Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Le voile et la plume

 | 
Isabelle Poutrin

Annexes

Annexe 3. Textes

Texte intégral

1/ ENFANCES CONVENTUELLES

I. Mariana de San José

1La menor de mis tías era a cuya cuenta estábamos mi hermana, y yo; queríala mucho mi padre, era muy discreta, y santa. Trataba de seguir la perfección con veras, y su hermana no sé si más. Estábamos todas juntas en una celda, querían ambas mucho a mi hermana, y babianla criado desde tres atios, y ella que lo merecía. Después que yo fui, como era la más chica, parecían mostrarme más amor. Comenzaron a enseñarme a leer, y yo a gustar de aprenderlo, que con los cuidados de mis galas, no lo había querido tener desto en casa de mi padre; como fui leyendo, me comencé a aficionar a buenos libros, y a tratar de cosas de espíritu, y con la buena compañia obraba el Señor lo que otras veces había comenzado, y ojalá acabara aquí, o por lo menos no fueran mayores las ofensas que después cometí contra su Divina bondad.

2Pues, como he dicho, iba su Majestad aumentando los dones, y uno dellos fue darme gran dolor de los que le ofendían: cuando me contaban sucesos desta calidad, ibame al Señor, y suplicábale por las personas que me decían estaban en su desgracia, y pedíale castigase en mí sus ofensas, como yo no saliese de su gusto. Acuérdome, que entonces andaba un gran corsario Inglés por la mar. haciendo muchos daños, dijeronme que antes había sido muy Católico, este me afligía mucho, y andaba con grandes ansias de que el Señor le llamase a su santa Iglesia; hacía par él muchas oraciones, y muchas horas las llevaba puesta en Cruz con hartas lágrimas, instando siempre al Señor para que le redujese; hacía algunas disciplinas, y otras mortificaciones, que todas me ensenaba su Majestad, porque a nadie las veía yo hacer, ni me las decían, solas las disciplinas pude aprender con el ejemplo que me daban, que había en aquel Convento Religiosas muy penitentes; como digo, esta alma me traía con mucho cuidado. Algunos años después supé, que había acabado confesando la santa Fe Católica, que fue gran consuelo para mí que el Señor le hiciese esta misericordía, antique creo no fue por mis oraciones.

3Dos años que estuve debajo del gobierno y crianza desta tía mía, no tuve en qué divertirme; y así los ratos que podía, que era lo más del día, y noche los gastaba en oración, y lecciôn. Los libres en que más me ocupaba eran las Epístolas de S. Jerónimo, las de Santa Catalina de Sena, y su vida, y los libres del P. Fray Luis de Granada, y el P. Fray Pedro de Alcántara; éste como era pequeño traíale siempre conmigo, y en cualquier parte que me hallaba sola leía en él, y el paso, o misterio que en aquel día señala de la muerte, y Pasión de Cristo señor nuestro. Traíanme estas consideraciones harto ocupada, y como no podía entretenerme en otras cosas con gusto: reparaban mucbo mis tías en ello, y comenzaron a cobrarme más amor, parecíales que tenía buen natural, y blandura; mas mi hermana sentía que yo no me aplicase a entretenerme con ella, debía depensar era desamor; y así no era mucbo que tampoco me mostrase.

4Fuíme inclinando a todo lo que era Religión; y en particular a los Oficios Divinos, y así seguía el Coro como las demás Monjas, y gustaban como era tan niña, de vernie decir en el oficio los versos, y lecciones, y yo que del todo no estaba libre de vanagloria, holgaba saberlo mejor que ninguna. Con esto aprendí presto a cantar, y rezar lo que era menester para aquel estado. Dióme nuestro Señor grandes ansias de ser Monja, que antes no tenía ningún deseo de serlo, aunque no discurría yo, más de andar galana, y que me estimasen. (...)

5En esta edad me acuerdo, que era devota de su Presentación, y rezaba cada día los quinze Salmos. Fui pues caminando por el libro de la vida de Santa Catalina, pedía a mi tía que me dejase traer vestidos blancos, ya que no podía traer el Hábito, con esto me consolaba. Con las ansias de ser Monja solicité a mis tías para que hiciesen que el Convento tomase los votospara que fuesemos Monjas, mi hermana, y yo, aunque a ella la deseaban casar. Ya nuestro Señor me babia quitado el gusto de andar galana, como he dicho, y en su lugar me dió una desestima grande de cosas semejantes, aunque después hubo alguna diferencia en el vestido, mas no por desearlo yo. (...)

6Estuve dos años y medio a mi parecer, sin ofender al Señor gravamente, y bartos pocos pecados veniales. Había en aquella casa otras dos niñas con quien algunas veces nos juntábamos a hacer ermitas, o cantar Salmos, con esto me detenían entre sí.

7Entre las misericordías que el Señor me hacía, era darme deseo de no disculparme cuando meponían alguna culpa, y ofrecianse; porque sucedían en casa algunas travesuras, y como yo era tan viva, y alegre, pensaban que era yo. Reñíanme mis tías, y una vez me castigaron acostándome; porque les dijeron que yo babia dicho una parlería, no sabiendo yo palabra. Dióme el Señor fuerza para no disculparme. Después se supuso quien babia sido, y lloraba harto mi tía de lo que babia hecho, y cuando me miraba se enternecía de cuan sin culpa me había castigado, sin disculparme yo.

8Entre todos estos beneficios que recibía de nuestro Señor; salían hartas cosas mías, y una dellas era ser muy enemiga de hacer labor, siguiendo mi juicio propio en elegir los ejercicios de que yo gustaba, y no querer obedecer a mi tia en los que ella me ponía, con esto la daba hartas ocasiones de enojarse; porque cuando me mandata estar en la celda, me iba a donde me daba gusto, que algunas veces le tenía de visitar las que eran más ancianas, y solas, y si me mandaban algo lo bacia de buena gana, mas era muy poco; porque como me babia criado con tan gran regalo, y yo era más delicada que otras niñas, no tenía fuerzas. Esto veía mi tía, y no me dejaba hacer nada: si se ofrecía alguna menudencia, a mi hermana lo mandata, y me pesaba desto; porque como ruin, y maliciosa, juzgaba que ella lo sentia, por ser yo menor.

9Dióme nuestro Señor un natural muy vergonsozo, y extremado en cosas de honestidad, y harto me valiera conservarlo en el discurso de mi vida como en la niñez. Entraban niños en casa, y ellos, y las niñas se juntaban, y aunque yo veía sus juegos, nunca pude aficionarme a ellos: parque el Señor me tenía con su mano. (...)

10Pasáronse dos años y medio en el modo de vida que tengo dicho. Al cabo dellos le dió a la mayor de mis tías una grave enfermedad de dolor de costado, de que se entendió que muriera. Apretóle este mal víspera de nuestra Señora de la Candelaria, y habiéndola dejado su hermana con algún sosiego, se fué a confesar, estándose confesando llegaron a decirla, que los Médicos decían que su hermana se moría, y con algún enojo la dijo una Monja que buen espacio tenía, estándose acabando su hermana. Ella sin volver la cabeza acabó su confesión, y se fue al Coro, rezó la penitencia, y púsose delante de una Imagen de nuestra Señora de quien era muy devota, y con gran sosiego tuvo un buen rato de oración. Después fue a ver a su hermana con quien nosotras estábamos, hallóla mejor, y de manera que llegándose la hora de Maitines se fué a ellos. Díjonos a mi hermana, y a mí, que no nos quitasemos de con su hermana, que ella se iba a Maitines, que eran cantados, y que quería tañer a ellos; porque serían los postreros que tañese a nuestra Señora. Era muy gran tañedora de tecla, y tenía devoción de tañer siempre en las fiestas de nuestra Señora. Salió de Maitines, y fue a la celda en donde estábamos, y ella iba con tan gran alegría, que no la ví en todo este tiempo con muestra depena ninguna del mal de su hermana. Fuese acostar al dormitorio de donde a la mañana la sacamos con et mal de que murió, y su hermana comenzó a mejorar.

11Fue la enfermedad muy penosa, porque la daban unos dolores en todo el cuerpo tan recios, que se le torcían los nervios, quejábase harto poco, y todo lo llevaba con gran alegría. No entendieron los médicos qué mal tenía; porque casi sin calentura estuvo once días que la duró el mal. Decían que de falta de virtud natural era de lo que moría; y así se tuvo por cierto; porque la oración, y penitencia que hacía era muy grande. El día que murió, dijo a su hermana, que no tuviese pena, que la llevaba nuestro Señor; porque el día que le dijeron que ella estaba tan mala había suplicado a su Majestad, que la llevase antes quea ella. Dos días antes que muriese se levantó su hermana, y estuvo a su cabecera hasta que murió, ambas con tan gran alegría, como si la ausencia hubiera de ser por solo un día. Al fin, como mujeres que amaban de veras a nuestro Señor, la una estimando que se hiciese su divina voluntad, y la otra deseando verse ya gozándole para siempre. Queríanse mucho, y habían sido compañeras casí cuarenta años; porque la mayor tomó et hábito de once años, y la menor de diez. Justamente pudiera yo desear saber, y acertar a decir destas dos santas Monjas; mas mortifica este deseo la seguridad que tengo de que sus vidas están escritas en el libro de la vida, que es Cristo, a quien amaron, y sirvieron con ansia de imitarle. (...)

12En muriendo tocó el Señor a mi hermana, para que tomase luego el hábito en esta casa, que hasta entonces no tenía este deseo; porque siempre la criahan para casar. Tendría quinze años no cumplidos, y yo once años no cumplidos, quedamos debajo del gobierno de la otra tía, y mi hermana tomó el hábito. Pasados algunos dtas la llevaron al Noviciado con otras novicias que había, y yo me quedé sola con mi tía, y con más tiempo para aprovecharme en todo, aunque siempre he sido desperdiciadora dél. Díme más a la lección, y oración. Servía y acompañaha a mi tía, que con su ejemplo pudiera ganar harto mi alma sí yo supiera aprovecharme.

13Dióme en este año una gran enfermedad que duró más de cuatro mes es, llevéla con harta soledad:porque mi tía era Tornera, y mi hermana en su noviciado; sucedíame estar los más días sin que nadie me viese, y algunas veces si me levantaba por algo, quedarme desmayada en el suelopor algunas horas, sin poderme tornar a la cama, a donde volvía tan mala que parecía me moría. Estuvé muypeligrosa, y desahuciada de los Médicos por dos o tres veces, y aunque mi tía tenía todo el cuidado que podía, no era posible dejar de padecer muchas descomodidades. (...)

14Traíame el Señor harto recogida, y sin poder hartarme de estar sola, con que tenía mucho tiempopara estarlo, porque mi hermana estabapoco en la celda, y mi tía ocupada en los oficios de la Comunidad. Dábame el Señor grandes ansias de penitencia, y de humildad, y paciencia; esta virtud se servía de que algunas veces se ejercitase; porque se ofrecían hartas ocasiones, que aunque menudas, para la edad que tenía parecían algo, y no eran las menores el haber de proseguir el camino de más recogimiento con nota, y contradicciones, juzgándolo todo a extremo, o poco valor natural, cosa con que el mío se inquietaba no poco; porque siempre fue brioso, y amigo de que me tuviesen por persona de habilidad, y partes. En esto había que ofrecer al Señor. Dióme tambien algunas enfermedades de recias calenturas, y dolores harto grandes. Dabame su Majestad que todo lo llevase con sufrimiento y sin quejarme, con que las descomodidades, y falta de regalo eran mucha. Holgábame de padecerlo, y me pesaba cuando me acudían. Hartas veces por no tener quien me biciese la cama, se pasaban algunos días sin llegar a ella. Porque no había quien, y como las Monjas veían que tenía hermana tan moza, pensaban que de todo tenía cuidado, y yo por no decir que no le había de mí, callaba, que si lo supieran creo no tuviera ninguna falta; porque todas me querían mucho.

15Dióme nuestro Señor un natural muy amigo de dar gusto, sin exceptar amigas, ni las que no lo eran; con esto era bien quista, y sabían que cosa que pasase delante de mí no se había de saber, aunque tocase a mis patientas, y amigas. Con esto fiaban de mí sus cosas con toda seguridad, y a mí no me hizo esto bien ninguno, a lo menas en algunos casos me dañó: porque las que para allas no eran malas, para mí bastaban a divertirme. Gustaba de saber sus niñerías y tratos, y como be dicho, nada me encubrían; mas no eran cosas graves, más de correspondencias por escrito, y de palabra; que cosa que pasase desto, ni ellas las tenían, ni creo me vencieran a ser de su parecer, según me parece de los deseos que el Señor me había dado, que eran muy grandes, de que todos lo sirviesen.

16Los días de Fiesta siempre los gastaba todos en oración y lección. Ya dije que leía en las Epístolas de san Jerónimo. Gustaba mucbo de las cosas que allí cuenta de aquellos Santos del yermo, y del glorioso san Ilarión con quien yo tenía mucha devoción. Llevábanme mucho aquellas vidas de los Santos solitarios, a quien yo deseaba mucho imitar. Dellos, tomé el desear la soledad, y procurar estarlo lo más que podía, y el cantar los Salmos. Otras veces me iba a una grau huerta que había en casa, en la cual estaba un gran estanque de agua, y dél salía un arroyuelo a cuyas orillas nacían cantidad de juncos, destos hacía cesticas, acompañándolas con unas vivas ansias de poder imitar del todo a aquellos Santos solitarios. Ofrecía al Señor mis deseos, traía el alma bien llena dellos, y con mucho consuelo: porque su Majestad me favorecía en no dejar entrar en ella otro cuidado que de servirle, y cuando me descuidaba en algo, volvía el Señor a llamarme con nuevos sentimientos de las obligaciones que le tenía; y así con su amor hacía que mis faltas fuesen nuevo motivo de amarle.

17Mariana de San José, n° 15, fol. 6v-17r.

II. Antonia de Jesús

18/p. 695/ No me atrevíera a decir palabra de mi vida, si primero no hubiera escrito esta que vuestra merced habrá leído: porque fuera gran desconsuelo renovar mis maldades sin haber satisfecho primero al alma dejándole decir la que ahora siente, que es sólo agradar a Dios, en cuyo nombre comienzo a hacer lo que vuestra merced me mandó. Y digo que desde antes que yo naciese parece que la divina providencia andaba ya cuidando mi remedio: pues sin haber salido al mundo, quiso que se ordenase et traerme a su casa eligiéndome por esposa antes de nacer. De la suerte que esto pasó me contó mi padre diciéndome que otros bijos que tuvo se los llevó nuestro Señor muy niños; y deseando que alguno quedase para alegría en su vejez le prometió a la Divina Majestad, estando mi Madre muy cerca del parto de que yo nací, que si se le gozaba el bijo, o hija que le había de dar, se le volvería a su Majestad, dándole estado Religioso. Lo mismo prometió mi Madre y añadió que me daria el hábito de la Purísima Concepción de nuestra Señora en esta misma casa, en que abora estoy. Y fue Dios servido de que ella no viese esto porque se la llevó para sí, quedando yo muy pequeña.

19Y para cumplimiento desta promesa me criaba mi padre con santos consejos, y buena doctrina, diciéndome muchas veces como me tenía ofrecida a Dios, y ya que yo tenía usa de razón me decía que si yo gustaba de ser Religiosa se holgaría mucho: mas si no me inclinaba a ello, no haría más de mi voluntad. Y viendo yo que la suya era de darme tan santo estado, y que a esto mostraba inclinarse, le dije que quería ser Monja; aunque con harta ansia de mi corazón: porque me aficionaba más a la libertad, y galas que usan los del mundo. Esto no lo sintió jamás mi padre, porque lo supe disimular, aunque era pequeña. Mas ayudóme Dios para que gozase ahora del bien con que me hallo apartada desas vanidades mundanas que aborrezco.

20Y al fin resolviéndome yo a tomar este estado deseaba más mi buen padre verme con muchas virtudes: y si yo aprendiera dél, muchas tuviera. Mas sólo le imité en la caridad que para gloria de Dios confieso ta tenía entonces grande: porque a todos/p. 696/ los pobres que veít, si era posible, daba limosna con gran reverencia, pareciéndome cada uno que era nuestro Señor Jesucristo. Y cuando alguno se iba sin que yo le diese lo que pedía, me ansiaba mucho, y lloraba amargamente: pluguiera al Señor lo hiciera ahora así: mas no tengo ya cosa buena: el que puede me baga como quiere que sea, y no mire a lo mal que gasto los talentos, que recibí de su divina mano; en cuyo poder confio ha de gobernar mi vida de suerte que yo le agrade. Mucho mostraba estarlo mi padre de mi voz en este tiempo de mi niñez: y así dió orden de enseñarme a cantar, y tañer organo desde que tuve nueve años; y no cumplidos a mi entender. Duróme este ejercicio hasta los once de mi edad, y diez meses.

21En esta edad me dieron este santo hábito, y con tanto sentimiento mío, que parece imposible, que en una niña de tan poca edadpudiese caber tanta pena, y sobre todo disimularla. Si bien la mostró mi semblante en la Misa, y sermón del día de mi hábito, y particularmente al entrar en la clausura: que decía después una señora, que se halló presente, y me quería mucho, que le había parecido en aquella ocasión difunta. ¡Pluguiera a Dios lo hubiera quedado para todas las cosas del mundo! Mas no fue así, porque no atendía yo a servir a la divina Majestad en tan santo estado como esposa fiel, sino como adúltera, y enemiga, queriendo consolarme en la pena que tenía por baberme encerrado; con que me entretendría en entretenimientos mundanos. Ay Dios mío, y todo mi bien, y cuanto debo llorar con lágrimas de sangre, que cuando vos andábais trayéndome a vuestra casa, y vistiéndome de la librea de vuestros amigos estuviese yo tan fuera de serviras tal merced. Ahora quisiera yo que hubiera sido este favor, soberano Rey, que me tenéis abiertos los ojos, para que conozca, cuán falso es todo lo que no es serviras, y cuántas confusiones causa el mundo a quien ama sus cosas.

22Ya que había pasado algunos días en el Monasterio, y veía como me querían las Religiosas, me hallaba mejor; y acudía al coro, y a los oficios de humildad con más puntualidad que las otras novicias, mas con menos devoción que ellas, y como las Monjas no veían lo interior de mi persona, agradábanse de mis obras, y así las loaban. Qué diferentemente las recibiréis vos, Jesús Santísimo, que no mirábais a mis aparencias, sino al poco fervor del alma. Y con ver vos esto, y conocer el centro de mi corazón, nunca inclinastes a estas vuestros esposas a que dejasen de quererme tratándome siempre con ternezas, quizá, Señor, para confundirme. Bendita sea vuestra bondad. Amén.

23Pues que había pasado un año, o más de novicia (que lo fui cuatro, y casí tres meses) vino un día mi padre a verme, y dijo la madre Abadesa, que fuese a verle, y me despidiese dél, porque hasta ser profesa no le había de ver más. Como le quería tanto, y él me tenía engreída con el mucho amor que me enseñaba, sentí esta sentencia: y muy llorosa llegué a un locutorio, donde estaba mi buen padre, con otras Religiosas, las cuales le contaron la causa de mi pena. Y el disimuló, y despidióse presto de mí consolándome, y con esto se fue. Y de allí a una hora vino al torno a decir que había menester un clavicordio que yo tenía para un día, o dos: que lo dijesen a la señora Abadesa, y lo llevase yo a la puerta: hízose así : y preguntándole las porteras quién había de llevarle, respondió, que vendría una críada por él, y que entre tanto suplicaba a sus /p. 697/ mercedes me diesen licencia para que le abrazase. Y como la petición fue tan honesta, y la Religión no perdía nada, concedieronla fácilmente, y yo llegué, y luego que me tuvo mi padre en sus brazos, dijo, anda acá hija mía, que no quiero que nadie te dé penas. Y diciéndome esto bizo tanta fuerza para sacarme del convento, que fue menester que la divina me defendiese. Y así con extraña prisa me desasí de sus manos, y fui corriendo a la escuela de las novicias casí muerta del suceso. Mi padre entró corriendo tras de mí más de seis varas dentro de la clausura: y las porteras le detuvieron, y hicieron salir.

24Y lo que más es de espantar fue, que deseaba yo irme a mi casa barto más que mi padre llevarme con ser mucho: y teniendo esta voluntad me quitase de sus brazos con tanta ligereza, Mas esto no lo hice yo, Dios mío, sino vos, porque si me dejárais en mi voluntad, no quedara en vuestra casa. Y así cuando después veía yo que no había conseguido mi deseo, quisiera deshacerme. Mas cuando consideraba que sin gusto mío me había librado de aquella ocasión con fuerzas, al parecer, sobrenaturales, me confundía pareciéndome que el soberano Esposo, que me había traido a su casa, quería conservarme en ella.

25No quisiera pasar de aquí, ni contar más desagradecimientos míos, sino llorarlos eternamente: pues cuando Dios me escogía por esposa andaba yo como esclava infiel deseando salir del regalo, y casa de mi dueño a las libertades amargas del mundo. ¡Ô Señor, bendita sea vuestra misericordía, pues por ella sola me sufrís, y no castigáis mis yerros como merecen! No quiera vuestra Majestad se deje para esa otra vida, sino que en esta padezca yo hasta haber satisfecho lo que merecen mis culpas. No dejemos nada para ese otro mundo, Rey soberano: porque luego como mi alma sea desatada de esta carne, merezca gozaros por los méritos de vuestra sangre preciosa.

26Después de haber pasado algunos días de como sucedió lo que aquí he contado, y ya mi padre sosegado, y satisfecho de que yo no quería irme, quedó muy consolado: y yo deseaba ejercitarme en obras virtuosas: y así me disciplinaba a menudo, y me ponía cilicios: con lo cual pasaba alegre, aunque nunca Monja de corazón. Mas desahuciada de todo punto de volver al mundo, porque ya le hacía yo caso de honra, sólo deseaba profesar, no para agradaros, Señor, más con el estado perfecto, y méritas de cumplir los votos, sino para tener más libertad. Y como tan mala no aprendía de mucho bueno que había, sino de los desenfados en que daba alguna gente moza. Y pegóseme tan bien, que no esperé a estar profesa para tomar libertad; sino que siendo novicia empezaba a dar maestros de lo que después había de ser, y a divertirme en vanos entretenimientos. Esta fue la preparación que hice para profesar, y ofrecerme a N. Señor con los cuatro votos que manda mi Regla: y así lució muy bien el cumplimiento della.

27No sé, Dios mío, por qué no rematastes mi vida en este tiempo; pues aunque en él os había ofendido, no fue tan sin rienda como después, que tenía más obligaciones a vuestra bondad; y por ella permitistes guardarme, aunque os había de ofender: quizá para que ahora con el conocimiento de lo que os debo, no cese de alabaros, y daros gracias; mas ni esto, con ser tan fácil, hago, ni acudo como debo. Acabad ya, Señor de abrasarme este corazón en amor vuestro: y pues tantos años empleé en ofenderos, no se me pasen tan tibiamente los del conocimiento; sino que el fervor que puse en ofenderos, ponga ahora en agradaros. Y fío en vos, mi dulce Dueño, y Esposo, me habeís de ayudar, para que yo consiga este deseo.

28/p. 698/Pasadopues el tiempo de novicia, como tengo dicho, llegó el de la profesión, y quisiera tener míl ojos para llorar con todos ellos como la hice: pues estuve en ella como los papagayos hablando, y no sintiendo. Y aun quiera Dios que ahora sienta, como es justo, ver que le prometiese yo a la Divina Majestad cuatro votos sólo con la boca, y tan sin afecto, que tengo por sin duda no merecí nada con N. Señor en aquel acto: antes imagino quedaría ofendido, de que mi profesión fue a modo de representación fingida. Y por esta causa después que Dios con su poderosa mano abrió mis ojos, y me sacó de los enredos, en que por mi gran maldad me entraba, no me hartaba de prometerle los votos, que hice en la profesión; unas veces cuando profesaba alguna Monja iba diciéndolos con ella, y sacando del corazón los afectos, que el Señor era servido de darme, ofreciéndome toda a él, sin más voluntad, que seguir la suya. ¡Ô espejo soberano, y quién no hubiera torcido della jamás. ¡y qué diferente ganancia hubiera sacado mi alma, que la que tiene de haber servido al mundo! Pues si viviera ahora millares de años los había menester para llorar mi perdición, y junto con esto cantar las misericordías de Dios, pues en mí han campeado con tal exceso.

29El que yo tuve en entretenimientos mundanos, no se puede contar: porque lo que me había de poner rienda a mis desenfrenados apetitos, como es la Imagen de nuestra Señora, que nos ponen a las Religiosas desta santa Orden en el pecho, y el velo negro en la cabeza, esto mismo me sirvió a mí de recuerdo de que ya era profesa, y podía usar de mi libertad. Y con más de la que fuera razón me entretenía en devociones, que me iban quitando de la de Dios, y ocasionando a que le hiciese muchas ofensas: y éstas las sufría su Majestad como si me hubiese menester para algún bien suyo. Mas ya, Señor mío, veo que como os costé vuestra preciosa sangre, no queréis mi perdición, que tanto conozco me amáis. Y así no quisísteis dejar de mostrarme todas las dificultades, que había en esta vida, que yo escogí, levantándome contra mí las mayores persecuciones, que decirse pueden, así de las Religiosas ancianas, que reprendían mi maldad, como de mi padre que llegó a extremo que no me habló, ni vió en once meses, ni vino a este convento. Y aunque yo lo sentía hacíaseme más dificultuoso el darle gusto con pensión de dejar yo el mío. Y aunque pudiera yo aquí disculparme algo por lo que me decían las que entonces tenía por amigas, pareciéndoles que era extremo excusado el de mi padre, no me quiero parar a eso, pues nada me disculpa.

30Al fin yo gasté en estas vanidades trece años haciendo de las mercedes que la divina Majestad me había hecho armas para su ofensa. Porque la habilidad que me dió gastaba en sacar invenciones para profanar mi hábito, usando de galas así en el tocar, como en el vestir, bien diferente de lo que permite mi Regla: mas quien tan sin ella andaba, ¿como se había de medir en esto? pues no paré en esto: sino que casí lo más de el día, y gran parte de la noche, que fuera bien emplear en agradecerle a Dios lo mucho que me sufría, gastaba en leer libros de comedías. Y como en esto ponía mi afecto, representábalas /p. 699/ de suerte, que muy gran parte de las Monjas traía bobas oyéndome leer. Y cuantas veces, ô dulce Jesús mío, las entretuve de suerte que faltaron de ir a vuestras alabanzas al coro. Y no me parecía a mí que hacía nada en esto: porque como ciega en nada veía mi perdición.

31Y ahora que la veo no la siento como debería hacerlo: y si no fuera para cumplir la obediencia, no tratara de estas cosas hasta ver mi corazón tan lastimado por las ofensas que a Dios he hecho, que con cualquiera cosa de éstas que dijera, reventara de dolor por haber ofendido a mi Hacedor, que con tanta misericordía esperaba que pasara el curso de mis desatinos: los cuales duraran lo que la vida, si quien me amaba, y compró con su vida no me hiciera paner pausa a mis locuras. Y porque se vea cuán confirmadas lo eran, diré lo poco que me bastaban para olvidar las aldabadas que daba el Señor a ta puerta de mi alma.

32Antonia de Jesús, n° 54, p. 695-699.

2/ LA VIE DANS LE MONDE

I. Mauricia del Santísimo Sacramentel

33/p. 195/ En este tiempo vino mi padre a verme: díjome las razones que tenía para sacarme; y que presto enviaría por mí. Quedé muy triste; y pareciéndome que el casarme era para ponerme galana, vine a consolarme: que si supiera lo que era, por todo el mundo no me casara; mas el todopoderoso, que lo ordenó, sabe para qué. Sea bendito por todo, amén.

34/p. 196/ En este tiempo leía en un libro de la vida de nuestra Señora; y a mi me parecía que todos los desposados habian de ser como el glorioso San José, y su Divina Esposa; y como me decían que las doncellas no traían galas, hasta que se casaban; para esto entendí que era el casarse; y decía yo a Nuestro Señor, que pues me había de casar, no fuese el marido muy mozo, que en todo fuese muy atento, entendido, bien acondicionado, por ser opuesta a los coléricos, y que no jugase. Estas boberías, y otras, decía mi modo.

35Al fin me casó mi padre, y todas mi peticiones salieron al revés de como yo queria, sino una, que era, que fuese bien nacido, que lo era mucho, y buen Cristiano. Y tenía mucha caridad con todos, y más conmigo, si yo supiera estimar, y conocer el tesoro de los trabajos llevados por amor de Dios; mas todo en mí era bachillerías bobas, y valíame de la razón, que me parecía tenía; porque decía, que Dios no quería disparates, y no miraba que et mayor era no dejar hacer su voluntad en mí.

36Lleváronme a una Aldea, de quien era señor mi padre, adonde a la sazón estaba cuidando de su hacienda; y como yo era única, y mi padre tenía lo que había menester, no quería que el marido me llevara a otra parte, por lo mucho que me quería: que por esto me casó con este mancebo, pobre, y bien nacido: cuando llegué a la Aldea, y ví la cama que tenían hecha, pregunté, que para qué se había puesto aquella cama de respeto. Y me respondió el ama, que era para el novio, y para mí. No sabré decir lo que mi corazón sintió, aunque me hubieran de enterrar viva no lo sintiera tanto.

37Tres días enteros pasé en continuo llanto, aunque no decía nada a mi padre, en esta ocasión, por no darle pena. Cuando había de comer, como no me veía, preguntaba por mí, y yo respondía mil mentiras por excusarme, y hacía que mintiensen todos. Había en casa por ama una mujer casada; consolábame mucho, dándome muy buenos consejos; mi padre lo sentía mucho, aunque como era tan niña, les parecía que con el cariño del desposado, que no había ido acompañándome a la Aldea, por habérsele ofrecido en otra parte un negocio de cuidado, se acabaria todo; mas mi corazón siempre me profetizó la verdad, como ahora diré.

38Vino el desposado con buena gracia; yo, a fuerza de lo que me habían dicho, le mostré gusto, sin tenerle, así como lo ví, le conocí el natural, como si le hubiera tratado; que esta misericordía de conocer los naturales me ha hecho Dios por su bondad. Pasáronse algunos días, al parecer, con gusto, y no le podía tener yo, aunque hacía de mi parte por no dar pena a mi padre.

39En este tiempo hubo una fiesta, a que acudieron Hidalgos de los Lugares circunvecinos; y se pusieron a jugar con mi marido, después de haberlos regalado: fuéle mal en el juego; y después como a ellos les fue bien, le buscaron muchas veces para lo mismo; y él por despicarse no se negaba al juego; y así se fue enviciando de suerte con él, que iba perdiendo toda la hacienda. No me atrevía a decir nada a mi padre, por no darle pesadumbre, ni a él tampoco, que no lo consentía su condición, aunque nunca le dije casa que no le estuviese bien.

40Como el juego llama a otros vicios, me fue tratando mal de palabra, y de obra. Este era un género de tormento, sobre lo pasado, para mí, que no hay palabras como decirlo: mi defensa era llorar, y irme con nuestro Señor, y decía mil boberías, que no era aquéllo lo que yo le había pedido, que no me había entendido, pues todo había salido al revés. El alivio de estos ahogos eran nuevos trabajos, con que Dios me iba visitando: de la casa del juego, se conocía que no iba /p. 197/ en sí, y que otro hablaba por él, por los singulares movimientos que con los labios hacía, arrojando las cosas que no eran de su gusto. Si había lumbre lo reñía, si no la habia lo sentía tanto, que se ponía como un León: cuando iba a casa lo más temprano, eran las doce de la noche: cuando hallaba la puerta cerrada, rabioso me daba taies golpes, que del primero me derribaba en el suelo sin sentido, quejándose, de que si fueran siguiéndole para matarle, no se pudiera escapar estando la puerta cerrada, y justo fuera que le estuviera esperando tras de la puerta. Habiéndola cerrado a la noche siguiente, temiendo me quebraría la cabeza, que tenía muy dolorida de los golpes que me había dado, así que percibí en el patio sus pasos, abrí; y fue peor para mí, porque entendí que me hubiera muerto, diciendo, que no esperaba yo a él, sino a otro.

41En fin este marido fue principio de mi desconsuelo, y fin de toda mi hacienda; siendo tanta, apenas supe qué era tener, cuando me sucedió que toda la gente me tenía lástima, porque me querían mucho, Decíanme las amigas, que si Dios me diera hijos tendría alivio, y que importaba mucho para que dejase el juego; que aunque mi padre le decía lo que importaba, lo hacía peor conmigo. No era tarde para tener hijos, por no tener más de trece años: mas suplicaba a nuestro Señor me los diese, aunque con harta tibieza, porque no sabía si sería peor.

  • 1 Le texte dit: "respetos".

42A este tiempo nos convidaron a un bautismo fuera del Lugar, de que yo había de ser la madrina, por ser sobrino de mi marido: hubo mucha fiesta, estuvimos algunos días; y aunque hubo ocasión de jugar; no lo hizo por respeto1 de su hermano. Hiciéronme mucha honra, que todos me querían mucho, y él tambien díjo lo mismo, pero que a la mujer no se le había de decir; yo callé mis trabajos. Tratamos de volvernos, que había siete leguas de camino, y en todo él casí no me habló palabra, poniendo el semblante como solía. Entramos en una arboleda junto al río Duero, cerca de un Convento: allí se apeó, y tomándome en brazos, me puso en el suelo; y sin hablarme palabra, sacó la daga, y me fue a matar con ella: y al tiempo de ejecutar el golpe le tuvieron el brazo en el aire; y él quedó como un difunto; yo no ví quien le tuvo, solo le ví como estaba, y le tuve mucha lástima, que no podía volver en sí. Decía después que era Santa Teresa la que le había tenido el brazo: esto lo oí yo sin querer, estándolo contando a los amigos. Dijéronle, que si me mataba, ¿qué había de hacer? Y respondió, que echarme en el río, y meterse Frayle. Quedó tan descolorido de lo que habia sucedido, que en muchos días no volvió en sí.

43Parecía que estaba pesaroso de lo hecho, mas no le duró, y fue la razón, que no puso los medios que debía para la enmienda, que avisos de Dios bartos tenía: confesaba, que no iba en su mano lo que hacía conmigo, que conocía era tentación del Demonio, mas que no podía más. Yo estaba con el temor, que Dios sabe, esperando la muerte por instantes, sin más prevención que llorar mi poca suerte. Sea bendito el Señor todo poderoso, y sabio, que por su bondad ha sufrido con tanta paciencia mis ingratitudes, y poca atención, a quien tanto debo: alaben a su Majestad todos las criaturas en mi nombre. Amén.

44En este tiempo me dijeron estaba preñada, pasaron algunos días; y estando oyendo Misa, al tiempo de Sanctus sentí una cosita dentro de mí, como que se había puesto de rodillas a adorar el Santísimo Sacramento, que hasta que nació siempre lo bizo: era de manera, que aunque yo me quisiera sentar no podía, hasta que habían consumido a su Majestad, y purificado el Cáliz. Esto era cada día; y como yo tenía tantas penas, y golpes, que aunque estaba desta manera, no faltaban. No sentía, saliendo de la Misa, en /p. 198/ ningún tiempo más la criatura; y esto me daba cuidado de si por mis grandes pecados se había muerto. En volviendo a la Iglesia, como me iba cercando al Altar, iba sintiendo la criatura: causándome devoción, enseñándome lo que había de hacer en la presencia de Nuestro Señor, que sea bendito.

45Con esto estaba más consolada, aunque duraba poco, que no se pueden decir las tribulaciones, y sustos que por mí pasaron. Estando, como estaba, no reparaba en tirarme lo que tenía en las manos, y arrojarme por la escalera: y estando en casa de mi padre a más de siete meses me maltrató, dándome tantos golpes, y empellones, que se tuvó a milagro no mal parir la criatura, y quedar yo con vida: mas como Dios es resurrección, y vida, nada bastó a quitarmela, como si yo fuera de algún provecho. Sea bendito por todo. Amén. (...)

46/p. 201/Mi padre quiso apartarme, y enviar de contado por Notario a Segovia, para hacer información de la mala vida: hablóme sobre esto; porque de otra manera no tenía remedio, que cada día había de ser peor: y aunque yo veía, que decía la verdad, no vine en ello, por la gran lástima que le tenía: dí mi razón, y supliquéle le perdonase: redújose, y trújole a su gracia; y como era tanta su caridad, con facilidad lo hizo, aunque con poca esperanza de la enmienda, que fue bien poca, o nada; aviséle de lo que había pasado. vino, y pidió perdón a mi padre.

47Aconsejáronle que se entretuviese en algo, porque el estar jugando siempre, le tenía muy desganado de trabajar, y que no había menester más ejercicio, que asistir a su hacienda. Determinó ser Notario, que tenía algunos principios: concertóse con un Escribano /p. 202/ muy famoso, que estaba fuera del Lugar. En este tiempo traía yo muy presente la salida del Santo Patriarca Abrahan de su tierra, y me llevaba mucho la atención; y leyendo su vida, lloraba hartas lágrimas: deseaba mucho que me alcanzase de Dios su fe, y obediencia; y espantábame mucho de que siendo tan amigo de su Majestad, le diese tantos trabajos. pensando en aquellas palabras el Dios de Abrahan, Isaac, y Jacob. Pues estando yo con estos pensamientos, se acabó de efectuar, que mi marido fuese al Lugar que he dicho; yo lo sentí de muerte, y mi padre de pena a pocos meses murió; yo dejóndome en las manos de Dios, sin más discurso que una bestezuela, a un tiempo me ballé sin padre, y en tierra ajena, y con poca hacienda, y con un marido, que aunque fuera mucha, no era nada para gastarla en poco tiempo, como lo hizo.

48Mauricia del Santísimo Sacramento, n° 68, p. 195-198 et p. 201-202.

II. Inés de la Encarnación

49/p. 195/ Permitió Nuestro Señor, que viniese un año de grande hambre; y con esta ocasión, se fueron mis padres junto a Astorga, a un Lugar, que llaman Villares, donde estuvieron poco tiempo; porque los llevó Nuestro Señor. Quedamos tres niños, una hermana mayor que yo, que servía. Yo quedé tan pequeña, que no era para eso. Ordenó la gran Providencia de Nuestro Señor no faltarme en este desamparo: y fue, que a una mujer se le murió una hija sola, que tenía. Perdió el juicio de pena; y andando así sonlocada por el Lugar, encontró conmigo. Llevóme a su casa: cerró muy bien la puerta, y sentándome en su regazo, hacíame muchas caricias, y me decía: Vén acá hija mía, que me quieren hacer increyente, que te has muerto, y que te han enterrado. Dábame de comer, y/p. 196/ tenía mucha lástima de mí. Yo la tenía mucho miedo, y a todo callaba, y no la contradecía. Después me abría la puerta, y me iba a la Iglesia, que era mi recreación estar en ella.

50En esta niñez padecí mucha hambre; porque no comíamos sino es habas cocidas;yo no las podía comer. El pan era de salvado, que tampoco le podía comer, por ser tan pequeña. Andaba descalza, y cubierto el cuerpecillo con unos andrajitos. Es tierra donde hay muchas nieves: y algunos inviernos es tanta, que llega a cubrir las ventanas desde el suelo, y no se puede salir de casa en quince días, o en tres semanas. El agua, que se bebe, es de la nieve derretida en calderas; porque no hay otra sino la nieve cruda. En este tiempo, me ponían unas abarquitas de cuero, con unos trapicos atados a los pies. Como era tanto mi desamparo, y padecía tanta hambre, enviaba un hermanico mío de cinco años a pedir limosna (yo tenía nueve años, y mucha verguenza de pedir) este mi hermanico, cuando él quería, me traía algunos regocillos de pan, y sino, me estaba sin comer.

51Díjome una mujer en este tiempo, si la quería guardar unas ovejas, que me daría de comer. Yo lo tomé por muy buen partido, (paréceme serían como dozena y medía de ellas.) Dábame a la mañana dos rebanadillas de pan: la una para almorzar; y la otra para todo el día. Quedaba con tanta hambre, por ser el pan tan poco, que en saliendo del Lugar, comía la otra rebanada, y me estaba después todo el día sin comer, con notable necesidad. A la noche venía con mi ganadillo, y me daban una pequeña cena. En este ejercicio pasé un poco de tiempo, hasta, que me despidió esta mujer, y me volví a quedar en mi necesidad, y desamparo, esperando el remedio de la Divina Providencia.

52Siendo mi edad de nueve a diez años, dispuso Nuestro Señor, que fuese un hombre de negocios a hacer una probanza a aquel Lugar, por haber en él un pleito muy reñido entre Hidalgos, y Labradores, Como una tarde saliese de la Iglesia, donde yo tenía mi refugio, le encontré; y viéndole en diferente traje dél que por allí se usaba, le hice una gran reverencia; porque le tuve por un gran Señor, y que lo merecía su persona. El me miró con atención, y díjome: Cuya eres niña? Respóndile: No tengo padre, ni madre, ni soy desta tierra, sino de la Montaña. Díjome, si me quería ir con él a Valladolid, para traerle un niño en brazos. Respóndile, que sí, sin saber a lo que me ofrecía. Mas sabíalo mi Señor, que es Padre de huérfaños, y ampara los desamparados. Al punto me llevó consigo a su posada; porque estaba ya de partida, Llevóme con la caridad, que si fuera mi padre. Llegó a su casa muy contento conmigo, por parecerle me tendría muchos días consigo. Su mujer, quando me vió tan pequeña, lo tomó muy mal, y tenía razón; porque yo no era para nada, ni sabía hacer cosa alguna: y así, cuando me enseñaba algo, era con mucho desabrimiento, y dándome muchos azotes. En el tiempo, que estuve en su casa, padecí mucha hambre, y mucho malt ratamiento.

53Dióme Nuestro Señor una larga enfermedad con muy grandes fríos, y calenturas: y en todo este tiempo no me acuerdo, que fuese más mi comida, que un huevo asado, y éste le iba yo a comprar, y le comía con un poquito de pan. La cama en que dormía, era el suelo, con un cabezalillo. Su marido desta señora, como era hombre de negocios, estaba poco en casa.

54En el invierno me enviaba a buscar leña al campo; y en el verano, a espigar, y coger cardos para vender, y puedo decir con verdad, para gloria de mi Señor, que en tres años y medio, que estuve con esta Señora, no la tomé, ni dos maravedís. /p. 197/ Eran pocos los días, que me daba de desayunar, con ser tan corta la comida del mediodía.

55Las veces, que me azotaba, eran muchas. Entre otras, fue una, porque la quebré una olla, que no valía dos cuartos, hasta derramar sangre; y fue tanta, que se cuajó en las suelas de los zapatos, y me duraron las señales por mucho tiempo. Otra vez me cogieron entre marido, y mujer, y me llevaron a un establo; porque ningún vecino me quitase de sus manos. Tendiéronme en el suelo, vueltas las manos a las espaldas, teniéndomelas debajo de sus rodillas, y su mujer por los pies. Fueron tan grandes los azotes, que sobre mí descargaron, que quedé sin aliento. Plegue a la Divina Majestad se lo haya pagado, con muchos grados de gloria, pues todo lo hacían por mi bien.

56El niño, que tenían, era lisiado, y padecía muy grandes dolores, de suerte, que no reposaba, de noche, ni de día. A la una, y a las dos de la noche me le hacían sacar a pasear a la calle, para que sus padres, y los vecinos pudiesen reposar; que no era para mí poco trabajo, por el mucho miedo, que tenía. Duraba este ejercicio hasta que cansado el niño, se dormía. Yo fui para tan poco, y tan mal mortificada, que traté de dejarlos: y así dí cuenta a una conocida mía, que era criada de una señora muy virtuosa, que tenía a su madre en una Aldea, cuatro leguas de Valladolid, que se llama Quintanilla de Trigueros. Envióme con ella.

57Y quiso Dios, que si dejé una Cruz, hallase otra; pues por ser esta señora de tan recia condición, no había criada, que la quisiese servir: y así me lo decían todos. Comencé a servirla, y con harta voluntad; aunque su condición era tal, que no acertaba a ganársela. A ella, y a una hija suya serví seis años: también aquí no me faltaron azotes; siendo ya, cuando murió esta señora, de diez y ocho años y medio. Estando en poder de su hija, que era muy apacible conmigo, y me hacía mucha caridad, enseñándome cosas de virtud, me la llevó Nuestro Señor en tres días, dejándome en un sumo desamparo, y soledad.

58Por ocasión de la muerte de la señora con quien estaba, entré a servir otra muy principal, en el mismo Lugar, con quien estuve trece años. Los cinco fueron de muy grandes trabajos, y eran sobre mis fuerzas, por mi poca virtud. Quería esta señora ser servida con mucha puntualidad. Era muy enferma, y padecía grandes bastíos: y para acudir a su regalo, había menester día, y noche, sin el trabajo del gobierno de la casa, y el de masar, y lavar. Esto había de ser siempre de noche, después de ella acostada, sin darme quien me ayudase: y aunque buscaba una mujer, que lo hiciese, me pasaba las noches enteras sin dormir sueño: y lo que yo más sentía, era no tenerla contenta; parque a trueque de que lo estuviera, todo lo daba por bien empleado; mas no me parece, que en todos cinco años lo pude conseguir.

59En este tiempo me sucedió, que habiendo masado, teniendo barrida la casa del horno, estaba muy contenta de verla limpia. Tenía una gallina con unos pollicos, y en un instante me lo ensuciaron todo; y yo tenía una varilla en la mano, para espantarlos, y sin querer, maté un pollico. Quedé tan apesarada de ver mi pollico muerto, que le tomé en las manos, y dijéle a Nuestro Señor: Veis aquí, Bien mío, todo /p. 198/ poderoso, lo que yo he hecho. Ahora, Señor mío, habéis de ser ofendido con maldiciones, que echará mi señora, por baberle muerto el pollo. No permitáis ser ofendido por mi causa; dádmele vida, pues no os cuesta más, que querer: y esto lo suplicaba a su Majestad, como si fuera cosa de más importancia, Estuve haciendo muchas veces exclamaciones; y teniendo el pollico en mis manos, acudió el Señor de las misericordías a darle vida; y luego quedó como los demás. Yo, harto confundida, y agradecida de ver a Nuestro Señor tan humanado con una tan ingrata como yo; y más admirada, que si resucitara una criatura racional. Sea este Señor por todo bendito de mí, y de todas sus criaturas, que tan digno es de ser amado. Amén.

60Yo andaba bien afligida, con los muchos trabajos, y el poco tiempo, que tenía para darme a Nuestro Señor; pues aun para rezar el Rosario, andaba con la escoba en la mano. Volvíme un día a su Majestad muy afligida, y le dije: Señor mío, tu sabes, que con todas las veras de mi corazón deseo contentar a esta tu criatura, y en cinco años no be salido con ello: y así, de todo corazón me vuelvo a tí, recíbeme, y sé tú mi amparo. Yo la quiero dejar; porque busque otra, que la sirva mejor, que yo. Con esta determinación, me fui a ella, y la hablé con toda claridad, y verdad, diciéndola: Que yo conocía mi poco caudal, y que la suplicaba buscase quien la sirviese, pues yo no era para ello, y me volvería a Valladolid a buscar a quien servir: y que esto había de ser con licencia suya. La buena señora lo sintió mucho, y no me la quiso dar.

61Quedéme con ella, con condición de servirla de balde de allí adelante, con que me diese licencia para oír Misa tres días en la semana, y darme a Nuestro Señor los ratos, que pudiese, con otros conciertos, que no hay para qué ponerlos aquí. Vino en ello, y me dió licencia para oír Misa cada día. Desto se alborotaron muchos en el Lugar, y la decían: Que cómo era posible, que consintiese tal a su criada, que oyese Misa cada día, como señora: y me levantaron muchos testimonios. Mas ella perseveró en la licencia, que me tenía dada, no haciendo caso de lo que la decían. Y duró esto otros siete años, y a los trece, que estuve en su servicio, me la llevó Dios.

62Aquí me libró su Majestad de un gran peligro, por medio de la Oración; porque una persona, por caricias, y furor me perseguía. Dióme Nuestro Señor gran valor, estimando más la pureza, que todo lo criado.

63Inés de la Encarnación, n° 59, p. 195-198.

III. María de la Ascensión

64/fol. 17v/ Poníame nuestro Señor en estos tiempos grandes deseos de la penitencia, harto más vivos que ahora. Cargaba el cuerpo de cilicios, deseando que no holgase parte de él, pero me mortificaba algunas veces este Religioso que digo en hacérmelo quitar todo a tiempos cuando a él le parecía que tenía muy asimiento, que aunque no le repetía en lo que me mandaba lo sentía mucho. Hacía muchos días que yo traia un cilicio puesto en el pecho, de bierro, que era un rallo que le cogí a mi madre destos que rallan quesos, y luego por la cintura una cadena de hierro. Hízome gran llamamiento que aunque el Padre me los mandaba quitar, dejaba éstos y quitaba los demás porque se había puesto toda aquella parte que parecía estaba podrido, y si me los quería quitar, no podía, tampoco me atrevía a decírselo porque /fol. 18r/ no me mandase descubrir a alguna persona.

65No dejaba de andar afligida y harto mala, quedándome un día en la cama porque ya no me podía menear. Llegó una compañera y me dijo: "El Padre está allí". Yo, como no le esperaba tan presto, hízoseme novedad y envíele a decir que me envíase a decir lo que quería, porque no me podía levantar. Envióme a decir que al punto me levantase y me viesse con él. Levantéme como pude y fui a ver lo que quería, y así que me vió, me dijo: "Por su inobediencia salgo de mi convento. Vaya y quitése estos cilicios, y vuelva aquí luego". Con esto fui a hacerlo, harto temerosa del dolor que había de pasar, pero los quité tan fácilmente que apenas tuve dolor. Volví a verle y riñóme muy bien. Díjele: "Dios se lo pague a Vuestra Paternidad el bien que me ha hecho", y díjome: "Agradézcaselo a quien me ha traído acá y quedese con Dios". Dejóme orden para que no pusiese cilicios hasta que él me lo mandaba, con que en algún tiempo no los truje.

66Como me veía sin las mortifïcaciones exteriores, acudía a las interiores, aunque no dejaba de faltar hartas y tener hartas imperfecciones, y plegue a la misericordía de Dios no /fol. 18v/ hayan sido pecados, porque se perdía harto tiempo, y especialmente en la compostura mía y de otras que aunque lo hacía contra mi voluntad, ya ponía harto cuidado en que saliese bien lo que hacía, porque me parecía obligación hacer bien hecho lo que me mandaban. Me tuvo nuestro Señor especialmente de su mano que con ser de tan mal natural, no quiso que me diese a algunos pasatiempos que allí hay como jugar con naipes, y bailes, y otros muchos que aunque los tienen por lícitos, son muy dañosos. El divertimiento que yo tenía algunas veces era bajarme al jardín de la priora, y allí me estaba alabando al que lo crió. Iban cada día creciendo en mí los deseos de dejar ya al Palacio, pero no hallaba traza para dejarle, hasta que nuestro Señor la dió, llevándose a la Señora para sí, y al punto que murió, avisé a mi madre que viniera por mí, lo cual hizo bien a prisa, dejándole yo con harto gusto y contento.

67Tendría ya doce años cuando salí. Fue mucho lo que se holgó el Padre que me gobernaba, encargóme mucho buscase Padre espiritual /fol. 19r/ porque él no volvería por acá, y así fue, porque murió luego. Yo hice lo que me mandó, busqué Padre en el Rosario, y estando muy contenía de tenerle porque era un santo, y deseoso de llevar almas muy perfectas al Señor. Se le llevó su Majestad, que fue harta pena para mí.

68Anduvé algunos días sin hallar Padre, bien desconsolada, hasta quepor una amiga conocí al Padre fray Blas, y me recibió por hija, que creo nunca tuve mayor contento de verme con Padre Carmelita, cosa que tanto había deseado, parece que ya quería nuestra Señora traerme con sus hijos, porque se lo pedía continuamente; como andaba con mis desconsuelos de no tener Padre, no dejaba de andar harto cuidadosa que con haber tantos buenos religiosos en et Rosario, no abrazaba mi alma a ninguno, y así algunas veces me iba al Carmel Calzado a pedirle a nuestra Señora me diese Padre, y ponía su Majestad tan gran fe en mi alma que no podía dudar dejase de darmele en su misma casa.

69Desde que salí del Palacio, alcancé licencia de mi madre para ir a misa cada día, y estando un día en la capilla de nuestra Señora del Carmen haciendo oración para que me diese Padre, salió a decir misa un Religioso y al punto me hallé tan movida de voluntad a comunicarle, /fol. 19v/ pareciéndome que había hallado mi alma lo que deseaba, y restaurar lo perdido con la ayuda de aquel Religioso. Acabé de oír su misa, fuime a casa con harta pena de no haberle hablado. Pasé dos o tres días sin volver, que aunque iba todos los días a misa, iba al Rosario que la vez que iba al Carmen iba a escondidas. Volví otro día y creciendo el deseo de verle para hablarle, ya que la primera vez, no lo había hecho por cortedad, como no le conocía, volví a verle salir a decir misa, y estando oyéndola sentí interiormente que me decían: "Este ha de ser tu Padre", pasando esta como una cosa que apenas se conoce, por la prisa que lleva, pero no dejó de hacerme harta fuerza.

70Por entonces dejéle acabar la misa, y fuime a la puerta de la sacristía para hablarle en saliendo, estando en esto se trocó la voluntad de manera que le ví salir, me dió tan grande ira, que parecía habia visto algún enemigo. Sin poder hablarle me fui a casa, estando aquel día bien trabajosa del mal del corazón. Pasé cuatro o cinco días sin poder hallar alivio, y me determiné el irme un día a la Merced a ver si hallaba aquí lo que yo deseaba, que aunque me tiraba el Padre Carmelita, y me parecía no había de hallar /fol. 20r/ alivio en otra parte, como le había cobrado aquel aborrecimiento, ya no me se daba nada de hablarle aunque no dejaba de hacerme por otra parte gran fuerza. Ya que llegaba de la Merced, sin poder dar paso, bien afligida, me senté en el umbral de una puerta. Estando así me dió gran deseo de volverme a casa, y haciendo así, hallé que mi madre había venido de misa, y me dijo: "Mira que he estado con doña Gabriela, y me dijo que te veas con ella, porque tiene un confesor que ha hallado en el Carmen, muy bueno". Al tiempo que lo oí pedí licencia y fui allá, y dándomele a conocer, ví que era el Religioso que yo traía entre ojos, de que le conocí no dejó de darme horror el llegarme a sus pies, pero venciéndolo con la gracia de Dios, le dí cuenta de mi alma junto con la obediencia, guardándolo en todo cuanto me mandaba.

  • 2 Le texte dit: "originadas".

71Fue desterrando de mí las malas inclinaciones que había hartas que quitar, porque el natural estaba tan vivo que habían echado bien hondas raíces, y particular esto del gusto me traía bien a raya, porque en materia de la comida era de manera que no más de hacer aprensión de cualquiera átomo, sin tener fundamento, si me mataran no lo comiera; el vicio de beber era de manera que no había instante /fol. 20v/ que no lo consiguiese, experimentando harto daño en mi salud. y dando harto que padecer a mi madre en la poca salud, que tuve, algunos días originada2 del beber.

72En la condición con mis hermaños no era nada apacible; algunas veces que aunque mi fin era bueno, inclinándolos a tas cosas de la virtud, y desviándolos de todo lo que les podía dañar, como tenía poca caridad, solía darles muy bien, de lo cual se originaban hartas pesadumbres entre mi madre y mi padrastro, porque no llevaba bien que yo diese a sus hijos. Trabajó mucho et Padre en quitarme esta mata condición, y las matas inclinaciones que ya he dicho, aunque por mis pecados han quedado hartas raíces de la vida pasada. El Señor por los méritos de su Santísima Pasión purifique esta alma que tanto le ha ofendido, que aunque tan ruin desea agradarle en todo. (...)

73/fol. 21r/ Iban volviendo las contradicciones de los Religiosos, como sabían que había buscado /fol. 21v/ confesor en el Carmen, me perseguían con razones bien pesadas, que aunque yo no me daba por sentida de lo que me decían, delante de ellos, no dejaban de traerme cuidadosa aquellos consejos, metíalos en gran cuidado las comuniones de cada día, porque le dispuso así el Padre fray Blas y guardé esta orden, mientras me confesé con él, si no es unos días que me mandó comulgar no más de tres días en la semana. Decíanme que era mal hecho, que no era sino para personas de gran perfección, que aun esas no se la querían dar cada día, que mirase lo que decía el Padre fray Luis de Granada, que haciéndome alguna fuerza leí su libro, que me metió en harto aprieto y no me atrevía a comulgar cada día porque eran grandes las persecuciones y lo que me decían, que es cosa cansada el ponerlo aquí, y ayudábame también a faltar a las comuniones el no ver a mi Padre sino cada ocho días o cada quinze, porque no me dejaban ir sino al Rosario.

74El día que iba al Carmen, volvía alentada con lo que me decía aunque pocas veces faltaba a la comunión que en sintiéndome con algunas dudas, como podía me iba a dar cuenta, no dejándome de costar hartas pesadumbres, porque los mismos religiosos envíaban quien me siguiese /fol. 22r/ notando todo lo que hacía en la Iglesia, y diciéndolo a ellos. Sabe el Señor lo que pasaba; como yo andaba ya con aviso de que me seguían, ofrecióseme una duda cerca de algunas cosas que me dijo un Religioso que era un día bien festivo no me quisó confesar porque le dije que había dos días que me había confesado. Me metió en tantas dudas que me levanté de sus pies y me fui al Carmen a dar cuenta al Padre.

75Iba por el camino llorando pero echado el manto que nadie lo podía conocer. Llegó un pobre y me dijo: "No te aflijas hija, obedece a tu Padre espíritual", y fuese; volviendo yo la cabeza para verlo, no ví nada, pero sí la persona que había tomado mano en seguirme, y como poco mortificada fui y la dije: "Vaya y digale a su Padre que cuide de celar la honra de Dios, y no cuide tanto del celo de la curiosidad, que yo tengo quien me gobierne y le tengo de obedecer en todo cuanto me mandare", aunque no me fue muy bien porque desde que volví le hallé en casa muy enojado por lo que yo había dicho, pero no volvió a enviar quien me siguiese.

76Pero no cesó por eso el dejar de estorbarme que no fuese al Carmen, porque lo sentían mucho, y yo también me solía hallar tan afligida que no me atrevía a ir al Carmen. No sabía qué hacerme, porque si quería guardar la orden que me tenía dado mi Padre /fol. 22v/ no me atrevía por lo que se inquietaran los Religiosos de ver que comulgase cada día, tal vez lo dejaba de hacer por excusar ruido, pero pocas porque el día que faltaba era tal la pena interior y la reprensión que sentía, que todo era llorar y pedirle a nuestro Señor me perdonase la falta de obediencia que había tenido, y sucedíame algunas veces que me iba sin comulgar ir por todo el camino hasta que llegaba a casa. Por una parte me tiraban a que volviese a la iglesia, y por otra no podía, pero me sucedía ir a entrar en casa, y repentinamente sin poderlo resistir me volvía a la iglesia y recibía a nuestro Señor, y quedaba quieta mi alma y con granpaz. (...)

77/fol. 24v/ Otra vez estando en la oración y bien recogida el alma (estimaba yo mucho esta porque lo más continuo era padecer sequedades y así en hallándome desta manera no quisiera salir de la oración) halléme esta vez que digo tan apretada a salir del aposento y dejar el recogimiento porque me parecía que me decían interiormente que saliese, porque si no allá había de ser Dios ofendido. Estaba bien afligida, sin saber qué hacerme, temiendo no fuese algún engaño como otras veces, pero fue tan grande la fuerza que sentí repentinamente que sin poder resistir, me levanté y abrí la puerta y salí sin saber a donde iba. Así que salí del aposento, ví la puerta de la calle abierta, y me hizo novedad porque apenas era de día. Salí alla fuera y ví que mi madre se estaba en la cama, y me dijo: "María, con pena estoy de que haya abierto el oficial tan temprano. Mira no se vaya, y se lleve algo".

78Estando diciéndome esto, me sentí movida de ir allá dentro. Voy y siéntome en la escalera que iba a donde dormía el oficial, y topé un papel que estaba en un escalón, y entre otras cosas /fol. 25r/ de lo que decía, eran: "Vendrás a las seis de la mañana, que ya tendré abierto". Apenas lo leí cuando me levanto y voy allá arriba, y comencé a llamar, mas no me querían abrir, pero estaba tan furiosa que tuvieron por bien de abrirme, y hallé al oficial desnudo, y a una mujer que se estaba desnudando. Al punto que entré, la agarré de los cabellos y la eché por la escalera, y a sus vestidos tras de ella, que aún no le dí lugar a que se vistiese, y a él le dije que se fuera con Dios, y si no lo hacía, luego diría todo lo que había pasado, y tuvo por bien de irse.

79María de la Ascensión, n° 43, fol. 17v-20r, 21r-22v, 24v-25r.

3/ ITINÉRAIRES SPIRITUELS

I. Clara de Jesús María

80/p. 199/ Al otro día que profesé, y profesé con otra Religiosa Hermanica mía (dice Hermanica, porque era de velo blanco, como ella) era de Morales, y como está cerca, había casí todo el lugar de gente, porque eran muchos los parientes que tenía. Y en esta Ciudad, yo como era forastera del mundo, poca gente tenía, sino es la que había convidado Doña Teresa de Sierra, Madrina en el mundo. Mas la verdadera, que era mi Madre Santísima, y su Hijo: convidó mi Madre Santísima a todas la Vírgenes del Cielo, y mi Señor convidó a todos los Ángeles, y Santos de su gloria. Empezamos la otra, y yo a cantar la profesión: Amo Christum, in cuius thalamum introibo, etc., que es el primer verso. Yo decía con la boca, y mi corazón : O Señor, y Madre de mi alma, quien os supiera amar, y dar gracias a tantos beneficios, como siempre me habéis hecho. Ea. Señora, y Esposo, asistidme ahora, para que yo sepa corresponder: disponed mi alma, para que os desposeis con ella. Ea mi Señora, y mi Madrina, asístame.

81Y vino mi Señora con todas sus convidadas las Vírgenes, muy hermosas con sus Coronas, y Palmas; y Señora Santa Ana vino también. Mi Señor vino con los Ángeles, muchos, y también muy adornados, y hermosos, y los Santos; y entre ellos San Juan Bautista, que como yo le quiero tanto, me alegré de verlo. Púsose a mi lado mi Señora, y Madre Santísima, como mi Madrina, y Señora Santa Ana de el otro, y me quedaron en medio de las dos; y la compañera, que profesaba conmigo, caía al lado de Señora Santa Ana. Desde el AltarMayor empezaba el P. Presidente, y mi Confesor, a llamarnos: Veni Sponsa /p. 200/ Christi, accipe coronam, quam tibi, etc. Todos los Santos y los Ángeles inclinaban las cabezas, cuando mi Confesor cantaba estos versos. Yo oía a mi Señor, que decía, Vert, Esposa mía, te pondré la corona, que te tengo prevenida para mi gloria. Traía esta corona en la mano Señor San Juan, que se la dió mi Señor para mí para ponérmela. (...)

82/p. 201/ Pedí la corona cantando: Egredimini, et videte, etc., (...) pusiéronme la Corona con rosas, y espinos de cambrones, que yo entendí en mi alma, era esta corona de espinas, con la que coronaron a mi Señor en el día, que se desposó con su Madre la Sinagoga, que era de espinos muy cruelesy de muchas afrentas par todo el mundo, y por mis muchas culpas. Mas como levanté los ojos a ver a mi Señor tan hermoso junto a mí, y tan amoroso, lloré de alegría, y de regocijos, que tenía yo en el alma. Púsome mi Señor, y su Madre la corona, que traía San Juan para mí, que era muy hermosa, pusiéronmela encima de la de espinas, que me había puesto la Prelada. Díjome mi Señora: Hija, esta corona de espinas le pusieron a mi Hijo sus enemigos, y tu le has de imitar también con ella. Trabaja con los trabajos, y las fatigas de esta vida, que mi Hijo te la ha de dar de rosas, y azucenas muy hermosas en la gloria, y más hermosas que las que te hemos puesto ahora. (...)

83/p. 202/ Mientras cantaba la carta mi compañera (llamala carta, porque la profesión la hacen, y leen, o cantan puesta por escrito, como la firman luego) volví a hacer memoria a mi Señor de las almas, que lo había pedido, y la redención de los Cautivos Cristianos, y muchas almas, que estuvieran en desgracia suya. Dióme muchas, y las que estaban en la Iglesia, que era mucha la gente, que había. Dijo mi Señora a su Hijo: Hoy es día de mercedes, y así, lo que pide vuestra Esposa, no se puede negar. Dióme /p. 203/ muchas almas de Purgatorio. En la primera Redención me llevó mi Señor, y su Madre a ella, que asistieron los dos, porque los Redentores también los llamaron a los dos, para que ablandaran los corazones de aquellos bárbaros, que estaban muy soberbios, y hinchados; mas como asistió mi Señor, y su Madre, se mudaron, y se pusieron apacibles, y no caros en los precios. Hicieron la compra de los Cautivos Cristianos, y con esto se compraron más, y fue copiosa la Redención. Dijo mi Señor: ¿Estás contenta? ¿No es copiosa la Redención? Dije: Si, Señor. Ya te he cumplido tu deseo. Estaban los Redentores muy contentos, y dieron gracias a su Majestad, y a mi Madre Santísima, porque les había parecido, no habían de poder rescatar tanta gente, como habían rescatado, y muchos niños, y niñas muy lindas. Yo dí las gracias a mi Señor por tantas almas como había librado de el peligro de perderlos.

84Y canté también mi carta (esto es mi profesión) dando a mi Señor, y su Madre Santísima palabra, y a todos los Santos, de guardar la Regla de N. P. San Agustín, y las Constituciones de nuestra Descalcez, guardando Obediencia, Castidad, y Pobreza, y perpetua Clausura hasta la muerte. Así que acabé de cantar; me puso mi Señor las manos llenas de anillos, y mi Madre cuatro perlas muy bermosas, y grandes en la corona. El Padre Eterno díamantes, y el Espíritu Santo con su pico, azucenas, y San José, unas piedras de color esmeraldas, y San Juan de rubíes, Señora Ana de jacintas. Toda me la pusieron en la corona.

85Y Santa Úrsula me puso una palma muy adornada, como la que ella, y las demás Vírgenes tenían en sus manos. Luego salimospor el patio (no es claustro en forma, porque no está hecho el convento aún todavía) en procesión, cantando todas las Religiosas el Te Deum Laudamus. Mi Madre Santísima me llevaba por la mano, y mi Señor de la otra, y Señora Santa Ana, y San José, todos iban junto a mi. Volví la cabeza a mirar, y ví tanta hermosura de Vírgenes, y de Santos, y de muchos Ángeles, que nos acompañaban en la procesión. Volvimos al Coro, Luego fuimos abrazando todas las Religiosas, mi compañera por un Coro, y yo por el otro. Llevaba /p. 204/ de la mano a mi compañera la Prelada, y a mí mi Señor, y mi Madre con la Vicaría. Ibamos abrazando a todas, y a todas las Santas Vírgenes, que estaban puestas a Coros con las Religiosas, que también las ví, estaban aquel día hermosas más particular, que otras veces; porque también se dispusieron para renovar la profesión, y los cuatro votos con nosotras. También las abrazó mi Señor, y mi Madre Santísima, y todas las Vírgenes, y todos los Cortesanos del Cielo. Mi Padre Confesor se enterneció de vernos, según me dijeron. Solo vía la Madre Gertrudis, que lloraba de alegría, que como era Prelada, canté la carta en sus manos.

86Cuando se acabó toda la función de mi Profesión, pedimos la bendición al Prelado, y nos la echó; y mi Señor, y mi Esposo, y mi Madre nos la echó; y el Padre Eterno, y el Espíritu Santo con sus alicas, que las tendió sobre mi cabeza, y las aleteó para echármela, y a mi Compañera, y a todas sus Esposas. Todas las Vírgenes, y los Ángeles, y Santos me dieron la enhorabuena, y se despidieron de mí; y mi Señor me abrazó, y mi Señora Purísima María, y San José y San Juan Bautista, y mi Abuela Santa Ana, y se fueron todos en compañia de mi Señor, y Madre, que todos me llevaban mi corazón, y alma; y por muchos tiempos estuvo mi alma muy regocijada, y fortalecida, y muy impresa esta función en mi alma, como si ahora hubiera acabado de ser todo el día de mi Profesión. Al otro día siguiente tenía yo la corona, que mi Señor, y mi Madre me pusieron, la que me puso la Prelada, no; porque las recogieron la de mi Compañera Sor Felipa, para guardarlas; mas la que me puso mi Señor, puesta la tuve, basta que mi Señor quiso, que yo no me la viera.

87Marcos de San Antonio, n° 124, p. 199-204.

II. Une carmélite déchaussée

88/fol. 330r/ Quiso el Señor por su misericordía que en tomando el hábito, me pareció quedaba solamente con deseo de morirme por ver a Dios, que tenía fe que sólo con la vida lo estorbaba. No sabía ni entendía cosa de espíritu, aunque el Señor me había hecho unas particulares mercedes. Comencé luego a ejercitar la doctrina que me daba nuestra Madre Priora con fervor y determinación, la meditación en la vida y pasión de Jesucristo, en sus misterios y en todos los demás ejercicios de principiantes, aunque, por estar habituada en el misterio de la Santísima Trinidad y los atributos divinos, me era trabajoso.

89No podía tener en la oración ánimo ni atención a cosa particular, porque ocurrian muchas juntas sin poderme detener en la meditación de un misterio ni en otra cosa con perseverancia. Díjelo a nuestra Madre Priora, y dióme su Reverencia por remedio que no podiendo escojer cosa particular, las tomase juntas y pensase como en Dios estaban en concordancia hechas una. Yo no lo entendí, mas comenzando a ejercitarlo en la oración lo entendí claramente. Por este camino comencé, estando ocupados el entendimiento en diversos ejercicios y la voluntad amando. Sentía a veces una división claramente en la imaginación de las potencias. Dejé la imaginación sin freno, quedándome /fol. 330v/ en la oración de quietud. Vine a tenerla casi siempre que quería por largo espacio, y quisiera me dejaran en la oración todo el día en comenzando, sin parecerme se había de acabar el espíritu ni que había más que desear en la tierra.

90Tuve después oración de unión muy sensible, sintiéndome anegar en una profundidad sin suelo y ser llevada y presa en un abrazo; otras veces estaba como tragada y de otras maneras. La imaginación con et entendimiento y memoria estaban ocupados en grandeza de Dios, el entendimiento se quedaba luego suspenso, viendo mejor que con los ojos corporales lo que entonces se entendía, y la memoria y imaginación en los ejercicios del principio o en diversas casas se ocupaban. Entendía, en esta oración que he dicho, como Dios cabía en la pequeñez del hombre, parque veía yo dentro de mí un lugar infinito o espacio profundo, y luego se ofrecía a la imaginación imaginar aquéllo que veía tan claro como he dicho y ser imposible en mi pequeñez.

91Esto solía estorbar la unión al alma, si quería tener conocimiento propio o ser agradecida a aquella merced o cualquier acto que hiciese; digo que quisiese hacer, porque en la oración jamás he podido hacer algún acto sino sobrenaturalmente, siendo también la oración. Conocía cómo Dios se entraba en mí y yo en él funtamente, y yo vivía respirando en él, digo en aquel espacio que dije, parque tampoco /fol. 331r/ por la respiración que he dicho me quedaba la natural, o muy poca. Mas en queriendo escrutiñar como era esto estorbaba, y reprendía yo mi curiosidad de estas y otras cosas. Entendía otras como era haber podido Dios caber en el vientre de Nuestra Señora y caber en el Santísimo Sacramento, ser el verdadero objeto de mi voluntad, y de todas las cosas luz y Señor absoluto, omnipotente, a quien se deben los demás atributos. Después cualquiera cosa que oyera o leyera de espíritu, la entendía. (...)

92De verle quitar el hábito a una hermana /fol. 331v/ me dió temor de verme sin él; acudí a la oración y fui puesta en un abrazo estrecho de unión sensible, digo sensible porque como las demás potencias y sentidos aún estaban en sí aunque ociosos, veía bien lo que pasaba en la voluntad, aunque no había de ser atendiendo. Esto duró una bora más o menos, y durara más si no fuera estorbada, sin aflojar la fuerza que me tenía. Sentía en estas cosas el alma el deleite que sepuede pensar o que no sepuede, mas más interiormente sentía que tenía no sé qué que lo aguaba todo.

93Era devota de las fiestas de el nacimiento y resurrección, ascensión y tranfiguración, y en las pascuas de navidad me ha hecho el Señor particulares mercedes, no me acuerdo para escribirlas, también en la pascua de resurrección y ascensión. Las revelaciones de nuestra santa Madre Teresa de Jesús, de Santa Gertrudis y Santa Ángela de Fulgino etc., me han hecho conocido provecho, y sacádome de algunas sequedades a oración de unión, aunque mejor me hallo con leer algunos cuadernillos de espíritu, que aunque no lo entienda, hace operación en el alma. Tenía ya este trabajo, que cuando la voluntad sentía que estaba unida o ejercitándose en un afecto que se adelantaba de todos los ejercicios pasados, el entendimiento estaba en una oscuridad y rudeza, como si no conociera a Dios, y cuando otras veces estaba /fol. 332r/ el entendimiento con algún particular conocimiento, la voluntad estaba sin que cosa bastara a levantarla de su sequedad y miseria, mas peor era cuando estos dos trabajos venían juntos.

94Halléme bien en este tiempo con la doctrina de nuestra santa Madre Teresa de Jesús, parecida a esta imaginaba los misterios de nuestra Santa Fe por figuras, y los demás ejercicios de esta manera. Considerábame junto a un caudaloso río que era la divinidad de Dios, y que deseaba ser llevada de sus olas, y anegada en este río miraba el entendimiento como en espejo, lo que me daba devoción, cuando a descuido era arrebatada y llevado mi espíritu del ímpetu de aquellas olas y anegada a donde veía muchos secretos, mejor que untes; y veía la verdad de los misterios como he dicho por figuras. Este río sin dividirse parecía en tres arroyos, y la una parte de color encarnada, conocía del misterio de la Santísima Trinidad y de la unión de el Verbo encarnado. Como una gota de aquel río era el mismo río, porque Dios no se dividía. De otras diversas marieras me ejercitaba con figuras y anegándose el entendimiento. Cuanto era mayor la oscuridad con que me metía en estas cosas, era mayor la satisfacción que tenía con la admiración. Mas por tener en esto lugar algunas veces la /fol. 332v/ imaginación, y que había de escrutiñar cada vez si lo que entendía era conforme a la fe, lo procuré deshechar presto con el favor de el Señor, que yo deseaba camino más seguro, adonde el entendimiento no se ande ocupando de suerte que no deje vez a la voluntad, como aquí lo hacía. He sentido muchas veces que estando en oración de unión, por otra parte se andaba mi alma regalando con Cristo y en todo sus misterios de la pasión.

95Cuando entendra las cosas que be dicho, dábame deseo de escribir un libro de memorias para cuando me viese en algún trabajo de espíritu o teníación, que las be tenido recias de infidelidad, mas porque iba entendiendo con más luz las cosas, y porque no me leyesen los papeles, lo dejé. Una vez entre otras, me acuerdo que tuve una inteligencia de la diferencia que bay entre las cosas espirituales y las que entran por los sentidos y potencias al alma, de lo que en Dios sin entender entiende el entendimiento, y escribí casí esto para memorias. Digo que bay un entender sobre toda razón, y una verdad que no conozco por razón, o un entender no entendido. No me acuerdo/fol. 333r/ qué merced me hizo el Señor antes de esta luz que tuve, creo que fue gran misericordía, por los provechos que de esto me quedaron. Todo es ya para mí sueño, sea Dios alabado.

96Quedóse la voluntad sin ningún arrimo, sin luz de nada que me sacase de una sequedad, sólo estaba con una ansia penosa de temor si había perdido la gracia del Señor por mis pecados. Mandóme nuestra Madre Priora ejercitar esta doctrina, y imaginase mi alma como una piedra preciosa o oro finísimo a do moraba Dios; yo no entendía como podía ser, estando tan llena de pecados y miserable, y más a propósito me parecía la tenía y imaginara negra y sucia y indigna ante la cara de el Señor. Estando en este pensamiento y juntamente ejercitándome en la doctrina dicha, fui con presteza puesta en Dios, y sin saber lo que por mí pasó en un espacio más de que después que fuí así llevada en una fuerza de espíritu, se traspasó o trasformó el alma en Dios, estando en él mismo unida; y hizo un movimiento o desvío que se puede ver a sí misma como en un lugar más alto, y estaba con un adorno de un blanco celestial que tenía grande resplandor, y en sí todas las perfecciones de toda cosa blanca y de todo lustre. Estaba bañada en una gloria inmensa, unida a Dios, y aunque tan claramente se veía, por otra parte estaba anegada en Dios.

97/fol. 333v/ Quedé desta visión con particular humildad y conocimiento de que en Dios toda cosa hacía aquella mudanza, y por fealdades y pecados que tenga, será enfonces alimpiado en la unión con Dios. Digo que le será dado aquella hermosura y blancura, no sé que sea perdón de pecados, aunque entonces se vió el alma como he dicho. Desde entonces en viendo blanco, oro o cosa que reluciese, sentía una recordación en mi espíritu que me daba mucho gozo, y era como un rayo de gloria. Afligeme de esto y dije al Señor, yo no adoro sino a tí, ni quiero oro ni riquezas temporales. Fui con este escrúpulo a nuestra Madre Priora, diciéndole que me daba más devoción un grano de argenteria que todas la imágenes; consolóme diciendo era cosa que solía suceder, y rióselo.

98Anonyme carmélite déchaussée, n° 4, fol. 330r-333v.

III. Ana María de San José

99/p. 92/ Crecióme mucho el deseo de parecerme a él en todo, en los trabajos, desprecios, y en la santidad, y en la vida, y en la muerte, deseando vivir, y morir en sumo desprecio, y esto me llevaba mucho, y muchísimas veces me decía: Hija, yo te hago heredera de todo lo que yo padecí, como si tu lo hubieras padecido; yo te hago heredera de mis llagas, de todas mis virtudes, y de mi vida y muerte; y aunque yo lo estimaba, decíale: Señor, quiero yo padecer en mi cuerpo y sentir en él por vuestro amor, lo que vos padecistes por el mío. En esto daba, y mi Señor siempre me decía que yo era la poseedora de su amor, de su vida, y de sus merecimientos, y es verdad que en mí veía la semejanza con él en todo.

100/p. 93/ Al fin llegó la llena de los deseos de verme transformada por amor, y por gracia en mi Maestro Cristo. Y estando en grande oración, o arrobamiento me ví toda hecha una misma con él; y ví en mí por gracia la que él tenía por naturaleza. Aquí se entiende según más o menos, lo que se pueda participar, que todos los Santos cuanto más se parecieron a Cristo, más tuvieron, y tendrán, de santidad. En esta tan grande merced decía yo con el sentido verdadero: Vivo yo, ya no vivo; porque ya no vivo sino en mi Cristo, y él es mi, yo: que ya no soy yo. Veía en mí más claro que el día la semejanza de Cristo, y parecíame como cuando sale el mar de madre, que salen las riquezas; salieron a fuera la perfección de las virtudes, de todas juntas, y cada una de por sí; la perfección de las ocho bienaventuranzas, y finalmente hecha un espíritu con el de Cristo, y los misterios que están escondidos en el espíritu de la Iglesia. Tenía la llave del infierno como señora dél, y de todas las cosas de la tierra; y veíame Reina en el Cielo, por la perfección de la pobreza de espiritu, que salía mucho la perfección de esta virtud. Tenía en el corazón a Cristo crucificado en el mismo corazón, y alrededor todas las virtudes, y la paciencia que era la mi querida, estaba por descanso de la cabeza de Cristo, como con la que toda virtud es coronada y gloriosa por ella; que solía yo decir: Paz y ciencia, y tornábalo a decir de otra manera: Paz y sabiduría, sabiduría y paz, grandes frutos hacen en el alma que las posee; crecía desaforadamente este amor de mi Maestro, /p. 94/ y el agradecimiento: que no hay palabras.

101Al fin fue la llena del amor, según aquel estado de transformación; y como creció tanto, diéronme unas calenturillas del mismo amor, una víspera de la Ascensión que como el amor del Maestro, y las memorias de sus triunfos, el gozarme en sus bienes, y verle a la diestra de la Majestad del Padre, y a este modo el gozarme en la gloria de mi Maestro, estaba con mil millares de motivos de amor, que con el menor se me podía arrancar el alma, sino que con las demás obras milagrosas que Dios hace con las almas, así favorecidas, le hace grandísimo en darles suficiencia para que el vaso tan frágil del corazón no reviente, con la fuerza de la gracia, y amor.

102Dióme en estas calenturas que digo un arrobamiento, o sueño espíritual, o por mejor decir, muerte espiritual, de manera que puedo decir que morí, y a las monjas les pareció que me moría, aunque no desta manera, sino de tercianas, como lo parecían. En este arrobamiento, o muerte, fui llevada a juicio, y delante de aquel juez, y muchos amigos suyos, que consigo tenía para testigos, fue allí descubierta toda mi vida, y cada pecado, y cada imperfección con todas sus circunstancias, y todos los beneficios, y mercedes que había recibido hasta aquel punto; y el juez me mandó que yo misma me juzgase, y diese la sentencia; y yo me hice juez de mí, como si fuera el juez, y esta alma no fuera mía, y sentencié que era digna de ser maldita de Dios, y indigna de su presencia, y condenada al infierno, que justamente lo merecía; que más importaba que el atributo de la justicia se ejecutase, y los demás (que todos contribuyen a la condenación, o salvación) que no la salvación de aquella alma. Esta fue una obra grandiosísima, que sólo quien pasare por ella sabrá el aprecio, que no tiene ponderación.

103Allí me perdonaron, y allí me parece que me confirmaron en gracia, y allí diría yo como que me quitaron accidentes del pecado original; a lo menos mucho tiempo me duró esta verdad, y me parecía cierto como que no tenía algunos accidentes de pecado original, /p, 95/ y como que allí me pusieron en la justicia original, y quedé asentada en ella, y en el conocimiento propio; allá en el centro de la nada en vacío, y aniquilación de sentir de mí justamente lo que soy, y dar a Dios lo que le es propio; y me parece que soberbia, ni vanagloria desde entonces no sólo no he confesado, mas mi primer movimiento, y aun casí parece que quedé incapaz de tenerle. Y aunque me había nuestro Señor en muchas ocasiones dicho, que me había perdonado, y a mí me parecía que era así, porque tal comunicación de Dios, no la hay sin gracia, y amistad, mas éste fue día de juicio, y lo que he dicho es un rasguño respecta de los que allí pasé, y de los bienes que se me comunicaron.

104De allí a poco estando en oración oí dentro de mí una voz que me dijo: Dame lo que tienes en el corazón, y me verás; que es como decir, y me conoceras, yo dije: Señor todo lo dejaré por hacer en todo vuestra santísima voluntad, y daros gusto. Dejé todas las cosas con abstracción de todo, como si no hubiera en el cielo, ni en la tierra nada para mí, sino sólo Dios; y en esta soledad. no tenía yo sequedad, antes gozaba de una tranquilidad, y paz, y serenidad de alma, que no tiene comparación; y aunque no tenía fervor, todas las veces que con una advertencia amorosa, y muy secreta, y delicadísima, que me parece a mí, que era un recuerdo del Espíritu Santo /p. 96/ hecho delicadamente en el alma, era levantada sobre todo lo criado, y me hallaba fuera del cuerpo lejísimos de mí, y metida en Dios; y en estos vuelos de espíritu que en estos días de pacífica soledad tuve, que fueron muchos, me enseñaron que me convenía para ser espiritual, desterrarme del amor, de todo lo que no fuese puramente Dios, para subir al conocimiento del Padre, y ir ya como sin arrimo, sino buscarle en espíritu, y verdad.

105Y me infundieron allí el aprecio, agradecimiento, y amor de mi Maestro, y a tenerle por redentor, y ejemplar, y amigo, y hermano y Señor: mas juntamente no por principal objeto a su Humanidad, como yo le tenía, aunque mucho quería a la Santísima Trinidad, mas no me metía con ella, que en mi Maestro lo hallaba todo, y esperaba que él me habia de llevar al conocimiento del Padre, que lo quería yo por su medio, y así fue; sólo me dejaron con un deseo, cuando me prometieron que le vería si daba aquel amor del que tenía en el corazón, que fue deseo de ver a Dios, en la majestad de su gloria. Este no sólo era deseo, sino efecto de la merced, y para con el caminar, esperando el cumplimiento de la merced, que era verle en la majestad de su gloria, sin imagen, y sin figura, y ser transformada en él; /p. 97/ que así como desde elprincipio todo mi hito era ser transformada en Cristo, ahora fue como comenzar otra vida más espiritual, y así fue que me parecía a mí, que no había más a donde subir, según la perfección, que en el estado de transformación en Cristo hallé, y no tiene comparación.

106Acá es otra vida nueva espiritual con renunciaciones, y abnegaciones, de las potencias y sentidos; volando en fe, desterado de todos los sentimientos, y las potencias limpias, caminando en pura fe, con el deseo de ver a Dios que me dieron, y de transformarme en él. Y así como decía, parecerme a él en las virtudes, y en la santidad, y en los trabajos, y desprecios; acá en este otro modo, decía, ser transformada en el parecerme a Dios en la bondad y en la participación de los atributos; parecerme en la pureza, ser llena de aquella luz eterna; y finalmente todo lo que es a modo de Dios, y nos hace un espíritu con él. En este tiempo eran tan continuas, y divinas las visitaciones, y comunicaciones, que es imposible el decirlo; el espíritu de contemplación, y purísimo conocimiento y amor, y en suma una desnudez de todo lo criado.

107Llegó el tiempo de la promesa hecha; y estando una vez en altísima contemplación, deseando verle en la Majestad en su gloria, y ser en él transformada, beredera de su espíritu, y bondad, y pureza, y luz, vino la llena deste estado, y no sé si estaba fuera de los términos del ser natural; bien sé que estaba en profundísimo arrobamiento, sumida en los abismos de mi pequeñez, lejísimos, debajo de los infiernos, que decía yo: Habéisme de hallar allá, adonde la nada tiene su principio. Desde esta suma bajeza, y vacío de mi ser, estaba mirando aquella altísima Majestad, en la celsitud de su grandeza, donde todos los bienaventurados eran así como nada; /p. 98/ y al fin todo lo que es pura criatura, aunque sea la Virgen santísima, que ella sola tiene más que todos juntos, al fin es infinita distancia, parque es pura criatura.

108Desde aquella altísima Majestad me estaba mirando, y con aquel mirar, me estaba levantando, y haciendo un espíritu con él. Y levantándome, me dejaba en mayor bajeza, y desde aquella mi bajeza que del conocimiento de aquella altísima bondad, le rendía, y bajaba a donde su mirar me ponía, yo le rendía, y él me levantaba, y eran los resplandores que de sí mismo se me comunicaban, y el amor, y altísimo conocimiento que en esta visión de Dios, como se puede en esta vida; allí se me dieron a conocer altísimos secretos; allí se me dió una humildad celestial, que nace del conocimiento de Dios; que hasta allí aunque parece profunda humildad, más tiene de conocimiento propio; mas en este es la que se tiene en el cielo, y juntamente quedó un actual espíritu de alabanza de Dios.

109Allí conocí (según la medida de lo que se me comunicó) el misterio de la Santísima Trinidad, y la distinción de las divinas personas, y todas tres, y cada una obraban en mí admirables grandezas. Salían de aquel divino ser unos resplandores que eran sus atributos, y penetraba yo las obras de ellos, y en particular el de su poder, sabiduría, y bondad, y el de la misericordía, y todos los demás. Todos tan distintos, y tan inmensos, que no se puede decir con lengua humana; esto causaba en mí unas glorificaciones, y unos efectos de bienaventurada, y una postración, y aniquilación, y un gozo tan glorioso, de que Dios es quien es, que en cierta mariera me hacían tan propios sus bienes, como si fuera yo Dios por naturaleza.

110Allí se me dió el conocimiento, amor, y estimación, y aprecio del misterio de la Encarnación. Y veía yo a los bienaventurados, que después de amar a Dios por sí mismo, estaban agradeciendo con admiración y alabanzas, el haber salido de si para comunicarnos su ser divino, y levantar nuestro polvo a tal dignidad. Y conocía yo Allí la dignidad de Cristo, y gozábame en sus bienes como si fueran propios; y salíame mucho el amor del Maestro, y agradecimiento de que por su amor, y enseñanza, y los merecimientos suyos, había llegado a tal estado, y mi divino Señor, y Maestro, y Redentor me estaba mirando, y gozándose de que el Padre (a quien me había llevado) me favoreciese tanto; y estábame dando a entender /p. 99/ que así como yo me gozaba en sus bienes, se gozaba en los míos.

111Allí parecía que perdí la fe, y esperanza; porque todo era como posesión, y ver a Dios. Esta falta de fe, que por lo menos estaba tan delgada, y la esperanza también, que parecía no la tener, y el decubrimiento desta merced, y de sus efectos me duraron muchos días. Y el estarme mirando Dios, y con este mirar glorificarme, y bajarme, y levantarme, y rendirle yo, y atraerle con mi mirar de aniquilación propia. y otra infinidad de efectos, me duró. Mas el quedar desde entonces transformada en su divino ser, y hecha un espíritu con él, y siempre amando, y conociendo sin intervalo, quedó siempre estable.

112Espíritu de contemplación, y los juicios de Dios, y las intenciones en orden a las criaturas, me enamoraban mucho; y aunque nunca jamás tuve tentaciones de la fe, ni de otras cosas, sino que siempre en acordándome del poder, saber, y bondad de Dios, todo lo ballaba muy llano para creer, mas en esta merced era de otra manera, que no sólo me es llano todo, sino que cuanto más a modo de su poder, bondad, justicia y misericordía, obra; más me enamoran sus juicios, y cuando me descubre su intención en algunas ocasiones, cuanto más distantes las conozco, más suavemente me satisfacen, aunque parezcan unos rigores, y castigos muy grandes. Quitarónseme los temores, y jamás puedo pensar nada con advertencia, ni hay pensamiento que dé genero de cuidado, ni pena de nada, ni desabrimiento, ni sequedades, ni fervores, que no habiendo fervor, esta el espíritu hecho uno con Dios, y ama, y se abrasa en mansedumbre, y los sentidos estan sujetos con amor a las potencias, y las potencias al espíritu, y el espíritu a Dios; y finalmente todo esta en Dios, y Dios es el agente desta criatura, y no es en si, sino en él.

113Ana María de San José, n° 52, p. 92-99.

4/ CONTEMPLATIVES ET BIOGRAPHES: COMPARAISON DES TEXTES

I. Ana de San Agustín et Alonso de San Jerónimo

La conversion de Juan de Rebolledo

114Y pidiéndome que le hiciese traer con quien confesase, y yo se lo amonesté así y que mudase la vida, lo cual hizo y se confesó generalmente, y comulgó, y cuando nuestro señor le dió salud, hacía mucha penitencia, y poco después se metió fraile agustino, que quedó muy temeroso deste caso.

115Ana de San Agustín, n° 23, fol. 5v.

116Procuróle consolar exhortándole al arrepentimiento, dióle algunas reliquias; y que invocase a Nuestra Señora, con que el demonio desapareció. Por la mañana le hizo que se dispusiese para una general Confesión, y a sus instancias la hizo con mucho dolor, y lágrimas. Y luego que estuvo bueno, le aconsejó que entrase en la Orden de San Agustín, su devoto. Hízolo así, y vivió en la Religión muy loablemente, consiguiendo en ella una feliz muerte. Y reconociendo en ella, y en su vida lo mucho que debía su alma a la Venerable Madre, que por su virtud, y méritos le había librado de aquel riesgo; de que el demonio quedó confuso; ella gloriosa por el triunfo que había alcanzado, y por el alma que para Dios había reducido.

117Alonso de San Jerónimo, n° 84, p. l4v.

La visite du démon

118De recién profesa una noche se me apareció el demonio en forma de un hombre muy galán y fuese a meter en la cama donde yo estaba; yo me levanté y me fui con la prelada, diciéndola que tenía miedo, más no lo que me había pasado.

119Ana de San Agustín, n° 23, fol. 12r.

120Primero quiso hacerla caer con halagos, y blanduras. Y así la primera vez que le apareció, fue estando ella acostada en su pobre tarima por mandado de la obediencia, que poniendo término a sus fervores, le mandaba, que se desnudase, y tomase un poco de sueño. Entró, pues, en su celda en forma, y traje de un mancebo muy galán, bizaramente vestido, de hermoso rostro, ocultando entre la aparente hermosura la fealdad mayor, que ocasionó el pecado. Venía despidiendo de sí suavisímos olores, estando anegado en un abismo de bediondez, y suciedades. Y pareciendo, que en este traje atractivo sería fácil, que una mujer moza lo admitiese en su compañia, se empezó a desnudar, diciéndole palabras blandas, y cariñosas, y queriendo entrarse en la cama a acostarse con ella; mas la casta virgen, teniéndole horror, no sólo por demonio, sino por hombre, que profanaba aún con la vista sola su pureza, se levantó presurosa, dejándole en la celda, y se fue huyendo a la de su Prelada, a la cual la dijo, que por hallarse con algún miedo se iba a dormir en su celda. No le dió noticia de más, por no ponerla en cuidado, ni causarle miedo. Estuvo allí aquella noche, invocando a su divino Esposo, a cuyo casto himeneo había consagrado su virginidad.

121Alonso de San Jerónimo, n° 84, p. 20r.

II. María Vela et Miguel González Vaquero

Les phénomènes extraordinaires

122En este tiempo que digo fueron muy continuas la mercedes; tenía muchas suspensiones y antes que me viniesen, sentía algunas señales como una ansia en el alma, que me hacia quejar y derramar lágrimas; otras como que me arrojaban una saeta en el corazón, mandándome que si me viniesen en público, me fuese a la celda y me encerrase a solas, aunque fuese estando en el Oficio divino y así bacía, y cuando no podía, sentábame; y con parecer que estaba mala disimulaba.

123También eran muchas la hablas, enseñándome por ellas y sin ellas muchas cosas acerca de mi mayor perfección y reprendiéndome mis faltas y animándome al trabajo y consolándome en mis desconsuelos y alumbrándome en mis dudas con tanta familiaridad y amor, que yo no me espanto no creyesen ser de Dios.

124María Vela, n° 22, p. 312-313.

125En este tiempo fueron muy contínuas las mercedes, y también lo era n las hablas interiores, ensenándome (...) ser de Dios.

126M. González Vaquera, n° 112, p. 64a.

Les reproches du P. Frías

127Algunos días anduve de esta manera; en los cuales acertó a pasar por aquí el Padre Frías, y luego el Padre Salcedo quiso que le hablase y él también le informó. No le pareció buen espíritu. De la oración dijo que parecía que estudíaba para predicar de la penitencia, que qué pecados podía haber hecho para que fuese voluntad de Nuestro Señor que la hiciese. Ordenóme que anduviese tan exterior como lo pudiera andar veinte años atrás. También me parece fué él el que me dijo que siquiera par un mes dejase la oración.

128María Vela, n° 22, p. 335.

129Y como al resolverse sin maduro consejoy consideración, se sigue el error; díjola lo que pusimos en un capítulo de la historia, que qué pecados había hecho para hacer tanta penitencia, que fue la misma razón con que el demonio persuadía a Santa Catalina de Sena que la dejase. Sintió mal de la oración, y también se la mandó dejar, y que anduviese tan exterior, como si no tratara de espíritu, y otras cosas que no es bien decirlas.

130M. González Vaquero, n° 112, p. 110a.

III. Ana de Jesús et Alejandro de la Madre de Dios

La fête céleste

131Un día de Santo Domingo fuimos a regina a oír sermón y estando en el sermón no le oí porque fui arrebatada y en espíritu ví toda la fiesta que en el cielo se hacía mas nada de aquellos regocijos y alegrias no se pueden decir hasta que el alma lo goce mas ví que el glorioso san francisco estaba una religión con otra en muy altos placeres y ví todos los espíritus angélicos y ví todos los espíritus que allá estan gozando el modo y la albura no hay comparación ni boca que lo diga y así más vale callar cosas tan altas que no echarlas a perder con comparaciones y al tiempo que allí me halle ví en un coro de espíritus que todos se trasparentaban y yo estaba en la hilera de estos espíritus delante y mis pies estaban en ras de sus hombros de los demás y yo miraba y oí una voz que me dijo hija este es tu espíritu y luego torné en mí y ya acababan el sermón sea par siempre bendito amen.

132Ana de Jesús, n° 1, fol. 141v-142r.

133Todo lo que se ha de tratar en este capítulo, y et siguiente, es tomado de lo que ella escribió, y sólo pertenece a nuestro trabajo el trasladar sus palabras, que son así:

134Un día de Santo Domingo fuimos a regina a oír sermón y estando en el sermón no le oí, porque fui arrebatada, y en espíritu ví toda la fiesta que en el Cielo se hacía. Mas nada de aquellos regocijos se puede explicar hasta que el alma los goce; mas ví que el glorioso San Francisco estaba con su Religión, y con la de Santo Domingo en muy grande gloria. El modo, y la claridad, no hay comparación, ni boca que lo diga; y así más vale callar cosas tan altas, que no echarlas a perder con comparaciones, y volví en mí, y se acababa el sermón.

135Alejandro de la Madre de Dios, n° 156, p. 298.

Le corps du jésuite

136Yendo un día en la calle ví en la oración esto que diré No porque yo voy pensando en casas de la tierra sino porque Dios me quiso hacer este favor Iba par la calle de San Salvador cal de gallegos que dicen y como mi alma iba hablando con mi dulce bien me fue dicho Hija alza los ojos y verás que así han de ser los que me amaren y miré y ví a un padre de la compañia que llamaban padre Pedrosa y ví todo su cuerpo por la ropa que traía los buesos todo desde los pies hasta la cabeza como díamantes y aún digo poco porque no hay comparación para la albura y modo de esta claridad al modo de la de arriba sino que no era tan acrisolada y junto con esto ví su alma con las almas de los espíritus bienaventurados en aquella gloria

137Quedéme suspensa en la calle un poco tanto como tres credos y él me miraba a mí y yo a él y estando en esto vino un hombre que le habló y yo me fui mi camino mas muchos días tuve oración en esto que ví porque mi alma vidó su alma en aquella gloria y mi cuerpo vidó a su cuerpo con estos ojos Ví todo su cuerpo que no lo impidieron los vestidos Era de ver los buesos y la cara aquella carne que no parecía carne y me fue dicho que aquel cuerpo era espiritualizado Sea por siempre bendito amén.

138Ana de Jesús, n° 1, fol. 171r-v.

139Yendo un día por la calle ví esto que diré, porque Dios me quisó hacer este favor. Iba mi alma hablando con el Señor, y me fue dicho: "Alza los ojos, y verás, que así han de ser los que me aman". Miré, y ví a un Padre de la Compañia que llamaban Padre Pedrosa, y le ví como transparente, y los huesos como diamantes. Poco digo, porque no hay comparación para la albura de esta claridad. Junto con esto ví su alma con grandes adornos espirituales.

140Quedéme suspensa en la calle un poco, tanto como tres credos, y yo le miraba, y estando en esto vino un hombre que le habló, y yo me fui mi camino. Muchos días tuve oración en esto que ví, porque mi alma vidó su alma, y era de ver, y me fue dicho estaba espiritualizado, y en grande perfección. Sea el Señor bendito para todo. Amén.

141Alejandro de la Madre de Dios, n° 156, p. 300.

L'apothéose des trinitaires déchaux

142Estando un día en oración por mis padres y santa religión fuí elevada en la cual elevación me fue enseñado el trono de la santísima trinidad el cual estaba acercado de serafines todos llevados y transformados en aquel divino amor y había cuatro de estos muy más aventajados encima de los cuales estaba este trono y en el hueco de este asiento y silla real estaba toda la religión y viendo yo que ninguno de mis padres no eran canonizados le dije a mi sumo bien señor y bien mío cómo en todas estas religiones hay santos canonizados y en ésta no los hay que es esto y entonces como que me hallé en el padre estas palabras mi amado hijo es el santos (sic) de los santos y así como santo domingo y san francisco y san benito y otros santos ves que son patrones de cada religión y en memoria de estos patrones son santificados sus siervos con que ellos mismos son engrandecidos en la tierra por medio de sus obras recibiendo de mi amado hijo las ayudas de costa así yo como era mi hijo hombre y dios quise darle que imitase a los demás pues les imitaba en el vestido humano y siendo de este divino golfo no es necesario ser canonizados porque todos los son santos como se verá en fin de los días de cada uno de los de esta primitiva y entonces se corrió un como velo y ví a mi crucificado en medio de todos recibiéndolos a cada uno de sus frailes y derramando sobre ellos con abundancia de los tesoros de su vida santísima con los cuales quedaban muy más ricamente adornados y santificados que los demás y tenía mi crucificado puesto el escapulario con la cruz azul y colorada significando la cruz los trabajos en lo azul y el amor en lo Colorado en esto pueden poner todo lo que hay en estas dos figuras porque abrevio entendiendo que en esto y en lo demás dará su divina majestad la substancia de lo que me fue enseñado porque según fue no acabará en todo este papel y también me fue enseñado la poca gana que algunos tenían de estar debajo de este divino capitán llevados de la tentación pareciéndoles tendrían en otra religión más quietud y sosiego para servir a dios mas eran engañados de satanás para robarles el tesoro que tenían grangeado por medio de su celestial patrón y asimismo me fue enseñado el rostro del señor enojado contra los que procuraban salir de su religión a los cuales les quitaba si se iban los tesoros que les tenía dados y los repartía a los demás por eso digo que mire cada uno por su llamamiento porque no se halle después de pies en el cobre no digo en esto que no sera salvo mas las grandes abundancias que mi bien tiene para los de la primitiva no mas llevaran sea en todo muy engrandecido y alabado amén.

143Ana de Jesús, n° 1, fol. 192r-193v.

144Estando un día en oración por mis Padres, y por mi Santa Religión, me fue mostrado el Trono de la Santísima Trinidad, y en la circunferencia estaba toda la Religión. Corrióse como un velo, y ví al Señor Crucificado en medio de todos, recibiendo a cada uno de sus Frailes, y derramando sobre ellos con abundancia de los tesoros de su vida santísima. Tenía Cristo nuestro Bien Escapulario con la Cruz azul, y colorada, significando los trabajos en lo azul, y el amor en lo encarnado. El Trono de Dios estaba cercado de serafines, todos transformados en aquel divino amor, y había cuatro de éstos muy más aventajados, encima de los cuales estaba el Trono. En el centro de él, y en la circunferencia estaba la Religión, y me fue mostrado, que Dios era su protector, porque me hallé en el Padre Eterno estas palabras: "Mi Amado Hijo es el Santo de los Santos; Santo Domingo, San Benito y San Francisco, son Patrones de sus Religiones, y en memoria de estos Patrones son santificados sus hijos, y por ellos mismos son engrandecidos sus Padres en la tierra, por medio de sus obras, recibiendo de mi Amado Hijo las ayudas de costa. En esta forma, como mi Hijo era Hombre, y Dios, quise darle que fuese como los demás, pues lo imitaba en el vestido de humano; y siendo de este Divino golfo, muchos son muy siervos míos, como se verá en fin de los días de cada uno de los de esta Primitiva Religión." Entonces se corrió el velo, y ví a mi Señor derramando sus tesoros sobre ellos, y quedaban ricamente adornados, y santificados, según lo que significan los colores de la Cruz, y en esto se entiende todo lo que hay en estas dos figuras, porque entiendo que su Majestad dara la substancia de lo que me fue enseñado, porque según fue, no cabría todo en este papel. También me fue enseñada la poca gana, que algunos tenían de estar debajo de este Divino Capitán, llevados de la teníación, pareciéndoles tendrían en otra Religión más quietud y sosiego para más servir al Señor. Mas eran engañados de Satanás, para robarles el tesoro que tenían grangeado, me fue mostrado el rostro del Señor, enojado contra los que procuraban salir de su Religión; a los cuales, si se iban, les quitaba los tesoros que les tenía dados, y los repartía a los demás. Por eso digo, que mire coda uno a su llamamiento, porque no se halle después de pies en el cobre. No digo en esto que no será salvo, si procede con las licencias necesarias; mas las grandes abundancias que mi Bien tiene para los de la Primitiva Descalcez, no los llevará. Sea en todo muy engrandecido y alabado. Amén.

145Alejandro de la Madre de Dios, n° 156, p. 302.

Notes

1 Le texte dit: "respetos".

2 Le texte dit: "originadas".

© Casa de Velázquez, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540