Version classiqueVersion mobile

Roma generadora de identidades

 | 
Antonio Caballos Rufino
, 
Sabine Lefebvre

Élites supralocales en la Bética: entre la civitas y la provincia

Enrique Melchor Gil

Résumé

Dans ce travail, nous étudions et identifions une série d’individus et de décurions qui se sont établis dans des noyaux urbains dont ils n’étaient pas originaires ou qui ont pris part à la vie politique, religieuse et économique de différentes villes de la Bétique. Ils sont ainsi sortis du petit domaine d’activité et d’influence qui était compris dans les limites territoriales de leurs communautés d’origine: ils nous montrent ainsi l’existence, dans le cadre provincial, des élites supralocales.

Texte intégral

  • 1 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, p. 11.
  • 2 Plin., Ep. Tra., X, 114 y 115.
  • 3 E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 251-279; Id., «Las propiedades rústicas», pp. 241- (...)
  • 4 Sobre las élites municipales hispanas implicadas en la vida pública de diferentes comunidades cívic (...)

1Cuando en la década de los ochenta del pasado siglo, E.W. Haley estudió la movilidad geográfica de la población en la Hispania romana, en época altoimperial, detectó un importante movimiento migratorio entre ciudades de individuos pertenecientes a gentes decurionales1. Tales tipos de movimientos fueron frecuentes en otras provincias del Imperio, como se aprecia en una epístola remitida por Plinio a Trajano y en la respuesta que dio el emperador limitando en todas las ciudades de Bithynia la concesión de la ciudadanía local y el ingreso en los senados locales a notables foráneos que procedían de otras ciudades de la misma provincia2. Nosotros mismos ya hemos tratado parcialmente este tema en sendos trabajos donde abordamos la atracción ejercida por la capital provincial sobre las aristocracias locales de otras comunidades cívicas de la Bética, y el lugar de emplazamiento de las propiedades rústicas de algunos miembros de las aristocracias locales hispanas3. Nuestra intención es analizar en detalle estos desplazamientos de miembros de las élites municipales de la Bética, entre comunidades cívicas, centrándonos en estudiar e identificar a aquellos grupos familiares que, sin perder los lazos con sus ciudades de origen, se establecieron en núcleos urbanos de los que no eran originarios; así como a determinadas gentes que lograron participar en la vida política, religiosa o económica de diferentes municipios o colonias, mostrándonos la existencia, en el ámbito provincial, de unas élites supralocales4.

  • 5 C. Castillo, «Los flamines provinciales de la Bética», pp. 437-460; Id., «Los flamines provinciales (...)

2En este trabajo hemos tratado de delimitar nuestro campo de investigación a las aristocracias locales, buscando miembros de los ordines decurionum —incluidas sus esposas e hijas— o caballeros que tuvieron una clara participación en la vida política, social o económica de diferentes ciudades. Por tanto, no hemos tenido en cuenta ni a senadores, ni a equites que ocuparon altos cargos en la administración, ya que buscamos élites provinciales con capacidad de influencia en distintas comunidades cívicas y no a miembros de la aristocracia imperial, quienes en ocasiones se implicaron en la vida cívica realizando donaciones, o cuyo estatus les permitía disfrutar de un ámbito de influencia que superaba el marco provincial. Por otra parte, los flámines provinciae Baeticae sólo han sido tenidos en cuenta en aquellos casos en los que está atestiguada su integración como miembros de la élite local en más de una comunidad cívica, dado que desconocemos qué factores concretos intervinieron en su elección y si, por tanto, exceptuando el año de desempeño de su sacerdocio, llegaron a tener una influencia real y permanente en otras ciudades, al margen de aquellas de las que procedían. No obstante, si se quisiera tener en cuenta a los flámines y flamínicas provinciales como élites supralocales, bastaría con obtener la información de los trabajos realizados por C. Castillo, J. A. Delgado o S. Panzram, en los que se puede consultar un detallado estudio prosopográfico de los notables que desempeñaron este sacerdocio en la Bética5.

3Tampoco hemos recogido los testimonios de gentes de origen libertino que desempeñaron sacerdocios en comunidades de las que no eran originarios, como C. Sempronius Nigellio, séviro Augustal en Colonia Patricia y en Singilia Barba (CIL, II2/5, 792) —ciudad, esta última, en la que ostentó el sacerdocio a perpetuidad y obtuvo la ciudadanía local—, o que se desplazaron a otras ciudades, como G. Sempronius Romulus, mellariense que desempeñó igualmente el sevirato Augustal perpetuo y que fue enterrado en Colonia Patricia (CIL, II2/7, 328). Entendemos que la obtención de sacerdocios «menores» y algún honor fuera de sus ciudades de origen es prueba de su integración en otras comunidades, pero no de haber logrado capacidad de influencia en la vida cívica de diferentes núcleos urbanos. Sólo en el caso de que los desplazamientos de determinados libertos permitan probar la existencia de patronos influyentes, que contaron con poder y prestigio en diferentes territorios de la Bética, hemos tenido en cuenta a este grupo social. Es cierto que en algún testimonio analizado, como el de M. Iulius Hermesianus, se podría plantear la existencia de unos ancestros serviles, sino directos sí muy próximos, pero los homenajes estatuarios que recibió, tanto en Astigi como en Hispalis, y su nombramiento como curator del colegio de olearios, muestran que su capacidad de intervenir e influir en la vida pública y económica de dos importantes colonias lo acercaron mucho al grupo de las oligarquías supralocales.

4Al realizar la búsqueda de notables locales que pudieron extender su área de influencia social, política y económica a diferentes comunidades béticas, hemos seleccionado personas o gentes concretas y de cronología cercana, que tenemos probado participaron en la vida pública de diferentes ciudades, renunciando a establecer relaciones de parentesco entre familias de diferentes comunidades basadas simplemente en la existencia de un gentilicio compartido, pues, salvo en casos excepcionales, la reiteración de determinados nomina en varios municipios o colonias no permite deducir, por sí sola, la existencia de vínculos familiares entre quienes los portan. Sólo en el caso de tener claramente atestiguada la presencia de determinada familia en más de una comunidad nos hemos permitido recurrir a establecer relaciones de parentesco entre individuos que portan un mismo nomen, con el fin de poner de relieve la importancia de estas gentes y su presencia en la vida pública de varias ciudades.

5Los indicadores principales que nos han permitido seleccionar a aquellas personas que consideramos élites supralocales han sido el desempeño de magistraturas, sacerdocios o del decurionado y la recepción de honores públicos municipales en más de una comunidad cívica. A ellos hemos añadido otros secundarios que sólo han sido empleados en el caso de aparecer combinados con algunos de los señalados anteriormente. Nos referimos a la realización de actos de evergetismo, a la implicación en actividades económicas o a la construcción de tumbas, por parte de notables locales, en ciudades de las que no eran originarios o en las que no habían desarrollado su cursus honorum. Lo que nos está indicando la presencia de decuriones, magistrados, sacerdotes o receptores de honores públicos en otras comunidades cívicas, en las que tendrían propiedades y negocios, en las que intentarían influir, agradecer algo o hacerse acreedores de honores mediante la realización de donaciones, o en las que contarían con fuertes vínculos gentilicios que les llevaron a elegirlas para emplazar en ellas sus monumentos funerarios.

  • 6 Epígrafes béticos que mencionan la concesión de ornamenta decurionalia a libertos: CIL, II, 1029; 1 (...)
  • 7 Libertos honrados en la Bética con estatuas públicas: Q. Manlius Paris (CIL, II2/5, 389), L. Iunius (...)
  • 8 Así lo entiende M. Dondin-Payre, «Notables et élites dans les Trois Gaules», p. 368, en un magnífic (...)

6Con respecto al empleo de la concesión de honores como un indicador de que el honrado perteneció a la élite local, es conocido que algunos libertos fueron honrados por las curias de diferentes ciudades del Imperio, aunque generalmente recibieron los ornamenta decurionalia o el nombramiento como séviros Augustales perpetuos6, siendo bastante excepcional que les concedieran el locus statuae, una estatua pública o honores fúnebres7. Por lo señalado, y teniendo presente que los miembros de las familias decurionales fueron los principales receptores de honores públicos municipales, creemos que su obtención, generalmente, es un indicio de notabilidad de las personas que los recibieron y, por tanto, podemos emplearlos como indicadores que nos permiten detectar a miembros de las aristocracias locales8, siempre que tengamos la precaución de eliminar a algunos receptores de homenajes públicos que muestran claramente su origen libertino.

7Una vez establecidos los criterios que guiarán nuestra labor de búsqueda, pasemos a intentar identificar a los individuos y familias de las oligarquías municipales béticas que realmente pueden ser considerados élites supralocales.

I. — Magistraturas, decurionado y honores públicos municipales

Notables que desempeñaron magistraturas o recibieron honores públicos en diferentes ciudades

  • 9 La onomástica de T. Mercello Persinus Marius podría responder a una adopción, y en tal caso nuestro (...)
  • 10 El mons Marianum (probablemente Cerro Muriano, Córdoba) y el aes Marianum…, quod et cordubense dici (...)
  • 11 J. M. Abascal, Los nombres personales en las inscripciones latinas de Hispania, p. 185.

8T. Mercello Persinus Marius: fue edil y duunviro de Colonia Patricia, en época augustea, y posteriormente promocionó al orden ecuestre, desempeñando el cargo de procurator Augusti. Los colonos y residentes de Corduba le dedicaron una estatua, mientras que en Segida Augurina recibió otro homenaje, probablemente estatuario, decretado por el ordo decurionum (CIL, II2/7, 311 y CIL, II2/5, 1296). Tras su cognomen encontramos un segundo gentilicio que parece indicar una relación de parentesco con los Marii9, propietarios de numerosas minas de cobre y oro en Sierra Morena10. Por su nomen podemos vincularlo con la familia del italicense L. Mercello, que participó en la conjura organizada en el 48 a. C. para acabar con la vida de Q. Casio Longino (B. Alex., 52, 4 y 55, 4). Tal relación, quizás paterno-filial, adquiere pleno sentido cuando se constata que nos encontramos ante los dos únicos individuos atestiguados en Hispania que llevan este gentilicio11. Por todo lo señalado, nos encontramos con una familia perteneciente a la élite de Italica que marchó a establecerse en la capital provincial, donde uno de sus miembros desempeñó magistraturas locales y obtuvo la promoción al orden ecuestre. La concesión de honores en Segida Augurina, aunque pudo deberse al rango ecuestre del homenajeado, vuelve a confirmarnos el prestigio alcanzado por miembros de esta familia en el ámbito provincial, que le valdría a Persino Mario para recibir el equus publicus.

  • 12 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, no 301, p. 226.
  • 13 G. Fabre, «Le tissu urbain dans le Nord-Ouest», p. 332; G. Fabre et alii, «Recrutement et promotion (...)

9Como muestra su inscripción funeraria (CIL, II2/7, 99) Pyramus desempeñó el duunvirato en Corduba y Obulco, siendo enterrado a media legua de Porcuna, junto al camino de Andújar. E.W. Haley consideró que Pyramus era originario de Corduba y que posteriormente emigró a Obulco12; no obstante, esta interpretación no concuerda con la tendencia bien documentada entre las élites municipales hispano-romanas que abandonaron su ciudad de origen, consistente en emigrar a comunidades cívicas más grandes e importantes para allí continuar desarrollando una carrera política que les proporcionase mayor prestigio13. El orden en la enumeración de las ciudades en las que fue duunviro, Patriciensis et P (ontificiensis), no tiene por qué indicar un origen cordobés de Pyramus, pues pudo responder a un deseo de destacar en primer lugar el desempeño del duunvirato en la ciudad más importante, que evidentemente era la capital provincial. Por último, su enterramiento en territorio obulconense y el contar con propiedades rústicas en este municipio podrían ser otros argumentos a tener en cuenta a la hora de establecer la ciudad de procedencia de este magistrado.

  • 14 Recordemos que los herederos, generalmente miembros de la familia nuclear, tenían la obligación leg (...)

10Para los romanos, un factor fundamental, muy tenido en cuenta en el momento de decidir el lugar donde emplazar su tumba, fue la necesidad de asegurarse el mantenimiento de un culto funerario. Por tanto, cuando les fue posible, buscaron ser enterrados en lugares donde contaran con familiares, libertos o amigos, que se encargasen de construir y mantener el sepulcro o incluso, de celebrar el funus, y de realizar periódicamente las ceremonias necesarias para garantizar el sustento y confort del espíritu del difunto14. Teniendo presente tal necesidad de recibir culto funerario, pensamos que Pyramus pudo ser enterrado en un fundus de su propiedad radicado en el territorio de la ciudad de donde sería originaria su familia. Por todo lo comentado, probablemente nos encontramos ante un miembro de la élite municipal de Obulco que se trasladó a la capital provincial en la segunda mitad del siglo i d. C., para desarrollar un cursus honorum que le reportase mayor prestigio y dignidad. Pyramus debió pasar varios años participando en la vida pública de Corduba y estableciendo una red de relaciones que le ayudase a alcanzar la máxima magistratura colonial, aunque posteriormente regresaría a Obulco, su tierra natal, donde moriría.

  • 15 El soporte de la inscripción fue un ara funeraria, como señaló J. Beltrán, «Frisos de róleos acanti (...)
  • 16 El honor quedaría muy limitado si se tratase sólo de la colocación de un ara en un lugar de sepultu (...)
  • 17 Así lo constatamos en diferentes epígrafes hispanos: CIL, II, 3272; CIL, II2/5, 218; CIL, II2/7, 30 (...)

11M. Antonius M. f. Gal(eria) Syriacus: duunviro del Municipio Augusto Gaditano recibió sepultura en Asido, como indica un ara funeraria, perteneciente a una tumba con altar15, que se le erigió en el municipium Caesarinum (CIL, II, 1313). La inscripción fue dedicada por decreto decurionum, aunque no se indica si del ordo asidonense o gaditano. El honor concedido no se señala, pues sería visible a toda persona que leyese el titulus, y creemos que fue la misma ara, así como, probablemente, el locus sepulturae16. Teniendo presente que, generalmente, cuando un senado local decreta honores fuera de su ciudad suele indicar el nombre de ésta17 y que la curia de Gades no dispondría de un lugar de sepultura fuera del territorio que administraba, podemos pensar que el homenaje póstumo fue realizado por el ordo de Asido. Entre la aristocracia local del municipio gaditano encontramos a otros personajes que, junto con Syriacus, portan el nomen Antonius y estuvieron adscritos a la tribu Galeria, como el decurión Q. Antonius C. f. Rogatus (CIL, II, 1729), el cuatorviro con potestad edilicia L. Antonius Q. f. Antullus (CIL, II, 1727) y el sacerdos L. Antonius C. f. Antullus (CIL, II, 1728). No obstante, el cognomen oriental del duunviro que estudiamos y la elección de su lugar de enterramiento en la vecina Asido podría indicar que éste no tuviera lazo gentilicio alguno con la gens Antonia de Gades. Por lo señalado, podríamos encontrarnos ante un miembro de la aristocracia local del municipium Caesarinum que, en un momento indeterminado del siglo ii, marchó temporalmente a Gades para desarrollar una carrera pública en la capital conventual, regresando posteriormente a su patria natal, donde, tras su muerte, recibió honores fúnebres.

  • 18 C. Castillo, «Los pontífices de la Bética», p. 91.
  • 19 O. Salomies, Adoptive and Polyonymous Nomenclature in the Roman Empire, pp. 2, 32-37 y 85-89. Para (...)
  • 20 En Corduba conocemos al duunviro y prefecto de los obreros Iunio Basso Miloniano (CIL, II2/7, 283 d (...)

12M. Iunius L. f. L. n. Gal(eria) Terentianus Servilius Sabinus: duunviro, flamen y pontífice perpetuo de Colonia patricia, en el siglo ii, fue honrado como patrono por la plebe aciniponense, que le dedicó una estatua «ob merita» (CIL, II, 1347). C. Castillo interpretó que Terentianus pudo ser hijo de un cordobés llamado L. Iunius y de una mujer perteneciente a la aristocracia local de Acinipo, concretamente a la gens Servilia18, de la que conocemos a los pontífices M. Servilius Asper (CIL, II, 1346) y Q. Servilius Q.f. Lupus (CIL, II, 1349). El primero de ellos donó una estatua al genio del oppidum y el segundo fue patrono de la ciudad. Aunque el empleo de una onomástica compuesta por nomen cognomen + nomen cognomen ha sido generalmente interpretada como una forma de mantener presente en los hijos los nomina trasmitidos por línea materna, creemos que la existencia de una posible adopción también debe ser tenida en cuenta. De hecho, O. Salomies ha demostrado que la formación de tales nombres es idéntica a la de otros atestiguados como adoptivos, recogiendo hasta ocho casos seguros de personas adoptadas cuyos nomina estuvieron conformados mediante praenomen nomen y cognomen adoptivos seguidos del nomen y cognomen originales19. Por lo comentado, podemos encontrarnos con una mujer aciniponense de la gens Servilia que marchó a Corduba para casarse con un miembro de la poderosa gens Iunia20, teniendo como hijo a Terentianus, o con un Servilius que marchó a Colonia Patricia, siendo adoptado por un Iunius. La importante carrera pública desarrollada por Terentiano en Corduba y su nombramiento como patrono de Acinipo no sólo pone de relieve la preeminencia alcanzada por este personaje en la capital provincial, sino que también muestra el mantenimiento de un importante prestigio, probablemente respaldado por lazos dentro del ordo Aciniponense, en la comunidad de la que fue originario él o su madre. Los vínculos que mantenía en ambas comunidades debieron hacer de él la persona idónea para representar y defender los intereses de Acinipo en la capital de la provincia Baetica.

  • 21 CIL, II2/5, 1171 de Astigi; CIL, II2/7, 799 de Mellaria; CILA Se, 587 de Osset; CILA Ja, 92 de Cast (...)
  • 22 Como defiende S. Panzram, «Los flamines provinciae de la Baetica», pp. 127 y 129, la asamblea de cu (...)

13La existencia de testimonios en los que encontramos a dos o más ciudades honrando a una misma persona también debe ser tenida en cuenta como elemento que marca la importancia y prestigio que determinado individuo o familia pudo tener en más de una ciudad. Como ejemplo destacado podemos señalar el testimonio de Lucia Avircia Aciliana, honrada con los gastos del funeral y estatuas por los ordines de Italica, Hispalis, Asido, Siarum y Callet (CILA Se, 1220), que estaba emparentada con la importante familia senatorial de los Messii Rustici. No obstante, en este trabajo no buscamos a miembros de la aristocracia imperial, sino a personas y gentes de rango decurional o ecuestre que formaron parte de las oligarquías ciudadanas y que pudieron gozar de influencia política, social o económica en más de una comunidad cívica, constituyendo una aristocracia de ámbito provincial. Este sería el caso de L. Licinius Montanus, flamen de la provincia Bética, a quien el ordo malacitanorum erigió, a fines del siglo ii d. C., una estatua broncínea, en el foro de Colonia Patricia (HEp, 7, 282). Como se indica en el titulus honorífico conservado, Montano era oriundo de Malaca y recibió mediante adlectio la ciudadanía cordobesa (origine Malacitano adlecto Cordubensi). Por lo señalado, nos encontramos ante un notable local de Malaca que marchó a la capital de la Bética buscando desarrollar una carrera de mayor proyección provincial. Allí fue bien acogido por el ordo decurionum local, que se mostró bien dispuesto a integrarlo en la sociedad patriciense concediéndole la ciudadanía local, probablemente tras constatar que Montano debió poseer una destacada posición social y un saneado patrimonio en su ciudad natal. Tras su nombramiento como flamen provincial, el senado malacitano quiso honrar a este destacado conciudadano mediante un homenaje estatuario. Tal actuación nos confirmaría que Montano había cambiado definitivamente su lugar de residencia a Corduba, pues en caso contrario la estatua hubiese sido emplazada en su ciudad natal, como así se constata en otros homenajes, públicos y privados, rendidos a sacerdotes provinciales del culto imperial21: Por otra parte, la decisión de emplazar la estatua en el foro de Corduba y no en otro espacio público como el existente en las inmediaciones del teatro, donde se han encontrado la mayoría de las dedicaciones estatuarias a flámines provinciales, podría manifestar el interés de las élites decurionales patricienses por resaltar la figura de Montanus no sólo como sacerdote provincial, sino también como un destacado nuevo miembro de la sociedad cordobesa. No debemos olvidar que en este caso sería el senado de Colonia Patricia, previa petición del ordo Malacitanorum, la única institución con poder y capacidad para asignar un espacio público en el que emplazar la estatua, pues la decisión de honrar a L. Licinius Montanus no partía del Concilium Provinciae22, sino de otro senado local que no tendría competencia alguna en la concesión de un locus statuae en la capital provincial. La actuación de los ordines decurionum de Malaca y Corduba ponen de manifiesto el prestigio y la importante posición social del honrado en ambas comunidades cívicas.

  • 23 CIL, II2/5, 218: D(is) M(anibus) S(acrum) / ordo municipii Polconense / P(ublio) Iunio Abito IIvir( (...)
  • 24 Según señala A. U. Stylow, en CIL, II2/5, 218, los honores decretados pudieron consistir en la erec (...)
  • 25 Sobre la organización territorial de esta comarca vid., A. U. Stylow, «Inscripciones latinas del su (...)

14Igualmente, P. Iunius Avitus fue honrado, en el siglo ii, por el ordo del municipio polconense, así como por decreto decurional de los dumienses y de los lunenses, como se señala en su inscripción funeraria encontrada, junto a su tumba, en Alcalá La Real23. Por tanto, tres municipios diferentes concedieron honores fúnebres a este magistrado24. Las dos primeras ciudades debieron decretarle estatuas honoríficas a Avitus, quien pudo haber desempeñado el duunvirato en ambas comunidades. El municipium Lunense? (Alcalá La Real), en cuyo territorio estuvo enterrado, le pudo decretar la concesión de un locus sepulturae. Por lo señalado, el ámbito de influencia de este miembro de la gens Iunia se extendió por varios pequeños municipios flavios que probablemente estuvieron emplazados en la Subbética, concretamente, en la zona de confluencia de las actuales provincias de Córdoba, Jaén y Granada25.

15En otra inscripción funeraria del Cerro de Las Cabezas, datable en el siglo ii o a inicios del iii, encontramos a dos senados locales —uno de ellos es el de Iliturgicola, mientras que el nombre del otro no se nos ha conservado— concediendo honores fúnebres a una persona cuyo nombre y rango desconocemos (CIL, II2/5, 256 de Iliturgicola), pero que contó con el suficiente prestigio para que dos comunidades cívicas diferentes le concediesen este tipo de honras.

Notables que accedieron al desempeño de magistraturas, del decurionado o recibieron honores públicos en ciudades de las que no eran originarios ellos o sus familias

  • 26 Y. Thomas, «Origine» et «commune patrie», pp. 62-66. Esta idea se pone claramente de manifiesto al (...)
  • 27 Sobre el empleo de domus para señalar el lugar de origen o la patria natal de una persona ver Thesa (...)
  • 28 Plin. Nat., III, 10 sitúa la ciudad de Sucaelo entre el Baetis y la costa, nombrándola junto con ot (...)
  • 29 La no indicación en el epígrafe de la receptio in civium numerum, por parte de Proculus, no debe ex (...)
  • 30 La adscripción del duunviro a la tribu Galeria podría deberse a que algún ascendiente suyo hubiese (...)

16A mediados del siglo i d. C., el duunviro de Colonia Patricia M. Marcius Proculus enterró a su hija Marcia Procula, de tres años y medio, en Iliturgicola (Cerro de las Cabezas, Fuente Tójar). Tanto él como su hija señalan una origo patriciense, aunque el magistrado precisó más su lugar de procedencia indicando «patriciensis domo Sucaeloni» (CIL, II2/5, 257). Una traducción canónica nos indicaría que Próculo era un ciudadano de Corduba que habría establecido su domicilio, como incola, en Sucaelo; no obstante, convendría precisar más la cuestión. La origo hace siempre referencia a la ciudad a la que el individuo está jurídicamente unido, en la que disfruta de plenos derechos cívicos y políticos, y no tiene por qué coincidir con la ciudad de nacimiento26; mientras que domus permite designar tanto el lugar de residencia de un individuo o familia (su domicilio), como su origen o lugar de procedencia, según el contexto en el que el término sea empleado27. Siguiendo la segunda acepción de domus, creemos más coherente interpretar que Próculo sería un notable local originario de Sucaelo28. Éste lograría obtener la ciudadanía local en Colonia Patricia, probablemente mediante adlectio29, lo que permitiría explicar su origo patriciense y, puede que también, su adscripción a la tribu Galeria30. Como en otros casos ya analizados, probablemente nos encontramos con un individuo nacido en una ciudad de la Bética, y miembro de la aristocracia local, que marchó a la capital provincial buscando desarrollar una carrera política que le reportase mayor prestigio y más importantes conexiones sociales. El desempeño del duunvirato nos muestra que logró culminarla con éxito. Por último, el dar sepultura a la hija en la ciudad de Iliturgicola podría explicarse por ser ésta la ciudad de procedencia de la familia materna.

  • 31 S. Demougin, Prosopographie des chevaliers romains, pp. 357-361.
  • 32 El edificio fue financiado por el emperador junto con P. Cornelio Tauro y su esposa Valeria Verecun (...)

17En Castulo, el eques Q. Cornelius M. f. Gal(eria) Valerianus, que desempeñó varias milicias ecuestres entre el 45 y el 62 d. C.31, fue honrado por Colonia Patricia (CIL, II, 3272). La gens Cornelia fue una de las más importantes de Castulo, y entre el 42 y el 54 a. C. la encontramos financiando un edificio público en su ciudad, probablemente el teatro, junto el emperador Claudio32. Desconocemos los vínculos que existieron entre Corduba y los Cornelii castulonenses, pero este epígrafe muestra la preocupación del ordo patriciense por honrar a un miembro de esta destacada familia que tuvo el raro privilegio de cofinanciar una obra pública con el mismo emperador.

18L. Postumius Superstes, duunviro y pontífice de Corduba, recibió sepultura a mediados del siglo ii d. C. junto a una villa romana que se encontraba en el valle de Martín González (Lucena) y que originariamente pertenecería al territorio de Cisimbrium (Zambra, Rute). La inscripción sepulcral CIL, II2/5, 305 estaría emplazada en la tumba de Superstes, quien debió ser enterrado en un fundus de su propiedad localizado a unos setenta y cinco kilómetros de Corduba. En ella se da una relación de los honores funerarios que le fueron decretados por el senado de Colonia Patricia (locum sepulturae, funeris inpensam, laudationem, statuam).

  • 33 Así lo defendimos, de forma más extensa y desarrollada en E. Melchor Gil, «Corduba, caput provincia (...)

19Superstes pudo ser un ciudadano de Colonia Patricia que hubiese comprado o poseyese tierras en el territorio de Cisimbrium, pero tal interpretación no explicaría por qué su tumba se encontraba tan alejada de la capital provincial, sobre todo si tenemos en cuenta que el duunviro había recibido del ordo de Colonia Patricia el lugar de sepultura, honor que, según Cicerón, era el mayor que se podía conceder a un difunto (Phil., 9, 6, 14). Tal decisión podría comprenderse mejor si aceptamos que su familia, encargada de mantener el culto funerario, fuese originaria de la Subbética cordobesa. Tanto la localización del locus sepulturae, como la posesión de tierras en un lugar tan alejado de la capital provincial parecen indicar que Superstes fue originario de Cisimbrium. Si nuestra interpretación es correcta, nos encontramos ante otro notable local que marchó a la capital provincial para desarrollar su carrera política33.

  • 34 «Q(uinto) Fulvio Q(uinti) Fulvi Attiani f(ilio) Q(uinti Fulvi Rustici n(epoti) Gal(eria) Carisiano…(...)
  • 35 En el rótulo de ánfora olearia recogido en CIL, XV, 3876, datable en los años 179-180 d. C., aparec (...)
  • 36 Cf. G. Chic García, Datos para un estudio socioeconómico de la Bética, pp. 140-141, 146 y 233; J. R(...)

20Dos inscripciones, procedentes de Celti (Peñaflor) y Arva (El Castillejo, Alcolea del Río), nos muestran como la gens Fulvia alcanzó cierta notoriedad entre las élites locales de ambas ciudades. Estas dos comunidades cívicas, ribereñas del Baetis y distantes unos treinta y un kilómetros, mantuvieron en época altoimperial fuertes vínculos económicos, pues estuvieron estrechamente relacionadas en la producción y comercialización del aceite bético. A mediados del siglo ii d. C., Q. Fulvio Rústico, pontífice y duunviro de Celti, dispuso ex testamento que se le levantase una estatua en esta misma población (HEp, 10, 569), ciudad donde tenía su origo. Cierto tiempo después, en la segunda mitad del gobierno de Antonino Pío o a inicios del de Septimio Severo, su nieto Quinto Fulvio Carisiano34, pontífice y patrono de Arva, fue honrado en esta comunidad cívica con una estatua pública dedicada por una serie de centurias (CIL, II, 1064 = HEp, 5, 692), que fue emplazada en un locus que el senado local asignó. Los Fulvii estuvieron implicados en la producción de ánforas y en el comercio aceitero de la Bética como diffusores35; por tanto, es lógico que tuvieran intereses comunes en ambas ciudades. De hecho, parece que figlinae de Celti (Embarcadero y Las Sesenta) y Arva (El Castillejo) trabajaron para miembros de esta familia en la segunda mitad del siglo ii36. Por lo señalado, encontramos a una gens decurional celtitana que logró formar también parte de la élite local de Arva, hasta el punto de que uno de sus miembros fue designado patrono de esta segunda comunidad.

  • 37 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, n. 399, p. 334, cree que Paelignus pudo ser origin (...)

21En Arcos de La Frontera (Laelia) C. Avielius C. f. Pap(iria) Paelignus realizó, de suo, una dedicación a la Victoria, indicando ser Praefectus Iure Dicendo (IRPCadiz, 513). Su adscripción a la tribu Papiria nos indica un origen foráneo, probablemente de Astigi o Emerita37. Su designación como sustituto temporal de uno de los duunviros nos confirma su pertenencia a la aristocracia local pues, como se señala en las leyes de Irni y Salpensa (cap. 25), los praefecti eran nominados por los mismos magistrados entre los decuriones mayores de treinta y cinco años. No obstante, en caso de fallecimiento o destitución de uno de los duunviros, debió ser el ordo decurionum el encargado de nombrar a su sustituto, como parece deducirse de la fórmula praef(ectus) iur(e) dic(undo) ab decurionibus creatus que encontramos en un epígrafe de Gades (CIL, II, 1731).

22L. Octavius Licinianus, flamen de la Provincia Baetica a inicios del siglo iii, era originario de Seria (Jerez de los Caballeros?) y tiempo después de desempeñar este sacerdocio, como nos indica la expresión flaminalis, recibió un homenaje estatuario costeado por su hijo y autorizado por el ordo decurionum de Colonia Patricia (CIL, II2/7, 297). El pedestal, encontrado en la zona de los Altos de Santana, presenta en su última línea, y resaltada en gran tamaño, la abreviatura D(ecurionum) D(ecreto), indicándonos probablemente la concesión del locus statuae. La actuación del senado de Corduba, de forma independiente a cualquier iniciativa que hubiera tomado con anterioridad el Concilium Provinciae para dedicar una estatua al flamen saliente del cargo, nos indica que Licinianus pudo haberse quedado a residir en Colonia Patricia, convirtiéndose en un influyente miembro de su comunidad de adopción.

  • 38 J. González Fernández, «Novedades epigráficas de la Bética», pp. 394-395.
  • 39 E. Melchor Gil, «Sobre la presencia de la laudatio», pp. 324-325 y 332-333.
  • 40 Como señaló S. Dardaine, «Honneurs funèbres et notables municipaux», pp. 145-146, difícilmente se p (...)
  • 41 Hemos de tener en cuenta que el difunto era expuesto y llevado a la tumba con la vestimenta e insig (...)
  • 42 La no mención de la edad del honrado no debe extrañarnos, pues ésta no suele indicarse en los epígr (...)

23En Hispalis Q. Iunius Quirina Venustus fue honrado por el ordo romulensium con el locus sepulturae, impensa funeris, laudatio publica y los ornamenta decurionalia (CIL, II, 1186). A estos honores respondió su padre remitiendo el dinero necesario para sufragarlos. Dado que la tribu de los ciudadanos hispalenses era la Sergia o la Galeria, debemos encontrarnos ante una familia originaria de un municipio flavio que se integró plenamente en la colonia Romula, como muestran las distinciones concedidas por el ordo. La aparición del epígrafe en la zona del llamado foro comercial de la ciudad, donde todas las demás inscripciones encontradas fueron dedicadas por asociaciones profesionales, han llevado a J. González a plantear que el honrado y su familia pudieron estar dedicados a alguna actividad relacionada con el comercio oleario38. Como hemos señalado en otros trabajos, la concesión de un elogio fúnebre estuvo reservada a miembros de importantes familias, de rango decurional o incluso superior, que fueron honrados no sólo por sus méritos, sino también por su prestigiosa ascendencia familiar39. Recordemos que una parte del elogio fúnebre estaba dedicada a exaltar los logros y éxitos de los antepasados (Pol., VI, 53); por tanto, difícilmente podía otorgarse tal honor a personas que no tuviesen antepasados ilustres40. Los ornamentos decurionales, dentro de un contexto de honores fúnebres, solían concederse a jóvenes de destacadas familias municipales que habrían muerto antes de los veinticinco años, edad necesaria para poder comenzar a desarrollar su cursus honorum. Al otorgarlos, los senados locales permitían que los signos externos de la dignidad concedida pudieran ser empleados durante el funeral y que, posteriormente, pudiesen figurar en el monumento funerario41. Por lo comentado, pensamos que Venustus fue miembro de una prestigiosa familia y que debió morir antes de poder iniciar una carrera política42. La concesión de los mencionados honores nos inclinan a pensar que nos encontramos ante miembros de una importante gens instalada en Hispalis, donde lograría, probablemente, acceder al ordo decurionum.

  • 43 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, n° 326, pp. 229-230.

24En el siglo ii d. C., encontramos en la capital provincial un epígrafe dedicado a Lucius Iulius Saxio D[ec (urio)?] Patriciensis (CIL, II2/7, 309). Creemos bastante probable la reconstrucción realizada por E. Haley, quien considera que Saxio sería originario de otra comunidad cívica hispana pues su tribu es la Quirina y no la Sergia o la Galeria, que fueron las asignadas a los ciudadanos originarios de Corduba43. Por tanto, Saxio habría podido ingresar en el ordo decurionum de Corduba gracias a que él mismo o algún antecesor suyo hubiese recibido la ciudadanía cordobesa mediante una adlectio inter cives. La fuerte competencia que debió existir para acceder a la curia de Colonia Patricia, nos inclinaría a ver en Saxio a un miembro de la aristocracia local de otra ciudad que logró integrarse en el selecto grupo que debieron formar los miembros del ordo decurionum de Corduba.

  • 44 Ibid., p. 409, considera que Severo pudo emigrar a Axati por motivos económicos de los que no han q (...)

25Frente al testimonio anterior, no hemos considerado conveniente incluir entre los personajes que consideramos élites supralocales a L. Lucretius Severus, originario de Corduba, quien se instaló como incola en Axati y posteriormente fue nombrado decurión en esta comunidad cívica (CIL, II, 1055), ni a M. Cur [iatius Q] uir (ina) Longinus, que en una dedicación ob honorem a Minerva dice ser decurio Ilipul [ensis], con origo Al [---] liensis (CIL, II, 954). Evidentemente, ambos disfrutaron del censo exigido para ingresar en el ordo decurionum de sus respectivas ciudades y organizaron actos de evergetismo —el primero una sportula y el segundo ludi—, pero esto no garantiza que ellos hubieran pertenecido a las aristocracias locales de las comunidades cívicas de las que eran originarios. Perfectamente, pudieron ser ingenuos o descendientes de libertos que hubiesen emigrado para dedicarse a los negotia (comercio, artesanía, etc.) y que, tras tener éxito en el desempeño de tales actividades, lograron acceder al rango decurional. Así, en el caso de L. Lucretius Severus, debemos suponer que éste tendría mayores posibilidades de obtener una promoción social en Axati, dado que la competencia por los honores sería menor en esta ciudad que en la capital provincial, de donde provenía44.

  • 45 Ambos libertos pudieron actuar como representantes (procuratores) de los verdaderos propietarios, e (...)

26Hemos dejado para el final de este subapartado del trabajo a una familia que debió participar activamente en la vida pública de Astigi, aunque los testimonios de dicha implicación son indirectos, pues nos los proporcionan dos de sus libertos. En concreto, Marcus Fuficius Quietus y Marcus Fuficius Lybicus, Augustales de la Colonia Augusta Firma (CIL, II2/5, 617), quienes recibieron sepultura junto a un camino rural de época romana que pasaba por Las Navas del Selpillar (Lucena). La tumba, de mediados del siglo i d. C., probablemente se encontraba en territorio del oppidum existente en Monturque (Córdoba), que posteriormente se convirtió en municipio flavio, a unos siete kilómetros de esta población y a cincuenta de Astigi. La localización en Monturque y en sus inmediaciones de otros libertos que portan el mismo nomen (CIL, II2/5, 612; 613 y 617) nos permiten deducir que en esta comarca tuvo sus propiedades la gens Fuficia, que contaría con el suficiente prestigio e influencia en Astigi como para lograr que dos de sus libertos fueran elegidos por la curia para desempeñar la augustalidad. Quietus y Lybicus debieron marchar temporalmente a Astigi, donde desempeñaron el mencionado sacerdocio, aunque posteriormente regresaron a la comarca de Monturque, siendo enterrados en un fundus que pudo pertenecer a ellos o a sus patronos45. La rama principal de la gens Fuficia debió residir y poseer los derechos de ciudadanía local en la Colonia Augusta Firma, aunque pudo haber sido originaria del suroeste de la provincia de Córdoba, donde radicaron sus posesiones rústicas y desde donde pudo haber marchado a la capital conventual. Pese a que no nos ha quedado testimonio alguno que confirme, de forma directa, el rango decurional de los Fuficii, pensamos que entre los miembros del ordo decurionum de Astigi debió encontrarse algún miembro de esta familia que facilitase el nombramiento de sus libertos, Quietus y Lybicus, como Augustales.

Notables que desempeñaron magistraturas o recibieron honores públicos en comunidades diferentes a aquellas en las que se encontraban emplazadas sus tumbas

  • 46 CIL, II2/7, 448; 478; 479. Recordemos que uno de los conjurados contra Casio Longino fue L. Liciniu (...)

27En Corduba encontramos la inscripción funeraria de T. Iulius, edil de Ucubi que fue enterrado en Colonia Patricia, en el siglo i d. C., junto con tres libertas (CIL, II2/7, 308), de las que sólo una de ellas lleva su nomen, pues las otras dos pertenecieron a la gens Licinia. En este caso podemos encontrarnos ante un enlace matrimonial entre miembros de dos importantes familias de Ucubi y Corduba, que trajo a la capital provincial a T. Iulius, probablemente para continuar en Corduba una carrera pública que se vio truncada por su muerte. Tal interpretación permitiría explicar por qué su lugar de sepultura apareciese en Colonia Patricia, donde tenemos atestiguados a varios miembros de la gens Licinia46.

  • 47 En la Colonia Augusta Firma se encontró un fragmento de pedestal, datado en la segunda mitad del si (...)

28El joven decurión de la Colonia Augusta Firma C. Furnius C. f. Pap(iria) Fortunatus, muerto a los diecinueve años y enterrado en la necrópolis cordobesa de la avenida de Las Ollerías, fue honrado por el ordo astigitano con la concesión del lugar de sepultura, los gastos del funeral y una estatua (CIL, II2/7, 306), como se indica en su inscripción sepulcral, datable en la segunda mitad del siglo ii d. C., que se grabó sobre un pedestal. Dado que el ordo de la Colonia Augusta Firma no tenía atribuciones para conceder el lugar de sepultura ni el locus statuae fuera de su ciudad, debemos suponer que tales honores, así como el funeral pagado con fondos públicos, se tributaron en Astigi47, aunque la familia se preocupó por recogerlos en la base de la estatua funeraria que se erigió a Fortunatus en su tumba de Colonia Patricia. La importancia de la familia de Fortunato se pone de manifiesto tanto por la introducción del joven en el senado de Astigi antes de tener la edad legal para ser decurión, como en los honores que le decretó el ordo colonial tras haber fallecido lejos de su patria natal. En este caso podemos encontrarnos ante una familia de la élite local de Astigi que se había establecido en Corduba para que sus miembros varones desarrollaran una carrera pública en la capital provincial y que, tras la muerte prematura de uno de sus hijos, decidió enterrarlo en su nuevo lugar de residencia, donde podría mantener más fácilmente el culto funerario.

  • 48 G. Wesch-Klein, Funus publicum, p. 191; E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 274-275.
  • 49 El traslado de los restos de los difuntos, tras la realización del funeral, pudo ser relativamente (...)

29Heres, joven de doce años que fue enterrado en la necrópolis occidental de Corduba en la segunda mitad del siglo ii d. C., fue honrado por la colonia de Urso con el pago de los gastos del funeral, el lugar de sepultura y las piedras para construir la tumba (CIL, II2/7, 307). Como señaló G. Wesch-Klein, Heres pudo ser originario de la ciudad que le decretó los honores48, y nos encontraríamos ante otra familia de la aristocracia municipal emigrada a Corduba. La aparición de las tumbas de Heres (CIL, II2/7, 307) y de Fortunatus (CIL, II2/7, 306) en Corduba, podrían indicarnos que ambos jóvenes murieron mientras sus padres o ellos realizaban una estancia temporal en la capital provincial. No obstante, en tal caso lo lógico habría sido enterrarlos en sus ciudades de origen, que no se encontraban a mucha distancia, en las que residirían sus familiares y donde se les había concedido un locus sepulturae público. La decisión de realizar el sepelio de ambos jóvenes en Colonia Patricia, renunciando a trasladar sus restos a sus ciudades de origen49, parece indicar que ellos y sus respectivas familias habían decidido instalar su lugar de residencia definitivo en la capital provincial, siendo sus ciudades de origen las que intentarían mantener lazos con las importantes gentes que habían emigrado, mediante la emisión de decretos decurionales en los que se concedían honores fúnebres a los dos muchachos fallecidos.

  • 50 Consideramos, cuando menos arriesgado, plantear cualquier posible relación de los Acilii de Sacili (...)

30Tres miembros de la gens Acilia (L. Acilius L. f. Gal. Barba IIvir V; L. Acilius L. f. Gal. Terentianus IIvir; Acilia L. f. Lepidina), junto con la flamínica Cornelia Q. f. Lepidina, fueron honrados por el ordo del municipium Saciliense (Cortijo de Alcorrucén, Pedro Abad) con la concesión de funerum impensas, laudationes, loca sepulturae et statuas (CIL, II2/7, 197). La inscripción funeraria en la que se recogen los honores mencionados, datable en el siglo ii, apareció en un sepulcro romano situado a kilómetro y medio de Onvba (Ermita de S. Pedro, El Carpio) y a unos cuatro y medio de Sacili Martiale, en el Palancar de Molina. Por lo señalado, la tumba debió ser construida en un predio rústico de los Acilii que se localizaría en el territorio de Onvba. Debido a la proximidad de ambas comunidades cívicas, podemos plantear que los Acilii50 adquirieron tierras emplazadas en una ciudad vecina, aunque también podemos pensar en una integración de miembros de las élites de la comunidad estipendiaria de Onvba en el municipio, cesariano o agusteo, de Sacili Martiale, lo que permitiría explicar por qué los miembros de esta gens eligieron como lugar de enterramiento su predio rústico y renunciaron al locus sepulturae que les concedió el municipium Saciliense, comunidad en la que los honrados debieron asumir las magistraturas y el sacerdocio que se menciona en el titulus funerario.

  • 51 Sobre la concesión de honores fúnebres a libertos ver n. 6. Sobre la aparición de pedestales honorí (...)

31En la inscripción CILA Se, 967 (= HEp, 904), datable en el siglo ii, se indica que un duunviro o séviro de Lucurgentum (Cerro de Casulillas, base aérea de Morón de La Frontera) recibió el locus sepulturae y un homenaje estatuario. Estos honores fueron decretados por el ordo de una ciudad cuyo nombre aparece mutilado (ordo [Rom] ulensis?, [Car] ulensis u otro similar). El pedestal se localizó al realizar tareas agrícolas en el Cortijo de Roncesvalles, a unos cuatro kilómetros del antiguo municipio de Salpensa (Cortijo de Casa Coria, Utrera) y a unos once de Lucurgentum. Por tanto, debió ser erigido en una villa propiedad del honrado que estaría situada en el territorio de Salpensa. Sobre el estatus del homenajeado, debemos señalar que en Hispania no tenemos atestiguada ninguna concesión de honores fúnebres a séviros, mientras que frecuentemente los encontramos otorgados a notables que alcanzaron el duunvirato. Igualmente, la concesión de este tipo de honras a libertos, grupo social mayoritario entre quienes desempeñaron el sevirato, es inexistente en Hispania y muy escaso en otras provincias51. Por lo señalado, creemos que el honrado sería un magistrado de Lucurgentum que poseía una explotación rústica en el territorio de una comunidad vecina (Salpensa), lugar en el que fue enterrado y que recibió honras fúnebres de una tercera comunidad cívica cuyo nombre desconocemos. La preferencia por enterrarse en un fundus de su propiedad, muy cercano al municipio donde desempeñó el duunvirato, en vez de en un locus sepulturae concedido por decreto decurional, pudo responder a que éste fuese su lugar de origen. Dada la cercanía geográfica entre los municipios de Lucurgentum y Salpensa, el magistrado pudo ser originario de cualquiera de estas dos comunidades

  • 52 La concesión de una laudatio acompañada de los impensa funeris y de las exsequiae, debía constituir (...)

32M. Caecilius Severus fue enterrado en el Cortijo de Las Angulas (Casariche), en el territorio del municipio romano que se localizaba en La Atalaya (Ventippo). Su inscripción funeraria, datable a mediados del siglo ii, se encontró a unos cuatro kilómetros de esta ciudad y en ella se recogen los honores decretados a Severus por el ordo de Oningi: alabanza pública, lugar de sepultura, pago de los gastos de funeral, exequias y una estatua (CIL, II2/5, 930). La laudatio pública fue un honos reservado a miembros de destacadas gentes decurionales o, incluso, a personajes de rango superior. Por tanto, su concesión nos confirma que Severus y, probablemente, sus ancestros, disfrutaron de gran prestigio y preeminencia en Oningi52, aunque el honrado, a la hora de elegir el lugar de sepultura, decidió ser enterrado en un fundus de su propiedad ubicado en el territorio de Ventippo, municipio del que pudo proceder o en el que tuvo propiedades rústicas.

33Lucius Gavius Q. f. Priscus fue enterrado, en la segunda mitad del siglo ii o a inicios del iii, en Los Argamasones (Gilena), donde estuvo emplazado un oppidum cuyo nombre no se nos ha conservado. Priscus, pese a que fue honrado por el municipio de Ventippo (La Atalaya, Casariche) con la concesión del locus sepulturae y del pago de los gastos del funeral (CIL, II2/5, 1006), optó por recibir sepultura a unos veinte kilómetros de distancia, en otra comunidad cívica, separada de la anterior por los territorios de Olaurum y Ostippo. Dado que el honrado indica ser ventipponense, podemos pensar que su familia era originaria del oppidum de Los Argamasones, aunque él habría obtenido la ciudadanía local y, por tanto, una nueva origo en Ventippo.

II. — Sacerdocios

  • 53 Junto a los que nosotros recogemos en este trabajo, otros testimonios hispanos de féminas que desem (...)
  • 54 Tampoco se les exigió tener la residencia en la ciudad, como parece confirmarnos el caso de féminas (...)

34En este apartado recogemos los testimonios de varias sacerdotisas del culto imperial que ejercieron sus funciones en ciudades de las que no eran originarias o, incluso, en diferentes municipios y colonias. En el primer caso nos podríamos encontrar con féminas que, tras enlazar matrimonialmente con miembros de las aristocracias locales de otras comunidades cívicas, asumieron en su nuevo lugar de residencia cargos sacerdotales, aunque también pudieron pertenecer a destacadas familias decurionales con contactos e influencia en núcleos urbanos vecinos o próximos entre sí (Barbesula-Ocurri, Tispi-Urso, Mentesa-Tucci). En el segundo, debemos encontrarnos con miembros femeninos de gentes que contaron con relaciones sociales e influencia en distintas comunidades Béticas, e incluso de la Hispania Citerior, que además se encontraban a cierta distancia (Corduba-Tucci-Castulo, Ipsca-Iliberri-Ucubi), lo que exigiría realizar periódicamente desplazamientos temporales y poseer unas sólidas bases económicas o familiares en las diferentes ciudades donde estas féminas asumieron los sacerdocios. La existencia de flamínicas que desempeñaron esta función en más de un municipio o colonia53 parece indicar que contar con la ciudadanía local no fue un requisito necesario para ejercer un puesto sacerdotal femenino de culto imperial, salvo que aceptemos la existencia de adlectiones múltiples también para mujeres54.

  • 55 R. Van Bremen, The Limits of Participation, pp. 96-113; E. Melchor Gil, «Mujeres y evergetismo», pp (...)

35Todos los testimonios que hemos recogido en esta parte del trabajo dedicada a los sacerdocios son de féminas que pertenecieron a las aristocracias locales y que formaron parte de gentes que intervinieron en la vida pública de diferentes ciudades. Por tanto, su intervención en la vida pública municipal debe contemplarse dentro del desarrollo de estrategias gentilicias encaminadas a un objetivo común, mantener un «régimen de los notables» que beneficiaba a sus familias, pues les permitía controlar el poder político en sus comunidades cívicas, extenderlo a otras y, posteriormente, transmitirlo intacto a sus descendientes55.

Notables que desempeñaron sacerdocios en diferentes ciudades

  • 56 E. Melchor Gil, «Indicaciones y omisiones del rango personal», pp. 129-142.

36Valeria C. f. Paetina: originaria de Tucci, fue sacerdos Coloniae Patriciae Cordubensis, flaminica coloniae Aug (ustae) Gemellae Tuccitanae y flaminica sive sacerdos municipi (i) Castulonensis, como se indica en el pedestal honorífico que le erigieron en Castulo (CIL, II, 3278). Al margen de los sacerdocios desempeñados, otros dos epígrafes nos la muestran financiando homenajes estatuarios. En la colonia Augusta Gemella dedicó una base de estatua a su madre Manlia Paetina (CIL, II2/5, 98); en el municipio castulonense mandó erigir un pedestal cuyo texto fragmentado nos impide conocer si estaba destinado a una persona o a una divinidad (CILA Ja, 158). Seguramente, Paetina mandó levantar una estatua de un familiar o amigo, pues la dedicante omite cualquier referencia a su estatus, algo que no ocurriría en un epígrafe que conmemorase un acto de evergetismo sacro56.

37Entre las élites de las tres ciudades en las que fue sacerdotisa Paetina, encontramos a Valerii asumiendo magistraturas, haciendo donaciones y recibiendo honores; no obstante, lo común del nomen nos impide establecer cualquier tipo de relación entre ellos. Pese a lo señalado, no existe ninguna duda de que nos encontramos ante la representante de una gens cuyo prestigio e influencia superó, en el siglo ii d. C., el marco de su comunidad de origen, lo que le permitió a Paetina desempeñar sacerdocios de culto imperial en la capital provincial y en dos ciudades de la importancia de Tucci y Castulo.

  • 57 Como señalo E. Forbis, Municipal Virtues in the Roman Empire, pp. 16-17 y 46-49, el término ob meri (...)

38Licinia Rufina fue honrada, en la segunda mitad del siglo ii, con el nombramiento de sacerdotisa perpetua en los municipios de Ipsca e Iliberri, así como en la Colonia Claritas Iulia Ucubi. Además, Rufina recibió un homenaje estatuario sufragado mediante colecta (aere conlato) por la plebe de Ipsca, que se lo dedicó ob merita y la calificó como amantissima civium suorum (CIL, II2/5, 387). La iniciativa popular y los calificativos empleados podrían indicar que Rufina pudo realizar alguna importante donación a esta comunidad cívica57, de la que, probablemente era originaria.

  • 58 El título de sacerdos o flaminica perpetua debía ser honorífico, se concedería al finalizar el ejer (...)
  • 59 Así lo hemos defendido en E. Melchor Gil, «Mujer y honores públicos», pp. 451-452.

39En los municipios y colonias la ocupación de los sacerdocios de culto imperial tuvo una duración anual, pero en determinadas ocasiones los ordines decurionum, que eran los encargados de nombrar a estos sacerdotes locales, pudieron conceder como honor la perpetuidad58. Si los sacerdocios perpetuos se concedieron de forma excepcional y generalmente fueron reservados a miembros de importantes familias decurionales59, su obtención en dos municipios y una colonia nos debe indicar que Licinia Rufina perteneció a una gens de reconocido prestigio, con contactos e influencia entre los miembros de tres ordines decurionum pertenecientes a ciudades que se encontraban a cierta distancia dentro de la provincia.

  • 60 R. Van Bremen, The Limits of Participation, pp. 100-113.

40Testimonios como los de Paetina y Rufina podrían indicar que municipios y colonias pudieron utilizar la concesión de sacerdocios a féminas para mantener o reforzar los lazos de unión con importantes gentes con residencia en otras comunidades cívicas, al igual que ocurrió en Oriente, donde mujeres pertenecientes a uno de los dos ordines superiores de la sociedad romana aparecen manteniendo los vínculos existentes entre sus familias y las ciudades de las que éstas eran originarias, mientras que sus padres y hermanos se encontraban desarrollando carreras senatoriales o ecuestres en otras provincias del Imperio60.

Notables que pudieron acceder al desempeño de sacerdocios en ciudades de las que no eran originarios

  • 61 Junto a los casos que recogemos, podemos señalar el de Vibia Modesta, sacerdotisa y flamínica de It (...)

41Como hemos visto en los epígrafes anteriores, parece que no hubo problema en nominar para el desempeño de sacerdocios femeninos del culto imperial a mujeres que poseían una origo foránea61, y que las élites locales pudieron aceptar e integrar en sus comunidades cívicas a notables procedentes de otras ciudades, e incluso de otras provincias, especialmente si éstos contaban con recursos económicos y con deseos de dedicar parte de su tiempo a trabajar en beneficio del municipio o colonia que los acogía.

  • 62 En buena parte de los epígrafes hispanos que mencionan a sacerdotes y sacerdotisas no se suele espe (...)

42Este pudo ser el caso de Postumia Honorata, originaria de Barbesula, que fue honrada en el siglo ii con una estatua en Ocurri. En la inscripción se indica que fue sacerdotisa de las divinas augustas, pero no se especifica dónde desempeñó este sacerdocio62 (CIL, II, 1338). Dado que la estatua honorífica se erigió en Ocurri, creemos que Honorata fue sacerdos en esta comunidad cívica. Su propia familia, o la de su esposo, debió gozar de cierta influencia en el ordo decurionum de Ocurri, lo que le permitió obtener el cargo sacerdotal, así como un locus statuae público. En la misma situación encontramos a la sacerdotisa perpetua Aelia Apra, enterrada en Urso, a fines del siglo ii o en la primera mitad del iii, y originaria del oppidum Tispitanum (CIL, II2/5, 1029). La aparición en el territorio de la colonia Genetiva Iulia Urbanorum de otros dos individuos con la misma origo (CIL, II2/5, 1039 y 1117), parece indicar que Tispi pudo ser una comunidad vecina ignota, como las que se emplazaron en Los Argamasones (término municipal de Gilena) o en el Cerro de Las Cabezas (término municipal de Osuna). Un tercer testimonio lo encontramos en el territorio de Tucci, donde fue enterrada, a mediados del siglo ii, una flamínica perpetua, cuyo nombre no se nos ha conservado, que pudo ser originaria de Mentesa (CIL, II2/5, 156a).

III. — Evergetismo

Notables que realizaron donaciones en ciudades de las que no eran originarios o en las que no desarrollaron su cursus honorum

43M. Valerius M. f. Quir (ina) Marcellus: edil y duunviro del municipio de Aurgi, donó un orologium a la ciudad de Tucci y lo celebró organizando juegos de circo y escénicos (CIL, II2/5, 93). El evergeta pudo ser originario de la colonia Augusta Gemella, donde conocemos a un miembro femenino de la gens Valeria que perteneció a la élite local. Concretamente nos referimos a Valeria Paetina que, como vimos anteriormente, fue sacerdotisa del culto imperial en esta población, así como en Corduba y Castulo (CIL, II, 3278). La donación cívica realizada en Tucci, a inicios del siglo ii, se comprendería mejor si aceptáramos que el duunviro aurgitano pudo tener vínculos familiares o intereses económicos en esta colonia. Su adscripción a la tribu Quirina, en vez de a la Sergia o a la Galeria, que son las que se atestiguan en la colonia Augusta Gemella, pudo deberse a que Marcellus hubiese tomado la tribu de su patria adoptiva, que fue municipio flavio.

  • 63 Como ejemplo podemos señalar que Norbana Quintilia, originaria de Norba, realizó una dedicación al (...)
  • 64 En Ucubi encontramos, en momentos posteriores, al eques [[M Valerius Chalcidicus]], curator rei pub (...)
  • 65 La vinculación del Genio municipal con las élites decurionales se pone claramente de manifiesto en (...)
  • 66 Cf. E. Melchor Gil, «Inscripciones evergéticas hispanas», pp. 261-264.

44En Corduba, el pontífice C. Vale[rius] donó, en la segunda mitad del siglo ii, una estatua de mil libras de plata del Genio de la Colonia Claritas Iulia y de Colonia Patricia, depositándola en el templo de Tutela junto con su corona áurea pontifical (CIL, II2/7, 228). Aunque no siempre que encontramos a una persona dedicando una inscripción votiva a un dios local o genius podemos considerar que el dedicante era originario de la misma localidad que la divinidad tutelar63. Sí podemos aceptar que, cuando la dedicación a una divinidad local o genius se realizaba en una comunidad cívica distinta a la que ésta tenía bajo su protección, el dedicante se encontraba residiendo fuera de su ciudad, concretamente en la comunidad donde había mandado colocar el epígrafe votivo. Por tanto, creemos que C. Vale[rius] pudo ser natural de Ucubi64, y tras marchar a la capital provincial realizó esta donación en recuerdo de los genios tutelares de sus comunidades de adopción y origen. Pese a que desconocemos en cuál de las dos ciudades desempeñó el pontificado C. Vale[rius], su adscripción a la élite dirigente de ambas colonias parece mostrarse en su preocupación por dedicar una estatua al Genio de Ucubi y Corduba, divinidad que ejercía su tutela sobre ambas comunidades cívicas y sobre las decisiones tomadas por los decuriones que las gobernaban65. Igualmente, la excepcional donación de una estatua de mil libras de plata nos confirmaría la importancia de la gens Valeria de Ucubi, ya que realizar una evergesía cuyo valor superaría los ochocientos mil sestercios66 estaría al alcance de muy pocas personas en la Colonia Claritas Iulia.

  • 67 G. Chic García, «Nuevos datos económicos», pp. 394-395, plantea la posibilidad de que L. Fabius Cae (...)
  • 68 La otra heredera de Fabio Caesiano, Fulvia Sex. Fil. Honorata, también debió pertenecer a la élite (...)

45Fabia Fabiana pertenecía a una familia con intereses en las poblaciones de Iptuci y Barbesula, pertenecientes al conventus Gaditanus. En un epígrafe encontrado en Algeciras, aunque seguramente desplazado del municipio barbesulano, la encontramos donando una estatua, ornamentada con joyas y probablemente argéntea, de Diana Augusta y dedicándola con un banquete (IRPCadiz, 534). En otra inscripción de Barbesula aparece junto con Fulvia Honorata como coheredera del duunviro y flamen perpetuo L. Fabius Caesianus, al que erigen, probablemente, una estatua y la dedican con un epulum (CIL, II, 1941). Fabiana pudo ser sobrina, o incluso hermana, del duunviro Caesiano, que ha sido relacionado con el desarrollo de actividades vinculadas a la comercialización del aceite de oliva bético67. Por su vinculación familiar directa con un magistrado y sacerdote perpetuo, que la designa como heredera, creemos que su gens debió estar estrechamente vinculada al ordo de Barbesula, comunidad donde sus miembros disfrutarían de la ciudadanía local, lo que justificaría que Caesiano recibiese el título de flamen a perpetuidad68. No obstante, esta familia pudo ser originaria de Iptuci, pues en el territorio de esta otra comunidad, a cinco kilómetros de su núcleo urbano, se encontró un pedestal dedicado a Fabiana por Fabius Montanus, su hermano y heredero (CIL, II, 1923). Según se indica en el epígrafe Fabiana mandó, ex testamento, que se le erigiera una estatua y Montanus se encargó de colocarla habiendo recibido el locus —¿statuae o sepulturae?—) del ordo iptucitanorum. Tanto si nos encontramos con un homenaje estatuario o con la concesión de honores fúnebres, la actuación del senado local nos muestra un interés especial por honrar a Fabiana, poniendo de relieve la existencia de vínculos entre la gens Fabia y la ciudad de Iptuci. Las diferentes inscripciones comentadas nos muestran a una familia que, en la primera mitad del siglo ii a. C., desempeñó magistraturas y sacerdocios, realizó actos de evergetismo y gozó de una importante posición social en Barbesula e Iptuci. Puede que parte de sus miembros se hubiesen desplazado desde el interior a la costa para desarrollar actividades comerciales en Barbesula, aunque debieron mantener propiedades e incluso familiares en Iptuci.

  • 69 Protectora de los incendios y en ocasiones asimilada a Venus. M. Pastor, «La diosa romana Stata Mat (...)

46En dos ocasiones encontramos a magistrados o sacerdotes realizando donaciones de estatuas de divinidades en municipios limítrofes a aquellos en los que desempeñaron la magistratura o el sacerdocio. Es el caso de P. Cornelius Gallicus, duunviro de Ilurco, que, a mediados del siglo ii, dedicó una estatua de Stata Mater, con sus ornamentos, en el territorio de Iliberri, concretamente a cuatro kilómetros del municipio Florentino. Mientras que M. Pastor (CILA Gr, 59) cree que el pedestal se encontró en una villa romana, A. M. Canto considera posible que la base de estatua estuviera emplazada en un santuario rural dedicado a esta divinidad (HEp, 5, 350). En Ilurco encontramos a un duunviro de la misma gens, Q. Cornelius Macer, quien, con su colega en la magistratura, dedicó sendas estatuas a Antonino Pío y a su hijo Lucio Vero, en el 139 (CIL, II2/5, 678 y 679). Desconocemos por qué motivo Gallicus donó la estatua en un municipio vecino, pero, al ser una divinidad con una advocación muy determinada69 que debió recibir culto en un santuario rural, podríamos pensar en una motivación religiosa, independiente de la origo del evergeta y ajena a cualquier vinculación económica con esta zona o a un intento de obtener prestigio en el municipio de Iliberri. Por lo señalado no tenemos pruebas que nos permitan incluir a Gallicus entre los miembros de las élites supralocales de la Bética. Un segundo testimonio sería el de M. Fabius Livianus, pontifex de Sosontigi, que dedicó una estatua a Victoria Augusta en Iponuba (CIL, II2/5, 367), en un momento indeterminado del siglo ii o a inicios del iii. Aunque nada conocemos de la gens Fabia en ninguno de los dos municipios mencionados, pensamos que Livianus debió tener algún vínculo familiar o económico en Iponuba que permita explicar la donación, dado que una estatua a la Victoria Augusta hubiera sido más lógico dedicarla en la ciudad donde desempeñó el pontificado.

IV. — Notables locales implicados en actividades económicas fuera de sus localidades de origen

Actividades comerciales y artesanales

47Ya hemos estudiado algunas familias e individuos que desarrollaron actividades comerciales en diferentes comunidades cívicas, como la gens Fulvia en Arva y Celti. Por tanto, en este apartado del trabajo nos centraremos en analizar nuevos testimonios, hasta el momento no recogidos.

  • 70 Su nombre aparece en los tituli picti del Testaccio del año 154, vinculado al distrito fiscal Astig (...)
  • 71 Y. Burnand, «De la servitude au flaminat», pp. 205-208; y E. A. Hemelrijk, «Priestesses of the Impe (...)
  • 72 E. W. Haley, Baetica Felix, pp. 150-151.
  • 73 Y. Burnand, «De la servitude au flaminat», pp. 203-213; E. A. Hemelrijk, «Priestesses of the Imperi (...)
  • 74 J. González Fernández, «Nueva inscripción de un diffusor olearius», pp. 183-191.
  • 75 Así lo cree J. González Fernández, «Hispalis Colonia Romula», p. 137.

48A la flamínica perpetua Alfia Domitia Severiana sus padres y hermano le erigieron una estatua de cien libras de plata bajo la forma de Juno (consecratio in forma deorum, IRPCadiz, 80). Su padre C. Iulius Alfius Theseus fue un mercator o diffusor olearius que trabajó para la annona a mediados del siglo ii70. La fortuna acumulada con el comercio del aceite permitirá a la familia financiar una estatua que pudo costar entre ochenta mil y cien mil sestercios. Y. Burnand y E. A. Hemelrijk, al constatar el cognomen oriental del padre de Domitia (Theseus), consideran que la honrada con el sacerdocio perpetuo pudo ser de bajo estatus social, probablemente hija de un liberto71, mientras que E.W. Haley cree que Alfia Domitia pudo ser una honesta femina perteneciente a una familia implicada en actividades comerciales y sin vínculos con el ordo decurionum local72. Nosotros, aun conociendo que algunas mujeres de modesto estatus, incluido el libertino, pudieron acceder al desempeño de sacerdocios de culto imperial, siempre que contasen con cierto nivel de riqueza73, pensamos que el nombramiento como flamínica a perpetuidad debió ser un honor casi siempre reservado a miembros femeninos de familias decurionales. Tal vez, en el caso de Alfius Theseus y sus hijos (Alfia Domitia Severiana y Q. Alfius Iulius Severus Optatianus) nos encontremos ante la segunda y tercera generación de una familia de origen libertino que, tras haberse enriquecido con el comercio aceitero, hubiese logrado limpiar su origen no ingenuo e ingresar en el ordo decurionum gracias a su participación en la vida pública de Barbesula, a la realización de actos de evergetismo y recurriendo al expediente de la adopción. Como señaló J. González, el mercator Q. Alfius Theseus, que aparece en tituli picti del 145 comercializando aceite producido en el fundus Iulianum y con control fiscal en Astigi, pudo ser adoptado por un C. Iulius, pasando a llamarse C. Iulius Alfius Theseus74. A modo de propuesta, podemos plantear que C. Iulius [Severus?] pudo ser miembro del ordo decurionum de Barbesula, lo que aceleró el proceso de integración en la élite local de los Alfii, que parece pudo culminar con la concesión de la perpetuidad a la flamínica Alfia Domitia. La aparición de ánforas aceiteras con los nomina de Theseus y con control fiscal Astigi, así como la existencia de un fundus Iulianum, nos muestran los intereses comerciales y, probablemente, agrícolas de esta familia en el valle medio del Guadalquivir, que parecen verse confirmados con la aparición en Hispalis de un epígrafe funerario perteneciente a Q. Alfius Iulianus (CIL, II, 1210), quien debió estar emparentado con los Alfii barbesulanos o ser uno de sus libertos que representase los intereses comerciales de la familia en el principal puerto de exportación del aceite bético75.

  • 76 Para C. Rico, «Mercatores, negotiatores et diffusores olearii», pp. 418-419, esta corporación sólo (...)
  • 77 La sede de esta corporación se encontraría en el Alcázar de Sevilla, como plantearon M. A. Tabales (...)
  • 78 Para E. García Vargas et alii, «Una nueva inscripción annonaria de Sevilla», pp. 362-364, los diffu (...)

49A finales del siglo ii, el diffusor olearius M. Iulius Hermesianus recibió del ordo astigitano el espacio público para que se le erigiese una estatua de bronce, que fue financiada por su hijo, M. Iulius Hermes Frontinianus, y por su nieto M. Iulius Hermesianus (CIL, II2/5, 1180). Igualmente, fue honrado con un homenaje estatuario en Hispalis por el corpus oleariorum de la statio de Romula, que pudo agrupar tanto a productores como a comerciantes aceiteros76. La segunda estatua fue pagada por su hijo Frontinianus, y pudo estar emplazada en el colegio de los olearios, dado que no aparece mención alguna a la concesión del locus statuae por parte del ordo decurionum local77. Hermesianus aparece como curator de la corporación, pero, igualmente, pudo ser patrono, como propuso A. M. Canto en su comentario de HEp, 10, 576. La actuación temporal del honrado al servicio de la annona, como diffusor78, le pudo permitir mantener cierta relación y cercanía con diferentes funcionarios ecuestres relacionados con el abastecimiento de Roma —como el ayudante del Prefecto de la annona o el procurator ad ripam Baetis, CIL, II, 1180—, lo que le convertiría en la persona idónea para ser designado curator o encargado de los asuntos de la corporación de mercatores y negotiatores aceiteros, con sede en Hispalis, especialmente cuando éstos tuvieran que plantear cualquier cuestión ante la administración provincial.

  • 79 G. Camodeca, «L’attività dell’ordo decurionum», pp. 176-177.

50Los servicios prestados al Estado, las exenciones de los munera municipales que les fueron concedidas a los navicularii y mercatores olearii que servían a la annona (Dig., 50, 4, 5) y la estrecha colaboración que pudieron mantener algunos diffusores con funcionarios imperiales debieron contribuir a mejorar su estatus personal, como se pone de manifiesto en el caso de M. Iulius Hermesianus. El epígrafe astigitano podría indicarnos que Hermesianus fue originario de esta comunidad. En él se indica que los dedicantes de la estatua habían aceptado el locus statuae decretado por el esplendidísimo ordo astigitano, y como señaló G. Camodeca, fórmulas del tipo l(ocus) d(atus) d(ecreto) d(ecurionum) o accepto loco ab ordine se emplean en las inscripciones honoríficas cuando la iniciativa de honrar a una persona con una estatua fue impulsada por un particular (pariente, liberto, amigo), quien tendría que solicitar al ordo la concesión de suelo público y, posteriormente, asumir la financiación del homenaje estatuario79. Tal interés por dedicar una estatua a Hermesianus en Astigi sólo se explica si éste fuese originario de la colonia Augusta Firma, pues sería en su ciudad y ante sus conciudadanos donde el honrado y sus familiares aspirarían a hacer pública ostentación de su estatus, buscando también que la imagen y memoria del honrado quedase inmortalizada dentro de su comunidad cívica. Si nuestra interpretación es correcta, debemos encontrarnos ante un personaje con influencia y contactos comerciales no sólo en su comunidad natal, donde se le concedió el locus statuae, sino también en Hispalis, principal puerto de exportación de la producción aceitera Bética, lo que le permitió ser nombrado curator corporis oleariorum, y puede que, incluso, patrono de este collegium.

  • 80 G. Chic García, «Los Aelii en la producción y difusión del aceite bético», pp. 1-22; A. Caballos Ru (...)
  • 81 Sobre la integración de algunos miembros de colegios profesionales en los ordines decurional y ecue (...)

51Por motivos similares a los considerados para Hermesianus, podríamos seleccionar, aunque no con total seguridad, a C. Aelius C. f. C. n. Quir(ina) Avitus, patrono de los lyntrarii o barqueros de Canania, Oducia y Naeva, que fue honrado en Hispalis por los miembros de esta corporación (CIL, II, 1182) —puede que en su schola o en la zona del llamado foro comercial—. De hecho, en poblaciones cercanas a Hispalis encontramos a importantes personajes que llevan el nomen Aelius/a80. En Naeva, de donde procedían parte de los barqueros que honraron a Avitus, conocemos al duunviro, evergeta, productor y mercator olearius L. Aelius Aelianus, que donó unas estatuas para los pórticos y las dedicó dando un banquete (CIL, II, 1191; CILA Se, 271; CIL, XV, 4049). En Italica, donde encontramos a algunos miembros de la aristocracia local que mantuvieron fuertes vínculos con Hispalis, podemos destacar a Aelia Licinia Valeriana, honrada por la colonia con el pago de los gastos del funeral, con la concesión de un lugar de sepultura público y con la erección de una estatua (CIL, II, 1130). En Munigua, comunidad que extendía su territorio hasta la vega del Guadalquivir, localizamos al evergeta L. Aelius Fronto, que erigió una estatua a Vespasiano divinizado y una capilla con la estatua de un caballo que fue dedicada a Dis Pater (CILA Se, 1056 y 1064). En esta última ciudad también recibió honores fúnebres municipales Aelia Procula (CILA Se, 1079). Pese a lo señalado, la ausencia de cargo alguno en el epígrafe que honra a Avitus nos hace pensar que nos encontramos ante un patrono elegido entre los miembros del colegio de lyntrarii, y no ante un notable local o ante un funcionario de la administración imperial. Si el honrado hubiera gozado de un estatus privilegiado, los miembros del colegio lo habrían indicado en el epígrafe honorario, como podemos apreciar en otros pedestales erigidos por corporaciones profesionales de nautas y navicularios de la Galia (CIL, XII, 692; CIL, XIII, 1918; 1911 y 11179; 1954). El único dato sobre el estatus social de Avitus que podemos obtener de la inscripción es su origen ingenuo durante tres generaciones, como muestra la filiación, lo que unido a su nombramiento como patrono nos lleva a pensar que nos encontramos ante un individuo perteneciente a la franja superior de los miembros de las asociaciones profesionales, que se encontraría cercano a las élites decurionales y que podríamos considerar como un candidato idóneo para poder ingresar en un senado local, aunque en el momento de ser honrado aún no lo habría logrado81.

  • 82 En nuestro trabajo, sólo hemos seleccionado como propietarios de predios rústicos vinculados a alfa (...)

52C. Iuventius Albinus, edil, duunviro, patrono y evergeta de Axati (CIL, II, 1054, Lora del Río), honrado por los cives et incolae ob merita y calificado como munificentissimus civis, pudo poseer una figlina y tierras de olivar a unos veintinueve kilómetros de distancia, en el territorio de Segida Augurina, concretamente en la zona de Casilla de Malpica, donde se sitúa una alfarería de Dressel 20 que produjo la marca de ánfora C. Iu(v)en(ti) Alb(ini), así como otras que debieron pertenecer a diferentes miembros de la misma familia82. La mayoritaria presencia en Casilla de Malpica de sellos pertenecientes a los Iuventii parece indicarnos que ellos eran los propietarios de esta figlina que se localizaba a unos dos kilómetros de Segida Augurina, probablemente, junto a un predio rústico que también les pertenecería. Por lo señalado, podemos encontrarnos ante una familia de rango decurional con intereses económicos e influencia en las dos comunidades cívicas mencionadas.

Actividades financieras

  • 83 Independientemente de que el prefecto fuese nombrado por la cancillería imperial o por el senado lo (...)
  • 84 Como señaló G. Alföldy, «La sociedad del municipio de Carmo», pp. 390-391, la tumba no perteneció a (...)
  • 85 A. U. Stylow, «Una aproximación a la Carmo romana», p. 104. En un momento posterior, datable a medi (...)
  • 86 Según J. M. Rodríguez Hidalgo, «La tumba de Servilia», p. 198, parece que es en este momento, concr (...)
  • 87 A. Caballos Rufino, «Implantación territorial, desarrollo y promoción», pp. 256-257.
  • 88 M(arcus) S(ervilius) P(ollio), L(ucius) S(ervilius) P(ollio) y II (duorum) SER(viliorum). J. M. B(...)
  • 89 A. Caballos Rufino, «Implantación territorial, desarrollo y promoción», pp. 255-256.

53El cursus honorum de L. Servilius Pollio —quattuorvir bis, praefectus C. Caesaris, pontifex sacrorum publicorum municipalium y pontifex Divi Augusti—, que fue mandado grabar, en época tiberiana, por su esposa Postumia Prisca (CIL, II, 5120) nos muestra que la gens Servilia debió ser una de las familias más importantes de Carmo, ya que logró que uno de sus miembros detentara las principales magistraturas y sacerdocios en la comunidad, iterar el cuatorvirato y ser designado sustituto de un miembro de la casa imperial en el gobierno de su ciudad83. El poder político fue acompañado de una destacada posición económica que se pone de manifiesto en el gran monumento funerario que la familia hizo construir en la necrópolis de Carmona, conocido como tumba de Servilia, en alusión a otra fémina de esta gens cuya estatua y su correspondiente pedestal apareció en el recinto funerario84 (CILA Se, 870). El nomen y la filiación de Servilia (L. f.), junto con la datación de su pedestal en el primer cuarto del siglo i, han hecho pensar que ésta pudo ser hija o hermana de Pollio85. Dos o tres generaciones después, en época flavia, encontramos mencionado a un Servilius Pollio en la epístola de Tito a los muniguenses (CILA Se, 1052), quien, por su homonimia, debió ser nieto o bisnieto del magistrado de Carmo. La epistula nos muestra el potencial económico de la gens Servilia y su implicación en la actividad del arriendo de impuestos en comunidades vecinas, concretamente en la ciudad de Munigua86. El mencionado epígrafe indica que la ciudad fue obligada a pagar la cantidad de ciento cincuenta mil sestercios adeudada a Pollio, aunque se le condonó la suma debida por apelación injusta, que ascendía a cincuenta mil sestercios, y el pago de los intereses de demora. Por tanto, debemos entender que el arrendatario de impuestos habría adelantado a la administración imperial una importante suma en efectivo87. Posteriormente, a mediados del siglo ii, figlinae emplazadas en el territorio de Carmo (Juan Barba, Guadajoz) y la vecina Oducia (La Catria) pudieron trabajar para los Servilii, pues en ellas aparecen sellos con las marcas MSP, LSP y II SER88. Por todo lo señalado, nos encontramos ante una familia de notables locales, procedente de un municipio cesariano o augusteo, que extendió sus actividades económicas y su influencia por comunidades vecinas a su ciudad de origen, que habían obtenido un estatuto municipal en época más tardía89.

Propiedades rústicas

  • 90 Como Pyramus en Obulco, L. Postumius Superstes en Cisimbrium, los Acilii en Onuba, la gens Fuficia (...)

54En otros apartados del trabajo hemos estudiado a determinadas familias e individuos que contaron con propiedades rústicas en ciudades distintas a aquellas en las que desarrollaron sus carreras políticas90. Por tanto, en éste nos limitaremos a recoger un testimonio de notables que poseyeron propiedades rústicas en diferentes ciudades.

  • 91 A. Caballos Rufino, El nuevo bronce de Osuna, pp. 424-425.
  • 92 G. Chic García, «Movimiento de personas», p. 286.

55En el Cortijo Nuevo, a unos cuatro kilómetros y medio de Vrso, se encontró, mientras se realizaban tareas agrícolas, un pedestal dedicado al tribuno militar Q. Rutillius P. F. Gal(eria) Flaccus Cornelianus (CIL, II2/5, 1116). Corneliano debió poseer el rango ecuestre y, aunque no tenemos constancia de su implicación en la vida pública de Vrso, por su adscripción a la tribu Galeria pudo ser ciudadano de esta colonia91, donde poseería un predio rústico en el que se le erigió la estatua. Probablemente su hijo, Q. Rutillius Q. F. Flaccus Cornelianus, se encargó de dar sepultura a su nodriza (CIL, II2/5, 1125) en un fundus familiar emplazado en la finca La Rabia, a unos cuatro kilómetros del municipio existente en el Cerro de La Atalaya (Cortijo de El Nuño, Écija), y a veinte de Vrso. Por tanto, esta propiedad rústica de la gens Rutilia se encontraría fuera de los límites territoriales de la Colonia Genetiva Iulia Vrbanorum. Incluso, esta gens pudo poseer una figlina o tierras en Axati, a unos cincuenta kilómetros de Urso, siempre que identifiquemos a alguno de ellos con la marca de ánfora olearia Q.R.FL. CORNEL, procedente del alfar de La Catria92. Los datos comentados nos muestran a una gens de rango ecuestre que, en la primera mitad del siglo ii, tuvo propiedades e intereses económicos en diferentes comunidades de la campiña de Sevilla y del valle del Betis.

V. — Conclusiones

  • 93 P. Iunius Avitus (municipios Lunense, Polconense y Dumiense); un duunviro cuyo nombre no se ha cons (...)

56En total hemos reunido treinta y ocho testimonios de personas o gentes que al margen de la comunidad cívica de la que procedían extendieron su área de influencia social, política y económica a otras comunidades béticas. Generalmente, la presencia de estos notables nos ha quedado atestiguada en dos ciudades, aunque en siete ocasiones los encontramos vinculados a otro tercer municipio o colonia93. En quince ocasiones encontramos a notables interviniendo en ciudades vecinas, en su mayoría con territorios limítrofes a la comunidad de origen del notable local, mientras que en diecinueve los miembros de las aristocracias locales se nos muestran ejerciendo su influencia en un ámbito provincial, en municipios o colonias separados de su comunidad de origen más de cincuenta kilómetros, lo que exigiría desplazamientos periódicos, cambios de domicilio, temporales o definitivos, o contar con una red de contactos personales y familiares que les posibilitasen atender sus asuntos públicos y privados a distancias que en ocasiones superaron los cien kilómetros.

  • 94 E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 277-279.

57Entre los notables que intervinieron en la vida política de otras ciudades, mediante el desempeño de magistraturas, sacerdocios o donaciones, Corduba ejerció un poder de atracción especial, dado que como capital de la Bética se convirtió en el lugar de residencia idóneo para aquellos miembros de las aristocracias locales, procedentes de otras comunidades, que deseasen desarrollar carreras políticas de mayor repercusión provincial, establecer relaciones o vínculos con miembros de la administración provincial o, incluso, preparar futuras promociones al orden ecuestre. En la capital provincial encontramos a seis notables foráneos que desempeñaron el duunvirato, algún sacerdocio local o que fueron integrados en la curia, aunque ninguno de ellos menciona una ulterior obtención del equus publicus. No obstante, la escasa y fragmentaria documentación conservada nos impide conocer si tales aspiraciones pudieron tener éxito o fueron satisfechas por descendientes de los notables establecidos en Colonia Patricia94.

58Las únicas otras ciudades que han conservado más de un testimonio de notables foráneos interviniendo en su vida pública o de miembros de sus aristocracias locales influyendo en otras comunidades béticas son la Colonia Augusta Gemella Tucci (Martos) y Barbesula (Torre y Cortijo de Guadiaro, San Roque). Valeria Paetina, originaria de Tucci logró desempeñar sacerdocios de culto imperial en la misma Corduba y en el importante municipio cesariano de Castulo, mientras que otras gentes de Mentesa (La Guardia) y el municipio flavio de Aurgi (Jaén) mantuvieron vínculos con Tucci. Una posible Mentesana de onomástica desconocida fue enterrada en la Colonia Gemella indicando ser flamínica perpetua, mientras que el duunviro aurgitano M. Valerius Marcellus donó un horologium a esta ciudad con la que pudo mantener vínculos familiares. En Barbesula se atestigua la existencia de unas élites muy dinámicas que mantuvieron lazos de unión con comunidades de la serranía de Cádiz, como Iptuci (Prado del Rey) y Ocurri (Ubrique), donde recibieron honores y asumieron sacerdocios, así como con ciudades del valle del Guadalquivir (Astigi e Hispalis), donde intervinieron en la producción y comercialización del aceite de oliva bético.

  • 95 Se trata de unas doce ciudades distribuidas en un territorio de unos treinta y cinco kilómetros de (...)

59En la zona de las Subbéticas donde confluyen las provincias de Córdoba, Jaén y Granada se detecta la existencia de un importante número de pequeñas comunidades cívicas surgidas de la municipalización Flavia, que compartieron un reducido y compartimentado espacio geográfico95. Como muestran un par de epígrafes, algunos miembros de las élites de esta comarca debieron tener poder e influencia social en varias ciudades de la Subbética. Este sería el caso de P. Iunio Avito, que fue honrado, en el siglo ii, por el ordo del municipio polconense, así como por decreto decurional de los dumienses y de los lunenses (CIL, II2/5, 218); y probablemente también el de M. Fabio Liviano, pontífice de Sosontigi que donó una estatua de la Victoria Augusta en el cercano municipio de Iponoba (CIL, II2/5, 367).

60En la zona del valle del Guadalquivir, igualmente se detecta la existencia de familias de las élites decurionales que intervinieron en la vida municipal de diferentes ciudades, siendo de destacar los testimonios epigráficos conservados de la gens Fulvia en Celti y Arva, que muestran a dos miembros de esta familia ocupando magistraturas y sacerdocios o recibiendo honores en estas comunidades cívicas (HEp, 10, 569 y CIL, II, 1064). La implicación de los Fulvii en el comercio aceitero y en la producción de ánforas olearias, realizadas en figlinae de Celti y Arva, podrían explicar por qué algún miembro de esta gens originaria de Celti se desplazó a Arva, donde terminó siendo nombrado patrono y ostentando el pontificado.

61Las actividades económicas desarrolladas por algunos miembros de las élites municipales les llevaron a intervenir en la vida económica de ciudades más o menos alejadas de sus comunidades de origen. Contamos con cinco testimonios de notables locales que tuvieron propiedades rústicas en el territorio de ciudades vecinas y otros cuatro que indican que sus fundi se encontraban a una distancia media comprendida entre sesenta y cinco y ochenta kilómetros. La existencia de predios de magistrados y sacerdotes, o de sus familiares, en ciudades vecinas a aquellas en las que desempeñaron sus cargos podría interpretarse como resultado de la inversión de capital en territorios limítrofes, aunque no debemos descartar la existencia de movimientos inversos, de propietarios de tierras que marcharon a municipios vecinos para desarrollar en ellos carreras públicas. No obstante, poder precisarlo resulta generalmente muy difícil, como se puede ver en el caso de tres miembros de la gens Acilia, quienes desarrollaron su carrera pública en Sacili (Alcorrucén, Pedro Abad), pero fueron enterrados en una propiedad rústica que poseían en Onvba (Ermita de San Pedro, El Carpio). Curiosamente, los testimonios de notables que contaron con fundi o lugares de sepultura alejados de las ciudades donde desarrollaron sus carreras públicas nos han aportado información más certera sobre la existencia de movimientos migratorios realizados por los miembros de las élites locales, como hemos podido constatar en el caso de los magistrados patricienses Pyramus y L. Postumius Superstes.

62En el campo de las actividades financieras, se debe destacar la intervención de miembros de la gens Servilia, de Carmo, en el arriendo de impuestos en comunidades cercanas (Munigua). En el desarrollo de actividades comerciales y de producción de ánforas aceiteras encontramos implicadas a importantes familias decurionales, como la misma gens Servilia, para la que trabajaron figlinas de Carmo y Oducia, o a C. Iuventius Albinus, de Axati, que fue propietario de tierras y de una alfarería en el territorio de Segida Augurina. Dentro de este grupo hemos incluido a un par de mercatores o diffusores de aceite bético (C. Iulius Alfius Theseus, M. Iulius Hermesianus) y a un patrono de los lyntrarii de Canania, Oducia y Naeva (C. Aelius C. f. C. n. Quir(ina) Avitus) que, aunque procedentes de diferentes comunidades cívicas, tuvieron que ejercer parte de su actividad o tener representantes de sus intereses en Hispalis, principal puerto de exportación del aceite bético y destacado foco de atracción para las personas de la provincia implicadas en actividades comerciales.

  • 96 Como E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, pp. 447-465, influido por las teorías de P. G(...)
  • 97 Cf. M. Kleijwegt, Ancient youth, pp 291-295.
  • 98 Durante el siglo ii, está constatado un notable aumento del número de actos evergéticos. Igualmente (...)
  • 99 M. Kleijwegt, «The Value of Empty Honours», pp. 131-135; E. Melchor Gil, «Aportaciones de los notab (...)

63La existencia de veintidós notables locales que, con seguridad, ejercieron magistraturas, sacerdocios, recibieron honores o accedieron al decurionato en ciudades de las que no eran originarios nos muestran a unos ordines decurionales abiertos a integrar a miembros de otras aristocracias locales, siempre que éstos estuvieran dispuestos a invertir parte de su tiempo y de su patrimonio en beneficio de la comunidad receptora. Evidentemente, al actuar de esta forma, los senados locales pudieron ampliar el número de familias capaces de asumir las cargas y honores municipales en sus comunidades cívicas, logrando reforzar la base de reclutamiento de futuros miembros del ordo decurionum. Pese a lo señalado por otros autores96, creemos que la actitud de los ordines decurionum no se debió a su preocupación por encontrar notables dispuestos a desempeñar cargos y a asumir munera, o por obtener un plenus ordo en el que todos los puestos de decurión estuviesen cubiertos, sino a su interés por reclutar individuos que, mediante el pago de la summa honoraria y la realización de donaciones, contribuyesen a mantener los costes generados por el desarrollo de la vida pública municipal y a acrecentar los ingresos de los tesoros públicos locales. Tanto la preocupación como el interés por reclutar notables dispuestos a participar en la vida pública municipal condujeron a ampliar la base de reclutamiento de los ordines decurionum locales, pero la diferencia para nosotros es importante, pues mientras el primer término se asocia a una visión de decadencia de los senados locales en el siglo ii d. C., y permite deducir el rechazo de las aristocracias urbanas a asumir funciones públicas en sus ciudades, el segundo sólo implica la existencia de necesidades financieras por parte de las comunidades cívicas, que recurrieron a integrar en las curias municipales a personas con recursos deseosas de participar en la vida pública, ya que éstas continuarían considerando apetecible obtener cargos y honores a cambio de asumir munera97. Igualmente, si aceptamos que en el siglo ii se mantuvo el interés de los notables locales por ingresar en los senados locales, debemos rechazar la existencia de problemas para completar los alba decurionales, al menos en las ciudades de tamaño mediano o grande, que además debieron beneficiarse de los procesos de movilidad geográfica detectados entre los miembros de las aristocracias locales, ya que les permitieron ampliar las bases de reclutamiento de los nuevos decuriones y les facilitaron la obtención de mayores ingresos, gracias a la existencia de una mayor competencia por acceder a las curias98. Por otra parte, la concesión de ornamenta decurionalia a libertos, el aumento del número de decuriones o, en Oriente, la designación de mujeres para el desempeño de magistraturas, parecen responder a una preocupación generalizada de las curias por mantener suficientes ingresos para garantizar una adecuada financiación de la vida municipal99, que, evidentemente, se acrecentaría con la entrada en vigor de las medidas tomadas por Adriano concediendo la exención temporal de los munera municipales a los navicularii et mercatores oleariii que sirviesen con sus barcos a la annona de Roma (Dig., 50, 4, 5).

  • 100 Incluso, en algunas zonas de la provincia, como la que comprende las ciudades ribereñas del Baetis (...)

64Si bien es cierto que la mayoría de los decuriones, magistrados y sacerdotes de origen foráneo atestiguados en las ciudades de la Bética asumieron sus cargos en el siglo ii d. C., este hecho no podemos considerarlo un indicio de crisis en la vida municipal, sino una prueba de la existencia de unas aristocracias locales dinámicas que buscaban promocionar política y socialmente recurriendo a desplazarse a las ciudades más importantes de la provincia o a desplegar su influencia y capacidad de actuación en diferentes comunidades cívicas. De igual forma, nos resulta muy difícil aceptar el comienzo de la crisis de la vida municipal en un periodo en el que se atestigua el mayor número de donaciones en la Bética, que llegan a duplicar las realizadas en el siglo i100.

65Como hemos intentado mostrar, entre los notables locales de las ciudades de la Bética, durante el Alto Imperio, surgieron determinados individuos y gentes que por intereses político-económicos o por deseos de promoción social lograron superar el pequeño campo de actuación e influencia que quedaba comprendido dentro de los límites territoriales de sus comunidades de origen y llegaron a participar activamente en la vida política, religiosa o económica de diferentes municipios y colonias. De esta forma logró configurarse una élite supralocal o provincial que, para poder extender su influencia fuera de su ámbito municipal, tuvo que contar con una sólida fortuna, con una importante red de amigos y dependientes afincada en diferentes comunidades, y con un prestigio social que superase el limitado marco constituido por una sola ciudad.

Notes

1 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, p. 11.

2 Plin., Ep. Tra., X, 114 y 115.

3 E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 251-279; Id., «Las propiedades rústicas», pp. 241-280.

4 Sobre las élites municipales hispanas implicadas en la vida pública de diferentes comunidades cívicas ver: G. Fabre, «Le tissu urbain dans le Nord-Ouest», pp. 326-332; G. Fabre et alii, «Recrutement et promotion», pp. 530-531; L. A. Curchin, The Local Magistrates, pp. 100-101; M. LSánchez León, «Movilidad geográfica y élites municipales», pp. 35-44; Id., «Élites municipales en las Baleares clásicas», pp. 107-108; A. Caballos Rufino, «Implantación territorial, desarrollo y promoción», pp. 255-266; E. Ortíz de Urbina, «Laudem adipisci. Élites hispano-romanas», pp. 171-196; J. Andreu, «Proyección política e imagen pública de las élites», pp. 130-136.

5 C. Castillo, «Los flamines provinciales de la Bética», pp. 437-460; Id., «Los flamines provinciales. El caso de la Bética», pp. 201-218; J. A. Delgado, Elites y organización de la religión, pp. 41-53; S. Panzram, «Los flamines provinciae de la Baetica», pp. 121-130.

6 Epígrafes béticos que mencionan la concesión de ornamenta decurionalia a libertos: CIL, II, 1029; 1066; CIL, II2/5, 795; CIL, II2/7, 143. Inscripciones béticas que indican la concesión del sevirato Augustal perpetuo a libertos: CIL, II, 1944; CIL, II2/5, 790 y 792; CIL, II2/7, 328.

7 Libertos honrados en la Bética con estatuas públicas: Q. Manlius Paris (CIL, II2/5, 389), L. Iunius Nothus (CIL, II2/5, 790 y 791), C. Sempronius Nigellio (CIL, II2/5, 792) y M. Egnatius Venustus (CIL, II, 1066). Libertos honrados con el locus statuae: M. Acilius Phlegon (CIL, II2/5, 795). En la provincia que estudiamos no tenemos atestiguada ninguna concesión de honores fúnebres a libertos, aunque sí podemos encontrar algún testimonio en Italia, como se aprecia en el epígrafe CIL, X, 1471 de Herculaneum. Igualmente, G. Asdrubali, «La concessione del funus publicum», pp. 61-64, recoge cinco casos de libertas recibiendo este tipo de honras. No ocurrió lo mismo con los hijos de libertos de nacimiento ingenuo pues, como señaló S. Demougin, «À propos des élites locales en Italie», pp. 369-375, los descendientes de libertos poseedores de cierto patrimonio contaron con expectativas de ingresar en los senados locales, especialmente la segunda generación. Por tanto, ellos pudieron ser honrados como cualquier notable local. Incluso, en ocasiones, cuando les sorprendió una muerte prematura antes de poder iniciar una carrera pública municipal, los ordines decurionum pudieron decretarles honores fúnebres que sirvieron para compensar parcialmente a sus padres, quienes habrían depositado en sus hijos, de nacimiento ingenuo, la esperanza de una promoción social. Este fue el caso de T. Flavius Antoninus en Corduba (CIL, II2/7, 290), el de Cornelia Blandina en Singilia Barba (CIL, II2/5, 798), el de P. Marius Calpurnianus en Aeso (CIL, II, 4465) y el de M. Porcius Terentianus en Dertosa (CIL, II, 4060 y 4061).

8 Así lo entiende M. Dondin-Payre, «Notables et élites dans les Trois Gaules», p. 368, en un magnífico trabajo donde establece una serie de criterios que permiten identificar y caracterizar a los notables locales.

9 La onomástica de T. Mercello Persinus Marius podría responder a una adopción, y en tal caso nuestro personaje pudo haber sido un [.] Mario Persino adoptado por un T. Mercello, pero también podría encubrir una alianza matrimonial entre dos poderosas familias de la Bética, los Mercellones y los Marii. En tal caso, el cognomen Persinus procedería de la familia materna (los Marii), pues tenemos documentados en la zona a un L. Marius Phileros, liberto de Persino (CIL, II2/7, 153 de Epora) y a una Maria Persin [a ---] (CIL, II2/7, 544 de Corduba). Sobre las conexiones familiares de Persino Mario ver A. Ventura, «El teatro en el contexto urbano de Colonia Patricia», pp. 71-72; E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 254-255.

10 El mons Marianum (probablemente Cerro Muriano, Córdoba) y el aes Marianum…, quod et cordubense dicitur (Plin., Nat., XXXIV, 4) deben hacer referencia a las propiedades mineras de los Marii en la sierra cordobesa. No obstante, éstas pudieron extenderse por otras zonas de Sierra Morena, como parecen indicarlo los topónimos de las mansiones Mariana (It. Ant., Wess., 444, 3 y 445, 3, ¿Ermita de Mairena?, Puebla del Príncipe, Ciudad Real) y Mons Mariorum (It. Ant., Wess., 432, 4, inmediaciones de Almadén de la Plata, Sevilla). A esta familia debió pertenecer Sexto Mario, el hombre más rico de las Hispanias, que sufrió la expropiación de todos sus bienes y la condena a muerte en época de Tiberio (Tac., Ann., VI, 19; Suet., Tib., 49). Sobre el tema ver G. Chic García, «Estrabón y la práctica de la amalgama», pp. 10-12 y 27; A. Ventura, «El teatro en el contexto urbano de Colonia Patricia», pp. 71-72.

11 J. M. Abascal, Los nombres personales en las inscripciones latinas de Hispania, p. 185.

12 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, no 301, p. 226.

13 G. Fabre, «Le tissu urbain dans le Nord-Ouest», p. 332; G. Fabre et alii, «Recrutement et promotion», pp. 530-531; L. A. Curchin, The Local Magistrates, pp. 100-101.

14 Recordemos que los herederos, generalmente miembros de la familia nuclear, tenían la obligación legal de construir el monumento funerario del difunto, de afrontar los gastos del entierro y de celebrar los funerales. Cf. R. P. Saller y B. D. Shaw, «Tombstones and Roman Family», pp. 126- 127 y 145-146.

15 El soporte de la inscripción fue un ara funeraria, como señaló J. Beltrán, «Frisos de róleos acantiformes», n° 1, pp. 168-173.

16 El honor quedaría muy limitado si se tratase sólo de la colocación de un ara en un lugar de sepultura privado, dado que cualquier persona con recursos podía adquirir un locus sepulturae y pagarse un altar funerario.

17 Así lo constatamos en diferentes epígrafes hispanos: CIL, II, 3272; CIL, II2/5, 218; CIL, II2/7, 306 y 307; CILA Se, 1220.

18 C. Castillo, «Los pontífices de la Bética», p. 91.

19 O. Salomies, Adoptive and Polyonymous Nomenclature in the Roman Empire, pp. 2, 32-37 y 85-89. Para Hispania podemos destacar el testimonio del amigo saguntino de Plinio el Joven, C. Licinius C. f. Gal. Marinus Voconius Romanus que fue adoptado por su padrastro (Plin., Ep., II, 13, 4 y Ep., Tra., X, 4, 4).

20 En Corduba conocemos al duunviro y prefecto de los obreros Iunio Basso Miloniano (CIL, II2/7, 283 de mediados o de la segunda mitad del siglo i d. C.); así como al duunviro, flamen local y provincial y evergeta L. Iunio Paulino (CIL, II2/7, 221 de época severiana).

21 CIL, II2/5, 1171 de Astigi; CIL, II2/7, 799 de Mellaria; CILA Se, 587 de Osset; CILA Ja, 92 de Castulo; CILA Gr., 127 de Acci y 169 de Sexi.

22 Como defiende S. Panzram, «Los flamines provinciae de la Baetica», pp. 127 y 129, la asamblea de culto imperial provincial, al igual que el senado de Colonia Patricia, pudo hacer uso del espacio público existente en las diferentes plazas de Corduba para erigir estatuas honoríficas.

23 CIL, II2/5, 218: D(is) M(anibus) S(acrum) / ordo municipii Polconense / P(ublio) Iunio Abito IIvir(o) / Dumienses ex decreto decu/rionum P(ublio) Iunio IIvir(o) / Lunenses ex decreto de/ curio[num] ob merita P(ublio) Iuni[o] / Polconesi[---]/ d(ederunt) d(edicaverunt).

24 Según señala A. U. Stylow, en CIL, II2/5, 218, los honores decretados pudieron consistir en la erección de estatuas y en la concesión del locus sepulturae.

25 Sobre la organización territorial de esta comarca vid., A. U. Stylow, «Inscripciones latinas del sur de la provincia de Córdoba», pp. 275-279; R. López Melero y A. U. Stylow, «Una pena sepulcral», pp. 244-252.

26 Y. Thomas, «Origine» et «commune patrie», pp. 62-66. Esta idea se pone claramente de manifiesto al encontrarnos testimonios de personas que poseían una doble origo, como es el caso de Quintus Fabius Fabianus, Ilurconensis idem Patriciensis (CIL, II, 1200).

27 Sobre el empleo de domus para señalar el lugar de origen o la patria natal de una persona ver Thesaurus Linguae Latinae, Leipzig, 1909-1934, t. V (1), pp. 1976-1977; M. Bonjour, Terre natale, pp. 51-52 y 116-117; Y. Thomas, «Origine» et «commune patrie», pp. 66-68, donde se recogen diferentes testimonios epigráficos y literarios. Entre los citados, podemos destacar el empleo del término domo opuesto a incola (residente): «domo Catina… incola Antipolitanus» (CIL, XIII, 178); o la utilización del ablativo domo con el valor de ex o unde, como vemos en la fórmula «domo Roma», empleada no para marcar el domicilio, sino el origen romano de los individuos. En la inscripción de Barcino IRC, IV, 59 volvemos a encontrarnos el término domo empleado para marcar el lugar de origen de un individuo. Se trata de Q. Cornelio Secundo, natural de Carthago, cuyo hijo logró desempeñar la edilidad y el duunvirato en la ciudad a la que su familia había emigrado.

28 Plin. Nat., III, 10 sitúa la ciudad de Sucaelo entre el Baetis y la costa, nombrándola junto con otras poblaciones que en su mayoría pertenecieron al conventus Astigitanus. Su localización exacta es desconocida, aunque probablemente debamos buscarla cerca de Iliturgicola, en alguno de los oppida ibero-romanos, de nombre ignoto, que actualmente se conocen en la Subbética, concretamente en la zona de confluencia de las provincias de Córdoba, Granada y Jaén.

29 La no indicación en el epígrafe de la receptio in civium numerum, por parte de Proculus, no debe extrañarnos pues el epígrafe que comentamos es funerario y estuvo dedicado a la hija del duunviro. De todas formas, debemos señalar que este dato también debió omitirse, frecuentemente, en las inscripciones honoríficas, pues contamos con otros testimonios hispanos de individuos que, tras marcharse de su comunidad de origen, lograron desempeñar una magistratura en otra ciudad distinta sin que por ello se indicase en sus epígrafes la obtención de una adlectio (CIL, II, 4218, 4253 + 4479 y 4480; 4267; 4616; IRC, IV, 69). Como muestran los ejemplos señalados, no debió considerarse imprescindible incluir tal información en las inscripciones, pues los receptores del mensaje epigráfico debían conocer que la adquisición de la ciudadanía local era un requisito previo y necesario para que los emigrados pudieran desarrollar un cursus honorum local en la ciudad que los había acogido. Nosotros entendemos, siguiendo a N. Mackie, Local Administration in Roman Spain, pp. 45 y 47, que los incolae no podían acceder al desempeño de magistraturas en su ciudad de residencia, salvo que previamente recibiesen una adlectio. No obstante, otros autores, como Y. Thomas, «Origine» et «commune patrie», pp. 28 y 130-131, creen que los incolae pudieron ser magistrados, basándose en la existencia de epígrafes que muestran a personas detentando magistraturas en diferentes comunidades cívicas, en los que no se indica que habían obtenido previamente la ciudadanía local.

30 La adscripción del duunviro a la tribu Galeria podría deberse a que algún ascendiente suyo hubiese recibido la ciudadanía romana a título individual (ex viritim), o a que, tras la obtención de la ciudadanía local en Corduba, Proculus hubiera tomado la tribu de su patria adoptiva.

31 S. Demougin, Prosopographie des chevaliers romains, pp. 357-361.

32 El edificio fue financiado por el emperador junto con P. Cornelio Tauro y su esposa Valeria Verecunda (CIL, II, 3269). Sobre la donación realizada ver E. Melchor Gil, «Teatro y evergetismo», pp. 69-70. La gens Cornelia estaba emparentada con otra importante familia de Castulo, la Valeria, como se puede apreciar en la onomástica del eques que estudiamos y de los comitentes del teatro. Entre fines del siglo i y la primera mitad del ii tenemos atestiguados al flamen y duunviro C. Cornelio Valentino (CIL, II, 3276), al duunviro L. Cornelio Agrícola (CILAJa, 99) y a la evergeta Cornelia Marullina (CIL, II, 3265 y CILA Ja, 101). Entre el 120 y el 180 d. C. podemos datar al flamen de la provincia Hispania Citerior y omnibus honoribus in re publica sua finctus, P. Cornelius Verecundus (CIL, II, 4209).

33 Así lo defendimos, de forma más extensa y desarrollada en E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 264-271.

34 «Q(uinto) Fulvio Q(uinti) Fulvi Attiani f(ilio) Q(uinti Fulvi Rustici n(epoti) Gal(eria) Carisiano…» (CIL, II, 1064). En Gades se encontró la inscripción funeraria de otro Q. Fulvius Rusticus (IRPCadiz, 390) fechada por J. González en el siglo i d. C. La separación cronologica existente entre este epígrafe y el de Arva permite desechar la posibilidad de que el Rústico de Gades fuese el abuelo de Carisiano.

35 En el rótulo de ánfora olearia recogido en CIL, XV, 3876, datable en los años 179-180 d. C., aparecen dos diffusores de nombre Fulvius Charisianus.

36 Cf. G. Chic García, Datos para un estudio socioeconómico de la Bética, pp. 140-141, 146 y 233; J. Remesal Rodríguez, «Promoción social en el mundo romano», p. 135.

37 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, n. 399, p. 334, cree que Paelignus pudo ser originario de la colonia Augusta Firma, debido a su proximidad geográfica. El epígrafe dedicado por Paelignus se data en el siglo ii.

38 J. González Fernández, «Novedades epigráficas de la Bética», pp. 394-395.

39 E. Melchor Gil, «Sobre la presencia de la laudatio», pp. 324-325 y 332-333.

40 Como señaló S. Dardaine, «Honneurs funèbres et notables municipaux», pp. 145-146, difícilmente se podría hacer un elogio fúnebre de una persona con ancestros oscuros o poco dignos. Mientras que otros honores, como el pago de los gastos del funeral o la concesión de un locus sepulturae pudieron concederse en ocasiones a libertos o a sus hijos (CIL, II2/5, 798; CIL, II2/7, 307), la laudatio se reservó para personas de estatus más elevado.

41 Hemos de tener en cuenta que el difunto era expuesto y llevado a la tumba con la vestimenta e insignias correspondientes al cargo más alto que había desempeñado en vida (Pol., VI, 53; Liv., XXXIV, 7, 3), de tal forma que en el funeral se reflejase, lo más concretamente posible, su posición político-social.

42 La no mención de la edad del honrado no debe extrañarnos, pues ésta no suele indicarse en los epígrafes honoríficos de carácter público.

43 E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, n° 326, pp. 229-230.

44 Ibid., p. 409, considera que Severo pudo emigrar a Axati por motivos económicos de los que no han quedado evidencias; no obstante, destaca que la ciudad fue un importante centro dedicado a la producción, envasado y comercialización de aceite de oliva.

45 Ambos libertos pudieron actuar como representantes (procuratores) de los verdaderos propietarios, en los fundi que éstos tuviesen en la zona de Monturque, encargándose de gestionar las explotaciones rústicas, moviéndose entre los predios y la residencia urbana del patrono, y actuando como enlaces entre la ciudad y el campo. E. Melchor Gil, «Las propiedades rústicas», p. 257.

46 CIL, II2/7, 448; 478; 479. Recordemos que uno de los conjurados contra Casio Longino fue L. Licinius Squillus (B. Alex., 52, 4 y 55, 4). C. González Román y M. A. Marín Díaz, «Prosopografía de la Hispania meridional», pp. 279-280, consideran que pudo ser originario de Corduba o de Italica.

47 En la Colonia Augusta Firma se encontró un fragmento de pedestal, datado en la segunda mitad del siglo ii o a inicios del iii, que pudo haber estado dedicado a un C. Furn [ius] (CIL, II2/5, 1183). Sobre la no utilización del locus sepulturae por personas que recibieron honores fúnebres y sobre la celebración de funerales sin la presencia de los restos del difunto ver E. Melchor Gil, «His ordo decrevit: honores fúnebres», pp. 129-130. Nos resulta difícil aceptar, como planteó G. Wesch-Klein, Funus publicum, pp. 190-191, que el ordo de Astigi comprara un lugar de sepultura en Corduba y que financiara los otros honores en la capital provincial, incluida una estatua en la tumba de Fortunato.

48 G. Wesch-Klein, Funus publicum, p. 191; E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 274-275.

49 El traslado de los restos de los difuntos, tras la realización del funeral, pudo ser relativamente frecuente, como parece probarlo su regulación jurídica (Dig., 47, 12, 3, 4). A modo de ejemplo, recordemos que el funeral de Germánico se realizó en Antioquía (Tac., Ann., II, 73) y posteriormente sus cenizas se trasladaron a Roma para recibir sepultura en el mausoleo de Augusto, o que los restos del senador L. Antistius Rusticus, muerto como legado consular en Galatia Capadocia, fueron traídos a casa en una urna por mediación de su esposa Mummia Nigrina (Mart., IX, 39).

50 Consideramos, cuando menos arriesgado, plantear cualquier posible relación de los Acilii de Sacili Martiale con el orador y consuegro de Séneca el Viejo, Acilius Lucanus. Igualmente, creemos muy improbable su relación familiar con el cónsul del año 146, L. Sertinius Quintilianus Acilius Strabo Q. Cornelius Rusticus Apronius Senecio Proculus. Sobre el tema ver C. Castillo, «Promoción de familias de origen itálico», pp. 233-236.

51 Sobre la concesión de honores fúnebres a libertos ver n. 6. Sobre la aparición de pedestales honoríficos en villas rústicas ver E. Melchor Gil, «Las propiedades rústicas», pp. 248-251.

52 La concesión de una laudatio acompañada de los impensa funeris y de las exsequiae, debía constituir un honos equivalente al funus publicum, sólo obtenido por destacados miembros de la comunidad cívica que, además, contasen con ancestros ilustres. E. Melchor Gil, «Sobre la presencia de la laudatio», pp. 324-325 y 332-334.

53 Junto a los que nosotros recogemos en este trabajo, otros testimonios hispanos de féminas que desempeñaron sacerdocios de culto imperial en varias ciudades son los de Porcia M. f. Materna fl(aminica) p(rovinciae) H(ispaniae) C(iterioris) et postea Osicerd(ensi), Caesaraug(ustanae), Tarrac(onensi) perpetuae (CIL, II, 4241) y Flavia L. f. Rufina Emeritensis flaminica provinc(iae) Lusitaniae item col(oniae) Emeritensis perpet(ua) et municipi(i) Salacien(sis) [CIL, II, 32].

54 Tampoco se les exigió tener la residencia en la ciudad, como parece confirmarnos el caso de féminas que fueron nombradas sacerdotisas perpetuas de varias comunidades cívicas. Cf. M. D. Mirón, «Las sacerdotisas béticas del culto imperial», pp. 172-175. Como ejemplo de mujer que recibió una adlectio, podemos señalar el testimonio de una norbense a la que se concedió la ciudadanía en Capera (CIL, II, 813).

55 R. Van Bremen, The Limits of Participation, pp. 96-113; E. Melchor Gil, «Mujeres y evergetismo», pp. 175-178.

56 E. Melchor Gil, «Indicaciones y omisiones del rango personal», pp. 129-142.

57 Como señalo E. Forbis, Municipal Virtues in the Roman Empire, pp. 16-17 y 46-49, el término ob merita puede aludir tanto a la generosidad financiera de los honrados, como a los servicios prestados a la comunidad, mediante el desempeño de magistraturas y sacerdocios, aunque es empleado más frecuentemente para honrar a personas que han realizado actos de evergetismo. Igualmente, el término amor y sus derivados se aplicaron generalmente a personas que habían realizado donaciones a sus ciudades.

58 El título de sacerdos o flaminica perpetua debía ser honorífico, se concedería al finalizar el ejercicio anual del sacerdocio y, probablemente, sólo implicaba el mantenimiento de la dignidad sacerdotal y de los privilegios que reportaba el desempeño del cargo. M. D. Mirón, Mujeres religión y poder, pp. 156-160; E. A. Hemelrijk, «Priestesses of the Imperial Cult», p. 157.

59 Así lo hemos defendido en E. Melchor Gil, «Mujer y honores públicos», pp. 451-452.

60 R. Van Bremen, The Limits of Participation, pp. 100-113.

61 Junto a los casos que recogemos, podemos señalar el de Vibia Modesta, sacerdotisa y flamínica de Italica, pero oriunda de Mauritania (CILA Se, 358). Fuera de Hispania encontramos a Aemilia Sextina, originaria de Vienna, que fue dos veces flamínica en Volubilis (AE, 1916, 91).

62 En buena parte de los epígrafes hispanos que mencionan a sacerdotes y sacerdotisas no se suele especificar en qué ciudad desempeñaron las funciones sacerdotales, probablemente porque el lector del titulus entendería que éstas se habían asumido en la ciudad donde se encontraba emplazada la inscripción.

63 Como ejemplo podemos señalar que Norbana Quintilia, originaria de Norba, realizó una dedicación al Genius Lacimurgae en Lacimurga (CIL, II, 5068 = 5550), o que Licinia Nigella, originaria de Osqua, erigió una estatua en Nescania al Genius municipi Nescaniensis (CIL, II2/5, 839).

64 En Ucubi encontramos, en momentos posteriores, al eques [[M Valerius Chalcidicus]], curator rei publicae y procurator Augusti, dedicando una estatua que había decretado el senado local a Septimio Severo (CIL, II2/5, 441).

65 La vinculación del Genio municipal con las élites decurionales se pone claramente de manifiesto en Labitolosa, donde el templum Genii servía también como lugar de reunión del senado local. Cf. A. Magallón y P. Sillières, «Labitolosa», pp. 128-130. Igualmente, podemos apreciarla en donaciones de estatuas de la divinidad tutelar realizadas por magistrados, sacerdotes y mujeres pertenecientes a familias decurionales: CIL, II2/5, 742 de Anticaria, 839 de Nescania y 1025 de Urso; CILA Se, 343 de Italica y 1058 de Munigua; CIL, II, 4071 de Tarraco.

66 Cf. E. Melchor Gil, «Inscripciones evergéticas hispanas», pp. 261-264.

67 G. Chic García, «Nuevos datos económicos», pp. 394-395, plantea la posibilidad de que L. Fabius Caesianus, al igual que otros Fabii, estuviese implicado en la exportación de aceite bético, aunque no existen pruebas concretas que lo confirmen.

68 La otra heredera de Fabio Caesiano, Fulvia Sex. Fil. Honorata, también debió pertenecer a la élite local de Barbesula, pues pudo ser hija del flamen local Sextus Fulvius Lepidus (CIL, II, 1939). Frente a nuestra propuesta, E. W. Haley, Baetica Felix, pp. 166-167, considera que Fabia Fabiana pudo ser una honesta femina perteneciente a una familia implicada en actividades comerciales y sin vínculos con el ordo decurionum local.

69 Protectora de los incendios y en ocasiones asimilada a Venus. M. Pastor, «La diosa romana Stata Mater», pp. 237-250.

70 Su nombre aparece en los tituli picti del Testaccio del año 154, vinculado al distrito fiscal Astigi y a la comercialización de aceite producido en el fundus Iulianum (CIL, XV, 3883-3888). Igualmente, en Roma apareció un sello de bronce del año 156 con los nomina de este comerciante. G. Chic García, «Movimiento de personas», pp. 290-291.

71 Y. Burnand, «De la servitude au flaminat», pp. 205-208; y E. A. Hemelrijk, «Priestesses of the Imperial Cult», p. 158 y n. 67. No obstante, sólo aportan como testimonios conocidos de flamínicas perpetuas de origen liberto dos ejemplos muy dudosos: el de Licinia Prisca, en cuya inscripción el dato de la perpetuidad no aparece, y fue incluido en la edición del epígrafe como reconstrucción marcada entre corchetes (AE, 1969/70, 650 de Thugga); y el de Attia Patercla, a la que se supone hija de un séviro Augustal del que no tenemos pruebas concluyentes que nos permitan asignarle un estatus libertino (AE, 1982, 680 de Nîmes).

72 E. W. Haley, Baetica Felix, pp. 150-151.

73 Y. Burnand, «De la servitude au flaminat», pp. 203-213; E. A. Hemelrijk, «Priestesses of the Imperial Cult», pp. 157-158.

74 J. González Fernández, «Nueva inscripción de un diffusor olearius», pp. 183-191.

75 Así lo cree J. González Fernández, «Hispalis Colonia Romula», p. 137.

76 Para C. Rico, «Mercatores, negotiatores et diffusores olearii», pp. 418-419, esta corporación sólo integraría a los mercatores y negotiatores implicados en el comercio aceitero.

77 La sede de esta corporación se encontraría en el Alcázar de Sevilla, como plantearon M. A. Tabales y A. Jiménez, «Hallazgo de una nueva inscripción», pp. 382-385. Dicha sede del collegium oleariorum contó con un espacio sacro que fue equipado o adornado por Valerius Valens y por sus hijas, Valeria Qu [arta?] y Valeria Valentina, quienes donaron sendas estatuas de Minerva Augusta y de Venus Genitrix Augusta (HEp, 10, 577 y 577 Add). Cf. A. U. Stylow y H. Gimeno, «Epigraphica Baetica», pp. 345-346.

78 Para E. García Vargas et alii, «Una nueva inscripción annonaria de Sevilla», pp. 362-364, los diffusores olearii serían comerciantes de aceite (mercatores, negotiatores) que trabajaron temporalmente para la annona urbis encargándose de pagar, recoger y encaminar a su destino el aceite bético comprado por la administración. Una definición muy similar da C. Rico, «Mercatores, negotiatores et diffusores olearii», pp. 432-433, aunque piensa que también se encargaron de adquirir directamente el aceite, actuando más que como simples intermediarios, como interlocutores oficiales y privilegiados de la annona. Para J. Remesal Rodríguez, «L. Marius Phoebus mercator olei Hispani ex provincia Baetica», p. 796, los diffusores serían intermediarios entre los productores de aceite bético y los comerciantes afincados en otros lugares, aunque tenían cierta función pública.

79 G. Camodeca, «L’attività dell’ordo decurionum», pp. 176-177.

80 G. Chic García, «Los Aelii en la producción y difusión del aceite bético», pp. 1-22; A. Caballos Rufino, «Implantación territorial, desarrollo y promoción», pp. 259-262.

81 Sobre la integración de algunos miembros de colegios profesionales en los ordines decurional y ecuestre, así como sobre el patronato como plataforma de ascensión social de los collegiati ver M. Christol, «Activité économique appartenance à l’élite et notabilité», pp. 331-335; N. Tran, Les membres des associations romaines, pp. 65-88 y 407-459.

82 En nuestro trabajo, sólo hemos seleccionado como propietarios de predios rústicos vinculados a alfarerías de ánforas olearias a aquellas personas o familias cuyos nómina aparecen de forma mayoritaria en determinada figlina, quienes pudieron ser los possessores de las tierras que la circundaban. Las marcas de Casilla de Malpica vinculadas a los Iuventii se datan entre el último tercio del siglo i y el 180; mientras que la inscripción CIL, II, 1054 se fecha en la segunda mitad del siglo ii. J. Remesal Rodríguez, «Cuatrocientos años de historia e historiografía», pp. 246-248; G. Chic García, Datos para un estudio socioeconómico de la Bética, pp. 114-121; E. Melchor Gil, «Las propiedades rústicas», pp. 244-245 y 256-257.

83 Independientemente de que el prefecto fuese nombrado por la cancillería imperial o por el senado local, este cargo recaía en decuriones de reconocido prestigio e influencia dentro del ordo. G. Menella, «Sui prefetti degli imperatori», pp. 71-73; M. Horster, «Sustitutes for Emperors», pp. 337-339.

84 Como señaló G. Alföldy, «La sociedad del municipio de Carmo», pp. 390-391, la tumba no perteneció al marido de Servilia, P. Mario, sino a los padres de ésta, como parece deducirse de la omisión del nombre de la madre en el pedestal que dedicó a su hija (Servillia L. f. / P. Mari (uxori) / mater dedicavir). Indicar el nombre de la dedicante no sería necesario en una tumba perteneciente a la gens Servilia, ya que éste aparecería en otros tituli existentes dentro del recinto funerario.

85 A. U. Stylow, «Una aproximación a la Carmo romana», p. 104. En un momento posterior, datable a mediados del siglo i, d. C., conocemos a L Serv[ilius---] / Pollio [---] / Rufin[us---], igualmente, descendiente del magistrado y sacerdote carmonense (HEp, 11, 446).

86 Según J. M. Rodríguez Hidalgo, «La tumba de Servilia», p. 198, parece que es en este momento, concretamente en época de Domiciano, cuando se construyó la llamada tumba de Servilia, a la que debieron trasladarse los restos de los antepasados del promotor del monumento funerario.

87 A. Caballos Rufino, «Implantación territorial, desarrollo y promoción», pp. 256-257.

88 M(arcus) S(ervilius) P(ollio), L(ucius) S(ervilius) P(ollio) y II (duorum) SER(viliorum). J. M. Blázquez Martínez y J. Remesal Rodríguez, Estudios sobre el Monte Testaccio, p. 43, n° 27; G. Chic García, Datos para un estudio socioeconómico de la Bética, pp. 198 y 260 y 264.

89 A. Caballos Rufino, «Implantación territorial, desarrollo y promoción», pp. 255-256.

90 Como Pyramus en Obulco, L. Postumius Superstes en Cisimbrium, los Acilii en Onuba, la gens Fuficia en el territorio de la ciudad romana que estuvo emplazada en Monturque, un duunviro de Lucurgentum en Salpensa, M. Caecilius Severus en Ventippo, C. Iuventius Albinus en Segida Augurina y puede que C. Iulius Alfius Theseus en la comarca de Astigi.

91 A. Caballos Rufino, El nuevo bronce de Osuna, pp. 424-425.

92 G. Chic García, «Movimiento de personas», p. 286.

93 P. Iunius Avitus (municipios Lunense, Polconense y Dumiense); un duunviro cuyo nombre no se ha conservado (Salpensa, Lucurgentum y una tercera comunidad cívica); Valeria Paetina (Tucci, Corduba y Castulo); Licinia Rufina (Ipsca, Ucubi e Iliberri); C. Iulius Alfius Theseus (Barbesula, Astigi e Hispalis); L. Servilius Pollio (Carmo, Munigua y Oducia); y gens Rutilia (Urso, Cerro de La Atalaya y Axati).

94 E. Melchor Gil, «Corduba, caput provinciae», pp. 277-279.

95 Se trata de unas doce ciudades distribuidas en un territorio de unos treinta y cinco kilómetros de largo por doce de ancho. R. López Melero y A. U. Stylow, «Una pena sepulcral», pp. 244-252.

96 Como E. W. Haley, Foreigners in Roman Imperial Spain, pp. 447-465, influido por las teorías de P. Garnsey, «Aspects of the Decline of the Urban Aristocracy», pp. 229-241, sobre el inicio de la decadencia de las aristocracias locales en el siglo ii d. C.

97 Cf. M. Kleijwegt, Ancient youth, pp 291-295.

98 Durante el siglo ii, está constatado un notable aumento del número de actos evergéticos. Igualmente, en esta centuria se generalizó el pago de la summa honoraria en todas las ciudades del Imperio. Ambos hechos creemos que se encuentran íntimamente relacionados con el interés existente, entre las oligarquías locales, por acceder a la carrera de los honores. Sobre el proceso de imposición del pago de la summa honoraria a los decuriones ver C. Briand-Ponsart, «Summa Honoraria et ressources des cités d’Afrique», pp. 224-226; E. Melchor Gil, «Aportaciones de los notables locales a las finanzas municipales», pp. 201-205.

99 M. Kleijwegt, «The Value of Empty Honours», pp. 131-135; E. Melchor Gil, «Aportaciones de los notables locales a las finanzas municipales», pp. 207-211; R. Van Bremen, The Limits of Participation, pp. 55-57. Recordemos que durante el gobierno de Trajano las ciudades de Bithynia solicitaron aumentar el número de decuriones para así poder ampliar la cifra legal de curiales establecida en sus leyes, y que a éstos se les exigió ingresar en el tesoro municipal sumas de mil o dos mil denarios en concepto de pago de la summa honoraria (Plin. Ep. 10, 112).

100 Incluso, en algunas zonas de la provincia, como la que comprende las ciudades ribereñas del Baetis y Singilis que estuvieron implicadas en la producción y comercio aceitero, el número de actos evergéticos atestiguados en el siglo ii cuadruplica a los que se fechan en el siglo i d. C. E. Melchor Gil, El mecenazgo cívico en la Bética, pp. 190-191; Id., «Evergetismo y élites municipales», pp. 136-137.

Auteur

Universidad de Córdoba

© Casa de Velázquez, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search