Version classiqueVersion mobile

Ser y vivir esclavo

 | 
Fabienne P. Guillén
, 
Roser Salicrú i Lluch

Introducción

Fabienne P. Guillén
Traduction de Anna Centellas Jover

Texte intégral

«Pequeñas percepciones»

  • 1 Fórmula prestada de Leibniz.

1No se suelen evocar las «pequeñas percepciones1», aquellas circunstancias apenas evidentes que rigen la organización de un encuentro científico internacional. Sin embargo, alejar estas sensaciones y la atmósfera que rodeaba la preparación de esta reunión le privaría de gran parte de su sentido; el entusiasmo de unos, las reticencias de otros, los malentendidos, los esfuerzos… ¿Resultado de las diferencias de formación académica, de la forma de situarse en una u otra disciplina, del modo mismo de concebirla? Inquietudes perceptibles ante una especie de riesgo misterioso: el que tomamos al reunir a historiadores, antropólogos y sociólogos en torno a la posibilidad de abordar una historia social de la esclavitud, de aproximarnos a estas vidas fugitivas que suelen quedar fuera del archivo a partir de las tres nociones (identidad, aculturación y agency) cuyo uso ha desarrollado la historia social moderna en sus obras, y que también se encuentran en las obras de los medievalistas cuando intentan acercarse al aspecto social y cualitativo de la esclavitud. El objetivo consistía en hacer una recapitulación, posiblemente en dos etapas: compartiendo, por un lado, los debates de las ciencias sociales acerca de las herramientas conceptuales que forjan sus epistemologías y cuestionando, por otro, la conveniencia de adoptarlas sin reificarlas para ponerlas a prueba en la historia. Se trataba, en efecto, de arriesgarse a una experiencia de transdisciplinariedad. ¿Podía temerse que los «socioantropósofos», tomando a los empiristas desde la mirada altiva de la teoría, les dieran una lección conceptual? ¿Podía temerse el cañoneo de la historización, de las pruebas casuales, de la investigación, de las fuentes, de lo «real»? Peor aún, ¿habría indiferencia mutua? Me gustaría conservar la sensación de intranquilidad que se apoderó de nosotros por un tiempo para volver a contextualizar el encuentro y rememorarlo en este volumen que supera tanto nuestras inquietudes como nuestras expectativas.

Un doble vínculo

  • 2 «Aujourd’hui l’interdisciplinarité, c’est-à-dire le travail en commun entre disciplines et l’usage (...)
  • 3 «Très souvent évoquée comme un objectif d’évidence, elle se heurte cependant à des obstacles redou (...)
  • 4 «… risques ressentis par les historiens les plus académiques face à des analyses souvent très inci (...)

2Esos temores estaban habitados por representaciones secretas. «Actualmente» escribe Nicolas Offenstadt, «la interdisciplinaridad, es decir, el trabajo en común entre disciplinas y el uso recíproco de las herramientas de cada una, generalmente se da por supuesta en los discursos públicos de los historiadores2». Además, tanto proyectos y programas de investigación como configuraciones y restructuraciones de departamentos universitarios responden con frecuencia al llamamiento del intercambio entre disciplinas. «Muy a menudo evocada», prosigue, «como objetivo evidente, tropieza sin embargo con obstáculos temibles, en la práctica, en las prácticas3». Impresiona la cohorte de historiadores que han abordado estas cuestiones: Marc Bloch y Lucien Febvre, Pierre Vilar y Fernand Braudel, más recientemente Paul Veyne y Jacques Le Goff, Michel de Certeau, sin olvidar a Robert Darnton, Anthony Grafton, François Hartog y Roger Chartier. Los sociólogos, los antropólogos y los lingüistas tampoco han dejado de preguntarse sobre estas corrientes que las atraviesan e influyen la episteme que sustenta sus prácticas científicas. Los obstáculos que han vislumbrado o experimentado se deben tanto al coste de inversión en otra disciplina como a los «riesgos que sienten los historiadores más académicos frente a unos análisis a menudo muy incisivos, que deconstruyen las evidencias y las categorías que la historia da por sentado4».

3Estos impedimentos reales pueden haber generado tres reacciones hoy constituidas en tipologías diversas de domesticación del proceso. Se nos viene en mente la variación semántica del intercambio a multidisciplinariedad, interdisciplinariedad y quizás transdisciplinariedad. De la multidisciplinariedad se podría decir que hace examinar, leer y comprender un objeto mediante discursos diversos, que proceden de disciplinas o ámbitos diferentes, sin que se imponga la interacción, la combinación o la articulación entre ellos. Cada herramienta, cada discurso, cada modalidad de interpretación conserva su integridad disciplinaria. No nos sentimos apelados a cuestionar sus premisas con el fin de buscar una mayor seguridad epistemológica. Se obtiene una representación caleidoscópica de un mismo objeto considerado desde estas miradas que se dirigen hacia él sin cruzarse.

  • 5 «… correspond à un mouvement de traversée des disciplines aboutissant à une co-construction des sa (...)
  • 6 «… son propre lieu de pensée» (Charaudeau, 2010, p. 197).

4En síntesis, la transdisciplinariedad parece ser la posición y el enfoque que menos prevalece. Como el prefijo nos invita a considerar, «corresponde a un movimiento a través de las disciplinas que conduce a una co-construcción del conocimiento que cruza literalmente las disciplinas constituidas5». A su vez, solo se otorga a pensadores que, en un proceso de conocimiento y de reflexión extremadamente personal, han trascendido cada uno su propio campo disciplinario —o apenas se han preocupado por ello— Claude Lévi-Strauss, Michel Foucault, Edgar Morin, Cornelius Castoriadis, Roland Barthes o Giorgio Agamben, y a quienes se les atribuye el haber sabido integrar los saberes literarios, filosóficos, psicoanalíticos e históricos, de manera que surgiese un discurso sui géneris que establece «su propio lugar de pensamiento6». La naturaleza excepcional de estos destinos científicos hace que los devolvamos —algo precipitadamente, quizás— a tiempos pretéritos y los consideremos víctimas de una tentación —ilusión— totalizadora. Se diría que semejante proceder fascina y desestabiliza, puesto que se duda de su validez aduciendo que este tipo de discurso es difícilmente discutible. Solo se podría aprehender en su totalidad y, sin apenas cuestionar sus ingredientes, sacarle el mejor provecho intelectual. No parece posible que esta aproximación recale en la mayoría de la profesión, que se conformaría con una interdisciplinariedad limitada, que de otro modo se podría denominar «interdisciplinariedad metodológica».

  • 7 «… l’effort d’articuler entre eux les concepts, les outils et les résultats d’analyses de différen (...)
  • 8 «… procéder à une interrogation ou emprunt entre plusieurs disciplines, il faut pouvoir les consid (...)

5Esta, dice Patrick Charaudeau, constituye «el esfuerzo de articular entre sí los conceptos, las herramientas y los resultados de los análisis de diferentes discursos7». Tal y como sugiere el autor, no podría practicarse con demasiadas disciplinas, porque, para poder «ponerles a prueba a la luz de otro discurso disciplinario y asegurar en qué medida y con qué finalidad analítica pueden tomarse prestados e integrarse en otra disciplina8».

  • 9 Robert Darnton escribió: «Be interdisciplinary. Mix fields; it makes you seem more innovative. You (...)
  • 10 Hay otra forma de ver las cosas. Las disciplinas podrían ser solo un «semblant-solide» (en aparien (...)

6Existirían, por así decirlo, unas idealidades de la investigación actual en ciencias humanas, que proponen a investigadores identificados con disciplinas altamente institucionalizadas encaminarse hacia la nebulosa interdisciplinaria como hacia una frontera pionera de la ciencia y que imponen suavemente su discurso como el equipamiento comunicativo del investigador de vanguardia9. Es (al menos esta es una hipótesis que podemos tener en cuenta) en el corazón de este «doble vínculo» donde al mismo tiempo que se consagra un culto a la transgresión de las disciplinas —la indisciplina de lo disciplinario—, se contribuye a reafirmarlas, a reforzarlas mediante el cruce de fronteras10. En este punto se originaron el entusiasmo y las inquietudes por un encuentro que —adicionalmente— presentaba ciertas asperezas.

Aclaraciones

  • 11 En este cuadro, rápidamente esbozado, de la historiografía de la esclavitud medieval en Europa, no (...)
  • 12 Salicrú i Lluch, 1998c; Stella, 2000a; Martín Casares, 2000; Hernando i Delgado, 2003; González Ar (...)
  • 13 Me referiré aquí a los trabajos realizados por el Département d’Études Cognitives de la Escuela No (...)
  • 14 Borghetti, 2010, p. 414; Andler, 2011; Bouvier, 2011; Lenclud, 2011.
  • 15 Guillén, inédita; Stella, 2000a; Martín Casares, 2000; Periáñez Gómez, inédita [disponible en líne (...)

7La historia de la esclavitud medieval alterna períodos de eclipse con otros de renovado interés. Este ritmo supone en sí mismo un problema interesante. Desde los años cincuenta11, los programas de investigación, tanto individuales como colectivos, han contribuido lentamente a desbrozar y —posteriormente— a identificar un nuevo campo de investigación: las tratas y la esclavitud anteriores a las negreras atlánticas y a la esclavitud colonial. Numerosos estudios, algunos muy recientes12, sobre la esclavitud en Europa —no exclusivamente mediterránea— en la época medieval y moderna, han revelado el alcance y la difusión del fenómeno. La mayoría de ellos —quizás por una cuestión de generación o de preocupación científica13— adopta un enfoque particular y una metodología constante: el análisis cuantitativo y demográfico, así como el económico. Con todo el rigor permitido por las fuentes disponibles y siguiendo el modelo de los vastos frescos cuantitativos compuestos sobre la trata atlántica y la esclavitud en las Américas coloniales, los estudios procuran establecer el volumen de la población esclava, las proporciones étnicas y genéricas, las condiciones de la trata y de los mercados. Aun brindándonos un apoyo esencial, se muestran especialmente cautelosos a la hora de explorar las interacciones entre los esclavos y el entorno que los rodea, dejando por escribir gran parte de la historia social de la esclavitud. De hecho, estos trabajos tienden a construir, formalizar y justificar cuantitativamente la representación de un grupo servil y, aunque estos aspectos son fundamentales para lograr un conocimiento amplio y profundo de la cuestión del peso de la trata y de la población esclava, inevitablemente orientan cualquier reflexión que se relacione con la dinámica social fomentada por la existencia de formas singulares y complejas de interacción. Los enfoques cuantitativos14 se basan en un aparato estadístico formal de historia económica y demografía histórica que suele reconocerse como criterio indiscutible de cientificidad. Además, se podría temer que las investigaciones que se asomaran a la historia social —cualitativa— de la esclavitud quedasen mermadas, científicamente marginadas, por no acogerse a las disciplinas de sociología o de antropología y, con estas, a un aparato conceptual y metodológico15.

8Con todo, las investigaciones cuantitativas no pueden evitar enfrentarse en algún momento con el interrogante crucial de cómo se adaptan los esclavos a sus nuevos entornos sociales, de cómo se identifican o cómo pesa sobre su margen de acción un estatuto jurídico que los incapacita para actuar por o para sí mismos. La posibilidad misma de iniciar y proseguir tales reflexiones interpela sobre todo a los investigadores que sitúan su punto de mira en la encrucijada de la perspectiva cuantitativa y cualitativa. Así, Francisco Javier Marzal Palacios expresa con lucidez los riesgos: «El mayor riesgo que existe a la hora de dedicar un capítulo a los aspectos sociales de la esclavitud es que el mismo se convierta en un contenedor que recoja todo aquello que no es económico, aunque la coherencia interna brille por su ausencia16».

  • 17 Ibid.

9Sin embargo, la misma forma de esclavitud que el autor examina lo lleva a la conclusión de que «la esclavitud que vemos es una esclavitud de relación, en la que los esclavos, sujetos insertados en una sociedad extraña a la suya, se ven obligados a relacionarse con otras personas, en consonancia con el ámbito en el que se desarrolla, el urbano17».

  • 18 White, 1991 (ed. francesa 2009). Así es como su traductor, Frédéric Cotton, decidió devolver el té (...)
  • 19 Esto se explica bastante bien por el hecho de que estas nociones provienen, unas de los estudios c (...)

10El rigor de la sospecha epistemológica, los escrúpulos con los que ciertos investigadores abordan los parajes de la historia social de la esclavitud explican sin duda el relativo desfase de estudios cualitativos con respecto al desarrollo de los estudios cuantitativos. Las fuentes, también, sin duda. Este ámbito, apenas desbrozado, ¿ofrece ya un terreno fértil para la aclimatación de ciertas plantas? Y, por otra parte, ¿qué plantas aclimatables hemos elegido o debemos elegir? Una lectura cuidadosa de nuestros escritos revela algunas incidencias conceptuales que evidencian el ademán de tomar prestado, el canje interdisciplinario, tan eminentemente necesario para la interpretación histórica. Hemos optado por destacar esencialmente tres: identidad(es), aculturación y agency, término de la historiografía angloamericana y que vemos traducido de varias maneras por «capacidad de actuar», por el neo-aristotélico «pouvoir d'agir18» o el neologismo «agentividad». No porque estos conceptos estén presentes de manera uniforme y sistemática en los escritos sobre la esclavitud en Europa, incluso los más recientes19, sino porque salen del tintero casi sin pensarlo, surgiendo primero esporádica y luego más profusamente, conforme el campo se va estructurando.

11Como evidencia la estructuración del libro, cada capítulo comienza con una noción abordada de manera teórica y crítica antes de pasar por el laboratorio de la historia, en un movimiento de circulación permanente de in vitro a in vivo en un punto, en un momento dado de la evolución de los conceptos y de los enfoques históricos.

Acculturation Inc.

  • 20 HerskovitsRedfieldLinton, 1936.
  • 21 Ortiz, 1940; Irving Hallowell, 1963.
  • 22 Grenon, 1992.
  • 23 Dupront, 1965.
  • 24 «… those phenomena which results when groups of individuals having different cultures come into co (...)
  • 25 «… une organisation de significations historiquement transmis qui est incorporé dans les symboles. (...)

12Al antropólogo Gianfranco Rebucini le cupo hacer un balance de la noción probablemente más antigua que la antropología de la cultura ha proporcionado a la historia. Surgió en el siglo xix de la urgencia de salvaguardar las culturas amerindias del riesgo de genocidio, cuando aquellas sociedades donde dichas culturas estaban vivas se hallaban relegadas y confinadas en reservas, sometidas a las intensas presiones ejercidas por el avance pionero y las decisiones políticas. El concepto de aculturación, que cobra vida a partir de los trabajos de Herskovits, Redfield y Linton20, se ha ganado verdadero éxito en antropología, al igual que ocurrió con el de transculturación forjado por Fernando Ortiz21. Sin embargo, tal y como premiosamente recuerdan Gianfranco Rebucini y Michel Grenon22, la aculturación, después de haber conocido un éxito inmediato y una difusión continua desde los años treinta hasta nuestra extrema contemporaneidad, es un concepto ya seriamente discutido en antropología cuando los historiadores, en particular los franceses, le toman afición a partir de los años sesenta23. La definición propuesta por Herskovits, Redfield y Linton de aculturación es «el conjunto de fenómenos que resultan del contacto continuo y de primera mano entre grupos de personas de diferentes culturas, lo que resulta en cambios consecutivos en los modelos culturales de uno o ambos grupos presentes24». Cabe destacar con Gianfranco Rebucini las dificultades que plantean algunos términos: «cultura», «grupo», «contacto continuo y de primera mano», «cambios culturales». Si bien la delectación léxica casi no necesitaría explicaciones, la adopción de este concepto puede orientar considerablemente el enfoque histórico, no solo en el campo de la historia cultural, sino también en el de la historia social. En efecto, la aculturación y la transculturación conllevan los interrogantes vinculados a las nociones de cultura, puntos de contacto y perspectiva. Y el sentido de ninguno de estos términos es obvio. De hecho, ¿qué significa «cultura», una palabra cuya evidencia en el sentido común podría ofuscarnos? Gianfranco Rebucini plantea la cuestión sobre cómo «reconocer» la cultura en el otro sin que fatalmente la construyamos en base a «las instituciones, las prácticas o los mecanismos» que forman «el entramado complejo y articulado» a partir del cual medimos y valoramos la cultura del otro, su alteridad. Las líneas divisorias y las fronteras internas de la cultura amenazan con reproducir la mirada del observador en la supuesta cultura del otro. Asimismo, la cultura es un sustantivo abstracto y cómodo que, como se nos recuerda, podría definirse a la manera de Clifford Geertz como «una organización de significados transmitidos históricamente que se incorpora a los símbolos. Un sistema de concepciones heredadas que se expresan en formas simbólicas a través de las cuales el ser humano comunica, mantiene y desarrolla sus conocimientos y actitudes sobre la vida25». Justo en este punto es donde se revela el carácter idealista del concepto de cultura, que sienta la base de la aculturación y que lo mantiene separado de las dinámicas y prácticas sociales, generando así una divergencia difícil de reconciliar entre lo colectivo y lo singular, el grupo y el individuo.

13¿Qué desafíos se presentan entonces en el análisis de los cambios culturales que condicionan la esclavitud en los territorios cristianos y musulmanes de la Europa medieval y moderna? ¿Es posible idearlos en términos de «grupo» y en términos de «cultura»? Elecciones semánticas como «grupo servil», «nación», «grupo o colectivo esclavo», que testimonian la operatividad del concepto de aculturación en la historia, cuestionan estos enfoques a través de la perspectiva documental. Del mismo modo, como revelan las fuentes utilizadas por Roser Salicrú, la presencia nutrida de los llamados «esclavos musulmanes» ¿hace posible indexar sus comportamientos, los cambios o las reticencias que manifiestan en una cultura cristiana o musulmana a la que se vinculan los fenómenos sucesivos y lábiles de adaptación y desadaptación? Alessandro Stella, Ivan Armenteros Martínez y Raúl González Arévalo preguntan qué grupos forman los esclavos. Asimismo, ¿cómo armonizar la heterogeneidad de las poblaciones serviles, que todos los investigadores proclaman son fenotípicas, lingüísticas y culturales, con una representación grupal, según el planteamiento de Alessandro Stella? ¿Cómo resolver la aparente contradicción entre la definición de una esclavitud doméstica, individualizada y familiar, con los procesos que la noción misma desarrolla y que supone «el contacto continuo de grupos y culturas»? La cultura aparece como un dato colectivo y abstracto, cuya esencia se supone que puede ser actualizada por cada individuo; pero, como sugiere Roser Salicrú, ¿es verdad que cada participante de una cultura actualiza de manera global, en todo momento y en todas las circunstancias,? Mas ¿no se suele actualizar la cultura de una manera tan singular que puede que nos pase desapercibida? ¿Cómo se mide la presión ejercida por cada grupo y cada cultura? Lógicamente determinadas por esa disposición «aculturacionista» de la mirada , surgen necesariamente otras nociones, como las de «poder» y «dominio» culturales que claramente trascienden en los enfoques de Cristina de la Puente y Raúl González Arévalo.

14Una idea tan seductora como la de aculturación no podía sino influir considerablemente en el ámbito histórico, especialmente porque implica cambios de identidad y se inserta de manera natural en este nuevo campo proveedor de conceptos: la antropología de la identidad. Las nociones de aculturación autoritaria o de coacción infligidas en el marco colonial sobre minorías étnicas y subalternos de todo tipo, en cuya primera fila se pueden alinear los esclavos, parecían ofrecer dos grandes posturas identitarias posibles: asimilación o resistencia (incluso contra-aculturación, en el caso, ciertamente improbable, de inversión del equilibrio de poder); en otras palabras, la elisión identitaria o las estrategias de la agency.

Identidad(es)

  • 26 BrubakerCooper, 2000.
  • 27 Gleason, 1983.
  • 28 El artículo «Identification/political», de la mano de William Buchanan (Buchanan, 1968), se centra (...)
  • 29 Strauss, 1959.
  • 30 Goffman, 1963; BergerLuckmann, 1966.
  • 31 «… driven out of its wits by over-use» (Mackenzie, 1978), citado por Gleason, 1983, p. 913.
  • 32 «… the purest of clichés», citado por Gleason, 1983, p. 913.
  • 33 AppiahGates, 1995.
  • 34 «… ignorer que ce sont les hommes, vivant en groupes, qui fabriquent et fabriquent encore des cult (...)

15A semejanza del de aculturación, en los últimos veinte años, el concepto de identidad ha sido uno de los más efusivos de la antropología y su manejo resiste las críticas muy bien argumentadas que recibió en el año 2000 por parte de Rogers Brubaker y Frederick Cooper26. El concepto de identidad se propaga a partir de los años sesenta en los Estados Unidos y, según Philip Gleason27, que de ella nos regaló una deliciosa historia semántica, tomó dos caminos teóricos, muy evidentes en las dos entradas de la International Encyclopedie of the Social Sciences28. La difusión alcanzó tres áreas. La teoría freudiana de la identificación articulada en la pertenencia étnica o cultural y, más sociológicamente, en los roles, constituye un primer campo al que se dedica la psicología social desde muy pronto. Se dibuja un segundo vector en la sociología interaccionista simbólica a través de la cuestión de un yo real o representado29. Por último, tendríamos el ámbito del constructivismo social30 a partir de los trabajos de Goffman, Berger y Luckman. Este primer semillero dio lugar a una dispersión de velocidad fulgurante a la vez transnacional y transdisciplinaria. Sin embargo, desde los años setenta, el concepto es objeto de las primeras críticas, y Mackenzie lo califica como un término «desvirtuado por un uso excesivo31», mientras que Coles ya lo describía como «el más puro de los clichés32». De manera tan paradójica como lógica, en la década de los ochenta el auge de las nociones de género, de clase y de «raza», puntos neurálgicos «del criticismo literario y de los estudios culturalistas» lleva a las humanidades hacia la corriente identitaria, incrementando considerablemente su caudal en las décadas de 1990 a 200033. Todo indicaría, como lo evoca Michel Giraud en este mismo volumen, la imposibilidad de sustraerse al tópico identitario, bastando nombrar la identidad para conferir al análisis el aura del concepto sin detenerse ante sus inquietantes ambigüedades. Y si bien, como lo expone este último, la historia social de la esclavitud colonial se engolosinó con este concepto, no ha de faltar en la historia medieval de la esclavitud. Resultaría muy difícil obviarlo si, como nos recuerda Michel Giraud y en consonancia con Roger Bastide, no queremos «ignorar que son los seres humanos, que viven en grupos, quienes incansablemente fabrican y fabrican culturas, quienes moldean y remodelan sin parar lo que se conoce como identidades34».

  • 35 BrubakerCooper, 2000.

16¿Cómo invocar por lo tanto este concepto que, según sus críticos más decididos (Brubaker y Cooper), como categoría de la práctica y del análisis, nubla la distinción entre los dos niveles hermenéuticos y suscita dudas sobre la interpretación del significado que los investigadores le otorgan? Herramienta omnipotente, se le cita para poner de relieve modos de acción no instrumentalizados, para centrar el análisis en la comprensión del yo más que en el interés personal, para designar la identidad entre los seres o su estabilidad en el tiempo, para capturar los aspectos esenciales y fundacionales de la personalidad, así como para subrayar su inexistencia. Se utiliza para clarificar el desarrollo de la solidaridad de grupo y la comprensión colectiva del yo, así como para insistir en la fragmentación de la experiencia del yo marcada por la tensión de discursos identitarios yuxtapuestos y contradictorios35. La fuerza y la versatilidad aparentes del concepto, ¿no se fundarían en su reificación? En este mismo volumen, Michel Giraud propone precisamente descartar las representaciones idealistas y sustantivas de la cultura y de las identidades que las cosifican en una especie de esencia con la que los individuos solo tendrían que vestirse, y nos recuerda que las culturas son dispositivos ideo-prácticos evolutivos y las identidades dinámicas de identificación variables, que los individuos operan incansablemente en sus interacciones sociales. Al aprovechar, en la segunda parte de su contribución, el caso de la Neo-América, Michel Giraud plantea a la vez la cuestión de las culturas de origen, del contacto y de los cambios culturales e identitarios supuestamente advenidos. ¿Qué identidades podrían surgir de la tabula rasa del pasado indígena, particularmente nítida en el Caribe, de las culturas específicas de las poblaciones deportadas de África y de la construcción de una sociedad «nueva» bajo la restricción de una institución esclavista de la cual no se libraba ninguna dimensión de la actividad social, y por ende de la vida? Ciertamente podría acecharnos la fantasía de las culturas aborígenes, de su conservación idéntica en el joyero de la resistencia a la subyugación, pero lo que se observa en la vitalidad cultural de los mundos americanos es el poder de los sincretismos —criollizaciones— que emanan, como apunta Michel Giraud, de la imposibilidad de conservar nada más que fragmentos de memoria dislocada, sin poder apoyarse en un entorno cultural indígena, radicalmente destruido o relegado. Ahí naufraga el concepto de cultura y asimismo el de identidad como esencializaciones, aunque podrían renacer transformados de la química aleatoria de las interacciones. Porque al reconocer la imposibilidad de que los individuos arrancados de sus prístinas interacciones sociales y culturales actualicen su cultura de una manera global y absoluta, al renunciar a deducirlos mecánicamente de fuentes únicas y ancestrales, es cuando aparecen en su intensa y desbordante vitalidad creativa las síntesis realizadas incesantemente por los actores, aunque en condiciones de extrema opresión. Y el punto común en la génesis de las identificaciones criollas y el cuestionamiento de los historiadores medievales sobre una identidad de la población esclava podría situarse precisamente allí: en la imposibilidad, (¿en la suerte siniestra?) como expone la contribución de Roser Salicrú, de remontarse a una cultura de origen que alimenta los comportamientos y las opciones, y en la necesidad de considerar la identidad como la posible producción de un individuo atrapado en las redes de la institución esclavista, como también se desprende de los trabajos de Cristina de la Puente y Raúl González Arévalo. Asimismo, entre las estrategias «an ba fey», los vuelcos de Ali de Baza o Ali Beneyça de Bugía o las identidades alternativas de Nicolau alias Abdallah y Azmet Alazla alias Jaume Bertran, surge una confluencia inesperada: la del travestismo y de la máscara.

17En estos acomodamientos identitarios singulares, los de Antonio María Machuca, de Antonia de la Concepción (Alessandro Stella), de Diego Manrique (Mª del Carmen Martínez), de Elena/o de Céspedes (Aurelia Martín Casares) y también de un Ghiselli o de un conde Marsili (Giovanni Ricci), los juegos, tan serios ellos, de identidad moldeada y remodelada en y por las interacciones sociales de la esclavitud quién sabe si no revelarían microfenómenos de criollización. Y si concedemos a esta forma de interacción su entero poder social, renunciando a la idea de que la esclavitud doméstica medieval no es más que una versión benigna de la institución esclavista, tal vez podríamos captar hasta qué punto es homogénea a la naturaleza profundamente disciplinaria de las sociedades mediterráneas medievales y cómo labra los contornos no solo de la identidad jurídica y social de los esclavos, sino también de los libres, ocupando todos sus márgenes de maniobra, todos los espacios de autonomía que unos y otros intentan crear y conservar (Cristina de la Puente, Mª del Carmen Martínez, Aurelia Martín Casares, Debra G. Blumenthal, Ivan Armenteros Martínez, Raúl González Arévalo). Estas son las enseñanzas que aporta también la investigación de Carmel Ferragud sobre los esclavos sometidos, al igual que los libres, a los efectos de la galénica medieval, a los paradójicos procedimientos de identificación étnica a los que el tribunal somete a Diego Manrique (Mª del Carmen Martínez), a la indecisión sexual de Céspedes (Aurelia Martín Casares) o al imposible compartir el juego que nos presenta Antoni, en el texto de Debra Blumenthal. Cada uno de estos individuos se ve atrapado en complejas interacciones que van más allá del «grupo esclavo» y le conminan a identificarse y actuar en un conjunto singular de ideas y prácticas cuya característica esencial es controlar, limitar y coaccionar su capacidad de actuar y en el que, sin embargo, debe forjar las «armas milagrosas» que necesita para seguir viviendo.

18Es evidente, las nociones a las que atamos nuestros pasos están estrechamente vinculadas entre sí y la capacidad de acción de la población esclava lo está íntimamente a su posibilidad de hacer surgir una identificación en servidumbre que testimonie su adaptación cultural. Sin embargo, al igual que sus dos predecesores, la agency, esta agentividad o misteriosa capacidad, arrastra con ella un pasado conceptual cargado de consecuencias.

«Devolver a los esclavos su agentividad»

  • 36 Du Bois, 1935; James, 1963; Blassingame, 1979; Levine, 1977; Gutman, 1976; Gray White, 1985; Irvin (...)
  • 37 Fredrickson, 2002; Hahn, 2001; Epstein, 2001; Sweet,1997.
  • 38 Scott, 1990; Gross, 2000; Ead., 1995; Willet, 1998.
  • 39 Para una discusión global de la noción de agency, tal como la presentaron los autores de la corrie (...)
  • 40 Id., 2000.

19Algunas corrientes historiográficas no dudan en articular conceptos y métodos derivados de la sociología y de la antropología, como es el caso de la Social History y, más recientemente, de la New Social History36 norteamericanas. El trabajo de Walter Johnson, Michael Johnson, Ariella Gross, Rebecca Scott y Debra G. Blumenthal lo atestigua. Centrándose en las cuestiones de «raza», el enfoque conceptual y la argumentación son claramente antropológicos37, mientras que el análisis de las relaciones entre amos y esclavos se apoya claramente en aceptaciones específicas procedentes de la Teoría de la Acción Racional38. Si bien en un primer momento hubo cierto entusiasmo ingenuo, algunos historiadores, y en particular Walter Johnson39, hicieron algunas observaciones muy sugestivas a los inventores y usuarios del concepto, confrontándolo con las dinámicas sociales y políticas de la esclavitud en los Estados Unidos en la década de 185040.

  • 41 Id., 2003, p. 115.

20Como él señala, la agency, aunque se percibía como una ocasión para «devolver a los esclavos su agentividad» frente a los amos también fue, sin duda, una oportunidad para introducir de contrabando «una interpretación liberal de la noción de subjetividad que ha llevado a la confusión entre la preservación de su humanidad por parte del esclavo, su capacidad de acción por una parte y otra, su resistencia a la esclavitud». La historia del término demuestra su asimilación a la noción de voluntad libre e independiente41, que, por referencia al liberalismo del siglo xix, hace hincapié en una elección libre e independiente, una estrategia consciente del actor. Pero, al hacerlo, como lo demuestra Fabienne P. Guillén, ¿disimula la posibilidad de otra volición que no aquella libre, elegida, consciente y heroica de la resistencia a la esclavitud? No obstante, no podemos eludirla, pues se nos manifiesta tan clara en la natural aceptación de la esclavitud en sendas orillas del Mediterráneo, en los pasajes de una a otra que son transmutaciones estatutarias exploradas por Roser Salicrú, en la necesidad de simbolizar —si no hiperbolizar— la esclavitud mediante cadenas para purgarla de su sospechosa «familiaridad», como sugiere Giovanni Ricci. Y qué decir de la extraña actitud de las mujeres otomanas evocadas por Alessandro Stella, propensas, al parecer, a casarse con genoveses, como si hubiera un misterioso vínculo de proximidad entre las naciones de tratantes y los objetos de trata, sin olvidar al conquistador negro, llamado Juan Gallardo, de quien Carmen Martínez subraya la total quietud anímica en su intento de vender a un amerindio como esclavo.

  • 42 «… the most basic features of their lives […] even the bare life of sensations of their physical b (...)

21Quizás la realidad de la esclavitud, afirma Walter Johnson, es la de «condicionamientos tan poderosos que todas las manifestaciones vitales, incluso las más simples, físicas, no pueden separarse de la esclavitud. Y, de igual modo, la tristeza y el humor, el amor y el miedo42». Este condicionamiento de la esclavitud, profunda y literalmente encarnada, nos llega en este volumen con la evocación de la prisión doméstica (el alcap valenciano), los grilletes, los golpes y los estigmas de aquella esclava rusa de treinta años cuya carne queda irreductiblemente marcada por la atención médica que ha recibido y cuyo cuerpo se ha convertido en el lugar de expresión de los poderes médicos y magisteriales, como se puede leer en la contribución de Carmel Ferragud. ¿Cómo funcionan estos condicionamientos? ¿Sobre la base de la deshumanización, de la transformación del hombre en ganado o en máquina? Es una idea cómoda y nos topamos con ella muy a menudo. Sin embargo, si los amos usan de la humanidad esclavizada para mantener a sus esclavos en la sumisión, amenazándolos, aterrorizándolos o castigándolos horriblemente, ¿demuestran inhumanidad, o al contrario una humanidad terrible por donde la esclavitud es una pregunta dirigida a la ética? Y al otro lado de la frontera que separa la libertad de la esclavitud, ¿no podría ocurrir que las reacciones inducidas no fueran todas de resistencia, sino que pudieran ser también de resignación, de cobardía, de sumisión, de colaboración e incluso de traición? Una serie de comportamientos que se ponen de manifiesto en cada una de las investigaciones históricas en este volumen.

22El deseo de progresar desde el campo de la historia económica de la esclavitud y de la explotación cuantitativa de los datos, para acercarnos a las circunstancias de la vida y a las interacciones individuales y sociales de la esclavitud; la investigación y selección de fuentes que legitimen el enfoque y la reflexión; el capital conceptual y metodológico derivado de la cercanía disciplinaria de la historia con la antropología y la sociología, explican bastante las constantes interacciones que traslucen en nuestros comunes escritos. Pero ¿cómo se perciben y viven estas interacciones en el bando historiador? Y de la misma manera, ¿estaría dispuesta la «ciencia de los seres humanos en el tiempo», renunciando a cualquier fixismo conceptual, a seguir los amplios movimientos de revisión epistemológica sufridos, a veces dolorosamente, por las ciencias humanas y sociales, e inscribirlos en su propia práctica? Se adivinaría la otra cara de la inquietud, la que procede de la inversión, o quién sabe si del coqueteo con otras ciencias del ser humano, la desazón causada por el «empréstito de útiles» o la experimentación de conceptos.

Metáforas vivas

  • 43 Por supuesto, reconoceremos el título de una obra de Paul Ricœur, La métaphore vive, Le Seuil, Par (...)
  • 44 Recordemos, para no pensar que estamos perdidos en el «bosque semántico», que, entre las variantes (...)

23¿Acaso no existe un imaginario del intercambio conceptual y metodológico entre los historiadores, el cual nos contaría de la forma que tenemos de relacionarnos con las demás ciencias humanas y sociales? El uso de figuras retóricas, y en particular de la metáfora, revela el desafío de las posibles interacciones43. De entrada, la disciplina —que obviamente no es exclusiva de los historiadores— condiciona la visión que tengamos de los cotos de conocimiento autorizados o vedados a nuestra exploración. Disciplina… He aquí para comenzar un vocablo imponente, que conserva en castellano el gusto por la devastación y el castigo44, y que, hablando de espacio o de territorio, rememora sobre todo los límites que lo circundan, las leyes que lo ordenan y regulan la conducta, la reverencia que se les profesa, el corporatismo que podría rezumar así, como las estrategias y políticas de la disciplina. Dentro de sus límites, de sus direcciones científicas —y también espirituales— es donde se forjan y se transmiten las reglas de conducta y los métodos probados; las disciplinas de la disciplina… Ahora bien, ¿no es acaso desde esta interioridad —que nos legitima— desde donde pensamos y abordamos los intercambios?

  • 45 «… défendre l’accès de la profession aux incapables et aux faiseurs qui naguère y foisonnaient» (D (...)
  • 46 LakoffJohnson, 2003.

24La historia como disciplina académica se origina en un gesto, quizás funesto, de doble separación de la filosofía y de las artes y las letras, y se establece mediante la definición de un espacio académico y de una comunidad profesional. Entre la década de 1830 y el final del siglo tuvo lugar esta revolución profesional, que fue ratificada en palabras de Langlois y Seignobos para «defender el acceso de la profesión a los incompetentes y a los hacedores que no hace tanto abundaban allí45». Un paso a tres sería placentero —y provechoso— entre Paul Ricœur, Georges Lakoff y nuestras metáforas cotidianas46 en busca de esta red de relaciones que se teje entre los componentes de nuestra experiencia personal del mundo y nuestras percepciones culturales.

  • 47 Fustel de Coulanges, esbozando a Paul Veyne, escribía: «On a inventé depuis quelques années le mot (...)

25Mas, apenas el territorio de la disciplina haya sido marcado, erizada su frontera por carreras, oposiciones, definiciones y métodos como bastiones defensivos, separando al profesional del «hacedor», habría que batirse en duelo con la naciente sociología, intentar reducirla a puro «invento» para desviar —quién sabe— al público de pensar que podría decirse lo mismo de la historia47.

  • 48 «… analyser plus en profondeur, […] serrer de près les problèmes, […] penser, oserais-je dire, à m (...)

26Los fundadores de la Revue des Annales, en la línea de Henri Berr, aun cuando protestaron contra «estos temibles cismas que separan las especialidades» y reconocían las aportaciones de Durkheim al historiador: el «analizar más a fondo»; el «ceñirse a los problemas»; el pensar «a mayor costo48», no pretendían unificar las ciencias humanas y sociales sino bajo la bandera de la historia. Una intención que Braudel extendería al dominio antropológico antes de que Le Goff combinara ambas actitudes, proyectando, con título de Nueva Historia, y en estos términos, el futuro posible: 

  • 49 «… ou bien l’histoire, poursuivant son investissement des autres sciences humaines les absorbe en (...)

… o bien la historia, continuando su inversión en las otras ciencias humanas, las absorbe en una pan-historia, ciencia global del ser humano en el tiempo, o bien se hace una fusión entre las ciencias sociales más cercanas: historia, antropología y sociología. A esta posible ciencia, Paul Veyne la llamaría historia sociológica, yo prefiero llamarla antropología histórica. Si no, dejando de ser sin fronteras y de coquetear con todas las demás ciencias humanas, la historia se atrincheraría en un nuevo territorio, efectuando una nueva ruptura epistemológica49.

  • 50 Certeau, 2002, p. 88.

27El léxico de Le Goff merece que nos detengamos un momento, porque se puede apreciar el trabajo de la metáfora viva. «Invertir», por una parte, le guiña el ojo al feudalismo y, por otra, a la teoría económica. Se trata de tomar posesión de un feudo, o incluso cercarlo de manera beligerante, asediarlo y, por último, tomar la plaza, cuando no, tratándose esta vez de economía, colocar su capital en el lugar más oportuno (¿el mejor defendido?) para que fructifique. A menos que toque entenderlo en su sentido freudiano, este que define con qué intensidad y hacia qué objeto se enfoca y canaliza la energía libidinal, una vez amorosa y otra agresiva… Conquista-colonización que absorbe, fusión que se sublima en una fórmula en la que solo permanece la historia, sustantiva o adjetiva, incidente en sí misma o atributiva de una incidencia esencial a la legitimidad misma de la antropología. Veamos: si de repente dejáramos de ser «sin fronteras», ¿no es que lo habíamos sido?; y si dejáramos de «flirtear» con las ciencias humanas, ¿no es lo que habíamos hecho?, aun afirmando la insignificancia de tales escarceos… ¿Qué rumor resuena en este discurso? Tal vez la historia, si no pudiera mantener esa posición resueltamente dominante y unificadora que le corresponde por derecho, podría dejar a un lado la ofensiva, ponerse a la defensiva, y hacerse fuerte en el reducto historiador aun restándole importancia a sus fugaces romances con las ciencias sociales. ¿Pero esta «ruptura» sería epistemológica o más bien política50? Poco cuesta entender que para los historiadores, los riesgos de estas vecindades son numerosos y reales. La frontera está ahí, y aunque invisible y permeable, puede hacerse notar en cualquier momento; cada una de las ciencias humanas puede proteger su inversión o reclamar su débito epistemológico, rechazando la condición vasalla o auxiliar que uno podría verse tentado a asignarle… Polémicas y contiendas. ¿Retorno de lo reprimido?

  • 51 Vilar, 1965.

28En otro tono, pero igual de metafórico, Pierre Vilar desarrolló, en un artículo célebre, otra forma histórica de utilizar modelos extraídos de otras ciencias y de relacionarlos con una función de la historia. Hizo hincapié en que «el economista se caracteriza por la construcción de un “sistema de referencias”» y el historiador como «el que se sirve de la “teoría económica”». Descartaba firmemente que uno fuera «el instrumento» de otro, ya que parecía asignar a la historia solo la tarea de verificar las condiciones en las que estos modelos y herramientas, podían ser validados, la de precisar los límites exactos de las posibilidades de una «economía retrospectiva». La historia manifestaría así una «heterogeneidad relativa» a los conjuntos homogéneos constituidos por las ciencias modelizadoras51.

  • 52 Veyne, 1996, pp. 9-10.

29En afinidad con Paul Veyne, quien no le concede a la historia ningún método52 ni instrumentación particular, Pierre Vidal la declaraba infaliblemente tributaria de un «utillaje de préstamo». Aquí no se evocan migraciones ni aclimataciones o trasplantes, filtraciones u osmosis, sino más bien inversiones y préstamos… Se entienden las razones de los temores y las molestias en esta vertiente de la cuestión. Pensándolo así, esta caja de herramientas necesarias para ejercer el oficio, y bien ordenaditas en el taller, no pertenecen al operario. El préstamo solo se concede u obtiene provisionalmente por esta instancia que se perfila como una alteridad con la que se contrae, al mismo tiempo que la deuda, la obligación y el reconocimiento. Si la migración sugiere el vuelo y la travesía de un cielo sin límites para encontrar un descanso en otras tierras, si el trasplante y la aclimatación sugieren procesos de «desterritorialización» y de «reterritorialización», pero también gestos de cuidado que preserven la aptitud para la vida y el crecimiento, el pedir prestado, tanto si se consigue lo solicitado como si se recibe lo que el otro acepta donar, es gesto de apropiación. Hacer de uno lo que es del otro, apropiarse de lo ajeno, revestirse de signos que no son inmediatamente suyos. Existe una dialéctica entre uno mismo y el otro, entre dentro y fuera; un intercambio bancario o una dramaturgia en los que podrían coincidir la deuda y el simulacro… ¿Podemos escapar de la fatalidad de estas palabras?

La historia o la prueba a ultranza

  • 53 «… elle l’éprouve par un transfert […] sur des terrains différents, à la manière dont on éprouve u (...)
  • 54 Ibid., p. 111.

30Cuando Michel de Certeau intenta captar la función, más que el lugar, de la historia en las ciencias humanas y comenta la fórmula de Pierre Vilar, advierte que la historia intervendría «sobre el modo de experimentación crítica de los modelos sociológicos, económicos, psicológicos o culturales». Siendo así, este «utillaje de préstamo», «la experimenta mediante una transferencia […] por diferentes motivos, en la forma en que uno prueba un turismo haciéndolo correr por pistas de carreras que “exceden” sus normas53». La historia se da como un lugar de control, ya que Michel de Certeau, le descubre una «función de falsificación» muy popperiana que remarca los límites de significación de los diferentes modelos probados por la historia en circuitos ajenos a su original elaboración54. Al devolverla, pues, a una dimensión más empirista, la trata como un laboratorio de pruebas de magnitud histórica o como el campo cerrado de una prueba a ultranza. ¿Quién sabe si esta última visión evita el retorno de lo reprimido? Ello supondría primero que el utillaje forjado en la antropología culturalista o estructural, en la sociología general o específica, en la filosofía, se hubiese concebido para ser conferido al laboratorio de la historia, y supondría luego que el compañerismo se contractualizase en otra forma que la de la libación —«flirteo»— y, por último, que el campo histórico representase el laboratorio reconocido apto para poner a prueba útiles y modelos. Por desgracia, me parece que las condiciones del intercambio apenas se honran siquiera por un silencio que vale un acuerdo tácito, una nota a pie de página que remite a un libro o a una cita. En esta versión informal del empréstito, se podría recurrir —sin demasiadas ceremonias— a los operadores que nos faltan sin contraer obligaciones formales con sus creadores. ¿Es eso posible? Si consideramos que las fronteras disciplinarias son reales, ¿no tendríamos la obligación de respetar el préstamo? Y en este caso, ¿hemos reembolsado sus intereses sobre el capital a la antropología culturalista del empréstito que le hacíamos de los conceptos de aculturación, transculturación, enculturación y contra-aculturación? ¿Hemos devuelto los resultados de las pruebas que hemos realizado sobre la identidad en los campos de la historia de la esclavitud colonial o de las variantes antiguas y medievales de estos conceptos? Esperemos que de la conversación interdisciplinadia a la que pretendía este volúmen hayan surgido nuevas y más íntimas y reconocidas interacciones.

Inesperado…

31Una lectura superficial podría sugerir que los autores, antropólogos o historiadores, permaneciendo cada uno en sus respectivos campos, no concedieron nada más que sus objetos y se mostraron poco proclives a nuevas propuestas analíticas. Tal lectura dejaría en la sombra las innovaciones obvias de este texto en el que se elabora una pequeña epistemología historiográfica de los conceptos que tiene por objeto, al seguir sus evoluciones en sus naturales tierras, proporcionar injertos vivos. También pasaría desapercibido que las contribuciones históricas revelan documentación que, si bien son usuales en la historia moderna, no tienen tanto derecho de ciudadanía en la historia de la esclavitud medieval, bastante alimentada a base del protocolo notarial y, por tanto, para escribir esta historia acuden a fuentes hasta el momento escasamente aducidas y de interpretación delicada. También escaparía que este volumen produce un remanente inesperado que constituye, sin duda, su más generoso rédito a la labor común de las ciencias humanas y sociales.

  • 55 Me remito a la contribución de Gianfranco Rebuccini en este mismo volumen.

32Lo más llamativo en las encuestas propuestas por los historiadores es el resultado de su voluntad de movilizar los conceptos sobre sus fuentes, de lo cual surgen con evidencia intrigas, relatos y narraciones. Ya se trate de Antonio María Machuca, de Ghiselli y del Conde Marsili, de Diego Manrique, de los esclavos que se presentan ante el tribunal del bayle del Reino de Valencia, de Céspedes, de Antoni o de los protagonistas de aquella asombrosa intriga de amores y venganzas plebeyas en Barcelona a finales del siglo xv, estos no son tan solo individuos o ejemplos, ni meras ilustraciones de teorías generales que uno podría descuidar. Tampoco representan la aplicación singular de una norma o la instancia particular de una ley, sino singularidades insustituibles. Como se puede percibir —y este es uno de los ecos entre las contribuciones teóricas y factuales—, lo esencial es que se acercan a una «etnografía de lo particular», a estas «microhistorias significativas» que tratan muy recientemente de sacar la antropología del demonio de generalizaciones que lo abarcan todo55. Ahora bien, en estas microhistorias tan significativas y difíciles de interpretar, lo que emerge es una manera de comprender las experiencias particulares que la historia le extiende a la antropología y que sus investigadores más avanzados y ejercitados no dejarán de reconocer.

  • 56 PasseronRevel, 2005.

33Cada uno de los fragmentos biográficos explorados por Alessandro Stella, Giovanni Ricci, María del Carmen Martínez, Aurelia Martín Casares, Roser Salicrú i Lluch, Carmel Ferragud, Debra Blumenthal e Ivan Armenteros Martínez son singulares y claramente impiden un tratamiento serial. Representan enigmas que requieren reflexión y, aún más arriesgado, interpretación. Son acertijos que aguardan una construcción problemática sensible a contextos y circunstancias. Cada uno de los contribuyentes ha tomado uno de los caminos nuevamente reabiertos por las ciencias sociales; el «pensamiento por caso56». Cada uno, para constituir el caso, ha descartado el asombro o el simple malestar, se ha dado perfecta cuenta de su valor deíctico, de su resistencia a la disolución en un movimiento de abstracción o de síntesis. Cada uno de ellos ha respondido a su demanda de tratamiento argumentativo específico. Muy bien lo saben las disciplinas casuísticas (derecho, jurisprudencia, medicina, moral, religión): los casos no se prestan a las leyes de la inferencia necesaria, pero se muestran indefinidamente descriptibles, razón por la cual solo podemos reflexionar a partir de sus configuraciones singulares, profundizando su descripción a través del relato.

34Familiar de la clínica, la descripción que tiene en cuenta una cierta disposición de las circunstancias, también elabora la singularidad de los casos presentados por una vía narrativa que, embrionaria o más desarrollada, se hace dominante tanto en el trabajo del historiador como en el surgimiento de los relatos de los esclavos. Esta característica diegética es un elemento constitutivo del caso, ya que ofrece una forma privilegiada para la expresión de la experiencia humana en la duración temporal, en cuanto es producción y no solo restitución de una historia, en cuanto podría ser el modus operandi característico de las ciencias humanas y sociales, ya que, al igual que los métodos clínicos, proceden por reconfiguración horizontal de colecciones y no por subsunción vertical de los casos bajo una regla. El reencuentro de la historia con sus dimensiones casuísticas y narrativas, que este volumen también encomia, esperemos que permita abrir un camino a través de las crisis sucesivas que imponen a las ciencias sociales el dominio del régimen epistemológico de las ciencias exactas.

  • 57 Noiriel, 2005; Wilson, 2005; Chartier, 2009; Dosse, 2010; Laurentin, 2009; Mucchielli, 2004; por n (...)

35Lejos de delatar desdén o ignorancia mutua, este volumen tendría buena fortuna si evidenciara, al evocar las relaciones recíprocas entre historia, antropología y sociología, un cuestionamiento fundamental que les es común. Más allá de la inquietud puntual de unos y otros, quizás se manifestase una preocupación más profunda y difusa, la de la cientificidad de los procedimientos y de los métodos que altera periódicamente el campo de las ciencias sociales y de la historia en particular57. Al basarse en la fecundidad de las tradiciones casuísticas y en las especificidades de las humanidades, se abre una vía intermedia entre el régimen de la deducción necesaria y de la descripción arbitraria, entre la experimentación objetiva y la observación subjetiva; la de una racionalidad mucho más adecuada para el desarrollo sobre de los saberes acerca del ser humano señeramente y más aún del ser sumido en la vorágine.

  • 58 «… l’ensemble des relations pouvant unir à une époque donnée, les pratiques discursives qui donnen (...)
  • 59 «… un jeu simultané de rémanences spécifiques et un rapport complexe de décalages successifs» (Id. (...)
  • 60 Revel, 1995.
  • 61 Fédi, 2002.
  • 62 «… géométries et temporalités variables […] sujets à composantes toujours multiples et singulières(...)

36Tal andadura nos devuelve con toda naturalidad a la investigación dedicada por Michel Foucault a las condiciones de verdad de los enunciados del saber. Cuando propone que una episteme sea «el conjunto de las relaciones que pueden unir, en un momento dado, las prácticas discursivas que dan lugar a figuras epistemológicas, a ciencias, eventualmente a sistemas formalizados58», la basa en una comunidad de cuestionamiento que crea y promueve prácticas discursivas relacionadas que ofrecen «un juego simultáneo de remanencias específicas y una relación compleja de cambios sucesivos59». Un juego, en el fondo, que podríamos leer perfectamente en nuestras prácticas como historiadores, en esta «confrontación inestable» descrita por Jacques Revel entre Historia y Ciencias Sociales60. ¿Y si matizáramos esta doble connotación negativa de conflicto y desequilibrio, si aceptáramos con Gilles Deleuze que los conceptos fuesen dinámicas o fuesen por sí mismos «historia», porque retienen fragmentos y componentes dejados por otros, creados para otros problemas y con otros fines, qué podría ocurrir? Cada concepto, animado en sus migraciones por adaptaciones constantes, conocería dos regímenes: el uno, temporal —con presente, pasado y futuro—, lo haría móvil, discontinuo y flexible, capaz de enlazar con otro por el cual se relacionaría con otros conceptos y espacios perfilando nuevos contornos que responderían a problemáticas inéditas. De ser así, nacería una problematología común que trascendería las disciplinas de las ciencias humanas y crearía una conceptología común, libre, móvil y fructífera61. Devueltos a su movilidad, vivos y disponibles para la variedad de nuestras preguntas; entendidos como «geometrías y temporalidades variables» y «sujetos a componentes siempre múltiples y singulares62»; ninguna figura de los conceptos y de las relaciones que mantenemos con ellos en las ciencias humanas nos parecía más propicia para sorprender lo fugaz, fluctuante, fragmentario por elusivo: la vida, la de los esclavos.

Notes

1 Fórmula prestada de Leibniz.

2 «Aujourd’hui l’interdisciplinarité, c’est-à-dire le travail en commun entre disciplines et l’usage réciproque des outils de l’autre est généralement considéré comme allant de soi dans les discours publics des historiens» (Offenstadt, 2011, p. 61; todas las traducciones en este artículo son nuestras).

3 «Très souvent évoquée comme un objectif d’évidence, elle se heurte cependant à des obstacles redoutables, dans la pratique, dans les pratiques» (ibid.).

4 «… risques ressentis par les historiens les plus académiques face à des analyses souvent très incisives, qui déconstruisent les évidences et les catégories que l’histoire tient pour acquises» (ibid., pp. 61-62).

5 «… correspond à un mouvement de traversée des disciplines aboutissant à une co-construction des savoirs qui traversent littéralement les disciplines constituées» (Darbellay, 2005, p. 51).

6 «… son propre lieu de pensée» (Charaudeau, 2010, p. 197).

7 «… l’effort d’articuler entre eux les concepts, les outils et les résultats d’analyses de différents discours» (ibid., p. 204).

8 «… procéder à une interrogation ou emprunt entre plusieurs disciplines, il faut pouvoir les considérer dans leur cadre théorique afin de ne pas les déformer, les interroger à la lumière d’une autre discipline et expliquer dans quelle mesure et à quelles fins d’analyse ils peuvent être empruntés et intégrés dans l’autre discipline» (ibid.).

9 Robert Darnton escribió: «Be interdisciplinary. Mix fields; it makes you seem more innovative. You can even mix metaphors to show that you are at the cutting edge of the frontiers of knowledge» (Darnton, 1990, p. 97).

10 Hay otra forma de ver las cosas. Las disciplinas podrían ser solo un «semblant-solide» (en apariencia sólido), como diría Jean-Toussaint Desanti (Desanti, 2004), puesto que son campos de saberes histórica y sobre todo políticamente constituidos que mantienen, con una posible episteme de estos saberes, relaciones sorprendentes. Pero esta pregunta va más allá de lo que aquí se dice.

11 En este cuadro, rápidamente esbozado, de la historiografía de la esclavitud medieval en Europa, no olvidaremos a quienes descubrieron los primeros signos de una existencia negada durante mucho tiempo. Tratándose de observaciones puntuales, hallazgos documentales erráticos o trabajos de «gentlemen amateurs», los profesionales de la historia o de la antropología les han prestado poca atención. Recordemos, sin embargo, antes de la «revolución Verlinden», algunos nombres y algunos estudios: Chevallard, 1869; Nicolae, Notes et extraits pour servir à l’histoire…, t. I; Miret i Sans, 1917; Nachtigal, Sahara et SoudanPervinquière, 1912; Simonsen, 1907; Cibrario, 1868-1869, t. I, pp. 192-193; o Livi, 1928, por citar solo algunos.

12 Salicrú i Lluch, 1998c; Stella, 2000a; Martín Casares, 2000; Hernando i Delgado, 2003; González Arévalo, 2006; Pérez García, Fernández Chaves, 2009; Blumenthal, 2009. Añadimos aquí las cuatro tesis de doctorado de Armenteros Martínez, inédita [disponible en línea] (de la cual se deriva la monografía Id., 2015), Albacete i Gascón, inédita, Marzal Palacios, inédita [disponible en línea], y Periáñez Gómez, inédita [disponible en línea] (de la cual se deriva la monografía Ead., 2010).

13 Me referiré aquí a los trabajos realizados por el Département d’Études Cognitives de la Escuela Normal Superior de París (ENS) y del Institut de Philosophie des Sciences et des Techniques (IHPST) y, específicamente, a la reflexión que se está llevando a cabo sobre los instrumentos de formalización y cuantificación en las ciencias humanas y sociales, en particular la física estadística. Véase el volumen Martin, 2011.

14 Borghetti, 2010, p. 414; Andler, 2011; Bouvier, 2011; Lenclud, 2011.

15 Guillén, inédita; Stella, 2000a; Martín Casares, 2000; Periáñez Gómez, inédita [disponible en línea] (de la cual se deriva la monografía Ead., 2010); Pérez García, Fernández Chaves, 2009; Blumenthal, 2009.

16 Marzal Palacios, inédita [disponible en línea], p. 899.

17 Ibid.

18 White, 1991 (ed. francesa 2009). Así es como su traductor, Frédéric Cotton, decidió devolver el término.

19 Esto se explica bastante bien por el hecho de que estas nociones provienen, unas de los estudios coloniales, otras de comunidades minoritarias y de los «subaltern studies». En cualquier caso, son «importadas» en las investigaciones sobre la esclavitud medieval y moderna en Europa.

20 HerskovitsRedfieldLinton, 1936.

21 Ortiz, 1940; Irving Hallowell, 1963.

22 Grenon, 1992.

23 Dupront, 1965.

24 «… those phenomena which results when groups of individuals having different cultures come into continuous first-hand contact, with subsequent changes in the original cultural patterns of either or both groups» (HerskovitsRedfieldLinton, 1936, p. 149).

25 «… une organisation de significations historiquement transmis qui est incorporé dans les symboles. Un système de conceptions héritées s’exprimant dans des formes symboliques à travers lesquelles les hommes communiquent, maintiennent et développent leurs savoirs et leurs attitudes sur la vie» (Geertz, 1983, p. 5).

26 BrubakerCooper, 2000.

27 Gleason, 1983.

28 El artículo «Identification/political», de la mano de William Buchanan (Buchanan, 1968), se centra en la identificación personal con un grupo, una clase, una religión, una «raza». Al contrario, el artículo «Identity/Social Psychology» de Erik Erikson (Erikson, 1968) se focaliza en la integración por el individuo de su rol en el grupo.

29 Strauss, 1959.

30 Goffman, 1963; BergerLuckmann, 1966.

31 «… driven out of its wits by over-use» (Mackenzie, 1978), citado por Gleason, 1983, p. 913.

32 «… the purest of clichés», citado por Gleason, 1983, p. 913.

33 AppiahGates, 1995.

34 «… ignorer que ce sont les hommes, vivant en groupes, qui fabriquent et fabriquent encore des cultures, qui façonnent et refaçonnent ce qu’il est convenu d’appeler les identités» (Bastide, 1960, p. 325).

35 BrubakerCooper, 2000.

36 Du Bois, 1935; James, 1963; Blassingame, 1979; Levine, 1977; Gutman, 1976; Gray White, 1985; Irvin Painter, 1996.

37 Fredrickson, 2002; Hahn, 2001; Epstein, 2001; Sweet,1997.

38 Scott, 1990; Gross, 2000; Ead., 1995; Willet, 1998.

39 Para una discusión global de la noción de agency, tal como la presentaron los autores de la corriente de la New Social History, véase, Gutman, 1987. Véase también Johnson, 2003.

40 Id., 2000.

41 Id., 2003, p. 115.

42 «… the most basic features of their lives […] even the bare life of sensations of their physical bodies were sedimented with their enslavement. So, too, with sadness and humor, love and fear» (ibid.).

43 Por supuesto, reconoceremos el título de una obra de Paul Ricœur, La métaphore vive, Le Seuil, París, 1975. Describió el lenguaje metafórico basándose en el concepto de «vehemencia ontológica», es decir, el uso metafórico como una combinación de dos dimensiones fundamentales de la creatividad: por una parte, el recurso a un paradigma constituido, una limitación ontológica, es decir la referencia necesaria del lenguaje al mundo y, por otra, su violación, un acto que reescribe, y al hacerlo, (re)crea una nueva norma lingüística y reflexiva. Una pragmática del lenguaje, un acto que, más allá de la violencia epistémica, constituye una nueva normatividad. La metáfora entendida como laboratorio de pruebas, como prueba o un exceso de la norma.

44 Recordemos, para no pensar que estamos perdidos en el «bosque semántico», que, entre las variantes etimológicas del término, abarca, según el Diccionario de Autoridades (1732), los sentidos de «carnicería», «masacre» y «devastación». De ahí deriva el de «castigo», al valerse también del significado de este pequeño objeto para el ejercicio de los azotes, hecho de cuerdas o cadenas, y que se usaba para mortificar su carne…

45 «… défendre l’accès de la profession aux incapables et aux faiseurs qui naguère y foisonnaient» (DelacroixDosseGarciaOffenstadt, 2010, p. 414).

46 LakoffJohnson, 2003.

47 Fustel de Coulanges, esbozando a Paul Veyne, escribía: «On a inventé depuis quelques années le mot de “sociologie”. Le mot “histoire” avait le même sens et disait la même chose, du moins pour ceux qui l’entendaient bien. L’histoire est la science des faits sociaux, c’est-à-dire la sociologie elle-même» (De Coulanges, 1914, pp. 4-5). Véase también Veyne, 1996, pp. 347-382.

48 «… analyser plus en profondeur, […] serrer de près les problèmes, […] penser, oserais-je dire, à moins bon marché» (Bloch, 1952, p. 15).

49 «… ou bien l’histoire, poursuivant son investissement des autres sciences humaines les absorbe en une pan-histoire, science globale des hommes dans le temps ; ou bien une fusion se fait entre les sciences sociales les plus proches : histoire, anthropologie et sociologie. À cette éventuelle science, Paul Veyne donnerait volontiers le nom d’histoire sociologique, je préfèrerais l’appeler anthropologie historique. Ou bien, cessant d’être sans frontière et de flirter avec toutes les autres sciences de l’homme, l’histoire se retrancherait sur un nouveau territoire, opérant une nouvelle coupure épistémologique» (Le Goff, 1988, p. 66).

50 Certeau, 2002, p. 88.

51 Vilar, 1965.

52 Veyne, 1996, pp. 9-10.

53 «… elle l’éprouve par un transfert […] sur des terrains différents, à la manière dont on éprouve une voiture de tourisme en la faisant fonctionner sur des pistes de courses qui excèdent ses normes» (Certeau, 2002, p. 88).

54 Ibid., p. 111.

55 Me remito a la contribución de Gianfranco Rebuccini en este mismo volumen.

56 PasseronRevel, 2005.

57 Noiriel, 2005; Wilson, 2005; Chartier, 2009; Dosse, 2010; Laurentin, 2009; Mucchielli, 2004; por nombrar solo algunos.

58 «… l’ensemble des relations pouvant unir à une époque donnée, les pratiques discursives qui donnent lieu à des figures épistémologiques, à des sciences, éventuellement à des systèmes formalisés» (Foucault, 1969, p. 250).

59 «… un jeu simultané de rémanences spécifiques et un rapport complexe de décalages successifs» (Id., 2001, pp. 676-677).

60 Revel, 1995.

61 Fédi, 2002.

62 «… géométries et temporalités variables […] sujets à composantes toujours multiples et singulières» DeleuzeGuattari, 1980, p. 33.

© Casa de Velázquez, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search