Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Soulèvements, révoltes, révolutions

 | 
Alain Hugon
, 
Alexandra Merle

I. — Dire la révolte : langage et légitimation

El bombardeo de Perpiñán (junio de 1640)

Símbolo de la tiránica barbarie

Mathias Ledroit

Texte intégral

  • 1 Sanabre, 1956, pp. 57-71.
  • 2 Elliott, 1977.
  • 3 Sanabre, 1956.
  • 4 Ledroit, 2010.
  • 5 Ferro, 1987, pp. 53-57.

1El inicio de la Revuelta de los catalanes de 1640 suele datarse, tradicionalmente, con las matanzas que acaecieron en Barcelona el 7 de junio de aquel mismo año, las cuales desembocaron, como bien se sabe, en el asesinato del virrey Santa Coloma, supuestamente a manos de unos segadores que, aquel día, habían venido a Barcelona a contratarse como jornaleros1. Fue este trágico episodio considerado, durante mucho tiempo, como el punto de arranque del alzamiento de los catalanes contra la autoridad real, una tesis que, a raíz de los estudios de John H. Elliott2 y Josep Sanabre3, se ha venido matizando considerablemente: el Corpus de Sangre habría constituido, más precisamente, el clímax de las hostilidades entre la soldadesca y los civiles, así como el momento en que los disturbios pasaron de ser una rebelión campesina a ser una revuelta política liderada contra Felipe IV por el Consejo de Ciento y la Generalitat. En la Corte, en cambio, el Corpus de Sangre se percibió como un punto de ruptura: pese al resultado prometedor de las negociaciones llevadas a cabo en Madrid por los embajadores de Pau Claris4, la muerte del virrey, el alter nos del rey5, provocó una profunda fractura que dio lugar a una larga sublevación que duraría hasta 1652. Por muy relevante que fuera, el Corpus de Sangre no fue, ni mucho menos, el único evento que precipitó la desunión entre la monarquía y las instituciones catalanas —o más bien barcelonesas—. De hecho, unos diez días después, durante la noche del 15 al 16 de junio, los tercios de Geri de la Rena bombardearon la villa de Perpiñán, lo que ocasionó un asombro general en los Condados y sembró pánico en todo el Principado.

  • 6 Elliott, 1977, p. 405.

2Si desde mediados del siglo xix los historiadores han manifestado un particular interés por la reconstitución y el significado del Corpus de Sangre, menos atención se ha prestado, en cambio, al bombardeo de Perpiñán, aunque reconocen, eso sí, su espectacular violencia. John H. Elliott, por ejemplo, solo le dedica un breve párrafo en La Rebelión de los catalanes, en el que precisa que «El 15 de junio, cuando las tropas estaban ya deseperadas por el hambre, su comandante, Geri de la Rena, dio a la artillería la orden de bombardear la ciudad. Después de un bombardeo que duró toda la noche y de un breve enfrentamiento entre las tropas y los habitantes, Perpiñán se rindió, pero no antes de que todo el mundo conociese la noticia de su situación6». Por su parte, Eva Serra evoca el bombardeo de paso, indicando que

  • 7 Serra, 1991, p. 37.

… entre el 15 y el 16 de junio tenía lugar el bombardeo de Perpiñán. Los cónsules de la villa se negaban a ceder casas para alojar a las tropas […]. El jefe militar, entre la negativa de los cónsules y la amenaza popular, decidió girar la artillería contra la villa7.

3Ahora bien, el laconismo de los historiadores contrasta con los varios indicios suministrados por la documentación coetánea que evocan, con suma precisión, las repercusiones de dicho bombardeo y la percepción que tuvieron de ese los catalanes. Así, por ejemplo, en una hoja volante datada de principios de julio de 1640, que se presenta bajo la forma de una carta enviada a un confidente, leemos lo siguiente:

  • 8 Documentos relativos a la guerra de Cataluña contra Felipe IV, «Carta de avis de Madrid de un bon (...)

Més aviat quant saberen lo […] que feren los cathalans contra los soldats en St. Celoni y Barcelona y tot lo demes que succehí a, 22. de Maig y 7. de Juny sels torna a posar la por al cos; pero quant tingueren avis del que hagueren fet los soldats en Perpinya a 14 y 15 dedit los aparegue que ja tenian rendida Cathalunya essent […] de Rosselló, y de les hores ensa tracctar de invadir ab armes lo Principat y despoblar los moradores y assolarlo, de manera que no tinga animo de contradir8.

4Como muchas otras de la misma época, esta carta traduce el eco del bombardeo de Perpiñán, siendo éste percibido por muchos barceloneses como la puesta en marcha de una empresa de conquista de Cataluña por las tropas reales. Si bien es cierto que este folleto apareció en un contexto de completo desconcierto, no deja de advertir la resonancia que tuvo el suceso. Pocos días después, el duque de Cardona, recién nombrado virrey para sustituir al conde de Santa Coloma, convocó una asamblea extraordinaria, compuesta de personas eminentes de la vida política catalana, con el objetivo de sosegar la ciudad y el campo y, al mismo tiempo, castigar a los soldados culpables de tamaño desmán.

5Sin minimizar la importancia del Corpus de Sangre en el desencadenamiento de la revuelta de 1640, resulta imprescindible reevaluar las repercusiones que tuvo el bombardeo de Perpiñán en el proceso que llevó a los dirigentes del Consejo de Ciento y la Generalitat a comprometerse en una guerra defensiva contra Felipe IV a partir del verano de 1640. A partir de un corpus aún incompleto, se tratará en las páginas que siguen de reconstituir primero el contexto en el que se produjo el bombardeo y de analizar sus inmediatas repercusiones, para poder estudiar, en un segundo momento, la reacción del gobierno real y de las instituciones catalanas entre las últimas tentativas de restauración del orden y el decreto de invasión de Cataluña promulgado el 14 de agosto de 1640 por el Consejo de Guerra. Finalmente veremos cómo, unos meses antes de la ruptura definitiva de enero de 1641, los propagandistas del Consejo de Ciento integraron el acontecimiento en sus manifiestos para justificar el compromiso de las instituciones catalanas en una guerra de resistencia frente al «tiránico» Felipe IV.

El bombardeo de Perpiñán: colmo de la barbarie de los soldados

  • 9 Elliott, 1977, p. 351.
  • 10 Ettinghausen, 1993, vol. 1, documentos 1 a 3.
  • 11 Sanabre, 1956, p. 57-71 y Elliott, 1977, p. 351.
  • 12 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, en Memorial Histórico Español (de aquí en adelante (...)
  • 13 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lviii, p. 184.

6En tiempos de guerra, a los daños ocasionados por los enfrentamientos estrictamente militares se suman los inconvenientes nacidos del mantenimiento prolongado de los soldados en las zonas de conflicto. A lo largo de la época moderna, los condados catalanes, por constituir un enclave entre los Pirineos y el territorio francés, se convirtieron, repetidas veces, en el escenario predilecto de la enemistad franco-española. En 1637, tras dos años de enfrentamientos contra Francia, Madrid decidió desplazar los combates en el frente catalán, más precisamente en Leucata en el Condado de Rosellón. Este cambio de estrategia implicó, para Cataluña, y más aún para los Condados, el acuartelamiento de las guarniciones de tercios con su sinfín de excesos, tanto por parte de los soldados como por parte de los civiles9. En La Acción de Francia en Cataluña, Josep Sanabre recoge una parte significativa de las numerosas quejas dirigidas a la Generalitat por los municipios y las autoridades eclesiásticas de los Condados; también encontramos cartas enviadas por los jurados de Gerona, los cónsules de Ceret, Figueras, etc., al Consejo de Ciento a fin de solicitar su ayuda y su intervención ante Felipe IV, para que este ordenara la evacuación de los soldados10. Frente a la multiplicación y la intensificación de los incidentes, los diputados y los concelleres de Barcelona despacharon a Madrid a unos embajadores para reclamar la salida de los soldados, exigir reparación de los daños ocasionados por el mantenimiento de las tropas y, asimismo, pedir un castigo ejemplar para las quemas de iglesias y los sacrilegios cometidos11. De modo que fue en un contexto de hostilidad excesiva entre catalanes y militares cuando, la madrugada del 12 de junio de 1640, llegaron cerca de Perpiñán varios contingentes que solicitaban, conforme a las constituciones catalanas, alojamiento «sin incomodidad de los vezinos que el dar solo el cubierto por el tiempo que duraren las inquietudes de los alborotos de la Tierra y los recelos presentes12». Los cónsules de la villa se mostraron particularmente desconfiados, dado que «la experiencia ha[bía] mostrado en los alojamientos passados quan daño ha[bía] sido y quan acabada y perdida la tienen13», y se negaron a admitirlos. Para los jefes militares, esta negativa no se explicaba por el temor experimentado por los villanos frente a las eventuales consecuencias del estacionamiento de los soldados, sino más bien que resultaba de la negación de las autoridades municipales a colaborar. Así pues, el 13 de junio, los jefes militares notificaron a los cónsules los peligros que corría la villa en caso de que se les negara la entrada. Por una parte, podría estorbar el buen desarrollo de las operaciones militares, sobre todo considerando la inminencia de un ataque francés. Por otra parte, los militares bien podrían imponer los alojamientos por la fuerza, lo que originaría nuevos enfrentamientos que los coroneles no podrían controlar:

  • 14 Ibid., carta nº 87, «Nueva comunicación de los jefes del ejército a los cónsules de Perpiñán», 13 (...)

Haviendo vista (sic) la respuesta desta fidelissima villa nos ha parecido responder, que no los desordenes de los soldados es, sino quererse toda Cathaluña lo librarse del alojamiento, ha occasionado lo que se sabe y que si no da buen exemplo esta villa al condado que esta todo ablorotado con las armas en las manos, pondra en manifiesto riesgo al exercito y el país. Además que el mismo aviso que V.S.ª dan del enemigo, le tenemos, y que puede entrar cada día […] y les protestamos, que si a esto no se allanaren, todo lo que sucediese será por su culpa, y será gran deservicio de su Magestad […] y se buelve a advertir que si se haze por fuerça el alojamiento, se aventura a quemar la villa y saquearla, que es lo que hasta ahora se ha escusado por tantos medios y nos bolvemos a protestar que nunca correrá por nosotros este sucesso14.

  • 15 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento de Cataluña, p. 280.

7Ante la insistencia y las amenazas de los tercios, los cónsules de Perpiñán tuvieron que resolverse a admitir a los soldados en la villa, no sin haber establecido previamente una serie de condiciones negociadas con los coroneles. De hecho, Ramón de Rubí de Marimón informa de la requisición de unos 300 hogares, lo que los jefes militares consideran insuficiente: «Al fin se concertó que les darían 300 casas para alojarse y que en el resto de la villa no huviese alojamiento. Los cabos admitieron el partido, y los soldados, no menos amotinados que los pueblos de donde salían, se enojaban con sus capitanes15». Cuando las tropas estaban ya desesperadas y enfurecidas por la obstinación de los perpiñaneses, el comandante Geri de la Rena ordenó a la artillería que bombardeara la ciudad. El 15 de junio, a las dos de la noche, se inició un bombardeo que se prolongó hasta que capitularon los cónsules el día siguiente a las diez de la mañana:

  • 16 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lviii, p. 185. Otras fuentes precisan que el (...)

… el día 15 a las dos de la noche, empezó el castillo a batir la villa, postrando las casas y edificios, a cuia militar trajedia despertaron los naturales, y confusos con el orror de los tiros y tinieblas de la noche […]. El castillo tiró en 14 oras continuas, que van desde las dos de la mañana hasta las quatro de la tarde 647 valas de cañón, 56 bombas, y gastó en eso 86 quintales de pólvora, que en el sitio de Salsas no se expendió tanta munición16.

  • 17 Elliott, 1977, p. 405.

8Para los testigos de la época, no cabe la menor duda de que el bombardeo fue iniciado por los soldados y ordenado por Geri de la Rena. Sin embargo, la documentación ofrece dos interpretaciones distintas del origen del acontecimiento. Para Ramón de Rubí de Marimón, juez en la Real Audiencia de Barcelona y partidario del orden real, los soldados acometieron espontáneamente la villa, impulsados por el temor de que el acuerdo sellado entre los cónsules y los cabos pudiera ser un engaño por parte de aquellos a fin de atacar a los soldados en sus alojamientos tal como había sucedido poco antes en Soler, en el obispado de Elna17:

  • 18 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento, p. 279.

Los cabos admetieron el partido, y los soldados, no menos amotinados que los pueblos de donde salían, se enojaban con sus capitanes representándoles como los venían siguiendo desde Cataluña alguna gente y questa se havía ydo a Soler, donde según los abisos se juntaba 40 hombres, y que el intento de los de la villa era llamarlos, y ganándoles una puerta, meterlos dentro de la villa con fin de degollarlos, y después render el castillo, que todos eran traidores enemigos del rey, y como tales havían de ser tratados […]18.

9En cambio, para los cónsules de Perpiñán y los diputados de la Generalitat, el bombardeo fue ordenado por el marqués Geri de la Rena para vengar a los soldados asesinados por los civiles alborotados desde la recuperación de la fortaleza de Salsas en diciembre de 1639:

  • 19 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 96, «Carta de los cónsules de Thoir a lo (...)

Lo plech ab las inclusas de V.S.ª tenim rebut a sinch ores avuy dijous de la tarda que contam 21 del corrent [mes de junio] com del recibo mes llargament aparexerà y responent al fet de la desditxada vila de P[er]p[iñá], que estant ab consert firmat entre los molt Ill. Bisbe de Elna, consols de la fidelissima vila de Pp de una part y lo marqués de la Rena y demés Coronels de la gent de guerra de part altra, dijous fa 8 dias estant de nits molt descuydats los de la vila de Pp, comensá dit marqués fer disperar tota la nit y lo endemá divendres infinits tirs de artillarias y ab moltes bombes19

10El día siguiente, los capitanes de los tercios mandaron a los cónsules una intimación destinada a restablecer el orden. Este breve texto enuncia cinco puntos: conforme al imperativo bélico, los súbditos del rey tienen que participar activamente al esfuerzo de guerra y procurar alojamiento a las tropas. Los perpiñaneses deben, además, entregar toda la artillería y las municiones para que estas queden a disposición de los soldados en caso de ataque. Deben también ser allanadas todas las fortificaciones y las barricadas construidas la noche anterior. Todos los habitantes, empezando por los cónsules, tienen que colaborar con los militares a fin de detener a los que provocaron a los soldados, puesto que ellos son quienes deben ser considerados como principales responsables del bombardeo. Finalmente, los cónsules deben comunicar a todos los demás municipios de los Condados

  • 20 Ibid., carta nº 94, «Intimación a Perpiñán», sin fecha, pero el contenido indica que data del 22 d (...)

para que entiendan que la rebellion de algunos y alboroto que esto ha causado, ha ocasionado este castigo, y que si ellos no hicieren lo que se les mandare y fuere conbeniente al servitio de su Magestad los de esta villa ajudarán a que sean castigados como merecen20.

  • 21 Ibid., carta nº 95, «Contestación de los cónsules a la intimación anterior», sin fecha, pero sin l (...)

11En su respuesta, los cónsules de Perpiñán hicieron hincapié en el hecho de que la negativa de los villanos no procediera del desinterés por la defensa de la provincia ni por los asuntos de la monarquía, sino más bien de una reacción frente a los numerosos abusos cometidos por los soldados desde la recuperación de Salsas. Aceptaron las cláusulas del ultimátum y se comprometieron a participar activamente en el esfuerzo de guerra y a proporcionar «el sustento y […] alimentos necesarios pagándolo como V. S. pide, diziendo que disponiéndolo de otra manera será perder la gente de guerra…21».

  • 22 Ibid., cap. lviii, p. 185.

12En la primera mitad del siglo xvii, los castellanos, y más aún los soldados tienen fama de no respetar nunca sus promesas22. En su Crónica, el zurrador barcelonés Miquel Parets relata lo sucedido en Perpiñán durante los días que siguieron el bombardeo, subrayando tanto la crueldad de los soldados como su falta de piedad, y pone énfasis en la vulneración de los pactos acordados entre los jefes militares y los cónsules de la villa:

  • 23 Ibid., p. 186.

… apenas se vio dueña de la villa, no observando nada, entró a saco la población, sin reserbar combento ni clausura alguna que no violase, quanto y más las casas, y sólo salvó su saña y rencor a los niños, que así, dicen, eran la orden del governador del castillo23.

  • 24 Ibid., p. 187.

13Miquel Parets describe una ciudad en estado de guerra, sitiada por los soldados, y estima que, globalmente, las pérdidas ocasionadas por los militares en la capital de los Condados rozan el millón y medio de lliures: los militares quemaron las casas en las que se estaban alojando, cometieron robos, cobraban a los habitantes que se atrevían a salir a la calle, amenazaron a las monjas dominicanas, obligándolas a romper su voto de clausura, encarcelaron a numerosos perpiñaneses y construyeron horcas en la entrada de la villa y en la nueva plaza para ejecutar, a su antojo, a cuantos resistían. Y concluye que «… de su arrogancia loca y de sus infernales lenguas es poco papel el de muchos bolúmenes para referir quanto dijeron y ejecutaron24»:

  • 25 Ibid., p. 186.

Tres días continuos estubieron saqueando y quemando casa, que entre las que la artillería y el incendio pusieron a tierra, importavan más de 1.400, y entre lo quemado, robado y perdido, asiguran importava millón y medio. No les hubiera salido tan barato a los castellanos el lance, a no havverlos cogido a los naturales los pasos por fuera, pues apenas llegaron los soldados delante de Perpiñán, quando no dejaron entrar ni salir persona alguna, que a poderse recoger hasta unos quinientos, es cierto perecía toda la milicia, yu sobre la falta de gente estava falta de víveres, que haviendo los soldados puesto a tierra los molinos, perecían unos y otros de ambre25.

Cunde el rumor

14Muy rápidamente cunde en Cataluña todo tipo de rumores acerca del bombardeo y de sus consecuencias violentas, tal como lo indica Ramón de Rubí de Marimón:

  • 26 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento, p. 280.

Passó la palabra por Cataluña de que Perpiñán era degollado, parte por lo que oyeron los pueblos vecinos y parte por el abiso que aquella misma noche embiaron los cónsules escapando un hombre por la muralla, el qual llegó a Ceret por la mañana dando por ejecutado todo lo que de aquellos principios podía inferir el temor26.

  • 27 Ab esta van còpias de dos cartas escritas la una per los jurats…, 1640, Biblioteca de Catalunya (B (...)

15La voz corrió primero por el boca a oreja, como lo señala Rubí de Marimón en este fragmento. Varias misivas intercambiadas entre las autoridades de diversas municipalidades de los Condados y del Principado corroboran la versión según la cual los cónsules de Perpiñán mandaron escapar a un hombre para que este pudiera avisar a los jurados de Ceret de lo que había acontecido en Perpiñán. Una carta del concejo de Gerona datada del 16 de junio confirma, de hecho, la llegada a Ceret de un hermano de la Compañía de Jesús el jueves por la noche y puntualiza que el día 18, a las cinco de la tarde, llegó otro sacerdote jesuita, quien «ve fugint de mitja llegua de Perpinyà, y confirma lo mateix, y diu més que los Irlandesos tenan ya guanyat lo Castellet, y que la vila està que es la major llàstima del món27». En solamente unos cuantos días, tanto las localidades de los Condados como las del Principado se habían enterado de lo que sucedía en Perpiñán como lo dan a entender las misivas intercambiadas entre los diferentes concejos y Barcelona entre el 17 y el 21 de junio.

  • 28 Elliott, 1977, pp. 350-351.
  • 29 Ibid.
  • 30 Senyor Déu meu Jesu Christ. Judique Vostra Magestat sa causa, 1640, BC, FB 616.
  • 31 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 96, «Carta de los cónsules de Thoir (sic(...)

16Los soldados tenían interés en que corriera la voz del bombardeo y de sus consecuencias violentas; era tanto una demostración de fuerzas como un recurso para asegurarse de que las autoridades de los demás municipios no volverían a oponerse a los alojamientos. Pero era también un medio para acabar con las provocaciones de los civiles catalanes. Este acontecimiento tiene una dimensión ejemplar y edificante que traduce la mayoría de los documentos. En efecto, desde la recuperación de la fortaleza de Salsas, se habían multiplicado e intensificado las hostilidades entre soldados y civiles, sobre todo en el Rosellón como lo había evidenciado el informe del Doctor Jacinto Valonga, quien había sido enviado por Madrid para investigar los enfrentamientos entre las tropas y la población28. Si bien es cierto que, como lo dejó claro el informe de Valonga, los estragos más atroces habían sido cometidos por los soldados —esencialmente a causa del hambre—, los civiles no se mostraron excesivamente acogedores con las tropas que atravesaban el Principado y los Condados. Ya en la primavera de 1640, como lo recuerda John H. Elliott, el virrey Santa Coloma había avisado al conde-duque que bandas errantes de catalanes bajaban de las montañas por la noche y atacaban a los soldados en sus alojamientos29. Incluso las autoridades catalanas —civiles y eclesiásticas— habían perseguido a los militares sin solicitar siquiera el consentimiento de Madrid, como fue el caso del obispo de Gerona, Gregorio Parcero, quien había excomulgado al tercio de Leonardo Molas pocos días después de la devastación de Montrodón30. En cierto modo, el bombardeo de Perpiñán debe ser considerado como un castigo ejemplar por parte de los soldados y su publicidad como un elemento esencial de un dispositivo coercitivo destinado a disuadir cualquier veleidad de los civiles o de los concejales de arremeter contra los soldados, tanto más cuanto que iban llegando nuevos contingentes, como informan a los diputados de la Generalitat los cónsules de Thuir en una carta del 21 de junio: «dins dos dias, seren ajuntats quatre mil homens de arma y cavallés en lo lloch de Soler, que dista una llegua de Perpiñan» a los que se añadirán «dos mil soldats de peu, tres sents cavalls y quatre artilleries»31.

  • 32 Ibid.

17Haberse apoderado de Perpiñán permite además a los soldados ejercer una presión sobre los demás municipios, amenazándolos con más represalias contra los perpiñaneses a quienes tienen de rehenes. En la carta anteriormente citada, los cónsules de Thuir advierten que «… tinguere[n] avis dels Consols de dita vila de Perpiñá dient y pregant als del exersit [ques] retirasse[n], perque a tots [los perpiñaneses] los degollarian y acabaria de sacajar lo que restave [de la ciudad]32».

18En los días siguientes, el temor ante una posible contaminación se adueñó de toda Cataluña y, paulatinamente, empezó a cundir el rumor según el cual lo sucedido en Perpiñán formaría parte de una estrategia militar cuyo objetivo era conquistar Cataluña y que el bombardeo solo sería el primero de una serie que culminaría en Barcelona, última ciudad de la que debían apoderarse los soldados para poner un punto final a su empresa:

  • 33 «Copia de una carta de avisos que un confident de Madrit escrigue a un amich seu ciutadà de Barcel (...)

Prosseguint en vuestro valor prevenit (sic) y municions, cavallerías y todas armas, fortificad a Lérida, Tortosa, y toda la ribera de Ebro y los demás passos habrid los ojos y tomad exemplo de Perpinyan que hoy por ellos y manyana para vosotros33.

  • 34 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 90, «Carta de los jurados de Figueras á l (...)

19Este miedo no afecta solo a los civiles sino también a las autoridades. Así, por ejemplo, los jurados de Figueras, en una carta del 18 de junio dirigida a sus homólogos de Gerona, avisan que han «tingut avis, de que vensuda la dita vila de Perpinyà, es cosa molt certa, está assertat ab los soldats van asolar esta vila, no obstant que […] ha axida en llur ofensa y la ciutat de Gerona, dient que acabadas estas poblations, ho tenen tot guanyat34».

La junta de Perpiñán: última tentativa de mantener el vínculo entre Cataluña y España

  • 35 Elliott, 1977.
  • 36 Esta percepción del virrey Santa Coloma persistió, puesto que vuelve a aparecer en distintos escri (...)
  • 37 Reglà, 1956.
  • 38 Id., 1966.

20El caos en el que se hallaba hundida Cataluña a fines de junio de 1640 obligó al gobierno real a nombrar a un nuevo virrey para sustituir al conde de Santa Coloma. No se trataba de una tarea fácil en la medida en que resultaba imprescindible que el nuevo virrey suscitara consenso tanto en Madrid como en Barcelona. Felipe IV eligió al duque de Cardona, Grande de España y miembro de la alta nobleza catalana. Para John H. Elliott, la elección de un virrey catalán era, para el gobierno real, una manera de asegurarse de que esta nominación fuera fácilmente aceptada por las instituciones catalanas, las cuales se habían enfrentado repetidas veces con la institución virreinal desde el inicio del reinado de Felipe IV35. Sin embargo, el origen catalán del duque de Cardona no constituye en sí una seguridad: el conde de Santa Coloma también era de origen catalán y la hostilidad que le habían manifestado las instituciones catalanas era, en gran parte, debida a sus orígenes, ya que lo consideraban como un colaboracionista36. La disposición favorable de los concelleres y de los diputados ante la nominación del duque de Cardona se explica más bien por la reputación que había adquirido en sus virreinatos anteriores (1630-1638)37, luchando con éxito contra el fenómeno del bandolerismo gracias a una colaboración estrecha con las instituciones locales38.

  • 39 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lvii, p. 183.

21El duque de Cardona llegó a Barcelona el 18 de junio por la tarde y rogó a las autoridades del Principado que procedieran a la investidura para que pudiera marcharse a Perpiñán cuanto antes. La urgencia de la situación precipitó la toma de posesión del cargo y la ceremonia de investidura, la cual, según Miquel Parets, se desarrolló «sin pompa alguna39», aunque sí suscitó un gran entusiasmo en Barcelona:

  • 40 Les Corts Generals de Pau Claris, p. 327.

… estava [la provincia] més flamejant lo ardor de sos sentiments, y rebé ab tants grans aplausos y desmostracions de singular alegria y contento, obsequi y obediència, que jamay de algí altre sen tinga rrecort o memòria40.

  • 41 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lviii, p. 188.

22Los perpiñaneses parecen compartir el entusiasmo de los barceloneses, como lo subraya también Miquel Parets en su Crónica cuando escribe que «Llegó el Cardona virrey a Perpiñán, viernes a 29 de junio de 1640, con sumo aplauso y recocijo (sic) de los naturales, por los deseos que se le conocían de consolarles en sus pasadas tragedias». Después de haber prestado juramento, Cardona abandonó Barcelona para Perpiñán, acompañado por Francesc Tamarit, diputado militar de la Generalitat, por el conceller en cap de Barcelona y por dos obispos: Pau Duran y Ramon de Sentmenat. El grupo llegó a la capital rosellonesa el 28 de junio41.

  • 42 Ibid., carta nº 102, «Carta de Tamarit a los diputados», carta del 28 de junio de 1640, p. 319.
  • 43 Ibid., cap. lvii, p. 183.
  • 44 Ibid., cap. lix, p. 188.
  • 45 Ibid.

23Dice el proverbio «más vale maña que fuerza» y el duque de Cardona lo sabe más que nadie. Al llegar el duque a Perpiñán convocó una junta formada por Juan Garay, gobernador de los Condados, por don Felipe Surribes, Diego Monfar y el obispo de Elna, Francesc Peres i Roi42. En primer lugar, la junta mandó la evacuación «con mucha maña […] de las milicias de la villa»43 y ordenó que los soldados fueran alojados en los pueblos de los alrededores «con orden de que el paisano no les diese cosa alguna44». Al mismo tiempo, la junta publicó un edicto real declarando que aplicaría sumariamente la pena de muerte a cualquier persona —civil o militar— que ocasionaría nuevos disturbios45.

  • 46 Ibid., carta nº 99, «Carta de los diputados al Virrey duque de Cardona», carta del 23 de junio de (...)

24El mismo día, la junta mandó arrestar a Leonardo Molas, coronel del tercio napolitano que había sido excomulgado por el obispo de Gerona pocos días antes, y al marqués Geri de la Rena, quien debía embarcar en una galera con destino a Génova46:

  • 47 Ibid., cap. lix, p. 188.

[El duque de Cardona] mandó poner preso y con guardias de vista á D. Leonardo Molas, coronel del tercio de napolitanos, y al marqués de las Rena arrestó en su propia casa, prosiguiendo en tan santo ejercicio y sana intención de castigar á los culpables47.

25Pese a la esperanza que había suscitado el duque de Cardona, los imperativos de la guerra contra Francia impidieron la aplicación de las medidas anunciadas. De hecho, el 29 de junio, el diputado Francesc Tamarit se entrevistó con el baile de Tautavel, quien le informó de la llegada inminente de las tropas francesas, de modo que los soldados tuvieron que permanecer en el interior de la villa para preparar la defensa. Sin embargo, el diputado certificó a sus homólogos de Barcelona que la junta atendería a que se respetaran escrupulosamente las constituciones catalanas:

  • 48 Ibid., carta nº 105, «Don Francisco Tamarit a la Diputación», carta del 29 de junio de 1640, pp. 3 (...)

Han proposat [los jefes militares] que·ls alotjarian de manera que no darian ningun pesadumbre, y que lo que·s descompondria, lo castigarian molt48.

  • 49 Ver Constitucions y altres drets de Catalunya, p. 304 y, también, Arrieta Alberti, 1984.

26El día en que recibió la noticia, el Presidente de la Generalitat, Pau Claris, se opuso a esta medida, considerando que vulneraba las constituciones49. Conservamos de hecho unas cartas intercambiadas entre Pau Claris y Francesc Tamarit entre el 24 de junio y el 2 de julio que traducen por una parte la inquietud de los diputados frente a la posibilidad de nuevos disturbios y, por otra parte, su hostilidad ante una enésima vulneración de las constituciones. Ordenar el alojamiento de soldados en el recinto de la villa podría llegar a ser considerado por el gobierno real como una medida contradictoria, ya que la Generalitat lleva meses exigiendo del rey la evacuación de los soldados. Por un lado, implicaría desacreditar a los embajadores catalanes en la Corte y perjudicarles en su cada vez más difícil negociación con el conde-duque y el protonotario Jerónimo Villanueva. Sería, además, reconocer que la solución militar que había contemplado el gobierno real era la única válida. Finalmente, de aceptar, la Generalitat perdería la confianza y el apoyo de las universidades y las autoridades eclesiásticas del Principado:

  • 50 Ibid., carta nº 107, «Los Diputados a Francisco Tamarit», carta del 2 de julio de 1640, pp. 356-35 (...)

… uns y altres vindrem a perdrer lo bon credit que fins vuy havem guanyat, y lo Principat se expose ha mayors perills, perque lo que·ns ha conservt fins vuy, es la reputació de la casa de la Ciutat y aquesta [la Deputación del General], y axi totos nos som desvellats a veurer quin cami y podria haver, pera que consta·s del parer de V.Sª. y del Sr. Conseller quant se pendrán resolutions contra son vot50.

27Sin embargo, dada la inminencia del peligro francés, la Generalitat no pudo sino ordenar a los soldados que permanecieran acuartelados en Perpiñán, un cambio de rumbo que bien se podría explicar por la promesa hecha a los diputados por el duque de Cardona de que Leonardo Molas y sus soldados serían castigados con severidad:

  • 51 Ibid., carta nº 108, «Carta de los diputados á Tamarit», carta del 4 de julio de 1640, pp. 358-359

… la resposta per V.S.ª feta al Sr. Virrey en orde a anar don Leonardo Moles a madreta nos ha aparegut açertadissima, y que V.S.ª inçessantment per part del Principat ha de fer instantia en quant puga, pera que Don Leonardo Moles y los demés culpats sien castigats y que lo castich sie en Cathalunya hont se son comesos los delictes51

La muerte del duque de Cardona

  • 52 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento, p. 280.
  • 53 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lix, p. 190.

28Desgraciadamente, en el momento de su nombramiento como virrey, el duque de Cardona ya se hallaba en muy mal estado de salud52. El día 22 de julio, falleció Enrique de Aragón Folc de Cardona y Córdoba, duque de Cardona, lo que suscitó una gran aflicción en todo el Principado53.

29En una larga carta que escribió a Pau Claris y al diputado del brazo real —Josep Quintana— unos días antes de la muerte del duque de Cardona, Francesc Tamarit manifestaba su inquietud en cuanto a la resolución del problema perpiñanés, así como ante el posible empeoramiento de la situación en Cataluña. A partir de ese momento, las instituciones catalanas solo podían negociar con el gobierno real, mediante sus embajadores en la Corte, cuya posición era cada vez más frágil. Aunque todavía no se habían suspendido las negociaciones entre Cataluña y el rey, la esperanza de que los embajadores de la Generalitat y del Consejo de Ciento pudieran conseguir alguna concesión o algún auxilio del rey era ya casi nula. Además, se temían nuevos excesos de los soldados:

  • 54 Archivo de la Corona de Aragón, Dietari de la Generalitat, Trieni 1638-1641, f° 419.

… lo que importa es procurar en Madrit lo assiento de las cosas desta Provincia, per que segons veig, assi no se obrara cosa sens orde de allí, y pera negotiar allí, veig es menester lo favor de Deu54.

30Los eventos posteriores a la muerte del virrey confirman esta impresión de Francesc Tamarit. Cuando los oficiales y los jefes militares rindieron homenaje al difunto virrey, entraron en la villa unos soldados «con gran alborozo y alegría». Liberaron a sus compañeros que habían sido encarcelados tras el bombardeo, organizaron fiestas «en escenario de la muerte del Virrey» para celebrar la recuperación de Perpiñán:

  • 55 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lix, p. 192.

… muerto el Virrey, todos los [soldados] de afuera bolvieron á entrar en la villa con gran alborozo y alegría: los presos quedaron libres, y sólo quedó oprimido el país y naturales y luego ordenaron los militares fiestas y tros en escenario de la muerte del Virrey y en júvilo de la conquista de la villa, y con ánimo de que los naturales acudieses, al ver la fiesta, y entre tanto ellos acabar de saquear el pueblo55

31Aunque seguramente exageradas por la distancia que separa su autor de los acontecimientos así como por las posiciones ideológicas de este, estas palabras de Miquel Parets sugieren que los enfrentamientos entre soldados y civiles que ocurrieron en Perpiñán fueron percibidos, desde la Ciudad Condal, como una victoria conseguida por los soldados —e indirectamente por el rey— en una guerra que habría empezado en 1637 cuando Felipe IV y el conde-duque desplazaron los combates contra Francia hacia el frente catalán. No se trataba de hecho, según Miquel Parets, de una maniobra militar para desorientar a los franceses, sino más bien de un estratagema destinado a emprender ocultamente una guerra contra Cataluña a fin de provocar una revuelta que sirviera al gobierno de pretexto para abolir sus fueros que tanto habían sido vulnerados y amenazados por los oficiales reales desde el inicio del reinado de Felipe IV:

  • 56 Ibid.

Publicaron luego los castellanos que su ánimo era conquistar a Cataluña, y que a este fin havía el Rey movido la guerra de la Ocata [Leucata] y Salsas, que no porque desease ganarlas, sino con ese pretexto aniquilar y extinguir la opulencia en que se hallava Cataluña56

  • 57 Elliott, 2012, p. 112.

32Muchos son los factores que explican la ruptura política entre Madrid y Barcelona, y la muerte del virrey es solo uno de ellos, probablemente el que menos importancia tuvo. Sin embargo, es preciso no menospreciarla, ya que forma parte de esos hechos menores que, de una manera u otra, pueden tener alguna incidencia en el desarrollo de los acontecimientos, tal como lo recalcó John H. Elliott en un recién publicado ensayo de ego-historia: «La contingencia (una muerte inesperada, la llegada o no de una carta importante) nunca se debe dejar de tener en cuenta en la reconstrucción y explicación del pasado57».

  • 58 Id., 1977, p. 416.

33Con la muerte del duque de Cardona se dio simbólicamente un paso adelante en el detoriorio tanto de la situación en Cataluña como de las relaciones entre la provincia y la monarquía, sin contar siquiera con el que se produjo en un contexto bélico crítico, puesto que el ejército francés iba acercándose al Rosellón, lo que obligó a Felipe IV a mandar aún más soldados58. Para Miquel Parets, el duque de Cardona era la última esperanza que tenía el pueblo catalán de que se restauraran la paz y la justicia:

  • 59 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lix, pp. 189-190.

… murió el 22 de julio 1640, con profunda melancolía y universal desconsuelo de todos, pues vió Cathaluña perdido en él el medio por donde en justicia esperaba la venganza de tanto oprobio y ruina como havía parecido con la soldadesca59.

  • 60 Ledroit, 2010.

34La concentración de soldados en las fronteras aragonesa y valenciana contribuyó a agravar las tensiones entre civiles y militares, y muchos, empezando por las instituciones del Principado, fueron los que interpretaron esta decisión como una nueva maniobra ideada por Madrid para conquistar Cataluña. En una carta de Pau Claris a su embajador extraordinario en la Corte60, Bernardino de Manlleu, leemos que:

  • 61 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 181, «Los diputados a su embajador el P. (...)

Mire V.P. a la vista de tants agravis, amés dels passats, sens poder tenir seguretat en lo esdevenidor, com se podan tenir esperanças que los animos se assosseguerán, y ajuste V. P. que los cabos y soldats se son fets tant insolents, que publicament diuen per la vila de Perpinyá en presentia dels mateixos naturals, que estan adobant sis pessas de artilleria per venir ab ellas sobre Gerona y aprés sobre Barçelona, y saquejar y robar tota Catalunya61

35El 28 de julio, Pau Claris pidió al diputado Francesc Tamarit que abandonara Perpiñán y regresara a Barcelona, ya que con la muerte del virrey no quedaba ninguna esperanza de que se arreglara la situación:

  • 62 Ibid., carta nº 110, «Los diputados á Francisco de Tamarit», carta del 28 de julio de 1640, p. 362

Ab altres havem ordenat ha V.S.ª partís de aqueixa vila de Perpinyá […] y continue son cami fins ha esta çiutat [Barcelona], ahont nosaltres tenim precissa necessitat de la assistentia de V.S.ª aquí62

  • 63 Torres, 2006.

36El 3 de agosto se hizo público el nombramiento del obispo de Barcelona, García Gil de Manrique Maldonado, y empezó a correr la voz que Felipe IV estaba dispuesto a salir de Madrid encabezando un ejército para invadir Cataluña y reducirla al estado de provincia conquistada. El 14 de agosto, el Consejo de Guerra decretó la invasión del Principado lo que confirmó lo que muchos temían63.

La recuperación del bombardeo en la propaganda oficial de las instituciones

  • 64 Las Corts Generals de Pau Claris.

37Si bien es cierto que el bombardeo representó un punto de ruptura en las relaciones entre Madrid y Barcelona, queda por estudiar el tratamiento que de él hicieron los propagandistas de las instituciones catalanas. Los dos principales propagandistas del Consejo de Ciento, Gaspar Sala y Francesc Martí Viladamor, añaden el bombardeo a la larga lista de los abusos cometidos por los soldados en Cataluña y en la de las villas y pueblos saqueados por los tercios a lo largo de 1640, apoyándose seguramente en los memoriales publicados primero por la Generalitat y luego por la Junta de Brazos extraordinaria convocada por Pau Claris a principios de septiembre del mismo año64.

38Consideran que el bombardeo de Perpiñán es el clímax de una campaña orquestrada por el rey y el conde-duque a fin de conquistar Cataluña, una estrategia que habría empezado en 1626 con el proyecto de Unión de Armas que Olivares y Felipe IV propusieron a las Cortes catalanas. Los propagandistas argumentan que esta estrategia estaba destinada a castigar a los catalanes por su rechazo de la Unión de Armas. En el párrafo XII de la Proclamación Católica, Gaspar Sala escribe que

  • 65 Sala, Proclamación Católica, p. 64.

claramente lo manifestavan los mesmos soldados; unos llamavan a Cataluña Castilla la nueva; otros dezían, que presto la avian de conquistar y señorarla toda: en ver alguna casa, o cosa rica dezían: presto será mía, y conformavan todos, que avían de ser los Catalanes sus esclavos65.

39El bombardeo ocupa de hecho un papel importante en la elaboración de las argumentaciones destinadas a revelar la tiranía de Felipe IV y de su maquiavélico ministro y en la justificación de la guerra de resistencia emprendida por las instituciones catalanas.

  • 66 Suárez, De Juramento fidelitatis, p. 84.
  • 67 Ibid.

40Los propagandistas se apoyan principalmente sobre las tesis del jesuita Francisco Suárez, y más precisamente en el De Juramento Fidelitatis publicado en 1613. Se apropian la definición que dio del tirano de ejercicio y de la guerra justa que puede emprender la res publica contra el tirano. Para Francisco Suárez, el tirano de ejercicio es el rey que «usa del poder y [que] todo lo maneja en su propio beneficio con desprecio del bien común» y que «oprime a sus súbditos injustamente robándolos, matándolos, previrtiéndolos y perpetrando contra ellos pública y frecuentemente otras injusticias por el estilo»66. Los acontecimientos de Perpiñán son, para Francesc Martí Viladamor, una perfecta ilustración de la guerra permanente que llevan Felipe IV y Olivares contra Cataluña. El autor argumenta que, en efecto, los estragos de los soldados no pueden ser considerados como unos cuantos actos espontáneos e independientes de la guerra contra Francia. Son el resultado —esperado— de esta voluntad de saqueo dirigido por la institución monárquica, la cual debería, supuestamente, proteger a sus súbditos contra semejantes desgracias: ¿cómo explicar, si no, la dejadez y el silencio del gobierno real ante las quejas de los embajadores catalanes? Ahora bien, para retomar la fórmula de Francisco Suárez, cuando la comunidad «se halla permanentemente en guerra actual o virtual contra él [el tirano], no de carácter vindicativo […], sino defensivo», legítimamente puede emprender una guerra defensiva contra su rey y señor natural67.

41Además, los alojamientos constituyen una vulneración de las constituciones catalanas, las cuales, argumenta Francesc Martí Viladamor, prevén que

  • 68

en los alojamientos de soldados solo están obligados a dar la tercera parte de la casa, y a los oficiales mayores la mitad, sin obligación de camas, ni comida, ni otra cosa alguna, y ay Constitución que manda que ni tampoco sean los soldados alojados en casas particulares mientras puedan alojarse en otras partes68.

42El sistema pactista obliga al rey a someterse a las leyes del reino, condición sine qua non para beneficiar de la fidelidad de sus súbditos, de modo que cualquier vulneración o cualquier alteración de las leyes del reino se asimila a un abuso de poder.

43Finalmente, Francesc Martí Viladamor concluye que obviando Felipe IV la miseria en la que se hallan los catalanes manifiesta una falta absoluta de caridad:

  • 69 Ibid., p. 190.

… los preceptos de caridad sólo obligan en el fuero interior, en el qual generalmente peca gravísimamente cualquiera que, pudiendo, no defiende al próximo, o tenga autoridad por la cual le obliguen preceptos de justicia, o no la tenga obligándole solamente preceptos de caridad […]. Los preceptos de caridad sin excepción obligan a todos en el último subsidio, cuando al opreso ninguno de los que tienen obligación por justicia llega a defenderle. Pues si a los catalanes, ni los superiores ni los ministros de justicia nunca los defendieron, unos consistiendo las injurias y opresiones, y otros disimulándolas por no perder la gracia, pecando todos gravísimamente, aunque más los que consintieron que no los que disimularon69.

  • 70 Ver Lucas, 22, 39-51.

44Para el autor, la principal tarea de las instituciones catalanas —y más concretamente de la Generalitat y del Consejo de Ciento— no solo consiste en defender las constituciones del país y la integridad de la «república» contra el tirano, sino también en defender la integridad de cada uno de sus miembros cuando el rey se halla incapacitado para hacerlo, sea por incapacidad física o por negligencia como en el caso de Felipe IV. Con este argumento, los propagandistas oficiales justifican por una parte el derecho de los brazos, como institución representativa del reino, a deponer a Felipe IV en caso de que no apartara del poder al conde-duque. Por otro lado, los diputados y los concelleres están elevados al rango de protectores del reino, de garantes de la pureza de la fe cristiana y de la caridad, siendo esta la virtud cardinal de un buen gobernante. En un párrafo de Noticia Universal de Cataluña, Francesc Martí Viladamor compara la Generalitat y el Consejo de Ciento con las dos espadas de los apóstoles que acompañaron a Jesús después de la última cena, antes de que este fue entregado por Judas70:

  • 71 Martí Viladamor, Noticia Universal de Cataluña, p. 99.

Invencibles catalanes, dos espadas tenéis aprestadas para defender valerosos al santísimo sacramento […] son estas dos espadas las dos nobilísimas casas del Principado y la de la ciudad de Barcelona71.

45Si es cierto que el Corpus de Sangre había constituido una reacción espontánea de los barceloneses ante la incuria de los ministros y los oficiales reales, el bombardeo de Perpiñán está percibido como la prueba irrefutable de la barbarie de los soldados españoles y del ensañamiento del poder real contra los catalanes. Al fin y al cabo, está percibido como la primera etapa de un estratagema ideado por el conde-duque para invadir Cataluña y hacer fusionar las coronas de Castilla y de Aragón en un solo reino en el que el rey ejercería el poder absoluto.

46Este estudio deja entrever algunas pistas que permitirán profundizar nuestro conocimiento del episodio del bombardeo de Perpiñán así como de la revuelta de los catalanes en general. En primer lugar, y era éste nuestro principal objetivo, parece imprescindible estudiar más a fondo el papel que tuvieron, voluntaria o involuntariamente, los Condados en el desencadenamiento y el desarrollo de la guerra de los Segadores, ya que desde la renovación historiográfica de los años 1950, los estudios se centran esencialemente en el Principado y, más aún, en Barcelona. En cuanto a los Condados, los historiadores solo se interesan por las repercusiones del Tratado de los Pirineos y su difícil encaje en la Monarquía Francesa. Si bien es cierto que los Condados constituyen un enclave alejado del epicentro de la revuelta catalana, siempre fue un área geográfica clave tanto en las relaciones franco-españolas como en la gran revuelta de 1640. Òscar Jané, al estudiar el devenir de los Condados después de 1659, recalca el gran interés de los franceses por los Condados:

  • 72 Jané, 2006, p. 93.

… Potser per proximitat i facilitat, el Principat —i els Comtats— es configurà com l'objectiu més atractiu per a França. Era una via d'intervenció directa a Espanya i el seu ministre Richelieu coneixia de primera mà les desavinences entre catalans i castellans en aquell moment72.

  • 73 Carta que ha enviada la Vila de Perpinyà a Cathalunya, ahont va contant totas sas desdichas, Barce (...)
  • 74 Martí Viladamor, Manifiesto de la fidelidad catalana.
  • 75 Ibid., pp. 19-20. Se trata de una alusión a Violante de Bar (1365-1431), segunda esposa de Juan I (...)

47Otra prueba de ello es la trayectoria de la ciudad entre el inicio de la revuelta y 1652 cuando pasó definitivamente bajo la dominación francesa. En muchos folletos publicados en los primeros años de la revuelta se relatan las tragedias de Perpiñán y sobre todo durante la campaña militar de 1642 cuando la villa estaba ocupada por los soldados españoles y apareció, otra vez, como víctima de la barbarie española. En un pliego poético datado de 1642, la villa de Perpiñán se dirige al conjunto de los catalanes para que vengan a liberarla por ser la «clau/y guarda de sos tresors [de Cataluña]». Dicho de otro modo, se consideraba Perpiñán como la principal defensa contra los enemigos, fueran franceses o españoles73. Finalmente, la importancia de los Condados en el desarrollo de la revuelta se manifesta también en las negociaciones de Münster. En su Manifiesto de la fidelidad catalana74, Francesc Martí Viladamor, quien defendía en aquel momento los intereses de Luis XIV, mostró claramente hasta qué punto los Condados siempre habían sido una manzana de discordia entre España y Francia desde la Edad Media: «desde la muerte del Rey Don Martín jamas han discurrido 40 años, que los Franceses no pidieron con las armas el derecho de Violante usurpado75».

Notes

1 Sanabre, 1956, pp. 57-71.

2 Elliott, 1977.

3 Sanabre, 1956.

4 Ledroit, 2010.

5 Ferro, 1987, pp. 53-57.

6 Elliott, 1977, p. 405.

7 Serra, 1991, p. 37.

8 Documentos relativos a la guerra de Cataluña contra Felipe IV, «Carta de avis de Madrid de un bon confident», 22 de septiembre de 1640, Biblioteca Universitaria de Barcelona (BUB), ms. 211, fos 222r°-227r°. La cita está en los fos 223v°-224r°.

9 Elliott, 1977, p. 351.

10 Ettinghausen, 1993, vol. 1, documentos 1 a 3.

11 Sanabre, 1956, p. 57-71 y Elliott, 1977, p. 351.

12 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, en Memorial Histórico Español (de aquí en adelante MHE), t. XX, p. 184. Miquel Parets era un zurrador barcelonés, contemporáneo de los acontecimientos. En 1626, a raíz de la venida de Felipe IV a Barcelona, emprendió la redacción de una crónica en la que transcribió los acontecimientos importantes que ocurrieron en la Ciudad Condal hasta 1660. Inicialmente escrita en catalán, la crónica no fue editada hasta finales de siglo xix por Celestí Pujol y Camps, quien la tradujo al castellano. Fue publicada en el MHE, entre los tomos XX y XXV. Desde 2011 existe una edición en la lengua original, pero aquí nos hemos basado en la edición en castellano.

13 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lviii, p. 184.

14 Ibid., carta nº 87, «Nueva comunicación de los jefes del ejército a los cónsules de Perpiñán», 13 de junio de 1640, pp. 330-331. Las cartas proceden del apéndice documental de la edición decimonónica de la crónica de Miquel Parets.

15 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento de Cataluña, p. 280.

16 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lviii, p. 185. Otras fuentes precisan que el bombardeo empezó a las nueve de la noche. Ver Rubí de Marimón, Relación del levantamiento, p. 279.

17 Elliott, 1977, p. 405.

18 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento, p. 279.

19 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 96, «Carta de los cónsules de Thoir a los diputados», 21 de junio de 1640, p. 339.

20 Ibid., carta nº 94, «Intimación a Perpiñán», sin fecha, pero el contenido indica que data del 22 de junio de 1640, pp. 337-338.

21 Ibid., carta nº 95, «Contestación de los cónsules a la intimación anterior», sin fecha, pero sin lugar a duda del 22 de junio de 1640 por ser una respuesta a la intimación anterior de la carta nº 94, pp. 338-339.

22 Ibid., cap. lviii, p. 185.

23 Ibid., p. 186.

24 Ibid., p. 187.

25 Ibid., p. 186.

26 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento, p. 280.

27 Ab esta van còpias de dos cartas escritas la una per los jurats…, 1640, Biblioteca de Catalunya (BC), Fullets Bonsoms (FB) 566.

28 Elliott, 1977, pp. 350-351.

29 Ibid.

30 Senyor Déu meu Jesu Christ. Judique Vostra Magestat sa causa, 1640, BC, FB 616.

31 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 96, «Carta de los cónsules de Thoir (sic) á los diputados», 21 de junio de 1640, pp. 339-341.

32 Ibid.

33 «Copia de una carta de avisos que un confident de Madrit escrigue a un amich seu ciutadà de Barcelona», carta sin fecha, BUB, ms. 211, fos 190r°-192r°. La cita está en el f° 192r°.

34 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 90, «Carta de los jurados de Figueras á los de Gerona», carta del 18 de junio de 1640, pp. 333-334. Las instituciones catalanas reaccionaron muy rápidamente. El Consejo de Ciento votó enviar 500 soldados en ayuda de los perpiñaneses y la Generalitat, 700 «ab tota brevedad possible per acudir al socorro de aqueixa vila»: ver Ibid., carta nº 93, «Los diputados á los cónsules de Perpiñán», carta del 18 de junio de 1640, pp. 336-337, carta del 19 de junio de 1640.

35 Elliott, 1977.

36 Esta percepción del virrey Santa Coloma persistió, puesto que vuelve a aparecer en distintos escritos posteriores, como por ejemplo en [Anónimo], La Famosa Comedia de la entrada del marqués de Los Vélez, publicada en Barcelona en 1641.

37 Reglà, 1956.

38 Id., 1966.

39 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lvii, p. 183.

40 Les Corts Generals de Pau Claris, p. 327.

41 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lviii, p. 188.

42 Ibid., carta nº 102, «Carta de Tamarit a los diputados», carta del 28 de junio de 1640, p. 319.

43 Ibid., cap. lvii, p. 183.

44 Ibid., cap. lix, p. 188.

45 Ibid.

46 Ibid., carta nº 99, «Carta de los diputados al Virrey duque de Cardona», carta del 23 de junio de 1640, pp. 345-346.

47 Ibid., cap. lix, p. 188.

48 Ibid., carta nº 105, «Don Francisco Tamarit a la Diputación», carta del 29 de junio de 1640, pp. 351-352.

49 Ver Constitucions y altres drets de Catalunya, p. 304 y, también, Arrieta Alberti, 1984.

50 Ibid., carta nº 107, «Los Diputados a Francisco Tamarit», carta del 2 de julio de 1640, pp. 356-358. La cita está p. 357.

51 Ibid., carta nº 108, «Carta de los diputados á Tamarit», carta del 4 de julio de 1640, pp. 358-359.

52 Rubí de Marimón, Relación del levantamiento, p. 280.

53 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lix, p. 190.

54 Archivo de la Corona de Aragón, Dietari de la Generalitat, Trieni 1638-1641, f° 419.

55 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lix, p. 192.

56 Ibid.

57 Elliott, 2012, p. 112.

58 Id., 1977, p. 416.

59 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, cap. lix, pp. 189-190.

60 Ledroit, 2010.

61 Parets, De los muchos sucesos dignos de memoria, carta nº 181, «Los diputados a su embajador el P. Bernardino de Manlléu», carta del 31 de julio de 1640, pp. 64-65.

62 Ibid., carta nº 110, «Los diputados á Francisco de Tamarit», carta del 28 de julio de 1640, p. 362.

63 Torres, 2006.

64 Las Corts Generals de Pau Claris.

65 Sala, Proclamación Católica, p. 64.

66 Suárez, De Juramento fidelitatis, p. 84.

67 Ibid.

68

Martí Viladamor, Noticia Universal de Cataluña.

69 Ibid., p. 190.

70 Ver Lucas, 22, 39-51.

71 Martí Viladamor, Noticia Universal de Cataluña, p. 99.

72 Jané, 2006, p. 93.

73 Carta que ha enviada la Vila de Perpinyà a Cathalunya, ahont va contant totas sas desdichas, Barcelona, Jaume Romeu, 1641, BC, FB, 105.

74 Martí Viladamor, Manifiesto de la fidelidad catalana.

75 Ibid., pp. 19-20. Se trata de una alusión a Violante de Bar (1365-1431), segunda esposa de Juan I de Aragón.

Auteur

Docteur de l’université Paris-Sorbonne

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540