Version classiqueVersion mobile

La muerte de los príncipes en la Edad Media

 | 
Fermín Miranda García
, 
María Teresa López de Guereño Sanz

V. — La memoria

Los caminos de la muerte en la historiografía castellana del primer xiv

El ejemplo de la Crónica de tres reyes

Carmen Benítez Guerrero

Texte intégral

  • 1 Crónica de D. Alfonso el Onceno deste nombre, ed. de Cerdá y Rico, 1787, p. 11.

1El título de este trabajo, relativo a los caminos de la muerte, no debe entenderse de una manera literal, como bien podría haber sido si su objeto fuese analizar el traslado del cuerpo del monarca desde el lugar de su fallecimiento hasta el de su sepultura: por ejemplo, el camino que recorre el cuerpo de Fernando IV desde Jaén hasta Córdoba, pues aunque su destino era Sevilla, o Toledo, las fuertes calenturas de aquel septiembre de 1312 le impidieron llegar a su destino final1. Este debe entenderse más bien de un modo figurado, como los caminos que los relatos sobre la muerte recorren en las fuentes y la bibliografía al respecto, así como los que pueden seguir si tomamos los recovecos que ofrecen nuevas vías de análisis.

  • 2 Sobre la necesidad de distinguir entre propaganda y legitimación a la hora de interpretar las deci (...)

2Así, se organizará el trabajo en tres bloques: por un lado, se presentarán brevemente las fuentes centrales de la investigación, así como el tipo de estudios que se vienen llevando a cabo a partir de ellas. En segundo lugar, se realizará un repaso por el tipo de información que tales fuentes ofrecen sobre la muerte y qué líneas de investigación pueden fundarse sobre estas. Por último, se expondrá un caso concreto de análisis basado en el estudio de los relatos sobre muertes regias dentro de la Crónica de tres reyes y su empleo como instrumentos de propaganda y de legitimación2.

Marco de estudio: objeto, fuentes y tradición historiográfica previa

  • 3 A desarrollar en el marco del proyecto de investigación «Migravit. La muerte del príncipe en Franc (...)

3El objetivo esencial de mi investigación dentro del proyecto responsable de este volumen será analizar la utilización propagandística y legitimadora de los relatos sobre la muerte dentro de los discursos ideológicos relacionados con la monarquía3. Para intentar delimitar este amplio campo de trabajo utilizaré tres criterios: el tipo de fuente, la cronología y el espacio geográfico. De este modo, mi análisis se centrará por el momento solo en los textos de tipo historiográfico, más concretamente en los producidos a lo largo de la primera mitad del siglo xiv dentro de la Corona de Castilla.

  • 4 Se acepta la datación de 1344-1350 para la ordenación final de la Crónica de tres reyes, siempre t (...)
  • 5 Loaysa, Crónica de los reyes de Castilla, ed. de García Martínez, 1982, texto latino, p. 72; texto (...)
  • 6 La suma contenida en el ms./7415 se supone redactada en el reinado de Alfonso XI, si bien la copia (...)

4Dada su importancia dentro de este marco cronológico y espacial, el núcleo inicial del corpus estará compuesto por las crónicas ligadas al entorno de Alfonso XI, esto es, la Crónica de tres reyes y la Crónica de Alfonso XI4, aunque el caso que expondré en esta ocasión se limitará a la primera de ellas. Para contar con una panorámica más completa de la utilización de los relatos sobre la muerte dentro de los discursos historiográficos creados en este contexto será necesario considerar otras producciones historiográficas. Por un lado, la Crónica de los reyes de Castilla redactada por Jofré de Loaysa a principios del siglo xiv y solo conservada a través de la traducción latina realizada por Armando de Cremona5. Por otra parte, hay que mencionar la Crónica particular de San Fernando, y asimismo, las crónicas derivadas de materiales alfonsíes que aparecen en el marco cronológico que hemos delimitado, al menos la Crónica de Castilla y, fuera del ámbito proclive al rey, la Crónica abreviada. Aunque resulte un poco anterior, sería conveniente detenerse también en la sección del códice E2 referente a la Crónica amplificada de 1289, para comprobar hasta qué punto los elementos observados podrían rastrearse ya en la producción historiográfica desde Sancho IV. Interesante también es la suma de reyes contenida en el ms./7415 de la Biblioteca Nacional de España, cuyo texto se inscribe en este periodo6, aunque la narración —y particularmente los fragmentos referidos a la muerte de los monarcas— destaca por su concisión. Por último, no debe olvidarse el Poema de Alfonso XI.

  • 7 A este respecto confróntense las opiniones de L. Funes, que relaciona algunas de estas obras con e (...)
  • 8 Arias Guillén, 2012.
  • 9 Sobre esta cuestión véase Catalán Menéndez-Pidal, 1992, p. 13; Gómez Redondo, 2009 y 2012; CFIV, p (...)
  • 10 Benítez Guerrero, 2017.

5Como se observa, la mayor parte de estos textos, y sobre todo los que suponen el punto de partida del análisis, son producciones que directa o indirectamente se encuentran vinculadas a la monarquía7. Todos nacen de un contexto muy preciso dentro de la evolución de la historia castellano-leonesa, que se indentifica con los reinados que Fernando Arias Guillén ha denominado como linaje maldito8. En efecto, este contexto está marcado por una serie de particularidades, como son los problemas obvios de legitimidad de la línea dinástica reinante, un contexto mental determinado —que algunos autores convienen en denominar molinismo9—, y la necesidad de construir un discurso —y en esto es esencial el relato historiográfico— en defensa tanto del poder regio como de la dinastía que lo ejerce10. Los que se encuentran fuera de ese marco proclive al rey, especialmente el texto de don Juan Manuel, servirían de punto de comparación. Estas circunstancias, así como el corpus seleccionado, determinan por sí mismas la que, como adelantaba, pretende ser mi línea de análisis: cómo se utiliza la muerte del príncipe y qué papel desempeña en la construcción de esas legitimidades dentro de los discursos historiográficos puestos en juego por el linaje maldito o sus adversarios.

  • 11 Me refiero, por ejemplo, a los trabajos de Certeau, 1975; White, 1987, o Spiegel, 1990 y 1997 en e (...)

6Antes de adentrarnos en el análisis del ejemplo que se propone, es conveniente aproximarnos a los estudios que se han centrado en este tipo de fuentes a la hora de abordar la cuestión de la muerte: desde qué perspectivas se han analizado y qué elementos han despertado mayor interés. Me centraré en los casos en los que se aborda específicamente la cuestión de la muerte del príncipe, dejando al margen en esta ocasión los estudios, notables, que han contribuido a renovar desde una perspectiva mucho más amplia la concepción y el modo de análisis que se aplica hoy a la historiografía medieval, y que tienen por supuesto su repercusión en este y en algunos de los trabajos que se citan a continuación11.

  • 12 Azpeitia Martín, 2008, p. 116. En el mismo trabajo puede encontrarse un recorrido bibliográfico po (...)
  • 13 Interesantes reflexiones al respecto de conceptos que resultan claves en cualquier acercamiento de (...)

7No es necesario volver a insistir en el amplio tratamiento que el tema de la muerte —y en lo que nos ocupa, de la muerte regia— ha tenido en la historiografía contemporánea europea y peninsular desde la etapa de esplendor de la historia de las mentalidades después de los años sesenta12. En lo que respecta al tratamiento de la cronística como vía de acercamiento a la muerte regia, encontramos su uso preferente como fuente de información —como una de las tantas fuentes que nos aportan datos sobre la cuestión—, pero sigue siendo relativamente escaso su análisis desde la perspectiva de un discurso que funciona como transmisor de un determinado programa ideológico y que se encuentra indisolublemente ligado a la realidad. Y lo está tanto por recoger y ser reflejo de un sistema de valores como por ser un medio para definir un patrón de comportamiento y potenciar, o construir él mismo, ese sistema13.

  • 14 Mitre Fernández, 1988a.
  • 15 González Jiménez, 2006.
  • 16 Cabrera Sánchez, 2011 y 2015.

8E. Mitre nos aporta un útil repaso descriptivo por los tipos de muerte regia basándose muy especialmente en los relatos historiográficos14. Por su parte, M. González Jiménez los emplea asimismo para el estudio de la muerte de los reyes del siglo xiii castellano15. Más recientemente, M. Cabrera se sirve de las crónicas como fuente esencial para sus trabajos sobre la muerte de los miembros de la realeza hispánica o sobre el tratamiento del cuerpo16.

  • 17 Confrontar con las ideas de Guiance, 1998, p. 318.

9En estos trabajos se observa una inquietud hacia el tema ideológico y simbólico, e incluso propagandístico. Por ejemplo, la interpretación positiva o negativa de una enfermedad redunda en una determinada imagen del rey, en la que repercuten también los relatos de buenas o malas muertes. Del mismo modo, la preparación hacia la muerte se interpreta como una vía más de exaltación de la figura regia o, como se subraya en el trabajo de M. González, el momento de la muerte toma significación en cuanto a la cuestión de la continuidad dinástica17.

10A pesar de ello, sigue siendo más raro —y esto parece algo común a todos los ámbitos, no solo a los estudios sobre la muerte— el análisis directo de la fuente historiográfica tomándola como un objeto de estudio: como un medio de expresión de un modelo de sociedad y de un proyecto político, como un producto cuyo discurso significa en sí mismo, como artefacto que no solo recibe un carga ideológica sino que contribuye a construir una realidad y a difundir unos determinados valores.

  • 18 Ibid.; Id., 2002; Arizaleta, 2007.

11En este sentido destacan especialmente los trabajos de A. Guiance, pero también el de A. Arizaleta y, en el marco de este proyecto, el trabajo de D. Rodríguez-Peña18. Aquí se observa un interés mucho más pronunciado por la significación de los discursos y se subraya la necesidad de constatar la existencia de esquemas narrativos que viajan de texto en texto. Mi interés se va a situar en línea con estos investigadores, pues el eje vertebral de mi propuesta se centra en el papel que adquiere la muerte del rey dentro del discurso historiográfico como elemento que contribuye —creo que de manera muy significativa— a construir el armazón ideológico de la monarquía, al menos en los textos que he seleccionado como corpus de análisis inicial.

  • 19 Rochwert-Zuili, 2012. Basándose en otras fuentes se ocupan de la cuestión Alonso Álvarez, 2003, o (...)
  • 20 Rochwert-Zuili, 2006.
  • 21 Martin, 2014.
  • 22 Sobre esta cuestión véase Arias Guillén, 2015; Guiance, 1998, pp. 308-318 y, aunque no abarca todo (...)

12Pero hay otras líneas de investigación que surgen del acercamiento a las fuentes historiográficas y que ya han empezado a ser analizadas por la investigación contemporánea: el proceso de construcción de la memoria linajística19, el papel de la mujer en la construcción de esa memoria20 y, en buena medida ligado a ello, su vinculación con los panteones reales21. A ello podría añadirse otro elemento interesante ligado a la cuestión de la muerte del príncipe y significativo desde el punto de la propaganda política de los monarcas, aunque sea ajeno a los relatos historiográficos: la elección de sus lugares de sepultura22.

  • 23 Arizaleta, 2007, p. 314.
  • 24 Para mayor información véase ibid. Otro ejemplo, en este caso referido a los combates en batalla, (...)
  • 25 Véase también Gómez Redondo, 1999 y 2009.

13Antes de cerrar este punto, es necesario volver a subrayar una cuestión a la hora de acercarnos a la historiografía medieval, tanto si lo hacemos buscando información concreta como si la analizamos en conjunto desde una perspectiva ideológica, y es su carácter de narración. En este sentido, resulta esencial no perder nunca de vista la existencia de «microestructuras narrativas23» dentro de los contextos de producción que circulan entre textos de distinto carácter genérico o, si se prefiere, que saltan de unas tradiciones discursivas a otras. Como constata Amaia Arizaleta, los marcos de recepción comunes explican esquemas y fórmulas paralelas sin necesidad de recurrir al contacto entre los textos a la hora de explicar las similitudes24. Por ello, será siempre imprescindible valorar esta cuestión para no asumir como realidades aspectos que resultan de tradiciones quizás puramente narrativas25.

  • 26 Guiance, 1998, p. 29.

14En cierta medida debido a estas cuestiones, se deja al margen por el momento el empleo de una mirada diacrónica para esta investigación. Sin duda, tal perspectiva permitiría profundizar en el estudio de la evolución de los modelos26, pero por ahora se opta por seguir una visión sincrónica que permita una comparativa de los modelos entre los distintos géneros y entornos dentro del mismo contexto para así comprobar relaciones y divergencias entre ellos.

Informaciones referentes a la muerte en la Crónica de tres reyes: posibles vías de análisis

  • 27 Mitre Fernández, 1988a.

15La lectura de la Crónica de tres reyes aporta diversa información respecto de la muerte en general y de la regia en particular. Si seguimos el orden propuesto por E. Mitre, podemos establecer tres grandes momentos: los pasos previos a la muerte, la muerte en sí misma y los momentos posteriores27.

  • 28 Así lo analiza para otros casos Id., 2003-2004, pp. 17-18.
  • 29 Por ejemplo, así se observa en la literatura sapiencial, con el ejemplo claro de los Castigos del (...)
  • 30 Para el caso de María de Molina véase CFIV, § II, 21, p. 36. Los casos de Sancho IV y Fernando IV (...)

16En cuanto a los elementos previos a la muerte, pueden destacarse, en primer lugar, los periodos de enfermedad. Estos males se utilizan para dibujar una determinada imagen del monarca, bien positiva, bien negativa28. Una imagen positiva de la enfermedad se observa en la Crónica de tres reyes para Sancho IV y María de Molina. Dicha imagen tiene estrecha relación con la idea de esfuerzo, aspecto por otra parte muy vigente en el contexto de producción de los textos, no solo en la historiografía, sino también en otros géneros29. Así, a pesar de sus dolencias, tanto Sancho IV como María de Molina cumplen correctamente con sus funciones. En el caso de Sancho IV, la enfermedad nos lleva incluso a subrayar el carácter martirial de la muerte del monarca. En el lado contrario, la enfermedad de Fernando IV sirve para subrayar su carácter débil y poco responsable30.

  • 31 CSIV (Crónica de Sancho IV, ed. de Saracino, 2014), p. 185; CFIV, § XVII, 3, p. 163.
  • 32 CAX, p. 242; CSIV, p. 185; no ocurre lo mismo en CFIV.
  • 33 Parece claro que los testamentos son un añadido posterior y no un elemento original de la Crónica (...)

17Aparecen asimismo otros aspectos importantes relacionados con la perspectiva de la muerte, como la preocupación por el lugar en el que ha de encontrarse el monarca al morir31. Del mismo modo, la preparación del monarca ante la inminencia de la muerte se utiliza para subrayar su faceta piadosa32. Tampoco pueden olvidarse los documentos relacionados con los momentos previos a la muerte, como los testamentos de Alfonso X incorporados significativamente a la tradición manuscrita de la Crónica de tres reyes, o de la Crónica de Alfonso X cuando esta se transmite de manera autónoma33.

  • 34 CAX, p. 127; CSIV, pp. 47, 99, 147, 172; CFIV, § XIV, 1, p. 102.
  • 35 CAX, pp. 16-17; CFIV, § II, 9-10, pp. 31-32.
  • 36 Ibid., § IX, 2, p. 65.
  • 37 Ibid., § XIV, 1, p. 102.
  • 38 CAX, pp. 21 y 70; CSIV, pp. 108, 114-115; CFIV, § I, 50, p. 26, y § XIII, 6, p. 99.
  • 39 CSIV, p. 10; CFIV, § VI, 3, p. 57.
  • 40 Ibid., § X, 12, p. 74.
  • 41 Parece ser también el caso de Lorenzo Yáñez como consecuencia de sus mentiras sobre María de Molin (...)
  • 42 Respectivamente en CAX, pp. 240-241 y CFIV, § XII, 13 y 17, pp. 91 y 93.
  • 43 Contra Juan Núñez de Lara en CSIV, pp. 124 sqq., también pp. 135-139; contra el infante don Juan e (...)

18La muerte —me refiero ahora no solo a la muerte regia— puede ser causada por enfermedad34, por epidemias35, por hambruna36, por asesinato37, en contexto bélico38, por aplicación de la justicia regia39, o por mala aplicación de dicha justicia, guiada en este caso por el mal consejo40. También por justicia divina, como se observará más adelante para el caso de Fernando IV41. Pero además encontramos falsas muertes, que por lo general conllevan la revelación de los verdaderos sentimientos de un personaje. Así ocurre, por ejemplo, con Alfonso X cuando cree equivocadamente que su hijo Sancho ha muerto, o con don Juan Manuel cuando piensa que lo está el infante don Enrique42. Asimismo son significativas las falsas amenazas de muerte, utilizadas para despertar el temor en un determinado personaje y crear la discordia con el enemigo43.

  • 44 CSIV, pp. 73, 147, 172, 185; CFIV, § I, 50, p. 26; § XII, 18, p. 93; § XVI, 24, pp. 138-139.
  • 45 CSIV, pp. 160 y 164; CFIV, § XII, 11 y 15, pp. 90-92; § XIX, 2, p. 166.
  • 46 Ibid., § I, 2, p. 10; § II, 10, p. 32; § XII, 16, p. 93.
  • 47 CSIV, pp. 43-44; CFIV, § XVI, 66, p. 153.
  • 48 CAX, pp. 27-28.
  • 49 Del mismo contexto, por ejemplo, Loaysa, Crónica de los reyes de Castilla, ed. de García Martínez, (...)

19En cuanto a los elementos posteriores a la muerte, encontramos el pesar o la alegría por el fallecimiento de un personaje44, o las problemáticas abiertas a su muerte, muy especialmente el destino de sus posesiones45. Parece tener cierta significación dentro de los textos el descubrimiento del monarca muerto cuando nadie le ha visto morir, el lugar donde se encuentra el heredero, así como el cumplimiento de los rituales funerarios pertinentes, y esto no solo en el caso del rey: los días de duelo, el cubrir el ataúd con paños ricos, las candelas, las misas y el llanto, en este caso marcadamente ligados a la reina, tanto con respecto a los personajes más cercanos, como son los de la familia real, como con, incluso, los enemigos46. Puede encontrarse también información sobre traslados de sepulturas a lugares considerados más convenientes47 o aniversarios para mantener la memoria48. Sin embargo, no son propias de la Crónica de tres reyes las semblanzas de final de reinado, como sí ocurre en otros textos49.

20De esta amalgama de informaciones derivadas de una primera lectura de los textos surgen interesantes vías de análisis. Por un lado, el estudio de las tradiciones textuales, en concreto de los testamentos de Alfonso X incorporados a la tradición manuscrita de la Crónica de tres reyes. Dada la significación de la última voluntad de Alfonso X en un contexto de supuesta ilegitimidad de Sancho IV y sus sucesores, el análisis de las variantes textuales de los testamentos del Rey Sabio podría resultar muy sugerente.

21Otro de los temas en los que cabría aún profundizar es el papel de la reina en relación a la muerte del rey y la construcción de la memoria regia, lo que permitiría ahondar en líneas ya iniciadas por otros investigadores, tal y como se observó en el apartado referente a las tradiciones historiográficas actuales.

  • 50 Otras muertes de príncipes en este corpus: Sancho Capello de Portugal, san Luis de Francia, Conrad (...)
  • 51 Insisto en la existencia de materiales previamente elaborados que se ensamblaron en un relato comú (...)

22La tercera de las vías de acercamiento es el desarrollo del programa ideológico de la monarquía a partir de las imágenes sobre la muerte regia. Por supuesto, muchas son las posibilidades de los datos enumerados; por ejemplo, como ya se ha visto, los síntomas de enfermedad interpretados como signos de debilidad o reinventados para subrayar una imagen positiva del rey según el interés del cronista. Siguiendo esta línea, a continuación me voy a centrar en el relato de las muertes de los monarcas castellano-leoneses que aparecen en la mencionada Crónica de tres reyes50, así como su significación en la construcción del discurso legitimador del linaje maldito por parte de la producción historiográfica surgida en el entorno de Alfonso XI51.

El relato de la muerte de los reyes malditos: su papel legitimador dentro de la Crónica de tres reyes

La muerte de Alfonso X

  • 52 CAX, p. 240.
  • 53 Ibid.
  • 54 Recuérdese a este respecto el contexto de guerra civil que vive Castilla en los últimos momentos d (...)

23Antes de la muerte de Alfonso X, la crónica de su reinado relata cómo el infante Sancho cae enfermo en Salamanca al punto de que su privado, Gómez García, abad de Valladolid, cree que «era llegado a muerte52». En consecuencia, envía una carta a «Áluaro, que era su amigo53», informándole de la muerte del infante para que acudiese al rey Alfonso X, a Sevilla, e intentase ganar su merced54. A partir de aquí se relata el pesar del monarca por la muerte del hijo sin que lo muestre públicamente; al contrario, se aparta solo en su cámara, donde nadie se atreve a entrar, y comienza a llorar con fuerza:

  • 55 CAX, p. 240.

Et quando el rey don Alfonso vio la carta que dezié que era muerto el infante don Sancho su fijo, tomó muy fuerte pesar, commo quier que lo non mostrase ante los que estauan y. Et apartóse en vna cámara solo, asy que omne ninguno non osaua entrar a él, et començó a llorar por él fuertemente. Et tan grande fue el pesar que ende avía que dezía por él muy doloridas palabras, diziendo muchas vezes que era muerto el mejor omne que auía en su linaje55.

  • 56 El llanto de Alfonso X en este relato no es ritual, como suele ocurrir en estos contextos, véase G (...)
  • 57 CAX, p. 240.

24La actitud interesada del cronista resulta evidente o cuanto menos sospechosa si consideramos la imposibilidad de que conociese qué hacía el rey mientras se encontraba escondido en su cámara. Más allá de ello resulta especialmente significativo que la afirmación de Sancho IV como el mejor hombre de su linaje salga de la boca de Alfonso X, sobre todo si tenemos en cuenta el enfrentamiento entre los dos y el hecho de que el padre del Rey Sabio sea el mismísimo Fernando III. De hecho, la propia narración deja constar esta contradicción entre el fuerte pesar que siente Alfonso X56 y la realidad de la guerra entre su hijo y él. Así, ante la pregunta del maestre Nicolás sobre el porqué de su pesar hacia Sancho, que le tenía desheredado, y la advertencia de cómo esa actitud podía llevarle a perder el apoyo del infante don Juan y los ricos hombres, Alfonso X responde que lo que le preocupa es la dificultad sobrevenida para recuperar los reinos. En efecto, el relato, que subraya recurrentemente que el rey daba esta razón para encubrir sus verdaderos pensamientos, describe las palabras del Rey Sabio, que viéndose a sí mismo «mesquino viejo57» afirma que

  • 58 Ibid., pp. 240-241.

«nunca yo cobraré los míos regnos; ca tamanno es el miedo que tomaron de mí los de las mis villas e todos los ricos omnes e las Órdenes por el yerro que me fizieron, que non se me querrán dar. Et más ayna los cobrara yo del infante don Sancho, si biuiera, que era vno, que non de todos». Et con esta razón se encubrió del pesar que tenía por el fijo58.

  • 59 Ibid., p. 241.
  • 60 Ibid.
  • 61 M. González Jiménez plantea la controversia acerca de si verdaderamente fue perdonanado o no el in (...)
  • 62 CAX, p. 242. Sobre la capilla real de la catedral de Sevilla véase Laguna Paúl, 2001. Sobre los aj (...)

25Pero el infante Sancho se recupera y de inmediato enferma el rey Alfonso en Sevilla, «en guisa que llegó a muerte59». De esta sucesión de acontecimientos es preciso subrayar algunos elementos significativos que por el momento me limitaré a enumerar: en primer lugar, que la recuperación del infante Sancho se produce por voluntad divina; en segundo lugar, que el infante don Juan reclama para sí los reinos de Sevilla y Badajoz, a lo que Alfonso X se niega; y en tercer lugar, que el rey Alfonso perdona al infante Sancho, «su fijo heredero60», y a todos los naturales del reino61. Se producen después los pasos propios en torno a la muerte del monarca: Alfonso recibe el cuerpo de Dios devotamente, entrega su alma a Dios, se produce el llanto por su defunción y posteriormente recibe sepultura en la iglesia de Santa María de Sevilla, «çerca del rey don Ferrando su padre et de la Reyna donna Beatriz su madre62».

  • 63 CAX, p. 241. A falta de una edición crítica de la crónica hay que tener en cuenta que existen vari (...)
  • 64 CAX, p. 241. De nuevo hay que subrayar la existencia de variantes textuales, como la del ms./10195 (...)
  • 65 Benítez Guerrero, 2013, pp. 60-82.
  • 66 Esta idea se desarrolla ampliamente en la misma CAX, p. 219. Pero también la encontramos en otro t (...)
  • 67 CAX, p. 241.

26Volvamos sobre los tres elementos subrayados, pues tienen especial relevancia en el contexto en el que nos situamos, así como dentro del discurso historiográfico. Que la recuperación de Sancho se produce por voluntad divina no deja en el texto lugar a dudas, y no solo por la mención explícita de que «quiso Dios que terminó63», sino también por la aclaración previa de que Sancho se encontraba en Salamanca «desanparado de los fisicos64»: su recuperación es obra divina y en ella nada tiene que ver la mano del hombre. Esta recuperación de Sancho por voluntad divina vuelve a poner en juego un elemento íntimamente ligado al programa legitimador de este monarca y sus sucesores, como es la justificación divina del poder65: Dios salva a Sancho para poder reinar, del mismo modo que fue la propia voluntad divina la que acabó con la vida del infante don Fernando de la Cerda para ceder el reino al infante66. Por supuesto, esta repentina sanación de Sancho «plógol67» mucho al rey Alfonso X.

  • 68 González Mínguez, 1976, p. 92; Benítez Guerrero, 2017, pp. 319-320.
  • 69 Diplomatario andaluz de Alfonso X, ed. de González Jiménez, 1991, n521, pp. 557-564.
  • 70 Benítez Guerrero, 2017, pp. 325-326.

27Por su parte, la negación del Rey Sabio a la entrega de los reinos de Sevilla y Badajoz al infante don Juan tiene suma relevancia en la primera mitad del siglo xiv. Son de sobra conocidas las constantes reclamaciones que el infante realizó sobre estos territorios, así como su proclamación como rey entre 1296 y 130068. Estas aspiraciones encuentran en buena medida una base legal en el codicilo de Alfonso X69, si bien no he hallado rastro documental de la utilización de este argumento por parte del infante don Juan70. Lo que sí parece evidente es cómo el discurso historiográfico se ocupa de eliminar cualquier posible base legal que el mencionado infante pudiera tener al pronunciar el propio Alfonso X la negativa de cederle los reinos.

  • 71 Me refiero a Loaysa, Crónica de los reyes de Castilla, ed. de García Martínez, 1982, texto latino, (...)
  • 72 Benítez Guerrero, 2017, pp. 316-317.
  • 73 No recogerá lo mismo don Juan Manuel al relatar el momento de la muerte de Sancho IV; al contrario (...)
  • 74 En concreto, el texto dice que «lo fiziera con mançebía» (CAX, p. 241).

28En tercer lugar, no es menos significativo el perdón que Sancho IV recibe del rey Alfonso en el momento de su muerte, máxime si consideramos que otras fuentes también proclives a Sancho IV no lo recogen71. Sin duda, el principal elemento de ilegitimidad que pesaba sobre Sancho IV, al menos si nos atenemos a los elementos subrayados por las fuentes, fue la rebelión contra su padre, a su vez origen de su maldición72. No cabe duda a tenor de ello de la importancia que adquiere el perdón a esa rebelión en el principal discurso historiográfico legitimador del Rey Bravo y sus sucesores73. Por otra parte, el texto hace constar que la rebelión por la que Sancho es perdonado se produjo como consecuencia de su corta edad74.

  • 75 Ibid., p. 242.
  • 76 CSIV, p. 4.
  • 77 Ibid. A continuación se procede a la enumeración de Castilla, León, Toledo, etc. El ms./563 de la (...)
  • 78 CSIV, p. 5.
  • 79 Así, se lee «que era ya el rey finado» en ms./829; «que él era rey su señor era finado» en M.II.2; (...)
  • 80 Ibid., p. 5.

29Retomemos ahora el hilo de los acontecimientos. Como se observó líneas arriba, tras el perdón de Sancho IV por su padre, este último comulga, muere y, después del llanto, en el que se menciona en primer lugar a don Sancho75, es sepultado en Sevilla. Así concluye la Crónica de Alfonso X y a continuación el conjunto de Crónica de tres reyes prosigue con el reinado de Sancho IV. Allí, después de la enumeración de eras cronológicas tan característica de este corpus historiográfico, se procede a relatar los movimientos del infante don Sancho. Este recibe la noticia de la muerte del Rey Sabio en Ávila y en consecuencia se viste de luto, hace el duelo, acude a la iglesia de San Salvador a hacer «cunplimiento76», a escuchar la misa por el alma de su padre y solo entonces se quita los paños de duelo y, «porque fincó heredero en los reinos77», vistió otros paños de oro reales. Inmediatamente el infante hace constar su condición de heredero, se proclama rey y hace tomar por reina a María de Molina y por heredera a la infanta Isabel; «et todas las guerras que avía estonçe por muchas partes todas çessaron cuando sopieron que era ya rey78». Curiosamente, la tradición manuscrita no deja claro si las guerras acabaron al saber que Sancho IV había sido proclamado o que Alfonso X había muerto79. Esta transición del poder desde la muerte de Alfonso X y la proclamación de Sancho se cierra con la coronación de este último y su esposa en Toledo por los obispos de Burgos, Cuenca, Coria y Badajoz80.

  • 81 Guiance, 1998, p. 321.
  • 82 La encadenación contraria observa J. M. Nieto Soria para los reyes de la dinastía Trastámara, a ex (...)
  • 83 Ve esta idea de continuidad dinástica González Jiménez, 2006, p. 153. Confróntese con Guiance, 199 (...)

30Como ha constatado A. Guiance81, en este caso —y así ocurrirá también con Fernando IV—, el ceremonial fúnebre —al menos el que describe la crónica— se produce antes del acceso al trono por parte del sucesor82. Sin embargo, pienso que estas ceremonias sí tienen una significación desde el punto de vista de la continuidad dinástica, al menos en contextos problemáticos para el heredero, como es el de Sancho IV y lo será después el de Fernando IV83.

La muerte de Sancho IV

  • 84 CSIV, p. 185.
  • 85 Ibid., p. 186.
  • 86 Ibid.
  • 87 Ibid. Las variantes textuales al respecto pueden encontrarse en el aparato crítico, n. 39.
  • 88 Como observa A. Guiance, las muestras de dolor popular no serían un elemento ritual exclusivo de l (...)
  • 89 CSIV, p. 187. Sobre la capilla funeraria del Rey Bravo, véase Ruiz Souza, 2006; Rivera Recio, 1985(...)

31Al sentir su dolencia, el Rey Bravo se hace trasladar a Toledo. Allí pasa un mes, y después de ver que no puede escapar de la muerte sigue los pasos necesarios para enfrentarla: se confiesa, comulga y recibe la extremaunción. Toma el rey todos los sacramentos como buen católico, y muere —siempre según el texto de la crónica— el martes 25 de abril pasada la medianoche84. Se realiza después el llanto por el monarca difunto, estando presente el infante don Fernando, heredero, que fue llevado por su tío abuelo, el infante don Enrique. El llanto fue extremo por parte de la reina María de Molina, «tan grand llanto que vos non podría omne contar cuán grande era85». Seguidamente, la clerecía y el arzobispo de Toledo lo llevan a enterrar a la iglesia de Santa María de Toledo86. Solo una rama de los manuscritos de la Crónica de Sancho IV insiste en reforzar a continuación la imagen de dolor de la reina, al subrayar «que fuesse en vna mula y nunca quiso ir sino de pie y rastrándose e messándose et façiendo muy gran llanto87». El resto de las copias, por el contrario, se refiere solo al llanto88. Para finalizar, después de la misa se procede a la sepultura del monarca en un monumento de piedra que él mismo ordenó construir, junto a Alfonso VII89.

  • 90 Primera crónica general, ed. de Menéndez Pidal, 1977, p. 773.

32Resultan comparables algunas alusiones del relato de la muerte de Sancho IV con la de Fernando III. También de este monarca se afirma en el final de la Primera crónica general que «¿Qui podrie dezir nin contar la marauilla de los grandes llantos que por este90» se hicieron? A este respecto, es interesante tener en cuenta que la sección final de este texto surge del mismo entorno de la crónica que se está analizando aquí.

  • 91 Guiance, 1998, p. 320.
  • 92 CSIV, p. 186.
  • 93 Que el heredero está presente se deduce también de su inmediata proclamación como monarca en el mi (...)

33Hasta este punto se cumple más o menos fielmente el esquema ritual propio de la muerte regia en la Castilla bajomedieval, a excepción quizás de la presencia del heredero en el ceremonial fúnebre. Siguiendo a D. Menjot, A. Guiance considera que, en la Baja Edad Media, el heredero no participaba en el cortejo fúnebre, ausencia que interpreta como significativa a la hora de concluir que la monarquía hispana no precisa de ceremonias de consolidación que subrayen la continuación del poder91. Este caso se suma a las excepciones propuestas por el autor —la de Enrique IV y, quizás, Juan I— y acentúa el carácter inestable del traspaso de poder ante la llegada de un periodo de minoría real. Por su parte, no hay que perder de vista el papel que en esa presencia tiene el infante don Enrique, que «tomó al infante don Fernando, que era de nueve años et cuatro meses92», y cómo subraya la intención de hacerse con el control del rey que este personaje demuestra desde el principio93.

  • 94 CSIV, p. 158.
  • 95 CFIV, § III, 2, p. 40.
  • 96 Ibid., § III, 3, p. 40.
  • 97 De la siguiente manera se expresa don Juan Manuel sobre Fernando III en El libro de los estados: « (...)

34Pero la verdadera significación de la muerte de Sancho IV se deduce de pasajes anteriores del texto, lejos aún de la muerte del rey. Antes del relato de sus momentos finales, la narración nos sitúa en el contexto de la conquista de Tarifa. Allí, se dice, «el rey tomó ý tan grand afán e tanta lazería, que fue comienço de la dolençia que él ovo después de que ovo de morir94». Con la introducción de esa sencilla frase, el cronista refuerza la faceta del monarca como conquistador de Tarifa y establece una equivalencia directa entre el esfuerzo del rey en este empeño y el motivo de su muerte. Esta idea se vuelve a desarrollar en la Crónica de Fernando IV, que, no olvidemos, forma parte de la misma composición, cuando se pone en boca de María de Molina el recuerdo de la conquista de Tarifa y se afirma que «tan grand afan e tan grand lazeria de su cuerpo tomara el rey don Sancho que aquello fuera ocasion de su muerte95». De este modo, se añade al discurso sobre la muerte del monarca un nuevo elemento de exaltación, por otra parte fundamental y absolutamente ligado a su memoria: su papel en la Reconquista. Se trata además de la recuperación de una villa que resultaba esencial, pues según el mismo texto era clave para explicar la pérdida de España96. De este modo se otorga a la muerte del rey un carácter casi martirial aunque este no hubiese muerto en batalla. Más aún, se puede observar de nuevo un paralelismo con la memoria del propio Fernando III si se compara con las referencias a este en algunos textos de la época, así como el carácter también martirial de la muerte de aquel monarca97.

  • 98 CSIV, p. 182.
  • 99 Ibid.
  • 100 Ibid., pp. 183-184.
  • 101 Sobre esta cuestión véase Benítez Guerrero, inédita, pp. 111-114.

35Todavía debe destacarse otra cuestión. En enero de 1295 el rey se encontraba en Alcalá de Henares. Allí, entendiendo que su «dolençia grande que avía que era de muerte98», ordena testamento y, consciente de la «grand discordia99» que acarrearía la edad del infante heredero, organiza la consiguiente minoría100. El texto comenta el encargo de la tutoría y la guarda de los reinos a la reina María de Molina, al mismo tiempo que pide a Juan Núñez de Lara que sirva a esta y a su hijo. La cuestión no deja de ser significativa si tenemos en cuenta la problemática minoría de Fernando IV, con la reclamación de la tutoría y guarda del rey y los reinos por parte del infante don Enrique y la necesidad de legitimar la posición de la misma reina101. Por su parte, pone más en evidencia la deslealtad de los Lara en los reinados posteriores, y reinventa la misma petición que Fernando de la Cerda había hecho en relación a su descendencia

36Resulta significativo comparar el final de Alfonso X y el de Sancho IV recogido por las crónicas. Mientras que al morir el Rey Sabio, el texto se centra más bien en limpiar el nombre del hijo heredero y manifestar su favor divino, en el caso de la segunda muerte se dedican varias páginas a relatar el llanto por la pérdida del monarca difunto. También parece destacable que en el caso de Alfonso se subraye que lo enterraron los presentes, a pesar de la constancia que tenemos de que el monarca dejó disposiciones muy concretas sobre su sepultura, mientras que en el caso de Sancho se subraya la implicación directa del monarca, que se entierra en un monumento que él mismo ordenó erigir.

  • 102 Ead., 2017, pp. 317-318.

37La proclamación de Fernando IV tras la muerte de su padre sigue el mismo esquema que se observó para el caso anterior, aunque en esta ocasión se marca la debilidad de un monarca que no actúa por sí mismo, sino que es guiado en todos sus movimientos102.

La muerte de Fernando IV

  • 103 El emplazamiento en CFIV, § XIX, 4, pp. 166-167; su cumplimiento en ibid., § XIX, 6, p. 167.
  • 104 Ibid., § XIX, 6, p. 167.

38Es de sobra conocido por todos cómo, según el relato de su crónica, el rey Fernando IV muere emplazado al juicio de Dios por los hermanos Carvajales a consecuencia de su mal ejercicio de la justicia103. La crónica informa de que el rey murió tras echarse a dormir y que lo encontraron muerto en la cama después del mediodía sin que nadie lo hubiese visto fenecer. Esto ocurrió el jueves 7 de septiembre, víspera de Santa María, cumpliéndose los treinta días del emplazamiento realizado por los Carvajales, y entonces «fizose el roydo muy grande por toda la villa104». Es el infante don Pedro quien al encontrarlo muerto inicia un gran llanto por él.

  • 105 Ibid., § XVII, 2, p. 163.

39La misma crónica que habla del emplazamiento hace alusión en varias ocasiones a las dolencias del monarca. Alguna vez se especifica que el rey sufre de cuartana y se subraya cómo no se guardaba de su dolencia y cada día comía carne y bebía vino105.

  • 106 Ibid.

40En efecto, aproximadamente un año antes de su muerte, el rey cae enfermo después de cenar mucho con una calentura que le hizo perder el conocimiento, hasta tal punto de no recordar cosa que le dijesen y llevar a creer a los presentes que estaba muerto. La reina acude en su auxilio con la ayuda de los físicos, pero a los pocos días «recudiole muy grand postema con grand dolor del costado e ouieronlo de sangrar106». Se insiste en que era joven y se cuidaba mal: cada día pide comer carne y es la reina quien establece —incluso oponiéndose a los físicos— que deje de comerla durante catorce días. En ese plazo el rey mejora, pero entonces vuelve a comer carne y la fiebre reaparece, al punto de llegar muchas veces a peligro de muerte:

  • 107 Ibid., § XVII, 3, p. 163.

E temiendo todos que moriria, la reyna donna Costança querialo leuar a Carrion, porque sy ouiese de morir, que le tomase la muerte en poder della e de don Juan Nunnez. E fizolo don Juan Nunnez por se apoderar de los reynos107.

  • 108 Masiá de Ros, 1994, p. 282.
  • 109 CFIV, § XVII, 3, p. 163.
  • 110 Ibid.
  • 111 Ibid., § XVIII, 1, p. 164. Sobre la sección del texto referente al nacimiento del heredero y la re (...)
  • 112 CFIV, p. 167. Sobre la variación textual del tramo final de la crónica y los inicios de la de Alfo (...)

41La enfermedad del monarca tiene rastro documental al menos desde enero de 1312. En ese momento, el sacristán de Tarazona informa a Jaime II de que el rey de Castilla «segunt verdat esta en gran periglo e dubda que esta aparellado a tisiga e a otros accidentes pariglosos108». El rey es consciente de la situación, y viendo el peligro, se hace llevar a Valladolid, a las casas del abad de Santander, Nuño Pérez de Monroy109. Entonces sigue el relato: «E nasçiole vna naçençia en el anca derecha, e salio tanto venino ende en guisa que quiso Dios que por alli termino e de alli adelante finco sin peligro en guisa que fynco muy sano110». Pero hay otra información que se introduce en el contexto discursivo de la próxima muerte del rey: el nacimiento del infante heredero, Alfonso, así como el deseo del rey de que lo críe la reina María de Molina. La esposa del rey, Costanza, no acepta esta disposición del monarca y otorga la crianza al infante Pedro111. La familia de manuscritos que creo representativa de la versión más antigua de la crónica menciona al morir Fernando IV la proclamación como heredero de Alfonso, que estaba en Ávila112.

  • 113 Son llamativas las contradicciones del texto en el final del relato, pues se dice que entregan Alc (...)

42Hasta aquí se observan distintas cuestiones. En primer lugar, los elementos negativos que se concentran en torno a la muerte del monarca, desde su enfermedad hasta el juicio de Dios, así como el «roydo» que se produce en la villa al saberse la muerte del rey. En segundo lugar, la imagen positiva que de nuevo tiene la reina María de Molina, cuyo papel en la curación del rey destaca más que el de los propios físicos. En relación a ello, resulta llamativo el interés del cronista por subrayar el afán del monarca en comer y beber, como es propio de un rey joven y de poco entendimiento. En tercer lugar, la importancia que parece adquirir el lugar donde se encuentran el rey y el heredero cuando se produce la muerte del primero de ellos con vistas a asegurar el papel que jugará cada personaje en los momentos inmediatos113.

 

43Al hilo de las muertes relatadas, me gustaría descatar varias cuestiones que sirvan como conclusión. En primer lugar, creo que puede observarse cómo existe un discurso coherente y programado, como muestra, por ejemplo, el hecho de que haya elementos repetidos a lo largo del relato de los tres reinados que componen la Crónica de tres reyes. Así ocurre con la explicación de la enfermedad de Sancho por su esfuerzo en la conquista de Tarifa, que aparece en el relato de su reinado y que se repite en el de Fernando IV. Esto es interesante no solo en relación con la interpretación ideológica del corpus, sino que apoya la idea de una composición unitaria para los textos que lo componen.

44En segundo lugar, debe insistirse en la necesidad de analizar el discurso historiográfico, y en particular el relato de la muerte regia, en el contexto sociopolítico en el que se produce. En este caso, todo gira en torno a la situación de ilegitimidad del linaje de Sancho IV y el horizonte de una minoría en los dos últimos casos de muerte regia que se han analizado.

45Según se ha observado, aparecen como fundamentales varios elementos orientados a legitimar el papel de determinados personajes en la subsiguiente minoría. Por un lado, las disposiciones del monarca referentes a la tutoría y guarda del rey y los reinos. Es el caso de la legitimación del papel de María de Molina analizada en los momentos finales de la Crónica de Sancho IV. Esta cuestión resulta aún más significativa al constatar que otros discursos legitiman candidatos diferentes, como ocurre con la Crónica de 1344, que da este papel al infante Enrique. Por otro lado, la alusión ya desde Alfonso X a la solicitud de división de los reinos por parte del infante don Juan y cómo le fue negado por aquel. También parece clara la importancia que tiene el lugar donde la muerte encuentra al rey y al heredero para el desarrollo de los acontecimientos inmediatos y el destino del reino.

46Por último, cabe mencionar el interés por construir un relato que borre toda duda de ilegitimidad sobre Sancho IV. Alfonso X y Sancho IV mueren como han de morir los reyes, cristianamente, aunque en ambos casos rodeados de elementos tendentes a legitimar y exaltar al segundo de ellos. En este sentido, el relato de la muerte de Alfonso X nos brinda el perdón paterno para la legitimación; por su parte, la muerte de Sancho se dibuja casi como un martirio, pues la enfermedad que la provoca es consecuencia del esfuerzo que el rey puso en la conquista de Tarifa a los musulmanes, con la consecuente exaltación de la figura regia. El caso de Fernando IV es la antítesis de los anteriores: el rey muere bajo la justicia divina, solo y por sorpresa y causando un gran «ruido».

  • 114 La gula, en Castigos del rey don Sancho, ed. de Bizzarri, 2001, p. 80.
  • 115 Ibid., p. 165.

47Como decía al principio, sería interesante establecer comparativas con otras tradiciones discursivas surgidas del mismo entramado mental, y supuestamente portadoras o afines al mismo programa político, así como de otros textos que dentro del mismo contexto proponen opciones contrarias. En este sentido, los Castigos del rey don Sancho aportan interesantes puntos de comparación para muchos aspectos tratados, ofreciendo un marco teórico a los casos concretos propuestos por los textos historiográficos. Así, por ejemplo, encontramos la idea de comer y beber más de lo que se debe como algo malo para el cuerpo y un pecado para el alma114, que como hemos visto está presente en el relato de las causas de la enfermedad y muerte de Fernando IV. O, por poner otro ejemplo, la imagen negativa de la división de los reinos a la muerte del rey utilizando el símil de un cuerpo115, que aporta de nuevo un marco teórico perfecto a la situación de reclamaciones territoriales a la muerte de Sancho IV.

  • 116 Juan Manuel, «Libro de las armas o de las tres razones», ed. de Alvar y Finci, 2007.

48En el lado de los textos que aportan visiones contrarias a las que aquí se han analizado podemos mencionar a Juan Manuel y, en concreto, su ya citado «Libro de las armas», en el que pretende engrandecer su propio linaje al tiempo que deslegitima al de Sancho IV. Para ello recurre al momento de la muerte de este último recordando por boca del propio Sancho su maldición y la ausencia de perdón en vida de su padre116.

49En definitiva, pienso que los pasajes sobre la enfermedad y muerte regia tienen todavía mucho que decirnos y, desde luego, en los casos indicados suponen escenarios de alta significación dentro de los discursos de justificación y legitimación del linaje maldito.

Notes

1 Crónica de D. Alfonso el Onceno deste nombre, ed. de Cerdá y Rico, 1787, p. 11.

2 Sobre la necesidad de distinguir entre propaganda y legitimación a la hora de interpretar las decisiones tomadas en materia funeraria, véase Nogales Rincón, 2010, pp. 324-325.

3 A desarrollar en el marco del proyecto de investigación «Migravit. La muerte del príncipe en Francia y en los reinos hispánicos (ss. xi-xv). Modelos de comparación» (ref. HAR2016-74846-P).

4 Se acepta la datación de 1344-1350 para la ordenación final de la Crónica de tres reyes, siempre teniendo en cuenta la posibilidad, cada vez más subrayada en los estudios, de la existencia de materiales previos en estado avanzado de elaboración como base del texto que hoy conocemos. A este respecto véase Catalán Menéndez-Pidal, 1992, p. 252; CAX (Crónica de Alfonso X, ed. de González Jiménez, 1998), pp. xvii-xliii; Gómez Redondo, 1996, pp. 190-192; Id., 2000, pp. 100-101; Hernández Sánchez, 2015; CFIV (Crónica de Fernando IV, ed. de Benítez Guerrero, 2017), pp. xlii-xliv.

5 Loaysa, Crónica de los reyes de Castilla, ed. de García Martínez, 1982, texto latino, p. 72; texto castellano, p. 73.

6 La suma contenida en el ms./7415 se supone redactada en el reinado de Alfonso XI, si bien la copia del manuscrito ha sido fechada más tardíamente por algunos autores. Así, D. Nogales considera que la copia no pudo realizarse antes de 1450, a tenor de la decoración de la letra capital inicial y, especialmente, de un ex libris que la liga a Lope de Acuña; véase Nogales Rincón, 2011a, § 20. El programa iconográfico que acompaña al texto en esta copia ha sido analizado excelentemente por Rodríguez Porto, 2006. Una copia del mismo texto puede encontrarse en el ms./1518 de la Biblioteca Nacional de España (BNE); véase Nogales Rincón, 2011a, § 21.

7 A este respecto confróntense las opiniones de L. Funes, que relaciona algunas de estas obras con entornos nobiliarios, en Funes, 2000, 2003 y 2014.

8 Arias Guillén, 2012.

9 Sobre esta cuestión véase Catalán Menéndez-Pidal, 1992, p. 13; Gómez Redondo, 2009 y 2012; CFIV, pp. lix-lxiv.

10 Benítez Guerrero, 2017.

11 Me refiero, por ejemplo, a los trabajos de Certeau, 1975; White, 1987, o Spiegel, 1990 y 1997 en el contexto internacional, o de Aurell i Cardona, 2006, en el contexto peninsular.

12 Azpeitia Martín, 2008, p. 116. En el mismo trabajo puede encontrarse un recorrido bibliográfico por el tratamiento de la muerte en la historiografía europea. Un repaso específico por la historiografía contemporánea sobre la muerte regia para el caso hispánico, y más concretamente castellano, puede verse en Guiance, 1998, pp. 281-289.

13 Interesantes reflexiones al respecto de conceptos que resultan claves en cualquier acercamiento de este tipo, acompañadas además de una seleccionada recapitulación bibliográfica, en ibid., pp. 17-31.

14 Mitre Fernández, 1988a.

15 González Jiménez, 2006.

16 Cabrera Sánchez, 2011 y 2015.

17 Confrontar con las ideas de Guiance, 1998, p. 318.

18 Ibid.; Id., 2002; Arizaleta, 2007.

19 Rochwert-Zuili, 2012. Basándose en otras fuentes se ocupan de la cuestión Alonso Álvarez, 2003, o Nogales Rincón, 2010.

20 Rochwert-Zuili, 2006.

21 Martin, 2014.

22 Sobre esta cuestión véase Arias Guillén, 2015; Guiance, 1998, pp. 308-318 y, aunque no abarca todo el periodo cronológico que nos interesa, Alonso Álvarez, 2007.

23 Arizaleta, 2007, p. 314.

24 Para mayor información véase ibid. Otro ejemplo, en este caso referido a los combates en batalla, en Ferro, 2012.

25 Véase también Gómez Redondo, 1999 y 2009.

26 Guiance, 1998, p. 29.

27 Mitre Fernández, 1988a.

28 Así lo analiza para otros casos Id., 2003-2004, pp. 17-18.

29 Por ejemplo, así se observa en la literatura sapiencial, con el ejemplo claro de los Castigos del rey don Sancho, ed. de Bizzarri, 2001, especialmente pp. 265-269, o en la ficción, Libro del caballero Zifar, ed. de Sánchez Muela, 1982, pp. 309-310.

30 Para el caso de María de Molina véase CFIV, § II, 21, p. 36. Los casos de Sancho IV y Fernando IV se analizarán extensamente más adelante.

31 CSIV (Crónica de Sancho IV, ed. de Saracino, 2014), p. 185; CFIV, § XVII, 3, p. 163.

32 CAX, p. 242; CSIV, p. 185; no ocurre lo mismo en CFIV.

33 Parece claro que los testamentos son un añadido posterior y no un elemento original de la Crónica de tres reyes (véase CFIV, p. lxxx). Una tabla de los testimonios de la Crónica de tres reyes que incluyen los testamentos en ibid., pp. lxxix-lxxx.

34 CAX, p. 127; CSIV, pp. 47, 99, 147, 172; CFIV, § XIV, 1, p. 102.

35 CAX, pp. 16-17; CFIV, § II, 9-10, pp. 31-32.

36 Ibid., § IX, 2, p. 65.

37 Ibid., § XIV, 1, p. 102.

38 CAX, pp. 21 y 70; CSIV, pp. 108, 114-115; CFIV, § I, 50, p. 26, y § XIII, 6, p. 99.

39 CSIV, p. 10; CFIV, § VI, 3, p. 57.

40 Ibid., § X, 12, p. 74.

41 Parece ser también el caso de Lorenzo Yáñez como consecuencia de sus mentiras sobre María de Molina, ibid., § IX, 25, p. 70.

42 Respectivamente en CAX, pp. 240-241 y CFIV, § XII, 13 y 17, pp. 91 y 93.

43 Contra Juan Núñez de Lara en CSIV, pp. 124 sqq., también pp. 135-139; contra el infante don Juan en CFIV, § XVI, 80, pp. 158 sqq. El esquema narrativo es similar en ambos casos: el rumor sobre la intención del rey de matar al noble (en el caso de Fernando IV se torna verdadera, ibid., § XVI, 80, p. 160), las intenciones de los nobles para ello, la resolución del problema por la reina.

44 CSIV, pp. 73, 147, 172, 185; CFIV, § I, 50, p. 26; § XII, 18, p. 93; § XVI, 24, pp. 138-139.

45 CSIV, pp. 160 y 164; CFIV, § XII, 11 y 15, pp. 90-92; § XIX, 2, p. 166.

46 Ibid., § I, 2, p. 10; § II, 10, p. 32; § XII, 16, p. 93.

47 CSIV, pp. 43-44; CFIV, § XVI, 66, p. 153.

48 CAX, pp. 27-28.

49 Del mismo contexto, por ejemplo, Loaysa, Crónica de los reyes de Castilla, ed. de García Martínez, 1982, texto latino, pp. 90, 158; texto castellano, pp. 91, 159.

50 Otras muertes de príncipes en este corpus: Sancho Capello de Portugal, san Luis de Francia, Conrado IV de Alemania, o Muhammed I de Granada, en CAX, pp. 20, 46, 48 y 127 respectivamente; Felipe III de Francia, Pedro III, Alfonso III de Aragón y Abú Yusuf de Marruecos, en CSIV, pp. 27, 147 y 29 respectivamente; Muhammed II al-Faqih de Granada, en CFIV, § XI, 12, p. 77.

51 Insisto en la existencia de materiales previamente elaborados que se ensamblaron en un relato común cuando Alfonso XI dio la orden de poner en crónica los tres reinados, según se deduce del análisis del prólogo que acompaña a la Crónica de tres reyes, así como del estudio textual de la misma. El prólogo, en Benítez Guerrero, 2018; sobre la genética del texto veánse especialmente pp. 347-350.

52 CAX, p. 240.

53 Ibid.

54 Recuérdese a este respecto el contexto de guerra civil que vive Castilla en los últimos momentos del reinado de Alfonso X y la necesidad de Gómez García de asegurarse a sí mismo tras haber pertenecido al bando del infante en contra del propio monarca.

55 CAX, p. 240.

56 El llanto de Alfonso X en este relato no es ritual, como suele ocurrir en estos contextos, véase Guiance, 1998, p. 322 o Cabrera Sánchez, 2014, pp. 252-253.

57 CAX, p. 240.

58 Ibid., pp. 240-241.

59 Ibid., p. 241.

60 Ibid.

61 M. González Jiménez plantea la controversia acerca de si verdaderamente fue perdonanado o no el infante Sancho (ibid., pp. 241-242, n. 389). Aquí lo que importa es cómo el discurso historiográfico oficial así lo construye. Curiosamente, el copista de la crónica en el ms./829 de la BNE añade una glosa marginal donde también pone en duda el perdón consignado por el cronista. Para ello alude a la maldición de Alfonso en el «co[dici]llo que fizo en su [pri]mera voluntad» (fo 61v.o); desgraciadamente, la guillotina del folio no permite leer el otro lugar al que remite para comparar la información. Sobre la negación del perdón a Sancho véase también González Jiménez, 2006, p. 154.

62 CAX, p. 242. Sobre la capilla real de la catedral de Sevilla véase Laguna Paúl, 2001. Sobre los ajuares de los tres monarcas Sanz Serrano, 2000.

63 CAX, p. 241. A falta de una edición crítica de la crónica hay que tener en cuenta que existen variantes textuales que añaden «en salud» (BNE, ms./829, fo 61v.o). El ms./10195 de la BNE dice «darle salud» (fo lxiiir.o).

64 CAX, p. 241. De nuevo hay que subrayar la existencia de variantes textuales, como la del ms./10195 de la BNE: «desafiuzado de los fisycos» (fo lxiiir.o), que sugiere que los físicos no tienen expectativas de curación, de lo que podemos deducir que han dejado de atenderle, aunque no lo explicita.

65 Benítez Guerrero, 2013, pp. 60-82.

66 Esta idea se desarrolla ampliamente en la misma CAX, p. 219. Pero también la encontramos en otro tipo de textos desde el mismo reinado de Sancho IV; véase Castigos del rey don Sancho IV, ed. de Bizzarri, 2001, pp. 165-166. Sobre esta cuestión véase Nussbaum, 2017, especialmente pp. 196-204. También la interpolación de la CAX que se realiza en el ms./M.II.2 de la Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, fo 79r.o, ed. de González Jiménez, 1998, pp. 245-246. La interpolación se produce a raíz del discurso del infante don Manuel en defensa de Sancho, y alude tanto a la costumbre como a la voluntad divina.

67 CAX, p. 241.

68 González Mínguez, 1976, p. 92; Benítez Guerrero, 2017, pp. 319-320.

69 Diplomatario andaluz de Alfonso X, ed. de González Jiménez, 1991, n521, pp. 557-564.

70 Benítez Guerrero, 2017, pp. 325-326.

71 Me refiero a Loaysa, Crónica de los reyes de Castilla, ed. de García Martínez, 1982, texto latino, p. 120; texto castellano, p. 121, donde afirma que Sancho intenta volver a la gracia de su padre, pero la muerte sorprendió a Alfonso antes de que fuese posible.

72 Benítez Guerrero, 2017, pp. 316-317.

73 No recogerá lo mismo don Juan Manuel al relatar el momento de la muerte de Sancho IV; al contrario, aquel dejaba claro cómo Sancho nunca recibió el perdón de su padre y siguió maldito hasta el momento de su muerte (Juan Manuel, «Libro de las armas o de las tres razones», ed. de Alvar y Finci, 2007, pp. 994-997).

74 En concreto, el texto dice que «lo fiziera con mançebía» (CAX, p. 241).

75 Ibid., p. 242.

76 CSIV, p. 4.

77 Ibid. A continuación se procede a la enumeración de Castilla, León, Toledo, etc. El ms./563 de la Biblioteca Menéndez Pelayo de Santander omite este fragmento, lo cual lo hace más cercano al esquema que aparece en CFIV, donde se habla de la sustitución de los paños a continuación, § I, 1, p. 9.

78 CSIV, p. 5.

79 Así, se lee «que era ya el rey finado» en ms./829; «que él era rey su señor era finado» en M.II.2; «las gentes que auían ya rey» en ms./563, como puede observarse en el aparato crítico de la CSIV, ed. de Saracino, 2014, p. 5, n. 47.

80 Ibid., p. 5.

81 Guiance, 1998, p. 321.

82 La encadenación contraria observa J. M. Nieto Soria para los reyes de la dinastía Trastámara, a excepción de Isabel la Católica; véase Nieto Soria, 1993, pp. 98-111.

83 Ve esta idea de continuidad dinástica González Jiménez, 2006, p. 153. Confróntese con Guiance, 1998, pp. 318 y 320. El mismo A. Guiance utiliza un pasaje de las Partidas, en concreto, II, 13, 19, que creo sirve para afirmar esta idea (ibid., pp. 319-320).

84 CSIV, p. 185.

85 Ibid., p. 186.

86 Ibid.

87 Ibid. Las variantes textuales al respecto pueden encontrarse en el aparato crítico, n. 39.

88 Como observa A. Guiance, las muestras de dolor popular no serían un elemento ritual exclusivo de la realeza, sino ampliamente extendidas entre la población; y, considera el autor, tampoco «elementos específicos de propaganda “política”, sino más bien de exaltación personal» (Guiance, 1998, p. 322).

89 CSIV, p. 187. Sobre la capilla funeraria del Rey Bravo, véase Ruiz Souza, 2006; Rivera Recio, 1985; Gutiérrez Baños, 1997, pp. 163-190.

90 Primera crónica general, ed. de Menéndez Pidal, 1977, p. 773.

91 Guiance, 1998, p. 320.

92 CSIV, p. 186.

93 Que el heredero está presente se deduce también de su inmediata proclamación como monarca en el mismo lugar de la sepultura de Sancho.

94 CSIV, p. 158.

95 CFIV, § III, 2, p. 40.

96 Ibid., § III, 3, p. 40.

97 De la siguiente manera se expresa don Juan Manuel sobre Fernando III en El libro de los estados: «tanto afan e tanta lazeria tomó en servicio de Dios, e tantos buenos fechos acabó, que bien le deben tener por martir e por sancto»; la cita, a través de Mitre Fernández, 2003-2004, p. 28, donde se concluye para el caso de Fernando III que «luchar por la ley y la tierra, sacrificarse por ellas, llega a ser equiparable al martirio en los tiempos del Medievo clásico».

98 CSIV, p. 182.

99 Ibid.

100 Ibid., pp. 183-184.

101 Sobre esta cuestión véase Benítez Guerrero, inédita, pp. 111-114.

102 Ead., 2017, pp. 317-318.

103 El emplazamiento en CFIV, § XIX, 4, pp. 166-167; su cumplimiento en ibid., § XIX, 6, p. 167.

104 Ibid., § XIX, 6, p. 167.

105 Ibid., § XVII, 2, p. 163.

106 Ibid.

107 Ibid., § XVII, 3, p. 163.

108 Masiá de Ros, 1994, p. 282.

109 CFIV, § XVII, 3, p. 163.

110 Ibid.

111 Ibid., § XVIII, 1, p. 164. Sobre la sección del texto referente al nacimiento del heredero y la rebelión de los nobles en ese contexto, véase Benítez Guerrero, 2017, p. 325.

112 CFIV, p. 167. Sobre la variación textual del tramo final de la crónica y los inicios de la de Alfonso XI véase ibid., pp. xciii-c, así como pp. c-cvi para una hipótesis sobre la historia y relación de los dos textos.

113 Son llamativas las contradicciones del texto en el final del relato, pues se dice que entregan Alcaudete al monarca el lunes 5 de septiembre, mientras que muere el jueves 7. Del mismo modo se dice que el infante don Pedro está en Jaén y a continuación proclama al heredero como rey en Ávila. Ya en el texto de la Crónica de Alfonso XI vuelve a estar en Andalucía, con el objetivo de enterrar a Fernando IV en Córdoba, y regresa luego a Ávila para buscar al heredero (Crónica de D. Alfonso el Onceno deste nombre, ed. de Cerdá y Rico, 1787, p. 11).

114 La gula, en Castigos del rey don Sancho, ed. de Bizzarri, 2001, p. 80.

115 Ibid., p. 165.

116 Juan Manuel, «Libro de las armas o de las tres razones», ed. de Alvar y Finci, 2007.

Auteur

Universidad de Sevilla

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search