Version classiqueVersion mobile

España y América en una perspectiva humanista

 | 
Joseph Pérez

Bartolomé de Las Casas en sus escritos

André Saint-Lu

Texte intégral

1Dentro de la abundante producción historiográfica española suscitada por el descubrimiento, conquista y colonización del Nuevo Mundo, distínguense a simple vista los escritos de Bartolomé de Las Casas por su excepcional extensión y diversidad. A lo largo de su atareada carrera pública, redactó dicho autor una asombrosa cantidad de textos, algunos de ellos de enorme amplitud. Al lado de su obra propiamente histórica destacan sus estudios antropológicos, sus tratados políticos, jurídicos o teológicos, sus memoriales y relaciones de agravios, denuncias y remedios, sin perjuicio de otros muchos opúsculos de toda índole y de un cuantioso epistolario.

2Pero más allá de sus impresionantes dimensiones y de su aspecto multiforme, caracterízanse fundamentalmente estos escritos por su profunda unidad de inspiración, obedeciendo todos ellos a una misma finalidad que no fue otra que la defensa de los indios, de conformidad con la invencible vocación de su autor. Podría decirse incluso que esta obra, totalmente comprometida, fue la forma privilegiada de la acción lascasiana, por constituir de cabo a cabo el más pertinaz y apasionado de los alegatos en favor de los pueblos conquistados.

***

3En el terreno historiográfico, cabe detenerse especialmente en la gran Historia de las Indias, siendo ella, con las de Pedro Mártir, de Oviedo y de Gomara, una de las principales «Historias generales» de los descubrimientos y conquistas escritas en el siglo XVI. Léese en el Prólogo que Las Casas empezó la redacción de «las cosas acaecidas en estas Indias» en 1527. Hacía veinticinco años que había llegado al Nuevo Mundo, como colono y futuro clérigo, y cinco que ingresara en la Orden de Santo Domingo. Coincide esta fecha con la fundación, por el mismo Fray Bartolomé, del convento de Puerto de Plata en la isla Española, y ésta fue sin duda la ocasión que le permitió, en su tranquilo aislamiento, acometer su exigente labor de historiador. Pudo redactar allí, durante los tres o cuatro años que le duró este retiro, buena parte de la obra; sin embargo, varios indicios textuales permiten suponer que esta primera redacción experimentaría más tarde una considerable extensión y no pocas modificaciones, conforme iría madurando la traza original del libro. Al volver a la vida activa hacia 1530, inicia Las Casas una nueva etapa de su carrera, en las Indias y en España, tan llena de quehaceres que no le dejará casi ningún respiro durante más de veinte años. Sólo a partir de 1552, fecha del Prólogo en que da razón de la organización general de la obra, puede Fray Bartolomé emprender su redacción definitiva, siguiendo trabajando en ella hasta los últimos años de su vida.

4Fundada en la larga experiencia personal de su autor, adquirida tanto en las Indias como en la Corte, y en valiosos documentos de primera mano consultados al efecto, es esta Historia, limitada por falta de tiempo a las tres primeras décadas, una de las más ricas y fidedignas sobre estos treinta años iniciales de la empresa de Indias. Asombran en verdad la multitud de datos recogidos y la minuciosidad de los relatos. Fuera de los viajes de descubrimiento y de las guerras de conquista, que ocupan más o menos la mitad de la obra, abundan en ella los asuntos políticos y negocios cortesanos, amén de no pocas «disgresiones» ingeridas libremente en el curso de la relación. Pero lo que más contribuye a darle su excepcional amplitud es la abundancia nada común de los comentarios, dedicando Las Casas capítulos enteros a la aclaración de los hechos referidos, a unas explicaciones eruditas cuajadas de referencias, y muy en especial a los juicios que le merecen el comportamiento de los españoles o la condición de los indios.

5En cuanto a la materia, sin embargo, hay que recalcar la particular importancia de dos temas privilegiados, que llenan por sí solos las dos terceras partes de la obra. Uno de ellos, el más desarrollado, es el tema colombino, que ocupa, de los tres libros o décadas, todo el primero y buena parte del segundo; el otro es el propio tema lascasiano, ya presente en la primera mitad del libro tercero y casi exclusivo en la segunda. El papel principal atribuido a Colón se justifica plenamente por la estatura del personaje y el alcance de su acción histórica. De la persona y actividades del Descubridor, conocidas sobre todo a través de sus escritos, no nos da el autor una representación totalmente exenta de reparos, ya que no vacila, si viene al caso, en estigmatizar sus fechorías; con todo, la imagen que de él se desprende resulta, en conjunto, marcadamente favorable, en atención a su alta misión, por considerarla Las Casas como providencial. Por su parte, la calidad de protagonista otorgada al «clérigo Casas», a partir de 1514 y hasta 1522, por sorprendente que parezca a primera vista, se explica también, fundamentalmente, por la certidumbre que tuvo Fray Bartolomé hasta su muerte de haber sido elegido de Dios para desempeñar su función de defensor de los indios. De especial interés son, al respecto, los capítulos relativos al despertar de su vocación. (También merecen señalarse aquellos pasajes, menos conocidos y a veces mal interpretados, en que recuerda su toma de conciencia, más tardía, de la ilegitimidad de la esclavitud de los negros).

6Pero fuera de estos valiosos elementos biográficos, y del interés más general de la obra como crónica, su importancia y originalidad estriban ante todo en su claro propósito denunciador. Según lo puntualiza en el Prólogo con estudiada solemnidad, fundamenta Las Casas su tarea de historiador en la urgente necesidad de restablecer, sobre las cosas de Indias, la dramática verdad desconocida u ofendida por los autores anteriores –entre ellos Oviedo y Gomara como se sabrá después–, y remediar los nocivos efectos, siempre actuales, de sus graves falsificaciones.

7Así presentada como una exigencia insoslayable, adquiere esta Historia su alto valor de testimonio, respaldado por una larga experiencia personal, de todos los abusos perpetrados en las Indias por los conquistadores y de sus catastróficas consecuencias para los pueblos conquistados. De hecho, pasados los primeros contactos en el período inicial de los descubrimientos, se ofrece la obra como una larga sucesión de escenas dramáticas en que la maldad casi general de los españoles, su insaciable codicia y desordenada ambición, se contraponen sistemáticamente a la inocencia y perfecciones morales de los indígenas. Del trágico enfrentamiento entre tan desemejantes partes, nos da el autor la más circunstanciada y la más cruda representación. Abundan en los capítulos dedicados a las expediciones represivas o a las guerras de conquista las horrorosas escenas de suplicios y de matanzas, como las que describen las atrocidades consumadas en la isla Española en tiempos de Ovando, o la salvaje carnicería de Caonao en Cuba. Tampoco faltan las visiones de saqueos, rapiñas y devastaciones, ni las insostenibles descripciones de las sevicias infligidas a los indios una vez conquistados o capturados y reducidos a inhumana servidumbre.

8Ante tan acentuado dramatismo, no puede menos de plantearse la cuestión del crédito que se ha de dar al testimonio lascasiano. Acerca de los hechos, disponía el autor de su vieja experiencia de testigo ocular, adquirida en las campañas en que había participado, como colono o clérigo capellán de la tropa. También se valió, abundantemente, de los relatos orales o escritos que pudo recoger o consultar, y a que se refiere muy a menudo, como aquella carta de los dominicos de la Española al señor de Xevres (1519) sobre las tropelías cometidas en tiempo de Bobadilla y de Ovando, verdadero memorial de denuncias del que sacó tantas informaciones.

9Ahora bien, donde no se puede dejar de tomar en cuenta la huella lascasiana es en la manera de relatar estos hechos. Bien evidente es el esquematismo de la presentación antitética de la violencia de los españoles frente a la mansedumbre de los indios. Saltan a la vista también la insistencia voluntaria en los rasgos más crudos, el recargo de las tintas del espanto y del horror, y las patentes exageraciones del número de víctimas. Además, al denunciar esas hecatombes, el autor hace poco caso de otras causas de aniquilamiento de los naturales, como las enfermedades microbianas, tal vez más mortíferas que las guerras o los maltratamientos. Así y todo, difícil sería poner en tela de juicio la realidad esencial de los hechos relatados, y queda claro que no se puede recusar en su totalidad el testimonio acusador de la Historia.

10Sentado esto, parece extraña la decisión de no publicarla, tomada por Las Casas en 1559, «porque no hay para qué ni ha de aprovechar». Lo más probable, sin perjuicio de un posible desaliento momentáneo, fue que el cambio de coyuntura política, con la subida al trono de Felipe II, le movió a aplazar la publicación, en espera de tiempos más favorables a sus ideas. Editada por primera vez más de tres siglos después, la obra, sin embargo, no quedó totalmente desconocida, ya que el manuscrito fue aprovechado por varios autores, y en especial por Herrera, historiador oficial de Felipe II.

11De todos modos, la denuncia lascasiana no corría peligro de olvidarse, ya que vuelve a encontrarse, poco o mucho, en casi todos los escritos del defensor de los indios, y señaladamente en tres de sus tratados o memoriales publicados por él en Sevilla en 1552: la Brevísima Relación de la Destrucción de Las Indias, el Octavo Remedio, y el Tratado sobre los indios que se han hecho esclavos. El primero de ellos, por ser el más famoso, y el más controvertido, merece una atención particular. Pertenece este libro a la copiosa categoría de los memoriales de agravios, pero lo que lo hace inconfundible es la descomunal virulencia del relato de atrocidades, mantenido sin el menor relajamiento a todo lo largo de la obra.

12Lleva la Brevísima Relación la fecha de 1542, año de intensas actividades políticas de Las Casas, quien trataba entonces de conseguir de una vez el «total remedio» de las Indias, y obtuvo efectivamente como es sabido, la gran reforma de las Leyes Nuevas. Dentro de este contexto se sitúa, pues, la concepción y redacción de dicho memorial, y así ha de entenderse, ligado a una circunstancia excepcional, su peculiar efectismo. Antes de redactada, la sustancia del opúsculo debió de ser expuesta, de palabra, en la famosa junta de Valladolid convocada para examinar los graves problemas de las Indias, y tal vez ante el propio Carlos Quinto. Compuso después el autor una versión escrita más compendiosa, concluyéndola en Valencia adonde acompañara al príncipe don Felipe. En 1546, añadió unos párrafos destinados a denunciar el incumplimiento de las recientes leyes, especialmente en el Perú, y en 1552, como queda dicho, dio la obra a la imprenta, aumentándola con un «pedazo de carta» en que venían denunciadas las crueldades de los conquistadores del Nuevo Reino de Granada. Dedicó Las Casas su relación al futuro Felipe II, que ya se ocupaba de los asuntos del Nuevo Mundo.

13Redactados en el momento de editarla, el Argumento y el Prólogo de la Brevísima esclarecen su génesis y especifican con la acostumbrada solemnidad las razones de su publicación. Allí explica el autor la obligación en que se vio de «poner en molde» esta «suma» de matanzas y estragos cometidos con motivo de las detestables guerras de conquista, dada la persistencia y posible agravación de esas maldades. Enjuiciando con angustiada lucidez la depravada conducta de aquéllos que «su codicia y ambición ha hecho degenerar del ser hombres», y considerando dolorosamente «las perdiciones de ánimas y cuerpos infinitos» que resultaron de ello, siente Fray Bartolomé, testigo excepcional de esos agravios, la necesidad insoslayable de denunciarlos «por no ser reo callando», o sea para no volverse cómplice con su silencio de las iniquidades del sistema, a más de hacer imposibles sus remedios.

14Antes de dar principio a la relación de las violencias y atrocidades, esboza el autor, a manera de introducción, una presentación global de la «destrucción de las Indias», que marca de entrada la tónica del memorial y ofrece la clave de su argumentación. Cífrase esta clave en una radical oposición, expresada en dos párrafos simétricos, entre la bondad e inocencia de los indios y la maldad y crueldad de los españoles; idea reforzada por una doble imagen antitética, colocada a modo de eje entre los dos tableros del díptico:

Entre estas ovejas mansas, y de las cualidades susodichas
por su Hacedor y Criador así dotadas, entraron los españoles,
desde que las conocieron, como lobos y tigres y leones
crudelísimos de muchos días hambrientos.

15Esta doble imagen de ovejas y lobos, en que se sintetiza todo el contenido de dicha introducción, reviste a todas luces una significación muy especial, por derivar directamente, invirtiéndola, de la palabra de Cristo a los apóstoles: «Yo os envío como ovejas entre lobos». Es decir que para Las Casas, las violencias de los conquistadores, además de aborrecibles como crímenes, venían a identificarse con la más escandalosa negación de la palabra divina, habiendo especificado las Bulas de concesión que la misión apostólica era la condición expresa justificadora de la presencia y dominación españolas en el Nuevo Mundo. Tal es la gravísima acusación dirigida de entrada contra los «cristianos», así llamados en adelante con amarga ironía a todo lo largo de la relación.

16Ésta se compone de una serie de cuadros particulares, ordenados aproximadamente con arreglo a la cronología de los hechos, en que se refieren las matanzas y destrucciones consumadas en medio siglo de conquistas por todos los confines de las Indias. Allí acumula Las Casas los más monstruosos casos de crueldad gratuita, que parecen exceder, uno tras otro, los límites de la barbarie y del horror. Sirvan de ejemplo, sin ir más allá del primer grado –«De la Isla Española»– las atrocidades perpetradas durante la primera expedición militar de los españoles: hombres abiertos por medio, destripados, decapitados, entregados a perros bravos o quemados vivos; mujeres, niños y viejos desbarrigados y hechos pedazos, criaturas tiradas al agua o estrelladas contra las peñas, etc. Y siguen desfilando hasta el final estas y otras pavorosas escenas de batallas, matanzas, suplicios, maltratos, saqueos y destrucciones, insoportables a cual más.

17Frente a tanta inhumanidad, la cuestión que otra vez se plantea, y aun con más apremio que en el caso de la Historia, es la de la veracidad de esos relatos. Y no es que se distingan sustancialmente las denuncias de la Brevísima de las de la Historia, cuando en realidad se trata, en la mayoría de los casos relativos a las tres primeras décadas, de los mismos episodios fácilmente identificables; no se puede, por lo tanto, aceptar como verdadero, en cuanto a los hechos, el contenido acusador de una obra y recusarlo como tal en la otra. Lo que se ha dicho arriba acerca de la experiencia vivida del autor y de los documentos que tenía a su disposición –a veces reproducidos a la letra– ha de repetirse aquí sin restricción alguna.

18Del modo de presentación de estos hechos y de la manera de relatarlos en la Brevísima, también puede decirse que se parecen mucho a los procedimientos estilísticos ya observados en la Historia. Sólo que, tratándose ahora de un memorial de agravios, viene a ser la denuncia el tema único que ocupa todo el texto, en vez de insertarse en el contexto narrativo de una obra histórica. Fuera de esta mayor concentración de atrocidades, hay que subrayar la esquematización todavía más acentuada del contraste fundamental entre la bondad de los indios y la maldad de los españoles, así como el empleo aun más sistemático de las hipérboles cuantitativas y cualitativas: abultamiento hasta lo infinito del número de víctimas, acumulación de superlativos y términos fuertes, reiteraciones y encarecimientos, comentarios exclamatorios recargados de patetismo, etc.

19Ahora bien, no se puede negar que estos y otros recursos formales pudieran contribuir a alterar notablemente la representación objetiva de la realidad histórica. Ha de notarse sin embargo que no pasando tales medios de meros procedimientos estilísticos destinados únicamente a reforzar el impacto de la denuncia, no afectan en sustancia su justificación, ni la veracidad esencial del testimonio. En todo caso, una vez entendida la finalidad del memorial, no parece que esos excesos deban explicarse, como a veces se ha sostenido, por una anomalía patológica de la mente del autor: nada más consciente y lógico, en atención a los fines perseguidos, que la Brevísima Relación, obra de índole a la vez ética y pragmática, implacable condenación de las injusticias y poderoso instrumento al servicio de la lucha por la justicia.

20El llamado Octavo Remedio, publicado como la Brevísima en 1552 es también, fundamentalmente, un memorial de agravios, que consiste por su parte en una exposición detallada de todas las calamitosas consecuencias de la encomienda, modo principal de explotación de los indios conquistados. Hasta veinte «razones» de hecho y de derecho desarrolla Las Casas para demostrar la nocividad de este sistema, siendo la más grave nada menos que un monstruoso genocidio, ya que en vez de asegurar como se debía el bien de los naturales y su salvación, el encomendarlos a los españoles ha venido a provocar su exterminio generalizado. No hay otro remedio, concluye el autor, que la total supresión de esta forma de trabajos forzados, en beneficio de una unión directa de todos los indios a la corona real. En cuanto al Tratado de los esclavos, dado también a la imprenta en 1552, ofrece un pavoroso inventario de todos los abusos y daños inherentes a la práctica de la esclavitud: caza al ganado humano, exacciones deliberadas y artificios fraudulentos, maltratos y muertes violentas. Para relatar esos hechos, ya elocuentes de por sí, vuelve a encontrar Fray Bartolomé la implacable pluma acusadora de la Brevísima.

***

21Importa ahora hacer constar que esta vehemente denuncia de los agravios, con ser el aspecto más conocido –debido a la enorme divulgación de la Brevísima Relación– del testimonio lascasiano, no es el único medio de que se valió en sus escritos el defensor incondicional de los indios. Por cierto que su lucha por la justicia, como la llaman los historiadores, hubiera quedado muy imperfecta a no venir acompañada la vertiente denunciadora de su natural complemento reformador, o sea de la presentación, también muy insistente, de los indispensables remedios. Ahora bien, para afianzar la gran «reformación de las Indias» que Las Casas se esforzaba en promover, le era necesario, frente a las inevitables resistencias del sistema establecido, fundamentarla en fuertes argumentos tanto históricos como jurídicos y hasta teológicos. Concretamente, liberar a los indios de la opresión suponía, con absoluta prioridad, redimirlos de una calumnia difundida a porfía por los conquistadores y, para colmo de desgracia, por la mayoría de los historiadores: a saber, de la maligna reputación de bárbaros infligida desde los principios, con muy pocas excepciones, a los naturales del Nuevo Mundo. Rebatida en casi todos los escritos lascasianos, esta degradante imputación de barbarie o de salvajismo viene sistemáticamente refutada en la gran Apologética Historia de las Indias, libro redactado a este efecto para constituir, junto con la Historia, las dos caras complementarias de un mismo aparato demostrativo.

22Que se trate de dos escritos gemelos, o mejor dicho de las dos partes de un todo, se confirma por lo que se sabe de la génesis de la Apologética Historia, advirtiéndonos el autor (en el capítulo lxvii del libro I de la Historia) que la había concebido, no como una obra distinta, sino como una sección particular dedicada a la descripción del Nuevo Mundo y de sus habitantes; sólo que al darse cuenta de la dimensión «poco menos que infinita» que tomaba dicha materia, decidió separarla para hacer de ella un escrito autónomo. Así nació, por escisiparidad, la Apologética Historia, la cual, extensiva a todas las tierras descubiertas, vino a ocupar casi tanto espacio como la Historia. Sobre la época de su elaboración, existen también señales de una redacción precoz en las mismas Indias y ya bastante avanzada en 1552, pero notablemente retocada y ampliada después de esta fecha.

23El Argumento de la obra especifica la intención apologética expresada en el título. En absoluta oposición con aquéllos que tachaban a los indios de hombres inferiores carentes de razón e incapaces de gobernarse, propónese el autor demostrar su plena capacidad y la excelencia de sus facultades. Vemos que se trata aquí también de restablecer la verdad y de redimir a esas gentes tan injustamente difamadas. Esta calurosa demostración, recargada de comparaciones con las costumbres de los paganos de la Antigüedad, ocupa nada menos que doscientos sesenta y siete capítulos. En una primera parte (cap. i a xxxix), demuestra Las Casas, con gran copia de razones «naturales, particulares y accidentales», que los indígenas del Nuevo Mundo gozan de una perfecta capacidad intelectual. Destacan allí por su belleza las descripciones de la isla Española, siempre recordada por Fray Bartolomé con nostálgica admiración. A continuación, evidencia el autor las tres clases de «prudencias» –monástica, económica y política– que poseen los indios (cap. xl a lviii), y luego, en una extensísima secuencia (cap. lix a cclxiii), pone de manifiesto las seis órdenes de oficios existentes en sus repúblicas –labradores, artífices, guerreros, hombres ricos, sacerdotes y jueces– a la vez necesarios y suficientes, a juicio de Aristóteles, para que se basten a sí mismos y se perpetúen. Ni de lejos, pues, concluye Las Casas (cap. cclxiv a cclxvii), pueden asimilarse esos pueblos a la categoría aristotélica de esclavos por naturaleza, ni por consiguiente ser tratados como tales.

24Más allá de su importancia como obra comprometida al servicio de la defensa de los indios, el interés de la Apologética Historia estriba en su extraordinaria riqueza de informaciones, procedentes de la larga experiencia personal del autor y de una multitud de datos pacientemente recogidos, sin que se le pueda pedir, por razones evidentes, a esta verdadera enciclopedia del Nuevo Mundo el rigor científico de los modernos tratados de antropología o etnología. Por lo demás, al sostener la tesis del alto grado de civilización de los indígenas, hasta considerarlos en muchos aspectos como superiores a las naciones de la antigüedad mediterránea, no cabe duda de que se alejaba Las Casas no pocas veces, tal vez inconscientemente, de la realidad objetiva. Nótese sin embargo que no esconde, llegado el caso, las inferioridades sociales o morales de esos pueblos; pero entonces cuida mucho, eso sí, de especificar que no se trataba de ninguna incapacidad natural, sino de un atraso de su evolución histórica, adviniendo a este propósito que podrían esas gentes fácilmente superar sus deficiencias si a ello se les movía con «amor y mansedumbre».

25Quedó inédita, pero no desconocida, la Apologética Historia hasta principios del siglo XX. Ampliamente utilizada por varios autores de la segunda mitad del siglo XVI, como el franciscano Mendieta o el agustino Román, le sirvió, aún no terminada, de cómoda referencia al propio Las Casas, en especial durante su famosa disputa con Sepúlveda. En todo caso, la lección de confianza en la naturaleza humana, y de caridad, que se desprende de esta obra es también la que informa y sustenta todo el ideario reformador del defensor de los indios, empezando por su concepción de la misión evangelizadora reservada a los españoles, fin supremo de su presencia en las Indias según las bulas de concesión.

26En una importante carta de 1531 al Consejo de Indias, donde aparece ya la imagen evangélica de las ovejas y de los lobos, que vendría a ser la clave de la presentación esquemática de la Brevísima Relación, esboza Las Casas una definición del método apropiado de conversión de los indios: quiso la misericordia de Dios que la fe se propagase con «dulzor y mansedumbre»; por eso envió Cristo a los apóstoles «como ovejas entre los lobos» y así es como han de ser convertidos los infieles, y con mayor razón los naturales del Nuevo Mundo, que además de pacíficos como las ovejas, son los más capacitados para recibir el «yugo del Señor».

27De la misma época puede datarse aproximadamente un importante escrito lascasiano redactado en latín: el De Unico Vocationis Modo («Del único modo de atraer a todos los pueblos a la verdadera religión»), gran tratado teórico de la evangelización pacífica. Todos los pueblos de la tierra, expone el autor, han sido llamados por Dios para contribuir a la comunidad de los elegidos; es imposible, por lo tanto, que alguna nación carezca de capacidad para recibir la doctrina evangélica, máxime tratándose de los indios, por ser ellos dotados (como se demuestra aquí, igual que en la Apologética Historia, según la filosofía tradicional, o sea por las causas naturales, particulares y accidentales, y por los efectos manifiestos) de tan excelentes facultades mentales. Ahora bien, prosigue Las Casas, la Providencia divina instituyó, para todo el mundo y todos los tiempos, un solo y único medio de enseñar a los hombres la verdadera religión, a saber la persuasión del entendimiento por la razón y la exhortación de la voluntad por la dulzura. Tal es la proposición central de la obra, cuya larga demostración por el método escolástico acumula los argumentos racionales, escriturarios, patrísticos e históricos. Lo que sigue (y termina la parte conservada de este libro) es una refutación directa del modo contrario de predicar el evangelio, es decir después de someter primero a los infieles de grado o por fuerza, e incluso por la guerra: ese método irracional, y en total contradicción con el de Cristo, es propiamente el de Mahoma, y Las Casas contrapone en elocuentes páginas los beneficios de la paz y los desastres de la guerra.

28Sobre esta cuestión de la necesaria sumisión previa de los indios, y más generalmente de la legitimidad de las guerras de conquista en las Indias, negadas ambas por Fray Bartolomé, encontraría éste, una vez regresado definitivamente a España, un poderoso contradictor en el famoso humanista Ginés de Sepúlveda. Desembocó la controversia en una sonada confrontación ante una asamblea de juristas y teólogos reunidos a este propósito en Valladolid (1550-1551) por orden de Carlos V. Allí se valió Las Casas de otro enorme tratado latino conocido por el nombre de Apologia, mezcla de erudición escolástica y de agresividad polémica en que demostraba, con gran acompañamiento de argumentos teóricos y de ejemplos históricos, que ni so pretexto de barbarie, ni como castigo de la idolatría, ni en defensa de víctimas inocentes, ni para facilitar la predicación, motivos todos éstos alegados por Sepúlveda, se podía justificar la guerra contra los indios, siendo al contrario la vía pacífica el único medio legítimo, a más de ser el único eficaz, de atraerlos a la verdadera religión. En la última fase de la disputa, redactó Sepúlveda doce «objeciones» a los razonamientos lascasianos, a las que contestó Las Casas con doce «réplicas», repitiendo sus argumentos y añadiendo otros.

29De conformidad con estas bases teóricas, el protector de los indios había elaborado, años antes, unas formas prácticas de penetración pacífica, en sustitución de las empresas guerreras. En un «parecer» o «memorial de remedios» de 1542, después de rechazar el término de conquista por las razones consabidas, exponía sumariamente el modo correcto de obrar, primero en los nuevos descubrimientos marítimos, y luego en las tierras ya descubiertas pero no penetradas por los españoles. En el primer caso, las expediciones estarían al mando de un grupo de religiosos escogidos, y nada harían los marineros, ellos también seleccionados, sin su decisión o aprobación. En el segundo caso, los religiosos, a partir de los confines ya cristianizados, se conciliarían poco a poco la amistad de los naturales, quitándoles el miedo y contratando pacíficamente con ellos, logrando así, andando el tiempo, fundar unos pueblos de cristianos y traer a todas las gentes al conocimiento de Dios y sujeción a la corona real. Esta segunda modalidad, a la vez prudente y pacientemente persuasiva, la aplicaría con éxito el mismo Fray Bartolomé por propia iniciativa, con unos pocos compañeros de su orden, en su empresa de reducción pacífica de la llamada Tierra de Guerra guatemalteca, convertida al cabo de algunos años en misión dominicana de la Vera Paz.

30En el mismo memorial de 1542, ofrecía también Las Casas su concepción de una colonización renovada, a la vez humanitaria y provechosa, de las tierras así reducidas pacíficamente. Sistematizando unas viejas ideas ya expuestas en los primeros planes de reformas del «clérigo Casas» y nunca perdidas de vista después, propone otra vez un modo de asentamiento y explotación totalmente opuesto a la encomienda, esclavitud y demás formas de opresión de los indios, ya que los nuevos pobladores se reclutarían entre labradores y «gente trabajadora», a quienes su Majestad daría tierras, aperos y ganados, no teniendo los naturales otras obligaciones que hacer primero las casas de los españoles, y pagar, llegado el tiempo, un muy moderado tributo. Naturalmente, se insiste mucho en este proyecto sobre las grandes ventajas económicas, en especial para el rey, que resultarían de su puesta en práctica.

31En cuanto al legítimo señorío de los reyes de Castilla en las Indias, dio materia su definición a dos de los escritos lascasianos publicados en Sevilla en 1552-1553: las Treinta proposiciones muy jurídicas, escuetamente enunciadas, y el Tratado comprobatorio del Imperio soberano, abundantemente argumentado y ampliamente desarrollado. Bastará recordar aquí las principales «proposiciones», en que asienta Las Casas que dichos reyes son los verdaderos señores de las Indias por autoridad divina, en virtud de la donación pontifical. Pero de conformidad con la doctrina tomista del derecho natural, postula en seguida un sistema plenamente respetuoso de la soberanía, libertad y propiedad de los pueblos autóctonos. Según esta concepción, los reyes de Castilla vienen a ser «emperadores sobre muchos reyes», es decir protectores de los señores indígenas, sin perjuicio de los bienes y libertades de los súbditos, consistiendo su misión no sólo en convertirlos a la fe sino también en fomentar su prosperidad.

32Esta última obligación, que posponía expresamente, sin llegar hasta descartarlos, los propios intereses temporales de la Corona, y excluía toda explotación depredadora de las riquezas de las Indias, llevaba en sí, lógicamente, el deber de compensación o de restitución de todas las cosas de valor destruidas o mal habidas. De las exigencias cada vez más estrictas de Las Casas en esta espinosa materia dan bastante prueba sus Avisos y Reglas para los confesores de españoles en las Indias (publicados en 1552), y sus tratados más tardíos (no editados por el autor) de las Doce Dudas y de los Tesoros (De Thesauris) referentes al Perú, país en que se planteaba la cuestión con la mayor gravedad.

33Hasta su muerte seguiría actuando el defensor de los indios en favor de sus protegidos, aferrado más y más en su radicalismo reformador, tal vez sin darse claramente cuenta del carácter utópico de algunas de sus ideas. No todo, ni de lejos, había sido vano en su larga lucha por la justicia: las Leyes Nuevas de 1542-1543, aunque parcialmente derogadas a los pocos años, contribuyeron a humanizar, por lo menos hasta cierto punto, las condiciones de vida y de trabajo de los naturales; las conquistas armadas, sin desaparecer, se volvieron excepcionales después de la junta de 1550-1551; y en el propio terreno, la reducción pacífica de la Vera Paz había tenido, bien que en pequeña escala, algo de ejemplar. Pero Las Casas, por ser quien era, no podía satisfacerse con estas y otras victorias a medias, cuanto más que la coyuntura política, bajo el reinado de Felipe II, podía parecerle menos favorable que en tiempos pasados. No le era posible, mientras viviera, abandonar el combate. Nada extraño, pues, que en su Testamento, con toda la solemnidad del momento, recobre su voz acusadora una dimensión profética ya perceptible en varios escritos anteriores, vaticinando para España, por todos los crímenes cometidos en las Indias, y por la ceguedad de sus compatriotas, mayormente la de los gobernantes, un indefectible castigo divino a la medida de sus enormes pecados.

***

34No todos los ecos, sin embargo, de los incesantes clamores por la justicia del defensor de los indios se apagarían con su muerte. En la historia de Hispanoamérica, puede decirse que la impronta de Las Casas, bajo diversas formas según las épocas, pervivió o siguió presente en las memorias hasta los tiempos actuales. Pese a ciertas medidas destinadas a contrarrestar la difusión de sus escritos, su ideario reformador no tardó en ser recogido por aquéllos –el franciscano Alonso Maldonado, el agustino Alonso de la Vera Cruz, varios dominicos de Nueva España, Guatemala y el Perú, algunos jesuitas y seculares, etc.– que seguían interrogándose sobre la licitud y ética de las empresas indianas. En el campo legislativo, las Ordenanzas ovandinas de 1573 que prohibían definitivamente las guerras de conquista ofrecen unas notables similitudes con el método evangélico definido por Fray Bartolomé en el De Unico Vocationis Modo y otros escritos, y puesto en práctica por él en la reducción de la Vera Paz. Esta misma misión, una vez fundada, se mantuvo íntegra durante toda la época colonial, si bien su extensión en los confines septentrionales, prevista por los pioneros, distó bastante de colmar sus esperanzas. Hasta las exigencias lascasianas al parecer más utópicas, como el deber de restitución, no se quedaron del todo letra muerta, como lo prueban las no escasas actas notariales de devolución de bienes que han sido descubiertas en los archivos.

35Durante la crisis de la independencia, se hizo de nuevo muy presente el recuerdo de Las Casas. Salieron a la luz entonces varias ediciones de la Brevísima Relación, y como era de esperar, esta severa denuncia de la conquista fue ampliamente utilizada, por Bolívar y otros «patriotas», en apoyo del combate por la emancipación. A decir verdad, tratábase entonces de unos aprovechamientos algo inesperados del modelo lascasiano para una causa, la de los criollos, muy distinta de la defensa de los naturales. Pero donde se manifiesta, mutatis mutandis, el auténtico parentesco, reivindicado a veces como una herencia, es en la prosecución moderna de la lucha por el mejoramiento de la condición de los indios, tomando nueva vida la figura carismática de Fray Bartolomé bajo la pluma de los grandes escritores comprometidos de Latinoamérica como Martí, Asturias o Neruda. Llama también la atención la pervivencia de su acción humanitaria en el combate de algunos eclesiásticos latinoamericanos de hoy, que pueden ser considerados, más allá de las diferencias circunstanciales, como sus verdaderos continuadores.

36En la historia europea, o universal, conoció tempranamente el testimonio lascasiano unos insospechados avatares, debidos sobre todo a la enorme difusión, en las principales lenguas, de la Brevísima Relación. Por un lado, la bondad innata de los indígenas, tan ensalzada por el autor, contribuyó en gran medida a la curiosa regeneración del viejo mito del buen salvaje, primero en los escritos de Montaigne y otros moralistas o poetas, y más tarde en los «Discursos» de Rousseau y la literatura llamada indianista. Por otra parte, la rigurosa pintura de las atrocidades de la conquista no tardó en dar pábulo a la famosa Leyenda negra antiespañola, notable fenómeno de aprovechamiento tendencioso de la denuncia lascasiana, ya que lo que era sencillamente protesta humanitaria y arma defensiva destinada a la protección de los indios se volvió arma ofensiva dirigida contra España por sus enemigos europeos. De esta agresiva utilización, y de las actitudes de rechazo, no siempre objetivas, que no dejó de provocar, tal vez subsistan hoy en día algunas que otras secuelas. Sin embargo, en nuestros tiempos, el ideario lascasiano ha venido a despertar otros ecos, a la vez más serenos y más auténticos, en relación con algunos de los grandes problemas contemporáneos como el anticolonialismo, la autodeterminación, la libertad de los pueblos y los derechos del hombre. Adquiere más y más el defensor de los indios valor de símbolo vinculado a unos combates permanentes, y sigue siendo un tema de constante actualidad esta hermosa declaración varias veces repetida en sus escritos y que pudiera servirles de epígrafe: «Todas las naciones del mundo son hombres, y de cada uno dellos es una no más la definición».

Bibliographie

Bibliografía

OBRAS DE LAS CASAS (con estudios preliminares)

Apologética Historia de las Indias (Biblioteca de Autores Españoles, CV-CVI), Madrid, 1958; México, UNAM, 2 vol., 1967.

Apología (Apología latina contra Sepúlveda), Madrid, Alianza Editorial, 1988.

Brevísima Relación de la Destrucción de las indias (Colección Letras Hispánicas), Madrid, Cátedra, 1982.

De Unico Vocationis Modo, México, Fondo de Cultura Económica, 1975.

Historia de las Indias (Biblioteca de Autores Españoles, XCV-XCVI), Madrid, 1957; Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1986.

Obras Completas, Madrid, Alianza Editorial, 1992.

Opúsculos, Cartas y Memoriales (Biblioteca de Autores Españoles, CX), Madrid, 1958.

ESTUDIOS SOBRE LAS CASAS

André-Vincent, Philippe, O. P.:
Bartolomé de Las Casas, prophète du Nouveau Monde, París, Tallandier, 1980.

Bataillon, Marcel:
Études sur Bartolomé de Las Casas, Paris, Institut d’études hispaniques, 1966; edición en español, Barcelona, Península, 1976.

Bataillon, Marcel y Saint-Lu, André:
Las Casas et la défense des Indiens (Collection Archives), Paris, Julliard, 1971 y 1973; edición en español, Barcelona, Ariel, 1976.

Giménez Fernández, Manuel:
Bartolomé de Las Casas, I: Delegado de Cisneros para la reformación de las Indias, II: Capellán de Carlos I, poblador de Cumaná, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1953 y 1960.

Hanke, Lewis:
Estudios sobre Fray Bartolomé de Las Casas y sobre la lucha por la justicia en la conquista española de América, Caracas, Universidad Central de Venezuela, 1968.

Mahn-Lot, Marianne: -Bartolomé de Las Casas et le droit des Indiens, París, Payot, 1982.

Marcus, Raymond:
– «Le mythe littéraire de Las Casas», Revue de littérature comparée (Hommage à Marcel Bataillon), París, 1970, p. 390-415.

Martínez, Manuel María, O. P.:
Fray Bartolomé de Las Casas, Padre de América, Madrid, La Rafa, 1958.

Menéndez Pidal, Ramón:
El Padre Las Casas, su doble personalidad, Madrid, Espasa-Calpe, 1963.

Milhou, Alain:
– «Las Casas et la richesse», Études d’histoire et de littérature ibéro-américaine, Paris, Publications de l’université de Rouen, 1973, p. 112-154.

Parish, Helen Rand y Wagner Henri:
The life and writings of Bartolomé de Las Casas, Albuquerque, New Mexico Press, 1967.

Pérez de Tudela, Juan:
Significado Histórico de la vida y escritos del Padre Las Casas (Biblioteca de Autores Españoles, XCV), Madrid, 1957.

Pérez Fernández, Isacio, O. P.:
Inventario documentado de los escritos de Fray Bartolomé de Las Casas, Puerto Rico, Bayamón, 1982.

Queralto Moreno, Ramón:
El pensamiento filosófico-político de Bartolomé de Las Casas, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1976.

Ramos, Demetrio:
«La etapa lascasiana de la presión de conciencias», Anuario de Estudios Americanos, 1966, p. 861-954.

Saint-Lu, André:
Las Casas indigéniste. Études sur la vie et l’œuvre du Défenseur des Indiens, Paris, L’Harmattan, 1982.

VV. AA.:
– «Fray Bartolomé de Las Casas», Revista de Occidente, 141, Madrid, 1974 (dedicado a Las Casas).

© Casa de Velázquez, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search