Version classiqueVersion mobile

La muerte de los príncipes en la Edad Media

 | 
Fermín Miranda García
, 
María Teresa López de Guereño Sanz

Presentación

La muerte de los príncipes en la Edad Media

Un análisis desde la pluridisciplinariedad

Fermín Miranda García et María Teresa López de Guereño Sanz

Texte intégral

1Entre las diversas acepciones que la Real Academia Española recoge de «príncipe» como sustantivo, la octava alude a las «personas […] que por su excelencia sobresalen entre los demás de su clase». Tiempo ha que la historiografía amplió el sentido del término fuera del marco tradicional de algunos miembros de la familia real, y en ese sentido, no resulta infrecuente verlo aplicado a miembros de la alta nobleza, de la aristocracia eclesiástica o del patriciado urbano, y hasta a elementos conspicuos de linajes locales de muy diverso tipo que, en su entorno, presentan esa «excelencia» que les permite «sobresalir entre los demás de su clase», por seguir con la definición académica. Entiéndase pues, que aquí se empleará en su versión más amplia, no solo por ser la aceptada habitualmente por la academia (ahora en minúscula, en su sentido de conjunto de los investigadores), sino porque tiene una lógica especial si se pretende, como ocurre, establecer modelos de comparación y emulación entre los diferentes territorios, tiempos y grupos de poder a través de las múltiples disciplinas que se han acercado a este campo de análisis desde sus diferentes métodos de investigación.

2La segunda cuestión que interesa resaltar es que este estudio no pretende ofrecer las novedades que se esperan de los resultados de una investigación colectiva de años sino un punto de inflexión, un alto en el camino del progreso científico, donde analizar los resultados ya obtenidos en las dos o tres últimas décadas y, desde esa perspectiva, señalar las posibles líneas de trabajo, algunas ya abiertas, otras todavía por diseñar, bien en general, bien en espacios y campos concretos, y apuntar las posibilidades que la interdisciplinariedad ofrece para alcanzar más y mejores resultados. Por ello, se aúnan aquí, en una lógica interna siempre discutible pero que se ha pretendido manejable, visiones muy amplias junto a estudios de caso, y balances de conjunto junto a presentaciones de escenarios donde todavía cabe mucho por hacer. Pero en todos ellos se ha buscado el elemento comparativo como protagonista. Por necesidades de la investigación, el marco ha quedado acotado al ámbito franco-ibérico, pero en la creencia de que las perspectivas aquí ofrecidas podrían aplicarse a otras áreas e incluso, llegado el tiempo, ampliarse a estudios de alcance superior, del conjunto del Occidente y hasta de todos los espacios que venimos en denominar «medievales».

3En efecto, un estudio de las características que aquí se presentan debe necesariamente adscribirse a dos grandes líneas de actuación historiográfica bien conocidas aunque de denominación controvertida: la «historia de las mentalidades» y la «génesis del Estado moderno». Por suerte, el balance historiográfico general que, para las últimas décadas, aporta Ariel Guiance y que inicia el repertorio de contribuciones, exime de señalar las correspondientes referencias. No se ha tratado de establecer un repertorio exhaustivo, ni de analizar todas y cada una de las obras publicadas en ese periodo; solo —y nada menos que— reflejar lo que la última generación de académicos actualmente en su madurez como investigadores y los más jóvenes que se han incorporado a la investigación en este siglo xxi han construido a partir de los trabajos pioneros de los años setenta y ochenta del siglo pasado, donde la figura de Ph. Ariès destaca como símbolo fundamental. Y otro tanto cabría apuntar para los demás trabajos que componen el volumen.

4Baste señalar que, por un lado, y englobada en la llamada «historia de las mentalidades», interesa la muerte y su universo sociomental y económico, del que fueron pioneras propuestas que hoy forman parte de la base del medievalismo. Muchas de ellas se encuentran vinculadas, además, al espacio francés objeto protagonista de varias de las colaboraciones que siguen, pero pronto tuvieron continuidad en los análisis sobre las monarquías ibéricas, el otro gran escenario geopolítico que nos ocupa en esta propuesta. En uno y otro entorno, el despliegue temático ha alcanzado numerosos campos, sobre todo los más relacionados con los aspectos antropológicos, como la piedad popular, las tradiciones y la ritualización, o el control ideológico-religioso y social, sin que falte el análisis literario y didáctico-moral, el artístico del monumento o el mayor componente jurídico-legal.

5La segunda gran línea de trabajo se sitúa en la denominada «génesis del Estado moderno», de nombre tan discutido como inevitable, puesta en marcha en las mismas fechas con los trabajos impulsados o que cuentan como referente a J.-P. Genet, y que, aparte de estructuras políticas, fiscales o legales, pusieron de relieve el enorme desarrollo de la propaganda en torno a los poderes públicos, pero también su emulación en los sectores de la alta aristocracia, donde el sentido público de la muerte, los rituales funerarios, su representación y la permanencia en el tiempo a través de todo tipo de manifestaciones alcanzan un peso singular.

6En ese terreno, los trabajos en torno a la monarquía, sin duda la institución que en mayor medida podía —y debía— instrumentalizar la muerte —la propia muerte de los individuos de la familia regis— para transformar el fin de la vida en imagen de continuidad hasta donde los resortes del momento permitían, se singularizan de modo especial. Junto a la Corona, así se comportan también los grandes principados que se consolidan en los siglos bajomedievales, mejor o peor acomodados a los nuevos engranajes políticos y que, sobre todo en determinadas zonas, permiten la construcción de modelos muy inspirados, y hasta competidores en cierta medida, de los específicos de la realeza. Con todo, se trata de modo habitual de estudios centrados en los siglos bajomedievales, cuando las fuentes de información resultan más profusas y detalladas: los lugares y modos de enterramiento, los ceremoniales, los signos y símbolos asociados a unos y otros, incluido el del propio tratamiento del cuerpo o, por último, la fama póstuma y su perduración en la literatura, las crónicas o las leyendas.

7A la postre, el sujeto de análisis que hemos dado en designar como «la muerte del príncipe» se encuentra, pues, especialmente vinculado a ese gran tema historiográfico que P. Nora bautizó como «los lugares de la memoria». Y dentro del mismo, no solo —pero también— a las cuestiones relativas al espacio físico del poder, su representación y correspondiente plasmación, ese spatial turn tan querido —y discutido— para la historiografía de los últimos años, sino también a los escenarios ideológicos, literarios, litúrgicos, simbólicos o antropológicos, cuyo análisis global exige una conjunción de intereses que desborda cualquiera de las áreas científicas y reclama, además de un modelo de trabajo a muy largo plazo, de la colaboración de especialistas de diferentes disciplinas.

8Puesto que se trata de un análisis que pretende comparar tiempos y ámbitos políticos y sociales, el espacio físico nos permite enmarcar los restantes ámbitos, y «enfrentarlos» entre sí para construir un modelo, o una sucesión de ellos, o incluso una ausencia de los mismos, si así correspondiera. Por seguir con el símil, cartografiar «la muerte del príncipe», para alcanzar un panorama a la vez de conjunto y detallado, constituye una propuesta a muy largo plazo que desborda ampliamente los límites de la empresa, pero que necesita de una primera aproximación como la que aquí se muestra. De acuerdo con los modelos weberianos, el «tipo ideal» —necesariamente imperfecto e ideal— que buscamos solo puede construirse a partir de casos concretos, pero solo su articulación y permanente reinvención permite otorgarles su pleno sentido, individualizado y en el conjunto.

9Con la base previa historiográfica general cabe plantearse un gran —y largo— interrogante: ¿las grandes élites sociopolíticas de la Edad Media, en el periodo que señalan las fechas marcadas entre los siglos xi-xv, presentan unos parámetros y unos esquemas de funcionamiento que pueden ponerse en relación entre sí en el tiempo, en el espacio y en los diversos niveles de articulación que cabe organizar, desde la monarquía a los poderes de las oligarquías nobiliarias y patricias y desde las jerarquías civiles a las eclesiásticas? Interrogante que cabría complementar con otro casi obligado: esos parámetros, ¿se convierten a su vez de alguna manera en ejemplos destinados a ser emulados en otros niveles inferiores pero igualmente paradigmáticos del poder constituido?

10La búsqueda de respuesta(s) a la(s) pregunta(s) se apoya en la convicción de que los numerosos y muy valiosos trabajos producidos por la historiografía en las últimas tres décadas adolecen de la necesaria reflexión y debate de conjunto, así como de una interdisciplinariedad que solo pueden conseguirse en una más amplia apertura del foco geohistórico, cronológico y de interacción científica. De este modo, se permitiría el encuentro con los necesarios elementos de comparación ya estudiados para otros lugares y tiempos y/o desentrañar los puntos de análisis poco analizados o necesitados de una revisión a la luz de otras investigaciones.

11En la medida en que aquí no se pretende constituir sino una primera fase de una sucesión de propuestas abiertas a más largo plazo, ha parecido necesario precisar una acotación territorial y cronológica que permita experimentar con esos modelos de comparación que, entre espacios, tiempos y áreas de trabajo, cabe establecer, sin la intención de agotar temas y líneas de trabajo, sino de fijar propuestas y primeras aproximaciones, sin renunciar a obtener resultados de interés hasta donde sea posible en esta etapa inicial.

12Sobre esa base, y sin perder nunca la perspectiva general y más amplia posible, se ha tomado, por un lado, un ámbito de referencia clásico de la historiografía, el reino de Francia, y por otro, los reinos de la península ibérica, con mayor atención —pero no exclusiva— a los territorios cristianos, cuya diversidad política e ideológica no impide, sino que obliga, a unas interrelaciones necesariamente inevitables. El supuesto modelo paradigmático francés (topos que cabrá discutir) de los diseños feudales y su transición/cambio hacia la construcción del autoritarismo monárquico, se enfrenta con el análisis de diversos modelos periféricos (otra vez el topos discutible), a su irradiación y/o interacción, y, en todo caso, a la conexión mutua y a las peculiaridades.

13En el marco cronológico, se trata de analizar posibles cambios evolutivos a partir, como puntos de referencia, de dos grandes procesos ideológicos, seguramente más conectados entre sí de lo que a primera vista parece sostener la historiografía tradicional. El primero, la llamada «reforma gregoriana» —y sus referentes previos—, con la construcción de espacios del poder y su representación ceremonial, litúrgica e iconográfica en los que la propia afirmación del poder eclesiástico contribuyó al desarrollo de modelos políticos innovadores en los ámbitos laicos, desde la monarquía al mundo urbano. El segundo, la mencionada «génesis del Estado moderno», que, más allá del acierto del nombre, representa como ningún otro el complicado juego de relaciones sociopolíticas e ideológicas que afecta a todos los grupos de poder en torno a la afirmación del poder monárquico, con todas sus posibles disfunciones y concesiones. En unos y en otros, la imagen, y en especial la de la muerte de los «poderosos», representa mucho más que un símbolo: supone la escenificación y el uso permanente de elementos inherentes a la visibilización del poder.

14Aunque cabría haber escogido límites temporales —y hasta espaciales— más estrictos, es precisamente la propia dinámica comparativa en el tiempo, el espacio y entre diversos ámbitos de interés socio-cultural la que ha llevado a proponer este marco, con la flexibilidad que resulte conveniente, en el convencimiento de que únicamente así pueden obtenerse los mejores resultados en una perspectiva de ese tipo. Por eso, nos ha parecido que la construcción de un estado general de la cuestión general, y la reflexión sobre las líneas temáticas que fuentes y bibliografía permiten sostener, ayudan no solo a resituar el valor de lo ya escrito sino a establecer algunos de los campos donde solo desde una abierta perspectiva interdisciplinar se obtendrán las respuestas adecuadas. De ahí la presencia entre los autores de historiadores —los más—, pero también de historiadores del arte, de la literatura, musicólogos, epigrafistas, antropólogos físicos o codicólogos, a los que sin duda se hubieran podido sumar, si el espacio y la disponibilidad lo hubiesen permitido, arqueólogos, filósofos, o representantes de otros posibles campos de la investigación.

15Aquí, el elenco, de la mano de los máximos especialistas en unos casos y de jóvenes pero sobradamente preparados investigadores en otros, se abre con el ya mencionado estado de la cuestión general de Ariel Guiance, referente singular de estas temáticas para el ámbito hispano, y a cuya aportación ya se ha hecho referencia más arriba. A partir de él, se ha optado por una ordenación que permita resaltar, precisamente, el carácter interdisciplinar de la propuesta, de lo más general a lo más particular, y que solo a efectos de esta presentación nos permitimos agrupar por grandes áreas acordes a los enfoques tradicionales. Los planteamientos más generales llegan de la mano del estudio sobre los elementos musicales de la liturgia fúnebre (Asensio), de las posibilidades de las fuentes epigráficas (Debiais) y de los avances que la antropología forense ha desarrollado en torno a los «enterramientos singulares» (el equipo coordinado por González Martín). Es este un terreno muy vinculado con el estudio que desde la documentación escrita se realiza sobre los métodos de conservación del cadáver, con un importante acercamiento de la historiografía, en los reinos hispanos (Cabrera). En paralelo, la perspectiva territorial nos acerca precisamente a la singularización de esas fuentes y sus posibilidades en el reino de Navarra (Ramírez Vaquero, Osés, Herreros), en la Corona de Aragón (Cingolani) y en al-Andalus (Palacios), este último un ámbito que la península ibérica nos ofrece como elemento singular de comparación que no cabía desdeñar, tanto en este estudio como en alguna otra de las aportaciones.

16A partir de aquí, se suceden análisis más concretos, dedicados unos al estudio cronístico (Rodríguez-Peña, Benítez), otros a las posibilidades de los monumentos funerarios y su contextualización (Ruiz de la Peña, López de Guereño, González Cavero), y tampoco faltan las propuestas sobre la combinación de diversos instrumentos de información —crónicas, diplomas, piezas artísticas— en ejemplos específicos (Moreira, Vilar, Lamazou-Duplan). Finalmente, desde el ámbito de la literatura y, una vez más, de la musicología, se nos muestran ejemplos específicos del valor de la poesía cortesana (Marías) y del ritmo que determinado tipo de piezas permite —o exige— resaltar en la transmisión de los valores de la muerte del príncipe (Asensio, Sultan).

17Se ha aludido antes a las limitaciones del espacio y el tiempo definidos por el trabajo, pero también al interés por abrir el campo de visión a marcos más amplios en el futuro. Por ello, se ofrece como cierre un «contrapunto», una muestra de esas posibilidades, abierta en este caso al universalismo siempre presente en el ámbito eclesiástico, de la mano de sus «príncipes» por excelencia, los miembros del colegio cardenalicio (Morvan).

18De algún modo, esta presentación supone en sí misma una (no) conclusión; hemos intentado ordenar la habitación y dejar la puerta entreabierta. Así pues, el lector no encontrará en las últimas páginas unas conclusiones que apenas se limitarían a reiterar lo que aquí ya se ha dicho o a resumir lo que los diversos autores han dejado escrito en sus estudios. A ellos, a sus evidentes conocimientos e interesantes reflexiones, les remitimos.

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search