuras por un tiempo corto y para ir a lugares que apenas llegan a adquirir en el relato una consistencia geográfica concreta: así es como Clarián se encuentra sin más ni más trasladado a Tesalia cuya reina Leristela, merced a un brebaje mágico, lo tiene encerrado diez meses en su palacio para gozar encubiertamente de sus amores59; a su vez, su hijo Floramante aparece un buen día en Numidia, resuelto a ablandar con sus ruegos y apasionadas endechas el corazón de la princesa Arminadora, pero tan mal acogido que en breve se retira «a hacer muy áspera vida en los Alpes de Alemana y a morir en ellos»60.

38La estabilidad del marco espacial en el que se sitúa el Clarián ya es en sí un rasgo notable, sobre todo si se tiene en cuenta el hecho que sus cinco secciones fueron compuestas por tres escritores sucesivos de muy diverso ingenio. Pero más notable aún es la documentada exactitud con que los dos primeros, Gabriel Velázquez y maestre Alvaro «físico», abriéndole el camino a su continuador portugués Jerónimo López, manejaron la información geográfica de la que habían echado mano. Hay efectivamente en el libro datos y detalles que mal se avienen con el irrealismo imputado desde siempre al género caballeresco: algunos de ellos denotan la consulta asidua de una «descripción» –esto es de un mapa comentado o de tablas corográficas al estilo de Ptolomeo– de las costas bálticas; varios otros reflejan la probable utilización de una miscelánea histórico-científica relacionada con esas mismas regiones.

  • 61 Los tratados V y VI del Jardín, publicado por primera vez en 1570 y probable fuente, según se sabe, (...)
  • 62 En el Lib. I están las menciones iniciales de! «duque de Tronde, que era el mayor señor de Nuruega» (...)

39Que los autores del Clarián I y II dispusieron de algún atlas básico para orientarse en el distante sector de Europa asignado a las andanzas de sus personajes, lo muestra la cantidad de topónimos reales, tanto escandinavos como germánicos, diseminados en su obra. No es nada fácil, por desgracia, reconocer estos nombres de lugar y distinguirlos de los ficticios pues, además de estar hispanizados o bárbaramente desfigurados por constantes erratas de imprenta, provienen en parte de nomenclaturas anticuadas que datan de la Antigüedad o la Edad Media: las mismas que, a pesar de su incomodidad, todavía alegará medio siglo más tarde Antonio de Torquemada en los dos tratados del Jardín de flores curiosas dedicados a «las tierras septentrionales que están debajo del polo ártico»61. Ello explica que en el texto del Clarián la toponimia verdadera tenga a primera vista mucha semejanza con la inventada, y las poblaciones y puertos tomados de la realidad den la impresión de pertenecer al mismo mundo fantasmagórico que el resto de la ficción novelesca. Allí están, sin embargo, correctamente ubicadas y claramente identificables –para quien no se fía de las apariencias y de la reputación de extravagancia total de la literatura caballeresca–Trondheim («Tronde») en Noruega, Lubeck («Lubet») y Kampen («Canfer») en Alemania, Dordrecht («Dosdrec») en Holanda, Wisby («Visuy») en el Gotland, Bergen o tal vez Birka («Bergis»), antigua capital de Suecia en tiempos de los vikingos. La mayoría de estos nombres proviene, según parece, de un curiosísimo tratado «cosmográfico» castellano, el Libro del conoscimiento de todos los reinos, tierras y señoríos que son por el mundo, redactado en la segunda mitad del siglo XIV, o sea más de siglo y medio antes del Clarián; el itinerario allí descrito –de Sevilla a Sevilla, pasando por Europa del Norte y regresando por los países mediterráneos– se presenta como narración del viaje del anónimo autor de la obra, aunque es probable que éste se valiera de los mapamundis que tenía a mano y no de su experiencia personal para dibujar el amplio panorama geográfico del mundo que ofrecen sus páginas: recorrido basado en localizaciones reales, pues, pero tan imaginario, a su manera, como el que Gabriel Velázquez y sus sucesores atribuirán más tarde al linaje caballeresco de Landanís62.

40Por sí sola esta evocación del lejano Norte europeo, basada esencialmente en referencias cartográficas y en alusiones a lugares poco menos que desconocidos, no podía evidentemente representar nada concreto para los lectores españoles. Conscientes de ello, los autores del Ciarían se esforzaron por completarla, introduciendo en su relato algunas noticias curiosas acerca de los hábitos y tradiciones locales. Las más relevantes se encuentran naturalmente en el Libro II, obra del pedantesco «físico» del Conde de Orgaz, y son muestra de su ecléctica erudición, sustentada en fuentes librescas que, desdichadamente, no se ha dignado indicar. Merece citarse como ejemplo la minuciosa descripción de ciertos pájaros característicos, según él, de la fauna sueca, las «ceforas» (¿o «céforas»?), a cuya caza se lanzan los caballeros de su novela para ocupar el tiempo entre dos expediciones marítimas:

  • 63 Clarián II, f. IV v°. En el Belianís IV, cap. LXVI, estas misteriosas «zeforas», también cazadas co (...)

Son aves de tal grandeza como son las avutardas, y son muy gordas y sabrosas, y en el plumaje son como pardas, y de tal condición que, desque una pieza han subido, no osan bolar más alto [...]. Son muy ligeras de buelo, a causa de lo quai es muy gran plazer boladas con halcón63.

  • 64 Clarión I. En el cap. XXXIII, f. XXX v°, se presenta a la corte imperial de Colonia, con un mandado (...)
  • 65 Clarián II, Para las menciones de «Cosdroe de Persia», el sasánida Cósroes II –que reinó en los año (...)
  • 66 La guerra de Zoboar, coligado con otros caudillos paganos contra Clarián y su padre Lantedón de Sue (...)
  • 67 Describen la valentía y el fervor religioso de Osvaldo, que reinó entre 605 y 641, Beda el Venerabl (...)

41También son singulares los pormenores históricos tocantes a la época en que pretendidamente se verifica la acción del libro, es decir a los oscuros siglos medievales –entre mediados del VI y principios del VIII– en que aun no está terminada la evangelización de los pueblos nórdicos. Ya en el Libro I se ofrece una serie de indicaciones que, con calculada vaguedad, sitúan el reinado del emperador germánico Vasperaldo, suegro de Clarián, en aquellos tiempos, emparentando a este personaje ficticio con el rey Recaredo de España, haciéndolo coexistir confusamente con un sucesor de Justiniano II de Bizancio y presentándolo como anterior a San Bonifacio, apóstol de los germanos64. Siguiendo por el mismo camino, maestre Alvaro, en el Libro II, además de enfrentar a Vasperaldo con Cósroes II de Persia, le atribuye el envío de importantes auxilios militares a Heraclio I de Grecia, a quien ayuda a triunfar de sus rivales después de destronado el usurpador Focas65. Pero no es este amplio marco histórico el que más parece importarle; ante todo le interesa mostrar cómo a los monarcas de su novela les incumbe reprimir periódicamente las sublevaciones de reyezuelos locales apegados al paganismo y reacios a la predicación cristiana. Dedica unos veinte capítulos, casi la cuarta parte de su obra, a las fabulosas peripecias de una guerra regional emprendida por el idólatra Zoboar, señor del Gotland, contra Suecia y sus aliados noruegos, daneses e ingleses, conflicto que finalmente conduce a la conversión de los infieles y es ocasión de un sentido elogio de la religión católica66. Y con motivo de esta, por así llamarla, cruzada septentrional, incluye en su relato informaciones varias acerca de las leyendas piadosas y del santoral típico del Norte de Europa: al describir algunas de las reliquias que por allá se conservan, evoca en particular al «rey Osvaldo, bienaventurado santo», cuyo brazo derecho, repartidor de limosnas, puede verse –declara– en la iglesia de la ciudad de «Bembambuch»; ésta no es otra, en efecto, que la antigua Bamborough, capital de dicho monarca, a quien las naciones nórdicas veneraban con especial devoción por debérsele la introducción del cristianismo en Northumbria y a causa de sus heroicos combates en defensa de la fe67.

  • 68 Sobre la tradición ampliamente difundida según la cual la Tierra, después del diluvio, había quedad (...)
  • 69 Sobre la perduración a lo largo del Renacimiento de nociones geográficas ultrapasadas y sobre la pr (...)

42Marco geográfico limitado y relativamente preciso, acontecimientos situados en una época histórica más o menos definida: el Clarián constituye una tentativa imperfecta pero original para proponer, dentro de la desorbitada fantasía de la ficción caballeresca, una vision del mundo coherente y ajustada hasta cierto punto a ¡a realidad. Muy diferente es la majestuosa imago mundi que ofrece en el Relianísel licenciado Jerónimo Fernández, que ha colocado la acción de su libro en una época suficientemente amplia y nebulosa –la del «mayor esplendor» del imperio grecobizantino– para que sean admisibles sus deliberados anacronismos. Fruto de la más variadas lecturas, su narración convida al lector a un inmenso paseo cultural por Europa, Asia y África –«las tres partes habitadas de la tierra», según enseñaban las cosmografías tradicionales– y a una breve escala en las costas del continente americano, ausente hasta entonces de los mapas caballerescos68. Esta inclusión en la obra de las tierras recién descubiertas por navegantes y exploradores no significa, sin embargo, que para su autor la representación tradicional del mundo perdiera su vigencia. El Belianís es típico reflejo de la cultura geográfica de un letrado del Renacimiento, más familiarizado con los heterogéneos tratados cosmográficos de la Antigüedad que dispuesto a acoger la nueva realidad surgida de la experiencia; en su mapa vuelven a inscribirse, como en el del Clarián, esos topónimos de diversa época y procedencia que, al coexistir unos con otros, oscurecen la percepción del espacio en que se mueven los héroes caballerescos: las apelaciones latinas heredadas de Estrabón y Plinio, los nombres griegos extraídos de Ptolomeo, la onomástica dada a conocer por Marco Polo u otros viajeros medievales, las denominaciones modernas deformadas por la transcripción de una lengua en otra: en suma todo un sistema de referencias mentales en el que el presente tiene menos peso que el pasado. Del licenciado Fernández puede decirse lo mismo que de la mayoría de los hombres de su tiempo, y es que descubrió el Nuevo Mundo sin obligarse a salir del Viejo69.

  • 70 Son tan numerosos y diversos los sitios a los que el infatigable licenciado conduce a sus personaje (...)
  • 71 En esta isla apócrifa es donde Clarineo, que estaba expiando su infidelidad a su dama í fermiliana, (...)

43En su Libro I la acción se circunscribe a un espacio oriental cuyos diferentes sectores están relacionados con los protagonistas de la historia: por un lado Constantinopla y el imperio de Grecia, gobernados por Belanio, a quien su hijo mayor y heredero Belianís ha de suceder en el trono; por otro, el sultanato de Babilonia, en cuya metrópoli reside con su padre el soldán la princesa Florisbella, amada y futura esposa del héroe; a medio camino de ambos, el reino de Antioquía, señoreado por Aurora, íntima amiga y confidente de Florisbella; no lejos de éste y supuestamente reedificada después de su destrucción, la ciudad de Troya donde, en virtud de un misterioso encantamiento, aún vive la heredera de Príamo, la desventurada Policena, de quien se enamora Lucidaner, hermano menor de Belianís; y por último, mucho más al este, Persépolis y el imperio del Gran Califa de Persia, cuyo hijo Perianeo aspira en vano a los favores de Florisbella. Los libros siguientes conservan este vastísimo territorio como teatro central del relato pero al mismo tiempo lo van ensanchando considerablemente al lanzar a los personajes hacia otras zonas de Occidente y de Extremo Oriente. En el II, el horizonte abarca la Europa del sur, donde Clarineo, otro hermano del héroe, prendado de la hija del rey de Francia, pasa por Italia y Lombardía para ir a homenajear en París a sus futuros suegros; y por otra parte se va extendiendo hacia los imperios asiáticos de Trapisonda y de Gran Tartaria, que se asocian para declararle la guerra a babilonios y griegos, quedando aludidas de paso cantidad de comarcas remotas –como son Ceylán (o «Taprobana») y los confines de la China (o «Sericana») – o bien fronterizas y vasallas de cada contrincante, como Asiria (o «Alta Suria»), Siria (o «Baxa Suria»), Galacia, Capadocia, Comagena, Dalmacia, Tebas y Atenas. Según el mismo sistema, en el Libro III se incluye la Europa central y del Norte, yendo Belianís a lucirse en las cortes de Alemania e Inglaterra, mientras Clarineo y su dama recorren respectivamente los reinos de Bohemia y Escocia; y se explora el interior de Persia y la lejana India, penetrando Perianeo en las tierras del Gran Sophi –o sea del shah de Irán– hasta llegar a orillas del Ganges; además, con ocasión de un segundo y grandioso conflicto entre griegos y troyanos, evidentemente ideado por el licenciado Fernández para competir con la epopeya homérica, se menciona entre los participantes a diversos caudillos africanos venidos de Libia, Trípoli («Trípol»), Getulia, Mauritania, Numidia («Munidia») y otros lugares. El Libro IV, por fin, completa metódicamente este impresionante panorama70: en él se añaden a los reinos de Europa ya visitados cantidad de provincias y países nuevos como Irlanda, Hungría, Polonia, Transilvania, Albania, «Saxonia», Silesia, «Lotoringia», «Bavaria», Flandes, Picardía, Normandía, «Proença» y «Ruysellón», nombrando de pasada la diócesis escocesa de Saint Andrews («Santandrés»), las villas de Dóver («Dobla») y Southampton («Antona»), las ciudades de Praga y de Nuremberg («Nurumberga»); se efectúa una navegación detallada por el Mediterráneo desde el estrecho de Galípoli («Galypoly») hasta el de Gibraltar, avistando a lo lejos una serie de puertos italianos y españoles junto con la isla de «Córzega», con regreso por Argel y Cartago, y escala en Egipto, no lejos de «las paludes de! río Nilo», antes de volver a Chipre; también se emprende, entre el Océano Indico y el Atlántico («Atlénico»), otra expedición desmedida en la que Belianís cruza el mar Caspio, el río Don (o «Tanais») y el golfo Pérsico (o «Seno de Persia»), dando la vuelta a Armenia, Capadocia, Palestina, Fenicia y Arabia, antes de embarcarse para la Gran Canaria y de descubrir al cabo de quince años al desaparecido Clarineo, transformado en salvaje y vestido de pieles de focas, en una isla cercana a la Florida71. Con este fugaz vistazo a América, vislumbrada en la lejanía, tendrán que contentarse el protagonista y el lector; el licenciado, en efecto, no se resuelve a transportarlos hasta el continente mismo y prefiere volverlos rápidamente a Europa, actitud que, junto con la afición a las cosmografías y mapas antiguos, es otro indicio más de su conservadurismo frente a la nueva configuración del mundo evidenciada por los grandes descubrimientos.

  • 72 Allí reside, dentro de una cueva, la centenaria Belonia, maga protectora de Belianís, a quien entre (...)
  • 73 Desde Herodoto (Historias, I, cap. CLXXVIII-CLXXXVII) esta descripción se había transmitido, a trav (...)
  • 74 «Sirviendo cada fuente para la silla de un cavallero, de manera que bolviendo ciertas clavijas daba (...)
  • 75 Las reacciones de Belianís y de Baldín corresponden respectivamente al Belianís IV, f. 123r° y f. 2 (...)

44A lo largo de todo este gigantesco recorrido, supeditado a la biografía de los personajes, que en principio sólo se desplazan por imperiosos motivos personales o políticos, casi cada etapa es un pretexto para el turismo; visita comentada de edificios famosos, contemplación de «maravillas» naturales, peregrinajes a santuarios renombrados –el Belianís, a la par que libro de caballerías, es a su manera una guía de viajes internacional, en la que el licenciado se complace en evocar las grandes civilizaciones tanto extintas como existentes, acopiando cuanto dato extraño o información portentosa le ha llamado la atención en las compilaciones que utiliza. Sitúa, por ejemplo, una de las primeras aventuras del héroe en las míticas «Montañas Rifeas» que, según leyenda aceptada por la mayoría de los geógrafos antiguos, marcaban la frontera entre el mundo conocido y las incógnitas regiones hiperbóreas (Lib. I, cap. x)72. Aprovecha el viaje de Lucidaner a Troya para poner en boca de un cicerone una evocación de la ciudad –pretendidamente reconstruida por un hermano de Andrómaca–mientras por otro lado Policena se encarga de relatar su anterior destrucción, rectificando de paso, como testigo ocular, las versiones erróneas del acontecimiento consignadas por los historiadores (I, 63-65). Con motivo de la guerra que arman el Gran Tártaro y el rey de Trapisonda contra el Soldán, también esboza una descripción de Babilonia, mencionando concienzudamente su planta cuadrada y sus dos grandes puertas, la de «Nembrot» y la del «castillo de Nino» (II, 42-43)73. La estancia de Clarineo en París le proporciona la oportunidad de aludir a la basílica de «San Dionís», donde imagina que el rey de Francia confiere al héroe el honor de dejar colgados su escudo y sus armas en una capilla conmemorativa (II, 22). Al narrar las hazañas de Belianís en Londres, señala, como era de esperar, las particularidades de la famosa Tabla Redonda en la que el monarca inglés suele agasajar a sus convidados y cuyas ciento cincuenta fuentes de plata en forma de leones y grifones dispensan agua fresca a los comensales (III, 14-21)74. En el momento de contar el asedio de Constantinopla por una coalición naval de caudillos persas, babilonios y africanos, no deja de aludir a la fortaleza de Pera y al estruendo de las campanas de Santa Sofía que dan la alarma (IV, 28-29 y 41). Cuando dos de sus personajes pasan por Egipto, le impone al uno una peregrinación al templo de Amón, cuya arquitectura monumental comenta con minucioso detalle (IV, 16), y al otro la visita de las Pirámides por las cuales expresa profunda admiración (IV, 66); en ambos casos su entusiasmo se basa cándidamente en la suputación de lo que han debido de costar semejantes edificios: al ver el templo de Amón, «a don Belianís le semejó que no sería posible hacer otro tal, ni que lo paresciesse, con las rentas de su imperio», mientras al contemplar las Pirámides, «don Baldín tuvo a locura el gasto que en ellas se avía hecho»75. Finalmente, a propósito de la isla americana a la que aborda su protagonista, Fernández no vacila en recordar la tradicional doctrina de la «Torridaçona», esa región del mundo situada entre los dos trópicos, que los geógrafos antiguos habían declarado inhabitada, o prácticamente inhabitable, y donde, según ellos, el hombre no podía penetrar sin padecer profundos cambios fisiológicos; las navegaciones portuguesas y los descubrimientos colombinos habían infirmado esa teoría, despertando dudas en los cosmógrafos del siglo xv y provocando su rechazo por los del XVI, pero el público culto no se resignaba a abandonarla totalmente: en sus Décadas aun se burla Pedro Mártir de Anglería, hacia 1520, de los nostálgicos que la siguen invocando amparándose en la autoridad de Aristóteles y Ptolomeo. Tampoco parece haber renunciado a ella nuestro licenciado, pues explica que Belianís apenas reconoce a su desfigurado hermano porque:

  • 76 Belianís IV, cap. XVII, f. 128 r°, Era opinión admitida desde la Antigüedad que el mundo se dividía (...)

[...] don Clarineo tan tostado del sol se hallaba que se avía vuelto de la color de un Etíope o poco menos [...] según estava dessemejado76.

  • 77 Para esta característica de Tristán, que no creo reaparezca en el Tristán de Leonís castellano, ver (...)

45El exigente programa turístico ideado por el licenciado Fernández sería, claro está, irrealizable, si sus personajes no gozaran de dos privilegios imprescindibles para quienes se lanzan a semejantes viajes: el de poder comunicar sin demasiada dificultad con los naturales de cada país por donde pasan y el de disponer de medios de transporte aéreo y marítimo adecuados. Los dos motivos estaban inscritos desde antiguo en la literatura caballeresca anterior que, además de darles a sus máximas figuras la posibilidad de trasladarse mágicamente a los más distantes lugares, les deparaba con frecuencia el don de lenguas: ya en el siglo XII, el viejo poema de Thomas supone que en su juventud Tristán había aprendido varios idiomas; y en el Amadís se indica que el protagonista sabe el alemán «porque [...] siempre procurava de aprender los lenguajes por donde andava»77. Especial importancia habían de conceder a ambos temas las novelas de caballerías renacentistas; en ellas, según muestra precisamente el ejemplo del Belianís, el tópico del viaje a tierras desconocidas, amén de conservar su función narrativa tradicional, va adquiriendo en efecto un significado nuevo: se utiliza para ilustrar el afán de enriquecimiento intelectual de los personajes, vale decir para expresar, con enfoque humanístico, los ideales culturales del propio autor. No es de extrañar, pues, que el emperador Belanio, junto con sus hijos y demás miembros de su parentela, sean verdaderos políglotas capaces de desenvolverse no sólo en griego –su lengua nativa– sino también en cantidad de otros idiomas; ello forma parte de su refinada educación aristocrática, complementa fructíferamente sus experiencias vitales, y facilita, en cualquier lugar del orbe, su contacto inmediato con todo interlocutor que se les presenta: Belianís, además de practicar el árabe y el ruso, conversa en «persiano» con un príncipe tártaro (III, 13) y, para encubrir su identidad, se dirige a su padre en alemán (III, 25), mientras Clarineo, al navegar por el Mar del Norte, discute con la gente marinera en lengua inglesa «como aquél que él y sus hermanos casi las de todo el mundo sabían» (I, «capítulo último»). Consecuencia lógica de esta pericia lingüística es la envidiable soltura con la que los héroes del libro, dondequiera que se encuentren, formulan los saludos, homenajes, desafíos, invectivas, compungidas disculpas, ingeniosos galanteos y amorosos requiebros que requiere su situación, dándose siempre a entender de aquellos o aquellas que los escuchan. Verdad es que todo lo que dicen está dicho en ese castellano fluido de mediados del siglo XVI que, sin excesivos arcaísmos y con cierta elegancia cortesana, sabe manejar el licenciado Fernández. Si éste también manejaba alguna de las lenguas cuyo conocimiento atribuye a sus protagonistas, se abstuvo cautelosamente de manifestarlo: en su obra, «sacada del griego en el qual le escrivió el sabio Fristón», todas ellas se han dejado eclipsar por el español, y no hay siquiera una cita o una locución que las evoque.

  • 78 Sobre el grupo de los nueve caballeros de la Fama, que aparece inicialmente en la literatura france (...)
  • 79 El Castillo ideado por Fernández tiene cierto parentesco con el que describe el licenciado Alfonso (...)

46En cuanto a las excepcionales facilidades de transporte que el autor del Belianís pone a la disposición de sus personajes, son de todo tipo y permiten naturalmente salvar distancias enormes a toda velocidad. Para los viajes marítimos urgentes, el licenciado tiene aparejadas naves más rápidas que los delfines (I, 59); para las damas, un cómodo carro aéreo guiado por dragones (II, 58); para los caballeros junto con sus escuderos y sus monturas, una columna de fuego accionada por gigantes (I, 51). Semejantes artefactos se habían vuelto moneda corriente en los libros de caballerías del siglo XVI y la verdad es que los del Belianís, a pesar de su extravagancia, no demuestran, por parte de su inventor, gran originalidad. El más grandioso y complejo de ellos –el Castillo de la Fama– merece, sin embargo, una mención aparte por estar expresamente incluido entre «las impertinencias» que el Cura del Quijote le achaca a la novela en el capítulo del escrutinio, concediéndole, como se sabe, «término ultramarino» para que se expurgue de ellas; se trata de un espacioso carro de ruedas de plata, arrastrado por cuarenta elefantes y adornado de pinturas, en el que circulan al son de instrumentos de música y estrepitosa artillería los Nueve de la Fama, esa congregación de nueve figuras heroicas, tres paganas, tres bíblicas y tres cristianas, que desde fines de la Edad Media se consideraban símbolo y cifra del más acendrado ideal caballeresco78. Tampoco hay nada inédito en esta invención del licenciado Fernández; las máquinas y edificios de esta índole, surgidos de la imaginación visionaria de la época medieval y prerrenacentista –como el carro triunfal de Beatriz, «enganchado al cuello de un grifón», en el Purgatorio dantesco, o la fantástica Casa de la Fama de Chaucer, o en España ya, el cristalino palacio de la Fortuna en Las Trescientas de Juan de Mena– seguían siendo frecuentísimos en la literatura de comienzos del siglo XVI, y en la caballeresca, en particular, se habían multiplicado prolíficamente, emparejando con las tramoyas alegóricas que solían realzar, en la vida real, la celebración de las fiestas públicas79. La única innovación del licenciado –y en ella radica probablemente la «impertinencia» denunciada por Cervantes– consiste en haber modificado el significado tradicional de su carro emblemático, transformándolo en medio de locomoción superrápido destinado al protagonista de su propia novela; cuando en ésta el Castillo aparece por primera vez (III, 19), Belianís combate sucesivamente con cada uno de sus nueve ocupantes y, merced a sus victorias, adquiere el derecho de utilizarlo para sus viajes ulteriores, subiendo en él con todo su séquito para ir a escape desde Londres hasta Troya, luego de Troya hasta los confines de Asiria (III, 26 y 31-32) y, más tarde, para volver como un relámpago de Babilonia a Constantinopla dando un rodeo por Persépolis (IV, 24-25). A decir verdad, esta metamorfosis del clásico carro-castillo de la literatura alegórica en vehículo adaptado expresamente a las peregrinaciones de la andante caballería no deja de sorprender un tanto en escritor tan discreto como suele serlo nuestro letrado burgalés; si semejante novedad pudo parecerle disparatada y ridícula al bueno del Cura cervantino, «graduado en Sigüenza», cabe sospechar que en su fuero interno el culto autor del Belianís no la tomó demasiado en serio él mismo, y sólo pretendió, al proponérsela a sus lectores, resolver cómoda y descansadamente el molesto problema de transporte planteado desde siempre por la vocación de trotamundos de los héroes caballerescos. Confirma esta sospecha el diálogo que, con lacónica pero chistosa gravedad, se le ocurre poner en boca de dos de sus principales personajes mientras éstos navegan a toda prisa por los aires con destino a Persia:

  • 80 Beiianís I, cap. li, f. 80r°. Recuérdese que de la velocidad de los viajes caballerescos y de los f (...)

«Paréceme que desta suerte», dixo don Brianel, «en breve tiempo caminaríamos el mundo» «Según lo mucho que tenemos que hazer», dixo don Belianís, «necessidad lo hemos»80.

47Sucesos acontecidos en épocas remotas, países e idiomas insólitos, exóticas costumbres, personajes andariegos y cosmopolitas: no parece sino que los autores del Clarión y del Belianís han aplicado a la ficción novelística el precepto clásico según el cual los héroes distantes en el tiempo y en el espacio son los que mayor admiración provocan: «major e longinquo reverentia» dice elípticamente Tácito en sus Anales. Esa distancia es sin duda una de las claves de la poderosa fascinación que la literatura caballeresca ejerció en el público del siglo XVI; de ella éste esperaba precisamente que supiera alejarlo de la realidad peninsular y del momento presente para hacerle peregrinar por tierras extrañas y ofrecerle, envuelto en las sombras de un pasado mítico, el espectáculo de una humanidad distinta, perpetuo motivo de asombro y maravilla. Ello no significa que España esté totalmente ausente de estas ambiciosas representaciones del mundo elaboradas, al fin, por y para españoles. Los redactores del Ciarían y del Belianís, al contrario, han tenido a honra el incluirla en sus narraciones, concediéndole un papel relativamente modesto pero manifestando, cada uno a su manera, el hondo sentir patriótico que les inspira el destino singular de su nación.

48La imagen de España que presenta el Carían, positiva en todos sus aspectos, está basada en la tradicional exaltación de su pasado histórico. En ella se proyectan juntamente la figura del rey Recaredo que, como ya se ha señalado, aparece en el Libro I, y el prestigio de la venerable monarquía visigoda, cuyo recuerdo permite enaltecer la antigüedad y el innato denuedo militar de la «gente española», siempre dispuesta a sacrificar la vida en defensa de la fe cristiana. El Libro II desarrolla ampliamente esta temática orgullosa, y tan típica de la mentalidad hispánica de la época, que relaciona estrechamente las virtudes nacionales con las ancestrales grandezas góticas; en sus páginas, al producirse la invasión del Imperio Germánico por los ejércitos paganos de Cosdroe de Rersia y al publicar entonces el Papa una bula plenaria para convocar a la Cruzada contra los infieles, acude a Colonia, para socorrer a Clarián y a su suegro Vasperaldo, la flor y nata de la nobleza española a la cabeza de varios miles de soldados: entre ellos están miembros de la aristocracia aragonesa, como el «famoso mossén Claver d’Aramolla», y también proceres de alta estirpe castellana, como el «condestable Gridolfos de Lara» o los «valientes Paramedes y Garellán de Oliva», cuya llegada celebra jactanciosamente el autor, declarando que:

  • 81 Clarián II, cap. xxxviii, f. 73 r°.

[...] los que aquí son hay en ellos tales personas que de hijos y nietos de reyes no faltan, y vinieron aquí por conoscer a don Clarián de Landanís para le servir y andar en su compañía81.

49Debidamente impresionado, el Emperador los recibe con señalados honores, explicando a sus tropas que en las venas de esta milicia ilustre corre «la linpia sangre de los godos», auxilio providencial frente a la inminente arremetida del enemigo. Tan decisiva es, en efecto, la intervención de los escuadrones españoles que del campo de batalla se eleva una aclamación unánime para saludar su intrepidez, gritando todos auna voz:

  • 82 Ibidem, f. 74 r°.

¡Victoria por España que tan bien lo haze!82.

  • 83 Ibid,, cap. XLI; conforme con la fantasiosa onomástica hispánica imaginada por el autor en todo el (...)

50Por fin, para dar cima a esta glorificación nacional, espléndidas mercedes de Vasperaldo gratifican a aquellos dos que más se han distinguido en el combate, el «príncipe de Cantabria» y el hijo del «rey León», entregándosele a éste último, a la usanza medieval, la corona de un reino confiscado a un vasallo rebelde83.

  • 84 En el Lib. I, cap. I, f. 3 v°, se cuenta ta recepción por Toloyano, en la ciudad de «Hispan», de lo (...)

51Poco tiene que ver con esta conmemoración entusiasta del secular arrojo español la visión inquieta que de su tierra patria propone en el Belianís e\licenciado Fernández. A medio camino del elogio y la crítica, de la satisfacción y del desencanto, su evocación de España, actualizada en el presente, denota una profunda ambivalencia y es reveladora de esa creciente preocupación que en los hombres de su tiempo provoca la posible y presentida decadencia española. Por un lado, el novelista burgalés procura enaltecer a sus personajes emparentándolos, como el ingenuo autor del Clarián, con la monarquía peninsular y, en las primeras páginas de su ficción, casa al emperador Belanio de Grecia con la hija del «gran rey Toloyano de España», que más tarde irá de su capital de «Hispan» hasta Constantinopla para defenderla con su yerno contra una temible coalición tártaro-persa84. También se ha visto con qué fervor ensalza a Carlos V y a Felipe II y los coloca, en ambicioso cuadro alegórico, a la derecha del dios Marte, celebrando apasionadamente la magnitud territorial y política de los imperios sometidos a su autoridad. Pero por otro lado, no deja de denunciar, a la inversa, los daños que acarrea la prosperidad española, y de expresar en primera persona la honda aflicción que le causa el debilitamiento, visible ya, de las antiguas energías cívicas. Al regresar Belianís de su lejana expedición por los mares de América, el licenciado organiza una visita a la península de Sur a Norte, desde Puerto de Santa María y las principales villas andaluzas hasta León, Castilla, y los reinos de Aragón y Cataluña; en el momento de pasar por Burgos, su ciudad natal, no puede contener la emoción y exclama con dolorida amargura:

  • 85 Lib. IV, cap. XVIII, f. 129 v°.

O España, quando leo rus cosas y te veo, no sin lágrymas lo escribo […]. No sé lo que passa, o España: deve ser la culpa que, aviendo crescido en rentas y dineros con tantos mineros de oro y plata, necessitamos a nuestros reyes pedir largos y crescidos sueldos; [...] con la riqueza no hay quien trabaje en estos tiempos [...]. Mirad, cavalleros, que si no volvéys al antiguo exercicio de vuestros passados, no conserváys sus honores85.

52Esta quijotesca amonestación formaba seguramente parte del mensaje educativo y moral que Fernández quería dejar inscrito en la memoria de su público, pues vuelve a repetirla en uno de los últimos capítulos de su obra:

  • 86 Ibidem, cap. LXIV, f. 253 r° y v°.

Mirad, cavalleros, haced campo al trabajo, que no es más de lo que se trata, que el regalado toma mal el arnés aunque decienda de ios godos [...] y el que está acostumbrado a justar y a tornear y a los otros militares exercicios tiene por muy buena una tienda, por fría el agua del arroyo y por muy buen regalo la comida de munición [...]. Bolved, cavalleros, a vuestro antiguo ser, [...] poblad los corazones de desseo de fama y véase lo que solía86.

53Sirvan de conclusión para nuestro estudio, bien incompleto por cierto, de las complejidades del Clarián y del Belianís, estas muestras del tratamiento que, con notable diferencia de pareceres, sus respectivos autores reservaron al tema español, tan entrañable para ellos y para sus lectores. «Tiempo vendrá, quizá, donde» –para seguir un ejemplo ilustre– «anudando este roto hilo, diga lo que aquí me falta, y lo que se convenía».

Annexes

Apéndice

La continuación o «Quinta Parte» del Belianís de Grecia

Triste destino ha tenido la Quinta Parte del Belianís, de la que hoy se conservan dos ejemplares manuscritos.

El uno de ellos, que había pertenecido a Estébanez Calderón (según señala Gayangos, «Catálogo razonado» [BAE, 40], p. lxxvii, *Valflorán), figuraba en un inventario de los libros y manuscritos de este bibliófilo entrados en la Biblioteca Nacional de Madrid. Pero se tuvo durante bastante tiempo por perdido o extraviado (Eisenberg, Castilian Romances..., p. 54); sólo hace poco se le ha vuelto a localizar y parece que se le ha dado una rápida ojeada en la Biblioteca Nacional, donde finalmente se halla bajo la signatura ms. 13138 y con el título de La quinta parte de don Beleanis de Grecia [sic] y su hijo Velflorán. Con sus grandes echos: ver Eisenberg, A study of «Don Quixote», p. 42, n. 115).

El otro ms., que hoy se encuentra en la Biblioteca Imperial de Viena con la signatura Cod. 5683, fue desde un principio encuadernado y catalogado –y, más tarde, descritoerróneamente como manuscrito de los Libros III y IV, cuando en realidad contiene precisamente una continuación o «Quinta parte» de la novela. El error se inscribió antiguamente en la tapa acartonada que se le puso al ms. y de allí se transmitió a los bibliógrafos que se ocuparon de él, esto es a L. Karl, «Notice sur le fonds espagnol de la Bibliothèque Nationale à Vienne», Revue des Bibliothèques; 35,1925, p. 54-74; luego de éste a W. C. Kraft, Codices Vindobonenses Hispanici, Corvallis, Oregon State College, p. 10; y por fin a Eisenberg, Castillan Romances..., p. 53-54. Semejante equivocación se explica por el incipit que encabeza el texto del manuscrito y que, de resultas de la acostumbrada confusión entre «libros» y «partes» del Belianís impreso, reza así: «Comiença el primer libro de la tercera parte (el subrayado es nuestro) de la ystoria del ynvencible cavallero y emperador de Vavilonia Don belianís de grecia en el qual se quentan los echos famosos del príncipe Velflorán su hijo [...]». Sin embargo, en el texto mismo, la expresión de «Tercera parte» aparece constantemente tachada y substituida por la de «Quinta parte». Y, en todo caso, el contenido del ms. Vienes –cuyo texto supongo será el mismo que el del ms. madrileño que aún no me ha sido posible examinar– no deja lugar a duda alguna y es continuación manifiesta del Libro IV del Belianís. La narración, compuesta, según reza el final del incipit; por un tal Pedro Guiral de Verrio, está dividida en cuatro libros que comprenden 91 capítulos y cubre en su estado actual 491 folios, cortándose abruptamente en medio de una frase por faltarle manifiestamente a! ms. varias hojas finales; además de concluir con la aventura iniciada pero dejada sin terminar por el licenciado Fernández al acabar su Belianís un torneo cuyo singular reglamento queda desde ya especificado por los participantes pero que ha de celebrarse posteriormente– el relato de Guiral de Verrio evoca esencialmente la carrera del hijo de Velflorán y nieto de Belianís, el joven Fortimán, cuyo nacimiento se cuenta en las últimas páginas del Libro IV.

Notes

1 Las estimaciones aludidas aquí corresponden respectivamente a la de P. de Gayancos en su «Catálogo razonado» de 1857 (Libros de caballerías [BAL, 40], p. lxiii-lxxxvii); a la de H. Thomas, cuyo cómputo de los años 1920 comprende 49 novelas (Spanish and Portuguese Romances of Cbivalry, Cambridge University Press, 1920 = reprint Nueva York, Kraus, 1969, ver trad. esp.: Las novelas de caballerías españolas y portuguesas, Madrid, CSIC, 1952, p. 113-114, n. 1); y a la de D. Eisenberg, en cuya bibliografía se admiten 61 textos en total (Castilian Romances of Cbivalry in the Sixteenth century. A bibliography, Londres, Grant & Cutler, 1979).

2 Véase la pregunta burlona del Canónigo cuando cuestiona la credibilidad de «aquella turbamulta de tanto famoso caballero, [...] tanta doncella andante, [...] tantos gigantes, [...] y, finalmente, tantos y tan disparatados casos como los libros de caballerías contienen» (DonQuijote, I, 49).

3 «[...] esa palma de Ingalaterra se guarde y se conserve como a cosa única [...]»: ver el resto del elogio cervantino en Don Quijote, I, ó. Es de notar que, al ser el de Inglaterra el cuarto de los Palmerines, una parte de los héroes que actúan en su historia proviene, conforme con la imperiosa tradición del género, de las anteriores obras de la misma serie; ello, desde luego, no disminuye en modo alguno la abrumadora nómina de personas y nombres del libro, pero sí demuestra que, como muchos de los rasgos típicos de la narrativa caballeresca, la multiplicación de personajes es a la vez fruto de la inventiva personal de cada autor y resultado de una transmisión mecánica de novela a novela.

4 Todos estos recuentos pueden verificarse recurriendo a los índices onomásticos, por lo general satisfactorios, que se han incluido en ciertas ediciones modernas, Para Amadís de Gaula, véase la de J. M. Cacho Blecua, vol. 2, Madrid, Cátedra, 1987-1988, p. 1769-1807; para Tirante el Blanco, la de J. F Vidal Jové (trad. cast. moderna), vol. 2, Madrid, Alianza Editorial, 1969, p. 491-504; para Palmerín de Inglaterra, la de A. Bonilla Y San Martín (NBAE, 11), Madrid, 1908, p. 705-719 en cuya lista de nombres van mezclados los protagonistas del Palmerín con los de otras novelas editadas en el mismo volumen y en otro volumen anterior de la misma colección; para Palmerín de Oliva, la de G. Di Stephano, vol. 11, Pisa, Pubblicazioni dell’Istituto di Letteratura Spagnola e Ispano-americana dell’Università, 1966, p. 831-844, y para et Tristón en prosa, E. Baumgartner, Le «Tristan en prose». Essai d’interprétation d’un roman médiéval, Ginebra, Droz, 1975, p. 201.

5 Este cálculo se basa en la edición de Zaragoza, 1508, del Amadís de Caula (298 f.); en la de Valencia, 1490, del Tiran!catalán (388 f.); en la de Salamanca, 1511, del Palmerín de Oliva (152 f.); y en la de Toledo, 1547-1548, del Palmerín de Inglaterra (263 f. en 2 tomos). Aunque es aproximado y forzosamente algo inexacto por no tomar en cuenta la disparidad de formatos y caracteres utilizados por los impresores antiguos, da una idea correcta, según creo, del desarrollo demográfico que se produjo en ciertas zonas de la literatura caballeresca. Certeramente ha señalado algunas repercusiones de la multiplicidad de personajes en el Amadís, E, R. González, «Tipología literaria de los personajes en el Amadísde Gaula» NRFH, 79,1991, p. 825-864, en part. p. 827-829.

6 Clarián, Lib. I, cap. lxv, f. LXV v° (cito por la ed. de Sevilla, 1527). Otra versión, más corta y con algunos nombres diferentes, de esta lista vuelve a darse en el cap. final, f. CCX r°, reapareciendo periódicamente enumeraciones análogas: p. ej., en el Lib. II, cap. 1, f. Ir°, y cap. xxv, f. 67 r° (cito por la ed. de Sevilla, 1535); en la Segunda Parte, cap. 1, f. III r°, y también cap. xxx, f. LVIII v° y cap. xlvii en que se enumeran veintiocho personajes.

7 Sobre la influencia de la onomástica de la «materia troyana» en el Amadís de Gaula, ver M. R. Lida De Malkiel, «El desenlace del Amadts primitivo», RPh., 6,1953, p. 283-289, en part. p. 288-289 (reed. en Estudios de Literatura Española y Comparada, Buenos Aires, EUDEBA, 1966, p. 149-156).

8 Sobre la combinación, en los libros de caballerías, de un fondo narrativo inmutable y de elementos que varían en función de la cultura o la fantasía de cada novelista, véase D. Eisenberg, Romancesof Chivalry in the Spanish Golden Age, Newark, Juan de la Cuesta, 1982, passim. Este proceso se ha venido estudiando ampliamente en el caso del Cavallero Cifary del Amadís de Gaula; para un rápido balance de la cuestión por lo que toca a estas dos novelas, ver mis observaciones en «Naissance du roman», Histoire de la littérature espagnole, r, Paris, Fayard, 1993, p. 176-184, y para una ojeada a la mezcla de conservadurismo e innovaciones que se da en las del siglo XVI, «Les romans de chevalerie», ibid., p. 390-391 (trad. esp.: Historia de la literatura española, Barcelona, Ariel, 1994, t. I, p. 180-188 y t. II, p. 117-118).

9 Esta clasificación no pretende contrastar dos sectores cronológica y cualitativamente distintos de la literatura caballeresca, pues entre las ficciones antiguas y las más tardías no hubo de hecho una solución de continuidad ni se produjeron tampoco cambios de perspectiva sustanciales; pero sí corresponde con la aparición en las segundas de temas y matices nuevos, al perfilarse en el género con mayor nitidez una inspiración renacentista y cortesana. Sobre las épocas en que puede dividirse la producción caballeresca teniendo en cuenta su repartición y ritmo editorial a lo largo del siglo XVI, sigue siendo fondamental el estudio de M. Chevalier, «Sur le public des romans de chevalerie», Institut d’études ibériques, 1968 (version ampliada en Lectura y lectores en la España del Siglo de Oro, Madrid, Turner, 1976, «El público de las novelas de caballerías», p. 65-103).

10 De las diferentes secciones tanto del Clarián como del Belianís se han conservado ediciones diversas; véase su lista en Eisenberg, Castilian Romances..p. 55-57 y 52-54 respectivamente.

11 Compárense Clarián, Tercera Parte, f. XLI r° (cito por la única ed. conservada de Toledo, 1524): «Lucidaner fijo del rey de Tremecén», enamorado de la princesa mora Daborea –y Belianís, Lib. I, f. 4r° (cito por la ed. de Burgos, 1587): «Lucidaner de Tesalia», enamorado de Policena, bija de! rey Príamo, a la que descubre no lejos de Troya, refugiada en una cueva y llorando sus desdichas (f. 107 v°); la poética evocación de esta singular pareja y de sus amores en la novela ha sido primorosamente estudiada por Lilia E. F. de Orduna, «La historia de Policena en el Belianís de Grecia y algunos textos españoles medievales y renacentistas», Studia in honorem Prof. Martín de Riquer; I, Barcelona, Quaderns Crema, 1986, p. 787-408. Sobre la delicada cuestión de las influencias recíprocas de unos libros de caballerías sobre otros, véase mi art. «Cervantes y el Caballero de la Cruz», NRFH, 78, 1990, p. 525-766, en part. p. 538-579.

12 Sobre la cronología insegura de las diferentes partes del Clarián como también de sus sucesivas ediciones, véase Eisenberg, Romances of Chivalry, p. 113-117. La mayoría de los autores y editores de novelas de caballerías solían aplicar indistintamente y sin demasiado rigor los términos de «libro» o de «parte» a las diferentes divisiones de una misma obra o bien a las sucesivas secciones de una serie de obras de la misma familia; semejante indeterminación es propia de su época si bien resulta a veces harto incómoda para el temperamento metódico de la nuestra. Para más claridad, en este estudio distinguiré en el Clarián: Lib. I; Lib. II; Segunda, Tercera y Cuarta Parte.

13 Clarián, Lib. II, prólogo, v° de la portada y f. sig., s. n.

14 Clarián, Cuarta Parte (= Lidamán de Ganayl), f. CLX1X v° (cito por la única ed. conservada de Toledo, 15-28). Poco eco tuvieron estos datos y exhortaciones de Jerónimo López; después de él nadie parece haberse lanzado a darle otra continuación más al Clarián.

15 Ver el colofón de la edición del Belianís I y II, Burgos, Martín Muñoz, 1547: «a su costa [del impresor], y del virtuoso varón Toribio Fernández, vezino de la dicha ciudad. Siendo traduzida de Griego por un hijo suyo»; también el de la de Estella, Adrián de Anvers, 1564, y el de la de Zaragoza, Domingo de Portonariis y Ursino, 1580; en la edición de Burgos, Alonso y Estevan Rodríguez, 1587, el nombre del padre aparece en la portada. Lo poco que se sabe de la biografía de Jerónimo Fernández es lo que se infiere de este colofón y del Privilegio del Belianís IIIy IV (ver abajo n. 25) que lo menciona indicando: «el licenciado Hernández abogado que fue en esta nuestra corte».

16 Belianís III y IV, f. 280r° (cito por la única ed. conservada de Burgos, 1579).

17 Don Quijote, I, 1. No creo, como asegura Eisenberg, «La biblioteca de Cervantes», Studia in bonorem Prof. Martín de Riquer, II, Barcelona, Quaderns Crema, 1987, p. 271-528, en part. p. 279 (y más recientemente en A study of «Don Quixote», Newark, Juan de la Cuesta, 1987, p. 42, n. 114), que la «inacabable aventura» cuyo desenlace el hidalgo manchego se propone escribir sea aquella que queda inconclusa al final del Lib. II del Belianís, pues en el Lib. III –que Cervantes demuestra conocer perfectamente en el capítulo del «escrutinio»– el autor le da remate sin ninguna dificultad. Estoy convencida, como Clemencín, nota 12 al Quijote, I, 1, que se trata de la que queda por continuar al final del último y Cuarto Libro: allí, en efecto, el autor declara maliciosamente que la historia no se puede acabar por haber desaparecido parte de su texto original, si bien él confía que vendrá quien sepa ponerle fin satisfactoriamente.

18 Sobre esta Quinta parte manuscrita del Belianís, ver Apéndice.

19 Sobre la brillantísima carrera de Charles de Lannoy (heredero de los señoríos de Maingoval y de Senzeille en los Países Bajos) antes de 1518, fecha de la publicación del Clarián I, en que fue caballerizo mayor y miembro del consejo privado del joven Carlos, y después de 1518, en que el Emperador lo nombró virrey de Nápóles y recompensó su actuación en la batalla de Pavía elevándolo a la dignidad de conde del Santo Imperio, consúltese L. E. Halkin y G. Dansaert, Charles de Lannoy, Vice-Roi de Naples, Bruselas, Desclée de Brouwer, 1934, y véase también *Lannoy en Diccionario de Historia de España, Madrid, Revista de Occidente, 1968, 2a ed., t. II, p. 658-659. Evocan la portentosa figura del magnate varios cronistas de su tiempo, entre otros Pero Mexía, quien lo menciona más de una vez en su Historia de Carlos Quinto; para una descripción detallada de las justas de 1517 y 1518 en Valladolid, ver L. P. Gachard, Collection des voyages des souverains des Pays-Bas, III, Bruselas, 1876,3 vol., p. 165-223.

20 Clarián, Lib. I, Toledo, Juan de Villaquirán, 1518, prólogo, f. prelim., s. n., r° v° (ejemplar de Viena); así también en el prólogo de la edición de Sevilla,Jacobo y Juan Cromberger, 1527 (ej. de Madrid). Es de notar, sin embargo, que fuera del pasaje citado –que se conserva idéntico en ambas ediciones– el texto del prólogo varía bastante de la una a la otra pues el de 1527 omite, retoca o reordena parte del de 1518.

21 La edición del Primaleón por Delicado es la de Venecia, Juan Antonio Nicolini de Sabio (= da Sabbio), 1534, y comprende tres prefacios –o «introduciones» – antepuestos por él a cada uno de los tres libros en que decidió subdividir la obra; la que interesa aquí es la «Introdución del Primero Libro», f. prelim., s. n., que se halla parcialmente reproducida por Gayangos (BAE, 40), p. xliv, n. 3 y también por Di Stefano en su edición del Palmerin de Oliva (ver más arriba n. 4), p. 783-784. Sobre el muy escaso y vago fondo histórico de éste y de los demás Palmerines, y sobre lo inverificables que resultan las afirmaciones de Delicado, ver G. Mancini, «Introduzione al Paimerin de Olivia», vol. 12, Pisa, Pubblicazioni dell’Istituto di Letteratura Spagnota e Ispano-americana, p. 30-34.

22 Clarián, Tercera Parte, prólogo, v° de la portada: «por un fidalgo de sua casa e criado a las migallas de sua mesa» (los lusismos así como en el texto).

23 Clarián, Segunda Parte (= Floramante de Colonia), f. CLXII v° (cito por la única ed. conservada de Sevilla, 1550). El conjunto del poema comprende doce coplas de arte mayor de cuyo laborioso estilo es buena muestra el fragmento citado; en ellas señaló Gayangos –en Gallardo, Ensayo, I, col. 661, n° 540– versos acrósticos que apuntan al misterioso nombre de un tal Pedro Cabreor; bien pudiera ser éste, como en tantos casos mis, algún poetastro o corrector de imprenta que se encargó de ponerle al texto una conclusión solemne y ornamental. Es de notar, por otro lado, que este poema no es el único que figura en el Floramante ni en las otras dos partes del Clarián escritas por Jerónimo López; como suele acontecer en las novelas de caballerías, éste engalanó las suyas con canciones, endechas, divisas en verso y otras piezas poéticas de muy desigual calidad.

24 Clarián, Cuarta Parte, prólogo, v° de la portada.

25 Belianís I y II, prólogo del Lib. I, f. prelim., s.n. r° (cito excepcionalmente por la ed. de Burgos 1547 y no, como en el resto de este estudio, por ta de 1587; en efecto, el texto de este prólogo se encuentra en las ediciones de 1547, 1564 y 1580, pero falta en muchos de los ejemplares hoy conservados de la edición de 1587). En el prólogo del Lib. II, por otro lado, el licenciado Fernández sigue otro rumbo: describe una visión alegórica en que dos doncellas, Ociosidad y Descuido, le incitan a desentenderse de su obra, mientras otras dos, la Perseverancia y la Fama, acaban por convencerle de que continúe con ella, poniendo el pensamiento en el ilustre protector a quien va dedicada.

26 Belianís IV, f. 229 v° Más lejos, al terminar la obra, el licenciado también declara con humorística impaciencia que, si bien le es lícito a cualquiera añadirle una continuación a ta historia, a él le ha tocado la hora de descansar y de abandonarla definitivamente: «y vuestra alteza me dé licencia, si no basta la que mi enfermedad se tenía, y me mande cosas de otra profisión, pues para escrevir amores no me da licencia la edad, y para las armas se me ha resfriado la sangre» (f. 280 r°).

27 La firma de Fuenmayor, junto con la de otros colegas del Consejo Real que éste encabezaba, figura, como es costumbre, al final del privilegio concedido a Andrés para la edición de 1579 de Belianís III y IV: ver v° s. n.de la portada; transcribió recientemente el texto completo del privilegio Eisenberg, A study of «Don Quixote», Newark, Juan de la Cuesta, 1987, p. 35, n. 85. No se puede saber a ciencia cierta a quién el licenciado mismo, mientras vivía, pensaba enderezar la segunda mitad de su obra; en su texto, unas veces se dirige a «vuestra señoría» y otras a «vuestra alteza» (ver, p. ej., nota anterior), tratamiento por entonces distintivo de reyes o príncipes soberanos y que en este caso bien podría designar a Carlos V o quizá a Felipe II.

28 Todo este prólogo de Andrés Fernández está colocado al frente de Belianís III y IV, f. 2 r°, quedando sin prologar el Lib. IV.

29 Semejante apropiación era muy frecuente. En su Aproximación al Quijote, Barcelona, Teide, 1970, p. 74, Martín de Riquer, al observar con razón que el plagio de Cervantes «no deja de sorprender en la primera página de uno de los libros más originales que se han escrito», recuerda el caso similar de la dedicatoria del Tirante el Blanco copiada de Los doce trabajos de Hércules de Enrique de Villena. Para una interpretación reciente del plagio de Herrera por Cervantes, ver G. Carrascón, «En torno a la dedicatoria de la Primera Parte del Quijote», ACerv, 29,1991, p. 167-178. Sobre los adocenados lugares comunes que se repiten en dedicatorias y prólogos, ver A. González de Amezúa, «Cómo se hacía un libro en nuestro Siglo de Oro», Opúsculos histórtco-literarios, I, Madrid, CS1C, 1951-1953, p. 331-373, en part. 343-344 y 356-357.

30 Sobre las fuentes tratadísticas que este doctrinal copia y combina, ver R. M. Walker, Tradition and Technique in «El Libro del cavallero Zifar», Londres, Támesis Books, 1974, p. 134-142. En su edición del Zijar; Ann Arbor, University of Michigan, 1919, p. 255, C. Ph. Wagner le dio a esta sección del libro, por ser exclusivamente didáctica, el subtítulo de «Castigos del rey de Mentón» que la tradición ha venido manteniendo hasta ahora, aunque no figura en los dos manuscritos conservados de ta obra ni en sus ediciones antiguas: ver la edición de M. A. Olsen, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies (Spanish Series, XVI), 1984.

31 Recuérdese que en su prefacio Montalvo, después de evocar con encomio a los Reyes Católicos, indica que refundió y depuró la historia de tal manera que en ella «assí los cavaderas mancebos como los más ancianos hallen [...] lo que a cada uno conviene»; para un análisis del prólogo en su conjunto, ver J. D. Fogelquist, El «Amadís» y el género de la historia fingida, Madrid, Porrúa Turanzas, 1982, p. 9-27. En cuanto a los sermones intercalados en la trama de la narración –que tanto pueden remontarse al Amadís primitivo como ser innovación tardía de Montalvo– suelen dirigirse directamente a aquellos «a los que grandes señoríos son encomendados» exhortándoles a que eviten la injusticia, la codicia, el orgullo, etc.: ver, entre otros ejemplos, la conclusión del cap. XXXIV, p. 565; el aviso o «consiliaria» del cap. XLII, p. 641-643; y la exclamación del cap. LXII, p. 889-890 (cito por la edición de J. M. Cacho Blecua, t.1; ver arriba n, 4).

32 Dejando aparte al Clarimundo portugués, cuyo caso examino más adelante, otras novelas de caballerías españolas tienen destinatario regio. La una es el Cristalián de España de Beatriz Bernal, (Ia ed. en cuyo «proemio», dirigido al «hijo de Carlos semper Augusto nuestro señor», la autora invoca la fragilidad de su sexo para pedir la excelsa protección del futuro Felipe II (ver ed. de Alcalá de Henares, Juan Iñíguez de Lequerica, 1586, f. prelim., s. n. v°). Otra, el Florisel de Niquea IVa Parte (Ia ed. 1551), en cuya dedicatoria a María de Austria, hija de Carlos Quinto y regenta de España desde 1548, Feliciano de Silva evoca encomiásticamente las victorias del Emperador sobre los luteranos (v° de la portada, s. n.). Y otra más, el Olivante de Laura de Antonio de Torquemada (1564), encabezado por dos prólogos: uno del autor, que consiste en un relato fantástico del hallazgo del libro; otro del impresor, Claudio Bornat, que lo endereza reverentemente a Felipe II porque no «ay cosa más digna de ser leyda de los Reyes que la historia»: en este caso «la dulce historia de Olivante» (ed. de Barcelona, Claude Bornat, 1564, f. prelim., s. n. r°); para un análisis de los dos prólogos del Olivante, consúltese M. I. Muguruza Roca, «Sobre el prólogo de Don Olivante de Laura, de Antonio de Torquemada», Evolución narrativa e ideológica de la literatura caballeresca, ed. M. E. Lacarra, Bilbao, Universidad del País Vasco, 1991, p. 117-144. Una lista de conjunto de los destinatarios de libros caballerescos puede verse en Eisenberg, Romances of chivalry, p. 95 s.

33 Belianís III, f. 59 r° Al indicar que no se puede ver el semblante del Emperador el licenciado Fernández utiliza una fórmula bastante curiosa: «por otra más secreta causa su rostro no podía por nadie ser mirado»; bien podría ser ésta una alusión encubierta a la abdicación o quizá a la muerte de Carlos, en cuyo caso cabría suponer que parte de la redacción del Belianís III y IV fue posterior a 1556 y se llevó a cabo como homenaje a la Sacra Magestad de aquél que se había dignado leer los Lib. I y 11 varias veces, según declara orgullosamente, como hemos visto, el Prólogo-Dedicatoria a Fuenmayor.

34 Ibidem, f. 66 r°.

35 El futuro autor de las Décadas e historiador de la expansión portuguesa en Oriente escribió el Clarimundo por los años 1520, cuando aun era «mozo de guardarropa» del joven Juan, por entonces príncipe heredero del trono; en uno de los dos Prólogos que dirigió a su señor, Barros recuerda que, al ir leyendo el manuscrito de la obra, éste se había dignado corregirla y enmendar sus faltas, «porque as [...] menos ocupaçōes que entào tinha, lhe faziam tomar alguma para emendar meus erras»: ver Clarimundo, ed. Marques Braga, vol. I, Lisboa, Livraria Sá da Costa, 1953,3 vol., p. 2. Es probable que este interés del futuro Juan III por la novela de caballerías fue lo que más tarde impelió al escudero Jerónimo López a dedicarle a su vez el Ciarían IIa, IIIa y IVa Partes, diciéndole al rey en su prólogo «saber de cierto que a semejantes cosas sois tan inclinado». Se equivoca Menéndez Pelayo, Orígenes de la novela, I, Madrid, 2a ed., CSIC, 1962, p. 452-43;, al declarar que Barros en su edad madura se arrepintió de haberse dado a la literatura caballeresca y la criticó en una página del Espelbo de casados (cuyas líneas don Marcelino reproduce traduciéndolas al castellano); el Espelho, escrito entre 1545 y 1563, es en realidad obra de otro João de Barros, homónimo del historiador, Doctor en Leyes y escribano de cámara del rey Juan III.

36 Ver Clarimundo, Lib. III, cap. IV (ed. cit., vol. III, p. 91-III) y Eneida, VI, v. 752-886. El título completo de la obra de Barros, cuyas dos ediciones del siglo XVI (1520 0 1522, y 1555) se han perdido, es «Crónica do Imperador Clarimundo donde os reís de Portugaldescendem» (el subrayado es mío). Según explica una «Concordancia» antepuesta por Barros al texto de su novela, esta genealogía imaginaria –y no poco atrevida– de los monarcas de Portugal permite combinar los datos contradictorios consignados anteriormente por diversos cronistas oficiales; Fidelino de Figueiredo, A óptica portuguesa no sécula XVI, Sao Paulo, [950, p. 239, supone con razón que la fantástica versión que propone el Clarimundo de los orígenes de la dinastía portuguesa se elaboró con la complicidad o, al menos, con la entera aprobación del rey don Manuel y de su hijo. Cabe recordar que ya la predicción de Anquises a Eneas y, más generalmente, toda la Eneida, constituyen una celebración de la genealogía mítica que se había elaborado en torno a los orígenes troyanos de Roma.

37 La profecía de Juno en el Belianís III tiene enorme semejanza con la de Fanimor en el Clarimundo; con todo, no me atrevería a afirmar que el licenciado Fernández imitó a Barros y no, más directamente, a Virgilio, a quien de seguro él también había leído con atención. Lo que sí cabe señalar es que parte de las aventuras relatadas en este tercer libro de su novela y en el siguiente tienen como teatro las regiones africanas y asiáticas exploradas por los portugueses y denotan simpatía por la Casa real lusitana. En el Lib. III, cap. XXVII, unode los personajes llega, después de largas peregrinaciones, hasta «las últimas Indias de Asia». En el Lib. IV aparecen tres príncipes de Portugal quienes, en el cap. VIII, participan en las justas celebradas en Constantinopla con ocasión de las bodas de Belianís, y en el cap. XXIII enarbolan la típica bandera portuguesa adornada de «quinas» o escudos simbólicos de las llagas de Cristo; además, en el cap. LXVI, uno de ellos, al pasar de Nubia a Egipto, recibe una joya enviada al rey don Manuel y procedente de las tierras que están «más allá del río Ganges».

38 «No morirás malograda / pues en esta vida en fin / te has dado más lindos verdes / que el potro de Belianís», Academia Ia., «Romance a una dama vestida de verde» (BAE, 42), p. 212-213 (o también «Romance a una dama verde», en Obras completasde Polo de Medina, Murcia, BAM, 1948, p. 44). La alusión que encierran estos versos a la desenfrenada actividad erótica de la dama queda aclarada en el eruditísimo artículo de mi colega y amigo J. Bourg, «Un romance devoto-burlesco de Polo de Medina a San Juan de Dios», Homenaje al Prof. J. Barceló Jiménez, Murcia, Academia Alfonso el Sabio, 1990, p. 89-106, en part. p. 96; no he logrado localizar en la historia de don Belianís mención alguna de esos ímpetus libidinosos de su corcel, que no parece haber aspirado a «darse un verde» ni, como Rocinante en el Quijote (I, 15), a «refocilarse con las señoras facas»: ¿no será, sencillamente, que además de la connotación sexual de «potro» en la lengua del Siglo de Oro, a Polo de Medina le venía bien el nombre de «Belianís» en un romance asonantado en -í?

39 He reunido y sintetizado aquí datos dispersos de los que buena parte puede verse en Clemencín, Biblioteca de libros de caballerías. Año 1805, Barcelona, Publicaciones cervantinas patrocinadas por J. Sedó Perís-Mencheta, III, 1942; en Thomas, Las novelas de caballerías; y en Simón Díaz, Bibliografía, Belianís de Grecia.

40 También aquí he reordenado, añadiendo alguna novedad, informaciones que podrán completarse y aumentarse consultando a Thomas, Las novelas de caballerías; a Eisenberg, Romances of Chivalry; a Martín de Riquer, «Tirante el Blanco, Don Quijote y los libros de caballerías», prólogo a su edición del Tirante el Blanco (traducción castellana de 1511), Barcelona, Asociación de Bibliófilos, 1947-1949, p. xxv-lx. El hasta ahora desatendido «Romance de don Clarián» (¿obra de un tal Sabalza?) quedó registrado con el núm. 14947 en el Abecedarium de Fernando Colón: ver A. Rodríguez-Moñino, Diccionario de Pliegos sueltos poéticos (siglo XVI), (Castalia, 501), Madrid, 1970. Para los dos inventarios de los bienes y libros de Rojas que se hicieron sucesivamente en 1541 y 1546, ver S. Gilman, La España de Fernando de Rojas, Madrid, Taurus, 1978 (trad. de The Spain of Fernando de Rojas, Princeton, Princeton University Press, 1972), p. 404 y 424. Sobre Román Ramírez y el Clarián, ver J. Caro Baroja, Vidas mágicas e Inquisición, vol. I, Madrid, Taurus, 1967, cap. IV, p. 309-328, en part. p. 317; y L. P. Harvey, «Oral composition and the performance of novels of chivalry in Spain», Oral Literature. Seven Essays, ed. by J. J. Duggan, Edinburgo-Londres, Scottish Academy Press, 1979, p. 84-100.

41 Sobre las huellas de la presencia en América del Clarián y el Belianís, ver I. A. Leonard, Los libros del Conquistador, México, FCE, 1959 (trad. de Books of the Brave, Cambridge, Harvard University Press, 1949), passim. Sobre la presencia del Belianís, junto con otros libros caballerescos, en la biblioteca de Melchor Pérez de Soto, «maestro de obras» de la Catedral de México, ver D. G. Castanien, «The Mexican Inquisition censors a Prívate Library, 1655», Hisp. Amer. Hist. Rev., 34,1954, p. 374-392, en part. p. 377-376.

42 La utilización del Belianís en el Diccionario fue advertida por Eisenberg, Romances of Chivalry, p. 5 n., quien se equivoca, creo, al suponer que tos Académicos apenas lo utilizaron: ver, p. ej., la explicación que dan de *Abeñulas, que muestra que en todo caso llegaron a explorar hasta el cuarto y último libro de la novela (en cuyo cap. XXXVIII se encuentra esta infrecuente palabra).

43 Sobre todas estas ediciones, ver nota 8. La comparación editorial está a favor del Belianís con la salvedad de que puedan haber existido y resurgir algún día ediciones del Clarián hasta hoy desconocidas: caso siempre posible tratándose de una producción libresca tan enorme y mal preservada como la caballeresca.

44 Ver A. Rodríguez Marín, «El caballero de la Triste Figura y el de los Espejos: dos notas para el Quijote», BRAE, 2,1917, p. 129-136 (reprod. en Estudios cervantinos, Madrid, Atlas, 1947, p. 373-379); y «El Caballero de la Triste Figura», en El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, Edición del IV Centenario, Madrid, Atlas, 1947-1949, apéndices, IX, n° XVI, p. 231-235.

45 Clarión IIIa Parte, cap. XXI, f. LXIV v° y cap. IX, f. XXII v°; en el Clarián IVa Parte, cap. v, f. X VI r°, la Triste Figura del escudo de Deocliano queda identificada con su dama Leonisa, afligida por los obstáculos que la separan de su enamorado. La carrera de éste, que de «Donzel» pasa a ser «Cavallero de la Triste Figura» después de solemne investidura de armas en la Corte imperial de Alemania, empieza en la Tercera Parte y prosigue en la Cuarta, amoldándose al clásico esquema de roda biografía caballeresca: hazañas precoces en compañía de su padre Garzón de la Loba, amores secretos con la princesa Leonisa de Lombardía, aventuras diversas bajo la protección de la «sabia» Meliota, bodas con Leonisa celebradas en el palacio de Clarián, nacimiento de su hijo Florimán quien proyecta una cruzada para reconquistar a Jerusalén, etc. Fuera de su sobrenombre de la Triste Figura, que es el principal, Deocliano, según costumbre tópica en los héroes caballerescos, va adquiriendo otros cada vez que cambia de armas y de escudo: «Cavallero del Leopardo», «Cavallero del Rayo» en Clarián IIIa Parte, cap. xxxv y un; «Cavallero de Constantinopla» en Clarián IVa Parte, cap. IX, y así sucesivamente.

46 Don Quijote, I,19. Suele admitirse, no sin reparos, que Cervantes leyó más libros de caballerías de los que menciona expresamente, entre ellos, p. ej., el Primaleón donde evoluciona una pareja grotesca que posiblemente anunciaría la de Don Quijote y Aldonza Lorenzo: reléase el conocido trabajo de D. Alonso, «El hidalgo Camilote y el hidalgo Don Quijote», RFE, lo, 1933, p. 391-397, quien prudentemente supone conocimiento indirecto del Primaleón por Cervantes a través de la adaptación teatral que hizo del libro Gil Vicente en la Tragicomedia de Don Duardor.

47 Ver Clememcín, nota 31 al Quijote, I, 19.

48 Para una descripción de las armas y escudo de Belianís como «Cavallero de la Rica Figura», ver Belianís I, cap. v, x y XIII. De la dificultad de escoger entre la hipótesis de Rodríguez Marín y la de Clemencín es buen ejemplo Eisenberg, quien en sus Romances of Chivalry, p. 138, se muestra de acuerdo con el primero, pero finalmente en «La biblioteca de Cervantes» se abstiene de incluir al Clarión y adopta, p. 279, la sugerencia de Clemencín tocante al Belianís.

49 Incluyendo entre ellas las alusiones al «sabio Fristón», supuesto redactor de la biografía belianesca en lengua griega, las menciones de Belianís en el Quijote llegan a nueve, de las que ocho se encuentran en la Primera Parte. Según Clemencín, n. 32 al Quijote, I, 19, se podría añadir la evocación del «Cavallero del Unicornio», que correspondería no sólo al Rugero de Ariosto, sino también a Belianís; pero en realidad el sobrenombre de éste en el Lib. III, cap. XIII a xx, de su historia es el de «Cavallero del Liocornio».

50 Don Quijote, I, 6: «Pues ése (el afamado Don Belianís) –replicó el Cura– con la segunda, tercera y cuarta parte, tienen necesidad de un poco de ruibarbo para purgar la demasiada cólera suya, y es menester quitarles todo aquello del Castillo de la Fama y otras impertinencias de más importancia, para lo cual se les da término ultramarino [...] y en tanto, tenedlos vos, compadre, en vuestra casa».

51 Bien podría ser, por ejemplo, una imitación de la tramoya alegórico-patriótica imaginada por el Licenciado Fernández la descripción que ofrece Avellaneda, en su cap. II, de los dos arcos triunfales armados en El Coso de Zaragoza, donde aparecen, con armas y atuendo emblemáticos, Carlos V y Felipe II, junto con Felipe III.

52 Cap. XXIX del Quijote apócrifo; en este capítulo se inician los devaneos «belianescos» de Don Quijote, que continúan en el xxx y el XXXI, y se terminan en el XXXIV, fingiendo el «titular» acobardarse ante el desafio y desistir voluntariamente de sus supuestas pretensiones a la mano de Florisbella para evitar la batalla.

53 Ver Gayangos, Libros de Caballerías, «Discurso preliminar»; Menéndez Pelayo, Orígenes de la novela, I, p. 430 y 437; y Thomas, Las novelas de caballerías, passim. Don Marcelino, según pude comprobar en su biblioteca santanderina, había adquirido un ejemplar de la edición de 1587 del Belianís I y II en que faltan la portada, los primeros folios y todo el segundo libro, y otro, en mal estado, del Belianís III y IV de 1579 que tampoco tiene portada ni últimos folios.

54 Sobre el Lib. I del Clarían, ver Eisenberg, Romances of chivalry, p. 60, 66, 68 y 71; y sobre el Belianís, además del estudio ya citado en la nota II, otros trabajos más de Lilia E. F. de Orduna: «B. de G. según los anotadores del Quijote», Anales Cervantinos, n, 1973, p. 179-186; «B. de G. (Burgos, 1547). Catálogo de armas», Letras, II-12, 1984-1985, p. 140-150; «La lengua de un escritor de Burgos a mediados del Quinientos», Fil, 20, 1985, 295-303; «Algunas observaciones sobre léxico: B. de G. (Burgos, 1547)», Homenaje al Prof. A. Zamora Vicente, vol. I, Madrid, Castalia, 1988, p. 203-205 y «Héroes troyanos y griegos en la Hystoria del magnánimo, valiente e invencible cavallero don E. de G. (Burgos, 1547)», Actas del IX Congreso de la AIH (Berlín, 18-23 agosto 1986), Frankfurt am Main, Vervuert Verlag, 1989, p. 559-568.

55 Las regiones septentrionales de Europa ya están presentes en el Amadís; pero, exceptuando el episodio de la traición y castigo del Duque de Suecia, que transcurre en las tierras de su vecino y suegro, el rey de Dacia, antigua denominación de Dinamarca (Lib. IV, cap. CXXI y CXXII), solamente aparecen citadas como lugar de origen o nacimiento de unos pocos personajes que han emigrado a la corte inglesa del rey Lisuarte, uniendo su destino al de las principales figuras de la historia: tal es el caso, p. ej., de la propia esposa del monarca, Brisena, que es hija del rey de Dinamarca (Líb. I, cap. m); de la amiga de Agrajes, Olinda la Mesurada, cuyo padre es el rey Vavain de Noruega (I, cap. x y XVI); de la «doncella de Denamarcha», infatigable mensajera y medianera de su señora Oriana (I, cap. VIII; II, cap. LII y LIV); y del abnegado ayo de Brisena, don Grumedán, oriundo de Noruega (I, cap. XXXVIII).

56 Todos estos lugares, nombrados inicialmente en las primeras secciones del Clarión (Lib. I, II y Segunda Parte), vuelven a aparecer periódicamente en las siguientes; bástenos con indicar tan sólo sus primeras menciones: «Suecia, provincia que confina con Dacia y Nuruega» (Lib. I, f. Ir°); «el rey Zoboar de la ínsula de Golandia [...] juntamente con el rey des tas ínsulas Altanas» (ibid., f. CCVIII v°); «el rey de Frisia» (Lib. II, f. III r°); «Olanda» (Lib. I, f. CCX v°); «el rey de Zelanda, [...] súbdito del Emperador» (Lib. I, f. XII r°).

57 La accesión de Gedres del fuerte Brazo al trono de Pequeña Bretaña, cuyo viejo rey le ha concedido la mano de su hija y heredera Latena, está evocada en e! Lib. I, cap. 1, f. II v°; la penitencia en Irlanda de Palamís de Hungría, instigador de una conspiración contra Clarián, es tema del cap. XIII de la Tercera Parte, cuyos cap. xxx a XLII también narran la participación de Deocliano en el paso de armas escocés y su estancia en Inglaterra donde uno de sus compañeros pasa rápidamente por «Camalote», el Camaalot de Artús (f. XCIV v°).

58 El relato de la invasión fracasada de Cosdroe, anunciada en el Lib. I, ocupa los cap. XXXIV a XLII del Lib. II; la Segunda Parte que, como se ha dicho, constituye una continuación enteramente diferente del Ciarían I, también propone una versión de este episodio, pero mucho más corta y modesta (cap. x y xi).

59 Clarián II, cap. XXXVIII a XLI; en la Segunda Parte se da de estos amores una versión diferente en que la reina utiliza, para encantar a Clarián, un ungüento mágico fabricado por su tía, «la sabia Tesalia», y en que el fruto de su unión con el príncipe es el hermoso Vitoraldo, «lumbre de su linaje» (f. CXXXVI v°). La Tercera Parte, cap. VI y xtv a XVII ofrece una repetición con variante del mismo tema al contar el rapto de Clarián por un halcón y una paloma que lo llevan por los aires hasta el palacio imperial de Cosdroe de Persia, donde la hija de éste, Dahorea, trata en vano de seducirlo, acabando por huir con él a «Alemana» donde se instala definitivamente.

60 Clarián IIIa Parte, cap. L a LIII.

61 Los tratados V y VI del Jardín, publicado por primera vez en 1570 y probable fuente, según se sabe, de la geografía nórdica del Perfiles, suelen considerarse como una de las más tempranas manifestaciones del interés despertado en la España renacentista por los países septentrionales de Europa. En ellos Torquemada se basa explícitamente en las obras de autores contemporáneos como Paulo Jovio (Historiarum sui temporis libri, 1550-1552) y Olao Magno (Historia degentibus septentrionalibus, 1555), pero sigue aduciendo a los cosmógrafos tradicionales, Diodoro Sículo, Plinio, Estrabón, Solino, Saxo Gramático y otros muchos, aunque él mismo confiesa que, para concordar los nombres antiguos con los modernos, «sería necesario un juicio divino [...] y así hemos de ir adivinando conforme a los nombres que ahora tienen» (Jardín, Tratado Sexto [Clás. Castalia, 129], Madrid, 1983, p. 437). Sobre tas fuentes manejadas por Torquemada, ver la introducción de G. Allegra a esta edición, p. 20-21,33 Y 42-43, y el prólogo de A. González de Amezúa a su edición de Madrid, SBE (2a época) vol. XIII, 1943, p. xxxii-xxxiii (reprod. en Opúsculos histérico-literarios, I, Madrid, CSIC, 1951-1953, p. 325-326).

62 En el Lib. I están las menciones iniciales de! «duque de Tronde, que era el mayor señor de Nuruega» (f. VIII r°); del «conde de Lubet», uno de los subditos del Emperador de Alemania (f. XII r°); de «una ciudad de Olanda llamada Dosdrec», desde donde Clarián y sus compañeros navegan para el reino de Suecia, invadido por los paganos de! Gotland (f. CCX r°). En el Lib. II, al ir a enfrentarse con éstos, el protagonista pasa por la villa de «Visuy» (cap. III) y se dirige después hacia «Bergis» (cap. IX). En cuanto a «Canter», aparece con frecuencia en la Segunda Parte, como puerto de embarque y de regreso de los miembros de la familia imperial alemana (ver en part. en el cap. XXI el rapto del niño Floramante por unos corsarios turcos, y en el XXXXVIII la llegada de la nao que transporta a los principales personajes masculinos del libro). El Libro del conoscimiento-del que se conservan hoy tres ms-puede consultarse en la edición de F. Lopéz Estrada, Barcelona, El Albir, 1980 (reedición de la de M. Jimenéz de La Espada, Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid, II, 1877); en ta traducción inglesa del Libro por C. Markham, Book of the knowledge of all kingdoms.Londres, Hakluit Society, 1912, p. 64, se hallan listas de los topónimos de los países de Europa del Norte mencionados en la obra en las que se comprueban a las claras las coincidencias con la toponimia de los Clarianes. Sobre el Libro y sus aspectos más salientes, ver el valioso estudio de P. Russell, «La heráldica en el L. del c.», Studia in honorem Prof. Martín de Riquer, II, Barcelona, Quaderns Crema, p. 687-697.

63 Clarián II, f. IV v°. En el Belianís IV, cap. LXVI, estas misteriosas «zeforas», también cazadas con halcón, están localizadas en Nubia. Es de notar que «setora» correponde con el vocablo hebreo sippora que significa pájaro (ver Deuteronomio, 14, 11) siendo por lo demás origen del nombre de pila femenino Sephora ejemplificado por el de la mujer de Moisés (ver Éxodo, 2, 21).

64 Clarión I. En el cap. XXXIII, f. XXX v°, se presenta a la corte imperial de Colonia, con un mandado de su señora, una «doncella de la reyna de España, muger del rey Ricaredo, que es tía de la emperatriz». En el cap. xn, f. XI r° y v°, se da un resumen de las relaciones entre emperadores germánicos de Occidente y bizantinos de Oriente en el que, entre patrañas y verdades, aparece, como contemporáneo del abuelo de Vasperaldo, «Justiniano segundo [...], [que] tuvo siempre gran contienda con ios lonbardos»; a continuación el autor anuncia la posterior decadencia del Sacro Imperio y su restauración por Otón el Grande, concluyendo tranquilamente que «porque esto no haze a este cuento, no se dirá aquí más dello; e lo que se ha fablado ha sido por evitar la dubda ya dicha». En cuanto a «Bonifacio, obispo de Maguncia, [...], [que] toda Alemaña a la sancta fe catholica sojuzgó», queda mencionado en el cap. XXIX, f. XXVI r°. Conviene recordar que Recaredo I reinó de 586 a 601, Justiniano II de 685 a a 711, y San Bonifacio, nacido en 675, murió en 754.

65 Clarián II, Para las menciones de «Cosdroe de Persia», el sasánida Cósroes II –que reinó en los años 590 a 628– ver más arriba nota 58. La intervención militar de Vasperaldo a favor de «Eraclio, emperador de Constantinopla», o sea Heraclio I –que, muerto Focas en 610, ocupó el trono griego hasta 641, guerreando precisamente con los ejércitos del mismo Cósroes– se describe en los cap. LXVII a LXXV.

66 La guerra de Zoboar, coligado con otros caudillos paganos contra Clarián y su padre Lantedón de Suecia, socorridos por los principales príncipes nórdicos, ocupa los cap. III a XXII del Clarián II; al ser derrotado, Zoboar abraza la fe cristiana por amor a la princesa Belismenda, hermana de Clarián, y, tomando como patrono a San Jorge, se bautiza con el nombre de Jorgel. Lo imitan sus principales vasallos, uno de los cuales discurre sobre las «suziedades» de los sacrificios paganos a Júpiter, Saturno y Marte, contrastándolas con la limpieza de los cristianos que «todo su servicio que a Dios hazían era ser mansos e humildes e caritativos e limosneros con otras mil virtudes que alcanzan» (f. XLI r°).

67 Describen la valentía y el fervor religioso de Osvaldo, que reinó entre 605 y 641, Beda el Venerable que en su Historia ecclesiastica (Lib. II, § 5,14,20 y Lib. III, en part. § 6-7 y 9-14) lo coloca entre los siete grandes monarcas anglosajones, y Godofredo de Monmouth, en cuya Historia Regum Britanniae (Lib. XII, § 10-11) el santo rey aparece plantando una cruz en el campo de batalla y entonando con sus soldados una plegaria a! Señor antes de empezar la lid. En la aldea actual de Bamborough subsisten las ruinas de un imponente castillo cuyas fundaciones se remontan quizás a la época de Osvaldo.

68 Sobre la tradición ampliamente difundida según la cual la Tierra, después del diluvio, había quedado dividida en tres partes, distribuidas entre los tres hijos de Noé, y sobre las numerosísimas representaciones visuales del orbe que, conforme con este esquema tripartito, figuran en las obras del medioevo, transmitiéndose después a las cosmografías impresas a fines del siglo xv y durante parte del XVI, ver J. B. Harley y D. Woodward, The History of Cartography. I: Cartography in Prehistoric Ancient and Medieval Europe and theMeditermnean, Chicago y Londres, Chicago University Press, 1987, passim. La cuarta parte americana interesó muy poco, salvo este caso del Belianís, a los autores caballerescos hispánicos, que casi no la mencionan como no sea para alabar en sus prólogos las conquistas españolas.

69 Sobre la perduración a lo largo del Renacimiento de nociones geográficas ultrapasadas y sobre la propensión de los autores literarios, antes y después de 1600, a ignorar la cartografía moderna, ver las certeras observaciones de N. Broc, La géographie de la Renaissance, París, ministère des Universités, Comité des Travaux historiques et scientifiques, 1980 (reed. en 1986), p. 7-36, 58-59 y quien pasa revista a los textos más difundidos en los siglos xv y XVI, destacando la importancia de Ptolomeo, Estrabón, Plinio y Marco Polo, junto con algunos más. Con todo, me parece arriesgado asignarle fuentes precisas al saber geográfico del licenciado, siendo tantos los textos de que pudo disponer. Quizás uno de ellos fuera la Suma de Geographía del español Martín Fernández de Enciso, publicada en 1519, que «trata de todas las partidas y provincias del mundo»: inspirada a la vez en los autores antiguos y en los portulanos modernos, es una de las primeras obras desu clase en incluir al Nuevo Mundo; señal de su larga difusión son las menciones que de ella hace Torquemada en su Jardín (ver en part. p. 402).

70 Son tan numerosos y diversos los sitios a los que el infatigable licenciado conduce a sus personajes en este cuarto libro que es imposible enumerarlos todos; sólo señalo los más importantes, renunciando a dar una idea de la inrrincadísima red narrativa de encuentros y separaciones, partidas y regresos, correrías y guerras, que se producen, merced a semejante dispersión espacial, en esta parte final de la novela.

71 En esta isla apócrifa es donde Clarineo, que estaba expiando su infidelidad a su dama í fermiliana, se reconcilia y se desposa con ella, recibiendo la bendición de Belianís; antes de marcharse, la pareja graba en los árboles inscripciones enamoradas para conmemorar su felicidad: por lo cual, explica galanamente Fernández, los primeros españoles que llegaron a América, al descubrir el lugar, lo llamaron «Ysla de los amantes» (Belianís IV, f. 128 v°). Lo que no explica el licenciado es la presencia de focas («lobos marinos») en las aguas del Caribe: habrá que atribuirla a su fantasía o a la de sus fuentes.

72 Allí reside, dentro de una cueva, la centenaria Belonia, maga protectora de Belianís, a quien entrega armas nuevas y un escudo con la Rica Figura de su dama (ver nota 48). Acreditada su existencia por Aristóteles, Eratóstenes, Estrabón y otros muchos, los fabulosos «Montes Ripheos», mencionados tanto en la Primera Crónica General alfonsina (cap. III y CCCLXXXVII entre otros) como por MENA en Las Trescientas (estr. XLII), están situados por Hernán Nuñez, en su glosa a esta estrofa, en Escitia o sea al Norte del Mar Negro. Todavía figuran en muchas cosmografías del siglo XVI: véaseJ. O. Thomson, History of Ancient Geography, Cambridge University Press, 1948, p. 142 y 251; de la confusión de opiniones emitidas a su respecto y de la dificultad de ubicarlos se queja sin embargo repetidamente Torquemada en el ya citado tratado V de su Jardín, p. ej., p. 392-393, 396, 399, 419.

73 Desde Herodoto (Historias, I, cap. CLXXVIII-CLXXXVII) esta descripción se había transmitido, a través de los geógrafos griegos, a los de los siglos posteriores.

74 «Sirviendo cada fuente para la silla de un cavallero, de manera que bolviendo ciertas clavijas daban toda el agua necesaria», observa el licenciado (f. 34 v°). Desde su primera aparición en el Roman de Brut del poeta anglonormando Wace a fines del siglo XII, la célebre mesa, pasada a la literatura artúrica, habla inspirado a los novelistas las más diversas y fantasiosas descripciones; según tradición cultivada por la monarquía inglesa hasta después de Enrique VIII, se la idenficaba con la enorme tabla circular, dividida en veinticinco secciones de diferentes colores, que adornaba la pared de una de las salas del castillo de Winchester, donde ha permanecido hasta hoy.

75 Las reacciones de Belianís y de Baldín corresponden respectivamente al Belianís IV, f. 123r° y f. 259 v°; es posible que la observación reticente de don Baldín sea un eco, directo o indirecto, de la de Plinio (XXXVI, 75), que califica fas Pirámides de «otiosa acstulta ostentation.

76 Belianís IV, cap. XVII, f. 128 r°, Era opinión admitida desde la Antigüedad que el mundo se dividía en cinco zonas, tres de las cuales eran inhabitables: los dos círculos polares y una zona central denominada «perusta», o sea quemada y desierta. Sobre las nociones que los cosmógrafos griegos y romanos habían enunciado con respecto de esta última y que la Edad Media conocía a través de Macrobio, ver L. Bagrow y R. A. Skelton, History of Cartography, Londres, C. A. Watts, 1964, p. 41-44. Para las dudas y controversias que suscita la supuesta inhabitabilidad de la «zona torrida» a partir del siglo xv, véase W. Oakeshott, «Renaissance maps of the world and their presuppositions», Bull. of the John Rylands Library, 44,1961-1962, p. 381-394.

77 Para esta característica de Tristán, que no creo reaparezca en el Tristán de Leonís castellano, ver J. Bédier, Le roman de Tristan de Thomas, París, Satf, 2 vol., 1903-1905, vol. I (reprint Nueva York-Londres, 1968), p. 28; el pasaje citado del Amadís de Gaula se encuentra en el Lib. III, cap. LXXII.

78 Sobre el grupo de los nueve caballeros de la Fama, que aparece inicialmente en la literatura francesa de principios del siglo XIV, y que, representado en tapicerías y pinturas del siglo xv, inspiraría cantidad de obras y tratados caballerescos, gozando de amplia difusión en las épocas posteriores, ver J. Huizinga, El otoño de la Edad Media, Madrid, Revista de Occidente, 1967, p. 108-110. Indicio de su popularidad en España es la Chronica llamada el triunpho de los nueve más preciados varones de la Fama de Antonio Rodríguez Portugal, publicada en Lisboa en 1530, como también la mención que de ellos hace el Ingenioso Hidalgo en el Quijote (I, y), declarándose capaz de superar sus hazañas juntamente con las de los doce Pares de Francia.

79 El Castillo ideado por Fernández tiene cierto parentesco con el que describe el licenciado Alfonso Álvarez Guerrero, imitador de Mena, en sus Doscientas del Castillo de la Fama, poema en octavas de arte mayor dedicado a Carlos V y publicado en Valencia en 1520 (repr. Cieza, Et Ayre de la Almena, 1957); transportado hacia la cumbre de una alta montaña, el autor penetra dentro de una fortaleza donde contempla, sentados en las sillas de la Fama, a los más ilustres proceres de su tiempo, reunidos allí para glorificación del Emperador: un resumen de la obra puede leerse en Gallardo, Ensayo, cols. 164-165. Sobre el portugués españolizado y erasmista Alvarez Guerrero, ver E. Asensio, «El erasmismo y las corrientes espirituales afines», RFE, 36,1952, p. 31-99, en part. p. 97-98.

80 Beiianís I, cap. li, f. 80r°. Recuérdese que de la velocidad de los viajes caballerescos y de los fabulosos medios de transporte ideados para facilitarla también se burla Cervantes por boca del Canónigo: «¿Qué ingenio [...] podrá contentarse leyendo que una gran torre llena de caballeros va por la mar» adelante, como nave con próspero viento, y hoy anochece en Lombardía, y mañana amanezca en tierras del Preste Juan de las Indias [...]?» (Don Quijote, I, 47).

81 Clarián II, cap. xxxviii, f. 73 r°.

82 Ibidem, f. 74 r°.

83 Ibid,, cap. XLI; conforme con la fantasiosa onomástica hispánica imaginada por el autor en todo el episodio, este infante peninsular que gana, en un lugar indeterminado del Imperio alemán, el reino imaginario de «Gociana», se llama nada menos que «Espinel de Claraboy».

84 En el Lib. I, cap. I, f. 3 v°, se cuenta ta recepción por Toloyano, en la ciudad de «Hispan», de los embajadores de Belanio, a quienes entrega gozosamente a su hija Altibea para que se la lleven a Grecia; y en el Lib. IV, cap. XIX, f. 133 v°, la entrevista en Constantinopla de suegro y yerno que no se conocen aún, exclamando Toloyano: «Bien es, quando hijo, que quien hasta agora mozo y con paz no me ha querido visitar, venga yo a verle viejo y con guerra».

85 Lib. IV, cap. XVIII, f. 129 v°.

86 Ibidem, cap. LXIV, f. 253 r° y v°.

© Casa de Velázquez, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search