Version classiqueVersion mobile

Ser y vivir esclavo

 | 
Fabienne P. Guillén
, 
Roser Salicrú i Lluch

II. Aculturación, transculturación, enculturación

La azarosa vida de un hermafrodita de origen esclavo en la España del siglo xvi: el caso Céspedes

Aurelia Martín Casares

Texte intégral

1En torno a 1545 nació en Alhama de Granada una criatura que sería bautizada, en la Iglesia Mayor de dicha villa, con el nombre de Elena de Céspedes. Su madre, Francisca de Medina, era una esclava de tez morena que servía al matrimonio formado por Benito de Medina y Elena de Céspedes. La pequeña Elena tenía un hermano al que llamaron Juan de Medina y, según su propia declaración ante la Inquisición, ambos eran hijos de Pedro Hernández, un labrador del pueblo que poseía un molino. Para comprender mejor al personaje e ilustrar la razón que la llevó ante la Inquisición, se transcribe a continuación el texto que aparece en la portada de su proceso inquisitorial:

  • 1 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, 1587-1589, «Proceso de Fe de Elena de Céspedes, alias Eleno de Césped (...)

Toledo-Inquisión de
Céspedes-Elena y Eleno de
Años 1587-1589 [al margen izquierdo]
natural de Alama, esclava y después libre, casó con un hombre y tuvo un hijo; después y muerto su marido, se vistió de hombre y estuvo en la Guerra de los Moriscos de Granada, se examinó de Cirujano y se casó con una mujer: fue presa en Ocaña y llevada a la Inquisición donde se le acusa y condena por desprecio al Matrimonio y tener pacto con el Demonio.
Sentenciada a salir al Auto público de fe que se celebró en la Plaza de Zocodover de Toledo el domingo 18 de Dicbre de 1588; al que salió en forma de penitente con coroza e insignias que manifestaban su delito; abjuró de levi, y se le dieron cien azotes por las calles públicas de Toledo y otros cien por las de Ciempozuelos; reclusión de diez años en un Hospital para que sirviese sin sueldo en las enfermerías1.

  • 2 La autora abordó previamente el caso Céspedes, desde el punto de vista del transgenerismo en Martí (...)

2La sola lectura de estos párrafos ya produce una gran extrañeza. Para empezar, el nombre de la acusada se halla en femenino y en masculino, topando así con una primera paradoja. Posteriormente, se informa sobre la condición esclava de Elena, pero también se explicita que fue liberada en algún momento de su vida. Sin embargo, el texto no la califica de «liberta», sino de «libre». Más adelante advertimos que, después de contraer matrimonio y dar a luz a un niño, partió a las Alpujarras para luchar contra los moriscos vestida de soldado. Lo más sorprendente llega ahora: se sacó el título de cirujano, generalmente reservado a los hombres, ¡y se casó con una mujer! A estas alturas, tras una simple ojeada a la carátula del proceso inquisitorial, ya está claro que se trata de una persona fuera de lo común2.

3Quizá llame también la atención que Elena se llamara exactamente igual que la dueña de su madre. Sin embargo, en la España moderna era muy frecuente que los esclavos y esclavas domésticos portaran el apellido e incluso el nombre de los amos para identificarlos con la casa, de ahí que tanto la madre de Elena como ambos hermanos llevaran los apellidos de sus propietarios (Medina/Céspedes). De hecho, no era raro que los esclavos, al ser vendidos por segunda vez, cambiaran de apellido para tener el de sus nuevos amos.

  • 3 Siete Partidas de Alfonso X el sabio, Cuarta Partida, título XXI, leyes I y II.
  • 4 Bodin, Los seis libros de la República, libro I, cap. v, p. 122.
  • 5 En los libros parroquiales de bautismo de la España Moderna, los esclavillos suelen aparecer regis (...)

4Tanto Elena/o como su hermano eran esclavos por ser hijos de madre esclava, aunque su padre fuese un hombre libre, ya que la legislación española de la época establecía que, en lo referente a la esclavitud, los hijos mantenían la condición de la madre. De hecho, desde las Siete Partidas de Alfonso X el sabio3, tanto la legislación como los pensadores expresan muy claramente que la esclavitud se hereda exclusivamente por vía materna: «es decir, engendrado por mujer esclava4». De hecho, los esclavillos y criados nacidos en la casa a menudo eran el resultado de la explotación sexual de las criadas y las esclavas por parte de los amos u otros hombres de la casa. En consecuencia, esta será una de las primeras incógnitas sin resolver durante nuestro periplo por la vida de este personaje singular: ¿quién fue su verdadero padre, el labrador de Alhama, como Elena creía, el dueño de su madre esclava o algún otro hombre de la casa5?

  • 6 KaganDyer, 2004.
  • 7 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fos 107ro-vo.
  • 8 Es decir, personas procedentes de territorio denominado «Guinea» en la Europa del siglo xvi que co (...)
  • 9 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 69ro.
  • 10 Los monfíes eran moriscos bandoleros que vivían libremente en las serranías sin abandonar sus cost (...)
  • 11 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 109vo.

5Esta duda en torno a la filiación de Elena/o lleva a otra pregunta sobre su pertenencia étnica: ¿de qué origen era Francisca, su madre? Richard Kagan6 sostiene que su madre era morisca y su padre cristiano, lo cual me parece improbable, porque Elena/o nació veinte años antes de la rebelión de las Alpujarras, cuando la población morisca era libre, con lo que Elena no habría nacido esclava. Precisamente, los únicos datos que la documentación histórica aporta respecto al origen étnico de su madre se refieren a la descripción que Elena hace de ella, definiéndola en un caso como «morena» y, en otro, como «negra»7. Estos datos no revelan suficiente información sobre su origen étnico o geográfico. De hecho, los adjetivos «moreno» o «negro» se podían aplicar en la España moderna a una nebulosa de población que podía incluir personas de origen geográfico muy diverso como guineanos8, mulatos, árabes, bereberes, moriscos o incluso hindúes de las Indias de Portugal. La siguiente pregunta sería: ¿qué tonalidad de piel tenía la propia Elena? Cabe señalar que ella nunca se describe a sí misma en función del color de su piel, pero algunos testigos del sumario inquisitorial la describen como «mulata9», lo que acentuaría la idea de que su madre podría ser de origen subsahariano, es decir, una esclava negroafricana de las muchas que entraron en España a través de Lisboa, procedentes de los territorios portugueses en el África subsahariana. En cualquier caso, no cabe duda de que Elena/o quiso dejar claras sus creencias cristianas y su lealtad a la Corona al unirse a las tropas reales. Quizá fueron justamente sus rasgos amulatados lo que llevaron a que fuese acusada de monfí10 y encarcelada11.

  • 12 Martín Casares, 2000, pp. 397-402.
  • 13 Ibid.

6Otro interrogante en torno a este personaje fascinante se refiere al momento en que Elena fue liberada del yugo de la esclavitud y pasó a ser una persona liberta. Precisamente, cuando le preguntaron si las señales que portaba en la cara eran marcas de esclavitud, es decir, si la habían marcado a hierro en los carrillos, contestó que solo tenía «una marca de carbunco que le dio siendo pequeña». Esto podría ser cierto, porque, en la mayor parte de los casos, los propietarios únicamente marcaban a fuego candente a sus esclavos en la cara cuando se habían fugado varias veces, con el objetivo de reconocerlos con facilidad para que se los devolvieran. Precisamente, las herrerías con frecuencia recibían el nombre de «mesón de los perdidos o del herrador12». Cabe recordar que el marcaje a hierro más común en la España de los tiempos modernos era una S en una mejilla y un clavo T en la otra, indicando a modo de jeroglífico (S T) la palabra «es-clavo13». Quizá los jueces quisieron corroborar si Elena/o llevó marcado su rostro de este modo, aunque no parece que este sea el caso. En cualquier caso, su color no le impidió batallar en el bando cristiano durante el levantamiento de las Alpujarras (1569-1571), pues se unió a las tropas de Felipe II en su lucha contra los moriscos.

  • 14 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 184ro.
  • 15 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 107vo.
  • 16 Para la cuestión del casamiento de los esclavos, véase Martín Casares, Barranco, 2008.
  • 17 Mantecón, 2002.

7Elena fue esclava del matrimonio Medina-Céspedes en su infancia y, a la edad de siete u ocho años, pasó a servir a una hija de sus amos, la cual se casó y se estableció en Vélez Málaga, de manera que quizá la pequeña esclava formó parte de su dote. Todo apunta a que Elena fue liberada antes de cumplir los quince o dieciséis años, edad en que se casó con un albañil de Jaén llamado Cristóbal Lombardo14. Ella misma declaró ser libre cuando contrajo matrimonio15. Su testimonio tiene lógica puesto que los propietarios se mostraban generalmente contrarios al matrimonio de sus esclavas16. La razón de su casamiento debió ser el hecho de haber quedado embarazada. Con todo, el matrimonio de Elena duró apenas tres meses y debió ser una de las peores experiencias vitales de la joven, ya que, según su testimonio, no volvió a tener relaciones sexuales con un hombre. Por tanto, cabe incluso preguntarse si se trató de un casamiento amañado a raíz de un posible delito de estupro. No hay que olvidar que las criadas eran, según los expedientes judiciales conservados de la época, víctimas habituales de acoso y violaciones17. Además, fruto de dicho matrimonio, Elena tuvo un hijo llamado Cristóbal, como su padre, al que abandonó y hacia quien no da muestras de haber desarrollado ningún tipo de lazos afectivos, por lo que más bien parece el fruto de un infortunio.

  • 18 Martín Casares, 2014.

8Posteriormente, Elena de Céspedes se trasladó a la ciudad de Granada, donde anduvo sirviendo en varias casas. En la época era común que los criados aprendieran los rudimentos del oficio de sus amos, como aprendices, ya que los talleres solían emplear a todos los miembros de la familia, debido a la enorme demanda de mano de obra que suponían los trabajos artesanales. Sin embargo, aunque las criadas también ayudaban en los talleres, estas quedaban relegadas al trabajo doméstico, pues los gremios prohibían a las mujeres, así como a los esclavos y sus descendientes, el desempeño de oficios18. No obstante, Elena aprendió a tejer y hacer calzas e incluso se formó como sastre, mostrando desde muy joven su determinación y su espíritu emprendedor.

  • 19 En la época, el pecado de sodomía se refería claramente al sexo anal entre varones, entendido como (...)

9Más tarde, al poco de cumplir la veintena, Elena se trasladó a Sanlúcar de Barrameda, donde, entre otras cosas, trabajó como sastre para un mercader de lienzos. Y fue en esta hermosa villa gaditana donde nuestra protagonista se enamoraría de Ana Albánchez, la esposa del citado mercader, con quien mantendría sus primeras relaciones sexuales aparentemente satisfactorias. Esta primera amante supuso un antes y un después en la construcción de la identidad de Céspedes. Cabe destacar que Elena vestía como mujer cuando comenzó a verse a escondidas con Ana Albánchez, lo cual traspasaba los límites del imaginario colectivo de la época, puesto que ni existía la palabra lesbianismo ni la posibilidad de ser lesbiana, ya que la mentalidad de la época únicamente admitía la orientación heterosexual o la sodomía19. La propia Elena dice: «Bien sabe que dos mujeres no pueden casarse». Entonces, ¿cómo justificar esta atracción homoerótica y vivir abiertamente conforme a sus deseos?

10Es sabido que Sor Benedetta Carlini (1590-1661), abadesa del Convento de la Madre de Dios, en la región de Florencia, para justificar las relaciones lésbicas que mantenía con la madre Bartolomea, se creía poseída por Cristo, de manera que era Jesús quien actuaba por ella cuando llegaba al éxtasis místico (¿y carnal?):

  • 20 Brown, 1996, p.  176.

Durante dos años seguidos, dos o tres veces por semana, por la tarde después de desnudarse y acostarse, y de esperar que su compañera se desnudara también, la obligaría a meterse en la cama y besándola como si fuera un hombre, se agitaría sobre ella tanto que las dos se corromperían. […] Jesús habló a su compañera (a través de Benedetta) en tres ocasiones, dos veces antes de hacer aquellas cosas deshonestas. La primera vez dijo que quería que ella fuera su novia y que estaría contento de que ella le diera su mano, y ella lo hizo creyendo que era Jesús20.

11Las visiones de la Virgen, los ángeles o Cristo no eran raras en los conventos de la Europa renacentista, es más, algunos de ellos ganaron fama gracias a monjas visionarias, que en muchos casos llegaron a convertirse en abadesas del convento merced al clamor popular, lo que desafortunadamente también desencadenaba celos y rencillas entre las monjas y otras instancias eclesiásticas, hasta desembocar, en ocasiones, en denuncias.

  • 21 El vicario de Ocaña señala que Eleno de Céspedes tiene «cara de capón».

12En el caso Céspedes, sus relaciones homosexuales se resolvieron sin necesidad de recurrir a visiones, puesto que el doctor Tapia, un cirujano de Sanlúcar de Barrameda, al que Elena acudiría desconcertada, le reveló su carácter hermafrodita. Ciertamente, en la Europa del Renacimiento, mientras el lesbianismo era impensable, se consideraba que el hermafroditismo era perfectamente natural. Autoridades científicas de la época, como el francés Ambroise Paré (1509-1590), cuyo nombre se asocia al progreso médico en Occidente, defendieron firmemente la existencia de hermafroditas. En el lenguaje popular de la época, a los hermafroditas se les denominaba «capones». Precisamente el vicario de Ocaña señaló, durante el proceso de Céspedes, que tenía «cara de capón». Es más, este término no resulta extraño en la literatura española del Siglo de Oro, y el propio Francisco de Quevedo se refiere a los «capones», definiéndolos a través de su particular mirada, en los siguientes términos: «que ni es hombre ni mujer, y parece entrambas cosas, es gente intratable, que ni merece ser hombre, ni se atreve a ser dueña21».

  • 22 Martín Casares, 2015.

13En definitiva, la acusación no se deriva inequívocamente de la ambigüedad genérica de Céspedes, sino que el problema surgió cuando el corregidor de Sanlúcar, que mantenía también relaciones con Ana Albánchez, la amante de Elena de Céspedes, se dejó llevar por los celos, obligándola a abandonar la villa. Fue entonces cuando Elena partió a Jerez de la Frontera, donde quizá, guiada por la rabia, se enredó en una pelea con un tal Heredia, que la apuñaló, por lo que Céspedes fue a dar con sus huesos en la cárcel. Será en este momento, cuando Elena/o tome la decisión de vestirse definitivamente de hombre: «Determinó de andar en hábito de hombre y dejó el de mujer que hasta allí siempre trajo». De hecho, su voluntad de presentarse socialmente como varón se manifestará a partir de entonces, y su periplo profesional, ya de por sí varonil, será cada vez más hombruno. Así, se enroló como soldado en la guerra de las Alpujarras22, seleccionando hábilmente su apellido «Céspedes» como apelativo, como él mismo señala: «Sin decir ni Pedro, ni Eleno, ni Juan».

  • 23 Martín CasaresDelaigue, 2018.
  • 24 Mármol Carvajal, De lo que el duque de Arcos hizo en la prosecución de esta guerra

14No obstante, cuando volvió a Jerez de la Frontera, buena parte de sus conciudadanos eran sabedores de su ambigua identidad. A la sazón, Céspedes, quizá aconsejado por su intuición, retornó a la Guerra de las Alpujarras23, pero esta vez partió en lugar de otro hombre que le pagó por reemplazarlo como soldado. Y así se mantuvo en la compañía de Don Luis Ponce de León, Duque de Arcos, gran señor de Andalucía, hasta que finalizó la guerra en 1571. Efectivamente, según el cronista de la rebelión de los moriscos24, el Duque de Arcos llevó una compañía de cien hombres de Jerez de la Frontera a la Serranía de Ronda:

También desbarataron una compañía de cien hombres de Jerez de la Frontera, que enviaba el duque de Arcos a que hiciese escolta a un correo que iba desde Istán a Monda, para que de allí fuese con despachos a su majestad; y matando algunos soldados, tuvo lugar de favorecerse el correo en Monda.

  • 25 Archivo de Protocolos de Córdoba, oficio no 6, leg. 1096, fos 130-137vo, 1570, Contratos de soldad (...)

15En aquella zona «estaba el golpe de enemigos», es decir, un número importante de moriscos armados, por eso, Luis del Mármol señala que «desbarataron» la compañía de Jerez, en alusión a las bajas causadas. Céspedes tuvo suerte de no morir en batalla, ya que es conocida la especial crueldad de esta guerra. Además, los cuadrilleros del bando cristiano eran auténticos bandoleros que se dedicaron implacablemente al saqueo y a la captura de rebeldes moriscos que, posteriormente, venderían como esclavas y esclavos al mejor postor en subastas públicas realizadas en las plazas más céntricas. Por otra parte, se sabe que la mayoría de los soldados, de a pie y a caballo, eran andaluces, y que su sueldo giraba en torno a los cuarenta reales al mes. Además, muchos eran contratados por cortos periodos25. De esta manera, resulta más que plausible que Céspedes pasara desapercibido entre la soldadesca, como quizá también lo hicieron otras mujeres anónimas del pueblo llano cuyas biografías no han llegado a nuestros días.

16Probablemente el caso más notable de militares transgénero en la España del Siglo de Oro sea el de Catalina de Erauso (Guipúzcoa 1592), que sirvió como soldado en Chile, Cuzco, Lima y Tucumán, matando caciques y asaltando poblaciones de indios. Sus proezas guerreras fueron de tal calibre que, en 1626, el rey Felipe IV le concedió una pensión vitalicia. Tal era su identificación con el sexo masculino que ella misma narra, como un hecho prodigioso, la primera vez que lloró. Y fue la propia Catalina quien descubrió al obispo de Guamanga el secreto que durante tantos guardó:

  • 26 Erauso, Historia de la Monja Alférez escrita por ella misma, p. 160.

La verdad es ésta: que soy mujer, que nací en tal parte, hija de fulano y zutana; que me entraron de tal edad en tal convento, con fulana mi tía; que allí me crié; que tomé el hábito; que tuve noviciado; que estando para profesar, por tal ocasión me salí; que me fui a tal parte, me desnudé, me vestí, me corté el cabello; partí allá y acullá; me embarqué; aporté, trajiné, maté, herí, maleé; correteé, hasta venir a parar en lo presente, y a los pies de su señoría ilustrísima26.

17Aunque Erauso era de origen noble y Céspedes era una esclava liberta, procedente de los estratos más bajos de la población, ambas narran sus vidas en primera persona, una en forma de autobiografía, la otra a través de sus declaraciones en el proceso inquisitorial. Las dos dicen haber tenido numerosas amantes y escogen la carrera militar para explorar su identidad de género. En todo caso, sus vidas no siempre fueron paralelas.

18Por lo que respecta a Céspedes, después de la experiencia bélica se mantuvo ejerciendo como sastre en otros puntos de Andalucía, pero finalmente, tal vez por su deseo de construirse una nueva realidad lejos de los recuerdos y de posibles delatores, se marchó a Castilla, donde vivirá una segunda vida como cirujano. Efectivamente, ya entrado en la treintena, Céspedes abandonó definitivamente la sastrería y entabló amistad con un cirujano de la Corte que le enseñaría dicho oficio en Madrid. Durante los tres años siguientes, desarrolló su trabajo en un hospital, lo que le conferiría sin duda una sólida experiencia y un cierto reconocimiento social, ya que incluso llegó a curar a un sirviente del Rey, un tal Obregón. A partir de entonces, Céspedes dedicó su vida a aliviar el sufrimiento de los enfermos. De este modo, viajaría por la Serranía practicando sangrías, sacando muelas, y aplicando purgas o ungüentos, lo que le debió proporcionarle una cierta fama.

  • 27 Martín Casares, 2007.

19No obstante, lo acusaron de practicar la medicina sin tener títulos y se vio obligado a examinarse. Para entonces, Céspedes ya había aprendido a leer y escribir, aunque se desconoce en qué momento de su vida adquirió tales habilidades. Y, sorprendentemente, obtuvo el título oficial de médico y cirujano. Al mismo tiempo, dichos estudios le habrían permitido afianzar sus conocimientos sobre el hermafroditismo, con lo que su toma de conciencia sobre su identidad de género y sexual habría quedado concluyentemente fundamentada27.

20Durante los seis años siguientes, Céspedes consagró su maestría a la cura de soldados heridos en batalla. Estuvo en La Guardia, en Pinto y en Valdemoro, pero enfermó en Ciempozuelos, quizá contagiado por uno de sus pacientes. Su mala salud lo condujo a casa de Francisco del Caño, cuya familia lo acogió con amabilidad, cuidando de él hasta que mostró signos de mejoría. En este ambiente de aceptación, Céspedes se enamoró de María del Caño, la joven veinteañera, hija de Francisco, a quien pedirá la mano con el beneplácito de sus progenitores. Para entonces, Céspedes tendría unos cuarenta años:

Se aficionó a María del Caño, hija del dicho Francisco del Caño, y ella de ésta, y la pidió ésta por mujer a sus padres, y ellos dijeron que, si estaba de Dios, que ello se haría.

21De hecho, partió a Madrid para solicitar licencia de casamiento al vicario, quien al verlo barbilampiño dudó de su virilidad. Sin embargo, varios testigos afirmaron que se trataba de un varón y los trámites siguieron adelante. Seguramente Céspedes imaginó que el matrimonio le conferiría una mayor libertad social, pues no tendría que ocultar sus relaciones y podría vivir libremente su orientación sexual, pero al mismo tiempo la legitimación social de su vida en pareja constituyó el origen de sus desgracias.

22Finalmente, el cura de Ciempozuelos publicó las amonestaciones en la puerta de la iglesia para que los feligreses las vieran al acudir a la misa del domingo, por si había algún impedimento conocido que imposibilitara llevar a efecto el matrimonio entre Céspedes y María. Y para sorpresa del novio, una viuda llamada Isabel Ortíz, que vivía en Madrid y tenía varios hijos, lo reclamó como su marido, alegando que había obtenido de Céspedes promesa de matrimonio. En efecto, Isabel fue una de las tantas amantes que nuestro cirujano tuvo en la capital del Reino y, siendo la viudedad tan difícil de sobrellevar en aquellos tiempos, pues las viudas se contaban entre las más pobres de la sociedad, ¿quién puede culparla por albergar la esperanza de casarse convenientemente? Entonces, Céspedes resolvió el aprieto diligentemente y desbarató las ilusiones de Isabel, quien finalmente le otorgó libertad para casarse.

  • 28 Maganto Pavón, 2007.

23Cuando ya parecía estar a un paso del altar, brotó un nuevo impedimento, ya que, otra vez, lo denunciaron por ser «macho y hembra». En respuesta, el vicario de Madrid solicitó que lo examinan dos médicos de la Corte28, y ambos certificaron que se trataba de un varón, por lo que la pareja obtuvo el anhelado beneplácito para contraer matrimonio y procedió a casarse el 11 de mayo de 1586 en la parroquia de San Benito.

  • 29 AmelangBurshatin, 1996.

24A continuación, el matrimonio se trasladó a Yepes, donde pudieron disfrutar de su flamante legitimidad conyugal sin ser molestados durante al menos un año. Apremiados por las necesidades económicas o por el deseo de mejorar, se trasladaron en Navidades a Ocaña, donde no había cirujano y Céspedes podría ejercer como tal. Cuando la vida parecía sonreírle definitivamente, apareció un alguacil, compañero de andanzas en la cruzada contra los moriscos, que no tuvo reparos en denunciarlo de nuevo alegando que «siendo mujer andaba en hábito de hombre» y «que estaba casado con su mujer sin ser hombre». En consecuencia, fue a dar de nuevo con sus huesos en la cárcel, más concretamente estuvo recluido en la prisión municipal de Ocaña, acompañado de su mujer. Precisamente, Israel Burshatin comienza su trabajo sobre género y sexualidad en la España del siglo xvi señalando lo peculiar del caso, pues, a pesar de las estrictas reglas que propugnaban la separación de mujeres y hombres en las cárceles de la época, el matrimonio compartía celda29.

  • 30 Brown, 1996.

25Justamente a raíz de que Céspedes fuese denunciado en Ocaña, se abrió un proceso civil por sodomía y bigamia que marcó categóricamente el destino de nuestro protagonista. Cabe recordar que Sor Benedetta también fue encausada por sodomía, ya que el lesbianismo no existía para la mentalidad de la época, y de alguna manera había que denominar el supuesto delito30.

  • 31 Martín CasaresGarcía Barranco, 2008.

26En cuanto al travestismo, efectivamente estaba penalizado en la España del Renacimiento, ya que la vestimenta marcaba públicamente la jerarquización social de género, diferenciándose claramente la ropa masculina de la femenina, así el calzón y las calzas delinearían la silueta de los varones frente a las amplias faldas de las mujeres. No obstante, la masculinización de las mujeres solía interpretarse de manera positiva en el teatro del Siglo de Oro mientras que los hombres en hábito de mujer constituían un elemento hilarante de la trama31. De hecho, existieron diversos prototipos de viragos travestidas en la dramaturgia de la época: mujeres soldado que abrazaban las armas por diversas razones, féminas que accedían a cargos públicos o jóvenes estudiantes que asistían a clases en la universidad en hábito de varón. Todo ello indica que la intransigencia de la normativa relativa a la vestimenta se fundamentaba en las consiguientes trasgresiones.

27En cualquier caso, seguramente por tratarse de un personaje reconocible con cierta reputación en la comarca, el caso Céspedes llegó a oídos del Tribunal de la Inquisición de Toledo, que reclamó el expediente a la justicia civil, y esta vez, Céspedes sería acusado de herejía, hechicería y bigamia, «haciendo burla del sacramento del matrimonio». A partir de este momento, y consciente de las nuevas implicaciones penales del sumario, Céspedes se decide por presentarse socialmente como hermafrodita, de ahí que se acoja a sus conocimientos médicos, invocando a Cicerón, Plinio y otras autoridades, con objeto de argumentar el hermafroditismo como su estado natural:

Y lo que pasa es que, como en este mundo muchas veces se han visto personas que son andróginos, que por otro nombre se llaman hermafroditos, que tienen entrambos sexos, yo también he sido uno de éstos […] Y aunque esto sea cosa prodigiosa y rara, que pocas veces se ve, pero no son contra naturaleza los hermafroditos como yo.

  • 32 Escamilla, 1985.

28En efecto, tanto los doctores laicos como los médicos y matronas eclesiásticos aportados por la Inquisición basaban sus conocimientos en la ideología dominante y compartían la creencia en el hermafroditismo. De hecho, para las autoridades de la época no se trataba de determinar si Céspedes era hombre o mujer, sino si era hombre, mujer o hermafrodita, lo cual sin duda abre los horizontes dualistas. Además, el aplomo de Céspedes y la coherencia de sus explicaciones durante todo el proceso indican que había estructurado una historia congruente a partir de sus conocimientos. De hecho, durante los dieciséis meses que estuvo condenado no cambió una coma de su primera declaración. En este sentido, Michel Escamilla argumenta la sinceridad de Céspedes basándose en que no cambia su declaración en ningún momento del proceso e incluso aporta un análisis grafológico32.

29Finalmente, Céspedes fue condenado a doscientos azotes y diez años de reclusión sirviendo en las enfermerías de un hospital. A pesar de haber sido acusado de delitos sancionados con la pena capital, pudo conservar su vida. Por otra parte, el tribunal era plenamente consciente de las capacidades sanadoras de Céspedes, y en lugar de desterrarla a parajes lejanos, la envió al Hospital de San Lázaro para ocuparse de los enfermos de la región: «por hacer el bien y limosna a dicho hospital». El pregón que se proclamó en las calles de Ciempozuelos, el 28 de diciembre de 1588, decía así:

Ésta es la justicia que manda hacer el Santo Oficio de la Inquisición de Toledo a esta mujer, porque siendo casada, engañó a otra mujer y se casó con ella. En pena de su culpa, la mandan azotar por ello y recluir en un hospital por diez años para que sirva en él. Quién tal hace, así lo pague.

30Sin embargo, en la escenificación teatral que se llevó a cabo durante el Auto de fe, en el que Céspedes apareció primero vestida de mujer con las ropas que portaba cuando fue apresada y posteriormente vestida de hombre, le dieron aún más publicidad al caso, dotándolo de proporciones casi míticas. Así fue como su fama se extendió rápidamente y se le atribuyeron poderes curativos hasta tal punto que el hospital donde fue destinado se convirtió en un espacio de peregrinación:

De estar la dicha Elena de Céspedes en esta ciudad se seguía muchos inconvenientes porque, habiendo cobrado nombre de que la susodicha es cirujano y que cura muchas enfermedades, es tanta la gente que acude a ella que no la deja cumplir con quietud su reclusión.

31Por consiguiente, el clamor popular obligó al Tribunal de la Inquisición a cambiar a Céspedes de lugar de trabajo, enviándolo a cumplir el resto de su condena curando a los pobres de otro hospital. Finalmente, el proceso judicial se cierra con esta imagen: el cirujano Elena de Céspedes abandonando Toledo un 22 de marzo de 1589, custodiado por un familiar del Santo Oficio, con una carta de recomendación camino al Hospital de la Puente del Arzobispo.

  • 33 Se han descrito numerosos casos de intersexualidad propios de la naturaleza humana en la genética (...)

32Puede que Céspedes fuera lo que la medicina contemporánea denomina un intersexual, es decir, una persona con caracteres sexuales ambiguos y una psicología fluida con respecto a la identidad de género33. O puede que no, pero… si se para uno a pensarlo ¿qué importancia tiene? La grandeza de Céspedes está en su capacidad para proyectar un espacio de libertad en el que poder vivir conforme a su voluntad, retomando elementos propios de la ideología de su época, como el hermafroditismo, que le permitiría vestirse de hombre o casarse con una mujer sin excesivos remordimientos ni enfrentamientos estériles.

  • 34 Barbazza, 1984.
  • 35 Burshatin, 2002, p. 346.

33Barbazza considera que Céspedes «rechaza todas las normas y las prohibiciones» y sostiene que «la gente no acepta su diferencia y lo denuncia en los tribunales34», lo cual, en cierto modo, es correcto. Pero, también es indudable que el pueblo lo venera como sanador por su androginia y que insiste en pasar por la vicaría y acogerse al sacramento del matrimonio. En mi opinión, Céspedes no rechazó las normas, más bien trató de construirse un recinto de autonomía dentro de ellas. Precisamente, su obstinación por casarse en el marco eclesiástico oficial desencadenó su amargo final. Quizá ésta sea su mayor provocación y uno de los mayores contrastes biográficos con Catalina de Erauso, quien jamás se planteó un casamiento y, de hecho, fue admirada por todos y obtuvo licencia del Papa para vestir en hábito de varón. En este sentido, estoy de acuerdo con Israel Burshatin cuando señala que es «precisamente en ese espacio de afiliaciones sin fronteras e identidades dinámicas en el que encontramos la ejemplaridad de su relato, tanto para su época como para la nuestra35».

  • 36 Martín Casares, 2016.
  • 37 Ead., 2005.

34Por otra parte, si se centra la atención en su capacidad de ascensión social, aun siendo extraordinaria, se conocen otros casos de personas de origen esclavo que llegaron a encumbrarse, como el maestro Juan Latino (un esclavo negro que llegó a ser catedrático de latín en la Universidad de Granada36), el fraile dominicano Cristóbal de Meneses, el licenciado Ortíz (abogado de la Audiencia Real de Granada que vivía con su madre negra) y la negra Catalina de Soto, una conocida bordadora que tasaba los ajuares de las novias37.

35A modo de conclusión, la relativa naturalidad con que Céspedes vivió su ambigüedad transgénero le permitió desarrollarse personal y profesionalmente en progresión positiva, desbloqueando, además, las posibilidades de ascender en la escala social pues, aunque nació hija de esclava, llegó a convertirse en cirujano autónomo. Además, a juzgar por la desenvoltura de sus declaraciones, Céspedes no se consideró una víctima, por el contrario, hizo gala de una fuerte personalidad siempre celosa de su independencia.

Notes

1 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, 1587-1589, «Proceso de Fe de Elena de Céspedes, alias Eleno de Céspedes». Todas las citas relativas al caso Céspedes que aparecen en este artículo están sacadas de dicho expediente.

2 La autora abordó previamente el caso Céspedes, desde el punto de vista del transgenerismo en Martín Casares, Díaz Hernández, 2016. Igualmente, la autora realizó un informe para el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla sobre este personaje con ocasión de una exposición de las artistas Cabello/Carceller.

3 Siete Partidas de Alfonso X el sabio, Cuarta Partida, título XXI, leyes I y II.

4 Bodin, Los seis libros de la República, libro I, cap. v, p. 122.

5 En los libros parroquiales de bautismo de la España Moderna, los esclavillos suelen aparecer registrados como hijos o hijas «de madre esclava», acentuando la transmisión matrilineal de su estatus y poniendo de manifiesto las dificultades para establecer quién era el varón progenitor. Véase Martín CasaresDelaigue, 2017.

6 KaganDyer, 2004.

7 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fos 107ro-vo.

8 Es decir, personas procedentes de territorio denominado «Guinea» en la Europa del siglo xvi que correspondía al África Occidental Subsahariana (a grosso modo, los actuales países de Senegal, Burkina Faso, Mali y Gambia).

9 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 69ro.

10 Los monfíes eran moriscos bandoleros que vivían libremente en las serranías sin abandonar sus costumbres musulmanas.

11 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 109vo.

12 Martín Casares, 2000, pp. 397-402.

13 Ibid.

14 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 184ro.

15 AHN, Inq., leg. 234, exp. 24, fo 107vo.

16 Para la cuestión del casamiento de los esclavos, véase Martín Casares, Barranco, 2008.

17 Mantecón, 2002.

18 Martín Casares, 2014.

19 En la época, el pecado de sodomía se refería claramente al sexo anal entre varones, entendido como una actividad sexual no procreativa y, por tanto, merecedora de la pena capital.

20 Brown, 1996, p.  176.

21 El vicario de Ocaña señala que Eleno de Céspedes tiene «cara de capón».

22 Martín Casares, 2015.

23 Martín CasaresDelaigue, 2018.

24 Mármol Carvajal, De lo que el duque de Arcos hizo en la prosecución de esta guerra

25 Archivo de Protocolos de Córdoba, oficio no 6, leg. 1096, fos 130-137vo, 1570, Contratos de soldados cordobeses para la guerra de las Alpujarras en 1570.

26 Erauso, Historia de la Monja Alférez escrita por ella misma, p. 160.

27 Martín Casares, 2007.

28 Maganto Pavón, 2007.

29 AmelangBurshatin, 1996.

30 Brown, 1996.

31 Martín CasaresGarcía Barranco, 2008.

32 Escamilla, 1985.

33 Se han descrito numerosos casos de intersexualidad propios de la naturaleza humana en la genética contemporánea: resistencias androgénicas, clitoromegalia y una vagina ciega como el Síndrome de Morris, mujeres con un solo cromosoma X o Síndrome de Turner, hipogonadismo ocasionado por el Síndrome de Turner, etc. (Fausto-Sterling, 2000).

34 Barbazza, 1984.

35 Burshatin, 2002, p. 346.

36 Martín Casares, 2016.

37 Ead., 2005.

Auteur

Universidad de Málaga

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search