Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les origines de la féodalité

 | 
Santiago Aguadé Nieto
, 
Joseph Pérez

¿Instituciones feudales o sociedad feudal?

Julio Valdeón Baruque

Texte intégral

1El título de esta comunicación puede parecer equívoco, toda vez que plantea una alternativa que muchos juzgarán falsa. En efecto, instituciones y sociedad no solo no son dos términos antagónicos sino que difícilmente es imaginable el uno sin referirse al otro. Ni hay instituciones fuera de la sociedad ni hay sociedad que no tenga instituciones. Entonces, ¿se pretende simplemente suscitar la provocación con la pregunta inicial? En modo alguno. La polarización del feudalismo entre una vertiente institucional y otra social obedece a la existencia de una tradición académica firmemente implantada, orientada en un caso hacia el análisis preferente de sus «elementos institucionales», en otro al estudio de su «faceta social».

2La interpretación del feudalismo, no descubrimos con ello ningún secreto, ha estado fuertemente lastrada por esa bipolaridad, que podemos personificar en dos eminentes historiadores, F. L. Ganshof por una parte y M. Bloch por otra. Recordemos la definición que del feudalismo daba Ganshof en su célebre libro Qu’est-ce que la féodalité?:

[...] Conjunto de instituciones que crean y rigen obligaciones de obediencia y servicio [...] por parte de un hombre libre, llamado «vasallo», hacia un hombre libre, llamado «señor», y obligaciones de protección y sostenimiento por parte del «señor» respecto del «vasallo» [...].

3Obsérvese el comienzo del texto: «conjunto de instituciones». Lo que sigue es una aclaración de cuáles son esas «instituciones» que definen al sistema: el «vasallaje» y el «beneficio». De ahí que se hable también de «régimen vasallático-beneficial» o de «instituciones feudo-vasalláticas». Por lo que se refiere a M. Bloch, portavoz de la segunda de las versiones del feudalismo, basta con que traigamos a la memoria el título que dio a la obra que publicara en los años 1939-1940: La société féodale. Al tipificar a lo feudal como una «sociedad», M. Bloch parecía entablar combate con las escuelas tradicionales que habían puesto el acento en los aspectos jurídico-políticos del sistema.

4Ahora bien, la consideración del feudalismo como equivalente a un tipo de sociedad aparece asimismo en otros muchos autores que han ido más lejos que el propio M. Bloch. Tal es el caso, entre otros, del historiador polaco W. Kula o del francés P. Vilar, ambos inspirados en el materialismo histórico. Para Kula el feudalismo es un «sistema socio-económico, sobre todo agrario, con fuerzas productivas mediocres, débil comercialización, corporativo [...]». Vilar define al feudalismo como una

[...] sociedad agrícola, con lenta evolución técnica, intercambios limitados, en la cual el excedente de trabajo de la mayoría de la población [...] es acaparado mediante una coerción extraeconómica.

5Recapitulemos: «sistema socio-económico» o «sociedad agrícola», son los términos utilizados, respectivamente, por Kula y Vilar. El feudalismo, desde esta perspectiva, sería una «totalidad social» o, si se quiere, un «modo de producción».

LA CONCEPCIÓN DEL FEUDALISMO EN LA OBRA DE SÁNCHEZ ALBORNOZ

6Claudio Sánchez Albornoz, el insigne medievalista cuyo centenario conmemoramos en 1993, escribió muchas páginas sobre el feudalismo. Basta con que mencionemos su monografía, aparecida inicialmente en tres tomos, En torno a los orígenes del feudalismo, que vio la luz en la ciudad argentina de Mendoza en 1942. Pero no es sólo en esa obra en la que habla del feudalismo pues el mismo está presente, de una u otra manera, en la mayor parte de sus trabajos, tanto de investigación como de síntesis. En todos ellos la concepción del feudalismo es similar. Sánchez Albornoz contempla al feudalismo desde la óptica que podemos denominar «institucional», lo que, por su parte, encajaba con la orientación general de sus preocupaciones historiográficas. Al fin y al cabo él se había formado en la escuela alemana de principios de siglo, en la que brillaba a gran altura el historiador von Below, adscrito a la corriente jurídico-institucionalista. Quizá, ha señalado el profesor S. de Moxó,

[...] La circunstancia de haber sido ciertos historiadores del Derecho y de las instituciones político-administrativas quienes de manera más notable profundizaron en su estudio [del feudalismo],

  • 1 Carlos Estepa, «Sánchez Albornoz y el feudalismo castellano», incluido en el libro Sánchez Alborno (...)

7explica el peso de esa concepción, que pone su acento en los elementos de carácter político y en el ensamblaje jurídico entre vasallaje y beneficio. Por lo demás ese punto de vista apenas experimentó cambios en el transcurso de su larga vida, a salvo de las matizaciones hechas por Carlos Estepa, quien ha señalado que en sus primeros trabajos Sánchez Albornoz tenía una concepción más abierta del feudalismo de la que sostuvo posteriormente1.

8El insigne medievalista español, por de pronto, establecía una diferencia tajante entre el «régimen feudal» y el «régimen señorial». Lo feudal y lo señorial (y lo dominical, aspecto que también toca en esta reflexión), son

[...] mundos que histórica, jurídica e institucionalmente se distinguen con absoluta precisión, que a veces conviven y se entrecruzan, pero que no cabe confundir.

9Pero quizá lo más significativo era que, de acuerdo con su concepción del feudalismo, Sánchez Albornoz llegaba a la conclusión de que la España medieval no se feudalizó. Ciertamente él mismo hacía matizaciones: el feudalismo sí estuvo presente en Cataluña, debido a que sus primeros pasos los había dado en el marco del imperio carolingio; asimismo reconocía que desde mediados del siglo XI fueron llegando a tierras hispanas las instituciones feudales vigentes en Europa. Pero en términos generales podía afirmarse que España, aunque sí conoció determinadas instituciones feudales, implantadas tarde y de forma incompleta, había estado ayuna del feudalismo. Y eso lo decía precisamente quien con más ardor había defendido la existencia de pre-feudalismo en la España visigoda. Ahora bien, lo acontecido después de la invasión musulmana del 711 daba cuenta de la diferente evolución seguida por las tierras hispanas con respecto al resto de la Europa cristiana. La sociedad que se constituyó sobre el despoblado valle del Duero, a tenor de las opiniones de Sánchez Albornoz, se caracterizaba por la abundancia de pequeños propietarios libres. De ahí su famosa expresión, referida a la Castilla medieval, «islote de hombres libres en un mar feudal». Por lo demás el propio proceso de la reconquista confirió a reyes y príncipes un poder político de gran magnitud, incompatible con un sistema político feudal. En definitiva, Sánchez Albornoz había creado la imagen de la «singularidad española», que tanta trascendencia iba a tener no solo en el ámbito historiográfico sino también en el político-ideológico.

10El indiscutible magisterio ejercido por Sánchez Albornoz en el seno del medievalismo español explica que sus ideas se difundieran ampliamente. Sus puntos de vista no solo eran admitidos por sus discípulos, entre los cuales el más significativo por lo que se refiere a sus escritos acerca del feudalismo fue Luis García de Valdeavellano, sino que, al mismo tiempo, a través de la formación universitaria de los futuros profesores de enseñanza media, llegaban a los manuales escolares. De ahí la idea, sólidamente arraigada en la opinión de la mayor parte de los ciudadanos, de que España no conoció el feudalismo.

11Decíamos antes que las ideas de Sánchez Albornoz en el terreno historiográfico apenas han sufrido cambios. Su concepción del feudalismo es prácticamente idéntica en 1918 y en 1980. Ni la aparición de la obra, antes citada, de M. Bloch ni las propuestas del materialismo histórico a propósito del feudalismo modificaron un ápice sus opiniones. A lo sumo, y de manera tangencial, salió en ocasiones a la arena para rebatir lo que consideraba dislates inadmisibles. Tal ocurrió cuando criticaba a quienes, según él, confundían lo feudal y lo señorial, según el texto recogido unas páginas atrás.

12Asimismo su manifiesta hostilidad al materialismo histórico le llevó a caricaturizar su concepción del feudalismo. Escuchemos al maestro:

Los marxistas aluden con frecuencia como base de la sociedad feudal a la apropiación del trabajo personal de un labrador por un hombre situado en las alturas de la sociedad. Pero esa apropiación es fenómeno que se ha dado desde la más remota antigüedad —Oriente, Grecia, Roma— hasta nuestros días. Según esa tesis marxista, la Historia habría sido la historia del marxismo.

13Sin duda este texto de Sánchez Albornoz puede merecer contundentes réplicas, toda vez que equipara las diversas formas en que a lo largo de la historia se ha producido la apropiación del trabajo de los dominados por los dominadores. La explotación siempre habría existido en la historia, pero la forma de ejercerse sería distinta en la Roma clásica, en la Edad Media o en la Inglaterra del siglo XIX. De ello darían cuenta, siempre de acuerdo con la óptica marxista, los diferentes «modos de producción» que se han sucedido en el tiempo. Por otra parte llama la atención el reconocimiento por Sánchez Albornoz de la continuidad histórica de la explotación, opinión que le sitúa muy cerca del postulado marxista de la lucha de clases como motor de la historia. En cualquier caso la vehemencia manifestada por el insigne medievalista en el párrafo antes transcrito expresa elocuentemente su rechazo radical de una concepción del feudalismo que no casaba con la que él defendía.

14Ciertamente las ideas de Sánchez Albornoz, pese a su indiscutible coherencia, no dejaban de tener sus puntos débiles. Cuando presentaba a la Castilla medieval como un «islote de hombres libres en un mar feudal», por ejemplo, incurría en flagrante contradicción. En efecto la apasionada defensa de Castilla como tierra en la que imperaba la libertad le llevó a contraponer a ésta con el feudalismo. ¿No implicaba eso definir al feudalismo como la falta de libertad? Pero la servidumbre ¿no sería predicable, a partir de los supuestos albornocianos, del régimen señorial, claramente diferenciado del feudal? Entendemos que las citadas contradicciones obedecen, básicamente, a la explosiva mezcla entre los principios historiográficos, que Sánchez Albornoz practicaba como consumado maestro, y los elementos ideológicos que habían hecho acto de presencia a la hora de construir una imagen singular de Castilla.

15La defensa numantina de la concepción «institucional» o «jurídico-política» del feudalismo no fue exclusiva, ni mucho menos, de nuestro insigne historiador. Antes al contrario buena parte de la historiografía académica, lo mismo europea que norteamericana, seguía fiel a esa línea interpretativa. Acudamos a un testimonio, seleccionado entre otros muchos. J. R. Strayer, en un libro de síntesis sobre el tema aparecido en 1965, señalaba que si el feudalismo es la «explotación de una población agrícola por un grupo dirigente», serían feudales la sociedad del Bajo Imperio Romano, la del Sur de los Estados Unidos en el siglo XIX o la soviética de los años 30 de este siglo. Entre esta opinión y la de Sánchez Albornoz hay, como se ve, una gran semejanza.

LA «MUTACIÓN FEUDAL» EN LA HISTORIOGRAFÍA ESPAÑOLA

16La historiografía española, no obstante, conoció en su momento la «mutación feudal». Ni que decir tiene que utilizamos esta expresión en un sentido retórico. «Mutación feudal» significa, desde nuestra óptica, el cambio producido desde una situación caracterizada por el monopolio de la interpretación «institucionalista» del feudalismo hasta otra en la que pugnan, en el ámbito académico, diversas concepciones del susodicho sistema.

17La visión renovadora del feudalismo tenía, como fuentes nutricias, por una parte la historiografía que se inspiraba en el materialismo histórico, que concebía a aquel como un «modo de producción», por otra la escuela de los «Annales» y muy en particular el medievalista francés Marc Bloch. La historiografía española, como consecuencia del resultado de la guerra civil de los años 1936-1939, había vivido unas décadas de aislacionismo, de la que comenzó a salir en la década de los sesenta. Fue por esas fechas cuando se produjo lo que el profesor J. Fontana ha denominado la «normalización académica» de la historia en España. Sin duda el encuentro con interpretaciones del feudalismo que diferían de la hasta entonces vigente hay que ubicarlo en el contexto del proceso citado.

18La primera crítica frontal a la concepción «institucionalista» del feudalismo apareció en el año 1966. En el prólogo al fascículo o de la serie La España del Antiguo Régimen, el profesor Miguel Artola, director de la obra, decía textualmente:

El régimen señorial, o «feudal» si se prefiere la terminología marxista, constituye tema del máximo interés para el conocimiento del Antiguo Régimen y del ciclo revolucionario que le pondrá fin.

19El uso alternativo de términos como «señorial» o «feudal» no evidenciaba, en opinión de Artola, confusión conceptual, sino simplemente manejo de modelos interpretativos del feudalismo diferentes. En 1967, en el fascículo III de la misma serie, dedicado a Castilla la Vieja, se decía lisa y llanamente que

[...] En el siglo XVIII, aún subsistía la estructura feudal de los siglos anteriores y entre el rey y sus súbditos se interponía la autoridad de los señores jurisdiccionales.

20Difícilmente podía establecerse una mayor equiparación entre feudal y señorial.

21Mas no se trataba sólo de afirmaciones aisladas. Pronto comenzaron a publicarse monografías en las que se defendía una concepción del feudalismo que nada tenía que ver con la defendida por Sánchez Albornoz. Tal fue el caso del antes citado Josep Fontana, autor del libro La quiebra de la monarquía absoluta (1814-1820), que vio la luz en 1971. La resistencia de los campesinos a la satisfacción de los derechos que los señores les exigían se inscribe, afirma Fontana, en el marco de su pugna contra las supervivencias feudales. ¿Confusión entre señorial y feudal? El autor lo aclaraba en una nota a pie de página:

El uso de un término como «feudalismo» en este contexto puede ser discutido [...]. Pero ocurre que en la época que se estudia en este trabajo eran los propios campesinos españoles quienes calificaban de «feudalismo» el régimen al cual se oponían, y éste es un argumento de más peso que las elucubraciones de algunos historiadores que intentan reducir el alcance del término.

22El debate estaba en marcha. Historiadores nada sospechosos de comulgar con el materialismo histórico, como Salvador de Moxó, terciaron en la polémica para intentar buscar un punto de equilibrio entre lo que juzgaban posturas extremas. En un artículo aparecido en el año 1972, S. de Moxó, destacado estudioso de los señoríos de la corona de Castilla, afirmaba que

[...] El feudalismo no constituye un fenómeno exclusivamente político, ni excluyentemente económico, sino predominantemente social.

23El feudalismo «político» era, en opinión del autor citado, el de Ganshof o Sánchez Albornoz, en tanto que el «económico» era el de los que hablaban de «modo de producción feudal», como N. Salomon o P. Vilar. La vía media, en la que Moxó creía encontrar un justo término a los dos excesos que denunciaba, era la incardinación del feudalismo en el territorio de «lo social». Sin duda estas opiniones del profesor Moxó pueden ser sometidas a crítica, no solo por el inaceptable reduccionismo que utiliza a propósito del concepto de «modo de producción», limitado a los aspectos económicos, sino también porque la categoría de lo «social» que maneja resulta en extremo limitada. Pero lo importante es señalar que, a tenor del debate suscitado acerca de la interpretación del feudalismo, Marc Bloch, que tres décadas antes ya había hablado de «la sociedad feudal», no solo era redescubierto por la historiografía española en los albores de los años 70, sino que se convertía en guía indiscutible de los estudiosos del tema.

24Pero sin duda el hito más importante en el desarrollo del proceso que estamos relatando lo constituye la publicación, en el año 1978, del libro La formación del feudalismo en la Península Ibérica, obra de los profesores A. Barbero y M. Vigil. La opinión de los citados autores era contundente:

[...] No hacemos distinciones entre feudal y señorial, ni ponemos el énfasis de lo feudal en el carácter militar que tienen las prestaciones entre los miembros de las clases dominantes [...]. [Buscamos] exponer de manera coherente la formación de las relaciones de dependencia feudales a todos los niveles, desde el económico hasta el político.

25Barbero y Vigil, en definitiva, entendían el feudalismo como expresión de «la sociedad en su conjunto», lo que suponía beber en las fuentes del materialismo histórico pero al mismo tiempo proclamarse legítimos continuadores de la preclara obra de Marc Bloch.

26La irrupción de las nuevas concepciones del feudalismo era un hecho en los finales de la década de los setenta. Ante ella Sánchez Albornoz, como vimos antes, se atrincheró en sus fortalezas, lanzando dardos envenenados contra los defensores de la interpretación «social» del feudalismo. En cambio el profesor García de Valdeavellano, que había sido un fiel continuador de los puntos de vista de Sánchez Albornoz, aceptó el diálogo. En un artículo publicado en 1978, con el título «Sobre la cuestión del feudalismo hispánico», llegaba a la conclusión de que hubo feudalismo en España «en cuanto formación económico-social basada en un modo singular de producción». Negaba, eso sí, la existencia de auténticos estados feudales. Claro que para García de Valdeavellano el feudalismo concebido en términos socio-económicos englobaba los aspectos que tradicionalmente se habían incluido bajo el manto del régimen señorial. En cualquier caso la postura del profesor citado significaba un reconocimiento, de facto, de los progresos alcanzados en la historiografía española por la concepción del feudalismo que ponía su acento en los elementos sociales y económicos.

27No puede negarse que en algunos momentos decantarse por una u otra concepción del feudalismo equivalía, en cierto modo, a aceptar o a rechazar la validez del armazón teórico del materialismo histórico. Pero lo cierto es que la visión unitaria del feudalismo, integrando en el mismo tanto a las instituciones feudo-vasalláticas como al conjunto de las relaciones sociales del sistema, tenía una larga tradición. Así se habían pronunciado los sectores populares que luchaban contra el feudalismo, aunque de hecho lo hicieran contra los vestigios que pervivían del régimen señorial. El complexum fendale de que se habló en el «Comité de los derechos feudales» de la Asamblea constituyente en septiembre de 1789 incluía todos los derechos que estaban en manos de los señores y no sólo los estrictamente derivados del contrato de feudo. Por lo demás la historiografía francesa del siglo XIX, con el mismísimo Fustel de Coulanges a la cabeza, había entendido el feudalismo en un sentido mucho más globalizador de lo que se proponía en la historiografía académica de comienzos de la presente centuria.

28El régimen señorial y el feudal no pueden aislarse, tal es el postulado básico aportado por la «mutación feudal» a la historiografía española. Si, como decía M. Bloch, lo esencial del feudalismo era «ser “hombre” de otro hombre», hay que tener en cuenta que esa frase «servía para expresarla dependencia personal [...]. El conde era “el hombre” del rey, como el siervo era el de su señor rural».

29No olvidemos que el latín medieval utilizaba las mismas palabras para designar la concesión de la tenencia a un labriego, acto propio de las relaciones señoriales, y la «infeudación» que realizaba un señor a un vasallo, acontecimiento característico del régimen feudal en sentido estricto. Al fin y al cabo, como dijeron los profesores Barbero y Vigil, ¿por qué empeñarse en presentar «la realidad social dislocada»?

30Las discusiones de otro tiempo acerca de la concepción del feudalismo, con frecuencia un tanto bizantinas, han remitido. Ciertamente en la historiografía española de finales del siglo xx se entiende el feudalismo desde una perspectiva amplia, que comprende al conjunto de las relaciones sociales. El deslinde rígido entre lo señorial y lo feudal, limitando este último, como diría R. Fossier, al «relato de las obligaciones y los ritos de menos de un uno por ciento de la población», ha dado paso a una visión integradora. En estas condiciones, ¿por qué no utilizar el nombre de feudalismo para referirse a esa totalidad social? Jacques Le Goff ha sido tajante al manifestar que hay que dar «un nombre al sistema que ha funcionado en Europa del siglo IV al XIX, y el tradicional de feudalismo es el más cómodo, incluso si se funda en una etimología discutible».

31Por lo demás nadie discute la existencia de feudalismo en la España medieval. Más aún, en las últimas décadas se ha puesto mucho énfasis en la singularidad del feudalismo que floreció en los países mediterráneos, al tiempo que se ha abandonado la idea de que el paradigma del mundo feudal nos lo ofrece el territorio entre el Sena y el Rin. En definitiva, todo parece indicar que nos encontramos en una postura muy alejada de la que mantuvo en su vida Sánchez Albornoz a propósito de la interpretación del feudalismo. Pero ello no es óbice para rendir homenaje a la obra ejemplar del que sin duda ha sido primer historiador español de los últimos tiempos.

Notes

1 Carlos Estepa, «Sánchez Albornoz y el feudalismo castellano», incluido en el libro Sánchez Albornoz a debate, Valladolid, Universidad de Valladolid, 1993, pp. 21-31.

Auteur

Universidad de Valladolid

© Casa de Velázquez, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540