Version classiqueVersion mobile

L’Économie politique et la sphère publique dans le débat des Lumières

 | 
Jesús Astigarraga Goenaga
, 
Javier Usoz Otal

II. Le débat économique et ses protagonistes

La esfera pública española bajo tutela

Una impugnación desconocida de Campomanes a la obra de Accarias de Serionne

Jesús Astigarraga

Texte intégral

  • 1 Una versión notablemente ampliada de este trabajo vio la luz en lengua francesa en la Revue histori (...)
  • 2 La expresión corresponde a M. Ozouf, «L’opinion publique».
  • 3 Tal y como destacó ya K. M. Baker para el caso de Francia en «Politics and Public Opinion».
  • 4 Véase, a este respecto, J. Robertson, The Case for the Enlightenment.
  • 5 Una lectura de la economía política con esa dimensión precisa puede encontrarse en el reciente trab (...)
  • 6 Es esta una materia sobre la que no resulta fácil dejar expresa la deuda intelectual que contrajimo (...)

1Hoy nadie pone en duda que la economía política fue una de las ciencias mayores de la Ilustración europea1. Las notables aportaciones que esa disciplina emergente conoció durante las décadas medias del siglo xviii, en particular desde la elaboración alrededor de 1730 del Essai de Richard Cantillon hasta la publicación en 1776 de la Wealth of Nations de Adam Smith, contribuyeron decisivamente a su consolidación en la mayoría de los países europeos durante el último tramo de esa centuria. A pesar de ello, aún no ha sido estudiado con precisión cuál fue el papel de la economía política en la formación en esos países de la «esfera pública», una de cuyas manifestaciones más evidentes fue albergar la aparición del moderno concepto de opinión pública como un «tribunal invisible, impersonal y anónimo»2. Esta cuestión cobra una relevancia notoria si tenemos en cuenta que una buena parte de las manifestaciones, los debates y los fenómenos institucionales que contribuyeron de una forma decisiva a la creación de esa esfera y opinión públicas, tales como las sociedades ilustradas, el mercado editorial o las publicaciones periódicas, estuvieron caracterizadas por su naturaleza esencialmente económica3. Tampoco debe olvidarse que la economía política fue uno de los lenguajes principales a través de los cuales circularon por toda Europa las ideas ilustradas, logrando dar a estas últimas el sentido de un programa cohesionado y de naturaleza trasnacional4. Esta última consideración ha ido ganando en importancia a medida que se ha ido revisando la naturaleza de los principales tratados de economía política desde el punto de vista de sus aportaciones a la política o la filosofía moral, destacándose su papel en la diseminación de conceptos ajenos a los más genuinamente económicos5. En aquellos países europeos en los que las circunstancias políticas, religiosas o culturales impidieron que durante el siglo xviii tuviera lugar una transformación sustancial de los idearios políticos o filosóficos dominantes, la economía política pudo ser una de las puntas de lanza de la renovación en esas esferas, desempeñando un papel protagonista en la creación de la esfera pública en ellos. Esta cuestión constituiría un elemento adicional para explicar la extraordinaria circulación que los textos económicos conocieron en Europa durante la segunda mitad del siglo xviii, algo ciertamente indiscutible en el caso de España6. Y, ciertamente, en primera fila de la dinámica ilustrada que favoreció la creación de la esfera pública se debe situar la labor traductora, así como la aparición de una literatura político-económica de naturaleza impugnativa, cuyo objetivo fue matizar, discutir o, sencillamente, rebatir frontal y minuciosamente las ideas que estaban siendo diseminadas en España a través de una actividad traductora que durante esas décadas alcanzó unos niveles realmente significativos, de manera indiscutible, los más elevados de toda la centuria.

  • 7 De ahora en adelante, Impugnación. Fue editada en Madrid por Antonio de Sancha.
  • 8 J. Accarias de Serionne, Les intérêts e Id., Historia y descripción.
  • 9 A este respecto puede verse, por ejemplo, su Apéndice a la educación popular, t. I, pp. x, xlvi. Su (...)

2En 1773 el mercado editorial español acogía un escrito anónimo titulado Impugnación de diferentes máximas perjudiciales a España, que se encuentran en la Obra titulada Historia, o Descripción general de los intereses de Comercio7. A pesar de su brevedad, este escrito, que ha pasado totalmente inadvertido hasta la fecha entre los estudiosos del siglo xviii, posee una notable significación histórica. La principal razón de ello es que puede ser atribuido, como veremos, a Pedro Rodríguez de Campomanes, poderoso fiscal del Consejo de Castilla y la autoridad política más influyente del reinado de Carlos III (1759-1788). Como expresa muy bien su título, la Impugnación tenía como propósito principal rebatir un conjunto de ideas contenido en una obra que, debido precisamente a los datos mencionados en ese título, resultaba fácil de identificar. Se trataba del tratado del economista francés Jacques Accarias de Serionne, Les intérêts des nations de l’Europe. Publicado en 1766, su traducción española había comenzado a ver la luz en 1772, de la mano de Domingo de Marcoleta, culminándose dos años después8. El anónimo autor de la Impugnación realizaba una lectura puntillosa de las extensas ideas de Accarias sobre España y las impugnaba con detalle. Su objetivo primordial era salir en defensa de los intereses económicos e imperiales españoles, duramente cuestionados por el francés en su libro y además, desde su criterio, no suficientemente bien defendidos en la traducción española en curso. Ahora bien, al mismo tiempo, a través de su Impugnación, pretendía mostrar la importancia que, desde la lógica de los intereses ilustrados, poseía la difusión de «escritos» y «papeles públicos», una cuestión que, desde la perspectiva de la construcción de la esfera pública, era considerada clave por el fiscal del Consejo de Castilla9. En este caso, se trataba de movilizar la opinión pública ilustrada española frente a una corriente de opinión europea que venía sosteniendo la inadecuación de España a los propósitos de la Ilustración, así como, en el campo más específicamente económico, venía subrayando su plurisecular atraso económico, acompañándolo de una inexorable condena sobre las posibilidades reales para su superación.

I. — Una breve mirada a Jacques Accarias de Serionne y su obra

  • 10 Véase J. Accarias, Un publiciste; H. Hasquin, «Jacques Accarias de Serionne».
  • 11 Fue también la de mayor difusión internacional. A Accarias se le atribuyen además: Le Commerce de l (...)

3El enfoque eminentemente analítico que durante mucho tiempo ha dominado el estudio de la emergencia de la economía política durante el siglo xviii europeo ha impedido apreciar en su justa medida cuáles fueron los tratados económicos que contribuyeron de una manera más sustancial a que esa disciplina se consolidara como una de las ciencias mayores de la Ilustración. Esa es, sin duda, la razón principal de que un autor como Jacques Accarias de Serionne (Châtillon-en-Diois, 1706-Viena, 1792) sea prácticamente un desconocido al día de hoy, cuando, en realidad, el éxito de sus libros en su tiempo fue amplio y alcanzó distintos países europeos. Es probable que una parte de ese infortunio provenga de su singular trayectoria biográfica, desdoblada en dos mundos, el francés, en el que se formó académica y profesionalmente, y el austríaco, donde desarrolló su carrera como publicista y asesor político10. De hecho, su obra económica se enmarca en la prolongada relación que mantuvo con el poder austríaco, primero, entre 1758 y 1769, al servicio de Cobenzl —autoridad principal del gobierno de los Países Bajos austríacos entre 1753 y 1770—, y, a partir de esa fecha, en diversas ocupaciones que desarrolló en Viena y Hungría. Accarias fue básicamente un asesor económico de Kaunitz y sus subordinados. Este perfil afloró ya en sus primeros pasos como publicista, cuando, residiendo en Bruselas, editó, además de un Almanach des négociants (1762), el Journal de commerce (1759-1762) —también Journal d’Agriculture desde diciembre de 1761—. Se trató de una de las primeras publicaciones periódicas europeas dedicadas a asuntos económicos, y fue convertida en la porte parole del gobierno de Bruselas, siendo subsidiada por María Teresa de Austria. Pero algo similar puede decirse del conjunto de su obra económica: publicada entre 1766 y 1778 en los Países Bajos y Viena, buena parte de ella, incluyendo Les intérêts des nations, la primera y más acabada de sus obras11, la componían esos numerosos memoriales sobre diferentes países europeos que Accarias había ido elaborando para las autoridades austríacas.

  • 12 J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. I, p. 6.
  • 13 «Une balance avantageuse par le sécours des mines, pendant que les autres travaillent à se donner l (...)
  • 14 Ibid., t. I, p. 65. Sus discrepancias respecto a Montesquieu eran aún más amplias: Accarias no acep (...)
  • 15 Sus juicios contrarios a la fisiocracia y su «teórica enteramente inútil» abundan en ibid. (pp. 8-9 (...)
  • 16 Esto se deduce al menos de algunos de los trabajos principales que se han dedicado a este prestigio (...)

4Toda la obra de Accarias está marcada por las circunstancias históricas en que fue concebida, en concreto, por el fin de de la guerra de los Siete Años (1756-1763) y las consecuencias políticas de la victoria británico-prusiana, refrendada rotundamente en el Tratado de París (1763). Estos acontecimientos situaron a Europa ante la necesidad de hallar un nuevo equilibrio político. La obra de Accarias, en su conjunto, apuntaba con rotundidad en esa dirección. Su punto de partida era el pacifismo de Melon o Montesquieu: la defensa del espíritu de comercio frente al de conquista. La balanza de poder no podía seguir siendo un pretexto para mantener esas economías bélicas, pues el comercio —el «agente principal en la política» (agent principal dans la politique)12— era el árbitro del poder de las naciones; por ello, resultaba más necesario que nunca el estudio de las dos ramas que componían esa «ciencia»: la «práctica», destinada al comerciante, y la «teórica», orientada al «comercio en general» (commerce en général). Esta segunda rama, de origen británico, según Accarias, advertía de la existencia de diversos principios universales del comercio, si bien, debido al clima, las condiciones naturales, etc., cada país debía de acomodarlos a sus circunstancias particulares. Asimismo, parecía posible concebir un «interés general» de todas las naciones comerciantes, más allá del propio de cada una de ellas. Debido a ello, resultaba obligado definir una estricta especialización internacional del trabajo con el fin de que esos intereses nacionales acabaran fundiéndose en el «bien de la humanidad» (bien de l’humanité): en este sentido, era positivo para este bien general, que hubiera naciones que alcanzaran «una balanza ventajosa por el socorro de las minas mientras que los otros trabajan para alcanzar las mismas ventajas a través de las manufacturas»13. En este arbitraje del poder internacional ejercido a través del comercio, lo sustancial no radicaba en las formas de gobierno —el comercio era adecuado tanto para las repúblicas como las monarquías14, cuanto en el «vicio o la bondad» de la Administración. Un «sabio» gobierno debía de favorecer dentro y fuera de sus fronteras la extensión de la economía del comercio. Accarias abogaba por un programa liberal intenso y ecléctico, basado en la primacía de la agricultura y consistente en la rebaja de los aranceles; la reducción de la presión fiscal, en particular sobre los bienes de primera necesidad; el control del crédito público; una intensa liberalización del mercado interior; y una nueva política imperial. Este programa venía fundamentado en el notable conocimiento que Accarias mostraba tener de la literatura francesa y británica pre-smithiana, desde Petty hasta Hume y desde Vauban hasta Cantillon, Forbonnais y los fisiócratas, si bien era especialmente característico por su oposición a estos últimos, en los planos metodológico, analítico y de política económica —rechazaba su teoría de la producción y el impôt unique15— y su cercanía con los presupuesto económicos del círculo de Gournay, aunque, por lo que hoy sabemos sobre Accarias, sin estar relacionado personalmente con él16.

  • 17 J. Accarias de Serionne, La Richesse de l’Angleterre, pp. 32 sqq., 54 sqq.

5Como se ha mencionado, Accarias aspiraba a establecer un orden comercial en el que los intereses particulares de cada nación se armonizaran con los generales. Para ello, establecía una división casi infranqueable entre, por un lado, España y Portugal, y, por otro, Francia, Holanda e Inglaterra. El principal objetivo de Les intérêts des nations era delimitar el papel en el comercio internacional que correspondía a esas dos áreas nacionales, atrasadas y desarrolladas. Para ello partía del análisis de los modelos británico y holandés, a los que dedicó buena parte de sus libros. Su juicio sobre ambos era positivo, pero también muy matizado. Con relación al primero, destacaba no solo sus ventajas económicas, sino también políticas, en particular las relativas al sistema constitucional y a determinados «derechos de la humanidad» —sobre todo, el de propiedad, pero también los de libertad de imprenta, expresión, etc.17—. Accarias veía en Gran Bretaña el primer país en superar la «anarquía del gobierno feudal» —ninguna nación había logrado «ser tan libre»— y situaba en él el inicio de ese espíritu público que requería el análisis de las cuestiones político-económicas, después trasladado a Francia y otros países europeos, y al que tanto coadyuvaba la proliferación de tratados sobre la «ciencia del comercio» y de sociedades económicas.

  • 18 Sobre la difusión de la obra de Grenville en Francia y España, véase J. Astigarraga, «La finalidad (...)
  • 19 J. Accarias de Serionne, La Riqueza de la Inglaterra.

6Ahora bien, estos elogios no iban desprovistos de una reiterada llamada de atención al peligro que, de cara a lograr ese nuevo equilibrio basado en «el espíritu de comercio» (l’esprit de commerce), representaba el resucitado poder británico. Accarias entendía que el punto álgido de este se había alcanzado en 1741, en el inicio de la anterior guerra hispano-británica. Desde entonces, su comercio no había hecho sino decaer, debido en particular al exceso de impuestos y de crédito público. En su análisis crítico de Gran Bretaña, el dedo acusador de Accarias apuntaba a George Grenville. Ello situaba sus libros en la notable polémica internacional que despertaron los memoriales de este ex ministro de Hacienda británico, arrostrando un intenso sentimiento antibritánico18. Accarias sugería un conjunto de alianzas internacionales, que comprometían principalmente a Francia y España, los firmantes del Tercer Pacto de Familia (1761), con el fin de constreñir el nuevo poder británico. Pero para ello, España debía acometer antes un conjunto de reformas profundas. Accarias dedicaba amplios espacios de sus obras a abordar esta cuestión. Por ello no es extraño que estas conocieran una fortuna relativa en España: a la ya mencionada publicación en 1772-1774 de la versión de Les intérêts des nations, siguió en 1774, por su mismo traductor, Marcoleta, la de La Richesse de l’Angleterre (1771)19.

II. — La economía española bajo sospecha

  • 20 Id., Les intérêts, t. I, pp. 131-286.
  • 21 Es obligado recordar que ambas obras fueron traducidas en 1753 en Francia por Forbonnais (Uztáriz) (...)
  • 22 Sobre esta cuestión pueden verse, entre otros, los trabajos de C. Larrère, L’invention de l’économi (...)
  • 23 «Aucune [nation] n’égaleroit sa puissance si sa population et son industrie étoient proportionnées (...)

7El primer volumen de Les intérêts des nations incluía un extensísimo capítulo sobre España, sin duda, uno de los más amplios de toda la literatura político-económica europea del siglo xviii20. Su objetivo era delinear un conjunto de reformas para la economía española y su imperio. Sus fuentes españolas principales eran Uztáriz y Ulloa21; con relación a las franco-británicas, Accarias hacía uso, normalmente de forma tácita, de textos económicos muy significativos en la eclosión de la economía política en la Francia de la década de los años cincuenta22, en particular, los de Forbonnais, Herbert, Mirabeau y, sobre todo, Hume. De los Political Discourses de este último derivaba lo esencial de su análisis teórico para que la economía española superara la brecha existente entre sus potencialidades y su penosa situación actual: España era una especie de «desembocadura general para los frutos de la industria europea» (débouche general des fruits de l’industrie européenne) a pesar de que «ninguna [nación] igualaría su poder si su población y su industria fuesen proporcionadas a la extensión y la riqueza de sus fondos»23. Su punto de partida era la tesis de la subordinación de los intereses del ultramar a los de la metrópoli, por medio de un patrón comercial basado en el cambio de manufacturas por frutos y materias primas. Al mismo tiempo, Accarias aducía que era necesario aplicar «sabiamente» los principios de la «ciencia del comercio» para que, a través de las reformas oportunas, los intereses de España se armonizaran con los europeos.

  • 24 «Monopole le plus nuisible, le plus déstructif et le plus odieux qu’on puisse ejercer sur le commer (...)

8El asunto de mayor gravedad era sin duda el contrabando que los británicos (vía Jamaica) y los holandeses (vía Curazao) realizaban en los territorios españoles. Accarias entendía que ese comercio ilegal crecía: estimaba, con Ulloa, que podía alcanzar la mitad del volumen total del comercio de Cádiz; de ahí que su extinción fuera la vía más rápida para restaurar la posición española. Sus principales responsables eran los británicos, sospechosos de desobedecer las leyes más elementales del derecho natural y de su derecho positivo, que les obligaba a «encerrarse en los límites de sus posesiones» (se renfermer dans les bornes de ses possessions). Ante la insuficiencia de las medidas adoptadas por España (guardacostas, registros, etc.), era acuciante que este país exigiera del británico la elaboración de una ley internacional que prohibiera esas prácticas clandestinas o las castigara con rigor. Ahora bien, ese contrabando —el «monopolio más dañino, más destructivo y más odioso que se pueda ejercer sobre el comercio de Europa»24—, no se debía únicamente a la voracidad británica. Era también una consecuencia derivada, por una parte, de la errónea convicción de España de que toda conquista se traducía de forma automática en propiedad y, por otra, de la gestión económica de su imperio. Accarias elogiaba la decisión española de renunciar a canalizar ese comercio a través exclusivamente de compañías privilegiadas, pero adicionalmente criticaba su incapacidad para crear un auténtico sistema de «libertad de comercio» (liberté du commerce). Acudía otra vez a Ulloa para explicar cómo las innumerables regulaciones del comercio ultramarino español (tropas y galeones, aranceles e impuestos, etc.) eran en realidad el acicate principal del contrabando y hacían acuciante su reforma.

  • 25 «S’établit d’elle même par tout où elle est nécessaire et se resserre bien vite là où elle est nuis (...)
  • 26 «Ne donne que des bénéfices modérés et ne paye l’industrie qu’autant qu’il est nécessaire pour l’an (...)

9Para Accarias, la existencia del contrabando —amén de prácticas poco honrosas, como el soborno a funcionarios— se debía en última instancia a los beneficios extraordinarios que se derivaban de ese mercado franco, estrecho y monopolizado. Por ello, la única manera de combatirlo era limar esos beneficios a través de la libre competencia. De acuerdo con Hume, esta era el único sistema que podía garantizar el «curso natural» (cours naturel) del comercio y corregir aquellos «accidentes naturales» (accidens naturels) de este. De todos modos, ello no era el caso del contrabando, una «causa extraña» (cause étrangère) y «permanente» (permanent) a ese «curso natural», que impedía la efectividad del principio de que la competencia «se establece por ella misma allí donde es necesaria y se estrecha rápidamente allí donde es dañina»25. Todo ello explica que Accarias se extendiera largamente sobre los efectos benéficos de la libertad de comercio. Esta evitaba el exceso y la escasez de mercancías, favorecía el nivel correcto de los precios, limaba los beneficios extraordinarios y habría de abaratar el precio de las mercancías españolas, favoreciendo su abundancia y su competitividad con las extranjeras, cerrando así las puertas al voraz contrabando. En realidad, la libre competencia era la única vía que permitía al comercio recobrar su «curso ordinario» (cours ordinaire), y este «no da sino beneficios moderados y solo paga a la industria lo que es necesario para animarla y mantenerla en su actividad»26.

  • 27 Ibid., t. I, p. 170.
  • 28 Ibid., t. I, pp. 178 sqq.

10Teniendo presente estas ideas, no es extraño que Accarias criticara las tímidas reformas propuestas por Ulloa, a quien acusa de «rechazar o restringir infinitamente esta libertad» (réjetter ou restraindre infinement cette liberté)27 —aunque como Uztáriz no apoyara la creación de compañías privilegiadas, él todavía se mostraba partidario del monopolio comercial gaditano—, y abogara por una liberalización más profunda del comercio imperial español. Dicha liberalización exigía libertad de puertos, tráfico privado y navíos pequeños, que realizaran viajes frecuentes y obtuvieran beneficios moderados y continuos. Aunque pudiera darse el caso de que algunos comerciantes particulares perdieran, el comercio no dejaría de ampliarse ni el Estado de enriquecerse. Los beneficios de esa liberalización se extenderían también a los territorios de ultramar, más aún si España implantaba en ellos la «suavidad» de una buena administración. Pero, además, todo ello beneficiaría también al conjunto del comercio europeo: la competencia abarataría el precio de los frutos americanos y, con ello, se iría estableciendo esa balanza de comercio de las naciones europeas con América ajustada al «curso natural» de este, ahora desvirtuada por la acción del contrabando. Ahora bien, como era tan habitual en su tiempo, Accarias venía a desdecirse de buena parte de estas ideas al recomendar que España creara una compañía privilegiada para el comercio directo a Filipinas, opción que justificaba en la necesaria adaptación a las condiciones naturales de las reglas generales del comercio28.

  • 29 Esa tesis era central en sus Considérations sur les finances d’Espagne.

11A la reforma imperial, Accarias acompañaba la propia de la economía española. De la interpretación sobre su decadencia extraía lecciones útiles en lo relativo a los efectos sobre la manufactura española de los desórdenes monetarios provocados por la llegada de los metales americanos, hasta llevarla a su práctica extinción. Esto había sido posible debido al fracaso de las dos principales medidas que se adoptaron para evitarlos: la prohibición de la exportación de manufacturas foráneas a las colonias y otra «todavía más absurda y más inútil» (encore plus absurde et plus inutile): la de extraer oro y plata. Pero Accarias no se detenía ahí: llevaba sus juicios hasta una valoración más crítica que la usual en la literatura española. Así, no eran ciertas las causas que se aducían normalmente para justificar la decadencia española, como la supuesta ociosidad de los españoles, la expulsión de los moriscos, los costes del imperio, la migración de la población a América, ni en última instancia tampoco la llegada masiva de los metales preciosos, sino los efectos devastadores de una «mala administración» (mauvaise administration). Accarias seguía a Forbonnais al identificar a esta con un «vicio en la política interior» (vice dans la police intérieure), en particular, con una pésima política fiscal29. Esta se había llevado por delante no solo la manufactura nacional sino también la población: según Accarias, España era el único país europeo que había sufrido despoblación. El francés volvía sobre Uztáriz y Ulloa para analizar las razones del fracaso de las reformas intentadas para corregir esa situación —leyes prohibitivas de las manufacturas extranjeras, reforma de los tributos, etc.—; pero, en suma, los males mayores eran los tributos excesivos y su pésima administración, valoración a partir de la cual Accarias establecía unas líneas directrices de lo que podría ser un programa de desarrollo económico posible para España.

12Su eje eran las posibilidades reales que España poseía para progresar en la estructura vigente del comercio internacional. Sus condiciones naturales le predisponían para el fomento de la agricultura y el de aquellas manufacturas basadas en esta, en suma, bastas y de consumo masivo, en general, las preferidas por Accarias; en cambio, su débil estructura industrial cercenaba sus posibilidades de competir con éxito con las potencias europeas en el resto de manufacturas, en particular, las suntuarias. Una vez más con Hume, para Accarias este «balance» entre las distintas naciones era «natural» (naturel) y, lejos de suponer un obstáculo para España, representaba un importante incentivo para su crecimiento. La razón es que resolvía el crucial problema del exceso de metales preciosos, que el francés presentaba como incompatible con el desarrollo industrial: los nueve millones de pesos que, según Sancho de Moncada, Navarrete o Uztáriz, habían llegado a España desde el descubrimiento de América en manufacturas extranjeras a cambio de oro y plata fundamentaba un patrón comercial ineludible para España, pues ningún país podía sostener un crecimiento anual tan extraordinario de su masa monetaria manteniendo al mismo tiempo sus manufacturas. Accarias estimaba, con Hume, que si España hubiera poseído industria y hubiera tratado de retener esos nueve millones de metales, la inflación, pérdida de competitividad y ruina consiguiente de sus manufacturas hubieran abierto ciclos depresivos profundos, para cuya recuperación serían necesarias alrededor de cuatro décadas. Así pues, cualquier intento de España de renunciar a la industria extranjera cosecharía solo éxitos coyunturales. La solución era considerar los metales como cualquier otro fruto natural, es decir, como un inmenso «fondo de riqueza» (fonds de richesse) que era imposible retener en sus fronteras y que debía de extraerse a cambio de manufacturas. Este patrón comercial haría que esos metales se repartieran a lo largo del continente, gravitando hacia las naciones europeas con una mayor industria, y estableciéndose así una «balanza natural» entre todas ellas.

  • 30 «N’ont prêté qu’une attention mediocre à cet objet important [la agricultura]», J. Accarias de Seri (...)
  • 31 En dicho programa agrario es muy perceptible la influencia de los Elémens du commerce de Véron de F(...)

13Así pues, España debía concentrarse en modernizar su agricultura y en producir frutos naturales, así como el corto número de manufacturas bastas que requiriera para su consumo interior. De estas estrategias, la más importante era la primera. Accarias proponía un giro sustancial respecto al intenso industrialismo cultivado por la tradición proveniente de Uztáriz y Ulloa, autores «que que no han prestado sino una atención mediocre a este objeto importante [la agricultura]»30. La prioridad de la agricultura debía de traducirse en un programa intenso de liberalización agraria, basado en impuestos moderados, la seguridad de los labradores para gozar del fruto de su trabajo, la extensión del cultivo, la libertad de almacenamiento de los granos y los frutos agrarios, y la libertad de precios y de su comercio31. Mientras este garantizaría un nivel de demanda suficiente para esos frutos, la industria debía de limitarse a cumplir un papel secundario, también como demandadora de ellos y como acicate de la agricultura. De esta manera, en suma, España solo debía de fomentar sus manufacturas con mucha moderación y siempre sin cuestionar la prioridad de la agricultura, hasta el punto de que tal vez sería necesario

  • 32 «D’assigner des limits à un genre d’industrie, á une branche de commerce, qui pourroit nuire à d’au (...)

asignar límites a un género de industria, a una rama de comercio que podría dañar a otras ramas más ricas y más naturales si ella fuese desarrollada más de lo que lo había sido en otras naciones32.

14Con los frutos que habrían de derivarse de este sector agrícola modernizado y el fondo de metales preciosos, España podría financiar una parte sustancial de las manufacturas extranjeras que enviaba a las Indias, porque, en suma, aunque lo pretendiera, no podía prescindir de la manufactura extranjera y, menos aún, producir competitivamente bienes de lujo. Accarias planteaba un detalladísimo proyecto de recuperación de las producciones naturales españolas, identificando los sectores estratégicos que cimentaran esa recuperación (lanas, aceites, lino, cáñamo, aguardientes, etc.). Esas producciones podrían reducir en siete millones su dependencia exterior, sobre la base de un programa no solo de fomento de la producción sino también de rebaja de los impuestos y, sobre todo, los aranceles: España parecía haber regulado estos últimos pensando solo en las necesidades de su Hacienda y no en las posibilidades de sostener la producción nacional de frutos por medio de la demanda externa. Complementariamente, debía de elegir el tipo de manufactura que fomentar, y dado que no podía imitar las de Francia o Inglaterra, debía limitarse a las «comunes» que «no exigen sino brazos sin talento y sin arte» (n’exigent que des bras sans génie et sans art). En suma, España debía poner su énfasis en el cultivo de las tierras, la navegación y las colonias, financiando con sus frutos agrarios y los metales preciosos ese conjunto de manufacturas de lujo que quedaban fuera de su alcance.

III. — La autoría de la impugnación: Pedro Rodríguez de Campomanes

15Como se ha señalado, las dos traducciones españolas de Accarias vieron la luz de manera simultánea en 1772-1774 y fueron obra del vizcaíno Domingo de Marcoleta. Se trataba de un alto funcionario de la Hacienda, vinculado temporalmente a la Secretaría de Interpretación de Lenguas y especialmente activo en la traducción de obras político-económicas: además de a Accarias, tradujo a Plumard de Danguel (1771), Goudar (1772) y Grenville (1770 y 1781). En cuanto a su versión de Les intérêts des nations, era íntegra, de gran calidad e, inicialmente, desnuda de cualquier información adicional. Así vieron la luz sus dos primeros volúmenes, incluido el capítulo dedicado a España, que Marcoleta tradujo sin matizar ninguno de los juicios planteados por él. Y esta fue la razón que motivó la Impugnación.

  • 33 [P. R. de Campomanes], Impugnación, pp. 56-57. Su Respuesta fiscal orientó el programa de liberaliz (...)

16A la hora de justificar la paternidad de la Impugnación a Campomanes, puede aducirse un conjunto de razones derivado de la personalidad de su autor, el contenido del escrito y el contexto que lo acogió. Debe recordarse que fue elaborado al hilo de la aparición del primer volumen de la traducción de Marcoleta —estaba fechado el siete de enero de 1773 en Madrid— y su contenido pone de manifiesto que hubo de ser realizado por una persona, no solo perteneciente a los círculos intelectuales cortesanos, sino también muy bien formada en la historia española: en el escrito se citan más de dos docenas de autores y libros en lengua castellana, bien historiadores de las Indias o bien economistas pertenecientes a la escolástica, el arbitrismo y la economía política del siglo xviii, incluyendo fuentes coetáneas. Entre estas, se mencionaba un libro sobre el «libre comercio de los granos», identificándose a su autor con el de la Impugnación —es decir, se narraba en primera persona— y cuyo contenido se describía extensamente. Ese libro remitía a la Respuesta fiscal sobre abolir la tasa (1764), obra anónima atribuida a Campomanes33. Esta personalización velada, por otra parte, habitual en sus escritos, en ocasiones anónimos, resultaba intencionada y podía amparar una estrategia para que el público poseyera información precisa sobre quién era el autor de la Impugnación, a pesar de su publicación anónima.

  • 34 Sobre la poliédrica figura de este ilustrado clave del reinado de Carlos III, véanse V. Llombart, C (...)
  • 35 V. Llombart, Campomanes, economista y político, pp. 114-115 y 119.

17En realidad, la Impugnación encajaba perfectamente en las inquietudes intelectuales y los modos de trabajo de Campomanes34. Estos se relacionaban, por un lado, con su labor habitual como censor de libros —pertenecía al Consejo Censor desde julio de 1756— y, por otra, con sus personales dinámicas laborales, como lector crítico y siempre al día. Su estrategia se basaba, según Llombart, en el acopio de «materiales provenientes de la historia y del presente sin una integración sistemática del conjunto de la argumentación», que desembocaba a menudo en esa «erudición acumulativa y farragosa» tan propia de sus escritos35. En este sentido, no es difícil poner en relación la Impugnación con otros textos suyos previos. Es bien conocido su cultivo, desde su juventud, de la historia del comercio y la marina, estando involucrado, a partir de 1755, en la elaboración de una historia de Indias por parte de la Academia de la Historia, de la que era miembro desde 1748. Junto a ello, debe recordarse la singular atención que prestó a la economía política, ya a partir de 1750, pero con una intensidad especial durante las casi tres décadas que siguieron a su nombramiento en 1762 como fiscal del Consejo de Castilla: Campomanes fue un intenso lector, un prolífico autor y un incesante instigador de traducciones y ediciones, actividades que desarrolló a través del estudio de las principales obras económicas españolas, en particular, las de los siglos xvii y xviii.

  • 36 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, pp. 108-114. El catalán se expresaba en té (...)

18Todas estas facetas afloraron en el proceso que, en palabras de su autor, envolvió la elaboración de la Impugnación. A pesar de no ser el primer español en refutar a Accarias —ya lo había hecho en 1768 el catalán Romá36—, el autor de la Impugnación afirmaba haber conocido su libro antes de que comenzara a publicarse su traducción española. Llevado por su «inclinación a este género de escritos», leyó el original «con algún cuidado, y aunque mi dictamen no puede formar opinión, me pareció ser una de las [obras] más útiles que se han publicado». A continuación, «persuadido de que su traducción podría ser útil», tradujo para su uso privado «más de la mitad de la obra», expurgando y perfeccionando los pasajes relativos a España y Portugal; al mismo tiempo, confrontaba el texto de Accarias con sus diferentes fuentes, «por hallarme con la mayor parte de ellas». El objetivo de este puntilloso trabajo era publicar la traducción de la obra, eso sí,

purificada de los errores que tuviese, principalmente en todo lo que pertenece al comercio de España, en que reconocí haber padecido el autor varias equivocaciones y aun procedido con alguna pasión en sostener su sistema contra los intereses de nuestra nación.

  • 37 [P. R. de Campomanes], Impugnación, p. 17. No existen pruebas de que ambos se conocieran personalme (...)

19Por ello, cuando antes de «solicitar el permiso de imprimirla» tuvo información de la traducción de Marcoleta, confió, erróneamente, en que incluyera correcciones. De ahí que el propio Marcoleta fuera el primer destinatario de su Impugnación. El tono en que esta fue redactada refleja que su autor poseía una ascendencia indiscutible sobre él: afirma conocerle y confiar en su capacidad para traducir la obra «con exactitud». Asimismo, considera su trabajo «digno de alabanza», si bien con «muchas cosas» necesarias de enmienda37; por ello, le apremia a corregir los volúmenes posteriores de su versión —tal y como sucedió en realidad—.

  • 38 Ibid., pp. 17-18.
  • 39 Campomanes escribía que «un autor con gran empeño [Accarias] procura disuadir en España y Portugal (...)

20Campomanes parecía especialmente preocupado por el efecto de la traducción de Les intérêts des nations sobre los jóvenes españoles, «poco instruidos de lo que pertenece a nuestra historia civil y política», razón por la cual se «llenan de ideas poco favorables a la nación»38. Por tanto, en su actitud operaba el intenso sentido patriótico propio de esa alta autoridad de la Monarquía que en esos años él representaba. Solo un político de su rango podía ser tan sensible al perjuicio que una obra como la de Accarias podía realizar a los intereses económicos españoles. Ahora bien, desde el punto de vista de la opinión pública europea, podía resultar poco conveniente que una autoridad de su relevancia firmara un escrito impugnativo contra un libro, como el de Accarias, con un éxito internacional notable y cuyo autor se hallaba bien situado en el entramado político del poder austríaco. Mientras, en el preciso ámbito español, su autoría en la «refutación» de una obra extranjera podía ser utilizada por los sectores contrarios a la política de apertura cultural que, como se ha mencionado, precisamente de su mano, venía otorgando un protagonismo central a la difusión de «papeles públicos». En cualquier caso, si todo esto fuera poco, un argumento adicional que refuerza la tesis de la paternidad de Campomanes se halla en que tan solo un año después de publicarse la Impugnación aparecía una referencia expresa a la misma al inicio de su conocido Discurso sobre la Industria Popular39.

  • 40 P. R. de Campomanes, Reflexiones sobre el comercio, cap. xv y xxii.

21Esta última información pone de relieve que la Impugnación pudo formar parte de un conjunto más amplio. Su arranque se encontraría en las Reflexiones sobre el comercio español a Indias, otro escrito anónimo, inédito en su tiempo y datado en 1762, que ha sido atribuido a Campomanes. El objeto principal del mismo era analizar el sistema imperial español, tratando de presentar alternativas a las reformas planteadas, en particular, por Uztáriz y Ulloa, para que España pudiera, frente a las potencias extranjeras, plantear soluciones a los tres problemas centrales de ese sistema: el contrabando, el monopolio gaditano y los elevados derechos fiscales y aduaneros vigentes. Para ello, abordaba un amplio abanico de líneas reformadoras, los fundamentos de lo que será el programa del comercio libre, sancionado a través de las leyes liberalizadoras de 1765 y 1778, gracias a las cuales se suprimió el monopolio de Cádiz, se habilitaron puertos para el comercio directo con América, se redujeron aranceles e impuestos y se decretaron medidas de fomento de la economía americana. De cara a fundamentar estas reformas, y como era habitual en Campomanes, sus Reflexiones contenían un análisis detallado de la literatura política-económica previa sobre la cuestión, la española y la franco-británica de los siglos xvii y xviii, con la particularidad de que esta segunda era pasada por el tamiz de los «auténticos intereses» españoles. Campomanes dedicaba capítulos concretos a rebatir a Child y Montesquieu40, dos de los autores que más estaban condicionando los modos de pensar la realidad imperial española en Gran Bretaña y Francia, así como a otros autores de menor relieve, como Dubos, cuya obra, sin embargo, había sido traducida al castellano; pero sus críticas alcanzaban también a otros escritores británicos —Davenant— y franceses del grupo de Gournay. Este filón crítico llevó a Campomanes a añadir a sus Reflexiones un «Suplemento» en el que examinaba, pieza a pieza, diversos escritos previos desde la óptica de lo que habrían de requerir las reformas previstas. En realidad, la Impugnación de 1773 pertenecía exactamente a este entramado crítico y encajaba a la perfección en esos capítulos de las Reflexiones en los que Campomanes examinaba diversas obras extranjeras con su particular espíritu «patriótico».

IV. — Campomanes y la defensa de los intereses económicos españoles

  • 41 [P. R. de Campomanes], Impugnación, p. 8.
  • 42 Ibid., p. 10.
  • 43 Ibid., p. 12.

22La Impugnación no era un texto articulado, sino que presentaba, de manera ordenada respecto a Les intérêts des nations, las correcciones elaboradas por Campomanes para su incorporación a su abortada traducción, a las que añadía diversos errores detectados en la versión de Marcoleta. El escrito se abría con una digresión histórica sobre el comercio español desde los pueblos antiguos hasta el siglo de la decadencia. Campomanes discutía en ella la idea, omnipresente en Accarias y planteada por diversos escritores «recomendables por su erudición» —en mención tácita, quizás, a Melon y, sin duda, a Montesquieu—, de que «el comercio y las armas son dos artes que no pueden a un mismo tiempo florecer con igualdad en un mismo país, graduando de incompatible su existencia»41. Para el fiscal, este planteamiento no explicaba largas fases de la historia de España; ciertamente, no la protagonizada por esos antiguos pobladores «dominados del espíritu guerrero propio de la barbarie de sus costumbres», pero incluso tampoco la del esplendor español, abierta con el reinado de los Reyes Católicos, cuando fueron «tomando nuestras fábricas e industria un vuelo tan rápido» en el tráfico interior —pese a la existencia de aduanas interiores— y exterior, haciendo «a un mismo tiempo en ella iguales progresos las armas y el comercio»42. Así pues, hubo que esperar a que ese antiguo esplendor se fuera marchitando «en riquezas e individuos» para que «el sistema de «restablecimiento y conservación» reemplazara al de «conquista y adquisición»43. Campomanes no polarizaba como Accarias las causas de la decadencia en una única —la «mala administración»—; parecía dar prioridad a la continuidad de las guerras y la excesiva presión fiscal. En cambio, sí atribuía un protagonismo central en la apertura hacia esa nueva perspectiva a «nuestros escritores económicos». Como fue una constante en su obra, elogiaba tanto diversas políticas adoptadas sin éxito durante la etapa de la decadencia como esa literatura arbitrista tan denostada en su tiempo y que él contribuyó a rehabilitar al reeditar a algunos de sus autores más sobresalientes —Mata, Osorio, etc.—. En torno a la indagación abierta por estos sobre las soluciones a la decadencia, se fue alumbrando la importancia del comercio en el «inmenso esplendor a que se elevó esta Monarquía», así como su decisivo papel en términos tanto económicos (las riquezas) como políticos (la conservación del Estado); por ello, era conveniente evaluar con detalle la propuesta de Accarias sobre la economía española.

  • 44 Ibid., pp. 13 y 14-15.

23Para ello era necesario atender a la emergencia reciente del comercio como una «ciencia separada» y con implicaciones públicas decisivas: «quien se hiciese superior en él, lo sería también en sus fuerzas, y daría la ley a los otros»44. Su creciente protagonismo había propiciado la «búsqueda de nuevos ramos de riquezas en las artes o en las fábricas», lo cual ayudaba a explicar la relativa prosperidad británica y, asimismo, la proliferación de «tratados generales de comercio». España no debía quedar al margen de esta

  • 45 Ibid., pp. 1-2.

especie de fermentación general que se ha difundido por Europa a favor de la industria y el comercio, no habiendo en el día reino, provincia ni aun pueblo donde no se encuentren sujetos celosos del bien público que practiquen o escriban para que sus lecciones sirvan de enseñanza a otros45.

  • 46 Ibid., p. 16.
  • 47 Ibid., p. 26.

24De hecho, consideraba que en su país ya existía una tradición sólida a ese respecto. Su Impugnación era una defensa sin fisuras de la literatura económica española de los siglos xvii y xviii, destacada por su patriotismo y la adecuación de sus análisis a los problemas de la España de cada tiempo. Por ello no era casual que hiciera pasar a través de su filtro el libro de Accarias. Campomanes incluía a este en el selecto grupo de «tratados generales de comercio», elogiando el afán de su autor por conciliar los ramos de comercio de cada nación con «el bien universal de la Europa», así como el haber «tenido presente muchos de los tratados que se han escrito sobre este arte en cada estado»46. Esta segunda cuestión abarcaba a España, si bien de una manera poco convincente, dado el escaso conocimiento de la literatura española o bien el mal uso que él hacía de ella, tal y como ocurría también con otros escritores «poco delicados o poco instruidos de las cosas de nuestra nación»47.

  • 48 Ibid., p. 56.
  • 49 Ibid., p. 63.

25Este desconocimiento o mala interpretación se traducían en que diversas reformas recomendadas por el francés ya hubieran sido planteadas previamente en la literatura española. En un pasaje muy expresivo referido a las exigencias de Accarias de modernización de la agricultura española, Campomanes le ponía frente a una relación de trece autores españoles que desde el siglo xvi habían considerado «por indispensable para el restablecimiento del Estado el de la agricultura», remontándose hasta los Reyes Católicos para persuadir de la existencia de una tradición muy madura que venía mostrando «el atraso que padece la agricultura y la necesidad de su restablecimiento»48. Estas cuestiones reflejaban falta de originalidad en el texto de Accarias en el sentido de que este trataba de presentar como propias ideas que ya habían sido defendidas por los escritores españoles. Un pasaje muy ilustrativo de esta cuestión era su cerrada defensa de una compañía para el comercio directo a Filipinas. Campomanes compartía la propuesta de Accarias, pero se explayaba largamente para explicar que no era «producción nueva», al haber sido defendida, entre otros, por Ulloa; incluso, muy intencionadamente, copiaba extensos fragmentos de fuentes británicas con el fin de advertir del peligro de que la inacción española ante las posibilidades de un comercio tan lucrativo provocara que «ellos [los británicos] o alguna otra nación forme en él establecimientos perjudiciales a los nuestros», tal y como se recomendaba abiertamente en esas fuentes49. En cualquier caso, aun a pesar de su falta de originalidad, la obra de Accarias habría cumplido un papel instigador sobre Campomanes. Ante el retraso de los proyectos de reestructuración del comercio de España a Filipinas, incubados desde tiempo atrás, el fiscal reconocía haber elaborado un «compendio sucinto» sobre ese comercio, que adicionó a su traducción como suplemento al capítulo sobre España, teniendo presente no solo una exhaustiva relación de fuentes históricas y económicas, sino también el expediente que venía elaborando sobre ese tema el Consejo de Indias, enmendando por él en «varias cosas que carecían de exactitud».

  • 50 Campomanes exculpa parcialmente a Accarias, pero no a Marcoleta, quien, antes de publicar su traduc (...)

26Esta coincidencia de Campomanes con Accarias era, sin embargo, excepcional en la Impugnación. En otro pasaje también muy expresivo de esta, el fiscal volvía a acusar al francés de realizar un mal uso de las fuentes españolas, al cometer errores reiterados sobre temas diversos, como el rendimiento fiscal o arancelario, así como en otros temas muy sensibles, por ejemplo, al sobrevaluar el volumen de metales preciosos llegados desde las Indias o el número de telares existentes en Sevilla antes de la decadencia. Campomanes significativamente corregía esos datos señalando la información exacta de las fuentes originales (Uztáriz)50. Al mismo tiempo, dejaba en evidencia que Accarias había elaborado su libro prescindiendo de las fuentes españolas más actualizadas, incluyendo sus propios escritos, como la mencionada Respuesta fiscal sobre abolir la tasa, lo cual iba nuevamente en detrimento de la originalidad de su libro. En realidad, desde una interpretación actual, esta línea de defensa de Campomanes era esencial por cuanto las fuentes de Accarias se detenían en Ulloa —su texto databa de 1740— y el francés soslayaba diversas reformas españolas recientes, algo especialmente grave respecto al comercio imperial: así, parecía ignorar la creación de las compañías de comercio de Caracas, La Habana y Barcelona, al igual que la reforma del comercio libre de 1765, que, entre otras medidas, había acabado con el monopolio de Cádiz y, en consecuencia, roturaba, si bien tímidamente, en la línea liberalizadora propuesta por él.

  • 51 Ibid., p. 22.
  • 52 Según el fiscal, la «imaginación» del francés le llevaba a «detenerse poco en la certeza o falsedad (...)
  • 53 Ibid., p. 25.

27Por último, las discrepancias de Campomanes se extendían también a la interpretación de diversos hechos históricos. Consideraba falsa la afirmación de Accarias de que Portugal hubiera perdido su industria bajo la dominación española, más bien, al contrario, ese país no solo no había alcanzado nunca el mismo grado de desarrollo en las artes industriales que España, sino que, bajo su dominación, pudo conservar su comercio ultramarino «con separación absoluta de los castellanos» sin colaborar al mantenimiento del imperio español y, por tanto, sin soportar «los subsidios de hombres y dinero que se exigían para sostener las guerras»51. También afirmaba haber suprimido en su traducción la afirmación de Accarias, atribuida a Voltaire, también errada, a su juicio, de que España había falsificado moneda para financiar sus deudas52. En verdad, la escasez de oro y plata, motivada por el ingente volumen de bienes extranjeros introducidos en la Monarquía, había obligado a los reyes castellanos a aumentar el valor de la moneda de cobre y acuñar otra «baja de ley»; pero con ello no hacían sino emular a «otros soberanos, que suelen hacer lo mismo en sus Estados, cuando carecen de otro arbitrio para pagar los gastos de las armas y ejércitos y las demás cargas del Estado»53.

28El foco principal del análisis crítico de Campomanes se centraba lógicamente en la discusión del patrón comercial propuesto por Accarias para la economía española. El fiscal focalizaba su ataque en la supuesta incompatibilidad entre la abundancia de dinero y la promoción de manufacturas. La idea de Accarias de que el estado floreciente de las fábricas españolas durante el siglo xvi fue posible debido a las guerras, dado que estas facilitaron la salida del exceso de metales del país, era sencillamente falsa. El fiscal no solo negaba que el oro y la plata pudieran merecer una consideración similar a la de cualquier otro fruto, sino que argumentaba exactamente lo contrario: la imposibilidad de disponer de esos metales había sido una de las causas de la decadencia, pues cuando España empezó a sentir los efectos de su salida, antes de la muerte de Felipe II, hubo de incrementar los impuestos y los créditos, lo cual, unido al gradual dominio del mercado interior por la industria extranjera, condujo a la decadencia de las artes útiles, la agricultura incluida, y con ello a la despoblación y a la reducción de los contribuyentes y las rentas del Erario:

  • 54 Ibid., pp. 47-48.

si no hubiera precedido la salida de tantos millones […], no se habrían agotado los tesoros del Erario, ni por consiguiente se habrían visto los vasallos oprimidos con gabelas, que causaron o aceleraron su pérdida54.

  • 55 Ibid., p. 49. Campomanes no precisa cuáles son los efectos de esa abundancia y los abusos de ella, (...)

29Campomanes se remitía al ejemplo de China y otros países del Oriente para persuadir de que la ruina del Estado no provenía de las riquezas, sino de su abuso, y para defender la compatibilidad entre las fábricas y la abundancia de metales, si bien una prudente economía debía «precaver con tiempo los efectos de esta misma abundancia»55.

  • 56 Ibid., p. 55.
  • 57 Ibid., p. 59.

30Y algo similar podía afirmarse respecto a la compatibilidad entre el desarrollo agrario y el industrial. Lógicamente, como economista profundamente agrarista y principal ideólogo de las reformas agrícolas de la España de Carlos III, Campomanes compartía con Accarias la necesidad de que su país abandonara esa «mala política» seguida de «algunos siglos a esta parte» en materia de granos y frutos, pero discrepaba con él respecto al papel que en ello debía de desempeñar la industria. En primer lugar, debido a que era improbable que sin su acompañamiento se pudiera materializar el progreso agrario: allí donde Accarias consideraba que la demanda de frutos agrarios podía garantizarse por parte de las potencias extranjeras, Campomanes aducía que el desarrollo agrario español requería de las manufacturas locales para sostener esa demanda, algo insoslayable en las provincias interiores, «por la dificultad de la extracción [de los frutos] y la poco estimación que tendrían si además de los cosecheros no hubiese artistas y fabricantes que consumiesen»56. Además, en segundo lugar, era discutible que los frutos españoles acabarían irremediablemente en manos de las potencias extranjeras, ante la incapacidad de la manufactura nacional de ser competitiva en el mercado internacional. Era cierto que Europa estaba «demasiadamente cargada» de manufacturas y que existían ciertos ramos —los encajes de Sajonia, Inglaterra y Flandes o los lienzos de Holanda— que «por lo delicado y primoroso de sus labores son en cierto modo inimitables»; pero tales ramos ni «arruinan» a España ni el país «necesita entrar en competencia» con ellos57. En cambio, en el caso de las manufacturas de lana y seda, España no debía de temer la competencia, «por exquisitas que sean»; y ello debido a que el país poseía materias primas, artesanos y un mercado amplio en la Península y las Indias donde colocarlas, a pesar de la fuerte presencia en él de los bienes foráneos. Por tanto, junto a las manufacturas de consumo corriente, las de seda y lana debían de requerir

  • 58 Ibid., p. 61.

la primera atención del gobierno, por ser las que pueden consumir todos o la mayor parte de nuestros materiales, mantener obreros que aumenten la población, dar ocupación a muchos pobres y fomento a nuestros labradores58.

  • 59 Ibid., p. 43. Ello, una vez más, en oposición a Accarias, quien parecía suponer que los tratados de (...)

31Esta cuestión desplazaba el análisis de Campomanes al terreno de la política arancelaria adecuada para la promoción de esas manufacturas, teniendo presente la límpida propuesta de Accarias: rechazo a la prohibición de la exportación de la seda española y rebaja de los aranceles a la salida de otros frutos y materias primas, en la suposición de que la demanda externa compensaría la interna y ello garantizaría a la agricultura española unos ingresos elevados y estables, eso sí, a costa del sector industrial. Campomanes consideraba estas sugerencias como una expresión más de la convicción del francés de que las fábricas «no le convienen [a España], ni las necesita». Su rechazo a la misma partía de la defensa de la soberanía del rey en la protección del mercado nacional mediante políticas arancelarias prohibicionistas o proteccionistas59. En cuanto al siempre estratégico mercado de la seda, el fiscal no discutía la discrepancia de intereses —en sus palabras, la «complicación de utilidades»— entre los cosecheros y los tejedores españoles en defensa de opciones arancelarias más o menos liberalizadoras y en la determinación de un precio que pudiera satisfacer los intereses de ambos. Junto a ello, los ingresos de la Hacienda Pública, también afectados por esas alternativas, no podían ser tenidos en cuenta más que de una manera parcial:

  • 60 Ibid., p. 53.

no son los intereses del Erario los que el gobierno se propone en sus providencias, sino la conveniencia de los vasallos en general, procurando que no les falte ocupación y que la que tengan les dé lo necesario para mantenerse60.

32Finalmente, aun valorando que la prohibición de la seda había contribuido a estimular la industria española, Campomanes eludía las dos posiciones extremas —prohibicionista y plenamente liberalizadora— y abogaba por un proteccionismo selectivo que tasara con aranceles distintos la extracción de materias primas y de productos manufacturados y que, a través de estadísticas anuales, permitiera la extracción de la seda cuando la industria nacional estuviera abastecida.

  • 61 Sobre esta cuestión, véase J. Astigarraga y J. Usoz, «G. Filangieri’s Political Economy».

33Por tanto, a pesar de su profundo agrarismo, Campomanes se aferraba, contra Accarias, a las posibilidades futuras de la industria española. Su posición no era extraña en el conjunto de su obra. Ya defendida previamente en sus Reflexiones, será uno de los argumentos centrales de sus inminentes Discursos de 1774 y 1775, en los que, sin renunciar a la prioridad de la agricultura, ratificaba su convicción de que el desarrollo económico español requería de la industria rural popular y de otras formas industriales más desarrolladas. En este sentido, la obra de Accarias pudo instigarle a hacer públicas y expresas sus convicciones en esos influyentes Discursos, dada la influencia de sus ideas acerca del futuro económico de España en la opinión pública europea, a través de autores tan influyentes como Raynal, Filangieri o el historiador escocés Robertson61.

V. — El efecto de la impugnación sobre la traducción de Accarias de Serionne

34Aún queda por analizar el efecto de la Impugnación sobre la traducción que la había motivado. Y como no podía ser menos tratándose de una autoridad del prestigio y poder de Campomanes, ese efecto fue positivo e inmediato. Esta cuestión puede ratificarse tras el análisis tanto del proceso que siguió la censura de impresión de la traducción de Accarias en el Consejo de Castilla como de la calidad de la misma.

  • 62 Véase Archivo Histórico Nacional (AHN), Consejos, leg. 5573-71.

35Respecto a la primera cuestión, el expediente de la censura62 revela que los dos primeros volúmenes de la traducción, remitidos por Marcoleta al censor el 22 de mayo y el 13 de julio de 1772, no encontraron ningún obstáculo para ser publicados en la versión enviada: Francisco Martínez Molés, abad de Villafranca, designado por el Consejo de Castilla para realizar esa labor elogió la calidad de la traducción y deslizó críticas a los «sabios españoles» por no elaborar libros similares sobre el comercio. Ello hacía aún más apreciable la versión de Marcoleta, dado que en ella la «ciencia del comercio» estaba tratada

con tanta solidez y maestría que puede su aplicación en lengua vulgar ser muy útil a aquella casta de personas […] del Estado [que] se dedican a esta profesión sin más principios o noticias que los que adquieren con la práctica.

36Sin embargo, todo cambió un año después, cuando fue sometido a censura el tercer volumen de la traducción. El Consejo de Castilla decidió entonces cambiar de censor, enviando el trabajo de Marcoleta a Felipe de Samaniego, director de la Secretaría de Interpretación de Lenguas. El informe de este prestigioso traductor, fechado el 31 de marzo de 1773, parecía elaborado bajo el impacto de la Impugnación. Así, destacaba que Marcoleta ya había

tenido el cuidado de rebatir con notas algunos pasajes en que el autor de esta obra [Accarias] habla de nuestras cosas, repitiendo vulgaridades y equivocaciones maliciosas que suelen correr en los libros extranjeros, señaladamente […] sobre las crueldades sucedidas en la conquista de las Indias y […] sobre la supuesta despoblación de España,

  • 63 El cuarto volumen, analizado en octubre de 1773 por miembros de la Academia de la Lengua, obtendría (...)

37así como en otros pasajes en que «realiza advertencias oportunas para evitar cualquier siniestra impresión en el ánimo de los lectores». Ahora bien, proponía que el traductor incluyera nuevas notas en otros «muchos lugares que necesitan retocarse» para que la versión definitiva no tuviera «nada» que pudiera dar «motivos a estorbar su publicación». De hecho, aceptaba la aprobación de esta solo en el caso de que «se imprimieran con la obra las mencionadas notas»63; se trataba, en suma, de un auténtico tour de force que pone de relieve hasta qué punto la esfera pública que se iba abriendo en la España de Carlos III alrededor de la divulgación de textos político-económicos era objeto de una auténtica tutela política desde el Consejo de Castilla.

  • 64 Ibid., t. III, p. 211.
  • 65 Ibid., t. III, p. 211.
  • 66 Ibid., t. III, p. 248; las duras críticas de Accarias, en J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. (...)
  • 67 Id., Historia y descripción, t. III, p. 370.
  • 68 Ibid., t. III, p. 376.
  • 69 J. Accarias de Serionne, Historia y descripción, t. III, p. 386. Existen otras notas destinadas a p (...)

38En efecto, pasando a la cuestión relativa a la calidad de la traducción, se debe subrayar que en los dos últimos volúmenes de esta, Marcoleta rectificó radicalmente sus modos de trabajo: incorporó a su versión un conjunto de notas en el que matizaba, criticaba o, sencillamente, refutaba las ideas de Accarias. Su propósito en ellas era abordar esa defensa de los intereses españoles que Campomanes había reclamado en su Impugnación. Marcoleta abría sus notas elogiando las reformas emprendidas por los gobiernos de Carlos III, destinadas a «hacer feliz la nación, promoviendo la agricultura, el comercio y la población»64. Discutía a Accarias su idea de que la despoblación en España y Francia fuera debida a un exceso de la presión fiscal sobre la agricultura, aduciendo que esa presión era mayor en este segundo país65. Asimismo, ante un durísimo comentario del francés sobre los modos de colonización españoles respecto a los holandeses, Marcoleta sostenía que «el autor, como extranjero, se ha dejado llevar de cuantas imputaciones han publicado sus compatriotas contra el gobierno de España en la América» y, en prueba de «la suavidad» de la conquista, se remitía a los «fieles historiadores» españoles66. Comentarios similares se sucedían cuando Accarias señalaba a España como el único país europeo víctima de la despoblación, debido a «la gran minoración desde el descubrimiento de América»: el traductor español le acusaba de «falta de noticias» y «espíritu de emulación», e invitaba a sus lectores a revisar lo afirmado sobre esa materia, «con harto conocimiento», por las fuentes españolas67. Finalmente, junto a todo ello, existían diversas anotaciones destinadas a dulcificar el contenido profundamente ilustrado del texto de Accarias, como cuando Marcoleta le discutía que en «Inglaterra hay libertad para declamar contra el Rey»; se lamentaba, al citar el francés a Voltaire y Rousseau, de que «semejantes ingenios no se hayan contenido dentro de los confines lícitos en sus escritos»68; o, por último, matizaba que los argumentos de Accarias a favor de la «borrachera de la libertad» de imprenta se refirieran a Francia, un país donde «se han publicado libros nocivos a las buenas costumbres y a la religión», a diferencia de lo que ocurría en España, gracias al «celo de nuestros tribunales»69. Pero todo ello se realizaba guardando un escrupuloso respeto al texto original, que era fielmente traducido, incluso en sus soflamas más radicales a favor de la libertad de imprenta y de expresión o de la representación política.

39Esta cuestión permite subrayar algunos de los elementos que afloran con una mayor relevancia en esa especie de juego de espejos que provocó en España la obra de Accarias de Serionne, su traducción por Marcoleta y su refutación por Campomanes. Ante todo, el papel central de la economía política en la creación de la esfera pública. Es este, sin duda, uno de los elementos que permiten explicar la extraordinaria circulación de textos político-económicos en la España de la segunda mitad del siglo xviii. La actividad notable que desplegaron en ese terreno los ilustrados españoles respondió a una indiscutible motivación política. Aunque plenas de críticas, matizaciones o censuras, las traducciones españolas de esos tratados europeos de economía política no fueron el fruto del azar ni respondieron a la única intención de difundir las ideas ilustradas, sino que revelaban la voluntad de ser utilizadas a fin de que pudieran ser útiles para el desarrollo de un programa de reformas. De hecho, la Impugnación analizada en este artículo se inscribe en el ámbito de esas motivaciones políticas, inseparables de la dinámica que los sectores ilustrados abrieron en el último tercio del siglo xviii a favor de la creación de una esfera pública, si bien pone al mismo tiempo de relieve el control político que todavía se ejercía sobre él, bajo la forma de una poco disimulada tutela que solo el avance de las reformas y la gradual dilatación de esa esfera pública logrará mitigar.

Notes

1 Una versión notablemente ampliada de este trabajo vio la luz en lengua francesa en la Revue historique (nº 663, 2012-3).

2 La expresión corresponde a M. Ozouf, «L’opinion publique».

3 Tal y como destacó ya K. M. Baker para el caso de Francia en «Politics and Public Opinion».

4 Véase, a este respecto, J. Robertson, The Case for the Enlightenment.

5 Una lectura de la economía política con esa dimensión precisa puede encontrarse en el reciente trabajo de M. Albertone (ed.), Governare il mondo.

6 Es esta una materia sobre la que no resulta fácil dejar expresa la deuda intelectual que contrajimos con la inestimable obra del profesor Ernest Lluch, a cuya memoria se dedica este volumen.

7 De ahora en adelante, Impugnación. Fue editada en Madrid por Antonio de Sancha.

8 J. Accarias de Serionne, Les intérêts e Id., Historia y descripción.

9 A este respecto puede verse, por ejemplo, su Apéndice a la educación popular, t. I, pp. x, xlvi. Su activa defensa de la función central que correspondía a esos «escritos públicos» en la formación de la esfera pública bien pudo inspirarse en la propia obra de Accarias. Sobre la publicística económica y la esfera pública española, puede verse J. Usoz, «La “nueva política” ilustrada y la esfera pública».

10 Véase J. Accarias, Un publiciste; H. Hasquin, «Jacques Accarias de Serionne».

11 Fue también la de mayor difusión internacional. A Accarias se le atribuyen además: Le Commerce de la Hollande (Ámsterdam, 1768); La Richesse de l’Angleterre (Vienne, 1771); La vraie richesse de l’État (Vienne, 1772); y La Richesse de la Hollande (Londres, 1778). Asimismo, entre 1775 y 1781, escribió varios libros en defensa de la libertad de prensa y sobre la situación política europea, publicados en Austria y dedicados, en algún caso, a la Emperatriz María Teresa.

12 J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. I, p. 6.

13 «Une balance avantageuse par le sécours des mines, pendant que les autres travaillent à se donner les mêmes avantages pour les manufactures», ibid., t. I, p. 68.

14 Ibid., t. I, p. 65. Sus discrepancias respecto a Montesquieu eran aún más amplias: Accarias no aceptaba su división de los sistemas políticos en despotismo, monarquía y república, y sus respectivos principios activos —temor, honor y virtud—; diferenciaba tan solo entre gobiernos despóticos y de las «leyes», inclinándose hacia una monarquía «dulce, moderada», dispar en cualquier caso de la francesa, que consideraba «absoluta»; véase J. Accarias de Serionne, La Richesse de l’Angleterre, cap. ii.

15 Sus juicios contrarios a la fisiocracia y su «teórica enteramente inútil» abundan en ibid. (pp. 8-9, 17, 137, 226-227, etc.); asimismo, véase J. J. Spengler, French Predecessors, pp. 315-321.

16 Esto se deduce al menos de algunos de los trabajos principales que se han dedicado a este prestigioso círculo de economistas y a su entorno político, entre otros: A. Alimento, Riforme fiscali, pp. 93 sqq., 361 sqq.; L. Charles, «Le cercle de Gournay»; T. Hutchison, Before Adam Smith, pp. 224-227; C. Larrère, L’invention de l’économie au xviiie siècle, , pp. 95-193; S. Meyssonnier, La Balance et l’Horloge, pp. 161-275, y Ead., «Deux négociants économistes»; E. Murphy, «Le développement des idées économiques en France»; T. Tsuda, «Un économiste trahi».

17 J. Accarias de Serionne, La Richesse de l’Angleterre, pp. 32 sqq., 54 sqq.

18 Sobre la difusión de la obra de Grenville en Francia y España, véase J. Astigarraga, «La finalidad política».

19 J. Accarias de Serionne, La Riqueza de la Inglaterra.

20 Id., Les intérêts, t. I, pp. 131-286.

21 Es obligado recordar que ambas obras fueron traducidas en 1753 en Francia por Forbonnais (Uztáriz) y Plumard de Danguel (Ulloa), con una finalidad política muy precisa, tal y como explicó N. Guasti, «Forbonnais e Plumard».

22 Sobre esta cuestión pueden verse, entre otros, los trabajos de C. Larrère, L’invention de l’économie au xviiie siècle; S. Meyssonnier, La Balance et l’Horloge; T. Hutchison, Before Adam Smith; J.-C. Perrot, Une histoire intellectuelle; o P. Steiner, La «Science nouvelle».

23 «Aucune [nation] n’égaleroit sa puissance si sa population et son industrie étoient proportionnées á l’étendue et à la richesse de ses fonds», J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. I, pp. 131-132.

24 «Monopole le plus nuisible, le plus déstructif et le plus odieux qu’on puisse ejercer sur le commerce de l’Europe», ibid., t. I, p. 141.

25 «S’établit d’elle même par tout où elle est nécessaire et se resserre bien vite là où elle est nuisible», ibid., t. I, p. 134. Véase, D. Hume, Discours politiques de Mr. Hume, t. I, pp. 4-5, 15.

26 «Ne donne que des bénéfices modérés et ne paye l’industrie qu’autant qu’il est nécessaire pour l’animer et l’entretenir dans son activité naturelle», J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. I, p. 173.

27 Ibid., t. I, p. 170.

28 Ibid., t. I, pp. 178 sqq.

29 Esa tesis era central en sus Considérations sur les finances d’Espagne.

30 «N’ont prêté qu’une attention mediocre à cet objet important [la agricultura]», J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. I, p. 230.

31 En dicho programa agrario es muy perceptible la influencia de los Elémens du commerce de Véron de Forbonnais, el Essai sur la police de C.-J. Herbert y los volúmenes prefisiócratas de L’ami des hommes de Mirabeau.

32 «D’assigner des limits à un genre d’industrie, á une branche de commerce, qui pourroit nuire à d’autres branches plus riches et plus naturelles si elle étoit portée aussi loin qu’elle l’a été chez d’autres nations», J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. I, p. 220.

33 [P. R. de Campomanes], Impugnación, pp. 56-57. Su Respuesta fiscal orientó el programa de liberalización agraria abordado por el Consejo de Castilla a partir de 1764.

34 Sobre la poliédrica figura de este ilustrado clave del reinado de Carlos III, véanse V. Llombart, Campomanes, economista y político, y C. de Castro, Campomanes.

35 V. Llombart, Campomanes, economista y político, pp. 114-115 y 119.

36 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, pp. 108-114. El catalán se expresaba en términos que adelantaban los futuros de Campomanes: en suma, era partidario de promover la población, la agricultura, las manufacturas y el comercio «todo a un tiempo».

37 [P. R. de Campomanes], Impugnación, p. 17. No existen pruebas de que ambos se conocieran personalmente, pero, para cuando vio la luz el primer volumen de la traducción de Accarias, Marcoleta ya había publicado sus versiones de Grenville, Goudar y Plumard de Danguel. Todas ellas eran de gran calidad, a pesar de haber sido corregidas y autocensuradas.

38 Ibid., pp. 17-18.

39 Campomanes escribía que «un autor con gran empeño [Accarias] procura disuadir en España y Portugal las manufacturas, pero con la desgracia de que sus mismas aserciones están destruidas con los idénticos hechos que cita en lo tocante a España. Y así no me detengo en refutarlas, además de que sería necesaria una gran digresión por presentar a la vista del público sus contradicciones. Ya tomó este empeño el autor de una Disertación publicada con este motivo» (P. R. de Campomanes, Discurso sobre el fomento de la industria popular, p. viii). Solo sabemos de otro autor español que conociera la Impugnación: L. Normante, titular de la cátedra de Economía Civil de Zaragoza: Discurso sobre la utilidad de los conocimientos, p. 10.

40 P. R. de Campomanes, Reflexiones sobre el comercio, cap. xv y xxii.

41 [P. R. de Campomanes], Impugnación, p. 8.

42 Ibid., p. 10.

43 Ibid., p. 12.

44 Ibid., pp. 13 y 14-15.

45 Ibid., pp. 1-2.

46 Ibid., p. 16.

47 Ibid., p. 26.

48 Ibid., p. 56.

49 Ibid., p. 63.

50 Campomanes exculpa parcialmente a Accarias, pero no a Marcoleta, quien, antes de publicar su traducción, habría debido «asegurarse de la certeza de cuanto dice, corrigiendo o ilustrando los pasajes que lo necesiten para no exponerse a la crítica que se haría de su trabajo si dejara correr tales defectos» (ibid., p. 36).

51 Ibid., p. 22.

52 Según el fiscal, la «imaginación» del francés le llevaba a «detenerse poco en la certeza o falsedad de lo que escribe, cuando quiere ensalzar o abatir a la persona de quien habla, sin distinción de cabezas coronadas» (ibid., p. 23).

53 Ibid., p. 25.

54 Ibid., pp. 47-48.

55 Ibid., p. 49. Campomanes no precisa cuáles son los efectos de esa abundancia y los abusos de ella, lo cual contrasta con otros pasajes de sus escritos en los que aceptaba la teoría cuantitativa y el ajuste automático de los metales preciosos.

56 Ibid., p. 55.

57 Ibid., p. 59.

58 Ibid., p. 61.

59 Ibid., p. 43. Ello, una vez más, en oposición a Accarias, quien parecía suponer que los tratados de comercio no permitían a España oponerse a la introducción de las manufacturas extranjeras.

60 Ibid., p. 53.

61 Sobre esta cuestión, véase J. Astigarraga y J. Usoz, «G. Filangieri’s Political Economy».

62 Véase Archivo Histórico Nacional (AHN), Consejos, leg. 5573-71.

63 El cuarto volumen, analizado en octubre de 1773 por miembros de la Academia de la Lengua, obtendría sin ningún problema el permiso de edición. En cualquier caso, esta labor de censura fue insuficiente para los sectores religiosos españoles más intransigentes, quienes en 1788 tratarán de que los fragmentos dedicados por Accarias a los bancos fueran suprimidos de la traducción de Marcoleta, al considerarlos contrarios a la doctrina eclesial sobre la usura (AHN, Inquisición, leg. 4463-10 y 4482-11).

64 Ibid., t. III, p. 211.

65 Ibid., t. III, p. 211.

66 Ibid., t. III, p. 248; las duras críticas de Accarias, en J. Accarias de Serionne, Les intérêts, t. III, p. 210.

67 Id., Historia y descripción, t. III, p. 370.

68 Ibid., t. III, p. 376.

69 J. Accarias de Serionne, Historia y descripción, t. III, p. 386. Existen otras notas destinadas a proteger determinados productos estratégicos españoles de la voracidad de los extranjeros; a aclarar el significado de determinadas voces francesas o a recomendar la traducción en España de la colección de artes y oficios de la Academia de Ciencias de París, tal y como hará Campomanes poco después.

© Casa de Velázquez, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search