Version classiqueVersion mobile

Sortir du labyrinthe

 | 
Xavier Huetz de Lemps
, 
Jean-Philippe Luis

III. Surveiller et encadrer les hommes et l’espace

El servicio de información de la Marina francesa en España durante la Gran Guerra (1914-1919)

Eduardo González Calleja

Texte intégral

1Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, España —el país neutral más importante de Europa, abastecedor natural de productos agrícolas y mineros, y en el cruce de dos espacios marítimos cuyo control era esencial para el mantenimiento del esfuerzo de guerra aliado— se convirtió en objetivo preferente de los intereses estratégicos de los países beligerantes. El temprano desencadenamiento de la guerra submarina por parte de Alemania llevó el conflicto al Mediterráneo. Las complicidades españolas en las operaciones de acoso de los U-Boote a la marina mercante aliada y el aumento de las operaciones comerciales con el Reich pusieron sobre aviso a la República francesa, que a partir de 1915 decidió organizar un extenso dispositivo de alerta que incluía la búsqueda de información sobre empresas, cuentas bancarias y sociedades españolas susceptibles de ser integradas en las «listas negras» comerciales. Pero sobre todo se intensificó la vigilancia en las fronteras terrestres (contra la deserción y el contrabando) y costeras (contra la actividad submarina), el espionaje y el contraespionaje. El propósito del presente trabajo, basado estrictamente en fuentes de archivo, y que forma parte de una investigación de más amplio calado sobre la estructura de información francesa en España durante la Gran Guerra, es dar cuenta de la organización estructura y funciones del Servicio de la Marina en sus principales cometidos: la vigilancia costera y la lucha antisubmarina.

I. — La creación del servicio de información de la Marina y el dispositivo de defensa francés en el Mediterráneo

2El Service de renseignements de l’État-Major général de la Marine era prácticamente inexistente antes de la Gran Guerra por la falta casi absoluta de fondos para estos menesteres. Sólo se recibían los informes preceptivos de los agregados navales y algunas informaciones procedentes de la serivic inglesa y del Service de renseignements (SR) del ministerio de la Guerra. El 1 de agosto de 1914, el État-Major général de la Marine (EMG) está formado, conforme al Decreto de 6 de mayo de 1912, de cuatro secciones. Las misiones iniciales de la 1re Section, reorganizada a fines de 1915 como Service des renseignements de la Marine (SRM) al mando del teniente de navío Robert Louis Marie Cayrol, eran el estudio de las marinas extranjeras y las relaciones con los agregados navales.

  • 1 Rapport au chef d’État-Major général sur le Service de renseignements de l’État-Major général de la (...)

3Durante los quince primeros meses de conflicto, la información naval vegetó por falta de dinero, pero la aparición de submarinos enemigos en el Mediterráneo desde inicios de noviembre de 1915 puso sobre el tapete la necesidad de crear un sólido servicio de información1. Por Orden de 20 de marzo de 1916, la 1re Section encargada de la información naval quedó dividida en las subsecciones de Informaciones militares y Servicios secretos (denominada 1re Section A, bajo la dirección del teniente de navío Cayrol y luego del capitán de fragata Georges Mac-Guckin de Slane) y la de Contrabando, Derecho Internacional y Presas. El SRM se mantuvo en estrecho contacto con los correspondientes Bureaux de centralisation de renseignements (BCR) del ministerio de la Guerra y de la Sûreté, empleando a numerosos agentes y creando servicios especiales (sobre todo de espionaje y vigilancia portuaria) bajo la supervisión de los agregados navales. Muy pronto sus cometidos se ampliaron a las informaciones sobre las fuerzas navales enemigas, neutrales y aliadas; la política naval de los distintos países; las actividades de orden comercial que incidieran en el desarrollo del bloqueo y todo tipo de informaciones de contraespionaje que pudieran interesar directamente a la Marina, que además de la protección de la flota y las instalaciones militares quedó encargada de la vigilancia de las tripulaciones de los barcos comerciales que frecuentaban los puertos franceses. El SRM también publicó a partir del 10 de diciembre de 1915 un Bulletin quotidien de renseignements de carácter secreto sobre las acciones de los submarinos enemigos, la ubicación de minas y la identidad de personas o navíos sospechosos. Con el objeto de dar mayor difusión a los informes necesarios para los cruceros que actuaban en misiones de bloqueo (la tarea más importante encomendada a la flota de guerra francesa) se redactó a partir del 8 de enero de 1916 un extracto confidencial con el título de Bulletin de renseignements des patrouilleurs.

  • 2 Rapport au Ministre, très secret, 4 de mayo de 1918, SHM, SS EA 203.

4A la altura de 1918, el SRM había alcanzado una gran extensión, ya que sus actividades abarcaban España, Portugal, Grecia, Levante, Estados Unidos, Italia, Suiza, Holanda, Dinamarca, Noruega, Suecia, Rusia y Rumanía, y pretendía ampliarlas a América del Sur, donde el Servicio Naval iba a ser creado bajo los auspicios de los agregados militares en Chile y Perú. También preparaba su implantación en Argentina y Uruguay, en coincidencia con la adaptación de los servicios de propaganda de guerra, que ya actuaban en España, Holanda, Suiza y los países escandinavos2.

5La lucha antisubmarina fue el otro gran desafío que tuvo que afrontar la inteligencia naval, pero la puesta en marcha por la Entente de una estrategia eficaz de lucha en el Mediterráneo fue un proceso lento y sinuoso. Durante la conferencia celebrada por las potencias aliadas en París en noviembre y diciembre 1915, el Mediterráneo se dividió en 18 zonas patrulladas por las diversas flotas aliadas. En la conferencia de Malta de 2 a 9 de marzo 1916 se redujo el número de zonas a once, y se estableció el criterio de rutas patrulladas de forma fija para el tráfico marítimo entre las diferentes zonas. La costa española hasta Cartagena quedó bajo la tutela de Francia, en un área que se extendía hasta Córcega, Cerdeña y la costa tunecina, con las Baleares en su punto intermedio.

6La vigilancia marítima fue objeto de especial atención. Según las instrucciones de funcionamiento establecidas el 24 de octubre de 1916, los Bureaux maritimes de renseignements (BMR) ubicados en Francia, Argelia y Túnez tenían por objeto recibir, buscar, centralizar, coordinar y obtener informaciones interesantes sobre las acciones y los movimientos del enemigo, el tráfico de barcos y la vigilancia de las fronteras marítimas. Pero estos BMR no tenían ni personal ni competencias para iniciar investigaciones, de modo que debían comunicar la información a las autoridades encargadas de hacer las pesquisas, que eran los comandantes de Marina, comandantes de los frentes del mar, policía de navegación, administradores de la Inscripción marítima, BCR del ministerio de la Guerra y Service de la sûreté générale. En lo que concernía a la presencia de personas sospechosas a bordo de los barcos, la acción de contraespionaje era ejercida por los BMR mientras los navíos estuvieran en el mar, y finalizaba cuando hubieran tocado tierra. El litoral francés quedó dividido en zonas, y éstas a su vez en sectores. En cada zona funcionaba un Bureau maritime central de renseignements (BMCR, en Dunkerque, Cherburgo, Brest, Toulon y Bizerta) que expedía y recibía toda la información de las actividades de las fuerzas propias y en lo posible de las enemigas y de los navíos comerciales neutrales que le facilitaban los Bureaux maritimes régionaux de renseignements (BMR, situados en Boulogne, Le Havre, Lorient, Rochefort, Marsella, Niza, Ajaccio, Orán, Argel y Bône), y sus oficinas anejas en otras localidades.

  • 3 Instruction du 24 octobre 1916 sur l’organisation et le fonctionnement des Bureaux maritimes de ren (...)
  • 4 Rapport au ministre de la Marine, 19 de marzo de 1917, SHM, SS EA 203.

7Las secciones de la inteligencia naval francesa que intervinieron en los asuntos españoles estaban situadas en los puertos de Toulon y Rochefort, desde donde eran enviados los informes al ministerio de Marina en forma de boletines diarios que contenían los elementos sustanciales de los informes originales. El Departamento de inteligencia de París se basaba en estos boletines para procesar la información que enviaba a los agregados militares aliados. El BMCR de Toulon centralizaba las informaciones de la costa oriental de España desde Cerbère al Guadiana y las islas Baleares, y el BMR de Rochefort recababa las noticias procedentes de la costa cantábrica de España y de Portugal3. Debido a la extensión de la guerra submarina al golfo de Vizcaya y la subsiguiente creación de una flotilla de patrulla, en marzo de 1917 se ordenó el establecimiento de una nueva zona de vigilancia con oficinas regionales en La Pallice, Burdeos y Saint-Jean-de-Luz, y un nuevo BMCR en Rochefort4.

  • 5 Dépêche ministérielle du 16 juillet 1916. Transmission des renseignements en Méditerranée, SHM, SS (...)

8El desarrollo de la guerra antisubmarina requirió un intercambio de información constante entre estos puestos y las unidades navales en operaciones. El contraalmirante, comandante superior de las patrullas del Mediterráneo a bordo de Atmah era informado de los movimientos de los submarinos enemigos en el Mediterráneo, al igual que el capitán de navío, comandante de Patrullas en el Mediterráneo Occidental a bordo de la Bacchante en Bône (Argelia), cuyo BMR fue creado el 16 de julio de 1916. Los informes procedentes de los cónsules radicados en España y del agregado naval en Madrid eran enviados, por intermedio de BMCR de Toulon, al BMR de Bône. A partir de la emisión del Decreto Ministerial Secreto de 16 de julio de 1916, las informaciones procedentes de España ya no se transmitieron a las unidades navales ni a la Bacchante salvo si trataban de hechos comprobados a propósito de barcos hundidos o capturados. Los jefes de escuadrillas de torpederos y arrastreros y los grupos de patrulleras afectadas al Mediterráneo Occidental (con bases en Ajaccio, Port-Vendres, Marsella, Bizerta, Argel y Orán) debían también ser tenidos al corriente de las actuaciones enemigas en las regiones donde operaban. Si se producía un incidente al norte de la línea Islas Baleares-Bonifacio, la incidencia se transmitía a los BMR de Ajaccio, Marsella y Port-Vendres, y si sucedía al sur de esa línea, a los de Orán, Argel y Bizerta. Las posiciones de los submarinos se enviaban desde los puestos costeros de telégrafos a los barcos de vigilancia bajo la forma reglamentaria del mensaje en clave «Allo» repetido cinco veces5.

  • 6 Philippe Masson, «La Marine dans la première guerre mondiale», en Guy Pedroncini (éd.), Histoire mi (...)

9La conferencia de Corfú el 1 de mayo de 1917 impuso el sistema de convoyes y la creación de una Dirección general de rutas marítimas en el Mediterráneo instalada en Malta bajo las órdenes de un almirante inglés. En noviembre de 1917, el gobierno francés creó una Subsecretaría de Estado de la guerra submarina, independiente del ministerio de Marina, bajo el mando del vicealmirante Henri Salaün. Gracias a la coordinación de las labores de información, patrullaje y protección de las rutas marítimas, las pérdidas aliadas descendieron un 50 % en el último año de la guerra. En el momento del armisticio, 1.131 unidades navales estaban destinadas a la defensa de la navegación, y la aviación marítima contaba con 1.264 aviones repartidos en 18 centros, además de 37 dirigibles y 200 globos cautivos. La mitad de estas fuerzas estaba afecta al Mediterráneo6.

II. — El origen del Service de renseignements de la Marine en España

10La puesta en marcha de los servicios secretos franceses en España fue una tarea ardua. La tradicional actitud de primacía cultural y de menosprecio de la importancia estratégica y económica de la Península Ibérica que mostraban algunos representantes diplomáticos galos fue mudando radicalmente a medida que la perspectiva de una guerra prolongada revalorizó el papel a jugar por los grandes países neutrales. Fue entonces cuando el gobierno francés se dio cuenta del terreno perdido a manos de Alemania, que desde antes de la guerra había puesto a punto en España una importante estructura de información, apoyo logístico y propaganda.

  • 7 V. Augagneur, ministre de la Marine, à A. Millerand, ministre de Guerre, 21 de febrero de 1915, SHM (...)

11Durante los dos primeros años del conflicto, y a tenor de la escasa documentación conservada, el servicio de información de la Marina francesa en España fue débil en estructura y poco sistemático en su trabajo. En febrero de 1915, el ministro de Marina Victor Augagneur recordaba a su colega de la Guerra Alexandre Millerand la necesidad de establecer una vigilancia estrecha del contrabando que se realizaba a través de los países neutrales. Le sugirió que el ministerio de la Guerra, que ya disponía de una red de vigilancia para el tránsito italo-suizo, ampliase este modo de supervisión a todos los países neutrales. La Marina contribuiría con 2.000 francos mensuales a cambio de una comunicación regular de la información. Según este despacho, «L’Espagne reste encore actuellement le centre de la contrebande qui maintenant aboutit à la Suisse et à l’Allemagne»7.

12La vigilancia portuaria se convirtió en una necesidad imperiosa cuando la prolongación de la contienda incrementó la entidad de dos peligros: el contrabando de guerra y la actividad submarina. De nuevo en esta importante cuestión, el retraso de Francia respecto de Alemania resultaba inquietante. Según la Agregaduría Militar, a la altura de 1915

  • 8 Informe del coronel Tillion «Pour empêcher le ravitaillement des sous-marins allemands en Espagne», (...)

l’absence complète d’un attaché naval à Madrid constitue une lacune regrettable qu’il y aurait intérêt à combler sans retard. Aucune des nations alliées n’a d’attaché naval en résidence en Espagne, alors que l’Allemagne, quinze jours après la déclaration de guerre, a envoyé ici attaché à l’Ambassade, un certain von Krohn que j’ai tout bien de supposer être un officier de Marine: j’ai la presque absolue certitude qu’il a organisé soigneusement depuis de longs mois ce service de ravitaillement des sous-marins, après avoir essayé d’assurer la rapatriement de ses nombreux compatriotes8.

13Sobre el constante abastecimiento de los submarinos alemanes desde las costas españolas, el agregado militar advertía que

depuis plusieurs mois, cette Ambassade n’a cessé de se préoccuper de faire surveiller par ses faibles moyens toute circulation suspecte de pétrole à l’intérieur du pays, Mais ces investigations ne peuvent dépasser une certaine limite: l’organisation d’un service de ce genre exige un personnel spécial et relativement nombreux, car il est hors de doute qu’on ne peut arriver à surveiller les embarquements de pétrole dans tous les petits ports des côtes N. de l’Espagne.

14Respecto de von Krohn, el coronel Tillion señalaba que

  • 9 Tillion au ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 9 de septiembre de 1915 (...)

J’ai la conviction, pour ne pas dire la presque absolue certitude, que cette personne, qui n’a, d’ailleurs, jamais été accréditée officiellement auprès de S.M., a organisé soigneusement depuis de longs mois ce service de ravitaillement des sous-marins, après avoir essayé d’assurer le rapatriement de ses nombreux compatriotes […] Au surplus, j’ajouterai que si on promettait une prime de 20 à 30000 pesetas a tout Espagnol qui, par ses indications ou informations, nous permettait de nous emparer d’un sous-marin allemand, nous serions, je crois, d’ici à peu de temps débarrassés de tout danger de cette nature9.

  • 10 Organisation de la surveillance, 18 de julio de 1915, SHM, SS Q 1.

15En el verano de 1915 finalizó la organización del primer Bureau «S» (Surveillance) que cubría toda la costa cantábrica. La información se centralizaba en San Sebastián, en razón de su proximidad a la frontera. Desde el puerto de Pasajes hasta Deva, el servicio quedaba a cargo de A. Marechal. El tramo comprendido entre Deva y Santoña, incluida la ría de Bilbao, estaba cuidadosamente vigilado por los cónsules de Francia (Châteauvert) e Inglaterra. De Santoña a Santander y Llanes, el servicio estaba por organizar y la vigilancia se hacía de forma intermitente y poco efectiva. De Llanes al Ferrol el dispositivo apenas existía, y desde ese punto a las rías de Arosa y Muros, el agente Luis Martínez se limitaba a recorrer la costa a pie. De Muros a Vigo todo estaba por hacer, y aunque los franceses de la región habían sido movilizados, la vigilancia de los agentes consulares resultaba prácticamente nula. El tramo hasta la desembocadura del Miño resultaba particularmente difícil de vigilar, especialmente La Guardia, y todo quedaba al arbitrio de los agentes ingleses10. En cuanto a las relaciones con los cónsules, la prohibición que tenían los agentes navales de entrar en relación con ellos levantaba las suspicacias de los funcionarios españoles y de los extranjeros favorables a Francia. De modo que, según un agente francés,

  • 11 Difficultés en raison des relations avec les agents diplomatiques et consulaires, 13 de julio de 19 (...)

pour organiser efficacement la surveillance de la côte, il est indispensable de centraliser tous les renseignements recueillis. D’où la nécessité de marcher d’accord avec les agents diplomatiques français et anglais, et les officiers qui les secondent11.

16La deficiente comunicación con los centros rectores de la inteligencia naval y la existencia de servicios paralelos en los ministerios de la Guerra y Exteriores planteaban problemas especialmente graves a la hora de informar de las operaciones de compra y transporte de petróleo para los submarinos, que quedaban bajo la vigilancia de los cónsules y vicecónsules.

  • 12 1re Section EMG (vicealmirante E. de Jonquières), Rapport au Ministre, 31 de octubre de 1915, SHM, (...)

17Durante el primer año de la guerra, la Marina francesa no dispuso de un agregado naval capaz de organizar un servicio propio de información. En el mes de octubre de 1915, el EMG decidió afectar el teniente de navío Robert de Roucy a una misión especial de vigilancia del contrabando y del avituallamiento de submarinos alemanes en España12. El 2 de noviembre de 1915, De Roucy fue nombrado agregado naval en Madrid, pero sin contar con presupuesto adjunto. A pesar de estas y otras dificultades, desempeñó el cargo hasta inicios de julio de 1917, momento en que fue cesado por conflictos internos del servicio en la frontera vasco-francesa, y sustituido el 7 de agosto por el capitán de navío Aristide Bergasse du Petit-Thouars, que se mantuvo en el puesto hasta el verano de 1919. El agregado naval era asistido por dos oficiales: el teniente de navío Antoine Fortoul se aplicó en el control y coordinación de los sectores de Barcelona y Gibraltar-Algeciras y el teniente de navío Gaston de Carsalade du Pont se encargó de la supervisión del resto de los sectores costeros

  • 13 1re Section EMG (vicealmirante E. de Jonquières), Rapport au Ministre, 31 de octubre de 1915, SHM, (...)

18Desde que se suscitó la cuestión del aprovisionamiento de submarinos en la costa española, las casas francesas Deutsch et Cie, Desmarais Frères y Fourcade et Provot, que prácticamente monopolizaban la industria de refinado y comercio de petróleo y derivados en el país, se ofrecieron a la embajada de Francia para controlar el tránsito y destino final de esta mercancía, y colocar hombres de confianza en una primera red de vigilancia costera dividida en cuatro sectores: dos para el noroeste y dos para el sureste, cada uno de ellos con un responsable, mientras que un agente principal centralizaría las informaciones recogidas, controlaría su valor y prescribiría las medidas de vigilancia necesarias. También se armaría un arrastrero con telégrafo para patrullar determinados puntos poco accesibles del litoral. Los departamentos de Asuntos Exteriores y Marina disponían de la asistencia de los cónsules en las ciudades costeras y de un reducido número de agentes especiales, pero el trabajo principal corría a cuenta del servicio de control organizado por las petroleras privadas del litoral occidental, que mantenían un enlace constante con los escasos agentes oficiales13. Entre sus actividades principales figuraban la vigilancia de los navíos enemigos internados, de su tripulación y de las actividades de sus agentes; el despliegue de un servicio de información en los barcos españoles; la vigilancia portuaria y una estructura de interceptación postal y telegráfica de los mensajes emitidos en cifrado o en claro por los alemanes.

  • 14 Roucy au ministère de Marine, 24 de enero de 1916, SHM, SS XC 5.

19Las remuneraciones y gastos mensuales por valor de unos 25.000 francos corrieron a cargo de estas empresas privadas, mientras los gastos de la instalación de los sectores fueron asumidos por tercios entre las compañías petroleras y los ministerios de Asuntos Exteriores y de Marina, aunque fue la casa Desmarais la que adelantó los fondos para la puesta en marcha de esta primera estructura de vigilancia14. Hasta junio de 1916, los fondos para la vigilancia de las costas españolas procedían del BMCR de Toulon, pero desde el mes siguiente el presupuesto pasó a ser administrado directamente por el agregado naval en Madrid, que fue cobrando creciente autonomía. El sistema provisional de vigilancia contaba con un presupuesto mensual de 25.000 pesetas que era remitido por las partes contratantes, pero la Marina, al ir desarrollando un servicio propio en España, se vio obligada a tomar a cargo gastos suplementarios que se elevaban por término medio a 75.000 pesetas mensuales, de suerte que el servicio precisó al mes de unos 100.000 francos (83.800 pesetas) para sostenerse.

  • 15 Ministère de Marine, EMG, 1re Section, à l’attaché Naval, 11 de noviembre de 1915, SHM, SS XC 12.

20El ministro de Marina almirante Lacaze aprobó todo este despliegue el 11 de noviembre de 191515, y a fines de año designó al alférez de navío Charles-Marie Warluzel como agente principal para la vigilancia de las actuaciones alemanas en España y Portugal. El sistema de vigilancia comprendía un Servicio Central en Madrid que trabajaba de forma coordinada con el Servicio de Contraespionaje de Guerra (a las órdenes del agregado militar) y el dispositivo de vigilancia que se desplegaba en la mayor parte de la costa española. De un modo similar a la distribución que el Ejército hacía del servicio de información por zonas geográficas, la Marina distribuyó su personal de vigilancia en sectores, a la cabeza de los cuales se encontraba un jefe que podía ser oficial de Marina o del Ejército, soldado o suboficial movilizado. Cada jefe de sector disponía de un número variable de agentes, en general franceses, y de subagentes (en general españoles) que efectuaban investigaciones o recababan información. Todo ello era centralizado por los jefes de cada sector, que comunicaban telegráficamente la información a Madrid o a las autoridades marítimas interesadas.

  • 16 Orden del ministro de Marina, 23 de diciembre de 1915, SHM, SS Q 56.

21En principio, las costas españolas se dividieron en cinco sectores: desde Irún a Gijón la costa fue vigilada por Alexandre Hanquez (empleado de la casa Deutsch y residente en la localidad cántabra de Astillero); el tramo de Gijón a la frontera portuguesa quedó asignado al soldado Fernando Puig de Scholtz, residente en Vigo; desde la frontera portuguesa del Algarve hasta Gibraltar, el servicio fue encomendado a Albert Laplace (residente en Sevilla); desde ese último punto hasta Valencia la tarea la efectuaba el reservista Edmond-Léopold Guillemin (residente en Cartagena), y de Valencia a Cerbère el servicio fue desempeñado por el maréchal des logis Gaston Doras y luego por el soldado Pierre-Joseph Baurier, que vivían en Barcelona16. El cónsul en Las Palmas, M. de Beaufort, se ocupaba de las Canarias y Albert Pujo de Palma de Mallorca. Cada sector podía tener una serie de puestos anejos. A la altura de noviembre de 1917 existían puestos de vigilancia en Irún, Bilbao, Santander, Gijón, Coruña, Sevilla, Málaga, Cartagena, Barcelona, Alicante, Valencia, Dénia, Amposta, Tarragona, Palamós, Palma, Las Palmas, Rosas, Huelva, Almería, Cádiz y Gibraltar. En octubre de 1918 se tomó la decisión de hacer de la costa de Cádiz un sector independiente al mando de Gabriel Cretaux, antiguo jefe de sector de Málaga.

  • 17 Ministerio de Marina, EMG, 1re Section a vicealmirante comandante en jefe y prefecto marítimo de Ro (...)

22La vigilancia de la zona fronteriza franco-española fue objeto de especial atención. El 26 de marzo de 1916 se envió un despacho al comandante capitán de fragata Dupourque, jefe del servicio fronterizo de Hendaya, para que coordinase sus actividades con las del servicio de vigilancia en España. El puesto tendría como misiones recoger las informaciones procedentes de la frontera, seleccionarlas y transmitirlas al Bureau «S» de Rochefort y a París en caso de urgencia. Sus agentes podrían atravesar la raya si la urgencia de la situación lo precisaba. La principal función de Dupourque sería colaborar con los servicios de frontera del ministerio de la Guerra, que se encargarían de la importante cuestión del contraespionaje y de una parte del SR17.

  • 18 Instructions générales, 7 de mayo de 1916, SHM, SS Q 56.
  • 19 Notes pour les chefs des secteurs, 22 de mayo de 1916, SHM, SS Q 56.

23En mayo y junio de 1916 se enviaron instrucciones más precisas para la actuación de los agentes destinados en los diferentes sectores. El trabajo de investigación se dirigiría a la detección del contrabando, la organización y avituallamiento de submarinos y la vigilancia sobre edificios, detenidos e internados, además de las simpatías políticas de los capitanes de la marina mercante española, barcos sospechosos, etc.18. Los marinos españoles debían ser vigilados estrechamente en sus escalas en puertos franceses, se les prohibiría comunicar con tierra y se realizarían fichas antropométricas de aquéllos que resultasen sospechosos, bajo amenaza de expulsión si volvían a territorio francés, aunque las instrucciones también señalaban que los mercantes de las navieras Aznar de Bilbao, la Gijonesa, antigua Bilbaína y Correos de África debían ser tratados con la debida consideración19.

III. — La intensificación de la guerra submarina y el perfeccionamiento de los servicios de información

24A inicios de 1917, la declaración alemana de guerra submarina a ultranza llenó de inquietud a los responsables políticos, poco o nada convencidos de la eficacia y dinamismo del servicio de información establecido en España. El agregado militar coronel Joseph-Cyrille Denvignes seguía recordando las dificultades que conllevaba el contraespionaje portuario, sobre todo cuando evaluaba en 80.000 los alemanes residentes en España, muchos de ellos ubicados en los puertos clave de Vigo, Málaga, Cartagena, Barcelona y Bilbao. En esas circunstancias,

  • 20 Colonel Denvignes à M. le ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 10 de fe (...)

les agents allemands se promènent librement sur les quais, surveillent le chargement des navires, s’informent de la nature de la cargaison, des heures de départ, de la route de destination, et transmettent tous ces renseignements par signaux ou par TSF aux sous-marins allemands opérant sur les côtes. Toutes ces opérations se sont d’ailleurs passées jusqu’ici, avec la complicité presque absolue de l’administration espagnole, qui n’est généralement que paresse, indolence et corruption. N’oubliez pas, d’autre part, que les hauts fonctionnaires de l’Armée, de la Marine, des Douanes et de la Garde Civile (Gendarmerie), qui acceptent successivement de l’argent de tous les partis, sont toujours prêts à favoriser les Allemands aux dépens des Anglais et des Français20.

  • 21 Denvignes à M. le ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, SHAT, 7N 1201. Según un (...)

25La multiplicación de navíos torpedeados en las proximidades de las costas españolas y el descubrimiento de los primeros asuntos de espionaje a favor de los Imperios Centrales hicieron que la prensa controlada por los aliados exigiera desde el 2 de febrero de 1917 el control absoluto del Estado sobre los puestos de telégrafo, el amarre bajo vigilancia de la Guardia Civil de los barcos de la Tríplice refugiados que constituían centros clandestinos de observación e información, el internamiento hacia el interior de los alemanes que estaban en los puertos y la vigilancia del gobierno sobre sus propios funcionarios que resultaban sospechosos de actividades en favor de los Imperios Centrales. El Real Decreto emitido el 8 de febrero de 1917 por el gabinete presidido por el conde de Romanones para reglamentar el régimen de uso de las estaciones radiotelegráficas civiles y colocarlas bajo el control e inspección del Estado trató de controlar las comunicaciones, clandestinas o no, transmitidas por los submarinos alemanes que operaban en la costa, lo que facilitó y simplificó desde entonces las tareas de vigilancia aliada21.

26Para paliar la escasa voluntad de colaboración de las autoridades españolas, debida en ocasiones a la germanofilia, pero también a un muy extendido ambiente de venalidad y corrupción, el servicio de información francés vigilaba la frontera Norte apoyándose en los dos grandes centros de información de Barcelona y San Sebastián-Bilbao, unidos entre ellos por los puestos secundarios de Zaragoza y Pamplona. El centro de Salamanca vigilaba la frontera portuguesa y establecía enlace con Lisboa. En el sur, el puesto de Sevilla se ocupaba, junto con Málaga, de las actuaciones clandestinas en Marruecos y el contrabando de armas con complicidad española. El puesto de Madrid vigilaba la capital y el conjunto de los SR militares, y la Misión Naval completaba o reemplazaba el servicio de Guerra en los grandes puertos de Vigo, Bilbao, Barcelona, Valencia, Málaga, etc. Ayudados por los cónsules y los agentes itinerantes, los agentes de Marina se ocupaban sobre todo de la vigilancia de los submarinos y del tráfico portuario, y comunicaban a sus colegas del Ejército todas las informaciones que pudiesen interesar al servicio general, y viceversa.

27A pesar de los innegables avances en la coordinación de los servicios, el ministro de Marina reprochaba al agregado naval De Roucy su indecisión y su falta de sentido de la acción, actitud que, a su juicio, debía ser reemplazada por un auténtico «espíritu de guerra»:

La constatation de la puissante organisation de nos ennemis en Espagne, que vous avez parfaitement décrite, ne doit pas être pour nous motif de découragement, mais au contraire un stimulant d’énergie. Les moyens diplomatiques que vous utilisez sont impuissants pour la combattre; ils sont d’une lenteur que ne compense pas toujours la sûreté de résultats obtenus.

28También le censuraba que el servicio de Marina no se hubiera preocupado todavía de la propaganda en la prensa. Dado que disponía de medios más que suficientes,

… je considère comme indispensable que vous réorganisiez vos services de manière à en obtenir un meilleur rendement en résultats, pour démasquer, contrecarrer et détruire l’organisation ennemie partout où cela sera possible, et agir sur l’opinion publique espagnole pour grouper et diriger les sympathies que nous sont acquises.

29Ante la certeza de que los navíos enemigos habían sido convertidos en centros de espionaje y asistencia a submarinos, no bastaba con las rutinarias reclamaciones diplomáticas:

Le seul moyen est celui qui vous a été indiqué lors de votre dernier passage à Paris. Il importe d’obtenir au plus tôt des résultats dans cette voie. Des moyens matériels supplémentaires pourront être mis à votre disposition si vous en exprimez la demande.

30Además de estos medios de violencia física y sabotaje difícilmente confesables por escrito, se preveía la creación de un puesto receptor destinado a seguir los mensajes de radio emitidos desde los puertos españoles por los navíos sospechosos:

Les postes clandestins ennemis, soit fixes à courte portée, soit sur autos, doivent être découverts et mis par tous le moyens dans l’impossibilité de continuer leur rôle.

  • 22 Ministro de Marina a agregado naval en Madrid, 17 de febrero de 1917, SHM, SS XC 12. Subrayado en e (...)

31Se proponía también la acción combinada con los cónsules, cuyas oficinas deberían convertirse en cuarteles generales del servicio de Marina bajo la batuta de un agente pagado entre los franceses residentes y no movilizados22.

  • 23 Ministro de Marina a agregado naval en Madrid, 31 de mayo de 1917, SHM, SS XC 12.
  • 24 Circular de 18 de junio de 1917. Una nueva circular de 5 de septiembre de 1917 ordenaba el envío po (...)

32Los meses siguientes contemplaron el lanzamiento de una verdadera cascada de directrices que cambiaron de forma radical la estructura del servicio de información, convirtiéndolo en un instrumento cada vez más eficaz y profesionalizado. A fines de mayo, el ministro de Marina pidió al agregado naval el cuadro detallado del personal de los diferentes sectores con su destino y apreciación de su eficacia, un corto historial de asuntos de cada zona con los resultados obtenidos, y un cuadro por sectores de la organización de agentes enemigos y su actividad concreta23. Al mes siguiente se estableció un servicio de información codificada: papel rosa para todos los actos de guerra (submarinos y navíos de guerra enemigos, ataques y torpedeamientos, avituallamiento y relaciones con tierra, combustible, señales, agentes enemigos, sospechosos, correos, telegramas y cartas, marinos y navíos españoles sospechosos y propaganda alemana), papel blanco para los actos de comercio (wolframio, minerales y metales, contrabando de guerra, comercio y comerciantes sospechosos, navíos sospechosos de contrabando de guerra, navegación y listas negras) y papel azul para el servicio interior de la misión (organización, primas, agentes auxiliares y simpatizantes, movimiento de fondos, agentes y compraventa de navíos). A partir del verano de 1917, y para incrementar la seguridad, los informes fueron dirigidos y firmados en clave por el lugar de emisión y el número de agente, por ejemplo, «Valence 2»24.

  • 25 Circulares de 20, 26 y 27 de junio; 20 de julio y 13 de noviembre de 1917 y 3 y 14 de enero de 1918 (...)

33Se emitieron requerimientos para informar sobre la actitud de la prensa local en cada circunscripción, relaciones con la redacción, distribución de agentes enemigos en cada sector y su papel; incidentes con submarinos en aguas territoriales españolas; compraventa de navíos españoles, cambio de armador, fecha de construcción y botadura, nómina de navíos destruidos o averiados; capitanes, oficiales y tripulaciones sospechosos, y relación de barcos donde se disponía de indicadores y confidentes. También se requirió mayor vigilancia sobre las actuaciones encubiertas de los agentes alemanes en los faros con el propósito de hacer señales a los submarinos mediante el empleo cristales polarizados; se exigió el envío de un parte diario de entradas y salidas de los puertos, y fotografías y documentación de las acciones de avituallamiento enemigo. Incluso se buscaron pruebas sobre la intromisión alemana en la propaganda pacifista y electoral25.

  • 26 Denvignes à ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 10 de febrero de 1917, (...)

34En realidad, los servicios militar y naval de vigilancia formaban dos subdivisiones, y no se solapaban nunca a causa de la especialización de los marinos. «Mon bureau — señalaba el agregado militar Denvignes — est voisin de celui de l’Attaché Naval; nous nous voyons à toute heure, et toute correspondance est supprimée entre nous». Con todo, no ocultaba la realidad de que «il est d’ailleurs évident que le schéma de cette organisation est connu de nos ennemis comme nous connaissons le leur»26. En febrero de 1917 solicitaba un aumento del presupuesto mensual para sus actividades (se le concedió un crédito de 45.000 francos, lo que suponía casi doblar la cantidad asignada), ya que

  • 27 Denvignes à ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 10 de febrero de 1917, (...)

Je viens d’apprendre qu’une nouvelle bénédiction va tomber sur nous, en forme de 300 consuls ou agents consulaires allemands qui, chasses d’Amérique, vont se réfugier en Espagne (300 professionnels de l’espionnage, contre-espionnage, torpillage), et aux besognes décrites ci-dessus, dont nous n’avions guère besoin27.

  • 28 Circular de 5 de noviembre de 1917, SHM, SS Q 56, SS Q 63 y SS Q 65.

35Una circular de 5 de noviembre de 1917 inquirió informes completos de cada sector sobre submarinos, torpedeamientos, navíos refugiados, contrabando en los puertos, espionaje, propaganda enemiga, medios de acción, consignatarios, armadores, pescadores, contrabandistas y estibadores, cónsules aliados, depósitos de carbón y petróleo, cabotaje, actitud del personal de los puertos y de las autoridades civiles y militares y servicios disponibles28. Fue entonces cuando De Roucy fue relevado de su cargo por incapacidad para asumir un papel más dinámico a la cabeza del Service de renseignements. Le sustituyó el capitán de fragata Aristide Bergasse du Petit-Thouars, miembro de una familia con rancio abolengo en la Armada francesa. Su primer informe, redactado todavía en San Sebastián, recogía los asuntos pendientes señalados en una carta secreta enviada por el ministro de Marina el 22 de septiembre sobre el necesario enlace de la inteligencia naval en España con los puestos de Gibraltar y África del Norte a través de los servicios secretos ingleses de Marruecos, el enlace con la red de agentes dependiente del agregado militar, el impulso al servicio en Canarias, el enlace efectivo con Portugal, la coordinación con las patrullas navales de Gascuña y Provenza, la interceptación de las comunicaciones entre los submarinos y las costas de España, el aniquilamiento de los puestos de radio clandestinos, la colaboración efectiva con los servicios italianos y americanos, la superposición de los servicios de acción a los servicios de información y el establecimiento si fuera posible de relaciones cordiales con la Marina española y el Gobierno de Su Majestad. Bergasse du Petit-Thouars observaba que

  • 29 Informe del agregado naval al ministro de Marina (San Sebastián, 1 de octubre de 1917), SHM, SS XC  (...)

le service des renseignements créé par mes prédécesseurs fait l’honneur à leur activité: ils ont réalisé en Espagne, où il n`y avait rien, un organisme aux ramifications très étendues. Mais, en raison de son importance, ce service n’est pas actuellement susceptible d’une utilisation normale29.

36Para mejorar el rendimiento de la misión naval en España, el agregado naval adjunto, teniente de navío De Carsalade, proponía la designación de un oficial de Marina en la reserva para asumir los trabajos de información de Barcelona, la designación de un jefe del Servicio en Canarias, y el nombramiento de un comisario auxiliar como tercer jefe del grupo de sectores del Servicio Central de Madrid. La llegada a la Misión Naval del teniente de navío Antoine Fortoul permitió inaugurar una inspección permanente de los distintos sectores.

  • 30 Informe del agregado naval al ministro de Marina, Madrid, 10 de diciembre de 1917, SHM, SS XC 5.

37La situación de algunos de estos centros locales era bastante difícil: en Barcelona, la marcha del comisario Arsène-Adam-Adrian Robine y la indisponibilidad por enfermedad del antiguo jefe de sector Joseph Baurier habían dejado el servicio en una situación de extrema debilidad, por lo cual se solicitaba el envío del alférez de navío Aubin Labée hasta que el teniente de infantería André-Pierre Bonel ocupara el puesto de Baurier a partir de inicios de 1918. Con la llegada de un oficial en la reserva y la presencia de dos subagentes (Doussat y un alsaciano no identificado, puesto a la disposición de Labée y Bonel), se completaría la organización del sector. En la costa Este la situación no resultaba nada satisfactoria, ya que en el sector de Tortosa-Amposta el agente Dreyfus no cumplía satisfactoriamente con su trabajo, y en Alicante el consejero de comercio exterior Georges Gilles resultaba tan incompetente que también se planteaba su sustitución. En el Sur, el sector de Almería permanecía vacío desde la marcha de Henry, y la vigilancia la realizaba un tal Soria, empleado del consulado belga. También se establecieron áreas de influencia con los aliados, dejando Gibraltar y Algeciras como zona bajo control británico, pero proponiendo que el comisario Bonabeau de Sauzéa, destinado en la Roca, se ocupase de la vigilancia francesa en Tarifa y Conil. En la siempre conflictiva costa gallega, el servicio debía ser completado, y el jefe del sector, Gaston-Albert Doras —muy activo y hábil en sus pesquisas sobre el apoyo a los submarinos alemanes— proponía situar subagentes franceses en las poblaciones de la costa. En Canarias, Nicolas Dragutin se ocupaba de su puesto con inteligencia y actividad, pero no tenía, a juicio de su superior, las cualidades necesarias para gestionar un puesto tan importante por falta de educación y cultura, y por mantener relaciones extremadamente tensas con el cónsul Ladeveze, cuya actitud obstruccionista era muy criticada30.

  • 31 Note pour M. le ministre de la Marine, enero de 1918, SHM, SS EA203.

38A inicios de 1918, el Service de renseignement de la Marine establecido en España funcionaba a su máximo nivel de rendimiento y profesionalidad, bajo la dirección del agregado naval y sus dos oficiales adjuntos, que gestionaban el Servicio Central de Madrid (que trabaja codo con codo con el Servicio de Contraespionaje del ministerio de la Guerra, regentado por el agregado militar, general Joseph Denvignes) y el servicio de vigilancia de las costas española, dividido en sectores. Todo ello era centralizado por los jefes de sector, que se comunicaban telegráficamente con Madrid o con las autoridades marítimas francesas interesadas. Los cónsules —a veces muy a su pesar— servían de intermediarios para el cifrado y envío de los telegramas elaborados por los agentes31.

IV. — El declive del bloqueo y el ocaso de la misión naval

  • 32 Circular de 15 de mayo de 1918, SHM, SS Q 56.

39Sin embargo, el agotamiento de la guerra submarina desde inicios de 1918, que fue logrado en buena parte gracias a la generalización del sistema de convoyes, condujo al declive operativo de la Misión Naval en España precisamente en su momento de mayor actividad. Desde París se ordenaron drásticas economías a través de la disminución de la vigilancia en los puestos menos interesantes de la costa, y la reducción al estricto necesario del uso del automóvil32. A fines de junio, los gastos de los sectores fueron reducidos un 25 %, y se incidió especialmente en los salarios de algunos jefes de puesto y sector, algunos de los cuales, como los radicados en Tortosa y Palamós, fueron suprimidos. Se pretendía un mejor adiestramiento del personal de la misión y una mejor utilización de las sumas afectas a la retribución de los agentes españoles, «qui jusqu’à présent ont surtout exploité nos services, sans aucun profit pour nous». Desde el ministerio de Marina, la percepción de la real eficacia del servicio de vigilancia costera no podía ser más negativa:

Une longue expérience a montré que la presque totalité des manœuvres ennemies en Espagne présentant un certain intérêt ont été connues d’abord à Paris ou à Madrid, et non point découvertes sur place dans les secteurs. Il suffit donc d’avoir dans ceux-ci des Chefs de secteur et des agents actifs et intelligents connaissant bien les services ennemis […] et capables de se lancer immédiatement sur la piste qu’on leur signale. En dehors de cela, la surveillance continue sur place les agissements ennemis doit se borner aux agents importants et non point prétendre à englober les 80000 Allemands résidant en Espagne.

  • 33 EMG à Bergasse du Petit-Thouars, 25 de junio de 1918, SHM, SS EA 77 y ministro de Marina a agregado (...)

40En consecuencia, los jefes de sector debían conocer bien la organización enemiga y lanzarse sobre la pista que se les señalase. Tanto los informadores a bordo de los barcos mercantes como la mayor parte de los agentes españoles en tierra no debían recibir un salario fijo que les impulsara a dar informaciones numerosas pero irrelevantes, sino que debían permanecer en relación con un intermediario del Service de renseignements que remunerase sólo las informaciones interesantes. Los gastos debían ser proporcionales al rendimiento obtenido. Se mantuvo provisionalmente una suma de 70.000 pesetas mensuales para información y 10.000 para propaganda, con facultad de trasvase de fondos de una a otra partida, pero la intención de las autoridades navales era que en un corto espacio de tiempo el presupuesto total no pasase de las 75.000 pesetas33.

41El estallido del escándalo sobre la actuación del comisario Manuel Bravo Portillo informando a los alemanes de las salidas de barcos mercantes del puerto de Barcelona condujo a la promulgación el 6 de julio de 1918 de la «Ley contra el espionaje y de defensa de la neutralidad», que amenazaba con multas y penas de prisión a los agentes al servicio de potencias extranjeras. Los agentes franceses hubieron de redoblar las precauciones para la transferencia y custodia de documentos comprometedores. El responsable del Service de renseignement se vio forzado a reconocer que

  • 34 Informe de situación general de julio de 1918, SHM, SS XC 6.

la loi était dirigée contre nous. La presse germanophile s’est d’ailleurs chargée d’expliquer au public sa véritable portée et notre influence est sortie diminuée de cette affaire34.

42Aunque también señalaba que

  • 35 Proyecto de ley sobre el espionaje (6 de julio de 1918), SHM, SS XC 6.

Nous n’avons pas lieu, je crois, d’envisager avec trop d’appréhension la restriction qui serait apportée par cette loi au régime de la presse. À plus d’une reprise, certes, nous avons dû recourir aux journaux pour forcer l’attention du gouvernement vainement sollicitée par la voie diplomatique. Mais, outre que le projet ministériel a déchaîné trop d’effervescence et de critiques, pour pouvoir être appliqué sans quelques tempéraments, M. Maura et ses collaborateurs s’illusionneraient s’ils croyaient nous ôter les moyens de livrer à la publicité les abus sur lesquels ils semblent aimer à faire la sourde oreille. Nous avons, il me semble, à notre disposition une arme autrement plus redoutable que la presse espagnole pour la tranquillité du gouvernement royal […] Il n’est pas douteux que la publication, dans un journal français par exemple, de la photographie d’une lettre du genre de celles de Regalado (ou simplement sa menace discrète à l’ambassadeur d’Espagne à Paris), inciterait celui-ci à télégraphier à Madrid en des termes autrement convaincants que ceux de la Presse espagnole35.

43Por lo tanto, Bergasse du Petit-Thouars señalaba que no había visto en la «Ley del espionaje» nada alarmante, y que los jefes de sector eran

  • 36 Informe de Bergasse du Petit-Thouars (Madrid, 14 de agosto de 1918), SHM, SS XC 6.

… [des] personnes très sélectionnées, d’une éducation et d’une instruction souvent comparables à celles des Agents consulaires; ce sont en général des officiers ou sous-officiers blessés ou réformés, ou bien des civils spécialement désignés à cet effet36.

44Ante la propuesta del ministerio de Exteriores de desligar a los agentes de Guerra y Marina de los consulados para no comprometer la inmunidad diplomática de estos últimos, proponía no romper esta vinculación, ya que su separación de las legaciones les haría aún más sospechosos. El agregado naval afirmaba que

je n’ai jamais vu, dans la promulgation de la loi dite de l’espionnage, rien qui doit nous alarmer sérieusement: je sais ce que valent les lois espagnoles dans la pratique, et j’ai surtout discerné dans la promulgation de celle-ci, un geste de politique extérieure dont la moindre pression un peu énergique des Gouvernements Alliés nous affranchirait facilement. Nos récents succès militaires viennent, aujourd’hui, renforcer cette manière de voir.

45Sobre la desafección de sus agentes respecto de los consulados, añadía que «c’est un cas d’espèce, et que lorsque ce rattachement apparaît désirable à la Marine, il est bien près de l’être pour les Affaires Étrangères». Sólo se trataría de dar estatus diplomático a los jefes de sector, que eran personas muy seleccionadas, con una instrucción y una educación similares a las de los agentes consulares:

Un Français qui n’a aucun lien officiel de service avec le Consulat, où on le voit cependant entrer et sortir à toute heure (pour le chiffrage des télégrammes), devient naturellement suspect aux agents allemands, et parfois même aux autorités espagnoles.

  • 37 Comentario de Bergasse du Petit-Thouars al ministère de Marine sobre carta remitida el 1 de agosto (...)

46Recordaba que en algunos sectores como Galicia, Sevilla o Barcelona, la medida de una afectación consular había sido adoptada en circunstancias puntuales, de mutuo acuerdo con la Embajada. Sin embargo, todo parece indicar que la armonía no reinaba precisamente entre los representantes civiles de la Legación y sus colegas del Ejército y la Marina. El embajador Joseph Thierry se había quejado de que los agentes militares habían suministrado a sus respectivos ministerios informaciones políticas además de las puramente técnicas, que no eran conocidas ni por los cónsules ni por el propio embajador. Bergasse du Petit-Thouars opinaba que esa impresión, bastante extendida entre los diplomáticos de carrera, se había fijado en la Embajada por los incidentes que habían marcado la precipitada marcha del anterior agregado militar, general Denvignes, que fue sometido a una comisión de investigación por la comunicación irregular a su Ministerio del contenido de algunas conversaciones con Alfonso XIII a propósito de la situación en Austria. El agregado naval aseguraba que las inevitables consideraciones políticas que transmitía al ministère de la Marine las hacía con el visto bueno del embajador y su consejero. Además, por circular de 15 de julio, Bergasse du Petit-Thouars recomendó a sus jefes de sector abstenerse de cualquier implicación política interior37, recordando sin duda la actitud antifrancesa del gobierno y del rey durante el aciago verano de 1917.

V. — El final de la guerra y el desmantelamiento progresivo de los servicios de información

  • 38 Rapport. Démobilisation des Bureaux maritimes de renseignements, 29 de noviembre de 1918, SHM, SS E(...)
  • 39 Circular de 29 de noviembre de 1918, SHM, SS Q 56.
  • 40 Nota de 26 de agosto de 1919, SHM, SS XC 7.

47Finalizada la guerra, quedó pendiente el problema de la desmovilización de los servicios de información. Los BMR sufrieron un fuerte recorte de plantilla, pero, ante la eventualidad de una nueva crisis bélica, mantuvieron su actividad centrada en la vigilancia del tráfico marítimo comercial, transmisión de órdenes y avisos de autoridades de Marina y enlace con los servicios aliados38. A fines de noviembre de 1918 se solicitó desde el ministerio de Marina información sobre el lugar de desmovilización de los agentes y sus expectativas de trabajo, para el caso probable de que las empresas privadas deseasen desarrollar el comercio francés en España y buscasen el concurso de personal adecuado que conociese bien el territorio39. Bergasse du Petit-Thouars se mantuvo como agregado militar hasta el redimensionamiento de la Misión y la entrega de los barcos enemigos en marzo de 1919, cuando fue sustituido por su segundo, el capitán de corbeta Jouvert, quien regentó un fantasmagórico Bureau Naval en tiempo de paz compuesto por un contramaestre secretario, un dactilógrafo y un marinero ordenanza40.

  • 41 Circular nº 6980 (22 de diciembre de 1918), SHM, SS Q 56.
  • 42 Carta de Desmarais a EMG, 14 de diciembre de 1918, SHM, SS EA 77.

48El servicio fue redimensionado con toda rapidez. Para incrementar el ahorro, se ordenó la liquidación de los sectores antes de fin de año, pagando el mes de enero a los agentes indispensables para asegurar la vigilancia de navíos internados, investigaciones del comercio enemigo y listas negras, seguimiento de sospechosos e indagaciones sobre propaganda revolucionaria y bolchevique41. Con todo, el sindicato francés de refineros de petróleo en España no tenía intención de suprimir su parte en los gastos de los Services de renseignement de la Marine42. Sin embargo, el jefe del Estado Mayor les recordó que

  • 43 Jefe del EMG Lanxade a Desmarais, 14 de diciembre de 1918, SHM, SS XC 14. Le da las gracias por la (...)

par suite de la cessation de la guerre sous-marine, les recherches actuelles de ce Service ne sont plus orientées vers l’ordre de faits qui avait motivé votre entente avec mon Département, et que par suite j’estime qu’il n’y a plus aucune raison pour que votre concours financier soit continué43.

  • 44 Ministro de Marina a agregado naval, 16 de enero de 1919, SHM, SS XC 14.

49A mediados de enero de 1919, el Ministerio dio el visto bueno a la reducción del presupuesto mensual del servicio a 13.775 pesetas, que se reducirían a 15.000 francos a partir de febrero, tras la marcha de los barcos enemigos de España, a 8.000 a partir del 1 de junio e incluso a 6.000 en agosto. El Bulletin de renseignements fue suprimido, y el servicio de interceptación de cartas pasó al depender del agregado militar44.

  • 45 Por ese entonces, algunos jefes de los puestos eran Louis Philip (Vigo), Henri Gilard (Coruña), Ber (...)
  • 46 Carta a «M. Seville», 21 de diciembre de 1918, SHM, SS Q 56.

50En enero de 1919, los oficiales de Marina en servicio en España eran el capitán de navío Bergasse du Petit-Thouars (agregado naval), el capitán de corbeta Fortoul (agregado naval adjunto), el teniente de navío Desmazures (responsable del SR de Barcelona), el comisario auxiliar de 3a clase Bonnabeau de Sauzea (Gibraltar), el comisario auxiliar de 2ª clase Cirbeau (al servicio del agregado naval de Madrid), el comisario auxiliar de 3aclase Georges Narme (a disposición del agregado naval en España desde el 12 de diciembre de 1917 y jefe del sector de Canarias desde el 4 de febrero al 21 de abril de 1918) y el comisario auxiliar de 3a clase Richard Ottelart, encargado de los servicios de vigilancia. La desmovilización de los agentes y la reorganización o liquidación definitiva de los sectores comenzó el 31 de enero45. El puesto de Ayamonte se mantuvo para garantizar la protección de las industrias francesas, pero se suprimieron los puestos en el río y en Sanlúcar de Barrameda. Huelva se transformó en un sector independiente de Sevilla, con un presupuesto mensual de 500 pesetas. El agente radicado en Cádiz no fue desmovilizado, y se le ordenó asistir a su colega Hourdillé, destinado en Sevilla, sobre los aspectos más delicados: manifiestos, cargas, consignatarios, seguros marítimos, etc.46. En otros casos, como en La Coruña, el jefe de servicio cedió el mando al cónsul.

51El personal disminuía de día en día. El sector de Palma fue liquidado a fines de febrero. A otros, como Gaston Doras, jefe del puesto de Vigo, se les rogó que permanecieran en su puesto el tiempo necesario hasta obtener la total incautación de los barcos alemanes. Los delegados de Irún, Gibraltar, Bilbao, Tarragona (Amposta-Tortosa) o Barcelona, hubieron de remitir a Madrid los archivos y los aparatos de fotos que pertenecían a la Misión Naval. En la primavera de 1919, la vigilancia del enemigo era a todas luces innecesaria. Ya se habían suprimido las listas negras, con lo que el presupuesto de los sectores disminuyó una vez más: los de Valencia y Huelva se sufragaban con sólo 150 pesetas mensuales, pero el de Barcelona seguía costando 3.300 a la altura del mes de mayo. En septiembre, el puesto de la ciudad condal fue prácticamente desmantelado al haber desaparecido las razones militares que habían motivado su mantenimiento con la marcha de los barcos alemanes internados. El teniente de navío Georges Desmazures, encargado del SR en la ciudad condal, echó mano de agentes voluntarios, que tenían el inconveniente de no poder ser convocados con la misma regularidad ni exigir de ellos el mismo celo que el personal remunerado. Desmazures siguió desempeñando la vigilancia antibolchevista hasta que se le ordenó abandonar el puesto. Todavía en 1920 seguía existiendo un servicio residual, vinculado al consulado general de Francia, que efectuaba el contramaestre Doussat por un salario de 200 pesetas mensuales. El 13 de noviembre de 1920, el agregado naval le escribió para decirle que el Estado Mayor de la Marina desearía, en un momento dado, reorganizar instantáneamente un servicio de información, por lo que se le pedía establecer fichas sobre las personas con las que sería útil seguir manteniendo contacto para ser utilizadas de nuevo en el caso de un futuro conflicto. Pero también se le pedía que llevase un censo de individuos hostiles que debieran ser vigilados o agentes que hubieran pertenecido a SR extranjeros. La guerra aún no declarada seguía su curso.

Apéndice

Personal vinculado al Servicio de vigilancia marítima francés en España (1917-1918)

Agregado naval,
Jefe de Misión

Teniente de navío Robert de Roucy (2 de diciembre de 1915 / 12 de septiembre de 1917)
Capitán de navío Aristide Bergasse du Petit-Thouars (12 de septiembre de 1917 / 24 de julio de 1919)
Capitán de fragata Joubert (desde el 4 de marzo de 1919, toma posesión el 24 de julio de 1919)

Agregado naval adjunto

Enseigne de vaisseau Warluzel (adjunto al agregado naval)
Teniente de navío Antoine Fortoul
Teniente de navío G. Lambertye (desde julio de 1919)

Secretario del agregado naval

Teniente de navío Paul-Émile de Guiroye

Oficina Central de Madrid, encargada del contraespionaje, informaciones y enlace con agentes

Teniente de navío Gaston de Carsalade du Pont (agregado naval adjunto, jefe del BR Central de Madrid hasta el 19 de octubre de 1918)
Teniente de navío Robert Guiroye (agregado naval adjunto desde el 19 de octubre de 1918)
Teniente de navío de Lambertye (destinado en la Embajada)
Commissaire auxiliaire Eugène Dubois (jefe del sector Madrid)
Commissaire auxiliaire Ottelart (agregado al agregado Naval de Madrid para asuntos del Norte de España)
Commissaire auxiliaire de la Marine Georges-Albert Norme (agregado al agregado Naval de Madrid para asuntos del Sur de España)
Commissaire auxiliaire Cirbeau (cifra)
Capitán Jean-Jules Laffont-Marron (jefe del servicio de propaganda naval afectado al agregado naval desde el 15 de febrero de 1918)
Cabo Pouget (listas negras)
Soldado Henri Couderc (secretario del agregado naval, inspector de correos del ferrocarril MZA)
Soldado Albert Marcorelles
Soldado Charles-Julien Dubois (ingeniero de la Compañía de Ferrocarriles del Norte)
5 dactilógrafos de la Marina, como el soldado Pierre Antonio
Laparra (secretario dactilógrafo del agregado naval) y un número no determinado de agentes secretos, como el sargento
René-Jean Lassalle (destacado al servicio del agregado naval)

Servicio de Propaganda Marítima

Capitán Lafont (jefe del servicio)
Albert Mousset (redactor)

Servicio en Cataluña (de la frontera a la desembocadura del Ebro), a las órdenes del agregado naval adjunto Fortoul y luego del teniente de navío en la reserva Paul-Émile de Guiroye (jefe del
Service de la surveillance de la Marine en Barcelona en marzo de 1918)

Pierre Baurier (jefe del servicio hasta diciembre de 1917)
Quartier-maître Doussat (en Rosas, jefe del servicio de la Marina hasta abril de 1918)
Enseigne de Vaisseau Aubin Labée (miembro del bureau annexe de Barcelone de la Mission Navale d’Espagne, jefe del servicio hasta enero de 1919)
Teniente de navío Georges Desmazures (jefe del servicio de enero a septiembre de 1919)
Capitán de fragata en la reserva Revel
Teniente Bonnel
Mestre (Palamós)
Gaspard Ruiz (Palamós)
En Barcelona, Iriana, Martí, Lassalle, Martinez y teniente Bonel (ingeniero en la Sociedad Energía Eléctrica de Cataluña) «M. Tarragone» [
sic] (Tarragona)

Delegación del Servicio
Naval en Gibraltar,
Algeciras y Tarifa, a las órdenes del agregado naval
Fortoul

Soldado Henri-François Joseph Pellevaz
Teniente Marcade
Commissaire auxiliaire Bonabeau de Sauzéa

Servicio de provincias (Cataluña y Gibraltar aparte), a las órdenes del teniente de navío de Carsalade

Sector Galicia

Maréchal des logis fourrier d’artillerie Gaston-Albert Doras (jefe de sector, residente en Bilbao)
Vachez (vicecónsul en Vigo)
Étienne Bertrand (agente consular en Corcubión)
Henri Gilard (La Coruña, expulsado en agosto de 1917)
A. Royot (Vigo)
François (Vigo)
Raison (Vigo)
Jean-Louis Philip (Vigo)
Ingeniero Reynaud (Vigo)
Colin (agente consular en El Ferrol)
Teniente de navío Delaye (delegado del agregado naval en Ferrol)
Maudet (agente consular en Villagarcía de Arosa)

Sector Sevilla

Sargento mayor Albert Laplace (jefe del sector)
Tinayre (Sevilla)
Bousquet (Sevilla)
M. de Fitte (Huelva)
Mas (Cádiz)

Sector Alicante

Oficial de Administración Georges Gilles (consejero de comercio exterior)
Soldado Galopin
Caula (Dénia)
Soldado Henri, Édouard-Prosper Breuil (cabo San Antonio y cabo de la Nao)
Monguillot (Alicante)

Sector Irún

Soldado Georges Pierre-Henri Ducourau (estación fronteriza) Milliard

Sector Valencia

Soldado Jean-Isidore Loustaunau (jefe del sector)
Soldado Robert Adrian (Dénia)
Lahoussière (director de la Banque Commerciale en Valencia)

Sector Amposta

Dreyfus (desde el 17 julio de 1916)

Sector Tarragona

Merelo

Sector Málaga

R. Rallier de Baty (cónsul)
Santi (cónsul)
Demolins (director ferrocarriles andaluces en Málaga)
Cabo Émile Dragutin
Gabriel Crétaux

Sector Baleares

Pierre Clavière (cónsul)
Marchand (vicecónsul)
Soldado Albert Pujo (Palma de Mallorca, jefe del sector)

Sector Bilbao

Châteauvert (cónsul)
Teniente de navío Le Pelletier
Subteniente Piat (reorganizador del sector)
L. de Gárate
Etchats (director de la Société Franco-Belge)

Sector Gijón

Albert Paquet (cónsul)

Sector Canarias

M. de Beaufort (cónsul en Las Palmas y jefe del sector hasta el 2 de agosto de 1918)
Nicolas Dragutin (subjefe del sector)
Fernand Sarrien (vicecónsul en Las Palmas, jefe del sector desde el 2 de agosto de 1918)
Ladeveze (cónsul)
Naus (agente en Las Palmas)
Meyer Seguerra
Teniente de navío Robien
Comandante Fortoul
Maître-fourrier Dufour
Soldado Jean Claverie (agente consular en Santa Cruz de Tenerife)

Sector Cartagena

Soldado Edmond-Léopold Guillemin (jefe del sector)
Ingeniero Tardieu

Sector Castro Urdiales-Santander-Ribadesella

Guerry (cónsul)
Sargento de Marina Alexandre Hanquez (jefe del sector)
Ramón Castillo (ayudante)
Albo (agente consular en Santoña)

Sector Cádiz

Ed. Clavery (cónsul, jefe del sector)
Teniente de navío Georges Hennique (oficial delegado en Cádiz al agregado naval en Madrid)
Mottin

Sector Almería

Henry (jefe de sector)
Gallardo (vicecónsul)
Gallard (auxiliar de viceconsulado)
Lacroix
Soria (empleado del consulado de Bélgica)
Jover (abogado)

Sector Huelva

Marchal (agente consular)
Teniente de navío en la reserva Frapa Dangerville
E. de Fitte

Fuente SHM, esp. legs. Q55, SS Q 56 y SS EA77.

Notes

1 Rapport au chef d’État-Major général sur le Service de renseignements de l’État-Major général de la Marine, diciembre 1915, Service historique de la Marine (en adelante, SHM), SS EA 203.

2 Rapport au Ministre, très secret, 4 de mayo de 1918, SHM, SS EA 203.

3 Instruction du 24 octobre 1916 sur l’organisation et le fonctionnement des Bureaux maritimes de renseignements en France, en Algérie et en Tunisie, secret, 1916, SHM, SS EA 203.

4 Rapport au ministre de la Marine, 19 de marzo de 1917, SHM, SS EA 203.

5 Dépêche ministérielle du 16 juillet 1916. Transmission des renseignements en Méditerranée, SHM, SS EA 203.

6 Philippe Masson, «La Marine dans la première guerre mondiale», en Guy Pedroncini (éd.), Histoire militaire de la France, t. III: De 1871 à 1940, París, PUF, 1992, pp. 237-255, esp. pp. 244-245.

7 V. Augagneur, ministre de la Marine, à A. Millerand, ministre de Guerre, 21 de febrero de 1915, SHM, SS EA203.

8 Informe del coronel Tillion «Pour empêcher le ravitaillement des sous-marins allemands en Espagne», 9 de septiembre de 1915, Service historique de l’armée de Terre (en adelante, SHAT), 7N 1200 (1910-1914).

9 Tillion au ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 9 de septiembre de 1915, SHAT, 7N 1201 (1915-1917).

10 Organisation de la surveillance, 18 de julio de 1915, SHM, SS Q 1.

11 Difficultés en raison des relations avec les agents diplomatiques et consulaires, 13 de julio de 1915, SHM, SS Q 1.

12 1re Section EMG (vicealmirante E. de Jonquières), Rapport au Ministre, 31 de octubre de 1915, SHM, SS EA 77.

13 1re Section EMG (vicealmirante E. de Jonquières), Rapport au Ministre, 31 de octubre de 1915, SHM, EA 77.

14 Roucy au ministère de Marine, 24 de enero de 1916, SHM, SS XC 5.

15 Ministère de Marine, EMG, 1re Section, à l’attaché Naval, 11 de noviembre de 1915, SHM, SS XC 12.

16 Orden del ministro de Marina, 23 de diciembre de 1915, SHM, SS Q 56.

17 Ministerio de Marina, EMG, 1re Section a vicealmirante comandante en jefe y prefecto marítimo de Rochefort, 26 de abril de 1916, SHM, SS XC 16.

18 Instructions générales, 7 de mayo de 1916, SHM, SS Q 56.

19 Notes pour les chefs des secteurs, 22 de mayo de 1916, SHM, SS Q 56.

20 Colonel Denvignes à M. le ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 10 de febrero de 1917, SHAT, 7N 1201.

21 Denvignes à M. le ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, SHAT, 7N 1201. Según un telegrama del embajador en Madrid del 10 de febrero de 1917: «J’ai remis ce matin au Ministère d’État un aide-mémoire relatant un certain nombre de faits relevés par nos informateurs en divers ports, paraissant de nature à établir que grâce à l’usage de la TSF ou au moyen de certaines signaux les sous-marins allemands son informés de l’appareillage des navires de commerce se rendant dans les pays alliées. M. [Amalio] Gimeno m’a répondu que c’était précisément pour éviter de telles pratiques qu’avait été publié l’ordre royal réglementant le régime de la TSF. En outre le Cabinet a décidé de faire donner aux autorités subalternes les ordres les plus stricts en vue de redoubler la surveillance» (SHAT, 6N 135, Fonds Clemenceau. Renseignements d’Espagne).

22 Ministro de Marina a agregado naval en Madrid, 17 de febrero de 1917, SHM, SS XC 12. Subrayado en el original. El 5 de marzo de 1917 se informaba de la entrega de un puesto portátil emisor-receptor de telegrafía sin hilos, con un alcance de 10 km y transportable en auto.

23 Ministro de Marina a agregado naval en Madrid, 31 de mayo de 1917, SHM, SS XC 12.

24 Circular de 18 de junio de 1917. Una nueva circular de 5 de septiembre de 1917 ordenaba el envío por correo certificado de la lista de agentes e informadores empleados en el sector, con nombres y apellidos, domicilios, misiones confiadas y apreciación del valor de los servicios que prestaban (SHM, SS Q 56).

25 Circulares de 20, 26 y 27 de junio; 20 de julio y 13 de noviembre de 1917 y 3 y 14 de enero de 1918, SHM, SS Q 56.

26 Denvignes à ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 10 de febrero de 1917, en SHAT, 7N 1201. El servicio alemán era muy similar. El servicio general de la Guerra estaba dirigido por el mayor Arnold von Kalle ( «un bon vivant, qui devient tous les jours de plus en plus triste»), agregado militar, y el agregado naval, teniente de Navío Arthur Otto Karl von Krohn ( «sadique détraqué») se encargaba del servicio especial de la Marina. Los informes que disponía el Cinquième Bureau señalaban los celos y rivalidades entre ellos. Los cónsules de Vigo, Bilbao y Barcelona eran los que dirigían las operaciones locales, mientras que el objetivo de von Kalle «se synthétise en deux buts principaux: au Nord, faire sauter les usines françaises, au Sud soulever le Maroc contre nous».

27 Denvignes à ministre de la Guerre, État-Major de l’Armée, 2e Bureau, Madrid, 10 de febrero de 1917, SHAT, 7N 1201.

28 Circular de 5 de noviembre de 1917, SHM, SS Q 56, SS Q 63 y SS Q 65.

29 Informe del agregado naval al ministro de Marina (San Sebastián, 1 de octubre de 1917), SHM, SS XC 5.

30 Informe del agregado naval al ministro de Marina, Madrid, 10 de diciembre de 1917, SHM, SS XC 5.

31 Note pour M. le ministre de la Marine, enero de 1918, SHM, SS EA203.

32 Circular de 15 de mayo de 1918, SHM, SS Q 56.

33 EMG à Bergasse du Petit-Thouars, 25 de junio de 1918, SHM, SS EA 77 y ministro de Marina a agregado naval, 29 de junio de 1918, SHM, SS XC 13.

34 Informe de situación general de julio de 1918, SHM, SS XC 6.

35 Proyecto de ley sobre el espionaje (6 de julio de 1918), SHM, SS XC 6.

36 Informe de Bergasse du Petit-Thouars (Madrid, 14 de agosto de 1918), SHM, SS XC 6.

37 Comentario de Bergasse du Petit-Thouars al ministère de Marine sobre carta remitida el 1 de agosto por la 1re Section del EMG a propósito de los inconvenientes manifestados por el ministère des Affaires étrangères a una vinculación oficial de los agentes de guerra y marina a los consulados (San Sebastián, 14 de agosto de 1918), SHM, SS EA 77.

38 Rapport. Démobilisation des Bureaux maritimes de renseignements, 29 de noviembre de 1918, SHM, SS EA 203.

39 Circular de 29 de noviembre de 1918, SHM, SS Q 56.

40 Nota de 26 de agosto de 1919, SHM, SS XC 7.

41 Circular nº 6980 (22 de diciembre de 1918), SHM, SS Q 56.

42 Carta de Desmarais a EMG, 14 de diciembre de 1918, SHM, SS EA 77.

43 Jefe del EMG Lanxade a Desmarais, 14 de diciembre de 1918, SHM, SS XC 14. Le da las gracias por la ayuda y por el celo y colaboración de una parte de su personal.

44 Ministro de Marina a agregado naval, 16 de enero de 1919, SHM, SS XC 14.

45 Por ese entonces, algunos jefes de los puestos eran Louis Philip (Vigo), Henri Gilard (Coruña), Bertrand (Corcubión), Merelo (Tarragona), Georges Ducourau (Irún), Alexandre Hanquez (Santander), Gaston Doras (Vigo) y Frédéric Pujo (Mahón-Menorca), que murió por causas naturales el 8 de diciembre de 1919.

46 Carta a «M. Seville», 21 de diciembre de 1918, SHM, SS Q 56.

© Casa de Velázquez, 2012

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search