Version classiqueVersion mobile

La historia alfonsí: el modelo y sus destinos (siglos xiii-xv)

 | 
Georges Martin

El modelo historiografíco alfonsí y sus antecedentes

Georges Martin

Résumé

El proyecto político alfonsí, con sus preceptos cristianos y romanistas reorganizados a la luz del neoaristotelismo, determina tanto una nueva concepción epistemológica de la historia, con sus consecuentes metas y recursos comunicativos (intentio), como un modo de pensar, valorar y enfocar lo historiable (inventio), como también, al fin, una disposición semántica y expositiva de lo historiado (dispositio)

Texte intégral

1Mi intención, dentro de lo que cabe en una hora, es esbozarlas rasgos característicos de la obra historiográfica alfonsí tanto en cuanto al lugar que se dio a ésta en el proyecto político-cultural del Rey Sabio y a los destinatarios que se le asignó (la intentio) como, en el plano ya del texto, en cuanto a la materia reunida (inventio) y a la organización de dicha materia (dispositio). Este esbozo lo trazaré más bien de cara a la tradición que se le ofrecía a Alfonso X, recalcando, a través de lo que fueron sus propias alternativas, la forma de historiar que concibió, en cierto modo, como definitiva. En este doble sentido hablo de modelo: una forma del arte de historiar, y una forma que se concibió como proposición ejemplar para el futuro. Las vacilaciones y variaciones a que dio lugar la realización de dicho modelo en el propio marco de la actividad historiográfica alfonsí, como sus éxitos y fracasos en la historiografía de los siglos XIV y XV quedarán a cargo de los sucesivos ponentes.

  • 1 Diego Catalán, De Alfonso X al conde de Barcelos. Cuatro estudios sobre el nacimiento de la histor (...)
  • 2 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 69-202.
  • 3 Por lo general remitiré a las respectivas ediciones de Solalinde y Menéndez Pidal: Antonio García (...)
  • 4 Véase la ponencia de I. Fernández-Ordóñez en este mismo libro.
  • 5 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 203-220.

2Lo que voy a decir poco tiene de original (aun cuando aquí y allí se perciban las huellas de mi propio acercamiento a la obra de Alfonso X). Me limitaré, para lo esencial, a sintetizarlas principales aportaciones de una inmensa bibliografía de la que no dan más que una pequeña idea el centenar de títulos que seleccioné para este seminario, entre los cuales, por cierto, se destacan por su amplitud, altura y pertinencia, los trabajos de Diego Catalán, Francisco Rico e Inés Fernández-Ordóñez1. También debo decir que el intento de definir un modelo historiográfico alfonsí tropieza con obstáculos difíciles de salvar, como lo son la existencia de dos obras afines a la vez que dispares2 (la General estoria y la Estoria de España3); el hecho de que gran parte de éstas sigue sin editar; y, por fin, la fragmentación elaborativa y variación de la obra que fueron rasgos constitutivos de la producción historiográfica alfonsí, y dieron lugar a que fuesen redactadas al menos dos versiones de la Estoria de España4 bajo el mismo reinado de Alfonso X, versiones compuestas además de partes que no parecen obedecer a criterios elaborativos del todo símiles5. Sólo mirando desde muy alto y simplificando en extremo me arriesgo a definir los grandes contornos de una arquitectura.

I. – INTENTIO

  • 6 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, pp.. 13-18; Rico, Tres lecciones, pp. 123-141.

3Diego Catalán (de acuerdo con Francisco Rico)6 destacó con toda razón que la historiografía alfonsí participaba de un proyecto unitario, a la vez político y cultural. Desde luego, la asociación de la historia y de otros saberes y su cultivo conjunto no es, en el siglo XIII, cosa nueva: la obra de un Isidoro de Sevilla ya coronaba, a este respecto, toda una tradición, continuada en España, entre otros ejemplos, por el autor de la Chronica albeldense y máximamente ilustrada por el historiador francés que más influencia tuvo sobre el taller alfonsí, Vincent de Beauvais (el Belovacense). Pero aun así, el papel de la historia entre los demás saberes cobró en los talleres alfonsíes una importancia raramente alcanzada, y en la medida en que participó de un proyecto político, a mi parecer propiamente inaugural.

  • 7 Kenneth H. Vanderford (ed.), Alfonso el Sabio, Setenario, Barcelona, Crítica, 1984 (ia edición: Bu (...)
  • 8 Georges Martin, «Alphonse X ou la science politique. Septénaire, i-ii», Cahiers de linguistique hi (...)
  • 9 Véase segunda parte del estudio mencionado en la nota anterior.
  • 10 Es tema de la tercera parte («Le modèle épistémologique») del estudio señalado en la nota 8.
  • 11 Rico, Tres lecciones, p. 148.

4El Setenario7, mayor exponente del ideario político alfonsí, en la medida en que sus once primeras «leyes» dan a las contenidas en la Siete partidas, su mejor base a la vez teológica y científica8, no alude a la historia. Pero, a la vez, está empapado en historia: historia de la idea imperial española, historia de Fernando III –la cual, punto por punto, es precisamente una conversión histérico-narrativa de la imagen de la realeza ideada en la Segunda Partida9–, historia de las creencias anteriores a la Revelación, etc. Pues bien: el Setenario, al enfocar el retrato del perfecto gobernante bajo la luz de la razón y del saber natural concede la mayor importancia a las artes liberales (pp. 29-36)10. Rico apuntó que también en las glosas epistemológicas de la General estoria (GE, I, pp. 193-197) «las artes liberales se lleva[ba]n la parte del león en el continuum del saber»11. Ahora bien: en la misma obra encontramos esta frase:

En el primero tienpo quando los omnes començaron a auer figuras de letras e meter los saberes en escrito, leyén estonçes e aprendién en escuelas todos los fiios de reyes, e de los otros prínçipes, e de los grandes omnes. En aquella sazón non era dado a ninguno otro sinon a estos altos de aprender las artes que dezimos liberales, así commo lo contamos en las razones de los libros de Moysén. E desque acabaron de escriuir los saberes, así commo los ellos mejor entendieron e supieron, trabajáronse de meter en escripto los fechos de los reyes e de los altos omnes segunt los tienpos en que acaescién [...] (GE, II, 2, p. 2b).

5En la jerarquía de los saberes –y de aquellos saberes que practica(ba)n los «reyes», «prínçipes» y «grandes omnes»– he aquí la historia situada inmediatamente después de las artes liberales.

  • 12 Ibidem, p. 149.

6La ordinatio scientiae propuesta en el Setenario está coronada por la metafísica: «Metaffísica es la ssetena destas siete artes, e más noble e más ssotil que todas ellas porque por ésta se conosçen todas las cosas ssegunt ssu natura, tan bien spirituales commo tenporales» (p. 38). Iambién destacó Rico12 la preeminencia de la metafísica –más que bastante corriente, desde luego, en la filosofía del siglo XIII– para los autores de la General estoria: «El más ondrado de los otros saberes que sin estos siete ay, e aun destos et de todos, es la metafísica [...]» (GE, I, p. 196b). Pues bien: no deja de ser significativo de la nueva dignidad epistemológica concedida a la historia el hecho que el prólogo de la General estoria, destinado a fundar la certidumbre y utilidad del saber histórico, se abra aplicando a ésta (creo que por primera vez) nada menos que la primera frase de la Metafísica de Aristóteles: «Natural cosa es de cobdiciar los omnes saber (los fechos que acahescen en todos los tiempos) [...]» (GE, I, p. 3a).

7En cuanto al doble fundamento, teológico y científico, que se da al señorío en el Setenario, también los autores de la General estoria lo recogen bajo el concepto de los saberes útiles al gobierno, pero insertando la historia en el sistema, como se puede apreciar, por ejemplo, en la conocida censura que hacen del rey Darcón de Egipto, el cual perdía el tiempo escuchando

fabliellas de uanidades, que no tenién pro a él nin a mantenimiento del regno, ca nin eran buenas estorias, nin fechos de Dios, nin de naturas [...] (GE, I, p. 753b).

8Así, y dentro de una definición del saber útil al gobierno del reino, queda asociado y equiparado el saber histórico con el saber teológico y el saber natural, o sea con los dos grandes polos, no sólo del pensamiento político alfonsí, sino de la episteme del siglo XIII.

9Y para acabar con el tema de la posición de la historia en la epistemología política de Alfonso: no creo que ningún monarca antes del Rey Sabio haya dado a ésta el papel orgánico que desempeñó, en el conjunto de una labor cultural gobernada por la utilidad política, junto al saber natural (sobre todo astrológico, es decir premonitorio) y al saber jurídico (luego, a la legislación).

10Ahora bien, esta nueva importancia de la historia dentro de la epistemología política encuentra su proyección, también junto con los demás saberes cultivados por el rey, en una nueva perspectiva de comunicación.

  • 13 Gerold Hilty (ed.), Aly Aben Ragel, El libro conplido en los iudizios de las estrellas, Madrid, S. (...)
  • 14 Lloyd A. Kasten y Lawrence B. Kiddle (eds.), Alfonso el Sabio, Libro de las cruzes, Madrid-Madison (...)
  • 15 Sagrario Rodríguez M. Montalvo (ed.), Alfonso X, Lapidario (según el manuscrito escurialense H. I. (...)

11Así como Alfonso, en lo tocante a la predicción astrológica, «[tornó] en lengua castellana» el Libro conplido en los judizios de las estrellas para «[alumbrar] e [cumplir] la grant mengua que era en los ladinos por defallimiento de los libros de los buenos philosophos»13, o, como escriben los traductores del Libro de las cruzes, «[buscó] et [espaladinó] los saberes, doliendo se de la pérdida et la mengua que auían los ladinos en las sciencias»14, así como, en el campo de la «arte» mineralógica, «trasladó» el Lapidario «de aráuigo en lenguaje castellano por que los omnes lo entendiessen meior et se sopiessen del más aprouechar»15, y, más aún, del mismo modo que fue concebido el Setenario con el propósito de «[poner] en libro» «castigo» «que [los omnes de sos regnos] oyesen a menudo, con que se costunbrasen para sser bien acostunbrados, e que sse affiziesen e vsasen, rraigando en si el bien e tolliendo el mal» (p. 23), la historiografía alfonsí pretendió educar – y educar políticamente – a los reinos.

12Los declarados objetivos didáctico-ejemplares de la historiografía del Rey Sabio son por lo menos tan antiguos como el «magister vitae» de Cicerón, y cuando el prologuista de la Estoria de España (PCG, I, p. 3b) declara:

[Los sabios contaron] tan bien de los que fizieron mal cuerno de los que fizieron bien; por que los que después uiniessen por los fechos de los buenos punnassen de fazer bien et por los de los malos que se castigassen de fazer mal,

  • 16 También se puede leer en la General estoria, a propósito del cómputo de las fechas: «[...] contar (...)
  • 17 José Manuel Blecua (ed.), Don Juan Manuel, Obras completas, 2 vols., Madrid, Gredos, 1981-1983, t. (...)

13no hace más que traducir (libremente) al Toledano16. Pero aun así: la labor científica, y más concretamente historiográfica, de Alfonso pudo ser percibida por sus contemporáneos como un amplio y singular empeño educativo. Así lo entendió Don Juan Manuel, quien escribía a propósito de su tío en el Libro de la caza; «tanto cobdiçió que los sus regnos fuessen muy sabidores, que fizo trasladar en este lenguaje de Castiella todas las sçiencias»17 y, en la Crónica abreviada, refiriéndose esta vez a la obra historiográfica:

  • 18 Ibid., t. II, p. 576.

E este muy noble rey don Alfonso, entre muchas nobles cosas que fizo, ordenó muy complida mente la Crónica d’Espanna, e puso lo todo conplido e por muy apuestas razones e en. las menos palabras que se podía poner, en tal manera que todo omne que la lea puede entender en esta obra, e en las crónicas que él conpuso e mandó conponer [...]18.

  • 19 Diego Catalán, en este mismo libro, argumenta en favor del conocimiento que tenía el Rey Sabio de (...)

14Y es que, si se deja de lado la única excepción que consituye, a finales del siglo IX o principios del X, la Crónica de Alfonso III –de propósito y alcance muy distintos, pero que pudo servirle de modelo al respecto19–, el Rey Sabio instaló la historiografía en una nueva relación de comunicación entre él y «sus reinos», perfectamente homologa (eso sí) a la relación sociopolítica estructural rey/pueblo que proclama la Segunda Partida.

  • 20 G. Martin, «Alphonse X et le pouvoir historiographique», en Jean-Philippe Genet (éd.), L’histoire (...)

15Como lo desarrollé el pasado año, en este mismo sitio, con ocasión de una mesa redonda organizada por la Fundación Europea de la Ciencia20, Alfonso X imprimió un cambio radical en la orientación comunicativa del discurso historiográfico que se había venido imponiendo desde mediados del siglo XII y había triunfado en la primera mitad del XIII.

16Al sistema en que los historiadores –y, con el tiempo, en la primera mitad del siglo XIII, un historiador, nombrado, y de afirmadísima personalidad– solieron proporcionar al rey, primero el conocimiento de sus derechos dinásticos y territoriales, y luego nada menos que una enseñanza sobre el buen gobierno del reino, Alfonso sustituyó otro en que el rey mismo pretendió impartir dicha enseñanza. ¿A quiénes? Pues (otra vez) a los mismos destinatarios a los que apunta el Setenario: a «los otros reyes que después viniessen» (p. 25) como también (y quizá más urgentemente) a «los omnes», y mejor, a «los omnes buenos» (p. 23) del reino, es decir a las élites políticas («altos omnes», «grandes omnes», «omnes buenos» y hasta «prelados»). Es lo que indican los autores de la Estoria de España, por ejemplo al justificar el elogio póstumo que hacen de Pompeyo:

E esto assí se suele dezir de los grandes omnes en sos acabamientos [...] por dar mayores uoluntades a los altos prínçipes et a los otros omnes buenos que lo oyeren, et tomen por y coraçones pora fazer lo meior (PCG, I, p. 82a).

17Y también lo expresan los autores de la General estoria, entre otras muchas ocasiones, al comentar unos versos de Ovidio:

  • 21 Otra cita significativa: «[Estorias] fueron estudio para los buenos e solaz para los prínçipes par (...)

Pone Ouidio en este logar por sos uiessos en so latín una muy buena façanna de ensennamiento pora los reyes e pora los otros omnes que son puestos en grandes dignidades e onras [...] e [...] [ensenna] todo el debdo que el rey o otro príncep o prelado de Santa Eglesia deuen catar et mantener en las dignidades en que son (GE, II, 1, p. 56b)21.

  • 22 Subrayo que esto también ocurre con las obras jurídicas. Las obras científicas, por lo contrario, (...)
  • 23 «Lengua castellana» en el Libro conplido en los iudizios de las estrellas (p. ia); «lenguaje caste (...)
  • 24 Véase Rico, Tres lecciones, pp. 167-188.
  • 25 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, pp. 22-24. También: A. Badía, «La frase de la Primer (...)
  • 26 G. Martin, «Le livre dans les prologues des œuvres composées sous l’autorité d’Alphonse X de Casti (...)
  • 27 Dos ejemplos: «Estos departimientos delas razones desta Estoria por libros son, por quelos quilos (...)

18Este cambio en la orientación comunicativa del saber histórico dio lugar a dos transformaciones de gran relevancia: la directa toma de palabra por el rey como enunciador del discurso histórico (y la concomitante vuelta al anonimato de los realizadores técnicos de la historia)22 y el empleo –por primera vez en Castilla e incluso en España después del navarro Líber regum, de finales del siglo XII– de un idioma vernáculo: la «lengua castellana» o «lenguaje castellano», a veces confundido con el «lenguaje de Espanna»23. También conllevó una fundación mayor: la de una prosa amplia y redundante, minuciosamente articulada, insistentemente deíctica, esclarecedora de sus términos y de su ordenación, llevada por el modelo de la lectio escolástica24, prolija en razonar y explicar25, la cual sigue ofreciendo zonas casi vírgenes a la investigación. Y por último también otra creación, totalmente dejada de lado por los estudiosos, y a la que sólo yo, me parece, he dedicado (aunque rápido y superficial) un estudio26: una nueva y madurada concepción del libro, de su utilidad y de su presentación, instigadora de un muy extenso aparato paratextual y de pormenorizadas razones para explicar su materia y organización27.

  • 28 Privilegiar el castellano frente a los demás idiomas del reino es tanto y más significativo en cua (...)

19En estos cuantos rasgos, que atañen a la intención de la actividad historiográfica, tanto respecto al papel que se atribuye a la historia en la ordenación de una epistemología política como respecto a la nueva orientación que se pretende dar a la comunicación del saber histórico, reside para mí una primera gran característica del modelo historiográfico alfonsí: la participación del saber histórico en una amplia concepción científica de lo político por parte de la corona y en el proyecto de subordinar al ideario de la realeza las élites del reino. En esto mismo veo un primer campo de investigación cuya exploración merece ser sistemáticamente profundizada, en particular en lo que toca a la relación de la obra historiográfica con la obra científica y, sobre todo, jurídica del Rey Sabio, a las implicaciones del empleo del castellano (y de qué «castellano») sobre la jerarquización geopolítica de los reinos28, a los supuestos ideológicos que presidieron al nacimiento de la prosa histórica castellana, y por fin a la concepción de la nueva función cultural y de la consecuente nueva presentación formal del libro.

20Llevaré ahora el estudio al terreno de los textos y, para empezar, al de la materia reunida (al de la inventio).

II. – INVENTIO

  • 29 El Chronicon mundi es universal en sus raíces y tronco, pero se limita luego a seguir la rama góti (...)
  • 30 Como lo ha demostrado I. Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 71-95.

21En el terreno historiográfico, la enseñanza de Alfonso X (cuyo contenido político fundamental podría cifrarse en un concepto monárquico del «señorío natural» con vistas imperiales) quiso a la vez arraigarse en el reino, o, más ampliamente, en el suelo peninsular, primer círculo de las ambiciones políticas alfonsíes, y enmarcarse más extensamente en la totalidad de la historia humana concebida en parte como una marcha hacia el imperio y, luego, como una translación de éste. Ser particular y general, territorial y universal, y en realidad, obrar por los cauces de una doble ambición imperial: hispánica y occidental. Así, tras un muy largo período (que empieza con las primeras crónicas asturianas del siglo IX y llega hasta el Tudense y el Toledano) en que la historiografía, aunque diversa y lejanamente enraizada en la historia universal, tuvo por base un sistema dinástico-territorial29, Alfonso X restableció, con nuevos fundamentos compositivos e ideales, la vieja partición isidoriana, llevando a cabo simultáneamente30 una Estoria de España y una General estoria.

  • 31 Véase Rico, Tres lecciones, pp. 21-32 y 69-72.

22Las dos destacan por su ambición totalizadora o, si se quiere, por su aspiración a la exhaustividad. La interpretación evemerista de la mitología griega –«los dioses de los gentiles [...] nin son dioses nin lo fueron, mas [...] fallamos que fueron omnes buenos poderosos e mas sabios quelos otros al su tiempo» (GE, I, p. 409b)– explotada, es verdad, por la historiografía cristiana desde Eusebio de Cesarea, permite integrarla a la historia de los reyes gentiles. La lectura figurada de las dos –«Los auctores de los gentiles fueron muy sabios omnes e fablaron de grandes cosas, e en muchos logares en figura e en semeianças duno por al, como lo fazen oy las escripturas de la nuestra sancta Eglesia» (GE, I, p. 162b)–, también tradicional, les da cabida a ambas, junto con los hechos bíblicos, en una misma historia que, simbólicamente, relata la progresiva revelación en el tiempo del Dios de los cristianos y de un orden conforme a sus preceptos31.

23Pero, a este respecto, se distingue la obra historiográfica de Alfonso X por el número de fuentes antiguas y medievales, «gentiles», cristianas y musulmanas, españolas y europeas que maneja, así como por la amplitud con que las explota. Alfonso pretendió reunir en la General estoria, con desarrollo hasta entonces no alcanzado, «todos los fechos sennalados, tan bien de las estorias de la Biblia como de las otras grandes cosas que acahescieron por el mundo, desde que fue començado fastal nuestro tiempo» (GE, I, p. 3b). Todos los «fechos», y también todas las «estorias», incluidas –como aquellas escritas por Ovidio (GE, I, p. 163a)– las que algunos podrían equivocadamente confundir con «fabliellas». Y en el caso de la Estoria de España, los historiadores del Rey Sabio –a diferencia de lo que hiciera su más inmediato antecesor, Rodrigo de Toledo– recogieron en un relato homogéneo: para la época pregótica, una muy crecida historia romana, y para el período gótico y neogótico la historia simultánea de otros pueblos, como la de los árabes y de su señoríos andaluces. Pero también abarcaron esa otra «estoria», emanada de la sociedad de los guerreros, española o francesa, las «fablas» o «cantares de las gestas», así como la historia poética del «mester de clerecía». Y así se abrió paso en la tradición historiográfica, ora nunca oído, ora considerablemente amplificado, el eco de los hechos heroicos de Carlos Mainete, Bernardo del Carpió, Fernán González, los Infantes de Lara o Ruy Díaz.

  • 32 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, p. 35.

24Estas fuentes, más que nunca numerosas y diversas, se identifican con cuidado: género («estoria», «fabla», «cantar», «romanz»), lengua («griego», «latín», «arábigo»), autor, título, a veces capítulo. Su reproducción es minuciosa y por lo general se hace con todo detalle. Cada vez que es posible, se las ensambla en cumplidísimo mosáico; y cuando no: son confrontadas o jerarquizadas. En este último caso, la General estoria antepone la Biblia a Josefo y Josefo a Pedro Comestor; la Estoria de España Rodrigo de Toledo a Lucas de Túy, Rodrigo y/o Lucas a las fuentes particulares (Historia Roderici), árabes (Ibn Alqama) o carolingias, y, por lo general, la historia erudita latina a los cantares de gesta32. Se discute su veracidad, y se zanja:

Et sabet que [...] cuentan las ystorias de los gentiles [...] que [...] mas todos los sabios de la nuestra ley [...] dizen que [...] e sin falla así fue (GE, I, p. 154a).

25Admirable construcción científica. Pero al mismo tiempo: voluntad de producir una historia total –«Nos [...] queremos contar la estoria toda como contesció e non dexar della ninguna cosa de lo que dezir fuesse» (GE, II, I, p. 130b)– y una historia cierta –«del tiempo passado [...] dezimos que alcanzan los omnes [...] cierta mientre el saber delas cosas que fueron» (GE, I, p. 3a)–, y en resumidas cuentas: una historia definitiva, dentro de una concepción acumuladora de la verdad. Como también: formidable alarde de ciencia, espectáculo de un manejo de fuentes ya inalcanzable para el historiador individual, o privado, o que pertenezca a instituciones menos ricas y potentes. Y más sutilmente: representación constante de la autorizadísima mirada de la corona, que filtra y ordena autoridades en una figuración indefinidamente repetida de la autoridad. He aquí, entre muchos, tres aspectos de una historia que, desde el grado zero del «ayuntar» de las fuentes, enfoca el pasado desde un punto de vista político, ilustrando aquí la autoridad todopoderosa del rey.

26Desarrollaré este punto llevando ahora el análisis a sistemas más elaborados de la «inventio».

27Rico mostró de modo convincente que la historia alfonsí se deja aprehender bajo un criterio de significación auténticamente diacrónico, donde el hecho cobra su sentido por la posición que ocupa en el transcurso del tiempo: relativamente a la encarnación, a las seis edades del mundo, a la implantación del derecho civil escrito, etc. Ahora bien: no menos cierto es que la enseñanza política atrae constantemente la materia histórica al presente del historiador y de su público.

  • 33 «Estonces Ixio, fijo de Flegia e nieto de Thitano el gigant, fue el que primero falló manera de ar (...)

28Primero, un vaivén declarado acentúa continuidades entre lo historiado y la actualidad del reinado. Así, al referir cómo Ixio instituyó el rito de armarse caballero al mismo tiempo que las cien caballerías de los Centauros33, comentan los autores de la General Estoria que ésto lo hizo

a la manera que el muy noble e muy alto el dezeno don Alfonso, rey de Castiella, de Toledo, de León e del Andaluzía que compuso esta Estoria, que en la muy noble cibdad de Seuilla [...] establesçió dozientas cauallerías que dio a dozientos caualleros quelas ouiessen pora siempre, ellos e los sus primeros fijos herederos, e otrossi, dend adelant, todos los sos a esta guisa por linage [...] e llaman los atodos en uno los dozientos [...] (GE, I, pp. 329-330).

29Los mismos autores, evocando la fabricación del puente de Segovia por Espán, primer señor de España, añaden:

que se yua ya destruyendo, e el rey don Alfonso fizo [la puente] refazer e adobar, que viniese el agua por ella a la villa commo solía, ca auía ya grand tiempo que non vinié por ý (GE, II, 2, p. 35a).

  • 34 G. Martin, Les Juges de Castille. Mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, Pari (...)
  • 35 Rico, Tres lecciones, pp. 97-120.
  • 36 Gonzalo Martínez Díez (éd.), Leyes de Alfonso X., t. I: Espéculo, Ávila, Fundación Sánchez Alborno (...)

30El procedimiento puede ser más hábil y disimulado, y residir en una equiparación implícita de sistemas de valores. Un caso muy conocido es el de enfatizar el relato por protagonistas modélicas, que corresponden al buen gobernante tal como lo concibe Alfonso X34. Tomaré el caso, bien conocido, de Júpiter35. Su retrato recoge no pocas palabras del prólogo del Espéculo36. En éste declaraba Alfonso:

E por ende nos don Alffonso [...] entendiendo e veyendo los males que nasçen e sse leuantan en las tierras e en los nuestros rregnos por los muchos ffueros que eran en las villas e en las tierras departidos en muchas maneras, que los vnos sse iulgauan por ffueros de libros minguados e non conplidos e los otros sse iudgan por ffazañas dessaguissadas e ssin derecho, e los que aquelos libros minguados tenién por que sse iudgauan algunos rrayénlos e camiáuanlos commo ellos sse querían a pro de ssí e a danno de los pueblos. Onde por todas estas rrazones sse minguaua la iustiçia e el derecho, porque los que auién de iudgar non podían çiertamiente nin conplidamiente dar los iuyzios [...] ffeziemos estas leyes que sson escriptas en este libro [...] e catamos e escogiemos de todos los ffueros lo que más valié e lo meior e pussiémoslo ý […]» (Espéculo, pp. 101-102).

31Y leemos en la General estoria:

[...] las yentes que fueron algún poco antes del su tiempo deste rey Juppiter [...] non auién aún ciertos fueros nin ciertas leyes, nin los pusieran aún en escripto ninguno, e andauan por uso epor aluedrío, e ell un día las ponién e ell otro las mudauan e las tollién, de guisa que non auién aún fuero nin ley estable [...] Et esto sopo muy bien escoger este rey Juppiter [...] et ayuntó todos los fueros e todas las leyes e tornólas en escripto et fizo libros dellas (GE, I, pp. 199-200).

32También bajo otro aspecto recuerda Júpiter a Alfonso:

  • 37 Recordemos el prólogo del Libro de la cruzes: «Onde nostro sennor, el muy noble rey don Alfonso, r (...)

Era otrossi el más poderoso e el más sabio rey que en el mundo auié en aquel tiempo entre los gentiles, et era tal, segunt diz la Estoria de Troya, que nil fincaua encantamiento nin saber que se fiziesse por el arte mágica nin por la sabeduría de las estrellas que lo él non sopiesse e lo non fiziesse, e acauaua todas las cosas del mundo que querié por el so saber (GE, II, 1, p. 53a)37.

33Y por si fuera poco: la implícita prefiguración política descansa en un declarado vínculo genealógico, ya que también atañe Júpiter a Alfonso por ser antepasado de los emperadores, y, más concretamente, de sus parientes de la casa de Suabia:

[...] e del linage deste Juppiter [...] uinieron todos los reyes de Troya e los de Grecia, e Eneas, e Rómulo, e los césares, e los emperadores, e el primero don Frederico que fue primero emperador de los romanos, et don Frederic su nieto el segundo deste don Frederic, que fue otrossí emperador de Roma que alcançó fastal nuestro tiempo, e los [emperadores] uienen del linage dond ellos e los sos e todos los altos reyes del mundo uienen» (GE, I, pp. 200-201).

34Ahora bien, la vinculación didáctica de la materia histórica a las concepciones y prácticas políticas de Alfonso X es mucho más difusa y omnipresente que unos cuantos ejemplos de gobernantes. En muy gran parte, procede de la glosa que hacen los historiadores de las fuentes que compilan. Son a veces comparaciones casuales:

E cuentan en sus estorias los sabios que sobresta razón departen, que a esta semeiança daquella bozina de Dios, que los reyes delas tierras, que tienen en las cosas terrenales las uezes de nuestro sennor Dios, que traen ante sí las trompetas e los annaphiles [...] (GE, I, p. 395a).

35o, más sutilmente, invirtiendo y haciendo tácitos los términos de la equiparación:

Et esto fizo Dios (en Sodoma y Gomora) como buen juez que iudgó derecho, e mando cumplir luego la iusticia del juyzio, como rey e emperador e sennor (GE, I, p. 131b).

  • 38 GE, II, 1, p. 275a; GE, 4, inédita (en Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 42).

36Son, otras veces, rápidas observaciones dogmáticas: sobre la máxima potestad que tienen los reyes en la caballería (GE, II, 2, p. 298a), sobre su derecho a matar por justicia (GE, I, p. 405b), sobre su superioridad intelectual con relación a los demás hombres –«como son los reyes en los sesos más agudos que los otros omnes, asmó aquel rey quáles serién las cosas poro el más podrié [...]» (GE, I, p. 290b)–, pero también, más concretamente, sobre las ventajas de la indivisión del reino (PCG, I, p. 4b) y el derecho de primogenitura en la sucesión al trono38. No pocas veces, dichas consideraciones dogmáticas dan lugar a bastante amplio desarrollo, como cuando la General estoria expone en poco menos de dos capítulos las razones que llevan los reyes a cambiar las leyes (GE, I, pp. 580-581).

37Esta glosa, generalmente limitada a hechos históricos o a instituciones en la Estoria de España, suele rebasar dichas fronteras en la General estoria para abarcar saberes colindantes, dando a veces a la obra aspecto de manual enciclopédico: geografía, con «las cinquaenta e tres yslas que yazen en el cabo de Europa» (GE, I, pp. 91-92); astrología, con los nombres de las estrellas (GE, I, pp. 603-604); naturaleza y ordenación de los saberes, con «los departimientos délos saberes del triuio y del cuadriuio» (GE, I, pp. 193-197 y II, 1, pp. 57-58); teología con «los departimientos délos tres poderes délas almas» (GE, I, pp. 572-574); etc. ¿Verdadero enciclopedismo, como lo vemos escrito tan a menudo? No lo creo; y esta noción, aplicada a Alfonso X, siempre me ha parecido encubrir el sentido profundo de los hechos. Más bien me parecen participar estos apartados de una valoración obstinada y multiforme del saber que podemos seguir a lo largo de las dos obras históricas. En la caracterización de Hércules, que «después que en los saberes fue entrando e guiándose por ellos [...], más ayna acabó los grandes fechos que fizo por otras lides nin por fuerça» (GE, II, 2, pp. 30-31); en proclamaciones dogmáticas: «Et fallamos assaz por escriptos de sabios que qui estas tres cosas a poder, saber e querer, uençer puede e acabar toda cosa que quisiere» (GE, II, 1, p. 269b); y aun, coincidiendo estas diversas modalidades, en este comentario al nombre de Perseo:

Persseo otrossí es tanto como ombre lienno de uertudes e de saber. Et por lo que nos los latinos dezimos dios dizen los griegos theos. Et fallamos que departen unos que Perseo tanto quiere dezir como pertheo, que quiere dezir tanto como dios, por que tod omne que es lleno de uertudes e de saber semeia a Dios, ca por Él le uiene; et cada uno, quanto más a desto, tanto más semeia a Dios e tanto más se llega a la natura dÉl (GE, II, i, p. 290a).

38A su vez, estas proclamaciones directas o indirectas recuerdan muy de cerca las del Setenario: «Ssabiduría, ssegunt dixieron los ssabios, ffaze venir a omne a acabamiento de todas cosas que ha sabor de ffazere de acabar» (p. 29), o también: «por el poder sse entiende el Padre, e el ssaber el Ffijo, e el querer e la uertud con que huebran, el Spíritu Ssanto. Porque conuyene que todo omne que quisiere alguna buena obra començar e sseguir e acabar bien, que la comiençe en el nonbre de Dios [...]» (p. 7); o por fin: «Et por todas estas rrazones es manifiesto e connosçido que los ssaberes son de Dios e non dotre, e por Él sson connosçidos e Él por ellos» (p. 42).

39A la nueva dignidad epistemológica de la historia entre los saberes corresponde así una visión de la historia como depósito y exaltación del saber, lo cual encaja perfectamente con el papel que, en el proyecto político alfonsí, pretendió darse al saber como agente de la lucha contra el uso y la costumbre. Este es, me parece, un enfoque más fecundo que el del «enciclopedismo» a menudo atribuido al Rey Sabio, un medio, también, de interpretar las observaciones epistemológicas hechas más arriba, y una prueba más de que la historiografía alfonsí fue concebida ante todo para evidenciar, por la realidad de la aventura humana desde sus orígenes, la verdad de las concepciones políticas del Rey Sabio.

  • 39 G. Martin, «Luc deTúy, Rodrigue de Tolède, leurs traducteurs, et leurs compilateurs alphonsins. Co (...)
  • 40 Patricia Rochwert, Du poème à l’histoire. La geste cidienne dans l’historiographie alphonsine et n (...)
  • 41 David Pattison, From Legend to Chronicle. The Treatment of Epic Material in Alphonsine Historiogra (...)
  • 42 Sobre el tema, más general, de la adaptación de las fuentes, véase «Orientación bibliográfica», pp (...)

40Para acabar este examen de la inventio historiográfica alfonsí, señalaré –me limitaré a señalar, para no exceder los límites de lo soportable– que el procedimiento más presente y difuso de conformación de la materia al orden político promovido por Alfonso, reside en la misma transcripción de las fuentes, la cual, muy lejos de ser, como se ha dicho, literal, obra una adaptación constante a los nuevos objetivos ideológicos. En el caso de las fuentes historiográficas, he demostrado muy pormenorizadamente, aunque en el bastante corto fragmento de la Leyenda de los Jueces de Castilla, este proceso de adaptación semántica que toca tanto a la combinación de los textos anteriores como a su traducción39. Y la joven Patricia Rochwert40, prolongando bajo mi dirección trabajos de David Pattison y Brian Powell41, está revelando el minucioso sistema de transformaciones que los historiadores alfonsíes imprimieron a la gesta en el momento de integrarla, y que tocan tanto a los conceptos políticos y jurídicos como a los afectos, a la segmentación del relato como a la representación del tiempo y del espacio, al léxico y a la sintaxis como al mismo sistema enunciativo. He aquí, me parece, otro importante tema de investigación que añadir a los que voy sugiriendo: la reducción de las fuentes a los esquemas ideológicos alfonsíes42.

41Concluyo esta parte: la exhaustividad en la constitución de la materia histórica, pero también en la reunión y en la explotación de las fuentes, el esmero con que éstas son presentadas y la autoridad con que se comentan, el vaivén entre hechos pasados y acontecimientos presentes, la valoración modélica del protagonismo histórico, la glosa dogmática, el enciclopedismo científico, todos estos rasgos característicos del modelo historiográfico alfonsí obedecen a este rasgo superior cuya más directa lectura puede hacerse en la superficie léxico-nocional de los textos: que los provoca principalmente el deseo de promover el ideario monárquico de Alfonso X.

42Pasemos ahora a la «dispositio» de la materia histórica y, para despejar el panorama, distingamos organización del contenido y organización de su expresión.

III. – DISPOSITIO

43Por disposición del contenido entiendo el enfoque de la materia histórica, es decir el punto de vista que presuponen la selección, jerarquización y conexión de los hechos.

  • 43 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 28.
  • 44 Rico, Tres lecciones, p. 114.
  • 45 «Onde es de saber que Nenproth fue el primer rrey deste mundo [...] E del linaje deste rrey vinier (...)
  • 46 Véase supra.
  • 47 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 33-37.

44Como lo ha destacado perfectamente Inés Fernández-Ordóñez, la historia alfonsí es ante todo historia del señorío. Amén de que, como toda la historia antigua y media, la historia alfonsí es historia de «reyes», «prinçipes» y «altos omnes», esto podemos comprobarlo en la General estoria tanto en su adhesión a la teoría general de la translatio imperii43 como bajo el aspecto particular, aunque menos manifiesto no menos operante, del complicado entramado genealógico que –correlativamente a ésta, pues se trata de orientar la translatio hacia Alfonso, haciendo, como lo apuntó maliciosamente Rico, de la historia universal alfonsí «una historia de familia»44– lleva desde Nem rod45, desde Saturno –y, como lo vimos más arriba, de su hijo Júpiter46–, desde Troya también, pasando comúnmente por Roma, hasta los reyes y emperadores y finalmente hasta el mismo rey Sabio47. Pero es en la Estoria de España donde el enfoque político del contenido me parece más acabado y asequible y donde ha sido, desde luego, mejor estudiado.

  • 48 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, pp.28-32.
  • 49 «[...] a tempore Iaphet Noe filii usque ad tempus vestrum, gloriosissime Rex Fernande, ad historia (...)
  • 50 Se lee a continuación del texto citado en la nota anterior: «Inter omnes autem principes Gothorum (...)
  • 51 Rico, Tres lecciones, p. 38.
  • 52 Muy recalcada por Adeline Rucquoi en su libro Histoire médiévale de la péninsule Ibérique, París, (...)

45Siguiendo a Diego Catalán48, podríamos destacar como más novedoso el enfoque «territorial» de la materia histórica. Quizá cabría sin embargo matizar esta novedad, recordando que en gran medida ése fue también el criterio del Toledano, afirmado desde el prólogo del De rebus Hispaniae49 – aun cuando Rodrigo historió por separado los dominios romano, bárbaro, gótico y árabe en la Península, concediendo al dominio godo, es verdad, un énfasis cercano al de Isidoro50. Por otra parte, también habría que señalar, como lo subrayó Rico51, que la importancia concedida a la historia romana en la Estoria de España sobrepasa con mucho los límites de la historia local, lo cual, probablemente, no deja de ser sintomático tanto de la honda pertenencia de la España medieval al mundo romano52 como de la perspectiva imperial que fue la de Alfonso X. Con todo, es verdad que la territorialidad funciona como un criterio profundo de selección de la materia histórica: a la Biblia y a la mitología griega no se recurre sino para dar cuenta de las fundaciones hispánicas; de la historia de los gentiles sólo se recoge lo que atañe directamente a la Península; la historia romana no viene a cuenta sino con ocasión de la llegada de Escipión a España, y, como lo hemos visto, el panorama histórico alcanza después, más allá de los godos y de sus herederos, todos los señoríos españoles: navarro, aragonés, y árabe (s) –y más allá de los hechos de los reyes, aquellos, ampliamente desarrollados, de españoles ilustres, como el Cid. El mismo Rico plasmó muy agudamente la realidad del criterio territorial comparando el método discriminatorio de los autores de la Estoria de España con lo que hicieron sus dos principales inspiradores, Lucas de Túy y Rodrigo de Toledo:

  • 53 Rico, Tres lecciones, p. 37.

Frente al obispo de Túy, que partía de la Creación y abarcaba la tierra entera, se pretende ahora aislar los materiales que tocan directamente a la morada ibérica; frente al arzobispo de Toledo, va a concederse atención minuciosa a la edad pregótica. Y frente a uno y otro se ensancha considerablemente el marco de lo hispano, hasta extenderlo en verdad de mar a mar53.

  • 54 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, p. 31.
  • 55 Es tema fundamental de Partidas, IV, xxiv, 2: «Quantas maneras son de naturaleza».

46Comparto, desde luego, la interpretación que Catalán da de este enfoque, cuando escribe que «Alfonso prima, sobre otros principios de afinidad, la “naturaleza” de los hombres (el ser “naturales” de un territorio) y añade así un nuevo elemento de presión aglutinante a favor de la restauración de una monarquía hispana unitaria, mucho más eficaz que el viejo mito de la continuidad de la línea de los godos en los reyes de Asturias, León y Castilla»54. Esto, desde luego, corresponde a la vez a un principio fundamental de la ideología política alfonsí (la primacía del «señorío natural» sobre todo otro tipo de poder en el reino)55 y a concepciones hegemónicas peninsulares que, por ejemplo, inquietaron al rey de Aragón y, en su momento, le situaron en el campo de la rebelión contra Alfonso.

47Pero me parece necesario añadir que esto segundo no podría ser de no seguir no solo vigente, sino muy activo, en la Estoria alfonsí, «el viejo mito de la continuidad de línea de los godos en los reyes de [...] León y Castilla», el cual da su fundamento histórico a la idea de una legítima hegemonía sobre los demás soberanos españoles de los continuadores del último señorío peninsular:

[Los godos] que fueron ende sennores después acá todauía, cuerno quier que ouieron y los moros yaquanto tiempo algún sennorío» (PCG, I, p. 2Tjb).

48Así, el neogoticismo constituye en la Estoria de España, junto con el criterio territorial, otro gran criterio, étnico esta vez, de enfoque del pasado. Y recordaré a este respecto el cuidado con que la historia árabe está sistemáticamente asociada y subordinada, desde sus orígenes, a la historia de los godos, preparándose así el mito de una reconquista dominada por el enfrentamiento de esta pareja de actores étnicos, mientras se dejan muy por debajo las luchas protagonizadas por los demás reinos cristianos de España.

49Lo que vengo diciendo supone, a su vez, la presencia de un enfoque dinástico del contenido, pues la continuidad étnica poco valor político, luego histórico, tendría de no nacer en el pueblo de los godos y continuarse hasta el presente una dinastía real, dinastía en la que florecerá, una vez recibido el injerto de la dinastía navarro-castellana, la rama propiamente hispánica de la genealogía imperial de Alfonso X, iniciada con la coronación, muy solemnizada por los historiadores alfonsíes, del «primero emperador de Espanna», Alfonso VII (PCG, II, p. 654).

  • 56 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 22-23, interpreta el fenómeno en términos étnicos.

50Por fin, y por muy evidente y básico que parezca, ¿cómo dejar de señalar el enfoque religioso que, para el período neogótico, no sólo antepone sin excepción a la historia de la España islámica la historia de los cristianos, sino que aun en el brevísimo empalme de la caída de Rodrigo con el alzamiento de Pelayo no admite enfoque señorial que no sea cristiano56?

Pues que la batalla fue uençuda, assí como dixiemos, ell infante don Pelayo, que era en Cantabria, alçósse a las Asturias con aquellos cristianos que fincaran, [...] E por que otro sennor non fincaua en la tierra para amparamiento de los cristianos si non este don Pelayo, traemos por éll el cuento de los annos que la tierra estido sin sennor, et fueron cinco fasta quel alçaron a él por rey (PCG, I, p. 314b);

51o bien, un poco más lejos:

Pues que todas las yentes que se alçaran en las montannas fueron allegados en uno, ueyendo el su grand crebanto et el su desconort que auién recebido de los moros, alçaron por rey a don Pelayo; et regnó treze annos, pero estos cinco que son passados a él son contados, et assi son diezeocho (PCG, II, p. 321).

52Desde luego: ninguno de estos criterios de organización del contenido es nuevo. Ni el enfoque territorial, que ya guiaba ampliamente al Toledano (si se tiene en cuenta, no ya sólo el De rebus Hispaniae, sino el conjunto de su obra), ni el enfoque étnico, de raigambre isidoriana y que define, desde el principio, la historiografía asturiana, leonesa y castellana, ni el enfoque dinástico, perfectamente establecido a partir de la Crónica de Alfonso III y que dominó la historiografía leonesa y castellana de los siglos XI y XII, ni, por supuesto, el enfoque cristiano. AI respecto, la historiografía alfonsí no hace más que recoger y superponer perspectivas y conexiones que fueron confiriendo a la historiografía los progresos de la organización política del reino y de su teoría: primero de base religiosa, luego étnica, luego dinástica, y por fin también, y cada vez más, territorial. La novedad, en este caso, parece descansar sobre todo en una aplicación más estricta por los historiadores alfonsíes del criterio territorial de selección de la materia histórica, en la homogeneidad con que llevaron el relato de los sucesivos o simultáneos señoríos españoles, y, claro, en el relieve que dieron a la genealogía política y dinástica del imperialismo castellano-leonés.

53Veamos ahora cómo la exaltación del y de un señorío conformó también la organización expositiva.

54Remontándose más allá de sus inmediatos predecesores, más allá incluso, de la historiografía leonesa y asturiana de los siglos anteriores, fue en los historiadores cristianos del imperio romano y de la época visigótica –y en sus más próximos herederos europeos: pienso en Sigebert de Gembloux (el Gemblacense) y sus Cronografías– donde los oficiales de Alfonso X encontraron la técnica expositiva más adaptada a su propósito exhaustivo y a su ideario monárquico e imperial. Así adoptó la historiografía alfonsí una organización cronológica analística y señorial.

55Las dos estorias alfonsíes son historias de una sucesión de señoríos. Después de la captividad de Babilonia, la General estoria abandona el norte bíblico para seguir la pauta cronológica de los cuatro «mayores señoríos del mundo» –persa, macedonio, egipcio y romano (GE, I, pp. 267-268)–; en cuanto a la Estoria de España, valga recordar la sucesión de sus capitulaciones iniciales: «Aquí se comiença la estoria del sennorío que los almuiuces ouieron en Espanna», «Aquí se comiença la estoria del sennorío que los de Africa ouieron en Espanna», «Aquí se comiença la estoria del sennorío que los romanos ouieron en Espanna» (PCG, I, pp. 14,15 y 18), y luego, con un enfoque no tan estrictamente territorial, y desapareciendo, por la mayor complejidad política del período, el término «señorío» sin que, de hecho, el criterio mismo resulte descartado: «Aquí se comiença la estoria de los vuándalos et de los silingos, de los alanos et de los suevos», «Aquí se comiença la estoria de los godos» (PCG, I, pp. 207 y 215).

56Dentro de esta sucesión de señoríos, el relato está llevado por años de señorío; es decir que nos encontramos ante una forma analístico-señorial que enmarca doblemente la perspectiva, pues determina a la vez la segmentación del relato y el cómputo de las fechas: «Después de la muerte de Vespasiano fincó su fijo Tito César por emperador de Roma; e en el primer anno del su imperio [...]» (PCG, I, pp. 137-138), «Andados diez annos del regnado del rey Suyntilla [...]» (PGG, I, p. 275a), etc. El sistema rige (casi) toda la Estoria de España, empezando sin embargo –esto tampoco deja de ser significativo de las aspiraciones de Alfonso– con la fundación del imperio romano por Julio César (PCG, I, pp. 92 y 95b). El sistema analístico-señorial también es estructura a la que se tiende en la General estoria:

  • 57 Véase ibid., p. 27.

De los años de la trasmigración fasta el naçimiento de Ihesu Christo va la quenta de todas las historias por los annos de los gentiles que asennorearon la tierra. Primeramente, por los años de los reis de Persia. En el segundo lugar, por los del rregno de Maçedonia, por rrazón del rrey Alexandre el grande. En el iij, por los Tolomeos de Alexandría la de Egipto. En el quarto lugar, por los annos de los emperadores de Roma, que fueron Jullio Céssar e Ottaviano Augusto su sobrino (GE, IV, [inédita])57.

57Aquí, sin embargo, los hechos abarcados son tan numerosos y las fechas brindadas por las fuentes tan escasas o imprecisas que el sistema no consigue imponerse sino de cuando en cuando – como durante el gobierno de los jueces de Israel: Othoniel (GE, II, 1, pp. 136-140), Débora (GE, II, 1, pp. 304-308), Sansón (GE, II, 2, pp. 193-195)... Aun así: los autores de la General estoria, quejándose de lo difícil de la empresa y de la desidia de sus antepasados, proclaman repetidamente la autoridad del modelo analístico:

Sabed que nin Moysen nin Jherónimo, como quier que lieuen la estoria de la Biblia por annos, non la lieuan por la cuenta dellos departiendo las estorias diziendo: Esto contesció en tal anno e esto en tal [...] ellos dizen assí [...]: nació Seth tal anno, e empós esto cuentan luego su estoria uñada, e en cabo dizen: Seth fizo fijos e fijas e uisco tantos annos e murió, mas non fazen ý en la estoria otros departimientos por annos. E assí lieuan las uidas e los annos de todos los otros padres de la linna, saluo ende en muy poquillos logares [...]. Mas nos, lo uno por que auemos mester estos departimientos por los fechos et por las estorias e por las razones de los gentiles que enxerimos en la estoria de la Biblia, e auemos otrossí mester annos sennalados de la linna que nombremos en que contescieron aquellas cosas de los fechos de los gentiles e los metamos allí en la estoria, lo ál otrossi por que fallamos estos departimientos fechos que los fizieron los sabios en sus estorias e pero aun esto que lo fazen sobre las razones de los gentiles mas non sobre las de la Biblia si non como auemos dicho, conuiene nos aquí a departir los annos [...]» (GE, I, p. 595).

58O también, quejándose esta vez del descuido de Orosio, y de no poder superarlo:

  • 58 Ibid., p. 102.

Sobre la razones que Paulo Orosio cuenta nos conuiene a fazer aquí este departimiento, que çierto anno nós non podemos dezir a las rrazones que él cuenta si non en muy pocos lugares, ca tomó él los tiempos a grandes pieças, como cient annos en vno, e avn çiento e çincuenta e dozientos. En todo esto él non departe otro anno, si non que cuenta todas las cosas que en aquellos annos contesçieron vna enpós otra, mas non lo departe de otra manera por annos a cada una. E nos otrosi non lo podemos de otra guisa fazer enlas sus razones» (GE, IV [inédita]58).

59El ordenar el relato por sucesivos señoríos dominantes, el fechar los acontecimientos por años de señorío, tampoco era cosa nueva. Así procedía, precisamente después de la captividad de Babilonia, la Biblia en el Libro de los Reyes (25) y en las Crónicas (36, 22). Por sucesivos señoríos, y fechando no pocas veces por el año de señorío historiaron Eusebio, Jerónimo, Isidoro y, no lejos del Rey Sabio, Lucas de Túy. Pero sobre todo: Victor Tunenense y más aún Juan de Bíclaro brindaban el modelo de un relato llevado sistemáticamente año de señorío tras año de señorío. Sin embargo, tres son, a mi parecer, las novedades del sistema alfonsí. La primera es la claridad con que están concebidas y declaradas, no sólo las razones técnicas, como lo acabamos de ver, sino también las bases ideológicas del método:

Pero sobresto [escriben los autores de la General estoria, explicando por qué su sistema deja de referirse a la historia de los hebreos] es otrossí de saber que muchos annos fallaredes en que se cuenta la estoria por los reyes gentiles, como por los annos del rey Darío, e por los de Alexandre el Grand [...] e de los otros reyes gentiles d’aquellos tiempos, e de los romanos otrossí como de Julio César e Otauiano César, e d’otros reyes e emperadores de quien oyredes adelant en esta Estoria; mas esto fue otrossí por que el regno de Israel fincó estonces como destruýdo después de la catiuidad de Babilonna, donde se ouo a contarla estoria por los reys gentiles que eran estonces el mayor sennorío del mundo. [...] Et maguer que después de la catiuidad de Babilonna o esta cuenta e la ondra della perdieron cobraron regno, pero nunqua después esta cuenta cobraron nin se contó la estoria por los annos de la su linna, como ueredes en esta Estoria» (GE, I, pp. 267-268).

  • 59 Juan de Bíclaro fecha sólo por el año del emperador hasta el cuarto de Justino; luego añade al del (...)

60Determinar la segmentación analística del relato histórico es pues honra y valoración política del correspondiente señorío. La segunda novedad es que los autores de la Estoria de España, invirtiendo la ordenación del Biclarense, antepusieron rápidamente al año del imperio el año del reinado gótico y luego neogótico59; lo cual sea quizá indicativo del caminar del imperio hacia España, pero es por lo menos, en aplicación de la ley anterior, exaltación del señorío hispánico relativamente al imperio. La tercera novedad, por fin, es el sometimiento sistemático a dicho sistema no de unos escasos datos, sino de una materia amplísima, compleja y ricamente articulada. Es tanto el empeño que no pocas veces se sigue y marca la segmentación analística aun cuando no se encuentra nada que decir:

Del tercio anno del regnado del rey Gisalaygo non fallamos ninguna cosa que de contar sea que a la estoria pertenesca si non tanto que se tornó él de Aquitania et uínosse pora Espanna [...] (PCG, I, p. 249a).

Del segundo anno no fallamos escripto que conteciesse ninguna cosa granada que de contar sea (PCG, I, p. 138b).

61El sentido de esta restauración y de su renovación lo destaca perfectamente Inés Fernández-Ordóñez:

  • 60 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 33.

[L]a utilización del señorío como principio de organización cronológica permitió concebir la historia como una sucesión de reinados o poderíos terrenales. Son los reyes, sus reinados y sus años de señorío los que sirven para situar los sucesos en el tiempo. Los sennores y su estirpe son, así, los protagonistas fundamentales de la Estoria60.

62Pero añado que en el caso de la Estoria de España, también correspondió este principio a una afirmación, sin precedente en los modelos en que se inspiraron los historiadores alfonsíes, de un señorío español.

63Este enfoque señorial de la historia también se advierte en el sistema de conjunto del cómputo de las fechas, pues éste refiere los hechos a un sistema de datos que siempre es significativo al respecto. Aunque los cómputos de la General estoria son muy diversos y proceden de tradiciones varias, todos adoptan en parte una perspectiva señorial: años del «regnado de Assiria» o «de Sitionia», «regnando el reyZameys» o «el rey Thelsión» (GE, I, p. 109), o bien sincronías de años de gobiernos y reinados:

Andados ocho annos de Othoniel, juez de Israel, et quarenta e tres de Amiténs, rey de Assiria, et ueynte e ocho de Choras, rey de Sidonia, et treynta e ocho de Dánao, rey de Argos, et quarenta e siete de Rámesses, rey de Egipto, murió Amphiteón, rey de Athenas, et reynó empós éll Pandión, quinto rey dallí, quarenta annos (GE, II, 1, p. 137a).

64Pero es en la Estoria de España donde encontramos el sistema más permanente (aunque no constante), coherente y novedoso. En éste se añade al año de reinado del señor de España: primero, la era hispánica (cómputo territorial unitario), luego, el año de la encarnación (cómputo cristocéntrico), luego el año del imperio. Estos cómputos, a su vez, están completados, a principios de cada reinado, con el año del papado, el año de reinado del rey de Francia (destacado vecino, pariente del rey Alfonso y unido a él, desde 1266, por el matrimonio de una hija suya con el infante heredero castellano), el año del emir de los musulmanes (gran Otro histórico, lo hemos visto, y ahora vasallo, de los reyes neogóticos), y por fin el año de la Hégira (es decir de la otra gran religión con dominio político en España, ahora avasallada). Todos estos datos proceden, desde luego, de una u otra fuente que manejaban los historiadores alfonsíes; algunos de ellos –nunca todos, sin embargo– estaban ya asociados en ellas. Pero salta a la vista que el conjunto nuevo que forman encuadra la historia de los reyes de Castilla en el marco de los principales actores de una deseada hegemonía imperial a la vez hispánica y occidental.

65Este es un primer sistema de organización narrativa y cronológica. Pero existe otro, de signo contrario, no menos significativo, pues recoge y expresa contenidos no menos articulados –algunos expuestos más arriba– de la ideología alfonsí. Este segundo sistema es el de la «estoria uñada», es decir de un relato (en parte o todo él) ya no sistemáticamente «departido» por años ni sincronizado con los demás en el casillero analístico. En la General estoria su existencia puede a veces ser debida a problemas técnicos de cómputo creados por las fuentes; pero no siempre. Y, en la Estoria de España, dominan, incontestablemente, los criterios semánticos. En una y otra obra, cuatro de ellos merecen ser destacados.

66Un criterio de constitución de «estorias uñadas» –el más objetivo– puede ser el de la inteligibilidad. En este caso, los historiadores, presionados por la necesidad de remontar de causa en causa para explicar tal acontecimiento, o conscientes de que la continuidad del relato favorece la aprehensión de la lógica de los hechos, mientras la «departiçion» analística la hace borrosa, construyen largas secuencias orgánicas que insertan en tal o cual año de la historia general:

El fecho del minothauro [comentan los autores de la General estoria] e daquel infant Androgeo e del rey Minos e algunos de los fechos del infante Theseo de Athenas en un tienpo fueron, mas non en un anno. Et nós, por que los fechos fueron todos principal mientre, ayuntamos nós agora aquí todas estas razones como deste anno; ca tenemos que la estoria non pierde y ninguna cosa, mas que se entiende muy meior por ello yendo toda vnada como es vna (GE, II, i, pp. 394-395).

67y la explicación del apodo de «Africano» atribuido a Escipión, lleva a los autores de la Estoria de España a emprender ab origene la historia de Cartago:

Este Scipión era omne cuerdo y esforçado, e llamauan le Affricano, assí cuerno a so auuelo, por que conquiriera a Áffrica antes que uiniesse a Espanna quandos leuantara la tercera uez contra los romanos; e daquella yda quemó e destruyó la gran cibdat de Carthago, de guisa que numqua iamás assí fue poblada com ante. Mas por mostrar esto más complidamientre, queremos contar cómo fue primeramientre poblada Cartago, e quáles fueron los que la poblaron (PCG, I, p. 31a).

68Pero hay criterios más políticos. Uno de ellos es genealógico y corresponde a la voluntad de los historiadores de remontarse al «comienço natural» de una componente de la genealogía del rey y de su señorío introduciendo, en el momento en que dicha componente incide en el relato que van llevando a cabo, toda su historia ab origene. Así: al tratar del señorío de los godos en España, pueblo al que los reyes de Castilla consideran que pertenecen –y habiéndose anunciando que «fueron ende sennores depués acá todauía»–, los autores emprenden una historia gótica desde los orígenes, abriendo en el décimo año del reinado del rey suevo Riquiario un paréntesis temporal ocupado por nada menos que 31 capítulos (386 a 416; PCG, I, pp. 2150-2383).

  • 61 A principios del reinado del rey Vermudo III de León introducía también el Toledano una historia « (...)

69Un tercer criterio, parecido al anterior en sus efectos formales, pero que puede ser de signo contrario en su sentido, toca a la jerarquización de los hechos. Así es cómo, traduciendo en la organización expositiva la primacía de la corona castellano-leonesa sobre los demás reinos peninsulares, y en las circunstancias aludidas antes, en que la dinastía real navarra afluyó por Sancho el Mayor (así lo interpretan los autores de la Estoria de España) a la dinastía condal castellana, y luego, por el futuro Fernando I, a la dinastía real leonesa, introducen los historiadores alfonsíes en los albores de la fundación del reino castellano, la «estoria uñada» del reino navarro y de su apéndice aragonés, subordinándola a la «linna» histórica neogótica (PCG, II, pp. 467b-481a)61.

70El cuarto criterio, por fin, (parecido también al genealógico, y a menudo vinculado con él) es el de la ejemplaridad. Un gobernante, particularmente modélico, y por lo común antepasado de los reyes castellanos o fundador de tal o cual realidad hispánica, merece, «para remembrança», ser objeto de un relato «uñado», es decir, al fin y al cabo, participar de una construcción mitológica de la historia. Este es el caso, por ejemplo, de Hércules, fundador de las principales ciudades españolas, del que comentan los autores de la General estoria:

En este lugar vos contaremos el linage donde vino Ércules, e el su nasçimiento, e los grandes e estrannos fechos que él fizo por el mundo. E commo quier que los él fiziera en tiempos departidos e en muchas tierras, ayuntamos los nós aquí todos aquellos buenos fechos por que vaya toda la su estoria una, commo de tan grand prínçipe e sennor commo él, e que la entiendan mejorías que la quisieren oyr» (GE, II, 2, p. 1).

71Lo mismo puede ocurrir con la historia, no ya de un personaje, sino de una ciudad y un pueblo, Troya y los troyanos, considerados, a través del refugio que encontraron sus supervivientes en Roma, como antepasados de los reyes y emperadores de Occidente:

E maguer leuamos esta General estoria por los annos en que acaescieron las cosas –e se deurién contar cada vna dellas en sus tienpos–, pero por memoria desta estoria de Troya, e por que fuese el su fecho todo ayuntado, e que se entendiese por y mejor toda la estoria e los achaques por do vino el destruymiento desta çibdad, touimos estas estorias todas patra aquí, asy commo vienen vnas en pos otras ordenada mientre (GE, II, 2, p. 48).

72Añadiré simplemente que la técnica de alternar «estorias departidas» por años y «estorias uñadas» era perfectamente consciente en los historiadores alfonsíes, por lo menos en lo que toca al posible enfrentamiento de criterios subjetivos y objetivos en la exposición histórica, pudiendo leerse en la General estoria:

De dos maneras demuestra Estaçio en la estoria de Achilles que ouieron los abtores de que vsaron en las entradas de sus razones; e nónbralos él aquellos dos comienços e depártelos desta guisa: Diz que al vn comienço llaman natural (o?) de natura, e al otro dixeron comienço de maestría o del arte. E del comienço de natura departe el así: que es començar el estoriador a contar la estoria de la razón donde se leuanta el feebo e donde viene el primero comienço de la cosa de que fabla en ella. E ell otro comienço, del arte e de la maestría, diz que es quando omne dexa la razón donde nasçe aquello por que ovo a acaesçer aquel fecho de que él á de fablar e todo lo al que yaze allí fasta donde él toma razón de lo suyo, e colmiença luego en la su razón en aquello que viene luego ante lo suyo más de çerca (GE, II, 2, p. 49).

  • 62 G. Martin, «Alphonse X de Castille roi et empereur. Commentaire du premier titre de la Deuxième Pa (...)

73Hemos llegado al final de este muy superficial –aunque les haya parecido larguísimo– recorrido por la historiografía alfonsí. He intentado mostrar cómo sus autores, aunque tomando mucho de sus inmediatos antecesores, se remontaron mucho más allá, hasta los fundadores de la historia cristiana, para encontrar sus modelos formales. Pero, hecho esto, crearon un sistema novedoso capaz, a su vez, de ofrecerse como modelo. Esta novedad –dentro de una realidad que cubre por lo menos toda la Edad Media española y sobre la que vengo insistiendo desde hace ya largo tiempo: que la historia fue en aquellos tiempos una forma dominante del discurso político– fue debida, precisamente, a lo novedoso del proyecto político alfonsí, tanto en su faceta regia, en que los preceptos cristianos y romanistas se combinaron y reorganizaron a la luz del nuevo aristotelismo, como en la expansión de ésta que fue la aspiración al imperio62. Esto determinó, más extensivamente, y sobre todo más sistemáticamente que nunca, tanto una concepción epistemológica de la historia, con sus consecuentes metas y recursos comunicativos, como un modo de concebir, valorar y enfocar lo historiable, como también, al fin, la disposición semántica y expositiva de lo historiado. El sistema creado sirvió de referencia o de punto de partida a gran parte de los historiadores posteriores. Es lo que vamos a ver –o a apreciar– en las siguientes ponencias. Traté, por mi parte, de indicar unos cuantos de los numerosos campos que sigue ofreciendo hoy día a la investigación. Uno de los más fundamentales y más difíciles, al que no he aludido por estar tan brillantemente ocupado, es el que explora, con todo el Seminario Menéndez Pidal, Inés Fernández-Ordóñez: el de la variación textual del modelo historiográfico alfonsí.

Bibliographie

ORIENTACIÓN BIBLIOGRÁFICA

Almazán, V., Lucan in der «Primera crónica general» und der «General estoria» Alfons der Weisen, Inaugural-dissertation zur erlangung des doktorgrades der philosophischen fakultät der Universität Köln, University of Windsor Press, 1963.

Alvar, Manuel, «Didactismo e integración en la General estoria (estudio del Génesis)» en La lengua y la literatura en tiempos de Alfonso X. Actas del Congreso internacional en Murcia (5-10 de marzo de 1984), Universidad de Murcia, pp. 25-78.

Badía, A., «La frase de la Primera crónica general en relación con sus fuentes latinas», Revista de Filología Española, 2, 1958-1959, pp. 179-210.

– «Dos tipos de lengua, cara a cara», Studia philologica. Homenaje a Dámaso Alonso, Madrid, 1960, pp. 115-139.

– «Los Monumenta Germaniae Histórica y la Primera crónica general de Alfonso el Sabio», Strenae. Estudios de filología e historia dedicados a Manuel García Blanco, Salamanca, 1962, pp. 69-75.

Biglieri, A. A., «Hacia una poética del discurso histórico: la rebelión de Paulo en la Estoria de España», Iberoromania, 29, 1989, pp. 1-14.

Blecua, José Manuel, «Crónica abreviada», en Don Juan Manuel, Obras completas; 2 vols., Madrid, Gredos, 1983, II, pp. 507-815.

Brancaforte, B., Prosa histórica alfonsí, Madrid, Cátedra, 1984.

– Las «Metamorfosis» y las «Heroidas» de Ovidio en la-General estoria» de Alfonso el Sabio, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1990.

Bustos Guadaño, María del Mar de, La «Crónica general vulgata». Estudio y edición crítica (tercera parte, acompañada de la «Vulgata interpolada»), tesis doctoral, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Autónoma de Madrid, 1994 (por publicar en «Fuentes Cronísticas de la Historia de España»).

Catalán, Diego, De Alfonso X al conde de Barcelos. Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid, Gredos, 1962.

– La «Estoria de España» de Alfonso X. Creación y evolución, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (V), 1992.

– De la silva textual al taller historiográfico alfonsí. Códices, crónicas, versiones y cuadernos de trabajo, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal-Universidad Autónoma, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (IX), 1997.

Chalón, Louis, «De quelques vocables utilisés par la Primera crónica general de España», Le Moyen Âge, 77 (1), 1971, pp. 79-84.

– «Comment travaillaient les compilateurs de la Primera crónica general de Espanna», Le Moyen Âge, 82 (2), 1976, pp. 289-300.

Cirot, Georges, Les histoires générales d’Espagne. Études sur l’historiographie espagnole entre Alphonse X et Philippe II (1284-1556), Burdeos, Féret, 1905.

De Nigris, C., «La Comedieta de Ponça e la General estoria», Medioevo Romanzo, 2, 1975, pp. 154-164.

Donald, Dorothy, «Suetonius in the Primera crónica general through the Speculum historiale», Hispanic Review, 11, 1943, pp. 95-115.

Dubler, C. E., «Fuentes árabes y bizantinas en la Primera crónica general», Vox Romanica, 12, 1951, pp. 120-180.

Dyer, Nancy Joe, El «Mio Cid» del taller alfonsí: versión en prosa en la «PCG» y en la «CVR», Newark, Delaware, Juan de la Cuesta, 1995.

Eisenberg, D., «The General estoria: sources and source treatment», Zeitschrift für romanische philologie, 89, 1973, pp. 206-227.

– «Alphonsine prose: ten years of research», La Corónica, 11(2), 1983, pp. 220-230.

Fernández-Ordóñez, Inés, Las «Estorias» de Alfonso el Sabio, Madrid, Istmo, 1992 (manuscritos y ediciones de la Estoria de España y de la General estoria, pp. 225-238).

– Versión crítica de la «Estoria de España» (estudio y edición desde Pelayo hasta Ordoño II), Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma de Madrid, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (VI), 1993.

– «La historiografía alfonsí y post-alfonsí en sus textos. Nuevo panorama», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19, 1993-199, pp.101-132.

– «El tema épico-legendario de Carlos Mainete y la transformación de la historiografía medieval hispánica entre los siglos XIII y XIV», en Jean-Philippe Genet (éd.), L’histoire et les nouveaux publics dans l'Europe médiévale (XIIIe-XVe siècles), París, Publications de la Sorbonne, 1997, pp. 89-110.

– «Evolución del pensamiento alfonsí y transformación de las obras jurídicas e históricas del Rey Sabio», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 23, 2000, pp. 263-283.

Fraker, Charles F., «Alfonso, the empire and the Primera crónica», Bulletin of Hispanic Studies, 55, 1978, pp. 95-102.

– «The Fet des Romains and the Primera crónica general», Hispanic Review, 46, 1978, pp. 199-220.

– «Abraham in the General estoria», en Francisco Márquez Villanueva y Carlos Alberto Vega (eds.), Alfonso X of Castile the Learned King (1221-1284). An international symposium (Harvard University, 17 november 1984), Harvard Studies in Romance Languages (43), 1990, pp. 17-29.

– The Scope of History. Studies in the Historiography of Alfonso el Sabio, Ann Arbor, Michigan University Press, 1996.

Funes, Leonardo, «Un lector calificado de la Estoria de Espanna alfonsí: el testimonio de la Crónica abreviada de don Juan Manuel», en Studia Hispanica Medievalia, 2, [Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras], 1990, pp. 42-48.

– «Alfonso el Sabio: su obra histórica y “el fecho del imperio”», Exemplaria Hispanica, 2, 1992-1993, pp. 76-92.

– «La construcción ficcional del acontecimiento histórico en el discurso narrativo de mediados del xiv», en Studia Hispanica Medievalia, 3, [Buenos Aires, Universidad Católica Argentina], 1995, pp. 59-68.

– El modelo historiográfico alfonsí. Una caracterización, Londres, Papers of the Medieval Hispanic Research Seminar, 1997.

Galmés de Fuentes, A., «De nuevo sobre los orígenes de la prosa literaria castellana», Revista de Filología Española, 61,1981, pp. 1-13.

– «Alfonso el Sabio y la creación de la prosa literaria castellana» en Estudios alfonsíes. Lexicografía, estética y política de Alfonso el Sabio, Granada, 1985, pp. 33-58.

Garcia, Michel, «L’historiographie et les groupes dominants en Castille. Le genre chronistique d’Alphonse X au chancelier Ayala», en Les groupes dominants et leur(s) discours, Cahiers de l’UER d’Etudes ibériques, 4, Publications de l’Université Paris III, 1984, pp. 63-74.

García Solalinde, Antonio, «Intervención de Alfonso X en la redacción de sus obras», Revista de Filología Española, 2, 1915, pp. 283-288.

– «Un códice misceláneo con obras de Alfonso X y otros escritos», Revista de Filología Española, 11, 1924, pp. 178-183.

– «El juicio de Paris en el Alexandre y en la General estoria», Revista de Filología Española, 1928, pp. 1-51.

– «Fuentes de la General estoria de Alfonso el Sabio, Revista de Filología Española, 21, 1934, pp. 1-28 et 23, 1936, pp. 113-142.

– «La expresión “nuestro latín” en la General estoria de Alfonso el Sabio», en Homenatge a Antoni Rubió i Lluch, I, Barcelona, 1936, pp. 133-140.

– «Las legiones romanas según la Primera crónica general», Hispanic Review, 6, 1938, pp. 1-3.

– «Una fuente de la Primera crónica general: Lucano», Hispanic Review, 9, 1941, pp. 235-242.

García Solalinde, Antonio, Lloyd. A. Kasten y Victor R. B. Oelschlager, Grande e general estoria, 2a parte, 2 vols., Madrid, CSIC, 1957-1961.

Gómez Pérez, José, «Solalinde y la PCG de España», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 62, 1956, pp. 405-410.

– «Fuentes y cronología de la Primera crónica general de España», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 67,1959, pp. 616-634.

– «Elaboración de la Primera crónica general de España y su transmisión manuscrita», Scriptorium, 17,1963, pp. 233-276.

– «Leyendas medievales españolas del ciclo carolingio», Anuario de Filología [Maracaibo], 2-3, 1963-1964, pp. 7-136.

– «La Estoria de España alfonsí de Fruela II a Fernando III», Hispania, 25, 1965, pp. 485-520.

– «Leyendas carolingias en España», Anuario de Filología, [Maracaibo], 5, 1966, pp. 121-193.

Gómez Redondo, Fernando, «La función del “personaje” en la Estoria de España alfonsí», Anuario de Estudios Medievales, 14,1984, pp. 187-210.

– «Relaciones literarias entre la historiografía latina y las crónicas romances del siglo XIII», en Actas del 1 Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (Santiago de Compostela, 2-6 de diciembre de 1985), 1988, pp. 305-320.

– «Fórmulas juglarescas en la historiografía romance de los siglos XIII y XIV», La Corónica, 15 (2), 1986-1987, pp. 225-239.

– «Historiografía medieval. Constantes evolutivas de un género», Anuario de Estudios Medievales, 19, 1989, pp. 3-15.

– «Géneros literarios en la Estoria de España alfonsí», en Actas del II Congreso internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (Segovia, 5-19 de octubre de 1987), Universidad de Alcalá, 1992, pp. 383-393.

– «Terminología genérica en la Estoria de España alfonsí», Revista de Literatura Medieval, 1,1993, pp. 53-75.

– Historia de la prosa medieval castellana, 2 vols., t. I: La creación del discurso prosístico. El entramado cortesano, Madrid, Cátedra, 1998.

González-Casanovas, Roberto J., «La historiografía alfonsí. Estado actual de la investigación», en José Manuel Lucía Megías (ed.), Actas del VI Congreso internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (Alcalá de Henares, 12-16 de septiembre de 1995), 2 vols., Alcalá de Henares, 1997, I, pp. 87-110.

González Rolan, T., «San Isidoro de Sevilla como fuente de Alfonso el Sabio. Un nuevo texto de las Etimologías (1. XIV) en la General estoria (4a parte)», Revista de Filología Española, 61, 1981, pp. 225-233.

Gormly, Francis, S. N. D., The Use of the Bible in Representative Works of Medieval Spanish Literature, 1250-1300, Washington, 1962.

Hernández Alonso, César, (coord.), Crónica de veinte reyes, Burgos, Excelentísimo Ayuntamiento, 1991.

Herrero Llorente, V., «Influencia de Lucano en la obra de Alfonso el Sabio. Una traducción anónima e inédita», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 57 (2), 1959, pp. 697-715.

Impey, Olga T., «Ovid, Alfonso X and Juan Rodríguez del Padrón: two Castilian translations of the Heroides and the beginnings of Spanish sentimental prose», Bulletin of Hispanic Studies, 57, 1980, pp. 283-297.

– «Un dechado de la prosa literaria alfonsí: el relato cronístico de los amores de Dido», Romance Philology, 34,1980, pp. 1-27.

– «La fin’amors y sus términos en la prosa histórica de Alfonso X: un caso de reflexión y refracción», Revista Canadiense de Estudios Hispánicos, 9 (3), 1985, pp. 369-383.

Jonxis-Henkemans, Wilhelmina L., «The last days of Alexander in General estoria IV», en W. J. Aerts et alii (eds.), Alexander the Great in the Middle Ages, Nimega, 1978, pp. 142-169.

– «The dating of the parts of the General Estoria of Alfonso el Sabio», La Corónica, 14 (2), 1986, pp. 272-273.

– «Los prólogos de la General estoria de Alfonso el Sabio», Bulletin of Hispanic Studies, 1989, pp. 343-350.

Kasten, Lloyd A., «The utilization of the Historia regum Britanniae by Alfonso X», Studies in Memory of Ramón Menéndez Pidal, n° 38 de la Hispanic Review, 1970, pp. 97-114.

Kasten, Lloyd A. y J. Nitti, Concordances and Texts of the Royal Scriptorium Manuscripts of Alfonso X el Sabio, Madison, The Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1978.

Kiddle, L. B., «A source of the General estoria: the French prose redaction of the Roman de Thèbes», Hispanic Review, 4, 1936, pp. 264-271.

– «The prose Thèbes and the General estoria: an illustration of the alphonsine method of using source material», Hispanic Review, 6, 1938, pp. 120-132.

Lapesa, Rafael, «Contienda de normas en el castellano alfonsí», en Actas del coloquio hispano-alemán Ramón Menéndez Pidal, Tubinga, 1982, pp. 172-190.

Lázaro Carreter, F., «Sobre el modus interpretandi alfonsí», Ibérida, 6, 1961.

Lida, María Rosa, «La General estoria: notas literarias y filológicas», Romance Philology, 12, 1958-1959, pp. 111-142 y 13, 1959-1960, pp. 1-30.

– «Josefo en la General estoria», en Franck Pierce (ed.), Hispanic Studies in Honour of I. González Llubera, Oxford, 1959, pp. 163-181.

Lindley Cintra, Luís Filipe, Crónica geral de Espanha de 1344. Ediçao crítica do texto português, 4 vols., Lisboa, Academia Portuguesa da História, 1951-1990, I.

Linehan, Peter, History and Historians of Medieval Spain, Oxford, Clarendon Press, 1993.

– «From chronicle to history: concerning the Estoria de España and its principal sources», en Alan D. Deyermond (ed.), Historical Literature in Medieval Iberia, Londres, Papers of the Medieval Hispanic Research Seminar, 1996, pp. 7-33.

– «On further thought: Lucas of Túy, Rodrigo of Toledo and the alphonsine histories», Anuario de Estudios Medievales, 27 (1), 1997, pp. 415-436.

– «Reflexiones sobre historiografía e historia en el siglo alfonsino», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 23, 2000, pp. 101-111.

Márquez Villanueva, Francisco, El concepto cultural alfonsí, Madrid, Mapfre, col. «Sefarad» (9), 1994.

Martin, Georges, «Luc de Túy, Rodrigue de Tolède, leurs traducteurs, et leurs compilateurs alphonsins. Comparaison segmentaire d’une lexicalisation», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 14-15, 1989-1990, pp. 173-206.

– «Cinq opérations fondamentales de la compilation : l’exemple de l’Histoire d’Espagne (étude segmentaire)», en Jean-Philippe Genet (éd.), L’historiographie médiévale en Europe. Actes de colloque (Paris, 29 mars-1er avril 1989), París, Éditions du CNRS, 1991, pp. 99-110.

– Les Juges de Castille. Mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, París, Klincksieck, Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale (6), 1992, pp. 335-336.

– «Alphonse X ou la science politique. Septénaire, i-ii», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19, 1994, pp. 79-100, y 20, 1995, pp. 7-33.

– «Alphonse X et le pouvoir historiographique», en Jean-Philippe Genet (ed.), L’histoire et les nouveaux publics dans l’Europe médiévale (XIIIe-XVe siècle). Actes du colloque international organisé à la Casa de Velázquez (Madrid, 23-24 avril 1993), París, Presses de la Sorbonne, 1997, pp. 229-240.

– Histoires de l’Espagne médiévale. Historiographie, geste, romancero, París, Klincksieck, Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale (11), 1997.

– «L’escarboucle de Saint-Denis, le roi de France et l’empereur des Espagnes», en Françoise Autrand, Claude Gauvard et Jean-Marie Moeglin (eds.), Saint-Denis et la royauté. Études offertes à Bernard Guenée, Publications de la Sorbonne, 1999, pp. 439-462.

– «Alphonse X roi et empereur. Commentaire du titre premier de la Deuxième Partie», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 23, 2000, pp. 323-348.

Menéndez Peláez, J., «Las biblias romanceadas y su influencia en la General estoria», Studium ovetense, 5,1977, pp. 58-63.

Menéndez Pidal, Ramón, Crónicas generales de España, Madrid, 1898 (2a ed., 1900; 3a ed., 1918).

– Primera crónica general de España, 2 vols., Madrid, Gredos, 1906 (2a ed., 1955, 3a ed., 1977).

– «Alfonso X y las leyendas heroicas», Cuadernos Hispanoamericanos, 1, 1948, pp. 13-37.

– «La Primera crónica general de España», introd. a la 2a ed. de Primera crónica general de España 1955, reproducida al final de la 3a ed. (1977).

– «De Alfonso a los dos Juanes. Auge y culminación del didactismo (1252-1370)», en Studia Hispanica in Honorem R. Lapesa, Madrid, Gredos - Seminario Menéndez Pidal, 1972, t.I, pp. 63-83.

Millas Vallicrosa, J. M., «El literalismo de los traductores de la corte de Alfonso el Sabio», Al-Andalus, 1, 1933, pp. 155-187.

Morreale, Margherita, «La fraseología bíblica en la General estoria», en Linguistic and Literary Studies in Honor of H. A. Hatzfeld, Washington, 1964, pp. 269-278.

– «Una lectura de Sab. 2 en la General estoria: la Biblia con su glosa», Berceo, 94-95, 1978, pp. 233-254.

– «Acerca de sapiencia, sabencia, sabid(u)ria y saber en la IVa parte de la General estoria», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 6, 1981, pp. 111-122.

– «La General estoria de Alfonso X como Biblia», Actas del séptimo congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Roma, 1982, pp. 767-773.

Pattison, David G., «Legendary material and its elaboration in an idiosyncratic Alphonsine chronicle», en P. S. N. Russell, N. G. Round y A. H. Terry (eds.), Belfast Spanish and Portuguese Papers, Belfast, The Queen’s University of Belfast, 1979, pp. 173-181.

– From Legend to Chronicle. The Treatment of Epic Material in Alphonsine Historiography, Oxford, The Society for the Study of Mediæval Languages and Literature, Medium Ævum Monographs - New Series (13), 1983.

– «Leyendas épicas en las crónicas alfonsíes: enfoque de la cuestión», en Jean-Philippe Genet (éd.), L’histoire et les nouveaux publics dans l’Europe médiévale (XIIIe-XVe siècles), París, Publications de la Sorbonne, 1997, pp. 77-87.

Pattison, David G. y Brian Powell, «Two new manuscripts at Salamanca of the alphonsine chronicle tradition», La Corónica, 18 (2), 1990, pp. 5-9.

Perona, José, «Lenguas, traducción y definición en el scriptorium de Alfonso X», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 14-15, 1989-1990, pp. 248-276.

Pinkernell, G., «Die geschichte Ganymeds in der General estoria Alfons des Weisen. Eine illustration mittelalterlicher quellenbenutzung», Romanistische Jahrbuch, 21, 1970, pp. 257-261.

Powell, Brian, Epic and Chronicle. The «Poema de mio Cid» and the «Crónica de veinte reyes», Londres, The Modern Humanities Research Association, 1983.

Procter, Evelyn S., Alfonso X of Castile, Patron of Literature end Learning, Oxford, Clarendon Press, 1951.

Rico, Francisco, Alfonso el Sabio y la «General estoria». Tres lecciones, Barcelona, 1984 (ia éd., Barcelona, Ariel, 1972).

– El pequeño mundo del hombre. Varia fortuna de una idea en las letras españolas; Madrid, 1970.

Rochwert, Patricia, «Recherches sur la mise en prose des poèmes héroïques dans l’Histoire d’Espagne. Le premier chant du Poème du Cid dans la Chronique de vingt rois», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 22, 1998-1999, pp. 131-160.

Roudil, Jean, Index alphabétique des formes de la «Primera crónica general», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 4 bis, 1979.

Rubio, F., O.S.A., «Breve estudio de la magia en la General estoria de Alfonso el Sabio, La Ciudad de Dios, 172,1959, pp. 485-498.

Sánchez- Prieto Borja, Pedro, y Bautista Horcajada Diezma (eds.), Alfonso el Sabio. General estoria (Tercera parte. Libros de Salomón), Madrid, Gredos, Biblioteca Románica Hispánica, 1994.

Tyras, Georges, La perte de l’Espagne: de l’idéologie à la narration, Université de Grenoble, 1983.

– «Vitiza el contra-modelo: un relato trifuncional en la Primera crónica general, en Mitos, folklore y literatura, Zaragoza, Caja de Ahorros, 1987, pp. 39-56.

Van Scoy, H. A., «Alfonso X as a lexicographer», Hispanic Review, 8, 1940, pp. 277-284.

Vones, Ludwig, «Historiographie et politique: l’historiographie castillane aux abords du XIVe siècle», en Jean-Philippe Genet (éd.), L’historiographie médiévale en Europe. Actes de colloque (Paris, 29 mars-1er avril 1889), París, Éditions du CNRS, 1991, pp. 177-188.

Notes

1 Diego Catalán, De Alfonso X al conde de Barcelos. Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografia romance en Castilla y Portugal, Madrid, Gredos, 1962; Id., La «Estoria de España» de Alfonso X Creación y evolución, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma de Madrid, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (V), 1992 (citado Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X; Id., De la silva textual al taller historiográfico alfonsí. Códices, crónicas, versiones y cuadernos de trabajo, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma de Madrid, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (IX), 1997; Francisco Rico, Alfonso el Sabio y la «General estoria». Tres lecciones, Barcelona, 1984 (ia ed. 1972; citado Rico, Tres lecciones); Id., El pequeño mundo del hombre. Varia fortuna de una idea en las letras españolas, Madrid, 1970; Inés Fernández-Ordóñez, Las «Estorias» de Alfonso el Sabio, Madrid, Istmo, 1992 (manuscritos y ediciones de l’Estoria de España y de la General estoria, pp. 225-238; citado Fernández-Ordóñez, Las «Estorias»); Ead., «La historiografía alfonsí y post-alfonsí en sus textos. Nuevo panorama», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19, 1993-1994, pp.-101-132; Ead. (ed.), Versión crítica de la «Estoria de España». Estudio y edición desde Pelayo hasta Ordoño II, Madrid, Fundación Ramón Menéndez Pidal - Universidad Autónoma, Fuentes Cronísticas de la Historia de España (VI), 1993.

2 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 69-202.

3 Por lo general remitiré a las respectivas ediciones de Solalinde y Menéndez Pidal: Antonio García Solalinde (ed.), Alfonso el Sabio, Grande e general estoria, ia parte, Madrid, Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, 1930 (citado GE, I); Antonio García Solalinde, Lloyd. A. Kasten y Victor R. B. Oelschlager, Grande e general estoria, 2a parte, 2 vols., Madrid, CSIC, 1957-1961 (citado GE, II); Ramón Menéndez Pidal, Primera crónica general de España, 2 vols., Madrid, Gredos, 1977 (ia ed. 1906, 2a ed. 1955; citado PCG).

4 Véase la ponencia de I. Fernández-Ordóñez en este mismo libro.

5 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 203-220.

6 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, pp.. 13-18; Rico, Tres lecciones, pp. 123-141.

7 Kenneth H. Vanderford (ed.), Alfonso el Sabio, Setenario, Barcelona, Crítica, 1984 (ia edición: Buenos Aires, Instituto de Filología, 1945), citado Setenario.

8 Georges Martin, «Alphonse X ou la science politique. Septénaire, i-ii», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19, 1994, pp.79-100 (corresponde a la primera parte del estudio: «Le modèle de l’autorité»; segunda parte, «Le modèle politique», publicada en Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 20, 1995, pp. 7-33.

9 Véase segunda parte del estudio mencionado en la nota anterior.

10 Es tema de la tercera parte («Le modèle épistémologique») del estudio señalado en la nota 8.

11 Rico, Tres lecciones, p. 148.

12 Ibidem, p. 149.

13 Gerold Hilty (ed.), Aly Aben Ragel, El libro conplido en los iudizios de las estrellas, Madrid, S. Aguirre Torre, 1954, p. ia (citado Libro conplido).

14 Lloyd A. Kasten y Lawrence B. Kiddle (eds.), Alfonso el Sabio, Libro de las cruzes, Madrid-Madison, CSIC (Instituto «Miguel de Cervantes»), 1961, p. 1 (citado Libro de las cruzes).

15 Sagrario Rodríguez M. Montalvo (ed.), Alfonso X, Lapidario (según el manuscrito escurialense H. I. 15), Madrid, Gredos, 1981, p. 17 (citado Lapidario).

16 También se puede leer en la General estoria, a propósito del cómputo de las fechas: «[...] contar omne cierta mientre el tiempo en que contesce la cosa... una es délas cosas que son muy mester pora en toda cuenta de estoria, pora adozir bien a remembrança el fecho que contesce que se non oluide a omne, e la remembrança es la cosa en que yaze el pro dela razón pora membrar se della, e castigarse omne del mal e meter mientes en el bien» (GE, I, p. 624).

17 José Manuel Blecua (ed.), Don Juan Manuel, Obras completas, 2 vols., Madrid, Gredos, 1981-1983, t. I, p. 519.

18 Ibid., t. II, p. 576.

19 Diego Catalán, en este mismo libro, argumenta en favor del conocimiento que tenía el Rey Sabio de dicha crónica.

20 G. Martin, «Alphonse X et le pouvoir historiographique», en Jean-Philippe Genet (éd.), L’histoire et les nouveaux publics dans l’Europe médiévale (XIIIe-XVe siècle)». Actes du colloque international organisé à la Casa de Velázquez, (Madrid, 23-24 avril 1993), París, Presses de la Sorbonne, 1997, pp. 229-240.

21 Otra cita significativa: «[Estorias] fueron estudio para los buenos e solaz para los prínçipes para leerles ende ystorias compuestas e escriptas de aquellos fechos. E en lugar de otras fablillas [...] es muy mejor de oyr esto, e mayormente a aquellos que de coraçón e de todas sus voluntades se quieren trabajar de batallas e enboluerse en armas» (GE, IV, inédita, en I. Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 41).

22 Subrayo que esto también ocurre con las obras jurídicas. Las obras científicas, por lo contrario, señalan comúnmente la identidad de quienes las traducen o componen. A este respecto, véase primera parte del trabajo citado en nota 8.

23 «Lengua castellana» en el Libro conplido en los iudizios de las estrellas (p. ia); «lenguaje castellano», por ejemplo en el Lapidario (p. 19) y el Libro de las cruzes (p. ib); «lenguaje de España» en el Setenario (p. 7). «Lenguaje de Castiella» es expresión manuelina (véase supra).

24 Véase Rico, Tres lecciones, pp. 167-188.

25 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, pp. 22-24. También: A. Badía, «La frase de la Primera crónica general en relación con sus fuentes latinas», Revista de filología española, 2, 1958-1959, pp. 179-210; María Rosa Lida, «La General estoria: notas literarias y filológicas», Romance Philology, 12, 1958-1959, pp. 111-142; Olga T. Impey «Un dechado de la prosa literaria alfonsí: el relato cronístico de los amores de Dido», Romance Philology, 34, 1980, pp. 1-27; A. Galmés de Fuentes, «De nuevo sobre los orígenes de la prosa literaria castellana», Revista de filología española, 61,1981, pp. 1-13; Id., «Alfonso el Sabio y la creación de la prosa literaria castellana», en Estudios alfonsíes. Lexicografía, estética y política de Alfonso el Sabio, Granada, 1985, pp. 33-58.

26 G. Martin, «Le livre dans les prologues des œuvres composées sous l’autorité d’Alphonse X de Castille», en Michel Moner y Michel Lafon (eds.), Le livre et l’édition dans le monde hispanique (XVIe-XXe siècles). Pratiques et discours paratextuels, n° hors série de la revue Tigre, Université de Grenoble, 1992, pp. 21-32.

27 Dos ejemplos: «Estos departimientos delas razones desta Estoria por libros son, por quelos quilos leyeren que non tomen ende enoio de luengas razones. Por esta razón misma son los títulos e los capítulos en los libros, e por departir por y razón de razón, e por los títulos yrmás cierto a la razón que omne quiere enel libro» (GE, 1,265a), y «Nos, ante que entremos a contar la estoria como sea en este libro, queremos uos departir, en el comienço dél, de la manera e dela razón de que es fecho e en qué manera [...] Ca tenemos que son estas cosas enderesçamiento poro sea muy bien llana la entrada et desí las razones del libro que vienen después por tod él» (GE, I, 492b), etc.

28 Privilegiar el castellano frente a los demás idiomas del reino es tanto y más significativo en cuanto a una jerarquía política interna como lo es, respecto a una jerarquía externa (peninsular), identificar el «castellano» con el «lenguaje de Espanna». Pero por otra parte: ¿qué «castellano» fue el de Alfonso? ¿A qué zona(s) del habla castellana se atuvo (más)? No estoy lejos de pensar que la noción de «castellano» –más aún, la de «castellano derecho»– fue en parte un objeto imaginario, agente de una manipulación linguístico-cultural que favorecía el centralismo y el unitarismo políticos. Al respecto, la opinión, bastante afín a la mía, de Juan Ramón Lodares, «Las razones del “castellano derecho”», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19, 1993-1994, pp. 313-334.

29 El Chronicon mundi es universal en sus raíces y tronco, pero se limita luego a seguir la rama gótica y su prolongación leonesa y castellana. La General estoria, en cambio, se fijaba una meta universal en la totalidad de su desarrollo (I, p. 3b). Es lícito imaginar que la perspectiva universalista debía mantenerse incluso cuando se llegara a la historia de España; incluso cuando se tratara del tiempo de Alfonso. Véase GE, I, p. xxiii, n. 2.

30 Como lo ha demostrado I. Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 71-95.

31 Véase Rico, Tres lecciones, pp. 21-32 y 69-72.

32 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, p. 35.

33 «Estonces Ixio, fijo de Flegia e nieto de Thitano el gigant, fue el que primero falló manera de armar cauallero pora sobre cauallo, e déla primera uez que esto fizo armó. C. caualleros desta guisa; e desí los sabios de dar nombres naturales alas cosas e alos fechos tomaron esta palabra que dezimos çiento e esta otra que llamamos armados, e ayuntaron los e compusieron dend este nombre que dezimos çentauros, e púsol el rey Cicrops a aquellos caualleros e dixo les centauros, que quiere dezir tanto como. C. armados, e assi ouieron nombre dallí adelant quantos daquel linage ouieron, [sigue el pasaje citado]» (GE, I, pp. 329-330).

34 G. Martin, Les Juges de Castille. Mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, Paris, Klincksieck, Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale (6), 1992, pp. 335-336.

35 Rico, Tres lecciones, pp. 97-120.

36 Gonzalo Martínez Díez (éd.), Leyes de Alfonso X., t. I: Espéculo, Ávila, Fundación Sánchez Albornoz, 1985, pp. 101-102 (citado Espéculo).

37 Recordemos el prólogo del Libro de la cruzes: «Onde nostro sennor, el muy noble rey don Alfonso, rey dEspanna [...] en qui Dyos puso seso et entendemiento et saber sobre todos los príncipes de su tyempo [...]» (p. ia).

38 GE, II, 1, p. 275a; GE, 4, inédita (en Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 42).

39 G. Martin, «Luc deTúy, Rodrigue de Tolède, leurs traducteurs, et leurs compilateurs alphonsins. Comparaison segmentaire d’une lexicalisation», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 14-15, 1989-1990, pp. 173-206; Id., «Cinq opérations fondamentales de la compilation: l’exemple de l’Histoire d’Espagne (étude segmentaire)», en Jean-Philippe Genet (éd.), L'historiographie médiévale en Europe. Actes de colloque (Paris, 29 mars - 1er avril 1989), París, Éditions du CNRS, 1991, pp. 99-109.

40 Patricia Rochwert, Du poème à l’histoire. La geste cidienne dans l’historiographie alphonsine et néo-alphonsine (XIIIe-XVe siècle), tesis doctoral defendida en la Universidad París XIII en enero de 1998; Ead., «Recherches sur la mise en prose des poèmes héroïques dans l’Histoire d’Espagne. Le premier chant du Poème du Cid dans la Chronique de vingt rois», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 22, 1998-1999, pp. 131-160.

41 David Pattison, From Legend to Chronicle. The Treatment of Epic Material in Alphonsine Historiography, Oxford, Medium Ævum Monographs - New Series (13), 1983; Brian Powell, Epic and Chronicle. The «Poema de mio Cid» and the «Crónica de veinte reyes», Londres, The Modern Humanities Research Association, 1983.

42 Sobre el tema, más general, de la adaptación de las fuentes, véase «Orientación bibliográfica», pp. 33-40.

43 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 28.

44 Rico, Tres lecciones, p. 114.

45 «Onde es de saber que Nenproth fue el primer rrey deste mundo [...] E del linaje deste rrey vinieron los rreyes de Françia e los emperadores de Rroma, e de los emperadores de Rroma e de los rreyes de Françia por linna vino la muy noble señora rreyna doña Beatriz, muger que fue del muy noble e muy alto señor e sancto don Fernando, rrey de Castilla e de León, e padre e madre que fueron del muy noble e alto rrey don Alphonso, que fizo fazer estas historias e muchas otras» (GE, IV, inédita, en Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 34).

46 Véase supra.

47 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 33-37.

48 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, pp.28-32.

49 «[...] a tempore Iaphet Noe filii usque ad tempus vestrum, gloriosissime Rex Fernande, ad historiam Hispaniae contexendam, quam sollicite postulastis, prout potui, fideliter laboravi» (María Desamparados Cabanes Pecourt [ed.], Rodericus Ximenius de Rada, Opera, Zaragoza, Anubar, Textos Medievales (22), 1985, p. 3.

50 Se lee a continuación del texto citado en la nota anterior: «Inter omnes autem principes Gothorum Reges saecula praecipuos habuere, et testamentali edicto Híspanie legavere, quorum insignia usque ad tempora quae me praetereunt, derivavi, addens aliqua que eorum historiae famulantur, necnon et clades quas Híspania pertulit ante eos» (ibid., p. 3).

51 Rico, Tres lecciones, p. 38.

52 Muy recalcada por Adeline Rucquoi en su libro Histoire médiévale de la péninsule Ibérique, París, Seuil (Points, 180), 1993.

53 Rico, Tres lecciones, p. 37.

54 Catalán, La «Estoria de España» de Alfonso X, p. 31.

55 Es tema fundamental de Partidas, IV, xxiv, 2: «Quantas maneras son de naturaleza».

56 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», pp. 22-23, interpreta el fenómeno en términos étnicos.

57 Véase ibid., p. 27.

58 Ibid., p. 102.

59 Juan de Bíclaro fecha sólo por el año del emperador hasta el cuarto de Justino; luego añade al del emperador el año del rey visigodo, empezando con el segundo de Leovigildo (Julio Campos [ed.], Juan de Bíclaro, obispo de Gerona. Su vida y su obra, Madrid, CSIC, 1960, pp. 77-100). Los historiadores alfonsíes adoptan primero este (segundo) sistema, pero a partir del reinado de Ataúlfo anteponen el año del rey al del emperador (PCG, I, p. 232a).

60 Fernández-Ordóñez, Las «Estorias», p. 33.

61 A principios del reinado del rey Vermudo III de León introducía también el Toledano una historia «unada» y ab origene de los reyes de Navarra –lo noté en mi reseña de Fernández-Ordóñez, Las «Estorias» (Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 18-19, 1994, p. 429). Pero: cuando Rodrigo Jiménez subordinaba los primeros hechos castellanos a la historia de los monarcas navarros, los autores de la Estoria de España mantuvieron su subordinación a la historia de la corona leonesa. El asesinato del infant García está introducido en el De rebus relativamente a la historia real navarra («Nunc ad historiam Regís Sancii, qui dictus est Maior, a qua divertimus, revertamur. Morto Comite Sancio successit in Comitatu filius eius Garsias [...]», V, 25. Por su parte, los historiadores de Alfonso X subordinan el mismo relato al reinado de Vermudo: «En el segundo anno del regnado del rey Vermudo de León –et fue esto en la era de [...]– murió el conde don Sancho de Castiella, et dexó un fijo a que dixieron el inffante don Garçia [...]» (PCG, II, p. 469b).

62 G. Martin, «Alphonse X de Castille roi et empereur. Commentaire du premier titre de la Deuxième Partie», Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 23, 2000, pp. 323-348.

© Casa de Velázquez, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search