Version classiqueVersion mobile

L’Économie politique et la sphère publique dans le débat des Lumières

 | 
Jesús Astigarraga Goenaga
, 
Javier Usoz Otal

I. Économie politique et littératures

El observador impertinente

Literatura de viajes y economía

María Victoria López-Cordón Cortezo

Texte intégral

  • 1 Este trabajo ha sido realizado en el marco del Proyecto de Investigación FF2008-02276/FISO del Mini (...)

1La empresa de exponer de manera sistemática la visión que de España, su gobierno, habitantes y economía tuvieron aquellos extranjeros que recorrieron su territorio peninsular en el siglo xviii resulta, sin duda, tan sugerente como arriesgada, porque significa objetivar lo subjetivo y prescindir de los criterios y valores de nuestro presente para tratar de reconstruir la mirada curiosa de aquellos que, por oficio, ocio o negocio, se mostraban atentos a una realidad distinta a la de su lugar de procedencia. Una realidad que, como cualquier otra, era múltiple y que proyectaba una imagen deformada de sí misma, cuya historicidad debemos reconstruir. Por ello, a mi entender, sin conocer las coordenadas intelectuales y materiales desde las cuales estos visitantes se asomaron a un país con el que antes nunca habían estado en contacto es difícil comprender unos relatos en los que descripción, opinión y comparación van de la mano. No se trata de negar la objetividad de quienes tuvieron conciencia de contemplar algo distinto a lo propio, ni de poner en duda sus opiniones por considerarlas emitidas desde un cierto sentimiento de superioridad, sino de algo mucho más concreto: intentar percibir la huella de su propia escala de valores, el peso de las informaciones previas recibidas o la supeditación, mayor o menor, de los puntos de vista a la propia finalidad de la visita. Como espectadores de una realidad que les era ajena, necesitaban claves de entendimiento para asimilar lo que veían y trasladar sus impresiones a los posibles lectores. Y como personas informadas, cultas y curiosas, en el sentido de la época, no podían por menos de tener prejuicios1.

2Pero, además, cuando esto se produce en una determinada coyuntura histórica, como fue la española del siglo xviii, caracterizada todavía por la extraversión, pero también por ser el epígono de una etapa de hegemonía, las dificultades se acentúan. Quizás por ello, el resultado fue, en unos casos, el carácter marcadamente polémico y, desde luego, político, de estos relatos y, en otros, su capacidad de convicción, consecuencia del aumento de las exigencias críticas, tanto formales como de contenido, a que paulatinamente se fueron sometiendo, lo que explica la autoridad de que gozaron incluso entre los propios españoles. Que en muchos casos se inspiraran en otros anteriores, o se dejaran llevar por simplificaciones o tópicos, no impidió juicios ponderados, ni el reconocimiento expreso de un rico legado cultural o de medidas y personas que reconciliaban con el presente.

3El relato de viajes, por su propia naturaleza, ofrece información de las tierras que se van recorriendo y se apoya en caminos y rutas concretas que el lector puede reconocer, pero también interpreta y evoca, personaliza y recurre a la historia, por lo que, el resultado depende tanto del ángulo de observación como del dinamismo del objeto observado. Y por ello, no debió ser lo mismo enfrentarse a una Monarquía como la de los Habsburgo, cuyo poder provocaba todo menos indiferencia, que a la de los Borbones, asentada tras un duro conflicto, que se percibía lastrada por su propio pasado. La primera había exportado modelos cortesanos y culturales, pero su arrogante hegemonía había suscitado más rechazo que admiración; la segunda, si bien distó de estar replegada sobre sí misma, era solo pieza de un juego más amplio. Y si a una se la identificó con la intolerancia y la catolicidad, la otra quedó caracterizada en función de unos rasgos diferenciales y se habló de ella en términos comparativos.

  • 2 D. Roche, Humeurs vagabondes, pp. 57-59.

4Siguiendo estos razonamientos, la imagen histórica que de España y los españoles trasmiten los relatos de viajes del setecientos refleja un recorrido preciso: de identificación de paisajes, personajes y acontecimientos; de interés por sus realidades más materiales y de comprensión de su realidad a través de los parámetros del siglo y, finalmente, de configuración de lugares comunes y arquetipos diferenciales. El proceso fue bastante rápido y estuvo basado tanto en percepciones directas como en fuentes impresas y presentan significativas variantes según la procedencia de los viajeros. Política y propagandística, la imagen se interpuso con demasiada frecuencia entre el observador y la realidad, condicionando la objetividad del relato. Y, en la medida en que, ya desde la segunda mitad del siglo xvii, se dio por sentado que «viajar es leer»2, conformó opiniones y representaciones de larga duración.

I. — Antes de partir: modos de mirar y formas de narrar

5Que el setecientos fue un verdadero siglo de oro de los viajes, no es necesario recordarlo. Tampoco que estos desplazamientos programados en función del interés personal, el aprendizaje o la exigencia profesional intentaban conjugar la curiosidad intelectual por lo ajeno con la disciplina de asimilar los conocimiento obtenidos de manera ordenada y precisa que los hiciera más fructíferos. Ello supuso no solo una cuidada preparación previa, sino también una cierta obligación de compartir las impresiones recibidas tanto de palabra como por escrito. Por ello, no solo creció el número de viajeros, sino el de lectores de este tipo de obras, de manera que unos y otros contribuyeron a extender una afición que se consideraba formativa, en el sentido más amplio del término. La conciencia de gozar del favor del público trajo consigo un mayor cuidado formal de los textos, de manera que fueron desapareciendo las descripciones caricaturescas y las expresiones rotundas en favor de datos y descripciones cada vez más precisos, adaptados a las exigencias de lectores eruditos que mezclaban en sus anaqueles estas obras con las de historia y geografía. Se configuró así como un género específico, sujeto a unas convenciones previas, que fueron transformando su escritura y dando lugar, según los planteamientos seguidos, a distintas tipologías.

6Viajar no ya por la Península, sino por Europa, era incómodo, caro y, en ocasiones, peligroso. Suponía el abandono de las comodidades y actividades propias y un motivo poderoso que justificara abandonarlas, ya fuera este de carácter cultural o profesional. Para los nobles ingleses que pusieron de moda el «gran tour», el fin instructivo era primordial, que contrastaba con el discurrir interesado de los peregrinos, mercaderes, banqueros, diplomáticos, religiosos, soldados de fortuna y compañías teatrales que, desde siglos atrás, deambulaban por los caminos del viejo solar europeo, impulsados por objetivos mucho más materiales. Como su meta final era Italia, requería un cierto rigor a la hora de trazar la ruta y fijar las etapas y se servía, muy frecuentemente, de la compañía de un tutor a modo de guía. Además, los discípulos aplicados solían llevar un diario en que anotaban las impresiones del viaje, como parte de la preceptiva educativa, lo cual poco tenía que ver con las notas y cartas en las que los otros viajeros iban fijando sus experiencias, o con la confianza que mostraban en su memoria cuando se decidían a contarla.

  • 3 R. Twiss (1747-1821) fue hijo de un rico comerciante inglés residente en Holanda. Sus Travels throu (...)
  • 4 F. Carter, A journey from Gibraltar to Malaga.

7Aunque la Península Ibérica, en virtud de su geografía, quedaba fuera de las rutas convencionales que se dirigían a Italia, y, en consecuencia, del «grand tour», no faltaron quienes, sin ser ya jóvenes, pero guiados por el mismo deseo de ampliar su experiencia, decidieron incluir el giro hispano-portugués en su periplo. Este fue el caso, por ejemplo, de Richard Twiss en 1772 o de Henry Swinburne, que lo hizo tres años más tarde3. Ya antes, cuando el interés por las antigüedades se trasladó del coleccionismo a la arqueología, había estimulado a otros a venir a España buscando vestigios romanos o árabes. Fruto de un clima cultural caracterizado por una confrontación incesante del presente con la cultura clásica, estos relatos fueron casi inventarios, frecuentemente ajustados a una plantilla como las que facilitaba la Royal Society de Londres, y se asemejaban mucho a una guía mejor o peor elaborada. Siguiendo muy de cerca los Remarks on Several parts of Italy (1705) de Joseph Addison, John Durant Breval publicó en 1726 los Remarks on several parts of Europe, relating chiefly to the History, Antiquities and Geography, en los que incluye la Península Ibérica, con extensas referencias a ruinas arquitectónicas, mosaicos e inscripciones. Siguiendo estas pautas y centrado en Andalucía, Francis Carter publicó en Londres A journey from Gibraltar to Malaga with a vie of that garrison and its environs, en donde describía con admiración las antigüedades romanas y árabes que había ido encontrado, en un interesante ejemplo del llamado viaje clásico4.

8Pero el periplo preferido durante la segunda mitad del siglo xviii fue, como en el resto del continente, el denominado viaje filosófico o ilustrado, cuyo objetivo no era solo conocer el país que se visitaba, siguiendo un programa preciso, sino también buscar las razones por las cuales había llegado a su situación actual y sus perspectivas de futuro. Fueron los relatos que más interesaron a los lectores, tanto por la variedad de cuestiones que trataban como porque, al introducir reflexiones sobre lo propio y lo ajeno, podían llegar a ser de «grande utilidad en la República». Como decía El Pensador en 1763, el que ha viajado

  • 5 J. Clavijo y Fajardo, El Pensador, t. II, pensamiento 19. Se trata de uno de los artículos que más (...)

compara lo que ha visto fuera con lo que se practica en su país; ve lo que falta y lo que sobra; toma de cada pueblo lo que le parece más digno de ser imitado y más análogo al genio de sus compatriotas y acierta mejor con los métodos que han de conducir a una reforma que introduzca lo que falte y destierre lo que dañe5.

  • 6 Según Voltaire en el Ensayo sobre las costumbres, los datos empíricos, recogidos en el curso de los (...)

9Esa fue, por antonomasia, la manera ilustrada de mirar. Ni solo pedagogía, ni solo erudición, ni tampoco mera literatura de evasión. Se trataba de convertir la experiencia propia en un pequeño tratado de filosofía que, siguiendo el procedimiento inductivo de la ciencia, permitiera comprobar la uniformidad de los sentimientos y de las inclinaciones humanas bajo la aparente diversidad de los sujetos6. Pero como a toda actitud ética corresponde una propensión estética, el viajero filósofo reflexionaba no sobre el mundo tal cual era, sino sobre la muestra que él mismo había escogido, privilegiando los elementos que caracterizan un determinado paisaje humano y natural, o los hechos recurrentes, en detrimento de lo desagradable o demasiado particular. Tal y como señalaba Samuel Johnson, uno de los principales representantes de este grupo de viajeros que, sin embargo, nunca fue más allá de las islas escocesas,

  • 7 S. Johnson, A Journey to the Western Island of Scotland; la traducción es de A. Coletes Blanco, Via (...)

hay una tal uniformidad en la condición humana, considerada sin artífices, o revestimientos fortuitos y provisionales, que no hay en la práctica, la menor posibilidad de bien y de mal que no sea común a todo el género humano7.

  • 8 J. Tucker, Instructions for travellers.
  • 9 G. Baretti, Lettere familiari di Giuseppe Baretti a’ suoi tre fratelli.
  • 10 A. Jardine, Cartas de España; R. Croker, Travels through several provinces of Spain and Portugal.
  • 11 J. Townsend, Journey through Spain.

10Claro está que estas pautas no contradecían la necesidad de fijarse en lo concreto, tal y como recomendaba el obispo Tucker en Instructions for travellers8, verdadero manual para viajeros. De su mano, lo específico de cada país, la apariencia y el comportamiento de sus habitantes, la lengua, el vestido, alimentación y vivienda, la agricultura y ganadería, las artes, el desarrollo de la ciencia y el espíritu público se convirtieron en objetos de atención. Así lo hizo Giuseppe Baretti, un italiano residente en Inglaterra, que perteneció al círculo del Dr. Johnson y tomó de él su interés por la filología. Autor de A Journey from London to Genoa, through England, Portugal, Spain, and France, publicado en 1760, su éxito fue notable9. Similares pautas desarrollaron A. Jardine en las Letters from Barbarie, France, Spain, Portugal, en 1788, y R. Croker en Travels through several provinces of Spain and Portugal, diez años más tarde10. Son obras que ofrecen un amplio catálogo de datos «útiles», y que se centran en aquellas cuestiones que más interesaban al lector. Así, por ejemplo, Joseph Townsend, un clérigo con notable formación científica, en el Journey through Spain in the years 1786 and 1787, no dudó en incluir junto a otros datos más anecdóticos, una detallada relación de precios y salarios, y apreciaciones sobre población y producción agrícola y manufacturera de gran minuciosidad informativa11.

  • 12 T. Smollett, Travels through France and Italy.
  • 13 1ª Saint Malo, 1784; 2ª, À Séville, Au dépens du Barbier, MDCCLXXXV; edición española en J. García (...)
  • 14 N. Massias, Le prisonnier en Espagne; C. A. Fisher, Reise von Amsterdam über Madrid und Cadiz; F.-R (...)
  • 15 W. Irving, viajó por Europa entre 1804 y 1806 y visitó entonces por primera vez España. No fue auto (...)

11Pero ni las ruinas, ni los datos comprobables y aparentemente objetivos, colmaban las expectativas de viajeros y lectores. Se buscaba «instruir deleitando» y dar entrada a las opiniones y emociones personales, al modo del Sentimental Journey de Laurence Sterne, publicado en 1768, y, siguiendo sus pautas, el visitante organizó su propia parodia de la literatura de viajes y, menospreciando las rúbricas clásicas, empezó a cimentar su relato sobre lo insólito, lo fugaz y lo distinto. Por la misma época, Tobías Smollett12 expresaba sin reparos la escasa consideración que le merecía la civilización del sur de Europa que, desde la grandeza de los romanos había ido degenerando y corrompiendo sus costumbres, poniendo sobre aviso a sus compatriotas sobre los peligros de una sociedad en la que no solo existía el «santo oficio», sino también los «bandidos». Desde esta doble perspectiva la supuesta originalidad de España conjugó el atractivo de una realidad social más viva y, sobre todo, más colorista, con el del riesgo. La obra del marqués de Langle, Voyage de Figaro en Espagne, aparecida en 1784, con su célebre pie de imprenta del año siguiente13, fue un anticipo de un conjunto de obras de finales de la centuria que se mueven entre lo novelesco y lo subjetivo, como Le prisioner en Espagne de Massias, el Voyage en Espagne de Fisher, de 1801, o el Itinéraire de Chateaubriand14. Un epígono de esta tendencia fue los Tales of La Alhambra del norteamericano Washington Irving, publicados ya en 182815.

  • 16 W. Beckford (1760-1844), Italy, whit Sketches of Spain and Portugal; anteriores fueron Dreams, Waki (...)
  • 17 R. Southey (1774-1843), utilizó el seudónimo de D. Manuel Álvarez Espriella al escribir Letters wri (...)

12Tampoco faltaron los seguidores de las prescripciones del Essay on the picturesque de Uvedale Price, aparecido en 1792, en las que recomendada escribir un relato visual, acompañado de pinturas y grabados, que subrayara el gusto por los contrastes y elevara lo natural a categoría estética, mediante la contemplación de ruinas, arquitecturas góticas, paisajes sombríos, animales y personajes poco comunes. A este tipo pertenece el relato de Beckford, Italy, whit Sketches of Spain and Portugal, publicado ya en 1834, que recoge su experiencia en España y Portugal entre 1793 y 1795. Autor también de Dreams, Wakings Thoughts and incidents y una novela gótica de gran éxito, Vathek, la relación entre una y otras es fácil de detectar16. Por su parte el poeta Robert Southey, autor de Letters writen during a journey in Spain and a short residence in Portugal, publicadas en 1797, se sirvió de esta experiencia para sistematizar después los principios de esta tendencia en los Essays moral and political17.

  • 18 A. de Laborde, Voyage pittoresque et historique de l’Espagne.

13Pero si hay una obra que ejemplifica esta tendencia y que ofrece un valor indiscutible fue, sin duda, el Voyage pittoresque et historique de l’Espagne (1806- 1820) de Alejandro Laborde, autor tambien del Itinéraire descriptif de l’Espagne (1809). De origen español, entre 1792 y 1798 gozó del patrocinio directo de Carlos IV y de Godoy lo que explica que la primera edición del Viaje pintoresco fuera publicada en 1806 por la Imprenta Real. Formó parte del personal de la embajada francesa en Madrid con motivo de la firma del Tratado de Aranjuez de 1801, y de nuevo volvió con Napoleón en 1808, acabando y reeditando su obra en 182018.

  • 19 J. Harris, Diaries and Correspondence.
  • 20 R. Twiss, Viaje por España.
  • 21 W. von Humboldt, Diario de Viaje a España. Sobre este viaje, véase A. Farinelli, Guillaume de Humbo (...)

14Los propósitos de cada viajero y las pautas culturales a las que debía ajustar su visita resultan fundamentales a la hora de leer sus relatos, pero no menos importante es tener en cuenta la forma de plasmar las impresiones recibidas. Formalmente, los viajeros que vinieron a España, igual que los que recorrían otros lugares de Europa, utilizaron tres formas indistintas de narración. En primer lugar, el diario, que ordenaba cronológicamente la información y que mezclaba las experiencias personales con la descripción de los lugares visitados y determinadas noticias. Fue un género cultivado por diplomáticos, militares y eruditos, que eran los que mejor se amoldaban a seguir una disciplina en sus anotaciones, y no siempre se publicaron en su momento, como ocurrió con las observaciones de James Harris, agregado en la embajada británica en 1768 y, después, ministro plenipotenciario en 1771 y 177219. Fue la forma escogida también por Richard Twiss para contar su viaje, si bien a la hora de editarlo no se limitó a transcribir las notas, sino que las reelaboró, introduciendo comentarios e incorporando cinco interesantes apéndices sobre historia y literatura española20. Otro ejemplo bien conocido es el de Guillermo Humboldt, que preparó con gran cuidado su venida, que tuvo lugar entre diciembre de 1798 y junio de 1799. A lo largo de este tiempo fue anotando noticias, impresiones y entrevistas, con intención de utilizarlas posteriormente. Si bien a la hora de redactar se permite algunas licencias en el orden de su periplo, el detallado registro de las muchas personas con las que contacta y su creciente interés por un país sobre el que tenía muchos prejuicios revelan bien el origen cronológico de sus anotaciones21.

  • 22 Cartas sobre el viaje de España.
  • 23 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal.
  • 24 A. Jardine, Cartas de España.
  • 25 G. Baretti, Viaje de Londres a Génova; N. Caimo, Lettere d’un vago italiano.
  • 26 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne.
  • 27 J.-F. Bourgoing, Nouveau voyage en Espagne; Id., Tableau de l’Espagne moderne; Id., Atlas pour serv (...)

15Muchos son los que recurren a la fórmula epistolar, en la que fingen uno o varios corresponsales a los que dan cuenta de las incidencias del recorrido, o a los que responden preguntas supuestamente formuladas por su corresponsal. Así lo hizo Madame d’Aulnoy en su célebre Relation du voyage d’Espagne, y su ejemplo fue seguido por un compatriota, el anónimo y novelesco autor de las Cartas sobre el viaje de España22. El mayor Dalrymple23, militar y, probablemente, espía, o el también militar y después cónsul Alexander Jardine24, también la emplearon. Aunque fueron dos italianos, Caimo y Baretti, quienes la manejaron mejor, combinando perfectamente en sus cartas información y opinión, descripciones y anécdotas25. No faltaron tampoco quienes utilizan el ensayo como fórmula expositiva, sobre la base de notas previas, directas o no, que agrupaban más tarde por contenidos temáticos, de manera que el resultado fuera más una reflexión sobre el conjunto que la suma de una serie de impresiones recibidas a lo largo del camino. Este es el caso de los Essais sur l’Espagne de Jean-François Peyron, publicado también parcialmente con otros títulos26. No faltaron tampoco las guías de viaje, propiamente dichas, es decir, relatos que se escriben más pensando en suministrar información a otros posibles viajeros que en recoger la experiencia propia. Aparte de la de Jouvin, una de las obras más difundidas de este tipo, aunque no fuera ese su propósito inicial, fue el Nouveau voyage en Espagne ou Tableau actuel de la monarchie de J.-F. Bourgoing, cuya primera edición es de 1788 y recoge su experiencia española como miembro de la legación francesa de Luis XVI, durante los últimos años de Carlos III. A partir de la tercera adoptó el título de Tableau de l’Espagne moderne, añadiendo datos tomados durante su estancia entre 1791 y 1793, y completándola con un Atlas27.

II. — Medios de conocer

  • 28 J. M. Losada Goya, Bibliographie critique.
  • 29 J. Stevens, A brief history of Spain.
  • 30 C. Buffier, Abregé de l’Histoire d’Espagne.
  • 31 Autor de La Science de la Jeune Noblesse, y de un Compendio de historia antigua de los cinco grande (...)
  • 32 J.-B. Targe, Histoire de l’avènement de la Maison de Bourbon.
  • 33 W. Coxe, Memoirs of the Kings of Spain.
  • 34 W. Robertson (1721-1793), The history of the reign of Charles V e Id., The history of America. Sobr (...)
  • 35 G.-T. Raynal, Histoire philosophique.

16Los autores de relatos de viaje diferían más en modelos y géneros literarios que en la información que ofrecían porque todos manejaban las mismas fuentes. Los franceses, más allá de los discursos del «antagonismo» y la «antipatía», habían sido los principales viajeros por la Península y conocían bien su historia y se habían dejado impregnar por algunos de sus temas literarios28. Los británicos, interesados sobre todo en la cultura clásica, las fuentes y los episodios de la historia antigua peninsular no les eran desconocidos, ni tampoco ciertos hitos de la literatura del Siglo de Oro, como la picaresca, el Quijote o las comedias, que eran las que peor paradas salían en sus apreciaciones. Y cuando estos modelos empezaron a quedar en entredicho, a comienzos del siglo xviii, la guerra de Sucesión desplazó la atención hacia la actualidad y, tanto para justificar la intervención como para informar sobre la marcha de la contienda, España recobró protagonismo. Se escribieron entonces algunas historias de España en francés e inglés, como fue el caso de A brief history of of Spain de John Stevens29, traductor a su vez de la Historia de España del P. Mariana, o del más sencillo Abregé de l’Histoire d’Espagne par demandes et résponses del P. Buffier30. Ya en fecha más tardía circularon obras con carácter menos coyuntural: en Francia, apareció en 1741 el Abregé d’Histoire d’Espagne del jesuita y preceptor de los infantes de España Jean-Baptiste Duchesne, que tuvo gran difusión tanto en su país de origen como en España31, y, ya en la década de los setenta, la Histoire de l’avènement de la Maison de Bourbon de Jean-Batipte Targe32 dio un paso más en el intento de sistematización erudita de la instauración de la nueva dinastía. Algo que consiguió definitivamente el inglés William Coxe con sus Memoirs of the Kings of Spain33, ya en 1813. Más allá de lo estrictamente político, la meritoria labor del historiador escocés Robertson, tanto en su obra sobre Carlos V como en la conocida Historia de América, publicadas en 1769 y 1777 respectivamente, desaprovechada en España por la inoportuna prohibición realizada por el ministro Gálvez34, quedó obscurecida ante los lectores ilustrados por la más «filosófica» y «política» de Raynal35.

17Demasiado simples, o excesivamente eruditas, las obras propiamente históricas sobre España no respondían a las exigencias de los viajeros que preferían recurrir a otras más generales. Una de las de mayor aceptación fue el Grand Dictionnaire geographique, historique et critique de Bruzen de la Martinière, cuyas ediciones se sucedieron desde la primera de 1726-1739, en cuyo tomo II se encuentra la voz «España». A pesar de la fecha, todavía habla de ella como de un territorio dividido en múltiples soberanías, con solo el monarca como lazo común, y se abordan aspectos históricos y rasgos morales de sus habitantes de manera intemporal, aunque ponderada, destacándose «cette oisive gravité» como rasgo distintivo de su carácter. En esta línea, la célebre Encyclopèdie refleja bien la actitud, más displicente que beligerante, de la intelectualidad francesa y europea respecto a la realidad española. El artículo correspondiente, redactado por Louis de Jaucourt, colaborador también de la Grand Encyclopèdie, no ocultaba su dependencia de los datos suministrados en la Histoire du siècle de Louis XI de Voltaire, mencionaba expresamente a la Inquisición y los frailes y resaltaba también la «orgullosa indolencia» de sus habitantes. También se dejaba constancia de la pobreza interior y de las oportunidades perdidas en la explotación del Nuevo Mundo, de cuyas riquezas habían sacado mayor provecho otras naciones. Argumento este al que se había referido Montesquieu, tanto en el Esprit des Lois (XXI, 22) como en las Réflexions sur la Monarchie Universelle en Europe (XI).

  • 36 Sobre las fuentes británicas es fundamental la tesis ya citada de C. Freixa y su trabajo «España en (...)
  • 37 Collection of Voyages and Travels. En 1732 se añadieron otros dos volúmenes.
  • 38 F. Willoughby, The Travels of Francis Willoughby.
  • 39 J. Harris y J. Campbell, Navigantium atque itinerantium bibliotheca, t. II, p. 694. La referencia e (...)

18En el caso de los británicos, su afición por las enciclopedias, geografías y colecciones de viajes hizo que la visión que en ellos se transmitía de España fuese especialmente importante36. Tanto en la Collection of Voyages and Travels, some now first printed from original manuscripts publicada en 1704 y ampliada y reeditada varias veces en la primera mitad de la centuria37, como en la Navigantium atque Itinerantium Biblioteca, conocida por el nombre de su editor J. Harris, aparecida un año anterior y que contaba con una excelente colección de mapas, las informaciones eran tan parcas que el editor de esta última entre 1744 y 1748, Campell, se vio en la obligación de referirse a ello, llegando a la conclusión de que era debido a que no había fuentes posteriores al relato de F. Willoughby, que era de 1664 y acababa entonces de reeditarse38. Lo justificaba por la antipatía que existía entre ambos países y consideraba que esa era la causa de que España se encontrara fuera de la ruta de los viajeros ingleses por el continente39.

  • 40 T. Salmon, Modern History, e Id., A new Geographical.
  • 41 T. Smollet, Compendium of authentic and entertaining Voyages.
  • 42 E. Veryard, An account of divers choice remarks; W. Bromley, Several years.
  • 43 J. Fielding, The polite traveller, t. II, p. 92.

19Ni en las obras de Thomas Salmon, tanto la muy difundida Modern History; or the Present Sate of all nations, como en el resumen titulado The modern gazetteer or a short view of the several nations of the world40, ni en el más sistemático y económico Compendium de Tobias Smollet, editado en 175641, se aprecian cambios significativos. Tanto en estos como en otros textos la información seguía procediendo de Willoughby ya que, aunque existían algunos otros relatos posteriores, estaban circunscritos a un escenario determinado, como pasaba en los de Veryard Ellis o Defoe, o excesivamente polarizados en la imagen negativa de los últimos años de Carlos II, tal y como ocurría con el de William Bromley42. Todavía en 1783, cuando ya se habían publicado relaciones sobre España de todo tipo, Fielding, en The polite traveller and British Navigator, cuyo propósito era no solo de instruir, sino de «deleitar», dudaba de que mereciera la pena tratar de España, al menos que se pretendiera «publicar las memorias de la extravagancia humana»43.

  • 44 R. Brookes, The General Gazzetter.
  • 45 C. Freixa, «España en las geografías británicas del siglo xviii», p. 7.
  • 46 W. Guthrie, New geographical.
  • 47 J. Pinkerton, Modern Geographie.

20Solo al filo del cambio de siglo empezó a cambiar esta situación. Richard Brookes, autor The General Gazzetter, or Conpendius Geographical Dictionary, que había utilizado el texto de Willoughby sin ningún problema, en 1797, con motivo de la décima edición y de la incorporación a la misma de los cambios acaecidos en Francia, debió pensar que también los datos españoles se habían quedado antiguos, pero para solventarlo se limitó a reducir el espacio que se le dedicaba44. Sin embargo en las obras de G. H. Millar y T. Bankes, publicadas en 1782 y 1789 respectivamente, aparecen ya citadas las obras de Clarke, de Dalrymple y Swinburne, aunque siempre referidas a lugares comunes como eran los toros, el teatro o el fandango45. Un mayor esfuerzo por incorporar nuevas fuentes puede encontrase en la obra de W. Guthrie46, pero los tópicos se suceden hasta la publicación en 1802 de la Modern Geography de John Pinkertonen, que utiliza generosamente a Townsend y, también, a Bourgoing, Baretti, Swinburne, Dillon y Fisher, tratando de su historia y su geografía a lo largo de casi treinta páginas y dando visión más ponderada del carácter español, aunque no exenta de tópicos47.

  • 48 Voltaire tomó de ellas algunas anécdotas para su Essai sur les mœurs (según E. Martinenche, L’Espag (...)

21Más allá de las colecciones y de los más manejables compendios de historia o de geografía, en la culta Europa del siglo xviii existieron tres obras dentro del género de los relatos de viajes que gozaron de especial autoridad: Le Voyageur de l’Europe del cartógrafo Albert Jouvin de Rochefort; la Relation du voyage d’Espagne y las Mémoires de la Cour d’Espagne de Madame d’Aulnoy, ambas de finales de la centuria anterior, y las Délices de l’Espagne et de Portugal, de Juan Álvarez de Colmenar, autor español según unos y nombre ficticio según otros, escrita también en francés y editada en Leyde 1707. Las tres supieron proporcionar no solo la información que se buscaba sobre España, sino un amplio abanico de datos y anécdotas que se fueron incorporando a posteriores relatos48. Escritas durante el reinado de Carlos II, el cuadro de decadencia que describen es muy similar al que ofrecen los despachos de los representantes diplomáticos de Luis XIV que, bien por las dificultades objetivas que rodearon su misión, o por el deseo de hacer resaltar sus desvelos, no hablaban más que de intrigas y de miseria. Pero lo significativo no es tanto eso, como que, al incidir sobre lo negativo y presentarlo como contraste, convirtieron lo coyuntural en rasgo definitorio que se siguió aplicando en circunstancias posteriores.

  • 49 A. Jouvin, Le Voyageur de l’Europe.
  • 50 Ibid., t. III, p. 579.

22Publicado en París en 1672, el Viaje de España y Portugal es el segundo tomo de la obra titulada Le Voyageur de l’Europe, de A. Jouvin49. En él, se describe el itinerario de París a Bayona y se proporcionan noticias diversas sobre distintas localidades de la Península, recogiendo con bastante fidelidad curiosidades y monumentos. La obra se dirige a todos aquellos que piensen viajar por España y por eso va acompañada de un pequeño manual de conversación hispano-francés y de una relación detallada de las monedas que circulan por los dos países. A modo de introducción, en sus primeras páginas, se ofrece una sucinta visión general sobre la historia, la geografía y las costumbres del país y, a la hora de situarlo en el contexto del mapa europeo, se recurre a una sugerente metáfora: «Los que dicen que Europa representa a una mujer sentada, quieren que el reino de España sea la cabeza, y tal vez la parte más estéril, como es y la peor de la mujer»50.

  • 51 Ibid., t. III, p. 582.

23Su itinerario sigue las rutas establecidas, de manera que sus lectores puedan no solo evocar, sino también orientarse en los lugares que va visitando. Pero su precisión no le impide resolver la semblanza de los españoles con trazos precisos tanto físicos como de carácter: «pequeños de cuerpo», «cabellos negros», «rostro atezado», «carácter soberbio», «convencidos de proceder de los godos, se llaman entre ellos hijos de godos, hidalgos, gentilhombres…». De sus costumbres se resaltaban, sobre todo, sus contradicciones: con respecto a las damas, que idolatran, pero mantienen encerradas; la propia apariencia, que cuidan en exceso, «mientras se mueren de hambre en sus casas»; o los sentimientos religiosos, en los que hay «más exterior y ceremonias que devoción». Aunque lo que resulta más sorprendente para un observador extranjero son sus ampulosas maneras, sus constantes fantasías políticas y, cómo no, entre todas sus instituciones, el Tribunal de la Inquisición51.

  • 52 A. Morel-Fatio, «La marquise de Gudannes», y J. García Mercadal (ed.), Viajes de extranjeros, t. IV (...)
  • 53 Madame d’Aulnoy, Relation du voyage d’Espagne.
  • 54 P. Vernière, en la edición de 1960 de las Lettres persanes de Montesquieu, señala esta obra como fu (...)
  • 55 Las referencias a las ediciones no francesas en R. Foulché-Delbosc, Bibliographie des voyages en Es (...)

24Las obras de Madame d’Aulnoy tienen un carácter muy distinto. Las circunstancias en que se inscribieron no son conocidas y hasta es posible que la autora nunca hubiera estado en España, donde sí estuvo, sin embargo, su madre, Mme de Gudannes, de la que se conservan cartas fechadas en Madrid52. Historiadora y recopiladora de cuentos, su Relation du voyage d’Espagne apareció en París en 169153 como obra anónima y obtuvo un gran éxito, hasta el punto de que se multiplicaron las ediciones en francés entre esa fecha y los años finales del siglo xviii, contando con lectores tan significativos como Montesquieu, Voltaire o Merimée54. Tempranamente traducido a otras lenguas, tuvo una gran difusión, sobre todo en Inglaterra, donde alcanzó la undécima edición en 180855.

  • 56 Madame d’Aulnoy, Relación del viaje de España, p. 37.

25Está compuesta de quince cartas, ocho de ellas escritas en el transcurso del viaje entre Bayona y Madrid, entre el 20 de febrero de 1679 y mediados de marzo de ese mismo año, y siete durante su estancia en la Corte, que dura hasta septiembre de 1680. Aunque el viaje fuera ficticio o distorsionase deliberadamente la realidad, la agilidad de su pluma y su imaginación proporcionaron a su relato la vida que faltaba a otros: hombres y mujeres, nobles y plebeyos, son los verdaderos protagonistas de su narración, porque a la escritora le interesa mucho más el paisaje humano que el geográfico. Así, los españoles son, «valientes, sin ser temerarios»; «coléricos, vengativos, sin dejar de descubrir sus arrebato»; «liberales sin ostentación, sobrios en la comida» y, sobre todo «adoran a las mujeres y están tan prevenidos en su favor, que la inteligencia no tiene bastante parte en la elección de sus amantes»56.

  • 57 Ibid., pp. 98-100.
  • 58 Ibid., p. 97.
  • 59 Ibid., pp. 108-109, 118-119, 148-149 y 155-159.
  • 60 Ibid., p. 147.

26Estas, por su parte, que son «muy morenas», pero de «facciones delicadas», coquetas y amantes de las joyas, sorprenden al visitante porque se sientan a la morisca57, tienen los pies «tan pequeños que sus zapatos son como los de nuestras muñecas», y los ocultan cuidadosamente porque consideran enseñarlos como «el último favor»58. También lo hacen la comida y la siesta; el teatro y, sobre todo, los toros; la religiosidad de las apariencias y, especialmente, el Tribunal de la Inquisición son presentados como instituciones características del modo de vida hispano59. Y la imagen del español galante y orgulloso, hasta el punto de que quienes piden limosna «lo hacen con un aire imperioso y dominante», se repite en muchas ocasiones60.

  • 61 Las dos primeras en Leyde en 1707 y 1717; 3ª Amsterdam, 1741 (4 vols.).
  • 62 J. Álvarez de Colmenar, Annales d’Espagne, t. I, pp. 7-8.
  • 63 J. Vayrac, Etat présent de l’Espagne; J.-B. Labat, Voyages du P. Labat; É. de Silhouette, Voyages à (...)
  • 64 J. Álvarez de Colmenar, Annales d’Espagne, t. I, pp. 44-48, y t. IV, p. 828; y E. Fernández Herr, L (...)
  • 65 J. Álvarez de Colmenar, Annales d’Espagne, t. IV, pp. 837, 845 y 848.

27De las Délices de l’Espagne et de Portugal, se hicieron dos ediciones en poco tiempo y una tercera en 1741, bajo el título de Annales de l’Espagne et le Portugal61, traducidas por P. Musset, posiblemente también otro seudónimo. Se trata de una recopilación histórica-descriptiva, en forma de relato de viajes, inspirada por la coyuntura de la guerra de Sucesión de España, tal y como reconoce el propio autor. No pretende ser una obra original, por lo que más que un viaje ficticio se trata de una presentación ordenada y entretenida de noticias, de manera que pudiera ser útil no solo a los eruditos, militares y comerciantes, sino también a un nuevo tipo de lectores, «curieux de toute sorte de rang et de profesión»62. Colmenar, que utilizó profusamente la Relation de Madame d’Aulnoy, sirvió, a su vez, de fuente de inspiración a otras obras muy significativas del siglo xviii, como las de Vayrac, Labat, Silhouette y La Porte, con lo que la difusión y la transposición temporal de sus contenidos resulta amplia63. También conoce las fuentes antiguas, pero las cuestiona, ironizando sobre el hecho de que presenten la Península como si fuera «le Pérou du Vieux Monde»64. En todo caso, deja constancia de que los españoles de su tiempo habían abandonado los aperos de trabajo por la guitarra, mientras los extranjeros cultivan sus mejores tierras65. Imagen esta que tendrá mucha fortuna y que, junto con la espada y la daga, pasará a la literatura posterior.

III. — Percepciones

  • 66 R. Twiss, Viaje por España, p. 44.

28Viajar por la Península tenía otros condicionantes. Buena parte de ellos climáticos, por lo que se prefería llegar en otoño y procurar visitar en invierno el sur y en verano el norte. Otros derivados del riesgo que atravesar un país desconocido siempre suponía, no solo por lo accidentado del camino, sino por las inclemencias imprevistas, epidemias o algún otro tipo de fenómeno natural. Además, la adaptación a las comidas no siempre resultaba sencilla, ya que «la olla», el refrescante gazpacho y los refrigerios no gustaron a todos por igual66.

29Las dificultades lingüísticas, sin embargo, se llegaban a solventar bastante bien: algunos, como los Humbold, aprendieron el castellano con rapidez, otros como Townsend juzgaron que era factible hacerlo en un tiempo razonable y los visitantes ocasionales ni siquiera lo intentaban. Intérpretes de mayor o menor eficacia suplían sus indudables carencias, y diplomáticos, cónsules, oficiales y comerciantes de su misma nacionalidad solían también actuar de intermediarios. Excepto Baretti, Carter o Bourgoing, pocos hablaban castellano, de manera que, tal y como reconoció Towswend, debieron recurrir al francés, reduciendo así sus relaciones al círculo de los que tenían un cierto dominio de esta lengua. El clérigo Clarke que llegó confiado en el latín, comprobó no sin cierta sorpresa que las diferencias de pronunciación suponían un obstáculo casi insalvable y que su acento de Cambridge resultaba incomprensible. Sus casi dos años de estancia le debieron permitir mejorar la situación, pero como la mayoría apenas superó los tres o cuatro meses, a los que habría que deducir las jornadas consumidas en el camino, los contactos directos entre naturales y foráneos fueron escasas. Es más, Swinburne consideraba que no importaba y que estas cortas estancias eran suficientes para hacerse con una idea general del país, por lo que no valía la pena perder más tiempo. Otros, por el contrario, como Jardine, defendieron la postura contraria, convencidos de que para conocer realmente España se necesitaba residir un periodo largo, hablar el idioma y, desde luego, tratar con la gente. La puntualización es importante ya que la visión de quienes hicieron efectivamente esto, como él mismo, Bourgoing, Carter, o incluso Towswnd, que pasó veinte meses, o que repitieron la visita para recoger nuevos datos como hizo Baretti, es muy distinta de la de quienes realizaron una breve estancia, como Young o Alfieri.

  • 67 P.-L. de Crusy, Nouveau voyage en Espagne, p. vii.

30En relación con la lengua y las costumbres, los franceses tenían muchas ventajas. Eran vecinos, profesaban la misma religión y, en el siglo xviii, mantenían estrechas relaciones políticas. Además siempre habían sido el grupo más numeroso de viajeros por la Península y aún continuaban siéndolo. No por eso su mirada fue complaciente. Al contrario. Muchos de sus textos hablan de España como un país refractario a las Luces, anclado en el pasado y sometido a la Inquisición y al clero, sin tener apenas en cuenta que estaba gobernado por una dinastía que era la suya, con el que mantenían una estrecha alianza, a través de los Pactos de Familia. Pero tampoco faltan testimonios, especialmente a comienzos de siglo, que presentan la llegada de los Borbones como un tiempo nuevo o que, posteriormente, les atribuyen los progresos que observan y se muestran críticos con aquellos compatriotas que negaban cualquier cambio y preferían dar la espalda a la realidad y escribir lo que no era más que «una novela»67. En consecuencia, sus testimonios fueron variados y tendieron a buscar la complicidad con el lector porque, en una Europa en que los medios cultos y aristocráticos hablaban y, sobre todo, leían en francés, sabían que las opiniones vertidas en esta lengua tenían una mayor resonancia y que nadie como ellos podía establecer los parámetros comparativos adecuados a las exigencias del siglo. De ahí que los españoles de la época protestaran con frecuencia sobre las apreciaciones que los publicistas de esta nacionalidad, ya fueran filósofos, geógrafos o viajeros, hacían sobre el país y su gobierno.

31Pero no fueron los únicos en crear opinión porque, en el siglo xviii, la gran novedad fue la apertura del abanico de las procedencias y la multiplicación de las maneras de mirar, en función de la propia nacionalidad. Ya fuera en misión oficial, como Jardine, Harris o Bourgoing; en el ejercicio de funciones diplomáticas o religiosas, como Clarke; por obligación, como el espía Cumberland o el comerciante Twiss, o por gusto, como Carter, Baretti o Swinburne, la relativa buena fama de algunos monarcas y su reformas tuvo una especie de efecto llamada, a partir de los años sesenta, y aumentó el número de quienes cruzaron los Pirineos para comprobar los cambios. Sus perspectivas y su sensibilidad, como ya hemos señalado, fueron variadas y, en general, sus testimonios sirvieron más para corroborar que para contrarrestar las impresiones que sus lectores recibían por otros medios, pero su interés no dejó de tener efecto. Las relaciones de los embajadores vénetos y las cartas de los nuncios romanos a la Secretaría de Estado perdieron su primacía como fuente informativa, pero Italia proporcionó visitantes penetrados del espíritu de la época, como fueron Caimo, Baretti, Casanova o Alfieri, que ofrecieron otra perspectiva. Los alemanes, aunque descubrieron pronto su literatura, como fue el caso de Lessing o Herder, no se decidieron a viajar a España, con alguna excepción como la de Zetzner, hasta finales del siglo xviii, tal y como hicieron los Humbold. Los ingleses, por su parte, irrumpieron entonces en el escenario peninsular, ya porque desearan ampliar la geografía del «grand tour» o precisamente porque España no formaba parte de él.

  • 68 N. Caimo, Lettere d’un vago italiano.
  • 69 Ibid., pp. 787-789.

32Algunos testimonios merecen destacarse. El del fraile lombardo Norberto Caimo, autor de un típico viaje ilustrado. Su obra, publicada entre 1760 y 1767, en Milán, como anónima y bajo el título de Lettere di un vago italiano ad un suo amico, conoció pronto una segunda edición y fue traducida a comienzos de la década siguiente al francés y al alemán68. Se trataba de un hombre instruido, cuya opinión sobre la cultura española fue muy severa. Así, al visitar Barcelona, quedó decepcionado de la pobreza de sus bibliotecas y lo mismo repite a su paso por las Universidades de Cervera y Sigüenza. Alabó, sin embargo, la Real Biblioteca de Madrid, aunque dice sentirse desmoralizado por la falta de lectores. Igualmente le entusiasmó la de El Escorial, por sus valiosos códices y manuscritos, pero también señalaba que estaba inutilizada. Tanta apatía intelectual no podía por menos de reflejarse en mediocridad literaria: no hay verdaderos eruditos, ni autores ilustres, ni público con gusto. Una vez en la Corte, asistió a una representación de un auto sacramental de Calderón y, aún sin entender el castellano, lo consideró un «espectáculo bueno para los españoles, pero muy malo para los demás»69.

  • 70 M. l’abbe de La Porte, Le Voyageur françois, t. XVI, pp. 423-424.

33Este es el espíritu que recoge el tomo XVI que J. de La Porte dedicó a España, dentro de la colección titulada Le Voyageur françois ou la connoissance de l’ancien et du nouveau monde, aparecido en 1772. Su autor nunca había estado en España, por lo que tuvo que utilizar relatos de viajes anteriores, situando por ello su periplo casi veinte años antes de su fecha de edición, como un modo de justificar ciertos anacronismos de los que tenía conciencia. Pero su relato no es solo una descripción de lugares e itinerarios, sino una historia de España, de sus instituciones, costumbres y hábitos sociales, llena de juicios de valor. Las anécdotas y el tono colorista recrean, casi un siglo más tarde, las descripciones de su paisana la condesa d’Aulnoy, dando un tono ligeramente «volteriano» a los Annales de Colmenar, alguno de cuyos textos incorpora. Como corresponde a estos planteamientos, el juicio de La Porte sobre las letras españolas es duro, salvando solo entre los escritores contemporáneos, al P. Feijoo, a quien compara con los sabios del siglo, aunque juzga algunos de sus razonamientos todavía demasiado escolásticos70.

  • 71 E. Clarke, Letters, pp. i-v.
  • 72 G. Baretti, Lettere familiari di Giuseppe Baretti a’ suoi tre fratelli e Id., ADictionnary of Dicti (...)

34El erudito Caimo, o el oportunismo de La Porte, desde sensibilidades y experiencias distintas, coinciden en señalar la Inquisición y el clero como los mayores obstáculos para el avance intelectual del país. También denuncian la apatía intelectual, la ampulosidad en las maneras y la pereza como importantes frenos. En cualquier caso, ambos encuentran lo que esperan: un país empobrecido, una sociedad anclada en el pasado, una cultura ajena al espíritu del siglo. Pero no siempre sucedió así, porque, a veces, las informaciones recibidas, o las expectativas creadas, se confrontaron con una realidad distinta y más variada. Por ejemplo, el inglés Clarke, cuando llegó a España en 1760, se sintió defraudado al encontrar que los españoles no iban vestidos tal y como se les representaba en su país de origen. Atribuyó este y otros cambios a la acción civilizadora de la nueva dinastía y se propuso corregir con sus Cartas, publicadas en 1762, las visiones erróneas que todavía circulaban71. Este punto de vista, que suponía aceptar que la realidad española también evolucionaba, pasó a ser el predominante entre quienes recorrieron sus caminos a partir de estas fechas. Así, franceses, italianos y, especialmente, ingleses, cuyo flujo se concentra entre 1770 y 1779, se mostraron cada vez más inclinados a centrar sus observaciones en el estado material del país y a ponderar los avances que, gracias a la acción del gobierno, se estaban llevando a cabo. Eran los primeros testigos del reformismo carolino y los descubridores de un patrimonio artístico y arqueológico que las nuevas modas culturales ponían en todo su valor. Así, descubren con Caimo los tesoros de la biblioteca del Escorial, con Clarke una pintura que hace sombra a la italiana, con Swinburne la belleza, hasta entonces incomprendida, de los monumentos árabes de Granada y Sevilla. Incluso, aceptan que un italiano, Baretti, denuncie como infundados los prejuicios de Voltaire respecto a España. Pero siempre subrayando la diferencia que media entre la nación que visitan y la suya de manera que la comparación satisfaga la autoestima del público al que se dirigen. El testimonio del citado Baretti es especialmente interesante, tanto por su actitud como por el carácter de su obra. Nacido en Turín en 1719, vivió gran parte de su vida en Inglaterra y visitó por primera vez España en 1760. Poseía ciertos conocimientos literarios, ya que había leído el Quijote, la poesía del Siglo de Oro, El Lazarillo y un buen número de obras dramáticas de Lope y de Calderón, y además tenía «un mediano conocimiento» de la lengua, con lo que su relación con los naturales resultó mucho más fácil. En la primera versión de su obra, publicada en Milán en 1761, que es un extenso relato bajo la fórmula epistolar, lejos de ser una relación de ciudades y paisajes, trataba de proporcionar impresiones más personales. Obtuvo el suficiente éxito como para que le hicieran una buena oferta en Londres por traducirla y editarla en inglés, pero, consciente de sus limitaciones, decidió realizar un segundo viaje para completarla, pasando en España, entre 1768 y 1769, siete meses. Parece que su experiencia en esta ocasión fue todavía mejor, dando como resultado un interesante libro de viajes, que se publicó en Londres en 1770 y que fue traducida al alemán al año siguiente y al francés en 1777. Su objetivo era «dar a conocer las costumbres y modo de ser» de un país sobre el que había pocas referencias fiables, contribuyendo así a romper su aislamiento72.

  • 73 R. Twiss, Travels through Portugal and Spain.
  • 74 A. Jardine, Cartas de España, pp. 34-44.
  • 75 Ibid., carta VII, p. 205.

35Menos culturalistas eran las observaciones de los ingleses, que daban por sentado que, en este campo, en España había poco digno de conocer y que venían movidos por la curiosidad de ver «cosas nuevas» y corregir los numerosos errores que hasta entonces se venían repitiendo. Ese fue el propósito inicial de Richard Twiss, que estuvo seis meses entre 1772 y 1773 y que, aunque reconocía que España estaba más atrasada que otras naciones de Europa, se llevó una buena impresión de su visita y expresó su confianza en las reformas emprendidas. Su afición por la pintura y por la historia natural quedó muy bien reflejada en el relato de su Viaje por España en 177373. Distinta fue la visión de quienes se interesaban por realidades más materiales, como Jardine. Recorrió el país en 1776 en su calidad de oficial del ejército británico para informar sobre su verdadera situación en caso de un conflicto armado, lo cual despertó muchos recelos, a pesar de que hablaba bien la lengua por ser su mujer gibraltareña o española74. Pero a pesar de ello y de reconocer incomodidades, suciedad y escasez, juzgó a sus compatriotas de «melindrosos» y les puso en guardia contra los juicios de los franceses que malinterpretaban a propósito «la forma de ser y el carácter de esta nación y carecen del gusto necesario para apreciar su exquisito ingenio»75.

  • 76 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne.

36Resumiendo estas opiniones, aunque su autor no fuera británico, el ya citado Essai sur l’Espagne et Voyage fait en 1777 et 1778, de Jean-François Peyron, describe a través de sus cartas el territorio, el carácter, las costumbres, y proporciona a sus lectores indicaciones precisas sobre su cultura, riqueza e instituciones, desde un displicente distanciamiento. Traducido a varios idiomas, incluido el castellano, su influencia, como en otras ocasiones, se prolongó mucho más allá de su fecha de aparición, ocupando un lugar destacado en muchas bibliotecas76.

  • 77 G. Casanova, Memorias de España.
  • 78 É.-F. Lantier, Voyage en Espagne, p. 753. La afirmación se refiere en concreto a la ciudad de Sevil (...)

37Quienes contemplaron a España a través del rígido patrón cultural ilustrado no fueron en general benévolos con el presente que contemplaban, ni mucho menos optimistas respecto al porvenir. Pero esta visión tampoco mejoró la descripción de las costumbres o las valoraciones estéticas fueron ganando terreno, introduciendo una mayor flexibilidad en los puntos de observación o el deseo de dejar constancia de las experiencias personales convertía a paisajes y personas en escenarios y comparsas de sus acciones. Esto puede percibirse en el relato de Giacomo Casanova, cuya estancia transcurrió entre 1767 y 1768, en el cual todo gira en torno a sus descripciones de los ambientes y de los lugares. Poco importa la veracidad o no de sus aventuras amorosas, ya es la trama lo que interesa, eso sí desarrollada en un contexto plagado de tópicos77. Muy similar, aunque probablemente fuese ficticio, la narración del viaje que Étienne-François Lantier hizo a España, está también plagada de episodios amorosos. Con inusual sinceridad el propio autor confiesa en el prólogo de la obra que su propósito es, sobre todo, entretener y que trata de contar no lo que ha visto sino lo que ha creído ver. Publicada en 1809, su visión corresponde más a esa época que a la de Carlos III, durante la cual sitúa su visita, pero lo más significativo de la misma es que, quizás llevado por un cierto orientalismo, reivindica el pasado musulmán, durante el cual habían florecido «las artes, las ciencias, el comercio, el valor, el lujo y los placeres», inalcanzables en el presente78. También el ya citado José Jerónimo Fleuriot, marqués de Langle, en su famoso Voyage de Figaro en Espagne, combina exotismo, indolencia y decadencia en sus atrevidos juicios. Que sus sarcasmos ofendieran al conde de Aranda, entonces embajador en París, resulta comprensible porque echaba por tierra toda una elaborada política de mejora de imagen puesta a punto por los hombres de Carlos III. Es cierto que hasta los más fervientes admiradores de la obra reconocían que estaba llena de exageraciones y falsedades y que era un juego de ingenio, pero no por ello contribuía menos a hacer pensar que, en realidad, al otro lado de los Pirineos, todo seguía como en el pasado:

  • 79 Marqués de Langle, Viajes de extranjeros por España y Portugal, p. 836.

Los cumplidos españoles no han variado y no han cambiado desde la expulsión de los moros. En una reunión de cien personas, cada uno se aborda ahora, como se abordaban entonces, diciéndose: Me alegro de ver que está usted bueno, y contestan: Viva usted muchos años, mil años79.

38A más de dos siglos de distancia, resulta difícil saber si lo que gustó más a sus lectores fue el tono desenfadado, casi irreverente, de algunos comentarios, la reiteración de los viejos tópicos o la imagen colorista de ciertas descripciones en las que el sol, el ruido y los elementos exóticos eran los verdaderos protagonistas.

IV. — La economía entre la historia y la política

  • 80 Sobre la visión de la economía, el trabajo referido de A. C. Guerrero Latorre y «Los viajeros ingle (...)
  • 81 A. Jardine, Cartas de España, carta XXXIV, p. 411.
  • 82 E. Clarke, Letters, p. 27.
  • 83 J.-F. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne, p. 468.
  • 84 H. Swinburne, Travels through Spain, p. 337; J. Townsend, Journey through Spain, pp. 300-303.

39La mayoría de los extranjeros que viajaron por la Península prestaron mucha atención a dos cuestiones que consideraban estrechamente unidas: el gobierno y la economía80. No eran pocos los que hablaban de «despotismo» y de «sistema arbitrario» al referirse al primero, calificando de «aparentes o pretendidas mejoras» las reformas emprendidas, convencidos, como parece estarlo Jardine, de estar en presencia no solo del «peor de los gobiernos de los que existen en Europa», sino que debido a tener «los poderes ejecutivo y legislativo más imperfectos que puedan concebirse», estaba a «escasa distancia del despotismo asiático»81. Los ingleses, en efecto, deploraban la «monarquía arbitraria» introducida por los Borbones82, pero los franceses no se quedaban atrás, acusándoles de haber desbordado el último dique que contenía el despotismo, las Cortes83. Incluso Carlos III, que gozaba de un cierto reconocimiento personal por su mayor atención a las artes y las ciencias o por sus esfuerzos para fortalecer el comercio y la marina84, no se libra de responsabilidad, no solo por no hacer lo suficiente, sino por no corregir los impedimentos que anulaban las buenas iniciativas.

  • 85 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 243.

40Entre estos estaban, en primer lugar, los que provenían más que de una peculiar idiosincrasia, de los malos hábitos adquiridos a lo largo de siglos. Así, por ejemplo, Peyron, sorprendido de que la pobreza hiciese acto de presencia incluso en medio de la belleza de un paraje natural, se sintió en la obligación de explicar a sus lectores la causa de ese contraste que, a su entender, no era otra que la fatal combinación de tres elementos, el carácter, la historia y el mal gobierno: «España parece haberse agotado», escribe, «sus habitantes se han enervado, la tierra se ha convertido en inculta bajo los brazos fatigados; no teniendo ya enemigos domésticos que vencer, su vigor se ha perdido»85.

  • 86 E. Clarke, Letters, p. 285; P. Thicknesse, A year’s journey, t. I, p. 126.
  • 87 A. Jardine, Cartas de España, carta XXXIV, p. 411; carta XV, pp. 251- 252.

41Algo, desde luego, no iba bien, ya se debiera a la «natural aversión al trabajo y a la fatiga» de los españoles que señalaba Clarke, o los efectos del clima que hacía que los habitantes de la Europa del sur no pudieran compararse, en cuanto a disposición y actividad, con los del norte, según Thicknesse86. Mejor conocedor de la realidad y menos tajante, Jardine, sin embargo, consideraba esta tendencia más como consecuencia «de la falta de libertad que del poder del clima», porque, llegado el caso, los españoles eran «capaces de gran actividad», y aunque parecían «reacios a un trabajo continuado», estaba convencido de que el problema era que sus buenas cualidades estaban «desaprovechadas y mal utilizadas», no dudando de que un «buen gobierno» podría cambiar radicalmente la situación en que se encontraban87.

  • 88 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal, p. 236.

42¿Por qué, entonces, si los españoles poseían «el espíritu más penetrante que ningún pueblo de Europa», según decía Dalrymple88, resultaban tan incapaces de sacar partido a sus cualidades y mostraban semejante pasividad, ya fuera para estimular la agricultura o para aplicarse a los oficios o al comercio? En opinión de gran parte de los que discurrieron por su variada geografía la situación arrancaba de antiguo y por ello resultaba difícil de corregir. Como escribió Jardine en su carta VII:

  • 89 A. Jardine, Cartas de España, carta VII, p. 207.

La búsqueda de las causas de la reciente decadencia general de España y del lento avance de todas las medidas que se emprenden para que vuelva a ocupar su lugar, podría resultar una investigación instructiva, pero sería como escribir su historia. Es probable que haya tanto que aprender de la caída de las naciones como de su auge, si supieran como hacerlo o tomaran ejemplo unas de otras89

43La historia, efectivamente, era difícil de corregir, por lo que aparecía siempre como telón de fondo, pero no impedía hacer diagnósticos más certeros y señalar responsables concretos de la situación: el mal gobierno, la despoblación, la iglesia, la nobleza…

44Todos los extranjeros que atravesaban la Península conocían, y, en ocasiones, pudieron apreciar personalmente, que en España se estaban tomando medidas políticas y económicas de un cierto calado para incrementar la población y mejorar la economía, pero sus juicios sobre las mismas resultaron poco benévolos. Peyron, por ejemplo, se mostró escéptico no solo sobre su resultado, sino sobre la manera de plantearlas:

  • 90 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 319.

España ha quedado retrasada sobre una multitud de cuestiones esenciales, mientras que en otras cosas ha rebasado su objeto, como cuando ha querido establecer fábricas antes de ocuparse seriamente de la agricultura; cuando molesta demasiado una parte de su comercio exterior, agranda demasiado el otro, sin buscar los medios para facilitarlo en el interior o de una provincia a otra; todo son trabas estupideces y dificultades90

  • 91 W. Beckfort, Un inglés en la España de Godoy, p. 290.

45La visión que los ingleses Townsend o Beckford dieron sobre el problema, visto a la altura de 1786-1788, fue mucho matizada ya que, aunque no compartieron muchos de los criterios de los reformistas españoles, se interesaron por lo que hacían, proporcionando interesantes referencias sobre lo que observaban. El primero apostó porque se apoyara con decisión la economía, sobre la cual hizo un interesante análisis, en el que intercalaba descripciones paisajísticas que expresaban ya el romanticismo incipiente. El segundo, que describió la desolada pobreza de ciertas regiones, como Extremadura, supo apreciar también la acertada intervención de la mano del hombre91.

  • 92 J. Townsend, Journey through Spain, p. 239.
  • 93 Ibid., p. 292.

46Pero no solo se describía, también se especulaba sobre las causas de una decadencia de tan larga duración. Una de ellas era el escaso peso de su población, especialmente en la España interior, cuyos pasajes desérticos atravesaban. Pero no solo la falta de habitantes les llamaba la atención. También que estos hubieran disminuido de manera tan drástica ya que daban por hecho que, antiguamente, «estaba mejor poblada que en la actualidad»92. Esta afirmación, que ya no era del todo cierta, gozaba de gran autoridad porque había sido aprendida en las lecturas e informaciones previas y era consecuencia del contraste con la realidad de sus propios países de origen, Francia e Inglaterra, principalmente. Era, por otra parte, un tema complejo, porque el contraste entre quienes identificaban población y riqueza y daban una interpretación de la decadencia muy parecida a la de los arbitristas, y los que, ya a finales de la centuria, enfocaban la cuestión desde postulados claramente «malthusianos», aconsejando medidas más selectivas como «controlar el número de matrimonios» para impedir que crecieran los indigentes, incapaces de mantenerse por sí mismos93.

  • 94 Marqués de Langle, Viajes de extranjeros por España y Portugal, p. 803.
  • 95 E. Clarke, Letters, p. 37.
  • 96 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, pp. 409-411.
  • 97 J. Townsend, Journey through Spain, p. 125.

47El diagnóstico de las otras causas era más preciso. Para el marqués de Langle, la primera de todas no ofrecía ninguna duda: pese a los aparentes esfuerzos, España continuaba siendo «el imperio de los frailes»94 y eso pesaba más que la buena voluntad de algunos ministros. Aunque su testimonio distara mucho de ser objetivo, basta leer cualquier testimonio para darse cuenta de la enorme importancia que los extranjeros concedían al peso que el estamento eclesiástico tenía sobre el país, no solo desde el punto de vista de las costumbres o de las manifestaciones de culto, sino muy especialmente sobre su atraso y pobreza. En esta última apreciación los viajeros británicos eran especialmente insistentes y lo señalaban como responsable mayor de la despoblación y la pobreza. Protestantes en su mayoría y, algunos clérigos, como Clarke y Townsend, el que siguiera existiendo la Inquisición les asombra, aunque la mayoría reconociera que ya no era lo que había sido95. Era un anacronismo, incompatible con la pretensión de que España fuera considerada como una nación moderna, como los procesos de Macanaz y Olavide mostraban96. También eran muy sensibles a sus efectos sobre la cultura, por el peso de la censura, y la responsabilizaban del secular retraso intelectual. Pero no faltan textos que van mucho más allá de estas apreciaciones valorativas para señalar como problema fundamental la enorme propiedad territorial de la Iglesia y los efectos de las rentas y tesoros que estaban en sus manos: «Si toda esa riqueza se hubiera canalizado hacia un fin útil», llegó a exclamar Townsend, después de visitar la catedral de Toledo, «¡qué distinta sería España!»97.

  • 98 Ibid., p. 292.
  • 99 A. Jardine, Cartas de España, p. 380.
  • 100 J. Townsend, Journey through Spain, p. 291.

48La «inutilidad de la riqueza de la iglesia» era, desde luego, un gran inconveniente, pero no el único, ya que las instituciones de caridad que regentaban tenían forma de funcionamiento que «no concuerda con ningún principio de equidad ni demuestra sensatez»98. Y, lo que era peor, contribuían a la «holgazanería»99 e incrementaban el numero de indigentes, «en proporción directa a las medidas que se tomaban para aliviar sus males»100.

  • 101 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal, p. 200.

49También la nobleza española era mirada como responsable. Para Dalrymple, resultaba revelador ver cómo sus hermosos castillos se convertían en ruinas, mientras sus propietarios se trasladaban a la Corte, donde «disipan en engaños sus riquezas, que estarían mejor empleadas en sus fincas estimulando la industria de sus vasallos»101.

  • 102 A. Jardine, Cartas de España, carta XXXIII.

50Jardine, por su parte, para subrayar esta situación de abandono, afirmaba no conocer ningún caballero que viviese en su hacienda en el campo y que cuando esto, excepcionalmente, ocurría, «tolera que su esposa viva en la ciudad»102. Townsend no dudó en afirmar que estaban tan poseídos de su riqueza y de sus honores que carecían de estímulos y se limitaban a mantener, y no siempre bien, lo recibido por sus antepasados. Es más:

  • 103 J. Townsend, Journey through Spain, p. 215.

Si sus grandes propiedades estuvieran bien administradas, podrían vivir con una pompa apenas inferior a la de los más grandes soberanos de Europa. Pero, en cambio, devorados por los criados la mayor parte de los grandes de España se encuentran endeudados y conocen los ataques de la pobreza, por lo que viven retirados y rara vez se arriesgan a invitar a sus amigos a comer103.

  • 104 A. Jardine, Cartas de España, carta XIX, p. 288.
  • 105 J. Townsend, Journey through Spain, p. 251.

51En general, coinciden en señalar que los nobles llevaban una vida perezosa, cuando no «inútil y quizás viciosa, que se reparte entre el carruaje, las cartas, la iglesia y la intriga»104, sin preocuparse para nada de la administración de sus propiedades, ni mucho menos en hacerlas rentables. La escasa preparación intelectual, además de su vocación cortesana, eran las responsables de este estado de cosas que tenía como consecuencia algo insólito para un inglés: que «todos los puestos importantes están ocupados por hombres que han salido de los estratos más bajos»105. Bien es verdad que si la nueva dinastía les había separado del ejercicio directo del poder político, la legislación les impedía actuar libremente sobre sus tierras, sometidas a la institución del mayorazgo y a la casi perpetuidad de los arriendos.

  • 106 Ibid., p. 429.
  • 107 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 427.
  • 108 J.-F. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne, p. 447.
  • 109 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal, p. 166.
  • 110 P. Thicknesse, A year’s journey, t. I, p. 163.
  • 111 J. Townsend, Journey through Spain, p. 390.
  • 112 E. Clarke, Letters, p. 287.
  • 113 A. C. Guerrero Latorre, «Los viajeros ingleses», pp. 164-166.
  • 114 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 431.
  • 115 Las obras referidas de W. Dalrymple, J.-F. Peyron y J.-F. Bourgoing, en J.Garcíamercadal (ed.), Via (...)

52Sobre estas bases, la visión que los extranjeros tuvieron de la economía española oscilaba entre quienes solo veían sus defectos y los que se aventuraban a dar consejos para estimularla. La agricultura era, desde luego, el sector al que hacían más referencias, ya que su propio discurrir les enfrentaba a su realidad. Era, en opinión de los más entendidos, la actividad que consideraban más beneficiosa, tanto para los particulares como para el Estado, por lo que les sorprendía el abandono en que se encontraba, aunque evitaban dar un juicio negativo sobre el conjunto106. Pese a que la discontinuidad de los cultivos, las técnicas atrasadas y, en general, la «esterilidad»107, eran referencias frecuentes, también lo fueron los fuertes contrastes entre unas zonas y otras, contrastando «el lozano y variado cultivo» del País Vasco108, las fértiles vegas andaluzas109, los campos cercados de Cataluña, tan similares a los ingleses110, o la variedad de cultivos en Valencia111, con el interior peninsular, despoblado, pobre y mal cultivado112, donde no solo la producción era escasa, sino que apenas se comercializaba113. La Mesta fue, también, otro punto de referencia y uno «de los grandes obstáculos a los progresos de la agricultura»114. Las novedades introducidas para mejorar el sector fueron en general encomiadas, pero también se dejó constancia de su fracaso, tal y como señalan Dalrymple, Peyron, Bourgoing o Townsend, entre otros, a la hora de describir el estado real de las Nuevas Poblaciones de Carlos III115.

  • 116 E. Clarke, Letters, p. 262.
  • 117 Ibid., pp. 263; J.-F. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne, pp. 447 y 558; J. Townsend, Journey (...)
  • 118 Ibid., pp. 100-101.
  • 119 Es el caso de H. Swinburne (Travels through Spain, pp. 403-404), comentado por A. C. Guerrero Lator (...)
  • 120 J. L. Ramos Gorostiza, «La imagen económica de Carlos III», p. 159, y A. Jardine, Cartas de España, (...)

53Tampoco las manufacturas salían mejor paradas: industrias dispersas y escasas a causa de errores que provenían del pasado y de un cierto desprecio por las artes mecánicas116, tan solo las protegidas por el Estado y la producción de ciertas materias en lugares concretos, la seda en Valencia, el algodón en Cataluña, el hierro en el País Vasco, en los que ha perdurado la tradición, pero también ha habido la decisión suficiente para estimularlos y poner en marcha nuevos procedimientos, constituyen la excepción en el sombrío panorama general117. Porque las fábricas reales, si bien cuando pasan por ellas las describen con cierto detalle y les despiertan interés, las consideran abocadas al fracaso, tanto debido a sus altos costes como a su forma de organización118. Incluso quienes defendían su existencia porque fomentaban la ocupación y permitían «conservar en el reino grandes sumas de dinero», en la más pura lógica mercantilista119, no dejaban de reconocer que sus beneficios eran escasos. Pero más allá del diagnóstico o de las puntualizaciones, el problema consistía en el trasfondo político que cualquier intervención suponía y en las intervenciones encadenadas que el incrementar las manufacturas requería: libertad y seguridad, desde luego, pero también mano de obra cualificada, dinero y crédito, lo que llevaba a Jardine a hablar de la incapacidad de España para desarrollar adecuadamente este sector120.

  • 121 J. Townsend, Journey through Spain, p. 242.
  • 122 Ibid., pp. 217-336, hace una detallada descripción de los impuestos y las rentas. A. Jardine (Carta (...)
  • 123 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, pp. 433-444.
  • 124 A. Jardine, Cartas de España, pp. 248 y 300.
  • 125 J. Townsend, Journey through Spain, pp. 294-297.
  • 126 Ibid., p. 304.

54Que la situación se veía agravada por un sistema fiscal ineficaz es, también, un lugar común. Era no solo desastroso, sino «hostil a la industria y el comercio»121. La alcabala, los millones y los fraudes al fisco eran realidades que explicaban por sí mismas el estancamiento de estos sectores y a ellas se refieren muchos textos con mayor o menor detalle, que también dan cuenta de sus efectos negativos sobre la población122. La desigualdad con que se cobran y el arriendo de las rentas provinciales en Castilla tampoco favorecen unas finanzas saneadas, por más que las rentas de la Monarquía sean cuantiosas, incluidas las de las Indias123. Además, el proteccionismo y los altos aranceles parecían dirigidos a dificultar la circulación interna e impedir una sana competencia, sin la cual resultaba imposible estimular el comercio124. El monopolio americano y la mala administración de las colonias eran también una referencia habitual, no por importante menos interesada. Incluso quienes conocen y aplauden las medidas de libertad de tráfico comercial introducidas por Carlos III en 1765 y 1778, se mostraban reticentes ante sus efectos, convencidos de que al no venir acompañadas de otras de mayor calado, terminarían siendo contraproducentes. El apoyo a las compañías comerciales era también una prueba de la política contradictoria que se seguía y una prueba más de que el gobierno, en vez de eliminar obstáculos al comercio, se empecinaba en estrechar sus límites y en seguir creando monopolios125. Sus diagnósticos, en buena medida inspirados ya en Adam Smith y siempre comparativos, les llevaba, por caminos muy distintos a sostener una idea parecida a la que habían expresado algunos arbitristas en el siglo xvii, la de la «maldición del oro» y las escasa ventajas del descubrimiento de las Indias, con afirmaciones tan tajantes como la que llegó a hacer Townsend: «España sería más rica y poderosa si prescindiera de sus colonias»126.

V. — Los observadores impertinentes y los ilustrados españoles

  • 127 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, pp. 237-239; G. Baretti, A Dictionnary of Dictionary, pp. 281-2 (...)

55Críticos, displicentes y, con frecuencia, mal informados, pero también cada vez más interesados en la complejidad de lo que van descubriendo, los viajeros por España del setecientos se comportaron como lo que eran, hombres curiosos a la búsqueda de experiencias que confirmaran su visión del mundo y que pudieran plasmar en diarios, relaciones y cartas que resultaran útiles a sus lectores. Buscaban el presente, porque pretendían informar sobre un país del que todavía se sabía poco, y pretendían actualizar las informaciones que del mismo venían circulando127. Pero se trataba de un reino antiguo, con un peso específico en el conjunto de Europa, cuya imagen se había formado en buena medida en las centurias anteriores y, por ello, las referencias a ese pasado resultaban imprescindibles, por lo cual algunos no dudaron en incorporar un breve resumen de la historia española, al principio o al final del relato, como guía de lectura de sus propias descripciones. Para ello acudieron a los textos de referencia en sus propios países, pero también a Mariana, que en ocasiones citan, a los arbitristas, y a autores más modernos como Uztáriz, Feijoo, Flórez o Camponanes. En ocasiones, se toma el testimonio directo de algún erudito español, como hace Richard Twiss con Bernis, o, simplemente, se organizan según el propio criterio datos y lecturas de distintas fuentes. Ni podían, ni querían dejar a un lado la historia y la geografía, pero tampoco prescindir del subjetivismo inherente a cada relato, ni a las imágenes previas que ellos mismos se habían formado o que fueron construyendo desde sus primeros contactos con los habitantes y los paisajes del país que visitaban. Por eso, incidieron en lugares comunes: el peso del antiguo imperio, la despoblación, las colonias mal administradas… y denunciaron hábitos antiguos difíciles de cambiar, como la intolerancia, la superstición o la indolencia. En muchas ocasiones, el fallo estuvo en la falta de matices, no en el diagnóstico y en un cierto determinismo respecto al futuro. Pero tampoco pudieron evitar dejar constancia de realidades más positivas, como la belleza del paisaje, la riqueza monumental y las costumbres que mostraba una sociedad llena de contrastes, con hábitos «distintos» y que empiezan a convertirse en punto de referencia. Y así surge su interés por los toros, las guitarras y las mujeres sensuales, el descubrimiento de las antigüedades «moras» y también el paulatino aprecio del legado cultural español.

56Ni los viajeros extranjeros desconocían quienes eran las personalidades más relevantes del reino, ni estas a los ocasionales visitantes. Muchos trataron con Grimaldi, Floridablanca, Campomanes o Aranda y se sentaron a la mesa de la nobleza más encumbrada. Y, en consecuencia, son presentados, con matizaciones, como exponentes de los nuevos aires que los Borbones habían traído, pero sin borrar las sospechas de que las viejas fuerzas podían resucitar, como le había ocurrido a Olavide, cuyo proceso tuvo un verdadero valor simbólico.

57Los ilustrados españoles trataron con deferencia a estos «curiosos impertinentes» y, en algún caso, entablaron amistad con ellos, pero no les gustó la visión que en sus escritos dieron del país, ni de su Monarquía, a pesar de que coincidían con ellos en muchas apreciaciones, sobre todo en materia económica. Eran muy conscientes de la repercusión que este tipo de relatos estaba empezando a tener entre el público que conformaba la «opinión» europea y, tal y como ocurrió con la polémica sobre la cultura española, no faltaron las réplicas, unas veces irónicas y otras llenas de erudición. Comentando la obra de Swinburne, la pluma afilada de José Nicolás de Azara escribió:

  • 128 J. N. de Azara, Epistolario.

Es tan perspicaz su penetración que, a los dos o tres días de haber entrado a España, ya había descubierto que todos los caminos eran malos, las posadas peores, el país parecido al infierno, donde reina la estupidez; que ningún español tiene ni ha tenido buena crianza, sino los que han logrado la dicha de desasnarse con la politesse de los ingleses o de los franceses128

  • 129 A. Ponz, Viaje fuera de España.
  • 130 Ibid., pp. 53-55.

58Frente a las informaciones que ofrecía especialmente Norberto Caimo, Antonio Ponz puso en marcha su Viaje fuera de España129, pero sus razones se hicieron todavía más explícitas en su posterior Viaje de España, especialmente en la «Advertencia» a la tercera edición de esta obra, en la que las críticas alcanzan a otros autores como Clarke, Bareti o Pluet, al tiempo que da amplia noticia en sus cartas de que conocía bien las obras más importantes que se habían ido publicando sobre España desde la de Madame d’Aulney hasta la del marqués de Langle130. No fue el único que expresó públicamente una cierta beligerancia contra las observaciones vertidas por los visitantes extranjeros. Una beligerancia erudita y no exenta de paradojas. En primer lugar, porque las fuentes españolas que emplean los viajeros son las mismas que alimentan los textos de nuestros ilustrados, Mariana y los arbitristas y, entre los contemporáneos, la autoridad de Uztáriz, Wall o Campomanes es incuestionable. En segundo lugar, porque sus denuncias se centraban en lugares comunes muy parecidos: el peso del estamento eclesiástico, la inutilidad de cierta nobleza, el menosprecio por las actividades útiles y el mal aprovechamiento de las Indias. En tercer lugar, porque, igualmente, compartían la ofensiva contra los privilegios corporativos y el diagnóstico de los problemas de fondo que atenazaban la Monarquía española: el escaso rendimiento de la agricultura, el mal funcionamiento de las manufacturas y el comercio, la ineficacia del sistema fiscal y las dificultades para cambiarlo. Finalmente, porque también los españoles miraban al pasado como argumento explicativo de las dificultades del presente.

59¿Qué les separaba? Un distinto ritmo de tiempo, ya que sus planteamientos económicos siguieron siendo en una amplia mayoría mercantilistas, aun cuando se interesaran por la agricultura y liberalizaran el comercio colonial. Y en el plano político, su apego a la monarquía absoluta, que diferenciaban bien del despotismo, apenas empezó a resquebrajarse hasta fechas muy tardías. Afirmaciones todas que deberían matizarse y diferenciarse mucho más pero que, de alguna manera, conducen a lo que, a mi juicio, resulta más justificativo de este rechazo: el sentimiento de frustración de quienes, siendo en su mayoría servidores de la Corona, se sintieron doblemente dolidos: en su condición de «naturales» y por su participación en el proceso de la «restauración» española. Precisamente, en el momento en que la dinámica entre críticas y apologías, se instala en el proceso temporal en el cual se está conformando en estas minorías cultas una conciencia colectiva, nacional, si se quiere.

Notes

1 Este trabajo ha sido realizado en el marco del Proyecto de Investigación FF2008-02276/FISO del Ministerio de Educación y Ciencia. Sobre los viajeros y viajes por España hay muchos estudios y también se han traducido recientemente algunos relatos de interés. Sin embargo sigue siendo fundamental la recopilación de J. García Mercadal (ed.), Viajes de extranjeros; me han servido especialmente en este estudio B. y L. Bennassar (ed.), Le voyage en Espagne; E. Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique; R. Foulché-Delbosc, Bibliographie des voyages en Espagne; C. Freixa, La imagen de España y Ead., Los ingleses y el arte de viajar; C. García-Romeral Pérez, Bio-bibliografía de viajeros españoles; A. C. Guerrero Latorre, Los viajeros británicos; I. Robertson, Los curiosos impertinentes. También los trabajos propios: M. V. López-Cordón, «L’immagine della Spagna» y Ead., «La imagen de España en Europa».

2 D. Roche, Humeurs vagabondes, pp. 57-59.

3 R. Twiss (1747-1821) fue hijo de un rico comerciante inglés residente en Holanda. Sus Travels through Portugal and Spain tuvieron gran éxito y se tradujeron al alemán y al francés. H. Swinburne (1743-1803), de familia católica, fue enviado al continente para completar sus estudios. Tras su matrimonio, se dedicó a viajar y, después de un año en Burdeos, decidió visitar España en compañía de Sir Thomas Gascoyne. Publicó los Travels through Spain in the years 1775 and 1776 ilustrados con numerosos grabados, traducidos al francés por A. Laborde (véase, J. F. Pérez Berenguel, «Swinburne y el arte y cultura en España»). A esta obra siguieron otras relativas a sus experiencias por Francia y por Italia y las dos Sicilias entre 1777 y 1779. Los Travels in the Two Sicilies también fueron traducidos por Laborde en 1785.

4 F. Carter, A journey from Gibraltar to Malaga.

5 J. Clavijo y Fajardo, El Pensador, t. II, pensamiento 19. Se trata de uno de los artículos que más debe al Spectator londinense.

6 Según Voltaire en el Ensayo sobre las costumbres, los datos empíricos, recogidos en el curso de los viajes tenían como finalidad recomponer el saber del hombre natural, más allá de sus aparentes diferencias.

7 S. Johnson, A Journey to the Western Island of Scotland; la traducción es de A. Coletes Blanco, Viaje a las Islas Occidentales de Escocia.

8 J. Tucker, Instructions for travellers.

9 G. Baretti, Lettere familiari di Giuseppe Baretti a’ suoi tre fratelli.

10 A. Jardine, Cartas de España; R. Croker, Travels through several provinces of Spain and Portugal.

11 J. Townsend, Journey through Spain.

12 T. Smollett, Travels through France and Italy.

13 1ª Saint Malo, 1784; 2ª, À Séville, Au dépens du Barbier, MDCCLXXXV; edición española en J. García Mercadal (ed.), Viajes de extranjeros.

14 N. Massias, Le prisonnier en Espagne; C. A. Fisher, Reise von Amsterdam über Madrid und Cadiz; F.-R. de Chateaubriand, Itinéraire de Paris à Jérusalem.

15 W. Irving, viajó por Europa entre 1804 y 1806 y visitó entonces por primera vez España. No fue autor de relatos de viajes, más allá de los Extracto de las notas del diario de Washington Irving: Visita a los lugares colombinos (1828). Sus Tales of la Alhambra, publicados en Filadelfia en 1828, son un «conjunto de cuentos y bosquejos sobre moros y cristianos». Fue autor también de The Life and Voyages of Christopher Columbus (1828), Chronicles of the Conquest of Granada (1829), Voyages and Discoveries of the Companions of Columbus (1831).

16 W. Beckford (1760-1844), Italy, whit Sketches of Spain and Portugal; anteriores fueron Dreams, Waking Thoughts and Incidents (1783) y Vathek (1786) (con traducción al catalán de C. Urritz). Sus cartas españolas han sido traducidas y editadas por J. Pardo.

17 R. Southey (1774-1843), utilizó el seudónimo de D. Manuel Álvarez Espriella al escribir Letters writen during a journey in Spain. Traductor del Amadís de Gaula (1803) y de El Cid (1808), sus Essays moral and political 1832) han sido considerados claves para la comprensión del romanticismo conservador.

18 A. de Laborde, Voyage pittoresque et historique de l’Espagne.

19 J. Harris, Diaries and Correspondence.

20 R. Twiss, Viaje por España.

21 W. von Humboldt, Diario de Viaje a España. Sobre este viaje, véase A. Farinelli, Guillaume de Humboldt et l’Espagne, y H. Wido, «Wilhelm von Humboldt und Spanien».

22 Cartas sobre el viaje de España.

23 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal.

24 A. Jardine, Cartas de España.

25 G. Baretti, Viaje de Londres a Génova; N. Caimo, Lettere d’un vago italiano.

26 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne.

27 J.-F. Bourgoing, Nouveau voyage en Espagne; Id., Tableau de l’Espagne moderne; Id., Atlas pour servir au Tableau de L’Espagne.

28 J. M. Losada Goya, Bibliographie critique.

29 J. Stevens, A brief history of Spain.

30 C. Buffier, Abregé de l’Histoire d’Espagne.

31 Autor de La Science de la Jeune Noblesse, y de un Compendio de historia antigua de los cinco grandes imperios que precedieron al nacimiento de NS. Jesu-Cristo, que será traducido al castellano, el Abregé será ampliado y traducido por A. Espinosa (1749) y posteriormente por el P. Isla (1754).

32 J.-B. Targe, Histoire de l’avènement de la Maison de Bourbon.

33 W. Coxe, Memoirs of the Kings of Spain.

34 W. Robertson (1721-1793), The history of the reign of Charles V e Id., The history of America. Sobre estos episodios, M. T. Nava, «Robertson, Juan Bautista Muñoz y la Academia de la Historia».

35 G.-T. Raynal, Histoire philosophique.

36 Sobre las fuentes británicas es fundamental la tesis ya citada de C. Freixa y su trabajo «España en las geografías británicas del siglo xviii».

37 Collection of Voyages and Travels. En 1732 se añadieron otros dos volúmenes.

38 F. Willoughby, The Travels of Francis Willoughby.

39 J. Harris y J. Campbell, Navigantium atque itinerantium bibliotheca, t. II, p. 694. La referencia en C. Freixa, «España en las geografías británicas del siglo xviii», p. 4.

40 T. Salmon, Modern History, e Id., A new Geographical.

41 T. Smollet, Compendium of authentic and entertaining Voyages.

42 E. Veryard, An account of divers choice remarks; W. Bromley, Several years.

43 J. Fielding, The polite traveller, t. II, p. 92.

44 R. Brookes, The General Gazzetter.

45 C. Freixa, «España en las geografías británicas del siglo xviii», p. 7.

46 W. Guthrie, New geographical.

47 J. Pinkerton, Modern Geographie.

48 Voltaire tomó de ellas algunas anécdotas para su Essai sur les mœurs (según E. Martinenche, L’Espagne et le romantisme français, pp. 32 sqq.) y La Porte, por ejemplo, llegó a transcribir párrafos enteros en su célebre viaje (J. Sarrailh, «Voyageurs français au xviiie siècle»).

49 A. Jouvin, Le Voyageur de l’Europe.

50 Ibid., t. III, p. 579.

51 Ibid., t. III, p. 582.

52 A. Morel-Fatio, «La marquise de Gudannes», y J. García Mercadal (ed.), Viajes de extranjeros, t. IV, pp. 341-408.

53 Madame d’Aulnoy, Relation du voyage d’Espagne.

54 P. Vernière, en la edición de 1960 de las Lettres persanes de Montesquieu, señala esta obra como fuente fundamental de la carta LXXVIII. En el Essai sur les mœurs, XIII, Voltaire pinta la España del siglo xvii, igualmente siguiendo a Madame d’Aulnoy, a quién cita elogiosamente en el «Catalogue de la plupart des écrivans francais qui ont paru dans le siècle de Louis XIV», que figura como apéndice en el Siècle de Louis XIV. Sobre esta influencia ver E. Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique, pp. 17 sqq.

55 Las referencias a las ediciones no francesas en R. Foulché-Delbosc, Bibliographie des voyages en Espagne, pp. 85-87. Las citas por la traducción de J García Mercadal (ed.), Viajes de extranjeros, pp. 9-179.

56 Madame d’Aulnoy, Relación del viaje de España, p. 37.

57 Ibid., pp. 98-100.

58 Ibid., p. 97.

59 Ibid., pp. 108-109, 118-119, 148-149 y 155-159.

60 Ibid., p. 147.

61 Las dos primeras en Leyde en 1707 y 1717; 3ª Amsterdam, 1741 (4 vols.).

62 J. Álvarez de Colmenar, Annales d’Espagne, t. I, pp. 7-8.

63 J. Vayrac, Etat présent de l’Espagne; J.-B. Labat, Voyages du P. Labat; É. de Silhouette, Voyages à travers la France, l’Espagne et l’Italie; J. de La Porte, Le Voyageur françois. Sobre estas influencias, E. Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique, p. 32.

64 J. Álvarez de Colmenar, Annales d’Espagne, t. I, pp. 44-48, y t. IV, p. 828; y E. Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique, pp. 23-28.

65 J. Álvarez de Colmenar, Annales d’Espagne, t. IV, pp. 837, 845 y 848.

66 R. Twiss, Viaje por España, p. 44.

67 P.-L. de Crusy, Nouveau voyage en Espagne, p. vii.

68 N. Caimo, Lettere d’un vago italiano.

69 Ibid., pp. 787-789.

70 M. l’abbe de La Porte, Le Voyageur françois, t. XVI, pp. 423-424.

71 E. Clarke, Letters, pp. i-v.

72 G. Baretti, Lettere familiari di Giuseppe Baretti a’ suoi tre fratelli e Id., ADictionnary of Dictionary, traducido al castellano en 1786. Ver la introducción a la traducción de S. Martínez de Pinillos, Viaje de Londres a Génova, pp. 9-22.

73 R. Twiss, Travels through Portugal and Spain.

74 A. Jardine, Cartas de España, pp. 34-44.

75 Ibid., carta VII, p. 205.

76 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne.

77 G. Casanova, Memorias de España.

78 É.-F. Lantier, Voyage en Espagne, p. 753. La afirmación se refiere en concreto a la ciudad de Sevilla.

79 Marqués de Langle, Viajes de extranjeros por España y Portugal, p. 836.

80 Sobre la visión de la economía, el trabajo referido de A. C. Guerrero Latorre y «Los viajeros ingleses»; J. L. Ramos Gorostiza, «La imagen económica de Carlos III».

81 A. Jardine, Cartas de España, carta XXXIV, p. 411.

82 E. Clarke, Letters, p. 27.

83 J.-F. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne, p. 468.

84 H. Swinburne, Travels through Spain, p. 337; J. Townsend, Journey through Spain, pp. 300-303.

85 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 243.

86 E. Clarke, Letters, p. 285; P. Thicknesse, A year’s journey, t. I, p. 126.

87 A. Jardine, Cartas de España, carta XXXIV, p. 411; carta XV, pp. 251- 252.

88 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal, p. 236.

89 A. Jardine, Cartas de España, carta VII, p. 207.

90 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 319.

91 W. Beckfort, Un inglés en la España de Godoy, p. 290.

92 J. Townsend, Journey through Spain, p. 239.

93 Ibid., p. 292.

94 Marqués de Langle, Viajes de extranjeros por España y Portugal, p. 803.

95 E. Clarke, Letters, p. 37.

96 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, pp. 409-411.

97 J. Townsend, Journey through Spain, p. 125.

98 Ibid., p. 292.

99 A. Jardine, Cartas de España, p. 380.

100 J. Townsend, Journey through Spain, p. 291.

101 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal, p. 200.

102 A. Jardine, Cartas de España, carta XXXIII.

103 J. Townsend, Journey through Spain, p. 215.

104 A. Jardine, Cartas de España, carta XIX, p. 288.

105 J. Townsend, Journey through Spain, p. 251.

106 Ibid., p. 429.

107 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 427.

108 J.-F. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne, p. 447.

109 W. Dalrymple, Travels though Spain and Portugal, p. 166.

110 P. Thicknesse, A year’s journey, t. I, p. 163.

111 J. Townsend, Journey through Spain, p. 390.

112 E. Clarke, Letters, p. 287.

113 A. C. Guerrero Latorre, «Los viajeros ingleses», pp. 164-166.

114 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, p. 431.

115 Las obras referidas de W. Dalrymple, J.-F. Peyron y J.-F. Bourgoing, en J.Garcíamercadal (ed.), Viajes de extranjeros, t. V, pp. 174-176, 411 y 533-547; J. Townsend, Journey through Spain, pp. 258-259.

116 E. Clarke, Letters, p. 262.

117 Ibid., pp. 263; J.-F. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne, pp. 447 y 558; J. Townsend, Journey through Spain, pp. 398-399.

118 Ibid., pp. 100-101.

119 Es el caso de H. Swinburne (Travels through Spain, pp. 403-404), comentado por A. C. Guerrero Latorre, Los viajeros británicos, pp. 235-236.

120 J. L. Ramos Gorostiza, «La imagen económica de Carlos III», p. 159, y A. Jardine, Cartas de España, pp. 13 y 193-194.

121 J. Townsend, Journey through Spain, p. 242.

122 Ibid., pp. 217-336, hace una detallada descripción de los impuestos y las rentas. A. Jardine (Cartas de España, pp. 239-240), por su parte, habla de ellos como «una acumulación de abusos fundados en la ignorancia».

123 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, pp. 433-444.

124 A. Jardine, Cartas de España, pp. 248 y 300.

125 J. Townsend, Journey through Spain, pp. 294-297.

126 Ibid., p. 304.

127 J.-F. Peyron, Essais sur l’Espagne, pp. 237-239; G. Baretti, A Dictionnary of Dictionary, pp. 281-282.

128 J. N. de Azara, Epistolario.

129 A. Ponz, Viaje fuera de España.

130 Ibid., pp. 53-55.

© Casa de Velázquez, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search