Version classiqueVersion mobile

La muerte de los príncipes en la Edad Media

 | 
Fermín Miranda García
, 
María Teresa López de Guereño Sanz

II. — El cuerpo

Una revisión de algunos antecedentes en el estudio antropológico y paleopatológico de enterramientos singulares

Límites y posibilidades

Armando González Martín, Óscar Cambra-Moo, María Molina Moreno, Josefina Rascón Pérez et Manuel Campo Martín

Texte intégral

¿Qué papel desempeña el Laboratorio de Poblaciones del Pasado en el proyecto «Migravit-Sepultus»?

1El Laboratorio de Poblaciones del Pasado (LAPP) es un grupo de investigación de la Facultad de Ciencias, cuya trayectoria es mucho más larga que la que indica su fecha de inscripción formal en el Registro de Grupos de Investigación de la Universidad Autónoma de Madrid (2011). Es en este momento cuando la vinculación laboral con la universidad de sus miembros permitió solicitar dicha inscripción, aunque la mayor parte lleváramos ya bastantes años de trayectoria investigadora en el ámbito de la antropología física (área científica con código UNESCO 2402 y reconocida en España por la Comisión Académica del Consejo de Universidades como Área de Conocimiento —código 028— en 2000).

2Las líneas de investigación en las que se trabaja en este grupo abarcan todo lo relacionado con los restos óseos humanos de origen arqueológico, incluyendo disciplinas diversas como anatomía y osteología, antropología de campo, tafonomía, paleodemografía, paleopatología, y algunas otras en desarrollo en la actualidad, como la paleohistología y el estudio de la composición química y molecular del tejido óseo. Generalmente en coordinación multidisciplinar en proyectos y con grupos de investigación en historia, la actividad del LAPP pretende conseguir el objetivo de asignar a los restos óseos humanos el papel protagonista que les corresponde, puesto que disponemos del enorme privilegio de examinar directamente a los propios personajes de aquella historia. Desde el punto de vista del LAPP, si existe algo denominado arqueología de la muerte o arqueología funeraria, si existen ajuares en los enterramientos, si existe, en definitiva, un tratamiento y un rito funerario, todo se debe en última instancia a la existencia de un cadáver. Sin la inclusión de las características biológicas más básicas de ese protagonista (el número de individuos enterrados, su posición y disposición en el enterramiento, su edad de muerte, su sexo, las características de interés, sean patológicas o no patológicas, su relación con los elementos del ajuar funerario, etc.) cualquier estudio que tenga como objeto de interés la muerte será necesariamente incompleto.

3Es por todas las razones apuntadas por las que la participación en un proyecto como «Migravit-Sepultus» se consideró en su día prioritaria, siendo nuestro objetivo el de aportar una visión más, diferente y complementaria, dentro de un proyecto tan completo y ambicioso.

  • 1 Real Academia Nacional de Medicina, 2012.
  • 2 Calderón Fernández, 2003.

4Resulta necesario destacar que nuestra denominación precisa —y bajo la que nos consideramos más cómodos— es la de antropólogos físicos, frente a la no por muy popular y repetida más correcta, de antropólogos forenses. Se trata de conceptos con matices muy diferentes que siempre es bueno remarcar para evitar malentendidos. Aunque el objeto de estudio común sean los restos humanos y en muchos casos las metodologías utilizadas sean similares, ni el ámbito de actuación ni el centro de interés de ambas disciplinas se superponen. Mientras que la antropología forense tiene fines médico-legales y suele ser desempeñada por investigadores con formación en medicina, adscritos a la administración de justicia, para auxiliar a jueces y tribunales en asuntos de índole médica o biológica1, la antropología física intenta comprender tanto la historia biológica —evolutiva— de nuestra especie como nuestra variabilidad en la actualidad, tratando de unir esa información con la salud, la enfermedad y los factores socioculturales que con ellas interaccionan2.

¿A qué denominamos esqueletos singulares?

5Si el título del presente trabajo incluye el concepto de esqueletos singulares es para destacar la diferencia de este entorno de investigación con lo que suele ser frecuente en la actividad del LAPP y, por lo general, de cualquier laboratorio de antropología física de poblaciones del pasado. La generalidad de la actividad habitual se centra en cementerios compuestos de grupos más o menos numerosos de esqueletos anónimos, sobre cuya vida se pretende obtener alguna información. Los denominados enterramientos singulares permiten una aproximación muy diferente, ya que es posible disponer de información relativa a la vida y al tratamiento funerario recibido por esos individuos (sea mediante fuentes históricas, documentales, gráficas, etc.).

  • 3 Saul, 1976; Saul, F. P., Saul, J. M., 1989.

6Corresponde por tanto a un punto de partida radicalmente distinto que, a la larga, permite establecer comparaciones entre las características conocidas por las diferentes fuentes y los hallazgos realizados en la propia investigación arqueobiológica. Se trata de la situación idónea para intentar aproximarse a lo que se denomina osteobiografía3 y/o patobiografía.

  • 4 Maganto Pavón, 2003.
  • 5 Gargantilla Madera, 2005.
  • 6 Ordi Majà et alii, 2006.

7El interés de la historiografía española por conocer las enfermedades de sus protagonistas merece ciertas reflexiones. En líneas generales podríamos afirmar, no sin cierta crítica, que hasta etapas recientes y salvo contadas excepciones, como es el caso de las grandes epidemias, los problemas ligados a la salud y enfermedad del conjunto poblacional han sido bastante menospreciados en la interpretación histórica. Frente a este escaso interés sobre la gente anónima que, paradójicamente, constituye la mayoría más relevante y, por tanto, imprescindible en cualquier intento de reconstrucción del pasado, la patobiografía de los personajes que, en consonancia con su destacada referencia histórica, hemos denominado singulares, sí ha suscitado una mayor atención. En este sentido hay que reseñar los trabajos pioneros del doctor Marañón, especialmente su Ensayo biológico sobre Enrique IV de Castilla y su tiempo (1941), que ha generado hasta nuestros días diversas interpretaciones por otros profesionales de la medicina4. Debemos tener en cuenta, sin embargo, que este tipo de estudios, creadores de cierta escuela, como lo demuestran algunas publicaciones mucho más recientes5, están basados casi exclusivamente en la interpretación siempre subjetiva de las fuentes escritas. Aun en el caso de haber podido establecer una correcta equivalencia, al menos terminológica, entre los procesos morbosos recogidos en los textos antiguos y las entidades nosológicas actuales, e incluso admitiendo que dicho grado de subjetividad interpretativa fuera asumible, este tipo de diagnósticos retrospectivos se encuentra alejado del método científico de las ciencias biomédicas y, por tanto, expuesto a numerosas críticas. Por contra, abordajes mucho más ortodoxos, propios de la paleopatología y antropología física actuales, han permitido obtener resultados irrefutables. Un ejemplo paradigmático de esta última afirmación es la corroboración de que el emperador Carlos V padecía una artritis gotosa, obteniendo el diagnóstico a partir de un estudio protocolizado de una de sus falanges conservadas, incluyendo la observación directa, pruebas de imagen y análisis de laboratorio6.

Límites y posibilidades de los estudios antropológicos sobre poblaciones del pasado

  • 7 Rogers, Waldron, 1995, p. vii. La traducción es nuestra.

El conjunto de información que puede ser extraído de los restos óseos humanos no es grande y, desde luego, ni es tan grande como muchos arqueólogos desearían que fuera, ni como muchos antropólogos aseguran que es7.

  • 8 Rascón Pérez, inédita.

8La afirmación anterior pone de manifiesto una realidad que debe ser reconocida desde la disciplina. La información que se puede obtener de los restos es limitada, entre otras cosas por nuestro necesario sometimiento a lo que se ha denominado la tiranía de la tafonomía: el reconocimiento de la variabilidad en la preservación de los restos, un fenómeno siempre fuera del control del investigador8. Es conveniente tener en cuenta, además, que nuestra principal fuente de información, los huesos y los dientes, obedece a su mayor preservación en el tiempo, no implicando que corresponda al mejor soporte sobre el que se graban los acontecimientos biológicos vitales de cada individuo.

9Debemos admitir que la interpretación que historiadores, arqueólogos y antropólogos dan a la anterior cita de Rogers y Waldron puede ser muy diferente. Mientras que para algunos historiadores el resultado final del siempre lento trabajo de los antropólogos puede ser decepcionante, no deja de ser habitual que desde la antropología se ofrezcan enormes expectativas que, en la práctica, no siempre pueden cumplirse. Es cierto que los restos biomineralizados humanos contienen una buena cantidad de información, pero su obtención no depende solo, en la mayor parte de las ocasiones, de la destreza y habilidad de los técnicos encargados del estudio, imponiendo sus propias reglas las condiciones de los hallazgos y la recuperación de los mismos. Aun reconociendo las limitaciones de la antropología física, lo cierto es que la información que aporta permite, en muchas ocasiones, contribuir a un mejor conocimiento de las poblaciones del pasado. Como ya se ha remarcado, la clave está en la buena coordinación transdisciplinar para responder a las preguntas relevantes en cada investigación, que deben estar correctamente planteadas y ser abordables con la capacidad técnica actual.

  • 9 Duday, 1997, p. 91.

10En definitiva, el éxito en la búsqueda de información relevante en cada estudio va a depender de la implicación de los diferentes especialistas en un trabajo conjunto con objetivos comunes. Así, se ha comprobado que la coordinación de los diferentes equipos desde el mismo momento de la planificación es fundamental. La participación de los antropólogos en los trabajos de campo es siempre ventajosa, ya que, como afirma Duday, «el esqueleto en el laboratorio está siempre desprovisto de su dimensión cultural9». Las tareas de desenterramiento de los restos deben contar con expertos conocedores de la anatomía del esqueleto humano, que permitan observar con precisión la posición y disposición de los distintos elementos recuperados, obteniendo información sobre cuáles han sido las características fundamentales de cada hecho funerario. A ello solo quedaría añadir la suerte, el factor que hace que todas las variables fuera del control del investigador —en particular, la preservación— no hayan podido ocultar la información más relevante. Solo así será posible conocer cuál era la relación entre los vivos y los muertos y, por tanto, del hecho de la muerte.

Una revisión de algunos antecedentes en el estudio antropológico de esqueletos singulares

  • 10 Esta investigación se llevó a cabo en colaboración con el recientemente desaparecido José Ramón Or (...)

11La experiencia del LAPP en el estudio de enterramientos singulares es breve, limitándose al caso relativo a D. Fernando de Acuña, caballero de la Orden de Santiago que mandó enterrarse en el antiguo convento de San Agustín de Mansilla de las Mulas (León), actual sede del Museo Etnográfico Provincial de León, dependiente de la Diputación. En la capilla situada a la izquierda de la actual puerta de acceso al museo se encontraron una serie de enterramientos que fueron remitidos al LAPP para su estudio en el año 200910.

12Los restos se encontraban en deficiente estado de preservación, por lo que la información obtenida fue limitada. Entre los restos se incluían, en efecto, los pertenecientes a un individuo cuyo perfil biológico coincidía con el de D. Fernando, correspondiendo a un varón adulto maduro. Entre los caracteres de interés observados se identificó la presencia de una mancha verde sobre el mentón, probablemente relacionada con la existencia de algún objeto de cobre en esa posición, y una buena colección de hallazgos patológicos relacionados con la dentición, entre los que se encontraban caries, depósitos de cálculo dental —sarro—, abscesos y pérdida dental pre mortem, acompañados por una intensa atrición —desgaste— fisiológico, fruto del propio proceso de masticación y, por tanto, relacionado con la duración de la vida del individuo. A esos restos acompañaban algunos fragmentos pertenecientes a un segundo individuo, lo que resultaba compatible con la posibilidad de que D. Fernando compartiera lugar de enterramiento con otros individuos.

13Al ser los restos tan incompletos y fragmentarios, y no habiendo participado nuestro equipo en los trabajos de excavación, los resultados no fueron concluyentes. Conscientes de que «de poco hueso es mejor hablar poco», el informe técnico presentado quedó ahí, sin que fuera posible avanzar más en el estudio y en la identificación de los restos con el personaje histórico protagonista.

14La limitada experiencia de nuestro equipo en este tipo de trabajos no refleja, sin embargo, la situación del estudio antropológico de enterramientos singulares tanto fuera de nuestras fronteras como en España, siendo muy conocidos algunos trabajos que han contribuido al mejor conocimiento de cada individuo y a contrastar la validez de las informaciones recogidas sobre la vida de los mismos por otras fuentes indirectas.

  • 11 Baldwin, 1986.

15Así, es importante citar los trabajos que la Universidad de Leicester (Reino Unido) llevó a cabo en 2012 en la búsqueda, excavación e identificación de los restos de Ricardo III de Inglaterra, hasta esa fecha el único monarca inglés medieval cuyo cuerpo permanecía enterrado en un lugar desconocido. Ricardo III murió en una acción bélica en Bosworth Field, el 22 de agosto de 1485, siendo el último rey inglés en morir en batalla. Estudios anteriores citaban la posibilidad de que el enterramiento del rey se encontrara en esa ciudad inglesa11, en un lugar que, en la actualidad, ocupaba un aparcamiento. Se contaba de partida con la gran ventaja que supone disponer de todo tipo de detalles sobre la vida y la muerte del rey, lo que incluía retratos a diferentes edades, crónicas e incluso informaciones relativas al tipo de armadura que debía portar en el momento de su muerte. Los trabajos, cuyo desarrollo y conclusiones se pueden consultar en una página web de libre acceso (www.le.ac.uk/richardiii), muestran en detalle cuál fue el proceso de estudio e identificación de los restos, sobre los que se aplicaron todo tipo de análisis específicos con el mayor detalle técnico (osteológicos y paleopatológicos, datación radiocarbónica, reconstrucción craneofacial, estudio de isótopos estables para conocer la dieta, técnicas moleculares al servicio de la genética y genealogía, etc.).

  • 12 Appleby et alii, 2014 y 2015.

16Se trata sin duda de un trabajo ejemplar, a la altura de la importancia del personaje histórico estudiado. La excavación y el análisis de los restos proporcionaron evidencias de la compatibilidad de lo hallado con Ricardo III, evidencias que fueron objeto de publicaciones científicas en alguna de las más prestigiosas revistas a nivel mundial12. No es esto impedimento para que algunas de las características encontradas sean objeto de interpretaciones diferentes por distintos especialistas. Así, para algunos, la escoliosis diagnosticada sobre los restos, que tan bien parece apreciarse en las imágenes de campo, no dispone de ninguna alteración morfológica que la justifique a nivel del esqueleto axial, en donde cabría esperar la existencia de acuñamientos vertebrales que provocaran la existencia de una curvatura tan pronunciada, y que no se aprecian en ninguna de las imágenes de detalle. Por otro lado, algunas de las lesiones perimortem descritas sobre el esqueleto y que podrían asociarse con la muerte del rey no se observan claramente en las imágenes de campo, lo que siempre puede hacer sospechar que puedan haber sido fruto de la excavación y el tratamiento de los propios restos.

  • 13 Véase Fornaciari, 2009.

17Fuera de nuestras fronteras, también es obligado citar los trabajos llevados a cabo por el equipo del profesor Gino Fornaciari, de la Universitá de Pisa (Italia), relativos al estudio de los restos recuperados de la basílica de San Lorenzo en Florencia, correspondientes a diferentes miembros de la familia granducal, en el denominado Progetto Medici. Dichos trabajos han sido fuente de gran número de publicaciones científicas13, pero lo más destacado de sus conclusiones está disponible de forma libre en el sitio web www.paleopatologia.it. Esta investigación combina evidencias recogidas a través de muy diferentes técnicas de estudio: arqueología funeraria, osteología, paleodieta, parasitología, anatomía patológica, histología, histoquímica e inmunohistoquímica, microscopía electrónica y biología molecular, teniendo su eje fundamental en el estudio paleopatológico.

18El fundador de la dinastía, el gran duque Cosimo I (1519-1574), sobre cuyo cráneo se observaron claramente las huellas del proceso de autopsia y embalsamamiento, murió a la edad de 55 años afectado por algún tipo de enfermedad broncopulmonar. El estudio antropológico de sus restos correspondía con lo esperado para un individuo adulto maduro, encontrándose una concentración importante de marcadores óseos que pueden relacionarse tanto con su robustez general como con la práctica frecuente de la equitación, el manejo de armas y la carga de las pesadas armaduras de la época, que en conjunto supondrían una elevada actividad física. Es destacable la presencia en su columna vertebral de signos que se relacionan con DISH (siglas de hiperostosis idiopática esquelética difusa en inglés), enfermedad de etiología incierta que se ha ligado en ocasiones con diabetes y obesidad.

19La que fuera su esposa, la gran duquesa Leonora de Toledo (1522-1562), muerta a la edad de 40 años, ofreció un estudio antropológico y paleopatológico muy interesante. Una ligera curvatura tibial propia de alguna leve forma de raquitismo parece sorprendente en un personaje histórico de tan alta cuna. Son evidentes en su cintura pelviana los signos relacionados con los once partos que tuvo entre los 18 y los 32 años, que también pudieron estar en el origen de su ligera artrosis axial y apendicular. A la edad de su muerte padecía graves problemas dentales, entre los que cabe destacar numerosas caries.

20El estudio de los restos del gran duque Francisco I (1541-1587), hijo de los anteriores, mostró un conjunto de marcadores relacionados probablemente con el ejercicio de la equitación, centrados en la columna lumbar y la cintura pelviana. Siendo gran aficionado a las ciencias, pasó gran parte de su vida en el laboratorio alquímico dedicado a la investigación. Sus retratos reflejan un claro aumento de peso con la edad, que pudo estar relacionado con la aparición de leves signos de tipo artrósico en la columna vertebral y las articulaciones.

21La gran duquesa Juana de Austria (1547-1578), primera esposa de Francisco I, presentó una buena colección de signos morfológicos y paleopatológicos destacables. En primer lugar se observa claramente la prominencia de su mentón, característica de su familia. Sus dientes presentaban una malformación del esmalte dental, denominada amelogénesis imperfecta, que no debió pasar desapercibida para quienes la conocieran. Pero lo más interesante es su historia reproductiva, ya que Juana murió en el quinto parto, tan complicado como lo habían sido los anteriores. Este hecho debió estar relacionado con la escoliosis y la subluxación bilateral congénita de la cadera observable en su esqueleto, que acabaron produciendo una fuerte asimetría pélvica. La dificultad de los partos sufridos pudo estar relacionada con la aparición de una gran fosa retropúbica y un profundo surco preauricular.

22El gran duque Fernando I (1549-1609), hermano de Francisco I y a quien sucedió en el trono, presentaba como él signos probablemente relacionados con la práctica de la equitación, por cuya habilidad parece haber sido famoso. Su esqueleto mostró que, como su padre Cosimo I, sufrió la misma enfermedad idiopática difusa en su columna vertebral. Además de algunos signos de tipo artrósico, probablemente relacionados con sus actividades físicas, las características de las falanges de su pie izquierdo parecen indicar claramente que padeció gota, como reflejan algunas crónicas sobre el personaje. También reflejan estas que Fernando sufrió problemas dentales severos, encontrándose en sus restos signos relacionados con una grave enfermedad periodontal y abscesos infecciosos.

23La gran duquesa Cristina de Lorena (1565-1636), esposa de Fernando I, murió a los 72 años. El estudio de sus restos reveló la pérdida completa de todas las piezas dentales en vida. Pero destaca en el estudio paleopatológico su columna vertebral, que presenta una grave escoliosis causada por el colapso de los cuerpos de la duodécima vértebra dorsal y la primera lumbar —aquello que no se observaba en las vértebras de Ricardo III—, que debieron provocar una deformidad claramente evidente. No es posible determinar la relación de esta malformación con sus diez embarazos y nueve partos, aunque tampoco se observaron signos que hicieran pensar en un proceso de origen osteopénico.

24Otro de los miembros de la familia cuyos restos fueron estudiados por el equipo de Fornaciari son los del cardenal Carlo (1595-1666), hijo menor de Fernando I. Su mandíbula presentaba una hipoplasia del cuerpo que provocaba una fuerte asimetría facial, apreciable con claridad en alguno de sus retratos. Las alteraciones y fusiones a nivel de la columna vertebral parecen estar relacionadas con haber sufrido tuberculosis en su infancia, como reflejan los documentos de archivo. Con edad avanzada sufrió una enfermedad articular anquilosante, claramente observable en los restos de sus antebrazos, que le provocó graves limitaciones funcionales, las cuales también se conocían por algunas fuentes documentales.

25En último lugar se hace mención a los restos de don Filippino (1577-1592), hijo primogénito del gran duque Francisco I y Juana de Austria, que concentran una serie de signos muy interesantes. Entre ellos es importante citar su voluminoso cráneo, resultado de haber sufrido hidrocefalia. Este hecho está reflejado en documentos de archivo y se puede intuir en algunas pinturas de las que es protagonista. Se acompaña con una incurvación de algunos huesos de las piernas, que podría estar relacionada con alguna forma de raquitismo.

  • 14 Id. et alii, 2015.
  • 15 Id., 2009 y 2011.

26No son estos los únicos enterramientos singulares estudiados por el profesor Fornaciari, siendo muy destacados los estudios relativos a Cangrande della Scala, señor de Verona (1291-1329) y a Fernando II de Aragón, rey de Nápoles (1467-1496). Sobre la momia del primero se han realizado estudios toxicológicos y palinológicos que han permitido detectar la presencia de Digitalis purpurea, cuya toxicidad es bien conocida. Parece existir una relación entre los documentos que describen la súbita muerte del personaje y los síntomas que caracterizan la intoxicación por Digitalis. Con estas evidencias, el equipo propone, por vez primera en la literatura paleopatológica, un diagnóstico de envenenamiento por ingesta de dosis letales de esta planta14. El segundo, cuya momia también se conserva, estuvo afectado de pediculosis, siendo víctima de dos especies diferentes de parásitos que han sido identificadas aplicando técnicas de microscopía electrónica: Pediculus capitis, los piojos del cuero cabelludo humano, y Pthirus pubis, ladillas púbicas. El alto contenido en mercurio detectado en la momia puede estar relacionado con su uso como terapia tópica contra esta enfermedad15.

  • 16 Prieto, Perea, 2003, p. 358. Véase también Sánchez Sánchez, Muñoz del Río, 2003.

27Pero dentro de nuestras fronteras también se han realizado importantes estudios que es importante citar en este trabajo. Además de la ya comentada artritis gotosa diagnosticada en los restos del emperador Carlos V, son muchos los trabajos que se han centrado en otros esqueletos singulares. En 2001 apareció en los medios de comunicación de masas la noticia del hallazgo, apertura y estudio del sarcófago de D. Juan Hurtado de Mendoza y Luján, localizado en la iglesia de la Asunción de la localidad madrileña de Fresno de Torote. Los estudios realizados a los restos por parte del equipo de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid destacaban, entre otras evidencias, «… su deplorable estado de salud dental: dolor, infecciones de repetición, dificultades para la masticación, halitosis, etc.16».

  • 17 Prada Marcos, Vidal Encinas, 2007 y 2009.
  • 18 Hidalgo-Argüello et alii, 2003.

28Algunos años antes se había llevado a cabo uno de los estudios con mayor repercusión: el del panteón real de San Isidoro de León. Los resultados17 reflejan un depósito secundario, producto de siglos de profanaciones, traslados y restituciones de esos enterramientos. El resultado más destacado es que el número mínimo de individuos estimado (84; 50 adultos y 34 no-adultos) sobrepasa en mucho al de los enterramientos que se esperaba encontrar (33). Entre ellos se identifican tres restos momificados no-adultos como correspondientes a los infantes doña Leonor, doña María y don Fernando, fallecidos con 4, 2 y 7 años de edad respectivamente. Un conjunto de restos óseos se atribuye al rey Vermudo III (1017-1037), al ser compatibles con su temprana muerte, a los 19 años, en la batalla de Tamarón (Burgos), y presentar signos que pueden relacionarse con su fallecimiento «cosido a estocadas». Estudios paleoparasitológicos específicos18 ya habían determinado la existencia en las momias de los infantes María y Fernando de ácaros no parasíticos, además de huevos de Ascaris lumbricoides y Trichuris trichiur, ambas especies comunes de gusanos parásitos intestinales, cuya prevalencia es muy alta en toda la historia humana.

  • 19 Lorenzo Lizalde, 2001.

29Entre las conclusiones publicadas en 2001 sobre la restauración de la capilla de San Bernardo de la Seo de Zaragoza, se incluye el estudio de los sepulcros en los que fueron enterrados don Hernando de Aragón, arzobispo de Zaragoza y virrey de Aragón (1498-1575), y de su madre, doña Ana de Gurrea (1470-1527). El cuerpo del primero, que se encontró en posición primaria y con todos los elementos de su vestimenta in situ, había sido objeto de un tratamiento de embalsamamiento con evisceración del cerebro y el corazón, este último hallado en un relicario de plomo, dentro de una arqueta que formaba parte del conjunto. El esqueleto mostró signos de una posible tuberculosis ósea, sobre la que no existía información previa. Don Hernando había perdido en vida la totalidad de sus piezas dentales, siendo la reabsorción alveolar muy anterior a su deceso. Los restos de doña Ana, mucho peor preservados, no presentaron sin embargo ningún signo patológico reseñable19.

  • 20 Miquel i Vives, Sarobe i Huesca, Subiranas Fàbregas (eds.), 2016.

30Pero si entre todos los trabajos realizados en la Península hay uno que merezca destacarse, ese es el llevado a cabo en el panteón real de Santes Creus20, centrado en el estudio y la restauración de las tumbas de Pere el Gran, Jaume II, Blanca de Anjou y Roger de Llúria. Las conclusiones de este trabajo, recogidas en un libro electrónico disponible de forma libre y gratuita en la dirección web www.santescreus.mhcat.cat/ca, merecen sin duda un estudio profundo, tratándose de un volumen de más de mil páginas. Se reúne en él toda la información relativa a la intervención realizada y, entre ella, la del estudio antropológico llevado a cabo por el equipo liderado por la profesora Assumpció Malgosa. Es difícil sintetizar en unas pocas líneas lo fundamental del estudio efectuado, que abarca aspectos tan variados como el tratamiento funerario, el embalsamamiento de los cadáveres, la recomposición de la vestimenta mortuoria, un estudio antropológico y paleopatológico profundo de cada cuerpo, la aproximación a su alimentación, el análisis genético, el examen toxicológico de las muestras de cabello obtenidas, el estudio histológico de diferentes tejidos momificados, la reconstrucción craneofacial y la propuesta de las posibles causas de muerte. En definitiva, un trabajo riguroso y profundo que será necesario tener siempre de ejemplo si en el entorno del proyecto «Migravit-Sepultus» fuera posible realizar alguna intervención antropológica.

 

31A modo de conclusiones, se señala que la revisión de los antecedentes presentados no tiene objetivo más allá de ilustrar la potencialidad de los estudios arqueobiológicos sobre restos humanos en el contexto de las investigaciones históricas. La posibilidad de establecer redes multidisciplinares de colaboración en estas investigaciones es hoy una realidad, como demuestra el proyecto «Migravit-Sepultus», y desde la antropología física y la paleopatología pueden aportarse nuevos resultados que enriquezcan las investigaciones.

32Sin poder obviar el hecho incontrovertible de que el estudio de una élite es, desde el punto de vista de la antropología física y de la paleopatología, en sí mismo «elitista», por cuanto solo puede estar reflejando a una clase o grupo social y no a toda la población, la contribución de estas disciplinas al estudio de los esqueletos ilustres constituye, en el momento actual, una aportación imprescindible en la reconstrucción histórica.

Notes

1 Real Academia Nacional de Medicina, 2012.

2 Calderón Fernández, 2003.

3 Saul, 1976; Saul, F. P., Saul, J. M., 1989.

4 Maganto Pavón, 2003.

5 Gargantilla Madera, 2005.

6 Ordi Majà et alii, 2006.

7 Rogers, Waldron, 1995, p. vii. La traducción es nuestra.

8 Rascón Pérez, inédita.

9 Duday, 1997, p. 91.

10 Esta investigación se llevó a cabo en colaboración con el recientemente desaparecido José Ramón Ortiz del Cueto, excelente arqueólogo y mejor persona, a quien recordaremos siempre por sus magníficas enseñanzas en todos los proyectos que tuvimos la suerte de compartir.

11 Baldwin, 1986.

12 Appleby et alii, 2014 y 2015.

13 Véase Fornaciari, 2009.

14 Id. et alii, 2015.

15 Id., 2009 y 2011.

16 Prieto, Perea, 2003, p. 358. Véase también Sánchez Sánchez, Muñoz del Río, 2003.

17 Prada Marcos, Vidal Encinas, 2007 y 2009.

18 Hidalgo-Argüello et alii, 2003.

19 Lorenzo Lizalde, 2001.

20 Miquel i Vives, Sarobe i Huesca, Subiranas Fàbregas (eds.), 2016.

Auteurs

Laboratorio de Poblaciones del Pasado – Universidad Autónoma de Madrid

Laboratorio de Poblaciones del Pasado – Universidad Autónoma de Madrid

Laboratorio de Poblaciones del Pasado – Universidad Autónoma de Madrid

Laboratorio de Poblaciones del Pasado – Universidad Autónoma de Madrid

Laboratorio de Poblaciones del Pasado – Universidad Autónoma de Madrid

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search