Version classiqueVersion mobile

El autor oculto en la literatura española

 | 
Maud Le Guellec

I. El autor múltiple

El concepto de «autor apócrifo»

Mateo Luján de Sayavedra y Alonso Fernández de Avellaneda

David Alvarez Roblin

Texte intégral

  • 1 La expresión, bastante difundida entre la crítica, aparece por ejemplo en M. Ochoa Penroz, Reescrit (...)
  • 2 Es Antonio Moreno, el huésped barcelonés de don Quijote, quien lo emplea: «Bien sea venido a nuestr (...)
  • 3 Acerca de las circunstancias de aparición peculiares de estas obras y de los seudónimos elegidos po (...)

1La expresión «autor apócrifo», referida a menudo a Mateo Luján de Sayavedra y a Alonso Fernández de Avellaneda, es sumamente problemática1. Para tratar de justificarla, pueden aducirse dos tipos de explicaciones: el mismo Cervantes tacha al caballero de Avellaneda de «apócrifo» (en el sentido de falso, inauténtico), cuando su propio héroe llega a la playa de Barcelona2; además, este calificativo permite recordar el origen misterioso de las continuaciones del Guzmán y del Quijote, escritas por unos autores enmascarados, cuya identidad aún no se ha descubierto a ciencia cierta3. En efecto, como reza el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, etimológicamente el término ἀπόκρυφος, de origen griego, significa «escondido», «oculto».

  • 4 Según el Diccionario de la lengua española, s. v. «Apócrifo»: «Dicho de un libro atribuido a autor (...)
  • 5 Esta connotación negativa ha sido advertida por H. Ehrlicher, «Alemán, Cervantes y los continuadore (...)
  • 6 G. Genette, Palimpsestes, p. 223.

2El sintagma «autor apócrifo» no carece, pues, de relevancia, pero presenta varios inconvenientes. En primer lugar, esta expresión remite usualmente al ámbito religioso en el que el término apócrifo designa un texto o un autor no canónicos4, lo cual no parece muy adaptado para el estudio riguroso de obras literarias. En segundo lugar, calificar a un autor literario de «apócrifo» equivale de hecho a desprestigiarlo, vale decir a poner en duda o, si se quiere, a ocultar su capacidad creadora5. En tercer y último lugar, si nos atenemos a la definición dada por Gérard Genette, el calificativo «apócrifo» resulta ser además profundamente abusivo. Como lo explica el crítico francés, sólo se puede hablar de «apócrifo», desde el punto de vista literario, cuando un autor esconde su verdadero nombre y firma con el nombre de otro6, lo que no sucede en los casos de Luján y de Avellaneda.

3¿Qué relevancia puede tener entonces el concepto de «autor apócrifo» para el estudio de las continuaciones del Guzmán y del Quijote? Para superar los inconvenientes que acabamos de evocar, lo que proponemos en este trabajo es un intento de conceptualización de la noción de «autor apócrifo», basada en unos criterios estrictamente literarios. Dejaremos de lado las cuestiones de autoría y los problemas editoriales planteados por estos textos, para centrarnos en un aspecto preciso: ¿cómo definir las relaciones entre los continuadores y las novelas de las que se apoderan?

4Para llevar a cabo esta tarea, empezaremos por analizar detenidamente las lecturas que los continuadores hacen de las Primeras partes del Guzmán y del Quijote; recordaremos luego, muy brevemente, el contexto literario en el que aparecen las obras de Luján y de Avellaneda, a comienzos del siglo xvii; y sólo entonces expondremos las conclusiones paradójicas a las que conduce este intento de teorización del concepto de «autor apócrifo».

Las lecturas de Luján y de Avellaneda: ¿dos escrituras opuestas?

5Cuando terminan las Primeras partes del Guzmán y del Quijote, Alemán y Cervantes hacen a sus lectores una promesa: la de publicar pronto una segunda parte de sus novelas. Como es sabido, los dos escritores tardan en hacerlo, y otros autores se apropian de sus proyectos de escritura, retomando respectivamente las andanzas de Guzmán y de don Quijote. Aparece en efecto, en 1602, una continuación del Guzmán en Valencia, escrita por un tal Mateo Luján de Sayavedra y, en 1614, una continuación del Quijote debida a Alonso Fernández de Avellaneda, supuestamente publicada en Tarragona —al menos eso indica la portada del libro—. Para continuar las obras originales, Luján y Avellaneda utilizan las pistas anunciadas por sus predecesores. Sin embargo, la actitud de los dos continuadores ante sus modelos es muy diferente.

a) Luján y su pícaro empedernido

  • 7 M. Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 111 (en adelante GA I para la Primera parte y GA II para la S (...)

6En el paratexto del Guzmán de 1599, Mateo Alemán recalca en varias ocasiones la importancia de la dimensión moral de su novela. Escribe por ejemplo en el prólogo al «Discreto lector»: «no te rías de la conseja y se te pase el consejo»7. Esta voluntad de que el receptor de la obra pueda sacar un provecho moral de su lectura es lo que lleva al sevillano a detallar el itinerario de su pícaro en el texto llamado «Declaración para el entendimiento deste libro»:

  • 8 GA I, p. 113 (el subrayado es nuestro).

Teniendo escrita esta poética historia para imprimirla en un solo volumen, en el discurso del cual quedaban absueltas las dudas que agora, dividido, pueden ofrecerse, me pareció sería cosa justa quitar este inconveniente, pues con muy pocas palabras quedará bien claro. Para lo cual se presupone que Guzmán de Alfarache, nuestro pícaro, habiendo sido muy buen estudiante, latino, retórico y griego, como diremos en esta primera parte, después dando la vuelta de Italia en España, pasó adelante con sus estudios, con ánimo de profesar el estado de la religión; mas por volverse a los vicios los dejó, habiendo cursado algunos años en ellos. Él mismo escribe su vida desde las galeras, donde queda forzado al remo por delitos que cometió, habiendo sido ladrón famosísimo, como largamente lo verás en la segunda parte8.

  • 9 GA I, «De Hernando de Soto», p. 121.

7Después de anunciar las principales etapas de las andanzas de Guzmán en la Primera parte de sus aventuras, Alemán anticipa lo que va a pasar en la Segunda: evoca la vuelta de su pícaro de Italia a España, sus estudios interrumpidos, la destreza que adquirirá en el arte de robar y, por fin, el castigo ejemplar que espera a su personaje, condenado a galeras «por delitos que cometió». El novelista sevillano subraya, pues, desde el principio, el alcance moral de su obra y prepara el final edificante de la misma. Como reza Hernando de Soto (uno de los amigos del escritor), en uno de los poemas preliminares, el pícaro alemaniano «Enseña por su contrario / la forma del bien vivir»9. Todas las aventuras de Guzmán son el punto de partida de una lección y se insertan en un proyecto global de educación de los lectores.

8Cuando Luján retoma las andanzas del protagonista, sigue a primera vista las indicaciones dadas por su antecesor. La acción empieza en Roma, en el momento en que Alemán la había interrumpido, y el continuador teje una serie de conexiones con la Primera parte. El valenciano también toma en cuenta los principales acontecimientos anunciados en el texto alemaniano y, desde el punto de vista formal, respeta además la división fundamental de la obra entre relato y sermón, consejas y consejos. No obstante, pese a estas semejanzas externas, Luján introduce cambios esenciales, que constituyen una verdadera ruptura con la obra original. El cambio más profundo reside en el desenlace del texto en el que afirma descaradamente el pícaro apócrifo:

  • 10 M. Luján de Sayavedra, Segunda parte de la vida del pícaro Guzmán de Alfarache, p. 598 (en adelante (...)

Aquí me trujeron mis pasos inconsiderados, aunque, por gracia de Dios, presto me vi con libertad. Pero el cómo me escapé de las galeras y lo demás de mi vida, que fueron cosas extrañas, te diré en la tercera parte de mi historia, para la cual te convido, si ésta no te deja cansado y enfadado10.

9Nos enteramos, en efecto, de que en contra de lo que había anunciado Alemán, que presentaba a su protagonista como un hombre «castigado del tiempo» — o sea arrepentido— el personaje-narrador lujaniano no se arrepiente e incluso consigue escaparse de las galeras: es un pecador empedernido. Por lo tanto, la dimensión ejemplar de la obra resulta seriamente atenuada, cuando no totalmente anulada.

10Tal afirmación podría dar la impresión de ser exagerada si se apoyara únicamente en el capítulo final. Sin embargo, muchos pasajes del texto del valenciano nos parecen corroborarla. Nos detendremos más especialmente en dos ejemplos que consideramos son representativos del conjunto de la novela. Al dejar la casa del embajador de Francia, el Guzmán de Luján se topa con dos pícaros que le cuentan su vida. Uno de ellos (Francisco de León) describe de manera pormenorizada sus andanzas por Flandes:

  • 11 GALS, I, i, pp. 127-128 (el subrayado es nuestro).

… en Flandes, no hay de qué echar mano como en España, porque la tierra de suyo es corta en lo que toca a ropas, joyas o dinero, y solamente hay alguna abundancia de frutos; y, sin embargo desto, la diligencia de los flamencos en guardar su hacienda es grande, y, como son hombres de ingenio, y en razón de los grandes fríos del país están los inviernos recogidos en casa, o son pintores o cerrajeros; tienen hermosas cerraduras, de grande artificio, que aun personas del mismo arte no las pueden abrir; y de aquí es lo que se dice de Flandes, que tiene dos grandes contrariedades a la costumbre de España, porque ellos de su natural no son ladrones, ni hay hombre que hurte un maravedí, y se puede ir con el dinero en la mano; y, con todo, gustan de tener maravillosas cerraduras y llaves de grande capricho11.

11Este pícaro describe detenidamente las hermosas cerraduras de los flamencos y se extraña de que haya tales cerraduras en Flandes puesto que, al contrario que los españoles, los habitantes de esas regiones no son ladrones. El fragmento nos parece del mayor interés, porque representa una especie de Guzmán apócrifo en miniatura, que permite entender el papel que desempeñan las digresiones en la obra de Luján. A primera vista, el valenciano parece seguirle la corriente a Alemán y proponer una sátira de los españoles, una mirada crítica sobre sus compatriotas que, por contraste con los flamencos, no salen muy bien parados. No obstante, esta primera impresión tiene que ser matizada, dada la importancia que el continuador concede a los detalles y a cierta «gratuidad descriptiva» en el conjunto de este pasaje.

12En efecto, bien mirado, tanto el punto de vista adoptado por Francisco de León, como por Guzmán a lo largo de la novela apócrifa, es más el de un observador curioso que el de un moralista. Las digresiones no logran la función edificante que tenían en la obra del escritor sevillano. Éstas no se proponen aleccionar al lector, sino que tratan más bien de recrearle y de agradarle (describiendo en algunos casos los usos y las costumbres de las regiones que visita el pícaro, o evocando, en otras ocasiones, los grandes debates y las noticias más llamativas del momento: por ejemplo, al final de la obra, la boda real de Felipe III con Margarita de Austria, descrita de forma pormenorizada, a la manera de una crónica).

13Por lo tanto, ya aparece aquí una primera característica de lo que denominaremos «autor apócrifo»: se trata de un tipo de escritor que retoma, sólo exteriormente, la estructura de la obra original (en este caso la dualidad del Guzmán primitivo), pero que infunde al texto del que se apropia un sentido totalmente nuevo. Esta idea nos lleva a comentar otro fragmento esencial de la novela de Luján que, desde nuestro punto de vista, facilita la clave de lectura de la obra. Se trata de un pasaje en el que el pícaro lujaniano sirve a unos estudiantes en Alcalá. Uno de sus amos es herido durante una reyerta, y sus amigos y familiares vienen a visitarle durante su convalecencia. Este episodio lleva a Guzmán a reflexionar sobre las consecuencias nefastas de las visitas (tan frecuentes en España) que suelen hacerse a los enfermos. En opinión del pícaro es mejor la costumbre que prevalece en Italia: se hacen menos visitas, los enfermos se cansan menos, y por lo tanto sanan antes.

  • 12 GALS, II, vii, p. 349 (el subrayado es nuestro).
  • 13 Sobre este planteamiento y, más especialmente, acerca de la reforma de la mendicidad por la que abo (...)

14A diferencia del personaje alemaniano, el Guzmán de Luján habla de nuevo más como un observador que como un moralista. Esta divergencia esencial aparece muy claramente en la conclusión de su discurso. Dice el pícaro: «Volviendo al enfermo, y dejando la reformación del mundo, que ni toca a mí ni puedo ser parte para ello, pasó sus peligros…»12. Aquí el continuador se distancia considerablemente de su predecesor y parece reivindicar un proyecto novelesco que ya poco tiene que ver con el de Mateo Alemán. Como es notorio, la palabra «reformación» es un término clave en el pensamiento del sevillano. Éste aboga por una reforma de las costumbres y pretende proponer una serie de remedios frente a los males que castigan a la sociedad española de su tiempo13. Luján, en cambio, no es un moralista en este sentido. Es un escritor que observa con una mirada distanciada y algo indolente los defectos de sus contemporáneos. Su pícaro tampoco es en ningún modo el instrumento de una sátira mordaz y resentida: es el protagonista de un viaje entretenido ofrecido a los lectores con el fin de divertirlos.

b) Avellaneda y la «moralización» del Quijote

  • 14 «Pero el autor desta historia, puesto que con curiosidad y diligencia ha buscado los hechos que don (...)

15Avellaneda también utiliza las pistas anunciadas en la Primera parte cervantina. Éstas consistían esencialmente en llevar a don Quijote a Zaragoza para participar en las famosas justas del arnés14. No obstante, desde las primeras páginas de su novela, el continuador adopta una posición simétricamente opuesta a la de Luján, que consiste en «moralizar» la obra de su modelo, dándole un alcance mucho más ejemplar.

16En el primer capítulo, Avellaneda describe detenidamente los remedios utilizados por el cura y la sobrina del hidalgo para curarle de su locura. Éstos son:

  • 15 DQAV, i, p. 209.

El Flos Sanctorum de Villegas, Los evangelios de todo el año en vulgar y La guía de pecadores de fray Luis de Granada; con la cual lición, olvidándose de las quimeras de los caballeros andantes, [don Quijote] fue reducido dentro de seis meses a su antiguo juicio y suelto de la prisión en que estaba15.

17El continuador deja claro que don Quijote hubiera sanado definitivamente si Sancho no hubiera tenido la mala idea de traerle un libro caballeresco, que pronto despierta de nuevo su monomanía.

18Para Avellaneda, las obras de ficción y en especial las novelas de caballerías son peligrosísimas para sus lectores. No sólo las critica desde el punto de vista estético sino que, con ellas, trata de llevar a cabo una verdadera demostración. Los que toman estos libros en serio, como don Quijote, pueden ser castigados duramente por la justicia, ser deshonrados, y acabar finalmente encerrados en un manicomio, como le sucede al caballero andante al final de la obra apócrifa. Para ser más convincente, el émulo de Cervantes convierte a don Quijote y a Sancho en seres que tienden hacia la alegoría, y que llegan a parecer tipos teatrales. La locura del hidalgo está sometida a un proceso de amplificación extrema y sucede lo mismo con la torpeza del escudero, convertido en burdo campesino. Estos cambios permiten resaltar mejor lo ridículo de su conducta: ambos provocan la risa de los habitantes con quienes se cruzan a lo largo de su itinerario y, más particularmente, de unos nobles que encarnan el buen gusto, en Zaragoza y en Madrid.

  • 16 Véase al respecto M. Molho, Cervantes: raíces folklóricas, pp. 271-274.
  • 17 S. Gilman, Cervantes y Avellaneda, pp. 104-123.

19La escritura del «autor apócrifo» se caracteriza, en el caso de Avellaneda, por una voluntad de orientar muy claramente la interpretación de las aventuras en un sentido desfavorable a don Quijote y a Sancho. Cervantes había dotado a sus personajes de características ambiguas, lo que creaba cierta indeterminación: presentaba a un caballero cuerdo-loco y a un escudero tonto-listo16. Para mayor eficacia de la demostración, su continuador transforma la pareja en un loco y un bobo «escolásticos», según la expresión de Stephen Gilman17. La mayoría de los episodios se convierten de esta manera en una lección, y preparan desde el principio el desenlace ejemplar de la obra.

20El carácter predeterminado (e incluso previsible) de la trayectoria de los personajes es ilustrado perfectamente por una frase pronunciada por don Quijote en el cap. IV, y que puede leerse a mi juicio en clave metapoética. Dice en efecto el hidalgo en vísperas de su tercera salida rumbo a Zaragoza:

  • 18 DQAV, ii, p. 243.

… no quiero dormir, sino velar, trazando con la imaginación lo que después tengo de poner en efecto, como hace el sabio arquitecto, que antes que comience la obra tiene confusamente en su imaginativa todos los aposentos, patios, chapiteles y ventanas de la casa, para después sacarlos perfectamente a luz18.

21Aquí vemos cómo Avellaneda rechaza la indeterminación cervantina, para remplazarla por un itinerario sabiamente calculado, que pasa por Zaragoza, Sigüenza, Alcalá y Madrid, antes de desembocar en el manicomio toledano. Este itinerario le permite convertir progresivamente la obra primitiva en un espectáculo teatral de gran eficacia, apto para edificar a los lectores.

22Para continuar las Primeras partes del Guzmán y del Quijote, Luján y Avellaneda explotan buena parte del programa narrativo anunciado por los autores originales. Sin embargo, la actitud de los dos continuadores ante sus modelos es muy diferente, e incluso inversa: Luján tiende a alejarse del proyecto ejemplar definido por Alemán mientras que Avellaneda, al contrario, trata de infundir a las aventuras de don Quijote una dimensión moralizante ajena a la Primera parte cervantina. Para entender los problemas y la paradoja que plantean estas conclusiones a la hora de definir el concepto de «autor apócrifo», conviene situar en este momento a los dos continuadores en el marco de la novela española de comienzos del siglo xvii.

Los continuadores apócrifos en el marco de la novela española de comienzos del siglo xvii

  • 19 Véase A. Castro, Cervantes y los casticismos españoles, pp. 82-87 y, más recientemente, F. Márquez (...)

23Los primeros años del reinado de Felipe III se caracterizan, desde el punto de vista literario, por la aparición de dos novelas muy novedosas, que constituyen auténticos modelos narrativos. Por una parte, el que propone Mateo Alemán en 1599 con la Primera parte de su Guzmán de Alfarache; y, por otra, el que elabora Miguel de Cervantes unos años más tarde al escribir la Primera parte del Quijote. Este segundo modelo, como es bien sabido, dialoga con el primero y la novela cervantina nace, al menos en parte, de un rechazo de la propuesta alemaniana19. Recordaremos, a grandes rasgos, las características principales de estos dos paradigmas de escritura, que tratan de renovar la prosa de ficción siguiendo unos caminos muy distintos.

24El sevillano ofrece al público una novela, que funciona como una verdadera demostración; el Guzmán arrepentido que cuenta su historia ejerce un control muy estricto sobre la narración, y los diferentes puntos de vista (el del pícaro joven y el del pícaro arrepentido) están fuertemente jerarquizados. Dicha jerarquización es perfectamente coherente con la función expresamente moral y didáctica que Alemán asigna a su texto. Se trata, mediante la escritura, de educar y de corregir a los lectores, como lo indica el propio Guzmán:

  • 20 GA II, I, i, p. 42.

Digo —si quieres oírlo— que aquesta confesión general que hago, este alarde público que de mis cosas te represento, no es para que me imites a mí; antes para que, sabidas, corrijas las tuyas en ti20.

  • 21 En los cap.47 a 50 de la Primera parte cervantina.

25En el marco de este trabajo, denominaremos al modelo alemaniano, enteramente construido en torno a un eje demostrativo, «modelo axial». Llamaremos en cambio «modelo prismático» al paradigma de escritura propuesto por Cervantes unos años más tarde. En efecto, éste se caracteriza al contrario por una indeterminación y una pluralidad de puntos de vista débilmente jerarquizados. Piénsese por ejemplo en las discusiones entre el canónigo de Toledo y don Quijote acerca de las novelas de caballerías: cada uno de los personajes defiende su punto de vista con mucha sensatez (el uno en contra de estos libros inverosímiles y el otro a favor de ellos), sin que Cervantes zanje a las claras el debate a favor de uno de los protagonistas21. El autor del Quijote no parece preocuparse tanto por el provecho moral de sus lectores como por el gusto y el placer que les ofrece, tal y como lo expresa el prólogo de la Primera parte:

  • 22 DQ I, «Prólogo», p. 18.

Procurad también que, leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto admire la invención, el grave no la desprecie, ni el prudente deje de alabarla22.

  • 23 Véase GA I, «Al vulgo» y «Del mismo al discreto lector», respectivamente pp. 108-109 y pp. 110-112.

26El escritor, a través de la figura ficticia del amigo, insiste aquí en la pluralidad de lecturas posibles de su texto en total contraste con el doble prólogo alemaniano que opone, por un lado, la lectura del vulgo (que sólo presta atención a las travesuras de Guzmán y se regocija de ellas) y, por otro, la lectura del discreto lector (capaz de sacar un provecho moral de las andanzas y de los sermones del pícaro)23.

27Las obras apócrifas de Luján y de Avellaneda confirman la existencia del modelo axial y del modelo prismático. En efecto, cada continuador sigue de una manera más o menos intuitiva una de estas dos vías novelescas. ¿En qué consiste entonces la paradoja planteada por el concepto de «autor apócrifo»?

Las paradojas del concepto de «autor apócrifo»

28La paradoja que se desprende de este análisis es que Luján y Avellaneda siguen la vía opuesta a la que habían trazado sus modelos. En resumidas cuentas, Luján reintroduce cierta ambigüedad en el modelo que imita, mientras que Avellaneda, al contrario, reorienta la obra y la depura de lo que no participa en el proyecto ejemplar de la misma. El estudio comparado de las escrituras de los dos autores apócrifos conduce por lo tanto a una conclusión sumamente problemática: los textos de los escritores apócrifos se parecen más a unas obras que en ningún momento han pretendido imitar que a las novelas de las que se apropian oficialmente. El análisis conjunto de las dos continuaciones demuestra, al fin y al cabo, que el proyecto novelesco de Luján se parece más al de Cervantes que al de Alemán; y que, en cambio, el proyecto de escritura de Avellaneda tiene muchos más puntos en común con el de Alemán que con el de Cervantes.

  • 24 Véase GALS, II, iii-iv, pp. 287-310.

29Las características del modelo prismático (la pluralidad de los puntos de vista y su débil jerarquización) se aplican muy bien a la obra de Luján, que, en cierto modo, anticipa la propuesta novelesca cervantina. Por ejemplo, mientras que el pícaro arrepentido de Alemán critica a los falsos mendigos, y se indigna de sus prácticas, el pícaro lujaniano acepta su existencia. El valenciano da alternativamente la palabra a esos pobres fingidos y a sus víctimas (los verdaderos pobres) sin resolver claramente el debate a favor de estos últimos24. La indolencia irónica del narrador del Guzmán apócrifo y el tono distanciado en que comenta lo que ve a su alrededor lo alejan de la vía ejemplar trazada por el sevillano y lo aproximan en cambio a un narrador como Cide Hamete Benengeli.

30El texto de Avellaneda presenta por su parte muchas afinidades con el modelo axial alemaniano. Como en la obra del sevillano, los diferentes capítulos de la obra del continuador se construyen en torno a un eje central demostrativo. En su novela, existen varios puntos de vista, pero éstos están fuertemente jerarquizados. Cada aventura del amo y del escudero está estrechamente enmarcada por unos comentarios y unas reflexiones del narrador o de otros personajes que orientan muy claramente su interpretación. De tal modo que, como el pícaro alemaniano, el Quijote y el Sancho apócrifos «enseñan por su contrario la forma del bien vivir». Alemán y Avellaneda proponen a sus lectores obras hábilmente orientadas y su escritura se caracteriza por un fuerte dominio del narrador principal sobre la narración.

31Este breve estudio no permite conceptualizar de manera definitiva la noción de «autor apócrifo», pero ofrece, empero, una serie de pistas para delimitar dicha noción, que constituye, en nuestra opinión, una modalidad específica del «autor oculto» en España a comienzos del siglo xvii. En efecto, el «autor apócrifo» no es en ningún modo un «plagiario», ya que su obra no es lo suficientemente parecida a aquella de la que pretende apropiarse. Por las mismas razones, tampoco es un «imitador» en el sentido estricto de la palabra: esta noción es incompatible con las semejanzas que hemos advertido entre Luján y Cervantes, por una parte, y Avellaneda y Alemán, por otra.

32Otra observación importante es que el ocultamiento del autor mediante un seudónimo no impide que los continuadores se afirmen como creadores autónomos de sus modelos. En varias ocasiones Luján y Avellaneda se alejan adrede del texto del que se apoderan para adaptarlo a su propia sensibilidad literaria: introducen cambios importantes desde el punto de vista diegético (Luján libera a Guzmán de la galera y Avellaneda imagina que don Quijote va a Madrid), pero llevan a cabo, sobre todo, un profundo cambio de paradigma novelesco.

33Por todas estas razones, la noción de «autor apócrifo» —desprovista de toda connotación peyorativa— nos parece relevante para analizar el estatuto tan peculiar de los continuadores de Alemán y de Cervantes. Dicha noción, situada en una especie de terreno medio entre plagio y creación, propone un nuevo enfoque para definir las relaciones entre estos escritores embozados y los textos de los que se apoderan. Además, evita acudir a unas etiquetas predefinidas y, por ende, a encasillar a estas obras en unas categorías demasiado rígidas.

  • 25 Este artículo retoma de forma sintética algunas de las ideas de mi libro (todavía en prensa): D. Al (...)

34Esperamos que esta propuesta, que trataremos de precisar en trabajos posteriores25, contribuya a enriquecer nuestra comprensión del fenómeno inédito de las continuaciones apócrifas y ayude a aclarar las complicadas relaciones entre los Guzmanes, los Quijotes y sus autores ocultos.

Notes

1 La expresión, bastante difundida entre la crítica, aparece por ejemplo en M. Ochoa Penroz, Reescrituras del «Quijote», p. 41; A. Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (en adelante DQAV), p. 89; y A. Martín Jiménez, El «Quijote» de Cervantes y el «Quijote» de Pasamonte, p. 346. También suele utilizarse la expresión referida al autor del Guzmán apócrifo: véase J. M. Martín Morán, «La construcción del personaje en el Quijote y el Guzmán», p. 100.

2 Es Antonio Moreno, el huésped barcelonés de don Quijote, quien lo emplea: «Bien sea venido a nuestra ciudad el espejo, el farol, la estrella y el norte de toda la caballería andante […] bien sea venido, digo, el valeroso don Quijote de la Mancha: no el falso, no el ficticio, no el apócrifo que en falsas historias estos días nos han mostrado» (el subrayado es nuestro). M. de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, p. 1131 (en adelante DQ I para la Primera parte).

3 Acerca de las circunstancias de aparición peculiares de estas obras y de los seudónimos elegidos por los continuadores de las mismas, véase el libro bien documentado de A. Martín Jiménez, «Guzmanes» y «Quijotes», pp.62-82. Sobre el Quijote de Avellaneda y la identidad del continuador, también puede consultarse la interesante hipótesis defendida recientemente por A. Rodríguez López-Vázquez (ed.), El Quijote apócrifo, que ofrece un balance de las pistas existentes sobre la autoría del libro y propone, entre otras atribuciones, la de Cristóbal Suárez de Figueroa.

4 Según el Diccionario de la lengua española, s. v. «Apócrifo»: «Dicho de un libro atribuido a autor sagrado: Que no está, sin embargo, incluido en el canon de la Biblia».

5 Esta connotación negativa ha sido advertida por H. Ehrlicher, «Alemán, Cervantes y los continuadores», p. 158, n. 35.

6 G. Genette, Palimpsestes, p. 223.

7 M. Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 111 (en adelante GA I para la Primera parte y GA II para la Segunda).

8 GA I, p. 113 (el subrayado es nuestro).

9 GA I, «De Hernando de Soto», p. 121.

10 M. Luján de Sayavedra, Segunda parte de la vida del pícaro Guzmán de Alfarache, p. 598 (en adelante GALS).

11 GALS, I, i, pp. 127-128 (el subrayado es nuestro).

12 GALS, II, vii, p. 349 (el subrayado es nuestro).

13 Sobre este planteamiento y, más especialmente, acerca de la reforma de la mendicidad por la que aboga Mateo Alemán, véase M. Cavillac, «Guzmán de Alfarache» y la novela moderna, pp. 73-92.

14 «Pero el autor desta historia, puesto que con curiosidad y diligencia ha buscado los hechos que don Quijote hizo en su tercera salida, no ha podido hallar noticia de ellos, a lo menos por escrituras auténticas; sólo la fama ha guardado, en las memorias de la Mancha, que don Quijote, la tercera vez que salió de su casa, fue a Zaragoza, donde se halló en unas famosas justas que en aquella ciudad se hicieron, y allí le pasaron cosas dignas de su valor y buen entendimiento», DQ I, lii, p. 591 (el subrayado es nuestro).

15 DQAV, i, p. 209.

16 Véase al respecto M. Molho, Cervantes: raíces folklóricas, pp. 271-274.

17 S. Gilman, Cervantes y Avellaneda, pp. 104-123.

18 DQAV, ii, p. 243.

19 Véase A. Castro, Cervantes y los casticismos españoles, pp. 82-87 y, más recientemente, F. Márquez Villanueva, Cervantes en letra viva, pp. 31-35. Acerca del diálogo entre estos dos modelos narrativos remitimos al artículo de P. Rabaté, «Cervantes y la sombra de Guzmán».

20 GA II, I, i, p. 42.

21 En los cap.47 a 50 de la Primera parte cervantina.

22 DQ I, «Prólogo», p. 18.

23 Véase GA I, «Al vulgo» y «Del mismo al discreto lector», respectivamente pp. 108-109 y pp. 110-112.

24 Véase GALS, II, iii-iv, pp. 287-310.

25 Este artículo retoma de forma sintética algunas de las ideas de mi libro (todavía en prensa): D. Alvarez Roblin, De l’imposture à la création: le «Guzmán» et le «Quichotte» apocryphes.

Auteur

Université de Picardie - Jules Verne

© Casa de Velázquez, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search