Version classiqueVersion mobile

El autor oculto en la literatura española

 | 
Maud Le Guellec

II. El autor huidizo

Anonimia y omisión de autor en la Crónica popular del Cid

Cristina Moya García

Texte intégral

  • 1 Este trabajo se enmarca dentro del proyecto de investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación (...)
  • 2 Tal y como señala N. Baranda, «Estoria del Noble Cauallero el Conde Fernán González», p. 42: «No se (...)
  • 3 Posteriormente, la obra recibió, entre otros, los títulos de Corónica del muy esforçado cauallero e (...)
  • 4 N. Baranda, «Compendio bibliográfico sobre la narrativa caballeresca breve», p. 184. J. M. Lucía Me (...)
  • 5 N. Baranda, «Compendio bibliográfico sobre la narrativa caballeresca breve», pp. 184-185.
  • 6 R. Foulché-Delbosc, «Suma de las cosas maravillosas». N. Baranda (ed.), Historias caballerescas del (...)

1En 1498, los Tres Compañeros Alemanes, es decir, Juan Pegnitzer de Nuremberg, Magno Herbst de Fils y Tomás Glockner1, imprimieron en Sevilla la Corónica del Çid Ruy Díaz2, llamada en el íncipit Suma de las cosas marauillosas que fizo en su uida el buen cauallero Cid Ruy Díaz3. La obra gozó rápidamente de una amplia difusión, imprimiéndose catorce veces en el siglo xvi, siete entre 1604 y 1627 y algunas otras en los siglos xviii y xix4. Ya en el siglo xx, en 1909, Foulché-Delbosc la editó en la Revue hipanique con el título de «Suma de las cosas maravillosas (Coronica del Çid Ruy Diaz - Sevilla 1498)» y, poco antes, en 1903, la Hispanic Society of America publicaba una edición facsímil de la impresión de Toledo de 15265. Actualmente, contamos también con la edición que realizó Nieves Baranda en sus Historias caballerescas del siglo xvi6.

  • 7 J. Puyol, La Crónica popular del Cid.
  • 8 Esta información fue recogida posteriormente por B. Sánchez Alonso, Historia de la historiografía e (...)

2En 1911, Julio Puyol llevó a cabo un interesante trabajo sobre esta obra, denominada por él Crónica popular del Cid, título con el que suele ser nombrada desde entonces7. En su estudio, Puyol llegó a la conclusión de que, en realidad, la Crónica popular del Cid es una reproducción literal de ciertos capítulos de la Valeriana8.

  • 9 Prueba de esto es que la Valeriana fue empleada por Palencia como fuente de su Década I, anterior a (...)

3La Valeriana fue compuesta por mosén Diego de Valera entre 1479 y 1481, aunque algunos pasajes tuvieron que ser redactados anteriormente9. Conocida también como Crónica abreviada de España, el título de Valeriana es quizá el más adecuado para denominar a esta obra, ya que fue el que le dio su propio autor, que se refirió a ella como Valeriana en el prólogo del Memorial de diversas hazañas:

  • 10 D. de Valera, Memorial de diversas hazañas, p. 4.

… dexé de escrebir en esta obra las cosas mucho antiguas, porque de aquellas asaz mençión se hizo en la copilación de las corónicas de España por mí hordenada, que Valeriana se llama10.

4El hecho de que Valera llame a esta crónica —que fue su obra predilecta y la más ambiciosa— Valeriana, haciendo una derivación de su apellido, debe entenderse como una reivindicación de autoría. Además, hay que recordar que denominar a las crónicas con el apellido de los cronistas no era algo extraño. Así, a la crónica del cardenal Martino se la llamó Martiniana o a la de Florián de Ocampo, Ocampiana, por citar sólo algunos ejemplos.

  • 11 Así lo declara el propio Valera al final de su crónica (C. Moya García, Edición y estudio de la «Va (...)
  • 12 M. L. López-Vidriero, «La imprenta y los libros», p. 121. Sobre la implantación de la imprenta en S (...)

5La edición príncipe de la Valeriana se imprimió en Sevilla, en 1482, en los talleres de Alonso del Puerto, y fue costeada por Michael Dachauer y García del Castillo11. Resulta significativo que la crónica saliera de los tórculos por primera vez en Sevilla, ciudad destacada por su notable actividad tipográfica y reflejo de la política desarrollada por los Reyes Católicos con respecto a la imprenta12.

  • 13 C. Moya García, «A propósito de la Crónica abreviada de España», pp. 19-22, y Ead., Edición y estud (...)
  • 14 Sobre la propaganda política en el reinado de los Reyes Católicos son fundamentales los trabajos de (...)

6La composición de la crónica hay que relacionarla con las circunstancias políticas que atravesaba Castilla tras los primeros años del reinado de Isabel y Fernando. Después de una etapa difícil y compleja, asegurado el trono y conseguida la paz del reino, llega el momento de recoger la historia de Castilla por escrito y de difundir una serie de ideas que están en consonancia con el ideario político defendido por la corona: legitimidad dinástica, goticismo de Castilla, mayor antigüedad del reino y superioridad de Castilla sobre el resto de los reinos cristianos13. La Valeriana debe entenderse como un elemento más dentro de la política de propaganda llevada a cabo por los Reyes Católicos tras su subida al trono14.

  • 15 Se trata este asunto en C. Moya García, «El Doctrinal de príncipes y la Valeriana».

7Por otro lado, Valera concibe la historia como magistra vitæ, por lo que confiere a los personajes una carga moral que hace que la crónica sea una obra de carácter ejemplarizante, algo, por otra parte, frecuente en la historiografía de la época15.

8La Valeriana es una crónica general que resume la historia de Castilla, desde los tiempos míticos hasta la muerte de Juan II. Comienza con una descripción del mundo, continúa narrando la época de los reyes míticos y la ocupación romana de la Península, sigue con los monarcas godos, desde Atanarico hasta la derrota del rey don Rodrigo, y termina con una cuarta parte que abarca desde don Pelayo hasta el reinado de Juan II de Castilla, capítulo con el que finaliza la obra.

  • 16 Los capítulos dedicados al Cid muestran similitudes con las crónicas particulares del siglo xv, ent (...)

9Dentro de esta crónica tiene un lugar muy relevante Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, al que se dedican45 de las 185 hojas que ocupa la Valeriana; en total, una cuarta parte de toda la extensión de la obra, lo que convierte al Cid en el personaje más destacado de la crónica, por encima de cualquier rey. Exactamente, Valera trata la historia del héroe de Vivar desde el capítulo 38 al 104 de la cuarta parte de la Valeriana y lo hace tan pormenorizadamente que, en realidad, compone una crónica particular dentro de la Crónica abreviada de España, que es el texto marco de esta narración cidiana16.

  • 17 Muy probablemente, Valera empleó un ejemplar de la segunda redacción castellana.
  • 18 J. M. Cacho Blecua, «Texto, grabados y configuración genérica», pp. 345-346; J. Rodríguez Velasco, (...)

10Para recrear la historia del Cid en su crónica, Diego de Valera tomó como fuente la Crónica de 134417. No obstante, al componer la historia del Cid, Valera no se limitó a copiar la Crónica de 1344 sin más, sino que realizó una labor de selección y de abreviación que compaginó con la explicación de aquellos pasajes que consideró más importantes o complicados y con la introducción de una serie de matices en los que queda perfectamente plasmada su formación en materias como nobleza o caballería18.

11Todos los capítulos que Valera dedica al Cid en la Valeriana —con la excepción de seis, del64 al69, ambos incluidos, destinados al rey Alfonso VI y en los que no aparece la figura del Cid— serán los que los Tres Compañeros Alemanes publicarán en 1498 como Corónica del Cid Ruy Díaz, la llamada por Julio Puyol Crónica popular del Cid, una obra que los impresores editaron como anónima ocultando premeditadamente el nombre de Diego de Valera. Muy interesante es el íncipit de la crónica, en el que leemos:

  • 19 Corónica del Çid Ruy Díaz, ed. N. Baranda, p. 3. Cito el texto de la Crónica popular del Cid a part (...)

Aquí comiença un libro llamado Suma de las cosas maravillosas que fizo en su vida el buen cauallero Cid Ruy Díaz, con gracia y esfuerço que Nuestro Señor Dios le dio, porque fue desde su juventud acostumbrado en fazer cosas de virtud, temeroso de Dios Nuestro Señor, leal y esforçado en todos sus fechos, según más largamente las estorias de las corónicas lo recuentan. E porque es necesario dar principio a las cosas, porque el medio y el fin dellas sea notado y Nuestro Señor Dios, que da sus gracias a quien se quiere disponer para las rescebir, sobre todo complidamente alabado, quise principiar su estoria desde que començó a reinar en España el noble rey don Fernando, primero deste nombre, porque él crió y le dio armas y cavallo; y recontando assimesmo brevemente los reyes que en su tiempo del Cid reinaron y las cosas que en sus tiempos se fizieron19.

  • 20 Steven Hess apunta como uno de los posibles motivos de la anonimia de la Crónica popular del Cid el (...)

12En este comienzo que incorporaron los impresores y que no encontramos, por razones obvias, en la Valeriana, un autor anónimo nos presenta al héroe de Vivar y extracta los rasgos más sobresalientes del caballero. El autor ficticio se nos muestra como alguien que conoce los textos del Cid, y más concretamente las crónicas, que son las que legitiman la historia de los personajes. Detrás de ese «quise principiar su historia», el supuesto autor, tras el que se esconde la intervención de los Tres Compañeros Alemanes, usurpa el texto de Valera y se adjudica un relato que no ha escrito pero que sí ha ideado como obra independiente y con entidad propia. Es verdad que a Valera corresponde la autoría del texto de los diferentes capítulos que conforman la Crónica popular del Cid, pero también es cierto que él no tuvo intención de que la vida y las hazañas de Rodrigo Díaz de Vivar, recogidas dentro de la Valeriana, conformaran una composición autónoma, separada del resto de la narración de la historia de Castilla. Los impresores tomaron el texto de Valera silenciando el nombre del cronista y lo ofrecieron como un producto editorial nuevo20.

  • 21 Al comienzo de la crónica leemos: «mandastes a mí en suma escriviese así las hazañosas y virtuosas (...)
  • 22 No fue, sin embargo, la primera crónica castellana que salió de los tórculos, ya que, en 1470, el i (...)
  • 23 C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», pp. cx-cxi.
  • 24 Como muy bien explica V. Infantes, «La narración caballeresca breve», p. 181: «la Edad Media caball (...)

13Estos impresores actuaron movidos por intereses comerciales propios del mundo de la imprenta, un invento revolucionario al que se vinculan directamente tanto la Valeriana como la Crónica popular del Cid. De hecho, la génesis de ambas está en las prensas. Así, la composición de la Valeriana fue encargada por Isabel la Católica —según indica el propio autor— para la imprenta21. Esta obra, que ostenta el privilegio de ser la primera crónica impresa en Castilla22, contó desde el primer momento con el favor de impresores y lectores, apareciendo veinte ediciones entre los siglos xv y xvi, diez entre 1482 y 1500 y otras diez entre 1513 y 156723. Gozó, por lo tanto, de una enorme difusión. La Crónica popular del Cid, por su parte, tiene su origen mismo en la imprenta, ya que los Tres Compañeros Alemanes, silenciando el nombre de Valera, actuaron, como ya se ha señalado anteriormente, movidos por los intereses propios de su oficio, presentando un producto comercial nuevo pero ligado a una larga tradición, la de los héroes nacionales del medievo, llamados a convertirse en protagonistas de una serie de historias caballerescas muy del gusto de los lectores del siglo xvi24.

  • 25 Id., «La prosa de ficción renacentista», pp.469 y471; e Id., «La narración caballeresca breve», pp. (...)
  • 26 Esta obra cidiana se imprimió por primera vez en 1512, en Burgos, por Fadrique Biel de Basilea, con (...)
  • 27 Contamos con una edición moderna de La crónica del noble cavallero el conde Fernán Gonçales, ed. N. (...)
  • 28 Sobre la Crónica del conde Fernán González es fundamental el trabajo de N. Baranda, «Estoria del No (...)

14En realidad, la vinculación de estos textos con la época medieval no sólo viene dada por la elección de los personajes (el Cid, Fernán González, los Siete Infantes de Lara, Carlomagno, etc.), sino por los propios materiales literarios que usaron los impresores para componer estas historias caballerescas25. De este modo, aprovecharon diversas obras medievales como una verdadera cantera en la que seleccionaron los materiales que, una vez extraídos, se ofrecieron al lector como un texto nuevo. En este proceso, los impresores utilizaron en ocasiones obras que realmente eran anónimas —por ejemplo, la Crónica de Castilla, que dará lugar a la llamada Crónica particular del Cid26— pero también otras que tenían autor, autor que fue oportunamente ocultado por ellos, como es el caso de Diego de Valera y su crónica Valeriana, origen tanto de la Crónica popular del Cid como de la Crónica del conde Fernán González27. Esta última fue publicada por primera vez en Sevilla, en 1509, por Jacobo Cromberger, el cual, inspirado por el éxito de la Crónica popular del Cid, la tomó como modelo y siguió el mismo procedimiento compositivo que Los Tres Compañeros Alemanes28. Así, una voz anónima declara en el íncipit:

  • 29 La crónica del noble cavallero el conde Fernán Gonçales, ed. N. Baranda, p. 499.

Aquí comiença una historia breve, sacada de las sumas de las crónicas de España, que hizo el noble y esforçado cavallero el conde Fernán Gonçales con gran esfuerço que Dios le dio29.

  • 30 Entre ellos destacan los Tres Compañeros Alemanes, Pedro Hagembach, los Cromberger, o Fadrique de B (...)

15Tal y como habían hecho los Tres Compañeros Alemanes, la Valeriana y su autor son silenciados por Jacobo Cromberger, germano, por cierto, al igual que los impresores de la Crónica popular del Cid, dato también relevante ya que serán los impresores alemanes los que publicarán gran parte de las historias caballerescas que tienen su origen en los relatos caballerescos medievales30. Haciendo un inciso, justo es reconocer la importancia de los impresores alemanes en la historia de la imprenta española. A este respecto, resulta muy revelador el precioso elogio que Diego de Valera hace a la imprenta al final de la Valeriana, donde explica a la Reina Católica la utilidad del nuevo invento:

  • 31 C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», pp. 338-339. El subrayado es mío.

Y porque las istorias crónicas que por luengos intervalos de tienpo, por guerras y otras varias dissensiones parescen ser sepultas y enmudecidas sin fruto a cabsa de la penuria de originales y trasuntos, que por pereza o flaca liberalidad es intervenida. Agora de nuevo, sereniníssima princesa, de singular ingenio adornada, de toda dotrina alunbrada, de claro entendimiento manual, así como en socorro puestos ocurren con tan maravillosa arte de escrevir, do tornamos en las hedades áureas, restituyéndonos por multiplicados códices en conoscimiento de lo pasado, presente y futuro, tanto quanto ingenio humano conseguir puede, por nasción, alemanos muy espertos y continuo inventores en esta arte de inpremir que, sin error, divina dezirse puede31.

  • 32 Sabemos la edad de Valera por una indicación que hace al final de la Valeriana: «Fue acabada esta c (...)

16Sorprende comprobar cómo Valera, a pesar de ser un anciano en el momento en el que escribe estas palabras —tenía ya sesenta y nueve años—, se da cuenta de la importancia crucial de la imprenta32.

  • 33 J. Puyol, La Crónica popular del Cid, p. 10.
  • 34 Antes de 1498, año de la edición príncipe de la Crónica popular del Cid, habían aparecido ocho edic (...)

17Centrándonos de nuevo en la Crónica popular del Cid, su dependencia del texto de Valera es prácticamente total, con la excepción de algunas pocas variantes, aspecto ya señalado en su día por Julio Puyol. En su estudio, Puyol explicó que las diferencias entre ambos textos «son de tan escasa importancia que no valen la pena de ser anotadas, pues se reducen a muy ligeras variantes, debidas en su mayor parte o a la diversa ortografía o a erratas manifiestas, o a descuidos del copista»33. A estas certeras palabras hay que añadir que Julio Puyol no empleó en el cotejo entre la Valeriana y la Crónica popular del Cid un ejemplar de la edición príncipe de la crónica de Valera sino uno de la edición de 1567, cuando del que extrajeron los capítulos dedicados al Cid los Tres Compañeros Alemanes fue de otro, de la sevillana edición de 148234.

  • 35 J. M. Cacho Blecua, «Texto, grabados y configuración genérica», pp. 349-354.
  • 36 En la edición príncipe de la Valeriana —también en otras posteriores, por ejemplo en la de Burgos d (...)
  • 37 Este asunto ha sido minuciosamente analizado por J. M. Cacho Blecua en su magnífico trabajo «Texto, (...)

18Los Tres Compañeros Alemanes hicieron una copia prácticamente literal del texto de Diego de Valera en el que recogieron muchos de los errores de la Valeriana35, corrigieron algunos otros e, incluso, llegaron a reproducir en su impresión dos espacios en blanco que encontramos en la edición príncipe de la Crónica Abreviada36. No obstante, a pesar de la equivalencia prácticamente total entre el texto de Valera y el presentado como nuevo por Juan Pegnitzer, Magno Herbst y Tomás Glockner, sí que hay algunas diferencias, estudiadas por Juan Manuel Cacho Blecua, que merecen tenerse en cuenta. Especialmente reseñable es la modernización que hacen los Tres Compañeros Alemanes con respecto al texto de Valera37. A estas modificaciones formales hay que añadir, además, otras de carácter conceptual. En este sentido, la dimensión que adquiere el personaje de Rodrigo Díaz de Vivar en la Valeriana y en la Crónica popular del Cid es diferente porque, aunque las dos obras están impresas en la misma ciudad —Sevilla— y con muy poca diferencia de tiempo —dieciséis años—, el contexto histórico en el que aparece cada una de ellas es distinto.

19Valera compone su crónica entre 1479 y 1481. Por entonces, la guerra de Granada era un proyecto en ciernes que aunaba múltiples voluntades en Castilla, entre ellas la del propio Valera. El cronista siempre pensó que la guerra contra el reino de Granada debía ser una empresa prioritaria para Castilla. Descontento por el poco interés que Juan II y Enrique IV mostraron en la lucha contra los infieles una vez comenzada la guerra contra los granadinos por los Reyes Católicos, Diego de Valera, en la última etapa de su vida, se interesó enormemente por las operaciones militares y los avances en la frontera. Sólo hay que consultar sus epístolas o su Crónica de los Reyes Católicos para constatarlo.

  • 38 Sus hazañas pueden leerse en la Historia de los hechos del marqués de Cádiz.
  • 39 D. de Valera, «Epístola XVII», en Id., Tratado de las epístolas enviadas por mosén Diego de Valera, (...)

20Es significativo que la aparición de la edición príncipe de la Valeriana se produzca el mismo año, 1482, que la famosísima toma de Alhama, con la que da comienzo la guerra de Granada y en la que tuvo una intervención fundamental Rodrigo Ponce de León, marqués de Cádiz, el gran héroe de la contienda38. Precisamente, con motivo de la toma de Alhama, Valera envió una epístola a Rodrigo Ponce de León en la que lo felicitaba por su proeza y en la que se refería a él como un nuevo Cid: «Pues de vos, señor, ¿qué se espera salvo que seréis otro Cid en nuestros tienpos nacido?»39.

  • 40 Véase M. J. Díez Garretas, «El Çid Ruy Díaz como exemplum». Igualmente, el Cid tendrá una presencia (...)
  • 41 F. Gómez Redondo, «El Cid humanístico», pp. 329-335.

21La figura de Rodrigo Díaz de Vivar volvió a cargarse de significado y a cobrar fuerza en los últimos años de la reconquista. En el ambiente de «preguerra» en el que Valera compuso su crónica, el héroe de Vivar tuvo una enorme vigencia y se convirtió en un modelo a seguir. De todas formas, es verdad que en otros textos anteriores del siglo xv aparecen interesantes alusiones al Cid en las que el personaje representa, igualmente, al perfecto caballero cristiano que lucha contra los musulmanes. Es lo que ocurre, por ejemplo, en la Anacephaleosis o Genealogía de los reyes de España y en el Memoriale virtutum de Alonso de Cartagena40, en el proemio del Victorial, en el Valerio de las estorias escolásticas e de España de Diego Rodríguez de Almela o en la Crónica de Álvaro de Luna41. No obstante, la atención que presta Diego de Valera a Rodrigo Díaz de Vivar es muy superior, al otorgarle un lugar preeminente en su crónica.

  • 42 La imprenta también se nutrió de las historias caballerescas escritas en otros idiomas, fundamental (...)
  • 43 V. Infantes, «La prosa de ficción renacentista», e Id., «La narración caballeresca breve», pp. 178- (...)

22Cuando se imprimió por primera vez la Crónica popular del Cid, la guerra de Granada había finalizado hacía algunos años y los caballeros castellanos ya no tenían que luchar contra los musulmanes granadinos. Una vez culminada la reconquista, comienza la expansión española, más allá de los límites peninsulares, por Italia, el norte de África o el Nuevo Mundo. Nuevamente se necesitaban héroes que transmitieran valores militares y caballerescos. Los Tres Compañeros Alemanes, al igual que otros impresores contemporáneos, decidieron recurrir al imaginario colectivo y a los héroes medievales, tanto nacionales como europeos, para encandilar a unos lectores ávidos de aventuras, hazañas y proezas extraordinarias42. El Cid, Fernán González, Carlomagno o los Siete Infantes de Lara cabalgan de nuevo gracias a la imprenta. Estos personajes colaborarán en la construcción de la conciencia nacional y alimentarán el mundo ideológico y cultural del que se servirá la corona para sustentar sus nuevas ideas expansionistas. Las historias caballerescas se extraerán, en ocasiones, de las crónicas. Una vez más, la historia pone al servicio de la literatura personajes y acontecimientos. Si la Valeriana fue una crónica, la Crónica popular del Cid no puede considerarse una obra histórica, ya que ni así se concibió, ni así se leyó, ni como tal fue identificada. Con la llegada de la imprenta, como muy bien ha explicado Víctor Infantes, tenemos que hablar de género editorial43; y está claro que la Valeriana y la Crónica popular del Cid pertenecen a géneros editoriales diferentes, lo que también influye en la lectura que se hizo de ambas obras.

23¿Con la Crónica popular del Cid estamos ante la misma obra de Valera? La narración es prácticamente idéntica pero ni el producto editorial ni los lectores ni las circunstancias históricas son las mismas. Llegados a este punto, podemos preguntarnos, ¿tendría que dejar de editarse como anónima la Crónica popular del Cid y figurar el nombre de Diego de Valera como autor? Si atendemos a la transmisión de la obra y a la tradición en la que se inserta, el nombre de Valera debería continuar oculto, lo cual no impide que la Crónica popular del Cid se considere como un testimonio de la Valeriana. Y hay un hecho evidente: Valera no tuvo voluntad de presentar la historia del Cid desgajada de su Crónica abreviada y ofrecerla como una composición autónoma. Indiscutiblemente, el texto es suyo pero no la obra como producto editorial.

  • 44 Corónica del Çid Ruy Díaz, ed. N. Baranda, p. 3.
  • 45 Otras ediciones anteriores, como la impresa en Sevilla en 1548 por Dominico de Robertis (BNE, R/109 (...)

24No obstante, y a pesar de lo expuesto, en algunas ediciones de la Crónica popular del Cid de la segunda mitad del siglo xvi apareció el nombre de Mosén Diego de Valera, el cual tomó la palabra y reemplazó a la anónima voz tras la que se escondían en 1498 los Tres Compañeros Alemanes (voz que, recordemos, declaraba hablando del Cid: «quise principiar su estoria desde que començó a reinar en España el noble rey don Fernando»44). Casi un siglo después de la primera impresión de la Crónica popular del Cid, nos encontramos con dos ediciones impresas en Sevilla por Alonso de la Barrera, en 1587 y 1596, en las que el nuevo impresor otorga a Diego de Valera el estatus de autor de la obra45. Valera sustituye a la anónima voz de la edición príncipe de la Crónica popular del Cid y declara:

  • 46 Esta declaración pertenece a la edición de 1587, que lleva por título La corónica del muy valeroso (...)

Quise yo, mossén Diego de Ualer, principiar su historia desde que començó a reynar en España el muy noble y christianíssimo rey don Fernando, primero deste nombre, porque lo crio en su real palacio y le dio armas y cauallo46.

25En este momento, Valera deja de estar oculto. Fueron impresores los que le hurtaron la condición de autor y también fueron impresores los que decidieron devolvérsela, aunque fuera puntualmente, a finales del siglo xvi.

Notes

1 Este trabajo se enmarca dentro del proyecto de investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación FFI2011-24102, dirigido por el profesor Pedro Ruiz Pérez. Sobre los Tres Compañeros Alemanes, véase J. Martín Abad, Los primeros tiempos de la imprenta en España, p. 55; M. C. Álvarez Márquez, La impresión y el comercio de libros, p. 65, y Ead., Impresores, libreros y mercaderes de libros, pp.60-62, 117, 168-169.

2 Tal y como señala N. Baranda, «Estoria del Noble Cauallero el Conde Fernán González», p. 42: «No se trató de una obra sencilla para un comprador popular, pues se incluyen en ella varios grabados, dos de ellos son de escenas genéricas, útiles para las obras, pero al menos tres tuvieron que ser encargados ex profeso por estar directamente relacionados con episodios del Cid, lo que encarecería la edición». Sobre los grabados de la edición de 1498 de la Crónica popular del Cid, véase J. M. Cacho Blecua, «Texto, grabados y configuración genérica», pp. 340-343, 356, 358, 360- 363. J. M. Lucía Megías, por su parte, analiza la lectura con imágenes en el siglo xvi a partir de los grabados de la Crónica popular del Cid de las ediciones del quinientos y de la príncipe (J. M. Lucía Megías, «Leer el Cid en el siglo xvi»).

3 Posteriormente, la obra recibió, entre otros, los títulos de Corónica del muy esforçado cauallero el Cid Ruy Díaz Campeador o Chrónica del muy valeroso e invencible cavallero el Cid Ruy Díaz Campeador.

4 N. Baranda, «Compendio bibliográfico sobre la narrativa caballeresca breve», p. 184. J. M. Lucía Megías aporta los siguientes datos de ediciones del siglo xvi: «Sevilla [s. i.], 1509 (8 de enero); Sevilla, Jacobo y Juan Cromberger, 1525 (22 de noviembre); Toledo, Miguel de Eguía, 1526; Sevilla, Jacome Cromberger, 1541 (noviembre); Salamanca, Juan de Junta, 1546; Sevilla, Alonso de la Barrera, 1546; Sevilla, Dominico de Robertis, 1548 (25 de octubre); Alcalá de Henares, Sebastián Martínez, 1562; Burgos, Felipe de Junta, 1562; Burgos, Felipe de Junta, 1568; Sevilla, viuda de Sebastián Trujillo, 1571 (fin de octubre); Sevilla, Alonso de la Barrera, 1587; Bruselas, Juan Mommaerte, 1589» y del siglo xvii: «1604 (Alcalá de Henares, Juan Gracián), 1610 (Sevilla), 1615 (Lisboa, Antonio Alvarez), 1616 (Cuenca, Salvador de Viader; y Madrid), 1618 (Cuenca), 1627 (Valladolid, Viuda de Francisco de Córdoba; y Salamanca)…» (J. M. Lucía Megías, «Leer el Cid en el siglo xvi», p. 411 y n. 5 pp.410-411).

5 N. Baranda, «Compendio bibliográfico sobre la narrativa caballeresca breve», pp. 184-185.

6 R. Foulché-Delbosc, «Suma de las cosas maravillosas». N. Baranda (ed.), Historias caballerescas del siglo xvi, pp. 3-109.

7 J. Puyol, La Crónica popular del Cid.

8 Esta información fue recogida posteriormente por B. Sánchez Alonso, Historia de la historiografía española, t. I, p. 426.

9 Prueba de esto es que la Valeriana fue empleada por Palencia como fuente de su Década I, anterior a la publicación de la edición príncipe de la crónica de Diego de Valera (véase A. de Palencia, Gesta Hispaniensia ex annalibvs svorum dierum collecta, t. I, pp. lxv-lxvi y n. 79, p. lxvi; y C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», pp. lv-lxxii).

10 D. de Valera, Memorial de diversas hazañas, p. 4.

11 Así lo declara el propio Valera al final de su crónica (C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», p. 339).

12 M. L. López-Vidriero, «La imprenta y los libros», p. 121. Sobre la implantación de la imprenta en Sevilla, véase C. Griffin, Los Cromberger, pp. 39-47.

13 C. Moya García, «A propósito de la Crónica abreviada de España», pp. 19-22, y Ead., Edición y estudio de la «Valeriana», pp. lix-lxii. El discurso político de la crónica es más que evidente.

14 Sobre la propaganda política en el reinado de los Reyes Católicos son fundamentales los trabajos de A. I. Carrasco Manchado, «Discurso político y propaganda en la corte de los Reyes Católicos»; y Ead., Isabel I de Castilla y la sombra de la ilegitimidad.

15 Se trata este asunto en C. Moya García, «El Doctrinal de príncipes y la Valeriana».

16 Los capítulos dedicados al Cid muestran similitudes con las crónicas particulares del siglo xv, entre las que se encuentran El Victorial, la Crónica de don Álvaro de Luna, los Hechos del condestable don Miguel Lucas de Iranzo, la Historia de los hechos del marqués de Cádiz, o los Hechos de don Alonso de Monroy, clavero y maestre de la orden de Alcántara. Los rasgos de algunas de estas obras son analizados por S. González, en «Los linajes paralelos».

17 Muy probablemente, Valera empleó un ejemplar de la segunda redacción castellana.

18 J. M. Cacho Blecua, «Texto, grabados y configuración genérica», pp. 345-346; J. Rodríguez Velasco, «El Cid y la investidura caballeresca», pp. 388-389. Sobre la forma en la que empleó sus fuentes Diego de Valera para componer la Valeriana, véase C. Moya García, «Sobre el empleo de las fuentes», en Edición y estudio de la «Valeriana», pp. xc-ci. J. Rodríguez Velasco, en El debate sobre la caballería en el siglo xv, analiza las ideas de Diego de Valera sobre nobleza y caballería. Otra variación que introduce Valera en su texto con respecto a la fuente es el cambio de estilo. De esta forma, algunas frases que en la Crónica de 1344 aparecen en estilo indirecto son transformadas por Valera a estilo directo, con lo que imprime mayor ritmo y viveza a la narración (C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», pp. cv-cvii).

19 Corónica del Çid Ruy Díaz, ed. N. Baranda, p. 3. Cito el texto de la Crónica popular del Cid a partir de la edición que N. Baranda hizo en sus Historias caballerescas del siglo xvi de la edición príncipe de esta obra. Baranda la edita con el título de Corónica del Çid Ruy Díaz.

20 Steven Hess apunta como uno de los posibles motivos de la anonimia de la Crónica popular del Cid el origen converso de mosén Diego de Valera, explicación que no me resulta convincente a pesar de que la edición príncipe de la obra se publicara en 1498, tan sólo seis años después de la expulsión de los judíos (S. Hess, «La Crónica popular del Cid», p. 162).

21 Al comienzo de la crónica leemos: «mandastes a mí en suma escriviese así las hazañosas y virtuosas obras de aquéllos como las contrarias a virtud» (C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», p. 19), y en el colofón de la crónica, declara Valera: «la presente istoria general, en multiplicada copia, por mandado de vuestra alteza, a honra del soberano e inmenso Dios, uno en esencia y trino en personas, y a honra de vuestro real estado e instrución y aviso de los vuestros reinos y comarcanos, en vuestra muy noble y muy leal cibdad de Sevilla, fue inpresa por Alonso del Puerto» (ibid., p. 339. El subrayado es mío).

22 No fue, sin embargo, la primera crónica castellana que salió de los tórculos, ya que, en 1470, el impresor Ulrich Hahn publicó en Roma la Compendiosa historia de Rodrigo Sánchez de Arévalo (R. B. Tate, «Rodrigo Sánchez de Arévalo», p. 75).

23 C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», pp. cx-cxi.

24 Como muy bien explica V. Infantes, «La narración caballeresca breve», p. 181: «la Edad Media caballeresca se deslizó con holgura premeditada por tiempos muy alejados de su nacimiento, depositando un remanso de literatura ante los ojos de muchos lectores inocentes […] y devotos».

25 Id., «La prosa de ficción renacentista», pp.469 y471; e Id., «La narración caballeresca breve», pp. 166 y 176.

26 Esta obra cidiana se imprimió por primera vez en 1512, en Burgos, por Fadrique Biel de Basilea, con el título de Crónica del famoso cavallero Cid Ruy Díez Campeador. La Crónica particular del Cid puede leerse en el libro Mio Cid Campeador, en el que J. Ma Viña Liste edita una serie de obras protagonizadas por Rodrígo Díaz de Vivar: Cantar de mio Cid, Mocedades de Rodrigo y Crónica del famoso cavallero Cid Ruy Díez Campeador [Crónica particular del Cid]. M. Vaquero aporta algunas reflexiones sobre la Crónica popular del Cid y la Crónica particular del Cid en M. Vaquero, «La Crónica del Cid y la Crónica de Fernán González».

27 Contamos con una edición moderna de La crónica del noble cavallero el conde Fernán Gonçales, ed. N. Baranda, t. I, pp.497-543.

28 Sobre la Crónica del conde Fernán González es fundamental el trabajo de N. Baranda, «Estoria del Noble Cauallero el Conde Fernán González».

29 La crónica del noble cavallero el conde Fernán Gonçales, ed. N. Baranda, p. 499.

30 Entre ellos destacan los Tres Compañeros Alemanes, Pedro Hagembach, los Cromberger, o Fadrique de Basilea (V. Infantes, «La prosa de ficción renacentista», e Id., «La narración caballeresca breve», p. 179; N. Baranda, «Compendio bibliográfico sobre la narrativa caballeresca breve», pp. 183-189).

31 C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», pp. 338-339. El subrayado es mío.

32 Sabemos la edad de Valera por una indicación que hace al final de la Valeriana: «Fue acabada esta copilación en la villa del Puerto de Santa María, bíspera de san Juan de junio del año del Señor de mil y quatrocientos y ochenta y un años, seyendo el abreviador d’ella en hedad de sesenta y nueve años» (ibid., p. 338. El subrayado es mío).

33 J. Puyol, La Crónica popular del Cid, p. 10.

34 Antes de 1498, año de la edición príncipe de la Crónica popular del Cid, habían aparecido ocho ediciones de la Valeriana: 1482, Sevilla, por Alonso del Puerto; 1487, Burgos, por Fadrique de Basilea; 1489, Toulouse, por Heinrich Mayer; 1491, Burgos, por Fadrique de Basilea; 1492, Sevilla, no conocemos el impresor; 1493, Salamanca, por el impresor de Nebrija; 1493, Zaragoza, por Pablo Hurus; y 1495, Salamanca, por el impresor de Nebrija (C. Moya García, Edición y estudio de la «Valeriana», p. cx). No se incluye la edición de Salamanca de 1487, recogida por J. M. Lucía Megías y J. Rodríguez Velasco ( «Diego de Valera», pp.442-443), por tratarse de una edición fantasma (J. Martín Abad, «La primera imprenta anónima salmantina», pp.449-450).

35 J. M. Cacho Blecua, «Texto, grabados y configuración genérica», pp. 349-354.

36 En la edición príncipe de la Valeriana —también en otras posteriores, por ejemplo en la de Burgos de 1487— encontramos una serie de espacios en blanco en diferentes líneas de la impresión. Dos de ellos se encuentran en los capítulos dedicados al Cid (BNE, Inc/1732, h. Lijr° y h. Lijv°). Estos dos espacios también aparecen en la edición príncipe de la Crónica popular del Cid. Aunque no he podido consultar el ejemplar de Sevilla de 1498 que se encuentra en la Biblioteca Imperial de Viena, me consta que existen porque los reproduce en su edición R. Foulché-Delbosc, «Suma de las cosas maravillosas» (pp. 319 y 329), y los indica en la suya N. Baranda, Corónica del Çid Ruy Díaz (pp.6 y 7).

37 Este asunto ha sido minuciosamente analizado por J. M. Cacho Blecua en su magnífico trabajo «Texto, grabados y configuración genérica», pp. 346-349.

38 Sus hazañas pueden leerse en la Historia de los hechos del marqués de Cádiz.

39 D. de Valera, «Epístola XVII», en Id., Tratado de las epístolas enviadas por mosén Diego de Valera, ed. M. Penna, p. 22. Véase al respecto A. MacKay, «Un Cid Ruy Díaz en el siglo xv».

40 Véase M. J. Díez Garretas, «El Çid Ruy Díaz como exemplum». Igualmente, el Cid tendrá una presencia destacada en el Romancero. Por citar algunos romances, pueden recordarse los siguientes: «Quejas de doña Urraca»; «Urraca y Rodrigo»; «Las almenas de Toro»; «Traición de Vellido Dolfos»; «La jura de Santa Gadea»; «Quejas de Jimena»; «Cabalga Diego Laínez»; «El destierro del Cid»; «El Cid pide parias al moro»; «Búcar sobre Valencia»; «El Cid en las corte» (véase Romancero, ed. P. Díaz-Mas, pp. 76, 79, 81, 83, 89, 94, 97, 100, 103, 107 y 111).

41 F. Gómez Redondo, «El Cid humanístico», pp. 329-335.

42 La imprenta también se nutrió de las historias caballerescas escritas en otros idiomas, fundamentalmente en francés (V. Infantes, «La narración caballeresca breve», p. 170. Sobre las historias caballerescas que se tradujeron al castellano, véase K. X. Luna Mariscal, «Aspectos ideológicos de la traducción y recepción de las historias caballerescas breves»).

43 V. Infantes, «La prosa de ficción renacentista», e Id., «La narración caballeresca breve», pp. 178-180.

44 Corónica del Çid Ruy Díaz, ed. N. Baranda, p. 3.

45 Otras ediciones anteriores, como la impresa en Sevilla en 1548 por Dominico de Robertis (BNE, R/10902, h. a jv°) o la impresa en Alcalá de Henares por Sebastián Martínez en 1562 (BNE, R/12192, h. aijr°) siguen ocultando, como sucedía desde 1498 —año en el que apareció por primera vez la Crónica popular del Cid— el nombre de Diego de Valera. En la mencionada edición de Alcalá de Henares se publican juntas la Crónica popular del Cid y la Crónica de Fernán González con el título de Summa de las corónicas de los muy valerosos y esforçados caualleros castellanos el Cid Ruy Díaz de Biuar y el conde Fernán Gonçález, agora nuevamente sacada de las corónicas generales de España, en la qual breuemente se trata las grandes batatallas y victorias que huuieron agora nueuamente impressa.

46 Esta declaración pertenece a la edición de 1587, que lleva por título La corónica del muy valeroso e invencible cavallero el Cid Ruy Díaz Campeador (BNE, R/4063, h. ajv°). El subrayado es mío. En la edición de 1596 se lee exactamente: «Quise yo, mossén Diego de Ualer, dar principio a su hystoria desde que començó a reynar en España el muy noble y christianíssimo rey don Fernando, primero de este nonbre, porque lo crio en su real palacio y le dio armas y cavallo» (BNE, R/5858, h. ajv°).

© Casa de Velázquez, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search