Version classiqueVersion mobile

La muerte de los príncipes en la Edad Media

 | 
Fermín Miranda García
, 
María Teresa López de Guereño Sanz

V. — La memoria

La muerte del príncipe en las inscripciones medievales

Cifras y preguntas (Francia-Navarra, siglos x-xiii)

Vincent Debiais

Texte intégral

  • 1 Corpus des inscriptions de la France médiévale (CIFM), t. I, vol. 1, doc. 72, pp. 82-83; y fig. 54 (...)
  • 2 Esta inscripción ha sido estudiada por Treffort, 2004.

1En 1096, el papa Urbano II consagra la iglesia y el altar de maitines del monasterio cluniacense de Saint-Jean-de-Montierneuf en Poitiers1. Este gesto litúrgico y político queda reflejado en una inscripción monumental que conmemora a posteriori la consagración del altar mayor de la iglesia, colocada en un primer momento detrás de este mismo altar, y ahora incrustada en la pared norte de la nave2 (fig. 1):

  • 3 «El 11 de las calendas de febrero, este altar mayor fue consagrado en honor de la Madre de Dios y (...)

XI kalendas februarii principale consecratum est altare in honore Dei genitricis et beatorum apostolorum Johannis et Andreae cujus reliquiae conditae ibidem sunt; ipsa vero die hac sed longe post anno dominicae incarnationis millesimo XCVI papa Urbanus II cum tribus archiepiscopis totidemque episcopis templo in honore eorumdem venerabiliter dedicato hoc altare in honore beatorum martyrum Stephani prothomartyris Laurentii Vincentii Crisantii et Dariae venerabiliter consecravit. In quo et eorum reliquias posuit; amen. Anno dominicae incarnationis millesimo LXXXVI ante infra scriptum vero anno X Gaufredus dux Aquitanorum hujus loci fundator moritur V anno ordinacionis Guidonis primi abbatis quem et ipse post V annos sequitur3.

Fig. 1. — Inscripción de consagración del altar de maitines por Urbano II, monasterio de Saint-Jean de Montierneuf, Poitiers

Fig. 1. — Inscripción de consagración del altar de maitines por Urbano II, monasterio de Saint-Jean de Montierneuf, Poitiers

Foto: Jean Michaud, CIFM/CESCM Poitiers.

  • 4 Ibid., doc. 71, pp. 78-80; Treffort, 2004.
  • 5 Acerca del contexto histórico de estas consagraciones sucesivas, véase Carpentier, Pon, 2008.
  • 6 Buscando nuevas aproximaciones antropológicas, tres libros recientes resultan de sumo interés en e (...)
  • 7 CIFM, t. I, vol. 1, docs. 73-74, pp. 85-90.
  • 8 Debiais, 2016.

2Esta inscripción propone un relato histórico intricado de los primeros años de la fundación monástica al mencionar, en una misma lápida, la dedicación de la iglesia, la consagración de sus altares, la muerte del primer abad (enterrado en Cluny), y la muerte del fundador de Montierneuf, el duque de Aquitania, cuya tumba aún se puede ver a los pies de la nave4. Los sucesivos editores de aquel texto lo han clasificado como «inscripción de consagración». Las menciones funerarias, tanto por su contenido como por su mise en page, solo aparecen entonces como complementos de la información principal relacionada con la dedicación del papa, aunque se refieran a dos personajes claves para la institución: el fundador y el primer abad. De hecho, no deja de llamar la atención que el nombre del príncipe fundador no aparezca en la conmemoración de la fundación (con la fecha o la invocación, por ejemplo) sino en el recuerdo de su muerte. No obstante, la focalización en las consagraciones sucesivas no matiza la importancia, tanto lingüística como histórica, de la mención de la muerte del príncipe5. Tomando como punto de referencia la fecha de la consagración del altar de maitines, la muerte del duque es en realidad la fecha más antigua en esta inscripción y la configuración del texto la establece como «origen» de la institución, es decir, su nacimiento en el tiempo histórico6. Por lo tanto, no se trata solo de recordar a través de la inscripción el acto litúrgico de la consagración de los altares, como se puede apreciar en otras inscripciones de altar del mismo monasterio7, sino de fijar de forma monumental este recuerdo en una cadena de acontecimientos políticos y religiosos iniciados con la figura del príncipe. La comunidad de Saint-Jean-de-Montierneuf decidió recurrir al medio epigráfico por la capacidad de este de trasmitir de forma duradera aquella información, pero sobre todo por su capacidad de instalar este recuerdo como un «objeto» en un ámbito significativo8: tanto por la mención de su nombre en la inscripción como por la materialización de su cuerpo en la tumba, el duque de Aquitania permanece en la institución monástica que fundó en Poitiers.

3Aunque pueda pasar desapercibida, primero por la disposición de los dos verbos moritur y sequitur fuera del marco principal del epígrafe, y segundo por la ausencia de relación arqueológica con los enterramientos de los dos difuntos, la dimensión funeraria de esta inscripción es esencial y fue lo que motivó en cierto modo la redacción de la lápida. En la medida en la que propone articular la figura del príncipe con una dimensión compleja del tiempo y de la historia, la inscripción de Montierneuf, como la documentación epigráfica medieval en general, puede aportar datos interesantes en el marco del proyecto «La muerte del príncipe», o por lo menos dibujar pistas de investigación interesantes de seguir. Esta breve contribución pretende esbozar algunas de ellas a partir de un primer sondeo en los corpus epigráficos franceses y españoles. No pretende por lo tanto dar cifras exhaustivas o conclusiones cerradas sino un panorama de la documentación y de las problemáticas funerarias en el ámbito epigráfico de la Edad Media.

Apuntes cuantitativos e historiográficos

  • 9 Estos datos estadísticos no son fáciles de conseguir en la bibliografía; el único recuento general (...)
  • 10 La síntesis sobre epigrafía medieval a cargo de Robert Favreau (Favreau, 1995) sigue siendo lo más (...)
  • 11 En cuanto a la epigrafía medieval en España, y para tener una visión de conjunto documental y meto (...)
  • 12 Se incluyen en este recuento las inscripciones medievales de Portugal, publicadas integralmente po (...)
  • 13 Las categorías empleadas por la escuela epigráfica española, por su rigidez, no permiten un anális (...)
  • 14 Véanse por ejemplo los textos compuestos por Baudri de Bourgueil o Foulcoie de Beauvais: Baudri de (...)

4Por áridos que sean, no cabe otra posibilidad que empezar con algunos datos estadísticos9. En el territorio francés actual se conocen, materialmente o gracias a la tradición erudita (copias, dibujos, descripciones, fotografías, etc.), alrededor de 10 000 inscripciones producidas entre el siglo viii y finales del siglo xv, de las cuales 8 000 son posteriores al año 1000 y entran por lo tanto en el marco cronológico del citado proyecto10. En cuanto a los espacios peninsulares, la cuenta es más difícil de seguir por cuestiones editoriales11, pero podemos evaluar la producción epigráfica medieval en unas 5 000 inscripciones, de las cuales 3 500 aparecen entre los siglos xi y xv. En total, tendríamos unas 13 500 inscripciones disponibles entre Francia y la península ibérica12. El 80 % de este corpus está compuesto por inscripciones explícitamente funerarias, es decir, mencionando la muerte de un difunto, su fecha, el lugar de enterramiento o las condiciones —litúrgicas o económicas— de la conmemoración de su recuerdo13, lo que supone alrededor de 10 000 inscripciones de formas, contenidos, localizaciones y funciones muy diversas. Hay que sumarle a esta cifra ya considerable los datos funerarios esparcidos en otros tipos de inscripciones, como en el caso de Montierneuf: dedicatorias, consagraciones, elogios cívicos, conmemoraciones de acontecimientos militares o políticos, etc. Existe también un corpus importante de textos poéticos, en latín o en lenguas romances, elogios, celebraciones o lamentaciones, cuya construcción puede recordar los usos epigráficos, aunque no hayan sido plasmados en materiales duros y duraderos (es el caso de los planctus y epitafios literarios)14. En conjunto, el número de textos que componen el corpus epigráfico funerario aumenta de forma exponencial en el periodo propuesto; tendríamos así unas 5 000 inscripciones solo en el siglo xv.

  • 15 La bibliografía en esta temática es inmensa; entre otros muchos títulos, véanse Braekman, inédita; (...)
  • 16 Véase por ejemplo Favreau, 2010 y Mora, 1991.
  • 17 En este panorama, cabe destacar un trabajo de máster sin publicar realizado en 2002 en Poitiers so (...)
  • 18 Remito aquí a la contribución de A. Guiance en este mismo volumen haciendo el balance historiográf (...)

5¿Cuántas de estas inscripciones están relacionadas, directa o indirectamente, con la figura del príncipe («príncipe» entendido aquí en el sentido amplio que se viene definiendo a lo largo del volumen)? Resulta difícil contestar a esta pregunta, por varios motivos. Primero, faltan hoy ediciones completas de las inscripciones medievales, tanto en Francia como en España, y nuestro conocimiento es parcial al nivel geográfico y/o cronológico fuera de una aproximación estadística general. En segundo lugar, y a pesar de que las inscripciones funerarias son lo más estudiado de la documentación epigráfica15, son escasos los estudios dedicados a los aspectos sociales de los epitafios, es decir, a una prosopografía basada en el material epigráfico, como se puede apreciar en la historiografía del mundo romano, por ejemplo, a través de las inscripciones clásicas. Al contrario, los datos paleográficos o textuales han sido muy estudiados en los epitafios16. Las escasas referencias epigráficas señalan, no obstante, la necesidad de tener en cuenta los aspectos sociales, la identidad del difunto y el contexto histórico de las inscripciones funerarias para poder apreciar las elecciones en torno a los aspectos visuales y textuales de las mismas17. Por otra parte, si se han llevado a cabo muchos estudios acerca de la muerte en la Edad Media desde los años 198018, son escasísimas las referencias a la documentación epigráfica, incluso cuando se trata de estudios de historia del arte que se dedican a analizar las tumbas y los monumentos, ignorando con frecuencia las inscripciones esculpidas alrededor de las efigies o en los sepulcros. Resulta, pues, difícil evaluar el número de inscripciones relacionadas con la muerte del príncipe. A pesar de estas dificultades metodológicas, se podría establecer, a modo de orientación, que unas 300 inscripciones funerarias pueden remitir, de un modo u otro, a la muerte, al enterramiento o a la conmemoración de un miembro de las élites principescas medievales. Se trata, por tanto, de un corpus importante, original y en gran parte desconocido, susceptible de aportar nuevos datos en el conocimiento de la muerte del príncipe en la Edad Media.

Panorama documental

6Las formas y los contenidos de las inscripciones que forman semejante corpus resultan sumamente diversos. Sufren importantes cambios o variaciones entre los siglos xi y xv en su longitud, su idioma o su localización, y la evolución eventual no se puede considerar como lineal. Al igual que el resto de la documentación medieval, cada inscripción, sea funeraria o no, sea destinada a una figura principesca o no, es única. Se creó en un contexto singular con medios particulares para responder a una necesidad de comunicación puntual. Todo intento de sistematización resulta por tanto inútil, y el panorama documental propuesto a continuación no tiene más ambición que valorar esta diversidad siguiendo un orden cronológico indicativo. Con esta primera aproximación, se trata de señalar algunas de las preguntas que surgen de la documentación epigráfica acerca de varios temas: el linaje, la exaltación de los caracteres nobles de los difuntos, la constitución de necrópolis familiares y la memoria del servicio militar.

Cuestiones de linaje

  • 19 Las circunstancias de la instalación de los espacios funerarios en Toulouse han sido detalladas po (...)
  • 20 CIFM, vol. 7, doc. 17, p. 39 y fig. 44, p. xxii [en línea].
  • 21 Ibid., docs. 18-19, pp. 40-41.

7Antes de finales del siglo xii, los condes de Toulouse eligen la basílica de Saint-Sernin como lugar de enterramiento. El llamado «arcosolio de los condes», aunque es una configuración moderna de las tumbas, reorganiza probablemente el emplazamiento original de los sepulcros de Guillermo III Taillefer y de varios de sus descendientes19. Se conserva todavía el epitafio del conde Guillermo III. Consta de simple lápida de piedra caliza, sin ornamento, con escritura cuidada, pero sin artificios. El texto reza así: «Aquí yace el conde Guillermo, llamado Taillefer, y Raimundo Bertrandi20» (fig. 2). La inscripción es muy sencilla. Remite textualmente al sarcófago monumental utilizado para acoger el cuerpo del conde. No se ha inscrito la fecha de la muerte, ni palabras de alabanza del difunto. Se trata de identificar con la inscripción el lugar de enterramiento y el difunto al que encierra. Observamos la misma sencillez en las demás inscripciones del arcosolio, de manera que todas mencionan la palabra comes y los vínculos de filiación de los difuntos21. En el epitafio de Guillermo III Taillefer, esta indicación genealógica no se ha plasmado en el texto. No obstante, la inscripción debe haberse realizado después de la muerte de Raimundo, alrededor de 1050, y por lo tanto haberse colocado cerca de la tumba de Guillermo más de diez años después de su muerte, quizás para dejar constancia material de los lazos que unen a Raimundo, muerto en su infancia, con su abuelo, primer conde inhumado en Saint-Sernin de Toulouse.

Fig. 2. — Epitafio de Guillermo III Taillefer, Saint-Sernin de Toulouse

Fig. 2. — Epitafio de Guillermo III Taillefer, Saint-Sernin de Toulouse

Foto: Jean Michaud, CIFM/CESCM Poitiers.

8A modo de comparación, y para apreciar la diversidad formal en textos casi contemporáneos, se puede mencionar el epitafio, hoy desaparecido, que se compuso más o menos en la misma fecha y que se escribió en la tumba del duque de Bretaña Conan, muerto en 1066, y enterrado en la abadía de Saint-Melaine en Rennes. Se trata de un elogio poético de la figura del duque, en diez hexámetros leoninos:

  • 22 «Un retoño del venerable Alan yace bajo esta piedra; de nombre Conan, perteneciente a la real esti (...)

Subjacet huic lapidi venerandi germen Alani Nomine Conanus regali stirpe creatus. Hic comes obtinuit praeclari culmen honoris; nunc flendus populo tegitur sub cespite parvo. Flos juvenum, lumen generis, defensio plebis, tutor amicorum necnon largitor honorum, summus amor regum, patriae decus, arma parentum, tutus in adversis, inimicum valde fugavit. Decidit hic juvenis moriendo mense decembris cui donante Deo requies tribuatur ab illo22.

  • 23 Favreau, 1995, pp. 297-302.

9A pesar de haber muerto en su infancia, como Raimundo, Conan recibe una descripción panegírica que coge prestadas muchas fórmulas recurrentes en los poemas dedicados a la alabanza de personas nobles23, y que dibujan el retrato ideal de un joven príncipe. El epitafio identifica también el lugar de enterramiento e inserta al difunto en el linaje ducal en el primer verso del poema.

10Llegando al siglo xii y volviendo a Toulouse, encontramos en el epitafio de uno de los hijos del conde Alfonso (muerto en 1148) la misma tendencia poética que la que leemos en la inscripción de Conan. Aquí también se describe en diez versos (cinco dísticos elegiacos perfectamente correctos) la virginidad del difunto (muerto en su infancia) y su ascendencia:

  • 24 «Contempla, lector, la obra escrita en este mármol. El epitafio designa a quien está cubierto por (...)

Aspice, lector, opus scripture marmoris hujus. Ostendet titulus quem tegit hic tumulus: Ildefunsi natus comitis jacet hic tumulatus, corpus sub lapide, spiritus in requie. Parvulus etate vitae puer immaculate, jungitur angelicis virgineisque coris. Vir sacer Urbanus romanus ese cimeterium precipit hoc comitum. Insuper ut dedici jubet illos hic sepeliri sacro mandato civibus inde dato24.

  • 25 En este mismo sentido, se puede citar el epitafio del conde de Angulema Guillermo II, muerto en 10 (...)
  • 26 Favreau, 2005.

11Los dos versos que abren el poema identifican con precisión la tumba y llaman la atención sobre la inscripción, proceso retórico frecuente en estas fechas. No menciona el nombre del difunto sino el de su padre, con su título. Esta inscripción estaba colocada en el claustro del monasterio urbano de La Daurade, lugar de enterramiento familiar por decisión del papa Urbano II, como indica con precisión el final del epitafio. Al ocultar el nombre del niño inhumado debajo de la inscripción y al hacer hincapié en el cambio de necrópolis, el epitafio se convierte en un manifiesto de la política funeraria del linaje25. Al no llevar fecha ni nombre, se puede pensar que esta inscripción corresponde al primer enterramiento condal en La Daurade y que se usó para asentar de forma monumental las decisiones del papa en este asunto. Este ejemplo, por desgracia hoy perdido, muestra que los recursos poéticos no son, en las inscripciones como en otras formas textuales medievales, un freno para el establecimiento y la promoción de derechos y decisiones26. Los epitafios de las élites mezclan con frecuencia estos elementos funerarios y documentales, y tejen así un discurso complejo alrededor de la figura política y diplomática del príncipe.

Una vida de príncipe

12El epitafio de Enrique II, muerto en 1189 y enterrado en la abadía de Fontevraud, propone una versión paradigmática de este tipo de composición:

  • 27 «Esta tumba le basta a quien el mundo no había bastado; este lugar limitado se hace magnífico para (...)

Sufficit hic tumulus cui non suffecerat orbis res; Brevis est ampla cui fuit ampla brevis. Rex Henricus eram, mihi plurima regna subegi. Multiplici modo duxque comesque fui. Cui satis ad votum non essent omnia terrae. Climata terra modo sufficit octo pedum. Qui legis haec pensa discrimina mortis et in me humanae speculum conditionius habe. Quod potes instanter operare bonum, quia mundus transit et incautos mors inopina rapit27.

  • 28 Robert Favreau le dedicó a esta inscripción en 2007 un artículo exhaustivo en los Cahiers de civil (...)
  • 29 Matthieu Paris, Chronica majora, ed. de Luard, 1874, p. 345.
  • 30 Núñez Rodríguez, 1992.

13Consta de cinco dísticos elegiacos en los que el autor del poema mezcla dos contenidos distintos: los méritos militares y políticos del difunto, por una parte, y la futilidad de las glorias terrestres por otra. Alternando los topoï funerarios y las construcciones originales acerca de la figura del rey, este poema articula gesta y speculum, lo que viene a ser una constante en la epigrafía principesca28. El epitafio del Enrique II —si es que se puede considerar este texto como un epitafio— se conoce a través de los cronistas del siglo xiii, en particular por Mateo de París29, e ignoramos dónde se colocó en su momento o si llegó a existir como documento epigráfico. Del mismo modo, no se sabe si pudo participar de la configuración funeraria en Fontevraud alrededor de los yacentes de la familia Plantagenet30.

  • 31 Dectot, 2006.
  • 32 CIFM, vol. 14, doc. 55, pp. 99-102, y fig. 63, p. xxxi [en línea].
  • 33 Tiret, 1954.
  • 34 CIFM, vol. 24, doc. 223, pp. 227-229 [en línea].

14De forma general, las inscripciones traídas a colación se presentan como un objeto independiente, en el caso de Guillermo III Taillefer, o como una página sobre la tumba. Remiten al difunto y a su sepultura, pero no a su efigie —no hay conexión visual entre el texto y una imagen del difunto. La coexistencia de un epitafio y de una imagen en una misma construcción sepulcral es un fenómeno tardío en la epigrafía medieval31. En Francia, la tumba del abad de Saint-Victor de Marsella Isarn, muerto en 104832, y la del abad Pedro de la Estrella, muerto en 1114 y enterrado en Fongoubault33, serían los ejemplos más antiguos de dicha práctica. En lo que respecta a los príncipes, cabe señalar la placa esmaltada con la figura de Godofredo V, conde de Anjou hasta su muerte en 1151. Se trata de un objeto excepcional desde muchos puntos de vista (artístico, heráldico) y cuya función y datación no se pueden establecer con firmeza. En la parte superior de la placa, un dístico reza así: «Con tu espada, oh Príncipe, alejas a los ladrones y tu paz vigilante garantiza a las iglesias la tranquilidad34». Esta definición del poder y de la función gregoriana del príncipe podría aplicarse de forma genérica a cualquier protector de la Iglesia. La figura está identificada en esta placa por el despliegue heráldico que manifiestan la identidad y el linaje del difunto. La inscripción, por su parte, define al príncipe como abstracción, como figura precisamente. De forma general, las inscripciones se sitúan en la encrucijada de la evocación encarnada e individual de los méritos del difunto y de la elaboración de un discurso genérico acerca de un ideal principesco de grandeza, valor, y transcendencia.

Texto e imagen

  • 35 Marcoux, 2014.

15Con el siglo xiii, esta combinación de imágenes y textos funerarios alcanza su paroxismo con la difusión de los yacentes, y aún más con la adopción de la plate-tombe, es decir, de la loza sepulcral con efigie y epitafio35. Se difunde este dispositivo en todo el espectro de las élites, especialmente en el mundo eclesiástico, por cuestiones de moda evidentemente, pero también por aspectos prácticos de ocupación del espacio de la iglesia. Los príncipes harán uso de este dispositivo durante el siglo xiii y después, pero lo abandonarán para privilegiar la figura yacente en tres dimensiones por su capacidad de integrar construcciones funerarias complejas con arcosolio, capilla, estatuas, pinturas, etc. No obstante, no parece haber diferencias significativas en los textos, estén estos colocados en una loza o en un yacente.

16La tumba de Isabel de Aragón, primera esposa de Felipe III de Francia, muerta en 1271 y enterrada en Saint-Denis, presentaba por ejemplo esta configuración: una figura de mármol blanco debajo de una composición arquitectónica, un cofre alto con estatuas, hoy desaparecidas Una inscripción dispuesta alrededor de la loza cubre su tumba:

D’Ysabel lame ait paradys dom li cors gist sovs ceste ymage.

Fame au roi Phelipe iadis, fil Louis roi mort en Cartage.

Le jour de sainte Agnes seconde lan mill CC dis et soisente

  • 36 «Que el alma de Isabel esté en el paraíso. Su cuerpo descansa debajo de esta imagen. Fue la mujer (...)

a Cusanse fu morte au monde. Vie sanz fin Dex li consente36.

  • 37 Arnulf, 1997.

17Se trata de una inscripción en francés y en verso. Da el nombre de la difunta, la fecha y las circunstancias de su muerte, y la sitúa con precisión en su linaje, al mencionar los dos elementos masculinos de referencia, su padre y su marido. Se cierra con el deseo de una vida sin fin en el paraíso. Los dos nombres masculinos se encuentran a la derecha de la imagen funeraria, y el nombre de Isabel a la izquierda; la palabra ymage se ha escrito a los pies del yacente, a modo de «título» de la escultura. Llama la atención en este monumento la calidad de la ejecución epigráfica con incrustaciones blancas en el mármol negro de la loza. El escultor ha elegido formas refinadas de letras, buscando una correspondencia estética entre la escritura, la figura de la difunta y su estatus social. Esta alineación cualitativa entre la inscripción como objeto, el texto y su destinatario es un rasgo común de la epigrafía principesca. De la misma manera que los artistas han empleado mayoritariamente el hexámetro leonino para comentar las imágenes manuscritas y monumentales37, se han usado epígrafes formal y textualmente elaborados para resaltar la grandeza de los difuntos que pertenecen a las élites medievales.

  • 38 Bourdieu, 1979.
  • 39 Adhémar, en colab. con Dordor, 1974, p. 124, fig. 677.
  • 40 Deleuze, Guattari, 2003.

18La búsqueda de distinción (en el sentido que le dio Pierre Bourdieu a la palabra «distinción»38) puede manifestarse en el soporte de la inscripción, en su disposición, en el tipo grafico elegido, en la forma literaria, o en el vocabulario. En el momento de su instalación en Saint-Denis, la tumba de Isabel de Aragón era muy «original», pero el carácter distintivo del epígrafe no reside forzosamente en el hecho de romper con los hábitos en materia de epitafios, sino de pertenecer con dignidad a un conjunto epigráfico identificable como tal. Ya en el siglo xiv, el epitafio del conde de Dreux, Roberto V, fallecido en 1329 y enterrado en Saint-Etienne de Dreux39, remite por su contenido a las demás tumbas de la dinastía, colocadas en la abadía Saint-Yved de Braisne, pero se inserta por su aspecto en la serie de lozas sepulcrales de Dreux. Se trata por lo tanto de establecer gracias a los epígrafes una red de tumbas independiente de la constitución de necrópolis familiares, con un funcionamiento en rizoma40 —unos lazos formales y textuales de un lugar de enterramiento a otro, formando una comunidad extensa de príncipes a través de los tiempos y espacios de poder.

Muerte e historia

19Como último ejemplo, en el siglo xv parece difícil no mencionar —en el marco de un proyecto entre Francia y España— el epitafio del rey Carlos III de Navarra, muerto en 1425, e inscrito sobre su sepulcro monumental en la catedral de Pamplona (fig. 3):

  • 41 Catálogo monumental de Navarra, pp. 82-83.

Aquí iaze sepellido el de buena memoria don karlos IIII Rey de nauarra et duc de nemoux descendient en recta linnea del emperador sant Karlos magno et de sant loys Rey de francia Et recobro en su tempo vna grant part de villas et castillos de su regno que seyan en mano del rey de Castilla et sus tierras de francia que seyan empachadas por los reyes de francia et de anglaterra Este en su tiempo ennoblescio et exalco en dignidades et honnores a muchos ricos hombres Cauailleros et fijos dalgo naturales suyos Et fezo muchos notables hedificios en su regno Et fue muy piadoso et misericordioso Et Regno Rey XXXVIII aynnos Et fino lo VIII dia de septebre del aynno de mil CCCC et XXVI41.

Fig. 3. — Inscripción funeraria en el sepulcro de Carlos III, catedral de Pamplona

Fig. 3. — Inscripción funeraria en el sepulcro de Carlos III, catedral de Pamplona

Foto: Vincent Debiais.

  • 42 Ingrand-Varenne, 2013.
  • 43 Acerca del concepto de «evento», véase Boureau, 1993.
  • 44 CIFM, vol. 22, doc. 187, pp. 277-279 [en línea].

20Destaca la inscripción por la finura de la escritura y la calidad de la ejecución técnica (fig. 4). Una vez más, el texto vincula al difunto con su prestigioso linaje, con un atajo tremendo de la historia del occidente medieval: Carlomagno, san Luis, Carlos III. Las inscripciones medievales en general, y las funerarias en particular, son textos cortos en la mayoría de ellas. Esta brevedad no es solo el indicio de limitaciones materiales (dureza de la piedra, dificultad del trazo) o económicas (precio de los materiales y de los artesanos), sino una característica formal del discurso epigráfico42. Los epitafios tienen que ser breves, bien para ser leídos frente a la tumba, bien para convertirse en imagen textual identificable fuera de todo proceso de lectura, o bien para crear efectos estilísticos propios de la escritura epigráfica. Por lo tanto, en el caso de un relato histórico, como la tumba de Carlos III, el epitafio comprime y condensa el curso del tiempo y trasforma lo transitorio en absoluto, lo individual en universal, los hechos en eventos43. Como proceso de escritura histórica y poética, la inscripción genera una condensación de la vida y de la imagen del difunto que se convierte a su vez en signo principesco de su existencia en el mundo. Ya se podía apreciar tal concentración en el epitafio del duque de Normandía, Rolo, fallecido en 1063 y enterrado en la catedral de Rouen44. Veinte versos elaboran un ideal caballeresco al evocar conjuntamente las luchas militares y los actos de magnanimidad del difunto. La mención del mismo epitafio (titulus), al principio del texto, lo establece como agente de esta elaboración poética (en el sentido amplio del término «poética»).

Fig. 4. — Inscripción funeraria en el sepulcro de Carlos III (detalle), catedral de Pamplona

Fig. 4. — Inscripción funeraria en el sepulcro de Carlos III (detalle), catedral de Pamplona

Foto: Vincent Debiais.

Aperturas

  • 45 Erlande-Brandenburg, 1968.

21En este panorama rápido de las inscripciones funerarias destinadas a los príncipes medievales, raras veces se han subrayado las funciones tradicionales de dichas inscripciones, o sea, la conmemoración y la publicidad de los datos obituarios. En realidad, el papel de la escritura epigráfica en los procesos de conmemoración se tiene todavía que demostrar, en la mayoría de los casos; aún más sabiendo que el número colosal de inscripciones funerarias no tiene que esconder el hecho de que la mayoría de las tumbas medievales eran anepigráficas. Nunca un epitafio ha garantizado la conmemoración de un difunto. El propio san Luis, nos dicen los cronistas, pidió que no hubiera ningún texto en su lápida45. Por lo tanto, es importante recordar que todo gesto gráfico, tanto hoy como en la Edad Media, escapa a toda sistematización y siempre es el resultado de una elección con el fin de responder a una intención. El hecho de poner o no un epitafio en una tumba, la elección de la forma lingüística y del vocabulario, y las condiciones materiales de su plasmación en la piedra o en el metal denotan esta intención, que se debe intentar reconstruir. Más que una fuente de información, la inscripción debe, pues, ser considerada como una elaboración discursiva: el epitafio de un príncipe nos dice cosas de este príncipe en concreto, pero más aun de la concepción de lo que significa «príncipe» en su contexto.

  • 46 García Lobo, Martín López, 1995.
  • 47 Sánchez Ameijeiras, 2005, p. 487.

22A este respecto, se pueden adelantar cinco conclusiones provisionales en cuanto a las características de las inscripciones medievales que remiten a la muerte del príncipe. Primer apunte: los epitafios de los príncipes en la Edad Media no parecen formar un grupo aparte o particular dentro de la documentación epigráfica; siguen las mismas tendencias formales a lo largo de la historia y no se han empleado dispositivos específicos exclusivamente para dichas inscripciones. En segundo lugar, al formar parte de los dispositivos memoriales diseñados por o para las élites medievales, los epitafios de los príncipes corresponden cualitativamente a la elaboración artística de estos monumentos; es más, la coherencia de calidad entre el texto, el soporte y el contexto, se busca como método de glorificación del difunto. Por otro lado, y teniendo en cuenta la diversidad en las formas y los contenidos, los epitafios de los príncipes resaltan los aspectos individuales (fecha de la muerte, nombre, acontecimientos) y colectivos (linaje, ascendencia, patrimonio) para dibujar un retrato ideal del príncipe. En cuarto lugar, los epitafios de los príncipes aparecen, pues, como uno de los engranajes de la máquina histórica de las grandes dinastías medievales, al condensar en textos breves el temps long de la gesta principium. Finalmente, los epitafios sirven para la constitución de unas redes textuales a grandes escalas que enmarcan el tiempo y el espacio del ejercicio del poder. La construcción epigráfica de la tumba de la infanta reina Sancha, en el Panteón de los Reyes de San Isidoro de León46, puede servir de ejemplo final al concentrar estos cinco puntos en una misma lápida, con tres fases de escritura, tres formas prosódicas, tres gamas lexicográficas, tres grafías —reflejo de una concepción dinámica de la nobleza y de su influencia sobre los hombres medievales47.

23En el marco del proyecto «La muerte del príncipe», tres tareas deberán ser realizadas para comprobar el interés de la documentación epigráfica en este campo: primero, un inventario más completo de los epígrafes, con edición crítica de los textos, en los que todavía no aparecen en los grandes corpus franceses y españoles; luego, un análisis estadístico centrado en la localización, el soporte, la disposición, la lengua, la forma prosódica, la paleografía y la prosopografía; finalmente, un estudio detallado del vocabulario y de las motivos literarios, describiendo en los epitafios la naturaleza y las características del príncipe medieval. Con esta investigación, se trata pues de colmar un vacío historiográfico prestando una atención particular a la dimensión social de las inscripciones. En fin, al enfocar una parte de la documentación epigráfica, saltan a la vista los fenómenos de intertextualidad y de conexión entre las diversas prácticas graficas medievales, que no dejan de ser un sistema solidario de relación con el mundo.

Notes

1 Corpus des inscriptions de la France médiévale (CIFM), t. I, vol. 1, doc. 72, pp. 82-83; y fig. 54, p. xxviii [en línea].

2 Esta inscripción ha sido estudiada por Treffort, 2004.

3 «El 11 de las calendas de febrero, este altar mayor fue consagrado en honor de la Madre de Dios y de los santos apóstoles Juan y Andrés, cuyas reliquias fueron colocadas en este altar. Este mismo día, pero mucho tiempo después, en el año de la Encarnación del Señor de 1096, el papa Urbano II, ayudado por tres arzobispos y el mismo número de obispos, procedió con veneración a la consagración de aquel templo en honor de los beatos mártires Esteban, protomártires Lorenzo, Vicente, Crisanto y Darío, y depositó aquí sus reliquias. Amén. En el año de la Encarnación del Señor 1086, es decir, diez años antes de la inscripción aquí debajo, Godofredo, duque de Aquitania, fundador de este monasterio, murió, en el quinto año de la institución de Guido como primer abad, quien murió cinco años más tarde» (CIFM, t. I, vol. 1, doc. 72, pp. 82-83; todas las traducciones de este estudio son de V. Debiais).

4 Ibid., doc. 71, pp. 78-80; Treffort, 2004.

5 Acerca del contexto histórico de estas consagraciones sucesivas, véase Carpentier, Pon, 2008.

6 Buscando nuevas aproximaciones antropológicas, tres libros recientes resultan de sumo interés en estas cuestiones temporales en la Edad Media, y más allá: Schmitt, 2012 y 2016; Baschet, 2018.

7 CIFM, t. I, vol. 1, docs. 73-74, pp. 85-90.

8 Debiais, 2016.

9 Estos datos estadísticos no son fáciles de conseguir en la bibliografía; el único recuento general a escala europea se encuentra en Koch, 2007.

10 La síntesis sobre epigrafía medieval a cargo de Robert Favreau (Favreau, 1995) sigue siendo lo más completo y práctico para tener un panorama general de las inscripciones medievales en el territorio francés actual.

11 En cuanto a la epigrafía medieval en España, y para tener una visión de conjunto documental y metodológica, véase García Lobo, Martín López, 1995.

12 Se incluyen en este recuento las inscripciones medievales de Portugal, publicadas integralmente por Barroca, Epigrafía Medieval Portuguesa.

13 Las categorías empleadas por la escuela epigráfica española, por su rigidez, no permiten un análisis detallado de los contenidos; por eso remitimos en este trabajo a categorías fluidas más cercanas a la terminología francesa o italiana. Una visión detallada de estas categorías se encuentra en García Lobo, Martín López, 2009.

14 Véanse por ejemplo los textos compuestos por Baudri de Bourgueil o Foulcoie de Beauvais: Baudri de Bourgueil, Poèmes, ed. y trad. de Tiliette, 1998-2002; Omont, 1895.

15 La bibliografía en esta temática es inmensa; entre otros muchos títulos, véanse Braekman, inédita; Handley, 2003; Pikhaus, 1978; Sanders, 1991.

16 Véase por ejemplo Favreau, 2010 y Mora, 1991.

17 En este panorama, cabe destacar un trabajo de máster sin publicar realizado en 2002 en Poitiers sobre la representación de la nobleza en las inscripciones funerarias insertadas en la Historia ecclesiastica de Orderico Vital (Mouktafi, inédita) y el trabajo de Cécile Treffort sobre los epitafios carolingios y su relación con el poder político por periodos anteriores al de nuestro proyecto (Treffort, 2007).

18 Remito aquí a la contribución de A. Guiance en este mismo volumen haciendo el balance historiográfico acerca de la muerte en la Edad Media.

19 Las circunstancias de la instalación de los espacios funerarios en Toulouse han sido detalladas por Wild, 1999. Véase también Cartulaire de l’abbaye, ed. de Douais, 1887, pp. 4-5.

20 CIFM, vol. 7, doc. 17, p. 39 y fig. 44, p. xxii [en línea].

21 Ibid., docs. 18-19, pp. 40-41.

22 «Un retoño del venerable Alan yace bajo esta piedra; de nombre Conan, perteneciente a la real estirpe. Este conde ocupó el grado más alto de un honor brillante; ahora, llorado por el pueblo, lo cubre un humilde prado. Flor de la juventud, luz de su raza, muralla del pueblo, protector de sus amigos y generoso en los honores, el más fiel de los fieles del rey, adorno de la patria y defensa de sus parientes, prudente en la adversidad, hizo que los enemigos huyeran. Falleció muy joven al morir en diciembre. Que el descanso le sea dado por la gracia de Dios» {Ibid., vol. 23, doc. 29, pp. 41-43 [en línea]}.

23 Favreau, 1995, pp. 297-302.

24 «Contempla, lector, la obra escrita en este mármol. El epitafio designa a quien está cubierto por la tumba: un hijo del conde Alfonso yace aquí, su cuerpo debajo de la piedra, su espíritu gozando del descanso. Aquel niño, con su vida sin mancha, se ha reunido con los coros angélicos y virginales. El santo papa de Roma Urbano II mandó que este cementerio fuera el de los condes. Además, como se me ha dicho, ordenó que se enterraran aquí en un diploma sagrado entregado a los ciudadanos» {CIFM, vol. 7, doc. 7, pp. 21-23 [en línea]}.

25 En este mismo sentido, se puede citar el epitafio del conde de Angulema Guillermo II, muerto en 1028, que aclara que «aquí yace su cuerpo y los de todos sus descendientes» {Ibid., t. I, vol. 3, doc. 9, pp. 16-17 [en línea]}.

26 Favreau, 2005.

27 «Esta tumba le basta a quien el mundo no había bastado; este lugar limitado se hace magnífico para aquel cuya vida breve fue magnífica. Yo era el rey Enrique; sometí bajo mi poder muchos reinos. De muchas maneras fui, y duque y conde. Él, a quien todas las regiones de la tierra no bastaban en su deseo, le basta ahora un lugar de ocho pies. Tú que lees esto, medita estas separaciones de la muerte, y en mí aprecia el espejo de la condición humana. Haz en el momento el bien que puedas, porque el mundo pasa, y la muerte, sobreviniendo de improviso, se lleva quienes no están atentos» {CIFM, vol. 24, doc. 134, pp. 148-149 [en línea]}.

28 Robert Favreau le dedicó a esta inscripción en 2007 un artículo exhaustivo en los Cahiers de civilisation médiévale, que concluye con la frase siguiente: «Habría que restituir el epitafio de Enrique II en la larga serie de los epitafios de reyes y grandes príncipes para poder medir su originalidad. Pero sería otro estudio» (Favreau, 2007, p. 10). El proyecto «La muerte del príncipe» deberá responder a este llamamiento.

29 Matthieu Paris, Chronica majora, ed. de Luard, 1874, p. 345.

30 Núñez Rodríguez, 1992.

31 Dectot, 2006.

32 CIFM, vol. 14, doc. 55, pp. 99-102, y fig. 63, p. xxxi [en línea].

33 Tiret, 1954.

34 CIFM, vol. 24, doc. 223, pp. 227-229 [en línea].

35 Marcoux, 2014.

36 «Que el alma de Isabel esté en el paraíso. Su cuerpo descansa debajo de esta imagen. Fue la mujer del rey Felipe, hija de Luis, el rey fallecido en Cartago. El segundo día de santa Inés, el año 1271, en Cosenza murió por el mundo. Que Dios le otorgue una vida sin fin» (Erlande-Brandenburg, 1975, n. 99, fig. 43-44).

37 Arnulf, 1997.

38 Bourdieu, 1979.

39 Adhémar, en colab. con Dordor, 1974, p. 124, fig. 677.

40 Deleuze, Guattari, 2003.

41 Catálogo monumental de Navarra, pp. 82-83.

42 Ingrand-Varenne, 2013.

43 Acerca del concepto de «evento», véase Boureau, 1993.

44 CIFM, vol. 22, doc. 187, pp. 277-279 [en línea].

45 Erlande-Brandenburg, 1968.

46 García Lobo, Martín López, 1995.

47 Sánchez Ameijeiras, 2005, p. 487.

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Inscripción de consagración del altar de maitines por Urbano II, monasterio de Saint-Jean de Montierneuf, Poitiers
Crédits Foto: Jean Michaud, CIFM/CESCM Poitiers.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/22937/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Titre Fig. 2. — Epitafio de Guillermo III Taillefer, Saint-Sernin de Toulouse
Crédits Foto: Jean Michaud, CIFM/CESCM Poitiers.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/22937/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre Fig. 3. — Inscripción funeraria en el sepulcro de Carlos III, catedral de Pamplona
Crédits Foto: Vincent Debiais.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/22937/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre Fig. 4. — Inscripción funeraria en el sepulcro de Carlos III (detalle), catedral de Pamplona
Crédits Foto: Vincent Debiais.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/22937/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 209k

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search