Version classiqueVersion mobile

Secularización en España (1700-1845)

 | 
Françoise Crémoux
, 
Danièle Bussy Genevois

III. — Liberalismo y modernidad: hacia una secularización de lo político

Desarrollo de la administración borbónica en el virreinato del Río de la Plata y Chile

La cuestión de los censos y los cementerios (1777-1813)

Enrique Fernández Domingo

Texte intégral

  • 1 En cuanto a la cuestión del Estado en el Antiguo Régimen, véase García Pérez, 2003.

1El objetivo principal de este trabajo es analizar la realización de censos y la cuestión de los cementerios en el virreinato del Río la Plata y la Capitanía General de Chile. Este análisis lo entendemos como una muestra de un incipiente proceso de secularización que tiene lugar en la administración civil de la Corona española durante la segunda mitad del siglo xviii. Este proceso de secularización que se desarrolla durante el periodo tardo-colonial lo consideramos como la aplicación de una política administrativa destinada a ampliar la jurisdicción civil en perjuicio de la institución eclesiástica, política que tiene como objetivo principal la racionalización y la maximización de la utilidad de los recursos humanos y materiales de la Corona en beneficio de la administración real. La utilización de los censos como herramientas administrativas, así como la cuestión de un incipiente discurso higienista sobre los cementerios, se enmarcan dentro de la aplicación por el poder monárquico de una política regalista destinada a desarrollar el Estado absolutista1 en competencia con la esfera eclesiástica.

  • 2 La «Ilustración católica» constituye una mirada hacia el mundo que es lo suficientemente ambigua c (...)

2Sin embargo, este hecho no debe hacernos olvidar que durante la época colonial el régimen político de la monarquía hispánica no contempla la separación del poder soberano y de la ley del cuerpo del monarca, fundamentándolo en principios religiosos. Si bien la monarquía borbónica intenta desarrollar sus instrumentos político-administrativos en los territorios americanos, el catolicismo se presenta en la identidad del sistema político hispánico como la asociación entre el poder político y el religioso. A pesar del regalismo borbónico2, el poder real comparte funciones políticas con la Iglesia y otras corporaciones.

  • 3 Rosanvallon, 1990, p. 14.

3El orden social y político colonial estaba formado jurídicamente por un complejo de jurisdicciones mutuamente integradas que actuaban en niveles distintos. Es en el momento de la conquista de la independencia por los territorios del virreinato de la Plata y la Capitanía de Chile cuando se produce el traspaso del poder y de la soberanía al cuerpo social. En consecuencia, la separación de la ley y del poder de la figura de la soberanía, a partir de ese momento, se fundamenta en principios racionales. La construcción de los nuevos Estados va a acompañarse de un proceso de autonomización de la esfera política al mismo tiempo que se constituye un nuevo orden político republicano. Estos Estados no construyen únicamente un nuevo aparato administrativo que toma y aplica las medidas de gobierno, sino que se forman a la vez como una figura política abstracta que encarna el principio de soberanía, es decir, como una «forma eficaz de representación social3».

El regalismo borbónico y la reorganización de las posesiones americanas

  • 4 Pagden, 1997.

4Entre los primeros años del siglo xviii y la década de 1760 se transforman las condiciones en que se insertan los territorios americanos en la monarquía borbónica. Este hecho produce un profundo cambio en cuanto a la visión política y económica de estos dentro del espacio hispánico. Los efectos de la guerra de los Siete Años (1746-1753) son el punto de arranque de la reorganización política, militar y económica de los sistemas coloniales de todas las potencias europeas4. En las décadas posteriores a la guerra, y en gran parte debido a esta, se produce una transformación completa de los equilibrios entre los imperios. Durante estos años tienen lugar importantes cambios en la naturaleza de los intercambios entre las economías implicadas y los sistemas coloniales, los cuales eran un factor esencial de la continuidad y la profundización imperial. A partir de este momento, la presencia real y posible de Gran Bretaña en los territorios americanos de la Corona española, dentro de un contexto internacional mucho más favorable a la primera, tiene como consecuencia inmediata el aumento de la preocupación y el desarrollo de un cuestionamiento sobre el planteamiento de la organización y la conservación del Imperio español en América.

5La América española, entendida como una parte consustancial de la monarquía, representa, en el siglo xviii, la gran reserva para el desarrollo interior y exterior de la Corona. Conseguir un control y una defensa más efectivos, una explotación más racional, una mejora de las condiciones internas y de las relaciones con la Península se presentan a la monarquía borbónica como las claves para garantizar su posición internacional y recuperar el rango de primera potencia. Tras la derrota en la guerra de los Siete Años, el gobierno de Carlos III prioriza la cuestión militar frente a la cuestión comercial. El consiguiente derrumbe económico que se produce a partir de 1787 propulsa sobre la escena el debate en relación al enfoque económico que el Gobierno tiene con respecto a los intercambios comerciales con las posesiones americanas. Este debate se subordina tanto a los intereses puramente económicos y fiscales como a las condiciones impuestas por las necesidades militares. La aplicación del objetivo de acrecentar los recursos fiscales y el poder monárquico no puede separarse del intento de reducción del papel jugado en América por los cuerpos políticos intermedios, como es el caso de la Iglesia o de las oligarquías urbanas. La modernización del Estado borbónico español en América tiene como objetivo la creación de una burocracia lo más desligada posible de las élites coloniales locales.

  • 5 Lynch, 1962.
  • 6 Varela Suanzes-Carpegna, 1983.

6Nacido e integrado totalmente en este contexto, el proyecto reformador de la Ilustración española no concierne solamente al plano militar y administrativo, sino que abarca también los aspectos comerciales, fiscales y políticos5. La reforma que se propone realizar la monarquía española en sus territorios americanos durante la segunda mitad del siglo xviii tiene como objetivo principal la puesta en práctica de una gestión basada en criterios de eficacia y racionalidad. La concepción de esta reforma se estructura a partir de términos y conceptos sacados de la neoescolástica y un tipo de liberalismo ilustrado que aún no plantea el reconocimiento de derechos individuales, pero que integra el criterio de la racionalización de la política6. Este nuevo modelo debería permitir a la monarquía un control activo de las posesiones ultramarinas racionalizando su gobierno mediante la centralización, la creación de nuevos cargos que impondrían la obligación de cumplir la ley, y la aplicación de un regalismo borbónico a expensas de la Iglesia y de las élites americanas.

  • 7 Uno de los principales motivos de disputa seguía siendo la cesión por el papa de las provisiones e (...)

7A partir de 1760 en América se percibe un intento de implantar la Regalía soberana patronal (institución civil y de signo antipapal). Para respaldarla y armonizar con ella la legislación canónica anterior, se emprende una nueva redacción del Libro I de la Recopilación de Leyes de Indias, que versaba sobre el gobierno espiritual; esta labor, iniciada en 1777, no se contemplaría hasta 1790 ni llegaría a promulgarse. Entre 1771 y 1774 se celebraron concilios provinciales en México, Lima, Santa Fé de Bogotá y Charcas, bajo fuertes presiones por parte de los oficiales del rey, cuyo objetivo fue obtener una legislación acusadamente regalista en virtud de la cual el monarca asume plena jurisdicción canónica, no ya sobre la base de concesiones papales, sino como mero atributo de un absoluto poder real. El rey no se atrevió a aprobarla, sin duda porque pensó que jamás lograría la aprobación papal. El regalismo tenía como objetivos principales mejorar la organización y administración eclesiásticas, poner fin a las discordias entre órdenes religiosas y en el régimen interior de cada una de ellas, concluir las pugnas entre clero regular y secular, detener al menos la relajación de costumbres en amplios sectores del clero, así como poner un límite a los abusos económicos de los titulares de parroquias y curatos. Quienes se opusieron a las reformas, lo hacían asimismo con toda justicia: evitar que el trono se sirviera del altar, defender la independencia del clero en su misión pastoral, impedir que toda la organización eclesiástica se convirtiese en un cuerpo más de la administración pública y quedase al servicio del rey y su política, etc. Aunque existieron fuertes rivalidades (Concordato de 1753, expulsión de los jesuitas en 1767), la alianza entre el trono y la Iglesia seguía funcionando haciendo un frente común contra otras instancias de poder e influencia7.

8Las reformas administrativas propuestas por el reformismo ilustrado se presentan como un vector de transformación política y social a través de la creación de nuevas instituciones culturales, económicas o educativas que favorecen el uso crítico de la razón y el surgimiento de nuevas sociabilidades dentro del mundo tardocolonial. Paralelamente, este reformismo fomenta una mirada crítica sobre los grupos o las instituciones que están en la base de la estructuración de la sociedad colonial. La razón se presenta como el criterio principal de las reformas y la racionalización se considera necesaria —incluso para la organización territorial— para conseguir la «felicidad del pueblo». Una transformación de tan gran envergadura se pensaba que, según las condiciones de la época, solo podía ser realizada desde arriba, desde el poder político, el Gobierno y el poder cultural, es decir, las minorías ilustradas.

  • 8 «Cartas político-económicas al conde de Lerena», citado en ibid., p. 146.

9La acción de gobierno que propone esta nueva visión de las posesiones americanas intenta conseguir a la vez un equilibrio entre una transformación de los instrumentos de administración real y el respeto a la ley, al derecho, a la moral, a la religión. La reforma administrativa en América se basa entonces en una mejora de la racionalización de los recursos humanos y económicos de los territorios americanos de la monarquía y la efectividad de su administración: «La igualdad en la división de las provincias es el cimiento de la buena administración económica, civil y militar; es el gran fundamento de la exactitud en el arte de calcular, y es la única que nos puede poner en estado de fomentar este gigante cuerpo de la monarquía8».

  • 9 El 15 de octubre de 1768 el rey confirma la separación del Gobierno de Chiloé de la jurisdicción d (...)

10Al mismo tiempo, las reformas administrativas, como es el caso de la creación definitiva del virreinato de la Plata en 1777, y su posterior reorganización interna, y la Capitanía de Chile9, se llevan a cabo bajo el mencionado ambiente de cambio que impera en la concepción política y económica de los territorios americanos. Estas reformas no logran de una manera esperada y deseada por la Corona sus objetivos principales, es decir, la centralización del poder y el aumento de las rentas reales. Desde el poder monárquico se intenta también integrar los territorios americanos en una nueva idea de imperio. En esta nueva concepción de la monarquía hispánica, la Península se transforma en metrópoli y las provincias del antiguo orden imperial en colonias incorporadas a un sistema comercial atlántico.

11Las reformas en América no pueden ser contempladas como algo extraño al proceso reformador del conjunto de la monarquía. Estas reformas tienen que ser vistas como parte integrante del conjunto de un proceso que está fuertemente estructurado por la creación y desarrollo de un discurso de alcance europeo. Aunque algunas de las reformas no llegan a ser realmente aplicadas, los discursos, tanto de los reformadores españoles como de los europeos, transforman y recrean la concepción de la figura política y cultural de la monarquía. Esta concepción se basa en la existencia de una sola comunidad en la que tiene validez el ius commune integrado en la persona del monarca.

12La redefinición de la idea de imperio, su preservación y el lugar y papel que ocupan y juegan los territorios americanos dentro del sistema imperial, son los puntos principales desde donde se desarrolla el debate sobre los imperios y la forma de modernizarlos. Bajo la influencia de la representación del continente americano construida a partir del discurso de la Ilustración europea, y que se añade a la experiencia de la guerra de los Siete Años, las provincias americanas comienzan a ser pensadas desde la Península como territorios moral y políticamente inferiores, colonias de donde la monarquía debe extraer beneficios, sobre todo económicos.

  • 10 En 1658 el rey Felipe IV autoriza la fundación de la Universidad de San Felipe en Santiago, que ot (...)
  • 11 Se mejoran los textos de estudio, se procura que se reciba una formación global y enciclopédica, s (...)

13Otra de las consecuencias es la necesidad y el interés cada vez mayor de dotar y mejorar las estructuras educativas y de formación de las ciudades más importantes mediante la creación de centros superiores de enseñanza y el desarrollo de los ya existentes10. A principios de la década de 1780 comienzan a aplicarse en América las reformas modernizadoras del currículo de la Universidad de Salamanca (1771), modelo de las universidades americanas11. Estas reformas se caracterizan por la estimulación al desarrollo del estudio de la teología positiva (escrituras y tradición patrística) y por la inclusión, junto al derecho canónico vigente, del aprendizaje de la disciplina antigua de la Iglesia, los concilios ecuménicos y los concilios nacionales españoles.

  • 12 Góngora, 1957, pp. 109-110.
  • 13 Se imparte geometría, aritmética y dibujo con el objetivo de desarrollar la agricultura, el comerc (...)
  • 14 Su formación está a cargo del canónigo Juan Baltasar Maziel, crítico de la enseñanza escolástica. (...)

14A finales del siglo xviii, los currículos universitarios americanos muestran una importante recepción del galicanismo, especialmente en su faceta doctrinaria canonística relativa a la organización interna de la Iglesia y a su relación con el poder real12. La educación comienza a ser también considerada como un instrumento para difundir un conocimiento útil y funcional a las reformas ilustradas. Siguiendo esta idea, en Santiago, en 1772, se aprueban los nuevos estatutos del Convictorio Carolino y, en 1799, se crea la Academia de San Luis13 gracias al apoyo económico del Tribunal del Consulado, del Cabildo y del Tribunal de Minería. La creación de los Estudios Reales, en 1772, la oficialización del Real Colegio de San Carlos14, en 1783, y los intentos fallidos del Consulado de establecer una Escuela de Dibujo (1799-1802) y una Escuela de Náutica (1799-1806), forman parte de los resultados del crecimiento económico que el conjunto del virreinato conoce a finales del periodo colonial y de la importancia que la ciudad de Buenos Aires toma en tanto que capital administrativa y centro económico de importancia.

  • 15 En esta época el concepto de economía tiene un significado más amplio y a la vez más complejo, ya (...)
  • 16 La obra de Campillo y Cossío, Nuevo sistema de gobierno para América, publicada en 1788, circulaba (...)
  • 17 Es altamente probable que al menos las ideas de Adam Smith se conocieran en el Río de la Plata a f (...)

15Otra faceta que se desarrolla en el mundo del libro, y que está íntimamente ligada a las cuestiones jurídicas y de filosofía política, es el aumento de la transmisión y la lectura de obras de filosofía económica15. Por cuestiones prácticas y útiles impuestas por las transformaciones que operan las relaciones comerciales y las estructuras económicas atlánticas, la economía gana progresivamente un espacio mayor entre los temas de interés de las élites coloniales. Las obras mercantilistas del siglo xviii, con figuras como Campomanes, Ward, Arriquívar, Foronda, Ulloa, Uztáriz, Campillo16, Sempere y Guarinos, Genovesi, Filangieri, Mirabeau, Necker, Quesnay, Montesquieu, Condillac o Adam Smith17, así como Grocio, Puffendorf, Burlamaqui y Vattel, entre otros autores de derecho, son, en mayor o menor medida, recurrentes.

  • 18 Véanse Ripodas Ardanaz, 1989, p. 480; Grenón, 1961.

16Cuatro librerías porteñas de eclesiásticos poseían libros de filosofía económica: la del obispo Azamor, la del canónigo Maziel, la de Pueyrredón y la de Saturnino Segurola y Lezica. A fines del siglo xviii, los funcionarios Pedro de Altolaguirre, Mariano Izquierdo, Facundo de Prieto y Pulido y José Cabezas Henríquez (1798) poseían entre sus libros el Tratado de Regalía de Amortización de Pedro Rodríguez de Campomanes. Por la misma época, este libro figura en la biblioteca del clérigo y maestro José González, la de José del Solar, la de Chorroarín y la del obispo Azamor y Ramírez (1796). Del mismo autor, el Discurso sobre la Educación Popular de los artesanos y su fomento (1775) se encontraba entre las pertenencias del coronel Santiago Alejo de Allende, las del intendente Manuel Ignacio Fernández, las de Mariano Izquierdo y las de Facundo de Prieto y Pulido; estos dos últimos poseían también el Apéndice a la educación popular y el Discurso sobre el fomento de la industria popular (1774). Esta figuraba también en el repertorio bibliográfico de Manuel Gallego y Cabezas Henríquez. Y lo mismo puede decirse de las bibliotecas cordobesas, donde estos mismos y otros autores compartían el espacio en las estanterías18.

  • 19 Parada, 1998.

17Sin embargo, el predominio de obras de los ilustrados españoles es una constante en las lecturas económicas de las élites ilustradas. Entre ellas destaca el Proyecto Económico de Bernardo Ward, que junto a la Ciencia de la legislación de Filangieri son dos de los libros que marcan una constante histórica en los hábitos de lectura finisecular19.

La cuestión de los censos: contar y conocer los recursos de la monarquía

18Gracias al creciente interés por parte de los órganos de poder, la segunda mitad del siglo xviii es una época prolífica en la realización de censos. Los censos se establecen paulatinamente como una instancia especial para que la administración real desarrolle su jurisdicción en los territorios que componen la monarquía hispánica. La firme decisión de los gobernantes de medir la potencia interna del Estado llevó a ensayar diversos métodos para conocer el volumen de población y reducir la ocultación. El objetivo principal era mejorar y racionalizar los sistemas de recaudación y de información sobre los recursos humanos y materiales de la monarquía.

19Desde 1749, bajo la dirección del marqués de la Ensenada, se realiza un catastro del reino de Castilla del cual saldrán los datos del censo de 1756 y del vecindario de 1759. El catastro tuvo como origen el intento por parte de la administración real de crear una única contribución que eliminara la diversidad del sistema fiscal existente. Se intenta la averiguación nominal de las riquezas y bienes de los vecinos, por lo que la información demográfica aparecía como subsidiaria de la económica, hecho ligado a la búsqueda por parte de las autoridades de un aumento de los recursos del erario.

  • 20 La Iglesia católica, a partir del Concilio de Trento (1545-1563), anotaba sistemáticamente los bau (...)

20Entre 1768-1769 se elabora el llamado Censo de Aranda. Su confección corrió a cargo de los párrocos, poseedores de una información más exacta de la población de sus diócesis20. Se ordenó que la recogida de datos fuera secreta, ya que muchos vecinos tendían a identificar «censo» con un sistema de control para pagar más impuestos, por lo que ocultaban toda la información que podían. Este censo se organizó por obispados clasificando a la población por sexos y por grandes grupos de edad.

21Entre 1786 y 1787 se realiza el Censo de Floridablanca, que tiene por meta llegar a conocer el incremento de población que se había producido desde la elaboración del Censo de Aranda, recopilar datos económicos y sociales, las cifras de eclesiásticos, el número de hospitales y casas de reclusión; e intentar conocer la distribución de la población activa. En 1797 se constituye el Censo de Godoy-Larruaga.

22Entre los cambios y mejoras que se introducen sucesivamente en la realización de estos censos destacan: el incremento de la información requerida, el aumento de la calidad y el contenido de la información, y la progresiva utilización de la administración civil en la realización de las encuestas. En su realización se muestra una intención de desvincular el proceso de recogida de datos de la estructura administrativa eclesiástica y de adaptarlo mejor a las circunscripciones civiles. No obstante, la participación de los párrocos en las primeras fases de recaudación de información siguió siendo imprescindible a lo largo de toda la segunda mitad del siglo xviii.

23Dentro de este contexto de progresiva utilización por parte de la administración de los censos como herramienta de desarrollo de la jurisdicción real, en los territorios americanos, durante los reinados de Carlos III y Carlos IV se procedió al levantamiento de censos de población con un claro objetivo de desarrollo del control burocrático y administrativo. Los padrones y censos —considerados estos como listas en las que constan los nombres de los vecinos y de los miembros de su familia— llevados a cabo en el virreinato de la Plata y la Capitanía General de Chile durante la segunda mitad del siglo xviii respondían fundamentalmente a una finalidad tributaria y de servicio de las armas.

  • 21 Los resultados de población se ventilaron de la siguiente forma: Buenos Aires, ciudad: 24 754 habi (...)
  • 22 Véase Wainer, 2010.

24En 1776, Carlos III ordena que se realicen censos anuales en las posesiones ultramarinas con un claro objetivo fiscal y militar. En el virreinato de la Plata la orden fue acatada por el virrey Juan José Vertiz y Salcedo en 1778. A través de la acción de los intendentes y los cabildos, se recopiló información tanto sobre el crecimiento y estructura de la población como sobre el desarrollo de la economía y la sociedad21. Otros ejemplos de realizaciones de recuento de la población son los padrones de misiones, donde la información que se proporciona es el nombre y apellido, la edad, el estado civil, la profesión u ocupación, el número de hijos y a veces sus nombres y edades; el padrón de Santa Cruzada de la ciudad de La Rioja llevado a cabo en 1766; el padrón practicado en el año de 1785 [1785-1795] de los pueblos de indios de la provincia de La Rioja y los padrones y revistas de indios levantados entre 1785-1809 en Salta. También se tiene conocimiento de padrones realizados en Buenos Aires en los años 1744 (censo militar que abarca el núcleo urbano y los suburbios rurales de la ciudad), 1751, 1756, 1759 y 176622.

  • 23 Los datos del censo muestran que la población era de 259 646 habitantes y estaba compuesta por un (...)
  • 24 Según el cual la población ascendía a 26 703, de los cuales un 56,4 % de blancos y un 43,5 % de in (...)
  • 25 Sumando «infieles» y el resto de los datos, en 1791 la población del país referida en los censos e (...)

25Bajo el gobierno de Agustín de Jáuregui se realiza, entre 1777 y 1778, el primer empadronamiento general de población del obispado de Santiago, el cual se extendía entre el desierto de Atacama y el río Maule, incluyendo la provincia de Cuyo23. La base de este censo fueron los curatos y se operó una distinción entre clases, estados y castas. En 1784, Francisco Hurtado, intendente de la provincia de Chiloé, realiza un empadronamiento de población de esta provincia24. En 1791, bajo la administración del gobernador Ambrosio O’Higgins, se lleva a cabo otro censo de población con fines de política económica, haciendo uso de los libros parroquiales, al cual se añade, en 1796, un censo parcial de la «población infiel» en los territorios mal controlados por la administración colonial25.

26Dentro de un contexto de enfrentamiento militar contra Inglaterra, entre 1806-1807 se realiza, con fines castrenses, un censo de la población de Buenos Aires y su campaña recabando información sobre los grupos familiares: el nombre y apellido de cada miembro de la familia, edad, raza, nacionalidad, estado civil, profesión y residencia. En 1810, y como consecuencia de la situación revolucionaria provocada por los hechos que tienen lugar en la Península, se realizaron dos recuentos de población en la provincia bonaerense: uno ordenado por el virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y otro solicitado por la Primera Junta de Gobierno. Tras el bando del virrey previniendo y advirtiendo a la población contra los elementos revolucionarios, el 4 de enero se ordena la realización de un censo en Buenos Aires concretándose en solo tres de los veinte cuarteles en que se hallaba dividida la ciudad en aquel entonces. En agosto la Junta de Gobierno ordena un nuevo censo poblacional por cuartel con el objetivo de conocer el estado que resume la clase y número de habitantes, que comprende con demostración a las armas presentadas por ellos. Este censo, realizado con un sentido estrictamente político, incluyó por cuartel la lista nominal de las personas que se consideraban como opositores.

27Dentro de la lógica de transformación de la esfera política rioplatense y de construcción de una nueva estructura estatal, la asamblea del año 1813 solicita que se realice un censo poblacional lo más completo posible especificando clases, estados, procedencias, edades y sexos. En Chile, en octubre de 1811, en relación con la cuestión de la representación en el Congreso Nacional, se adoptó la decisión de realizar un censo de población, ya que no se disponía de ningún dato fiable sobre el conjunto de la población. La idea de la realización del censo es relanzada por la Junta de Gobierno el 31 de mayo de 1813, ordenando a las Juntas Cívicas de cada provincia su elaboración, a la vez que se insiste en que la recolección de datos tiene por única finalidad mejorar la gestión de gobierno:

  • 26 Censo de 1813 levantado por don Juan Egaña, de orden de la Junta de Gobierno, formada por los seño (...)

La felicidad pública es un todo que resulta de la parte que pone cada individuo: al Gobierno solo le toca disponer, y agitar los resortes. Sin saberse el número de la población, las profesiones, y demás circunstancias de los ciudadanos, casi no se puede emprender con cálculos seguros ningún objeto de beneficencia pública, y mucho menos se puede dar a los pueblos aquella organización, y representación política, que corresponde a un sistema popular. El actual Gobierno trata de vindicarse con sus conciudadanos, y con la posteridad, manifestándole las diligencias que practica para realizar estos objetos, aun en medio de los tumultuosos cuidados de una guerra inopinada, y cualesquiera a quien se comisione estas diligencias, será responsable a la execración pública, y a las penas que merece el que contribuye a la infelicidad de su patria, si no cumple los encargos que se le hacen26.

Higienismo y reglamentación de los cementerios en extramuros

  • 27 Hubo un interés especial por aplicar en la ciudad las ideas que transformaron la consideración del (...)
  • 28 Corbin, 2002, pp. 20-21.

28Durante la segunda mitad del siglo xviii se desarrolla y difunde un discurso ilustrado que aboga por una mejora de la higiene de las ciudades27. La cuestión principal de esta discusión se estructura alrededor de los argumentos de higiene pública. En esta época, la teoría miasmática, a la cual se liga la gran importancia que se da a la sensibilidad olfativa, está en plena vigencia. A través de la teoría de la circulación del aire se piensa que, al ser expandidas las emanaciones putrefactas de los cadáveres por la atmósfera, estas acarrean enfermedades contagiosas, al igual que otras sustancias descompuestas provenientes del subsuelo28.

  • 29 Mazliak, 2006.
  • 30 En la Enciclopedia (1765), la voz «Higiene» indica que «ningún elemento condiciona nuestro cuerpo (...)

29Basándose en los trabajos contemporáneos sobre la respiración29, la teoría circulatoria del aire elaborada por los higienistas de finales del siglo xviii, —según la cual el aire corrompido representaría el factor esencial de morbidez—, explica que es el principal vector de «miasmas». Esta teoría, que no se contrapone a la teoría miasmática, indica que la circulación del aire no debe ser interrumpida para evitar crisis análogas a las que se producen cuando la mecánica sanguínea se obstruye en una arteria. La articulación de ambas teorías dentro de la noción de higiene30 inviste a una y otra consideración de un status científico. El higienismo se basa entonces en la teoría circulatoria con el objetivo de luchar contra los aires «malsanos» causantes de las epidemias urbanas. Esta lucha se lleva a cabo gracias a medidas que tenían como objetivo la mejora de la circulación de las corrientes de aire puro necesarias para expulsar los elementos causantes de la enfermedad.

  • 31 En 1780 Miguel O’Gorman, médico de origen irlandés, es nombrado Protomédico General y Alcalde Mayo (...)
  • 32 Irisarsi Aguirre, 2007.

30Es así que el medio urbano va a ser el lugar principal donde se introduzcan las organicistas preocupaciones circulatorias que tenían como uno de sus principales objetivos el favorecer la aireación de los espacios. En el virreinato de la Plata, Juan José Vertiz y Salcedo, virrey entre 1778 y 1784, ordena que en Buenos Aires se organice un sistema de limpieza, se realice el empedramiento de la calle Florida y se cree lo que se llamará el Paseo de la Alameda. Siguiendo las indicaciones de Miguel O’Gorman31, se desarrollarán en Buenos Aires las normas sobre el abastecimiento de agua potable, panadería, mercados, construcción de letrinas, el aislamiento de los enfermos contagiosos, la reglamentación de cementerios, el intento de desarrollar el establecimiento de lugares para aquellos que no podían costearse un entierro, así como la variolización, en 1798, y la vacunación contra la viruela, en 1805, de la población del virreinato32.

  • 33 «El coste de los nuevos cementerios se pretendía cubrir con el porcentaje de los diezmos dedicados (...)

31En 1787 se publica una Real Cédula de Carlos III por la cual se prohíbe el enterramiento de los muertos en las iglesias y se ordena la construcción de cementerios extramuros33:

  • 34 Academia Médica Práctica. Disertación sobre los daños que ocasionaron los cementerios y sepulturas (...)

Sólo se trata de evitar enfermedades, epidemias y pestilentes que se creen nacen del aire de las Iglesias corrompido por los cadáveres que se entierran en los pavimentos […] se evite el más remoto riesgo de filtración o comunicación de las aguas potables del vecindario […] los malos olores dentro de los templos eran insoportables y muchos feligreses caían desmayados especialmente en verano34.

32En América, aunque en ciertos momentos, debido a las epidemias y a la gran mortandad que causaban, se habilitaron terrenos que hicieron función de cementerios, las iglesias —espacio sagrado para esperar en él la llegada del Juicio Final— eran el lugar de sepultura, sobre todo y según la importancia de la iglesia, de todas las personas que tenían una importancia jerárquica o los caudales suficientes para hacerlo. Al mismo tiempo, esta práctica significaba una muestra del estatus social del difunto y su familia. En Chile, por ejemplo, los pobres de la ciudad de Santiago y de las inmediaciones eran sepultados gratuitamente en la iglesia del hospital de San Juan de Dios. Con la difusión entre las autoridades reales y la élite ilustrada colonial de las teorías higienistas provenientes de Europa, esta práctica de inhumación hacía que las iglesias comenzaran a considerarse como focos potenciales de infección y de transmisión de enfermedades.

33En la Capitanía General de Chile, el gobernador Ambrosio O’Higgins intenta aplicar la Real Cédula de 1787. El 23 de septiembre de 1793 publica un bando que reglamenta los actos de la vida doméstica y privada de las familias e impide, utilizando el pretexto de evitar el lujo aparente, la libre manifestación del sentimiento que causaba la muerte de un familiar o una persona cercana. El bando intentó regular los velorios, funerales y entierros en las iglesias, obligando que todas las sepultaciones se efectuaran en terrenos destinados a cementerios, en lugares ubicados convenientemente en relación a la población. El bando insiste en que los enterramientos en las iglesias serían vistos como una falta de respeto y consideración al culto para el cual estaban consagradas.

  • 35  Diego Barros Arana da cuenta de las resistencias que provocó este cementerio: «el mayor número de (...)
  • 36 Véase Di Stefano, 2004.

34Las medidas tomadas por la administración real en el virreinato y la Capitanía van a chocar con una débil aceptación social de la teoría de la circulación del aire. La lenta difusión de esta teoría entre la población, así como la baja demanda social que acompaña la cuestión higienista en relación con el cambio de las costumbres y rituales relacionados con la inhumación de los muertos35, provocaron que la renuncia social a los enterramientos en el interior de las iglesias se presentara en la mayoría de los casos como inaceptable. A ello se añadían los condicionamientos económicos, demográficos y de prestigio social, que diferían según las diferentes diócesis y obispados36.

35Es solamente con la ruptura que se produce tras el periodo revolucionario cuando se lleva a cabo la construcción y utilización de los cementerios «extramuros». En el Chile republicano, el Senado consulto del 26 de agosto de 1819 prohíbe la sepultación en las iglesias y, por razones de salud pública, crea los cementerios comunes como único lugar para sepultar. En Buenos Aires, tras haber habilitado el primer cementerio independiente de parroquia alguna, los decretos del 13 de diciembre de 1821 y del primero de julio de 1822 establecen, respectivamente, que la administración y el funcionamiento de los cementerios serían responsabilidad exclusiva del Estado —esta ley permite la apertura de un cementerio de disidentes en 1821— y la prohibición de entierro en las iglesias.

 

36Los gobernantes del siglo xviii habían conseguido dotar a la administración real de unos instrumentos eficaces, los censos, para medir el desarrollo y composición de la población, acordes con la función rectora asignada al Estado borbónico dentro de una consideración de la población como una variable de conocimiento necesario para planificar la acción política y militar. Sin embargo, los censos son herramientas administrativas que se desarrollan en un mundo donde las esferas religiosas y políticas no están separadas y las jurisdicciones religiosas y reales están fuertemente imbricadas. En un tal ordenamiento, el Estado borbónico y la Iglesia constituyen poderes distintos pero inescindibles, desde el momento en que la comunidad cristiana y la «sociedad civil» poseen idénticos contornos y coinciden en los mismos individuos y grupos, tanto en el plano jurídico como en el imaginario.

37Aunque haya una fuerte voluntad de aumentar la jurisdicción de la administración real, la utilización de estas herramientas en ningún momento se realiza con una intención de poner en duda las bases católicas y religiosas de la legitimidad de la monarquía. La ruptura revolucionaria y el desarrollo de la modernidad política que se acompaña hacen que la utilización de los censos adquiera a partir de ese momento una significación diferente. Esta utilización toma un sentido político pleno en una nueva esfera política que comienza a diferenciarse de la esfera religiosa. En este caso, la administración estatal empieza a desarrollar un carácter «civil» y «nacional» que no posee durante la época tardocolonial, poniéndose al servicio de la consolidación de un poder civil basado en la legitimación por la soberanía popular. Esta pérdida de control por parte del clero sobre los asuntos referidos al funcionamiento de la sociedad ponía en peligro su rol de legitimadora del orden social.

38El discurso higienista ilustrado conjuga ética y ciencia en una lógica que pretendía comprender la naturaleza para controlarla. Este discurso emplaza los conocimientos que surgían de su estudio al servicio de un sistema emergente de las instituciones cultoras de la razón que se gestaban en la ciudad moderna. Estas instituciones comienzan a encargarse del ejercicio de un orden disciplinador sobre el territorio, funcional a la implementación de formas de convivencia civilizada entre los miembros de una comunidad. A la necesidad de sepultar a los muertos en un espacio sagrado para que esperaran allí el Juicio Final, se oponía un pensamiento higienista que mostraba más preocupación por el bienestar del hombre en este mundo, y objetaba los entierros en las iglesias por consideraciones de salubridad. El ideario del despotismo ilustrado se plasma a través de la acción de las autoridades monárquicas en su intento de regular el poder social de la Iglesia. Este intento regulador es un modo de reforzar el poder del monarca e imponer los nuevos patrones de comportamiento que se traspasaría, en gran parte, a los primeros gobiernos republicanos.

Notes

1 En cuanto a la cuestión del Estado en el Antiguo Régimen, véase García Pérez, 2003.

2 La «Ilustración católica» constituye una mirada hacia el mundo que es lo suficientemente ambigua como para encuadrar en ella ideas a veces muy diferentes e incluso contradictorias entre sí. La tesis del vicariato del siglo xvii y el regalismo del xviii pueden interpretarse como parte de una tendencia a la sacralización de la monarquía hispana. De todas formas el regalismo, aunque quizás paradójicamente, tiene como uno de sus posibles corolarios el de limitar la acción de las autoridades eclesiásticas —no la presencia de la religión— en el dominio de la política. Véanse Di Stefano, 2000; Chiaramonte, 1989; Peire, Di Stefano, 2004.

3 Rosanvallon, 1990, p. 14.

4 Pagden, 1997.

5 Lynch, 1962.

6 Varela Suanzes-Carpegna, 1983.

7 Uno de los principales motivos de disputa seguía siendo la cesión por el papa de las provisiones eclesiásticas españolas al rey: «… que ceda Roma todas las provisiones eclesiásticas de España, porque mientras Roma las tenga es imposible reformar nuestro estado eclesiástico […] Este asunto de ceder todas las provisiones se puede por tres medios, uno de gracia y remuneración, y los dos de justicia. El de gracia consiste en que si a cualquiera que funda o dota iglesias, le concede el derecho de provisión de ellas, ¿por qué se le ha de negar este favor a los Reyes de España que conquistaron, redimieron, fundaron y dotaron casi todas las iglesias de sus reinos?». «La confrontación con la Iglesia no era solo por el poder jurisdiccional, sino también por los intereses económicos…» («Advertencias e instrucciones del Padre Confesor de S.M. sobre las controversias entre esta Corte y la de Roma. 1750» y «Carta de Ricardo Wall a Tanucci, 11 de enero de 1763», citados en Pérez Samper, 2000, pp. 156 y 160, respectivamente).

8 «Cartas político-económicas al conde de Lerena», citado en ibid., p. 146.

9 El 15 de octubre de 1768 el rey confirma la separación del Gobierno de Chiloé de la jurisdicción del capitán general de Chile y de la Audiencia de Santiago. Entre 1777 y 1782 en el virreinato de la Plata existe una sola audiencia y se mantienen las gobernaciones, gobiernos y corregimientos que constituyen el virreinato: 4 gobernaciones y 3 corregimientos, quedando bajo su dependencia 5 gobiernos político-militares, 20 corregimientos de indios, dos corregimientos de españoles subordinados y una comandancia político-militar. El Corregimiento de Cuyo es transferido desde la Real Audiencia de Chile a la de Charcas. En 1778 se agregan la Superintendencia de los Establecimientos Patagónicos, transformada en 1785 en la Comandancia de Patagones, y la Gobernación de Fernando Poo y Annobón (1778-1780). A partir de 1782 se aplica el régimen de gobernaciones e intendencias, creándose 8 provincias y los corregimientos se transforman en partidos, suprimiéndose los gobiernos político-militares. En 1783 se restablece la Real Audiencia de Buenos Aires y los gobiernos político-militares son mantenidos, a excepción del de Chucuito. En 1784 se crea la Intendencia de Puno con parte de la de La Paz transferida al virreinato del Perú en 1796. Véase Céspedes del Castillo, 1988, pp. 349-357 y 375-379.

10 En 1658 el rey Felipe IV autoriza la fundación de la Universidad de San Felipe en Santiago, que otorga los grados de bachiller y doctor, sin suprimir totalmente la dependencia de la educación universitaria obtenida en Lima. En la universidad limeña se enseña derecho canónico, filosofía y moral, teología y rudimentos de medicina y matemáticas.

11 Se mejoran los textos de estudio, se procura que se reciba una formación global y enciclopédica, se introduce el estudio del derecho natural, se suprimen las diversas escuelas en teología, se moderniza el estudio de la medicina. Por otra parte, se potencia la figura del rector, que aparece ahora como representante del poder central. Se mejora la enseñanza, se establece la uniformidad para todas las universidades y se realiza la centralización. Se produce una reforma de los colegios mayores, pasando de ser residencias de estudiantes nobles de escasa fortuna a lugar de hospedaje de alumnos ricos que permanecían en el colegio aun después de terminados los estudios. Véase Addy, 1966.

12 Góngora, 1957, pp. 109-110.

13 Se imparte geometría, aritmética y dibujo con el objetivo de desarrollar la agricultura, el comercio y la industria.

14 Su formación está a cargo del canónigo Juan Baltasar Maziel, crítico de la enseñanza escolástica. Progresivamente la ratio studiorum jesuítica es puesta en tela de juicio debido a su anacronismo y a su incapacidad para adecuarse a la renovación de los conocimientos. El desarrollo de las ciencias, la propagación de las lenguas vulgares y el creciente interés por las disciplinas físicas y matemáticas, en detrimento de la literatura clásica y de la retórica, volvían cada vez más inadecuada la enseñanza jesuítica. A ello hay que añadir la desconfianza de la administración real hacia los planes de estudio jesuíticos, que no se limitaba a causa de sus aristas políticas. Véase Di Stefano, Zanatta, 2000.

15 En esta época el concepto de economía tiene un significado más amplio y a la vez más complejo, ya que la ciencia de la economía política aparece en la convergencia de las preocupaciones ilustradas por estudiar la relación del hombre y la sociedad, el hombre y la naturaleza, explicándose por ello su íntima vinculación con la política y el derecho natural. Véase Winch, 1979.

16 La obra de Campillo y Cossío, Nuevo sistema de gobierno para América, publicada en 1788, circulaba desde hacía 45 años en múltiples copias manuscritas.

17 Es altamente probable que al menos las ideas de Adam Smith se conocieran en el Río de la Plata a fines del siglo xviii, a través de autores españoles que las reelaboraban según las necesidades de la metrópoli o se inspiraban en ellas para comprender las realidades locales, facilitando así la comprensión de ciertas nociones con respecto al liberalismo económico.

18 Véanse Ripodas Ardanaz, 1989, p. 480; Grenón, 1961.

19 Parada, 1998.

20 La Iglesia católica, a partir del Concilio de Trento (1545-1563), anotaba sistemáticamente los bautizos, matrimonios y defunciones.

21 Los resultados de población se ventilaron de la siguiente forma: Buenos Aires, ciudad: 24 754 habitantes, comprendiendo 15 719 españoles (7 821 hombres y 7 898 mujeres), 544 indios, 674 mestizos, 3 153 mulatos, 4 115 negros y 549 religiosos de ambos sexos. Buenos Aires, campaña (sin incluir distrito de Luján): 12 925 habitantes, con 9 732 españoles (5 008 varones y 4 724 mujeres), 1 543 indios, 1 020 mulatos y 630 negros. Gobernación del Tucumán, 126 004 habitantes distribuidos así: Córdoba: 40 222; Catamarca: 15 315; Salta: 11 565; San Miguel: 20 104; La Rioja: 9 723; Santiago del Estero: 15 456, y Jujuy: 13 619. Corregimiento de Cuyo: 23 411 habitantes, 8 765 en Mendoza, 7 690 en San Juan y 1 956 en San Luis. Véase Zorraquín Becú, 1961, p. 419.

22 Véase Wainer, 2010.

23 Los datos del censo muestran que la población era de 259 646 habitantes y estaba compuesta por un 73,5 % de blancos, 7,9 % de mestizos, 8,6 % de indígenas y un 9,8 % de negros.

24 Según el cual la población ascendía a 26 703, de los cuales un 56,4 % de blancos y un 43,5 % de indígenas.

25 Sumando «infieles» y el resto de los datos, en 1791 la población del país referida en los censos era de 586 848 almas.

26 Censo de 1813 levantado por don Juan Egaña, de orden de la Junta de Gobierno, formada por los señores Pérez, Infante y Eyzaguirre, Santiago de Chile, Archivo Nacional, Imprenta Chile, 1953, p. 1.

27 Hubo un interés especial por aplicar en la ciudad las ideas que transformaron la consideración del cuerpo humano a partir del descubrimiento de la circulación de la sangre realizado por William Harvey en 1628. Asimismo, en 1759, Duhamel du Menceau, en Moyens de conserver la santé aux équipages (1759), reunía diferentes experimentos sobre sistemas de circulación de aire, como los que buscaron ser trasladados directamente a la ciudad adoptando en París la forma de proyectos de máquinas de ventilación con la forma de inmensas aspas de molinos para ser ubicadas en los cruces de las calles principales. La nueva teoría circulatoria, coincidente con el surgimiento del capitalismo moderno, permitió establecer una directa asociación analógica del movimiento en la ciudad, ya sea de personas o bienes, como planteaba el nuevo sistema económico, con el modo en que circulaba la sangre en el cuerpo a través de venas y arterias. Un paso más adelante lo dio Ernst Platner vinculando la circulación con la experiencia ambiental, al considerar que la sangre era al cuerpo lo mismo que el aire a la ciudad, requiriendo ambos organismos la circulación de los respectivos fluidos para mantener la vida. Véanse Vigarello, 1991; Sennet, 1997.

28 Corbin, 2002, pp. 20-21.

29 Mazliak, 2006.

30 En la Enciclopedia (1765), la voz «Higiene» indica que «ningún elemento condiciona nuestro cuerpo más que el aire, pudiendo dañar a todos, por su propia impuridad y otras calidades defectuosas». Véase Guerrand, 1981, p. 11.

31 En 1780 Miguel O’Gorman, médico de origen irlandés, es nombrado Protomédico General y Alcalde Mayor de todas las facultades de Medicina, Cirugía, Pharmacia y Phlebología.

32 Irisarsi Aguirre, 2007.

33 «El coste de los nuevos cementerios se pretendía cubrir con el porcentaje de los diezmos dedicados a gastos de fábrica, completándolo con fondos procedentes de la participación real en tercias y excusado y con los propios caudales públicos. Al no poder asegurar al mismo tiempo los ingresos del clero secular, fue uno de los factores determinantes del fracaso de la reforma iniciada por Carlos III y seguida por Carlos IV» (Carreras Panchón, Granjel, 2005, p. 623).

34 Academia Médica Práctica. Disertación sobre los daños que ocasionaron los cementerios y sepulturas de las poblaciones, 1784, p. 75.

35  Diego Barros Arana da cuenta de las resistencias que provocó este cementerio: «el mayor número de hombres de fortuna […] decían y repetían en todas partes que […] ellos respetarían las prácticas tradicionales, pidiendo y obteniendo al efecto permiso para enterrar a sus deudos en las iglesias». Relata también este historiador que en tertulias y corrillos se hablaba contra el Cementerio General «con obstinado encarnizamiento». Se hacían circular patrañas, como la de que este lugar «era invadido frecuentemente, de día y de noche, por perros hambrientos que desenterraban los cadáveres para hartarse de carne humana» (Barros Arana, 1911, pp. 203-204).

36 Véase Di Stefano, 2004.

Auteur

Université Paris 8 (EA 4385, Laboratoire d’études romanes)

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search