Version classiqueVersion mobile

El autor oculto en la literatura española

 | 
Maud Le Guellec

III. El autor ficcionalizado

Los autores de las cartas de lector en el Diario de Madrid

Entre presencia y ausencia

Maud Le Guellec

Texte intégral

  • 1 El texto de la ley de 1752, que repite las de 1558 y 1627, establece: «En el principio de cada libr (...)
  • 2 J. Sempere y Guarinos, Ensayo de una biblioteca española, t. IV, p. 187. E. Cotarelo y Mori, Iriart (...)

1Desde su nacimiento en 1737 con la publicación del primer tomo del Diario de los Literatos y a lo largo del siglo xviii, la prensa cultural española va estableciendo sus rasgos definitorios, intentando encontrar su sitio en el panorama de la literatura ilustrada. Quizás por eso tratar de identificar a la persona que se encarga de la redacción de la publicación y que, por lo tanto, asume supuestamente la responsabilidad de la obra, resulte muchas veces aún más problemático que para otros tipos de escritos de la época. Si, en algunos periódicos, una firma aparece en la portada, en la dedicatoria, en el prólogo o en la licencia de impresión, conforme con la legislación vigente1, es muy frecuente que la autoría no sea tan transparente. A veces, identificar al responsable de una publicación periódica supone cierta puesta en perspectiva: sin los trabajos de Sempere y Guarinos y de Cotarelo y Mori2, no podríamos afirmar que El Novelero de los estrados, firmado Antonio Ruiz y Minondo, sea en realidad de Francisco Mariano Nifo o que El Corresponsal del Censor, firmado Ramón Harnero, sea de Manuel Rubín de Celis. En otras ocasiones, la identidad del periodista llega a constituir un verdadero misterio: seguimos preguntándonos, por ejemplo, si Juan de Flores Valdespino, que firma La Academia de ociosos, existió o de quién es el Pasatiempo literario de Alcalá de Henares, que se publica sin ninguna firma. Independientemente de la identidad de la persona responsable de la publicación periódica, la prensa cultural también presenta una complejidad autorial debida a la polifonía que la caracteriza. Así, cuando leemos un artículo de historia o una reflexión sobre la nobleza, no es siempre sencillo saber quién se está expresando: ¿uno de los periodistas —en el caso de publicaciones redactadas de manera colectiva—, un colaborador de la empresa, un contribuidor ocasional, un autor cuya obra es copiada o traducida por los editores? Si interesarse por la naturaleza o la escritura de cada texto permite, en ciertos casos, distinguir los elementos originales de los elementos insertos, la voz pasiva de las autoridades convocadas de la voz activa de los contribuidores, muchas veces, las dudas perduran.

  • 3 Este diario se edita en Madrid desde el 1 de febrero de 1758 hasta el 30 de junio de 1917, con una (...)

2Unos periodistas que no asumen de manera oficial la publicación que editan, un complejo entramado de voces que muchas veces quedan sumidas en la indefinición: no cabe ninguna duda de que la autorialidad vigente en la prensa cultural ilustrada es problemática. No obstante, lo que nos proponemos estudiar aquí es un aspecto específico de dicha complejidad: aquel que plantean las cartas de lectores. Y para profundizar en este caso, nos basaremos en el ejemplo del Diario de Madrid. Periódico semicultural semieconómico —su última página consta de «noticias particulares»: anuncios de festividades, ventas, hallazgos—, el Diario de Madrid presenta en efecto la doble ventaja de ser un periódico muy longevo3 y de insertar una multitud de cartas de lectores.

Una carta, un contribuidor, una firma: la presencia unívoca del autor

3Cabe subrayar, en primer lugar, que existen en el Diario de Madrid cartas de lectores que no plantean ningún tipo de problema en cuanto a la identificación de su autor: cuando personalidades del siglo xviii —letrados, científicos, poetas, etc.— firman sus textos con toda letra. Participan así en algún que otro número del periódico Nicasio Álvarez de Cienfuegos, Martín Fermín de Zabaleta, José Calvo de Barrionuevo, Guillermo Antonio de Cristóbal y Jaramillo o José Mariano Vallejo. Ambrosio Álvarez Enciso manda al Diario de Madrid un proyecto de escuela pública de comercio y de idiomas, publicado los 26 y 27 de mayo de 1787. En los años 1800, Pedro Martín de Campos escribe varias contribuciones sobre la agricultura. Los 14 y 15 de febrero de 1804, Esteban Cristiani contesta a la crítica de su ópera El criado de dos amos, hecha el 9 de diciembre del año anterior. En cada uno de estos casos, la identidad del contribuidor es obvia: mediante la firma que le identifica, el autor asume su carta. Y, dado que todos los nombres mencionados son conocidos y reconocidos en la época, su usurpación no podría quedar impune.

4Ahora bien, si el número de cartas firmadas por personalidades de la época es bastante reducido, tanto en el Diario de Madrid como en los otros periódicos del siglo xviii, podemos asimilar a este caso el de las cartas firmadas con toda letra por personas que, aunque no tan conocidas, son con toda probabilidad personas reales. Así, cuando Vicente Casquet, Félix Baltasar González, José González, Pedro Gil Aguirre y Antonio Morales informan de un caso de reanimación de un animal (10 de agosto de 1786), cuando Francisco Martorell resuelve el problema álgebra-enigmático propuesto un mes antes por José González de Urbina (18 de febrero de 1792), cuando Bernardo Piva se presenta como el inventor de la nueva tinta criticada por «El escribano del pueblo» el 3 de junio de 1806 (6 de julio de 1806), el contenido y la tonalidad de sus contribuciones incitan a considerar como auténtica la identidad de los firmantes. Y tenemos aún menos motivos para dudar de la existencia de aquellos contribuidores cuyo nombre viene acompañado de la indicación de su función, como es el caso de «Fernando de Riaño (secretario de la Diputación de Caridad del Barrio de S.M. Arcos)» que firma, el 29 de marzo de 1788, una carta sobre los actos de caridad o de «Joseph Fernández (profesor de farmacia de Puerto Real)» que firma otra, el 5 de diciembre de 1792, sobre los buenos efectos de la electricidad. Dentro de esta perspectiva, cabe indicar además que la sola mención de la función de los contribuidores puede bastar para identificarlos de manera unívoca. Encontramos así cartas de «El personero de la escuela de química» (24 de marzo de 1802), de «El maestro de primeras letras de la Villa de Valde-Concha en la Alcarria» (20 de septiembre de 1802) o de «El director del Real Observatorio» (24 de noviembre de 1805). Y, en el mundo de las letras, encontramos cartas de «El traductor de Eximeno» (29 y 30 de noviembre de 1796), de «El editor del Caballero Grandison» (25 de mayo de 1798) o de «El autor de Ramona y Roselio» (31 de diciembre de 1803). Ningún tipo de ocultación autorial rige entonces en los textos evocados hasta aquí.

  • 4 P. J. Guinard, La presse espagnole, p. 236: «sous des pseudonymes qui devaient être transparents po (...)
  • 5 Ma E. Arenas Cruz, «Pedro Estala como “Censor mensual”«, p. 335.
  • 6 F. Aguilar Piñal, Bibliografía de autores españoles del siglo xviii, t. II, p. 86.
  • 7 Son publicadas el 19 de febrero de 1789 y el 18 de enero de 1791.
  • 8 P. P. Rogers y F. A. Lapuente, Diccionario de seudónimos literarios españoles, p. 141: «McKnight su (...)
  • 9 F. Rodríguez de la Flor, El Semanario erudito y curioso de Salamanca, p. 28.

5Pasemos ahora a otro caso que, desde la perspectiva de los lectores de hoy en día, puede parecer muy distinto, pero que, en su época, no lo era tanto. En efecto, el Diario de Madrid edita un gran número de cartas cuyas firmas son codificadas pero que podemos suponer descifrables por los lectores contemporáneos de la publicación o al menos por una parte: los amigos y colegas de los periodistas y, con ellos, todos aquellos que formaban parte de la élite intelectual de Madrid así como parte de la élite intelectual de otras ciudades. Iniciales, anagramas, seudónimos de todo tipo: muchas de las firmas, que nos exigen un trabajo de investigación para identificar a quiénes correspondían, no debían suponer el más mínimo misterio para esta porción ilustrada del lectorado —necesariamente importante, en una sociedad poco alfabetizada—. Paul-Jacques Guinard afirma a este respecto que muchas voces de otro periódico de la época, el Correo de Madrid, se disimulaban según él «bajo seudónimos que debían ser transparentes para los contemporáneos, pero son en su mayoría enigmas para el lector moderno»4. El lector actual recorre el contenido de las cartas, comparándolas con las de otros números del diario o con números de otros periódicos, poniéndolas en relación con otras obras publicadas, mientras que en el siglo xviii, en principio, los lectores más eruditos de la prensa cultural no podían desconocer que las contribuciones firmadas F.G.S. (o D.F.G.S.) eran de Francisco Gregorio Salas, que las iniciales F.P.T. (o D.F.T.P.) correspondían a los nombre y apellidos de Francisco Prieto de Torres o que Tomás García Suelto firmaba T. G. S. En el círculo de los letrados, era conocido que el poeta salmantino Juan Fernández de Rojas había adoptado el apodo de «Liseno»5 y que Manuel Pardo de Andrade, Manuel Casal y Aguado, Cayetano Cano y Bernardo María de Calzada solían firmar con sus respectivos anagramas: «León de Parma», «Lucas Alemán», «Antonio Cacea» y «Damián Lázaro Cerdabar». Para nosotros, detectar que «Joaquín González Lejonca» es el anagrama utilizado por Joaquín Calonge y González, registrado por Francisco Aguilar Piñal como el autor de El más íntimo, más leal y más verdadero amigo del hombre, o la amistad más importante y cierta (1787)6, supone comparar dos cartas, enviadas al Diario de Madrid con dos años de intervalo7. Nos preguntamos si la semejanza entre las iniciales «F. M. E.» y «F. M. E. y C.» implica que las cartas firmadas de la primera forma puedan atribuirse a Félix María Enciso Castrillón, a quien remite la segunda forma8. Si las letras «A. C. B.», que corresponden sin lugar a dudas a Antonio Carbonnell y Borja en las Efemérides de España, remiten a dicho autor cuando son utilizadas para firmar cartas publicadas en el Diario de Madrid entre los años 1805 y 1808. La disonancia en los temas tratados nos incita, en ambos casos, a pensar que no, pero estas hipótesis forman parte de un trabajo de investigación necesario para el lector actual, mientras que en la época había iniciales y apodos que no ocultaban sino que constituían otra forma de firmar, una técnica literaria muy común. Se trata de un juego de complicidad establecido con el público y una prueba de creatividad para algunos que, como José Luis Munárriz, se inventaban un seudónimo —Pablo Zamalloa9— y lo declinaban mediante múltiples variaciones. A lo largo de los números del Diario de Madrid, encontramos así cartas firmadas «Zamalloa», «P. Zamalloa», «P. Z.», «D. P. Z.» o también «J. L. M. o sea P. Z.»

  • 10 Esta expresión es empleada por D. B. L. en el Correo de Murcia, el 4 de noviembre de 1794, p. 145.

6Bien sea transparente la firma, cuando el nombre o la función del contribuidor aparece con toda letra, o bien se corresponda con un código inmediatamente descifrable por parte de los contemporáneos del Diario de Madrid, se trata de autores que asumen sin verdadera máscara la responsabilidad de sus obras. Ahora bien, los casos en los cuales la firma sirve de identificación no constituyen la mayoría de las contribuciones sino que el autor de las cartas de lectores suele ser un «señor Fantasma»10.

Una carta y un contribuidor, sin identificación: la huida del autor

  • 11 Diario de Madrid, 24 de junio de 1787, p. 716.

7Cabe subrayar que la identidad de los contribuidores no tiene por qué ser misteriosa para todos. Hay, en principio, casos en los cuales los diaristas conocen la identidad del autor de las cartas que editan, pero deciden ocultarla. Es al menos lo que afirman los editores del Diario de Madrid cuando deciden, el 24 de junio de 1787, no insertar ningún artículo «en que no se exprese claramente el nombre y apellido del que lo remita, y con señas que puedan servir para su comprobación»11, indicando que, si lo desea el autor, no harán figurar dicha identidad. Pero lo importante es que en el seno de la publicación, la identidad del autor nos es desconocida, tanto para los lectores de hoy como para los de entonces.

  • 12 P. Deacon, «El autor esquivo», p. 228. Según el Diccionario de la lengua española, s. v. «N.», seme (...)

8Consideremos, dentro de esta perspectiva, un primer caso: el gran número de contribuciones que aparecen sin ningún tipo de firma, ni en el título, ni al pie de la carta. Así es como viene presentada una carta sobre la utilidad de la química en la pirotecnia, el 1 de julio de 1796, u otra sobre los cometas, los 19 y 20 de octubre de 1807, dos meros ejemplos de una práctica omnipresente. A estas contribuciones cabe añadir primero unas cuantas cartas firmadas con una N. o una de sus variantes —N. N., N. y N.— pues tal firma, como lo subraya Philip Deacon12, es el equivalente de lo que sería hoy en día «Señor X». Y también cabe añadir cartas que concluyen por unas letras que, a primera vista, parecen ser firmas pero que son sólo fórmulas de cortesía. Si las iniciales «Q.S. M .B.» —»Que su mano besa»— son tan frecuentes que no pueden inducir a error, otros casos, menos comunes, son susceptibles de llevarnos a confusión: «Q. D. V.» —»Queda De Usted»—, «B. P.» —»Bien y Prosperidad»— o «E. A. D. S. M.» —»El Autor / Articulista De Su Merced»—.

  • 13 L. Domergue, Censure et Lumières dans l’Espagne de Charles III, p. 27.
  • 14 P. J. Guinard, La presse espagnole, p. 93: «des hommes ayant un emploi dans l’administration, ou ap (...)

9¿Por qué, en todos estos ejemplos, se elige el anonimato? Uno de los motivos que puede explicar tal ausencia de firma es la menor atención que se otorgaba a la autoría en el siglo xviii. Es cierto que a partir de 1762, ya no es el impresor quien posee el derecho de impresión sino el propio autor —y sus herederos, si lo solicitan13—. El Siglo de las Luces es así un periodo de evidente evolución respecto a la toma en consideración del individuo, con grandes repercusiones en el ámbito artístico. Pero esta evolución es lenta y el derecho de autor, como tal, sólo aparece de manera oficial en 1813. Antes de esa fecha, el hecho de eludir firmar un escrito o de omitir reproducir la firma original no tenía por qué corresponder siempre a una motivación precisa: podía tratarse tan sólo del reflejo de un interés menos marcado por la identidad del autor. En otros casos, sin embargo, la ausencia de firma puede corresponder a un verdadero deseo de ocultación frente a la censura vigente en la España del siglo xviii. Quizás por ello se publique de manera anónima un virulento discurso contra el lujo el 30 de septiembre de 1794 u otro contra la decadencia moral de las ciudades y de sus habitantes, los 8 y 9 de mayo de 1798. Sin llegar a tal extremo, algunos letrados, al contribuir en el Diario de Madrid, preferían probablemente ocultar su identidad por la poca honorabilidad que se otorgaba entonces a la labor periodística. Muchos intelectuales, en efecto, consideraban a los periodistas como meros vulgarizadores, que se permitían hablar de temas que no dominaban, criticar publicaciones sin tener las cualificaciones necesarias para hacerlo. Debido a la mala fama que padecía la prensa, entonces, «hombres con un empleo en la administración, o miembros de la Iglesia, podían considerar preferible no confesar abiertamente la paternidad de escritos satíricos, o polémicos, o de poesías líricas frívolas, o, cuanto más, de diarios»14. Tal menosprecio puede explicar el deseo de anonimato tanto de algunos periodistas como de algunos contribuidores que, gracias al anonimato, podían escribir en la prensa sin que esta participación tuviera el menor impacto sobre su notoriedad.

  • 15 Los términos «nombres convincentes» y «nombres equívocos» provienen del artículo de P. Deacon, «El (...)

10Con todo, en muchas ocasiones, las cartas anónimas del Diario de Madrid no se publican de esta manera sino con una firma, firma cuya misión no consiste en identificar al autor de la carta ni en distinguirle de otros contribuidores. ¿Cómo, de hecho, una sola letra o un conjunto de dos o tres letras muy comunes podría bastar para identificar de manera unívoca a su autor? Sin embargo, muchas son las cartas firmadas de esta manera: con una B. o una R., con la firma P. L., M. L. G. o J. L. B. Es, pues, muy probable que el J.O. que propone una crítica arquitectónica del coliseo de la Cruz (26 de marzo de 1797) no sea el mismo que el J. O. que se había interesado, casi ocho años antes, por el proyecto de la Hermandad de San José (2 de agosto de 1789). En cuanto a los nombres y patronímicos verosímiles o «convincentes»15 que constituyen la firma de ciertas contribuciones, puede que correspondan a los nombres verdaderos de algunos contribuidores: tal es el caso de «Juan Fernández», que proporciona consejos a los diaristas sobre los artículos que conviene insertar (13 de diciembre de 1794), o de «Bernardo García», el cual se indigna de la facilidad con la que la gente critica a todo el mundo sin motivo (del 5 al 8 de septiembre de 1803), o incluso de «Ernesto», quien propone una reseña del Ensayo sobre la distinción de los sinónimos de la lengua castellana (27 de mayo de 1806). Pero en cualquier caso, tales nombres, habida cuenta de su trivialidad, no podían bastar para identificar a los autores. Por último, existen muchos apodos que tampoco pretenden otorgar al autor al que designan una denominación distintiva. Firmas tales como «Un subscriptor», «Una mujer», «Fulano», «El incógnito», «El desconocido» son como una mera materialización del anonimato. Apodos como «El curioso», «El forastero» o «El imparcial» son tan frecuentes que lo más probable es que sean varias las personas que se ocultan tras ellos a lo largo de los números del Diario de Madrid. Cabe preguntarse, entonces, por qué los contribuidores firmaban en todos estos casos sus cartas, en vez de contentarse con no firmar, sabiendo que la firma elegida no era susceptible de identificarles.

11A menudo esta elección responde a una función utilitaria. La significación de muchos patronímicos inverosímiles y apodos entra en resonancia con el contenido de la carta y permite aclarar la postura del narrador, la intención que le anima al escribir y publicar el texto. Esta función explica que una carta en la cual el contribuidor toma la defensa de una persona ausente, injustamente criticada por los demás tertulianos, venga firmada «Justo de Vera» (15 de junio 1795) o que una carta cuyo objetivo es informar a los lectores de una impostura, pues los velones de mechero largo no han sido inventados por Luis Proust sino por Antonio Piñeyro, sea atribuida a «Veranio Severo». En cuanto a los apodos, podemos citar a «El impertinente», que hace una crítica muy dura de la traducción de La pluralité des mondes (20 y 21 de enero de 1797) o a «La viuda» cuya carta, publicada por el Diario de Madrid del 9 al 12 de julio de 1806, empieza por un autorretrato circunstancial de la autora:

  • 16 Diario de Madrid, 9 de julio de 1806, p. 37.

Viuda de un hombre de sólida razón y de profunda literatura, que no se desdeñaba de entrar conmigo en conversaciones instructivas, y que poseía una escogida biblioteca, después de su reciente fallecimiento he encontrado en ella todos los recursos para mi distracción, dedicándome al estudio y a la lectura16.

12Pero los casos más frecuentes de apodos utilitarios son los que pertenecen a la categoría que podemos llamar: «Los amantes de». Así, es corriente que las cartas de lector del Diario de Madrid se publiquen con una firma que haga hincapié en el partido que adopta el contribuidor acerca de un tema u otro. La petición de la reforma de la plaza de toros se hace en nombre de «El amigo de la comodidad» (9 de julio de 1798), la descripción de una sopa económica distribuida en Barcelona en nombre de «El apologista de la Ilustración» (15 a 17 de marzo de 1804), un artículo sobre el modo de quitar los barnices sin malgastar las pinturas viene firmado por «El amante de las buenas pinturas» (6 y 7 de agosto de 1806). Por fin, cabe subrayar que estos apodos explicativos se emplean también en los debates en los que intervienen varios interlocutores, para subrayar a qué bando pertenece cada uno. Así, en 1795, en el debate sobre el teatro que opone a Philopatro y a «El imparcial», intervienen «El amigo del censor o anti-Filopatro», «El aledaño del imparcial» y «El censor de la disputa del aledaño y desengañador». En 1797, «El maestro antiguo» se opone a «El maestro novator». En 1805, «El anti-melómano» le contesta a «El melómano». No todos los debates entre contribuidores se hacen uniformizando las firmas para que tengan sentido, sino que un contribuidor que firma con un apodo puede contestar a una carta anónima o a una carta firmada por un nombre convincente. Con todo, es muy común que los apodos sirvan, en este contexto también, para esclarecer el discurso. En muchos casos, pues, las firmas de las cartas de lector facilitan el acceso de los lectores a las ideas defendidas en cada contribución.

13Por otra parte, hay muchos casos en los que a esta función utilitaria se sustituye —o, en ocasiones, se añade— una función totalmente lúdica. Así, varias contribuciones del Diario de Madrid son firmadas A.B.C.D. a modo de juego y con el mismo propósito encontramos una carta firmada E.P.D.P.D.S.M. (28 de septiembre de 1798), iniciales que, como lo descubrimos en el del 29 de abril de 1799, significan «El plagiario del plagiario de sí mismo». La misma motivación se refleja en firmas que se componen de un apodo claramente humorístico. Un tal Rinconete Cortadillo interviene varias veces en el Diario de Madrid. El 9 de junio de 1796, Juan Rridri Roquez dirige a los diaristas una serie de cuestiones gramaticales sobre el uso de los pronombre «lo» y «le». El 2 de enero de 1804, «El que Vmd querrá saber quién es, y no lo sabrá» firma unos elogios irónicos, destinados al traductor de La muerte de Robespierre. Los diálogos que se establecen entre distintos contribuidores pueden ser también la ocasión de inventar firmas muy ocurrentes: «El nieto de su abuelo» le contesta, el 13 de febrero de 1798, a «El nieto de su abuela», «El extravagantísimo», el 5 de septiembre de 1795, toma la defensa de «El extravagante» contra su opositor «El filo-armónico». Del mismo modo, es evidente que los contribuidores dan falsas iniciales —o, por lo menos, modifican a posta el orden de sus verdaderas iniciales— cuando el que contesta, los 18 y 19 de octubre de 1788, a un intercambio de poemas entre P. P. y Q. Q., firma su carta R. R. o cuando, en otras ocasiones, O. Z. S. le contesta a S. Z. y O., A. M. J. a J. M. A., Z. Z. a Z.

14A través de todos estos ejemplos, vemos que la firma no siempre sirve para identificar y que muchas de las cartas de lector del Diario de Madrid permanecen anónimas, aun cuando se concluyan con una firma. Para algunas de las fórmulas citadas, es cierto que no se puede descartar completamente la posibilidad de que correspondieran a seudónimos que ciertos lectores de la época eran capaces de identificar. Pero creemos que, en la mayoría de los casos, si tales apodos no han llegado hasta nuestros días, es que no eran tan obvios como los citados anteriormente y que, por lo tanto, descifrar las firmas de «Luis Gavilán del Carbón», de «El pronosticador» o de «Don Cheperquio», si bien era posible en el siglo xviii, suponía detectar indicios, establecer hipótesis, confrontar varios textos; llevar a cabo una búsqueda que, de por sí, ponía de manifiesto cierta dimensión lúdica.

Una carta y una firma, sin contribuidor: una ausencia que se esconde detrás de una presencia

15Hasta aquí, hemos considerado casos en los cuales, cuando el autor de una carta no se identifica de manera unívoca por su firma, el que se esconde tras unas iniciales o un apodo es una persona exterior al periódico. De hecho, cuando el texto de una contribución consiste en hacer una pregunta a los diaristas, dar su opinión sobre un artículo o proponer una crítica literaria, no hay por qué dudar de la autenticidad de la carta. Además, las numerosas indicaciones prácticas que aportan los editores respecto a las direcciones a las cuales se deben dirigir las cartas o a la necesidad de franquear cada pliego o de cuidar de la legibilidad de los escritos enviados incitan a pensar que los periódicos del siglo xviii recibieron, efectivamente, muchas cartas de lectores. Se puede leer, por ejemplo, en el Diario del 13 de febrero de 1791 la advertencia siguiente:

  • 17 Ibid., 13 de febrero de 1791, pp. 182-183.

N. El Diarista suplica al autor de esta carta, y a otros cualesquier sujetos de los que echan en las cajas materias literarias para este Periódico, las envíen en limpio y de buena letra, de forma que se puedan leer sin trabajo; como también que las remitan membretadas, que es con el título de lo que tratan al frente, pues nadie podrá hacerlo mejor que sus autores, y esto podrá servir para sus anuncios17.

  • 18 P. J. Guinard, La presse espagnole, p. 225, n. 38.

16No obstante, existen otros muchos casos en los cuales quien se esconde es uno de los periodistas del Diario de Madrid. Entre los múltiples redactores que participaron en la publicación en algún que otro momento destacan Miguel de Manuel, Felipe David Otero, Pedro Alonso de Salanoba, Pedro Pablo Lisson18 o Julián de Velasco, entre otros. Ahora bien, tratar de determinar con total certeza cuáles son las cartas auténticas y cuáles las ficticias es problemático. Si bien, en bastantes casos, resulta muy fácil detectar figuras narrativas falsas, que se describen con rasgos inverosímiles, defienden ideas excesivas y firman con «nombres equívocos», es más complicado llegar a saber quién crea esta falsa figura. Puede tratarse de un contribuidor exterior que se divierte disfrazándose de esa forma, al expresarse en un modo enfático o irónico. Sin embargo, es muy probable que el inventor sea, en la gran mayoría de casos, uno de los miembros del equipo de redacción del Diario de Madrid que se preocupa por la recepción de la publicación e intenta, entonces, ponerse al servicio de los objetivos instructivos y educativos del periódico. Tal es el caso, a nuestro parecer, de todos los ejemplos que vamos a ofrecer a continuación.

17No estudiaremos aquí las distintas modalidades de firma a las que pueden recurrir los periodistas, pues son las mismas que acabamos de ver: ausencia total de firma, iniciales y apodos de todo tipo. Lo que sí nos va a interesar es saber qué aporta al diario la creación de estas figuras ficticias de contribuidor exterior tras las cuales se esconde un periodista, verdadero autor del texto y cómo la escritura de las cartas puede verse, en ocasiones, influida por esa falta de autenticidad.

  • 19 Uzcanga Meinecke, en su análisis de El Censor, estudió este aspecto. Las distinciones entre las fun (...)

18Dentro de los motivos que podemos destacar, unos son estrictamente los mismos que los evocados acerca del tipo de ocultación precedente. Aunque se trate de un respaldo mínimo frente a las autoridades ya que, al fin y al cabo, los redactores del periódico son los responsables de todo cuanto publican, pretender que es otro el que se expresa permite poner cierta distancia entre las ideas defendidas y uno mismo. Además, la misma función lúdica y creativa evocada anteriormente explica también, en parte, el interés que ven los periodistas en inventar un autor ficticio. Tal dimensión es obvia cuando dan la palabra a «Columbo Serpiente» (21 de septiembre de 1807) o, mejor aún, cuando pretenden que han recibido una carta escrita por «El arroyo de la calle mayor» (5 de enero de 1802). Pero también existen motivos específicos a la composición de cartas ficticias, motivos que se dividen en dos categorías según el tipo de argumentos que contienen19. Cuando las ideas defendidas se oponen a la ideología general del Diario de Madrid, permite desarrollar los argumentos de manera caricaturesca y, por lo tanto, incitar así a los lectores a que los rechacen de inmediato. Por el contrario, cuando las ideas defendidas en la supuesta carta de lector se hallan en conformidad con la ideología general del periódico, permite introducir cierta variedad estilística y temática en los números y dar la impresión de que tal opinión es compartida por un gran número de personas. Incluso, a veces, por personajes relacionados con el mismo tema del que se trata: es un padre de familia quien, los 22 y 23 de julio de 1796, nos transmite ideas sobre la educación y la cuestión de la traducción de los libros de medicina es evocada por «El enfermo curioso» los 6 y 7 de julio de 1802. Tanto si los argumentos han de tomarse al pie de la letra como si deben ser considerados como un antidiscurso, el resultado es una mayor eficacia de la lección propuesta indirectamente por los diaristas a sus lectores.

19Ahora bien, dicha eficacia es mucho mayor cuando el autor que se expresa en las cartas ficticias no es una voz desencarnada sino un personaje, caracterizado por un autorretrato más o menos elaborado y por la narración de episodios de su vida. Así pues, es muy común que los periodistas se esfuercen en crear verdaderas figuras narrativas, que corresponden, la mayoría de las veces, a dos grandes tipos distintos.

20El primer tipo lo constituyen figuras ficticias que, debido a los rasgos ridículos que las caracterizan, representan otros tantos antimodelos forjados por los diaristas. «El hidalgo aldeano» que, supuestamente, firma una carta inserta el 7 de julio de 1796 representa por ejemplo a los nobles que consideran indigno el trabajo y prefieren vivir en la pobreza a «ensuciar» su título trabajando; se presenta así a los diaristas insistiendo en la pureza de su genealogía:

  • 20 Diario de Madrid, 7 de julio de 1796, p. 759.

… soy hombre tan bien nacido que nada me quedó en el vientre de mi madre, y al más pintado del mundo conocido, y no conocido, puedo apostárselas a nobleza. Mucho antes que mi padre soñase en casar, ya era yo noble por todos cuatro costados: treinta apellidos tengo a cual más ilustres, y aunque muy poco favorecido de la fortuna en bienes temporales, he vivido siempre agradecido al Cielo por haberme enriquecido con tantos dones; pues el mío, el de mi mujer, y los de mis doce hijos, son catorce dones, como catorce ceros20.

  • 21 Ibid., p. 759.
  • 22 Ibid., p. 759.
  • 23 Ibid., 7 de julio de 1796, p. 760.

21Y, después de tal autorretrato, explica su desesperación frente a la decisión de sus hijas de casarse «con sujetos dedicados a ocupaciones», afirmando que los oficios son «indecentes» y los que trabajan «los más despreciables»21. Aunque en dicha carta el autor transcribe también lo que le dice un hombre de instrucción acerca de la honorabilidad de todos los trabajos, la figura de este contribuidor ficticio bastaría para servir de lección a los lectores del Diario de Madrid, tanto por la ridiculez de su autorretrato y sus afirmaciones como por el énfasis irónico de algunas de las expresiones que utiliza —»me enfurezco con la horrorosa idea de unos enlaces tan afrentosos a la familia»22, «más quisiera verlas mendigar de puerta en puerta honradamente, que envilecidas como las miro»23—.

22Por el contrario, el segundo tipo de encarnación lo constituyen figuras ficticias que se presentan como modelos con los que los lectores se pueden identificar. Con este fin, se escogen personajes de ambos sexos, de distintas edades y categorías sociales, en situaciones susceptibles de suscitar cuestiones éticas acerca de las cuales los periodistas pretenden educar a los lectores. Es así como la carta de «El desengañado a tiempo», publicada el 13 de septiembre de 1807, arranca con un autorretrato físico, moral y circunstancial del narrador:

  • 24 Ibid., 13 de septiembre de 1807, p. 317.

Yo, por la misericordia de Dios, soy un hombre nada espantoso, tengo rentas suficientes para pasarlo con decencia, y hacer feliz a cualquiera joven: añada vmd. un regular talento para gobernarme con juicio y madurez, y ya se deja conocer cuán apreciable seré por todos respetos. En tal situación, y cansado de arrastrar una vida ambulante, llena de escollos y tropiezos, determiné casarme con una persona pobre, pero que juntando a sus cualidades físicas unas buenas máximas de educación, pudiese formar toda mi felicidad, y dilatar, si es posible, los momentos de mi vida24.

  • 25 Ibid., 21 de enero de 1796, p. 82.
  • 26 Ibid., 20 de enero de 1796, p. 77.
  • 27 Ibid., 21 de enero de 1796, p. 83.

23Decidido, entonces, a casarse, quiere comprobar las buenas costumbres de la joven a la que piensa cortejar, pero cambia de opinión cuando se da cuenta de que cuida mucho de su apariencia, frecuenta las tertulias y los teatros y, sobre todo, baila de manera poco decente. Las reflexiones que hace a continuación sobre el matrimonio y la virtud tienen mucho más impacto gracias a la previa presentación de un caso concreto, con el cual los lectores se pueden identificar. Madres que se preocupan por la educación de sus hijos, jóvenes que se interrogan acerca de la manera adecuada de vivir su vida, forasteros que expresan su sorpresa ante las costumbres de la corte: muchas figuras narrativas cumplen con esta misión de encarnar los valores defendidos por el Diario de Madrid. Dentro de esta perspectiva, las figuras más eficaces son probablemente las de personajes que, después de una mala experiencia o después de un sueño, deciden cambiar de vida y pasan de ser antimodelos a modelos. Es el caso, por ejemplo, de «El jugador arrepentido» — apodo en sí revelador— que se expresa los 20 y 21 de enero de 1796. El supuesto contribuidor explica en la carta cómo fue ganado por el vicio del juego y cómo, una vez arruinado, empezó a tomar prestado de sus amigos, a mentirles, a hacer trampas hasta encontrarse en una situación tan lamentable, «sin amigos, sin hacienda, sin recurso ninguno para subsistir, perseguido de [sus] acreedores, desacreditado en todas partes, y en el último grado de desesperación»25, que llegó entonces a tomar conciencia de su vicio. Presentar semejante figura le permite al Diario de Madrid dirigirse a los lectores ganados por la pasión del juego o susceptibles de caer en esta, expresándose desde el punto de vista de una persona vulnerable pero, al fin y al cabo, virtuosa. El objetivo de la carta es además subrayado por el propio narrador, quien espera que su confesión servirá «de escarmiento a los que no estén del todo corrompidos»26, «para apartar de este precipicio a algunos incautos»27.

24Así pues, los casos en los que los autores de las cartas de lector son contribuidores exteriores que revelan su identidad sin ningún tipo de ocultación, firmando sus textos con toda letra o utilizando seudónimos transparentes para los lectores ilustrados, existen en el Diario de Madrid, pero no son los más frecuentes. Son más numerosos aquellos casos en los que la identidad del autor de las cartas se esquiva. Cuando las cartas son auténticas, el que prefiere callar su nombre es un contribuidor que, por prudencia o por juego, no asume la responsabilidad de su participación en la prensa del siglo xviii. Las informaciones, las reflexiones o el testimonio que propone llegan a conocimiento de los lectores de manera anónima. A la inversa, cuando las cartas son ficticias, es uno de los periodistas de la publicación quien decide esconderse detrás de un narrador, el falso contribuidor. Muchas veces dicha ocultación es parcial y, entonces, los lectores tienen conciencia del artificio empleado. Pero, sea identificada o no la impostura, se establece una verdadera estrategia de ficcionalización. La voz narrativa puede hablar en primera persona, otorgar supuestas informaciones sobre su carácter y su vida, firmar con un seudónimo o iniciales, pero nunca remite a una identidad real. El texto se apoya en una presencia: la de la figura que representa al autor en el texto. Pero la verdadera identidad del autor escapa irremisiblemente tanto al conocimiento del lector de entonces como al de ahora.

Notes

1 El texto de la ley de 1752, que repite las de 1558 y 1627, establece: «En el principio de cada libro, que así se imprimiere o reimprimiere, se ponga la licencia, tasa o privilegio (si le hubiere), y el nombre del autor y del impresor, y lugar donde se imprimió, con fecha y data verdadera del tiempo de la impresión, sin mudarla ni anticiparla, ni suponer nombres, ni hacer otros fraudes ni usar de trazas y cautelas contra lo prevenido en este capítulo». Novísima Recopilación, lib. VIII, tit. XVI, ley XXII, citado por P. Deacon, «El autor esquivo», p. 213.

2 J. Sempere y Guarinos, Ensayo de una biblioteca española, t. IV, p. 187. E. Cotarelo y Mori, Iriarte y su época, p. 319, citado por I. Urzainqui y Á. Ruiz de la Peña, Periodismo e Ilustración en Manuel Rubín de Celis, p. 104.

3 Este diario se edita en Madrid desde el 1 de febrero de 1758 hasta el 30 de junio de 1917, con una interrupción entre 1779 y 1781 y otra entre 1781 y 1786. En este estudio, nos interesaremos por los números publicados desde el 1 de julio de 1786 —antes de dicha fecha, el periódico se aparenta a una publicación por entregas— hasta el inicio de la guerra de la Independencia.

4 P. J. Guinard, La presse espagnole, p. 236: «sous des pseudonymes qui devaient être transparents pour les contemporains, mais sont pour la plupart des énigmes pour le lecteur moderne».

5 Ma E. Arenas Cruz, «Pedro Estala como “Censor mensual”«, p. 335.

6 F. Aguilar Piñal, Bibliografía de autores españoles del siglo xviii, t. II, p. 86.

7 Son publicadas el 19 de febrero de 1789 y el 18 de enero de 1791.

8 P. P. Rogers y F. A. Lapuente, Diccionario de seudónimos literarios españoles, p. 141: «McKnight sugiere que estas letras son las iniciales de don Félix María Enciso Castrillón. Aparecen en una adaptación del francés de Florián, Juanito y Coleta, o el pleito del marquesado, Madrid, 1799».

9 F. Rodríguez de la Flor, El Semanario erudito y curioso de Salamanca, p. 28.

10 Esta expresión es empleada por D. B. L. en el Correo de Murcia, el 4 de noviembre de 1794, p. 145.

11 Diario de Madrid, 24 de junio de 1787, p. 716.

12 P. Deacon, «El autor esquivo», p. 228. Según el Diccionario de la lengua española, s. v. «N.», semejante uso, para Don N., sigue siendo válido en la actualidad.

13 L. Domergue, Censure et Lumières dans l’Espagne de Charles III, p. 27.

14 P. J. Guinard, La presse espagnole, p. 93: «des hommes ayant un emploi dans l’administration, ou appartenant à l’Église, pouvaient estimer préférable de ne point avouer ouvertement la paternité d’écrits satiriques, ou polémiques, ou encore de futiles poésies lyriques, ou, à plus forte raison, de journaux, les périodiques relevant […] d’un genre peu estimé».

15 Los términos «nombres convincentes» y «nombres equívocos» provienen del artículo de P. Deacon, «El autor esquivo».

16 Diario de Madrid, 9 de julio de 1806, p. 37.

17 Ibid., 13 de febrero de 1791, pp. 182-183.

18 P. J. Guinard, La presse espagnole, p. 225, n. 38.

19 Uzcanga Meinecke, en su análisis de El Censor, estudió este aspecto. Las distinciones entre las funciones que cumplen las diversas figuras narrativas se basan, en parte, en su trabajo. F. Uzcanga Meinecke, Sátira en la Ilustración española.

20 Diario de Madrid, 7 de julio de 1796, p. 759.

21 Ibid., p. 759.

22 Ibid., p. 759.

23 Ibid., 7 de julio de 1796, p. 760.

24 Ibid., 13 de septiembre de 1807, p. 317.

25 Ibid., 21 de enero de 1796, p. 82.

26 Ibid., 20 de enero de 1796, p. 77.

27 Ibid., 21 de enero de 1796, p. 83.

Auteur

© Casa de Velázquez, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search