Version classiqueVersion mobile

Secularización en España (1700-1845)

 | 
Françoise Crémoux
, 
Danièle Bussy Genevois

III. — Liberalismo y modernidad: hacia una secularización de lo político

Mariano Luis de Urquijo: entre Voltaire y el abate Grégoire

María Victoria López-Cordón Cortezo

Texte intégral

Un quiebro literario

  • 1 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo.

1Después de su preceptiva lectura en uno de los salones literarios más prestigiosos de la corte, el de la condesa de Montijo, la Gaceta y el Diario de Madrid de 22 de octubre de 1791 anunciaban la publicación de una célebre tragedia de Voltaire, La muerte de César, en traducción de un joven aprendiz de abogado, que acababa de graduarse por la Universidad de Salamanca, Mariano Luis de Urquijo1. Tampoco era esa la primera vez que una obra del célebre escritor francés se publicaba en España, pero una serie de circunstancias hacían especialmente interesante su aparición en esa fecha.

  • 2 Real Cédula de 10 de septiembre de 1791.
  • 3 Real Cédula de 20 de julio de 1791.
  • 4 Novísima Recopilación de las Leyes de España, t. IV, libro VIII, título xvii, ley V. Resolución de (...)
  • 5 Lafarga Maduell, 1982, pp. 52 y 279.

2La primera de todas, el propio año de la impresión, 1791, ya que a lo largo del mismo se habían acentuado las medidas de aislamiento frente a Francia, el llamado «cordón sanitario», que culminaron en la prohibición de introducir «cualesquiera cartas o papeles sediciosos y contrarios a la fidelidad y tranquilidad pública», apenas mes y medio antes2. Previamente se había procedido a establecer un riguroso control sobre los franceses residentes3, así como a decretar la suspensión general de aquellos periódicos que no fueran los oficiales, habida cuenta de que estos no incluían «versos ni otras especies políticas4». Se trataba, desde luego, de frenar cualquier posible propaganda revolucionaria, pero también de cortar de raíz cualquier vía que propiciase el desarrollo de las ideas o actitudes que habían conducido a los excesos franceses, incluso aunque con anterioridad se hubieran tolerado. Para que estas medidas resultasen todavía más eficaces, se acababa de publicar una nueva edición del Índice de 1790, más sistemático y, sobre todo, más manejable, al ponerse en orden alfabético los autores y las obras anónimas. En él figuraba, al lado de la entrada «Voltaire, M. Marie François de», su caracterización como filósofo francés impío, ya que se trataba de un autor condenado in totum, cuya prohibición afectaba incluso a aquellos que poseyeran la correspondiente licencia eclesiástica5.

  • 6 Chaumié, 1957, p. 44.

3Abundando en ello, Voltaire había recobrado en esos meses una renovada actualidad, debido al traslado de sus restos a París, en julio de 1791, en medio del entusiasmo de la misma población que había celebrado la detención de Luis XVI en Varennes. Un hecho que no era, desde luego, la mejor recomendación para sus méritos literarios, ya que confirmaba a los ojos de muchos la estrecha relación que existía entre aquel filósofo y el desorden revolucionario. No sabemos si esto lo pensaba también Floridablanca, pero sí que la desgraciada fuga de los reyes franceses había sido y seguía siendo el centro de sus preocupaciones, porque complicaba todavía más la posición española. En Madrid había disgustado la prudencia del embajador en París, conde de Fernán Núñez, cuyo ideario monárquico no enturbiaba su buen conocimiento de la realidad francesa. Por otra parte, la sincera inquietud de la corte española sobre el destino de sus parientes franceses no significaba que se sintiera el menor entusiasmo por los proyectos de Gustavo III de Suecia y del emperador —por mucho que los secundara el hermano del monarca, Fernando de Nápoles—, que parecían precipitados. Se podía detestar a Voltaire, pero la contrarrevolución, cuando menos, inspiraba desconfianza, y todavía más los emigrados que en la frontera catalana conspiraban y hacían de su agitación un foco de intranquilidad. La expulsión de los más levantiscos había llenado de estupor a media Europa, hasta el punto de haber tenido que explicar la decisión a los representantes diplomáticos para que estos, a su vez, lo trasmitieran, si lo creían necesario, a los gabinetes ante los que estaban acreditados. El motivo era tan sencillo como desapasionado: el rey de España no tenía ninguna duda sobre en qué lado estaba, pero desconfiaba de los agitadores exaltados. Es más, «Su Majestad considera a todos los que están en el buen partido como otros tantos enfermos de gravedad, de los cuales hay muchos que se hallan en ciertos momentos de delirio6».

4Si alguien era poco partidario de entusiasmos encendidos ese era Floridablanca, especialmente en un momento en que su poder se tambaleaba ostensiblemente. Antiguos y nuevos enemigos le rodeaban y, en estas circunstancias, cualquier escrito que pudiera tildarse de político, aunque hubiera nacido en circunstancias muy diferentes a las del presente, suponía un desafío, máxime si su obra estaba incluida en el Índice. Y por mucho que se revistiera con ropajes clásicos y se amparara en la historia, el dilema entre César y Bruto llevaba al menos dos siglos significando subir a los escenarios una cuestión tan compleja como la de la legitimidad del poder.

  • 7 Défourneaux, 1973, pp. 159-163.
  • 8 Ferrari Núñez, 1967, p. 132 y Lafarga Maduell, 1982, p. 150.

5A todo lo cual se añadía que la difusión de Voltaire en España fue bastante peculiar. No había hecho falta esperar a la edición de 1790 para que sus obras fuesen prohibidas. Ya se había hecho en los edictos inquisitoriales de 1762 en relación con los veinte tomos impresos en Ginebra, si bien con anterioridad solo había tres en el Índice: La ligue ou Henri le Grand, en el de 1747, las Lettres philosophiques y Le siècle de Louis XIV en el de 1756. De algunas, como la Histoire de Charles XI, se había hecho una temprana traducción en 1740 por Leonardo de Uría y, aunque fue expurgada en 1743, se volvió a editar sin problemas dos veces antes de la última de 1781, aunque no constaba su nombre. Los Contes et romans philosophiques figuraban en el Índice de 1776, pero Candide y Zadig fueron textos muy difundidos que encontraron muchos defensores entre los propios censores7. El propio conde de Aranda llegó a representar La muerte de César en su casa, y su tema había servido de inspiración a muchas otras piezas teatrales coincidiendo con los años de la revolución8. Que sus escritos estaban en muchas bibliotecas no era ningún secreto, inspirando, en general, menos recelo que los del ginebrino Rousseau.

  • 9 Fernández Valcarce, Desengaños Filosóficos. Su «Disertación sobre la tolerancia», incluida en el t (...)

6Además de las razones políticas, había otra circunstancia que daba fuerza a la prohibición de 1790: el clima de confrontación que en torno a él y otros autores habían iniciado no solo autores compatriotas suyos, como el jesuita Nonnotte o el canónigo Bergier, sino de otros países, entre otros, los españoles fray Fernando de Zeballos, el padre Rodríguez o Fernández de Valcarce, cuyo tercer volumen de los Desengaños filosóficos acababa de aparecer9. El vigor de sus plumas tuvo un doble efecto: lo satanizó, pero también contribuyó a difundir su nombre, despertando por igual rechazo y curiosidad.

  • 10 La circulación de libelos contra Floridablanca se intensificó a partir de la muerte de Carlos III. (...)
  • 11 Olaechea, Ferrer Benimeli, 1978, pp. 88 sqq.

7No terminaban aquí las circunstancias que hacían un tanto anómalo el anuncio de la traducción de la obra del joven Urquijo en la Gaceta. Nadie en la corte desconocía que el asunto de Francia había agriado definitivamente las siempre problemáticas relaciones entre dos prohombres de Carlos III: Moñino y Aranda. El conde aragonés estaba detrás de muchos de los más polémicos papeles que habían circulado en años anteriores y personas próximas al círculo de Urquijo no se habían quedado atrás en esta tarea10. Que el filósofo francés, en el Dictionnaire philosophique, le hubiera comparado con Augias, encargado de limpiar las cuadras de los dioses, tampoco era una buena recomendación. Y que el aragonés presumiera de estos elogios, en su doble calidad de ilustrado y de hombre de mundo, reabría viejas heridas11.

8Es verdad que La muerte de César era, ante todo, una obra de contenido literario, impregnado de clasicismo y que el sentido de su mensaje político era, sobre todo, una reflexión sobre el poder y no desacreditar a la monarquía. Pero el desafío que suponía el colocar su nombre en la portada, en contra de lo que se había venido haciendo en las anteriores traducciones, en las que se omitía para evitar problemas de censura, era un gesto de arrogancia que parecía provocación. Pero si me detengo en ello es porque resulta expresivo de las muchas contradicciones que se viven en esos años, de la arbitrariedad de la censura y de la complejidad del clima intelectual en que autores y lectores se mueven, debido a disposiciones contradictorias que unas veces se cumplen y otras se sortean sin demasiados problemas. Es decir, las excepciones a la norma general eran tantas y el entramado entre los intereses políticos y los lazos personales tan tupido, que, en ocasiones, el poder de la influencia o el temor al escándalo mitigaban el rigor de los castigos. En medio de estas fuerzas encontradas, el joven Urquijo, espíritu inquieto, bien relacionado y, quizás, algo presuntuoso, se movió con bastante soltura.

  • 12 Llorente, Historia crítica de la Inquisición en España, ed. 1981, t. IV, pp. 31-32 y Caso González(...)
  • 13 Lafarga Maduell, 1982, pp. 64 y 148.
  • 14 Publicada en Madrid, 1792.
  • 15 Andioc, 1976, pp. 382-386.

9Desde luego que la obra fue denunciada a la Inquisición y prohibida, sin mención de su traductor, pero cinco años más tarde, por un edicto de 9 de julio de 1796. No hubo que investigar su autor, como cuenta Llorente, porque estaba explícito, ni tuvo que intervenir Aranda para que se mitigara la pena, porque entonces llevaba ya mucho tiempo en desgracia12. Pero lo significativo no es la tardanza, sino que no fuera Voltaire, sino la introducción o el «Discurso Preliminar» lo que provocara el proceso, ya que autores y actores se sintieron ofendidos con su contenido y solicitaron su retirada inmediata13. Hubo muchas réplicas a sus juicios, entre otras, una especialmente dura escrita en italiano, titulada Discorso confutativo a quello del Signior Mariano Luis de Urquijo, sopra lo stato attuale dei teatri spagnoli, e necessita di loro riforma. Annésso, Critica su la traduzione del detto Signior Urquijo, de la tragedia denominata La Morte di Cesare14, en la que su autor fustigaba a Urquijo por ignorar y desmerecer el teatro italiano, especialmente el musical, y aprovechaba la ocasión, a su vez, para criticar al teatro español, que continuaba representando comedias de santos y no acababa de dar entrada al teatro moderno, que era profano. Si miramos la cartelera de esos años, hay que reconocer que no le faltaba razón, ya que, incluso el teatro heroico, como él lo llama, dentro del cual estaba la Raquel de Huerta, resultaba grandilocuente y, desde luego, no respetaba ni las preceptivas tres unidades, ni tampoco resultaba educativo, como la célebre tragedia de Guzmán el Bueno de Moratín padre demostraba15.

  • 16 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo, p. 30.
  • 17 Ibid., pp. 20-21.
  • 18 Ibid., p. 26.
  • 19 Ibid., p. 21.
  • 20 Ibid., p. 42.

10Estos juicios los compartía también Urquijo que, desde luego, no era solo contra el teatro italiano contra el que arremetía. Sus palabras fueron más apasionadas, pero no los puntos de vista que defendía, en público y en privado, ante sus amigos y protectores más distinguidos. Si para Aranda, Olavide, Jovellanos o Meléndez Valdés, la consideración del teatro como arma educativa era un pilar fundamental de su propuesta reformista y, gracias a ello, Zayda, Mérope, Casandra, Olimpia o La escocesa de Voltaire habían circulado en traducciones más o menos rigurosas, representándose en algunos salones aristocráticos, Urquijo no se quedaba atrás proclamando su deseo de que se reformasen los teatros, como «pública escuela de política, de elocuencia, de buen gusto y de recto modo de pensar16». Su admiración por los autores antiguos era pareja a su desapego por Shakespeare y Calderón y su no disimulado desprecio por «el gusto del pueblo», que se inclinaba por los lances de honor y los milagros. Pero como era costoso enfrentarse al público, muchos escogían el camino más fácil, «rindiéndose a los aplausos de un vulgo ciego»17, y dejando a un lado las lecciones de «los sublimes ingenios» de Corneille, Racine y Molière que «fueron los primeros que pusieron el Teatro Francés con método y orden»18. Por ello, más que mediocres poetas eran «malos ciudadanos» por alimentar con su egoísmo el mal gusto en el teatro19. Urquijo demostraba que conocía bien no solo el teatro de Voltaire, sino de otros autores franceses de aquel siglo, como Crébillon, Beaumarchais o Sauvigny y, como sus contemporáneos Moratín o Quintana, defendía con ardor la regla de las tres unidades, criticando la imaginación desbordante de las comedias de Valladares, Zavala, Comella o Nifo, es decir, de los autores españoles de más éxito, a los que calificaba de poco instruidos en «Ciencias, Artes e Historias» y de «ridículos pedantes»20. Pero lo que más le irritaba era el espíritu festivo que rodeaba la representación de sus obras y sus efectos sobre el público, lo que le llevaba a preguntar:

  • 21 Ibid., p. 51.

… padres y demás a quienes está encargada la educación de la juventud, ¿vosotros podéis permitir que vayan a aprender a tan infame y seductora escuela el modo de ser útiles a la patria hombres de bien y que unos jóvenes tiernos beban tanta ponzoña en lugar de virtud21?

  • 22 Fue traducida en 1785 por el jesuita Zacagnini para ser representada en el teatro particular del d (...)
  • 23 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo, p. 118.

11Pero, con independencia del significado cultural de esta traducción que, en rigor, no era la primera22, y de su complejo contexto, dos factores resultan especialmente significativos en su elección: el evidente contenido político de la obra, entendida por el autor francés en el sentido de controversia, pero susceptible cada vez que se representaba de adaptarse a diversas circunstancias, y la clara intencionalidad de la versión castellana que, respetando el texto original, parecía prever el devenir de la crisis francesa. Como en la versión volteriana, los asesinos de César eran castigados, echando por tierra cualquier pretensión republicanizante, pero la condena de la tiranía queda también explícita, así como el contraste entre las lágrimas de Bruto y la arrogancia de César: «Podrá trocarse el universo todo, / Pero no mi alma, que ésta es inflexible23».

12En 1791 y en España, no era, probablemente, el conflicto entre monarquía y república lo que más interesaba, sino un estado previo: la visualización de dos legitimidades enfrentadas que quedaban desacreditadas, en un caso por la pretensión de poder absoluto, en otro por el recurso a la sangre como medio para evitarlo. Era un tema sugerente, al que se añadía otro no menos actual, el de la versatilidad de la opinión del pueblo, capaz de pasar, influido por los oradores, del apoyo a la condena de un crimen político.

  • 24 Silva, Década epistolar.
  • 25 Sabatier de Castres, Les trois siècles de la Littérature française, t. I, p. 6.
  • 26 Andrés, Dell’origine, progressi e statu attuale d’ogni letteratura, t. IV, p. 193.

13En su condición de traductor, Urquijo fue fiel al texto y no pretendió alterar la neutralidad original en el conflicto entre padre e hijo, tirano y regicida. Era además un traductor ocasional que pretendía notoriedad, y no ganarse un puesto en la república de las letras. Desde luego que su admiración por Voltaire era sincera y en ella influía no solo su afición al teatro, sino los ecos de las reiteradas denuncias del patriarca de Ferney contra la intolerancia religiosa. Es probable que hubiera leído los comentarios vertidos por el duque de Almodóvar en la Década epistolar sobre el estado de las letras en Francia, publicada bajo seudónimo diez años antes24, tomados casi al pie de la letra de Antoine Sabatier de Castres, y que sus críticas, relativas a la «monstruosa libertad25», el lenguaje satírico y la vasta pero contradictoria erudición de Voltaire, le hubieran servido de estímulo. O las vertidas en la obra del exjesuita Juan Andrés, cuya traducción del italiano al castellano se estaba publicando entonces, en la que se le reconocía, a pesar de las reservas, un tercer puesto entre los autores teatrales franceses, detrás de Corneille y Racine26.

Lecturas, maestros, amigos

  • 27 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo, pp. 30-31.
  • 28 Andrés, Dell’origine, progressi e statu attuale d’ogni letteratura, t. II, pp. 353-354.

14Nada había de reprochable en que el joven Urquijo admirase a uno de «los genios superiores de la generación precedente», que cumplía a la perfección el requisito de enseñar deleitando27. Sorprende, sin embargo, que un hombre práctico y ambicioso se arriesgara porque, aunque no faltaban voces autorizadas que afirmaran que, dado que la religión y las letras eran cosas distintas, no había por qué no reconocer el ingenio de quienes estaban alejados de Dios «según los deseos de su corazón28», la fama de Voltaire no daba lugar a equívocos… Además, como don Mariano se había topado en una ocasión con el tribunal del Santo Oficio, tenía motivos para ser prudente.

  • 29 Fichoz, 005228 [en línea]; González Fuertes, 2003, p. 455.

15Había nacido en 1769, en el seno de una familia vizcaína y alavesa que, como tantas otras, había hecho carrera en la administración del Estado. Su padre, Francisco Policarpo de Urquijo, regidor bilbaíno, había ejercido la abogacía, trasladándose a Madrid como abogado de los Reales Consejos. Allí siguió una trayectoria ascendente que le llevó primero a la Sala de Alcaldes de Casa y Corte, luego al Consejo de Castilla, en 1796, y finalmente a la Cámara29. Era un magistrado de cierta ilustración, que se preocupó de que su primogénito recibiera una educación lo más completa posible. Estudió primero en el Colegio de San Antón, regentado por escolapios; después prosiguió sus estudios en Francia, lo cual era muy frecuente entre los jóvenes de las buenas familias vizcaínas; pasó a la Universidad de Alcalá de Henares, donde obtuvo el grado de bachiller en Filosofía en 1787, y más tarde a Salamanca para cursar leyes, siguiendo la tradición familiar, entre esa fecha y 1790. Tras un breve viaje de estudios en Gran Bretaña, se instaló en Madrid a la espera de obtener un puesto.

16Fue durante su estancia en Alcalá cuando don Mariano tuvo su primer tropiezo con la Inquisición, en un asunto confuso, cuya causa quedó inconclusa en 1790. Resultó implicado en un proceso por palabras escandalosas que se abrió en el tribunal de Toledo debido a la delación de un presbítero de Alcalá, don Felipe Antonio Sainz, junto con otras personas. Era una denuncia indirecta, basada en el testimonio del sacristán de Santo Tomás de Madrid, fray Gabriel del Moral, que había sorprendido la conversación entre un sacerdote y unos monagos, en la cual aquel afirmaba que en «cualquier religión o secta se salvaba el hombre» y que tampoco era necesario pagar diezmos o tributos. Estaba también presente un lector dominico llamado Peña, maestro de estudiantes en Trujillo, pero desconocía el nombre del principal encausado, a pesar de que el sacristán había presionado a los monaguillos para que lo delataran, bajo amenaza de negarles la absolución.

  • 30 Archivo Histórico Nacional (AHN), Inquisición, leg. 205/1, exp. 14. Todas las citas anteriores sob (...)

17La causa fue transferida al tribunal de Llerena, en el caso del dominico, y al de Corte, en el caso de los madrileños, sin que al volver a abrirse por el inquisidor fiscal, ya en el mes de octubre, se lograra llegar a conocer el nombre del principal acusado. Allí compareció el padre Gabriel del Moral y Téllez, sacerdote conventual del convento de Santo Tomás de la Corte, natural y vecino de la villa de Esquivias, de 67 años, que negó haber oído por sí mismo nada contrario a la Santa Fe, o relativo a que en cualquier religión o secta podía salvarse el hombre, y que solo recordaba que, en la villa de Campillo, dos años antes, estando en casa de Martín Junquera oyó que algunas personas conversaban sobre el pago de diezmos y que un sacerdote llamado Antonio López Escribano, natural del propio Campillo, aseguraba que «el pagar o la materia de los diezmos era invención de los hombres», dando a entender que él no los pagaría, aunque siempre lo había hecho. A esto había contestado el declarante con firmeza que dicho pago era «derecho divino y desde Adán»30. Pero, por el contrario, sobre la denuncia objeto del interrogatorio, relativa a las mismas expresiones, no recordaba nada, lo cual no era extraño ya que hacía más de tres años que había dejado de ser sacristán en ese convento. Si hubo otros testigos, tampoco debieron ser más precisos, con lo cual no se prosiguió la investigación de la causa, ni el nombre de Urquijo volvió a ser citado, sin que podamos saber si fue un simple oyente de las opiniones de otro o tomó una parte más activa en la conversación. En cualquier caso su traslado a Salamanca resulta cuando menos sospechoso.

  • 31 Peset Reig, M., Peset Reig, J. L., 1974, pp. 321 sqq.; Peset Reig, J. L., 1969; Peset Reig, J. L.,(...)
  • 32 Después de la reforma, realizada en 1777 por José Ortiz de la Peña, entraron una buena cantidad de (...)
  • 33 Addy, 1966, pp. 138-39 y Rodríguez Domínguez, 1979, p. 91.

18Un joven inquieto, como sin duda lo era, debió encontrarse allí mucho más a gusto. Fue una de las primeras universidades que aceptaron reformarse y, también, la que contaba con mayor número de matriculados. Su plan de estudios se había abierto a nuevas disciplinas y en sus aulas dominaba el regalismo31. No era esta la única novedad, sino que también su antigua e importante biblioteca decidió renovarse, tal y como puede apreciarse en los catálogos que se llevaron a cabo después de la reforma. En el realizado en 1787, poco antes de llegar Urquijo, figuraban obras de Wolf, Malebranche, Caravelli, Filangieri, Montaigne, Smith, Helvetius, Bayle, Puffendorf, Raynal, Rousseau y Condillac, que convivieron en los anaqueles con las de Vatel, Necker, Voltaire, Bacon, Hobbes, Locke, Hume, Robertson o Swift, entradas con anterioridad32. No parece que circularan con demasiadas restricciones, pero al tratarse en buena parte de libros prohibidos, el mismo bibliotecario propuso al claustro solicitar al Santo Oficio la ampliación de la licencia de lectura al conjunto de los doctores33.

  • 34 Dérozier, 1978, p. 28.
  • 35 Ibid., p. 211.
  • 36 Peset Reig, J. L., Peset Reig, M., 1983, pp. 80-89.
  • 37 Sobre la vida universitaria de Meléndez Valdés, veáse Demerson, 1971, pp. 195-222.

19Además de libros y autores de todo tipo, Urquijo tuvo la suerte de encontrar un plantel de profesores verdaderamente notable. Allí había impartido clase don Juan Antonio Quintana, el padre de Manuel José, un hombre erudito en cuya biblioteca convivían obras de Filangieri, Condillac, Vattel, Fénelon y Voltaire, entre otros autores modernos, que prestaba generosamente a amigos y discípulos34. Con el propio poeta, algo más joven, trabó la suficiente amistad en las aulas como para merecer que le dedicara unos versos35. También llegó a conocer a Muñoz Torrero, rector entre 1787 y 178936 y uno de los redactores más importantes de la futura Constitución de 1812, pero fue con Meléndez Valdés con quien entabló una relación más duradera, que se mantuvo en el exilio37.

  • 38 Saugnieux, 1970.
  • 39 Tomschi, 1972, pp. 84-85; Rodríguez Domínguez, 1979, p. 102; Jovellanos, Diarios, ed. 1954, 20 de (...)

20En la ciudad del Tormes de finales de los años ochenta había también otra huella muy palpable: la dejada por otro ilustre profesor, entonces prior de Uclés, don Antonio Tavira, para quien regalismo y reforma religiosa iban de la mano38. Él era en parte responsable de que un amplio sector de los estudiantes salmantinos se titulasen Port-Royalista, o de la secta de Pistoya, como escribirá Jovellanos unos años más tarde. Es posible que Urquijo, a quien no debían serle desconocidas las tesis de aquel concilio diocesano, se sintiera atraído por este grupo y que fuera uno de los que paseaba con Tamburini en la mano39. En cualquier caso, esta influencia jugaría en su formación un importante papel, ya que de él, como de Febronio, tomaría lo que probablemente más le importaba de esta corriente: la dimensión jurisdiccional.

  • 40 Entre 1778 y 1779. Véase Rodríguez Domínguez, 1979, pp. 80-81.
  • 41 Addy, p. 183; Archivo de la Universidad de Salamanca (AUS), Libro de Claustros, 1786-1787, Claustr (...)
  • 42 Astigarraga, 2010.
  • 43 Id., 2008.
  • 44 Su asistencia queda confirmada por el proceso posterior. De las otras tertulias coetáneas, la más (...)

21Pero la figura que, quizás, dejó mayor huella en el joven estudiante de derecho fue la de otro personaje destacado de estos años, don Ramón de Salas y Cortés, profesor allí hasta 1793, que había protagonizado un accidentado y breve rectorado40. Activo detractor de las oposiciones a cátedra y defensor de la renovación de la enseñanza del derecho, se distinguió entonces por defender un atrevido Plan y constituciones de una Academia de Derecho Español y Práctica Forense para la Universidad de Salamanca, que contó con el apoyo de los dos consiliarios de los estudiantes y 28 bachilleres en jurisprudencia. Significativamente, entre los primeros estaba Urquijo, casi recién llegado, que fue uno de los dos que firmó la petición41. Consecuente con este apoyo, asistió a sus clases semanales de Economía Política en la Academia de Derecho Español y Práctica Forense que regentaba, donde es posible que coincidiera con Marchena42. Allí, no solo recibió en directo las Lezione de Antonio Genovesi, cuyas Apuntaciones estaba Salas redactando por entonces, sino que, tal y como señala Astigarraga, sirvió de puente para abordar cuestiones relativas al ordenamiento jurídico y político, siguiendo fuentes y autores que iban de Montesquieu a los representantes del iusnaturalismo racionalista, Hobbes, Locke, Pufendorf o a Locke43. Además, Urquijo fue un asiduo asistente a la tertulia que don Ramón tenía en su casa, una de las muchas que había en Salamanca, con la particularidad de que en ella no se hablaba de literatura, sino de derecho y filosofía44.

  • 45 Rodríguez Domínguez, 1979, p. 163 y AHN, Inquisición, leg. 3730, no 326, pliego 5.
  • 46 El jefe era Godoy. AHN, Inquisición, leg. 3730, no 326, pliego 15.

22Cuando Salas pasó a desempeñar la cátedra de Instituciones Civiles, ya estaba Urquijo en Madrid, pero la relación se mantuvo, tal y como confirman varios testigos en el proceso inquisitorial a que Salas se vio sometido en 1796. No era la primera vez que tenía problemas con el Santo Oficio, por lo que, al conocer la denuncia, prefirió poner tierra por medio y trasladarse a Madrid, en donde su discípulo y amigo Mariano, oficial distinguido de la Primera Secretaría, que tenía «valimiento», podía ayudarle a salir del apuro45. Acusado de propagar máximas de impiedad y anomia por Salamanca, de leer autores y libros perniciosos y de propagar sus doctrinas tanto en las lecciones públicas como en las reuniones de su casa, tal y como denunció uno de sus acusadores, se sentía protegido por Urquijo, que llegó a asegurarle que «su causa estaba y estaría oculta mientras expresamente no se pidiera por el jefe46».

  • 47 Rodríguez Domínguez, 1979, pp. 167-169.

23Fuera por esta influencia o, probablemente, por otras más altas, el tribunal de la Corte consideró no justificadas las acusaciones, al contrario que el Consejo Supremo, de modo que el empate se dirimió con una abjuración de levi, la absolución ad cautelam y el destierro de Madrid y los sitios reales, Salamanca y Belchite por cuatro años47. Aunque, al convertirse el profesor salmantino en el símbolo de quienes postulaban la reforma o la supresión de la Inquisición, la condena fue pronto mitigada.

  • 48 Addy, 1966, pp. 208-119.

24Salas ejerció un verdadero influjo intelectual sobre su discípulo, aunque siguieran a partir del proceso caminos distintos. De su maestro, que era un buen jurista, aprendió don Mariano el respeto a las leyes, pero también la actitud reflexiva y crítica ante las que consideraba contraproducentes. Ambos bebieron sus principios en Montesquieu, Beccaria y Rousseau, si bien de este último no fueron fieles seguidores. Fueron utilitaristas en distinto grado, pero admiradores de la economía política y poco partidarios de radicalismos políticos, inclinándose más por mudanzas templadas, a la inglesa, que por el modelo francés. Respecto a su actitud religiosa, ambos fueron mucho más lejos que sus colegas jansenistas, adoptando una postura más cercana al deísmo que a la incredulidad. Les separaban, desde luego, muchas cosas, entre otras su opinión sobre Voltaire, que Salas, que también lo tradujo, siempre consideró como un autor de poca profundidad. En la crisis de 1808 estuvieron en bandos contrarios, afrancesado uno, constitucionalista el otro, lo cual no quiere decir que no siguieran compartiendo muchos puntos de vista y la nostalgia por los años vividos en la Universidad de Salamanca48.

  • 49 Cita de Meléndez Valdés tomada de Rodríguez Domínguez, 1979, p. 102.

25Desde luego que en el claustro salmantino no todos eran como los personajes citados. Precisamente debido al peso y número de los contrarios a la renovación, los debates, las rectificaciones y las denuncias hicieron que la vida académica fuera bastante agitada. Además, por muy encontradas que fueran las posiciones ideológicas, las rencillas personales no lo eran menos, no siendo fácil distinguir la línea divisoria entre unas y otras. Como consecuencia de todo ello, la disciplina estudiantil se había relajado, abandonándose paulatinamente el uso preceptivo del traje talar e incumpliéndose la preceptiva asistencia a las lecciones. Meléndez Valdés llegó a proponer en el claustro desterrar «al enjambre de jóvenes ociosos o falsos talentos que abriga allí la indulgencia49», pero no era fácil llevarlo a la práctica. Sobre todo cuando a los bullicios callejeros se sumaron comentarios más sigilosos sobre las noticias que llegaban de Francia.

  • 50 Demerson, 1975, pp. 113-116.

26Todo esto estaba en el haber de Urquijo cuando, finalizada su etapa formativa, se instaló en Madrid. Avalado por el propio Meléndez Valdés, empezó a frecuentar una de las tertulias más famosas de la corte, la de la condesa de Montijo, en la calle duque de Alba, donde pudo relacionarse con importantes personajes como Jovellanos, Cabarrús, Yeregui, algunos de los clérigos «jansenistas» de los Reales Estudios de San Isidro, miembros de la Sociedad Económica Matritense y señoras de la Junta de Damas50. También pasaban por allí reputados artistas, como Bayeu, Vicente López o el propio Goya, que mantenía de antiguo relaciones con su familia. Si no asiduos, también acudían de forma más esporádica destacados políticos, ya fuera Campomanes, Aranda o el poderoso Floridablanca, que le propuso como pensionado diplomático.

  • 51 Las Nouvelles ecclésiastiques ou mémoire pour servir à l’histoire de la constitution Unigenitus fu (...)
  • 52 Sepinwall, 2008; Dubrey, 2008.
  • 53 Demerson, 1971, p. 274.
  • 54 Grégoire, Lettre du citoyen Grégoire.

27En los salones de la condesa, además de buenos amigos e importantes contactos, Urquijo recibió otra decisiva influencia: la del abate Grégoire. Doña María Francisca y sus más íntimos, especialmente el que sería su marido morganático, Estanislao de Lugo, hacía tiempo que, a través del obispo Climent, eran correspondientes del prelado francés, y proporcionaban las noticias sobre España que se insertaban en las Nouvelles Ecclésiastiques y, más tarde, en los Annales de la religion51. Era la publicación más importante de los jansenistas franceses y en 1789 siguió la causa de la Revolución, aprobando la Ley sobre la constitución civil del clero, votada el 12 de julio de 1790 por la Asamblea Constituyente. Uno de sus primeros firmantes fue el abate Grégoire, pronto consagrado obispo de Blois, activo redactor de ambas publicaciones y encendido defensor del cristianismo constitucional. Acusado por los legitimistas de haber votado a favor de la muerte de Luis XVI, alzó su voz contra los excesos radicales destructores del patrimonio, para los que acuñó el término de vandalismo y, más tarde, se opuso a la pretensión de Napoleón Bonaparte de reconciliarse con la Santa Sede, dimitiendo de su obispado el 8 de octubre de 1801, tras la firma del Concordato52. Estas posturas no dejaron indiferente a Urquijo, que más que su fe, admiraba en él sus opiniones galicanas y liberales y su postura posibilista, ideas que en ese momento aplaudían también algunos obispos españoles, como los de Barbastro y Barcelona, que le escribieron felicitándole por su valor y la «pureza de sus convicciones53». El mismo Grégoire dejó constancia de que, según le había asegurado el embajador de España, Azara, sus opiniones eran compartidas por muchos prelados, pero que el miedo a la Inquisición impedía que se pronunciaran con la claridad necesaria. Quizás para satisfacer las expectativas de sus amigos españoles, dirigió una larga carta al inquisidor general, Ramón José Arce, proporcionándole razones para la supresión del Santo Oficio y recordándole que su mantenimiento era un atentado contra la razón y una calumnia contra la Iglesia católica. La carta fue conocida en algunos círculos y, por conducto de Azara, de manera directa en la Secretaría de Estado, donde estaba Urquijo. Aunque su repercusión fue limitada, no tardaron en aparecer respuestas contra su propuesta54.

  • 55 Id., Apologie de Barthélémy de las Casas.

28¿Le interesaron igualmente a Urquijo los otros escritos del obispo francés? Grégoire fue un activo miembro de la Société des Amis des noirs, autor de escritos a favor de sus derechos que culminaron en el decreto de abolición de la esclavitud promulgado por la República francesa, pero si el español los conoció, nunca se pronunció sobre esta cuestión. Tampoco sabemos si llegó a conocer su Apología sobre el padre Las Casas, en la que negaba que fuera el responsable de la introducción de la esclavitud en las colonias americanas y lo convertía en precursor de su emancipación. Publicada en 1801, rompió con la mala opinión que los ilustrados habían tenido del dominico, que sustentaban los relatos de mayor autoridad de ese momento, los de Robertson y Raynal. Para rehabilitarlo, Grégoire contó con las informaciones que le proporcionó el dominico mexicano Servando Teresa de Mier, en ese momento refugiado en Francia. El escrito, de corta circulación, se conoció en España, pero se difundió sobre todo a partir de la traducción de Juan Antonio Llorente, en 182255.

29Más probable es que tuviera noticia del Ensayo sobre la regeneración física y moral de los judíos, de 1788, y de su intervención en el decreto de 1791 sobre la ciudadanía de los judíos. Era una cuestión que dividía a los ilustrados y en la que Voltaire no había hecho, precisamente, gala de tolerancia. En España, ya a mediados de siglo hubo algunos pronunciamientos favorables, como el de Feijoo, y se tomaron algunas medidas concretas como poner fin a la discriminación de los chuetas en 1779 o de los conversos mallorquines de 1782. La Memoria del secretario de Hacienda Pedro Varela favorable a la derogación del decreto de expulsión de 1792 fue un paso adelante que se tradujo en la promulgación efectiva de la medida en 1798, cuando era ministro, si bien no tuvo efecto. En cualquier caso, la deuda de Urquijo con los escritos y la figura del obispo constitucional francés se refleja en dos cuestiones muy importantes: la defensa de la tolerancia en materia religiosa y la necesidad de delimitar la esfera de actuación de la Iglesia dentro del Estado.

Un incierto poder

  • 56 Badorrey Martín, 1999, pp. 249-250; La Parra López, 2002, pp. 156-158.

30Pero a pesar de sus aficiones lectoras y su interés por las cuestiones de cierta entidad doctrinal, Urquijo no fue un intelectual, sino un político que hizo una carrera rápida, perdió el poder y se arriesgó a intentarlo de nuevo. El éxito acompañó sus primeros años y, desde que Aranda le propuso como oficial noveno de su oficina el 15 de agosto de 1792, su ascenso en el escalafón fue imparable, hasta que, ya con Godoy de secretario de Estado, fue enviado a Londres como secretario de la embajada. Un nombramiento que, más que a consideraciones políticas, se debía a la necesidad de acabar las disputas internas en la plantilla56.

  • 57 Azara, Epistolario, Cartas de Azara a Bernardo Iriarte desde Roma, 8 de julio de 1795, p. 330; des (...)
  • 58 Ibid., Roma, 2 de marzo de 1796, p. 370 y Roma, 4 de mayo de 1796, p. 381.
  • 59 Ibid., Carta desde Roma de Azara a Bernardo Iriarte de 16 marzo de 1796, pp. 370-371.
  • 60 AHN, Estado, legs. 4239 y 4247.

31Servía aquella embajada don Simón de las Casas, un hombre de larga trayectoria diplomática, no solo de escasas simpatías por la situación francesa, sino de evidentes compromisos contrarrevolucionarios57. Enfermo de gravedad al poco de llegar a la capital inglesa, hasta el punto que su compañero Azara lo dio por desahuciado en mayo de 179658, el delicado trabajo de aliviar la tensión existente entre el gabinete de Londres y el de Madrid recayó sobre su secretario, con el que se llevaba pésimamente, lo cual, según escribió Azara, entonces embajador en Roma, a su amigo Bernardo de Iriarte, era un secreto a voces59. Pero Urquijo supo sortear este contratiempo profesional aprovechando la estancia inglesa para seguir aprendiendo e inclinarse hacia su sistema político. Apreció las reformas económicas de Pitt, lamentó lo poco favorables que resultaban para España las negociaciones comerciales e intentó paliar en lo posible los efectos negativos que la alianza con Francia había causado en aquel gobierno, sin poder evitar lo que ocurrió: la ruptura de relaciones y la guerra60.

  • 61 Blanco White, Letters from Spain, pp. 348-355; Lord Holland, Foreign reminiscences, y Lady Holland(...)
  • 62 Romero Peña, 2011.

32Pero, además, su estancia londinense dio origen a muchas anécdotas, unas referidas a sus inclinaciones políticas y otras a su comportamiento, en ambos casos inconvenientes en un joven diplomático. Recogidas tanto por José María Blanco White, como por lady y lord Holland, se trata de testimonios indirectos, escritos con mucha posterioridad a los hechos61. En ellas se hace referencia a sus amistades «jacobinas», a la devoción por Payne e, incluso, al intento de tirarse de un puente en Kensington Garden, como forma de mostrar su repulsa por la firma de la paz de Tolentino entre el general Bonaparte y los representantes de Pío VI62.

  • 63 Fichoz, 005229 [en línea] y AHN, Estado, leg. 3440.
  • 64 Pérez de Guzmán, 1909, p. 123; López-Cordón Cortezo, 2013, pp. 23-24.

33Sin embargo, si estas «extravagancias» fueron reales, en Madrid pesaron poco, ya que cuando se reintegró a la oficina madrileña, en enero de 1797, la carrera de Urquijo siguió ascendente, primero como oficial mayor y, ya en marzo de 1798, como titular interino de la Secretaría de Estado, por indisposición del ministro Saavedra63. Su relación con Godoy en ese tiempo fue buena y varias causas lo explican: una cierta empatía personal, fruto de la edad; el espíritu trabajador de ambos y las ideas regalistas, o quizás secularizadoras, que profesaban. El que el ministro pusiese a un fraile, Manuel Abad, partidario de la reforma de la Iglesia, como inquisidor general, satisfizo a Urquijo, máxime cuando dio un giro a la causa seguida contra el catedrático de Salamanca Ramón de Salas. Por su parte, la intervención de su subordinado en el espinoso asunto del conde de Teba, hijo de la condesa de Montijo y autor del Discurso sobre la autoridad de los ricos hombres sobre el Rey y como la fueron perdiendo hasta llegar a la opresión en que se halla hoy, que circulaba por la corte, mejoró la opinión que el valido tenía de él. Godoy quería evitar el escándalo, para lo cual necesitaba la mediación de la condesa para que su hijo reconociera la autoría y se conformara con el destierro temporal a Ávila. No es aventurado pensar que Urquijo hizo de intermediario entre la aristócrata y su jefe, y su mano estuvo también detrás del dictamen en el que restaba envergadura al asunto, al resaltar los escasos y mal traídos fundamentos históricos en los que se apoyaba el conde64.

  • 65 Urquijo, Apuntes para la memoria sobre mi vida política, pp. 60-61.
  • 66 Fue ministro en propiedad diez meses, entre el 21 de febrero de 1799 y el 13 de diciembre de 1800.
  • 67 Fue destituido del Ministerio en marzo de 1798 y volvió como generalísimo de los ejércitos en octu (...)
  • 68 No solo corto, sino inestable: Jovellanos fue sustituido por Caballero en agosto de 1798; la enfer (...)
  • 69 Este fue el caso del nombramiento del obispo Arce para inquisidor, de Cabarrús como embajador en P (...)

34Aunque estaba en la secretaría, no se había dejado llevar don Mariano por el entusiasmo durante la guerra contra la Convención, ni dejó de percibir el compromiso desigual que suponía la renovación del pacto con Francia firmado en Aranjuez65. Sin embargo, hasta que no estuvo al frente del Despacho de Estado no fue consciente de la soledad en que se movía la política exterior española. Llegó a ese puesto en calidad de interino y debido casi al azar, ya que en su calidad de oficial mayor tuvo que suplir al ministro Francisco Saavedra, cuando este enfermó en agosto de 1798. Pero como la incapacidad se alargó, fue nombrado titular, puesto que desempeñó hasta el 13 de diciembre de 1800 en que fue destituido66. Un recorrido demasiado rápido que coincide con la etapa en que Godoy estuvo fuera del poder67. Ni la vuelta del exilio de Cabarrús y de Olavide, ni el nombramiento de Jovellanos para la Secretaría de Gracia y Justicia y de Saavedra para la de Hacienda en noviembre de 1797 impidieron que, de un lado la presión del Directorio y, de otro, los efectos de la expulsión del pontífice de Roma por las tropas francesas, obligaran a Carlos IV a retirarle su confianza, dejando el gobierno de la monarquía en manos de uno de los equipos ministeriales más ilustrados y, también, más cortos del periodo68. Y parecida significación tuvieron otros nombramientos69. Por su parte, Godoy aprovechó su salida para cambiar de rumbo y ganarse el apoyo de los sectores más conservadores, tanto desde el punto de vista político como religioso; un giro que no tardó en repercutir sobre Urquijo.

  • 70 Olive Roig, 1990, pp. 11-22.
  • 71 García de León y Pizarro, Memorias, pp. 93-95; La Parra López, 2002, pp. 227-231; Sánchez Espinosa (...)
  • 72 Lema, Antecedentes políticos, pp. 21-22.

35La suya fue una experiencia breve, pero también, voluntariosa, en la que intentó conjugar una gestión administrativa eficaz con una orientación renovadora, dirigida fundamentalmente en dos direcciones: la primera, la continuación de una política cultural claramente ilustrada, en perfecta concordancia con la línea que también siguieron sus compañeros de gabinete, promoviendo proyectos de carácter académico, como la creación de cátedras de mineralogía o química o la formación del gabinete de historia natural, impulsando la expedición científica de Humboldt por las Indias y los proyectos del conde de Jarauco en Cuba o favoreciendo la instalación de la telefonía óptica entre Madrid y Aranjuez70. La segunda, la normalización de las relaciones con Francia que, pese a la alianza, eran tensas y que el nombramiento de Napoleón como primer cónsul no hizo más que dificultar. En ello tuvieron mucho que ver la animosidad personal del embajador Azara, que aireó en París sus supuestas amistades jacobinas, tanto con el cónsul español en esa ciudad, José de Lugo, como con el representante bátavo en Madrid, Valkenaer, cuyas simpatías radicales eran de dominio público. Tampoco fue más amistosa la actitud del embajador francés Alquier, autorizado por Talleyrand para acercarse progresivamente a Godoy71. No menos intencionados fueron los rumores sobre su participación en algunas operaciones económicas poco claras72.

  • 73 La Parra López, 2002, p. 232 y «Lettres d’un diplomate danois en Espagne», p. 426.
  • 74 AHN, Estado, leg. 3963 y Urquijo, Apuntes para la memoria sobre mi vida política, pp. 69-70; Berte (...)

36Además de habladurías e informaciones mal intencionadas, Napoleón tenía sus propias razones para sentir escasa simpatía por el ministro español que se había negado a autorizar la traducción de unas publicaciones relativas a las campañas en Italia, alegando su escasa autoridad, opinión que, desde la embajada francesa, trascendió por todo Madrid73. Ni la presencia del almirante Mazarredo en París con una carta para el primer cónsul ni los ventajosos acuerdos ratificados el 1 de octubre de 1800, en el segundo Tratado de San Ildefonso, por el que se cedía a Francia la Luisiana a cambio de la obtención del título de rey para el infante de Parma, lograron enderezar la relación, lo cual debilitó todavía más su posición en el Gobierno74.

  • 75 Staines, 2008.
  • 76 Real Cédula de S.M. y sus señores del Consejo, en que conforme al Real Decreto inserto se declara (...)
  • 77 Cantillo, Tratados, convenios y declaraciones de paz y de comercio, pp. 685-691.

37Desde luego no era fácil navegar en las procelosas aguas de la política internacional de esa época. Enfrente tuvo no solo a Inglaterra y Austria, sino a Rusia con la cual, desde el 31 de mayo de 1799, España estaba oficialmente en guerra. El motivo era que, a los ojos del nuevo zar, Pablo I, la actitud conciliadora de España con respecto a Bonaparte no era admisible, especialmente después de que este ocupara las islas de Malta y de Gozo. Además, elegido por los miembros del gran priorato ruso como gran maestre de la Orden de Malta, en octubre/noviembre de 1798, España era la única potencia que se había negado a reconocerle, incluso cuando el emperador Francisco II lo había hecho75. Así que la oposición de los prioratos españoles a conceder al zar el título de gran maestre acarreó la declaración de guerra de 15 de julio de 179976 que, aunque afortunadamente no se hizo efectiva, resultaba un problema añadido. En este clima de incertidumbre tampoco los acuerdos logrados por Urquijo con Muley Soliman, rey de Marruecos, en Mequinez, el 1 de marzo de 1799, para normalizar las relaciones entre ambos reinos y garantizarse mutuamente los derechos de navegación, comercio y pesca, tuvieron consecuencias77.

  • 78 Sierra Nava-Lasa, 1964, pp. 125-145.
  • 79 Por haber quebrado los sellos reales en el registro de la casa de un cónsul holandés que se había (...)
  • 80 Grégoire, Lettre du citoyen Grégoire.
  • 81 Friera Álvarez, 2007.

38Pero lo más significativo de la gestión de Urquijo no fue la política exterior, sino su política eclesiástica, marcadamente regalista, que le llevó a promulgar diversos decretos restringiendo el poder de la Iglesia en la censura de libros, atribuyendo al Estado el derecho a supervisar todas las obras de teología que se publicaran, y negándose a publicar en España la bula papal Auctorem fidei, que condenaba el Sínodo de Pistoya. Además, con ocasión de la muerte de Pío VI, puso en marcha una de las medidas más radicales respecto a la Iglesia española, el decreto de 5 de septiembre de 1799, por el que, en contra de lo establecido en el Concordato, se transfería la jurisdicción pontificia sobre conflictos matrimoniales a los obispos españoles, se prohibía la expedición de solicitudes y la salida de dinero a Roma78. Por si esto fuera poco, lo relativo a la designación de obispos y otros nombramientos se colocaba bajo la autoridad del rey y de su Consejo, lo que prácticamente significaba la autonomía de la Iglesia española. Dos meses más tarde, su enfrentamiento con la Inquisición, muy volteriano, pero también muy personal, le llevó a humillar al tribunal, a quien hizo presentar excusas por una actuación improcedente79. Poco le favoreció el apoyo del obispo de Blois, cuya carta abierta al inquisidor general, Ramón Arce, ya citada, sirvió de bandera a cuantos se oponían a cualquier cambio80. La coincidencia de este tipo de actuación con las medidas desamortizadoras emprendidas por su compañero de gabinete Soler tampoco era, desde luego, casual81.

39Minado desde dentro por el cambio de actitud de Godoy, perdida la confianza de los reyes y enemistado con su compañero de gabinete, José Antonio Caballero, pocos días después de la llegada del nuevo embajador francés, Luciano Bonaparte, la caída de Urquijo era un hecho. Muchas fueron las circunstancias que contribuyeron a su destitución, pero ninguna resultó tan determinante como la protesta formal del nuevo papa, Pío VII, contra su política religiosa, tachada de jansenista y contraria a los dogmas de la Iglesia. Apenas cesado, la abolición del denostado decreto de 1799 fue inmediata.

La segunda oportunidad

40Urquijo no solo fue exonerado, sino también confinado por una orden de Carlos IV, primero en su ciudad natal y, después, en la ciudadela de Pamplona, donde permaneció año y medio, en duras condiciones de encarcelamiento, ya que se le privó de cualquier actividad intelectual y se le prohibió escribir. De ahí salió en octubre de 1802 gracias a las gestiones realizadas en Madrid por antiguos amigos, como la marquesa de Campo Alange, y fijó su residencia en Bilbao, donde tropezó con continuos problemas, hasta que se le confinó a veinte leguas del señorío vizcaíno tras ser acusado de participar en los motines conocidos con el nombre de la «Zamacolada».

  • 82 A la obra de Villavaso, 1887, han seguido otros estudios más recientes: son los de Ribechini, 1996 (...)
  • 83 Ybarra y Bergé, 1941; Ribechini, 1996, pp. 60-62.
  • 84 Ead., pp. 72-76 y 94-96; Romero Peña, 2009, pp. 124-135.
  • 85 AHN, Consejos, leg. 2870, no 3.

41Sobre esta revuelta, cuya bibliografía se ha enriquecido en los últimos años, así como sobre el protagonismo de Mariano Urquijo en ella, sigue habiendo, sin embargo, algunos puntos oscuros82. El detonante inmediato fue la creación de otro puerto comercial en Vizcaya, en Abando, pero sin el amplio malestar existente por la exigencia de nuevos arbitrios y las tensiones constantes entre el señorío y la villa, quizás no se hubiera producido. Frente al proyecto, la oposición de la villa de Bilbao, representada en su ayuntamiento, el consulado y el cuerpo de propietarios, fue inmediata, elevando sus quejas al Consejo de Castilla e intentando granjearse el favor de Godoy para impedirlo. Pero las obras comenzaron a finales de 1803, sin que el comisionado en corte, Simón Bernardo de Zamacola, pudiera lograr un aplazamiento hasta que la medida fuera debatida en las Juntas Generales83. Reunidas estas en Guernica, a comienzos del verano de 1804, se trató tanto del proyecto como de la ampliación del cupo, proponiéndose una comisión para proponer un nuevo plan de servicios. Pero el descontento por los términos de este último empezó a cundir en algunas anteiglesias, trasladándose los disturbios a las proximidades de Bilbao y luego a la villa, donde se tomó a algunas autoridades como rehenes. Fue entonces cuando los amotinados reclamaron la intervención de dos personajes ilustres, domiciliados allí, don Mariano Luis de Urquijo y don José Mazarredo, que finalmente lograron la libertad de los retenidos, refugiándose alguno de ellos en sus domicilios, mientras que el resto eran encarcelados. Cuando las Juntas Generales se abrieron, fueron trasladados a Guernica, no sin serios incidentes, mientras circulaban rumores de todo tipo que obligaron a los improvisados mediadores a seguir interviniendo para calmar los ánimos. Terminadas las Juntas y nombrado un nuevo gobierno del señorío, las dudas de Godoy sobre su validez y la creciente alarma que causaban las informaciones que llegaban a la corte provocaron que se trasladasen las tropas que estaban en San Sebastián y Pamplona a Bilbao, donde entraron el 21 de septiembre. Inmediatamente se envió un juez real, Francisco Javier Durán, para restablecer el orden público e instruir un proceso que sentenciara a los responsables y evaluara los daños ocasionados por los alborotos. Previamente se ordenó salir del señorío a una serie de personas destacadas que habían intervenido de distinta forma en los hechos, entre los que estaban Mariano Luis de Urquijo, el teniente general José Mazarredo y otros miembros de sus respectivas familias, sobre cuyo comportamiento el príncipe de la Paz abrigaba muchas sospechas84. Llevados a Burgos, el proceso duró varios meses, hasta que, finalmente, se emitió la sentencia sobre el conjunto de los implicados el 23 de mayo de 1805, en la cual, aunque se especificaba que la conducta de «don Mariano Luis de Urquijo, don Josef Mazarredo y don Policarpo de Urquijo no se ha descubierto ser criminosa», se les obligaba a fijar su residencia fuera del señorío y no acercarse ni a Madrid y ni a los Sitios Reales85.

  • 86 Ribechini, 1996, pp. 104-105; Romero Peña, 2009, pp. 142-145.
  • 87 AHN, Consejos, leg. 51535, Pieza 12, fo 20r.o-21v.o.
  • 88 Barbudo Duarte, 1945, p. 176.

42Aunque la mayoría de los testimonios fueron favorables, no faltaron quienes aseguraron que habían prestado apoyo a los insurgentes, y que el respeto que siempre estos les manifestaron era prueba de complicidad86. Incluso uno de los interrogados les acusó de ser los mentores de la insurrección mediante falsas promesas de igualdad87. No hubo pruebas determinantes, pero a pesar de las justificaciones que presentaron de su inocencia, Mazarredo fue desterrado a Pamplona hasta 1807, mientras que Urquijo se trasladó a Logroño, donde ya estaba su padre, y donde fue recibido con cierta consideración88. Allí estaba también desterrada, bajo la acusación de jansenista, su amiga doña Francisca de Sales Portocarrero, condesa de Montijo, que sin duda hizo más grata su estancia hasta que en septiembre de 1806 se le autorizó a volver a su villa natal.

  • 89 La Parra López, 2002, pp. 335-341; Godoy, Memorias, ed. 1956, pp. 4-5 y 9-10.

43No fue, por tanto, muy tranquilo el forzado retiro de don Mariano: al destierro se unió la dura experiencia del motín y del proceso y, de creer sus palabras, el desconcierto por un nuevo castigo que siempre consideró injusto. Resulta dudoso que llegara a excitar a los revoltosos, a tenor de las expresiones que vertió sobre los mismos. Pero sí expresó sus dudas sobre el nuevo plan de servicios y el reclutamiento militar, procurando acomodar su actuación al estricto marco foral para no comprometer todavía más su posición ante Carlos IV y su poderoso ministro. ¿Temió Godoy que, detrás del rechazo al puerto y el agravio foral hubiera también «conspiraciones» contra su poder89? Es posible. La reunión de Urquijo y la condesa de Montijo en la tranquila ciudad de Logroño era fruto de la amistad, no de la intriga, pero mostraba bien que bajo el manto de la «secta jansenista» cabían ideas y comportamientos que eran políticos.

  • 90 Gaceta extraordinaria de Madrid, 9 de abril de 1808; Izquierdo Hernández, 1963, p. 354.

44El 27 de octubre de 1807 España había suscrito con Francia el Tratado de Fontainebleau, a cuyo amparo los primeros contingentes de tropas francesas empezaron a cruzar la Península. Entre el 17 y el 19 de marzo, los partidarios del príncipe de Asturias asaltaron el palacio de Godoy y desencadenaban un motín en Aranjuez, cuyo resultado fue la abdicación de Carlos IV a favor de su hijo Fernando. El 8 de abril de 1808 Fernando VII comunicaba al presidente del Consejo Real su intención de acudir al encuentro de Napoleón, para darle «una prueba convincente del alto aprecio que hago de su persona», palabras confirmadas oficialmente por un real decreto, hecho público dos días más tarde90. Pero en vez de Burgos, Napoleón propuso encontrarse en Bayona y allí se dirigió el monarca, llegando el 20 de abril. Diez días más tarde lo hicieron los reyes padres. Una vez obtenidas las respectivas renuncias a la Corona, el 6 de julio Napoleón nombró por decreto a su hermano José como rey de España. Previamente se había convocado en la ciudad francesa una Asamblea de Notables para legitimar el nuevo régimen y fijar las bases de la nueva Constitución. Debían formarla 150 vocales conforme a un criterio estamental, pero en la práctica quedaron reducidos a 75 miembros que, sin ser un grupo homogéneo, tenía ciertas afinidades y en el que había burócratas, intelectuales y personalidades ilustradas disconformes con el gobierno de Carlos IV y Godoy.

45Discutieron sobre un proyecto previo que se fue transformando. El primero fue redactado por Napoleón, con la asistencia de Maret, pero para el segundo se recurrió al parecer de algunas personalidades españolas, seleccionadas por La Forest, y de los diputados que empezaban a llegar a Bayona, entre otros el ministro de Hacienda, Azanza, el exministro Urquijo, el consejero de Inquisición Raimundo Ettenhard y los consejeros de Castilla enviados en representación de esa institución. Sus observaciones quedaron recogidas en el tercer proyecto, que fue el que se sometió a la Asamblea. Esta intervención supuso la resurrección política de Urquijo y su vuelta a la vida pública. Previamente, había intentado impedir, sin éxito, que Fernando VII cruzara la frontera. Su negativa le desvinculó de cualquier compromiso de fidelidad. Aceptó las renuncias, actuó como secretario de la Asamblea y reconoció a José Bonaparte como rey de España.

  • 91 Escritas en francés y conservadas en los Archives Nationales de France (ANF), IV, 1609, fueron tra (...)
  • 92 Ibid., pp. 468-470.
  • 93 Ibid., pp. 72-73.
  • 94 Ibid., pp. 474-475.

46El 5 de junio de 1808, don Mariano dirigió su informe sobre el proyecto de Constitución al emperador francés bajo el escueto título de Reflexiones91. No abordó en ellas cuestiones relativas al propio ordenamiento político, sino que se centró en tres puntos: la regulación de las órdenes militares, la reorganización de los tribunales de justicia y la abolición de derechos feudales y jurisdicciones especiales. En relación con la primera recomendó que el nuevo monarca estableciera una orden propia, «que traiga criaturas por este nuevo favor», y no vio inconveniente en mantener las tradicionales, siempre que se enajenen sus propiedades y estuviesen abiertas «a todas las clases y sujetos que lo merezcan». Sin embargo, se mostró partidario de suprimir la de Carlos III, por ser una «institución de los Borbones» y estar llena de «teólogos y establecimientos ridículos», y la de la reina María Luisa92. Sobre la reorganización de la magistratura, propone la perpetuidad del cargo de juez, para dotarlo de independencia y establecer tribunales de provincia para obtener una justicia más rápida y económica. Así mismo considera poco conveniente que militares o corregidores resuelvan estos asuntos, aunque están asistidos por jueces letrados, insistiendo en la necesidad de la división de poderes y de que los gobiernos de provincias sean civiles. La tercera era la más extensa, ya que abordaba desde la necesidad de regular el mayorazgo y la supresión de derechos feudales a la abolición de los oficios municipales perpetuos. Y en ella trata directamente el tema de la jurisdicción eclesiástica, recordando las obligaciones disciplinares de los obispos y la del príncipe de proteger a todos sus sujetos, por lo cual debería suprimirse el tribunal de la Nunciatura, recurriendo todos a la instancia real cuando sus derechos se vieran lesionados. Respecto a las dispensas matrimoniales, su viejo caballo de batalla, es taxativo: «es un objetivo puramente civil y este abuso nos quita millones93». Igualmente propone un registro civil que evite que nacimientos y matrimonios sigan estando bajo el control del clero. Sin tratar de ello, da por supuesta la supresión del tribunal de la Inquisición, pero aconseja conservar la paga de sus ministros para no enajenarse sus voluntades. También recomienda prudencia a la hora de homologar territorios, recordando que las tres provincias vascas y el reino de Navarra «son puerta y seguridad de España» y, además, en ellas no había manos muertas y se favorecía la división de la propiedad. No se pronuncia respecto a mantener los privilegios de la Mesta, ni tampoco sobre la supresión de las órdenes religiosas, aunque recomienda al nuevo gobierno que examine «sus títulos de fundación, utilidad y estado actual», para limitar en lo posible el número de conventos y asegurarse que estos no admitan más novicios que los que puedan mantener94.

  • 95 Prontuario de las leyes y decretos del Rey N. Sr. D. José Napoleón I, p. 83.
  • 96 Mercader Riba, 1983, pp. 60-63.

47No sabemos qué le parecieron estas reflexiones a Napoleón pero, en cualquier caso, Urquijo resultó ser una persona clave para la puesta en marcha del gobierno de José I. Nombrado ministro-secretario de Estado del nuevo régimen, desempeñó este puesto durante todo el periodo, asegurando la coordinación entre los distintos departamentos. Según quedó definido por un decreto de febrero de 1809, debía también refrendar las leyes y decretos firmados por el rey, custodiar los sellos y archivos del Estado y convocar el consejo de ministros, así como el privado y el de Estado95. Su experiencia de gobierno anterior estuvo muy presente en esta nueva etapa, especialmente en las medidas de carácter administrativo, muy importantes en un contexto de guerra, y en la política eclesiástica, que contaba con su propio responsable ministerial, pero que pasó también por sus manos. Gozó de la confianza del rey, que lo consideró un hombre decidido y uno de los más valiosos de su Gobierno, como prueba que lo mantuviera siempre a su lado96. Con él se trasladó a Francia al menos en dos ocasiones, hizo la campaña de Andalucía, el viaje a Valencia y le siguió en su precipitada retirada primero a Vitoria y, finalmente, a Francia.

  • 97 Sanz Cid, 1922, pp. 164-168.

48Pero volvamos a las cuestiones relativas a la política eclesiástica, que fueron una plasmación de sus Reflexiones de 1808. Por su empeño, la idea del matrimonio civil se fue abriendo paso entre las autoridades josefinas, no solo civiles. En relación con el asunto de las dispensas matrimoniales, su actuación fue recurrente: un decreto de José I de 16 de noviembre de 1809, con el visto bueno del ministro de negocios eclesiásticos, establecía que, de acuerdo con «lo practicado sobre este punto en varios países católicos, particularmente en España algunas veces, una de ellas en el año de 1799», arzobispos y obispos recuperaban la facultad de concederlas, «por ahora» y hasta que el tema no quedara definitivamente resuelto. A pesar de su carácter temporal y que estuviera restringida a casos urgentes, la disposición volvió a provocar la oposición en buena parte del clero, que se aplicó poco a la hora de concederlas97.

  • 98 Política iniciada por los decretos de 9 de junio de 1809. Véase Mercader Riba, 1983, p. 375; Frier (...)
  • 99 En 1810 se eximieron también los establecimientos de instrucción pública y educación. Véase Friera (...)
  • 100 Cabarrús, Cartas sobre los obstáculos, ed. de Maravall, 1973, p. 131.

49En esta segunda ofensiva antieclesiástica no estaba solo. En el primer gabinete bonapartista estaba Francisco Cabarrús como ministro de Hacienda, que desplegó una gran actividad. Puso en marcha la política de nacionalización de los bienes de las comunidades religiosas suprimidas por los decretos de 18 de agosto y 18 y 27 de septiembre de 1809, y los del Santo Oficio, suprimido en diciembre de 1808, dirigidos al «alivio de la Corona y del Estado98», pero exceptuando de ello las propiedades de las fundaciones e instituciones de carácter social99. Estas medidas contaron con el apoyo de Urquijo que, sin embargo, nunca se manifestó con la claridad de aquel ministro a favor de una educación nacional «puramente seglar» y con seglares que la impartieran100. Sí secundó sus propuestas tanto a favor del divorcio como de regular el número de profesos y exigir que los institutos religiosos se comportaran de acuerdo con los objetivos para los que se habían fundado.

  • 101 Las competencias fueron establecidas el 6 de febrero de 1809. Véase Prontuario de las leyes y decr (...)
  • 102 La Parra López, 1986.

50La estrecha amistad entre Urquijo y José de Azanza, presidente de la Asamblea de Bayona, y ministro sucesivo de Indias, Guerra y Asuntos Eclesiásticos bajo José I, presupone que sus medidas en este último despacho contaran con el acuerdo de don Mariano. Sus atribuciones eran muy amplias y abarcaban desde el ejercicio de la religión hasta la propuesta para los empleos eclesiásticos, así como el control de las bulas y breves romanos antes de publicarse en España101. Por su mano también pasaban las órdenes para el pago de los ministros del culto, los proyectos de demarcación parroquial, y todos los asuntos concernientes a seminarios, comunidades religiosas y obras pías, aunque su actividad en estos asuntos fue decayendo. Suprimido el Santo Oficio el 4 de diciembre de 1808 por el propio Napoleón, le correspondió desmantelarlo, así como algunas de las medidas posteriores, como la supresión de las órdenes religiosas, el 18 de agosto de 1809, y la absorción de los regulares secularizados en el clero parroquial. El carácter público de estos nombramientos, que eran expedidos por el ministerio de Azanza, quedaba subrayado por su preceptiva publicación en la Gaceta. Igualmente, por disposición de 7 de junio de 1809, les obligaba a jurar fidelidad a la Constitución y al rey. La insistencia en que ningún clérigo ordenado se dedicase a tareas ajenas a su ministerio y el control de sus manifestaciones verbales y escritas por sus superiores eran un aspecto más de su conversión en un verdadero cuerpo del Estado102.

  • 103 Dufour, 1982, p. 25; Id., 1988; La Parra López, 1986, pp. 28-29.
  • 104 Dufour, 1982, p. 31; La Parra López, 1986, p. 29.

51El trío formado por Urquijo, Cabarrús y Azanza, verdaderas cabezas del gobierno de José I, no fueron desde luego los únicos que pusieron en marcha proyectos y medidas en el ámbito eclesiástico. Otros afrancesados, con los cuales había no solo afinidad ideológica sino amistad, como Mazarredo, O’Farrill, Arribas, Romero, Martínez Hervás, el marqués de Almenara o el duque de Campo-Alange, mantuvieron criterios muy similares en sus respectivos puestos y lo mismo ocurre con quienes constituyeron el segundo escalón de gobierno de aquel reinado, como Llorente, Jáuregui, Marchena, Lugo, Carnerero, Meléndez Valdés, Amat, Estala, Oliveros y Arce, entre otros. De todos ellos, el caso del canónigo Juan Antonio Llorente, considerado por Dufour como el verdadero teórico del régimen en materia eclesiástica, es quizás el más significativo103. Autor de un Reglamento para la iglesia española, fechado en mayo de 1808 y de la Colección diplomática sobre las dispensas matrimoniales y otros puntos de disciplina eclesiástica, un año posterior, dirigida a «preparar la opinión nacional» para las medidas que se estaban tomando, no solo puso su pluma y su erudición al servicio de José I, sino que actuó a través de dos plataformas privilegiadas, la Dirección General de Bienes Nacionales y la Comisaría General de Cruzada104. Su amistad con Urquijo y su connivencia ideológica, ya que todas sus propuestas pasaron por su mano en su calidad de ministro de Estado, ilustran bien sobre las directrices que, en materia eclesiástica, el antiguo traductor de Voltaire pretendía poner en marcha.

  • 105 Los argumentos que ambos expresaron, en Azanza, O’Farrill, Memoria.

52La opción política de don Mariano, como la de tantos otros partidarios de la dinastía francesa, fue consecuente con su formación de hombre ilustrado y con su trayectoria anterior. Favorable a un gobierno monárquico moderado y posibilista en relación con la persona que debía representarlo, se sintió desligado de cualquier obligación hacia una dinastía que se había deshonrado a sí misma, pero sin que esto afectara, en ningún momento, a su respeto por el aparato institucional y los procedimientos, ya que temía se pudiera producir un vacío de poder. Sin duda, agradeció al nuevo rey la oportunidad que le brindó de poner en marcha las medidas truncadas por su destitución y continuar así el proceso interrumpido de reformas. El mismo carácter contractual que terminó por adquirir el texto de Bayona, que se inscribía así en la tradición pactista española, fue un argumento más a favor de una opción a la que se mantuvo fiel. Su afrancesamiento era intelectual, pero tenía también una base legalista que le llevó a rechazar cualquier desorden revolucionario, para lo cual su experiencia en los motines bilbaínos resultó decisiva. No tuvo responsabilidades directas en materia de política exterior, pero en su ánimo también debió pesar el deseo, que expresaron a posteriori Azanza y O’Farrill, de evitar una guerra que se vislumbraba cruenta y que suponía un grave riesgo para el imperio colonial español105. Sirvió a José I, pero siempre desconfió de Napoleón.

Un futuro truncado

  • 106 Mercader Riba, 1983, pp. 383-384; Id., 1975.
  • 107 López Tabar, 2001, pp. 106-111.

53Hombre sociable, que apreciaba la vida cortesana, no tuvo mucho tiempo para disfrutar de ella, ni de los honores que recibió del nuevo régimen, entre otros la nueva Orden Real. Tampoco de las ventajas de un patrimonio que se incrementó notablemente, gracias a que supo beneficiarse de las medidas desamortizadoras que él mismo estaba promoviendo106. Lo perdió en gran parte, cuando tras la batalla de Vitoria, el 21 de junio de 1813, junto a José Bonaparte, su gobierno, ejército y partidarios más comprometidos, tuvo que cruzar la frontera francesa, para no volver más. En París, donde se le permitió residir en atención a su significación política y los altos cargos que había desempeñado, obtuvo una pensión relativamente ventajosa en relación con la que percibieron la mayoría de los otros emigrados107, y pudo vivir, si no con ostentación, al menos con cierta holgura, dedicado a sus actividades privadas y en estrecha relación con sus amigos también emigrados.

54Su nombre figuró desde el primer momento en la lista de los colaboracionistas y, en su ausencia, su domicilio madrileño fue registrado e incautados sus bienes y, por segunda vez, su biblioteca. No intentó justificar su conducta, tal y como hicieron algunos de sus compañeros en el gobierno josefino, O’Farrill, Azanza o Llorente y, aunque escribió una temprana representación al rey, su tono indica bien que nunca pensó en ser rehabilitado. No tuvo tiempo porque murió inesperadamente el 6 de mayo de 1817, cuando contaba 49 años. Sobre su tumba, en el cementerio de Père Lachaise, sus amigos escribieron un sentido epitafio en el que le llamaban «filósofo cristiano», «político ilustrado» y «protector de ciencias y artes», calificativos quizás exagerados, pero que convenían bien a su personalidad y a las líneas que habían presidido su acción política.

55Desde luego protegió en lo que pudo las ciencias y las artes, y él mismo las cultivó como coleccionista y bibliófilo. La formación adquirida, el carácter ecléctico de su pensamiento y el sentido utilitario y pedagógico de algunas de sus reformas también permiten adscribirle a ese segundo grupo. La duda surge en el primer calificativo, filósofo cristiano, con el cual se hacía alusión a sus estrechos contactos con los jansenistas españoles. Efectivamente, su apuesta por una reforma disciplinar de la Iglesia e, incluso, por la prosecución, si no exactamente de una constitución civil para el clero español, sí de una nacionalización de la Iglesia española, apuntan en esta dirección. Sin embargo, aunque gustó de la doctrina jurisdiccional del jansenismo, no compartió sus preocupaciones religiosas, ni su relativo rigorismo moral. Más bien su actitud, como la de algunos de los hombres que le acompañaron en la aventura de 1808, fue la de un espíritu secular, convencido de la necesidad de independizar el poder político del eclesiástico y de rescatar para el primero competencias que le eran imprescindibles, en el orden social, como era la regulación del matrimonio y su sanción y registro; en el económico, mediante la desamortización de los bienes vinculados; en el político, restringiendo la intervención de Roma en los asuntos propios del gobierno. Es decir, aunque coincidiera con ellos en el rechazo a las «exterioridades» que rodeaban la religión, fue, sobre todo, un defensor de la autonomía del Estado y sus instituciones frente a Roma.

  • 108 La autora de este trabajo dedicó a la figura de Mariano de Urquijo su lección de ingreso en la Rea (...)

56Necesitado de un estudio más reposado, la figura de Mariano Luis de Urquijo todavía se escapa108. Su muerte nos impide conocer cuál hubiera sido su evolución posterior y su posición dentro de las filas del liberalismo. Pero no por ello su trayectoria y su acción política dejan de merecer ser recordadas como pioneras en el proceso tantas veces interrumpido de secularización del Estado en España.

Notes

1 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo.

2 Real Cédula de 10 de septiembre de 1791.

3 Real Cédula de 20 de julio de 1791.

4 Novísima Recopilación de las Leyes de España, t. IV, libro VIII, título xvii, ley V. Resolución de 24 de febrero y Auto del Consejo del 12 de abril de 1791, pp. 151-152.

5 Lafarga Maduell, 1982, pp. 52 y 279.

6 Chaumié, 1957, p. 44.

7 Défourneaux, 1973, pp. 159-163.

8 Ferrari Núñez, 1967, p. 132 y Lafarga Maduell, 1982, p. 150.

9 Fernández Valcarce, Desengaños Filosóficos. Su «Disertación sobre la tolerancia», incluida en el t. IV, puede considerarse el equivalente teórico del cordón sanitario de Floridablanca.

10 La circulación de libelos contra Floridablanca se intensificó a partir de la muerte de Carlos III. Publicistas próximos a Urquijo fueron el bilbaíno Ibáñez de Rentería, autor de la célebre sátira titulada El raposo, el conde de Montijo o el marqués de Manca, amigo del fabulista Iriarte, autor de una Confesión general del conde de Floridablanca que, a finales de 1790, le llevó al destierro y que costó el cargo de gobernador del Consejo de Castilla a Campomanes.

11 Olaechea, Ferrer Benimeli, 1978, pp. 88 sqq.

12 Llorente, Historia crítica de la Inquisición en España, ed. 1981, t. IV, pp. 31-32 y Caso González, 2000, pp. 1336-1338.

13 Lafarga Maduell, 1982, pp. 64 y 148.

14 Publicada en Madrid, 1792.

15 Andioc, 1976, pp. 382-386.

16 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo, p. 30.

17 Ibid., pp. 20-21.

18 Ibid., p. 26.

19 Ibid., p. 21.

20 Ibid., p. 42.

21 Ibid., p. 51.

22 Fue traducida en 1785 por el jesuita Zacagnini para ser representada en el teatro particular del duque de Híjar. Véase Lafarga Maduell, 1982, p. 148.

23 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo, p. 118.

24 Silva, Década epistolar.

25 Sabatier de Castres, Les trois siècles de la Littérature française, t. I, p. 6.

26 Andrés, Dell’origine, progressi e statu attuale d’ogni letteratura, t. IV, p. 193.

27 Voltaire, La muerte de César… Por Don Mariano Luis de Urquijo, pp. 30-31.

28 Andrés, Dell’origine, progressi e statu attuale d’ogni letteratura, t. II, pp. 353-354.

29 Fichoz, 005228 [en línea]; González Fuertes, 2003, p. 455.

30 Archivo Histórico Nacional (AHN), Inquisición, leg. 205/1, exp. 14. Todas las citas anteriores sobre esta causa corresponden a este expediente.

31 Peset Reig, M., Peset Reig, J. L., 1974, pp. 321 sqq.; Peset Reig, J. L., 1969; Peset Reig, J. L., Peset Reig, M., 1983; Addy, 1966; Méndez Sanz, 1990.

32 Después de la reforma, realizada en 1777 por José Ortiz de la Peña, entraron una buena cantidad de obras modernas, adquiridas directamente en Francia o en Madrid. En 1787, bajo el bibliotecario Juan Bajo Polo, el número de las adquiridas llega a 1 597, además de suscripciones a obras periódicas. Véanse Rodríguez Domínguez, 1979, pp. 88-92 y Weruaga Prieto, 2008.

33 Addy, 1966, pp. 138-39 y Rodríguez Domínguez, 1979, p. 91.

34 Dérozier, 1978, p. 28.

35 Ibid., p. 211.

36 Peset Reig, J. L., Peset Reig, M., 1983, pp. 80-89.

37 Sobre la vida universitaria de Meléndez Valdés, veáse Demerson, 1971, pp. 195-222.

38 Saugnieux, 1970.

39 Tomschi, 1972, pp. 84-85; Rodríguez Domínguez, 1979, p. 102; Jovellanos, Diarios, ed. 1954, 20 de marzo de 1795, p. 296.

40 Entre 1778 y 1779. Véase Rodríguez Domínguez, 1979, pp. 80-81.

41 Addy, p. 183; Archivo de la Universidad de Salamanca (AUS), Libro de Claustros, 1786-1787, Claustro Pleno de 22 de junio de 1787, y Rodríguez Domínguez, 1979, pp. 103 y 124-128. El otro fue César Toubes.

42 Astigarraga, 2010.

43 Id., 2008.

44 Su asistencia queda confirmada por el proceso posterior. De las otras tertulias coetáneas, la más famosa fue la Arcadia salmantina. Véanse Rodríguez Domínguez, 1979, pp. 146-148 y Beneyto Pérez, 1949.

45 Rodríguez Domínguez, 1979, p. 163 y AHN, Inquisición, leg. 3730, no 326, pliego 5.

46 El jefe era Godoy. AHN, Inquisición, leg. 3730, no 326, pliego 15.

47 Rodríguez Domínguez, 1979, pp. 167-169.

48 Addy, 1966, pp. 208-119.

49 Cita de Meléndez Valdés tomada de Rodríguez Domínguez, 1979, p. 102.

50 Demerson, 1975, pp. 113-116.

51 Las Nouvelles ecclésiastiques ou mémoire pour servir à l’histoire de la constitution Unigenitus fue una publicación de los jansenistas franceses nacida en 1728. Los Annales de la religion ou Mémoires pour servir à l’histoire du xviiie siécle… se publicaron entre 1795 y 1803.

52 Sepinwall, 2008; Dubrey, 2008.

53 Demerson, 1971, p. 274.

54 Grégoire, Lettre du citoyen Grégoire.

55 Id., Apologie de Barthélémy de las Casas.

56 Badorrey Martín, 1999, pp. 249-250; La Parra López, 2002, pp. 156-158.

57 Azara, Epistolario, Cartas de Azara a Bernardo Iriarte desde Roma, 8 de julio de 1795, p. 330; desde Tívoli, 7 de octubre de 1797, p. 339, y de Roma, 10 de noviembre de 1797, p. 574. Notas complementarias, pp. 1259 y 1303, y de Roma, a 10 de febrero de 1796, p. 364.

58 Ibid., Roma, 2 de marzo de 1796, p. 370 y Roma, 4 de mayo de 1796, p. 381.

59 Ibid., Carta desde Roma de Azara a Bernardo Iriarte de 16 marzo de 1796, pp. 370-371.

60 AHN, Estado, legs. 4239 y 4247.

61 Blanco White, Letters from Spain, pp. 348-355; Lord Holland, Foreign reminiscences, y Lady Holland, The Spanish Journal.

62 Romero Peña, 2011.

63 Fichoz, 005229 [en línea] y AHN, Estado, leg. 3440.

64 Pérez de Guzmán, 1909, p. 123; López-Cordón Cortezo, 2013, pp. 23-24.

65 Urquijo, Apuntes para la memoria sobre mi vida política, pp. 60-61.

66 Fue ministro en propiedad diez meses, entre el 21 de febrero de 1799 y el 13 de diciembre de 1800.

67 Fue destituido del Ministerio en marzo de 1798 y volvió como generalísimo de los ejércitos en octubre de 1801. Véase La Parra López, 2002, pp. 221-224.

68 No solo corto, sino inestable: Jovellanos fue sustituido por Caballero en agosto de 1798; la enfermedad de Saavedra proporcionó a Urquijo el Despacho de Estado y a Soler el de Hacienda. Con la sustitución de Juan Manuel Álvarez por Antonio Cornel en Guerra y la posterior reunión bajo su autoridad del de Marina, hasta finales de 1800 hubo 4 titulares al frente de las 5 secretarías (Escudero López, 1975, pp. 27-34).

69 Este fue el caso del nombramiento del obispo Arce para inquisidor, de Cabarrús como embajador en París, Meléndez Valdés para la fiscalía de la Sala de Alcaldes de Casa y Corte o del obispo Tavira para la sede de Salamanca.

70 Olive Roig, 1990, pp. 11-22.

71 García de León y Pizarro, Memorias, pp. 93-95; La Parra López, 2002, pp. 227-231; Sánchez Espinosa (ed.), 1994, p. 485; Fugier, 1930, pp. 120-121; AHN, Estado, leg. 3990.

72 Lema, Antecedentes políticos, pp. 21-22.

73 La Parra López, 2002, p. 232 y «Lettres d’un diplomate danois en Espagne», p. 426.

74 AHN, Estado, leg. 3963 y Urquijo, Apuntes para la memoria sobre mi vida política, pp. 69-70; Berte-Languerau, 1958, pp. 98-105.

75 Staines, 2008.

76 Real Cédula de S.M. y sus señores del Consejo, en que conforme al Real Decreto inserto se declara la guerra contra la Rusia, sus posesiones y habitantes, y se manda cortar, y que cese toda comunicación, trato o comercio entre ellos y los vasallos naturales y moradores de estos Reynos, En Segovia, en la Imprenta de Espinosa, 1799; Schop, 1971, pp. 63-68.

77 Cantillo, Tratados, convenios y declaraciones de paz y de comercio, pp. 685-691.

78 Sierra Nava-Lasa, 1964, pp. 125-145.

79 Por haber quebrado los sellos reales en el registro de la casa de un cónsul holandés que se había suicidado. Véase Herr, 1968, p. 358.

80 Grégoire, Lettre du citoyen Grégoire.

81 Friera Álvarez, 2007.

82 A la obra de Villavaso, 1887, han seguido otros estudios más recientes: son los de Ribechini, 1996, y Guezala, 2003 o el artículo de Romero Peña, 2009. En AHN, Consejos, leg. 51535, se guardan los papeles del proceso.

83 Ybarra y Bergé, 1941; Ribechini, 1996, pp. 60-62.

84 Ead., pp. 72-76 y 94-96; Romero Peña, 2009, pp. 124-135.

85 AHN, Consejos, leg. 2870, no 3.

86 Ribechini, 1996, pp. 104-105; Romero Peña, 2009, pp. 142-145.

87 AHN, Consejos, leg. 51535, Pieza 12, fo 20r.o-21v.o.

88 Barbudo Duarte, 1945, p. 176.

89 La Parra López, 2002, pp. 335-341; Godoy, Memorias, ed. 1956, pp. 4-5 y 9-10.

90 Gaceta extraordinaria de Madrid, 9 de abril de 1808; Izquierdo Hernández, 1963, p. 354.

91 Escritas en francés y conservadas en los Archives Nationales de France (ANF), IV, 1609, fueron traducidas y publicadas por Sanz Cid, 1922, pp. 468-474.

92 Ibid., pp. 468-470.

93 Ibid., pp. 72-73.

94 Ibid., pp. 474-475.

95 Prontuario de las leyes y decretos del Rey N. Sr. D. José Napoleón I, p. 83.

96 Mercader Riba, 1983, pp. 60-63.

97 Sanz Cid, 1922, pp. 164-168.

98 Política iniciada por los decretos de 9 de junio de 1809. Véase Mercader Riba, 1983, p. 375; Friera Álvarez, 2007, pp. 217-218.

99 En 1810 se eximieron también los establecimientos de instrucción pública y educación. Véase Friera Álvarez, 2007.

100 Cabarrús, Cartas sobre los obstáculos, ed. de Maravall, 1973, p. 131.

101 Las competencias fueron establecidas el 6 de febrero de 1809. Véase Prontuario de las leyes y decretos del Rey N. Sr. D. José Napoleón I, p. 83.

102 La Parra López, 1986.

103 Dufour, 1982, p. 25; Id., 1988; La Parra López, 1986, pp. 28-29.

104 Dufour, 1982, p. 31; La Parra López, 1986, p. 29.

105 Los argumentos que ambos expresaron, en Azanza, O’Farrill, Memoria.

106 Mercader Riba, 1983, pp. 383-384; Id., 1975.

107 López Tabar, 2001, pp. 106-111.

108 La autora de este trabajo dedicó a la figura de Mariano de Urquijo su lección de ingreso en la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (López-Cordón Cortezo, 2013). Ya en prensa este artículo, se ha publicado la obra de Romero Peña, 2013.

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search