Version classiqueVersion mobile

Secularización en España (1700-1845)

 | 
Françoise Crémoux
, 
Danièle Bussy Genevois

III. — Liberalismo y modernidad: hacia una secularización de lo político

Secularización y tradición en el seno de la comunidad mercantil extranjera en la Sevilla del siglo xviii

Mercedes Gamero Rojas

Texte intégral

  • 1 «La holgazanería luchaba con la rigidez de las doctrinas; la monarquía se iba convirtiendo en repú (...)

La mollesse de la vie contrastoit avec l’âpreté des doctrines : la monarchie tournoit à la république, parce que la licence des mœurs amenoit l’indépendance des opinions.
François-René de Chateaubriand, Mémoires, lettres et pièces authentiques, 1820, p. 21.

  • 2 Baubérot, 2004, p. 53.

1Parece inapropiado utilizar el término secularización en un marco geográfico y cronológico tan marcado por la religión. Pero el concepto de secularización tiene muchas acepciones, y una de ellas se refiere al proceso de desacralización tanto del pensamiento como de las formas de vida, que afecta también a todos los órdenes del comportamiento humano; la apertura a una vida no guiada por conceptos religiosos, sino la independencia o quizás fuera más apropiado decir la disminución de la influencia de la religión en los valores sociales; o sea, la secularización se puede entender como la relativa y progresiva pérdida de pertinencia social del universo religioso en relación a la cultura social, según opina Baubérot2. El inicio del camino que lleva a la secularización podríamos observarlo en ciertos signos indicativos, como la presencia relativa de la temática profana en pinturas y lecturas, la educación y el modelo de conducta social. La frase de Chateaubriand que encabeza el trabajo es pertinente, pues cualquier ruptura de lo establecido, aun en el campo que puede parecer más fútil, abre una puerta difícil de cerrar.

  • 3 Cuestiones al respecto pueden verse en Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2007a, 2008 y 2010.

2Los puertos eran especialmente sensibles a la influencia de nuevas ideas, dadas tanto la presencia de una población foránea, estable o transeúnte, como la facilidad para la introducción de mercancías prohibidas. Estas circunstancias hacían que la vigilancia de la Corona se dirigiese especialmente hacia ellos y controlase las mercancías que importaban, por razones económicas, y también ideológicas y religiosas. En Sevilla, pese a la pérdida del monopolio del comercio indiano en 1717, continuaba viviendo una importante comunidad extranjera en el siglo xviii3, que seguía manteniendo relaciones no solo de negocios, sino familiares con sus países de origen y con comerciantes asentados en los puertos gaditanos.

3En la Sevilla del siglo xviii, las relaciones con el mundo exterior se evidenciaban en la expansión del uso de los objetos provenientes del extranjero: tejidos, encajes, pasamanería, quincallería, además de objetos utilizados en la vida cotidiana y que traspasaban las viviendas de los comerciantes extranjeros para instalarse en las de los españoles. La información que nos ofrecen los inventarios de bienes nos indican una sociedad mestiza y permeable, donde la variedad de lenguas, alimentación, costumbres e incluso religión eran naturales; en las mismas casas coexistían mesas inglesas, sillas francesas, escaparates holandeses y biombos asiáticos; en las mismas cocinas anafes y máquinas de hacer gofres; en los comedores teteras, cafeteras y chocolateras. Amaban el queso de bola y la mantequilla holandesa y degustaban caldos renanos y franceses. Comían en vajillas genovesas, inglesas y chinas, bebían en cristalería bohemia; si cazaban lo hacían con escopetas de factura británica o del país; observaban la hora en relojes ingleses, se peinaban con peluqueros franceses y si practicaban esgrima lo hacían con un maestro italiano. En una sociedad así era difícil mantener un modelo de vida tradicional, de país cerrado, si es que alguna vez lo fue, sino que las tradiciones se reafirmaban precisamente a base de modificaciones. Las mismas mujeres que hacían donaciones a parroquias y conventos eran activas mujeres de negocios; los mismos hombres que dejaban abundantes legados a hermandades y obras piadosas enviaban a educar a sus hijos al extranjero, y tenían en sus casas oratorios privados y bibliotecas nutridas de temas profanos.

  • 4 Como hicieron los hombres de negocios franceses asentados en la ciudad que deciden realizar un mau (...)
  • 5 Kinkead, 1981 y 2009; Cherry, 2005.

4También es una sociedad mestiza en la coexistencia de elementos religiosos y profanos. Los comerciantes de las diversas naciones se agrupaban en hermandades: los flamencos en la hermandad de San Andrés, los franceses en la de San Luis, los irlandeses en la de San Patricio, los portugueses en la de San Antonio… Las hermandades, y todas las actividades religiosas celebradas alrededor de ellas, tenían un carácter aglutinador para los miembros de las naciones correspondientes, pero también dejaban ver hacia el exterior, y sobre todo hacia las autoridades, su ortodoxia católica, algo imprescindible cuando podían caber dudas acerca de ellas: ¿Los portugueses eran judaizantes? ¿Los flamencos herejes? Y ¿qué decir de los irlandeses, cuyos privilegios provenían de ser católicos perseguidos, o de los franceses, que habían sido durante siglos enemigos y que provenían de un país de donde llegaban ideas heréticas, volterianas y laicistas? Los elementos de afirmación católica se multiplicaban, siendo difícil establecer dónde terminaba el verdadero fervor y dónde comenzaba la supervivencia de los negocios, pero se aprovechaban todas las ocasiones para manifestarlos: muerte de un monarca, celebración de la santificación de San Fernando y su conmemoración, la Semana Santa4. Pero a su vez introdujeron nuevos aires en el arte y los modos de vida. Los flamencos tuvieron en ello una importancia crucial. Presentes en Sevilla desde la apertura del comercio indiano, en el siglo xvii eran la colonia más potente y asentada, en sustitución de los genoveses, y con facilidades que comerciantes de naciones enemigas, como franceses e ingleses, no tenían. Trajeron con ellos el gusto por los paisajes, las batallas, los exuberantes fruteros y floreros y, sobre todo, los motivos costumbristas, sin desdeñar por eso el aprecio por las obras religiosas. Flamencos fueron los protectores de Murillo Nicolás Omazur y Joshua Van Belle, a quienes retrató, y de este origen era Justino de Neve, que le encargó para el Hospital de los Venerables la «Inmaculada de Soult»5.

  • 6 Pleguezuelo Hernández, Oliver Carlos, 2004; Gestoso y Pérez, 1903.
  • 7 Recio Mir, 2010.

5El gusto por estos motivos explica el éxito en Sevilla de estos géneros —como antes lo tuvo la influencia italiana renacentista en los motivos religiosos— y la rápida expansión, en un arte tan desarrollado en la ciudad como la azulejería, de los temas costumbristas en blanco y azul, muy influenciados por la de Delft, que se hacen omnipresentes en los rodapiés de las escaleras y los suelos de alambrilla, mientras que en los paramentos siguen predominando los diseños geométricos en relieve tradicionales de la cerámica mudéjar6. Estos motivos se extenderán a la decoración de los muebles de pino policromados e incluso a la pintura de coches7.

Las colecciones pictóricas de los hombres de negocios extranjeros

  • 8 AHPS, PNS, leg. 3797, fo 735; leg. 5178, fo 600; leg. 5197, fo 367; leg. 5198, fos 180 y 578; leg. (...)
  • 9 Es el caso del irlandés Tomás Macores. Véase Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2012.

6Pinturas y libros son las principales vías para percibir la introducción de temas profanos. He seleccionado dieciséis inventarios de bienes de hombres de negocios extranjeros avecindados en Sevilla, en los que aparecen pinturas y estampas (gráf. 1), con la intención de observar la relación porcentual entre motivos religiosos y profanos, más que la cantidad o calidad de sus colecciones8. De hecho, la mayor parte de ellos tiene el número adecuado para adornar las casas principales en las que viven. Solo los flamencos Vandercruysen (179) y Leirens (122) superan el centenar, bien es verdad que hemos desechado el inventario de algún hombre de negocios que además era un marchante de arte —y por tanto la relación de obras no refleja el gusto personal sino el del mercado—, que también tiene interés pero que no es objeto de este trabajo9. Como podemos ver, la mayor parte son inventarios de grandes hombres de negocios flamencos que desarrollaron su actividad en la primera mitad del siglo xviii y en su mayoría ocuparon los cargos de cónsules de la nación o mayordomos y tesoreros de la hermandad de San Andrés. Los negociantes franceses van cobrando importancia a lo largo del siglo, hasta el punto de que su relevancia económica será preponderante en el último tramo del siglo, pero sus estrategias familiares tendían hacia el celibato y la transmisión tío-sobrino, y un estilo de vida menos inclinado a mantener una gran casa, y por ello solo contamos con cuatro inventarios que podamos analizar (Dutramble, Laurent, Reynaud y Sonnet). Por su parte, la presencia británica se reduce al inglés Darwin, casado con una irlandesa, y al irlandés Conry.

Gráf. 1. — Pinacotecas de hombres de negocios extranjeros en Sevilla

Gráf. 1. — Pinacotecas de hombres de negocios extranjeros en Sevilla

Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.

  • 10 Archivo Histórico Nacional (AHN), Inquisición, leg. 3721, exp. 41.

7El porcentaje de motivos religiosos está condicionado por la existencia de oratorios en la casa de la ciudad o en las haciendas de olivar que casi todos poseían. Esta cuestión aparte, el mayor porcentaje de temas profanos se encuentra en las pinacotecas flamencas y es casi inexistente en la de los británicos, que solo poseen algunos retratos y mapas. La presencia de motivos profanos no es por supuesto un signo antirreligioso, pero sí de intereses ajenos a los religiosos, que para ojos suspicaces puede llegar a ser sospechoso. «A pesar de ser católico no hay imagen alguna de Dios de la Virgen ni de los santos sino mapas y retratos y entre ellos uno del amo principal», dice un testigo en la causa inquisitorial contra Armando-José Dubernad, en 1777, en Cádiz10.

  • 11 Pérez Sánchez, 1983; Cherry, 1999; Sánchez López, 2008.

8Dentro del arte profano, la influencia flamenca se evidencia en la preferencia por temas que han dejado de ser parte de una composición para convertirse en un género propio, como países y floreros, que son precisamente la parte principal de estas colecciones, alcanzando en conjunto el 50% (gráf. 2), lo que no es de extrañar, dado que en Sevilla hubo una gran expansión de la pintura de género durante el siglo xvii, con influencia de pintores como Jan Van der Hamen y Pedro de Camprobin11.

Gráf. 2. — Pintura profana por género

Gráf. 2. — Pintura profana por género

Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.

9La mayor parte de los países que constan en estos inventarios están definidos simplemente así, pero en otros se concreta «país de un cochino jabalí con perros», y otros se identifican como «países con fruteros», «países con flores », «países con pescado», «países con barco». Es decir marinas, escenas de caza, y quizás habría que incluir bodegones y floreros; sí que se han adjuntado las escenas de ciudades, generalmente de Amberes, aunque también hay una «definición de Sevilla y su río», y es posible que hubiera que incluir las batallas. Estos motivos son propios de la decoración de los patios de las casas, pues con frecuencia hemos encontrado la expresión «países de patio», ese patio sevillano con vista a la calle por medio de una cancela, que se utiliza como salón de verano, cubierto con una vela que lo protege del sol y tamiza la luz, y adornado con macetas y jaulas con pájaros y loros, como suele detallarse en los inventarios.

10Fruteros y floreros también son parte importante de las colecciones, como los mapas, en muchos casos especificando que son mapamundis, apropiados para personas dedicadas a los negocios internacionales, y que solían estar en las dependencias de trabajo. Más interés tienen los cuadros con «juguetes», término que puede significar trampantojos, que se extenderán en el siglo xviiii desde los Países Bajos por Europa y en España casi exclusivamente se ciñeron al mundo andaluz, y parece tema común en la escuela sevillana, de la que es pionero el pintor y escultor de Burguillos Marcos Fernández Correa, y practicará con éxito en el siglo siguiente el sevillano Bernardo Germán Lorente, responsable también del gusto de la representación de la Virgen como pastora, que con frecuencia encontramos en los inventarios.

  • 12 Blanco White, Autobiografía, p. 54.
  • 13 Pollens, 1995, pp. 120-129. Un clave de Pérez Mirabal se conserva en el Museo de Bellas Artes de S (...)

11En el sector que denominamos «arte» se incluyen cuadros concernientes a alguna de ellas, casi siempre la música, igual que acapara el tema de las «conversaciones». Quizás pueda relacionarse con la presencia de instrumentos en los inventarios, claves en su mayoría, aunque andando el siglo aparecerán arpas, violines y guitarras. El aprecio que en la ciudad había por la música, nos cuenta Blanco White, hacía que muchos músicos aficionados de la buena sociedad sevillana, como él mismo, se unieran a la orquesta del oratorio de San Felipe de Neri, que cubría la ausencia de espectáculos musicales públicos en la ciudad durante muchos años12. Sevillano era Francisco Pérez Mirabal, que construyó hacia mediados de siglo los dos primeros pianofortes españoles que se conservan, cuando aún solo se hacían en Inglaterra, y pasó su vida realizando innovaciones en este instrumento13.

  • 14 Aranda Bernal, 1989.
  • 15 AHPS, PNS, leg. 5177, fo 600.
  • 16 AHPS, PNS, leg. 11993, fo 1086.
  • 17 García Felguera, 1989, pp. 45-54.

12Entre la pintura costumbrista incluimos obras que parecen de influencia de Murillo, como las dos que posee Manteau, Un chulillo y una vieja y el Muchacho con medias sandías; o el Viejo con un frasco y canasta de huevos de Laurent; y de La vieja gallinera de Reynaud se dice expresamente que es una copia de Murillo14. No sabemos de qué género eran los tres cuadros de este pintor que Dutramble dejó encargado, en su testamento de 1714, que le remitiesen a su hermano Diego, que vivía en Lyon, para que a su vez los llevase a su cercano pueblo natal, Ambierle15. Por el contrario, sí sabemos que eran de motivos religiosos los que poseía Norberto Vernimen, un Cristo Crucificado y una Inmaculada16. Los comerciantes y diplomáticos extranjeros fueron los responsables de la diáspora de las obras de Murillo, sobre todo a Gran Bretaña y Flandes. En Francia, el gusto por este artista tardó en entrar, aunque ya vemos cómo también salían sus obras en esa dirección17. Posiblemente el pintor entró en contacto con los gustos y preferencias del mercado flamenco a través de Omazur, Van Belle y otros hombres de negocios, que importaban a su vez pinturas y libros con ilustraciones de pintores y grabadores, como se verá a través del estudio de las bibliotecas.

13La estancia de la corte en Sevilla entre 1729 y 1734 tuvo una importancia doble. Por una parte, la reina Isabel de Farnesio y los cortesanos y diplomáticos extranjeros adquirieron numerosas obras de Murillo y otros pintores locales, muchas de las cuales irán a colecciones exteriores. Por otra, hizo evolucionar la pintura local mediante la influencia francesa e italiana, que se acentuará en el reinado de Carlos III. Es posible que los retratos de Luis I (Manteau), de Felipe V y Luis XIV (Dutramble) sean de influencia francesa, y otros, como el retrato del primer emperador de la casa Habsburgo (Vanderwilde), claramente respondan a un modelo anterior.

Estudio de bibliotecas

  • 18 Álvarez Santaló, 1984 y 1997.
  • 19 Aguilar Piñal, 1966a, p. 25.
  • 20 AHPS, PNS, leg. 3786, fo 491.

14Desgraciadamente, contamos con pocos inventarios que incluyan libros, problema con el que ya se había encontrado Álvarez Santaló en sus estudios sobre bibliotecas sevillanas del siglo xviii18. En muchos casos no aparecen, aunque tengamos la casi certeza de que deben de existir. Por ejemplo, es imposible que Livino Leirens no cuente con una nutrida biblioteca cuando su hijo Livino Ignacio fue un anticuario reconocido, miembro de la Academia de Buenas Letras de Sevilla19, o cuando ellos mismos remitían libros a América, como Conry y Darwin. En algunos casos de bibliotecas menores y herederos únicos, se limitaban a referir un total de treinta, cincuenta o setenta libros, de distintos temas, idiomas y formatos, y por tanto no podemos utilizarlas. Treinta y tres «libros viejos en inglés flamenco y español», se limita a decir el inventario de Juana Keating, en 174720. Los inventarios detallados con los que contamos no incluyen siempre el nombre del autor o de la obra, ni por supuesto el lugar ni la fecha de edición, aunque, en el caso de estar apreciados económicamente, se describe la calidad y medidas de las obras. Por ello, nos hemos ceñido a analizar las bibliotecas de los flamencos Nicolás Vandercruysen, cuyo inventario es de 1735, y Luis Manteau, de 1736, y la de los franceses Pedro Dutramble, a comienzos de siglo 1715, y José Sonnet, en 1772.

La biblioteca de don Nicolás Francisco Vandercruysen

  • 21 AHPS, PNS, leg. 5197, fos 636 sqq.

15Don Nicolás Francisco Vandercruysen era un flamenco natural de Amberes que casó con doña Inés de San Pedro, miembro de una gran familia de comerciantes de origen portugués, que fue su universal heredera al no tener descendencia. Su inventario de 1734 incluye, además de una extensa pinacoteca, una biblioteca de 466 títulos diferentes y 739 ejemplares, valorada en 25 696 reales21. La casi inexistencia de títulos repetidos, que sí suele ocurrir en los inventarios de los libreros, nos hace pensar que es una colección particular, aunque no podamos descartar absolutamente que importase libros para su venta. Lo más llamativo de su biblioteca son los libros de arte, algunos de gran precio como uno de Teniers, con 227 estampas y un valor de 360 reales de vellón (rsv.); otro sobre Miguel Ángel y Rafael por 179 rsv.; o sobre Tiziano por 159 rsv.; o el de Van Dyck con 110 estampas y retratos y un precio de 110 rsv.; el pintor holandés Gérard de Lairesse, con 110 estampas de 185 rsv.; el de retratos del pintor y grabador Van Schupen, de 224 rsv.; el del grabador Crispin de Passe, con 160 estampas y un valor de 180 rsv.; los dos, diferentes, de Robert Nanteuil, o el del grabador lorenés Jacques Callot, autor de la serie Les Grandes Misères de la guerre. Tiene otros libros costosos sobre arquitectura, pintura y escultura, así como el Tratado de Pinturas de Antonio. Sin duda, la existencia en la ciudad de estas obras sobre arte permitía el acceso al conocimiento de las corrientes artísticas del exterior a aquellos que no podía viajar fuera y ampliaban el gusto de los que pudiesen consultarlos.

16La abundancia de obras dedicadas al arte y la literatura, un 37%, nos ha hecho desglosarlas en un apartado diferenciado de los temas científicos, adaptando el modelo tradicional establecido por Furet (gráf. 3). El interés por las ciencias naturales se manifiesta en los libros ilustrados sobre pájaros, plantas y flores y la «practica de jardines». En este apartado se incluye El mundo engañado por los falsos médicos, del veronés Gazola, de una edición tan reciente como 1729.

17Entre los libros de historia y geografía, el 35% del total, hemos incluido los dieciocho títulos sobre viajes, con itinerarios por escenarios variados, como Francia, Italia, Holanda, Siria, las tierras australes, o los de personajes concretos como Felipe V, Luis X y el Cardenal Infante. Puede relacionarse este gusto con los que pueden parecer libros turísticos sobre países: Delicias de Suecia, también de Bretaña, de Italia, de Holanda… entre los que destaca las Delicias de Alemania con 200 estampas y un valor de 270 rsv. Las Cartas geográficas o Atlas universal, con las genealogías de los príncipes y reyes y otras curiosidades todo iluminado de varios colores es uno de los libros de mayor precio, 400 rsv., aunque el de mayor valor es la colección de quince libros titulada Grandes antigüedades del mundo, que legó por cláusula testamentaria a don Juan José Grange, su cuñado, vecino de Amberes.

18Los títulos sobre historia ascienden a 66, con amplitud de intereses, desde historia de España —Historia de los bandos de los zegríes y abencerrajes, que suponemos será la obra de Ginés Pérez de Hita, los Reyes Nuevos de Toledo, de Lozano y los Triunfos del Cardenal Infante— hasta historias sobre Suecia, el Imperio turco, Hungría, Polonia, India y China, más la Historia de la conquista de México, de Solís y la Historia de la isla de Santo Domingo. La historia de Francia es probablemente la que cuente con más títulos: una Historia de Francia en diez tomos, Portrait des roys de France, Histoire des rois de France, Historia de ilustres franceses, Memorias del duque regente, Vida del cardenal Richelieu, Vida del duque de Lorena… Sobre Inglaterra: Crónica de Inglaterra, Revoluciones de Inglaterra, Historia particular de la persecución de Inglaterra del obispo de Tarazona y la Vida de la reina Ana. De su lugar de origen solo consta Genealogía de los condes de Nassau y Teatro moral sobre la Guerra de Flandes. Pese a que en el inventario están en español, es posible que algunas de las obras estén escritas en otras lenguas.

  • 22 Défourneaux, 1973, pp. 39-48.

19En este apartado encontramos casos excepcionales, como sucede con tres obras a las que el tasador, el comerciante y librero flamenco don Jacobo Dherbe, no les dio precio por estar prohibidas: la Vida de don Pedro Girona, la Vida de Isabel de Inglaterra y la Vida de Felipe II. ¿Puede ser esta última la escrita por Gregorio Leti, antiespañol y antirromano, en 1678? En cualquier caso, el que unas obras prohibidas no estuviesen ocultas e incluidas en el inventario parece avalar la relajación de la Inquisición en estas fechas, hasta que el aumento de su intolerancia multiplique las prohibiciones, que dieron por resultado el Índice de 174622.

Gráf. 3. — Biblioteca de Nicolás Vandercruysen

Gráf. 3. — Biblioteca de Nicolás Vandercruysen

Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.

20Hay obras que fueron prohibidas posteriormente, como el Diccionario de Louis Moreri, que se encuentra con frecuencia en los inventarios. Editado en 1674, se fue ampliando hasta los diez tomos y en 1730 comenzó a traducirse al español en París. Precisamente en 1734, el año del inventario, Felipe V firmó el privilegio a José de Miravel y Casadevante para su edición. El ejemplar aquí encontrado, en cuatro tomos, debe ser la edición francesa, puesto que la española data finalmente de 1753, y fue prohibida por el gobierno para proteger la producción española, y posteriormente denunciada al Santo Oficio.

  • 23 Id., 1962.

21Entre las obras literarias destacan las de teatro, de las cuales las únicas con autor explícito son las pertenecientes a Terencio, Calderón, Racine y Molière. Probablemente las obras de estos dos últimos autores estén en lengua francesa. De Molière, parece que no hay traducciones españolas antes de mediados de siglo. En Sevilla, Cándido Mª Trigueros realizó una versión del Tartufo, titulada Juan de Buen Alma, que se representó en tiempos de Olavide escandalizando a la sociedad más conservadora. Las adaptaciones de Molière tuvieron cierto éxito a fines de siglo y algunas de sus comedias fueron incluidas en el Índice de 1790, aunque tuvieron un bueno pero breve resurgir en tiempos de José I23. Por lo demás, en el inventario encontramos numerosos libros simplemente señalados como comedias, sainetes y entremeses. También están El Quijote y novelas cortas de Cervantes, novelas de Zayas, Montalbán, de Castillo Solórzano, de Quevedo, el Guzmán de Alfarache, Estebanillo González, El Diablo Cojuelo, Gil Blas de Santillana y además las Aventuras de Telémaco de Fénelon y las de Gulliver de Jonathan Swift, obras que en su mayoría eran consideradas inadecuadas por los hombres más piadosos. Así recuerda Blanco White su lectura a escondidas de El Quijote:

  • 24 Blanco White, Autobiografía, pp. 36-37.

El único libro que había podido leer era la vida de los santos, en la traducción española del Année Chrétien, libro devoto de gran circulación. El maestro de música que me daba clases particulares en este último período en que mi atención estaba dividida entre el oficio mercantil y la gramática latina, me prestó un ejemplar del Quijote, que leí a escondidas. No recuerdo satisfacción y placer más grande que el que experimenté cuando, teniendo buen cuidado de ocultar el Quijote a la inspección de mis padres, me lo devoraba a escondidas en la pequeña habitación que me habían designado para que pudiera estudiar con sosiego. Porque aun el Quijote estaba considerado por mi padre como libro peligroso24.

  • 25 No conocemos la lengua en que están escritos estos textos sagrados. Pese a la prohibición total de (...)

22En cuanto a las 56 obras concernientes a la religión, que sólo suponen el 16 % del total, el 27,9 % pertenecen a la devoción popular, fundamentalmente vidas de santos. También hay una Biblia y el Antiguo y Nuevo Testamento25, la Mística ciudad de Dios de la madre Ágreda, la Luz de verdades católicas de Juan Martínez de la Parra, las Virtudes del príncipe cristiano del padre Ribaneneyra, y la Monarchia Eclesiastica de Juan de Pineda, entre las obras identificables.

La biblioteca de don Luis Manteau

23Don Luis Manteau, flamenco nacido en Amberes, fue uno de los principales comerciantes flamencos del primer tercio del siglo xviii y cónsul de la nación. La biblioteca, no valorada, solo tiene 35 títulos, con obras en castellano, flamenco y francés. Los libros religiosos alcanzan el 46 %, y los de historia otro 20 %. Entre estos últimos figuran la Historia del Rey Rodrigo, la Crónica de Enrique IV y una Historia Breve de Europa, así como Las Guerras de Flandes, de Alejandro Farnesio en tres tomos. Constan también diccionarios de español-flamenco y de «otras lenguas». De literatura solo consta El Quijote. Son varios los libros en flamenco, de hecho, en esta lengua aparecen escritos la mayoría de los libros de los que no consta el contenido. Encontramos un Paraíso Perdido en flamenco y otro en francés, la aritmética de Moya y un catecismo para uso de los más jóvenes, así como un Arte de la Cocina para el de las mujeres de la casa. Poco más, aparte del Flos Sanctorum, muy usado, como único libro de vidas de santos, y los ejercicios ignacianos. En resumen, una biblioteca y una pinacoteca de las mismas fechas pero de muy diferente importancia de la de Vandercruysen, que es un hombre de negocios similar a él en envergadura y origen. Aparte de las preferencias personales, habría que tener en cuenta los gastos en educación y establecimiento de los ocho hijos Manteau; un número similar tenían Doye y Leirens, de los que hablamos antes, mientras que don Nicolás no tenía ninguno y podía dedicar su patrimonio a sus intereses artísticos e intelectuales.

La biblioteca de don Pedro Dutramble

24El inventario de libros del lionés don Pedro Dutramble es mucho más escueto, aunque revelador: realizado a su muerte, en 1715, solo contiene ocho títulos. Podría parecer despreciable el caso, pero nos pareció interesante por su nacionalidad y fecha. Los comerciantes franceses habían sido numerosos y activos durante el siglo xvii, pero, por pertenecer a una potencia perennemente enemiga, tenían poco arraigo. Como los ingleses, estaban siempre dispuestos a levantar el campo, sin adquirir bienes raíces ni apenas entablar relaciones matrimoniales con personas de otras naciones, ni casi entre ellos. Aunque en 1715 Felipe V estaba asentado en el trono español, Dutramble residía en Sevilla al menos desde 1683. Eso puede explicar lo sucinto de su inventario de bienes post mortem, en una casa arrendada ya amueblada en la que solo había de su propiedad 18 vidrieras de postigos y ventanas —qué reveladora es esa inversión— y escasos efectos de menaje. Pero recordemos que este mismo comerciante tenía una interesante colección pictórica, con 58 cuadros entre los que se incluían tres Murillos que envió a su pueblo natal, como comentamos más arriba. La mayor parte de la colección son retratos (6), —incluidos los de él mismo y su socio y los de Luis XIV y Felipe V—, países (13) y demás pinturas de género, siendo la pintura religiosa solo el 29% y podríamos asegurar que probablemente elegida por su calidad más que por devoción. Sus ocho libros, en francés, son dos atlas universales, el Diccionario de Moreri y un libro de ciudades importantes, y entre los cuatro religiosos uno es relativo a la vida y salmos de David y la Sabiduría de Salomón —también es reveladora la preferencia por el Antiguo Testamento—, el Kempis y L’Homme criminel, ou la Corruption de la nature par le péché, del oratoriano Jean François Senault.

La biblioteca de don José Sonnet y Charles

  • 26 AHPS, PNS, leg. 3810, fo 372.
  • 27 Gamero Rojas, 2014.

25En el último tercio del siglo, en 1772, se escritura el inventario del hombre de negocios francés don José Sonnet y Charles, nacido en Montoire, Mans, en 170726. Es uno de los máximos representantes del grupo de comerciantes franceses que dominaban en esa época el gran comercio con el norte de Europa. Como yerno de don Luis Manteau por su matrimonio con doña María Catalina, gran negociante ella misma27, se relaciona familiarmente con varias de las estirpes flamencas principales de la ciudad, como los Huneus, Gand y Vanderwilde, y por su parte y por los matrimonios de sus hijos, con los mayores comerciantes franceses, como los Arboré, Charles y Bernís. Su biblioteca no está a la altura de su importancia económica, contando solo con 53 títulos y 137 volúmenes (gráf. 4). Lo que predomina en esta biblioteca son las amplias obras que podríamos llamar de alta divulgación. Los diez tomos del Diccionario de Moreri, en una época en la que estaba ya cuestionado, y los siete del de Trévoux. Los 17 tomos de la Historia General de Francia y los diez de la de España; los ocho tomos del Espectáculo de la Naturaleza de Noel Antoine Pluche, traducidos por el padre Terreros, una popular obra sobre ciencias naturales, y los cinco tomos de Entretenimientos físicos. La geografía universal, gramáticas francesas y españolas son también obras adecuadas para la enseñanza de jóvenes. Colecciones de comedias de Molière y Destouches, en francés, cubren los temas literarios. Un libro sobre casos del comercio, en lengua inglesa, parece cubrir los temas profesionales, y también parece adecuado para iniciarse en el ejercicio del comercio.

  • 28 Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2009. En este trabajo estudiamos especialmente el comportamiento s (...)

26La importancia relativa de la religión es mayor, lo que solo se debe a la escasez de libros, y no casa con un personaje de cuyos nueve hijos que llegan adultos no hay ninguno eclesiástico, a pesar de que seis de ellos permanecen solteros28. Entre las obras religiosas, solo hay cinco vidas de santos, San José, San Vicente Ferrer, San Francisco de Sales, Santa Brígida y la Venerable Madre Gregoria, carmelita descalza de Sevilla, personas que no parecen tener relación entre sí ni por procedencia ni por pertenencia a una orden. Junto a estas obras, también figuran el catecismo de Fleury, la omnipresente Mística ciudad de Dios, las Confesiones de San Agustín y las de fray Luis de Granada.

Gráf. 4. — Biblioteca de José Sonnet, 1772

Gráf. 4. — Biblioteca de José Sonnet, 1772

Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.

27En general, vemos una biblioteca interesante en libros de muy diversas materias, adecuada para una casa repleta de hijos, todos ellos, varones y hembras, ejercitados en los negocios, que debieron tener acceso a una cultura general y de entretenimiento, muy encaminada hacia obras de temática y lengua francesa.

Último tercio de siglo: avance de las nuevas ideas y recrudecimiento de la intolerancia

  • 29 Archivo Histórico Provincial de Cádiz (AHPCA), Protocolos Notariales de Cádiz (PNC), leg. 1578, fo(...)
  • 30 AHPS, PNS, leg. 3797, fo 936.

28En el último tercio de siglo se produjeron avances en el saneamiento, alumbrado y embellecimiento de la ciudad, que acompañaron a los cambios acaecidos en los aspectos artísticos y culturales. La Biblioteca Pública ya había abierto sus puertas en 1749 y dos años después se había fundado la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, aunque habrá que esperar veinticinco años a que vean la luz, en el mismo año 1775, la Sociedad Patriótica Sevillana, posterior Sociedad Económica de Amigos del País, y la Real Escuela de las Tres Nobles Artes, que continúa la labor de la fundada un siglo antes por Murillo y otros artistas. Cada vez había mayor número de jóvenes que viajaban al extranjero, sobre todo pertenecientes a familias que, a su vez, eran nobles y comerciantes. Estos solían enviar a sus hijos a estudiar fuera de España, preferentemente a sus lugares de origen, para que aprendiesen lenguas vivas y conociesen otros países donde quizás habrían de vivir. Por ejemplo, el gaditano Gaspar Gregorio Van Hemert, en 1715, con dieciséis años, estaba en Breda estudiando, antes de iniciar su carrera de mercader en Tierra Firme29, o el sevillano Jorge Deuwaeders Vernimen, en 1759, con trece años, estaba en Amberes educándose30. Guillermo Blanco Morrough, según su hijo José Blanco White,

  • 31 Blanco White, Autobiografía, p. 30.

fue enviado cuando joven a Waterford, y después de haber pasado allí algunos años, antes de regresar a Sevilla viajó por Francia para completar su educación y conocer el mundo, algo ciertamente insólito para un joven español en aquellos tiempos31.

  • 32 AHPS, PNS, leg. 3791, fo 149; leg. 3810, fo 185.
  • 33 Gil Novales, 1991, p. 424.
  • 34 Pleguezuelo Hernández, 2005.

29Pero no es un caso tan insólito, pues otro comerciante británico, Guillermo Darwin, envió a sus hijos adolescentes a estudiar fuera de España, por los mismos años centrales del siglo. A Guillermo Claudio lo mandó a estudiar a Dublín y Londres; el segundo, Juan Bautista, estudió en un colegio en París y con veinte años, en 1757, pasó a Buenos Aires a abrirse paso en el comercio. De adultos, ambos ejercieron esta profesión en Londres y el tercer hermano, Patricio, en Faro, Portugal32. Pero otros jóvenes iban más allá, realizando viajes culturales por Europa, como el poeta malagueño Juan María Maury Benítez, que se educó en Francia e Inglaterra y viajó por Italia y acabó falleciendo en 1845 en París donde se exilió por afrancesado33. Otro viajero de similar origen social fue el gaditano José Cadalso y Vázquez de Andrade, quien estudió en París, y viajó después por Inglaterra, Italia, Alemania y Holanda. Igualmente fue un Grand Tour el realizado por el menor de los hijos del comerciante ayamontino Manuel Rivero, Juan Jerónimo, que, después de estudiar en Sevilla y Granada, con 26 años realizó su viaje por Europa, acompañado de amigos como Juan Alcalde, de Cádiz, y Francisco Fernández Molinillo, otros hijos de comerciantes nobles, que hacían un viaje similar34.

  • 35 Buhígas Cabrera, Pérez Fernández, 1993.
  • 36 Aguilar Piñal, 1966b, p. 25.

30Estos viajeros traían conocimiento de nuevas costumbres, pero también pinturas, grabados, estampas iluminadas, libros y partituras. Había cada vez mayor número de amantes del arte y estudiosos de la historia, coleccionistas de «antigüedades» y aplicados a la numismática y la epigrafía. Los casos más destacados, por citar a quienes tienen un origen foráneo, fueron Guillermo Tirry, vecino del Puerto de Santa María y marqués de la Cañada35, o el numismático Livino Ignacio Leirens, hijo de Livino Leirens, cuya pinacoteca hemos visto, ambos elementos clave del movimiento cultural sevillano y corresponsales de Mayans36. Juan Rivero, a su vuelta a Ayamonte tras su viaje por Europa, reunió una importante biblioteca de libros devocionales, clásicos, de historia, agricultura, prohibidos, en castellano, italiano y francés, lenguas que conocía. Tenía igualmente una colección de restos arqueológicos, cerámicas, monedas, piezas de mármol, etc., encontradas en sus fincas o adquiridas de otra forma. Estos gustos, que tan encomiables parecen, cuando las ideas procedentes de Francia fueron considerándose más peligrosas no solo para la religión sino para la monarquía, acabaron por ser considerados sospechosos y en muchos casos prohibidos, acarreando grandes disgustos a muchos de los eruditos.

  • 37 Márquez Redondo, 2012.
  • 38 Barrera López, Bolaños Donoso, 1985.
  • 39 Moreno Mengíbar, 1998, pp. 39 sqq.
  • 40 Citado en ibid., p. 29.

31A la llegada en 1767 de Pablo de Olavide a la Asistencia de Sevilla se precipitaron los principales cambios. Ya desde la estancia de Felipe V en la ciudad, de 1729 a 1734, se habían celebrado espectáculos musicales en el patio de la montería del Alcázar37, y tras su partida continuó el gusto por este tipo de espectáculos, pese a la oposición de la Iglesia y de los sectores más tradicionales. En enero de 1761 se había abierto el primer teatro de ópera de Sevilla y posteriormente Olavide, convencido defensor del teatro y la ópera, impulsó la construcción de un nuevo edificio para sus representaciones en la plaza del Duque, que nunca se terminó. El asistente y su círculo tradujeron obras extranjeras, fundamentalmente francesas: él mismo adaptó a Racine, Mérope y otras obras de Voltaire y Zelmire de Pierre-Laurent de Belloy; Luis Reynaud tradujo dramas franceses, como Miguel Maestre y Cándido María Trigueros, citados más arriba38, y para su representación, Olavide creó la primera Escuela-Seminario de Actores de España, dirigida por el propio Reynaud. Fue cada vez más enconada la pugna en la ciudad entre los sectores en favor del teatro, entre los que se contaban el conde del Águila y el comerciante francés don Antonio Arboré, pariente político de don José Sonnet, y los que estaban enardecidamente en contra, entre los cuales destacaba el veinticuatro don José de Checa, yerno del mismo Sonnet, que incluso solicitó el derribo del teatro, «la reforma de las costumbres y la destrucción de todos los objetos que fomentan los vicios39». Olavide reflejaba este rechazo en una carta a Aranda en 1768: «la Nobleza de uno y otro sexo que imbuida de falsas máximas la miran todavía con horror40». Los sectores más tradicionales se escandalizaron aún más cuando el asistente reglamentó bailes públicos y fiestas del carnaval, acogidos de forma entusiasta por gran parte de la sociedad sevillana, que nutrió la clientela de los tres profesores de danza francesa que había en la ciudad.

  • 41 AHN, Estado, leg. 629, caja 3, exp. 63.
  • 42 Algunos de los casos podemos verlos en Défourneaux, 1973.

32Si en la música fueron los compositores italianos los más interpretados, la influencia literaria era francesa, y francés era el origen mayoritario de libros y estampas prohibidos, facilitado por la creciente presencia de franceses en la ciudad, la más cuantiosa y también la más abigarrada, puesto que, además de los hombres de negocios, había otros que se dedicaban al comercio minorista, a la hostelería, la restauración y otras variadas actividades. En 177341 había 943 residentes y vecinos franceses, muchos con familia y la mayor parte con actividades muy visibles y en contacto con una gran parte del vecindario, y por los casos abiertos por la Inquisición en otros lugares, conocemos que una vía de introducción de libros e ilustraciones prohibidas era por parte de particulares franceses que los ponían en contacto con otras personas42.

  • 43 Muñoz García, 2003, pp. 170-204.
  • 44 Velarde Fuertes, 1981.
  • 45 Real Orden de 15 de octubre de 1805, recogida en Novísima Recopilación de las Leyes de España, t.  (...)

33La ligereza de las costumbres, de la que hablaba Chateaubriand, parecía poner en peligro cuestiones más graves. Si en los siglos anteriores el Santo Oficio se había dirigido fundamentalmente hacia prácticas heréticas y falsos conversos, en el siglo xviii persiguió las ideas ilustradas, lo que significaba la práctica de la crítica y la razón y las conductas, que implicaba a las obras de carácter licencioso, o que así eran consideradas43. Desde 1726, periódicamente, el Tribunal de Sevilla, a cuyo distrito pertenecían Cádiz y las demás poblaciones de su bahía, ordenaba publicar un edicto de fe en el que se recordaba a los fieles la vigente prohibición de retener cuadros, estampas, libros y otros papeles con dibujos inmorales, cuya factura aumentó durante el siglo como vía de disensión hacia la moral establecida y reivindicación de la libertad individual44. Pero el estallido de la Revolución en el país vecino provocó el incremento de la intolerancia hacia temas hasta entonces permitidos: «que por dicha lista el representante Real con el de la Inquisición separen desde luego las obras corrientes por notoriedad, y aun las desconocidas que sean indiferentes como Historia, Artes, Máquinas, Matemáticas, Astronomía, Navegación, Comercio, Geografía, materia Militar, Medicina, Cirugía, Física, etc.45». Como vemos en la anterior relación, buena parte de las bibliotecas analizadas en este trabajo serían sospechosas y eso explica los problemas que tuvieron algunos de los principales bibliófilos, como Tirry, a quien se le incautaron 500 libros prohibidos. A pesar de las batallas contra libros y láminas molestos a la religión, los peligros de contaminación revolucionaria hacían más urgente el problema de los residentes franceses. La guerra contra la Convención provocó una serie de medidas contra la numerosa población francesa existente en España. La Real Cédula 15 de marzo de 1793 ordenó la expulsión de los franceses no casados con españolas y con al menos seis años de residencia.

  • 46 Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2007b.

34¿Hasta qué punto estaban justificadas las sospechas de que amplios sectores de las colonias francesas apoyaban la Revolución? Sin duda habría todo tipo de comportamientos, pero contamos con muchos casos que nos indican que las ideas que se habían impuesto en el país vecino no les eran ajenas. Muchos de los miembros de la familia Arboré marcharon a Francia: el conde de Arboré, don José, finiquitó en junio de 1792 su compañía con el conde de Prasca, una de las mayores de Cádiz, para marchar a París; su sobrina doña Josefa Arboré O’Brien, viuda de don José Luis Sonnet, siguió el mismo camino sin dejar noticias a sus hijos aún menores; su hermano Antonio, comerciante en Sevilla, marchó igualmente a Francia, aunque regresó y existen pruebas de su colaboración con el gobierno del rey José46.

  • 47 AHN, Inquisición, leg. 3721, exps. 41, 133 y 182. Dubernad, sus socios Juan y Domingo Jaurriberri (...)

35Pero quizás el mejor ejemplo de implicación con la Revolución sean los hermanos Dubernad, Armand-Joseph y Salvador, naturales de Bayona y primos de Cabarrús, que establecieron en Cádiz y Sevilla la compañía Lannux Père, Dubernad y Cia., y en esta última ciudad casaron con dos hijas de su socio Lannux, perteneciente a una de las principales familias de Morlaix. En 1777, mientras Salvador permanecía en Sevilla, Armand-Joseph marchó a Cádiz, donde tuvo un tropiezo con la Inquisición ese mismo año47 que le hizo marchar a Morlaix, donde, junto a su futuro consuegro Michel Behic, también comerciante en las dos citadas plazas, inició el proceso de recuperación de la ciudad como importante centro industrial y mercantil. En 1783 se convirtió en alcalde, año en que fundará con Behic la primera sociedad jacobina, y prosperó bajo la Revolución. Salvador, que continuaba en Sevilla, se pondrá al servicio de José Bonaparte y desde 1808 será agente consular de Francia en esta ciudad.

  • 48 Gamero Rojas, 1999.

36Obviamente, no solo en la ciudad de Sevilla había afrancesados. Entre la red de mercaderes franceses con tiendas en las principales villas sevillanas también encontramos declarados partidarios de la Revolución y del rey José. Entre ellos, y de forma destacada, los hermanos bearneses don Diego y don Bernardo Arcenegui, comerciantes en Marchena, abiertos partidarios del nuevo gobierno, el segundo de los cuales ocupó la plaza de recaudador de Puebla de Cazalla y Paradas, lo que le valió tras su caída unos años de cárcel48.

 

37Los estudios llevados a cabo hasta ahora sobre las colonias extranjeras en la Sevilla del siglo xviii me habían hecho ver su importancia económica y social y la influencia que tuvieron en todos los parámetros de la vida de la ciudad, como a su vez lo que absorbieron de ella. Al mismo tiempo que alcanzaban mayor ascendencia las nuevas corrientes de pensamiento, de arte y de modos de vida, más se incrementaban las resistencias internas y la defensa de las posiciones tradicionales. Mientras en los siglos precedentes se había hecho hincapié en los aspectos religiosos, a lo largo de este siglo las prohibiciones se van extendiendo hacia todos los aspectos generales de la cultura escrita. Las instigaciones contra Pablo de Olavide, hasta conseguir su condena inquisitorial y su desgracia, no son más que el reflejo del temor de ciertos sectores —una nobleza arruinada y un clero emanado de ella que se resiste a perder sus posiciones— a que el tiempo de su hegemonía haya finalizado. Su reacción supone un intento desesperado de detener un proceso de cambio que avanza hacia la secularización de las prácticas culturales.

Notes

1 «La holgazanería luchaba con la rigidez de las doctrinas; la monarquía se iba convirtiendo en república, porque la licencia de las costumbres llevaba consigo la independencia de las opiniones» (traducción de José Lecuona).

2 Baubérot, 2004, p. 53.

3 Cuestiones al respecto pueden verse en Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2007a, 2008 y 2010.

4 Como hicieron los hombres de negocios franceses asentados en la ciudad que deciden realizar un mausoleo «de manos del mas abentaxado arquitecto» para las exequias fúnebres de Luis XIV en el convento de San Francisco y donárselo a este posteriormente para que en la Semana Santa expusiese la Santa Custodia. Archivo Histórico Provincial de Sevilla (AHPS), Protocolos Notariales de Sevilla (PNS), leg. 5178, fo 908.

5 Kinkead, 1981 y 2009; Cherry, 2005.

6 Pleguezuelo Hernández, Oliver Carlos, 2004; Gestoso y Pérez, 1903.

7 Recio Mir, 2010.

8 AHPS, PNS, leg. 3797, fo 735; leg. 5178, fo 600; leg. 5197, fo 367; leg. 5198, fos 180 y 578; leg. 5199, fos 69, 208, 367 y 394; leg. 5203, fos 108 y 230; leg. 8742, fo 218, leg. 8760, fo 1107; leg. 8801, fo 434; leg. 11993, fo 1086; y leg. 13158, fo 1 014.

9 Es el caso del irlandés Tomás Macores. Véase Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2012.

10 Archivo Histórico Nacional (AHN), Inquisición, leg. 3721, exp. 41.

11 Pérez Sánchez, 1983; Cherry, 1999; Sánchez López, 2008.

12 Blanco White, Autobiografía, p. 54.

13 Pollens, 1995, pp. 120-129. Un clave de Pérez Mirabal se conserva en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

14 Aranda Bernal, 1989.

15 AHPS, PNS, leg. 5177, fo 600.

16 AHPS, PNS, leg. 11993, fo 1086.

17 García Felguera, 1989, pp. 45-54.

18 Álvarez Santaló, 1984 y 1997.

19 Aguilar Piñal, 1966a, p. 25.

20 AHPS, PNS, leg. 3786, fo 491.

21 AHPS, PNS, leg. 5197, fos 636 sqq.

22 Défourneaux, 1973, pp. 39-48.

23 Id., 1962.

24 Blanco White, Autobiografía, pp. 36-37.

25 No conocemos la lengua en que están escritos estos textos sagrados. Pese a la prohibición total de que se leyesen en lengua vulgar, en la práctica existían versiones en diversos idiomas, aunque en este caso Dherbe no señala que estuviesen prohibidos.

26 AHPS, PNS, leg. 3810, fo 372.

27 Gamero Rojas, 2014.

28 Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2009. En este trabajo estudiamos especialmente el comportamiento socioeconómico de las mujeres solteras Sonnet Manteau.

29 Archivo Histórico Provincial de Cádiz (AHPCA), Protocolos Notariales de Cádiz (PNC), leg. 1578, fo 510; Archivo General de Indias (AGI), Contratación (C), 5473, N.1, R.114.

30 AHPS, PNS, leg. 3797, fo 936.

31 Blanco White, Autobiografía, p. 30.

32 AHPS, PNS, leg. 3791, fo 149; leg. 3810, fo 185.

33 Gil Novales, 1991, p. 424.

34 Pleguezuelo Hernández, 2005.

35 Buhígas Cabrera, Pérez Fernández, 1993.

36 Aguilar Piñal, 1966b, p. 25.

37 Márquez Redondo, 2012.

38 Barrera López, Bolaños Donoso, 1985.

39 Moreno Mengíbar, 1998, pp. 39 sqq.

40 Citado en ibid., p. 29.

41 AHN, Estado, leg. 629, caja 3, exp. 63.

42 Algunos de los casos podemos verlos en Défourneaux, 1973.

43 Muñoz García, 2003, pp. 170-204.

44 Velarde Fuertes, 1981.

45 Real Orden de 15 de octubre de 1805, recogida en Novísima Recopilación de las Leyes de España, t. IV, libro VIII, título XVIII, ley XIV.

46 Fernández Chaves, Gamero Rojas, 2007b.

47 AHN, Inquisición, leg. 3721, exps. 41, 133 y 182. Dubernad, sus socios Juan y Domingo Jaurriberri y el ayuda de cámara Cadet fueron acusados de tener libros con estampas indecentes.

48 Gamero Rojas, 1999.

Table des illustrations

Titre Gráf. 1. — Pinacotecas de hombres de negocios extranjeros en Sevilla
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/18394/img-1.png
Fichier image/png, 78k
Titre Gráf. 2. — Pintura profana por género
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/18394/img-2.png
Fichier image/png, 103k
Titre Gráf. 3. — Biblioteca de Nicolás Vandercruysen
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/18394/img-3.png
Fichier image/png, 70k
Titre Gráf. 4. — Biblioteca de José Sonnet, 1772
Crédits Fuente: Elaboración propia a partir de datos extraídos del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Protocolos Notariales de Sevilla.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/18394/img-4.png
Fichier image/png, 72k

Auteur

Universidad de Sevilla (GHSA, HUM-290)

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search