Version classiqueVersion mobile

La invención de la Novela

 | 
Jean Canavaggio

Primera parte

La narrativa del Renacimiento: estado de las cuestiones

Víctor Infantes

Texte intégral

Intenciones

1Me temo sean muchas las quaestiones que tenemos que tratar en esta materia, demasiadas obras, autores, corrientes, tendencias, grupos, actitudes y, además, demasiados críticos e investigadores que se han preocupado de ellas. Lógicamente se olvidarán algunos de los segundos, menos de las primeras, y los aquí reunidos tienen que ser, a la fuerza, una selección. Selección que comienza delimitando el espacio cronológico en la frontera de 1980, año venturoso de la aparición del segundo volumen de Historia y crítica de la literatura española, y que queremos llegue hasta los momentos actuales de redactar estas líneas y selección, insisto, que tienen en cuenta una renovada nómina de jóvenes filólogos que se empiezan a preocupar de los temas de las prosas áureas con entusiasmada eficacia. Por ello se citarán las tesis de licenciatura y de doctorado que conozco o de las que al menos he tenido un conocimiento suficiente por sus directores, con el empeño de intentar delimitar para nuestra parcela las líneas maestras de la investigación académica en nuestra universidad; muchos colegas atendieron mis cartas, única manera por otra parte de saberlo, y de otros aún espero ilusamente noticias, para los primeros amicitiaey para los segundos benevolentiae.

2Que duda cabe, atendiendo a las «Orientaciones del Seminario» y no olvidando nunca la institución que nos acoge y que promueve esta reunión, que lo hispano-francés debe tener una prioridad de conocimiento frente a otras escuelas, en el caso, claro está, que éstas existan como tales. Citas habrá, no obstante de todos los interesados en ir conociendo mejor esa importante Biblioteca de la ficción renacentista que tanto dio de sí y que tanto ha preocupado a todos los mencionados, por ellos conocemos mejor muchas de las preocupaciones de nuestros escritores y por ellos entendemos mejor lo que nos quisieron transmitir. No pretendemos bajo ningún concepto ser exhaustivos, espacio y tiempo obligan al resumen, pero al menos quede escrita la conciencia de entender todos estos problemas planteados a través de las muchas horas de lectura de quienes han escrito sobre ellos, pues nos consuela mucho más la lectura de los textos y en este caso la comparación es odiosa, y no queremos hacer bueno el refrán de que en el pecado llevamos la penitencia.

Algunos problemas generales

3Sin entrar en la complicada polémica, de la que algún día tendremos que salir, sobre las precisiones nominales y cronológicas de «Renacimiento», «Siglo de Oro», «Siglos de Oro», «Edad de Oro» y demás disquisiciones áureas, Marín resuelve muchas de ellas, como ejemplo, delimitamos las narrativas de ficción de las que nos vamos a ocupar, y dejamos el término momentáneamente así, a todo el periodo del siglo XVI, aunque precisamos ya para nuestros intereses que deberíamos comenzar en 1487 y detenernos en 1607.

4Un ilustre crítico que no desea cita bibliográfica precisa que la primera fecha es la de la edición del primer texto de ficción publicado en castellano: la Historia de la linda Melosina del Jean d’Arras y nos importa poco que sea la traducción de un roman (que no es igual que una historia), pues con ella los lectores de nuestra lengua, y digo lectores con cierta conciencia del término, empezaron a conocer activamente la prosa de ficción que circulaba en la Europa medieval; hoy contamos ya con una excelente traducción de Alvar, una edición careada de las dos impresiones castellanas de Corfis, un buen trabajo sobre su difusión de Romero Tobar y una tesis doctoral en marcha de la edición incunable de R. Camino Peñalver bajo mi dirección. Cuando en 1605 aparece la primera parte del Quijote, muchos de nuestros géneros son ya un recuerdo literario de otras generaciones y en él muchos encontraron su testamento retórico. Son, pues, fechas de lectura, de la existencia ya confirmada del lector –y se pueden ver las adecuadas precisiones de Charrier (p. 13-57)–, concepto y grupo social por el que muchas obras fueron posibles y, por tanto, nos parecen fechas más acordes con las de una realidad literaria insoslayable. Entre ambos años se dieron muchos intentos entre la competencia retórica, los géneros literarios (hay un buen panorama en García Berrio y Huerta Calvo, p. 114-116, bajo presupuestos teóricos) y la realidad lectora y editorial, el género editorial, como ya intenté demostrar en otra ocasión (Infantes, 1989).

5Su número e importancia ha ocupado varios recuentos. Hay que recordar que en 1980 apareció el vol. II de Historia y critica de la literatura española al cuidado de F. Rico y que coordinó López Estrada (1980 y Primer suplemento, 1991) y en él se indicaban y agrupaban muchas de las «Variedades de la ficción novelesca» (1980, p. 271-290 y 1991, p. 131-140) que aquí nos interesan y que marcaron el rumbo de su entendimiento crítico. Entre las fechas de aparición de ambos, contamos también con el repertorio bibliográfico de Moseley y Emmons que a pesar de sus limitaciones metodológicas, aporta una extensa información para muchas obras y autores. Historia y crítica de la literatura española recoge bibliografías críticas particulares, enmarca planteamientos teóricos y temáticos y ofrece perspectivas de investigación valiosísimas; es, sin duda, la guía insustituible para nuestros intereses, pero no por ella se acaban y concretan todos los problemas que afectan a tantos textos y escritores.

6Una primera cuestión, que condiciona otras muchas pendientes, es la de la misma denominación de las diferentes manifestaciones en prosa, dado, que en ocasiones, el campo de estudio de las mismas se constriñe o se amplía en su relación con la forma de nómbralo, definirlo y, en consecuencia, conocerlo. En bastantes casos existen clichés ya creados que delimitan los campos de investigación, y pienso –como luego desarrollaremos– en lo caballeresco, o denominaciones que incluyen exclusiones, y pienso ahora en la narrativa folclórica; por no recordar que determinadas propuestas metodológicas restringen su aplicación a las obras señeras, y pienso en lo pastoril, marginando otros textos menos favorecidos y, por encima de otras carencias y actitudes, un mejor conocimiento en su conjunto de las obras que constituyen cualquier grupo o género. Por ello el problema de la titulación, desde una reconstrucción sincrónica de la propia época y para el que ya contamos con una revisión medieval de Deyermond, está siendo abordado de forma sistemática por mí mismo (Infantes, 1993) y afortunadamente para denominaciones singulares por otros autores que citaremos en su lugar.

7López Estrada (1980, p. 271-290) delimita el campo de nuestro estudio con la noción de «invención ficticia» e incluye los libros de caballerías, los libros de pastores, los libros moriscos y los libros de aventuras peregrinas; para nuestro estudio aquí tendríamos que ampliar algunos grupos y sumar las obras derivadas del patrón literario de la Celestina, la Lozana que queda aislada en su dificultosa constitución genérica, pues es al fin y al cabo un «retrato», y todo el territorio folclórico de los cuentos, fábulas, exemplos, etc. El mismo autor en el Primer suplemento (1991, p. 131-140) distingue entre libros, «cauces idealistas», y los demás grupos; lógicamente recoge ya las divisiones y precisiones teóricas establecidas por Rey Hazas en su importante aportación general de 1982, quien, aparte de la narrativa sentimental, cuya bibliografía debemos a Whinnom (1983), certifica el pedigree literario de los libros de caballerías, la novela pastoril, la novela denominada morisca, la novela bizantina y la novela dialogada, entendiendo aquí Celestina. Baste añadir que, a otros propósitos de época, López Estrada (1985) añadió algunos de nuestros grupos, pero teniendo en cuenta su origen y conocimiento medieval.

8Hurtado Torres recoge también el concepto de «idealista» y mantiene en su recuento y estudio la novela de caballerías, la sentimental, la pastoril, la bizantina/griega, la morisca, la corta y cortesana y deja el término de «realista» para la picaresca, la prosa dialogada, las obras celestinescas y diálogos de ficción como el Viaje de Turquía y El Crotalón y el cuento. Podemos añadir hablando de recuentos generales a Pérez Tapia y Piñel Vallejo, pero su interés es puramente editorial/comercial y no metodológico ni crítico. Años después, el único tomo aparecido de Prieto no entra en ninguna de estas clasificaciones, salvo en la figura de Timoneda; Ferreras (1987), en cambio, propone en su recopilación genérica la novela dialogada, y de nuevo la Celestina, los libros de caballerías, la novela pastoril, la novela histórica, que incluye lo morisco y Las A bidas de Jerónim o de Arbolanche, la novela griega o bizantina, que alcanza al Viaje de Turquía y los cuentos y narraciones cortas, exceptuando la novela amatoria o sentimental. Estos panoramas generales terminan con el trabajo de Strosetki, que amén de tratar algunos géneros ya expuestos y con el problema de traducir correctamente cuando estamos precisando denominaciones («ritterroman», «sentimentalen Liebesroman», «morísken-romane», etc.), incluye por extensión la picaresca, Cervantes y el Quijote, o la novela corta, asunto éste último bastante delimitado ya tras la extensa monografía de Laspéras. Resta añadir aportaciones parciales sobre cuestiones relativas al público (Senabre), la difusión de algunos textos en el siglo XVIII (Fernández Insuela) o la relación con los parámetros del diálogo renacentista (J. Ferreras, 1985b).

9Es fácil observar la carencia de un acercamiento a la titulación de las obras en su época, sea en su aparición impresa o en su constitución manuscrita y que el problema de denominar o rotular, en la medida que excluye (o incluye) grupos de estudio, afecta a su incorporación y conocimiento en estos recuentos generales. No obstante, las denominaciones remiten siempre a las obras y son éstas, en su lectura y con sus características, las que permiten establecer los orígenes y el desarrollo de esa prosa de ficción áurea tan diferente al verla clasificada hoy de lo que en su momento vieron sus autores y lectores.

El Viaje de Turquía

10Obra a veces situada por los vaivenes críticos aquí y allá: prosa erasmista, diálogo de ficción,pseudonovela peregrina, etc. y escasas veces de lo que simplemente parece ser: un viaje; por ello es raro que falte un estudio desde esta perspectiva, que sabemos nada fácil, aunque algo añade en esta dirección Delgado-Gómez (1986).

11Disponemos de la edición de Salinero (1980), una excelente traducción al italiano de Acutis y la aportación textual de Sevilla para la «Turcarum origo», con la edición de la misma por Sevilla y Vian, aunque falta esa edición definitiva que reclaman estos últimos críticos (p. 5) y que la importancia del texto merece. Por otro lado, dada la significación ideológica y literaria de la obra, contamos con el estudio general de Ortolá (1983), centrado en los asuntos autobiográficos del texto, tema que ampliará a otros intereses más erasmistas Gómez-Montero (1985) y DelgadoGómez (1987), y una serie de trabajos particulares sobre algunos de los muchos problemas que plantea esta obra singular de la narrativa ¿de ficción? áurea.

12El problema de su autoría por Salinero (1980), quien sugiere a Juan de Ulloa; el trasfondo bíblico por Piñero Sáez; lo documental por Melón Fernández; los conocimientos médicos por Delgado-Gómez (1984); la ideología ejemplar de los personajes por Allaigre (1988); la teoría político-utópica que sustenta el relato, al igual que el concepto de pobreza por Ortolá (1986 y 1992); la función de los relatos intercalados por Gómez-Montero (1992b) y, por último, el análisis del espacio geográfico del relato y sus dependencias dialógicas estudiadas por Sánchez García (1992 y 1993).

La Lozana andaluza

13El texto de Delicado comparte también ciertos problemas genéricos dada su condición de obra singular entre muchos goznes literarios, pero sin entrar en ninguna puerta retórica y aquí se habla de un retrato. En este largo decenio contamos con una completa bibliografía de Damiani (1990) y con varias ediciones, la de Val y las más cuidadas y anotadas de Allaigre (1985a) y Allegra, junto a la traducción inglesa de Damiani (1987b). A Allaigre debemos el mejor estudio en conjunto de nuestro texto (1980), al que podemos añadir los apuntes de Scorpioni.

14La riqueza literaria de la obra ha motivado lógicamente una multitud de aproximaciones sobre aspectos singulares de la misma, entre los que destacamos los centrados en la biografía de Delicado de Villanueva, con las inolvidables sugerencias del recordado trabajo de Eugenio Asensio al fondo, y Bubnova (1993); la técnica del diálogo de Foley; los aspectos religiosos analizados por Brakhage y la parodia estudiada por Salstad y Surtz (1982); la visualización del relato abordada por Surtz (1992); los elementos culinarios por Joly; el mundo del amor y la prostitución que atraviesan la obra por Allaigre (1985b y 1987) y la riquísima onomasiología del personaje de Rampín desmenuzada por Joset (1990 y 1993).

15Obviamente no han faltado los estudios preocupados en establecer las relaciones literarias con un cierto número de textos, singularmente la Celestina (Salvador Miguel), pero también con la Comedia Jacinta (Heughes) y Cervantes (Bubvona, 1990) o retrospectivamente con El Asno de Oro de Apuleyo (Gil). Queda añadir el extenso trabajo de Impériale sobre la dramaturgia de la obra y recordar que nuestra Lozana no se ha librado del acoso bajtiniano en una aproximación canónica de Bubvona (1987).

La descendencia narrativa de la Celestina

16El caso de la Celestina es suficientemente significativo en el ámbito de toda una serie de problemas genéricos como para tratarlo aquí, pues nuestro interés y nuestra época áurea nos arrojan ya un texto constituido desde otros patrones retóricos. Por ello, y sin olvidar la aparición de la polémica edición de Marciales, el fragmento manuscrito de la obra editado por Faulhaber y la espléndida bibliografía del interés celestinesco recopilada por Snow que prepara ya la del centenario, tienen relación directa con nuestros propósitos los estudios de Severin sobre la parodia sentimental como inicio de una técnica que lleva hasta el Quijote, el de Heugas sobre el concepto de novela dialogada o los problemas de linaje abordados por Vigier (1987); pero interesan mucho más en nuestra perspectiva todos los trabajos relacionados con los textos derivados, de una u otra manera, de la obra de Rojas, esa «literatura celestinesca», hoy denominada «género celestinesco» por Whinnom (1988) o «celestinas» por C. Baranda (1992).

17Así, la Segunda Celestina de Feliciano de Silva, ha sido editada por C. Baranda (1988) como resultado de una tesis doctoral, y de las cartas en la obra han tratado Roubaud y Joly (p. 103-125) y la Exercera Celestina de Gaspar Gómez de Toledo por Esteban Martín (1986) en su tesis de licenciatura, quien dedicó un artículo al mismo tema (1987). Otros textos han tenido, asimismo, la fortuna de la edición en el periodo que recogemos: Canet (1993) ha publicado la Egloga déla tragicomedia de Calistoy Melibea, la Penitencia de amor, la Comedia Tbebayda (también tratada por él mismo en otro trabajo [1984] y por López Molina), la Comedia Hipólita y la Comedia Serafina; Pérez Priego la Comedia Tesorina, la Comedia Tidea, el Auto de Clarindoy la Comedia pródiga y Esteban Martín realizó su tesis doctoral sobre la edición de la Tragicomedia Policiana de Sebastián Fernández (1992), obra y autor tratados por él mismo (1989a) y por Vélez Quiñones.

Los libros moriscos

18En nuestro interés tan sólo contamos con el bellísimo Abencerraje, pues los otros dos textos se hayan alejados de nuestra cronología y dependientes de otras consideraciones genéricas, como la picaresca y la historia. Al intervenir, además, cuestiones histórico-sociales de diversa índole, el tema morisco ha tenido una brillante renovación metodológica que parte, tal vez, de el colectivo de Les Morisques et leur temps y que se ha renovado en diferentes concepciones historiográficas representadas en los estudios de Bunes Ibarra (1983 y 1989), Ladero Quesada (1988 y 1989), Vincent y Benassar/Benassar para los «cristianos de Alá», es decir los renegados cristianos apenas estudiados con anterioridad; sin olvidar la monografía de Márquez Villanueva, suma de su interés en el tema a lo largo de los años.

19Hay que destacar, ya en el campo más cercano de lo literario, los numerosos trabajos de Soledad Carrasco sobre Ginés Pérez de Hita (1981), sobre Ozmin y Daraja (1983), sobre el reflejo de esta narrativa en la picaresca (1984) y puede sumarse para esta relación el análisis de Cavillac sobre las fiestas (1987), junto a la oportuna reedición del libro que abrió el entendimiento literario de esta minoría: El moro de Granada en la literatura (1989); tema que influirá en otras literaturas, especialmente en la francesa con la «maurofilia» y que ha tratado Sanz Cabrerizo. Habría que sumar aquí el tema del cautiverio abordado por Teijeiro Fuentes (1987), ampliamente desarrollado por Barchino Pérez (1994) al editar el Cautiverio y trabajos de Diego Galán como tesis doctoral.

20La obra nuclear de esta narrativa, El Abencerraje, cuenta con una acertadísima edición de López Estrada (1982), hoy complementada con la versión incluida en la Diana de Montemayor, modélicamente editada por Fosalba Vela (1990), y con los trabajos de la propia Fosalba Vela (1992), Guillén y Rey Hazas/Sevilla Arroyo.

Los libros de aventuras peregrinas

21Este grupo cuenta afortunadamente hoy con ediciones de casi todos los textos representativos y suficientes monografías y trabajos que han delimitado sus fuentes, su caracterización y su importancia en el contexto de toda la narrativa de ficción del siglo XVI (y XVII). El marco narrativo de su significación genérica ha sido abordado concienzudamente por Teijeiro Fuentes (1988) y Cruz Casado (1989a, 1989b, 1989c y 1993), quienes, además, han editado algunos textos y aportado trabajos particulares sobre determinados aspectos. Así, Teijeiro Fuentes ha editado la Selva de aventuras de Jerónimo de Contreras (1991b), texto en el que se han interesado singularmente Kossoff para sus dos versiones, Davis para el concepto de amor y Navarro González en su relación con Cervantes, y la obra central de esta narrativa: el Clareo y Florisea de Alonso Núñez de Reinoso (1991c), sobre la que el mismo Teijeiro Fuentes estudió su estructura (1984) y su filiación erasmista (1986), Rose su sistema narrativo y Cruz Casado (1990) los conceptos de exilio y peregrinación. El propio Cruz Casado (1989c) realizó en su tesis doctoral la edición de Angeliay Lucenrique.

22Contamos, además, con recientes y buenas ediciones de alguno de los textos clásicos que asoman en las influencias de esta narrativa, como Las Etiópicas por Crespo Güemes, Leucipay Clitofonte por Brioso Sánchez y Crespo Güemes y Calimaco y Crisórroe por García Gual. En la constelación del género podríamos incluir la Historia lastimera del Príncipe Erasto, definida por Farrell como «libro de aventuras» y algunos otros textos (los Trabajos de Narcisoy Filomena, Roselauroy Francelisa, etc.) que traspasan ampliamente los límites cronológicos impuestos para este recorrido.

La narración folclórica

23En este caso importan sobremanera las ediciones de los textos, hoy también afortunadamente abundantes, pues los perfiles del género como tal se escapan en un buen cúmulo de consideraciones criticas de difícil clasificación. Quizá su integración más o menos sistemática en otros textos narrativos –y un panorama general de esta técnica en diferentes sistemas narrativos puede verse en el colectivo El relato intercalado–, hace complicado extraer características tipológicas que nos permitan definirlos con cierta uniformidad, amén de su probada brevedad y su dependencia con las fuentes folclóricas. En este sentido son admirables los trabajos de Chevalier, dedicado con renovado entusiasmo a la tarea de rastrear, clasificar y (sobre todo) entender las múltiples significaciones de esta compleja literatura; así, contamos con estudios suyos sobre la noción de «cuento» y novela» (1983b) ampliada a las de «proverbio» y «romance» (1993) y «novela breve» (1989), sobre la «fábula» (1983c), sobre la trayectoria del cuento folclórico (1984), sobre los «cuentos de mentiras» (1986) y sobre la relación e incursión en la comedia lopesca (1988, y para este asunto es necesario contar con el documentado trabajo de Hernández Valcárcel); más las ediciones de La Zueca del Doni(1981), las numerosas de cuentos (1982a, 1982b, 1983a y 1987) y con Cuartero del Buen aviso y portacuentos y El sobremesa y alivio de caminantes de Timoneda.

24Sobre este autor, Juan Timoneda, verdadero creador de la narrativa folclórica, si puede hablarse de creación como tal en esta narrativa, contamos con diferentes estudios de Romera Castillo, sobre su entendimiento desde la perspectiva semiológica (1983) y sobre el análisis de las fuentes y la imitación (1987,1991 y 1993) y las ediciones de ElPatrañuelo de Ebersole y la facsímile de Sánchez.

25Pero los textos aparecen por todos lados y en esta recuperación documental hay que sumar lo aportado, sobre todo, por Fradejas Lebrero en su excelente antología (1985) yen sus dos trabajos sobre las facecias de Poggio Bracciolini (1987 y 1988); más los rescatados por Baranda al editar el primer cuento impreso de la literatura española, el titulado Cómo un rústico labrador engañó a unos mercaderes (1985a), y estudiarlo concienzudamente (1989); Infantes (1989b) en los Dichos graciosos de españoles notables y Vallín y Avenoza al entresacarlos de un manuscrito misceláneo de reciente (re)aparición. Queda pendiente la edición anunciada por Blecua Perdices al dar noticia del manuscrito de los importantes Cuentos de Pedro de Salazar.

Los libros de pastores

26Para estos textos podemos partir de una extensísima bibliografía preparada por López Estrada, Huerta Calvo e Infantes y sólo nos queda esperar el 2° volumen de López Estrada, después de la «órbita previa» admirablemente trazada en el primero. Intentaremos, pues, dada la abundancia y significación de tantos trabajos y estudios, resumir las aportaciones pastoriles más importantes de este decenio.

27Entre los estudios y panoramas de (re)planteamiento del género destacan las monografías de Solé-Lerís de ámbito general; Fernández Cañadas de Greenwood sobre la poética pastoril, especialmente la Arcadia y la Calatea; Mújica sobre las características esenciales de sus rasgos literarios y sus relaciones genéricas; Senabre sobre el desarrollo del género y la de C. Baranda (1987) centrada en la figura de Feliciano de Silva como autor iniciático. En los estudios particulares y generalmente a través de diferentes textos destacan los de Vigier (1981) sobre la locura amorosa, especialmente en Lope, autor igualmente tratado por Culi (1985), que amplía el estudio a Tirso y cuenta con otros trabajos sobre el tópico del enfrentamiento de la ciudad y el campo (1985) y el andrógino (1987); López Estrada (1986) sobre la influencia de Erasmo y la técnica del diálogo (1988); Arredondo sobre la parodia; Berrio Martín-Retortillo sobre el viaje (1991); Rodríguez Cacho sobre la influencia pastoril en los Coloquios de Torquemada y Rhodes para el rol femenino.

28Lógicamente la importancia de ciertos textos sobre otros, singularmente la Diana de Montemayor, ha dirigido los intereses críticos hacia ellos. Así, la obra del portugués cuenta con ediciones de muy distinta valía, las de Bleznick y Hatkemeyer y Sáinz de la Torriente (p. 15-202), sin más interés, frente a las cuidadas de Rallo y Teijeiro Fuentes (1991); noticias tenemos de una nueva edición preparada por J. Montero. Los estudios y trabajos sobre la obra han crecido con el tiempo, destacando los numerosos de Damiani sobre la realidad social e histórica (1982), su enseñanza moral (1985a), sobre la música y las artes visuales (1983b), sobre los rasgos estilísticos (1983c), sobre la conceptualización de la muerte (1983d), sobre la noción de peregrinaje (1983e), culminados en su completa monografía sobre el autor (1984). Muy significativo ha sido el análisis de la técnica narrativa, el «contar» en la Diana como lo denomina acertadamente Egido (1986) y las ediciones y estudios de alguno de los relatos integrados en su estructura discursiva, como los de la Historia deAlciday Silvano de Primavera y la de Ismeniay Figliolo de Sánchez, analizada ésta última en su repercusión italiana.

29La Diana de Gil Polo ha merecido, asimismo, una edición de lectura de Sáinz de la Torriente (p. 203-361) y una cuidada edición de López Estrada (1988b) y los estudios sobre sus técnicas narrativas como antecedente de la novela moderna de Gozad; el tiempo y el espacio de Valis; las fiestas de López Estrada (1987) o el concepto amoroso de Egido (1987).

30Otras obras menos conocidas han logrado también una particular atención crítica. El Pastor de Fílida de Calvez de Montalvo ha sido motivo de una tesis doctoral de Iglesia Camacho y un extenso estudio documental y valorativo de Alonso Gamo; la Constante Amarilis de Suárez de Figueroa ha sido abordada, en los problemas de sus ediciones, por Arce Menéndez y el Siglo de Oro de Balbuena, y su lugar en esta literatura, por González Boixo.

31Mención aparte merece, aunque se sale de nuestro panorama, la Calatea cervantina, con la cuidada edición de Avalle-Arce (1987) y los dos estudios colectivos, el reunido por él mismo (1985a) y el de Labrador Herráiz y Fernández Jiménez, éste segundo incluye una bibliografía general de Stoll. Sin abandonar la órbita de Cervantes, conviene reseñar la edición y estudio del Diálogo de Cillenia y Setenio, así denominado por su anterior editor F. López Estrada, que para Eisenberg (1988) es un fragmento de las ¿perdidas? Semanas del jardín, como, además, el mismo crítico analiza y defiende en un trabajo posterior (1992). De Lope contamos con la edición de Los Pastores de Belén de Carreño.

32Quedan textos por editar y conocer mejor, especialmente algunas obras de la literatura pastoril tardía de las que contamos con nuevos manuscritos, caso de textos como Corisaldo y Gerardo de Rodrigo de Villamiziar y El Pastor de Iberia de Bernardo de la Vega y algunas otras en solitarias y raras ediciones. Conviene lograr conocer mejor los límites de esa poética pastoril que enmaraña e inunda el mundo literario del Renacimiento.

La materia caballeresca: los libros de caballerías

33Tradicionalmente, hasta la biliografía de D. Eisenberg aparecida en 1979, los libros de caballerías, Amadís de Gaula con sus continuaciones y secuaces, llenaban el espacio literario de la caballería, y ello era debido a su indudable importancia, tanto por el número de obras y de ediciones, como por el favor dispensado por el público lector hacia estos textos, representantes genuinos, para muchos, de la ficción renacentista. El repertorio de Eisenberg recogía sistemáticamente casi todos ellos y ofreció por primera vez un completo panorama de su número y significación literaria, amén de resumir el centenario interés de una crítica volcada en muchas de las obras. Con posterioridad empezaron a asomar en la consideración erudita otros textos, cercanos en algunos planteamientos temáticos y estructurales, pero que venían de otras tradiciones literarias muy distintas de la gestada directamente por Amadís.

34Desde mi trabajo de disección de esta narrativa (Infantes, 1991), con los antecedentes de López Estrada (1985) y Ferreras (1986) donde todavía aparecen mezclados los lindes clasificatorios, esta abundante literatura puede agruparse en cinco clases más o menos diferenciadas o, al menos, considerarlas críticamente como tales con el fin de estudiarlas sistemáticamente de una forma más adecuada; para ello no tenemos en cuenta el popurrí caballeresco que establece Viña Liste, primero en su bibliografía (1991) y más tarde en su selección antológica (1993). La materia artúrica, derivada del roman artúrico medieval, fondo común en última instancia de toda la ficción caballeresca europea, que Sharrer denomina «libros caballerescos» al estudiar la labor del impresor juan de Burgos en la edición de los textos por él editados, y de la que contamos con un excelente trabajo de conjunto de Cirlot y un buen trabajo ecdótico de Morros para el Baladro que demuestra buena parte de los problemas de estas obras; los libros de caballerías contenidos en el repertorio de Eisenberg, cuya bibliografía ha sido actualizada por Eisenberg y Marín Pina, a quien debemos un excelente estado de la cuestión (Marín Pina, 1994); la narrativa caballeresca breve como la entiendo en el estudio ya citado (Infantes, 1991) y de la que nos ocuparemos a continuación; la que podemos denominar literatura de caballerías, que agruparía textos traducidos, caso del Guarino Mezquino editado por Baranda (1991c), poemas, obras histórico-caballerescas, caso de la Crónica sarracina estudiada por Cacho Blecua (1991) y que es motivo de una tesis doctoral que edita la transmisión manuscrita por Sun Me Yoon y algunos textos caballeresco-religiosos, cercanos a la literatura de los contra/acta, caso de la Peregrinación de la vida del hombre de P. Hernández de Villaumbrales, editada por Salvador Martínez y estudiada por Checa, y, por último, los tratados de caballería, sin relación con ningún concepto de ficción y que representan la base documental de la categoría del caballero en la sociedad medieval, como ha estudiado Gómez Moreno.

35Establecida esta clasificación, que tiene en cuenta los orígenes de las obras, sus características literarias, su tipología editorial (extensión, formato, etc.) y su difusión y significación lectora, parece que la abundante literatura gestada y producida en la Edad Media –y sobre todo en el siglo XVI– tienen unas bases críticas sobre las que encauzar su mejor conocimiento. Tratamos en este apartado de los libros de caballerías.

36Mientras aparece la renovada bibliografía de Eisenberg y Marín Pina, y no está de más recordar que el primero de ellos reunió sus trabajos sobre el tema en una monografía posterior (Eisenberg, 1982), han aparecido algún que otro estado de la cuestión: los de Ferrario de Orduna (1981), Baranda (1990) y Marín y Pina (1994), junto a la aparición de algún texto inédito, como el Don Mexiano de la Esperanza, Caballero de la Fe (Marino) y algún otro sin notificar todavía, o la localización de nuevos ejemplares de las ediciones ya conocidas.

37Los estudios generales en este campo han sido abundantes y se han ocupado de aspectos muy diferentes. Comencemos con los interesados en desentrañar los elementos de la ficción literaria de los textos, como los de Green, Rey Hazas (p. 74-83), Sieber, Ferreras (1986) y Gómez-Montero (1992a), éste último desde la teoría de la deconstrucción en una valiosísima aportación metodológica. Han interesado también, el análisis del ambiente caballeresco de la corte de los Reyes Católicos donde gestó esta literatura (Michael), la ilustración editorial de las obras (Diez Borque), la conversión cristiana del caballero (Whitenack), la llamada «retórica del nombre» de los personajes (Marín Pina, 1990), el espacio de la ficción narrativa (Martín Morán), la utilización estructural de las cartas (Roubaud/joly, p. 103-112 y Marín Pina, 1988b) y los motivos, como el del exilio, la relación amor/matrimonio y el cuerpo (Roubaud, 1983,1986, 1990), el de la virgo bellatrix (Marín Pina, 1989c) y las denominadas «señales del destino heroico» de los caballeros (Gracia Alonso, 1991). Han motivado un interés especial en la crítica, las relaciones con otros géneros, como el romancero (García de Enterría, 1986) y la poesía de cancionero (Río Nogueras, 1989b) el tópico de la falsa traducción estudiado por Acosta Figueras y Marín Pina (1989a), todo lo relacionado con su lectura tratado por Bognolo (1991), su recepción, singularmente por un público femenino, abordado por Marín Pina (1991a) y su difusión analizado por Berger, Gallud y Nalle, junto al conocimiento posterior, empezando por el famoso expurgo cervantino, asunto visto por Filis y Williamson, y los inventarios conservados, uno de ellos publicado por Baranda (1993), para terminar con el tema de las críticas de su lectura, recopiladas por Sarmati en su tesis doctoral (1990) y Baranda (1991b), quien edita la interesante y anónima Carta en defensa del Amadís y otras fábulas dirigida a Pedro Mexía.

38Evidentemente el Amadís de Gaula ha sido la obra más mimada y tratada por la crítica y un estado de la cuestión general en lo relativo al texto puede verse, amén de los ya citados de ámbito general, en Redondo Goicoechea et alii y en Mérida (1988), siempre a la espera de la salida de la bibliografía de Eisenberg y Marín Pina. En este periodo han aparecido varias ediciones, la reedición de la de A. Rosenblat preparada por Redondo Goicoechea (1987), la de Cirlot y Ruiz Doménec y la facsímile de la de 1729 excelentemente prologada por Cabarcas; anotadas, a cambio, las de Cacho Blecua (1987-1988) y Avalle-Arce (1991). Se halla en proyecto editar (¡por fin!) el facsímile de la princeps de 1508.

39Los estudios han ido revelando un mejor conocimiento de todo lo relativo al texto, su génesis y su difusión y valga citar como síntoma del interés el colectivo reunido por Ferrairo de Orduna (1992). Se ha vuelto a plantear rigurosamente todo lo relacionado con sus orígenes, Beltrán Pepió ha analizado la famosa canción de Leonoreta, Riquer ha desmenuzado y reunido las citas léxicas medievales referentes al texto (p. 7-53) –trabajo similar al realizado por Hook (1991) para la materia artúrica castellana– y Guardiola para la cita en el Regimiento de príncipes; la(s) fecha(s) de redacción, replanteada para Rodríguez de Montalvo por Ramos (1993), y la estructura del denominado «Amadís primitivo», ampliamente tratada por Avalle-Arce (1990) y se han abordado asuntos como, el concepto de «historia fingida» (Beysterveltd, 1982), la técnica narrativa del «entrelazamiento» (Cacho Blecua, 1986), el concepto de «unidad/no unidad» (J. R. González), el «cronotopo» (Bognolo, 1991), el paradigma (Ferrairo de Orduna, 1990), las armas y la heráldica (Riquer, p. 55-180), el lenguaje (Domingo del Campo), las profecías (E. R. González) y el «prólogo» de la edición de 1508 (Redondo Goicoechea, 1989); junto al análisis de los episodios de la Insula Firme (Ramos, 1989 y Suárez Pallasá), la Peña Pobre (Avalle-Arce, 1984) o el personaje de Urganda (Mérida, 1989); su relación con el romancero (García de Enterría, 1990), con el Tiraní (Avalle-Arce, 1985b y el concepto amoroso en ambas obras por Beysterveldt, 1981) y Cervantes (Zimic, 1987-1988 y 1989), más su difusión francesa (Giraud) e italiana (Bognolo, 1984).

40El resto de obras que componen el mosaico de los libros de caballerías han ido teniendo la fortuna en muchos casos de su edición, generalmente al hilo de tesis doctorales, o, al menos, de algún estudio parcial que ha vuelto a arrojar al panorama crítico su recuerdo. Siguiendo el orden establecido por Eisenberg podemos incluir sin ningún ánimo de exhaustividad los siguientes trabajos.

41El Adramón ha sido editado por Anderson, como resultado de su tesis doctoral; de la descendencia del Amadís, Las Sergas de Esplandián (Libro V) ha sido estudiado por Gracia Alonso (1989), Rodríguez Velasco y Sales, el Florisando (Libro VI) lo edita como tesis doctoral, A. Ramos y el Amadís de Grecia (Libro IX) lo ha tratado Daniels y hay que añadir los nuevos datos aportados sobre su autor por Marín Pina (1991b, p. 118-124); el Belianís de Grecia ha sido editado como tesis doctoral por Ferrairo de Orduna (1984), obra a la que dedicó algún trabajo posterior (1989); el Cirolingio de Tracia lo ha tratado Sarmati (1989); el Clarión de Landaníslo edita como tesis doctoral, J. Guijarro; el Claribalte fue tesis de licenciatura de A. del Río Nogueras y lo ha estudiado él mismo (1985); el Cristalián de España fue motivo de la tesis doctoral de Park; el Espejo de caballerías lo ha desmenuzado Gómez-Montero (1992a); el Eelixmarte de Hircania está siendo editado como tesis doctoral por R. Aguilar; el Florambelde Lacea es también tesis doctoral de L. de la Puente; el Florindo fue editado como tesis doctoral por Río Nogueras (1987), texto y autor a quien ha dedicado una serie de trabajos monográficos (1986,1988a, 1988b 1989); el Floriseo es la tesis doctoral de P. Tejada y tengo una noticia sin precisar de una tesis de licenciatura de la Universidad de Málaga de 1981; el Olivante de Laura ha sido editado como tesis doctoral por I. Muguruza; el ciclo de los Palmerines han sido editados como tesis doctoral por Marín Pina (1988a) y cuentan con otro trabajo suyo sobre la biografía del autor (Marín Pina, 1991b, p. 124-150) y sobre el Primaleón (Libro II), Marín Pina (1985), al igual que sobre el Polindo (Marín Pina, 1989b) y, por fin, el Policisne de Boecio, tal vez el último libro del género, lo edita como tesis doctoral J. C. Pantoja.

La materia caballeresca: la narrativa caballeresca breve

42Deslindada para su estudio e investigación de los libros de caballerías contamos con las características fundamentales como género esbozadas por Infantes (1991), una primera aproximación bibliográfica de Baranda (1991a), un excelente estado de la investigación sobre todas las obras, también de Baranda (1994b), quien, asimismo, ha preparado una cuidada edición, sobre las aparicionesprinceps, de todas ellas (1994a). Contando, pues, con unos buenos planteamientos previos interesa citar lo aportado en cada una de las obras singularmente.

43El Canamor fue editado como tesis de licenciatura por Baranda (1985), obra a la que ha dedicado otros dos estudios (1985c y 1988); el Carlomagno fue editado como tesis de licenciatura por Gumpert (1986), que amplió más tarde con un trabajo (1988); la Crónica (popular) del Cides tesis doctoral de F.Jiménez y ha tratado de ella Hess; la Doncella Teodorha sido editada por Baranda e Infantes (1991) y estudiada por Baranda e Infantes (1991-1992), Darbord (1993), Haro y Lacarra; el Fide Oliva ha sido estudiado por Fradejas Lebrero (1981) y por Fradejas Rueda, quien prepara una edición crítica; Floresy Blancaflorha sido editada por Baranda e Infantes (1991) y estudiada por Musssons, Grieve y, sobre todo, por Baranda (1991-1992); el Rey Guillelmefue editado, sobre el manuscrito, por Maier; N. Baranda prepara una nueva edición sobre el impreso; el Oliveros de Castilla fue editado como tesis de licenciatura por Frontón (1986), quien dedicó a la obra dos trabajos posteriores (1989a y 1989b); el París y Viana ha sido editado por Baranda e Infantes (1991), la edición catalana por Cátedra y contamos con un estudio de la versión castellana por Monti; el Partinuplés ha sido tratado por Balmaseda, Cacciavillani y Requena Pineda en su tesis de licenciatura; el Pedro de Portugal ha sido estudiado por Mejía Ruiz; la Poncella de Francia está siendo editada por Ma V. Campo Gómez y V. Infantes y sobre la obra ha aparecido un estudio de Campo Gómez (1993a); Roberto el Diablo cuenta con los estudios de Cacho Blecua y Tobar; el Tablante fue editado sin pretensiones críticas por Santonja; los Siete sabios de Roma fue editado críticamente por Torre Rodríguez (1990), quien ha publicado, además, una edición de divulgación (1993) y dos trabajos sobre la obra (1992a y 1992b) y de la que se ha ocupado también Darbord (1991); por último, la versión portuguesa del Vespasiano ha sido editada por Hook y Newman, obra sobre la que Hook (1983) estudió los problemas textuales.

Otras formas narrativas

44Resta consignar la mención de algunos textos que no tienen –o no han tenido habitualmente según las directrices críticas– una ubicación en los grupos indicados. Por ejemplo, ciertos textos más o menos autobiográficos que incorporan en mayor o en menor medida elementos (quizá circustanciales) de ficción, sobre todo hoy que las autobiografías como textos y lo autobiográfico como técnica y estrategia narrativa han recibido un empuje crítico considerable tras los estudios de Molino, Levisi, Romera Castillo (1993a) y Barchino Pérez (1993), entre otros. Así, contamos con la atención dispensada a ciertas obras hartamente significativas muy desatendidas en las recopilaciones, tales como, La vida y trabajos de Saavedra. Falso Nuncio de Portugal, editada por Castillo Escobar como tesis de licenciatura, La Vida de Martín Cordero, editada por Barchino Pérez (1986) como tesis de licenciatura, quien también ha editado el Cautiverio de Diego Galán, como tesis doctoral (Barchino Pérez, 1994); la Vida de Alonso Enríquez de Guzmán, estudiada por Pittarelo o El pelegrina curioso de Bartolomé de Villaba que está siendo editado como tesis doctoral por Ma V. Campo Gómez a cuyo texto ya ha dedicado un estudio (Campo Gómez, 1993b); quizá se podrían incluir, aunque con otros matices genéricos, El Pasajero de Cristóbal Suárez de Figueroa ahora que contamos con la edición de López Bascuñana (1988), junto a un trabajo suyo (López Bascuñana, 1989) y la monografía de Panizza y el Diálogo intitulado el Capón de Francisco Narváez de Vetilla editado por Infantes y Rubio Árquez.

45Muy distinta concepción tiene la denominada «literatura de viajes» y/o la «literatura del viaje», que suman en el siglo que nos ocupa –y basta revisar a Farinelliuna cantidad inabarcable y habitualmente ignorada por casi todas las recopilaciones, sobre todo por su desconocimiento lector, ya que apenas contamos con ediciones asequibles de los textos, y el Viaje a Hierusalem de Francisco Guerrero editado por Calcraft es una excepción, asunto previo a cualquier otra consideración sobre la inclusión de elementos de ficción que contienen. Mientras llega esa lectura, algunas cuestiones generales están siendo ya planteadas para nuestro periodo, pues afortunadamente la Edad Media cuenta con estudios y ediciones recientes, en los colectivos de Voyager à la Renaissance y La letteratura di viaggo dal Medioevo al Rinascimiento. Generi eproblemi o en el trabajo de Carrizo Rueda sobre la influencia en el Siglo de Oro de los textos medievales.

46Terminamos con la mención de otro grupo más complejo todavía desde las consideraciones de la ficción literaria, los textos hagiográficos-legendarios surgidos en la Edad Media, pero que aterrizan en su conocimiento y difusión impresa en el Renacimiento; contamos con ediciones del Don Túngano (Walsh y Thompson), del San Amaro (Vega, 1991); a las que hay que sumar, bajo otra perspectiva, la excelente edición del Fructus Sanctorum de Alonso de Villegas preparada como tesis doctoral por Aragüés Aldaz.

Bibliographie

Bibliografía

Acosta Figueras, J.:
(1985), El recurso delfalso autor en la narrativa europea de los siglos XVI y XVII, tesis doctora! de la Universidad de Puerto Rico.

Acutis, C. (ed.):
– (1983),
Avventure di uno schiavo dei turchi, Milán, II Saggiatore.

Alonso Gamo, J. Ma:
– (1987),
Luis Gálvez de Montalvo. Vida y obra de este gran ignorado, Guadalajara, Diputación de Guadalajara.

Alvar, C. (ed.):
– (1982), Jean d’Arras, «Melusina o la noble historia de Lusignan», Madrid, Siruela.

Allaigre, C.:
– (1980), Sémantique et littérature. Le «Retrato de la lozana andaluza» de Francisco Delicado, Echirolles, Imp. du Néron.
– (1985a), (éd.), Francisco Delicado, «La lozana andaluza», Madrid, Cátedra.
– (1985b), «Amours et prostitution dans le Retrato de la lozana andaluza», Amours légitimes, amours illégitimes en Espagne (XVIe-XVIIe siècles), Paris, Publications de la Sorbonne, p. 285-300.
– (1987), «Divertissement en La lozana andaluza de F. Delicado», La Fête et l’Ecriture, Aix-en-Provence, Université de Provence, p. 183-198.
– (1988), «“Mucho va de Pedro a Pedro” (Aspects idéologiques et personnages exemplaires du Viaje de Turquía)», Bulletin Hispanique, XC, p. 91-118.

Allegra, G. (éd.):
– (1985); Francisco Delicado,
«La lozana andaluza», Madrid, Taurus.

Anderson, G. (éd.):
– (1992), La coránica de Adramon, Newark, Juan de la Cuesta, 2 t.

Aragüés Aldaz, J.:
– (1993), El Fructus Sanctorum de Alonso de Villegas. Estudio y edición del texto, tesis doctoral de la Universidad de Zaragoza.

Arce Menéndez, Á.:
(1987), «Sobre la primera edición de La constante Amarilis», Dicenda, 6, p. 343-348.

Arredondo, Ma S.:
– (1987), «Las críticas a los libros de pastores: de la ironía a la parodia»,
Dicenda, 6, P 349-358.

Avalle-Arce, J. B.:
– (1984), «La penitencia de Amadís en la Peña Pobre»,
Josep Ataría Solà-Solé. Hommage, Homenaje, Homenatge (Miscelánea de estudios de amigos y discípulos), II, Barcelona, Puvill, p. 159-170.
– (1985a), (ed.), La Galatea
de Cervantes. Cuatrocientos años después (Cervantesy lo pastoril), Newark, Juan de ta Cuesta.
– (1985b), «
Tirant lo Blanc, Amadís de Gaula y la caballeresca medieval», Studies in Honor of Sumner M. Greenfield, Lincoln, Society of Spanish and Spanish-American Studies, P. 17-31.
– (1987), (ed.), Miguel de Cervantes,
«La Galatea», Madrid, Espasa-Calpe.
– (1989), «La aventura caballeresca de Garci Rodríguez de Montalvo»,
Studies in Honor of Bruce W. Wardropper, Newark, Juan de la Cuesta, p. 21-32.
– (1990),
«Amadís de Gaula»: el primitivo y el de Montalvo,México, FCE.
– (1991), (ed.), Garci Rodríguez de Montalvo,
«Amadís de Gaula» (Austral), Madrid, 2 t.

Balmaseda Maestu, E.:
– (1988), «Motivos floklóricos en la estructura de
El conde Partinuplés», Berceo, 114-115, p. 7-27.

Baranda, C.:
– (1987), «Novedad
y tradición en los orígenes de la prosa pastoril española», Dicenda, 6, P 359-372.
– (1988), (ed.), Feliciano de Silva,
«Segunda Celestina»,Madrid, Cátedra.
– (1992), «De “Celestinas”: problemas metodológicos»,
Celestinesca, 16, p. 3-32.

Baranda, N. (ed.) :
– (1985a),
Cómo un rústico labrador engañó a unos mercaderes (Burgos, 1519/ Sevilla, 1530), Madrid, El Crotalón.
– (1985b),
La Historia del Rey Canamor. Edición y estudio, tesis de licenciatura de la Universidad Complutense.
– (1985c), «Historia caballeresca y trama romanceril: ¡a
Historia del rey Canamor y el Romance del infante Turián», Studi Ispanici, X, p. 9-31.
– (1988), «Aproximación a un relato caballeresco: la
Historia del rey Canamor», Canente, IV, P- 43-46.
– (1989), «Noticias sobre el primer cuento impreso de la literatura española:
Cómo un rústico labrador engañó a unos mercaderes (c. 1515)», Literatura hispánica, Reyes Católicos y Descubrimiento, Barcelona, PPU, p. 210-219.
– (1990), «Libros de caballerías»,
Quimera, 99, p. 60-63.
– (1991a), «Compendio bibliográfico sobre la narrativa caballeresca breve»,
Evolución narrativa e ideológica de la literatura caballeresca, Bilbao, Universidad del País Vasco, p. 183-191.
– (1991b), «En defensa del
Amadís y otras fábulas. La carta anónima al caballero Pero Mexía», Journal of Hispanic Philology, XV, p. 221-236.

(1991c), La Coránica del noble cavallero Guarino Mezquino. Estudio y edición, tesis doctoral de la UNED.
– (1991-1992), «Los problemas de la historia medieval de
Flores y Blancaflor», Dicenda, X, P- 21-39.
– (1993), «Una colección madrileña de libros de caballerías en el siglo XVIII»,
Ex libris. Homenaje al Profesor José Fradejas Lebrero, I, Madrid, UNED, p. 223-237.
– (1994a),
Historias caballerescas del siglo XVI, Madrid, Turner, 2 vol. (en prensa).
– (1994b), «Las historias caballerescas breves»,
Romanisitisches Jahrbuch (en prensa).

Baranda, N. e Infantes, V. (eds.):
– (1991),
Tres historias medievales. La donzella Teodor, Flores y Blancaflor y París y Viana, Madrid, Akal (en prensa).
– (1991-1992), «Post Mettmann. Variantes textuales y transmisión editorial de la
Historia de la donzella Teodor», La Coránica, 22, p. 61-88.

Barchino Pérez:, M.:
– (1986),
Estudios en torno a Juan Martín Cordero, tesis de licenciatura de la Universidad Complutense.
– (1993), «La autobiografía como problema literario en los siglos XVI y XVII»,
Escritura autobiográfica, Madrid, Visor, 1993, p. 99-106.
– (1994),
Cautiverio y trabajos de Diego Galán: edición y estudio, tesis doctoral de la Universidad de Madrid.

Beer, M.:
– (1989), «Il libro di cavalleria: produzine e fruizione», Ritterepik der Renaissance, Stuttgart, F. Steiner, p. 15-33.

Beltrán Pepió, V.:
– (1988), «La
Leoroneta del Amadís», Actas del I Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Barcelona, PPU, p. 187-197.

Benassar, B. y L. Benassar:
– (1989),
Los cristianos de Alá. La fascinante aventura de los renegados, Madrid, Nerea.

Berger, P.:
– (1990), «À propos des romans de chevalerie à Valence», Bulletin Hispanique, XCI1, p. 83 99.

Berrio Martín-Retortillo, P.:
– (1991), «El viaje imaginario en la novela pastoril española»,
Angélica, 5, 1993, p. 57-67.
– (1993), «Música en
El Pastor de Fílida», Actas del III Congreso de AISO (en prensa).

Beysterveldt, A. van:
– (1981), «El amor caballeresco del
Amadís y el Tirante», Hispanic Review, XLIX, p. 407-425.
– (1982),
Amadís-Esplandián-Calisto. Historia de un linaje adulterado, Madrid, J. Porrúa.

Blecua Perdices, J. M.:
– (1983), «Notas para la historia de la
novela en España», Serta Philologica F. Lázaro Carreler, II, Madrid, Cátedra, p. 91-95.

Bleznik, D. W. y D. Hatkemeyer (eds.):
– (1980), Jorge de Montemayor,
«Los siete libros de Diana», Valencia, Albatros Hispanófila.

Bognolo, A.:
– (1984), «La prima traduzione italiana
dell'Amadís de Gaula: Venezia, 1546», Annali della Facoltà di Lingue e Letterature Straniere di Ca’Foscari, XXIII, p. 1-29.
– (1991),
I cronótopi della corte e dell’avventure nei «libros de caballerías»: Amadís de Gaula e Palmerín de Olivia, tesis doctoral de la Universidad de Pisa.
– (1993a), «Sobre el público de los libros de caballerías»,
Actas do IV Congresso da Associação Hispânica de Literatura Medieval, II, Lisboa, Cosmos, p. 125-129.
– (1993b), «El espacio en el Amadís de Gaula: los castillos de la “mala costumbre”»,
Actas del III Congreso de AISO (Toulouse, 1993), (en prensa).

Brakhage, P. S.:
– (1986),
The Theology of La lozana andaluza, Potomac, Scripta Humanística.

Brioso Sánchez, M. y E. Crespo Güemes (eds.):
– (1982), Aquiles Tacio,
«Leucipay Clitofonte», Madrid, Gredos, p. 145-381.

Bubnova, T.:
– (1987),
Delicado puesto en diálogo: las claves bajtinianas de La lozana andaluza, México, UNAM.
– (1990), «Cervantes y Delicado»,
Nueva Revista de Filología Hispánica, XXXVIII, p. 567-590.
– (1993), «La “malicia melancólica” de Francisco Delicado»,
Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro, I, Salamanca, Universidad de Salamanca, p. 195-202.

Bunes Ibarra, M. Á. de:
– (1985),
Los moriscos en el pensamiento histórico. Historiografía de un grupo marginado,Madrid, Cátedra.
– (1989),
La imagen de los musulmanes y del Norte de Africa en la España de los siglos XVI y XVII. Los caracteres de una hostilidad, Madrid, CSIC.

Cabargas, H. (ed.)
– (1992), Amadís de Gaula
en las Indias. Estudios y notas para la impresión facsimilar de la edición de 1539 conservada en el Fondo Rufino José Cuervo de la Biblioteca Nacional de Colombia, Santafé de Bogotá, Instituto Caro y Cuervo, 2 vol.

Cacciavillani, C. A.:
– (1989), «Vocabulario de los componentes de la estructura urbana en
Elconde Partinuplés», Quaderni di Filologie e LingueRomanze, 4, p. 59-78.

Cacho Blecua, J. M.:
– (1986a), «Estructura y difusión de
Roberto el Diablo», Formas breves del relato, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, p. 35-55.
– (1986b), «El entrelazamiento en el
Amadís y en las Sergas deEsplandián», Studia in Honorem Prof. Martín Riquer, I, Barcelona, Quaderns Crema, p. 235-271.
– (1987-1988), (ed.), Garci Rodríguez de Montalvo,
«Amadís de Gaula», Madrid, Cátedra, 2 t.
– (1991), «Los historiadores de la
Crónica Sarracina», Historias y ficciones: Coloquio sobre la literatura del siglo XV, Valencia, Universidad de Valencia, p. 37-56.

Calcraft, R. R (ed.):
– (1984), Francisco Guerrero,
«El viaje de Hierusalem», Exeter, Exeter Hispanic Texts.

Campo Gómez. Ma V.:
– (1993a),
«La poncella de Francia: una versión castellana de la historia de Juana de Arco», Actas do IV Congresso da Associação Hispánica de Literatura Medieval, IV, Lisboa, Cosmos, p. 361-365.
– (1993b), «De lectores y lecturas: la “Respuesta” de fray Tomás Quixada, en
El pelegrina curioso (1577) de Bartolomé de Villaba», Actas del III Congreso de AISO (Toulouse, 1993), (en prensa).

Canet, J. L.:
– (1984), «La
Comedia Thebayda y La Serafina», en Teatros y prácticas escénicas. I: El Quinientos Valenciano, Valencia, Institució Alfons el Magnànim, p. 283-300.
– (1993), (ed.),
De la comedia humanística al teatro represen table. (Egloga de la tragicomedia de Calistoy Melibea, Penitencia de amor, Comedia Thebayda, Comedia Hipólita, Comedia Serafina), Valencia, UNED.

Carrasco Urgoiti, Ma S.:
– (1981), «Perfil del pueblo morisco según Pérez de Hita. (Notas sobre la
Segunda parte de las Guerras civiles de Granada)», Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, XXXV, p. 53-84.
– (1983), «El trasfondo social de la novela morisca del siglo XVI»,
Dicenda, 2, p. 43-56.
– (1984), «Reflejos de la vida de los moriscos en la novela picaresca»,
Estudios dedicados al Profesor D. Angel Ferrari Núñez, I, Madrid, Universidad Complutense, p. 182-233.
– (1987), «La fiesta de moros y cristianos y la cuestión morisca en la España de los Austrias»,
Actas de las Jornadas sobre Teatro Popular, Madrid, CSIC, p. 65-84.
– (1989),
El moro de Granada en la literatura, Granada, Universidad de Granada, ed. facs, de la de 1956.

Carreño, A. (ed.):
– (1991), Lope de Vega,
«Los Pastores de Belén», Barcelona, PPU.

Carrizo Rueda, S.:
– (En prensa), «Los libros de viajes medievales y su influencia en la narrativa áurea»,
Actas del III Congreso de AISO (Toulouse, 1993).

Castillo Escobar, A.:
– (1986),
Estudio y edición de La vida y trabajos de Saavedra (El Falso Nuncio de Portugal), tesis de licenciatura de la Universidad de Madrid.

Cátedra, P. M. (ed.):
– (1986),
Historia de París i Viana. Edició facsímil de la primera impressió catalana (Girona, 1495), Gerona, Diputación de Gerona.

Cavillac, M.:
– (1990), «Ozmín y Daraja à l’épreuve de l’Atalaya», Bulletin Hispanique, XCII, p 141-184.

Cirlot, V.:
– (1987),
La novela artúrica. Orígenes de la ficción en la cultura europea, Barcelona, Montesinos.

Cirlot, V. y J. E. Ruiz Doménec (eds.):
– (1990),
Amadís de Gaula, Barcelona, Planeta,

Corfis, I. A. (ed.):
– (1986),
Historia de la linda Melosina, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies.

Cozad, M. L.:
– (1981), «Experiential Conflict and Rational Motivation in the
Diana enamorada: an Anticipation of the Modern Novel», Journal of Hispanic Philology, V, p. 199-214.

Crespo Güemes, E. (ed.):
– (1979), Heliodoro,
«Las Etiópicas o Teágenesy Cariclea», Madrid, Credos.

Cruz Casado, A.:
– (1989a), «Los libros de aventuras peregrinas. Nuevas aportaciones»,
Actas del IX Congreso de la Asociación internacional de Hispanistas, I, Frankfurt, Vervuet, p. 427-432.
– (1989b), «Aventuras, peregrinaciones y reencuentros: notas sobre el
roman español», Actas del III Congreso de la AHLM (Salamanca, 1989), (en prensa).
– (1989c),
Los amantes peregrinos Angelia y Lucenrique: un libro de aventuras peregrinas inédito, tesis doctoral de la Universidad de Madrid, 2 t.
– (1990), «Exilio y peregrinación en el
Clareo y Florisea (1552)», 1616, VI-VII, p. 29-35. – (1993), «Para la poética de la narrativa de aventuras peregrinas», Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro, I, Salamanca, Universidad de Salamanca, p. 261-268.

Cuartero, P. (ed.):
– (1990), Juan Timoneda,
«ElPatrañuelo», Madrid, Espasa-Calpe.

Cuartero, P. y M. Chevalier (eds.):
– (1990), Juan Timoneda y Juan Aragonés,
«Buen avisoy Portacuentos». «El sobremesa y alivio de caminantes» (Clásicos Castellanos), Madrid.

Cull, J. T.:
– (1987), «Tirso, Lope,
Hereosand the Pastoral», Tirso de Molina. Vida y obra. Actas del I Simposio internacional sobre Tirso (Revista Estudios), Madrid, p. 183-195.
– (1987), «The curious reciprocity of Country and City in some Spanish Pastoral Novels»,
Crítica Hispánica, IX, p. 159-174.
– (1989), «Androginity in the Spanish Pastoral Novels»,
Hispanic Review, LVII, p. 277-277.

Chartier, R.:
– (1993),
Libros, lecturas y lectores en la Edad Moderna, Madrid, Alianza.

Checa, J.:
– (1988),
«El caballero del sol de Hernández de Villaumbrales y el género de las novelas de caballerías a lo divino», Crítica Hispánica, 10, p. 49-66.

Chevalier, M. (ed.):
– (1981),
La Zucca del Doni, Barcelona, Puvill.
– (1982a), (ed.),
Cuentos españoles de los siglos XVI y XVII, Madrid, Taurus.
– (1982b),
Tipos cómicos y folklore (siglos XVI y XVII), Madrid, Edi-6.
– (1983a),
Cuentos folklóricos en la España del Siglo de Oro, Barcelona, Crítica.
– (1983b), «Sur les notions de conte et de nouvelle au Siècle d’Or»,
Traditions populaires et diffusion de la culture en Espagne (XVIe-XVIIe), Burdeos, Université de Bordeaux, p. 97-III.
– (1983 c), «Notas sobre la fabula»,
Edad de Oro, II, p. 83-87.
– (1984), «La trayectoria del cuento folklórico en las letras españolas de la Edad Media al siglo XIX»,
Cuadernos para Investigación de la Literatura Hispánica, 6, p. 195-208.
– (1985), «Le
Fabulario de Sebastián Mey et la tradition orale», Tradition et création dans les litteratures modernes de langue espagnole, Burdeos, Université de Bordeaux, p. 1-8.
– (1986), «Cuentos de mentiras»,
Studia in honorem Profesor M. de Riquer, I, Barcelona, Quaderns Crema, p. 289-298.
– (1987), «Veinticinco cuentos folklóricos más en textos del Siglo de Oro»,
La Torre, I, p. III-129.
– (1988), «Comedia lopesca y cuento folklórico»,
Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, XLIII, p. 187-195.
– (1989), «La emergencia de la novela breve»,
Homenaje al Profesor Antonio Vilanova, Barcelona, Universidad de Barcelona, p. 157-165.
– (1993), «Conte, proverbe, romance: trois formes traditionnelles en question au Siècle d’Or»,
Bulletin Hispanique, XC V, p. 237-264.

Damiani, B.:
– (1982), «Social and Historical Realities of Montemayor’s
Diana», Crítica Hispánica, IV, p. III-125.
– (1983a), La Diana
de Montemayor as Social and Religions Teaching, Lexington, University Press of Kentucky.
– (1983b),
Montemayor’s Diana. Music and tbe Visual Arts, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies.
– (1983c), «Aspectos estilísticos de
La Diana de Jorge de Montemayor», Revista de Filología Española, LXIII, p. 291-312.
– (1983d),
«Et in Arcadia ego: Death in la Diana of Jorge de Montemayor», Revista Canadiense de Estudios Hispánicos, VIII, p. 1-79.
– (1983e), «Journey to Felicia:
La Diana as pilgrimage. A study in simbolism», Bulletin of Hispanic Studies, XLIV, p. 59-76.
– (1984),
Jorge de Montemayor,Roma, Bulzoni.
– (1987b), Francisco Delicado,
«Portraitof Lozana tbe LustyAndalusian Woman», Potomac, Scripta Humanística.
– (1990a),
«La Lozana andaluzes, ensayo bibliográfico», La Torre, III, p. 151-169.

Damiani, B. y B. Mujica (eds.):
– (1990b), Et in Arcadia Ego.
Essays on Deatb in tbe Pastoral Novel, Lanham, University Press of America.

Daniels, M. C.:
– (1983), «Feliciano de Silva: A Sixteenth-Century Reader-Writer of Romance»,
Creation and Re-Creation: Experiments in Literary Form in Early Modern Spain, Newark, Juan de la Cuesta, p. 77-88.

Darbord, B.:
– (1991), «Le roman des septs sages: étude d’une tradition en Espagne», Cuento, novela y comedia. Temas españoles, La Garenne-Colombes, Éds. de l’Espace Européen, p. 7-39.
– (En prensa), «La tradición del saber en
La doncella Teodor», Actas del V Congreso de la AHLM (Granada, 1993).

Davis, B. N.:
– (1982), «Love and/or marriage: the surprising revision of Jerónimo de Contreras’s
Selva de aventuras», Híspanle Reviera, L, p. 173-199.

Delgado-Gómez, Á,:
– (1984), «La medicina y el
Viaje de Turquía», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, LX, p. 115-184.
– (1986), «El viaje como medio de conocimiento»,
Actas del VIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, I, Madrid, Itsmo, p. 483-490.
– (1987), «Una visión comparada de España y Turquía: el
Viaje de Turquía», Cuadernos Hispanoamericanos, 444, p. 35-64.

Deyermond, A. D.:
– (En prensa), «De las categorías de la letras: cuestiones de género, autor y título en la literatura medieval española»,
Actas del III Congreso de la AHLM (Salamanca, 1989).

Díez Borque, J. Ma:
– (1981), «Edición e ilustración de las novelas de caballerías castellanas en el siglo XVI»,
Synthesis, 8, p. 21-58; luego refundido en El libro de la tradición oral a la cultura impresa, Barcelona, Montesinos, 1985, p. 77-104.

Domingo del Campo, F:
– (1984),
El lenguaje en el Amadís de Gaula, tesis doctoral de la Universidad Complutense.

Ebersole, A. V. (ed.):
– (1987), Juan Timoneda,
«El patrañuelo». Valencia, Albatros Hispanófila.

Egido, A.:
– (1986), «Contar en
La Diana», Formas breves del relato, Madrid, Casa de Velázquez-Universidad de Zaragoza, p. 137-155.
– (1987), «La invención del amor en la
Diana de Gaspar Gil Polo», Dicenda, 6, p. 383-398.

Eisenberg, D.:
– (1982),
Romances of Chivalry in the Spanisb Golden Age, Newark, Juan de la Cuesta.
– (1988), (ed.),
Las Semanas del jardín de Miguel de Cervantes, Salamanca, Diputación Provincial de Salamanca.
– (1992), «Las
Semanas del jardín de Cervantes», Actas del X Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, II, Barcelona, PPU, p. (607-612.

Eisenberg, D. y Ma C. Marín Pina.:
– (En prensa),
Bibliografía de los libros de caballerías españoles.

Ellis, J. L. B.:
– (1984),
The Savedand Damned Cervantes, the Libros de caballerías, tesis doctoral de The Cornell University.

Esteban Martín, L. M.:
– (1986),
La Tercera Celestina de Gaspar Gómez de Toledo, tesis de licenciatura de la Universidad de Madrid.
– (1987), «Huellas de
Celestina en la Tercera Celestina de Gaspar Gómez de Toledo», Celestinesca, II, p. 3-19.
– (1989a), «Huellas de
Celestina en la Tragedia Policiana de Sebastián Fernández», Celestinesca, 13, XIII, p. 31-41.
– (1989b), «Huellas de
Celestina en la Comedia Florinea y en ta Comedia Selvagia», Celestinesca, 13, 2, p. 29-38.
– (1992),
Edición y estudio de la Tragedia Policiana, de Sebastián Fernández, tesis doctoral de la Universidad de Madrid.

Farrell, A. J.:
–(1992), «La estructura narrativa de un “libro de aventuras” español: La
Historia lastimera del Príncipe Erasto», Actas del X Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, II, Barcelona, PPU, p. 921-930.

Faulhaber, C. B.:
– (1990), «
Celestina de Palacio, Madrid, Biblioteca de Palacio, Ms. 1520», Celestinesca, 14, P- 3-39.
– (1991),
«Celestina de Palacio: Rojas’s Holograph Manuscript», idem, 15, p. 3-52.

Fernández-Cañadas de Greenwood, P.:
– (1983),
Pastoral Poetics: The Uses of Conventions in Renaissance Pastoral Romances, Madrid, Porrúa.

Fernández Insuela, A.:
– (1993), «Sobre la narrativa española de la Edad de Oro y sus reediciones en el siglo XVIII»,
Revista de Literatura, 109, p 55-84.

Ferrario de Orduna, L. E.:
– (1981), «Actualización y actualidad de la literatura caballeresca»,
Letras, 1, p. 73-89.
– (1984),
Belianís de Grecia, Edición crítica, tesis de la Universidad de Buenos Aires.
– (1989), «Héroes troyanos y griegos en la
Hystoria del magnánimo, valiente e inuencible cauallero don Belianí de Grecia (Burgos, 1547)», Actas del IX Congreso Internacional de Hispanistas, I, Frankfurt, Vervuert, p. 559-568.
– (1990), «El paradigma de
Amadís de Gaula», Studia HispanicaMedievalia, II, p. 89-97.
– (1992), (ed.), Amadís de Gaula.
Estudios sobre narrativa caballeresca castellana en la primera mitad del siglo XVI, Kassel, Reichenberger.

Ferreras, J.:
– (1985 a),
Les dialogues espagnols du XVIe siècle ou l’expression littéraire d’une nouvelle conscience, Paris, Didier, 2 t.
– (1985 b), «Del diálogo humanístico a la novela»,
Homenaje a José Antonio Maravall, III, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas, p 349-358.

Ferreras, J. I.:
– (1986), «La materia castellana en los libros de caballerías (Hacia una nueva clasificación)»,
Homenaje al Profesor Manuel Alvar, III, Madrid, Gredos, p. 121-142.
– (1987),
La novela en el siglo XVI, Madrid, Taurus.

Fogelquist, J. D.:
– (1982),
El «Amadís»y el género de la historiafingida, Madrid, Porrúa.

Foley, A. E.:
– (1980), «Técnica audiovisual del diálogo y retrato de
La lozana andaluza», Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Toronto, University of Toronto, p. 258-260.

Fosalba Vela, E. (ed.):
– (1990),
El Abencerraje pastoril, Barcelona, Universidad Autónoma de Barcelona.
– (1992), «La tradición sentimental en el amor de Abindarráez y Jarifa»,
El relato intercalado, cit., p. 89-98.
– (1994), La Diana
en Europa. Ediciones, traducciones e influencias, Barcelona, Universidad Autónoma de Barcelona.

Fradejas Lebrero, J.:
– (1981), «Algunas notas sobre
Enriquefí de Oliva, novela del siglo XIV», Actas del/Simposio de literatura española, Salamanca, Universidad de Salamanca, p. 309-560.
– (1985), (ed.),
Novela corta del siglo XVI, Barcelona, Plaza y Janés, 2 vol.
– (1987), «Las
faceciasde Poggio Bracciolini (continuación)», Dicenda, 7, p. 57-72.
– (1988), «Las
Facecias de Poggio Bracciolini en España. Primer centenar», Varia Bibliographica. Homenaje a José Simón Díaz, Kassel, Reichenberger, p, 273-282.

Fradejas Rueda, J. M,:
– (En prensa), «Historia de
Enriquefi de Oliva: su transmisión textual», Actas del V Congreso de la AHLM (Granada, 1993).

Frontón, M. A.:
– (1986),
La Historia de los nobles caballeros Oliveros de Castilla y Artús de Algarve, Edición y estudio, tesis de licenciatura de la Universidad de Madrid.
– (1989a), «Del
Olivier de Castillo al Oliveros de Castilla», Criticón, 46, p. 63-76.
– (1989b), «La difusión de
Oliveros de Castilla: apuntes para la historia editorial de una historia caballeresca», Dicenda, 8, p. 37-51.

Gallud Jardiel, E.:
– (1989), «La difusión de las novelas de caballerías»,
Literatura Hispánica, Reyes Católicos y Descubrimiento, Barcelona, PPU, p. 223-229.

García Berrio, A. y J. Huerta Calvo:
(1992), Los géneros literarios: sistema e historia (Una introducción), Madrid, Cátedra.

García de Enterría, Ma C.:
– (1983),
Literaturas marginadas, Madrid, Playor,
– (1986), «Libros de caballerías y romancero»,
Journal of Hispanic Pbilology, X, p. 103-115.
– (1990), «Pliegos y romances de
Amadís», Actas del Congreso Romancero-Cancionero, I, Madrid, Porrúa, p. 121-136.

García Gual, C. (ed.):
– (1990),
Calimaco y Crisórroe, Madrid, Alianza.

Gil, J.:
– (1986), «Apuleyo y Delicado: el influjo de
El asno de oro en La lozana andaluza», Habis, 17, p. 209-219.

Giraud, Y. (ed.):
– (1986), Hugues Vaganay, «Lepremier livre d’Amadis de Gaule» [1918], París, Nizet.

Gómez Moreno, A.:
– (1986), «La caballería como tema en la literatura medieval española: tratados teóricos»,
Homenajea Pedro Sáinz Rodríguez, II, Madrid, FUE, p. 311-323.

Gómez-Montero, J.:
– (1985), «Diálogo, autobiografía y paremia en la técnica narativa del
Viaje de Turquía. Aspectos de la influencia de Erasmo en la literatura de ficción durante el siglo XVI», Romanistisches Jahrbuch, XXXVI, p. 324-347.
– (1991), «¿Cuento, fábula, patraña o novela? Notas acerca de una tipología de las formas de narrativa breve en el siglo XVI»,
Iberoromania, 33, p. 74-100.
– (1992a),
Literatura caballeresca en España e Italia (1483-1542): «El Espejo de Caballerías» (deconstrucción textual y construcción literaria), Tubinga, Max Niemeyer.
– (1992b), «Forma y función del relato intercalado en la estructura de
El Viaje de Turquía (Estrategias narrativas y visión de la realidad en el diálogo erasmista)», El relato intercalado, cit., p. 77-88.

González, E. R.:
– (1982), «Función de las profecías en el
Amadis de Gaula», Hueva Revista de Filología Hispánica, XXXI, p. 282-291.

González, J. R.:
– (1990), «La función literaria de la unidad y la no-unidad en el
Amadís de Gaula», Studia Hispanica Medievalia, III, p. 98-111.

González Boixo, J. C.:
– (1991), «El
Siglo de Oro en las selvas de Erílife de Bernardo de Balbuena: su posición en la novela pastoril hispánica», Edad de Oro, X, p. 117-124.

Gracia Alonso, P.:
– (En prensa), «El nacimiento de
Esplandián y el folclore», Actas del III Congreso de la AHLM (Salamanca, 1989).
(1991), Las señales del destino heroico, Barcelona, Montesinos.

Green, J. R.:
– (1980), «La forma de la ficción caballeresca del siglo XVI»,
Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Toronto, University of Toronto, p. 353-355.

Grieve, P.:
– (1986-1987),
«Floresy Blancaflor. Hispanic Transformations of a Romance Theme», La Coránica, 15, p. 67-71.

Guardiola, C.:
– (1988), «La mención del Amadís en el
Regimiento de príncipes», Actas del I Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Barcelona, PPU, p 331-345.

Guillén, C.:
– (1988), «Individuo y ejemplaridad en el
Abencerraje», en su El primer Siglo de Oro. Estudios sobre géneros y modelos, Barcelona, Crítica, p. 109-153.

Gumpert, C.:
(1986), Historia del Emperador Carlomagno. Edición y estudio, tesis de licenciatura de la Uni versidad Complutense.
– (1988), «La
Historia del emperador Carlomagno como fuente de Cervantes», Dicenda, 7, p. 73-82.

Haro, M.:
– (1993). «Erotismo y arte amatoria en el discurso médico de la
Historia de la doncella Teodor», Revista de Literatura Medieval, 5, p. 113-125.

Hernández Valcárcel, C.:
– (1992),
Los cuentos en el teatro de Lope de Vega, Kassel, Reichenberger.

Hess, S.:
– (1989), «La
Crónica popular del Cid en la época del descubrimiento», Literatura hispánica, Reyes Católicos y Descubrimiento, Barcelona, PPU, p. 159-163.

Heugas, P.:
– (1981),
«¿La Celestina, novela dialogada?», Seis lecciones sobre la España de los Siglos de Oro, Sevilla, Universidad de Sevilla, p. 161-177.

Hook, D.:
– (1983), «La transmisión textual de
La estoria del noble Vespasiana», Incipit, 3, p. 129-172.
– (1991),
The Earliest Arthurian Names in Spain and Portugal, St. Albans, Fontaine Notre Dame.

Hook, D. y P. Newman (eds.):
– (1983),
Estoria do muy nobre Vespasiano, Exeter, Exeter Hispanic Texts.

Hughes,J. B.:
– (1983),
«La lozana andaluza and the Comedia Jacinta», Essays on Hispanic Literature in bonour of Edmund L. King, Londres, Tamesis Books, p. 97-121.

Hurtado Torres, A.:
– (1983),
La prosa de ficción en los siglos de oro, Madrid, Playor.

Iglesia Camacho, F.:
– (1992),
Luis Gálvez de Montalvo y el Pastor de Fílida, Madrid, tesis doctoral de la Universidad Complutense.

Imperiale, L.:
– (1991),
El contexto dramático de La lozana andaluza, Potomac, Scripta Humanística.

Infantes, V.:
– (1989), «La prosa de ficción renacentista: entre los géneros literarios y el
género editorial», Journal of Hispanic Philology, XIII, p. 115-124, recogido también en Actas del X Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, II, Barcelona, PPU, 1992, p. 467-474 y En el Siglo de Oro. Estudios y textos de literatura áurea, Potomac, Scripta Humanística, 1992, p. 59-66.
– (1991), «La narración caballeresca breve»,
Evolución narrativa e ideológica de la literatura caballeresca, Bilbao, Universidad del País Vasco, 1991, p. 165-181.
– (1993a), «Motes y poemas entre
Dichos o cómo pervive un cancionerillo cortesano del siglo XV», Actas do IV Congresso da Associação Hispânica de Literatura Medieval, IV, Lisboa, Cosmos, 1993, p. 353-359.
– (1993c), «Tipología de la enunciación literaria de la prosa áurea. Seis títulos (y algunos más) en busca de un género: obra, libro, tratado, crónica, historia, cuento, etc. (I)»,
Actas del III Congreso de AISO (Toulouse, 1993), (en prensa).

Infantes, V. y M. Rubio Arquez (eds.):
– (1993b), Francisco Narváez de Velilla,
«Diálogo intitulado El capón (¿1597?)», Madrid, Visor.

Joly, M.:
– (1989), «A propósito del tema culinario en
La lozana andaluza», Journal of HispanicPhilology, XIII, p. 125-134.

Joset, J.:
– (1993a), «De los nombres de Rampín (I)»,
Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro, II, Salamanca, Universidad de Salamanca, p. 543-548.
– (1993b), «De los nombres de Rampín (II)»,
Actas de III Congreso de AISO (Toulouse, 1993), (en prensa).

Kossoff, R. H.:
– (1980), «Las dos versiones de la
Selva de aventuras de Jerónimo de Contreras», Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Toronto, University of Toronto, P-435-437.

Labrador Herraiz, J. y J. Fernández Jiménez (eds.):
– (1986),
Cervantes and the Pastoral, Cleveland, Penn State University, Cleveland State University.

Lacarra, Ma J. (ed.):
– (1986),
Cuentos de la Edad Media,Madrid, Castalia.
– (1990), «Pervivencia y transmisión del cuento medieval en el Siglo de Oro»,
La edición de textos, Londres, Tamesis Books, p. 261-269.
– (1993), «El tipo de la doncella sabia, ejemplificado con ¡a
Historia de la doncella Teodor», La mujer en la literatura hispánica de la Edad Media y el Siglo de Oro, Amsterdam-Atlanta, Rodopi, p. II-21.

Ladero Quesada, M. Á.:
(1988), Castilla y la conquista del reino de Granada, Granada, Diputación Provincial de Granada.
– (1989),
Granada después de la conquista. Repobladores y mudéjares, Granada, Diputación Provincial de Granada.

Laspéras, J. M.:
– (1987),
La nouvelle en Espagne au Siècle d’Or, Montpellier, Éd. du Castillet.
– (1989),
La letteratura di viaggo dalMedioevo al Rinascimiento. Generi e problemi, Alessandria, Edizioni dell’Orso.

Levisi, M.:
– (1986),
Autobiografías del Siglo de Oro, Madrid, SGEL.

López Bascuñana, Ma I. (ed.):
– (1988), Cristóbal Suárez de Figueroa,
«El Pasajero», Barcelona, PPU, 2 vol.
– (1989), «En torno a los problemas textuales de la edición crítica de
El Pasajero de Cristóbal Suárez de Figueroa», Homenaje a Antonio Gallego Morell, II, Granada, Universidad de Granada, p. 229-242.

López Estrada, F.:
–(1980),
Historia y crítica de la literatura española. Siglos de Oro: Renacimiento, Barcelona, Crítica; Primer suplemento, idem, 1991.
– (1982), (ed.),
El Abencerraje, Madrid, Cátedra.
– (1986), «Erasmo y los libros de pastores españoles»,
ElErasmismo en España, Santander, Sociedad Menéndez Pelayo, p. 457-476.
– (1985), «Prosa narrativa de ficción»,
Grundriss der Romanischen Literaturen der Mittelalters, 9, p. 15-44.
– (1987), «Fiestas y literatura pastoril: el caso de la
Diana enamorada», La fête et l’Écriture, Aix-en Provence, Université de Provence, p. 199-211.
– (1988a), «El diálogo pastoril en los Siglos de Oro»,
Anales de Literatura Española, VI, p.
– (1988b), (ed.), Gaspar Gil Polo,
«Diana enamorada», Madrid, Castalia.
– (1991),
Primer suplemento a Historia y critica de la literatura española, vol. 2, Barcelona, Crítica.

López Estrada, F., J. Huerta Calvo y V. Infantes:
– (1984),
Bibliografía de los libros de pastores en la literatura española, Madrid, Universidad Complutense.

López Molina, L.:
– (1982), «La
Comedia Thebaida y La Celestina», Actas del IV Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, II, Salamanca, Universidad de Salamanca, p. 169-183.

Maciá, C. K.:
– (1992), «Los motivos cronotópicos en
Palmerín de Olivia», Actas del X Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, I, Barcelona, PPU, p. 267-272.

Maier, J. (ed.):
– (1984),
El rey Guillelme, Exeter, Exeter Hispanic Texts.

Marciales, M. (ed.):
– (1985),
Fernando de Rojas, i, Urbana, University of Illinois Press, 2 t.

Marín, N.:
– (1982),
Meditación del Siglo de Oro, Granada, Centro de Estudios Hispánicos.

Marín Pina, Ma C.:
– (1986), «La aventura de Finea y Tarnaes como relato digresivo del
Primaleón», Formas breves del relato, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, p. 105-114.
– (1988a),
Edición y estudio del ciclo español de los Palmerines, tesis doctoral de la Universidad de Zaragoza.
– (1988b), «Las cartas de amor caballerescas como modelos epistolares»,
La recepción del texto literario, Madrid, Casa de Velázquez-Universidad de Zaragoza, 1988, p. 11-24.
– (1989a), «El tópico de la falsa traducción en los libros de caballerías españoles»,
Actas del III Cogreso de la AHLM (Salamanca, 1989), (en prensa).
– (1989b), «La recreación de los modelos narrativos caballerescos en la
Historia del invencible cavallero Don Polindo (Toledo, 1526)», Cuadernos de Investigación Filológica, XV, p. 87-98.
– (1989c), «Aproximación al tema de la
virgo bellatrixen los libros de caballerías españoles», Criticón, 45, p. 81-94.
– (1990), «El personaje y la retórica del nombre propio en los libros de caballerías españoles»,
Tropelías, 1, p. 165-175.
– (1991a), «La mujer y los libros de caballerías. Notas para el estudio de la recepción del género caballeresco entre el público femenino»,
Revista de Literatura Medieval, III, p. 129-148.
– (1991b), «Nuevos datos sobre Francisco Vázquez y Feliciano de Silva, autores de libros de caballerías»,
Journal of Hispanic Philology, XV, p. 117-130.
– (1994), «Libros de caballerías»,
Romanistisches Jahrburch (en prensa).

Marino, N. F.:
– (1987), «An Unknown Spanish Romance of Chivalry, Identified
Don Mexiano de la Esperanza, Caballero de la Fe», Journal of Hispanic Philology, XII, p. 15-24.

Márquez Villanueva, F.:
– (1991),
El problema morisco: desde otras laderas, Madrid, Libertarias.

Martín Morán, J. M.:
– (1989), «Tópicos espaciales en los libros de caballerías»,
Symbolae Pisane. Studi in onore di Guido Mancini, II, Pisa, Giardini, p. 365-383.

Martínez i Pérez, V.:
– (1992), «Cap un discurs cavalleresc primirenc: el Jaufré», Contacts de langues, de civilisations et intertextualité, III, Montpellier, Université de Montpellier, p. 1031-1044.

Mejía Ruiz, C.:
– (En prensa), «El
Libro del infante don Pedro: problemas de circulación en la península», Actas del VCongreso de la AHLM (Granada, 1993).

Melón Fernández, S.:
– (1983), «Algunos aspectos cuantitativos del
Viaje de Turquía», Cuadernos del Norte, IV, p. 16-24.

Mérida, R. M.:
– (1988), «Actualidad bibliográfica de
Amadís de Gaula», Quimera, 85, p. 60-61.
– (1989), «Urganda la desconocida o tradición y originalidad»,
Actas del III Congreso de la AHLH (Salamanca, 1989), (en prensa).

Michael, I:
– (1989), «“From Her Shall Read the Perfect Ways of Honour”: Isabel de Castile and Chivalry Romance»,
The Age of the Catholic Monarchs, 1474-1517. Literary Studies in Memory of Keith Whinnom (Bulletin of Hispanic Studies), Liverpool, p. 103-112.

Molino, J.:
– (1980), «Stratégies de l’autobiographie au Siècle d’Or», L’autobiographie dans le monde hispanique, Aix-en-Provence, Université de Provence, p. 115-137.

Montero, J.:
– (1992), «Oc la
Diana de Montemavor al Cántico espiritual: especulaciones en la fuente», Edad de Oro, XI, p. 113-121.

Monti, S.:
– (1988), «Parísy Viana: una lettura», Quadernidi LingueeLetterature, XIII, p. 81-92.
– (1983), «Les morisques et leur temps», Table Ronde Internationale (Montpellier, 1981), Paris, CNRS.

Morros, B.:
– (1988), «Los problemas ecdóticos del
Baladro del Sabio Merlin», Actas del I Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Barcelona, PPU, p. 457-472.

Moseley, W. W. y G. Emmons:
– (1984),
Spanish Literature, 1500-1700. A Bibliography of Golden Age Studies in Spanish and English, 1925-1980, Westport, Greenwood Press.

Mújica, B. L.:
– (1986),
Iberian Pastoral Characters, Potomac, Scripta Humanística.

Mussons, A. Ma:
– (1992), «Flores y Blancaflor en la literatura castellana»,
Actas del II Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, II, Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá de Henares, p. 569-585.

Nalle, S. T.:
– (1989), «Literacy and Culture in Early Modern Castille»,
Past and Present, 125, p. 65-95.

Navarro González, A.:
– (1990), «La
Selva de aventuras de Jerónimo de Contreras y Los trabajos de Persiles y Segismundo de Cervantes», Actas del I Coloquio Internacional Asociación de Hispanistas, Barcelona, Anthropos, p. 63-82.

Ortolá, M. S.:
– (1983),
Un estudio del Viaje de Turquía: autobiografía o ficción, Londres, Tamesis Books.
– (1986), «La tendencia utópica en el
Viaje de Turquía», Neophilologus, LXX, p. 217-227.
– (1992), «La “pobreza no es vileza” et le
Viaje de Turquía», De la Péninsule Ibérique à l’Amérique Latine. Mélanges offerts à Jean Subirais, Nancy, Presses Universitaires de Nancy, p. 27-39.

Panizza, E.:
– (1983), El Pasajero
de Cristóbal Suárez de Figueroa (1617), Padua, Università degli Studi di Padova.

Paredes Núñez, J.;
– (1984), «El término “cuento” en la literatura románica medieval»,
Bulletin Hispanique, LXXXVI, p. 435-451.

Park, S. S.:
– (1981),
Cristalián de España, tesis doctoral de The Temple University.
– (1986),
Formas narrativas breves en la literatura románica medieval:problemas de terminología, Granada, Universidad de Granada.

Pérez Priego, M. A. (ed.):
– (1993),
Cuatro comedias celestinescas, Valencia, UNED.

Pérez Tapia, Ma T. y S. Piñel Vallejo:
– (1983),
Seminario Internacional III. Los géneros en prosa. Literatura Española y Edad de Oro. Bibliografía selectiva sobrela literatura española del Siglo de Oro, Madrid, Gremio de Editores de Madrid.

Piñero Sáez, A.:
– (1982), «Citas y alusiones bíblicas en el
Viaje de Turquía», Revista de Filología Española, LXII, p. 285-295.

Pittarello, E.:
– (1991), nuevo mundo en el discurso nuevo del
Libro de la vida y costumbres de don Antonio Enríquez de Guzmán», Edad de Oro, X, p. 155-165.

Prieto, A.:
– (1986),
La prosa española del siglo XVI, I, Madrid, Cátedra.

Primavera, E. R.:
– (1983), «Introducción a la
Historia de Alcida y Silvano de Jorge de Montemayor», Dicenda, 2, p. 121-134 y «Edición de la Historia de Alcida y Silvano, poema de Montemayor», idem, p. 193-200.

Rallo, A. (ed.):
– (1991), Jorge de Montemayor,
«Los siete libros de la Diana», Madrid, Cátedra.

Ramos, R.:
– (En prensa), «La insola del Ploro»,
Actas del III Congreso de la AHLM (Salamanca, 1989).
(1992), «Dos ediciones de Enrique fí de Oliva», Journal of Hispanic Philology, XVI, P- 263-273.
– (1993), «Para la fecha del
Amadís de Gaula: “Esta sancta guerra que contra los infieles començada tienen”» (en prensa).

Redondo Goicoechea, A. (ed.):
– (1987),
Amadís de Gaula, Madrid, Castalia.
– (1989), «“Siempre la lengua fue compañera del imperio”. Análisis del prólogo de Garci Rodríguez de Montalvo al
Amadís de Gaula», Literatura Hispánica, Reyes Católicos y Descubrimiento, Barcelona, PPU, p. 125-128.

Redondo Goicoechea, A. et alii:
– (1986), «Para una bibliografía del
Amadís de Gaula. Adiciones a la biliografía de Daniel Eisenberg», Dicenda, 5, p. 253-261.
– (1992),
El relato intercalado, Madrid, Fundación Juan March-SELGC.

Requena Pineda, S.:
– (1994),
Las versiones peninsulares del Conde Partinuplés, Valencia, tesis de licenciatura de la Universidad de Valencia.

Rey Hazas, A.:
– (1982), «Introducción a la novela de! Siglo de Oro, I (Formas de narrativa idealista)»,
Edad de Oro, I, p. 65-105.

Rey Hazas, A. y F. Sevilla Arroyo:
(1988), «Contexto y punto de vista en El Abencerraje», Dicenda, 7, p, 419-428.

Rhodes, E.:
– (1987), «Skirting the Men: Gender Roles in Sixteenth-Century Pastoral Books»,
Journal of Hispanic Philology, XI, p. 131-149.

Río Nogueras, A. del:
– (1985), «El desvío del paradigma de género en el
Claribalte, novela de caballerías de Gonzalo Fernández de Oviedo», Salastano de interpretación textual, Huesca, Colegio Universitario de Huesca, p. 99-119.
– (1986), «Dos recibimientos triunfales en un libro de caballerías del siglo XVI»,
Homenaje a J, M. Blecua, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, p. 19-30.
– (1987),
La obra literaria de Fernando Basurto, tesis doctoral de la Universidad de Zaragoza.
– (1988a), «Una trayectoria caballeresca singular: el
Don Florindo de Fernando Basurto», Journal of Hispanic Philology, XII, p. 191-205.
– (1988b), «Sobre el
Don Florindo de Fernando Basurto (1530). Un caballero andante asedia el castillo interior», Rilce, IV, p. 55-72.
– (1989a), «El
Don Florindo de Fernando Basurto como tratado de rieptos y desafíos», Alazet, I, p. 175-194.
– (1989b), «Libros de caballerías
y poesía de cancionero», Actas del III Congreso de AHLM (Salamanca, 1989), (en prensa).

Riquer, M. de:
– (1987), «“Agora lo veredes, dixo Agrajes”»
y «Las armas en el Amadís de Gaula», en sus Estudios sobre el Amadís de Gaula, Barcelona, Sirmio, p. 7-53 y 55-180.

Rodríguez Cacho, L.:
– (1992), «Los
Coloquios de Torquemada como miscelánea de géneros y tópicos pastoriles», Ínsula, 542, p. 19-21.

Rodríguez Velasco, J.:
– (1991), «“Yo soy de la Gran Bretaña, no sé si la oístes acá dezir” (La tradición de
Esplandián)», Revista de Literatura, 105, p. 49-61.

Romera Castillo, J.:
– (1983),
En torno al Patrañuelo, Madrid, UNED.
– (1987), «Del hilo al ovillo textual: a propósito de la patraña veinte de Timoneda»,
Edición y anotación de textos del Siglo de Oro, Pamplona, Eunsa, p. 289-318.
– (1991), «El doble filo de la
imitatio: La Patraña Segunda de J. Timoneda», Crítica textual y anotación filológica en obras del Siglo de Oro, Madrid, Castalia, p. 459-491.
– (1993a), «Hacia un repertorio bibliográfico (selecto) de la escritura autobiográfica en España (1975-1992)»,
Escritura autobiográfica, Madrid, Visor, p. 423-505.
– (1993b), «Otro asalto a
El Patrañuelo», Actas del III Congreso de AISO (Toulouse, 1993), (en prensa).

Romero Tobar, L.:
– (1987), «Ediciones en castellano de ta
Melusina de jean d’Arras», Homenaje a Justo García Morales, Madrid, ANABAD, p. 1005-1020.

Rose, C. H.:
– (1983), «Alonso Núñez de Reinoso’s Contributions to the Creation of Novel»,
Creation andRe-Creation: Experimente in Literary Forms in Early Modem Spain, Newark, Juan de la Cuesta, p. 89-103.

Roubaud, S.:
– (1983), «L’Exil et le royaume ou les deux pôles de la vocation chevaleresque», Les problèmes de l’exclusion en Espagne (XVIe-XVIIe siècles), Paris, Publications de la Sorbonne, p. 205-215.
– (1986), «La Forêt de longue attente: amour et mariage dans les romans de chevalerie», Amours légitimes, amours illégitimes en Espagne (XVIe-XVIIe siècles), Paris, Publications de la Sorbonne, p. 251-267.
– (1990), «Corps en beauté, corps à épreuve: le héros du roman de chevalerie», Le corps dans la société espagnole des XVIe-X VIIe siècles, Paris, Publications de la Sorbonne, p. 253-266.
– (1991), «Bandits et malfaiteurs dans les romans de chevalerie», El bandolero y su imagen en el Siglo de Oro, Madrid, Casa de Velázquez, p. 165-176.

Roubaud, S. y M. Joly:
(1985), «Cartas son cartas. Apuntes sobre la carta fuera del género epistolar», Criticón, 30, p. 103-125.

Sáinz de la Torriënte, E. (ed.):
– (1987),
La novela pastoril española. Montemayor y Gaspar Gil Polo, La Habana, Eds. Arte y Literatura.

Sales, E. J.:
– (1991), «Las
Sergas de Esplandián: ¿una ficción ejemplar?», Historias y ficciones: Coloquio sobre la literatura del siglo XV, Valencia, Universidad de Valencia, p. 83-92.

Salinero, F. G. (ed.):
– (1980a),
Viaje de Turquía (La odisea de Pedro de Urdemalas), Madrid, Cátedra.
– (1980b), «El
Viaje de Turquía y la Orden de Malta: revisión de una interpretación de la obra y de su autor», Revista de Estudios Hispánicos, XIV, p. 19-30.

Salstad, M. L.:
– (1982), «Biblical Parody in
La lozana andaluza», Iberoromania, XV, p. 21-36.

Salvador Martínez, H. (ed.):
– (1986), Pedro Hernández de Villaumbrales,
«Peregrinación de la vida del hombre (Novela alegórica del XVI)», Madrid, FUE.

Salvador Miguel, N.:
– (1984), «Huellas de
La Celestina en La lozana andaluza», Estudios sobre el Siglo de Oro. Homenaje al profesor F. Ynduráin, Madrid, Editora Nacional, p. 431-459.

Sánchez, A. (ed.):
– (1982), Juan Timoneda,
«El patrañuelo», ed. facs., Madrid, Espasa-Calpe.

Sánchez García, E.:
– (1986), «Un episodio de la
Diana en la versión italiana de Celio Malespini», Annali del Istituto Universitario Orientale. Sezione Romanza, XXVIII, p. 629-650; luego en La versione italiana di due episodi della Diana, Nápoles, Université degli Studi di Molise, 1991.
– (1992), «Visiones del Mediterráneo en el siglo XVI (La
Summa de Geografía y el Viaje de Turquía)», Investigaciones semióticas. IV, II, Madrid, UNED, p. 1015-1024.
– (1993), «Il
Viaje de Turquía. Rappresentazione e narrazione come modelo dialogico», Questioni di genere, Nápoles, Istituto Universitario Orientale, p. 141-160.

Santonja, G. (ed.):
– (1988),
Crónica de los notables caballeros Tablante de Ricamontey Jofre; hijo del conde Asón, Madrid, Visor.

Sanz Cabrerizo, A. del R.:
– (1992),
Proyección de la novela morisca española (siglos XVI y XVII) en ta narrativa galante francesa (1670-1710), Madrid, tesis doctoral de la Universidad Complutense.

Sarmati, E.:
– (1989), «Il
Cirolingio de Tracia di Bernardo de Vargas. Studio di un minore del genere cavalleresco», Annalidell’Istituto Universitario Orientale. Sezione Romanza, XXXIV, p, 765- 807.
– (1990),
La critica ai libri di cavalleria nel 500 spagnolo (con un sguardo nel’600). Un’analisi testuale, Pisa, Giardini (en prensa).

Scorpioni, V,:
– (1980), «Un ritratto a due face:
La loçana andaluza di F. Delicado», Annali del Istituto Universitario Orientale. Sezione Romanza, XXII, p. 441-476.

Senabre, R.:
– (1987), «La novela pastoril», en su
Literatura y público, Madrid, Paraninfo, p. 84-97 y «El público y la constitución del género novelesco», en idem, p. 98-111.

Severin, D. S.:
– (1982), «Is
La Celestina the First Modern Novel?», Revista de Estudios Hispánicos, XVI, p. 205-209.

Sevilla, F.:
– (1990), «Sobre un apéndice del
Viaje de Turquía: la “Turcarum origo”», La edición de textos, Londres, Tamesis Books, p. 479-468.

Sevilla, F y A. Vian:
– (1989), «Para la lectura completa del
Viaje de Turquía: edición de la “Tabla de materias” y de la “Turcarum origo”», Criticón, 45, p. 5-70.

Sharrer, H. L.:
– (1988), «Juan de Burgos: impresor y refundidor de libros caballerescos»,
El libro antiguo español, Salamanca, Universidad de Salamanca, p. 361-369.

Sieber, R:
– (1985), «The Romance of Chivalry in Spain from Rodríguez de Montalvo to Cervantes»,
Romance. Generic Transformation from Chrétien de Troyes to Cervantes, Londres, University Press of New England, p. 203-219.

Snow, J. T.:
– (1985), Celestina
by Fernando de Rojas: An annotated Bibliography of WorldInterest 1930-1983, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies.

Solé-Lerís, A.:
– (1980),
The Spanish Pastoral Novel, Boston, Twayne.

Stoll, A. K.:
– (1986), «A Selected Bibliography of Cervantes’
La Calatea», Cervantes and the Pastoral, Cleveland, Penn State Universicy, p. 235-245.

Strosetzki, Ch.:
– (1991), «Der roman im Siglo de Oro»,
Gescbichte der spanischen Literatur, Tubinga, Max Niemeyer, p. 84-118.

Suárez Pallasá, A.:
– (1990), «La Ínsula Firme del
Amadís de Gaula», Studia Hispanica Medievalia, III, p. 89-97.

Surtz, R. E.:
– (1982),
«Sancta Lozana, ora pro nobis: Hagiography and Parody in Delicado’s Lozana andaluza», Romanistisches Jahrbuch, XXXIII, p. 286-292.
– (1992), «Texto e imagen en el
Retrato de la Lozana andaluza», Nueva Revista de Filología Hispánica, XL, p. 169-185.

Teijeiro Fuentes, M. Á.:
– (1984),
«Clareoy Florisea o la historia de una mentira», Anuario de Estudios Filológicos, VII, p. 353-359.
– (1986), «¿Un manual religioso en una novela de aventura? El
Enquiridión de Erasmo y su influjo en el Clareo y Florisea de Núñez de Reinoso», Anuario de Estudios Filológicos, IX, p. 279-293.
– (1987),
Moros y turcos en la narrativa áurea (El problema del cautiverio), Cáceres, Universidad de Extremadura.
– (1988),
La novela bizantina española. Apuntes para una revisión del género, Cáceres, Universidad de Extremadura.
– (1991a), (ed.), Jorge de Montemayor,
«Los siete libros de la Diana», Barcelona, PPU.
– (1991b), (ed.),Jerónimo de Contreras,
«Selva de aventuras» (1565-1583), Zaragoza, Institución «Fernando el Católico».
– (1991c), (ed.), Alonso Núñez de Reinoso,
«Los amores de Clareoy Florisea y los trabajos de la sin ventura Isea», Cáceres, Universidad de Extremadura.

Tobar, Ma L.:
– (En prensa),
«Roberto el Diablo, teatralización de la novela», Actas del III Congreso de la AISO (Toulouse, 1993).

Torre Rodríguez, V. de la:
– (1990),
Variantes occidentales castellanas del Sendebar. Ciclo de Los siete sabios de Roma, Madrid, tesis doctoral de la Universidad Complutense.
– (1992a), «El relato intercalado en la
Historia de los siete sabios de Roma», El relato intercalado, Madrid, Fundación March, p. 67-75.
– (1992b), «Filiación de las versiones castellanas del ciclo
Siete sabios de Roma. Variantes del Sendbar occidenta1», Revista de Filología Española, LXXII, p. 103-115.
– (1993), (éd.),
Los siete sabios de Roma, Madrid, Miraguano.

Val, J. del (ed.):
– (1980), Francisco Delicado,
«La lozana andaluza», Madrid, Tauros.

Valis, N. M.:
– (1982), «Time and Space in Gil Polo’s
Diana enamorada», Hispanófila, LXXVI, p, 9-20.

Vallín, G. y G. Avenoza:
(1992), «Los primeros pasos de la novellaen España: Cuatro quentos de exemples», Criticón, 55, p. 31-40.

Vega, C. A.:
– (1987), (ed.),
Hagiografía y literatura. La vida de San Amaro, Madrid, El Crotalón.
(1991), (ed.), La vida de San Alejo. Versiones castellanas, Salamanca, Universidad de Salamanca.

Vélez Quiñones, H.:
(1993), «Celestina “A lo divino”: el caso de la Tragedia Feliciana», Celestinesca, 17, p. 3-16.

Vicier, F.:
–(1981), «La folie amoureuse dans le roman pastoral espagnol (2e moitié du XVIe siècle)», Visages de la Folie (1500-1600). (Domaine hispano-italien), Paris, Université de la Sorbonne, p. 117-129.
– (1987). «Quelques réflexions sur le lignage, la parenté et la famille dans la “célestinesque”», Autour des parentés en Espagne aux XVIe-XVIIe siècles. Histoire, mythe et littérature, Paris, Université de la Sorbonne, p. 157-174.

Villanueva, D.:
– (1980), «Sobre Francisco Delicado, obispo de Lugo y Jaén»,
Boletín de la Real Academia Española, LX, p. 135-142.

Vincent, B.:
– (1987),
Minorías y marginados en la España del siglo XVI, Granada, Diputación Provincial de Granada.

Viña Liste, J. Ma:
– (1987),
Voyagerà la Renaissance, París, Maisonneuve et Larose.
– (1991), «Obras en prosa con elementos caballerescos en la literatura española medieval»,
Verba, XVIII, p. 599-642.
– (1993), (ed.),
Textos medievales de caballerías, Madrid, Cátedra.

Walsh, J. K. y B. B. Thompson (eds.):
– (1985),
Don Túngano, Nueva York, L. Clemente y 2a ed. corregida, 1986.

Wenzlaff-Eggebert, H.:
– (1986), «Compares
La Diana with chivalric and picaresque works», Derspanische Roman vom Mittelalter bis zur Gegenwart, Dusseldorf, Schwann Bagel, p. 48-61.

Whinnom, K.:
– (1982),
«Autor and Tratado in the Fifteenth Century: Semantic Latinism or Etymological Trap?», Bulletin of Hispanic Studies, LIX, p. 211-218.
– (1983),
The Spanish Sentimental Romance 1440-1550. A critical bibliography, Londres, Grant & Cutler.
– (1988), «El género celestinesco: origen y desarrollo»,
Academia Literaria Renacentista, V, p. 119-130.

Whitenack, J. A.:
– (1988), «Conversion to Christianity in the Spanish Romance of Chivalry»,
Journal of Hispanic Philology, XIII, p 13-39.

Williamson, E.:
– (1991), El Quijote y los libros de caballerías [1984], Madrid, Taurus.

Zimic, S.:
– (1987-1988), «El
Amadís cervantino (apunte sobre La española inglesa)», Anales Cervantinos [Homenaje a Alberto Sánchez], 25-26, p. 469-483.
– (1989), «Apostilla a “El
Amadís cervantino”», Anales Cervantinos, 27, p 227-231.

© Casa de Velázquez, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search