Version classiqueVersion mobile

Entre civitas y madīna

 | 
Sabine Panzram
, 
Laurent Callegarin

Prólogo

Sabine Panzram et Laurent Callegarin

Texte intégral

L’extrémité de la Méditerranée occidentale est un espace autonome, étroit, resserré entre les terres, aisé à saisir par l’homme : le « Channel » méditerranéen […]. En revanche, cette Manche allongée d’est est relativement aisée à franchir du nord au sud. Elle n’est pas, dans la masse continentale des et nord-africain, une barrière, mais une rivière qui unit plus qu’elle ne sépare […]. Analogues à ces pêche qui, au-delà de Gibraltar, continuent à se glisser vers l’Atlantique, emportant tout un peuple de Séville, de Sanlúcar de Barrameda ou du Puerto de Santa Maria, descendent en pêchant jusqu’à la la Mauritanie et, le dimanche, vont écouter la messe dans un des présides portugais de la côte
F. Braudel, La Méditerranée et le monde méditerranéen à l’époque de Philippe II, 1949, pp. 107-109.

Mapa 1. — El mundo de las ciudades en la Península Ibérica y en el norte de África (siglo iv).

Mapa 2. — El mundo de las ciudades en la Península Ibérica y en el norte de África (siglo ix).

1Empezar citando a Fernand Braudel y su La Méditerranée et le monde méditerranéen à l’époque de Philippe II, del año 1949, constituye, desde el punto de vista de las ciencias históricas, un anacronismo. En el contexto de la presente publicación esta cita se explica, sin embargo, porque, desde su época de estudiantes, los editores de este volumen no han podido —ni querido— librarse del poder de sugestión de estas líneas: son, sencillamente, demasiado hermosas. Puesto que la Península Ibérica y la norteafricana, desde el punto de vista geológico y geomorfológico, están formadas por los mismos materiales —montañas omnipresentes, altiplanicies, llanuras, franjas costeras y una sucesión de islas— y, en consecuencia, el potencial de aprovechamiento de su entorno físico resulta comparable, Fernand Braudel habla de un «bi-continente». Incluso aunque el norte de África no se diferenciase del resto del continente por su apariencia externa, la gran superficie del Sáhara lo separaría de forma decisiva de otras regiones africanas. En la época premoderna, este «bi-continente» se caracterizó, más que cualquier otra región del Mediterráneo occidental, por compartir la ciudad como forma de vida.

2Toletum, la «Network para la investigación sobre la Península Ibérica en la Antigüedad» (www.toletum-network.com) —interdisciplinar y transepocal—, que desde 2011 cuenta con financiación de la Deutsche Forschungsgemeinschaft (DFG), organiza en la Warburg-Haus de Hamburgo un taller anual en el que se discuten los elementos constituyentes de la vida urbana desde el punto de vista de la historia antigua y medieval, de la arqueología clásica y paleocristiana, de la arqueología de las provincias romanas, y de la historia de la arqueología. Así, por ejemplo, en el año 2013 el taller versó sobre la decoración escultórica de espacios públicos y privados, y en 2014 sobre los lugares de espectáculos, como teatros, anfiteatros y circos, lugares, todos ellos, de autopercepción ciudadana. En cualquier caso, el primer plano lo ocupaban siempre los siglos entre la República y el año 711 y, con ello, cuestiones relativas a la continuidad y el cambio, a la ruptura y la transformación. En este contexto, en algún momento de la discusión surgían siempre dudas: ¿esto es así en general, o representa la Península Ibérica una excepción? ¿Se debe aprobar la explicación generalizadora, o bien postular una «evolución con dinámica regional»?

3La disposición de la École des hautes études hispaniques et ibériques – Casa de Velázquez Madrid a colaborar motivó el salto al otro lado del estrecho de Gibraltar, y permitió organizar el sexto taller de Toletum, que tuvo lugar entre el 22 y el 24 de octubre de 2015, dándole la forma de un congreso internacional dedicado a «El mundo de las ciudades en la Península Ibérica y el norte de África en la Antigüedad tardía y la Alta Edad Media». Esta temática se presentó como si la investigación estuviese debatiendo actualmente acerca de un cambio de paradigma en la periodización, concretamente en referencia a las ciudades: desde la perspectiva de los estudios de la Antigüedad, la importancia y el significado de las ciudades como centros de poder se mantiene sin interrupción hasta 711, pero, ¿cómo se desarrolla a partir de entonces, después de este año que hasta ahora siempre se había considerado como punto de inflexión decisivo en la historia de estas regiones? Ya en 1985, en su fundamental artículo «From Polis to Madina», Hugh N. Kennedy había llamado la atención sobre el hecho de que la llamada «Islamic City» debería considerarse consecuencia de transformaciones sociales y económicas, más que resultado de una «islamización» abrupta de la sociedad. Así pues, en función de esta nueva valoración del mundo de las ciudades de la Antigüedad (tardía) parece llegado el momento de cuestionar sus consecuencias para la época de la temprana Edad Media, y de discutir las tesis de Hugh Kennedy, sobre una nueva base material y teniendo en cuenta las dos regiones en conjunto.

4Es evidente que la perspectiva de este volumen, la de los estudios de la Antigüedad, se refleja tanto en su concepto como en su introducción. Al final, en el sentido literal de la palabra, el «salto» al otro lado del estrecho de Gibraltar se ha quedado en mero «salto», y la «inspección» de la época de los Omeyas no ha pasado de ahí: la tan deseable colaboración entre distintas disciplinas en el ámbito de la investigación del mundo urbano —de tal modo que especialistas en la Antigüedad y medievalistas avancen mano a mano en sus estudios— sigue quedando pendiente para proyectos futuros.

5El presente volumen reúne las contribuciones del congreso de Hamburgo en una versión revisada, complementadas por un artículo de Ridha Ghaddhab (Université de Sousse) sobre «Vie urbaine et activités artisanales dans les villes romaines d’Afrique durant l’Antiquité tardive » y un contrapunto de Patrice Cressier (CNRS, UMR 5648, Ciham, Lyon), «Quelques remarques sur la genèse des villes islamiques au Maghreb occidental ». Los textos, que reflejan la variedad de las cuestiones y las diferentes formas de enfoque, han sido revisados por los editores solo desde el punto de vista editorial; la responsabilidad del contenido y las ilustraciones corresponde a los respectivos autores. Los editores han tomado la decisión voluntaria y consciente de aceptar la variedad de los idiomas, en un reflejo de las más diversas tradiciones de investigación en las que se inscriben los estudios de los contribuyentes. Igualmente, se ha renunciado a una homogeneización en cuanto a la terminología, los nombres o el cómputo de los años de las distintas disciplinas. En consecuencia, a lo largo de las páginas que siguen el lector leerá, por ejemplo, Strabon o Estrabón para evocar al autor griego, Kairouan o Kairauán para referirse a la misma ciudad, y el año 98 de la Hégira para denominar el año 716 después de Cristo. Contamos con su flexibilidad, y con el disfrute que le proporcionará esta variedad, la cual, sea como fuere, caracteriza la investigación sobre ciudades en estas regiones.

6En último lugar —aunque no sea, por ello, menos importante—, nos es grato expresarle nuestro agradecimiento a Eduardo Manzano Moreno (Consejo Superior de Investigaciones Científicas Madrid), Philipp von Rummel (Deutsches Archäologisches Institut Berlin) y Markus Trunk (Universität Trier) por liderar los animados y controvertidos debates en aquellos días ya tan lejanos que compartimos en la Warburg-Haus de Hamburgo; y también a los evaluadores anónimos que, con sus críticas constructivas, sin duda alguna han contribuido a mejorar la calidad de los respectivos artículos y del volumen en su conjunto.

7La «passion» de origen braudeliano por el Mediterráneo y el estrecho de Gibraltar no se ha visto mermada por el debate científico. Por el contrario, ha demostrado lo fructífero y productivo que puede ser un enfoque transepocal e interdisciplinar, en tanto que permite revisar la narrativa tradicional de la evolución del mundo urbano en la «Long Late Antiquity» y comenzar a explorar nuevos territorios, tarea para la que, como es bien sabido, tan necesaria es la «passion» como la ratio.

Table des illustrations

Légende Mapa 1. — El mundo de las ciudades en la Península Ibérica y en el norte de África (siglo iv).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/23582/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 222k
Légende Mapa 2. — El mundo de las ciudades en la Península Ibérica y en el norte de África (siglo ix).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/23582/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 174k

© Casa de Velázquez, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search