Version classiqueVersion mobile

La historia alfonsí: el modelo y sus destinos (siglos xiii-xv)

 | 
Georges Martin

De la crónica general a la real

Transformaciones ideológicas en Crónica de tres reyes

Fernando Gómez Redondo

Résumé

Este artículo analiza el proceso de construcción de la crónica real, en virtud de las transformaciones ideológicas que ocurren en los años finales del reinado de Alfonso X y que afectan a la propia formación de la Estoria de España; en el interior de la primera crónica general, precisamente, se encuentran las claves, formales y temáticas, con las que se armará el modelo genérico de la crónica real; todas estas piezas cronísticas se compilan como continuación de la trama de hechos con que se formó la crónica alfonsí. La principal diferencia radica en que la Estoria de España es depositaria del pensamiento del rey, encarnado en la palabra cronística; sus continuaciones, en cambio, responden a la voluntad del estoriador, intérprete de la ideología del monarca y juez, por tanto, de las noticias que reúne. Ello explica las contradicciones que se producen en el tránsito de la Crónica de Alfonso X a la Crónica de Sancho IV y, a la vez, la necesidad de que Alfonso XI restableciera su autoridad plenamente para completar un relato histórico que fuera reflejo de su poder regio. Ferrán Sánchez de Valladolid será el artífice de este proceso y, por tanto, merece ser considerado el primer cronista que, dueño de su oficio, se convierte en testigo de su tiempo

Texte intégral

La historia va haciendo a los pueblos, la historia que es algo del hado. Les hace un ideal dominando diferencias, y ese ideal se refleja sobre todo en una lengua con la literatura que engendra.
UNAMUNO, En torno al casticismo (1895)

CUESTIONES PRELIMINARES: LOS DISCURSOS DE LA HISTORIA

  • 1 De los varios estudios que, con este fin, se pueden consultar ver Hayden White, El contenido de la (...)
  • 2 Ver, al respecto, el libro II («Idéologiques») de su Les juges de Castille. Mentalités et discours (...)

1Hay ocasiones en que una crónica, más que un discurso histórico, es un discurso político, es decir, constituye un producto textual creado para interpretar y juzgar unos sucesos determinados1; o lo que es igual: parece un relato concebido para contar esos hechos con una intencionalidad precisa, poniendo en juego una red de perspectivas que permitan enfocar el tiempo de la historia con unas claves ideológicas, emergidas, en última instancia, de unos grupos sociales que son los promotores de esa concreta redacción cronística. No es lo mismo que la crónica sea impulsada por una reina como doña Berenguela, la madre de Fernando III, que por este monarca o por su hijo, Alfonso X, tal y como ha demostrado recientemente Georges Martin2; don Lucas deTúy, don Rodrigo Jiménez de Rada y los compiladores alfonsíes no redactan sus piezas historiográficas desde una voluntad de autoría individual o desde un conjunto de saberes adquiridos (que, en el caso del obispo de Túy y del arzobispo de Toledo podían ser más o menos similares), antes bien, desarrollan su trabajo compilador con la singular pretensión de iluminar y significar la mentalidad, social y política, del tiempo en el que viven, de la persona que les ha encargado esa recopilación de hechos del pasado.

  • 3 Sigue siendo imprescindible Benoît Lacroix, L'historien au Moyen Âge, Montréal, Institut d'études m (...)
  • 4 Entre muchos trabajos: Michel de Certeau, L'écriture de l'histoire, Paris, Gallimard, 1975. Yo mism (...)
  • 5 Esbozados, en varios trabajos, por Bernard Guenée, «Histoire et chronique. Nouvelles réflexions sur (...)
  • 6 Así lo he determinado en sucesivos estudios: «Géneros literarios en la Estoria de España alfonsí», (...)

2Al cronista en la Edad Media no sólo le cumple ordenar las pocas o muchas noticias que han podido llegar a sus manos, su cometido principal consiste en contarlas3, proceso que requiere determinar tanto un espacio de escritura4 como unos ajustes ideológicos a la trama de circunstancias, sociales y políticas, a las que esa producción textual se dirige. De esta regulación entre hechos e intencionalidades surgen los géneros historiográficos5 y, lo que es más importante, se determinan los cauces necesarios para que esos mismos géneros vayan transformándose en función siempre de las expectativas nuevas que han de ser satisfechas6.

3Esto es lo que ocurre, de una manera especial, en las tres últimas décadas del siglo XIII, ámbito temporal en el que un conjunto de vicisitudes históricas va a producir una profunda variación en las diversas recopilaciones historiográficas que se estaban llevando a cabo en los talleres alfonsíes, hasta el punto, no sólo de interrumpir algunas de estas compilaciones (caso de la Estoria de España) y de impulsar otras (la General estoria), sino, sobre todo, de suscitar una nueva serie de perspectivas que serán las responsables de la aparición del modelo de crónica real, que se va a desgajar, precisamente, del núcleo de formas textuales que está interviniendo en la formación de esa primera crónica general, la cual no sólo dejará tras de sí un rastro de variadas versiones, sino, sobre todo, un conjunto de posibilidades organizativas e interpretativas que son las que están en la base de ese modelo de crónica real.

  • 7 Al margen de las aportaciones de Ramón Menéndez Pidal (la 1a edición de la crónica de 1906, más la (...)

4Todo surge, pues, de la Estoria de España y de las distintas fases de elaboración por las que fue pasando7. No por repetida debe descuidarse la declaración que Alfonso X coloca al principio de esta recopilación:

  • 8 En todas las citas, incluyendo las de los manuscritos que luego usaré, se procederá a una regulariz (...)

E por end Nós don Alfonsso [...] mandamos ayuntar cuantos libros pudimos aver de istorias en que alguna cosa contassen de los fechos d'España [sigue la declaración de fuentes, con el De rebus Hispaniae a la cabeza] et compusiemos este libro de todos los fechos que fallar se pudieron d'ella, desd'el tiempo de Noe fasta este nuestro (1, 4a, 21-47)8.

  • 9 Sobre las tradiciones genéricas que informan la Estoria de España véanse mis dos siguientes trabajo (...)
  • 10 Acuerdan, en este extremo, tanto el Chronicon mundi como el De rebus Hispaniae, puesto que finaliza (...)
  • 11 Éste concepto alfonsí de la Historia es el que analiza Inés Fernández-Ordóñez en Las «Estorias» de (...)
  • 12 Así lo afirma D. Catalán: «El plan alfonsí de enderezar por doctrina su reino, para conseguir que s (...)
  • 13 Igual ocurre en la General estoria: «E fiz' ende fazer este libro e mandé poner todos los fechos se (...)

5Por una parte, se muestra esa voluntad pesquisidora de allegar estorias de cualquier índole, con tal de que contuvieran noticias relativas a los fechos d’España; este talante es el que va a permitir que se incorporen con entera libertad narraciones heterogéneas: desde fablas de los gentiles hasta esos romances y cantares de gesta que, en precisos pasajes, se mencionan9. Pero, por otra parte, Alfonso expone una intención que no puede dejarse sin comentar: los fechos d'España que debía incluir su crónica tendrían que llegar «desd'el tiempo de Noe fasta este nuestro», es decir hasta su reinado, incluyéndole a él, como ocurría en las dos producciones historiográficas anteriores, en las que sus redactores alcanzaron el tiempo inmediato en el que vivían10, y como iba a ocurrir en los posteriores proyectos historiográficos, auspiciados por un monarca: Alfonso XI si se preocupa por rematar o concluirlas crónicas de sus antecesores es para iluminar, desde ellas, el tiempo de su presente; por lo mismo, cuando el canciller Ayala o Álvar García de Santa María inician sus compilaciones, piensan también incluir los hechos más cercanos a su circunstancia temporal. Por ello, no cabe dudar de que Alfonso X cuando afirma que quiere alcanzar este nuestro tiempo es porque pensaba incluir hechos y noticias de su reinado. Es decir, la Estoria de España se impulsó con la pretensión de enmarcar significativamente toda la trayectoria política que le iba a llevar (recuérdese que la crónica comienza hacia 1270) a convertirse en emperador de Occidente11: se trataba de seguir la línea de años de la historia, a través de los sucesivos pueblos –romanos y godos básicamente– que habían ostentado esos derechos imperiales que él iba a asumir12. Ahora bien, la historia fue muy distinta de cómo le hubiera gustado escribirla a Alfonso X. En cierta manera, se le escapó de las manos y con ello se derrumbó el proyecto historiográfico de esta primera crónica general que debía de haber incluido los fechos de su reinado13.

  • 14 Para todo esto, consúltese el estudio clásico de G. Menéndez Pidal, «Cómo trabajaron las escuelas a (...)
  • 15 No le falta razón a F. Rico cuando considera que la crónica universal debía de haber acogido, en su (...)

6Desde la perspectiva de las redacciones conservadas, esto no deja de ser una hipótesis, por supuesto, pero permite sospechar que los compiladores alfonsíes no debían sólo atender a la preparación de materiales sobre el pasado (a través de la ordenación de las traslaciones de obras latinas y árabes al castellano14), seguramente les cumplía también la función de allegar documentos y narraciones sobre diversos hechos del presente, con los que, a la postre, hubiera tenido que ultimarse esa crónica general15.

  • 16 También de D. Catalán: «Cómo se elaboró la Estoria de España en las escuelas alfonsíes. Etapas vari (...)
  • 17 Así determina esta posibilidad D. Catalán: «En la cámara regia castellana debieron de quedar atesor (...)

7Quiere decirse con esto que entre tantos borradores y cuadernos que debieron de prepararse para capitular los hechos, conforme a la consabida estructura analística16, se redactaría una serie de estarías, por lo común muy breves, centradas en unos núcleos arguméntales que no sería descabellado presuponer, algunos al menos, inspirados por el propio monarca17.

DE LA CRÓNICA GENERAL A LA CRÓNICA REAL

  • 18 Representada por E1, p al que habría que añadir el ms. Y, y la Crónica general Vulgata (apoyados en (...)
  • 19 Aquí es donde tienen cabida esas denominaciones de versión regia (la parte que llegaría hasta Ramir (...)
  • 20 Así lo sospecha I. Fernández-Ordóñez, «La historiografía alfonsí y post-alfonsí», (p. 123): «Sin em (...)
  • 21 Sus textos serían los mss. T, Z, L y *L', caracterizados por conocer la noticia del traslado de los (...)
  • 22 Luego estudiada y editada por I. Fernández-Ordóñez; un primer avance sobre este texto lo ofreció en (...)
  • 23 Como es sabido, éste fue el cuaderno elegido, ya en tiempo de Alfonso XI, para completar la primera (...)
  • 24 Quizá de los cambios más importantes al antiguo sistema de conocer estas derivaciones de la crónica (...)

8Ni la primera crónica general, tal como la editó don Ramón Menéndez Pidal, corresponde a la versión de la Estoria de España que proyectó Alfonso X ni ésta puede conocerse, realmente, hoy día, dadas las distintas versiones que de la misma se conservan. Hasta ahora se venía hablando de versión vulgar y de versión regia como manifestaciones distintas de un mismo borrador compilatorio, del que su mejor representante sería el códice regio alfonsí E, (ms. Y-i-2 escurialense); sin embargo, esta simplificada distinción no atendía a una serie de impulsos cronológicos que son los que reflejan, de modo cierto, la evolución del pensamiento historiográfico alfonsí y el valor que concedía a la historia. Hay que hablar, de esta manera, de una primitiva versión, la redacción más antigua anterior a 127118, que se conserva completa hasta finalizar el reinado de Vermudo III y que se amplió, retóricamente, mediante una amplificación que adicionó las noticias relativas al período que va de Fernando I a Alfonso VI19; es posible que la ideología del rey no se viera reflejada de la manera que él quería en este texto20. Hubo, pues, un segundo impulso, que es el que manifiesta la llamada Versión enmendada después de 1274, donde se revisan las noticias relativas a la historia gótica y a los monarcas astur-leoneses21; esta segunda versión tuvo que verse afectada por los avatares políticos y los contratiempos que Alfonso comenzó a sufrir a partir de 1275. Bajo esta perspectiva, cobra especial interés el tercer impulso redaccional, la llamada Versión crítica de la Estoria de España que D. Catalán venía reconstruyendo, fragmentariamente, en diversos testimonios, hasta que, en 1983, pudo ya leerse, en su integridad, en el ms. Ss, comprado por la Caja de Ahorros de Salamanca; este códice era el mejor representante de esa versión que Alfonso tuvo que impulsar entre 1282 y 1284, como parte de la campaña propagandística que quería alzar contra su segundogénito, Sancho; por tanto, esta Versión crítica22 es la que refleja la última voluntad historiogràfica del Rey Sabio. A estas tres versiones, obviamente, habría que añadir una cuarta, de origen no alfonsí, puesto que se estaría redactando en torno a 1289; ésta es la llamada Versión retóricamente amplificada de 1289 y, de alguna manera, ha de reflejar la mentalidad correspondiente al reinado de Sancho IV; su punto de partida sería un texto de la redacción más antigua, complementado con amplificaciones y fuentes legendarias en el período de Ramiro I a Alfonso VI23. Ha de comprenderse que las crónicas generales que derivan de este complejo sistema lo que hacen es reelaborar estas versiones, mezclarlas entre sí y dar lugar no a nuevas redacciones historiográficas, sino a nuevas refundiciones de una Estoria de España que jamás fue escrita24, tal y como tuvo que ser planeada. Y no por falta de intentos, como se ha visto, puesto que detrás de cada una de estas redacciones deben imaginarse si no unos promotores concretos, sí unas intencionalidades implícitas.

  • 25 Hay otro pasaje revelador de este propósito, que incluso implica la disposición de la crónica que s (...)

9La Estoria de España, vinculada estrechamente al presente histórico, conoció por tanto diversas redacciones que dieron pábulo a ese repertorio de versiones, que es al que la crítica siempre se ha enfrentado. Pero, no se olvide, al margen de esas singulares redacciones, en los talleres alfonsíes tuvieron que redactarse variadas estorias o narraciones, conectadas con el tiempo del presente, referidas sobre todo al reinado de Alfonso X, con las que se hubiera informado, en su momento oportuno, la primera crónica general cuando hubiera llegado fasta'l nuestro tiempo, como estaba previsto25.

  • 26 Lo que implica distinguir genéricamente estoria y corónica como dos formas textuales independientes (...)
  • 27 Algunas de ellas, como la de la blasfemia que Alfonso X pronuncia contra la Providencia asegurando (...)
  • 28 El caso de esa Versión crítica (1282-1284), analizada por I. Fernández-Ordóñez, «La Versión crítica (...)

10Esas estorias (sobre el presente) alcanzarían la forma de borradores seguramente, y no todas tendrían que estar ligadas a los talleres regios; en buena medida, son las responsables del tránsito lógico que se produce, en la Península Ibérica más que en otro sitio, de la historiografía a la narrativa, justo en estas décadas26; también, estas estorias constituirían el soporte de ese entramado de leyendas y noticias fabulosas27 que acerca de Alfonso X entraron a formar parte de diversas producciones historiográficas y de otras obras de muy curiosa naturaleza. Precisamente, uno de los objetivos de este trabajo consiste en reconstruir parte de ese intrincado laberinto de narraciones que se crean en los últimos nueve años del reinado alfonsí, al tiempo que se impulsan otras elaboraciones del proyecto inicial de la Estoria de España28. Ambas actividades tuvieron que ser paralelas.

  • 29 Otro problema lo plantea la llamada Crónica particular de San Fernando. Es necesario estudiar si és (...)
  • 30 Para esta autoría verjulio Puyol, «El presunto cronista Fernán Sánchez de Valladolid», Boletín de l (...)

11Este conjunto de estorias, o de narraciones independientes, que se compuso a lo largo del reinado de Alfonso X no se perdió, si bien tampoco fue aprovechado para la formación de la obra a la que se destinaban. Buena parte de este material, sin embargo, logró cumplir sus propósitos iniciales, es decir, servir de fuente histórica para una crónica, si no general, sí al menos real. En cierta forma, no se podría comprender el paso de un modelo genérico a otro sin el aprovechamiento de las posibilidades (literarias y textuales) que se albergaban en estas piezas narrativas29. Siendo esto así, ha de sospecharse que la que ahora se llama Crónica de Alfonso X (citada CAX) debe lo mismo a estas estorias, diseñadas en vida del propio Alfonso, que a la voluntad cronística con que presumiblemente Fernán Sánchez de Valladolid llevó a cabo la formación de ese conjunto denominado Crónica de tres reyes30. Es más cuando eligió esos materiales –y los que entraron a formar parte de Crónica de Sancho IV (citada CSIV)– lo hace guiado por unos móviles ideológicos, que coinciden, en buena medida, con el soporte de significados con que quiere impulsar la Crónica de Alfonso XI (citada CAXI), que es el texto que mejor representa el pensamiento de Fernán Sánchez de Valladolid.

LA ESCRITURA DE LA HISTORIA: FERNÁN SÁNCHEZ DE VALLADOLID

12Para valorar, entonces, el recto sentido con que se conformó el conjunto de Crónica de tres reyes es necesario analizar tanto el prólogo que el canciller del sello de la poridad puso al frente de estas tres piezas cronísticas, como atender a las funciones que este cronista otorgaba a la escritura de la historia.

13Es difícil encontrar un historiador que deje traslucir su pensamiento con la transparencia con que este notario mayor del rey se manifiesta. Para Sánchez de Valladolid, la historia no sólo sirve para preservar la memoria de los hechos del pasado, ha de poner en juego, sobre todo, una red de significaciones que el estoriador o escrividor de las estorias (tanto da un término como otro) deja patentes en el texto, vinculándolas además a su propio ser, es decir mostrando las perspectivas y finalidades con que esos materiales han sido elegidos. Cuatro ideas resaltan en esta interpretación valorativa de la historia:

  • 31 Cito la CAXI por el ms. 10132 de la Biblioteca Nacional de Madrid (BNM 10132); es el ms. H de la Ve (...)

14A. – Al estoriador le cumple, sobremanera, seleccionar los materiales más adecuados para significar unos hechos concretos. Se construye un proceso de escritura que ha de nutrirse, previamente, de otro proceso de búsqueda que también debe ponerse de manifiesto, porque es tan importante como el primero; así, por ejemplo, comienza el cap. LIII31:

  • 32 Una vez más, nótese la separación entre estos dos términos, que refleja, sin duda, una distinta man (...)

Desde luengos tienpos ovieron los reyes de Castilla et de León grandes guerras con los moros, segund que se falla por las corónicas et estorias antiguas32. Et porque el rey de Granada fincó muy vezino, et el su poderío d'él muy çercano a la tierra del rey de Castilla et de León, el que escrivió estos fechos, cató cuál fue el comienço de los reyes de Granada et quiénes fueron reyes et qué cosas fizieron, et escriviólas en este libro por que los omnes pudiessen saber los fechos cómo acaescieran. Et falló en escripto que aquel tienpo [...] (197ra).

  • 33 Otro ejemplo: «El estoriador catando cuál fue el comienço de aquellos reyes, falló en escripto que. (...)
  • 34 Así termina el cap. lxxx: «E porque en este tienpo acaescieron otras cosas fuera de los reinos de E (...)

15El cronista exhibe la escrupulosa voluntad con que ha actuado, documentándose33 cuando lo necesitaba, como aquí, en que el relato de los acontecimientos que estaba llevando a cabo le ha exigido un breve excurso aclaratorio sobre las diferentes dinastías de los reyes de Granada. Estas digresiones poseen una intencionalidad informadora muy precisa: el estoriador compila y redacta con los ojos puestos en esos receptores a los que debe ofrecer toda suerte de referencias para que comprendan lo que se les está contando. Es una idea recurrente34: el cronista no sólo tiene presente el tiempo histórico desde el que escribe y al que espera iluminar con esa secuencia de hechos, sino que, incluso, es capaz de imaginar la proyección de esa misma historia, la que él está ordenando, en un tiempo futuro; así se apunta en el cap. clix:

E esto escrivió aquí el estoriador, porque si en los tienpos que son por venir la Orden de Calatrava fincasse en departimiento, que los que leyessen esta estoria, sepan la razón por qué fue (268rb).

16La historia pondrá a cada uno en su sitio, idea que permite plantear el siguiente principio de este discurso historiográfico:

17B. – El estoriador persigue alcanzar un tratamiento ejemplar de los hechos históricos que presenta, lo que presupone que cuando se cuenta algo es porque se desea que de la historia se desprendan unas concretas lecciones, que pueden llegar a imponer una determinada valoración sobre algún hecho preciso; así, por poner un caso evidente, la batalla de Tarifa se engrandece comparándola a la de las Navas de Tolosa y se indica:

Todos los grandes fechos de los muy altos et nobles omnes son de contar et mucho de loar, pero en algunos fechos acaescen cosas por [que] son de loar más los unos que los otros [a lo que sigue la referencia a las dos batallas que se van a contrastar, más esta importante reflexión sobre el cometido que guía la labor de los estoriadores], et porque es cosa que pertenesçe a los estoriadores et fazedores de algunos libros fazer departimientos en los fechos, por que los ornes sepan cuál es más de alabar, por esto fueron catadas las cosas contenidas en cada una d'estas batallas, et las gentes que vinieron a cada una d'ellas, e fallóse que [...] (cclix, 326rb-326Iva).

18Fazer departimientos, o lo que es igual: sugerirlos modos con que han de ser interpretados esos acontecimientos.

19C. – Cuando esto ocurre es porque el cronista tiene muy claras las ideas de qué es lo que quiere decir y por qué lo dice de esa manera; de que hay unas obligaciones atingentes a su labor de estoriador y de que hay una autoridad, la suya, que debe poner de manifiesto en el relato de los hechos. No es de extrañar, entonces, que el historiador explique los motivos por los que incluye un determinado suceso en la crónica, como ocurre al final del cap. cclxix:

Et esto d'este riepto fue aquí escripto, porque es cosa que tañía a la persona del rey, et si otro fecho acaesciere en caso semejante, que sea fallado en escripto el juicio que sobre esto se dio (336va).

  • 35 Repárese en el modo en que el cronista proyecta sus funciones sobre la estoria que articula, puesto (...)

20Los hechos se ordenan en una crónica para poner en evidencia los juicios que de los mismos puedan derivar35. Quizá sea esa voluntad enjuiciadora la que le permita, incluso, prescindir de algunas noticias que no considera oportunas y ello lo hace mediante una nueva exhibición de su autoría, como se refleja en el cierre del cap. cclxxxv:

  • 36 O el final del cap. cccxiv: «E como quier que la estoria non cuenta que en este mes oviessen los de (...)

Et como quier que en este mes passaron otras cosas en la hueste, pero el estoriador tovo que éstas eran las que cunplían ser puestas en esta estoria (345ra)36.

  • 37 Así, en la presentación de qué batalla merecía más loores señala: «et diremos agora d'esta batalla (...)

21Bien es cierto, que aquí está actuando una perspectiva testimonial. Seguramente el cronista se ha hallado presente e informa desde la inmediatez a unos sucesos, que han podido incluso afectarle de modo extraordinario37.

22D. – En todo caso, vinculada a esa presencia del cronista en la estoria, debe señalarse su función de moralizador, distinta de la anterior perspectiva ejemplar; una cosa es que de la estoria se desprendan unas enseñanzas y otra, muy distinta, que sea el estoriador el que las muestre; así se cierra el capítulo destinado a narrarla deserción del conde de Fox en la cerca de Algeciras:

Et esto escrivieron en esta estoria por contar los serviçios que el Conde de Fox fizo al rey en esta çerca, ca assí como es de contar los bienes que fazen los buenos servidores, non se deve olvidar lo que fazen los que non han voluntad de fazer bien, [ca de] otra manera todos serían tenidos por iguales (cccxxi, 369ra).

23En fin, estas cuatro ideas permiten comprender las claves de actuación de Fernán Sánchez de Valladolid no sólo en la concreta ejecución de la CAXI, sino lo que es más importante en la formación de esas tres crónicas preliminares: 1° selecciona unos materiales (por lo común preservados en alguna clase de escripto), 2° en función de su ejemplaridad, 3° mediante la aplicación de unos criterios de autoridad, que le permiten emitir una serie de juicios, 4° para moralizar sobre el valor de esos hechos que ha narrado.

24De estos principios, dos resultan fundamentales: por un lado, el control y el dominio que el cronista ejerce sobre los materiales que ha reunido, por otro, la valoración global que se otorga a la estoria. Hay en CAXI un breve capítulo, el cccxxx, que muestra la compleja y difícil labor a la que en ocasiones tenía que enfrentarse Sánchez de Valladolid:

Por contar los fechos et las cosas que fasta aquí passaron en el real, avernos dexado de dezir muchas cosas que acaesçieron por la mar a la flota de los christianos, después que este rey don Alfonso de Castilla veno çercarla çibdat de Algezira. Et porque fueron muchos los fechos et las cosas que acaesçieron, más de las que avernos contado, et el que lo escrivió non pudo acordarse de todo, diziendo cada una de las cosas por sí, pero contaremos de aquí adelante algunas d'ellas en general et d'ellas en espeçial. E después tornaremos a contar todas las otras cosas que acaesçieron por la tierra, cada una en su logar, segund conviene a la estoria (375 va-b).

25Esta declaración permite comprender las razones que le llevaron a Sánchez de Valladolid a formar el conjunto de Crónica de tres reyes: él no podía contar «los fechos et las cosas que fasta aquí pasaron» sin el lógico antecedente de los tres reinados anteriores; ahora bien, como él no se encontraba allí, él, que es quien lo está escribiendo, incapaz de alcanzar una cumplida información sobre esos hechos, procederá a contar unas cosas en general y otras, las que estime desde esa capacidad enjuiciadora que antes ha revelado, más en particular. La aplicación de estas ideas es la que propicia la conversión de la crónica general en crónica real.

EL PRÓLOGO A CRÓNICA DE TRES REYES

  • 38 La CAX muestra en casi todos sus manuscritos una redacción muy homogénea, como ha puesto en evidenc (...)

26La semejanza entre este breve epígrafe y el prólogo al conjunto de las tres crónicas, pone de manifiesto una misma voluntad de actuación; obsérvense algunas de las ideas que Sánchez de Valladolid articula en esta pieza liminar38:

27A. – El recurso al tópico de la memoria y de la necesidad de escribir los hechos del tiempo pasado implica la misma dimensión ejemplar determinada en CAXI:

entendiendo que por esta guisa las podrían mejor saber los que viniesen después d'ellos e aquellos fechos fincarían guardados e durarían luengos tienpos (f. 1ra).

28B. – De esos hechos del pasado, los más notables –los que se seleccionarán sobre todo– son los relativos a los reyes, destacando una singularidad que debe enmarcarse en el auge reconquistador de Alfonso XI:

señaladamente de los reyes de Castilla e de León que por la ley de Dios e por acresçentamiento de la santa fe católica tomaron muchos trabajos e se pusieron a muchos peligros en las lides que ovieron con los moros echándolos de España (loc. cit.).

29C. – Este noble propósito –casi providencialista– es el que justifica el deseo de Alfonso XI de recuperarla línea cronística interrumpida:

Et por esto el muy alto e muy noble e mucho onrado e muy bien aventurado señor don Alfonso [...] aviendo a voluntad que los fechos de los reyes que fueron ante que fuesen fallados en escripto, mandó catar las coránicas e estorias antiguas e falló escripto por coránica en los libros de su cámara los fechos de todos los reyes que fueron en España desde los primeros reyes godos fasta el rey Rodrigo, e después desde el rey don Pelayo, que fue el primero rey de las Asturias e de León, fasta el tienpo que finó el rey don Ferrando... (loc. cit. ab).

  • 39 D. Catalán comenta este pasaje en De Alfonso X, pp. 44-45.

30Parece deducirse de estas referencias que en corónica estaban metidos los hechos con una ordenación además que corresponde con la división en dos volúmenes de la EE, tal como se conserva en los dos códices escurialenses39.

31D. – La promoción regia de este conjunto cronístico lleva aparejada una suma de valoraciones sobre el sentido con que la historia debe escribirse, muy similares a las esgrimidas por el mismo Sánchez de Valladolid en CAXI:

Et porque acaesçieron muchos fechos en los tienpos de los reyes que fueron después de aquel rey don Fernando e de los reyes que de él desçendieron los cuales fechos non eran puestos en corónica, por ende este rey don Alfonso, que es llamado el conqueridor, entendió que aquellos fechos fincavan en olvido, et por que fuesen sabidas las cosas que acaesçieron en los tienpos del rey don Alfonso, su visabuelo, el sabio, e en el tienpo del rey don Sancho el bravo, su abuelo, e en tienpo del rey don Fernando su padre, mandólas escrivir en este libro por que los que de aquí adelante vinieren sepan en cómo pasaron las cosas en tienpo de los reyes sobredichos (loc. cit.).

32Ha de quedar claro que lo que se afirma es que la crónica de estos reyes no estaba formada, lo cual no presupone que algunos de sus materiales no estuvieran escritos. Es necesario, además, insistir en la moralidad atingente a las redacciones cronísticas, tal y como se determina en el último párrafo y tal y como, una y otra vez, se pone de reflejo en esa CAXI que queda presentada con este grupo de crónicas.

33Si como parece cierto, Sánchez de Valladolid redacta las tres primeras crónicas reales, esa labor la lleva a cabo desde los materiales de una crónica general que quedó sin formar y desde una teoría valorativa de la historia, la que se pone en juego en este prólogo, pieza esencial, por tanto, para calibrar la transformación que sufren los modelos historiográficos alfonsíes.

LA FORMACIÓN DE CRÓNICA DE TRES REYES

  • 40 ID., La «Estoria de España» de Alfonso X, p. 13.
  • 41 Hay una relación evidente entre las técnicas narrativas que muestra la Estoria de España, las que s (...)

34Nada de extraño tiene que pueda considerarse a Sánchez de Valladolid como un estoriador alfonsí, si no en la defensa de la figura de este rey40, sí, al menos, en la adaptación del modelo de la primera crónica general a sus fines particulares. A él le han pedido dos cosas: primero, que ponga en coránica la trama de los hechos del pasado más reciente y, segundo, que valore desde los mismos las circunstancias del presente. Por tanto, él debe arreglárselas de tal manera para que las tres crónicas constituyan el soporte ideológico de la que dedica a Alfonso XI. Y, para ello, su punto de partida no es otro que esa Estoria de España, conformada por los dos volúmenes que llegaban hasta el tiempo de Fernando III; de ella va a imitar pautas de ordenación (la secuencia analística), procedimientos organizativos y, sobre todo, un rico lenguaje formulario, que le permitirá exhibir su presencia y su autoridad en el discurso histórico conformado41.

  • 42 Un análisis de los componentes que intervienen en estas tres crónicas reales revela los problemas a (...)

35Atendiendo a estos modos de escritura es curiosa la relación que se establece entre estas cuatro primeras crónicas reales: CSIV y CFIV poseen una misma dimensión estilística, frente a CAXI y CAX que, desde un punto de vista formal, poseen similares orientaciones. Por decirlo de un modo claro: el estoriador no deja asomar, siquiera una sola vez, su presencia en CSIV y CFIV, mientras que en las crónicas dedicadas a los dos Alfonsos no desperdicia ocasión de meter baza para enjuiciar e interpretar los hechos. Y siempre con la misma voluntad42.

36Las perspectivas que antes se han esbozado en CAXI pueden también testimoniarse en CAX, pero no en las dos producciones siguientes. Obsérvense algunas de estas similitudes:

  • 43 Algunos de los cuales debían de conservarse en la cámara del rey, donde Sánchez de Valladolid tendr (...)
  • 44 Así, en el año de 1278 se narra el desastre de la cerca de Algeciras y la destrucción de la flota c (...)
  • 45 En 1282, cuando nace don Juan Manuel, el padre obtiene para él la villa de Peñafiel y se indica: «e (...)
  • 46 Así, en el final del año 1274 se lee en el ms. BNM 10132: «E deste año non falló más que de contar (...)

37A. – En CAX el trabajo del cronista se exhibe continuamente, ya sea para manifestar el conjunto de escriptos consultados43, entre los que caben relaciones de campañas militares44 o documentos oficiales45, ya para mostrar los límites de esa pesquisa realizada, mediante indicaciones que permiten al cronista destacar su figura como eje del discurso que está constituyendo46.

38B. – La selección de materiales practicada revela finalidades ejemplificadoras. Es el mismo principio que en CAXI: no todo puede contarse y cuando algo se cuenta es para que surta unos determinados efectos; es el valor testimonial de la historia el que se pone en ejecución; así, en el año 1271 se narra el modo en que se coaliga el bando hostil a Alfonso, precisando:

Los perlados del regno que eran allí con el rey en aquellas cortes trabajáronse de poner departimiento entre el rey e aquellos ricos ornes e plógoles que non oviese sosiego, e aun dize la estoria que don Felipe e los ricos ornes non se fueran de allí si non por su consejo e esto fazían ellos cuidando que por aquello les otorgaría este rey todo lo que pidiesen (BMP 563, 20ra).

39La «estoria dize» aquello que quiere decir, no sólo aquello que ha ocurrido, poniendo en juego las perspectivas para entender la trama de hechos que se presenta.

  • 47 Quizá la más variada: «E de aquí adelante iremos contando las otras cosas en cómo acaesçieron», 14r (...)
  • 48 «E agora la estoria dexa aquí de contar d'esto e torna a contar del rey de lo que fizo desque les o (...)
  • 49 Es decir, no sólo indicar el tipo de documento del que ha provenido la noticia, sino organizar la e (...)
  • 50 La precisión del cronista en este punto es notable, por la gran cantidad de datos que conoce; sin s (...)

40C. – La seguridad con que el cronista dispone unos materiales la evidencia un nutrido repertorio de fórmulas, muy parecido al que muestra CAXI; se trata de anticipar situaciones narrativas47, ordenar las líneas argumentales48, identificar los hechos que relata49 y organizar el modo correcto en que deben de ser conocidos los episodios que ofrece50; por este cauce pueden deslizarse juicios de la más variada índole; obsérvese la siguiente precisión sobre el valor de la historia incorporada a los hechos de 1272:

Como de buena razón sea que las cosas que son fechas por los mayores sean escriptas primeramente que las que son fechas por otros que son menores, por esso diximos fasta aquí de cómo el rey don Alfonso oyó lo que 1'enbiaron dezir los ricos omes e la respuesta qu'él dio, e dexamos de contar las posturas que los ricos omes ovieron con el rey de Granada, e la estoria cuéntalo en este logar e dize assí [... | (10132, 29rb).

41Este dominio del discurso histórico es el que lleva al cronista a decidir cuándo puede contar algo y en qué lugar será más conveniente ese relato; así cuando explica las conversaciones que doña Violante mantuvo con los rebeldes se precisa:

por esto non se pusieron aquí las condiçiones que mandó poner en los pleitos, otrosí porque lo libró ella mejor de cómo gelo mandó el rey e la manera del libramiento la estoria lo cuenta adelante... (36vb).

42En suma, se trata del mismo valor testimonial que se había esgrimido en CAXI; el cronista cuenta lo que sabe también en función de lo que ha vivido; así, al entraren el año de 1275 se determina:

  • 51 Con menos detalle en BNM 10132: «e lo que fizo e las cosas que passaron do él fue el estoriador non (...)

agora la estoria contará las cosas que acaesçieron en el reino de Castilla e de León en cuanto el rey fue esta ida, ca lo que fizo e las cosas cómo pasaron con el rey don Alfonso, el escrividor non las sopo nin las puso aquí porque las non vio (43ra)51.

  • 52 Así en BMP 563:1261, 6va. O de este mismo pasaje, BNM 10132, 45vb.

43Este escrividor –o estoriador, como se determina en otros lugares52– no puede ser otro que Fernán Sánchez de Valladolid, mostrando el rigor con que está llevando a cabo la labor que se le había asignado.

LA SIGNIFICACIÓN DE CRÓNICA DE ALFONSO X

44Esta CAX es tan problemática como la de su bisnieto; no sólo coinciden problemas y situaciones políticas similares, sino que parece que la formación de esa CAX obedece precisamente al deseo de contrastar ambos reinados y de que pudieran valorarse las enérgicas actuaciones con que Alfonso XI logró bajarlos humos a la nobleza levantisca (siempre los mismos: los Lara, por un lado, por otro, los hijos de esos infantes tan hostiles al Rey Sabio) y cómo pudo reanudar, con notables éxitos, las empresas militares contra los moros.

  • 53 Un estado de la cuestión en F. Gómez Redondo, La prosa del siglo XIV, Madrid, Júcar, 1994, pp. 396- (...)
  • 54 Con gran humor, Deyermond, art. cit., p. 84, apuntó a que quizá su escritura se debiera a lo harto (...)

45Por tanto, en CAX puede apreciarse poruña parte esa dimensión estilística (tan semejante a la de Estoria de España por la participación del cronista en el relato de los acontecimientos), y por otra, esa preocupación por definir un ámbito ideológico que justifique unas acciones y ayude a fijar unas líneas maestras de actuación política. Este último plano lo manifiesta CAX mucho mejor que las otras dos crónicas siguientes, puesto que no en vano CSIV y CFIV constituyen los lógicos antecedentes del pensamiento de Alfonso XI; hay una homogeneidad de ideas entre abuelo, padre e hijo absoluta, sobre todo si se recuerda que la figura que cruza estos tres reinados no es otra que la de doña María de Molina, feliz inspiradora de la visión histórica que defiende Sánchez de Valladolid. Sólo la CAX se escapa de esta armónica interpretación de la historia. De hecho, las mayores dificultades a que tendría que enfrentarse este canciller del sello de la poridad no se circunscribirían solamente a buscar noticias sobre hechos tan lejanos, sino a construir con las mismas un relato que resultara uniforme y del que pudieran proyectarse una serie de significaciones hacia el presente en el que se encontraba. Aquí hay un hecho claro: al tiempo que Fernán Sánchez de Valladolid, otro cronista se halla hurgando en estos hechos del pasado, de una forma muy intencionada y con el claro propósito de atacar la figura de un monarca que le había humillado una y otra vez. Por supuesto, se trata de don Juan Manuel y de su Libro de las tres razones, escrito no sólo para vengarse de las paces onerosas que ha tenido que firmar con su rey, sino para demostrar que la línea de su linaje se encuentra muy por encima de la del monarca reinante53. No es seguro calibrar hasta qué punto Alfonso XI pudo tener noticias de la carrera literaria de don Juan Manuel, pero lo que sí es cierto es que éste no desaprovechaba ocasión para publicar tales razones54. En todo caso, los dos proyectos se encuentran muy cercanos en el tiempo, puesto que parece que don Juan Manuel redactó su tratado entre 1342 y 1345.

46Sea como fuere, la crónica que construye Sánchez de Valladolid, muestra una historia muy distinta de la que había contado el noble. Para empezar habría que recordar el respeto con que en CAX son tratados los personajes aragoneses (singularmente doña Violante, de la que se encarecen sus virtudes diplomáticas) y el poco apego que se siente hacia la corona portuguesa, de ahí que una de las principales líneas argumentales de CAX consista en achacar al Rey Sabio la culpa de las malas relaciones entre estos dos reinos a cuenta del matrimonio de su bienamada hija doña Beatriz con don Alfonso de Portugal, a quien Alfonso X ayudará a obtenerla corona. Este episodio posee una enorme trascendencia puesto que revela la capacidad de análisis político con que Sánchez de Valladolid redactaba la crónica, ya que tras anunciar el desarrollo de esta materia, el cronista extrae de la misma una lección más pensada para iluminar el presente que para juzgar el pasado:

Et así como este rey don Alfonso de Castilla fue en deseredar al rey don Sancho de Portugal, así fue él deseredado en su vida por el infante don Sancho, su fijo, e por todos los más de los regnos de Castilla e León, e veno por este casamiento muchos males e daños e muertes a Castilla segunt adelante vos contaremos e aun se sigue oy día e non sabemos lo que adelante se seguirá (3ra).

  • 55 Podría ser también el presente del formador de S. Con todo parece evidente que se recuerdan las rec (...)

47No sólo se esboza la que posiblemente sea la línea argumental más importante de la crónica –la guerra de padre e hijo–, sino que el presente del cronista se cuela en esta redacción55. Así parece claro que Sánchez de Valladolid lo que pretendía era legitimar la dinastía reinante, es decir ese linaje que nace del rebelde don Sancho y de la reina doña María de Molina, y sobre todo cortar las alas a una nobleza a la que se muestra como la gran culpable de los males políticos: ni Lara ni Haro, ni infantes ni hijos de infantes, todos salen malparados en el retrato que de ellos ofrece el cronista. Tales son las intenciones con que se redacta CAX.

LA FORMACIÓN DE CRÓNICA DE ALFONSO X

  • 56 Es más, hay un capítulo en la crónica, ligado a los sucesos del año 1273, que es una carta en estil (...)

48Materiales no tuvieron que faltarle a Sánchez de Valladolid; dispondría de diversos documentos oficiales conservados en la cámara del rey –entre los que se contaría una riquísima colección epistolar de la que se da cumplida cuenta56–, de las corónicas antiguas en las que estarían registrados y ordenados los hechos hasta el reinado de Fernando III y de esa serie de estorias particulares, redactadas a lo largo de la vida de Alfonso X y de Sancho IV con el fin de preservar el recuerdo de unos hechos y, lo que es más importante, de mostrar las perspectivas con que debían de ser entendidos. Quiere decirse con ésto que Sánchez de Valladolid no sólo tuvo que hacer frente a una documentación más o menos caótica, sino a un conjunto de materiales literalizados que acogió, con mayor o menor gana, en su crónica en función de los intereses del relato.

49No es difícil reconstruir el proceso de formación de la CAX; basta con atender a las propias indicaciones ofrecidas por Sánchez de Valladolid, acerca precisamente de las dificultades que le plantearon los materiales que tuvo que integrar para formar un coherente (e intencionado) relato.

50El proceso sería el siguiente (y nótese que se ajusta de alguna manera a las tres versiones de la EE impulsadas por el mismo Alfonso X): tal y como hoy se conserva la CAX pueden fácilmente distinguirse tres secciones de tono muy diferente en la articulación de sus capítulos: a) una suma de estorias caballerescas dedicadas a los primeros años del reinado de Alfonso X, que reuniría hechos supuestamente acaecidos entre 1252 y 1270; b) un relato dedicado a la rebeldía del infante don Felipe y de algunos ricos hombres, refugiados en Granada, que cubriría los años de 1270 a 1275; y c) la compleja historia de los sucesos posteriores a la muerte del infante don Fernando. Perspectivas historiográficas, entonces, apuntadas antes de 1271, enmendadas en torno a 1274, corregidas, en fin, en los últimos años del reinado alfonsí.

  • 57 Y ya, por ejemplo, el marqués de Mondéjar invirtió buena parte de sus esfuerzos en deshacer los err (...)

51Seguir de cerca estas tres secciones permitirá evaluar qué componentes textuales intervinieron en su formación. La mayor parte de las noticias que se alinean en la primera sección o son fabulosas o resultan inciertas, tanto por su cronología como por los personajes que intervienen en los sucesos57. Ello no implica que no estén relatadas con un gran detallismo, proceso al que no sería ajena una literalización muy profunda de sus líneas arguméntales, mediante frecuentes descripciones, diálogos e intrigas hábilmente dosificadas.

52Dos pretensiones se descubren detrás de estos relatos: a) razonar, partidistamente, las disputas y las desavenencias que el rey mantuvo con dos hermanos suyos, los infantes don Enrique y don Felipe, sobre todo con este último, y b) configurar un retrato modélico del monarca, para demostrar la importancia y trascendencia de su elección como emperador de Occidente. En esta zona inicial de la crónica es donde F. Sánchez de Valladolid manifiesta una mayor inseguridad al combinar las noticias que ese conjunto disperso de fuentes le ha proporcionado; hay, incluso, indicaciones que harían sospechable la existencia de un relato plenamente conformado, que no sabe bien cómo abordar; así, en el arranque de la crónica, en el año de 1252 se señala:

Porque la estoria trae el cuento de los años d'este rey desde enero pusieron estas cosas sobredichas en los primeros siete meses d'este año de mili e dozientos e noventa años (f. 2ra).

  • 58 «Ca como quier que se contiene en la estoria del rey don Fernando el bueno, su padre deste rey don (...)

53Ese «pusieron» no puede referirse a Sánchez de Valladolid, al cronista que está situado en el siglo XIV; cuando él deja asomar su figura –como se ha visto en CAXI– siempre se refiere a sí mismo como el «estoriador» o el «escrividor de las estorias»; este plural «pusieron» –como otros que luego se comentarán– revela que Sánchez de Valladolid tiene ante sí un borrador, quizá un cuaderno de esos talleres alfonsíes, con un relato, más o menos cronístico, de los acontecimientos de esos primeros años. Un borrador que debe confrontar y armonizar con las «estorias» ya puestas en crónica, a las que a veces se remite para intentar compaginar unos datos con otros; así, al mencionar los peligros que seguían existiendo en torno a Sevilla se recuerda la conquista de esta ciudad, ya narrada en su lugar correspondiente58; del mismo modo, Sánchez de Valladolid debe, a veces, contrastar esas referencias cronísticas con otras referencias textuales que le ocasionan serios problemas, como pone de manifiesto al abordar los sucesos de 1261:

  • 59 BNM 10132: «que aquel Abenhuxel non regnava en Murçia mas dize la estoria que...» (4vb); BNM 859: « (...)

porque en los fechos que acaesçieron en el tienpo del rey don Ferrando, su padre, dize la ystoria que este don Alfonso seyendo infante que ganó el reino de Murçia [...] e esto pertenesçe ser puesto en los fechos d'este rey don Alfonso e porque se falla en escripto en otras partes que aquel Abenhuxel non reinava en Murçia e el estoriador siguiendo lo que falló escripto dize que en la era de mili [...] (6va)59.

54¿En qué «otras partes» se encuentra relatada la conquista del reino de Murcia, aparte del relato cronístico que ya estaba configurado? ¿Cómo estaría narrada esa conquista como para provocar en Sánchez de Valladolid –el «estoriador»– esa necesidad de «reelaborar» materias arguméntales contrapuestas? Ésta es otra noticia que demuestra, con claridad, que había una «estoria» redactada y que lo que se está haciendo aquí es aplicar una estructura cronística a unos materiales previos, muy ideologizados, que son los que se anuncian con ese término «escripto». Así, por ejemplo, en el año de 1263, al referir las ayudas que el nazarí recibe de Ibn Yúçuf se menciona un personaje que parece emerger de los romances de materia caballeresca:

e venía por cavallero d'ellos un moro que era tuerto del un ojo e dezíen que era de los más poderosos que avía de allén la mar (8ra).

55Obsérvese que la matización descriptiva se apoya en un «dezíen» que solamente puede remitir a uno de esos escriptos que, por cierto, se menciona acto seguido:

E segund lo que se falló en escripto dizen que éstos fueron los primeros cavalleros ginetes que pasaron aquén la mar después que el rey Miramamolín fue vençido [...] (loc. cit.).

56Es verdad que este escripto puede tratarse de una relación de la campaña militar que se está describiendo, pero extrañaría, en ese caso, la presencia de tantas matizaciones descriptivas y precisiones literarias.

  • 60 BNM 10132: «E de las cosas que en este año passaron non se fallan en el escripto otras que a la est (...)

57Lo cierto es que para estos primeros años, Sánchez de Valladolid cuenta con la ayuda de un escripto que puede rastrearse en referencias que llegan a 126560 y a 1267, donde por mor de describir las maniobras diplomáticas de Alfonso para casar a su primogénito con doña Blanca, la hija de San Luis, se indica:

E en este año que aquí dize era bivo don Luis e morió en el año de la nasçençia del Nuestro Señor Jhesu Christo de mil e dozientos e setenta años (9v).

58El aquí dize puede ser entendido como en este año dicho, pero también como en el año que figura en este escripto, quizá lo más probable, a la luz de las referencias textuales anteriores.

  • 61 No es preciso recordar que la Estoria de España tuvo que nutrirse de diversas estorias que debieron (...)

59Posiblemente no se han conservado todos estos materiales; además si se contara sólo con los vestigios que ofrece la CAX, resultaría imposible deducir su primera naturaleza. De momento, caben dos posibilidades: o bien con estas narraciones fabulosas se proyectaba construir una estoria, o bien pueden tratarse de sucesos registrados con una precisa literalidad y que esperaban vez para ingresar en el espacio de la primera crónica general. Tampoco estos dos planteamientos resultan contradictorios entre sí61, como se indicará más adelante.

60Los núcleos arguméntales, que testimonia CAX, poseen una curiosa ambigüedad. Hay un hilo narrativo pensado para configurar un retrato modélico de Alfonso, asemejable a los de Carlomagno o de Arturo, pero junto a esta estimación positiva pueden encontrarse juicios o valoraciones muy críticas, alzadas si no contra su persona, sí contra su conducta. Esta dualidad es la que permite pensar que un relato inicial de sus hazañas fuera manipulado conscientemente por un discurso historiográfico, como es el que está construyendo Sánchez de Valladolid. Indudablemente, él no puede renunciar a contar unos episodios que eran de sobra conocidos por todos; ahora bien, tenía la entera libertad de interpretarlos a su albedrío. Que es lo que hizo.

  • 62 BN, Madrid, 6441; ver Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, ix. 9, notas 94 y 95, x. 12 y n (...)
  • 63 BN Madrid 10210, UB. Libr Egerton 288 y J (BN Madrid 1347); estudiados por D. Catalán, De Alfonso X (...)
  • 64 Desde que R. Menéndez Pidal ordenara el laberinto de manuscritos en que se conservaban estas histor (...)
  • 65 Ver, sobre todo, Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, X. 12, donde señala: «La Historia ha (...)

61Debe tenerse, además, presente que la CAX no es la única crónica que registra los hechos de este monarca, o lo que es lo mismo, la única crónica que se beneficia de las noticias reunidas en este relato inicial. Al menos, tres crónicas generales lo acogen al articular la trama de circunstancias ligada a la sucesión al trono de Alfonso X: 1° un manuscrito U' de la Crónica manuelina continuada62, 2° una serie de tres manuscritos de la Crónica de Castilla63 y 3° una curiosa compilación cronística, derivada de una de las primeras traducciones del De rebus Hispaniae de don Rodrigo Jiménez de Rada; se trata de la Estoria del fecho de los godos (citada Efg), en ocasiones llamada Cuarta crónica general64 o Traducción interpolada del Toledano de h. 1455, ya que alcanza esta fecha en la presentación de los hechos; su base es un Toledano romanzado, adicionado, desde el momento en que termina la crónica de don Rodrigo, con toda suerte de referencias, más o menos heterogéneas, como demuestran los materiales que se incluyen en los reinados de Alfonso X y de Sancho IV; muchos de ellos coinciden con los que entraron a formar parte de esas crónicas reales, ordenadas por F. Sánchez de Valladolid para significar los años finales del reinado de Alfonso XI. Pues bien, las noticias que comparten esa Cr. manuelina, los tres mss. de la Cr. Castilla y la Efg ofrecen un mismo relato, lleno de incertidumbres y de inexactitudes históricas, que se inicia con la llegada de la infanta Cristina de Noruega a la Península y que finaliza con el episodio en que Sancho IV se cobra la vida de su privado don Lope Díaz de Haro. Este es el relato al que D. Catalán ha llamado Historia hasta 1288 dialogada65.

62Que tres crónicas generales, distintas además entre sí, coincidan en ofrecer una misma versión de unos hechos, con muy pocas variantes, ratifica la existencia de una estoria, puesta ya en escripto, que es la que testimonia F. Sánchez de Valladolid cuando está procediendo a construir la CAX y cuando se encuentra, como se ha visto, con que de una misma noticia hay dos versiones enfrentadas: poruña parte, los datos conservados en la cancillería, por otra, las peripecias narrativas de esta estoria que parecen, al menos, en principio, referirse a lo mismo.

63Ahora bien, el problema comienza con las contradicciones que presenta el relato de las crónicas generales. Por un lado, se construye una imagen idealizada de Alfonso X; incluso, la guerra entre padre e hijo se refiere desde este bando. Por otro, como si no hubiera ocurrido nada, el reinado de Sancho IV se dedica a glorificar la figura del segundogénito de Alfonso y a legitimar sus derechos frente a los de sus sobrinos. Estas dos visiones tan contrapuestas demuestran que estas crónicas generales se nutren, para cada monarca, de una estoria distinta. ¿Cuáles serían esas estorias?

  • 66 En la ponencia leída en el congreso La literatura en la época de Sancho IV con el título «Tradicion (...)
  • 67 Nombre, por tanto, que no conviene emplear al hablar del relato mixto que presentan las crónicas ge (...)

64Como hipótesis de trabajo, aun siendo arriesgada, planteo la siguiente propuesta: por una parte, estaría actuando la que he llamado en otra ocasión66 la Estoria del rey don Alfonso, formada con materiales que se estarían preparando para la EE y que se literalizaría profundamente en los años finales del reinado de este monarca; por supuesto, de ella surge una visión muy partidista de la guerra civil; terminaría con la muerte del Rey Sabio. La segunda estoria, reflejada por las crónicas generales, la favorable a Sancho, sí que se correspondería con esa Historia hasta 1288 dialogada67, la de inspiración molinista, que sería mejor llamar Estoria del rey don Sancho; esta estoria reelaboraría, en buena medida, la anterior, eliminando argumentos y razones jurídicas favorables a don Alfonso de la Cerda y rehaciendo una serie de episodios para modificar el carácter positivo con que Alfonso X había sido modelado; sobre ese telón de hechos negativos, resaltaría la necesidad que tendrían Castilla y León (tratados casi como un personaje) de un monarca dotado de la firmeza y energía de Sancho, dos virtudes además que se extienden hasta el magnicidio de Alfaro de 1288, que no podrían entenderse sin los sucesos de la vida de su padre, demasiado plegada a la voluntad de una incordiante nobleza.

65Asentados estos principios, conviene colocar ahora la tarea –selectiva y moralizadora– de Sánchez de Valladolid; él cuenta las cosas –recuérdese– en función de un escripto que no puede ser otro que esa Estoria del rey don Sancho (la molinista, una vez más) desde la que conoce algunos episodios relativos a Alfonso X, amén de los datos que encuentra en la cancillería; por supuesto, esas peripecias ya van enjuiciadas negativamente y la guerra civil se narrará desde el bando de Sancho; para la CSIV no tiene más que atenerse a unas líneas arguméntales en todo favorables a este monarca.

  • 68 O sea, en función de la visión que la Estoria del rey don Sancho había ya pergeñado de esos acontec (...)

66En este momento, es donde cabe situar el testimonio de los tres mss. interpolados de la CAX, porque son ellos los que demuestran la existencia de esas dos estorias antes esbozadas. ¿Qué ocurre, por ejemplo, en el ms. S? Su formador iba refiriendo los hechos de la guerra conforme a la tradición oficial de CAX68, por tanto, iba alineando las circunstancias que mostraban al infante don Sancho en plena soledad, abandonado prácticamente por todos, rodeado de enemigos y amenazado por la alianza que su padre había firmado con Ibn Yúçuf; la crónica perfila esta situación de la que emerge un héroe enfrentado ante la desdicha:

  • 69 Nótese que no podía caber noticia más inverosímil, puesto que en ningún momento don Lope le dejó de (...)

e llególe mandado cómo el infante don Johán andava fablando con los conçejos de Toro e de Çamora e de Benavente e de Villalpando e de Mayorga para tomarlos con ellos, et otrosí el infante don Pedro su hermano fazía esta fabla misma con los consejos de Salamanca e de Çibdat Rodrigo e con todos los de esta tierra e otrosí llegó mandado en cómo don Lope fablara con los conçejos de Castilla e que traía su pleito con ellos contra él69. E otrosí llegó mandado en cómo el rey don Alfonso e el rey Abeyúçef de Marruecos eran llegados a Éçija e que venían sobre Còrdova (55vb-56ra).

67En este punto se inicia la interpolación del manuscrito S al incluir la materia relativa a las negociaciones de Alfonso con el marroquí para que lo viniera a ayudar, extendida a lo largo de sus caps, xcvi-xcix, inclusives (f. 56ra-60vb), hasta que en el cap. c se conecta de nuevo con la misma materia de CAX, provocando unos cuantos problemas de ajuste; así se indica:

E agora contar vos hemos cuál fue la razón por qué e cómo pasó Aben Yúçef aquén la mar, en ayuda del rey don Alfonso, segunt lo fallamos en escripto conplidamente.

68Es, por tanto, otro escripto el que se está consultando para obtener estas noticias. Bien puede tratarse de una de esas crónicas generales, bien puede ser un eco de la Estoria del rey don Alfonso. En todo caso, los materiales son los mismos. Una vez que los datos nuevos se hayan ofrecido, el formador de S anuncia su intención de seguir con la historia oficial de F. Sánchez de Valladolid, que es la que se corresponde con la versión de la Estoria del rey don Sancho (o Historia hasta 1288 dialogada):

E después vos tornaremos a contar de los consejos que ovo el infante don Sancho sobre estas nuevas e mandados que le eran llegados estando él en Mérida, como dicho avemos (56ra).

69Y esto no se olvida; su formador, una vez que ha incluido los materiales que conocía de esa Estoria del rey don Alfonso, sigue el trazado cronístico en el punto en que lo había dejado, lo que le obliga a recuperar el hilo argumental de la redacción oficial:

E agora nos tornaremos a contar más breve [porque esa estoria favorable a Alfonso representaba, al fin y al cabo, el relato amplio] qué es lo que fizo el infante don Sancho después que ovo las nuevas e los mandados que le llegaron, estando él en Mérida, segunt diximos suso del infante don Juan, su hermano, e del infante don Pedro, su hermano, e de don Lope Díaz, señor de Vizcaya, que querían ser contra él. E del rey don Alfonso su padre e del rey Aben Yúçaf de Marruecos que pasara de allén la mar, en ayuda de su padre, [ha de notarse el esfuerzo, en el formador de esta versión, de resumir líneas argumentales que ya habían sido contadas] e que benían amos estos reyes sobre la çibdat de Córdova onde el infante don Sancho avía dexado la infanta doña María, su muger, e a otros muchos ricos ornes e maestres e cavalleros con ella.

70Éste es el momento en que el redactor de la crónica se sitúa de nuevo en el mismo punto de partida al que había llegado al final del cap. xcv; entonces, en un intento –bastante forzado– de coordinar las dos materias argumentales, se ve obligado a ofrecer la siguiente explicación:

E esto tornamos a contar porque la estoria lo cuenta en dos maneras, pero que amas tornan por de una razón (60 vb).

  • 70 Tanto es así esto que en el cap. c de BMP 563, en su primer párrafo se vuelven a repetir las mismas (...)

71El cronista lo que quiere es explicar que hay dos maneras de contar una misma estoria, que es la relativa a la guerra entre padre e hijo, dos maneras porque hubo dos bandos y porque se debió de proceder a reunir noticias para fijar dos relatos; evidentemente, la razón (o sea, los hechos) en las dos ocasiones es la misma70.

  • 71 Por tanto, dejo para otro lugar el análisis de esas dos estorias, con todos sus materiales, que pod (...)

72Este pequeño laberinto de estorias y de redacciones historiográficas auspiciadas desde perspectivas muy partidistas es uno de los cauces que provoca la transformación de los modelos cronísticos alfonsíes. Uno de los objetivos de este seminario71.

CONCLUSIONES

731° F. Sánchez de Valladolid es uno de los principales destinatarios de la historiografía alfonsí; tanto por los materiales que recibe como por la transformación ideológica a que somete esos modelos cronísticos.

742° Por ello, es necesario valorar la crónica real, no sólo como documento histórico que es lo que siempre se ha hecho, sino como objeto literario, que va ajustándose a las distintas circunstancias políticas y sociológicas por las que va pasando: transformándolas y transformándose. Esto se percibe mejor en una crónica real que en una crónica general.

753° Debe además apreciarse la continuidad de los modelos historiográficos alfonsíes –objeto de este coloquio– no sólo en la serie de crónicas generales, sino también en estas tres primeras reales que se construyen, además, como continuación, lógica y consecuente, de la Estoria de España.

764° De esa primera crónica general, entonces, los estoriadores imitan procedimientos y técnicas narrativas, incluyendo un rico lenguaje formulario que pasará a la prosa de ficción. También esos cronistas se enfrentan a materiales, como ocurre en el caso de CAX, que no habían sido aprovechados para la formación de la EE.

775° Por esto, estas tres primeras crónicas reales, que salen de la mano de F. Sánchez de Valladolid, constituyen un mosaico narrativo, compuesto de múltiples estructuras literarias, no sólo documentos de carácter oficial.

786° Por último, es necesario distinguir en la que hasta ahora se ha denominado Historia hasta 1288 dialogada dos relatos de índole bien distinta, que pueden reconstruirse con ayuda de las crónicas reales y generales. Si esto es así es porque en estas dos formas cronísticas residen unos mismos comportamientos historiográficos. Que es lo que se trataba de demostrar aquí.

Bibliographie

REFERENCIAS

Ballesteros-Beretta, Antonio, Alfonso X el Sabio [Ia ed. Barcelona, Salvat, 1963], Barcelona, Ediciones «El Albir», 1984 (con índices de Miguel Rodríguez Llopis).

Breisach, Ernst, Historiography: Ancient, Medieval and Modern, Chicago-London, The University of Chicago Press, 1983.

Catalán, Diego, De Alfonso X al conde de Barcelos. Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid, Gredos, 1962.

– La tradición manuscrita de la «Crónica de Alfonso XI», Madrid, Gredos, 1974.

– La «Estoria de España» de Alfonso X Creación y evolución, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (V), 1992.

– De la silva textual al taller historiográfico alfonsí. Códices, crónicas, versiones y cuadernos de trabajo, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (IX), 1997.

– Un prosista anónimo del siglo XIV, La Laguna, Universidad, 1955.

Certeau, Michel de, L'écriture de l'histoire, París, Gallimard, 1975.

Deyermond, Alan D., «Cuentos orales y estructura formal en el Libro de las tres razones (Libro de las armas)», en Don Juan Manuel. VII Centenario, Murcia, Universidad de Murcia - Academia Alfonso X el Sabio, 1982, pp. 75-87.

Fernández-Ordóñez, Inés, «La historiografía alfonsí y post-alfonsí en sus textos. Nuevo panorama», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19 (1993-1994), pp. 101-132.

– «La Versión crítica. Presentación y Reconstrucción textual de una nueva versión alfonsí de la Estoria de España», en Actas do IV Congresso da Associação Hispânica de Literatura Medieval, Lisboa, Ed. Cosmos, 1993, t. III, pp. 91-96.

– Versión crítica de la «Estoria de España». Estudio y edición desde Pelayo hasta Ordoño II, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma de Madrid, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (VI), 1993.

– Las «Estorias» de Alfonso el Sabio, Madrid, Istmo, 1992.

Funes, Leonardo, «La blasfemia del Rey Sabio: itinerario narrativo de una leyenda (Primera parte)», Incipit, 13, 1993, pp. 51-70.

Gómez Redondo, Fernando, «Formas hagiográficas en la Estoria de España alfonsí», en J. E. Connolly, A. D. Deyermond y B. Dutton (eds.), Saints and their Authors. Studies in Medieval Hispanic Hagiography in Honor of John K. Walsh, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1990, pp. 55-69.

– «Fórmulas juglarescas en la historiografía romance de los siglos XIII y XIV», en La Coránica, 15 (2), 1986-1987, pp. 225-239.

– «Géneros literarios en la Estoria de España alfonsí» [1987], en Actas del II Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Madrid, Universidad de Alcalá, 1992, t. I, pp. 383-393.

– «Historiografía medieval: constantes evolutivas de un género», en Estudios dedicados a la memoria del profesor Dr. Emilio Sáez (3 vols.), t. III, n° 19 del Anuario de Estudios Medievales, 1989, pp. 3-15.

– «La voz y el discurso narrativo de la Estoria de España. Los trece primeros capítulos», en Jean-Philippe Genet (éd.), L'histoire et les nouveaux publics dans L'Europe médiévale (XIII e-XV e siècle). Actes du colloque international organisé à la Casa de Velázquez (Madrid, 23-24 avril 1993), París, Publications de la Sorbonne, 1997, pp. 145-164.

– «Terminología genérica en la Estoria de España alfonsí», Revista de Literatura Medieval, 1, 1989, pp. 53-75.

– «Tradiciones literarias en la historiografía sobre Sancho IV», en La literatura en la época de Sancho IV, C, Alvar y J. M. Lucía Megías (eds.), Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá, 1996, pp. 181-199.

– La prosa del siglo XIV, Madrid, Júcar, 1994.

Guenée, Bernard, «Histoire et chronique. Nouvelles réflexions sur les genres historiques au Moyen Âge», en Daniel Poirion (ed.), La chronique et l'histoire au Moyen Âge: colloque des 24 et 25 mai 1982, Paris, Presses de l'Université de Paris-Sorbonne, 1984.

Lacroix, Benoît, L'historien au Moyen Âge, Montreal, Institut d'études médiévales, 1971.

Martin, Georges, Les juges de Castille. Mentalités et discours historique dans l'Espagne médiévale, París, Klincksieck, Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale (6), 1992.

Menéndez Pidal, Gonzalo, «Cómo trabajaron las escuelas alfonsíes», Nueva Revista de Filología Hispánica, 4, 1951, pp. 363-380.

Menéndez Pidal, Ramón, Crónicas generales de España (3a ed.), Madrid, 1918.

Orduna, Germán, «El Libro de las Armas: clave de la " justicia " de don Juan Manuel», Cuadernos de Historia de España, LXVII-LXVIII, 1982, pp. 230-268.

Puyol, Julio, «El presunto cronista Fernán Sánchez de Valladolid», Boletín de la Real Academia de la Historia, 77, 1920, pp. 507-533.

Rico, Francisco, Alfonso el Sabio y la «General estoria». Tres lecciones, [1972], Barcelona, Ariel, 1984.

Rodgers, Paula K., «José Pellicer and the confusion over the authorship of the Cuatro crónicas», la Corónica, 17 (1), 1988, pp. 41-51.

– Prolegomena to a critical edition of the «Crónica de Alfonso X», Michigan, Ann Arbor, 1989.

Ruiz, Ma Cecilia, Literatura y política. El «Libro de los Estados» y el «Libro de las Armas» de don Juan Manuel, Maryland, Scripta Humanistica, 1989.

Viera, David J., «Alfonsine legends and references in Eastern Iberia», La Coronica, 14 (2), 1986, pp. 280-284.

White, Hayden, El contenido de la forma. Narrativa, discurso y representación histórica, Barcelona, Paidós, 1992.

Annexes

ADDENDA [1995-2000]

Cinco años son suficientes para envejecer cualquier trabajo; sin embargo, el presente no ha perdido vigencia alguna porque no han sido muchas las investigaciones posteriores centradas en el análisis de Crónica de tres reyes ni los argumentos principales de mi pesquisa han variado un ápice. Sí debería renovar algunas notas para complementarlas con estudios que después he elaborado; dejo, aquí, simplemente, huella de ese rastro. Dos años después, entre el 7 y 11 de julio de 1997, la Fundación Duques de Soria organizaba, bajo la dirección de Inés Fernández-Ordóñez, un seminario con el titulo de Alfonso el Sabio y las Crónicas de España, cuyos resultados se encuentran en prensa; allí, como segunda parte del análisis presente, me ocupé de «La construcción del modelo de crónica real», demostrando que el origen de esta modalidad historiogràfica se encuentra en la misma Estoria de España (en el tránsito que lleva de Alfonso VIII a Fernando III), tamizada por la influencia del molinismo, pensamiento político que F. Sánchez de Valladolid quiere preservar en la continuación que elabora del tronco cronístico. Todo este conjunto de ideas lo he sistematizado en los dos volúmenes de mi Historia de la prosa medieval castellana (Madrid, Cátedra, 1998 y 1999), en donde deben verse los epígrafes «5.2: El desarrollo de la historiografía: de la crónica general a la crónica real» (I, pp. 959-979), con análisis de la Crónica de Alfonso X y la Crónica de Sancho IV, y «7.1.2: El desarrollo de la crónica real» (II, pp. 1238-1284), con una valoración de la Crónica particular de Fernando III, la Crónica de Fernando IV y, de modo especial, de la Crónica de Alfonso XI, en la que todo este proceso de pensamiento historiográfico adquiere pleno sentido; quiere decirse, con esto, que cualquiera de las remisiones de este estudio a mi libro La prosa del siglo XIV (de 1994) han de actualizarse con las referencias más completas de estos dos volúmenes. Como últimas novedades, Leonardo Funes se ha ocupado de señalar «El lugar de la Crónica Particular de San Fernando en el sistema de las formas cronísticas castellanas de principios del siglo XIV» (Actas del XII Congreso de la AIH. I: Medieval y Lingüística, ed. Aengus M. Ward, Birmingham, University, 1998, pp. 176-182), Georges Martin ha compilado varios de sus trabajos en Histoires de l'Espagne médiévale (Historiographie, geste, romancero) (París, Klincksieck, 1997) y Purificación Martínez ha esbozado una excelente aproximación a «Alfonso X y Alfonso XI, dos propósitos historiográficos: los prólogos a la Estoria de España y a la Crónica de tres reyes» (Actas del VIII Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, en prensa).

Como cierre, en fin, de esta nota cabe esperar que se concrete, rápidamente, la edición de la Crónica de Alfonso X, a cargo de Manuel González Jiménez, que se encuentra a punto de aparecer, publicada por la Real Academia «Alfonso X», de Murcia, tal y como informa el propio editor en un estudio en el que adelanta la «Introducción» de este trabajo, titulado precisamente: «Una nueva edición de la Crónica de Alfonso X», en Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 23, 2000, pp. 177-212; por cierto, este número recoge las ponencias que se presentaron en el I coloquio sobre Histoire des idées politiques dans l'Espagne médiévale, celebrado en la Universidad de París XIII, por el Séminaire d'études médiévales hispaniques, bajo la dirección de Georges Martin, en noviembre de 1998, en el que se formularon importantes valoraciones sobre historiografía alfonsí.

Notes

1 De los varios estudios que, con este fin, se pueden consultar ver Hayden White, El contenido de la forma: narrativa, discurso y representación histórica, Barcelona, Paidós, 1992, y Ernst Breisach, Historiography: Ancient, Medieval and Modern, Chicago-London, The University of Chicago Press, 1983.

2 Ver, al respecto, el libro II («Idéologiques») de su Les juges de Castille. Mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale (6), París, Klincksieck, 1992, pp. 251-430, que, en puridad, resulta uno de los más complejos análisis practicados sobre la historiografía castellano-leonesa del siglo XIII.

3 Sigue siendo imprescindible Benoît Lacroix, L'historien au Moyen Âge, Montréal, Institut d'études médiévales, 1971.

4 Entre muchos trabajos: Michel de Certeau, L'écriture de l'histoire, Paris, Gallimard, 1975. Yo mismo propuse el concepto de espacio textual en «Fórmulas juglarescas en la historiografía romance de los siglos XIII y XIV», en La Corónica, 15 (2), 1986-1987, pp. 225-239.

5 Esbozados, en varios trabajos, por Bernard Guenée, «Histoire et chronique. Nouvelles réflexions sur les genres historiques au Moyen Âge», en D. Poirion (éd.), La chronique et l'histoire au Moyen Âge. Colloque des 24 et 25 mai 1982, París, Presses de l'Université de Paris-Sorbonne, 1984.

6 Así lo he determinado en sucesivos estudios: «Géneros literarios en la Estoria de España alfonsí», en Actas del II Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (1987), Madrid, Universidad de Alcalá, 1992, t. I, pp. 383-393; «Historiografía medieval: constantes evolutivas de un género», en Estudios dedicados a la memoria del profesor Dr. Emilio Sáez (3 vols.), t. III, n° 19 del Anuario de Estudios Medievales, 1989, pp. 3-15; «La voz y el discurso narrativo de la Estoria de España. Los trece primeros capítulos», en Jean-Philippe Genet (éd.), L'histoire et les nouveaux publics dans l'Europe médiévale (XIIIe -XVe siècle). Actes du colloque international organisé à la Casa de Velázquez. (Madrid, 23-24 avril 1993), Paris, Publications de la Sorbonne, 1997, pp. 145-164.

7 Al margen de las aportaciones de Ramón Menéndez Pidal (la 1a edición de la crónica de 1906, más la 2a de 1955 en la que incluyó un importante estudio y propició el primer rastreo sistemático de las fuentes de esta crónica, aparte del volumen de 1918 dedicado a las Crónicas generales de España), cualquier acercamiento a la Estoria de España debe partir de los estudios que a esta obra ha dedicado Diego Catalán: tras su primer análisis de 1962, en el que ordenó el vasto laberinto de manuscritos y derivaciones (De Alfonso X al conde de Barcelos. Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid, Gredos, 1962 [citado Catalán, De Alfonso X]), publicó numerosos artículos sobre estos problemas, reunidos ahora en La «Estoria de España» de Alfonso X. Creación y evolución, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (V), 1992 (citado La «Estoria de España» de Alfonso X), proceso de análisis que culmina en De la silva textual al taller historiográfico alfonsí. Códices, crónicas, versiones y cuadernos de trabajo, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma de Madrid, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (IX), 1997.

8 En todas las citas, incluyendo las de los manuscritos que luego usaré, se procederá a una regularización gráfica, en la que sólo se mantendrán las grafías que tengan un valor fonético. Acentúo y puntúo conforme criterios al uso.

9 Sobre las tradiciones genéricas que informan la Estoria de España véanse mis dos siguientes trabajos: «Terminología genérica en la Estoria de España alfonsí», Revista de Literatura Medieval, 1, 1989, pp. 53-75, y «Formas hagiográficas en la Estoria de España alfonsí», enj. E. Connolly, A. Deyermond y B. Dutton (eds.), Saints and their Authors. Studies in Medieval Hispanic Hagiography in Honor of John K. Walsh, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1990, pp. 55-69.

10 Acuerdan, en este extremo, tanto el Chronicon mundi como el De rebus Hispaniae, puesto que finalizan su redacción con el mismo hecho, la captura de Córdoba en 1224.

11 Éste concepto alfonsí de la Historia es el que analiza Inés Fernández-Ordóñez en Las «Estorias» de Alfonso el Sabio, Madrid, Istmo, 1992, y que vuelve a formular en su análisis de «La historiografía alfonsí y post-alfonsí en sus textos. Nuevo panorama», en Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19, 1993-1994, pp. 101-132 (citado «La historiografía alfonsí y post-alfonsí»), Por ejemplo: «La Historia, tal como la concibe Alfonso X, es la historia de los pueblos que dominaron la tierra, y ante todo, de sus príncipes o señores naturales. Desde el punto de vista estructural, ello se manifiesta en que es la línea de sucesión en el imperium, o señorío, como lo llama Alfonso, el principio fundamental organizador de toda la Historia, ya sea la universal, ya la particular» (p. 113).

12 Así lo afirma D. Catalán: «El plan alfonsí de enderezar por doctrina su reino, para conseguir que su señorío volviera al estado mantenido antiguamente por los emperadores de donde él venía, es propiamente lo que comentan los últimos versos del poema laudatorio colocado sobre la miniatura de la Estoria de España en que el rey entrega la obra al infante heredero don Fernando», ver «Alfonso X historiador», en La «Estoria de España» de Alfonso X, pp. 17-18.

13 Igual ocurre en la General estoria: «E fiz' ende fazer este libro e mandé poner todos los fechos señalados tan bien de las estorias de la Biblia, como de las otras grandes cosas que acahesçieron por el mundo, desde que fue començado fasta'l nuestro tiempo» (ed. Solalinde, I, pp. 3b, 30-35).

14 Para todo esto, consúltese el estudio clásico de G. Menéndez Pidal, «Cómo trabajaron las escuelas alfonsíes», Nueva Revista de Filología Hispánica, 4, 1951, pp. 363-380.

15 No le falta razón a F. Rico cuando considera que la crónica universal debía de haber acogido, en su trazado, el plan histórico de la general: «De tal forma, la General estoria contenía y anulaba a la Estoria de España: y Alfonso olvidó ésta y se concentró en aquélla», ver F. Rico, Alfonso el Sabio y la «General estoria». Tres lecciones, Barcelona, Ariel, 1972, (1984), pp. 40-41.

16 También de D. Catalán: «Cómo se elaboró la Estoria de España en las escuelas alfonsíes. Etapas varias en la compilación», en La «Estoria de España» de Alfonso X, pp. 47-50.

17 Así determina esta posibilidad D. Catalán: «En la cámara regia castellana debieron de quedar atesorados conjuntamente códices y cuadernos de trabajo del taller alfonsí que contenían, en unos casos, secciones ya concluidas de la Estoria de España, en otros, fragmentos aún en curso de elaboración (unos ya bastante avanzados, otros en las etapas iniciales de la construcción)», ver D. Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, p. 47.

18 Representada por E1, p al que habría que añadir el ms. Y, y la Crónica general Vulgata (apoyados en el fundamental Ss); ver D. Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, cap. 1 («Alfonso X historiador»), p. 42 ss.

19 Aquí es donde tienen cabida esas denominaciones de versión regia (la parte que llegaría hasta Ramiro I) y versión vulgar o concisa (a partir de Ramiro I).

20 Así lo sospecha I. Fernández-Ordóñez, «La historiografía alfonsí y post-alfonsí», (p. 123): «Sin embargo, me atrevo a pensar que ese texto quizá no contó con el total visto bueno real, según sugiere la inconclusión de la obra al llegar a la historia de los reyes de Castilla».

21 Sus textos serían los mss. T, Z, L y *L', caracterizados por conocer la noticia del traslado de los restos mortales de Bamba desde Pampliega hasta el panteón regio que ordenó construir en Toledo.

22 Luego estudiada y editada por I. Fernández-Ordóñez; un primer avance sobre este texto lo ofreció en 1991 I. Fernández-Ordóñez, «La Versión crítica. Presentación y reconstrucción textual de una nueva versión alfonsí de la Estoria de España», en Actas do IV Congresso da Associação Hispânica de Literatura Medieval, III, Lisboa, ed. Cosmos, 1993, pp. 91-96 (citado «La Versión crítica»).

23 Como es sabido, éste fue el cuaderno elegido, ya en tiempo de Alfonso XI, para completar la primera crónica general; se forma así el segundo códice regio, el manuscrito escurialense X-i-4, totalmente facticio, puesto que surge del recorte y pegado de varios cuadernos. Ésta es a la que, hasta ahora, se denominaba versión crítica, nombre que ha de reservarse para el proyecto de la redacción primitiva.

24 Quizá de los cambios más importantes al antiguo sistema de conocer estas derivaciones de la crónica general, el más peculiar sea el considerar a Crónica de veinte reyes como una familia de mss. de la Versión crítica, caracterizada por comenzar su texto en Fruela II y haberlo empalmado a su fin, en la muerte de Fernando II de León con un manuscrito de Cr.C, tal y como ha demostrado I. Fernández-Ordóñez; por otro lado, esta Cr.C es una refundición, narrativa y amplificada, de la primera redacción anterior a 1271, adicionada con fuentes sumamente literalizadas; un proceso que vuelve a repetirse en la Crónica manuelina, que para cada uno de los tres libros utiliza textos independientes: los libros I y II surgen de la primitiva redacción anterior a 1271, y el libro III de esa misma redacción, cercana a como la conserva hoy el manuscrito F, más noticias que parecen testimoniar un conocimiento de Cr.C y de esa perdida * Ha menos atajante sobre Alfonso VIII que ya conocía el sistema historiográfico de Cr. Ocampiana.

25 Hay otro pasaje revelador de este propósito, que incluso implica la disposición de la crónica que se redacta para absorber hechos del futuro: «Ca esta nuestra Estoria de las Españas general, la levamos Nós de todos los reyes d'ellas, et de todos los sus fechos que acaescieron en el tiempo passado et de los que acaescen en el tiempo present en que agora somos, tan bien de moros como de cristianos et aun de judíos si acaesciesse en qué, et otrossi de los miraglos de Nuestro Señor Dios cuando acaescieron et cuando acaesçieren en el tiempo que es de venir», (II, 653a45-52; b1-3).

26 Lo que implica distinguir genéricamente estoria y corónica como dos formas textuales independientes, a pesar de su inevitable sinonimia; abordo el problema en mi «Terminología genérica...», art. cit., pp. 63-65; recuerdo una idea de este trabajo: «las crónicas pueden estar formadas por estorias, mientras que el caso inverso no se plantea», p. 64. La primera crónica general integra varias de estas estorias particulares, que se distinguen incluso como titulación: «E segund cuenta la su estoria d'este Hércules...» (I, 8a, 6-7), «Aquí se comiença la estoria del señorío que los almujuces ovieron en España» (14b, 1-2); lo mismo en 15b, 1-2 ó 18b, 1-2: también: «En este logar cuenta la Estoria de los reyes de Roma...» (61b, 17-18); «Cuenta en la estoria de Bernaldo que...» (II, 354b, 9). En ocasiones, es claro que se sigue una fuente textual determinada: «Mas non cuenta la estoria sobre cuál razón, nin nós otrossi, pues que en la estoria non lo fallamos contado, non lo dezimos aquí...» (II, 409a, 21-23). Esta forma de composición por estorias la demuestran referencias de E1: «El comienço del regnado del rey [...] Et la su estoria se comiença...», 358b, 39-41, 451a, 44-45 y 495a, 9-10.

27 Algunas de ellas, como la de la blasfemia que Alfonso X pronuncia contra la Providencia asegurando que si él hubiera sido Dios hubiera hecho mejor el mundo, han sido eficazmente estudiadas: D. Catalán inicia su «Alfonso X historiador» con estas referencias y, recientemente, Leonardo Funes ha ofrecido la primera entrega de lo que promete ser un estudio apasionante: «La blasfemia del Rey Sabio: itinerario narrativo de una leyenda. Primera parte», Incipit, 13, 1993, pp. 51-70. Otras perspectivas ofrece David J. Viera, «Alfonsine Legends and References in Eastern Iberia», en La Corónica, 14 (2), 1986, pp. 280-284.

28 El caso de esa Versión crítica (1282-1284), analizada por I. Fernández-Ordóñez, «La Versión crítica», p. 94. Puede consultarse ya su edición Versión crítica de la «Estoria de España». Estudio y edición desde Pelayo hasta Ordoño II, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma de Madrid, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (VI), 1993.

29 Otro problema lo plantea la llamada Crónica particular de San Fernando. Es necesario estudiar si ésta sería la primera crónica real en merecer tal denominación o, de hecho, se trata de una derivación de los materiales (que quedarían en forma de cuaderno) que se prepararon para ingresar en la Estoria de España. En todo caso, su existencia demuestra que de las estorias impulsadas por los talleres alfonsíes, una, la dedicada a Fernando III, habría alcanzado un determinado grado de formación, lo que permitió que fuera utilizada en la constitución de la EE. La otra estoria, la dedicada a Alfonso X, no tuvo la misma suerte o no llegó a elaborarse tan cumplidamente como la del padre.

30 Para esta autoría verjulio Puyol, «El presunto cronista Fernán Sánchez de Valladolid», Boletín de la Real Academia de la Historia, 77, 1920, pp. 507-533; Diego Catalán, Un prosista anónimo del siglo XIV, La Laguna, Universidad de La Laguna, 1955; y el status questionis que ofrece Paula K. Rodgers, «José Pellicer and the confusion over the authorship of the Cuatro crónicas», La Corónica, 17 (1), 1988, pp. 41-51.

31 Cito la CAXI por el ms. 10132 de la Biblioteca Nacional de Madrid (BNM 10132); es el ms. H de la Versión Vulgata; véase, al respecto, D. Catalán, La tradición manuscrita de la «Crónica de Alfonso XI», Madrid, Gredos, 1974, pp. 389-390. La capitulación de esta crónica es bastante anómala, puesto que a veces repite las cifras de los epígrafes; aquí se ha regularizado.

32 Una vez más, nótese la separación entre estos dos términos, que refleja, sin duda, una distinta manera de nombrar dos modos historiográficos: revísense los casos aducidos en n. 26.

33 Otro ejemplo: «El estoriador catando cuál fue el comienço de aquellos reyes, falló en escripto que...» (ccxxi, 307ra).

34 Así termina el cap. lxxx: «E porque en este tienpo acaescieron otras cosas fuera de los reinos de España e agora la estoria dexa de contar d'esto e contará de los fechos que acaescieron adelante e contarlas ha en este logar, por que los omnes adelante puedan saber cómo acaescieron» (213va-214ra). Además, el cronista imagina que la labor pesquisidora que a él le caracteriza no es suya sólo; así comienza el cap. lxxxi: «Los que quisieren catar las coránicas et estorias antiguas, fallaron que en Roma ovo enperadores fasta el emperador Fadrique, que fue muerto con yervas, et diérongelas [...]» (214ra).

35 Repárese en el modo en que el cronista proyecta sus funciones sobre la estoria que articula, puesto que, a semejanza de su búsqueda de escriptos, él imagina que su crónica podrá ser consultada también de esa manera.

36 O el final del cap. cccxiv: «E como quier que la estoria non cuenta que en este mes oviessen los de la hueste más de una pelea con los de la çibdat, pero en este mes e en los otros passados acaescieron muchas peleas que la estoria non las cuenta por cuanto eran de pocas conpañas» (365 ra).

37 Así, en la presentación de qué batalla merecía más loores señala: «et diremos agora d'esta batalla et de la de Úbeda cuál d'ellas es más de loar. A Dios demos gracias» (cclviii, 326rb).

38 La CAX muestra en casi todos sus manuscritos una redacción muy homogénea, como ha puesto en evidencia Paula Kelley Rodgers, examinando 32 de los 34 manuscritos en que se conserva esta pieza (véase Prolegomena to a Critical Edition of the «Crónica de Alfonso X», Ann Arbor, Michigan, 1989). De su análisis se desprende que, como mucho, pueden constatarse dos tipos de redacción como también hay dos tipos de prólogo, marcados por la tendencia a la abreviación o a la amplificación de algunos materiales. En este trabajo, tengo presente un manuscrito representante de la versión reducida —el ms. 10132 de la Biblioteca Nacional de Madrid— y el mejor manuscrito en que se conserva la que se podría denominar Versión interpolada de la CAX, el M563 de la Biblioteca Menéndez Pelayo (es el ms. S [citado BMP 563]). Las citas de esta crónica remitirán siempre a este último códice. La edición de Cayetano Rossell contenida en el primero de los tomos de Crónicas de los reyes de Castilla, Madrid, BAE, 1874, t. LXVI, sigue, no con mucho escrúpulo, el ms. 859 de la BN Madrid. Para las dos redacciones del prólogo, véase la conclusión que alcanza en la p. 406 de su estudio.

39 D. Catalán comenta este pasaje en De Alfonso X, pp. 44-45.

40 ID., La «Estoria de España» de Alfonso X, p. 13.

41 Hay una relación evidente entre las técnicas narrativas que muestra la Estoria de España, las que se ponen en juego en CAX y las que se ya se han analizado en CAXI.

42 Un análisis de los componentes que intervienen en estas tres crónicas reales revela los problemas a los que tuvo que enfrentarse Sánchez de Valladolid. Sólo hay un relato con una cierta uniformidad y es el dedicado a la figura de Fernando IV; nada de particular tendría que fuera el primero que acometiera, por cuanto los datos no sólo los había vivido, sino que, en buena medida, los había protagonizado o había intervenido en el curso de los mismos, como partidario que era de la reina doña María de Molina. Basta con consultar el retrato que de ella fijó doña Mercedes Gaibrois de Ballesteros, María de Molina, tres veces reina, Madrid, Espasa Calpe, 1936. Ella es la gran protagonista de la crónica y su figura ensombrece a las demás. Frente a ella se alzan las añagazas de la nobleza y, más en concreto, del infante don Juan y de don Juan Núñez de Lara. Éstos son los personajes a batir, los representantes más genuinos de esa aristocracia levantisca a la que Alfonso XI había tenido que dominar de un modo bastante sangriento, pero eficaz al fin y al cabo. Esta idea, perfilada con acierto en Crónica de Fernando IV, unifica el conjunto de las tres crónicas, lo que quiere decir que Sánchez de Valladolid procedió a la ordenación de las otras dos, las de Alfonso X y de Sancho IV, con esta perspectiva en mente y con el propósito, sobre todo, de proyectar este discurso histórico en la ordenación cronística dedicada a Alfonso XI.

43 Algunos de los cuales debían de conservarse en la cámara del rey, donde Sánchez de Valladolid tendría oportunidad de verlos; así, por ejemplo, en el año de 1272 se cuenta cómo los infantes y cortesanos leales a Alfonso piden al infante don Felipe y a los nobles sediciosos que volvieran junto a Alfonso: «e que por esta manera non les pudieron tornar mostráronles un escripto que avía levado el arçobispo e los obispos e Gonçalo Roiz de Atiença, el cual escripto era sellado con el sello del rey e dezía así: [...]» (26rb).

44 Así, en el año de 1278 se narra el desastre de la cerca de Algeciras y la destrucción de la flota cristiana. Es episodio que se relata mediante nuevas referencias a las fuentes escritas: «E aun se falla más en escripto que los moros que ivan en las diez galeas desçendieron a la tierra e llegaron a aquel lugar do poblaron después la villa nueva e que mataron muchos de los que yazíen dolientes e como quier que paresçie que los de la hueste devían defender aquellos, la estoria cuenta lo que se falló en escripto d'este fecho [...]» (50va). Igual en BNM 10132: 55rb.

45 En 1282, cuando nace don Juan Manuel, el padre obtiene para él la villa de Peñafiel y se indica: «e el infante don Sancho diógela con las condiçiones que dize en el previllegio»« (se trata, por tanto, de un documento que se ha consultado para la redacción de la crónica).

46 Así, en el final del año 1274 se lee en el ms. BNM 10132: «E deste año non falló más que de contar sea», 44vb; BMP 563: «E deste año non falla otra cosa escripta cuanto que a la estoria pertenesca» (42va).

47 Quizá la más variada: «E de aquí adelante iremos contando las otras cosas en cómo acaesçieron», 14ra; en BNM 10132: «E adelante iremos contando las otras cosas que acaesçieron sobre estos fechos», 17vb; «E de aquí adelant iremos contando las otras cosas que acaesçieron en este fecho» (18vb, ibidem).

48 «E agora la estoria dexa aquí de contar d'esto e torna a contar del rey de lo que fizo desque les ovo mandado dar los dineros» (14va).

49 Es decir, no sólo indicar el tipo de documento del que ha provenido la noticia, sino organizar la escena que se presenta; así, cuando se refieren las innumerables conversaciones habidas entre Alfonso y su nobleza levantisca, el cronista las ordena con estos procedimientos: «E agora contaremos lo que embiaron demandar al rey e la respuesta que les dio el rey» (BNM 10132, 27va).

50 La precisión del cronista en este punto es notable, por la gran cantidad de datos que conoce; sin salir de las disidencias antes manifestadas: «E ante que estas cartas fuesen enbiadas el arçobispo enbió sus escuderos a Granada, a los ricos omes, con quien les enbió su carta, e la respuesta della adelante la contaremos, e diremos agora de los pleitos e posturas que los ricos omes ovieron con el rey de Granada, a quien fueron servire ayudar» (28rb).

51 Con menos detalle en BNM 10132: «e lo que fizo e las cosas que passaron do él fue el estoriador non lo sopo e non las puso aquí» (45vb).

52 Así en BMP 563:1261, 6va. O de este mismo pasaje, BNM 10132, 45vb.

53 Un estado de la cuestión en F. Gómez Redondo, La prosa del siglo XIV, Madrid, Júcar, 1994, pp. 396-402. Los mejores análisis de esta interpretación autobiográfica de la historia se deben a Germán Orduna, «El Libro de las Armas: clave de la "justicia" de don Juan Manuel», Cuadernos de Historia de España, LXVII-LXVIII, 1982, pp. 230-268; Alan D. Deyermond, «Cuentos orales y estructura formal en el Libro de las Tres Razones (Libro de las armas)», en Don Juan Manuel. VII Centenario, Murcia, Universidad de Murcia - Academia Alfonso X el Sabio, 1982, pp. 75-87 y Ma Cecilia Ruiz, Literatura y política. El Libro de los estados y el Libro de las Armas de don Juan Manuel, Maryland, Scripta Humanistica, 1989.

54 Con gran humor, Deyermond, art. cit., p. 84, apuntó a que quizá su escritura se debiera a lo harto que debía de sentirse fray Juan Alfonso de oírle contar al noble las mismas historias una y otra vez.

55 Podría ser también el presente del formador de S. Con todo parece evidente que se recuerdan las recientes guerras que han enfrentado a Portugal y Castilla, en buena parte por las maniobras de don Juan Manuel para lograr casar a su hija doña Constanza con el infante don Pedro de Portugal.

56 Es más, hay un capítulo en la crónica, ligado a los sucesos del año 1273, que es una carta en estilo directo de Alfonso X a su hijo y constituye un precioso testimonio para conocer, en toda su hondura, la dimensión de este monarca: su cariño de padre, sus habilidades políticas, su experiencia como gobernante, su astucia para calibrar la verdad de las relaciones humanas. Vale, al respecto, la opinión del profesor Ballesteros-Beretta: «Debemos agradecer al cronista haya salvado uno de los documentos más bellos de aquella edad» (Antonio Ballesteros-Beretta, Alfonso X el Sabio [1963], Barcelona, Ediciones El Albir, 1984 [citado Ballesteros-Beretta, Alfonso X el Sabio], p. 650). Un documento en el que asoma la voz del rey, con una fuerte carga emocional. Véanse dos pasajes: así, al saber que su hijo había firmado acuerdos con los nobles rebeldes: «e ove enfermedat e romadizo de calentura poca e pesóme mucho porque en tal tienpo me acaesçiera, mas mucho resçebí mayor pesar cuando entendí lo que las cartas dezían e a lo que dezides que vos aconsejaron bien, bien vos devedes guardar de la maestría del maestre de Uclés [...]»(34rb). Es difícil encontrar documento salido tan del alma del rey Alfonso como esta carta. Aveces, no es el rey, sino el padre que está abriendo los caminos de la vida a su hijo: «E don Ferrando quiérovos agora fablar d'este fecho como es agora aquí llegado e qué ha menester de se fazer por que sepades mejor qué obrare mostrara los ornes la cosa cómo es» (34va).

57 Y ya, por ejemplo, el marqués de Mondéjar invirtió buena parte de sus esfuerzos en deshacer los errores de cronología, los personajes inventados, las situaciones tergiversadas, las peripecias falseadas que esta crónica presenta, en esta sección. Similares valoraciones desarrolla Ballesteros-Beretta, Alfonso X el Sabio.

58 «Ca como quier que se contiene en la estoria del rey don Fernando el bueno, su padre deste rey don Alfonso...» (2rb). Aprecíese la importancia de estas referencias que demuestran un trabajo de redacción cronística muy consciente.

59 BNM 10132: «que aquel Abenhuxel non regnava en Murçia mas dize la estoria que...» (4vb); BNM 859: «que aquel Abenhuxel non regnava en Murçia, el estoriador lo que falló escripto dice así...» (8b). Como se indica en la EE, con evidente razón, el cronista a veces se pierde con los datos que reúne: «Mas los escriptos son muchos et cuéntanlo de muchas guisas», II, 326b, 31-33.

60 BNM 10132: «E de las cosas que en este año passaron non se fallan en el escripto otras que a la estoria pertenesca de contar» (8ra).

61 No es preciso recordar que la Estoria de España tuvo que nutrirse de diversas estorias que debieron de ser formadas por los compiladores alfonsíes. Es más, muchas de las líneas argumentales de primitivas gestas pudieron prosificarse antes de ser capituladas en la crónica, lo que impide reconstruir un solo verso de las mismas. Cf. n. 26.

62 BN, Madrid, 6441; ver Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, ix. 9, notas 94 y 95, x. 12 y notas 106, 108 y 109.

63 BN Madrid 10210, UB. Libr Egerton 288 y J (BN Madrid 1347); estudiados por D. Catalán, De Alfonso X, pp. 339-340, n. 40, 41 y 42. J no sirve para trazar estas relaciones puesto que concluye nada más comenzar el reinado de Alfonso X, al que dedica sólo un epígrafe.

64 Desde que R. Menéndez Pidal ordenara el laberinto de manuscritos en que se conservaban estas historias: ver «Cuarta crónica general», en Crónicas generales de España, 3ª ed., Madrid, 1918, pp. 141-145. Para su correcta filiación y análisis ver Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, X, pp. 231-285; en especial, para las relaciones con este tramo cronístico, X.11, X.12 y X.13. Cito esta compilación por el ms. 9559, representante de la redacción amplia de esta crónica.

65 Ver, sobre todo, Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, X. 12, donde señala: «La Historia hasta 1288 dialogada merece un estudio particular de conjunto», p. 253, abriendo el camino de los manuscritos que deben ser consultados para tal estudio. Que es el que se ha seguido aquí.

66 En la ponencia leída en el congreso La literatura en la época de Sancho IV con el título «Tradiciones literarias en la historiografía sobre Sancho IV», C. Alvar y J. M. Lucía Megías (eds.), Alcalá, Universidad, 1996, pp. 181-199.

67 Nombre, por tanto, que no conviene emplear al hablar del relato mixto que presentan las crónicas generales, que se informan en ambas estorias.

68 O sea, en función de la visión que la Estoria del rey don Sancho había ya pergeñado de esos acontecimientos.

69 Nótese que no podía caber noticia más inverosímil, puesto que en ningún momento don Lope le dejó de ayudar; otra cosa es que esta noticia permitiera suponer que este relato fuera ya pensando en justificar el ajusticiamiento que se cobrará don Sancho en su privado en 1288; en todo caso, es evidente que el desarrollo narrativo busca intensificar la soledad de Sancho en estos momentos y potenciar la fuerza que logra reunir don Alfonso en su contra, cuando fue al contrario.

70 Tanto es así esto que en el cap. c de BMP 563, en su primer párrafo se vuelven a repetir las mismas ideas —la suma de amenazas que se alza contra Sancho— que en el final del cap. xcv. Ya en ese cap. c, el relato es similar en todos los manuscritos de CAX, es decir, se trata del relato partidista proclive a los intereses del infante.

71 Por tanto, dejo para otro lugar el análisis de esas dos estorias, con todos sus materiales, que podrá ayudar, sin duda, a fijar la evolución de las formas narrativas de finales del s. xiii.

Auteur

Universidad de Alcalá

© Casa de Velázquez, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search