Version classiqueVersion mobile

Sortir du labyrinthe

 | 
Xavier Huetz de Lemps
, 
Jean-Philippe Luis

II. Élites et pouvoir dans l’Espagne du xixe siècle

Napoleón y el golpe de Estado de 1814 en España

Emilio La Parra López

Texte intégral

  • 1 El presente trabajo ha sido elaborado en el marco del Proyecto de I+D+I financiado por el ministeri (...)
  • 2 El texto del tratado en castellano lo reproduce, entre otros, M. Izquierdo Hernández, Antecedentes (...)

1Los historiadores actuales no han prestado gran atención al tratado firmado en Valençay con fecha de 11 de diciembre de 1813 por el conde de La Forest, en nombre del emperador Napoleón, y por el duque de San Carlos, en el de Fernando VII1. El acuerdo, mediante el cual ambas naciones se declaraban «paz y amistad» para el futuro, contemplaba, en sus puntos fundamentales, el fin de la guerra entre España y Francia comenzada en 1808, la evacuación simultánea del territorio español de las tropas francesas y británicas y el intercambio de prisioneros. Ambos soberanos adquirían, asimismo, ciertos compromisos: Napoleón reconocía el derecho de Fernando VII y sus sucesores a ocupar el trono de España y garantizaba la integridad territorial de la monarquía española, mientras que Fernando VII se comprometía a mantener «los honores, derechos y prerrogativas» de los españoles que habían servido «al rey José» (tal es el título que se otorga al hermano del emperador en el artículo 9), a restituirles los bienes confiscados y a permitirles plena libertad para hacer uso de ellos. Fernando VII prometía también la firma de un tratado de comercio con Francia, satisfaciendo así una vieja aspiración de los dirigentes de ese país2.

  • 3 Son excepción dos estudios, ambos bien documentados, de M. Baselga Mantecón, «En torno a la paz de (...)
  • 4 Véase, entre otros, C. Esdaile, La Guerra de la Independencia, p. 542, y J. S. Pérez Garzón, Las Co (...)

2La aludida falta de interés quizá se deba a que ha predominado una lectura anacrónica3. Puesto que la guerra estaba a punto de terminar, el tratado ha sido considerado un acto inútil, pues aunque no se hubiera firmado, Fernando VII habría regresado a España, si no en marzo, a lo sumo el mes siguiente, tras la renuncia de Napoleón. Por otra parte, en distintas ocasiones se ha señalado que el convenio era desde su origen letra muerta, ya que a pesar de las divergencias internas en España entre liberales y absolutistas, unos y otros no hubieran aceptado una alianza con el odiado Napoleón, lo cual, además, impedía el tratado anglo-español de 14 de enero de 18094. Desde el punto de vista francés no se ha intentado ir mucho más allá de considerar el acuerdo de Valençay una maniobra desesperada de Napoleón para romper la alianza hispano-británica y disponer de las tropas imperiales ocupadas en España para hacer frente a la sexta coalición. Dado que las derrotas del ejército napoleónico y la pronta desaparición del imperio desvirtuaron estos objetivos, aquel acto ha quedado como un instrumento diplomático carente de consecuencias, que, a mayor abundamiento, no fue ratificado.

  • 5 El tratado de Valençay, a pesar de todo, tuvo asimismo algunas consecuencias diplomáticas, entre ot (...)
  • 6 El texto de Escoiquiz ha sido reeditada por Miguel Artola en Memorias de tiempos de Fernando VII, e (...)

3Creo, sin embargo, que estas consideraciones no son suficientes para relegar el tratado de Valençay al grupo de los asuntos de escasa o nula importancia histórica. A mi entender, tuvo apreciables consecuencias políticas en España, pero éstas no derivaron del tratado en sí, del instrumento diplomático, sino de la forma como transcurrió su negociación5. El foco de interés, pues, debe centrarse en las conversaciones entre el conde de La Forest y los «príncipes españoles», como se denominaba en los medios imperiales a los ilustres residentes en el castillo-palacio de Valençay: Fernando VII, su hermano Carlos María Isidro y su tío don Antonio. Conocemos el contenido de esas conversaciones gracias a dos fuentes de distinta naturaleza. Ambas son interesadas y por consiguiente deben ser tomadas con reservas, pero coinciden en lo fundamental. Una de esas fuentes es la correspondencia oficial del conde de La Forest, recogida en el volumen editado por Geoffroy de Grandmaison ya citado. La otra es el relato ofrecido por Juan Escoiquiz en su libro: Idea sencilla de las razones que motivaron el viaje de rey Don Fernando VII a Bayona, publicado en 1814 en francés, en Bourges, y en castellano, en Madrid. Escoiquiz afirma que el último capítulo, dedicado a la negociación del tratado de Valençay, es «el fiel extracto de un diario exactísimo del mismo asunto, escrito por la mano más augusta y delicada». Esa mano, evidentemente, es la de Fernando VII y no hay por qué dudar de que así fuera, pues en otros momentos críticos (en 1823 y en 1828) el rey, en persona o mediante sus secretarios, también consignó por escrito sus propias experiencias6.

4En este trabajo parto de la hipótesis de que a través de La Forest, quien no se apartó un ápice de las instrucciones recibidas, Napoleón dejó patente a los príncipes españoles su rechazo del régimen basado en la Constitución de 1812 y su disposición a apoyar la vuelta de Fernando al trono como rey absoluto. El respaldo imperial contribuyó a consolidar en Fernando VII su propósito de no jurar la Constitución y, al mismo tiempo, sirvió de acicate a los absolutistas del interior para actuar contra el sistema constitucional. Fue el primer paso en la ejecución del golpe de Estado de mayo de 1814.

I. — Fernando, único interlocutor del emperador

  • 7 Los intereses contrapuestos y las dudas de las potencias aliadas ante la campaña contra Napoleón hi (...)
  • 8 N. Gotteri, Soult, pp. 448-467; N. Petiteau, Les Français et l’Empire, pp. 224-228.
  • 9 C. Esdaile, La Guerra de la Independencia, p. 537. Basado en cartas interceptadas a generales españ (...)
  • 10 En noviembre de 1813 Napoleón no disponía de más de 80.000 soldados para hacer frente a los ejércit (...)

5El conde de La Forest llegó a Valençay a mediados de noviembre de 1813 con el encargo de Napoleón de negociar un acuerdo bilateral de paz directamente con Fernando VII. En esas fechas, la posición militar de Napoleón era más que comprometida. El 7 de octubre había entrado Wellington en territorio francés por el Bidasoa y días después las tropas imperiales, con el propio Napoleón al frente, habían sido derrotadas en Leipzig (16-19 de octubre). Aunque todo ello constituía un auténtico descalabro para Napoleón, nadie se hubiera atrevido todavía a pronosticar la inminente caída del imperio, menos aún los príncipes españoles residentes en Valençay, siempre sumisos y temerosos ante el emperador7. Por otra parte, en Francia habían arreciado las críticas a la política imperial debido al hastío causado por la larga duración de la guerra, al tiempo que los informes de los alcaldes y prefectos de los departamentos del mediodía francés, así como los del mariscal Soult, nombrado en julio de 1813 por Napoleón su lugarteniente en España, hablaban de desastres continuos, del descontento de la población y de incapacidad militar para hacer frente a un ejército más numeroso y mejor dotado. No obstante, en muchas partes de Francia, entre ellas París, todavía subsistía el entusiasmo hacia la persona de Napoleón y a pesar de los reveses en el campo de batalla muchos no descartaban una reacción patriótica para defender el imperio del ataque de los aliados8. En España, a su vez, parecía inminente la victoria final sobre los franceses, pero las relaciones con su aliada Inglaterra no atravesaban por su mejor momento, circunstancia que no pasó desapercibida a Wellington y, por supuesto, a Napoleón, quien supuso que podía alterar la situación si se ganaba la voluntad de Fernando VII9. Así pues, no parecía descabellado el objetivo perseguido con el tratado por el emperador: disponer de sus tropas ocupadas en la Península Ibérica y romper la alianza hispano británica10.

  • 11 La Forest recibió dos instrucciones en relación a su misión en Valençay: las primeras fechadas el 1 (...)
  • 12 En su correspondencia, La Forest hace alusión varias veces a las facilidades para cumplir los plane (...)

6Napoleón llegó al convencimiento —y así quedó reflejado en las instrucciones a La Forest del 19 de noviembre de 1813— de que el único medio de «terminer les affaires d’Espagne», esto es, de cumplir el objetivo que se acaba de mencionar, era colocar a Fernando en el trono11. La restitución de Fernando VII, por tanto, era para el emperador, ante todo, una exigencia de la coyuntura bélica internacional y en principio no parecía empresa muy complicada, pues era conocido el deseo de los españoles de tener entre ellos a su rey, a quien durante su ausencia habían prodigado todo tipo de elogios y adornado con las virtudes más altas12. Sin embargo, el procedimiento para llevarla a cabo entrañaba algunos problemas políticos, según cómo y con quien se negociara, si con el rey Fernando, con la Regencia constitucional española, única autoridad ejecutiva reconocida en España entonces, o con ambos. Esto último es lo que el 6 de noviembre de 1813, unos días después de la derrota de Leipzig, sugirió al emperador el duque de Bassano (Maret), entonces su ministro de Exteriores.

  • 13 Se suele considerar que la primera idea en este sentido la lanzó el mariscal Soult en octubre de 18 (...)
  • 14 Ambos habían acompañado a Fernando VII en Bayona y durante las primeras semanas de su estancia en V (...)
  • 15 Carta del duque de Bassano al Emperador, cit. por M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, (...)

7La iniciativa de Maret fue una de las primeras propuestas formales presentadas a Napoleón para finalizar las hostilidades en España mediante el regreso de Fernando VII13. Consistía, como se acaba de decir, en abrir conversaciones simultáneamente con la Regencia y con el rey. Para garantizar el éxito, el ministro proponía enviar a Valençay al duque de San Carlos o a Escoiquiz14 y prometer a Fernando la mano de la hija mayor de José Bonaparte (Zenaida, de 13 años de edad); al mismo tiempo, sugería mandar ante la Regencia a una persona con prestigio entre los españoles, como el general Palafox, prisionero en el castillo de Vincennes tras la caída de Zaragoza15. El 9 de noviembre, instalado Napoleón en su palacio parisino de Saint-Cloud tras la campaña en Alemania, asumió la propuesta de Maret, pero desechó la posibilidad de tratar con la Regencia. Ordenó que el conde de La Forest, su antiguo embajador en Madrid y a la sazón consejero de Estado, viajara a Valençay para negociar con Fernando VII. El 13 de noviembre se transmitieron las primeras instrucciones a La Forest, residente a la sazón en Freschines, cerca de Valençay, el 17 llegó este a Valençay y el 19 celebraba su primera entrevista con Fernando VII.

  • 16 Correspondance du Comte de La Forest, p. 316.

8Es evidente que Napoleón desconfiaba totalmente del éxito de una negociación con la Regencia española, organismo que consideraba muy mediatizado por los ingleses (a mayor abundamiento, el embajador británico en España era entonces el hermano de Wellington). Por lo demás, la propia Regencia había dejado patente en distintas ocasiones su rechazo de cualquier acuerdo bilateral con Francia y su disposición a supeditarlo todo a la firma de la paz general en Europa. No obstante, puede que al emperador le quedaran algunas dudas sobre quienes debían ser sus interlocutores españoles, pero estas quedaron disipadas en el rapport que el general Caulaincourt, duque de Vicenza, sucesor de Maret en el ministerio, le presentó el 24 de noviembre de 1813, cuatro días después de tomar posesión de su cargo. Caulaincourt se expresó con toda claridad: «V. M. aura de meilleures conditions d’un Prince qui quittera Valençay pour Madrid que d’un plénipotentiaire qu’exciteront ceux de l’Europe». El nuevo titular de Exteriores no ocultó los posibles inconvenientes derivados de la vuelta de Fernando al trono de España, pues privaba a Francia de una importante baza diplomática en las conversaciones generales de paz previstas con las potencias aliadas, ya que la corona española podría servir como moneda de cambio para obtener compensaciones de Inglaterra. Pero con todo realismo, afirmó: «pour l’offrir [la corona de España], il faudrait la posséder» y, en todo caso —concluía: «le Rhin est plus près de Paris que les Pyrénées»16.

  • 17 J. García de león y PIzarro, Memorias, p. 211.
  • 18 A estas alturas era impensable la continuidad de José Bonaparte en el trono español y no obstante, (...)

9Una vez más Francia daba preferencia a su frontera del norte sobre la del sur, lo cual beneficiaba en ese momento a los príncipes españoles residentes en Valençay. Según García de León y Pizarro, representante de España en los encuentros diplomáticos entre las potencias coaligadas contra Napoleón, a finales de 1813 y comienzos de 1814»acerca de los Borbones nada había sido decidido en el cuartel general diplomático», es decir, por los aliados, pues estos no consideraban asunto prioritario la suerte de los príncipes de esa Casa, sino terminar con Napoleón17. Así pues, la decisión de Napoleón de negociar directamente con Fernando VII fue, en cierto modo, un golpe de suerte para este último. Pero no solo eso. Este hecho debilitaba a las instituciones constitucionales españolas y, en consecuencia, fortalecía las aspiraciones de los sectores antiliberales del interior, quienes podían interpretar que al ignorar la legalidad constitucional española, Napoleón respaldaba su opción. Y no se olvide que a pesar de todo nadie pensaba todavía en la pronta disolución del imperio francés. En el peor de los supuestos, se aventuraba que Napoleón se vería obligado a renunciar a su proyecto europeo, pero podría permanecer como soberano de una Francia que mantendría el status de primera potencia, de la que la España de Fernando VII sería uno de sus aliados18. Contar con el apoyo de Napoleón, pues, era vital, de modo que en cuanto les llegó la noticia de las negociaciones en Valençay, los absolutistas españoles se pusieron en movimiento, convencidos de que se incrementaban sus posibilidades de terminar con la obra de las Cortes de Cádiz. De esta forma, entre noviembre de 1813 y marzo de 1814 —el tiempo de tales negociaciones— confluyeron dos tipos de maniobras encaminadas en la misma dirección y muy probablemente conectadas entre sí: las de los príncipes españoles en Valençay y las de los absolutistas en España. Unos y otros se sintieron respaldados por la promesa de Napoleón de restituir a Fernando en el trono como rey absoluto, como se verá más adelante.

II. — La misión de La Forest

  • 19 Primeras instrucciones a La Forest, Paris, 13 de noviembre de 1813 (Correspondance du Comte de La F (...)

10La Forest llegó a Valençay con las cláusulas fundamentales del tratado bien delimitadas, las cuales, a tenor de las instrucciones recibidas, no debían ser objeto de debate. Napoleón daba por hecho que el texto final sería el propuesto por él, de modo que la misión del negociador francés debía concretarse en obtener la conformidad de los príncipes y en convencerlos para que actuaran de vehículo para lograr su ratificación de la Regencia constitucional. Por esta razón, ordenó inicialmente a La Forest que explorara la disposición de «les Princes espagnols» (obsérvese que no se refiere únicamente a Fernando, a quien además no le da tratamiento real), averiguara en qué españoles de los que se hallaban en Francia confiaban y si directamente o indirectamente mantenían alguna comunicación con España. Asimismo, se informaba a La Forest que el duque de San Carlos había sido llamado a Paris19.

11Parte sustancial de la misión de La Forest consistía, como se acaba de ver, en rodear a los príncipes españoles de personas de su confianza. Pero Napoleón se anticipó a cualquier decisión de los príncipes en este punto y al mismo tiempo que encomendaba su misión a La Forest, llamaba a Paris al duque de San Carlos, quien tras mantener una entrevista con el emperador, marchó hacia Valençay, adonde llegó el 21 de noviembre, cuatro días más tarde que La Forest. El hecho de que Napoleón enviara al duque de San Carlos a Valençay sin consultar a los príncipes significaba que estaba dispuesto a controlarlo todo, poniendo junto a ellos, sin violentar su voluntad, a personas contrarias al constitucionalismo. El duque no solo era uno de los consejeros íntimos de Fernando, desde su acceso al trono el 19 de marzo de 1808, sino, además, enemigo radical del constitucionalismo y hombre en el que ahora confiaba Napoleón, circunstancia esta de especial importancia.

  • 20 Correspondance du Comte de La Forest, pp. 209 y 242; J. Escoiquiz, «Idea sencilla», p. 218. Fernand (...)
  • 21 El 1813 la asistencia religiosa del château de Valençay estaba a cargo del cura del pueblo, el abat (...)

12Es evidente que el emperador creyó que los españoles más indicados para secundar a La Forest eran los de talante absolutista. Por esta razón dejó a criterio de Fernando VII —guiado siempre con gran habilidad por La Forest— que llamara a su lado a las personas que estimara conveniente, las cuales, como era de suponer, serían contrarias al constitucionalismo. Así, al poco de iniciar las negociaciones del tratado, llegaron a Valençay Pedro Macanaz y Juan Escoiquiz, muy caracterizados desde siempre por su absolutismo; el primero, el 30 de noviembre y dos semanas más tarde, Escoiquiz20. Durante las conversaciones de Valençay, el círculo íntimo de los príncipes quedó formado —aparte de La Forest, con quien se vieron a diario— por San Carlos, Macanaz y Escoiquiz. A ellos hay que sumar al párroco de la localidad, el abate Charpentier, un hombre del que disponemos de escasas noticias, pero que a tenor de la correspondencia de La Forest y de otros testimonios ejerció acusada influencia sobre Fernando VII, siempre en sentido contrario a las ideas constitucionales21.

  • 22 Es Escoiquiz quien mayor realce da a la firmeza del rey ante las primeras propuestas de Napoleón, p (...)

13Tales individuos fueron determinantes para que La Forest se ganara la voluntad de los príncipes. Pronto accedieron estos a todas las sugerencias del enviado imperial y, por supuesto, a las dos fundamentales: la firma del tratado de alianza sin negociarlo con las autoridades constitucionales españolas y el envío ante estas de San Carlos para obtener su ratificación (poco después, también por iniciativa francesa, se mandó a España al general Palafox con el mismo cometido, como se tratará más adelante). De modo que La Forest pudo ufanarse en su correspondencia oficial de sus progresos en la modelación del ánimo de los príncipes. A la vista de ello y aunque quizá convenga rebajar un tanto la capacidad persuasiva de que se jacta el francés, en mi opinión es cuestión secundaria la tímida reticencia inicial de Fernando VII a concertar un tratado. Sus insinuaciones sobre la conveniencia de llamar a Valençay a un delegación de la Regencia (la «Junta», dijo el rey español) y su pretendida firmeza ante las propuestas de Napoleón durante los primeros encuentros con La Forest carecieron de consistencia (me parecen que no traspasaron los límites del simple formalismo), pues el rey, su hermano y su tío acoplaron su actuación a las indicaciones de aquel, sin tomar iniciativas en otra dirección22.

14Ahora bien, la influencia de los personajes mencionados no era suficiente para inclinar a Fernando VII a tomar una decisión que podría comprometer muy seriamente su vuelta al trono. Por muy ayuno que estuviera de los asuntos españoles —extremo este pendiente de confirmación— al menos sabía de la existencia de la Regencia y, por supuesto, sus consejeros recién llegados y quizá también el propio rey conocían el decreto del 1 de enero de 1811. En él dispusieron las Cortes que

no reconocerán, y antes bien tendrán y tienen por nulo y de ningún valor ni efecto, todo acto, tratado, convenio o transacción de cualquier clase y naturaleza que hayan sido o fueran otorgados por el Rey, mientras permanezca en el estado de opresión y falta de libertad en que se halla, o ya dentro de España […] o bajo el influjo directo o indirecto del usurpador de la Corona…

  • 23 Colección de decretos y órdenes que han expedido las Cortes Generales y Extraordinarias, t. I, pp.  (...)
  • 24 En todo caso, Fernando VII no podía ejercer sus funciones reales hasta que no jurara la Constitució (...)

15Y aún más: «toda contravención a este decreto será mirada por la Nación como un acto hostil contra la patria, quedando el contraventor responsable a todo el rigor de las leyes»23. De modo que la firma de un tratado con Napoleón constituía un serio riesgo para Fernando VII: de referente en la lucha, invocado y ensalzado hasta el paroxismo por la nación en armas, podía pasar a la condición de traidor a la patria. Así pues, para que Fernando VII accediera a firmar la alianza, Napoleón sabía muy bien que era preciso ofrecerle algo capaz de superar con creces todos los posibles inconvenientes. Esto último fue la promesa de que apoyaría su retorno como rey absoluto. En rigor, esta era la única salida que le quedaba al monarca español si daba el paso de firmar la alianza, pues en tal caso su restitución en el trono solo podía ser viable si derogaba la legalidad constitucional, esto es, si actuaba como rey absoluto24.

III. — Las propuestas del emperador

16El primer contacto oficial de Napoleón con Fernando VII en relación a la firma del tratado tuvo lugar el 12 de noviembre de 1813, a través de una carta en la que le anunciaba la misión de La Forest. En ella aludió a los problemas del imperio derivados de la coyuntura internacional, pero puso mayor énfasis en establecer una estrecha relación entre la alianza con Inglaterra y el debilitamiento de la monarquía española. El párrafo central de la misiva decía así:

  • 25 Carta de Napoleón a Fernando VII, 12 de noviembre de 1813, en Correspondance du Comte de La Forest, (...)

Les circonstances actuelles de la politique de mon Empire me portent à désirer la fin des affaires d’Espagne. L’Angleterre y fomente l’anarchie, le jacobinisme et l’anéantissement de la monarchie et de la noblesse pour y établir une république25.

  • 26 El carácter republicano de la Constitución de 1812 fue resaltado, asimismo, por los afrancesados es (...)
  • 27 Basta tener en cuenta las críticas a la Constitución de 1812 y a la obra de las Cortes en general p (...)
  • 28 C. de Toreno, Historia del levantamiento, p. 1129.
  • 29 En sus conversaciones con los príncipes, La Forest se refiere sistemáticamente a los constitucional (...)

17A su estilo, de forma tajante, el emperador se hacía eco de una idea muy extendida en las cortes europeas: la Constitución de 1812 privaba al monarca español de muchas de sus prerrogativas y abocaba al republicanismo26. Pero confiando en su capacidad de persuasión o aprovechándose, tal vez, de la escasa información sobre el estado de la política europea de los príncipes españoles, Napoleón tergiversaba la realidad y atribuía a Inglaterra unas intenciones que en modo alguno le correspondían, pues las autoridades británicas no mostraron simpatía hacia la obra constitucional de las Cortes de Cádiz y, menos aún, habían pensado en apoyar a los partidarios de establecer una república en España27. Como escribió el conde de Toreno, la especie de que Inglaterra propiciaba la instauración de una república en España era descabellada28. Sin embargo, fue uno de los argumentos más utilizados por La Forest en sus conversaciones con los príncipes. Fiel a las órdenes de su amo, insistió en que amparados en la alianza hispano británica, los jacobinos (republicanos), liberales y constitucionales, que eran la misma cosa, se habían apoderado de las instituciones y creado una situación de anarquía que amenazaba a la nación española29.

  • 30 Correspondance du Comte de La Forest, p. 310. Según recalcó La Forest en sus cartas al ministro de (...)
  • 31 Correspondance du Comte de La Forest, pp. 310 y 313 (el subrayado es mío).

18La instrucciones recibidas por el negociador francés eran muy claras al respecto. Debía dejar bien patente «le désir [del emperador] de voir échapper la nation espagnole à la destruction dont elle est menacée par l’anarchie». Esa «destrucción» consistía —según se especificaba— en la supresión de los derechos feudales, la aniquilación de la nobleza y la excesiva participación en los asuntos públicos del «populacho», movilizado a su favor por la Regencia30. Como cabe constatar, la defensa del sistema absoluto era rotunda, pero por si quedaban dudas, en las citadas instrucciones se recalcaba que La Forest debía transmitir a Fernando que «c’est une restauration entière et complète de ce qui existait avant la guerre d’Espagne que l’empereur se propose». Y poco más adelante se insistía: «Il faut que ce Prince [Fernando] rentre en Espagne après que le traité aura été ratifié par la Régence et qu’aussitôt qu’il aura mis le pied dans son royaume, il s’y retrouve avec la même autorité qu’avait son père31».

19La promesa del restablecimiento del absolutismo en España no podía ser más explícita. También quedaba patente que el único modo de llevarla a la práctica era acabando con la influencia británica mediante la firma del tratado de alianza franco-español. Tal como lo presentaba Napoleón, ese tratado, pues, era el instrumento necesario para salvar la monarquía tradicional en España.

  • 32 G. Dufour, «Le projet politique de Joseph I».

20Al igual que en 1808, Napoleón se arroga el papel de regenerador de la monarquía española; dicho de otra forma, España solo saldría de su decadencia si se unía estrechamente a Francia. Pero existe una diferencia muy apreciable entre ambos tiempos. En 1808, Napoleón pretendía regenerar España mediante la instauración de una nueva dinastía, la suya, la cual asumiría un amplio programa de reformas32. En 1813 pensaba hacerlo reinstalando en el trono a Fernando, como fiel aliado suyo y, resaltemos la nota, en calidad de rey absoluto tradicional.

  • 33 Correspondance du Comte de La Forest, p. 312. La aspiración de Fernando VII a contraer matrimonio c (...)

21Al lado de lo anterior quedaban en segundo plano, al menos para Fernando VII, otras promesas del emperador, como el mantenimiento de la integridad territorial de la monarquía española o su matrimonio con la hija mayor de José I. Tal como lo presentó, Napoleón accedería a esto último en el caso de que Fernando lo considerara conveniente, «comme une garantie des intentions de la France et comme un moyen de rattacher à son trône les partisans du Roi Joseph»33, pero no pasaba de ser una salida extemporánea, en la que el emperador probablemente no creía. Lo sustancial consistía en convencer a los príncipes de que Inglaterra pretendía instaurar una república en España valiéndose de los constitucionales. La ruptura de la alianza con Inglaterra llevaría consigo el debilitamiento de los liberales y, por consiguiente, dejaría vía libre al retorno del absolutismo, que era el objetivo fundamental perseguido por Fernando VII, su hermano Carlos María Isidro y su tío Antonio. Como era de esperar, estos pronto asumieron con pleno convencimiento ese razonamiento del emperador.

  • 34 La Forest mantuvo su primera entrevista con los príncipes el 17 de noviembre de 1813 y el 8 de dici (...)

22No hubo, pues, dificultad en acordar los términos del tratado. En ello se empleó, a lo sumo, unas tres semanas. Pero las conversaciones entre La Forest y los príncipes españoles duraron en total casi cuatro meses34. ¿De qué se habló durante tanto tiempo? De acuerdo con los dos relatos disponibles de esas conversaciones —los mencionados de La Forest y de Escoiquiz— la mayor parte del tiempo transcurrió en establecer un procedimiento para conseguir que las autoridades constitucionales españolas ratificaran el tratado y en prever el modo de operar cuando Fernando regresara a España. La primera cuestión se pretendió resolver mediante el envío a Madrid del duque de San Carlos con el texto del tratado y un mensaje de Fernando VII a la Regencia. La segunda entrañaba mayor complejidad, pues exigía despejar ciertas dudas sobre el estado de las fuerzas políticas en España, es decir, su resolución dependía casi por completo de la circunstancia política española. El modo de afrontar ambas cuestiones marca, según nuestra hipótesis, el origen del golpe de Estado de mayo de 1814.

IV. — La preparación del golpe de Estado

  • 35 El 26 de noviembre de 1813, el ministro Caulaincourt ordenó a La Forest que no diese el tratamiento (...)

23La ratificación del tratado por la Regencia constitucional era asunto urgente y fundamental para Napoleón y para Fernando VII. El primero necesitaba sus tropas empleadas en España y el segundo ansiaba por encima de todo recuperar el trono y sabía que por el momento no existía otro modo de conseguirlo, pues Napoleón no lo reconocería como rey hasta que no se formalizara el tratado y, como se ha dicho, a finales de 1813 ni las potencias aliadas se habían fijado como objetivo prioritario la restitución de los Borbones exiliados, ni a pesar de los reveses militares parecía inminente la caída de Napoleón35. Así pues, la misión del duque de San Carlos en Madrid resultaba vital y de ahí el sumo cuidado puesto en su preparación.

  • 36 El ministro de Exteriores a La Forest, 29 de noviembre de 1813, en Correspondance du Comte de La Fo (...)

24La designación de San Carlos fue, una vez más, iniciativa de Napoleón, además muy temprana. La Forest había sugerido que el mensajero fuera el general Palafox, pero el 28 de noviembre, antes de la firma del tratado, el ministro de Exteriores le escribió: «L’intention de l’Empereur est que M. de San Carlos soit chargé de porter le traité». Según especificó el ministro, esta elección se fundaba en la plena confianza de los príncipes españoles en San Carlos y en la circunstancia de que «ses anciennes relations avec les personnages les plus considérables le rendent, plus que tout autre, propre à concilier les esprits». Palafox, por el contrario, era joven e impetuoso y, por tanto, poco adecuado para desempeñar una misión que exigía «autant de mesure que de dextèrité». Además, su presencia en España provocaría «une véritable réaction», lo cual sería completamente contrario a la discreción pretendida por Napoleón en este asunto36. Fernando VII no objetó la elección de San Carlos y este marchó a Madrid el 11 de diciembre de 1813.

25A juicio del emperador, con quien coincidía ahora plenamente Fernando VII en casi todo, San Carlos parecía la persona más indicada para cumplir esta misión Era, entre los españoles, quien mejor conocía los términos del tratado y reunía una condición de que carecía cualquier otro: gozaba de la doble confianza de Napoleón y de Fernando VII. El duque, que —recordemos— había conversado con Napoleón antes de marchar a Valençay, fue determinante para inclinar a los príncipes a aceptar el tratado y anteriormente, en Bayona, se había mostrado sumiso a los planteamientos del emperador; por lo demás, su relación con Fernando VII siempre había sido muy estrecha. Pero al margen de estas razones, de mucho peso, San Carlos presentaba la ventaja, subrayada como se ha visto por el ministro de exteriores francés, de poder relacionarse con «les personnages les plus considérables». Es evidente que estos no podían ser los liberales. Primero, porque antes de la salida de San Carlos de España, en 1808, los liberales ni existían ni eran importantes (considérables). En segundo lugar, y ante todo, porque el duque jamás mantuvo relación amistosa con ellos. El ministro francés, por tanto, se refería a los miembros de la nobleza y a quienes habían ocupado cargos durante el primer reinado de Fernando VII (marzo-abril de 1808). Es decir, a los partidarios del absolutismo o, cuando menos, a los contrarios al constitucionalismo.

  • 37 La carta, fechada en Valençay a 8 de diciembre de 1813, ha sido reproducida en distintas ocasiones (...)
  • 38 J. escoiquiz, «Idea sencilla», p. 218. Si aceptamos este testimonio, es evidente que Fernando VII p (...)

26Así pues, San Carlos no era un mero comisionado de Fernando VII para presentar el tratado a la Regencia, como pudiera dar a entender la carta del rey a esta institución, de que era portador37. Llegaba a Madrid con instrucciones para contactar con personas relevantes. Desconocemos los términos precisos de tales instrucciones secretas o verbales y como en tantos otros extremos relativos a la negociación de Valençay, hemos de recurrir a los testimonios de La Forest y de Escoiquiz. Según este último, Fernando VII encomendó a San Carlos «que examinase el espíritu de la Regencia y de las Cortes» y actuase en consecuencia. Si ese espíritu era de lealtad al rey, debía instar a la Regencia a ratificar el tratado, pero no debía insistir en ello si la Regencia estimaba que esa decisión pudiera alterar las relaciones con las otras potencias. No obstante, podría insinuar el duque que la Regencia negociara con Inglaterra y ratificara el tratado de forma temporal y, una vez en España, Fernando VII lo denunciaría como acto «forzado y nulo». Ahora bien, si San Carlos constaba que la actitud de las autoridades constitucionales españolas era «de infidelidad y jacobinismo, como ya S. M. lo sospechaba», nada debía decir de lo anterior «y se contentase con insistir buenamente en que la Regencia diera la ratificación, lo que no estorbaría que el rey, a su vuelta a España, continuase la guerra si el interés o la buena fe de la nación lo requería38.

  • 39 M. artola, La España de Fernando VII, p. 521; M. Baselga Mantecón, «En torno a la paz de Valençay», (...)

27Los escritores del siglo xix que relatan este episodio, entre ellos el conde de Toreno y Estanislao de K. Vayo, reproducen, casi sin comentarios, esas «instrucciones secretas» consignadas por Escoiquiz, pero historiadores del siglo xx bien informados dudan de su existencia. Artola las califica de poco verosímiles y Mariano Baselga las da por no existentes. Según este último, Escoiquiz las inventó para hacer la apología de Fernando VII, dando a entender que el rey era respetuoso con las decisiones de la Regencia y un hábil negociador que no deseaba la ratificación del tratado por considerarlo perjudicial para España39. Al margen de estas consideraciones, muy convincentes en mi opinión, Escoiquiz, aunque no lo pretendiera, dejó patente que parte de la misión de San Carlos consistía en averiguar el estado de las opiniones políticas en España. También se refiere a ello con toda claridad La Forest al informar de la misión del duque, lo cual permite suponer que se dieron instrucciones «secretas» a San Carlos, pero no parece que fueran exactamente las que consigna Escoiquiz.

  • 40 Despacho de La Forest del 7 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, pp. 221-224 (...)

28En su despacho del 7 de diciembre de 1813, La Forest comunicaba a sus superiores que San Carlos le «leyó» dos veces las instrucciones recibidas antes de su partida hacia España40. Según este testimonio, aparte de la obtención de la ratificación del tratado, debía cumplir una labor informativa:

Il demandera soigneusement à Madrid le nom des personnes qui se sont distinguées dans le gouvernement, dans les Cortès, dans l’administration, dans le tribunaux, dans l’armée, etc., et quels sont en général les hommes de mérite pour les récompenser en temps et lieu.

29A estas averiguaciones debía dar «une publicité affectée» para, con el señuelo de la recompensa, canalizar todas las esperanzas en los príncipes. Pero no se trataba solo de confeccionar una lista de nombres con esta finalidad, más bien excusa. Se le encomendaba, asimismo, investigar de qué forma habían sido designados los altos cargos, si por sus méritos personales o por «intrigues» y cuál era la opinión de la nación española sobre ellos. Por otra parte, se le encarecía suma prudencia en lo relativo a la Constitución. Si la Regencia exigía su aprobación por el rey antes de ratificar el tratado, San Carlos debía eludir el asunto con habilidad y responder que el monarca estaba dispuesto, una vez llegara la tranquilidad, a deliberar sobre la mejor forma de establecer la «loi fondamentale de l’État, sans mélange des détails qui doivent être étrangers aux constitutions». Pero si la insistencia de la Regencia era absoluta, estaba autorizado a prometer la aprobación de la Constitución.

  • 41 Según consigna en sus memorias el general Copons, encargado de facilitar que San Carlos llegara a s (...)

30La misión de San Carlos, como se constata por estos testimonios y por la forma de programar su viaje (de incógnito y sin avisar previamente al gobierno español41) estaba rodeada de precauciones sobre los asuntos más delicados. Creo que resulta innegable que una parte sustancial de esa misión era la obtención de información política. Pero no solo en términos generales, es decir, no debía averiguar únicamente el ambiente político del país, sino también (y, a tenor de las instrucciones que transmite La Forest, sobre todo) dar cuenta precisa (soigneusement) de la actitud de las personas comprometidas con el régimen constitucional. Evidentemente, no para recompensarlas, como poco después quedaría confirmado.

31Insisto en que la ratificación del tratado era el fin primordial del viaje de San Carlos a Madrid, pero no era menos importante para los príncipes españoles la información directa, por persona segura, del estado político español. Hasta cierto punto esto podría considerarse lógico, pues el aislamiento en Valençay se había prolongado demasiado. No lo es tanto, sin embargo, su preocupación por saber si los altos cargos habían accedido a sus puestos por méritos propios o por la intriga, término este último que aludía a la utilización de las vías previstas en la Constitución. El interés por conocer a las personas tenía varias finalidades. Fernando VII, de natural sumamente desconfiado hacia todo el mundo, incluso sus próximos, deseaba saber con quién podía contar al regresar a España para reinar como monarca absoluto y quienes, antes de su llegada, podían colaborar para terminar con el constitucionalismo. Además —en esto coincidía con las autoridades imperiales— pretendía formar un grupo de presión para orientar a su favor a la opinión pública, materia en la que el rey y sus allegados no eran bisoños, pues habían desarrollado con éxito una operación similar antes de 1808, durante su disputa con Godoy, y mientras duró la guerra, para forjar una imagen positiva de Fernando VII. Por estas razones, a los pocos días de salir San Carlos hacia España se envió al general Palafox.

32Esta decisión, informó La Forest a su ministro el 16 de diciembre de 1813, había sido acordada con los príncipes. En principio, se trataba de que Palafox siguiera la misma ruta que San Carlos para asegurarse de la ausencia de incidentes en su comisión. Pero también a Palafox se le encomendó otra función. En palabras de La Forest,

  • 42 Despacho de La Forest del 16 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 245). S (...)

… il [Palafox] agira en raison des circonstances, et, s’il faut, pour déconcerter quelques intrigues, échauffer l’opinion publique, il profitera de ses nombreuses relations dans le haut clergé et la haute noblesse pour faire prédominer le cri de: Ferdinand, paix, intégrité et indépendance!42

  • 43 Fernando VII y el círculo de sus íntimos siempre buscaron el cobijo de la sombra de Napoleón. Solo (...)

33La Forest, al igual que los príncipes, pensaban que sería necesario excitar (échauffer) la opinión pública, de modo que la construcción en forma condicional de la frase citada no era sino un recurso retórico. Antes hemos constatado la insistencia de Napoleón en convencer a Fernando VII y a su entorno del predominio adquirido por los republicanos (les jacobins) en la España constitucional gracias al apoyo del gobierno inglés. De modo que la ratificación del tratado con Francia solo podía ser viable si se contrarrestaba la influencia inglesa y se cambiaba el espíritu dominante en España, es decir, había que trabajar la opinión pública. Y ese trabajo debía orientarse —como queda bien patente en la frase antes citada de la carta de La Forest— en una clarísima dirección: dando toda la primacía al rey y olvidando la Constitución. El «grito» que La Forest desea predomine en España asocia las ideas de paz, integridad territorial de la patria e independencia al nombre de Fernando. Está ausente toda referencia a la lucha de los españoles y, por supuesto, a las Cortes. Es el rey el beneficiario del fruto del esfuerzo colectivo y quien personifica el nuevo tiempo de paz, al que se llega sin pérdidas territoriales y con el logro de la independencia, todo ello ¡gracias a la alianza con Napoleón! La propaganda absolutista seguirá esta dirección a partir de 1814, de tal forma que podríamos decir que en cierto modo se cumplió el programa convenido en Valençay, aunque, eso sí, ya sin la más mínima alusión al emperador43.

  • 44 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Estado, leg. 3566, exp. 63.
  • 45 AHN, Estado, leg. 3566, exp. 64.

34La Regencia, como es bien sabido, rehusó ratificar el tratado, dejando meridianamente clara de diversas formas su firme disposición a acatar la Constitución y las decisiones de las Cortes. Continuamente citó el decreto del 1 de enero de 1811, que, como se ha visto, invalidaba cualquier acto del rey fuera de España. No obstante, como manifestó en las Cortes el 15 de enero de 1814 el ministro de Estado Luyando, aunque no hubiera existido tal decreto, tampoco la Regencia hubiera hecho aprecio del tratado de Valençay, pues este no solo intentaba de romper la amistad de España e Inglaterra, sino que también menoscababa «la honra y fidelidad de la nación, quebrantando los solemnes pactos que tiene estipulados con la Inglaterra de no tratar de paz y amistad con la Francia sino con previo conocimiento de ella»44. La pauta de comportamiento de las autoridades constitucionales quedó perfectamente expresada en un dictamen presentado a las Cortes el 31 de enero por la Comisión parlamentaria formada para examinar las comunicaciones recibidas de Valençay: había que mantener decoro y respeto a la persona del rey y, al mismo tiempo, «preparar la opinión de la Nación, infundiéndole confianza en las Cortes, y poner a cubierto el Estado contra todas las maquinaciones que pudiese emplear Napoleón para desunir los ánimos y procurar sumergirnos en la guerra civil y la anarquía»45.

  • 46 El Consejo de Estado emitió el día anterior un informe avalando el contenido del decreto, en el que (...)
  • 47 Remito a las obras del conde de Toreno, Vayo, Izquierdo, Baselga, Artola, etc., citadas en estas pá (...)

35A pesar de tales propósitos, en la práctica no se hizo mucho, o no se consiguió hacer lo necesario, para atajar en sus inicios las maniobras de los contrarios al constitucionalismo. Lo más relevante fue un nuevo decreto de las Cortes, aprobado el 2 de febrero de 1814, que ordenaba no reconocer por libre al rey ni prestarle obediencia hasta que jurara la Constitución en el seno de las Cortes46. Pero no insistiré en este asunto, que rebasa los objetivos de este trabajo47. Me circunscribiré ahora a examinar las consecuencias de los viajes de San Carlos y Palafox.

  • 48 Citado por M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, p. 691. M. de Villa-Urrutia, Fernando (...)

36Es evidente que durante su estancia en España ambos mantuvieron conversaciones con distintas personas. Desconozco quienes fueron estas, aparte, naturalmente, de los miembros del ejecutivo a quienes presentaron las cartas de Fernando VII y el tratado de alianza de que eran portadores, pero existen algunos datos que indican que al menos San Carlos no desaprovechó ocasión para recabar la máxima información. Por ejemplo, el general Copons afirma en sus memorias que al verse ambos al regresar el duque a Francia, este le preguntó qué individuos consideraba idóneos para ocupar los altos cargos cuando volviera el rey48. Por otra parte, existen abundantes pistas que permiten suponer que el viaje de los dos enviados de Fernando VII no fue infructuoso en lo relativo a preparar los ánimos para terminar con el constitucionalismo. Me limitaré a consignar algunos datos.

  • 49 C. de Toreno, Historia del levantamiento, pp. 1137-1138; J. Arzadun, Fernando VII, p. 54.
  • 50 E. de K. vayo, Historia de la vida y reinado de Fernando VII, pp. 326-327.

37El episodio más conocido y el que causó mayor revuelo fue la intervención del diputado López Reina en el congreso el 3 de febrero de 1814, defendiendo expresamente la monarquía absoluta encarnada por Fernando. Según el conde de Toreno, Reina, que era un simple escribano y carecía de peso político, no actuó por su cuenta, sino incitado por el «partido antirreformador», cuyos jefes eran —según el autor citado— Bernardo Mozo de Rosales y Antonio Gómez Calderón (futuros firmantes del Manifiesto de los Persas), junto a algún otro diputado. Arzadun, a su vez, apunta que la intervención de Reina se produjo cuando ya se habían difundido entre el público los verdaderos sentimiento del monarca49. Es verosímil que San Carlos y Palafox fueran los difusores de esos sentimientos reales, cuyo conocimiento incitó a los «serviles» a actuar, amparados en la perspectiva del pronto regreso de Fernando VII. Según Estanislao de K. Vayo, desde finales de 1813 (todavía permanecían las Cortes en Cádiz), varios diputados intentaron organizarse para derribar el sistema constitucional, celebrando «conciliábulos» con este fin en distintas ciudades (entre otras, Sevilla, Córdoba, Valencia y Madrid, además de Cádiz), pero les faltó el acicate necesario para entrar en acción50. No es aventurado suponer que este acicate se lo proporcionó San Carlos, cuya llegada a Madrid coincidió con la de las Cortes y el resto de las instituciones constitucionales formadas en Cádiz.

  • 51 C. de Toreno, Historia del levantamiento, p. 1139.
  • 52 J. Fontana, La quiebra de la monarquía absoluta, p. 76. El día 17, Villacampa formó la tropa frente (...)

38En febrero de 1814 los enemigos del constitucionalismo intentaron sustituir a los tres miembros de la Regencia constitucional (el cardenal Borbón, Gabriel Císcar y Pedro Agar), muy denostados a causa de su negativa a ratificar el tratado con Napoleón. Se habló de formar una nueva Regencia, integrada por el general Castaños y el jurista Pérez Villamil y presidida por la infanta Carlota Joaquina, hermana de Fernando VII y esposa del rey de Portugal, caracterizada por sus acusadas ideas absolutistas51. La operación parece que alcanzó cierta envergadura. Castaños dio por hecho el cambio y convocó una reunión en la residencia en Madrid del obispo de Urgel. Asistieron Luyando (ministro de Estado), Martínez de la Rosa y Benito Arias de Prada, a quienes comunicó que le habían propuesto ser regente, que había aceptado y que el partido preponderante era el suyo, esto es, el anticonstitucional. El Conciso anunció el 16 de febrero que al día siguiente se cambiaría la regencia, por lo que la cosa no fue un secreto. Pero todo esto fracasó al declarar el sacerdote José González Falcó que existía un plan en el que estaban mezclados grandes personajes y algunos diputados. El revuelo causado en las Cortes y la disposición de la guarnición de Madrid, mandada por el general Pedro Villacampa, a defender el orden constitucional echaron abajo los planes de cambio de regencia52.

  • 53 Despacho de La Forest del 22 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 249). E (...)

39Mientras esto sucedía en España, Fernando VII esperaba con impaciencia — al decir de La Forest— en Valençay el regreso de San Carlos y junto a su hermano y su tío preparaban a su modo la vuelta al trono. El lugar de San Carlos como su principal confidente lo ocuparon ahora Escoiquiz y Macanaz, siempre bajo la atenta mirada de La Forest, quien mantuvo su costumbre de conversar a diario con los príncipes, marcando tanto la conducta de estos en los asuntos fundamentales —tal vez incluso su pensamiento—, como la de sus consejeros. Con un punto de jactancia, pero sin alejarse de la realidad, a finales de diciembre consignaba La Forest en uno de sus despachos que Escoiquiz y Macanaz le visitaban a diario «et j’en profite pour mêler successivement à la conversation des réflexions sur ce qu’il y aurait de plus utile à faire en Espagne»53. Cuanto ocurría y se decidía en Valençay estaba, pues, supervisado por el hábil y competente enviado de Napoleón, o lo que viene a ser lo mismo: bajo el control de este.

  • 54 Despacho de La Forest del 16 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 246).
  • 55 Despacho de La Forest del 20 de enero de 1814 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 261).

40Uno de los asuntos que centró la atención de Fernando VII en el tiempo de espera del regreso de San Carlos fue la Constitución de 1812. Al parecer, los príncipes la desconocían y fue Escoiquiz el encargado de explicársela; en palabras de La Forest: «la méditer avec eux». Huelga suponer hasta donde pudo llegar el canónigo en sus «meditaciones» para descalificar el texto. El propio La Forest quedó sorprendido por la dureza con que el clérigo criticó «les intentions des prétendus patriotes», a quienes acusaba de haber despojado al rey de su autoridad y sumido el reino en una larga anarquía: «je n’avais pas été plus loin à cet égard vis à vis des Princes»54. La «meditación» dirigida de la Constitución y la lectura de algunos periódicos españoles (se supone que debidamente escogidos) fueron más que suficientes para convencer a los príncipes de que no había exagerado Napoleón en su carta del 12 de noviembre —la que abrió las negociaciones del tratado— al afirmar que el dominio de los republicanos en España había dado lugar a una situación de anarquía55.

  • 56 Despacho del 13 de marzo de 1814 (Correspondance du Comte de La Forest, pp. 296-302).

41En suma, el trabajo de La Forest, auxiliado por San Carlos, Escoiquiz y Macanaz, dio sus frutos. Tras cuatro meses de conversaciones —afirma el francés en su último despacho56— los príncipes han quedado «profondément blessées de l’influence qu’elle [Inglaterra] a eue sur l’idéologie des Espagnols», o lo que es lo mismo: se habían convencido del progreso del republicanismo y de la anarquía en España. Así pues, cabía aventurar que actuarían de acuerdo con los planes imperiales, pues «une très grande partie de ce qu’ils ont à faire pour nous est à faire pour eux-mêmes». Pero el agudo y experimentado La Forest no estaba plenamente seguro de lo que fuera a suceder. Gracias a las largas horas de conversación había penetrado el carácter de Fernando VII y por esta razón suponía que todo dependería de las influencias que recibiera: «il [Fernando] sera obstiné quand il aura été bien conseillé, mais il sera également obstiné s’il est mal conseillé». El entorno del monarca era fundamental, pero una vez llegara el rey a España, esto quedaba fuera del control de La Forest. No obstante, aun en este caso intentó prolongar su influencia sobre Fernando VII y de acuerdo con él elaboró un plan: como parecía difícil conjurar de frente la tempestad que hallaría al llegar a España, lo más prudente sería dejarse llevar por las autoridades establecidas e incluso prestar juramento a la Constitución,

mais il le fera précéder d’un discours déjà composé, ou se trouveront adroitement fondues toutes ses réserves sur le sens qu’il donne à se serment. C’est après avoir pris les rênes qu’il déterminera, d’après l’opinion de l’armée et de la nation, s’il doit se disposer à rompre les liens dont il es serré et à donner une véritable constitution à ses peuples, ou s’il doit plus lentement manier les esprits dans les Cortès, s’assurer de quelques meneurs et faire naître les réformes du sens même de cette assemblée.

42No he visto referencia alguna, aparte de la anterior, a ese «discurso ya preparado», aunque no es muy difícil imaginar sus términos. Lo que sí parece claro es que los agitadores (meneurs) de que Fernando VII debía de servirse para acometer, como dice La Forest, las reformas convenientes, podrían ser las personas con las que habían contactado San Carlos y Palafox durante su breve estancia en Madrid, entre ellas Mozo de Rosales o otros diputados firmantes, más tarde, del Manifiesto de los Persas. Pero este asunto, necesitado de estudio, nos apartaría mucho del objetivo marcado en este trabajo.

V. — Recapitulación

43Fernando VII salió de Valençay con la idea formada de no mantener el sistema constitucional, seguro de contar con el apoyo de Napoleón, quien en este punto había sido especialmente explícito. No obstante, debido a su acusada desconfianza, a la indecisión de su carácter y a la negra pintura sobre el estado «anárquico» de España trazada por unos y otros —quizás las opiniones más determinantes fueron la de Napoleón, primero, y después la de San Carlos— no estaba decidido a hacer frente a los «republicanos» en un primer momento. Tampoco se lo aconsejaron los agentes imperiales, como se acaba de ver. Juraría la Constitución, si era preciso, pero con las reservas contenidas en el discurso preparado juntamente con La Forest.

44A través de La Forest y con el concurso de San Carlos, Napoleón había conseguido durante las prolongadas conversaciones de Valençay marcar al monarca español la vía política para cuando regresara al trono. Fernando VII la mantuvo en lo sustancial tras su entrada en territorio español el 24 de marzo de 1814. Pero las circunstancias, como también había previsto La Forest, obligaron a acomodos y a realizar cambios. De especial relevancia fue, en lo que aquí interesa, la abdicación incondicional de Napoleón el 11 de abril. Fernando VII tuvo que alterar sus planes en materia de política exterior, pero los relativos a la interior no sufrieron modificación sustancial y tras algunos vericuetos, el 4 de mayo decretó la nulidad de la Constitución y de la obra entera de las Cortes.

Bibliographie

Fuentes impresas

Becker, Jerónimo, Historia de las relaciones exteriores de España durante el siglo xix, Madrid, 1824, t. I.

Colección de decretos y órdenes que han expedido las Cortes Generales y Extraordinarias, Madrid, Imprenta Real, 1820.

Correspondance du Comte de La Forest, ambassadeur de France en Espagne (1808- 1813), ed. Geoffroy de Grandmaison, París, A. Picard et fils, 1913, t. VII.

Escoiquiz, Juan, «Idea sencilla de las razones que motivaron el viaje del rey don Fernando VII a Bayona en el mes de abril de 1808», en Miguel Artola Gallego (ed.), Memorias de tiempos de Fernando VII, Madrid, Atlas, Biblioteca de Autores Españoles, 1957, t. I, pp. 187-226.

García de León y Pizarro, José, Memorias, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 1998.

Mémoires et correspondance politique et militaire du roi Joseph, ed. Albert Du Casse, París, 1854, t. X.

Nellerto [Juan Antonio Llorente], Memorias para la historia de la revolución española, París, Imp. De Plassan, 1814, t. I.

Toreno, Conde de, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Pamplona, Urgoiti Editores, 2008.

Vayo, Estanislao de Koska (atribuido a–), Historia de la vida y reinado de Fernando VII de España, Madrid, Repullés, 1842, t. I.

Villa-Urrutia, Marqués de, Fernando VII rey Constitucional. Historia diplomática de España de 1820 a 1823, Madrid, Librería Beltrán, 1922 (2ª ed.).

Bibliografía

Artola, Miguel, La España de Fernando VII, Madrid, Espasa-Calpe, 1968.

Arzadun, Juan, Fernando VII y su tiempo, Madrid, Summa, 1942.

Azcárate, Pablo de, Wellington y España, Madrid, Espasa-Calpe, 1960.

Baselga Mantecón, Mariano M., «En torno a la paz de Valençay (1813)»,

Estudios de Historia Moderna, 4, 1954, pp. 304-348.

Cuenca, José Manuel, La Guerra de la Independencia: un conflicto decisivo (1808-1814), Madrid, Encuentro, 2006.

Dufour, Gérard, «Le projet politique de Joseph I», en Gérard Dufour et Elisabel Larriba (dir.), L’Espagne en 1808: régénération ou révolution?, Aix-en-Provence, Publications de l’université de Provence, 2009, pp. 25-36.

Esdaile, Charles, La Guerra de la Independencia. Una nueva historia, Barcelona, Crítica, 2003.

Fontana, Josep, La quiebra de la monarquía absoluta (1814-1820), Barcelona, Ariel, 1974.

Fugier, André, «La Revolución francesa y el Imperio napoleónico», dans Pierre Renouvin (dir.), Historia de las relaciones internacionales, Madrid, Aguilar, 1967, t. I, pp. 1048-1052.

Gotteri, Nicole, Le maréchal Soult, París, Bernard Giovanageli, 2000.

Grandmaison, Geoffroy de, L’Espagne et Napoléon, París, Plon, 1981, t. III.

GuiraoLarrañaga, Ramón, Don Pedro Villacampa Maza de Linaza. Héroe serrablés de la Guerra de la Independencia Española, Zaragoza, Comuniter, 2005.

Izquierdo Hernández, Manuel, Antecedentes y comienzos del reinado de Fernando VII, Madrid, Cultura Hispánica, 1963, pp. 635-701.

La Parra, Emilio, «El mito del rey deseado», en Christian Demange, Pierre Géal, Richard Hocquellet, Stéphane Michonneau et Marie Salgues (eds.), Sombras de mayo. Mitos y memorias de la Guerra de la Independencia en España (1808-1908), Madrid, Collection de la Casa de Velázquez (99), 2007, pp. 221-236.

— «Los hombres de Fernando VII en 1808», en Armado Alberola y Elisabel Larriba (eds.), Las élites y la «Revolución de España» (1808-1814), Alicante, Universidad de Alicante, 2010, pp. 127-152.

Navas-Sierra, Jesús Alberto, «El tratado de Valençay o el fracaso del pacto imperial napoleónico», Jarbuch für Geschichte Lateinamericas = Anuario de Historia de América Latina, 27, 1990, pp. 259-304.

Pérez Garzón, Juan Sisinio, Las Cortes de Cádiz. El nacimiento de la nación liberal (1808-1814), Madrid, Síntesis, 2007.

Petiteau, Nathalie, Les Français et l’Empire (1799-1815), París, La Boutique de l’histoire - Université d’Avignon, 2008.

Pintos Vieites, María del Carmen, La política de Fernando VII entre 1814 y 1820, Pamplona, Estudio General de Navarra, 1958.

Raoul, R. P., Pages d’histoire sur Valençay et sa région, Issoudun, Imp. Laboureur et Cie, 1968.

Santacara, Carlos, La Guerra de la Independencia vista por los británicos, 1808- 1814, Madrid, Antonio Machado Libros, 2005.

Tulard, Jean, Napoléon ou le mythe du sauveur, París, Fayard, 1987.

Notes

1 El presente trabajo ha sido elaborado en el marco del Proyecto de I+D+I financiado por el ministerio de Ciencia y Tecnología y por fondos FEDER (referencia: HAR2008/04389).

2 El texto del tratado en castellano lo reproduce, entre otros, M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, pp. 666-668; la versión francesa puede verse en Correspondance du Comte de La Forest, pp. 318-320.

3 Son excepción dos estudios, ambos bien documentados, de M. Baselga Mantecón, «En torno a la paz de Valençay» y M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, pp. 635-701. Por otra parte, el artículo de J. A. Navas-Sierra, «El tratado de Valençay o el fracaso del pacto imperial napoleónico», ofrece una interesante interpretación desde el punto de vista del derecho internacional.

4 Véase, entre otros, C. Esdaile, La Guerra de la Independencia, p. 542, y J. S. Pérez Garzón, Las Cortes de Cádiz, p. 406.

5 El tratado de Valençay, a pesar de todo, tuvo asimismo algunas consecuencias diplomáticas, entre otras razones porque supuso la renuncia de Napoleón a los derechos adquiridos sobre la corona española en Bayona (véase J. A. Navas-sierra, «El tratado de Valençay o el fracaso del pacto imperial napoleónico», pp. 262-265).

6 El texto de Escoiquiz ha sido reeditada por Miguel Artola en Memorias de tiempos de Fernando VII, edición que sigo aquí (el párrafo citado, en p. 211). El conde de Toreno concede verosimilitud al hecho de que Escoiquiz se sirviera de «apuntes del rey» en su relato sobre las negociaciones de Valençay, si bien advierte que el canónigo pudo tergiversarlos según su conveniencia (C. de Toreno, Historia del levantamiento, pp. 1128-1129). De la misma opinión es E. de K. Vayo, Historia de la vida y reinado de Fernando VII, pp. 314-315.

7 Los intereses contrapuestos y las dudas de las potencias aliadas ante la campaña contra Napoleón hicieron pensar a este a finales de 1813 que era posible su permanencia en el poder. Todavía en el congreso de Châtillon, celebrado entre el 4 de febrero y el 17 de marzo de 1814, Francia reclamó ser reconocida como potencia de primer orden, pero Inglaterra logró que en esta reunión no se tomara decisión alguna (A. Fugier, «La Revolución francesa y el Imperio napoleónico»).

8 N. Gotteri, Soult, pp. 448-467; N. Petiteau, Les Français et l’Empire, pp. 224-228.

9 C. Esdaile, La Guerra de la Independencia, p. 537. Basado en cartas interceptadas a generales españoles, en especial a Girón, marqués de las Amarillas, Soult informó a Napoleón de la desconfianza hacia Inglaterra de varios militares de prestigio (cita, entre otros, a Castaños y a O’Donnell, conde de La Bisbal) y del deseo de estos de cambiar la Regencia constitucional (G. de Grandmaison, L’Espagne et Napoléon, t. III, pp. 369-370).

10 En noviembre de 1813 Napoleón no disponía de más de 80.000 soldados para hacer frente a los ejércitos aliados, que superaban los 250.000 hombres y se preparaban para pasar el Rhin (J. Tulard, Napoléon, pp. 415-416). Para hacer frente a esta amenaza necesitaba con urgencia disponer de las tropas que todavía combatían en el norte de España a las órdenes de Soult.

11 La Forest recibió dos instrucciones en relación a su misión en Valençay: las primeras fechadas el 13 de noviembre de 1813 y las segundas el 19. Estas últimas fueron más explícitas y tenían un gran contenido político (ambos textos están íntegramente reproducidos en Correspondance du Comte de La Forest, pp. 168-171 y 309-315).

12 En su correspondencia, La Forest hace alusión varias veces a las facilidades para cumplir los planes franceses derivadas de la magnífica imagen del rey entre los españoles. Sobre este extremo, véase E. La Parra, «El mito del rey deseado».

13 Se suele considerar que la primera idea en este sentido la lanzó el mariscal Soult en octubre de 1813 en carta al emperador (la reproduce M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, p. 637). El 3 de noviembre Suchet reiteró la misma idea y el ministro Maret se encargó, al parecer, de darle forma (véase L. A. Navas-Sierra, «El tratado de Valençay o el fracaso del pacto imperial napoleónico», p. 294).

14 Ambos habían acompañado a Fernando VII en Bayona y durante las primeras semanas de su estancia en Valençay, pero al poco de llegar a este último lugar, Napoleón ordenó que lo abandonasen, para evitar que ejercieran cualquier influencia sobre los príncipes. El duque de San Carlos quedó confinado en Lons-le-Saunier y Escoiquiz en Blois (acerca de la trayectoria de los dos personajes y su influencia sobre Fernando VII, véase E. La Parra, «Los hombres de Fernando VII en 1808»).

15 Carta del duque de Bassano al Emperador, cit. por M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, p. 638.

16 Correspondance du Comte de La Forest, p. 316.

17 J. García de león y PIzarro, Memorias, p. 211.

18 A estas alturas era impensable la continuidad de José Bonaparte en el trono español y no obstante, también este pensó que no todo estaba perdido si Napoleón le apoyaba. El 29 de diciembre de 1813, cuando ya estaba firmado el tratado, José escribió a su hermano, desde Mortefontaine, pidiéndole que designara a alguno de sus ministros para que se entendiera con el duque de Santa Fe, «mon ministre des affaires étrangères», sobre los aspectos a tratar en las futuras negociaciones sobre la paz en Europa. El emperador le respondió con un tajante: «Vous n’êtes plus roi d’Espagne. Je ne veux pas l’Espagne pour moi, ni je n’en veux pas disposer; mais je ne veux plus me mêler dans les affaires de ce pays que pour y vivre en paix et rendre mon armée disponible» (Mémoires et correspondance politique et militaire du roi Joseph, t. X, p. 3). Es evidente que Napoleón había optado por Fernando VII y olvidado los derechos adquiridos en Bayona.

19 Primeras instrucciones a La Forest, Paris, 13 de noviembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, pp. 168-171).

20 Correspondance du Comte de La Forest, pp. 209 y 242; J. Escoiquiz, «Idea sencilla», p. 218. Fernando VII retrasó deliberadamente la llegada de Escoiquiz a Valençay hasta la salida del duque de San Carlos con dirección a España. Esta fue una de esas maniobras de pretendida habilidad política tan habituales en Fernando VII. En los años de la guerra estaba muy extendida en España la idea de que una de las causas inmediatas de las renuncias de Bayona en 1808 había sido la mala gestión de Escoiquiz (La Forest se hizo eco de ello en su correspondencia: ver p. 198), de modo que ahora el rey pretendió dejar bien sentado que el canónigo no había participado en las negociaciones del tratado que facilitaba su vuelta al trono.

21 El 1813 la asistencia religiosa del château de Valençay estaba a cargo del cura del pueblo, el abate Charpentier, asiduo al cuarto de los príncipes (R. P. Raoul, Pages d’histoire sur Valençay, p. 311). La Forest consigna estos extremos en su correspondencia con el ministro de Exteriores francés y algunas veces expresa cierta preocupación por el gran ascendiente del cura (véanse pp. 178 y 186).

22 Es Escoiquiz quien mayor realce da a la firmeza del rey ante las primeras propuestas de Napoleón, pero es evidente el objetivo autojustificativo de este intento. Por su lado, una parte de la historiografía española ha seguido la misma vía para salvar en lo posible —tal me parece su finalidad— la actuación de Fernando VII (véase M. C. PIntos Vieites, La política de Fernando VII, p. 40 y J. M. Cuenca, La Guerra de la Independencia, pp. 369-370).

23 Colección de decretos y órdenes que han expedido las Cortes Generales y Extraordinarias, t. I, pp. 43-44.

24 En todo caso, Fernando VII no podía ejercer sus funciones reales hasta que no jurara la Constitución. Por otra parte, en la práctica política resultaba a todas luces una imprudencia cualquier acuerdo con Napoleón, pues casi toda Europa luchaba contra él y se debatían los términos en que debía concertarse la paz general. Toda iniciativa particular de España al margen de su aliada Inglaterra era una decisión completamente descabellada.

25 Carta de Napoleón a Fernando VII, 12 de noviembre de 1813, en Correspondance du Comte de La Forest, p. 172.

26 El carácter republicano de la Constitución de 1812 fue resaltado, asimismo, por los afrancesados españoles. Llorente, por ejemplo, escribió lo siguiente: los miembros de las Cortes, «imbuidos de las máximas republicanas aprendidas en los papeles de la revolución francesa proyectaron establecer la República, con el nombre Monarquía Constitucional» (Nellerto, Memorias para la historia de la revolución, t. I, p. 202).

27 Basta tener en cuenta las críticas a la Constitución de 1812 y a la obra de las Cortes en general por parte de Wellington y de su hermano el embajador Henry Wellesley (véase, entre otras referencias, P. de Azcárate, Wellington y España, pp. 195-199 y las citas de la correspondencia de los dos hermanos Wellesley recogidas por C. Santacara, La Guerra de la Independencia).

28 C. de Toreno, Historia del levantamiento, p. 1129.

29 En sus conversaciones con los príncipes, La Forest se refiere sistemáticamente a los constitucionales como «le parti républicain». Véase, entre otras, su carta del 13 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, pp. 236-237).

30 Correspondance du Comte de La Forest, p. 310. Según recalcó La Forest en sus cartas al ministro de Exteriores, ya desde las primeras entrevistas con los príncipes españoles insistió en esto, hecho que, a su vez, confirma Escoiquiz. Afirma el canónigo que al presentarse el plenipotenciario francés por primera vez ante los príncipes les dijo: «los ingleses lo han destruido todo, introduciendo la anarquía y el jacobinismo en España, cuyo suelo está talado y asolado, la religión destruida, el clero perdido, la nobleza abatida, la marina sin otra existencia que el nombre, las colonias de América desmembradas y en insurrección, y en fin, todo en ella arruinado» (J. Escoiquiz, «Idea sencilla», p. 212).

31 Correspondance du Comte de La Forest, pp. 310 y 313 (el subrayado es mío).

32 G. Dufour, «Le projet politique de Joseph I».

33 Correspondance du Comte de La Forest, p. 312. La aspiración de Fernando VII a contraer matrimonio con alguna princesa de la familia Napoleón venía de lejos, como es bien sabido.

34 La Forest mantuvo su primera entrevista con los príncipes el 17 de noviembre de 1813 y el 8 de diciembre siguiente se firmó el tratado, al que se le puso fecha del día 11. Las conversaciones continuaron hasta el 13 de marzo de 1814, en que los príncipes españoles abandonaron Valençay en dirección a España. El hipotético debate sobre las cláusulas del tratado duró 23 días, mientras que a otras cuestiones —de ellas se tratará a continuación— se dedicaron, al menos, 95 días.

35 El 26 de noviembre de 1813, el ministro Caulaincourt ordenó a La Forest que no diese el tratamiento de Majestad a Fernando VII, sino, como hacía el emperador, el de Príncipe y Alteza Real (Correspondance du Comte de La Forest, p. 202, n. 2). Poco después, en un despacho fechado en París el 13 de diciembre de 1813, dirigido a Suchet, se advierte que hasta que no se ratifique el tratado «don Ferdinand est le Prince des Asturies: il n’est reconnu pour Roi que le traité ratifié» (citado por M. Baselga Mantecón, «En torno a la paz de Valençay», p. 315). Me permito, por otra parte, insistir en la gratuidad de observaciones como la siguiente: Fernando VII no tenía gran interés en que la Regencia ratificara el tratado porque «sabía que el Emperador se hallaba en el borde de su caída y esperaba obtener su libertad sin grandes compromisos internacionales» (M. C. PIntos Vieites, La política de Fernando VII, p. 44).

36 El ministro de Exteriores a La Forest, 29 de noviembre de 1813, en Correspondance du Comte de La Forest, p. 210. Al aludir a la «reacción» que pudiera provocar la presencia de Palafox supongo que el ministro se refiere a su condición de héroe en la defensa de una ciudad, Zaragoza, considerada por la propaganda patriota ejemplo de resistencia y de martirio en la guerra contra los franceses. Palafox era, pues, el menos indicado para convencer de las buenas intenciones de Napoleón.

37 La carta, fechada en Valençay a 8 de diciembre de 1813, ha sido reproducida en distintas ocasiones (por ejemplo en M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, pp. 687-688). El rey, tras aludir en ella al buen trato recibido durante su estancia en la «quinta» de Valençay ( «nuestra existencia ha sido hasta ahora en ella tan agradable como podía permitirlo mi posición») presenta a la Regencia el tratado como la «Paz más ventajosa» obtenible en ese momento.

38 J. escoiquiz, «Idea sencilla», p. 218. Si aceptamos este testimonio, es evidente que Fernando VII pretendía, ante todo, la ratificación del tratado.

39 M. artola, La España de Fernando VII, p. 521; M. Baselga Mantecón, «En torno a la paz de Valençay», p. 315. Conviene hacer notar, en apoyo de la tesis de Baselga, que en el subtítulo de su libro: Idea sencilla, Escoiquiz señala que lo escribe «para su justificación y la de las demás personas que componían entonces el consejo privado de S. M.».

40 Despacho de La Forest del 7 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, pp. 221-224). Tras dar cuenta del contenido de tales instrucciones, al que aludiré más abajo, afirma La Forest: «J’ignore si M. de San Carlos emporte d’autres instructions plus secrètes. Il ne m’en laisse pas supposer l’existence…». En este punto, quizá convenga dar más crédito al testimonio del francés que al de Escoiquiz, pues aquel estaba obligado a comunicar al ministro los hechos exactos, mientras que el texto del canónigo es claramente justificativo.

41 Según consigna en sus memorias el general Copons, encargado de facilitar que San Carlos llegara a su destino, éste le advirtió al entrar en España que convenía al servicio del rey que el gobierno constitucional no tuviera noticia previa de su llegada a Madrid (citado por M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, p. 686).

42 Despacho de La Forest del 16 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 245). Subrayado en el original. Evidentemente, Escoiquiz no hace alusión a este cometido de Palafox.

43 Fernando VII y el círculo de sus íntimos siempre buscaron el cobijo de la sombra de Napoleón. Solo se mostró firmemente contrario a Napoleón en 1802, cuando siendo príncipe de Asturias comenzó las maniobras contra Godoy. En 1807-1808, el príncipe y su entorno buscaron el apoyo de Napoleón al organizar la embestida final contra Godoy y desde 1808 hasta 1814, Fernando siempre se mostró sumiso ante el emperador y no objetó ninguna de sus decisiones, pero a partir de 1814 sus consejeros (Escoiquiz, sobre todo, el más prolífico con la pluma) pusieron gran empeño en marcar distancias respecto al francés.

44 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Estado, leg. 3566, exp. 63.

45 AHN, Estado, leg. 3566, exp. 64.

46 El Consejo de Estado emitió el día anterior un informe avalando el contenido del decreto, en el que además se hacía esta advertencia: «si Napoleón envía a España a Fernando VII es para tendernos un nuevo lazo y hacerle instrumento de sus inicuas tramas y acaso aborrecible a una Nación que tanto le desea, con el designio de fomentar una guerra civil» (AHN, Estado, leg. 3566, exp. 64).

47 Remito a las obras del conde de Toreno, Vayo, Izquierdo, Baselga, Artola, etc., citadas en estas páginas, las cuales dan abundantes noticias sobre el particular. Véase, asimismo, un detallado relato de las actuaciones de la Regencia y de los ministros en J. Becker, Historia de las relaciones exteriores, t. I, pp. 311 sqq.

48 Citado por M. Izquierdo Hernández, Antecedentes y comienzos, p. 691. M. de Villa-Urrutia, Fernando VII rey Constitucional, p. 130, afirma, sin citar fuentes, que San Carlos mantuvo conversaciones en Madrid con Mozo de Rosales y otros absolutistas.

49 C. de Toreno, Historia del levantamiento, pp. 1137-1138; J. Arzadun, Fernando VII, p. 54.

50 E. de K. vayo, Historia de la vida y reinado de Fernando VII, pp. 326-327.

51 C. de Toreno, Historia del levantamiento, p. 1139.

52 J. Fontana, La quiebra de la monarquía absoluta, p. 76. El día 17, Villacampa formó la tropa frente a las Cortes, lo cual disuadió a los que pretendía proponer el cambio de regencia (Causa contra Villacampa, 17 de julio de 1814, en R. Guirao Larrañaga, Don Pedro Villacampa, pp. 265-274).

53 Despacho de La Forest del 22 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 249). Es muy significativo que La Forest expresara en uno de sus despachos (el del 16 de diciembre de 1813, pp. 242-243) una opinión excelente sobre Escoiquiz. Lo califica de hombre penetrante, lleno de sentido, de carácter abierto y sin las pasiones de sus compatriotas. Pero lo que más resalta del canónigo es su actitud hacia Napoleón: «il a exprimé le plus profond respect pour l’Empereur», y hacia el propio La Forest: «il m’a été utile dès le lendemain de son arrivée».

54 Despacho de La Forest del 16 de diciembre de 1813 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 246).

55 Despacho de La Forest del 20 de enero de 1814 (Correspondance du Comte de La Forest, p. 261).

56 Despacho del 13 de marzo de 1814 (Correspondance du Comte de La Forest, pp. 296-302).

© Casa de Velázquez, 2012

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search