Version classiqueVersion mobile

El autor oculto en la literatura española

 | 
Maud Le Guellec

Introducción

Maud Le Guellec

Texte intégral

  • 1 R. Barthes, «La mort de l’auteur», p. 62.
  • 2 M. Foucault, «Qu’est-ce qu’un auteur?».
  • 3 Podemos citar, en particular, R. Chartier (dir.), Les usages de l’imprimé o, ya en los años 1990, I(...)

1En los años 1960, la crítica filológica empezó a poner en tela de juicio el estatuto del autor. Roland Barthes, interrogando la legitimidad de una imagen de la literatura «que tiene su centro, tiránicamente, en el autor, su persona, su historia, sus gustos, sus pasiones», decretó simultáneamente la liberación de la escritura, la muerte del autor y el nacimiento del lector como garante de la unidad del texto1. Un año más tarde, y confirmando esta desaparición, Michel Foucault profundizó en las consecuencias de semejante ausencia en cuanto a la obra, al nombre del autor y, sobre todo, a la «función autor»2. En los años 1980, Roger Chartier, por la atención que otorgó a la historia del libro y a la evolución de las condiciones de impresión a lo largo de los siglos, contribuyó a su vez a renovar la reflexión sobre la autorialidad3. Y en los últimos años, asistimos a una revitalización del interés por esta noción, de la que quizás sean en parte responsables las herramientas que internet, la digitalización y la mundialización de las informaciones suponen. Frente a estas nuevas condiciones técnicas, las cuestiones del plagio o del derecho de autor tienen en efecto que replantearse.

  • 4 R. Gorris Camos y A. Vanautgaerden (eds.), L’auteur à la Renaissance.
  • 5 M. Agulló y Cobo, A vueltas con el autor del «Lazarillo».

2En 2009, bajo la dirección de Martine Furno, las Éditions de l’ENS (École normale supérieure) y el Institut d’histoire du livre publicaron el libro titulado Qui écrit? Figures de l’auteur et des co-élaborateurs du texte, en el cual se analiza el papel desempeñado por las múltiples instancias que participan en la producción del texto, sin dejar necesariamente una marca explícita de su trabajo. El mismo año se publicó también la síntesis de las ponencias presentadas en dos congresos, organizados de manera conjunta por la Maison d’Érasme y el Gruppo di studio sul Cinquecento francese, sobre la noción de autor en el Renacimiento4. La primera parte del libro, en particular, cuestiona la identidad del autor en la época: la manera de escoger un nombre, en griego o en latín, su anonimato, su estatuto, su «muerte». En 2010, el GRIAL (Groupe Interdisciplinaire d’Analyse Littérale) organizó un congreso sobre el tema de la firma, con la voluntad de explorar las formas múltiples que puede adoptar el contrato silencioso por el cual se determinan las condiciones del pacto identitario entre el productor de un texto y sus receptores, además de interrogar su historia, poblada de falsificadores y de usurpadores de identidades. Y el mismo año, Mercedes Agulló y Cobo, al proponer una identidad para el autor del Lazarillo, reanudó el intenso debate sobre el probablemente más famoso de los anónimos de la literatura española5.

3Con el objetivo de profundizar a su vez en esta cuestión se reunieron, a lo largo del curso universitario 2009-2010, seis miembros de l’École des hautes études hispaniques et ibériques. El taller de reflexión que crearon dio pie a la organización de un coloquio en Madrid, durante los días 16 y 17 de junio de 2011; coloquio en el que participaron catorce investigadores —de España, Francia, Inglaterra y Alemania—, reunidos con la ayuda del Instituto de España, que acogió entre sus muros el encuentro, gracias a la participación financiera del Centre de recherche sur l’Espagne contemporaine (université Sorbonne Nouvelle - Paris III) y gracias, por supuesto, a la Casa de Velázquez, organizadora del evento. El presente libro es en gran parte el fruto de estas dos jornadas.

4Desde el inicio, la reflexión se llevó a cabo teniendo en cuenta un amplio abanico cronológico, con el objetivo de trazar la evolución del estatuto del autor. Se consideró así la historia del libro español desde la Edad Media hasta el siglo xviii, antes de que el estatuto del autor fuera jurídica y socialmente reconocido. En cuanto a la temática, los debates se orientaron rápidamente hacia la dimensión problemática del estatuto del creador. En efecto, si los lectores contemporáneos intentan asociar a cada texto un nombre de autor, en una concordancia ideal entre la obra y su creador, la supuesta ecuación «una obra = un autor» parece ser, en el periodo considerado, más la excepción que la norma. Así, la figura del autor suele quedar indeterminada y son numerosos los casos de autores ocultos tras el anonimato, un seudónimo o la función de compilador. Este libro se propone, pues, renunciar al creador como instancia unívoca y considerar los casos límite en que éste, según modalidades que varían de un texto a otro, se esquiva. Frente a una autorialidad que se juega, se negocia, se debate en términos que revelan su imposible transparencia, cabe interrogarse sobre lo que esconde, en realidad, un nombre de autor y cómo un autor se desvanece o se deja entrever en el seno de su obra.

5A través de los once estudios que constituyen esta obra, se explora la complejidad del estatuto del autor analizando textos, géneros, escritores, responsabilidades que pueden proporcionar ejemplos significativos de una función autorial ambigua y parcial. Se propone contemplar los motivos literarios, históricos y políticos que explican que no siempre se pueda identificar de manera unívoca la voz que se expresa en un texto. La ocultación del autor, en efecto, puede ser tanto impuesta como elegida, tanto circunstancial —en función de la época, de la naturaleza de los escritos— como estratégica. Intenta también subrayar los efectos que puede provocar la ausencia del creador: las reacciones de la sociedad y de los lectores frente a la diseminación de la autorialidad, la eventual búsqueda de indicios para restablecer la ecuación anteriormente evocada entre obra y autor.

6Para llevar a cabo este análisis, el libro se estructura en torno a tres temáticas principales: el autor múltiple, el autor huidizo y el autor ficcionalizado. Estas tres categorías nos parecen idóneas para abarcar las grandes problemáticas a las que conlleva el estudio de la ocultación autorial. Las establecimos sin pretensión de exhaustividad y, sobre todo, sin que esta distinción impidiese en absoluto los infinitos diálogos que se tejen entre los once artículos aquí presentados.

El autor múltiple

7La autorialidad no es necesariamente el atributo de un sujeto. Esta constatación resulta particularmente válida para la Edad Media pero, en gran medida, puede aplicarse también a la época moderna. La función autorial puede estratificarse involucrando a otros autores en el proceso de creación, pero también a distintos actores de la producción de lo escrito. La convocación de autoridades para apoyar un discurso o el recurso a modelos, imitados o prolongados, transforma una obra individual en una obra polifónica, sin que dicha polifonía sea necesariamente confesada. Correctores, traductores, editores…: a veces, detrás del nombre que aparece en la portada de un libro se esconden distintos actos de escritura, asumidos por distintas personas. ¿Se trata de otros tantos autores, ocultados por la unicidad de un nombre? Incluso se pueden contemplar las funciones asumidas por el editor que inserta un prefacio, guiando la lectura, o por el lector, que anota su ejemplar de la obra.

8Los tres primeros artículos de este libro se interesan, pues, por casos en los cuales la instancia autorial no es única ni unívoca sino plural. En la Edad Media, un caso de sumo interés es el de las crónicas. Estudiar su génesis supone, en efecto, cuestionar el papel de las distintas figuras que participaron en su elaboración. Se tiene que contemplar el estatuto de los auctores, cuyo nombre certifica la veracidad del texto; el de los editores, que se encargan de compilar los materiales pero también de ordenarlos y, eventualmente, de modificarlos; y, por fin, el de los scriptores, que copian fielmente el manuscrito pero son susceptibles de introducir errores y, por lo tanto, cambios de lectura. A través de su artículo, Stéphanie Aubert muestra en qué medida, en la constitución de las Crónicas de Burgos, cada actor asume cierto grado de responsabilidad autorial.

9Otro género, afectado por esta omnipresencia de las autoridades y por la limitación de la aportación personal de cada contribuyente a un mínimo, es la hagiografía como lo demuestra el caso de los Flores sanctorum. José Aragüés Aldaz estudia estos santorales en una perspectiva diacrónica, desde la Edad Media hasta el setecientos, para poner de manifiesto la evolución que se percibe a lo largo de los siglos en cuanto al lugar que se reserva a la figura del autor. Desde los textos manuscritos hasta los legendarios de Villegas y de Ribadeneyra, las estrategias editoriales cambian y el nombre de autor sirve cada vez más de único garante. Sin embargo, semejante proceso de creciente reivindicación autorial no impide la persistencia de una multiplicidad de instancias creativas, reunidas tras una aparente unicidad.

10La cuestión del autor múltiple, por otra parte, tiene validez en el ámbito de la narrativa de ficción. Así, dos de las principales novelas del Siglo de Oro, el Guzmán de Alfarache y el Quijote, plantean a su vez esta cuestión a través de sus continuaciones, escritas por Mateo Luján de Sayavedra y Alonso Fernández de Avellaneda. Partiendo de las respectivas prácticas de escritura de dichos novelistas y de las relaciones que mantienen con sus modelos, David Alvarez Roblin se propone interrogar el concepto de «autor apócrifo» y analizar el principio de apropiación de obras ajenas. Ya que los dos continuadores retoman la estructura de los textos originales y respetan en gran medida las pistas anunciadas por sus predecesores, podrían ser considerados como plagiarios, o simples imitadores. Pero las transformaciones que imponen a las novelas de las que se apoderan, el sentido totalmente nuevo que adquieren bajo su pluma las andanzas de los protagonistas, revelan en realidad la creatividad y la libertad de Luján y Avellaneda, autores a pesar de su ocultación detrás de un seudónimo y, sobre todo, detrás de otros autores.

El autor huidizo

11Una prueba irrefutable de que la correspondencia entre una obra y su creador es, casi siempre, más una ilusión que una realidad radica en la frecuencia con la cual, a lo largo de la historia, los textos se editan sin que se conozca la identidad de su autor. En ocasiones, el mismo autor decide publicar su obra sin firmarla. Este asumido anonimato puede, por una necesidad de autoprotección, ser fruto de las circunstancias sociales y políticas de su época y de su país, ser dictado por los códigos de un género —en el caso, por ejemplo, de manuales escolares o de memorias técnicas encargadas por una institución— o corresponder a un verdadero deseo del creador. En todo caso, este anonimato original hace que la ausencia del autor sea constitutiva de la convención del texto, incitándonos a interrogar los motivos de semejante decisión. En otras ocasiones, el paso de los siglos o la desaparición de textos preliminares explica que la autoría de un texto, expresa en el momento de su escritura o publicación, acabe desconociéndose. Si el anonimato no es entonces intrínseco a la obra, sí contribuye a determinar la recepción de ésta.

12A este respecto, se reivindica en este libro la legitimidad de dos casos de anonimato. El origen del primero se remonta al siglo xv. Mosén Diego de Valera trató por extenso la figura del Cid en su Valeriana (1482). Años después de la muerte de Valera, todos los capítulos dedicados a Rodrigo Díaz de Vivar fueron publicados exentos sin nombre de autor bajo el título de Corónica del Çid Ruy Díaz. Si los capítulos escritos por Valera acerca del Cid y el texto de la que se conocerá en el siglo xx como Crónica Popular del Cid son casi idénticos, el análisis de la trayectoria anónima de esta crónica le permite a Cristina Moya García poner de relieve las diferencias fundamentales que existen entre la obra inicial y la publicada por los Tres Compañeros Alemanes. Ya que el hecho de aislar los capítulos referidos al Cid no refleja un deseo del autor, y que proponer como ejemplo la figura del Campeador no tiene las mismas finalidades en 1482 y en 1498, a raíz de la evolución de las circunstancias políticas de Castilla, la Valeriana y la Crónica popular del Cid corresponden a productos editoriales distintos. Esta situación induce a considerar bajo una nueva perspectiva la publicación anónima de la Crónica.

13El segundo caso famoso de anonimato que se trata a continuación es el de la Vida de Lazarillo de Tormes. Publicada en el año 1554, la obra no ha dejado de suscitar especulaciones sobre la identidad de su posible autor. Frente a semejante fenómeno, Hanno Ehrlicher no pretende examinar los logros y fallos de la tesis de la autoría de Alfonso de Valdés, recientemente reafirmada por Rosa Navarro Durán, sino ir más allá de una argumentación puramente filológica para cuestionar los mecanismos culturales latentes que nutren el manifiesto deseo de revelar una autoría históricamente disimulada. Prefiere valorar la productividad del sistema de ocultación de la autoría, lo cual no sólo enriquece la intentio operis del Lazarillo, sino que también resulta fructífero para nuestra aprensión del desarrollo del género picaresco.

14El ámbito de las letras y artes cortesanas plantea a su vez la cuestión de la ausencia del autor. Así, las fiestas ocasionadas con motivo de las dobles bodas reales de 1599 supusieron tanto la lectura pública de poemas y la representación de comedias como la escritura posterior de varias relaciones, destinadas a dar cuenta de las jornadas. Ahora bien, si para las autoridades organizadoras del evento el objetivo de cada texto sólo podía ser celebrar al rey, a su valido o a la nobleza, los autores de renombre contratados por dichas autoridades podían ser propensos a aprovechar semejante ocasión para afirmar su talento y asentar su fama. De ahí que se manifestase cierta tensión entre una tendencia oficial al enmascaramiento y una decidida revelación autorial. Basándose, entre otros documentos, sobre distintas relaciones compuestas por Lope de Vega, Felipe de Gauna o Gaspar Aguilar, Alejandro García Reidy interroga distintos momentos de la celebración —así como las relaciones en sí— para poner de relieve el grado y las modalidades de presencia del autor que cada texto manifiesta.

15La reflexión se orienta a continuación hacia el tema de la firma. Cabe subrayar en efecto, que entre la plena afirmación de la autoría y la ausencia pura de cualquier tipo de firma, existen otras posibilidades que también llevan a cuestionar la relación entre el creador y su obra. Dentro de esta perspectiva, Joaquín Álvarez Barrientos se propone estudiar el caso del negro, que manifiesta una doble autorialidad: la verdadera, escondida, y la oficial, visible pero falsa. En este juego de apariencias y de ilusión, el escritor de la sombra escribe de tal forma que el texto producido sea percibido como propio del supuesto escritor. Un autor se disimula, confiriendo a otro la autorialidad. Tras un repaso de la legislación sobre el autor en el siglo xviii, se estudian algunos casos de autores que trabajaron como negros. Destacan los de Pedro Estala y de Juan Pablo Forner, que oscilaron entre la producción de textos asumidos como propios y la de textos asumidos por otros. Menos conocido, el caso de Francisco Mariano Nifo presenta también un gran interés, por funcionar al revés: el apellido del periodista se convierte en efecto en una etiqueta capaz de asegurar la venta de un libro y detrás de la cual se ocultan varios autores.

16Por su parte, Philip Deacon pone de relieve la contradicción vigente en el siglo xviii —especialmente en su segunda mitad— entre, por un lado, el énfasis que la filosofía sensista pone en el individuo y su identidad, el estímulo dado al terreno de la literatura europea por el espíritu comercial de la época y, por el otro, la pervivencia del anonimato en la publicación de textos eróticos, satíricos, pero también de muchas obras dramáticas o de periódicos. Por un lado, el Ensayo de una biblioteca española de los mejores escritores del reinado de Carlos III de Juan Sempere y Guarinos proclama los méritos de autores en todos los campos, haciendo hincapié en la individualidad de cada uno y dando detalles sobre sus vidas. Por otro, son numerosos los autores que recurren a distintos trucos para rehuir la fama: uso de iniciales, de anagramas, de seudónimos… Entre los más tímidos está Leandro Fernández de Moratín. Desde el inicio de su carrera pero también, en gran medida, una vez granjeada su reputación como autor teatral, Moratín hijo se esconde así bajo distintos disfraces cuyas modalidades y finalidades se analizan a lo largo del artículo.

El autor ficcionalizado

17Pero la ocultación puede también proceder no de una ausencia sino, al contrario, de una saturación de identificación. Numerosos son los casos, en efecto, de autores que se ponen en escena dentro de su texto a través de un proceso de ficcionalización. Creando una instancia narrativa destinada a representarlo, diseminando indicios sobre los rasgos físicos y morales que, supuestamente, lo caracterizan y sobre las intenciones que guían la escritura, el autor está omnipresente pero permanece invisible. Escondido detrás de la (s) figura (s) que reviste en el texto, su verdadera identidad se difumina y se nos escapa. Incumbe entonces a los lectores, contemporáneos de la obra o posteriores a ella, descifrar los distintos dispositivos enunciativos elaborados.

18En el caso del Libro de buen amor, la complejidad viene del hecho de que su atribución a un tal Juan Ruiz, arcipreste de Hita, procede exclusivamente de unas declaraciones internas a la obra. Queda, por lo tanto, prácticamente excluida cualquier aproximación externa que pretenda alcanzar el perfil del autor de carne y hueso: el autor llamado Juan Ruiz coincide con su construcción textual. A fin de acercarse a esta representación, Olivier Biaggini y Corinne Mencé-Caster estudian el sistema mediante el cual el autor, en las múltiples piezas liminares de la obra y en los propios episodios narrativos que conforman la pseudoautobiografía, se revela y se oculta. Asumiendo sucesivamente el papel de compilador, predicador, trovador, fabulista, etc., el autor, desde una posición siempre movediza, se inventa y reinventa, haciendo de su texto un objeto metatextual que advierte a sus destinatarios en contra de las imposturas auctoriales y disuelve la estabilidad que tradicionalmente se atribuye a la intentio auctoris imperante en los textos didácticos.

19En los casos de Virgilio, Dante, Petrarca, Juan de Mena o de Ausiàs March, la ficcionalización de la figura autorial no procede del mismo poeta, sino de sus sucesores. Planteándose la cuestión de la muerte del autor, Roland Béhar la aborda desde un punto de vista literal, preguntándose por el destino del texto una vez desaparecido su autor. Desde la Antigüedad latina hasta el Renacimiento español, evoca la historia de un dispositivo narrativo al cual pueden recurrir los autores secundarios de un texto, es decir, sus editores y comentaristas, cuando precisan la presencia de su autor primario. Los continuadores recurren al relato de una aparición del autor en una visión legitimadora y así construyen una instancia que representa la autorialidad, confiriendo mayor peso al texto y asegurando la continuidad de su transmisión.

20El último artículo de este libro vuelve en parte sobre la cuestión de la firma, evocada anteriormente. De los dos mil textos publicados como cartas de lectores en el Diario de Madrid entre 1786 y 1808, sólo unos doscientos se concluyen por una firma que identifica de manera unívoca a la persona que escribió y envió el texto al periódico. Respecto a los demás, cabe por lo tanto interrogarse sobre la identidad del autor, las modalidades mediante las cuales éste se oculta y los motivos que le incitan a hacerlo. Pero el análisis del estatuto del autor a través de estas cartas supone también interesarse por la recurrente puesta en escena de la voz narrativa. Es frecuente, en efecto, que el contribuidor se autorretrate y cuente su vida. Ahora bien, semejante encarnación cobrará un sentido diferente según consideremos la carta publicada como auténtica o como ficticia.

21Así, a través de los once estudios reunidos en este libro, se examina la importancia relativa del nombre de autor a lo largo de los siglos: la relación diferenciada de los Flores sanctorum medievales y postridentinos con el anonimato, por ejemplo, revela una afirmación progresiva del deseo de autoría, y las nuevas reglamentaciones en términos de edición que se imponen en el siglo xviii muestran a su vez un cambio en el estatuto jurídico de los letrados. Se ponen al descubierto las distintas instancias autoriales implicadas en el acto de creación —autores y autoridades, narrador y protagonista— o bien en el acto de recepción y de reutilización —imitadores, apócrifos, editores y comentaristas—. Algunos de los artículos consiguen, también, revelar la identidad de autores anteriormente desconocidos. Salen de la sombra los poetas encargados de enaltecer a la familia real en las fiestas nupciales de 1599 como Estala, Forner o Moratín, autores de más textos de los que reconocieron oficialmente como suyos. Pero desocultar lo oculto no es el objetivo principal del trabajo aquí presentado. Hanno Ehrlicher lo dice a propósito del Lazarillo: la ausencia del autor, al permitir una mayor libertad de interpretación del texto, al imponer cierta ambigüedad en el establecimiento del pacto de lectura, constituye una de las riquezas de un texto. Mathilde Baron, en el debate que concluyó el coloquio, origen de este libro, defendió también esta idea, comparando el hecho de dar a conocer la identidad de autores huidizos o ausentes con un acto «pornográfico», de revelación total e indecente, cuando poner de relieve el juego entre disimulación y divulgación que se establece entre el texto y su receptor sería un acto «erótico», más respetuoso del misterio y de la complejidad autoriales.

22Si el autor oculto siempre queda por descubrir, esperamos que este libro contribuya a conocer mejor los mecanismos que supone esta ocultación, así como sus motivaciones y consecuencias.

Notes

1 R. Barthes, «La mort de l’auteur», p. 62.

2 M. Foucault, «Qu’est-ce qu’un auteur?».

3 Podemos citar, en particular, R. Chartier (dir.), Les usages de l’imprimé o, ya en los años 1990, Id., L’ordre des livres.

4 R. Gorris Camos y A. Vanautgaerden (eds.), L’auteur à la Renaissance.

5 M. Agulló y Cobo, A vueltas con el autor del «Lazarillo».

© Casa de Velázquez, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search