Version classiqueVersion mobile

L'Europe héritière de l'Espagne wisigothique

 | 
Jacques Fontaine
, 
Christine Pellistrandi

Las relaciones entre la Península Ibérica y la Septimania entre los siglos v y viii, según los hallazgos arqueológicos

Gisela Ripoll López

Texte intégral

1Desde un punto de vista arqueológico, la presencia de los visigodos en el Sur de la Galia era hasta hoy prácticamente inexistente y si no fuera por las fuentes textuales de la época, el paso de estas gentes por dicha zona parecería poco creíble. Sin embargo recientes excavaciones, sobre todo en lo que respecta a la Septimania, ponen de relieve la importancia de esta provincia en la época del reino visigodo de Toulouse y también su dependencia evidente bajo la monarquía toledana. Término el de dependencia que está mal empleado, pues Septimania formó siempre parte integrante del reino de Toledo, y así lo demuestra como veremos la arqueología. Por otra parte cabe destacar el importante papel de comunicación que jugaron los pasos pirenaicos, tanto a nivel de penetraciones populares o militares, como de vías para el intercambio de productos comerciales.

2En la zona de las Galias –área comprendida por el sur, desde el Océano hasta el Mediterráneo– existía una enraizada tradición romana, que no permite distinguir con claridad, como en otros muchos casos a lo largo de la historia, aquello que procede de un taller romano o aquello que podría ser debido a las nuevas producciones de los recién llegados, en este caso los visigodos. Sólo una expresión artística permite aproximarnos al conocimiento de las producciones artesanas del pueblo visigodo y esta es el arte de los pequeños objetos en metal. Estos objetos reflejan al mismo tiempo una serie de aspectos sociales y económicos, que nos introducen directamente en la historia del pueblo visigodo.

3Los estrechos contactos e influencias artísticas entre la Septimania y la Hispania visigodas, quedan atestiguados en un grupo de esculturas hallado en Narbo, sobre el cual no vamos a tratar, pues es conocido por todos, y plantea todavía algunas dudas cronológicas y de pertenencia a un taller determinado. Existe también un importante grupo de documentos epigráficos, que tiene sin lugar a dudas unas connotaciones visigodas, sobre todo en lo que a onomástica se refiere, así por ejemplo la inscripción del presbítero Othia y los epitafios de Genesius, Ranilo, Trasemirus y Valeriana, que son relevantes documentos para conocer la importante implantación visigoda en la Septimania. Pero también esta implantación, contactos y lazos comerciales, como decíamos más arriba, se dejan entrever a través de la arqueología funeraria y los objetos de adorno personal proporcionados por la excavación de las necrópolis de esta época.

La arqueología funeraria

4El cementerio tomado como ejemplo típico de necrópolis visigoda es el de «Las Tumbas» de Estagel (Pirineos Orientales). En 1888, M. Boby descubrió, en el actual camino de Montner y antigua vía romana, una gran necrópolis. La excavación fue llevada a cabo por Raymond Lantier, en dos campañas diferentes. La de 1935-1936 y la de 1946 a 1948. Se descubrieron un total de 208 sepulturas, de las cuales al parecer 121 poseían en su interior adornos personales. Los materiales ingresaron en el Musée des Antiquités Nationales de Saint-Germainen-Laye y se encuentran actualmente en estudio por un equipo dirigido por Mme Françoise Vailet, conservadora en dicho museo. Las sepulturas estaban alineadas, formando grupos y orientadas todas ellas E-O. Básicamente eran fosas excavadas todas ellas en la tierra, a veces revestidas con lajas y en otras el suelo revestido. La mayoría de los esqueletos presentaron sus brazos extendidos a lo largo del cuerpo y en algunos casos, las sepulturas fueron reutilizadas con hasta tres inhumados. Según Lantier, aparecieron tres estelas de señalización, y supone que también el resto de las sepulturas estuvo indicado por medio de amontonamientos de piedras, de tegulae o con bloques de piedra cuadrangulares, a veces redondeados en la parte sobresaliente, o bien con ladrillos fijados en la cabecera o en los pies de la tumba. También es interesante la observación hecha respecto a las sepulturas n° 28, 179, 184 y 189, pues presentaban una obra protectora sobre la tumba. Este tipo de construcciones, el propio Lantier las identifica con la basílica super bominem mortuum, citada par la Ley Sálica, o bien con el mandalus. El mismo autor interpreta los espacios más o menos circulares, dejados entre los grupos de sepulturas, como zonas de reunión o como espacios rituales, delimitándose así simultáneamente los diferentes grupos familiares.

5Los materiales proporcionados por la excavación de las sepulturas corresponden a los niveles propuestos por nosotros, los II y III, con fechas de hacia el año 480-490, hasta el 560/580. R. Lantier, siguiendo la cronología propuesta por Julio Martínez Santa Olalla y por Hans Zeiss, fechó la necrópolis en la primera y segunda mitad del siglo VI. Creemos que evidentemente todo el conjunto debe ser incluido dentro del siglo VI, formando parte de la serie de necrópolis de la Península Ibérica que denominamos visigodas clásicas o de tradición «germánica», y que cada vez estamos más convencidos que tienen una fecha inicial correspondiente a los últimos decenios del siglo V y su ocupación puede perdurar hasta los años anteriores al III Concilio toledano.

6En el actual pueblo de Lunel-Viel (Hérault), situado en la llanura del Languedoc, se está llevando a cabo un proyecto de estudio muy ambicioso en manos de C. Raynaud, y donde se han puesto al descubierto al menos tres conjuntos cementeriales de gran importancia para el conocimiento de la ocupación del suelo desde la antigüedad tardía hasta la alta edad media en esa zona. Los estudios se iniciaron a finales de los años 70 y se prosiguen todavía, pero existen ya numerosas novedades que merece recalcar aquí. Por un lado se conoce la llamada necrópolis de Verdier, situada a unos 300 metros de la antigua aglomeración (Fig. 1). En esta necrópolis se han podido distinguir varias fases de ocupación, entre las 147 sepulturas excavadas por el momento. La primera correspondiente a los años entre 275 y 350, y en la que aparecen sepulturas orientadas N-S con abundantes depósitos funerarios. A partir de mediados del siglo IV empiezan a aparecer sepulturas orientadas E-O. La segunda fase bien determinada es la que transcurre entre los años 350-400, y esta orientación E-O. se impone con evidencia y los depósitos funerarios son más escasos. La tercera fase cubre todo el siglo V, y los objetos son extremadamente raros, lo que dificulta su identificación y datación, pero parece que después de este momento la necrópolis es abandonada, pues se inaugura otra nueva área funeraria en el lugar llamado Les Horts.

Fig. 1. Plano de la necrópolis de Verdier (Lunel-Viel, Hérault), (según C. Raynaud, 1986).

7Les Horts se sitúa a unos 300 metros al S-O. de la precedente. Se compone de unas 130 tumbas descubiertas en 1985, debido a una excavación de urgencia. Todas ellas se orientan E-O., y testimonian unas prácticas funerarias características de la cultura visigoda de los siglos VI y VII (Fig. 2), Este testimonio viene aportado no sólo por la propia arquitectura funeraria, sino también por los objetos hallados en el interior de un 60% de estas tumbas, cuyas cronologías son claras aunque todavía dejan algunas dudas de exacta precisión. Prácticamente todos los objetos de adorno personal corresponden, al igual que ocurría en Estagel, a los niveles II y III: por tanto una cronología que abarca desde finales del siglo V hasta mediados de la segunda mitad del siglo VI. Se trata de piezas, como veremos más adelante, que pueden proceder tanto de talleres locales septimanos, como es el caso del broche de cinturón con placa rectangular llamado comunmente insectiforme, como de talleres hispánicos, pues piezas de este tipo se hallan ampliamente repartidas por la geografía visigoda peninsular.

Fig. 2. Evolución y reconstrucción de la tumba n°. 67 de la necrópolis de Verdier (Lunel-Viel, Hérault), (según C. Raynaud, 1986).

8La tercera y última necrópolis que ha sido excavada por el grupo de C. Raynaud en Lunel-Viel, es la situada alrededor de la actual iglesia parroquial dedicada a San Vicente. En este área se excavaron, en 1986, un total de 90 sepulturas, correspondientes cronológicamente al siglo VI: por tanto se trata de una segunda necrópolis de época visigoda que se sitúa en el centro mismo de la aglomeración, y girando alrededor del lugar de culto (Fig. 3). Aunque el edificio no ha sido todavía identificado, pues las construcciones actuales no permiten conocerlo con claridad, es posible que en el lugar de la iglesia románica existiese una basílica anterior, hecho por otra parte muy frecuente.

Fig. 3. Plano general de la necrópolis de Les Horts (Lunel-Viel, Hérault, (según C. Raynaud, 1986).

9También es bastante reciente el hallazgo de una necrópolis visigoda al pie mismo de los Alberes en el conocido yacimiento prehistórico de Tautavel (Pirineos Orientales). Unos primeros sondeos se hicieron hacia 1983 por parte de J. Abellanet, y las excavaciones sistemáticas se iniciaron a partir de 1988. No conocemos todavía la extensión del conjunto cementerial, pero por los materiales proporcionados y dados a conocer parece que dicha necrópolis fue ocupada durante el siglo VI y al menos principios del siglo VII.

10A finales de los años 60, en Chambard de Ouveillan (Aude), no lejos de la villa gallo-romana fueron halladas una serie de sepulturas, pero no se llevó a cabo ninguna excavación sistemática. Los objetos hallados en el lugar proporcionan la mejor serie –aunque escasa– de objetos visigodos característicos que podrían proceder tanto de la Meseta Castellana como de la costa septimana. Se trata de dos broches de cinturón de placa rectangular articulada, fechables en la primera mitad del siglo VI, dos placas de lengüeta rígida de finales del siglo VI o principios del VII, y por último un broche de cinturón de tipo liriforme del siglo VII y principios del VIII. Desgraciadamente las excavaciones no han proseguido en el lugar, y no se levantó ningún plano del cementerio, pero se trata sin lugar a dudas de una necrópolis del tipo que acabamos de citar de Les Horts y Estagel.

11En Roujan (Hérault), se excavó entre 1983 y 1985 la necrópolis de Saint-Jean, que se implanta sobre un conjunto arquitectónico compuesto de tres edificios fechados en la primera mitad del siglo I de J. C. Posteriormente a uno de los edificios rectangulares, compuesto, al igual que los otros, de un pronaos y una cella, le fue añadido un ábside con mucha probabilidad abovedado, pero cuya datación es por el momento dificultosa: sólo se puede decir que es posterior a las sepulturas de finales del siglo II y principios del siglo III (Fig. 4). La necrópolis tuvo también diferentes fases de ocupación. Se han excavado un total de 40 sepulturas, en su mayoría orientadas E-O. Muy pocas contenían objetos en su interior, a la excepción de la tumba n° 49, situada entre los templos central y septentrional, que proporcionó un broche de cinturón en bronce dorado de placa rígida calada, cuya datación lo sitúa a finales del siglo VI o en el siglo VII. Se trata de una producción típicamente visigoda, y ello hace que la necrópolis de Saint-Jean en Roujan venga a sumarse al número de posibles cementerios de tipo visigodo o al menos que presentan mezclas entre la población romana y la visigoda.

Fig. 4. Complejo arquitectónico y necrópolis de Saint-Jean, en Roujan (Hérault), (según M.-G. Colin y M. Schwaller, 1986).

12Estos son los conjuntos funerarios que definen con claridad la arqueología visigoda de la Septimania y que permiten asegurar sin lugar a dudas su pertenencia al reino visigodo de Toledo y sus habituales contactos. Necrópolis de características semejantes o iguales las encontramos en Hispania en gran número, y sería inútil enumerarlas aquí. Estas similitudes o identidades son palpables tanto en lo que a organización de las sepulturas se refiere, arquitectura funeraria, materiales utilizados y objetos de adorno personal, que además atestiguan la existencia de una clientela exacta a ambos lados de los Pirineos. Pero no podríamos acabar el análisis de la información proporcionada por los hallazgos arqueológicos procedentes de sepulturas si no analizásemos también los hallazgos sueltos.

Los objetos de adorno personal

13El estudio de los adornos personales de época visigoda, tanto en Septimania como en Hispania, se debe regir por una seriación tipológica y cronológica, que dependerá siempre de los hallazgos cerrados de las sepulturas. Por ello, si en la Península Ibérica hemos detectado ya una serie de niveles cronológicos de estos objetos, estos pueden ser aplicados fácilmente a los hallazgos del otro lado de los Pirineos. Por tanto, el primer grupo cronológico corresponderá a los broches de cinturón cuya placa rectangular articulada está recubierta por un mosaico de celdillas con incrustación de vidrios recortados, a modo de cabujones circulares, rellenos en su mayoría por vidrios rojos y malaquitas (Fig. 9). Casi siempre estos broches se asocian con fíbulas de arco y placas de técnica trilaminar, que pueden ser en plata o en bronce. Tanto broches como fíbulas corresponden con gran seguridad a producciones de los talleres septimanos, siendo los ejemplares hispanos producto de la importación, y pueden ser fechados a partir de los años 480-490 e incluso con anterioridad, ocupando su período de utilización un espacio temporal muy corto, no mayor al de una o dos generaciones. Algunos ejemplos galos que se pueden traer aquí a colación son: la sepultura n° 8 de Estagel, el del lugar denominado Saint-Pierre, en Brens (Tarn), el de Valence dAgen (Tarn-et-Garonne) y los del Hérault: Les Horts (Lunel-Viel), Loupian y Saint-Jean-le-Pouget (Fig. 5). Quedan por citar aquí los hallazgos hechos en la zona de Montpellier y Lattes que aunque sin un lugar de hallazgo preciso se sabe que fueron encontrados en esta zona; actualmente forman parte de las colecciones arqueológicas de la Société archéologique de Montpellier. Al exterior de esta provincia septimana, en cementerios merovingios, o en lugares geográficos muy alejados, han aparecido también este tipo de objetos, como por ejemplo; Hondan (Oise), Saint-Denis (Seine-Saint-Denis), Monceau-le-Neuf y Versigny en el Aisne, y la importante sepultura femenina n° 756 de Vicq (Yvelines) (Fig. 6). El hallazgo de Vicq, sumado al de la sepultura de la necrópolis de Cutry (Meurtheet-Moselle), con un broche de cinturón de mosaico de celdillas de tipo insectiforme y un par de fíbulas aquiliformes también realizadas con la técnica del mosaico de celdillas, vienen a testimoniar la frecuente práctica de matrimonios mixtos, ya en una época muy temprana dentro de la cronología de estos objetos, pues nos hallamos en la segunda mitad del siglo V o muy a principios del siglo VI (Fig. 7). Fenómeno de matrimonios mixtos que se repite en la Península Ibérica, pero en este caso se trata de adornos personales pertenecientes a mujeres de los individuos que penetran en el territorio hispánico muy entrada ya la segunda mitad del siglo V.

Fig. 5. Sepultura n°. 84 de la necrópolis de Les Horts (Lunel-Viel, Hérault), según C. Raynaud, 1986, dibujo de M.-A. López Marcos).

Fig. 6. Sepultura n° 756 de la necrópolis de Vicq (Yvelines), (según E. Servat, 1979, dibujo de M.-A. López Marcos).

Fig. 7. Sepultura n ° 859 de la necrópolis de Cutry (Meurthe-et-Moselle), según R. Legoux y A. Lieger, 1989).

Fig. 9. Mapa de distribución de los broches de cinturón con mosaico de celdillas ; 1. Nîmes ; 2. Les Horts ; 3. Tressan-les-Pouget ; 4. Plaissan ; 5. Loupian ; 6. Marseillan ; 7. Serignan ; 8. Baissan ; 9. Leuc ; 10. Estagel (según A-Erlande-Brandenburg 1988).

14En este mismo nivel, pero ya un poco más avanzado en las fechas, quizás los primeros años del siglo VI, nos encontramos con una serie de broches de cinturón de placa rectangular articulada, cuya superficie puede estar ornamentada por un mosaico de celdillas, o bien por una decoración biselada, o bien por unos pocos cabujones aislados (Fig. 10). La decoración a bisel podemos encontrarla también en la serie de fíbulas de arco fundidas en bronce, cuya superficie puede o no estar ornamentada, con este tipo de decoración que decíamos. La totalidad de estos objetos empieza a representar un número importante, entre los restos arqueológicos de Septimania, y cabe citar –como hallazgos sueltos– los ejemplos del Hérault: Fabrègues, Laurens, Loupian, Marseillan, Plaissan, Quarante, Sauvian, Tressan, etc. Piezas semejantes han sido halladas también en Routier (Aude), así como en el departamento del Tarn: Cestayrols, Fiac y en la necrópolis de Martels, en Giroussens (Fig. 8). En el yacimiento de Castelsagrat (Tarn-et-Garonne), uno de estos broches fue hallado con un par de fíbulas aquiliformes, del tipo que hemos citado de Cutry, o las halladas en Ville-sur-Cousance (Meuse) cuyo origen es siempre dubitativo entre el mundo ostrogodo o el mundo visigodo; pero sin embargo las estrechas similitudes, que presentan estas piezas con las hispánicas, nos hacen pensar que nos encontramos ante unos productos cuya inspiración debe ser pues de los talleres de la Península Ibérica.

Fig. 8. Sarcófago de Routier (Aude), con los materiales hallados en su interior, (según P. y R. Toulze, 1983).

Fig. 10. Mapa de distribución de los broches de cinturón con placa ornamentada a bisel : 1. Les Horts (Lunel-Viel) ; 2. Tressan-les-Pouget ; 3. Nîmes ; 4. Laurens ; 5. Estagel ; 6. Sauvian ; 7. Ouveillan ; 8. Plaissan ; 9. Figaret (según A-B Erlande-Brandenburg, 1988).

15En el resto de la geografía de la Galia, los hallazgos con características visigodas son abundantes y demuestran, además de los matrimonios mixtos, como decíamos anteriormente, la facilidad en comprar objetos en las diferentes regiones. Así podríamos citar aquí los hallazgos funerarios de: Frénouville (Calvados), Maule, Muids y Envermeu (Eure), Nouvion-en-Ponthieu (Somme), Mouy (Oise), Ville-en-Tardenois (Marne) y Lavoye (Meuse).

16Quedan por estudiar los elementos de adorno personal, correspondientes a finales del siglo VI y de todo lo largo del siglo VII. Estas producciones, al contrario de las anteriores, parece que se definen por grupos mucho más precisos y con gran homogeneidad, al menos para Hispania; sin embargo, aunque los hallazgos de la Septimania empiezan a ser más numerosos, estos son bastante escasos (Fig. 11). Los primeros objetos que cabe citar son las llamadas hebillas de lengüeta rígida o calada, cuyo origen primero parece situarse en algún taller longobardo del Norte de Italia. Entre los hallazgos sueltos, podemos citar los siguientes ejemplos: Saint André-de-Sangonis y Saint-Mathieu-de-Tréviers en el Hérault, Lagrasse, Lassac, Narbona y Quarante en el Aude, etcétera. La cronología de estas piezas, al igual que para los hallazgos hispánicos creemos que debe situarse hacia el año 600, antes y después, pero más o menos en esa fecha.

Fig. 11. Mapa de distribución de las placas de lengüeta rígida : 1. Ouveillan ; 2. Oloazac ; 3. St. André-de-Sangonis ; 4. St. -Mathieu-de-Tréviers (según A-B Erlande-Brandenburg, 1988).

17Los últimos años del siglo VI, pero básicamente todo el siglo VII, hasta la llegada del mundo árabe, los talleres artesanales estuvieron definidos por un marcado influjo bizantino, que desde el Mediterráneo oriental trajo a los puertos costeros objetos de adorno personal. Estos fueron imitados con gran maestría y personalidad por los talleres locales, preferentemente hispano-visigodos. Los broches son conocidos como de tipo liriforme y tuvieron una gran difusión geográfica. Los broches liriformes hallados en la Galia y particularmente en la Septimania, son con mucha probabilidad producciones hispánicas exportadas –incluso algunos de ellos podrían corresponder a talleres de la Bética– desde los puntos costeros y pasos pirenaicos hasta el momento de la desaparición del reino de Toledo (Fig. 12). Hallazgos de este tipo son los realizados en la región del Aude: Jonquières, necrópolis de Chambard de Ouveillan, Narbona, Salle dAude, Villazelle, Fraisse y el que posee un anticuario de Béziers. Esta última pieza citada nos permitió muy recientemente comprobar de nuevo que estos broches liriformes, hallados o vendidos en Septimania, podrían haber sido realizados por cualquier taller de Hispania, particularmente de la Bética.

Fig. 12. Mapa de distribución de las placas liriformes : 1. Ouveillan ; 2. Olonzac ; 3. St. André-de-Sangonis ; 4. St. Mathieu-de-Tréviers (según A-B, Erlande-Brandenburg, 1988).

***

18A modo de conclusion, podríamos resumir lo hasta aquí expuesto en muy breves palabras, pues el estudio de la arqueología funeraria es lo suficientemente ilustrativo de las lógicas y normales conexiones existentes entre Septimanía e Hispania, como zonas integrantes del reino visigodo de Toledo, hasta la llegada del poder árabe, que puso fin al desarrollo de todas las artes visigodas, y dió lugar a otras expresiones artísticas que poco tienen que ver con el mundo visigodo anterior. La estrecha relación y dependencia continuada entre Hispania y Septimanía desde el siglo V al siglo VIII, se observa a través de la arqueología funeraria de forma única y homogénea, salvando siempre las producciones locales, llevadas a cabo por la personalidad de cada taller, pero muestra cómo los artesanos y clientes de ambas vertientes de los Pirineos estaban en conexión, e intercambiaban todo tipo de productos, lo que en definitiva es un intercambio de ideas, de mentalidad, etc., reflejo de la sociedad de estos siglos. Estas cortas páginas pretenden ser un pequeño estado de la cuestión sobre la arqueología funeraria –campo en el que queda mucho por hacer– del reino visigodo de Toledo y muestra que no existieron grandes diferencias entre las diversas regiones que componían dicho reino. Excavaciones en curso y futuras, además de trabajos de investigación que sabemos se están llevando a cabo, podrán dar más luz a esta propuesta.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Abellanet, J., « Un cimetière wisigothique à Tautavel », Archéologie du Midi médiéval, 2, 1984, p. 204-205.

Barrière-Flavy, C. B., Étude sur les sépultures barbares du Midi et de l’Ouest de la France. Industrie wisigothique, Toulouse, 1893.

Bouisset, P., « Note d’information sur la découverte de sépultures d’époque wisigothique à Ouveillan (Chambard) », Bulletin de la Commission Archéologique de Narbonne, 35, 1973, p. 201-204.

Durliat, M., « Un groupe de sculptures wisigothiques à Narbonne », in : Études mérovingiennes, Poitiers, 1952, p. 93-101, 3 láms.

Erlande-Brandenburg, A. B., « La Septimanie et le royaume wisigothique d’Espagne. Approche archéologique. VIe-VIIe s. », in : Actes des IXe journées internationales d’archéologie mérovingienne : Gaule mérovingienne et monde méditerranéen, Lattes, 1988, p. 47-62, 13 figs.

Février, P.-A., édit., Premiers temps chrétiens en Gaule méridionale. Antiquité tardive et haut Moyen Âge. IIIe-VIIIe siècles, Catalogue de l’exposition, Lyon, 1986. Con abundantes noticias y novedades, sobre toda la región de la Galia meridional.

Hermet (l’abbé), « Cimetière wisigoth de Briadels près Saint-Georges-de-Luzençon (Aveyron) », Bulletin de la Société archéologique du Midi, 1902, p. 54-58, 5 figs.

James, E., The Merowingian Archaeology of South-West Gaul, B. A. R., s. s., 25, Oxford, 1977.

James, E., « Septimania and its frontier : an Archaeological Approach », in : Visigothic Spain : New Approaches, Oxford, 1980, p. 223-241.

Landes, Ch., édit., Les étangs à l’époque médiévale, d’Aigues-Mortes à Maguelone, in : Musée Archéologique de Lattes, Catalogue de l’exposition, Lattes, 1986. Véanse las noticias redactadas por Marcel Soulier, p. 57-60.

Landes, Ch., édit., Les derniers Romains en Septimanie, IVe-VIIe siècles, in : Musée Archéologique de Lattes, Catalogue de l’exposition, Lattes, 1988.

Lantier, R., « Le cimetière wisigothique d’Estagel (Hautes-Pyrénées »), Gallia, 1, 1943, p. 153-188, y 7, 1949, p. 55-80.

Lassure, M., et alii, « La nécropole de Martels à Giroussens (Tarn) », Bulletin de Liaison (AFAM), 9, 1985, p. 88-91.

Legoux, R., y Lieger, A., « La nécropole gallo-romaine et mérovingienne de Cutry (Meurthe-et-Moselle), Actes des Xe Journées internationales d’archéologie mérovingienne, Metz, 1989, p. 111-123.

Palol (Père de), « Catalunya del món antic al medieval, » in : Études Roussillonnaises offertes à Pierre Ponsich, Perpignan, 1987, p. 139-144.

Palol de, P. y Ripoll, G., Los godos en el occidente europeo. Ostrogodos y visigodos en los siglos V-VIII, Madrid, 1988, p. 68-89.

Raynaud, C., La nécropole des Horts (VIe-VIIe s.). Fouille de sauvetage urgent, Montpellier, 1985.

Raynaud, C., « Les campagnes du Languedoc oriental à la fin de l’Antiquité tardive et au début du haut Moyen Age (IVe-VIIe s.). Continuité, transition ou rupture » in : Actes des IXe journées internationales d’archéologie mérovingienne : Gaule mérovingienne et monde méditerranéen, Lattes, 1988, p. 125-129, 4 figs.

Ripoll López, G., « Reflexiones sobre arqueología funeraria, artesanos y producción artística de la Hispania visigoda », XXXIV Corso di Cultura sull’arte Ravennate e Bizantina, Seminario Internazionale di Studi su Archeologia e Arte nella Spagna tardoromana, visigota e mozarabica, Ravema, 1987, p. 343-373, 17 figs.

Ripoll López, G., « Problèmes de chronologie et de typologie à propos du mobilier funéraire hispano-wisigothique », in : Actes des IXe journées internationales d’archéologie mérovingienne : Gaule mérovingienne et monde méditerranéen, Lattes, 1988, p. 101-107, 7 figs.

Ripoll López, G., y Velázquez Soriano, I., "El epitafio de Trasemirus (Mandourle, Villesèque des Corbières, Aude), Espacio, Tiempo y Forma, s. I. t. 3, Madrid, 1990, p. 273-287, 2 figs.

Rouquette, D., « Les parures wisigothiques de Marseillan (Hérault) », Revue Archéologique de Narbonnaise, 2, 1969, p. 197-205, 5 figs.

Servat, E., « Exemple d’exogamie dans la nécropole de Vicq (Yvelines) », Bulletin de liaison (AFAM), 1, 1979, p. 40-44.

Toulze, P. y R., « Recherches archéologiques à Routier (Aude) », Bulletin de la Société d’études scientifiques de l’Aude, 83, 1983, p. 51-64, 2 figs.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. Plano de la necrópolis de Verdier (Lunel-Viel, Hérault), (según C. Raynaud, 1986).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Légende Fig. 2. Evolución y reconstrucción de la tumba n°. 67 de la necrópolis de Verdier (Lunel-Viel, Hérault), (según C. Raynaud, 1986).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
Légende Fig. 3. Plano general de la necrópolis de Les Horts (Lunel-Viel, Hérault, (según C. Raynaud, 1986).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Légende Fig. 4. Complejo arquitectónico y necrópolis de Saint-Jean, en Roujan (Hérault), (según M.-G. Colin y M. Schwaller, 1986).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 444k
Légende Fig. 5. Sepultura n°. 84 de la necrópolis de Les Horts (Lunel-Viel, Hérault), según C. Raynaud, 1986, dibujo de M.-A. López Marcos).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
Légende Fig. 6. Sepultura n° 756 de la necrópolis de Vicq (Yvelines), (según E. Servat, 1979, dibujo de M.-A. López Marcos).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 556k
Légende Fig. 7. Sepultura n ° 859 de la necrópolis de Cutry (Meurthe-et-Moselle), según R. Legoux y A. Lieger, 1989).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1004k
Légende Fig. 9. Mapa de distribución de los broches de cinturón con mosaico de celdillas ; 1. Nîmes ; 2. Les Horts ; 3. Tressan-les-Pouget ; 4. Plaissan ; 5. Loupian ; 6. Marseillan ; 7. Serignan ; 8. Baissan ; 9. Leuc ; 10. Estagel (según A-Erlande-Brandenburg 1988).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Légende Fig. 8. Sarcófago de Routier (Aude), con los materiales hallados en su interior, (según P. y R. Toulze, 1983).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Légende Fig. 10. Mapa de distribución de los broches de cinturón con placa ornamentada a bisel : 1. Les Horts (Lunel-Viel) ; 2. Tressan-les-Pouget ; 3. Nîmes ; 4. Laurens ; 5. Estagel ; 6. Sauvian ; 7. Ouveillan ; 8. Plaissan ; 9. Figaret (según A-B Erlande-Brandenburg, 1988).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 420k
Légende Fig. 11. Mapa de distribución de las placas de lengüeta rígida : 1. Ouveillan ; 2. Oloazac ; 3. St. André-de-Sangonis ; 4. St. -Mathieu-de-Tréviers (según A-B Erlande-Brandenburg, 1988).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 412k
Légende Fig. 12. Mapa de distribución de las placas liriformes : 1. Ouveillan ; 2. Olonzac ; 3. St. André-de-Sangonis ; 4. St. Mathieu-de-Tréviers (según A-B, Erlande-Brandenburg, 1988).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/2142/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 424k

© Casa de Velázquez, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search