Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les origines de la féodalité

 | 
Santiago Aguadé Nieto
, 
Joseph Pérez

«Multa placita et contenciones»

Conflictos de los siglos x-xii en el Cartulario de Sant Cugat del Vallès

Josep Maria Salrach

Texte intégral

EL PROPÓSITO

1El objetivo de esta investigación es contribuir al estudio del proceso de feudalización, en el sentido de afinar en la distinción entre los cambios y las continuidades del sistema social durante la Alta y la Plena Edad Media. Se trata simplemente de aportar algunos elementos para un mejor conocimiento del ritmo de una evolución social cuya eclosión final sería la puesta a punto de un tipo de sociedad que convencionalmente denominamos feudal. En la investigación presente, afinar en la cronología del proceso de feudalización significa sobre todo aproximarnos al tiempo o tiempos de la aceleración y de la ruptura cuando, para decirlo con palabras de un testigo de la época, el mundo parecía sacudirse de lo viejo y vestirse de lo nuevo (Raúl Glaber).

  • 1 D. Barthélemy, «La mutation féodale a-t-elle eu lieu?», Annales ESC, 3, mayo-junio 1992, pp. 767-7 (...)

2El estudio de la conflictividad y de las formas de solución de los conflictos es un terreno privilegiado de observación para este propósito porque, a pesar de las objeciones de algunos1, es un hecho evidente que las sociedades no viven en conflicto permanente durante largo tiempo sino más bien al contrario. Salvo excepciones, las sociedades históricamente conocidas generalmente han experimentado unos ritmos de vida con altibajos que cabe considerar de normales y preponderantes dentro de los parámetros propios de cada época y de cada tipo de sociedad. Ciertamente, las sociedades históricamente conocidas, sociedades desiguales, contienen en su seno unas dosis propias de tensión o violencia, más o menos larvadas o contenidas, que justamente en este sentido cabe considerar de normales por intrínsecas. Pero la violencia o tensión que dimana de la desigualdad y la explotación a veces estalla en forma de conflicto abierto.

3La conflictividad puede ser un hecho simple, es decir, un acontecimiento temporalmente reducido y de alcance local o geográficamente circunscrito. En tal caso el episodio, aunque doloroso, puede ser absorbido por el tejido social, en el sentido de superado sin conllevar cambios en el sistema de relaciones sociales imperante. Seguramente habrá sido un resultado de disfunciones menores del sistema. Cuando, por el contrario, la conflictividad es de mayor duración, y constituye ya no un hecho sino un fenómeno generalizado, es más difícil que pase sin dejar huella. Posiblemente sea el fruto de disfunciones importantes, quizá largamente acuñadas, pero cada vez de mayor entidad. En tal caso, un período o unos períodos álgidos de conflictividad social pueden indicar el tiempo de la ruptura o cambio de un sistema social a otro: de la hegemonía de unas relaciones de dominación social a la hegemonía de otras modalidades de dominación social.

  • 2 Ibidem, pp. 774-775, apartado titulado «Que faut-il préférer au mutationnisme?», donde el autor, s (...)

4Los precedentes del cambio, con sus particulares episodios conflictivos, pueden ser largos (larga agonía de lo viejo), así como las consecuencias: cristalización, expansión y fijación del nuevo sistema (larga gestación de lo nuevo), también con sus propios conflictos. Analizado el proceso histórico desde este ángulo de la larga duración, el historiador puede sentirse atraído por las continuidades, pero una visión más penetrante o dialéctica valorará a la vez cambios y continuidades. El concepto de proceso o de evolución, que indica la marcha de la sociedad hacia un futuro desconocido, aunque se pretenda construir desde el presente, expresa esta concepción de la historia mucho mejor que el concepto mecanicista de ajustamiento (¿ajustamiento a qué? ¿a un modelo de sociedad preconcebido?) que Dominique Barthélémy se empeña en introducir2. No obstante, puesto que la historia es ciencia del tiempo de las sociedades, interesa distinguir los ritmos y, en la medida de lo posible, identificar los momentos álgidos, aquellas fases de inflexión, cuando muere más de lo viejo y nace más de lo nuevo, de modo que la articulación social siguiente nos parece globalmente distinta de la precedente, y ello a pesar de continuidades y recuperaciones que siempre se producen (nada cambia totalmente).

  • 3 Nos referimos a los historiadores, que convencionalmente denominamos fiscalistas (como Jean Durlia (...)

5Es justamente en este sentido: para precisar que nuestra idea del «proceso» de feudalización no debe confundirse con los paradigmas o sistemas de interpretación (nuevos o viejos) del antimutacionismo o ajustamiento o del continuismo3, y para mostrar nuestra discrepancia con posiciones supuestamente críticas, que, de hecho, se reducen a especulaciones teóricas sin soporte erudito, hemos escogido presentar un trabajo sobre pleitos y conflictos basado únicamente en documentos de los siglos X-XII.

LAS FUENTES

6No caemos en un fetichismo del documento. Sabemos que todo trabajo histórico es provisional porque siempre se basa en fuentes parciales, conservadas un poco al azar y escritas con propósitos distintos al del quehacer historiográfico. No obstante, si negáramos cualquier tipo de relación entre los documentos y la realidad social, de hecho, estaríamos afirmando que los hombres del pasado escribían sin saber lo que hacían. Más matizado e inteligente es desconfiar del escrito, a menudo confeccionado para consolidar un determinado modelo de relaciones sociales y falsear la realidad de las alternativas o de las situaciones contrarias. Pero, si bien se mira, en este punto el documento es justamente muy real y fiable, al menos en el sentido de reflejar el modelo hegemónico de relaciones sociales que se pretende perpetuar y, en todo caso, es un testimonio parcial pero insustituible del pasado. La solución pasa, pues, por un análisis crítico de las fuentes, la recogida de muestras numéricamente significativas, los cálculos estadísticos y la selección de la información, reteniendo la que parece más significativa, fiable y conveniente del tipo de fuente que se analice y para el propósito que se pretenda.

7En el caso que nos ocupa nuestra fúente es el Cartulario de Sant Cugat del Vallès (en adelante CSCV), un manuscrito del siglo XIII confeccionado en el scriptorium de este monasterio, y actualmente conservado en el Archivo de la Corona de Aragón, que fue transcrito y editado por José Rius, en tres volúmenes, entre 1945 y 1947. La edición de J. Rius, con la que trabajamos, ofrece la ventaja de incorporar un cierto número de pergaminos originales que en su día los monjes no incluyeron en el Cartulario. El CSCV contiene un solo documento del siglo IX (un precepto de Carlos el Calvo de hacia 875-877), 34Ódocumentos del siglo X, 432 del siglo XI, 451 del siglo XII y 161 del siglo XIII (hasta 1250). Para esta investigación hemos escogido trabajar con los documentos de los siglos X-XII, que forman una masa documental de 1.229 piezas de diferente extensión e interés.

8Una primera lectura del conjunto permitió seleccionar para nuestro propósito un total de 119 documentos que, con un margen de error imposible de precisar, corresponden a una parte de los conflictos de diversa índole con los que en aquella época se enfrentaron los abades y monjes de Sant Cugat. Naturalmente, el Cartulario contiene las escrituras que pusieron fin a los conflictos más importantes, y que se resolvieron en un sentido más o menos favorable a los intereses del cenobio. Sólo excepcionalmente aparecen algunos conflictos en apariencia menores, y alguno resuelto de modo más bien desfavorable a Sant Cugat. Pocos documentos dan cuenta de forma relativamente amplia de los mecanismos de justicia y afines puestos en funcionamiento para la solución de los conflictos. De algunos pleitos sabemos, por frases cortas de las escrituras con que se zanjaron, que se arrastraban desde hacía tiempo, que, en cierta forma, eran recurrentes, y que ya se habían llevado delante de otros tribunales antes de alcanzar la que parece solución definitiva.

9La mayoría de los documentos seleccionados son escrituras breves, de definitio et evacuatio, por las que aparentemente se ponía punto final a los procesos en general. En nuestro caso, los oponentes de Sant Cugat, que pierden el pleito o que son convencidos de la falsedad o endeblez de sus rationes o que aceptan el consejo de sus amigos de negociar una salida determinada al contencioso que les enfrenta, declaran en primera persona que aceptan el veredicto del jurado, la sentencia o decisión arbitral o el consejo de los amigos, y que por ello renuncian a sus pretensiones o derechos en favor del monasterio. A pesar de la relativa brevedad de la mayoría de estos documentos, algunos son excepcionalmente largos, en consonancia con la importancia y complejidad del litigio. En todo caso, tanto si se consideran individualmente como en conjunto, estas escrituras contienen rica información para nuestro propósito.

10Un número pequeño, pero no irrelevante, de documentos equivale a lo que hoy llamaríamos actas de juicios, con mención precisa y completa de la instancia judicial, el relato de la sesión o sesiones del juicio con las pruebas escritas y la declaración de los testigos, la decisión del tribunal y, si cabe, la definitio et evacuatio de la parte perdedora en el litigio. Claro está, si los documentos breves a que antes aludíamos ya constituyen un rico material, estas actas son todavía más preciosas. En todo caso, del conjunto creemos poder extraer datos significativos sobre la cronología, naturaleza y forma de solución de una parte de los conflictos de mayor entidad que en los siglos X-XII afectaban al señorío de Sant Cugat, y quizá, por extensión, a los señoríos eclesiásticos de aquella época en Cataluña.

EL MÉTODO

11La cuestión estriba en pedir a estas fuentes de información los datos que razonablemente pueden aportar para nuestro objetivo. Puesto que éste presumiblemente debe alcanzarse merced al conocimiento histórico, es decir evolutivo, del nivel de conflictividad, la identidad social de demandantes y demandados (en general, Sant Cugat y sus acusados o oponentes), las causas de los conflictos y sus formas de solución, resulta fácil indicar los elementos que hemos extraído de la masa documental. En primer lugar, a partir de las fechas de los documentos, hemos procurado establecer el ritmo de la conflictividad, en secuencias temporales de diez y de cincuenta años, a fin de identificar niveles o períodos de mayor y menor alteración. En segundo lugar, hemos intentado reconstruir el perfil social de los demandados o acusados e identificar linajes y personajes de mayor relieve. No cabe duda que la identidad de los oponentes de Sant Cugat está en estrecha relación con los objetos y causas de los pleitos. Por ello, en tercer lugar, hemos examinado los bienes y derechos en litigio, cuestión compleja y no fácilmente cuantificable puesto que algunos documentos se refieren a ello con vocablos o expresiones de valor genérico o de alcance difícil de definir (por ejemplo, alaudem, honorem, dominicatura), mientras que otros son de una minuciosidad y complejidad casi inextricable. Los bienes y derechos en disputa lo son por razones diversas, algunas claramente expuestas por las partes en sus alegaciones, mientras que otras se deducen del contexto. Este es un cuarto dato que forzosamente hemos retenido. En quinto lugar vienen las observaciones sobre la mecánica del pleito: las instancias ante las cuales se debate la cuestión; las pruebas, alegaciones y testimonios aportados por las partes, y las formas de solución adoptadas.

12La utilidad de un trabajo como el presente es de alcance reducido mientras no se realicen investigaciones semejantes sobre fuentes de distinta procedencia que no solo enriquezcan la muestra sino que permitan llegar a conclusiones más sólidas a partir del análisis comparado.

LA CRONOLOGÍA

  • 4 J. Rius, Cartulario de «Sant Cugat» del Valles (3 vol.), Barcelona, 1945-1947, doc. 218, 317, 437, (...)
  • 5 Ibidem, doc. 597, 612, 613, 623, 624, 625, 626, 627, 677, 710, 725, 763 y 776.
  • 6 Ibid., doc. 783, 802, 812, 818, 822, 823, 838, 852, 855, 861, 862, 864, 869, 873, 875, 895, 909, 9 (...)
  • 7 Ibid., doc. 982, 984, 986, 987, 989, 993, 994, 995, 997, 1003, 1004, 1005, 1024, 1025, 1027, 1031, (...)

13La relación de conflictos que hemos creído encontrar en el CSCV para los siglos X-XII es de 17 (14%) para el período 988-1049 (desglosados del modo siguiente: 2 en 988-1010,6 en 1010-1019, 4 en 1020-1029, 4 en 1030-1039 y 1 en 1040-1049)4; de 13 (11%) para el período 1050-1099 (3 en 1050-1059, 5 en 1060-1069, 1 en 1070-1079, 2 en 1080-1089 y 2 en 1090-1099)5; de 26 (22%) para el período 1100-1149 (2 en 1100-1109, 5 en 1110-1119, 9 en 1120-1129, 6 en 1130-1139 y 4 en 1140-1149)6; y de 63 (54%) para el período 1150-1199 (15 en 1150-1159, 10 en 1160-1169, 11 en 1170-1179, 13 en 1180-1189 y 14 en 1190-1199)7.

  • 8 Ibidem, doc. 218 y 317.
  • 9 Sobre la formación del dominio sancugatense, véase nuestro artículo «Formació, organització i defe (...)
  • 10 Mientras no se realice una investigación global y completa de la administración de justicia en la (...)
  • 11 Al trabajo de P. Bonnassie, La Catalogne du milieu du Xe à la fin du XIe siècle (2 vol.), Toulouse (...)
  • 12 B. Garí, «Las querimoniae feudales en la documentación catalana del siglo XII (1131-1178)», Mediev (...)

14Observemos la evolución reflejada en los porcentajes: 14% en 988-1049, 11% en 1050-1099, 22% en 1100-1149 y 54% en 1150-1199. La práctica totalidad de documentos sancugatenses conservados del siglo X (346) son ventas y donaciones. Los únicos pleitos del período corresponden a fines de siglo: son de los años 988 y 9968. No es razonable imaginar que el dominio de Sant Cugat, entonces en plena expansión9, no conociera otros conflictos, pero, en todo caso y por lo que sabemos de otras fuentes, parece congruente que en el siglo X hubiera un número menor de conflictos que en las centurias siguientes10. En la primera mitad del siglo XI el número de conflictos se incrementa (15), pero aquí lo significativo no es la cantidad sino la calidad, es decir, la importancia de los pleitos, que se mide por la relevancia social de los oponentes de Sant Cugat, el valor de los bienes y derechos en disputa y el rango de la instancia ante la cual se dirimen. No menos significativa es la forma de resolución de estos conflictos, pero todo esto será estudiado con detalle en los próximos apartados. En las fuentes catalanas (primeras querimoniae, primeros estatutos de paz y tregua) estos conflictos parecen enmarcarse en lo que podría ser una primera ola más o menos generalizada de violencias que afectaría al conjunto del tejido social y pondría en cuestión el orden establecido11. El número de conflictos de la segunda mitad del siglo XI (13) apenas decrece respecto del período anterior, pero, como veremos, su importancia es menor en todos los aspectos (rango de los acusados u oponentes de Sant Cugat, valor de los bienes y derechos en disputa, instancia judicial), lo cual ha de tener alguna significación, sobre todo cuando observamos que cambia radicalmente la forma de solución de los pleitos. La primera mitad del siglo XII registra un incremento en el número de conflictos del CSCV (i6) y con ello también el abanico de acusados o demandados y la presencia de conflictos importantes desde el punto de vista social y político. Por lo demás, la instancia o instancias judiciales, la mecánica del pleito y las formas de solución parecen, como veremos, las adoptadas durante la segunda mitad del siglo anterior. Para Sant Cugat, a tenor de la documentación conservada en su Cartulario, el período más conflictivo fue la segunda mitad del siglo XII, lo cual parece coincidir con información aportada por otras fuentes (sobre todo querimoniae) relativas a lugares y señoríos muy distintos de Cataluña, y sugerir, por tanto, la idea de que la sociedad catalana conoció entonces una segunda oleada de conflictividad y violencia12. No menos importante será observar los cambios que se introducen durante los últimos decenios del siglo en cuanto a las instancias judiciales y las formas de solución de los conflictos, preludio, seguramente, de una nueva reestructuración social y política.

ACUSADOS Y QUERELATORES

15¿Quiénes son los hombres contra los que pleitean el abad y los monjes de Sant Cugat? ¿Quiénes los hombres o familias que el abad lleva ante los tribunales? Aunque faltan estudios sobre la nobleza catalana de esta época, por la calidad y cantidad de los bienes y derechos que se disputan, estamos seguros de que la gran mayoría de los pleitos recogidos en el CSCV enfrentaron a individuos y familias de los sectores altos e intermedios de la sociedad feudal con el cenobio. Si damos un valor de unidad y una atribución social a cada acusado u oponente de Sant Cugat o a cada grupo de acusados u oponentes (un individuo, una pareja, una familia, un grupo), que figuran en cada documento, podemos obtener los porcentajes siguientes: un mínimo de un 70% eran miembros de la nobleza, un 23% eran individuos y familias de sectores medianos difíciles de clasificar (entre la pequeña nobleza y la élite campesina), un 4% podrían ser simples campesinos propietarios o tenentes y un 3% eran miembros del clero o instituciones eclesiásticas.

16Entre los sectores nobiliarios enfrentados al cenobio hay claramente tres grupos, el de los magnates de la alta aristocracia, poseedores de castillos, que toleran mal la presencia de bienes y derechos de Sant Cugat en los términos de sus señoríos; los castlanes, vasallos de estos señores castellanos o de Sant Cugat, que gobiernan los castillos en su nombre y perciben las rentas de determinados feudos como salario, y los milites o caballeros que constituyen el brazo armado de los anteriores.

17En la categoría de sectores intermedios de la sociedad hemos situado convencionalmente a individuos o familias que aparentemente jugaban un cierto papel de agentes señoriales al servicio del abad. Es el caso de los bailes o descendientes de bailes que reivindican la posesión de baiulias y dominicaturas y la percepción de rentas características como el braciaticum. Algunas de estas familias que poseyeron quadras y edificaron torres podrían, no obstante, ubicarse en las filas de la pequeña nobleza. En el mismo eslabón intermedio hemos situado a hombres y familias que disputan con Sant Cugat la posesión de honores o alodios que incluyen varios mansos o un cierto número de rentas o una propiedad superior, en apariencia, a la capacidad de trabajo de una familia.

18A falta de un estudio lexicográfico preciso de esta fuente, la palabra feudo resulta a veces de difícil interpretación (¿tenencia militar o tenencia campesina?), aunque en general nos ha parecido que el hombre que disputaba con Sant Cugat la posesión de determinados bienes entre los cuales un feudo normalmente pertenecía a grupos intermedios de la sociedad, o a los estratos de la nobleza.

19Finalmente, descendiendo en la escala social hay un número reducido de acusados o demandados que, como indicábamos, y, con un margen de error importante, podrían situarse en los estratos campesinos. Se trataría, sobre todo, de familias que se resistían a ejecutar disposiciones testamentarias de sus familiares difuntos, favorables al cenobio, y que para ellas significaba la amputación de una parte del patrimonio familiar. Dado el laconismo de los documentos que trabajamos, resulta problemático pronunciarse con firmeza sobre la entidad social de una parte de estos acusados o demandados. Lo que se echa en falta en el CSCV son los conflictos que sin duda se planteaban entre el abad, en tanto que señor territorial, y sus tenentes sobre las obligaciones económicas de éstos (rentas, servicios), conflictos menores, en cierto sentido rutinarios, que quizá en esta época se resolvían directamente sin instancias intermedias y sin el recurso a la escritura.

20Por último, y al margen de la estructura social reflejada, ya hemos indicado que el monasterio sancugatense tuvo también sus conflictos con prelados, simples clérigos e instituciones religiosas. Pero es hora de dejar las generalidades y descender al nivel de la concreción. ¿Podemos dar ejemplos precisos para cada eslabón de esta tipología social de acusados o demandados?

  • 13 CSCV, doc. 317, 437, 439, 452, 464, 470, 496, 509, 512, 524, 527 y 529.

21A finales del siglo X y durante la primera mitad del siglo XI, el abad y los monjes de Sant Cugat tuvieron pleitos con miembros de la aristocracia como el veguer de Rubí, la familia de los vizcondes de Barcelona, los Santmartí, el vizconde del Rosellón, los señores del castillo de Claramunt y el célebre Mir Geribert, señor de Olèrdola, emparentado a la vez con los Santmartí y con los vizcondes de Barcelona13. Es difícil establecer una jerarquía entre los mencionados, pero no hay duda que todos pertenecen a la clase dominante feudal. Si no los conociéramos por sus nombres, bastaría con examinar los bienes y derechos en disputa y la calidad de la instancia (el tribunal condal) ante la cual pleitean para percatarse del rango social al que pertenecen.

  • 14 Ibidem, doc. 438, 479 y 542.
  • 15 Ibidem, doc. 218, 438, 479, 497, 542 y 577.

22Otros individuos o familias llevados a juicio por el abad corresponden con casi total seguridad a sectores medios e inferiores del tejido social, y ello a pesar de que en algunos casos la cuestión también fue dirimida ante un tribunal presidido por el conde o la condesa14. Los indicios reveladores de la identidad social media o baja de los acusados o demandados son la naturaleza de los bienes en disputa, las razones de su proceder («necessitate famis et inopia detentus»), las pruebas aberrantes («Dei iudicium per examine cuidaria»), las condenas infamantes («perpetuo ad servitutem, ex servili catena») y las soluciones adoptadas, consistentes a veces en ceder a los perdedores el usufructo del bien disputado (o de otros bienes) a cambio de una renta, proceder que el abad tiene a bien indicar que obedece a motivos humanitarios y no a imperativos legales: «pro humanitatis misericordie, compunctus et misericordia motus»15.

  • 16 Ibid., doc. 597 y 710.

23Durante la segunda mitad del siglo XI, la nómina de acusados y placitatores de Sant Cugat no registra un número elevado de nombres y linajes ilustres como en el período anterior, pero las gradaciones de la tipología social parecen más fáciles de establecer. Al nivel más elevado de la aristocracia corresponden Alamany de Cervelló y Guillem Humbert, señores de los castillos de Cervelló (Baix Llobregat) y de Montclús o del Montseny (Vallès Oriental), respectivamente, que no parecen vasallos de Sant Cugat16.

  • 17 Ibid., doc 612.
  • 18 Ibid., doc. 613.
  • 19 Ibid., doc. 763. No se conoce con certeza el significado de la voz comparas, pero podría tratarse (...)
  • 20 CSCV, doc. 776.
  • 21 Ibidem, doc. 627.

24En un nivel inmediatamente inferior, que sería el de la nobleza mediana, se sitúan vasallos del monasterio como los feudatarios del castillo de Clariana (Anoia)17, y, por debajo de éstos, los miembros de la pequeña nobleza, a veces subdivididos en castlanes y caballeros. A estos sectores deben corresponder Udalguer Guifred, que, después de su exvacitatio, recibe del abad un feudo en Rubí (Vallès Occidental) y jura fidelidad18; una viuda y su hijo, vasallos del monasterio, que sin permiso del abad habían construido una torre y hecho o percibido comparas en Capellades (Anoia)19; un tal Ramon Guifré que, en un juicio celebrado en La Granada (Alt Penedès), consigue del abad la exvacuatio et defimtio de un alodio de Castellet (Garraf) y la donación y confirmación de unos feudos20; y un tal Senfré, llamado Rui, que, por instigación del castellano de Òdena, hizo cortar el pie de un tenente de Sant Cugat21.

  • 22 Ibid., doc. 623.

25Más difícil de establecer es la identidad social de un cierto número de acusados y pleiteadores, algunos de los cuales podrían ser potentes locales sin función militar, quizá descendientes de agentes señoriales (bailes), como una familia que reclama a Sant Cugat una dominicatura de Castellar del Vallès, y que renuncia a ella a cambio de dieciséis onzas de oro22.

  • 23 Ibid., doc. 622, 624, 625, 677 y 725.

26Finalmente, hay un cierto número de pacificatores ac definitores et evacuatores de identidad social más imprecisa todavía que retenían injustamente, al decir del texto, determinados bienes de Sant Cugat, a veces legados al cenobio por algún familiar difunto, o que disputaban al monasterio un supuesto derecho de propiedad familiar sobre determinadas tierras. Es posible que entre estos pleiteadores haya algunos de extracción campesina23.

  • 24 Ibidem, doc. 783, 802, 812, 822, 852, 855, 875, 909, 913 y 920.
  • 25 Ibid., doc. 838. J. Rius dió al documento, no datado, la fecha de 1117, por aproximación.

27El mayor número de escrituras relativas a contenciones et placita de la primera mitad del siglo XII en el CSCV permite afinar un poco más en la estratificación social de los que tenían contenciosos con el monasterio. Entre estos había en esta época individuos y familias de la alta nobleza como los Cervera, los castellanos de Lavit (Alt Penedès), Jordà d’Eramprunyà, del linaje de los Santmartí, Berenguer de Monteada, Humbert y Riambau del Montseny y Ramon Guillem d’Odena, todos los cuales eran señores de castillos sin particulares vínculos feudales con Sant Cugat24. Las malefactas de algunos de estos magnates, como Humbert del Montseny y su hermano Riambau, Jordà d’Eramprunyà y Pere Bernat, del linaje de los Cervera, contra Sant Cugat fueron de tal calibre que el abad apeló al legado pontificio cardenal Bosón quien amenazó a estos presuntos delincuentes con la excomunión25.

  • 26 Ibid., doc. 869.
  • 27 Ibid., doc 864.
  • 28 Ibid., doc. 930.
  • 29 Ibid., doc. 873.

28Al nivel inmediatamente inferior, el de la nobleza mediana, integrada por feudatarios que tenían castillos por Sant Cugat o por otros señores o que eran capaces de construirlos, corresponden un tal Ramon Bernat, que en su alodio, entre dominicaturas y batulias de Sant Cugat, levantó una fortitudinem de la que provenía o podría provenir «aliquod dampnum sive forfeturam aliquam» contra los bienes y hombres del monasterio26; Arbert de Gelida, que reclamaba al cenobio la castellanía de Masquefa por feudo y por derecho, y que tuvo que renunciar a sus pretensiones en manos del abad y del castlán del castillo27, Guillem Ramon de Santa Oliva, que disputaba al cenobio una yugada de tierra del término del castillo de Eramprunyà, en Sant Boi del Llobregat (Baix Llobregat)28, y el miles Ramon Bernat de Salanova, que tenía feudos y una fortaleza por Sant Cugat por los que prestaba servicios nobles al abad, aunque también poseía una baiulatione por la que quizá ejercía simultáneamente funciones de agente señorial administrador de bienes y rentas del cenobio29.

  • 30 Véase, entre otros, el trabajo de M. Zimmerman, «Les débuts de la " révolution anthroponymique " e (...)
  • 31 M. Aventín, Vilamajor (872-1299). De la fi del sistema antic a la consolidació del feudalisme, Sab (...)

29Obsérvese que en estos y otros casos citados más arriba los personajes de la nobleza a menudo se identifican con un sobrenombre correspondiente al lugar donde poseen honores (tierras, derechos, castillos, torres) o los poseían sus ancestros. El fenómeno ha sido estudiado por historiadores que investigan los orígenes del sistema antroponímico occidental a dos nombres30. Se trata de una fórmula compleja de denominación que empezó en los siglos XI y XII en las filas de la nobleza y, salvo excepciones, no comenzó a extenderse entre el campesinado hasta el siglo XIII31. He ahí, pues, otro elemento que refuerza nuestra clasificación social de los antagonistas de Sant Cugat.

  • 32 Sobre los bailes de los dominios condales en el siglo XII, véase Th. N. Bisson, Fiscal Accounts of (...)
  • 33 CSCV, doc. 953.
  • 34 Ibidem, doc. 862.

30El criterio de la antroponimia sirve también para descender a un tercer nivel, el de los bailes, una categoría social surgida en muchos casos del campesinado pero que, al menos en sentido económico, puede estar próxima a los eslabones inferiores de la nobleza. Seguramente sólo las familias que han conseguido retener para sí una bailía en esta época deben estar en condiciones de adoptar un sobrenombre correspondiente al lugar donde ejercen su función y poseen el correspondiente salario (bienes, derechos, rentas). Este parece ser el caso de algunos bailes o familias de bailes de los dominios del conde de Barcelona en pleno siglo XII32, pero no (o raramente) el de los bailes de Sant Cugat. A esta categoría, y como ilustración de lo que decíamos, puede corresponder (o al menos lo pretende) un tal Pere, denominado Tort, que reclama al abad la posesión de la bailía de Masquefa y que, al cabo de una longa alteracione, renuncia a sus pretensiones a cambio del establecimiento de un cierto número de propiedades a censo33. Quizá un baile en activo fue un tal Esteve Vidal a quien el abad acusó en un pleito en Parets (Vallès Occidental) de «neglegenciam et culpam», a causa de las cuales el cenobio había perdido rentas y cosechas «in ipso manso de villa Hazir» y en un campo de Parets, pero al que sólo se le impuso una multa y se le ratificaron sus derechos en servicio de Sant Cugat34.

  • 35 Ibid., doc. 934 y 976.
  • 36 Ibid., doc. 895 y 823. En este caso podría no haber conflicto entre las partes.

31Conforme descendemos en la escala social (o pretendemos descender), la identificación de la pertenencia social de los acusados y pleiteadores se hace más problemática. La tenencia de un feudo comúnmente debe servir para identificara su posesor como miembro de la nobleza. Este puede ser el caso de algunos definitores de juicios de 1136 y 1148, pero que no parecen contender por bienes o derechos de gran valor35. A la élite campesina o a un estrato ligeramente superior al del campesinado, quizá también afín al de los bailes o incluso al de los eslabones inferiores de la pequeña nobleza, deben corresponder un tal Ramon Mir d’Argelaget y sus hermanos, que pleitean contra el abad ante un tribunal de nobles locales por la posesión de unos alodios y un molino de la zona de Santa Maria y Sant Esteve de Palautordera (Vallès Oriental), o un tal Ramon Oleguer que, en nombre propio y de su hermano, entonces en peregrinaje a Jerusalén, «define y evacua» dos mansos, calificados de alodios fiscales (!), en Masquefa, que poseía por herencia36.

  • 37 Ibidem, doc. 818.
  • 38 Ibid., doc. 861.

32Abrigamos menos dudas de la condición popular o campesina de Pere Ramon, su esposa y sus hijos que, en 1112, después de muchas quejas («querimomas plurimas») del abad y de los monjes, se avienen a abandonar en manos de Sant Cugat («pacificamus, evacuamus vel diffinimus») un manso, donde probablemente viven y trabajan, porque no pueden hacer frente a las cargas que conlleva: «Propter hoc quia non poteramus censum neque usaticos quos inde exire debent reddere»37. Es posible que también pertenezcan a un sector popular, quizá urbano, Guillem Donuç, su familia y hermanos que recibieron del abad «per cartam precariam» un predio próximo a Barcelona, con carácter vitalicio, pero que pretendieron retenery hacer transmisible por herencia, y para ello no dudaron en plantarlo de vides contraviniendo lo pactado38.

  • 39 Ibid., doc. 734-745.
  • 40 Ibid., doc. 942 y 947.

33El propósito de esta investigación no es el estudio de los conflictos de organización y obediencia de carácter eclesiástico entre instituciones religiosas, como los que a fines del siglo XI enfrentaron a los monasterios de Sant Cugat y de Saint-Pons-de-Thomières, al arzobispo de Narbona y a los obispos de Barcelona y Carcasona, y que supusieron la expulsión temporal de los monjes y el abad sancugatense39. Nuestro objetivo, ya explicitado más arriba, es el estudio de plaáta et contenciones relativos a la posesión de bienes raíces y derechos señoriales, rivalidades genuinamente feudales y actos de piratería o delincuencia señorial. Así, en este terreno, y dentro de la conflictividad más banal, pueden situarse los pleitos y negociaciones que en 1140-1143 mantuvo el abad con un canónigo de Barcelona y con el prior de Santa María de l’Estany para obtener la plena posesión de un alodio de Montergui (Alt Penedès) que un particular había legado al monasterio y que estos le disputaban40.

34Como decíamos en un apartado anterior, a tenor de los documentos conservados en el CSCV, la segunda mitad del siglo XII fue el período más conflictivo (con mayor número de placita registrados, en todo caso) de los estudiados. La conflictividad se extiende y, aunque algunos linajes son reincidentes y faltan otros, aumenta el número de miembros de la pequeña y mediana nobleza (muchos vasallos de Sant Cugat o descendientes de vasallos) que protagonizan contenciones et altercaciones.

  • 41 Ibid., doc. 1055.
  • 42 Ibid., doc. 1027, 1146, 1162, 1183 y 1194.
  • 43 Ibidem, doc. 1003 y 1164.

35Los señores del castillo de Montclús o del Montseny (representados ahora por Riambau del Montseny) siguen en esta época cometiendo malefactas en su zona de influencia, en perjuicio de los bienes y hombres del monasterio41. Y lo mismo cabe decir de los Cervelló (Guerau Alamany) y de los castellanos de Odena (Ramon d’Odena) y de Lavit (Guerau de Lavit), que imponían albergas abusivas y otras cargas indebidas en villas (Igualada, Masquefa) y mansos del cenobio, y que obstaculizaban la incorporación al patrimonio monacal de bienes situados en los términos de sus castillos42. Al grupo se añaden en esta época Berenguer de Guardia y Berenguer Reverter de Guardia, castellanos del castillo homónimo o parientes de los mismos, que pretendían cobrar determinadas cargas (albergas, locedum, etc.) en mansos y dominicaturas de Sant Cugat por los términos de los castillos de La Guardia, Masquefa y Castellet43.

  • 44 Ibid., doc. 1031, 1133 y 1229.
  • 45 Ibid., doc. 1031, 1035 y 1050. A raíz de este conflicto con Arnau de Benages y Berenguer d’Ollers (...)
  • 46 CSCV, doc. 1115, 1116, 1130, 1134, 1136, 1185 y 1202.

36Por debajo de estos magnates rapaces, no vinculados por lazos de fidelidad al monasterio, se sitúan, como en fases anteriores, pero en mayor número, los feudatarios del abad o aquellos nobles de categoría mediana que disputaban al cenobio la posesión de sus castillos de la antigua frontera del Penedès. Por el castillo de Calders (Baix Penedès), Sant Cugat pleiteó con Ramon Pere de Banyeres, los hermanos Pere y Bernat de Banyeres, Bernat de Papiol y Guillem Carnicer44; por el de Sant Vicenç, levantado dentro de los términos del castillo de Calders, Sant Cugat disputó con Ramon Pere de Banyeres y con los milites Arnau de Benages y Berenguer d’Ollers45; y por el de Albinyana (Baix Penedès), con Guilia de Banyeres y su esposo Guillem de Santmartí, y con Bernat de Papiol, los hermanos Pere y Guillem d’Estrella y Ponç de Ribes, sobrino de Guilia46. Un conjunto de siete «definitiones et evacuationes» en tan pocos años (entre 1178 y 1194) y referidas a un solo castillo es todo un indicio del nivel de agitación y conflictividad entre feudales, aunque en este caso es posible que en parte las defimtiones sean el fruto del desmantelamiento de la pirámide feudal (feudatario, castlán, subcastlán) que regía o pretendía regir el castillo.

  • 47 Ibidem, doc. 1117 y 1156.
  • 48 Ibid., doc. 1041 y 1042.
  • 49 Ibid., doc. 1147.

37Ligeramente por debajo de la categoría intermedia de castellanos, vasallos de Sant Cugat o afines, se sitúan seguramente los vasallos del cenobio que poseían alguna domus o quadra. Tal es el caso de Tici, a quien el abad estableció la «domum et dominicaturam nostram que vocatur castrum Felix» (Castelldefels, Baix Llobregat), y que en 1185 disputo con el abad sobre la distribución entre ellos de determinadas rentas de este dominio47; de Ramon de Laceres, descendiente de un vasallo del monasterio, que, después de zanjar sus desacuerdos con el abad mediante una «convenientia», promete que en el futuro «aliquod malum non exeat de domo vel fortitudo de Laceres»48; y de Berenguer de Lotger, que pleitea con el abad por unas rentas de la «quadra» de «Schena Rosa» (castillo de Albinyana, Baix Penedès) y por unas tierras49.

  • 50 Ibidem, doc. 987.
  • 51 Ibid., doc. 1004.
  • 52 Ibid., doc. 1212.
  • 53 Ibid., doc. 1107 y 1108.
  • 54 Ibid., doc. 1084. La interpretación, creemos, es que Arnau de Ses Corts y los suyos harán el papel (...)

38Al tercer nivel, el de los agentes del señorío en calidad de bailes o a sus descendientes o aquéllos que por alguna razón pretendían serlo, corresponden «definitiones» o concordias, pactadas con hombres como Gerald Soler, que define «omnes baiulias et census et usaticos» de un alodio de Sant Cugat en Sant Vicenç dels Horts (Baix Llobregat)50; con la viuda y los hijos de Pilet, que había poseído el honor y bailía de Ripollet (Vallès Occidental), cuyos bienes y censos pretenden retener51; con Guillem de Ripollet sobre la bailías de Bellvei de Ripollet y otros lugares, bienes y derechos del Vallès Occidental52; con Pere de Vallseca, que lleva de sobrenombre el apelativo del manso familiar, y que pleitea con el abad por un conjunto de bienes y censos y por la posesión de la bailía paterna (en la zona de Sant Cugat y Valldoreix, en el Vallès Occidental) que el abad acabó por encomendarle: «Comendamus tibi baiuliam nostramo»53; y quizá con Arnau de Ses Corts, que pleitea con el abad por una pieza de tierra de Montornés (Vallès Oriental), por la que se acuerda que él y sus descendientes pagarán la quinta parte de la cosecha, pero retendrán el braciaticum por la bailía: «Babeamus istum braciaticum per nostram baiuliam»54.

  • 55 Ibidem, doc. 1032, 1097 y 1226.
  • 56 Ibid., doc. 989 y 1024.
  • 57 Ibid., doc. 984, 995 y 997.
  • 58 Ibid., doc. 1053 y 1127.
  • 59 Ibid., doc. 1025, 1058, 1148 y 1217.

39Hay después hombres importantes, difíciles de catalogar sin un estudio preciso, pero que, por distintos indicios, cabe situar entre los sectores dirigentes o sus allegados. Tal es el caso de Joan Ferrer de Piera, que pleitea con el abad por el «locidum» de Castellet (¿Garraf?) y Framariga (Piera, Anoia), de Ponç d’Espiells, por un alodio de Espiells (Anoia), y de Guillem Bertran, por un feudo de Rubí (Vallès Occidental)55. La prestación disputada, el sobrenombre de los implicados o el bien feudovasallático en disputa son indicios de que los implicados pertenecen a la nobleza o están en sus aledaños. Posiblemente también cabe situar en las filas de la nobleza a Ramon Mir de Masquefa y a Bernat de Centelles que tuvieron «multas contenciones y contenciones et placita iniuste» por tierras de Masquefa (Anoia) y de Torrelles de Foix (Alt Penedès)56. La disputa, posesión o usurpación de varios mansos o de un manso y un molino, bienes superiores al trabajo de una familia campesina simple también pueden ser indicio de que los oponentes de Sant Cugat no pertenecen a la clase campesina57, como asimismo puede serlo la «definido» de un manso o una viña ya ocupados por un tenente (disputa por la renta, por tanto)58, y los pleitos que se alargan durante muchos años y requieren la intervención de altas instancias, o aquellos que, resueltos aparentemente, reaparecen al cabo de los años en boca de familiares del «definidor» anterior, indicando quizá así la fuerza de determinados antagonistas del cenobio59.

  • 60 Ibidem, doc. 1113 y 1137.
  • 61 Ibid., doc. 1142 y 1144.
  • 62 Ibid., doc. 982, 993, 1079, 1191, 1211 y 1220.

40Los cambios de fortuna, fáciles de explicar en un mundo de pobre tecnología y débiles rendimientos, afectan también a los oponentes del cenobio. Este puede ser el caso de Pere Gerald y su familia, que en 1177 renunciaron (a cambio de cincuenta sueldos) a una pieza de tierra de Sant Cugat, en el término del castillo de Eramprunyà (Baix Llobregat), que injustamente reclamaban, y que en 1181 renunciaron también (a cambio de cien morabetinos), en provecho de Sant Cugat, a un alodio del término de Barcelona que habían adquirido por precaria y por préstamo de setenta morabetinos60. Una vez más puede parecer que estemos ante una familia de cierta posición, pero el hecho cieno es que, en mayo de 1182, Pere Gerald, que debía tener dificultades para soldarlas cosechas, vendió por cincuenta morabetinos (venta bajo la apariencia de donación remunerada) una parte de sus tierras. Lo hizo, según dice, «tempore karestie in magna mea necessitate famis et nuditatis»61. Probablemente con este personaje hemos descendido otro eslabón hacia las capas populares de la sociedad feudal, estrato cuya identidad cierta se nos escapa en estos pleitos sancugatenses. Es posible que un cierto número de conflictos en los que el abad reclama y obtiene alodios, honores, campos, piezas de tierra o parcelas de viña, legados en testamento y retenidos «injustamente» por los familiares del difunto sean, de hecho, protagonizados por propietarios campesinos, pero ésta es una presunción que no podemos probar62.

LAS COSAS Y LAS CAUSAS

41Al intentar establecer una tipología de los hombres y familias que estuvieron en conflicto con Sant Cugat durante los siglos X-XII, y al justificar con datos documentales la clasificación propuesta, no hemos podido evitar, en algunos casos, el entrar en el detalle de los bienes y derechos en disputa, e implícitamente hemos hecho alusión a las causas de los conflictos. ¿Cómo separar los hechos del fenómeno que los justifica? Es hora, pues, de abordar la cuestión en toda su complejidad. ¿A qué obedecen los conflictos del CSCV? La respuesta no es simple ni unitaria.

42El abad y sus oponentes pleitean fundamentalmente por la posesión de bienes y derechos, y por la distribución de los frutos del trabajo campesino. Si, a tenor de los vocablos y expresiones contenidas en los propios documentos, intentamos reducir a porcentajes los objetos (bienes y derechos) de los placita, contenciones et altercaciones, podemos obtener la siguiente gradación meramente aproximativa (el riesgo de error en los cálculos es grande, puesto que en cada pleito se puede dirimir la posesión o el usufructo de una pluralidad de bienes y derechos):

  • Medios e instrumentos de producción (tierras, alodios, viñas, predios, yugadas de tierra, prados, molinos, graneros, etc.): 39%;
  • Modalidades diversas de sustracción: 17%;
  • Centros de control, poder y administración señorial (torres, bailías, castillos, quadras); 15%;
  • Grandes explotaciones señoriales o similares (dominicaturas, honores, feudos); 14%;
  • Unidades de explotación tipo manso: 10,5%;
  • Violencias sin precisar e incumplimiento de deberes vasalláticos: 3,5%.

43Estos porcentajes muestran, en la forma, la persistencia de unos conflictos de tipo antiguo, prefeudal. Son los referidos a la disputa por los medios e instrumentos de producción: menos de la mitad del total. Todos los restantes son, en apariencia, conflictos de nuevo tipo, propios del sistema feudal: conflictos por las modalidades de sustracción, los centros de poder o de administración señorial, las grandes explotaciones y tenencias militares, el régimen de la tenencia campesina y las violencias castellanas. Pero la cantidad e incluso las modalidades de los conflictos resultan poco explicativas puesto que posiblemente todos o casi todos entrañan de algún modo una lucha por el excedente campesino: ¿Qué son los pleitos entre poderosos —la mayoría— por la propiedad de tierras sino una disputa implícita por la renta de la tierra? Pero, cuando se trata de exacciones o modalidades de sustracción, la época feudal es también más prolija que la anterior. Reduciendo a porcentajes las formas de sustracción mencionadas en nuestros documentos, obtenemos la siguiente gradación, también meramente aproximativa:

  • Sustracción salvaje (toltas, forcias, etc.): 38%;
  • Albergas: 27%;
  • Tributos eclesiásticos: 24%;
  • Censum, tasca y rentas agrarias diversas: 20%;
  • Cargas banales de los monopolios (locedum): 7%;
  • Tasas de mutación (intestia, exorquia) y defunciones: 3%;
  • Braciaticum: 3%.

44Para profundizar más en las «cosas y las causas» de los conflictos es preferible, no obstante, dejar de contar y adentrarnos en la casuística.

  • 63 Ibidem, doc. 818. Este tipo de conflictos será estudiado por Pere Benito en su tesis doctoral, pre (...)

45Como decíamos en un apartado anterior, es raro encontraren el CSCV un eco de los pleitos entre abades y tenentes campesinos acerca de la renta. Sólo podemos presentar el caso de un manso «definido» porque sus presuntos tenentes no podían hacer frente al censo y a los pagos o servicios acostumbrados63.

  • 64 Ibidem, doc. 875, 895, 994 y 1053.
  • 65 Ibid., doc. 986.
  • 66 Ibid., doc. 984, 997, 1097, 1109, 1113, 1127 y 1161.
  • 67 Ibid., doc. 1127.
  • 68 Ibid., doc. 783 y 995.
  • 69 Ibid., doc. 577, 626, 942 y 947.
  • 70 Ibid., doc. 497, 1137, 1148 y 1217.
  • 71 Ibid., doc. 989, 1025, 1058, 1087 y, quizá también, 1053 y 1062.
  • 72 Ibid., doc. 861.

46Más común, como decíamos, era la disputa por tierras (cultivadas y yermas), aguas, molinos y mansos, lo cual obedece a muchas razones, pero sobre todo a la forma de constitución del dominio de Sant Cugat (donaciones piadosas o equivalentes de tierras de muy distinto valoren lugares distintos y distantes), al régimen de la tenencia a censo que obligaba a crear una estructura de intermediarios de difícil control y, en general, a la superposición de derechos propia del sistema feudal. En algunos casos, en el CSCV sólo se ha conservado la escritura de «definitio» por la que el perdedor del pleito se limita a renunciar al bien que reivindicaba o pretendía («requirebat»)64, añadiendo en alguna ocasión que hasta entonces lo había considerado un alodio propio65 o reconociendo que la retención era injusta, equivalente a una usurpación66. Nuestra presunción de que al menos en algunos casos se trataba de una disputa entre señores desiguales (por ejemplo, entre el abad y un pequeño señor), pero no entre señores y campesinos, viene corroborada por el hecho de que el «definidor» puede indicar el nombre del cultivador del predio o viña que él disputa con el abad67. El conflicto llega a veces a nuestro conocimiento por el hecho de que el cónyuge o los hijos de un difunto, usurpador de bienes sancugatenses, se avienen a devolverlos para remedio del alma del fallecido o por otras razones68. Unos bienes dados a Sant Cugat pueden asimismo ser disputados por terceros, incluso clérigos e instituciones religiosas, alegando derechos precedentes sobre los mismos o por cuestiones de límites69. El monasterio a su vez debe defenderse de aquéllos que compran algunas de sus tierras a tenentes aparentando desconocer que son de Sant Cugat y pretendiendo haber adquirido la plena propiedad de las mismas70. Un caso distinto es el de las tierras o explotaciones que un individuo dice tener o pretende tener por Sant Cugat, tenencia que el abad niega al tiempo que reclama su plena posesión para el cenobio71. No falta tampoco el conflicto planteado por quien tiene una tierra «per cartam precariam» con carácter vitalicio y pretende transformarla en una tenencia hereditaria o equivalente72.

  • 73 Ibid., doc. 452, 464, 523, 524, 527 y 529.
  • 74 Ibidem, doc. 623, 725, 930, 935 y 1191.
  • 75 Ibid., doc. 218, 496, 512, 613, 622, 625, 677, 812, 852, 909, 982, 993, 1024, 1079, 1194, 1211 y 1 (...)
  • 76 Ibid., doc. 218.
  • 77 Ibid., doc. 438 y 479.

47Los conflictos más evidentes y fáciles de explicar son los que enfrentan a la propiedad eclesiástica con la familiar. En este sentido el litigio más célebre es el que, entre 1013 y 1033, enfrentó a los descendientes de Galí de Santmartí, vicario de un castillo condal y tronco de un célebre linaje de la Marca del Penedès, que, según decían, colonizó la zona de los yermos y estanques de Calders y Santa Oliva (Baix Penedès), con el monasterio, que hizo prevalecer su derecho, basado en donaciones anteriores de los monarcas carolingios y privilegios de los pontífices romanos73. En el lugar, los abades y sus vasallos levantarían más tarde algunos de los castillos del cenobio que también serían centro de conflictos. De momento centremos la atención en uno de los conflictos más banales como es la disputa a Sant Cugat de los bienes probablemente legados al cenobio por un difunto cuyos parientes, amigos o señores se muestran disconformes con la cesión74. Algunos casos son muy claros: se trata de cónyuges, hijos, nietos, hermanos o sobrinos que reclaman o retienen (injustamente, a tenor de la definitio) los bienes que, según Sant Cugat, ha dado en vida o ha legado en testamento un individuo, familiar de los anteriores en el grado correspondiente75. El más célebre, quizá, es el caso de un tal Sentemir, que destruyó o escondió el testamento de su hermano que beneficiaba al cenobio y que, para defender su pretendido derecho a los bienes fraternos, en el 988, afrentó la terrible ordalía del caldero de agua hirviente76. Una variante de las situaciones anteriores se plantea, y es comprensible, cuando un individuo da alguno de sus bienes con reserva de usufructo obligándose él y obligando a sus descendientes a satisfacer una renta determinada. No es raro en tal caso que los descendientes incumplan lo pactado ya sea porque declinen pagar la renta ya sea porque pretendan deshacerse de tal compromiso vendiendo el bien usufructuado como si fuera un alodio o hipotecándolo sin permiso del abad77. Analizando los placita anteriores, que constituyen un significativo porcentaje del total, es fácil percatarse de la importancia que en esta época tuvo el enfrentamiento de la Iglesia con los laicos, particularmente los señores, por la posesión de la tierra y la renta.

  • 78 Véase Sai. Rach, «Formació, organització i defensa».

48Uno de los mayores quebraderos de cabeza de los abades sancugatenses, al frente de un señorío vasto pero disperso y desigual, era no solo garantizar su integridad sino también asegurar la percepción de las rentas correspondientes. A falta de una monografía sobre el señorío de Sant Cugat, que contemple estos aspectos, tenemos la impresión de que los abades crearon entre ellos y los campesinos cultivadores una estructura de intermediarios, que, con ciertas reservas en algunos casos, cabe calificar de bailes. Se trataba de individuos o familias que recibían del abad tierras y mansos (a veces también, dominicaturas, honores y quadras) en número y extensión superiores a la capacidad de explotación de una familia, por los que se comprometían a satisfacer determinadas rentas. Resulta evidente en tales casos que el obtentorva a encargarse de introducir cultivadores en sus tierras o de asegurar su continuidad en ellas ganando en la renta diferencial78. Algunas veces los documentos se refieren al conjunto de los bienes y derechos así establecidos o más bien a una parte de ellos con el nombre de baiulia. El problema del abad con tales intermediarios debía ser el de asegurarse el exacto cumplimiento de sus obligaciones, cosa difícil puesto que se sabían depositarios de una delegación de poder en un mundo en el que el poder, aunque delegado, se consideraba como un patrimonio familiar transmisible por herencia y, por consiguiente, proclive a la usurpación o a la dejación de obligaciones.

  • 79 CSCV, doc. 862.
  • 80 Ibidem, doc 953.
  • 81 Ibid., doc. 987.
  • 82 Ibid., doc. 1004.

49Uno de estos agentes poco cumplidor pudo ser aquel Esteve Vidal mencionado más arriba a quien el abad acusó de que «per tuam neglegenciam et per tuam culpam» había perdido rentas y cosechas79. Otros conflictos se plantean al parecer por la voluntad del abad de separar a determinadas familias (negligentes quizá) de la posesión de ciertos honores y bailías y el deseo de éstas de retenerlas o por el derecho (familiar o no) a su posesión reivindicado por determinadas personas: un tal Pere, llamado Tort, también mencionado antes, reclama la bailía de Masquefa (Anoia) y, aunque no la obtiene, el abad le compensa con tierras80; un tal Gerald Soler, que poseía injustamente unas tascas de Sant Cugat, ya retenidas por su difunto padre, las devuelve y a ello añade la donación de «omnes baiulias et census et usaticos» que poseía en Sant Vicenç dels Horts (Baix Llobregat)81; los descendientes de Pilet, baile de Ripollet (Vallès Occidental), pleitearon empecinadamente con Sant Cugat («multociens venerunt ad conteciones et placita») y ocasionaron daños y perjuicios por el mismo honor y bailía de Ripollet («de omnibus querimoniis et malefactis que fuerunt facta per eundem honorem et baiuliam»), hasta que «definieron» los alodios y feudos recibidos del monasterio, excepto un alodio sancugatense que tenían «per precariam cartam»82.

  • 83 Ibid., doc. 1107 y 1108.
  • 84 Es el fenómeno que, con mayor precisión, G. Bois, Crise du féodalisme, París (2a éd.), 1981, pp. 3 (...)
  • 85 CSCV, doc. 1212.

50En algunos casos quizá lo que se pretende, al menos por una de las partes, debe ser el renegociar las condiciones de tenencia de bailías, tierras y honores. Así, por ejemplo, Pere de Vallseca, que decía tener un honor en parte por alodio, en parte por feudo y en parte por tenencia (partem pro alaudio, partem pro feudo, partem pro pagesia), fórmula no insólita en el CSCV, y que pleitea con el abad por ello, y por la retención de la bailía, el feudo y otras tenencias que su padre había poseído por el monasterio en Sant Cugat y Valldoreix (Vallès Occidental), aceptó «definirlo» todo y recuperarlo con la condición de satisfacer determinadas rentas y servicios, aunque el abad precisa que le encomienda la bailía («comendamus tibi baiuliam nostram») por el tiempo que él (el abad) estime oportuno; y poruña parte de las tenencias, que tendrán carácter hereditario, los descendientes y herederos de Pere de Vallseca pagarán más que él83. Parece corroborarse así aquel supuesto de que una de las causas de los conflictos entre el abad y sus agentes o tenentes más importantes era la tendencia de éstos a hacer dejación de sus obligaciones tributarias y servicios84. Un caso parecido, también resuelto con la renegociación de las condiciones de tenencia («definición» acompañada de nueva encomendación), fue el que enfrentó a Sant Cugat con Guillem de Ripollet sobre las bailías de Bellvei de Ripollet85.

  • 86 Ibidem, doc. 1084.

51Decíamos antes que el «salario» del baile debía encontrarse en la renta diferencial, pero quizá podría matizarse que esto sería en el caso de las bailías (o tenencias equivalentes) de mayor importancia. En casos menores probablemente el pago del baile podria ser una renta específica denominada braciaticum. Así parece indicarlo la solución del contencioso, citado más arriba, entre Arnau de Ses Corts y el abad por una pieza de tierra de Montornès (Vallès Oriental). Arnau y los suyos pagarán por esta tierra — recordemos — la quinta parte de los frutos pero retendrán el braciaticum por la bailía: «Habeamus istum braciaticum per nostram baiuliam»86.

  • 87 Ibid., doc. 873.
  • 88 Ibid., doc. 1041 y 1042.
  • 89 Ibid., doc. 1032.
  • 90 Ibid., doc. 934.
  • 91 Ibid., doc. 976.

52Como hemos visto en algún ejemplo anterior, honores (que en estos casos debe tener el sentido de conjunto de bienes y derechos importantes por los que se satisfacen rentas), bailías (que debe tener el sentido de bienes y derechos cuya administración se delega a cambio de repartirse sus rentas) y feudos (que, en general, debe tener el sentido de bienes y derechos cedidos a cambio de servicios nobles) se entremezclan en manos de personajes que nos parecen próximos a las filas de la pequeña nobleza o que ya pertenecen a ella. Milites, inequívocamente, son personajes como Ramon Bernat de Salanova, que poseía por Sant Cugat la fortaleza homónima y diversos feudos, y que, acusado por el abad de determinados males y delitos («querimonias et malefacturas»), llegó a una concordia por la que pudo retenerla mayor parte de sus feudos a cambio de servir «per unam cavalleriam» y hacer al abad servicios de hueste, corte y pleito y, en general, ayudarle a tener y defender el honor de Sant Cugat87. A este grupo de vasallos, belicosos y seguramente difíciles de controlar, pero necesarios para todo señor feudal que quiera mantener su posición, debe corresponder también aquel Ramon de Laceres mencionado anteriormente, a quien el abad renovó el feudo que su padre había poseído por el cenobio, pero, quejoso de «illud malum», le advirtió de que en el futuro «aliquod malum non exeat de domo vel fortitudine de Laceres»88. Finalmente cabe añadir que en el CSCV los feudos son a veces objeto de conflicto entre los familiares de los feudatarios, que reivindican derechos de herencia, y los abades, que por alguna circunstancia los niegan89; entre particulares, que reivindican la posesión de determinados feudos, y los abades, que por alguna razón no lo aceptan90, y entre familias, que, de manera irregular, adquirieron feudos de Sant Cugat, y el abad, que se opone a tal adquisición91. Es un tipo de conflictos que encontrábamos también en el caso de la simple posesión de tierras y tenencias a censo.

53Con el análisis de los conflictos motivados por la posesión y administración de bailías y feudos hemos entrado en un tipo de pleitos que, desde el punto de vista de su significación social (número y relevancia), son prácticamente desconocidos antes del año mil en Cataluña. Naturalmente, quien quiera buscar excepciones quizá las encontrará, pero la historia no se escribe a base de excepciones. En general, se trata de contenciosos entre los señores y sus subordinados (agentes y vasallos) o los familiares de éstos, que, al parecer, con su proceder o pretensiones, presionan sobre la estructura del sistema en sentido disociativo, lo cual requiere, por parte del señor, una actitud vigilante y una acción en sentido contrario. Lo original de Sant Cugat es que este «juego», genuinamente feudal, se juega, en gran medida (pero no únicamente), ante los tribunales o asambleas de nobiles o probi homines, quizá porque el abad se sabe más señor que guerrero.

  • 92 Ibidem, doc. 437 y 439.
  • 93 Ibid., doc. 1115, 1116, 1130, 1134, 1136, 1185 y 1202.
  • 94 Ibid., doc. 452, 464, 523, 524, 527 y 529.
  • 95 CSCV, doc. 1031.
  • 96 Ibidem, doc. 1133 y 1229.
  • 97 Ibid., doc 1031.
  • 98 Ibid., doc. 1035 y 1050.
  • 99 Ibid., doc. 612. Estas advertencias, cada vez más comunes en las convenientiae, resultan insólitas (...)

54Si los conflictos con bailes y vasallos, tenentes de simples feudos, ya nos parecían importantes, de mayor relevancia y significación (más inéditos respecto del período prefeudal) serán los conflictos por la posesión o administración de castillos. Veamos brevemente los principales. El castillo de Albinyana (Baix Penedès), cuya donación al cenobio ya fue discutida por los familiares del donante en ion92, sería objeto de al menos cinco definitiones, una sentencia y una concordia, a raíz de otros tantos procesos, entre 1178 y 119493. El castillo de Calders (Baix Penedès), levantado en tierras duramente disputadas por los Santmartí y el cenobio en 1013-103394, fue objeto de litigio, en 1160, por una compra irregular de derechos y dejación de deberes, que se resolvió admitiendo al adquirente como feudatario al servicio del abad de por vida, sin derecho a transmitir el castillo a sus descendientes, y fijando sus obligaciones95. En el futuro, la posesión del castillo volvería a ser objeto de «multas contenciones et altercaciones», seguidas de pleitos y «definiciones» en 1181 y 119996. El castillo de Sant Vicenç, levantado sin permiso del abad en los términos del castillo de Calders, lo cual ya fue objeto de conflicto en mayo de 116o97, volvería a ser conflictivo en octubre de 1160 y septiembre de 1163, cuando el abad consiguió expulsar de él a los milites que lo poseían o pretendían poseerlo98. El castillo de Clariana (Argençola, Anoia) tuvo también su problemática: encomendado al noble Mager, de éste había pasado a sus descendientes los cuales hicieron dejación de deberes vasalláticos e incluso arrebataron la dominicatura y las rentas de Sant Cugat en el castillo, hasta que en 1058 el abad llevó el contencioso al tribunal condal que le dio la razón, si bien (cuestión de poderes) el litigio se resolvió con la redacción de una nueva convenientia, que pretendía fijar con más fuerza los lazos y deberes vasalláticos, limitar la capacidad de acción de los feudatarios y salvaguardar, sobre todo, los agentes (baiulos), bienes y derechos del cenobio, que no deberán ser objeto de ningún tipo de violencia, e incluso «nullus ex eis de predicto castro guerram concitet»99.

  • 100 Ibidem, doc. 864, 1147 y 1156.

55Otros castillos y jurisdicciones menores, como la castellanía de Masquefa (Anoia), la domus de Castelldefels (Baix Llobregat) o la quadra de «Eschena Rosa», en el término del castillo de Albinyana (Baix Penedès), también fueron objeto de disputa, bien sea por la posesión o por el reparto de los bienes y derechos que contenían100.

  • 101 Ibid., doc. 822, 855, 1003, 1027, 1146 y 1164.

56Al final, aunque los poderosos (señores, agentes y vasallos) se peleen por tierras, bailías, quadras, feudos, torres o castillos, lo que en realidad les importa y por lo que contienden es por el fruto del trabajo campesino. Por ello no puede extrañar que en algunos pleitos la cuestión aparezca más al desnudo, aunque revestida de cierta «legalidad», como cuando, por ejemplo, algunos feudales pretenden tener derecho a percibir el hospedaje (receptum o alberga) o algún censo o alguna exacción banal (locedum) sobre mansos y villas de Sant Cugat, y finalmente se avengan a renunciar a ello: Berenguer de Montcada «define» un receptum per censum en un manso; los señores del Montseny, la alberga de Olzinellas (Vallès Oriental); Berenguer Reverter de Guardia, la alberga de un manso de Masquefa; Guerau Alemany de Cervelló, la alberga de la villa de Masquefa y un cordero que tomaba de un manso sancugatense de Olesa (Baix Llobregat); Berenguer de Guàrdia, el locedum y otras prestaciones que exigía en mansos y dominicaturas de Sant Cugat, etc.101.

  • 102 Los monjes no consideraron necesario copiaren el cartulario los inventarios de quejas por las viol (...)

57Este tipo de conflictos directos por la sustracción entre potentes es más bien raro antes del año mil. Pero, por si cabía alguna duda acerca de la rapacidad de los feudales, de la factura satisfecha por los campesinos y del cambio de modelo social (formas de dominación y explotación), durante los siglos XI y XII, bastaría con leer algunos documentos del CSCV —pálido reflejo de la realidad, sin duda102 — donde los abades expresan de algún modo el temor y los sufrimientos que los castellanos, verdaderos delincuentes, ocasionan a sus campesinos tenentes, sometidos de este modo a una doble explotación.

  • 103 CSCV, doc. 869.

58El centro emisor de las violencias, forfeturas o malefactas, como dicen los documentos, era el castillo, de donde partían los señores y sus milites para los actos de delincuencia, robos (predas) y extorsiones. Es evidente, en la contencio que, en 1123, enfrentó al abad con un tal Ramon Bernat, que, entre dominicaturas y bailías de Sant Cugat, había construido una fortaleza y se servía de ella para robar e imponer tallas y otras cargas sobre los honores y hombres del monasterio. Finalmente, de poder a poder, se convino que en el futuro ya no emanaría «aliquod dampnum sive forfeturam aliquam de ipsa fortitudine»103..

  • 104 Ibidem, doc. 597.
  • 105 Ibid., doc. 627.

59Los nobles más violentos tienen nombres conocidos. Generalmente se trata de miembros de linajes castellanos cuyos castillos se extienden por las mismas zonas (Vallès, Penedès, Anoia, Garraf, Baix Llobregat) donde se encuentra el grueso de las propiedades del monasterio. Los Hug y Alamany de Cervelló, por ejemplo, que exigían, de manera violenta e injusta, al decir del documento, «ostem et execucionem census servitia quoque et operum labores et districcionem atque dominacionem» en un alodio de Vallirana (Baix Llobregat), próximo a su castillo, que había sido donado al monasterio por el conde Guifré el Pelós, a finales del siglo IX; finalmente, «provocatus» por la misericordia divina, Alamany se comprometió a no causar más «violenciam aut inquietudinem» en el alodio104. Los castellanos de Odena constituyen otro modelo de delincuencia señorial. Un sicario suyo, Senfré, llamado Rui, como ya dijimos más arriba, por instigación de su señor hizo cortar el pie de un hombre del monasterio, pero, abandonado por su señor, tuvo que entregarse con sus bienes en manos del abad para enmendar el delito: «Donatur sum et emendator pro ipsa forsfetura»105.

  • 106 Ibid., doc. 913 y 1162.

60La suerte de los señores es distinta. Ramon Guillem d’Òdena, encontrado reum et culpabilem de muchos males en honores y alodios del monasterio, simplemente se comprometió para el futuro a no imponer forciam aut toltam aut malum usum a los tenentes de Sant Cugat y a no juzgarlos, castigarlos o coercionarlos (non distringam). Ambiciones personales al margen, en éste y otros casos, una de las causas de conflicto parece ser la mezcla inextricable de bienes y rentas del cenobio y del señor castellano, hasta el punto de que hay muchas familias campesinas que tienen tierras de uno y otro. El señor del castillo se resiste, sin duda, a no imponer cargas banales a los tenentes de Sant Cugat que habitan en la zona de influencia de su castillo o a los que tienen tierras de uno y otro, pero el abad no puede tolerar la doble sustracción, sobre todo cuando es arbitraria y amenaza sus propios intereses. La solución, al menos en parte, pasa por el criterio de la residencia o de la pertenencia: el tenente, por ejemplo, que resida en un alodio del monasterio o sea hombre suyo, pero tenga tierras por el señor del castillo e incumpla las obligaciones debidas a éste, el castellano podrá confiscarle lo que tenga por él (emparemus eis ea quem per nos habuerint), mientras que el abad estará obligado a juzgar al tenente e imponerle sus deberes «haciendo derecho» al señor del castillo: «Distringat illos de directo nobis». La misma modalidad de arreglo, a la inversa, se adoptará en el caso del tenente de ambos que resida en un alodio del castellano o sea hombre del señor del castillo106.

  • 107 Ibid., doc. 1162.

61Las violencias, malas costumbres y exacciones arbitrarias no solo se imponían a familias concretas de mansos más o menos aislados sino también a comunidades enteras. Tal es el caso de las «albergas, toltas, forcias» y malos usos de Igualada que Ramon d’Odena «definió» a Sant Cugat en 1186107. Un caso parecido es el del señor del castillo de Montclús o del Montseny (Guillem Humbert, en 1083, y Riambau, en 1166) que, después de muchos pleitos y reincidencias, reconoció que «iniuste et sine racione» había tomado albergas y había hecho «toltas et forcias et magnas iniurias» en los honores del cenobio en Santa Maria y Sant Esteve de Palautordera, Gualba, Tapioles, Vallgorguina, Olzinelles, Pertegaç y Vallfred, es decir, en la zona de influencia de su castillo. Finalmente, aconsejado por nobles y prelados, «definió»

Omnes illas toltas et forcias, adulteria et homicidia et stachamenta et omnia que iuste vel iniuste requirebam et demandabam,

62y se comprometió a no entraren las sagreras «dum guerram habuerimus», y a no tomar nada de Sant Cugat «cum guerra aut sine guerra». A su vez el abad, que había elaborado una lista de agravios (querimonias, malefactas), y los había evaluado en moneda, los «definió»:

  • 108 Ibidem, doc. 710 y 1055.

Diffinimus tibi omnia malefacta que fecistis in predicto nostro honore que appreciantur mille quingentos solidos108.

  • 109 Ibid., doc. 802 y 1183.
  • 110 Ibid., doc. 920.

63Sin duda, los documentos no dicen toda la verdad, expresan la visión de una parte (en este caso, de Sant Cugat) y probablemente contienen no pocas mentiras, pero al menos hay que indicar que no hemos encontrado nada parecido en los miles de documentos de los siglos IX y X que hemos leído, referentes a los condados catalanes. En cuanto a los siglos XI y XII, la lista de episodios violentos del CSCV es más larga: en 1109 y 1190 el señor del castillo de Lavid «definió» mansos y alodios de Sant Cugat y se comprometió a no hacer más «toltam neque forciam» en tierras del monasterio109. Las forfeturas de Jordà d’Eramprunyà añaden un dato relativamente nuevo (de hecho, ya figura en los decretos de paz y tregua de principios del siglo XI): se compromete para el futuro a no hacer «aliquam forzam aut malam prisionem aut toltam» y a no tomar «alberga» en los honores de Sant Cugat110. El concepto malam prisionem, por las querimonias que hemos estudiado, se refiere sin duda al rapto y a los malos tratos impuestos a los campesinos secuestrados para obligarles al pago de rescate, una práctica entonces muy común entre los «señores» de los castillos y sus agentes.

64Estas formas de delincuencia, sin duda, estaban mucho más extendidas de lo que los documentos sugieren, puesto que al afectar más directamente a los campesinos que a sus señores raramente se ponían por escrito. Diríamos que, en general, sólo se registraban por escrito en la medida en que indirectamente amenazaban a los señores de los campesinos afectados. El detalle de las violaciones, robos y extorsiones, por tanto, se nos escapa puesto que sólo se pusieron por escrito en forma de inventario de quejas o de agravios (querimonias) cuando los intereses del procedimiento judicial incoado por los señores afectados así parecieron exigirlo, y aún en estos casos, después de resuelto el conflicto, muchos de estos inventarios debieron destruirse. Algunos, no obstante, han llegado hasta nosotros, y constituyen un testimonio impresionante del nivel de violencia que se vivió en Cataluña durante la primera época feudal. Para quien conoce los documentos catalanes relativos a juicios de los siglos IX y X y los compara con los placita et definitiones y con las querimoniae de los siglos XI y XII le ha de resultar inadmisible pensar que todo se reduce a un cambio en las modas documentales o en las formas procesales; más bien encuentra fundadas razones para pensar en un profundo cambio social. Pero la violencia no es el único indicador, también hay que examinar las instancias ante las cuales se dirimían los conflictos y las soluciones que se aportaban.

LAS INSTANCIAS Y LAS SOLUCIONES

65¿Dónde se dirimían los conflictos? ¿Dónde se reunían los tribunales? Hasta mediados del siglo XI, puesto que la instancia ante la que comparecían los abades y sus acusados era preferentemente el tribunal condal, el lugar más común para la celebración de las audiencias fue el palacio condal de Barcelona:

  • 111 Ibidem, doc. 437, 438, 439, 452, 464, 470, 496, 545, 612 y 613. Los fragmentos citados corresponde (...)

In palatium Barchinone civitatis [1013], detulit querimoniam in Barchinona civitate, in palatio, coram iam dictum principem suamque coniugem [1011]111.

  • 112 Ibid., doc. 624, 625, 776, 862, 989, 1025, 1035, 1036 y 1058.
  • 113 Ibid., doc. 1031.

66Posteriormente, los placita se resolvieron en lugares muy distintos, quizá en relación con la ubicación de los propios bienes y derechos en disputa. Así hubo asambleas judiciales que se reunieron en Eramprunyà, La Granada, Parets, la sierra de Gallees, Piera (en las puertas de la iglesia), en las iglesias de Santa Margarida del Penedès, Santa Coloma de Montbui y Sant Genis de Martorell, etc.112. Sólo en 1160, cuando excepcionalmente Ramon Berenguer IV presidió un juicio relativo al castillo de Calders, la audiencia tuvo lugar de nuevo en el palacio condal de Barcelona113. En cierta medida, la dispersión de las audiencias puede traslucir la relativa diseminación de poder que se operó con la feudalización.

  • 114 Ibid., doc. 218 y 317.
  • 115 Ibid., doc. 437, 438, 439, 452, 464, 470, 479 y 496. Algunas de estas audiencias son impresionante (...)
  • 116 Ibidem, doc. 497, 509, 512, 527 y 529. En todos estos juicios actuó como juez el clérigo Ponç Bonf (...)
  • 117 Ibid., doc. 542, 545, 612 y 613.
  • 118 Ibid., doc. 509,512 y 527.

67¿Quién formaba los tribunales? ¿A qué audiencias apelaban los abades? Con excepción de dos juicios de finales del siglo X, presididos por obispos y con tribunales de jueces profesionales, de prestigio, como Bonushomo, y hombres buenos114, los juicios de principios del siglo XI, hasta 1025, fueron presididos por la autoridad condal, acompañada de jueces profesionales (a veces dos o tres), prelados (a veces tres o cuatro) y hombres buenos, magnates de la corte en gran número115. Después de unos juicios de los años 1025 a 1033, en que los tribunales están integrados por jueces, prelados y hombres buenos (magnates y religiosos), y en los que la autoridad condal sólo aparece ocasionalmente firmando algunas actas116, de nuevo el conde y/o la condesa presiden tribunales en 1036-1058117. Durante aquel intervalo de 1025-1033, las audiencias, deposiciones de testigos y citaciones a juicio tienen lugar en Monistrol de Anoia, Martorell, Cornellà, Sant Cugat y Barcelona (a las puertas de la catedral y quizá en el palacio episcopal). En estos juicios sin presencia del conde o la condesa el número de hombres buenos puede ser excepcionalmente elevado, quizá como compensación: hemos contado 22 en 1028, 24 en 1030 y 42 en 1033118.

  • 119 Ibid., doc. 624,625, 626,677, 776,783, 812, 852, 885 (asiste el prior de Sant Marçal), 862, 864, 8 (...)

68A partir de 1058 el eclipse de la autoridad condal, al menos en lo tocante a los pleitos del CSCV, es total, largo y persistente. Si tomamos el período 1060-1196 como referencia, es decir, durante ciento treinta y siete años, podremos observar cuantitativamente la importancia del cambio: En primer lugar (66,6%), están los conflictos que fueron dirimidos por audiencias o más bien asambleas integradas únicamente por hombres buenos (probi homines, nobiles homines), generalmente magnates (asambleas de barones) o nobles locales de segunda categoría (según la importancia de la causa), acompañados a veces de algún religioso (abad, prior, archilevita, sacristán, sacerdote, monje), y en un caso por un baile condal, que no parece ocupar un lugar especialmente relevante en el tribunal119.

  • 120 Ibid., doc. 822, 909, 930, 984, 1027, 1055, 1130, 1133, 1147, 1148, 1156, 1185 y 1212. En un juici (...)

69En segundo lugar (20,6%), siguen las audiencias claramente presididas por una autoridad religiosa, generalmente el arzobispo de Tarragona (juicios de 1131, 1135, 1150, 1180, 1183 y 1191) y el obispo de Barcelona (juicios de 1114, 1159, 1181 y 1185), pero también por algún abad o algún arcediano, que, salvo excepciones, no se atribuyen explícitamente ninguna representación o delegación condal120.

  • 121 Ibid., doc. 725 (el juez flanquea al prior de Sant Cugat), 822 (el juez flanquea al obispo de Barc (...)

70En tercer lugar (9,5%), se sitúan las audiencias presididas por uno o varios jueces (uno, generalmente), que en el caso del juez Borrell de Gerona, en juicios de 1160-1163, durante el gobierno de Ramon Berenguer IV, parece ser un hombre de la confianza del conde cuya delegación se atribuye o por cuya autoridad ejerce121.

  • 122 Ibidem, doc. 1031.

71Por otra parte, un solo juicio, en 1160, es presidido, como más de cien años atrás, por el conde (Ramon Berenguer IV), acompañado, en este caso, de los obispos de Barcelona y Zaragoza, y de magnates de la corte122.

  • 123 Ibid., doc. 1137.

72Y, por último, parece también que en un proceso judicial de 1181 el veguer de Barcelona jugó un papel importante123.

73Cuando el pleito es de especial relevancia, por ejemplo, cuando se dirimen la posesión de castillos o derechos jurisdiccionales o se contemplan auténticas situaciones de guerra feudal (las que casi eufemísticamente llamábamos violencias), la instancia judicial no puede serla misma que resuelve pleitos por la posesión de pequeñas parcelas de tierra o por el impago de rentas. En aquellos casos el jurado es integrado por nobles de primera categoría y altos prelados, e incluso, como hemos visto, muy entrado ya el siglo XII, se acude en ocasiones a la autoridad condal o a sus agentes.

  • 124 Ibid., doc. 1217, 1224, 1226, 1228, 1229 y 1230. Este último juicio implica, además, dos juicios p (...)
  • 125 Ibid., doc. 1243, 1246, 1248, 1252, 1259, 1260, 1270, 1276 y 1277.
  • 126 Ibid., doc. 1274, 1275, 1278 y 1295.

74La consolidación de la monarquía feudal a partir del reinado de Alfonso el Casto (1162-1196), unida probablemente a progresos de la ciencia jurídica, explican que desde finales del siglo XII aquellos porcentajes se inviertan y la mayor parte de los litigios se resuelvan por la justicia real, representada generalmente por los vegueres del rey, en sus veguerías o en la ciudad de Barcelona. El cambio en nuestra muestra documental se sitúa en 1196-1199, cuando, en sólo cuatro años se resolvieron seis contenciosos, cuatro por la corte del veguer, uno por el viejo sistema de las asambleas de prohombres y otro por una instancia arbitral presidida por el arcediano de Barcelona124. No se trata de un cambio episódico. Una breve incursión por la propia documentación del CSCV, correspondiente a los primeros años del siglo XIII, lo corroboraría: seis conflictos resueltos por el monarca y sus vegueres en 1200-1210 frente a tres resueltos por la vieja modalidad de las asambleas de prohombres125. En la misma época, significativamente, el cenobio se beneficia de privilegios, donaciones y salvoconductos del rey126.

75¿Cómo es la mecánica del pleito? En la mayor parte de los documentos estudiados la iniciativa de la acusación parte del abad quien, por distintas razones, consigue llevar a la parte demandada ante el tribunal. En un cierto número de casos, la fuerza material y moral de Sant Cugat o de la instancia judicial correspondiente, muy por encima de la posición de la otra parte, parece suficiente para explicar la comparecencia de ésta a juicio. Pero, cuando el oponente del monasterio es un poderoso magnate, hay que pensar en otras razones, probablemente el desgaste mutuo, después de largos conflictos y disputas inacabables, y la perspectiva de una solución negociada. En todo caso, hasta mediados del siglo XI, la fuerza y el prestigio de la autoridad condal y de su tribunal podían ser decisivos a la hora de obligar al acusado a comparecer. Posteriormente, al menos durante algo más de un siglo, la garantía de la justicia ya no parece depender de la autoridad condal y de su tribunal. Entonces, en detrimento de la justicia ordinaria, cuando el litigio era de poder a poder, las partes se pusieron muchas veces de acuerdo para acudir ante una asamblea de poderosos amigos o un reducido grupo de hombres de prestigio que les ayudaran a buscar un compromiso o simplemente, como amigables componedores, arbitraran en sus diferencias con un laudo.

  • 127 Ibidem, doc. 218. El documento fue traducido y comentado por J. Balari Jovany, Orígenes históricos (...)
  • 128 CSCV, doc. 545. El documento fue traducido y comentado por J. Balari Jovany, op. cit., pp. 419-420

76En cualquier caso, cada parte se presentaba con sus argumentos y pruebas documentales (secundum scripturas et rationes), que, al parecer, no dejaron de ser solicitadas y mostradas en todo el período estudiado. Los testigos, en cambio, parecen más propios de la primera época, la que llega hasta mediados del siglo XI. Constituido el tribunal, éste pedía prendas (pignoras) o fiadores (fideiussores) a las partes, lo cual equivalía a dar garantías de someterse al dictado de la ley y a la decisión última del tribunal: «firmare directum o firmare iure», dicen los textos. Sólo en dos juicios de los examinados una de las partes no aceptó la decisión o el normal proceder del tribunal y optó por acogerse al juicio de Dios. Este fue, en 988, el caso, mencionado más arriba, de Sentemir, acusado de haber destruido o escondido el testamento de su hermano que beneficiaba a Sant Cugat. El demandado, que no aceptó el testimonio de un sacerdote favorable a Sant Cugat y los consejos del tribunal para que se confesara culpable, pidió el juicio de Dios «per examinationem caldariae» y fracasó en la terrible prueba: «manu eius statim apparuit combusta»127. En una contencio más importante, la que enfrentó, en 1037, al abad con un magnate por la fijación de los términos de Santa Oliva y Calders (Baix Penedès), el magnate no aceptó entregar fiadores ni estar a derecho, según lo dispuesto por la Lex Visigotorum, sino que reclamó el juicio de Dios por el agua fría o per albatum, consistente en introducir sendos niños en una balsa o estanque («mittamus singulos puerulos ad iudicium Dei Omnipotentis in aqua frigida») de modo que el derecho sería de la parte cuyo niño fuera recibido o retenido por el agua128.

  • 129 CSCV, doc. 523, 524, 527 y 529. El célebre pleito de Mir Geribert por las tierras de Calders es am (...)
  • 130 CSCV, doc. 496 y 529.

77En otros casos, como el del célebre Mir Geribert, también hubo rechazo de testigos y del propio tribunal, cuyas sesiones el magnate abandonó cuando se percató de que la justicia no le era favorable. Pero el proceso siguió por los cauces habituales, y, aunque con demora, se acabó sentenciando a favor del monasterio129. En esta sentencia de 1033 y en otra anterior, de 1025, los jueces, al dictar su resolución, invocaron la Lex Visigotorum, que citan correcta y puntualmente130. Posteriormente, las menciones a la Lex desaparecen de la muestra documental, en parte, porque se modifican los tribunales y la propia administración de justicia (en el sentido de que la justicia ordinaria es, en buena medida, sustituida por el «laudamento» o arbitraje), y, en parte, porque un buen número de nuestros documentos son simplemente las definitiones y no las actas de los juicios.

  • 131 Véase supra, n. 12.
  • 132 CSCV, doc. 439, 613, 818, 852, 1031 y 1164.
  • 133 Ibidem, doc. 439, 613, 818, 838, 852, 862, 873, 997, 1004, 1024, 1031, 1107, 1108, 1137, 1162, 116 (...)

78Para acusar, el abad se servía de documentos, decíamos. Una parte de estos eran inventarios de quejas, agravios, delitos, faltas o daños que confeccionaban los monjes, seguramente con indicación del nombre del infractor, el tipo de delito, el lugar y, a veces, el valor económico, en dinero, del daño ocasionado a los bienes o a las personas131. A este tipo de escrituras se las llama querimoniae, vocablo que en singular significa queja o reclamación por daños o delitos, conceptos para los que existen a su vez otras palabras precisas como dampnum, malefacturas y forsfecturas. Así, por ejemplo, el abad presentó su reclamación o queja ante el tribunal condal en Barcelona («detulit querimoniam in Barchinona civilate»), la definitio se alcanzó después de muchas discusiones sobre las quejas y acusaciones formuladas («ex multis accidentibus causis fuerunt inter eos querimoniae et malestaciones»), las quejas que el abad y los monjes tenían eran muchas («querimonias plurimas»), el abad expuso su queja ante el tribunal («posuit querimoniam suam») o el abad formuló todas sus peticiones y reclamaciones («omnes peticiones et querimonias»), y, naturalmente, las reclamaciones de uno fueron seguidas de las respuestas del otro («querimoniis et responsis»)132. La palabra querimoniae, de la que querelas y malestaciones deben ser sinónimos, aparece en nuestros documentos hacia ion y se mantiene durante todo el período estudiado133. En nuestros documentos se utilizan también determinadas formas verbales para indicarla acción de quejarse, reclamar o acusar ante un tribunal; los más comunes son los verbos petire, conquirere, proclamare, inquirere, querere, etc.

  • 134 Ibid., doc. 438,439 y 496. Es lo que J. Balari Jovany, op. cit., pp. 407-415, llama juicio ordinar (...)
  • 135 CSCV, doc. 1031, 1035, 1036 y 1130. Aunque los documentos estudiados son susceptibles, seguramente (...)

79Por último hay que preguntarse por la solución que se daba a los conflictos. Hasta 1058 la mayor parte de los pleitos estudiados se resolvieron ante tribunales integrados por presidentes (la autoridad condal o, excepcionalmente, sus delegados), jueces profesionales y jurados (hombres buenos), que escucharon a las partes, examinaron las pruebas escritas, interrogaron a los testigos y dictaron sentencia: «iudicaverunt, nos prefati iudices confirmamus, consignamus nos iudices», son algunas de las expresiones contenidas en estos documentos134. A partir de esta fecha, y con muy contadas excepciones, las actas o resúmenes de los juicios ordinarios con sus sentencias desaparecen de nuestra documentación (las excepciones son, quizás, un juicio de 1160, presidido por el conde Ramon Berenguer IV, dos juicios de 1160, dirimidos por el juez Borrell, y un juicio de 1180, presidido por el arzobispo de Tarragona y el juez de palacio Miró)135, sustituidas por definitiones et evacuationes, es decir declaraciones de la parte perdedora en el pleito por las que reconoce la injusticia de sus pretensiones y acepta el derecho de la parte contraria. Lo más interesante del caso es que a esta situación resolutoria no se llega normalmente por sentencia judicial propiamente dicha sino por laudo, consejo, persuasión, negociación y compromiso.

  • 136 Ibidem, doc. 875.
  • 137 Ibid., doc. 1050.

80Constituidos, al parecer, los tribunales, o la mayor parte de ellos, por asambleas de barones o de nobles locales o de cabezas de familia del lugar y por clérigos, es decir, por amigos de las partes en conflicto, su misión será fundamentalmente llevar a consenso, acercar posiciones y finalmente, si es necesario, dictar un laudo, fallo o decisión, que quizá pueda entenderse como sentencia, pero que no lo es en sentido plenamente jurídico. De la lectura de los documentos del CSCV se desprende que los hombres de la época entendían que el dictado de laudos era una forma de juzgar, es decir, de dirimir causas, pero una forma distinta del juicio ordinario. Así, por ejemplo, mientras en un juicio de 1124, en el que participaron, con la denominación de jueces (quizá sin serlo profesionalmente), un archilevita, un paborde y un laico, se dice que los miembros del tribunal «laudaverunt ac iudicaverunt»136, en otro juicio, este de 1163, aunque lo presidía el juez Borrell de Gerona, se llegó a un laudo, que entrañaba, de hecho, una solución pactada común en esta época: la parte perdedora, si puede decirse así, «definió» los bienes que pretendía, pero el abad — parte ganadora — le compensó con una cantidad de dinero. Y el escribano cuidó de anotar que se llegó a esta solución por laudo y no por juicio: «Dixerunt atque laudaverunt, non iudicio, sed laudamento»137.

  • 138 Ibid., doc. 623.
  • 139 De un modo más o menos explícito, se dice que el laudo, consejo o concordia que cierra el contenci (...)

81De 1036-1058 a 1196 ésta es la forma de solución dominante en los conflictos. Sobre un total de 97 pleitos del período 1036-1199, de 36 (38%) tenemos el documento de definitio simple: la parte perdedora se limita a renunciar a sus pretendidos derechos sin recibir nada a cambio, al parecer. Aunque es posible que una parte de estos pleitos se resolviera por negociación o compromiso, no nos consta. Por el contrario, en los 61 pleitos restantes (62%) se alcanzó, sin duda, una solución negociada: la «definición» fue acompañada de compensaciones o el pleito se cerró con una conmutación, una concordia o una convenientia. El mecanismo es simple: oídas las partes y examinadas las pruebas, la asamblea, en función de tribunal, o los árbitros escogidos dictaban un laudamentum, que, muy a menudo, más que imponer el derecho a uno contra el otro, era un intento de buscar la concordia entre les partes a base de que cada una cediera en algo. En el caso de los pleitos de Sant Cugat, sobre todo cuando son pleitos de poder a poder, el abad cede dinero a cambio de recuperar u obtener tierras y derechos en disputa: «Pro hac difinitione quam nobis fecistis», dice el abad a unos definitores, a los que da dieciséis onzas de oro, en 1060138. Otras veces la cuestión se resuelve, dice el texto, por el consejo de los amigos (el tribunal), que consiste, por ejemplo, en pactar una nueva convenientia entre el abad y un díscolo vasallo, o en una simple renuncia139. Así, por ejemplo, en una definitio de 1123 leemos que el casdán de Masquefa dice:

  • 140 Ibidem, doc. 864.

Tandem veni ad placitum ubi consilio meorum amicorum ac seniorum recognovi quia iniuste faciebam140.

82Las expresiones relativas al acuerdo negociado o concordia, que se ha alcanzado por mediación del tribunal, son inequívocas:

  • 141 Ibid., doc. 947, 1107 y 1108.

Ad finem et concordiam devenio, venerunt ad finem et transactionem de omni predicto honore et de omnibus aliis querimoniis141.

  • 142 Ibid., doc. 783, 812, 989, 993 y 1087.

83Pero la palabra «consejo» es, en este sentido, la más elocuente: «non directo sed consilio, laude et consilio proborum hominum». Algunos definitores actúan, no solo por los consejos o el laudo del tribunal o asamblea, sino también por el consejo de sus agentes y vasallos («cum consilio Deusde, baiuli honoris nostri, et consilio hanc presencia nobilium ominum nostrorum»), de familiares y vasallos («cum consilio Raimundi Mironis, patrui ipsius Jordanis, Guillelmi Raimundi, vicarii ipsius castelli») y de familiares y prohombres («consilio matris mee ac proborum hominum»)142.

  • 143 Ibid., doc. 725.
  • 144 Ibid., doc. 725.

84La definitio et evacuatio, por último, al proceder muy a menudo de un acto de negociación pactada y aconsejada podía presentarse como una donación (casi voluntaria), e incluso como un acto de paz que zanjaba una situación de conflicto, por ello se empleaban con frecuencia expresiones del tipo «evacuamus et pacificamus et donamus», o del tipo «per hanc scripturam pacificacionis nostre definimus et evacuamus»143, y los hombres que se «definían» se denominaban «pacificatores ac definitores et evacuatores»144.

85Consideremos, por último, la denominación de «pacificadores», que en el CSCV se atribuyen no pocos nobles violentos, culpables de haber impuesto cargas arbitrarias (toltas, forcias), secuestrado (malas prisiones), efectuado albergas abusivas y requisado (robado) graneros y despensas, en perjuicio directo de los campesinos e indirecto de sus señores, los abades. Tales alteraciones, como hemos visto, generalmente se resolvían por pacto entre el noble depredador y el abad, el cual a menudo se conformaba con el cese de aquella situación de guerra impuesta a sus tenentes, y el compromiso de no reincidencia. Por su parte el noble delincuente se atribuía en su definitio el papel de pacificador, es decir, de restaurador de la paz. ¡La que él mismo había quebrantado! ¿Es imaginable que tales comportamientos y tal inversión de valores, desconocidos en los documentos de los siglos IX y X, no formen parte de una profunda transformación social?

86Después de la información acumulada quizá es mejor que cada cual extraiga sus propias conclusiones. Al fin y al cabo la historia jamás concluye, simplemente se transforma.

Notes

1 D. Barthélemy, «La mutation féodale a-t-elle eu lieu?», Annales ESC, 3, mayo-junio 1992, pp. 767-777. Nuestras objeciones a este artículo son muchas en todos sus apartados, entre los cuales, especialmente, el titulado «Le problème de l’ordre public antérieur à l’an mil», pp. 772-774, donde, con préstamos de la antropología anglosajona, y especulaciones del tipo de negar o disminuir la distinción entre lo público y lo privado (¡Como si los países de Europa occidental no hubieran conocido la romanidad!), el autor pretende, de hecho, negarlas evidencias documentales o substituirlas por especulaciones.

2 Ibidem, pp. 774-775, apartado titulado «Que faut-il préférer au mutationnisme?», donde el autor, sin presentar una investigación propia sobre el tema, anuncia un nuevo sistema de interpretación de la evolución social y política de los siglos IX-XII. La documentación del siglo X en su tesis, La société dans le comté de Vendôme de l’an mil au XIV, Paris, Fayard, 1993, es irrelevante comparada con los miles de documentos originales conservados de los siglos IX y X en Cataluña. Claro está que la dificultad se puede obviar relegando Cataluña al rincón de las curiosidades («La Catalogne n’est-elle pas cependant, une région très particulière?») o levantando injustificadas sospechas sobre la capacidad crítica de sus historiadores: «Et, même ici, la critique initiale des sources a-t-elle été suffisante?» (pp. 777, n. 17).

3 Nos referimos a los historiadores, que convencionalmente denominamos fiscalistas (como Jean Durliat y Elisabeth Magnou-Nortier), cuyas aportaciones eruditas estimamos importantes, así lo expresamos en nuestro trabajo «Del Estado romano a los reinos germánicos. En torno a las bases materiales del poder del Estado en la Antigüedad Tardía y la Alta Edad Media», en De la Antigüedad al Medievo (siglos IV-VIII). III Congreso de Estudios Medievales de León, Ávila, Fundación Sánchez Albornoz, 1993, pp. 95-142, pero cuya metodología y concepción de la historia no compartimos.

4 J. Rius, Cartulario de «Sant Cugat» del Valles (3 vol.), Barcelona, 1945-1947, doc. 218, 317, 437, 438, 439, 452, 464, 470, 479, 496, 497, 509, 512, 527, 529, 542, 545 y 577 (citado CSCV).

5 Ibidem, doc. 597, 612, 613, 623, 624, 625, 626, 627, 677, 710, 725, 763 y 776.

6 Ibid., doc. 783, 802, 812, 818, 822, 823, 838, 852, 855, 861, 862, 864, 869, 873, 875, 895, 909, 913, 920, 930, 934, 935, 942, 947, 953 y 976.

7 Ibid., doc. 982, 984, 986, 987, 989, 993, 994, 995, 997, 1003, 1004, 1005, 1024, 1025, 1027, 1031, 1032, 1035, 1036, 1041, 1042, 1050, 1055, 1058, 1062, 1073, 1079, 1084, 1087, 1097, 1107, 1108, 1109, 1113, 1115, 1116, 1127, 1130, 1133, 1134, 1136, 1137, 1146, 1147, 1148, 1156, 1161, 1162, 1164, 1183, 1185, 1191, 1194, 1202, 1211, 1212, 1217, 1220, 1224, 1226, 1228, 1229 y 1230. Quizá tres definitiones sean, en realidad, donaciones voluntarias, sin conflicto.

8 Ibidem, doc. 218 y 317.

9 Sobre la formación del dominio sancugatense, véase nuestro artículo «Formació, organització i defensa del domini de Sant Cugat en els segles X-XII», Acta historica et archaeologica mediaevalia, 13,1992, pp. 127-173 (citado Salrach, «Formació, organització i defensa»).

10 Mientras no se realice una investigación global y completa de la administración de justicia en la Cataluña de los siglos IX-XII, lo dicho tiene el valor de una mera opinión basada en un conocimiento amplio, pero parcial, de las fuentes escritas del período, sobre todo de los siglos IX-X, las cuales, sin duda, no reflejan la totalidad de la conflictividad entonces existente.

11 Al trabajo de P. Bonnassie, La Catalogne du milieu du Xe à la fin du XIe siècle (2 vol.), Toulouse, 1975-1976, pp. 539-473 (el capítulo titulado «La montée des violences»), que naturalmente tiene en cuenta investigaciones anteriores de F. Carreras Candi y S. Sobrequés, cabe añadir el artículo reciente de V. Farías Zurita, «Problemas cronológicos del movimiento de Paz y Tregua catalán del siglo XI», Acta historica et archaeologica mediaevalia, 14-15,1993-1994, pp. 9-37.

12 B. Garí, «Las querimoniae feudales en la documentación catalana del siglo XII (1131-1178)», Medievalia, 5, 1984, pp. 7-49; Th. N. Bisson, «The Crisis of the Catalonian Franchises (1150-1200)», Estudi General, 5-6, 1985-1986, pp. 153-172; y J. M.a Salrach, «Agressions senyorials i resistències pageses en el procés de feudalització», en Revoltes populars contra el poder de l’Estat. Jornades de Debat, Centre de Lectura de Reus (Reus, 18-20 octubre 1990), Barcelona, Generalitat de Catalunya, 1992, pp. 11-29.

13 CSCV, doc. 317, 437, 439, 452, 464, 470, 496, 509, 512, 524, 527 y 529.

14 Ibidem, doc. 438, 479 y 542.

15 Ibidem, doc. 218, 438, 479, 497, 542 y 577.

16 Ibid., doc. 597 y 710.

17 Ibid., doc 612.

18 Ibid., doc. 613.

19 Ibid., doc. 763. No se conoce con certeza el significado de la voz comparas, pero podría tratarse de un tributo, una tasa sobre la venta de bienes raíces o una carga arbitraria. Véase al respecto, J. F. Niermeyer, Mediae latinitatis lexicon minus, Leiden, 1976, p. 225, y M. Bassols et alii, Glossarium mediae latinitatis Cataloniae, fase. 5, Barcelona, 1969, cois. 594-597.

20 CSCV, doc. 776.

21 Ibidem, doc. 627.

22 Ibid., doc. 623.

23 Ibid., doc. 622, 624, 625, 677 y 725.

24 Ibidem, doc. 783, 802, 812, 822, 852, 855, 875, 909, 913 y 920.

25 Ibid., doc. 838. J. Rius dió al documento, no datado, la fecha de 1117, por aproximación.

26 Ibid., doc. 869.

27 Ibid., doc 864.

28 Ibid., doc. 930.

29 Ibid., doc. 873.

30 Véase, entre otros, el trabajo de M. Zimmerman, «Les débuts de la " révolution anthroponymique " en Catalogne (Xe-XIIe siècles)», en Cadres de vie et société dans le Midi médiéval. Hommage à Ch. Higounet, n° 102 de la revista Annales du Midi, 1990, pp. 289-309.

31 M. Aventín, Vilamajor (872-1299). De la fi del sistema antic a la consolidació del feudalisme, Sabadell, 1990, pp. 59-88.

32 Sobre los bailes de los dominios condales en el siglo XII, véase Th. N. Bisson, Fiscal Accounts of Catalonia under the early Count-Kings (1151-1213), t. I, Berkeley-Londres, 1984, pp. 66-77 y 25-9-277, y J. M.a Salrach, «La renta feudal en Cataluña en el siglo XII: estudio de los honores, censos, usos y dominios de la Casa de Barcelona», en M. Sánchez (comp.), Estudios sobre renta, fiscalidad y finanzas en la Cataluña bajomedieval., Barcelona, CSIC, 1993, pp. 29-70.

33 CSCV, doc. 953.

34 Ibidem, doc. 862.

35 Ibid., doc. 934 y 976.

36 Ibid., doc. 895 y 823. En este caso podría no haber conflicto entre las partes.

37 Ibidem, doc. 818.

38 Ibid., doc. 861.

39 Ibid., doc. 734-745.

40 Ibid., doc. 942 y 947.

41 Ibid., doc. 1055.

42 Ibid., doc. 1027, 1146, 1162, 1183 y 1194.

43 Ibidem, doc. 1003 y 1164.

44 Ibid., doc. 1031, 1133 y 1229.

45 Ibid., doc. 1031, 1035 y 1050. A raíz de este conflicto con Arnau de Benages y Berenguer d’Ollers por el castillo de Sant Vicenç (y de otros conflictos con Ramon de Monteada, Guillem de Santmartí, Ponç Guerau d’Olarda, Arnau de Ribes, etc.), hacia 1160-1162 el abad de Sant Cugat hizo redactar una querimonia muy ilustrativa de las formas de violencia de los feudales. Véase V. Farías Zurita, «Una querimonia desconeguda procedent de l’antic arxiu de Sant Cugat del Vallès», Gausac, 5, 1994, pp. 99-104.

46 CSCV, doc. 1115, 1116, 1130, 1134, 1136, 1185 y 1202.

47 Ibidem, doc. 1117 y 1156.

48 Ibid., doc. 1041 y 1042.

49 Ibid., doc. 1147.

50 Ibidem, doc. 987.

51 Ibid., doc. 1004.

52 Ibid., doc. 1212.

53 Ibid., doc. 1107 y 1108.

54 Ibid., doc. 1084. La interpretación, creemos, es que Arnau de Ses Corts y los suyos harán el papel de intermediarios entre el abad y los campesinos tenentes reteniendo por esta función el braciaticum.

55 Ibidem, doc. 1032, 1097 y 1226.

56 Ibid., doc. 989 y 1024.

57 Ibid., doc. 984, 995 y 997.

58 Ibid., doc. 1053 y 1127.

59 Ibid., doc. 1025, 1058, 1148 y 1217.

60 Ibidem, doc. 1113 y 1137.

61 Ibid., doc. 1142 y 1144.

62 Ibid., doc. 982, 993, 1079, 1191, 1211 y 1220.

63 Ibidem, doc. 818. Este tipo de conflictos será estudiado por Pere Benito en su tesis doctoral, precisamente, en parte, con documentos inéditos de Sant Cugat.

64 Ibidem, doc. 875, 895, 994 y 1053.

65 Ibid., doc. 986.

66 Ibid., doc. 984, 997, 1097, 1109, 1113, 1127 y 1161.

67 Ibid., doc. 1127.

68 Ibid., doc. 783 y 995.

69 Ibid., doc. 577, 626, 942 y 947.

70 Ibid., doc. 497, 1137, 1148 y 1217.

71 Ibid., doc. 989, 1025, 1058, 1087 y, quizá también, 1053 y 1062.

72 Ibid., doc. 861.

73 Ibid., doc. 452, 464, 523, 524, 527 y 529.

74 Ibidem, doc. 623, 725, 930, 935 y 1191.

75 Ibid., doc. 218, 496, 512, 613, 622, 625, 677, 812, 852, 909, 982, 993, 1024, 1079, 1194, 1211 y 1220.

76 Ibid., doc. 218.

77 Ibid., doc. 438 y 479.

78 Véase Sai. Rach, «Formació, organització i defensa».

79 CSCV, doc. 862.

80 Ibidem, doc 953.

81 Ibid., doc. 987.

82 Ibid., doc. 1004.

83 Ibid., doc. 1107 y 1108.

84 Es el fenómeno que, con mayor precisión, G. Bois, Crise du féodalisme, París (2a éd.), 1981, pp. 354-355) denomina ley de la baja tendencial de la tasa de sustracción.

85 CSCV, doc. 1212.

86 Ibidem, doc. 1084.

87 Ibid., doc. 873.

88 Ibid., doc. 1041 y 1042.

89 Ibid., doc. 1032.

90 Ibid., doc. 934.

91 Ibid., doc. 976.

92 Ibidem, doc. 437 y 439.

93 Ibid., doc. 1115, 1116, 1130, 1134, 1136, 1185 y 1202.

94 Ibid., doc. 452, 464, 523, 524, 527 y 529.

95 CSCV, doc. 1031.

96 Ibidem, doc. 1133 y 1229.

97 Ibid., doc 1031.

98 Ibid., doc. 1035 y 1050.

99 Ibid., doc. 612. Estas advertencias, cada vez más comunes en las convenientiae, resultan insólitas en la documentación anterior al año mil. ¿Puede uno razonablemente imaginar que se trata de una simple cuestión de vocabulario? ¿Han cambiado los documentos pero no la sociedad?

100 Ibidem, doc. 864, 1147 y 1156.

101 Ibid., doc. 822, 855, 1003, 1027, 1146 y 1164.

102 Los monjes no consideraron necesario copiaren el cartulario los inventarios de quejas por las violencias de que eran objeto sus tenentes (querimoniae), aunque sabemos de su existencia por referencias en los pleitos y porque algunos se han conservado en versión original. Véase la nota 45.

103 CSCV, doc. 869.

104 Ibidem, doc. 597.

105 Ibid., doc. 627.

106 Ibid., doc. 913 y 1162.

107 Ibid., doc. 1162.

108 Ibidem, doc. 710 y 1055.

109 Ibid., doc. 802 y 1183.

110 Ibid., doc. 920.

111 Ibidem, doc. 437, 438, 439, 452, 464, 470, 496, 545, 612 y 613. Los fragmentos citados corresponden a los doc. 439 y 452.

112 Ibid., doc. 624, 625, 776, 862, 989, 1025, 1035, 1036 y 1058.

113 Ibid., doc. 1031.

114 Ibid., doc. 218 y 317.

115 Ibid., doc. 437, 438, 439, 452, 464, 470, 479 y 496. Algunas de estas audiencias son impresionantes. En un juicio de 1018 (doc. 470) el tribunal estuvo formado por la condesa Ermessanda, su hijo el conde Berenguer Ramon, el conde de Pallars, el vizconde Udalard, los obispos de Barcelona y Urgel, magnates como Ramon de Monteada, Hug de Cervelló, Gombau de Besora y Miró d’Hostoles, el abad de Sant Feliu de Gerona y el célebre juez Ponç Bonfill Marc. «Collectis nostris primatibus», dice el texto.

116 Ibidem, doc. 497, 509, 512, 527 y 529. En todos estos juicios actuó como juez el clérigo Ponç Bonfill Marc, que ejercía por mandato de la autoridad condal y sus allegados: «Bonofilio Marci, iudici, qui iussus atque informatus a principe et a primatibus patrie est dirimere causas», se lee en un juicio de 1033 contra el célebre Mir Geribert (doc. 529).

117 Ibid., doc. 542, 545, 612 y 613.

118 Ibid., doc. 509,512 y 527.

119 Ibid., doc. 624,625, 626,677, 776,783, 812, 852, 885 (asiste el prior de Sant Marçal), 862, 864, 873, 895, 913, 920, 934, 947, 953, 982, 986, 989 (un baile condal), 993,997,1004 (un maestre del Temple), 1024 (el sacristán de la sede de Barcelona), 1025,1032 (el prior de Sant Cugat), 1058, 1062, 1073, 1079, 1084, 1087, 1097, 1107 (el abad de Sant Pere de Galligants), 1108 (idem), 1113, 1115, 1116, 1127, 1134, 1146, 1161 y 1183.

120 Ibid., doc. 822, 909, 930, 984, 1027, 1055, 1130, 1133, 1147, 1148, 1156, 1185 y 1212. En un juicio de 1180 (doc. 1130), en plena fase de recuperación de la autoridad condal-real, integran el tribunal el arzobispo de Tarragona, el juez de palacio Miró y un conjunto de magnates, de los que se dice «ex mandato domini regis fuerunt assessores et iudices.».

121 Ibid., doc. 725 (el juez flanquea al prior de Sant Cugat), 822 (el juez flanquea al obispo de Barcelona), 869 (asiste el paborde de la sede de Barcelona), 875 (figuran como jueces un archilevita, un paborde y un laico), 1035, 1036 y 1050.

122 Ibidem, doc. 1031.

123 Ibid., doc. 1137.

124 Ibid., doc. 1217, 1224, 1226, 1228, 1229 y 1230. Este último juicio implica, además, dos juicios previos, uno que se celebró en la curia del rey y otro en la del veguer.

125 Ibid., doc. 1243, 1246, 1248, 1252, 1259, 1260, 1270, 1276 y 1277.

126 Ibid., doc. 1274, 1275, 1278 y 1295.

127 Ibidem, doc. 218. El documento fue traducido y comentado por J. Balari Jovany, Orígenes históricos de Cataluña (1a ed. 1899), Sant Cugat del Vallès, 1964, pp. 417-419.

128 CSCV, doc. 545. El documento fue traducido y comentado por J. Balari Jovany, op. cit., pp. 419-420.

129 CSCV, doc. 523, 524, 527 y 529. El célebre pleito de Mir Geribert por las tierras de Calders es ampliamente comentado y traducido también por J. Balari Jovany, op. cit., pp. 407-415.

130 CSCV, doc. 496 y 529.

131 Véase supra, n. 12.

132 CSCV, doc. 439, 613, 818, 852, 1031 y 1164.

133 Ibidem, doc. 439, 613, 818, 838, 852, 862, 873, 997, 1004, 1024, 1031, 1107, 1108, 1137, 1162, 1164 y 1212.

134 Ibid., doc. 438,439 y 496. Es lo que J. Balari Jovany, op. cit., pp. 407-415, llama juicio ordinario.

135 CSCV, doc. 1031, 1035, 1036 y 1130. Aunque los documentos estudiados son susceptibles, seguramente, de distinta interpretación, estos cuatro, a nuestro entender, muestran un ejercicio de la justicia que se asemeja al de los juicios de comienzos del siglo XI, aunque en el documento 1031 se califica de jueces a prelados y magnates.

136 Ibidem, doc. 875.

137 Ibid., doc. 1050.

138 Ibid., doc. 623.

139 De un modo más o menos explícito, se dice que el laudo, consejo o concordia que cierra el contencioso, procede de los buenos oficios de los amigos constituidos en asamblea o tribunal, en doc. de los años 1086 (ibidem, doc. 725), 1124 (873), 1124 (875), 1131 (913), 1150 (984), 1153 (993), 1154 (997), 1155 (1004), 1159 (1024), 1159 (1025), 1163 (1050), 1166 (1055), 1167 (1062), 1170 (1073), 1171 (1079), 1172 (1084), H73 (1087), 1176 (1107-1108), 1178 (1115), 1178 (1116), 1181 (1134), 1181 (1137), 1183 (1147), 1183 (1148), 1185 (1156), 1186 (1161) y 1191 (1185).

140 Ibidem, doc. 864.

141 Ibid., doc. 947, 1107 y 1108.

142 Ibid., doc. 783, 812, 989, 993 y 1087.

143 Ibid., doc. 725.

144 Ibid., doc. 725.

Auteur

Universidad Pompeu Fabra, Barcelona

© Casa de Velázquez, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable