Version classiqueVersion mobile

Secularización en España (1700-1845)

 | 
Françoise Crémoux
, 
Danièle Bussy Genevois

I. — Las influencias secularizadoras de las Luces en las Letras y las Artes

Preámbulo de la primera parte

Texte intégral

1Se pretende en esta primera parte detectar las modalidades de un aprendizaje de la secularización en la España de la Ilustración y del primer liberalismo, partiendo del examen de obras y materiales a priori tan dispares como epistolarios o creaciones literarias, teatrales o pictóricas, para medir las capacidades expresivas y creadoras de los literatos y artistas. Aprovechando ejemplos precisos, se trata de ofrecer claves de lectura del proceso secularizador.

2Así, las cartas de Mayans, Feijoo y Jovellanos, entre otros eruditos estudiados en estas páginas, contribuyen a construir unas redes intelectuales o amistosas, en algunos casos europeas, reveladoras de indicios de un pensamiento abierto y secularizado sin descristianización. Coinciden en la libertad de pensar y leer, en una defensa del regalismo, en la limitación de los poderes de la Iglesia, así como en la exigencia de la autonomía intelectual y espiritual del pensador: los redactores de estas correspondencias proponen por lo tanto una crítica desalienadora de la gestión del Estado y del papel de la institución eclesiástica.

3Otra perspectiva es la del escritor con su lectorado; nace de la complicidad fundada en el imaginario y, en el caso de Montengón, la encarnación de ideas nuevas en personajes atractivos. Jesuita expulso y alejado del país en aquellas fechas, el autor juega, en sus distintas novelas, con el desplazamiento cronológico hacia una Antigüedad ficticia o bien con el desplazamiento geográfico y temporal hacia una Pensilvania soñada. Aparta así al lector de su ámbito cultural y social para llevarle a pensar la relación del gobierno monárquico con la religión —en El Antenor el rey se niega a hacer de ella un instrumento de sumisión del pueblo—, o bien a esperar el advenimiento de una sociedad sin clero ni ritos; en los dos casos, con procedimientos evocadores de Montesquieu, Voltaire o hasta de Cadalso, Montengón favorece en el lector una reflexión filosófica de tolerancia.

4A principios del siglo xix, el teatro madrileño asume la dificultad de representar al rey en el escenario, no el rey ficticio de la novela sino el propio Fernando VII, en dos momentos claves de su régimen: después de 1814 y después del Trienio Liberal. Más allá de los códigos de la representación teatral, los autores —y los actores— interpretan, a veces delante del mismo rey, su visión, que no excluye la comicidad, del poder del monarca. Escenifican por lo tanto, en estas dos fechas históricas, la relación renovada del catolicismo y la realeza.

5Con Goya, en 1808, la pintura se hace debate filosófico. Cuando es testigo de El 3 de Mayo, el artista tiene que elegir entre varias opciones para pintar un martirio; apartado de la religión católica, tampoco interpreta la escena a partir de la religión civil de la Revolución francesa: por encima de la relación con lo divino, exalta la afirmación del individuo.

6En estos distintos objetos de estudio, llama la atención la influencia de la «secularización de lo pensable» en la ambición y la función creadora de los literatos y artistas; así, la escritura epistolar de las amistades intelectuales llega a funcionar como un modelo de estrategia para expresar la claridad de la idea sin chocar con la censura. En la creación pictórica, la exaltación de la dignidad del hombre lleva al pintor a la ruptura brutal de la construcción clásica y al esplendor de la exaltada renovación cromática; en cuanto a la creación novelesca y teatral, rompe moldes preexistentes para conquistar espacios y modificar el papel del personaje, portavoz y transmisor de ideas renovadoras.

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search