Version classiqueVersion mobile

L’Économie politique et la sphère publique dans le débat des Lumières

 | 
Jesús Astigarraga Goenaga
, 
Javier Usoz Otal

I. Économie politique et littératures

Los prólogos económicos y la esfera pública ilustrada en España

Javier Usoz

Texte intégral

I. — La «felicidad pública», el «público lector» y la Ilustración económica española

  • 1 Véase R. Ekelund y R. Tollison, Politicized economies. Tal y como afirma C. Larrère (L’invention de (...)

1Europa conoció durante el siglo xviii un florecimiento de las publicaciones socioeconómicas, vinculado a lo que podemos denominar como una «nueva política», empleando la propia terminología de la época, que suponía una alternativa ideológica a los objetivos y a los medios que condicionaban el ejercicio del poder. Dicha alternativa consistió en sustituir los tradicionales principios de fuerza y de conquista por los de la economía y el «dulce comercio», otorgando un gran protagonismo al desarrollo de los sectores productivos y del comercio, lo cual aminoraba la hegemonía tradicional de la vertiente hacendística de las políticas que se venían proponiendo durante el siglo xvii. Si ya de ese periodo puede decirse que escribir sobre economía en Europa significaba hacerlo sobre política y gobierno, ello se intensificó durante la Ilustración. No en vano, hoy se alude a una «economía politizada» para referirse a la emergente economía política del siglo xviii1.

  • 2 J. Fernández Sebastián, «The Awakening of Public opinion», p. 55. Este autor, contando con otras ap (...)
  • 3 Conforme al estudio de P. Tedde y L. Perdices de Blas, «Cronología de la historia de la economía», (...)

2Lo anterior pudo ser particularmente significativo en aquellos ámbitos, como el español, donde no se dio un debate abiertamente político, pero, en cambio, sí se editaron muchos escritos económicos2. En España vieron la luz un centenar de tratados autóctonos, numerosas traducciones de obras extranjeras, así como un buen número de publicaciones periódicas, diccionarios de comercio y enciclopedias con contenidos económicos3. En ese conjunto heterogéneo estuvieron representadas las diversas doctrinas económicas del periodo. Unas primaron el sector agrario, otras propugnaron un desarrollo fabril, las hubo que sostuvieron la libertad de comercio en distinto grado y también las hubo esencialmente proteccionistas. Con un cierto sesgo racional o absolutista, podríamos decir que unas doctrinas se mantuvieron más apegadas a la tradición económica precedente, mientras que otras contribuyeron más directamente a la gestación de los avances analíticos de la denominada economía clásica, representada por la aportación de Adam Smith.

  • 4 De la «nueva política de la felicidad» trataremos en otro trabajo en fase de elaboración, cuyo esbo (...)
  • 5 Otro elemento común de unas y otras doctrinas, por ejemplo, en este caso, suficientemente tratado p (...)

3Ahora bien, en su conjunto, todo este amplio espectro de ideas económicas, en tanto que ilustradas, compartieron, cuando menos, dos elementos centrales. El primero sería, tal y como se ha indicado, la propuesta de una «nueva política» reformista, basada en el principio orientador de la «felicidad», individual y social, siempre en sentido transformador y reformista, así como con un claro sentido económico basado en el bienestar material4. El segundo, del que trata el presente trabajo, es inseparable del anterior y consistiría en la percepción de un «público» progresivamente relevante, amplio y complejo, al cual va dirigida la política de la felicidad5.

4La literatura sobre el pensamiento económico del siglo ilustrado ya ha abordado el principio de la felicidad, pero todavía no ha insistido lo suficiente en el carácter fundamental y compartido de esa idea, así como en su trascendencia paulatina como germen de la innovación política, mientras el propio término «felicidad» iba evolucionando y adquiriendo connotaciones más precisas. Esa carencia de atención puede obedecer a que el fin de la felicidad como criterio de la acción política propio de los tratados económicos queda un tanto difuminado en los contenidos concretos de dichos textos, expuestos, de modo característico, en sucesivos capítulos sobre «artes primarias», «secundarias», «comercio», «moneda» y «hacienda».

  • 6 En este sentido, véase J. Brewer, «This, that and the other». Más específicamente, K. Baker, «Polit (...)
  • 7 Una visión general muy útil para iniciarse en el concepto de opinión pública puede verse en el estu (...)
  • 8 Sobre la importancia de la lectura en la vida pública y política durante esa época, resulta obligad (...)
  • 9 Véanse, especialmente, los siguientes trabajos de G. Á. Franco Rubio: «Hacia una reconstrucción de (...)

5Por otra parte, los estudios centrados esencialmente en los aspectos más netamente económicos y doctrinales no se han detenido en cuestiones aparentemente colaterales, por lo que también ha pasado un tanto desapercibido el papel de los destinatarios de los textos económicos y la intención manifiesta de formar parte de una «esfera pública» de naturaleza social y política. Esto supone que no se aprecie correctamente la función política y social de las publicaciones económicas de la Ilustración, función relacionada con la aparición del público como un tribunal que otorga legitimidad política6. Ello implicaba superar la visión peyorativa del concepto «opinión» que dominó la mayor parte del periodo del Antiguo Régimen7. En este contexto, escribir y leer textos socioeconómicos se convirtió en un acto politizado y participar en el debate que discutía aspectos importantes del orden absolutista tradicional8. En este sentido, el poder político hubo de participar en dicho debate. Que la mayor parte de las obras económicas contara con patrocinio oficial no las deslegitima desde la perspectiva de la esfera pública y de la paulatina conformación de un espacio para la expresión de una «opinión pública» más depurada. Además, en el orden institucional, es preciso siquiera mencionar la contribución de las novedosas Sociedades Económicas de Amigos del País, por cuanto supusieron unos nuevos espacios para la sociabilidad política y la aparición de una nueva ciudadanía en el seno del Antiguo Régimen9.

II. — Los prólogos y la eclosión de la Ilustración económica española

  • 10 Acerca del contenido político y programático de los textos y discursos dedicados a presentar e intr (...)

6Tratando de indagar en las cuestiones anteriores, siguiendo la metodología propia de la historia intelectual, una línea de investigación oportuna puede consistir en examinar aquella parte de la literatura sociopolítica donde mejor y más inmediatamente se puedan expresar la voluntad política y los mensajes dirigidos más directamente al público lector, como es el caso de los textos dedicados a introducir la ciencia económica en la sociedad del periodo, textos de los que cabe hacer una distinción inicial. Por una parte, contamos con las obras y los discursos más extensos que versan muy intencionadamente de la utilidad social de la economía política. Su mera existencia, que alcanza el nivel de subgénero en la literatura económica del siglo xviii, habla de cómo era el ámbito social y político del momento10. Por otro lado, en una segunda vertiente que, a su vez, despliega una importante tipología, disponemos de los prólogos de las propias obras económicas, tanto de las autóctonas, como de las traducciones.

  • 11 Acerca de los «para-textos» en el siglo xviii y su enfoque general, véase M. Moner, «Introducción».

7En la presente aportación se aborda el caso de los prólogos de las publicaciones económicas autóctonas de la Ilustración española. Estas introducciones, que la bibliografía reciente incluye en el género de los para-textos, configuran un espacio diferenciado y tienen contenidos específicos en los que predominan los fines programáticos, divulgadores y propagandísticos11. Comparten un discurso coherente, a pesar de que pertenezcan a contextos institucionales y doctrinales diversos, lo cual refuerza su interés y la necesidad de analizar su contenido.

8En los epígrafes que siguen se atenderá especialmente a las ideas que identifican la existencia de un público y de un debate sociopolítico, todas ellas relacionadas con la configuración de un espacio de opinión, de una esfera pública, que, con el tiempo, a medida que se consolide el régimen liberal, albergará una opinión pública en su sentido más pleno e inclusivo de elementos como la pluralidad y, más plenamente, la libertad de expresión. Como es sabido, el primer hito rotundo de este proceso en España lo define la Constitución gaditana de 1812. Sin embargo, quizás sea posible identificar en los textos económicos mojones previos que, durante el periodo ilustrado, en las postrimerías del Antiguo Régimen, anticiparon e hicieron posible ese momento.

  • 12 Los autores cuyos escritos han sido analizados son los siguientes: Vicente Alcalá Galiano, José Alo (...)

9El análisis de más de medio centenar de textos de introducción a obras económicas autóctonas ofrece una información acerca del papel que estas pretendieron desempeñar en la conformación de una esfera pública de naturaleza sociopolítica. Es una información significativa, especialmente si se consideran la dimensión temporal, espacial, temática e institucional de las obras y del listado de autores12. El periodo es el comprendido entre los casi cien años que hay entre la publicación de dos grandes obras de la ciencia económica española, cuales son Teórica y práctica de comercio y de marina (1724) de Jerónimo Uztáriz y la reedición de las Cartas sobre los asuntos más exquisitos de la Economía política (1821) de Valentín Foronda, edición que incorpora un prólogo específico, añadido al que ya presentaba la de 1789.

10Durante dicho periodo hubo momentos de intensidad diversa en la aparición de publicaciones económicas. En los treinta y cinco años que van de 1724 a 1759, de cuando datan, respectivamente, la obra citada de Uztáriz y los Apuntes sobre el bien y el mal de España (1759) de Gándara, contamos con diez publicaciones cuyas introducciones han sido analizadas. A continuación, en menos de una década, encontramos once obras, desde las Reflexiones sobre el comercio español a Indias (1763) de Campomanes, hasta la Recreación política (1779) de Arriquíbar, lo que constituye una clara eclosión, coincidiendo con los primeros años del reinado de Carlos III. La década de los años setenta cuenta con una producción considerable, pero menor, de ocho títulos, desde El buen ciudadano (1773) de Barberi, hasta las Lecciones de Economía civil (1779) de Danvila. Pero fue en los años ochenta cuando, a mucha distancia, se dio la mayor eclosión. Por lo que respecta a las obras examinadas en este trabajo, se cifra en diecisiete publicaciones económicas, desde la aportación de Alcalá Galiano Sobre la industria en general (1781), hasta las Cartas de los asuntos más exquisitos (1789) de Foronda y la Memoria sobre las rentas públicas (1789) de Lerena. La década siguiente significará el regreso a la moderación en el número de ediciones, con ocho obras en el listado de este trabajo, que se inicia con la Memoria sobre los medios de facilitar el comercio interior (1792) de Betancourt y López de Peñalver y termina con la Historia de la Economía política de Aragón (1798) de Asso. Finalmente, entrando en la centuria siguiente, la moderación se intensifica, según las ocho obras económicas correspondientes a las dos primeras décadas del siglo xix, computadas en este trabajo.

  • 13 Junto a tantos otros elementos esenciales sobre la Historia del pensamiento económico en España, qu (...)

11Por otra parte, los prólogos analizados pertenecen a obras radicadas en buena parte de la geografía española, dando entrada, no solo a la Ilustración más próxima al poder absolutista o a la que abordó una temática económica más general, como sucede, por ejemplo, en las obras de Campillo, Ward, Gándara, Cabarrús, Campomanes, Jovellanos, Arroyal, Barberi, Sisternes, Ramos, Danvila, Sempere y el propio Normante, sino también a la Ilustración que recogía las aspiraciones regionales o territoriales que figuran en los escritos, entre otros, de Anzano, Romá, Arteta, Generés, Labrada, Arriquíbar, Barberi, Asso, Capmany, Jaumeandreu, o el propio Jovellanos cuando se ocupa específicamente del desarrollo asturiano13.

12Igualmente, si buena parte de las publicaciones de los autores mencionados estuvo vinculada a organismos como el Consejo de Castilla y las novedosas e ilustradas Sociedades Económicas de Amigos del País, no faltan tampoco escritos relacionados con las más tradicionales Juntas y Consulados de Comercio, como los debidos a Uztáriz, Ulloa, Argumosa, Larruga, Uría Nafarrondo, Capmany o Jaumeandreu.

13En definitiva, el espectro abordado es amplio y representativo. Incluso permite realizar una inicial tipología de los textos de introducción económicos en España. Aunque dicha tipología no sea el objetivo primordial del presente trabajo, cabe referirse a variedades como las siguientes: el prólogo escrito por el autor de la obra, que es el supuesto más frecuente; el prólogo cuyo autor es distinto al de la obra, sea anónimo o con firma reconocida; la introducción en forma de carta del autor de la obra a una personalidad política, o a un particular; la introducción escrita por el editor, anónimo, o no, con inclusión posterior de prólogo del autor, o sin dicho texto; el primer capítulo de la obra sirve de introducción, al margen de que haya, o no, prólogo específico; por otra parte, existen diversos formatos en forma de «notas», «dedicatorias» y «advertencias», generalmente muy breves, que también participan del espíritu de introducción dirigida al público y con fines semejantes a los de los prólogos, los cuales suelen ofrecerse a continuación, si bien hay «advertencias a los lectores» que constituyen el auténtico prólogo de la obra.

III. — Los prólogos económicos y la esfera pública

14A continuación se intenta reflejar en sucesivos apartados una síntesis de aquellos contenidos de los prólogos económicos que son más relevantes respecto al fenómeno de la esfera pública, que son básicamente los siguientes: la certidumbre por parte de los autores de que existe un frente crítico inmovilista y reaccionario; la afirmación de una incipiente libertad de expresión, extensible a todos los sectores sociales; la conveniencia de la «controversia» para el avance de los conocimientos y la mejora de la política; la necesidad de las obras socioeconómicas y reformistas, tanto desde la perspectiva de la formación del «ciudadano» y de su bienestar, como de la colectiva, referida a la riqueza de la «nación»; la difusión de los conocimientos económicos elimina los «errores de la opinión»; la reforma socioeconómica ha de contar con todos los sectores sociales y territoriales; el tratamiento moderno del nuevo público de lectores ilustrados; la recepción de publicaciones y de experiencias sociopolíticas internacionales; vinculado a todo lo anterior, se aprecia la evolución hacia propuestas más innovadoras y de talante liberal.

Pararrayos frente al privilegio y al «yerro» de la «opinión»

  • 14 T. Anzano, Reflexiones económico-políticas, p. i. Acerca de la consciencia que tuvo este economista (...)
  • 15 E. Ramos, Reflexiones de Don Desiderio, sin numerar.
  • 16 V. Foronda, Cartas sobre los asuntos, pp. iii-iv y xi-xii.

15Un contenido esencial de la generalidad de las introducciones analizadas consiste en la conciencia expresa de que las obras económicas son lanzadas al «mar turbulento del público», en palabras de Anzano de 1768, es decir, a un medio hostil en el que predomina la corriente que se opone a las ideas reformistas14. Cuatro años antes, Ramos también había indicado sentirse muy «vulnerable» ante las críticas, en un texto de introducción a una obra sobre la posibilidad de liberalizar el comercio del trigo15. En general, los autores tuvieron la certeza de que sus obras serían atacadas por su contenido político y social innovador, así como por oponerse a concepciones erróneas fuertemente implantadas en la sociedad. Resumiendo esta convicción, Foronda calificó muy expresivamente a los prólogos, según afirma, escritos desde el «amor propio», como «los conductores eléctricos que se ponen en las torres y en los navíos ingleses a fin de que no descargue de un golpe toda su electricidad y los reduzca a ceniza la nube que tienen encima», una nube formada por «la supersticiosa veneración a todo lo que nos dictaron los primeros políticos». En todo caso, el autor cree que toda prevención es poca ante «los rayos económico-políticos que se dispararán contra mí», la «maledicencia» y «las impetuosas fuerzas del deseo de ajar las producciones ajenas»16.

  • 17 J. Campillo y Cossío, España despierta, pp. 9 y 136.

16Cuatro décadas antes, el pionero Campillo consideraba que el «Exordio» de su Lo que hay de más y menos en España era «un indispensable preparativo para que sirva de cimiento a la idea de la obra» y que tenía el objetivo fundamental de plantear la distinción entre los españoles «ociosos» y los «laboriosos», por más que «alguno lo tenga por molesto». El mismo autor, en el «Exordio» de España despierta, consciente de que sus ideas van a causar inquietud en ciertos ámbitos, avisa que «escribo de España lo que no quisiera escribir, escribo contra España porque la retrato tan cadavérica como hoy está, y escribo para España deseando sea lo que debe ser»17.

  • 18 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. iii.

17Las causas de la crítica inmovilista, asociada al país «ocioso» del que tratara Campillo, son compartidas por la generalidad de los economistas de la Ilustración española, y así se manifiesta en sus prólogos. En primer término, cabe destacar que la mayor parte de los autores todavía maneja una acepción peyorativa de la «opinión», en tanto que esta responde a convicciones que son mayoritarias y hegemónicas, al margen de su veracidad y de su fundamento. De modo que la crítica de la que es preciso precaverse es fruto de la ignorancia, de las costumbres perjudiciales y de las supersticiones. Por ello, se da el intento de convertir la actitud crítica en un aliado contra el error y la ignorancia. Así lo manifestó Capmany cuando escribió en uno de sus prólogos que «provoco a los críticos a que me ayuden con sus luces a disipar mis dudas y desengañar al mundo para hacer triunfar la verdad contra la vaga fe de vulgares tradiciones o la vanidad de los sistemas»18.

  • 19 G. M. Jovellanos, Informe de ley agraria, p. 697.
  • 20 P. R. de Campomanes, Reflexiones sobre el comercio, pp. 4 y 13.
  • 21 Id., Apéndice a la educación popular, p. vii.

18Esta concepción peyorativa de la opinión, que la considera cuajada de «errores» y que la opone a la certeza única de la verdad, está, por ejemplo, también presente en la introducción al Informe de Ley agraria de 1795, donde Jovellanos indica que dicha aportación es un dictamen que se caracteriza por la «sencillez y unidad que distingue la verdad de las opiniones, porque se apoya en un solo principio, sacado de las leyes primitivas de la naturaleza y de la sociedad»19. Conforme a este tipo de consideraciones, en los prólogos se sostiene expresamente el intento de fundar la política en datos fehacientes y en teorías científicas. Así, Campomanes estuvo entre los que identificaron sin ambages el obstáculo para el progreso que significa la «costumbre que prevalece frente a las razones». Igualmente, en el mismo prólogo a las Reflexiones sobre el comercio español a Indias el autor advierte que sus ideas «son en mucha parte nuevas y opuestas al modo común de pensar en España»20. En todo caso, esta circunstancia viene de lejos, puesto que a los autores económicos del siglo xvii, que el asturiano recuperó para su propia época, también padecieron el problema, hasta el punto de que, para desgracia del país, «no fueron escuchados» por sus monarcas21.

  • 22 J. Alonso Ortiz, Ensayo económico, p. iv; N. de Arriquíbar, Recreación política, p. 87.
  • 23 P. R. de Campomanes, Discurso sobre la educación popular, p. x.
  • 24 L. de Arroyal, Cartas político-económicas. Aunque datan de 1786-1795, hasta 1841 no fueron publicad (...)

19Además, tal y como exponen, respectivamente, Alonso Ortiz y el autor desconocido del prólogo de la obra de Arriquíbar, el error de la opinión no es un defecto exclusivo de las clases populares, sino que puede instalarse entre «gentes de mayores luces», dice el primero, y entre «personas demasiado visibles», refiriéndose en este caso Arriquíbar a quienes se han dejado llevar por la doctrina de la fisiocracia, que no es precisamente el vulgo ignorante22. Por su parte, Campomanes, al recuperar la tradición de escritos económicos y políticos del siglo xvii, también se refería a individuos de nivel social y educativo superior cuando se lamentaba de que «muchas personas han despreciado esta especie de papeles y escritos políticos tratando de proyectistas a sus autores», un maltrato que hace extensivo a los «escritores económicos», en general23. Todavía mucho más incisivo y concreto en la crítica de la clase superior es Arroyal en su prólogo, cuando refiere los nombres y apellidos de los gobernantes a su juicio equivocados, lo cual implica entrar rotundamente en el terreno del debate político, y en este caso, además, de un modo realmente crudo y directo, lo cual pudo suponer que el texto no pasara de ser un manuscrito hasta el año 1841. Ante esta realidad, las publicaciones económicas son un instrumento de la verdad, para que esta sea el fundamento de la opinión24.

  • 25 Se alude aquí a los prólogos de escritos españoles. En un trabajo en ciernes serán abordados los «p (...)
  • 26 P. R. de Campomanes, Discurso sobre el fomento de la industria popular, p. 4.
  • 27 A. Capmany, Memorias históricas, p. xxiii.

20Por otra parte, los yerros de la opinión también llegan del extranjero, tal y como algunos autores hacen notar en sus prólogos25. Así, Campomanes se opuso a la «opinión injuriosa y vulgar con que sin razón se tacha a los Españoles de perezosos», creencia de procedencia esencialmente foránea, pero una de las más ferozmente combatidas por la propaganda ilustrada española, particularmente por lo que contribuye a la desmoralización nacional26. Otro ejemplo muy significativo lo encontramos de modo muy expreso en Capmany, cuando en su «Prefación» a las Memorias históricas justifica los estudios de historia económica de las diferentes «provincias» españolas en la finalidad de «imponer silencio a la osadía, ligereza o ignorancia de algunos escritores extranjeros que nos colocan en la clase de las naciones donde menos progresos hizo la civilización», hasta «convencer al orbe entero de que la gloria de España no estriba solo en las hazañas puramente militares y en los trofeos sangrientos del furor guerrero»27. La cita revela la mencionada defensa propagandística de una «nueva política» basada en el éxito económico, en lugar del meramente militar.

  • 28 V. Foronda, Cartas sobre los asuntos, p. iv.
  • 29 I. J. de Asso, Historia de la economía, p. 2.
  • 30 P. R. de Campomanes, Tratado de la regalía de amortización, p. 2.

21Profundizando en la raíz de la oposición a las ideas renovadoras, todavía es más importante la referencia que hacen los autores ilustrados al lastre social, político y económico que se ha heredado del pasado, en dos formas esenciales. Por un lado, están los «privilegios» eclesiásticos, nobiliarios y los de ciertos sectores económicos, comerciales y gremiales. Por otro lado, se alude a la carga que supone la política tradicional, marcada, tal y como se ha señalado previamente, por «lo que nos dictaron nuestros primeros políticos»28. Esta lucha contra el privilegio se irá haciendo más expresa en las últimas fases del periodo ilustrado. Será así que Asso, por ejemplo, haga constar expresamente en su «Prefacio», con un fuerte tono antinobiliario, que la denuncia de los «vicios de la legislación» será desaprobada por «muchos interesados en perpetuar los abusos», los mismos que «no toleran fácilmente la discrepancia de opiniones en asuntos gubernativos»29. Sin embargo, tres décadas antes un texto de introducción de Campomanes ya decía que «a mucho se expone el que abiertamente combate unos desórdenes que el interés mal entendido de pocos quiere cohonestar con el velo de la religión»30.

  • 31 La idea de que España «duele» se halla ya perfectamente expuesta por J. Campillo (Lo que hay de más (...)

22Igualmente, también se percibe un cambio en el tiempo respecto al escudo protector que los autores plantean en sus prólogos para hacer frente a las críticas que esperan recibir, de modo que el argumento basado en la exposición de las capacidades personales del autor, en sus estudios, en su experiencia y en su currículo profesional, como es el caso paradigmático de Argumosa (1743), pero también los de Uztáriz (1724) o Ulloa (1740) y, en general, los de los escritores de la primera mitad del siglo, se sustituye por el mayor énfasis en el criterio legitimador del servicio público, que ya aparecía, no obstante, en las obras de las figuras mencionadas, como justificación de sus desvelos literarios. Sin duda, esta finalidad de servir al público, a la sociedad, que parte del «dolor» ante la situación socioeconómica del país31, es más general e implica la búsqueda de una aceptación diferente en la esfera pública, respecto a la que perseguía el autor de un memorial dirigido exclusivamente al poder del monarca.

23Es significativo que en 1816, muy avanzado el periodo que nos ocupa, todavía estuviera plenamente vigente la aspiración de Campomanes expresada en 1775, en el Apéndice a la educación popular, de que se estudie y se publique acerca de los asuntos socioeconómicos. Así, Jaumeandreu incluyó, previa a los dos textos de introducción de sus Rudimentos de Economía política, una cita textual de dicha obra de Campomanes, del siguiente tenor:

  • 32 E. Jaumeandreu, Rudimentos de Economía política, nota inicial. La impronta de Campomanes en Jaumean (...)

Dicta la buena crítica recoger los tratados que se hayan escrito sobre materias económicas […] y formar de ellos un sistema político […] para presentar a la nación sus verdaderos intereses […] Declamar contra semejante estudio sería lo mismo que aspirar a apagar la luz y declarar la guerra al celo público y a la verdad32.

  • 33 Ibid., p. vii.

24La aportación de Jaumeandreu, que pretende hacer accesibles a los estudiantes los conocimientos de la ciencia económica de Smith y de Say, tiene un sesgo considerablemente más técnico y abstracto que los tratados del siglo anterior, pero ello no obsta para que siga siendo entonces vigente la lucha contra los viejos prejuicios opuestos al desarrollo de esta forma de conocimiento, en la convicción de que «el discernimiento de los verdaderos principios en Economía política […] es el mejor servicio que los hombres pueden hacer a su patria en el orden político»33.

«Libertad de escribir»

  • 34 M. Sisternes y Feliu, Idea de la ley agraria, p. xx.
  • 35 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, pp. 3 y 4.
  • 36 L. de Arroyal, Cartas político-económicas, p. 14.
  • 37 J. Usoz, «La “nueva política ilustrada” y la esfera pública».

25Tal y como expone Sisternes en su texto titulado «Al que leyere», que introduce la Idea de ley agraria, «el que habla a favor de la causa pública está cubierto de toda censura»34. De manera que el autor de obras socioeconómicas está legitimado por el servicio que hace al país y por su búsqueda de la felicidad pública. Sin embargo, más allá de este fin, durante el periodo ilustrado empieza a hablarse también de una «libertad de escribir» que tiene sus propias prerrogativas. A pesar de la oposición social, política y económica existente, los prólogos de las obras económicas insisten en la bondad intrínseca de escribir y de publicar libros, de modo que puede afirmarse que los autores ilustrados españoles comparten una inicial defensa de la libertad de expresión y del debate de ideas. Así lo sostiene muy expresa y tempranamente Romá cuando habla de la necesidad de la «libertad de escribir», de la existencia de «escritos públicos», frente a la política del pasado en la que «los escritores enmudecieron». Dicha libertad, propia de un «siglo ilustrado» y que se nutre también de obras extranjeras, dice Romá, «instruye todas las clases, anima al amor a la patria y hace comunicables y útiles a toda la sociedad las mejores ideas»35. Dos décadas después, Arroyal escribirá que «he dicho mi sentir con la libertad que debe un hombre de bien a otro hombre de bien»36. Por otra parte, este «hombre de bien» se asienta en la concepción de que el saber no es patrimonio exclusivo de una condición social, sino que obedece al talento y al estudio, residan donde residan. Así lo defienden en general los discursos que sostienen la necesidad de los conocimientos económicos y tal es el espíritu que se expresa en los prólogos de las obras económicas del periodo37.

  • 38 F. Cabarrús, Cartas sobre los obstáculos, p. 35.

26La libertad de escribir, tal y como expondría Cabarrús, es libertad de pensamiento, libertad para pensar sin constricciones, al margen de los «errores y abusos» que dominan el espacio público. De ahí que, a partir de su experiencia personal, el político llegue a afirmar que «la augusta verdad» no se encuentre en los «magníficos palacios», sino en las «sombrías prisiones», donde él ha concebido las ideas de su obra, lo que le lleva paradójicamente a elogiar la cárcel como un ámbito oportuno para el librepensamiento, un lugar «donde el entusiasmo se enciende» y las ideas adquieren «el estilo, la originalidad y la independencia incompatibles con el deseo de agradar y con el cúmulo de expresiones insignificantes o engañosas que dicen y repiten casi todos los empleados por un gobierno»38.

  • 39 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. i.
  • 40 N. de Arriquíbar, Recreación política, p. 93.
  • 41 F. Cabarrús, Cartas sobre los obstáculos, p. 41.
  • 42 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. iii.
  • 43 E. Larruga, Memorias políticas y económicas, p. xxii.
  • 44 M. D. Generés, Reflexiones políticas y económicas, p. 65.

27Otra idea compartida es el efecto beneficioso que tiene la diversidad de ideas, conforme al principio, según palabras de Capmany, de exponer la propia opinión «liberalmente, sin pretender por esto tiranizar la ajena»39. Por una parte, de la «controversia», empleando la terminología de Arriquíbar, surge el discurso científico o «el taller donde se apura la verdad»40. Por otra, también el discurso político y la reforma se benefician del progreso a que da lugar la confrontación de las diferentes concepciones. Así lo expone, por ejemplo, Cabarrús cuando afirma que no se puede gobernar sin el «conocimiento» que procede de «la discusión de otros, con presencia y comprobación de documentos y con audiencia y confrontación de personas»41. También, Capmany, al decir que «provoco a los críticos a que me ayuden con sus luces a disipar mis dudas y desengañar al mundo para hacer triunfar la verdad sobre la vaga fe de vulgares tradiciones»42. En esta dirección, Larruga entiende que los escritos excitan el pensamiento y la ciencia, en tanto que «despiertan la atención del público, dando ocasión a que muchos que no hubieran pensado en tomar la pluma […] discurren con mayor solidez que los primeros que lo ejecutaron»43. Igualmente, Generés, en el texto que precede a sus Reflexiones políticas y económicas, dice que estuvo a punto de abandonar la empresa por la falta de libros y de información en que se hallaba debido a su condición de jesuita expulso en Italia, una carencia atemperada cuando se le hizo llegar el Discurso instructivo de Arteta, sobre la economía aragonesa44.

  • 45 J. Campillo, Lo que hay de más y de menos, p. 137; Id., Nuevo sistema de gobierno, p. 55.
  • 46 P. R. de Campomanes, Bosquejo de política, p. 37.

28En todo caso, una vez más, encontramos esta idea anteriormente en el pensamiento de Campillo, cuando afirma, por un lado, que muchos altos cargos públicos no cumplen con su obligación de denunciar el mal estado de España, en perjuicio de «la máquina de la Monarquía», y por otro, que, tratando de cumplir él con esta obligación, sus ideas pueden ser utilizadas y mejoradas por otros políticos, e incluso por él mismo, tal y como escribirá en el «Exordio I» del Nuevo sistema de gobierno económico, cuando sostiene que pretende completar lo iniciado en sus obras anteriores45. Efectivamente, esta idea de un avance progresivo basado en someter a la crítica constructiva los contenidos de los escritos constituye un tópico frecuente en las obras de las que estamos tratando. Campomanes, por ejemplo, también lo sostuvo muy tempranamente, cuando en la «Introducción» del Bosquejo de política económica afirmó que su escrito queda «sujeto a quien por su empleo tenga mayor conocimiento del Estado y talento proporcionado a esta empresa»46.

  • 47 V. Foronda, Cartas sobre la policía, pp. 5 y 10-11.
  • 48 Ibid., pp. 13-14.

29Una plasmación radical de esta libertad de escribir y de expresión, conforme al discurso liberal que corresponde a la fecha de que se trata, la encontramos en la «Advertencia» y en su breve añadido o post data, bajo las siglas «P.D.», correspondientes a la reimpresión de 1820 de las Cartas sobre la policía de Foronda. Allí el autor refiere el abismo que separa los mundos del absolutismo y de la libertad constitucional. Respecto al primero, el que se vivía en 1801, cuando se había impreso la obra por primera vez, dice que «el gusto por la instrucción estaba aletargado por el terror que causaba el estúpido y bárbaramente cruel tribunal de la difunta Inquisición», a lo que añade que en ese momento «teníamos mordazas en las lenguas para no hablar, cepos en la cabeza para no pensar y esposas en las manos para no escribir». Ello supuso que el «censor» expurgara de su obra en 1801 incluso las referencias a la legislación vigente, cual eran las leyes «del Reglamento de Carlos IV y de las Partidas relativas al tiento con que se debe aprisionar a los ciudadanos», de modo que era delito «transcribir nuestras leyes». Además, escribe Foronda que «el atroz jefe del servilismo el ministro Caballero» eliminó de la reedición de la Novísima Recopilación diversas normas sobre el consejo que podía recibir el rey de «sus súbditos y naturales, especialmente los procuradores de las ciudades, villas y lugares», para asuntos «arduos» o cuando se tratara del establecimiento de nuevos impuestos sin consultar a las Cortes47. Frente a esta situación, en la que corresponde a la segunda edición de las cartas España se ha convertido en un «heroico ejemplo», ya que se han «despedazado los torniquetes que habían inventado la arbitrariedad y el despotismo para que se difundiera el delicioso licor de la libertad», de modo que «los españoles han enseñado el modo de hacer una revolución sin efusión de sangre», gracias al papel jugado por los militares «que prefieren sus compatriotas a sus ascensos»48.

El público de los escritos socioeconómicos

  • 49 V. Foronda, Cartas sobre los asuntos, p. vi.
  • 50 Id., Cartas sobre la policía, pp. 7-6.

30En los prólogos de las obras económicas se percibe una tensión entre dos polos, si bien estos no son en absoluto irreconciliables. Por un lado, existe la idea de que en materia social, económica y política solo unos elegidos, en especial, las autoridades, han de discernir finalmente sobre las medidas correctas, de manera que la generalidad de la población no se hallaría en condiciones de participar en el debate hasta sus últimas consecuencias, tanto en términos científicos, como políticos. Tal concepción queda bien reflejada cuando Foronda afirma que «supongo en quienes verdaderamente dirijo mi obra un fondo de conocimientos políticos muy apreciables»49. Así, el mismo autor, en la «Advertencia» de la segunda edición de las Cartas de la policía (1801), publicada en 1820, indica que en la primera edición de 1801 se dirigió a «Intendentes, Corregidores y Alcaldes», las autoridades entonces competentes respecto a los temas de la obra. De modo consecuente, en 1820 se dirige, dada la nueva situación constitucional doceañista, a los «Ayuntamientos constitucionales, los Jefes políticos o las Juntas provinciales»50.

  • 51 M. Sisternes y Feliu, Idea de la ley agraria, p. iii.
  • 52 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, p. 7.
  • 53 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. iv.
  • 54 Ibid., p. iii; P. R. de Campomanes, Reflexiones sobre el comercio, p. 13.
  • 55 Id., Apéndice a la educación popular, p. iv.
  • 56 E. Larruga, Memorias políticas y económicas, p. xxiv.
  • 57 F. Moya, Manifiesto universal, p. 35.

31Sin embargo, por otro lado, hay también una voluntad manifiesta de ampliar la discusión al conjunto de la población mediante la instrucción pública, la difusión de los conocimientos útiles y la publicación de textos socioeconómicos, cuyo contenido quedaría expuesto ante «los ojos del público», en palabras de Sisternes51. Es por ello que Romá, partidario de hacer públicos los «secretos más importantes del Estado», denunció la política de «mantener la sociedad en una perpetua ignorancia, privada de las noticias que más le instruyen e interesan»52. Y tal fue el espíritu de Capmany cuando escribió que «bien sé yo que escribo para pocos, aunque a todos convido»53. En cualquier caso, se aprecia en los prólogos económicos la aspiración de obtener la aceptación de un público cada vez más protagonista y al que se le conceden nuevas prerrogativas. Así, el mismo Capmany somete sus escritos «a la consideración del público», del mismo modo que Campomanes llega a pedir expresamente al «lector» la «condescendencia» de que «juzgue la obra [las Reflexiones de 1762] después de haberla leído toda»54. Unos años después, justificará el Apéndice a la educación popular en que «el público ha recibido con el mayor aprecio los dos discursos anteriores»55. En esta línea, Larruga advirtió en el prólogo de las Memorias políticas y económicas que su publicación dependería de «la aceptación que merezca al público»56. Este tratamiento de moderno respeto al público se acentúa con el avance del siglo, pero lo percibimos también en su primera fase cuando, por ejemplo, Moya Torres se disculpa anticipadamente por «alguna confusión» que pueda encontrar el lector, solicitando de este un esfuerzo para reflexionar lo leído57.

  • 58 L. Labrada, Descripción económica, p. 5.
  • 59 E. Ramos, Reflexiones de Don Desiderio, p. lix.
  • 60 M. D. Generés, Reflexiones políticas y económicas, p. 67.
  • 61 P. López de Lerena, Memoria sobre la naturaleza, pp. 51-55.

32Ciertamente, el público dista mucho de ser un conjunto uniforme. La primera diferencia se establece entre el monarca y el resto de la sociedad. De forma rotunda, lo expresa muy bien el prólogo de Labrada cuando afirma que su obra es en «servicio del rey y del público»58. También Ramos se halla entre quienes hacen expresamente compatibles la «exposición al público» de las reflexiones económicas, «haciéndose materia de conversación», y el objetivo de «servir» al «rey» y a la «patria»59. A partir de ahí, hay diferentes escalafones o niveles de público, desde el más selecto, hasta el común, que se encuentran reflejados, por ejemplo, en la introducción donde Generés advierte que su escrito no trata de «aquellos sublimes principios y recónditos arcanos en que consiste lo más fino de la ciencia económica y política», una materia que es «para pocos», ni tampoco consiste en una disciplina «adaptada» al «común de los hombres», que sería el nivel inferior del posible público, sino que afirma dirigirse a un público intermedio, se diría que no científico, comprendido por los «Soberanos y Ministros» y por «los empleados en el servicio del Estado, dentro y fuera de él»60. Es el mismo tipo de público de la Administración al que van dirigidos los informes económicos cuyo contenido es más técnico, frecuentemente encargados expresamente por la autoridad, como es el caso, por ejemplo, de la Memoria sobre las Rentas públicas de López de Lerena61. Puede decirse que la clase funcionarial, sea en pleno ejercicio, sea en fase estudiantil, forma el núcleo principal del público al que se destinaron los escritos económicos, lo cual tiene que ver con el proceso de institucionalización de nuevos estudios para la formación de estadistas.

  • 62 M. D. Generés, Reflexiones políticas y económicas, p. 68.
  • 63 A. Arteta de Monteseguro, Discurso instructivo, p. 86.

33Por otra parte, el mismo Generés nos sirve para identificar otra distinción entre los destinatarios de los escritos socioeconómicos, cuando habla de un público regional, de otro nacional, e incluso de uno europeo. Así, al final de la mencionada introducción, expone que «aunque es verdad que mis reflexiones van dirigidas a ese Reino [Aragón]… con todo, si puede su lectura serle útil, lo será también a los demás Reinos de España», del mismo modo, advierte Generés, que las obras «sobre la agricultura y la industria nacional» inglesas han servido al resto de Europa62. Tras esta concepción está la convicción de que la reforma implica a todos los sectores sociales y a todos los territorios. Lo expresa también Arteta, otro autor centrado en la economía aragonesa, cuando dice que «por más que se empeñe el Gobierno superior, será en vano sin la concurrencia de los particulares a cuidar de sus propios intereses, debiendo rey y vasallos conspirar a un mismo intento»63.

  • 64 G. M. Jovellanos, Discurso económico, p. 269.
  • 65 Id., Informe de ley agraria, p. 697.
  • 66 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, p. 11.
  • 67 R. Campos, La Económica reducida, p. 1.

34En relación con esta vocación de difusión y de participación en una «esfera pública» paulatinamente más extensa y, con ello, también más compleja, los prólogos económicos se dirigen de un modo moderno hacia el lector, ofreciendo muy frecuentemente aclaraciones estilísticas o formales, así como sobre el contenido y la estructura de las obras prologadas, constituyendo todo ello una información previa a la que ya ofrezcan los correspondientes índices de las obras. Así, a modo de ejemplo, cuando introduce su Discurso económico de 1781, Jovellanos advierte que está escrito «con el sencillo lenguaje de la amistad patriótica»64. Para este autor, dicha sencillez no es solo una cuestión formal y una exigencia para aproximar los conocimientos al público, sino que, además, está relacionada con la propia esencia incontrovertible de la reflexión socioeconómica, que «se apoya en un solo principio, sacado de las leyes primitivas de la naturaleza y de la sociedad»65. Anteriormente, Romá también había renunciado a la rigidez del estilo literario, a favor de «la equidad y la razón»66. Siguiendo esta misma línea argumental, que, en última instancia, conducirá a la formalización matemática de la Economía, Campos justificó su obra de 1797, una refundición de «los materiales» de Smith y de Steuart, como un intento de «deducir de un modo general y adaptado a todos los casos posibles el efecto del régimen económico de los gobiernos». Por ello, este autor llega a utilizar el término «vulgarización» en un sentido positivo, relacionado con la posibilidad de que la Economía llegue a formar parte de las «ciencias exactas»67.

  • 68 L. Normante, Proposiciones de Economía, p. 5.
  • 69 T. Anzano, Reflexiones económico-políticas, pp. vii-viii.

35Esta concepción, partidaria de un lenguaje accesible y de romper con los moldes retóricos escolásticos, es un denominador común de los prólogos e introducciones de los textos socioeconómicos, lo cual empieza por la definitiva asunción del castellano como vehículo del conocimiento. En este sentido, Normante, cuya formación jurídica le habría familiarizado con el latín, hizo una rotunda defensa de la docencia en «el idioma patrio», por su conveniencia en la «especulación» sociopolítica y porque el uso de «un idioma exótico o muerto» generaría un «estanco» particularmente «perjudicial» cuando se trata de «las ciencias pertenecientes a la prudencia civil»68. Anzano ya había propuesto proceder de este modo también en otras ramas más tradicionales del saber, afirmando que incluso «la Jurisprudencia, la Teología y aun la Escritura Sagrada no son damas tan melindrosas que se desdeñen de ser tratadas fuera de aquel rigor de literatura que escasea tanto sus luces que apenas se percibe centellear entre los legos», añadiendo que «son más afables y humanas de lo que nos persuade la formalidad escolástica y curial y quizás desean hacerse más familiares»69.

  • 70 N. de Arriquíbar, Recreación política, p. 93.
  • 71 E. Jaumeandreu, Rudimentos de Economía política, p. xi.
  • 72 C. Orense, Ideas económicas, pp. 3-8.

36Es el mismo «estilo familiar» por el que afirma haberse decantado Arriquíbar, ajeno a las acostumbradas citas eruditas poco propicias en las cambiantes materias socioeconómicas, dado que «el mundo político es variable», lo cual constituye otro argumento en contra de una retórica enrevesada70. A este interés compartido por hacer comprensibles las ideas socioeconómicas se sumó expresamente Jaumeandreu cuando optó por una exposición en forma de «diálogos», considerándola útil, amena y especialmente dirigida a la juventud que va a leer sus Rudimentos de Economía política71. En la misma época, iniciado el siglo xix, Orense también abogó por huir de citas «pedantes» y dejarse llevar por la «luz natural». Precisamente, la paulatina apertura hacia un público más amplio y más relevante de los escritos socioeconómicos queda muy bien reflejada en los textos que sirven de introducción a sus Ideas económicas, políticas y morales, publicadas en Cádiz, en 1813, al servicio de la reciente Constitución. Dichos textos son tres. El primero es un «elogio» del sistema político y social inglés y el segundo es una dedicatoria «al Augusto Congreso», ambos, muy breves, contienen resonancias fisiócratas. El tercero, más extenso, es el prólogo en sí y su significativo título habla por sí solo: «Advertencias al pueblo español, lector de mi obra»72.

IV. — La percepción de una esfera pública plural

37La literatura económica de la Ilustración española viene siendo considerada primordialmente como el apoyo intelectual a la política reformista oficial. Siendo esto cierto, es preciso insistir en que dicho apoyo fue esencialmente ideológico y propagandístico, en un contexto sociopolítico donde paulatinamente se estaba configurando una esfera pública cada vez más relevante y cuyo embrión pudo ser el de los lectores de obras socioeconómicas, tratándose de escritos con un calado político un tanto soterrado, pero indiscutible, en el que se introdujeron los planteamientos ilustrados que empezaron a discutir la tradición política del Antiguo Régimen. En este sentido, la misión política inmediata de las publicaciones económicas consistió en influir en las mentalidades de los agentes sociales, con los dos fines principales de, frente a la política hegemónica basada en la fuerza, promover el «espíritu de comercio» y, frente a un sistema de privilegios y a la rigidez gremial, poner a trabajar a todo el país. Desde luego, estos presupuestos acabarían implicando reformas profundas de la sociedad del Antiguo Régimen y un anticipo de la visión liberal que precipitó la caída del mismo. En España el debate constitucional hubo de esperar al siglo xix para manifestarse abiertamente, por lo que las publicaciones económicas de la Ilustración española pudieron jugar un papel en la evolución del Antiguo Régimen hacia el régimen político expresado en la Constitución de 1812.

  • 73 E. Ramos, Reflexiones de Don Desiderio, sin numerar.
  • 74 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, pp. 7-8.

38Los agentes a los que fueron dirigidas las obras económicas fueron, desde luego, aquellos con facultades gubernativas, o que las iban a tener, cuando se trataba de jóvenes en formación, pero también, progresivamente, el resto de la sociedad, alcanzándose un concepto de «público» bastante amplio y plural. También hubo pluralidad como valor asumido. Tal y como afirma, por ejemplo Enrique Ramos en la introducción a sus Reflexiones de Don Desiderio Bueno de 1764, «en ninguna materia que aquí se trata tenemos formada opinión segura, por más que así lo parezca», lo cual constituye toda una declaración de pluralidad y de apertura a otras ideas73. Los límites generalmente aceptados de tal apertura quedaron bien expresados en palabras de Romá, de modo que escribir y pensar siempre «aprovecha, aunque la superioridad más instruida y más diestra en combinaciones que se ocultan al autor» puedan dar una «providencia contraria», en tanto que la función del gobierno es «moderar al escritor», situándose en el «medio» entre la «indulgencia», que da lugar a «sediciones, escándalos y mal ejemplo» y la «escrupulosidad que eterniza la ignorancia»74.

  • 75 J. Sempere y Garinos, Biblioteca española, p. 10. La obra de Accarias de Serionne citada por Semper (...)
  • 76 J. Sempere y Garinos, Biblioteca española, p. 15.
  • 77 Id., Historia del lujo, sin numerar.

39En todo caso, los autores económicos en general fueron conscientes de que la reforma precisaba de una esfera pública, de una «voz pública», en términos de la época, en buena medida, como la que tenían los países más adelantados, cuyo máximo exponente era Inglaterra. Así, Sempere hace valer en el «Prospecto» de su Biblioteca española Económico-política (1801) las siguientes palabras de Accarias de Serionne, referidas al sistema político y social inglés: «Los dictámenes de un infinito número de lectores, ciudadanos y filósofos se unen, componen la voz pública, y esta arrebata la atención de los legisladores»75. La obra referida de Sempere es una selección de textos económicos dirigida a «jurisconsultos». Sin embargo, en la parte final del prólogo hace una reflexión más general acerca del papel del público lector, cuando afirma que «el público es quien debe juzgar los escritos y el tiempo el que acrisola y rectifica los juicios del público»76. De modo que, superando la concepción que representaban las palabras referidas anteriormente de Romá, ya no es la autoridad quien finalmente juzga, sino el propio público, cuya opinión es únicamente puesta a prueba por el paso del tiempo. La visión de Sempere refleja bien la ambivalencia ilustrada respecto al papel de la opinión en la sociedad. Por una parte, subsiste la visión negativa según la cual aquella es fuente de errores y de ineficacia legislativa. Así, Sempere refiere los «efectos funestos» que puede tener la «opinión» en una materia tan sensible como la del lujo. Sin embargo, a la vez, emplea la «opinión pública» para legitimar la buena fama del estadista, Floridablanca, al que dedicó su Historia del lujo y de las leyes suntuarias en España77.

  • 78 B. Ulloa, Restablecimiento de las fábricas, pp. 6 y 13.
  • 79 J. Uztáriz, Teórica y práctica de comercio, pp. 1-2.
  • 80 Ibid., p. 6.
  • 81 J. Mª Uría Nafarrondo, Aumento del comercio, p. xxiv.

40En todo caso, es preciso advertir que hay una evolución durante el siglo xviii, desde unas visiones muy limitadas en la percepción de la esfera pública, hasta las que se acaba de referir, en las que encontramos cierta apertura y pluralidad. Así, a excepción de Campillo, en quien se percibe una consciencia clara de la necesidad de la denuncia y del debate público sobre los problemas socioeconómicos de la España que le «duele», la primera mitad de siglo es todavía pobre en manifestaciones relativas a la esfera pública. Por ejemplo, Ulloa no las hace, sino que sigue la pauta de exponer sus méritos personales para ser autor, una trayectoria personal y familiar de servicio público y militar que incluye a sus brillantes hijos78. Moya Torres tampoco va más allá de excusarse ante el lector, como ya se ha dicho anteriormente, por la «confusión» de su exposición. Por su parte, Uztáriz sí que se legitima como autor en el servicio al «bien público», considerándolo una obligación de «los individuos del Estado, aunque no ejerzan ministerio público», es decir, abriendo el ámbito de la reflexión socioeconómica extramuros del poder, si bien también alude a sus méritos personales como funcionario de las «dependencias de Guerra y de Hacienda» y se dirige de un modo tradicional al monarca, no a un público genérico, más o menos amplio, conforme a la tradición de los memoriales y del arbitrismo castellano79. En todo caso, Uztáriz también ofrece rasgos de una cierta modernidad, como cuando se excusa por el desorden en la exposición de los contenidos, atribuyéndolo a la falta de tiempo continuado para trabajar en su obra80. Esta escasa percepción de una esfera pública incipientemente moderna la encontramos, incluso más intensa, en un solo autor socioeconómico de la segunda mitad del siglo xviii, Uría, cuya obra Aumento del comercio con seguridad de la conciencia tiene, significativamente, un fuerte regusto tradicionalista y escolástico. A pesar de ello, sí que concuerda más con su tiempo cuando se suma al principio aludido anteriormente de expresarse sin latinismos y con «naturalidad», siguiendo, dice, el ejemplo de Feijoo81.

Notes

1 Véase R. Ekelund y R. Tollison, Politicized economies. Tal y como afirma C. Larrère (L’invention de l’économie au xviiie siècle, p. 7), «hacer economía, en Francia, en el siglo xviii, es, evidentemente, una forma de hacer política».

2 J. Fernández Sebastián, «The Awakening of Public opinion», p. 55. Este autor, contando con otras aportaciones (P. Álvarez de Miranda, Palabras e ideas; N. Glendinning, «Cambios en el concepto de la opinión pública»; J. I. Rospir, «La opinión pública en España»; y T. Egido López, Opinión pública y oposición al poder) ya ha relacionado expresamente la opinión pública de una Ilustración más radical, en la que hubo una fuerte presencia de contenido económico (Arroyal, Aguirre, Cabarrús, Ibáñez de Rentería), con el inicio del debate constitucional de fines del siglo xviii en España. Por lo que respecta a la aportación de las ideas económicas a dicha Ilustración, véanse los estudios de J. Astigarraga sobre Ramón de Salas y sus discípulos («Iusnaturalismo moderno», «El debate sobre las formas de gobierno», Luces y republicanismo).

3 Conforme al estudio de P. Tedde y L. Perdices de Blas, «Cronología de la historia de la economía», se puede destacar que entre 1700 y 1759, fecha de la llegada al trono español de Carlos III, sin incluir la prensa periódica, se publicaron doce obras de temática económica, mientras que entre 1759 y 1812 se acercan al centenar. Si en el primer periodo la nómina de autores es de una decena, en el segundo asciende a cerca de cincuenta, donde encontramos una gran diversidad de corrientes doctrinales, de sensibilidades políticas y de extracciones sociales. Así lo indican los estudios que dichos autores han merecido hasta la fecha, de los que puede verse un significativo conjunto en E. Fuentes Quintana (ed.), Economía y economistas españoles. Por lo que respecta a las muchas traducciones económicas del periodo, véase el catálogo de V. Llombart, «Traducciones españolas de economía».

4 De la «nueva política de la felicidad» trataremos en otro trabajo en fase de elaboración, cuyo esbozo fue presentado en el Seminario celebrado en Azcoitia (Guipúzcoa) en septiembre de 2010, origen de la publicación en la que figura el presente trabajo.

5 Otro elemento común de unas y otras doctrinas, por ejemplo, en este caso, suficientemente tratado por la perspectiva de la Historia del pensamiento económico, es la percepción compartida de que la actividad económica ha de ser entendida como un sistema en el que todas sus partes se afectan mutuamente.

6 En este sentido, véase J. Brewer, «This, that and the other». Más específicamente, K. Baker, «Politics and Public Opinion», p. 212; M. Ozouf, «L’opinion publique», pp. 424-426. En el caso español, I. Fernández Sarasola, «Opinión pública y “libertades de expresión”», p. 159.

7 Una visión general muy útil para iniciarse en el concepto de opinión pública puede verse en el estudio de E. Tortarolo, «Opinión pública», quien alude a la evolución de la idea, indicando la existencia de una opinión pública ilustrada tardía, en la que aumentó el debate. M. Ozouf («L’opinion publique») apunta que la voz «opinión pública» en un sentido no peyorativo se recoge por vez primera en 1798 en el Dictionnaire de l’Académie, si bien dicho significado ya se empleaba en Francia desde mediados del siglo xviii, en lo cual Rousseau tuvo un innegable protagonismo; por otra parte, según este mismo autor, el verdadero terreno original de la moderna opinión pública se encuentra en Inglaterra. En España, según J. Fernández Sebastián («The Awakening of Public opinion», pp. 46 y 49), el significado positivo de la opinión pública se acabaría asentando en el siglo xix. Por ejemplo, el sentido sigue siendo negativo en el escrito del ilustrado Valentín de Foronda «Sobre la libertad de escribir», de 1780, presentado en 1786 en la Sociedad Histórica y Geográfica de Valladolid.

8 Sobre la importancia de la lectura en la vida pública y política durante esa época, resulta obligado aludir a las aportaciones de R. Chartier (por ejemplo, Libros, lecturas y lectores; Espacio público, crítica y desacralización).

9 Véanse, especialmente, los siguientes trabajos de G. Á. Franco Rubio: «Hacia una reconstrucción de la sociabilidad ilustrada»; «Captar súbditos y crear ciudadanos»; «Las Sociedades Económicas de Amigos del País». En cuanto a la influencia de la economía política en la configuración de la idea moderna de ciudadanía, véanse, de J. G. A. Pocock, «The Ideal of Citizenship» y El momento maquiavélico. Igualmente, respecto al marco general del análisis, es pertinente la percepción de este autor de la relación entre la realidad socioeconómica y las concepciones políticas del periodo, así como de la conciencia de la idea de la «sociedad comercial» que se va configurando en el pensamiento político del siglo xviii europeo (Id., «The Political Limits»). Acerca de esta última perspectiva, partiendo del estudio de la influyente Ilustración escocesa, pueden verse los trabajos publicados en el volumen de I. Hont y M. Ignatieff (eds.), Wealth and Virtue.

10 Acerca del contenido político y programático de los textos y discursos dedicados a presentar e introducir la ciencia económica en la España ilustrada, con repercusiones en la formación de una esfera pública de naturaleza política, véase J. Usoz, «La “nueva política ilustrada” y la esfera pública».

11 Acerca de los «para-textos» en el siglo xviii y su enfoque general, véase M. Moner, «Introducción».

12 Los autores cuyos escritos han sido analizados son los siguientes: Vicente Alcalá Galiano, José Alonso Ortiz, Tomás Anzano, Teodoro Ventura Argumosa, Nicolás de Arriquíbar, León Arroyal, Antonio Arteta, Ignacio Jordán de Asso, Mateo Antonio Barberi, Agustín Betancourt, Francisco Cabarrús, José Campillo, Pedro Rodríguez Campomanes, Ramón Campos, Antonio Capmany, José Carvajal, Bernardo Danvila, Álvaro Flórez Estrada, Valentín de Foronda, Miguel Antonio de la Gándara, Miguel Dámaso Generés, Juan Antonio de los Heros, Eudaldo Jaumeandreu, Gaspar Melchor de Jovellanos, José Lucas Labrada, Eugenio Larruga, Pedro López de Lerena, Juan López Peñalver, Francisco Moya, Lorenzo Normante, Casimiro Orense, Enrique Ramos, Francisco Romá, Juan Sempere, Manuel Sisternes, José María Uría, Jerónimo Uztáriz, Bernardo Ulloa y Bernardo Ward.

13 Junto a tantos otros elementos esenciales sobre la Historia del pensamiento económico en España, que nos transmitió en calidad de profesor y de maestro, el estudio de las doctrinas económicas en nuestro país desde una perspectiva regional tiene su origen en los estudios sobre Cataluña de Ernest Lluch, a cuya memoria está dedicado el volumen en el que se inserta este trabajo.

14 T. Anzano, Reflexiones económico-políticas, p. i. Acerca de la consciencia que tuvo este economista ilustrado de que tratar la cuestión del comercio de las subsistencias significaba participar en un debate con repercusiones políticas y públicas de enorme calado, pueden verse los trabajos de J. Usoz, «La política ilustrada y el libre comercio», y de J. Astigarraga y J. Usoz, «Política y economía».

15 E. Ramos, Reflexiones de Don Desiderio, sin numerar.

16 V. Foronda, Cartas sobre los asuntos, pp. iii-iv y xi-xii.

17 J. Campillo y Cossío, España despierta, pp. 9 y 136.

18 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. iii.

19 G. M. Jovellanos, Informe de ley agraria, p. 697.

20 P. R. de Campomanes, Reflexiones sobre el comercio, pp. 4 y 13.

21 Id., Apéndice a la educación popular, p. vii.

22 J. Alonso Ortiz, Ensayo económico, p. iv; N. de Arriquíbar, Recreación política, p. 87.

23 P. R. de Campomanes, Discurso sobre la educación popular, p. x.

24 L. de Arroyal, Cartas político-económicas. Aunque datan de 1786-1795, hasta 1841 no fueron publicadas. Entre los miembros del equipo en materia hacendística de Lerena criticados por Arroyal en el «Prólogo del autor» figura el propio Alcalá Galiano, «un muchacho que había mal leído al Necker y sabía hacer planecitos muy curiosos» (ibid., p. 3). Arroyal dice en dicho texto de Floridablanca que «entendía tanto de economía política como de castrar ratones» (ibid., p. 3).

25 Se alude aquí a los prólogos de escritos españoles. En un trabajo en ciernes serán abordados los «para-textos», introducciones, notas y aclaraciones realizadas por los traductores de obras económicas extranjeras durante la Ilustración española, un material en el que la clave señalada, la refutación, resulta todavía más crucial.

26 P. R. de Campomanes, Discurso sobre el fomento de la industria popular, p. 4.

27 A. Capmany, Memorias históricas, p. xxiii.

28 V. Foronda, Cartas sobre los asuntos, p. iv.

29 I. J. de Asso, Historia de la economía, p. 2.

30 P. R. de Campomanes, Tratado de la regalía de amortización, p. 2.

31 La idea de que España «duele» se halla ya perfectamente expuesta por J. Campillo (Lo que hay de más y de menos, p. 5) cuando afirma en el «Exordio» que «la lástima y el dolor de ella son los poderosos estímulos que me animan para este empeño».

32 E. Jaumeandreu, Rudimentos de Economía política, nota inicial. La impronta de Campomanes en Jaumeandreu vuelve a presentarse enseguida, ya que el «Prólogo» de esta obra comienza con otra cita textual del Apéndice a la educación popular, en la que se afirma que «reducir a arte y sistema estas verdades [las de la Economía política] es el mejor servicio que los hombres pueden hacer a su patria en el orden político» (ibid., p. vii).

33 Ibid., p. vii.

34 M. Sisternes y Feliu, Idea de la ley agraria, p. xx.

35 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, pp. 3 y 4.

36 L. de Arroyal, Cartas político-económicas, p. 14.

37 J. Usoz, «La “nueva política ilustrada” y la esfera pública».

38 F. Cabarrús, Cartas sobre los obstáculos, p. 35.

39 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. i.

40 N. de Arriquíbar, Recreación política, p. 93.

41 F. Cabarrús, Cartas sobre los obstáculos, p. 41.

42 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. iii.

43 E. Larruga, Memorias políticas y económicas, p. xxii.

44 M. D. Generés, Reflexiones políticas y económicas, p. 65.

45 J. Campillo, Lo que hay de más y de menos, p. 137; Id., Nuevo sistema de gobierno, p. 55.

46 P. R. de Campomanes, Bosquejo de política, p. 37.

47 V. Foronda, Cartas sobre la policía, pp. 5 y 10-11.

48 Ibid., pp. 13-14.

49 V. Foronda, Cartas sobre los asuntos, p. vi.

50 Id., Cartas sobre la policía, pp. 7-6.

51 M. Sisternes y Feliu, Idea de la ley agraria, p. iii.

52 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, p. 7.

53 A. Capmany, Cuestiones críticas, p. iv.

54 Ibid., p. iii; P. R. de Campomanes, Reflexiones sobre el comercio, p. 13.

55 Id., Apéndice a la educación popular, p. iv.

56 E. Larruga, Memorias políticas y económicas, p. xxiv.

57 F. Moya, Manifiesto universal, p. 35.

58 L. Labrada, Descripción económica, p. 5.

59 E. Ramos, Reflexiones de Don Desiderio, p. lix.

60 M. D. Generés, Reflexiones políticas y económicas, p. 67.

61 P. López de Lerena, Memoria sobre la naturaleza, pp. 51-55.

62 M. D. Generés, Reflexiones políticas y económicas, p. 68.

63 A. Arteta de Monteseguro, Discurso instructivo, p. 86.

64 G. M. Jovellanos, Discurso económico, p. 269.

65 Id., Informe de ley agraria, p. 697.

66 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, p. 11.

67 R. Campos, La Económica reducida, p. 1.

68 L. Normante, Proposiciones de Economía, p. 5.

69 T. Anzano, Reflexiones económico-políticas, pp. vii-viii.

70 N. de Arriquíbar, Recreación política, p. 93.

71 E. Jaumeandreu, Rudimentos de Economía política, p. xi.

72 C. Orense, Ideas económicas, pp. 3-8.

73 E. Ramos, Reflexiones de Don Desiderio, sin numerar.

74 F. Romá y Rosell, Las señales de la felicidad de España, pp. 7-8.

75 J. Sempere y Garinos, Biblioteca española, p. 10. La obra de Accarias de Serionne citada por Sempere es la Historia y descripción general de los intereses del comercio de todas las naciones de Europa en las cuatro partes del mundo, publicada originalmente en Leiden, Holanda, en 1766, y traducida al español por Domingo de Marcoleta.

76 J. Sempere y Garinos, Biblioteca española, p. 15.

77 Id., Historia del lujo, sin numerar.

78 B. Ulloa, Restablecimiento de las fábricas, pp. 6 y 13.

79 J. Uztáriz, Teórica y práctica de comercio, pp. 1-2.

80 Ibid., p. 6.

81 J. Mª Uría Nafarrondo, Aumento del comercio, p. xxiv.

© Casa de Velázquez, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search