Version classiqueVersion mobile

Roma generadora de identidades

 | 
Antonio Caballos Rufino
, 
Sabine Lefebvre

Introducción

Antonio Caballos Rufino et Sabine Lefebvre

Texte intégral

1La construcción de Europa como proyecto vertebrador y solidario es resultado, no sólo de una voluntad política, sino de la asunción de una dinámica histórica común. Aquí surge, como referente inexcusable, el modelo romano, en el que las tendencias a la homogeneización organizativa, la adaptación a una cultura supraprovincial y el mantenimiento de diferentes peculiaridades regionales fueron entre sí compatibles. El conocimiento de este proceso de vertebración romano, el más significativo experimentado hasta el presente por Europa, resulta por ello tarea intelectual socialmente exigible.

2En Roma la prouincia era prístinamente concebida como el ámbito de competencias de los magistrados cum imperio, lo que supone asumir lo que de transaccional tiene el poder del gobernador. Con ello entra en consideración una vez más que el universo mental de los romanos no necesitó, en principio, ni de la sistematización ni de la generalización, sino de la experiencia práctica y la capacidad de adaptación a las cambiantes circunstancias ambientales e históricas como fundamentos programáticos de la gestión territorial.

3 Hispania, laboratorio de análisis en la conquista y en los procesos de aculturación y asimilación organizativa, fue el primer ámbito efectivo donde la prouincia adquirió una expresión territorial, y no sólo por el hecho de que los dos nuevos pretores enviados a la Península Ibérica recibieran una encomienda dotada de imperium a ejercer en concreto sobre unas tierras recién incorporadas al dominio romano, sino porque entre sus tareas contaba específicamente la de definir las fronteras entre la Citerior y la Ulterior, límites de competencias expresados así territorialmente. Sin embargo, como en tantas ocasiones nos tiene acostumbrados Roma, esta territorialización de la prouincia no fue genérica ni universal, sino que convivió conceptual y organizativamente sin violencia ni forzamiento intelectual alguno con la primitiva concepción comanditaria. Esta flexibilidad del concepto de prouincia se mantuvo largo tiempo en la práctica, mientras que, ante la carencia de un marco constitucional específico, nunca se vio definitivamente sustituido en la teoría política. Lo que une ambas acepciones —prouincia como encargo y prouincia como territorio— es la figura del magistrado revestido de imperium, expresando con ello la voluntad de dominio por parte de Roma: no hay prouincia al margen de un magistrado ejercitando un poder coercitivo. O, dicho de otra manera: la prouincia no es el territorio mismo, sino el ejercicio del imperium por parte de un magistrado capacitado para ello en un ámbito determinado.

4Con ello entra en consideración una segunda cuestión, concomitante con la que venimos analizando. En Roma no se desarrolló la noción del « Estado » como una entidad jurídica independiente, distinta y superior a la de la colectividad. Como correlato, el planteamiento teórico de la conquista de un territorio sólo como tal era también ajeno a la mentalidad, incluso asumiendo su imperialismo, romana. Con ello, hay que sumar otro argumento que aleja en gran medida la concepción romana de prouincia, incluso en su dimensión territorial, de la nuestra: el ejercicio del imperium por parte de Roma se ejerce no sobre el territorio mismo, lo que habría sido visto entonces como una incongruencia, sino sobre las poblaciones allí asentadas, concebidas como comunidades y no como simple agregado de individuos. Hasta el punto de que, si este poblamiento no está vertebrado, Roma pondrá en ejercicio sus recursos para que los colectivos se expresen políticamente, bien en la fórmula de la ciuitas, bien en la más desarrollada de la polis. Sólo con éstas, como unidades de vertebración comunitaria, podía y sabía relacionarse políticamente Roma. Por ello, incluso en la dimensión territorial de la prouincia, ésta no tenía por qué poseer una delimitación espacial cerrada y precisa. Bien podrían existir ámbitos que escapasen a la esfera de competencias de un magistrado, por haber sido decidido así de antemano por el populus senatusque Romanus, bien a la par los territorios provinciales podrían ser no sólo discontinuos, sino tanto integrar espacios situados geográficamente dentro de otra provincia, como incluir también territorios que pueden calificarse de compartidos, sobre los que no se ejerce una competencia exclusiva.

5Debemos considerar asimismo, con no menos repercusiones para el futuro de Europa, que las características medioambientales de cada uno de los territorios sobre los que se ejerció la conquista, las peculiaridades culturales y el desarrollo de las comunidades en ellos asentadas, los precedentes históricos y el modo en que se llevaron a cabo y se fueron desarrollando los contactos con Roma, hicieron que, a pesar de unas tendencias organizativas similares, cada provincia tuviera unas características y fuera desarrollando una personalidad propia, cuyo conocimiento resulta imprescindible para comprender la historia del Mediterráneo y, por ende, la de Europa.

6El Imperio, organizativamente hablando, fue resultado del encuentro y conciliación de los dos sistemas organizativos generados en la Antigüedad, el de la polis y el del Estado. Con Augusto tuvo lugar una transformación, resultado de una paulatina adaptación al cambio de situación operado como resultado del final de las guerras civiles y la consolidación de las conquistas que, vista con perspectiva, se nos antoja una revolución trascendental: el espacio geográfico se convirtió en un espacio administrativo, consideración clave en la generación del Imperio. Lo que era una realidad fáctica, resultado de la conquista, con la consolidación del poder unipersonal en manos de Augusto puede comenzar a expresarse institucionalmente. Así, esta reorganización del Imperio parte de una primera y fundamental contraposición, en la que aparecen, por una parte Roma e Italia, por otra las provincias: Centro y periferia. Cabeza y cuerpo son nociones que se expresan en su sentido territorial por primera vez por entonces, convirtiéndose en un lugar común en la hagiografía imperial extendida por los corifeos del nuevo régimen. Es así como se plasmó literariamente hasta la mitificación el papel providencial de Roma, predeterminada por los dioses para ser dueña del mundo en función de su posición central en el eje de comunicaciones marcado por el Mediterráneo, y en la encrucijada que permite, bajo el predominio de Europa, equilibrar ésta con los continentes africano y asiático.

7Con el transcurrir del tiempo el régimen provincial se fue consolidando, favorecido por una serie de factores concomitantes, entre los que podemos enumerar:

  • la implantación de un cuerpo normativo homogeneizador, la implementación de una administración estandarizada y el desarrollo de un aparato burocrático, si bien no amplio por carencia de recursos, si plenamente adecuado a la administración de los intereses imperiales en las provincias;
  • el establecimiento del culto a Augusto, arropado por su vinculación al de Roma, fermento de vertebración de las provincias en torno a la figura del emperador;
  • la generación de unos intereses económicos supramunicipales, que fue creando una conciencia de cuerpo entre las elites provinciales;
  • y la vertebración de estas elites provinciales expresada en el desarrollo de concilia provinciales y la sintonía con la ideología imperial.

8Con el Imperio a los romanos provinciales se les iba a presentar la ocasión de aumentar sus posibilidades de proyección en el interior de la provincia. Con carácter general el que estas posibilidades fructificasen dependía, junto a un conjunto impredecible de circunstancias aleatorias, también del potencial humano y económico, del dinamismo en suma de los núcleos de romanidad preexistentes.

9La expresión del orgullo municipal es bien conocida a través de la Epigrafía, de la misma manera que las fuentes literarias o numismáticas también documentan los grandilocuentes calificativos que las ciudades se atribuían a sí mismas, especialmente en las provincias orientales. Este orgullo cívico es una de las manifestaciones del fenómeno identitario: la pertenencia a una comunidad cívica cuya expresión se encuentra particularmente, por ejemplo, en los diplomas militares, es un hecho bien establecido, siendo la « pequeña patria » el marco de la vida cotidiana de los ciudadanos del Imperio.

10Pero, junto a ello, asimismo el organigrama administrativo provincial implantado por los romanos acabaría jugando un papel no despreciable en la experiencia cotidiana de sus habitantes. Instancia administrativa intermedia entre la ciudad y el centro de poder en Roma, la provincia era un elemento nuevo para las poblaciones conquistadas. No se correspondía con los cuadros tribales o clánicos, desde el punto de vista geográfico tampoco tenía necesariamente que identificarse con las confederaciones de ciudades o con los reinos existentes en la parte helenófona del Imperio. ¿Cómo fue sentido tras la conquista la implantación de este aparato organizativo provincial romano?

11Los habitantes de cada provincia debieron adaptarse a este escalón nuevo y vincularse de forma estable a un interlocutor próximo: el gobernador y su aparato de gestión. A la par que el organigrama administrativo provincial se fue poniendo progresivamente en práctica, los provinciales se fueron familiarizando con este cuadro, adaptándose a éste y aprendiendo los nuevos usos que con él se fueron implantando. Los concilia o koina, el flaminado provincial, el patronato sobre la provincia se manifiestan así como otras tantas expresiones de la conciencia que los provinciales fueron teniendo de este nivel administrativo. Pero, ¿habría de dar nacimiento este cuadro administrativo a una verdadera identidad provincial?

12La cuestión puede ser planteada sin obtener la misma respuesta, ni en todos los ámbitos del Imperio, ni de la misma manera según cuál sea la época considerada, sino que ésta dependerá de la conformación y la dinámica histórica específicas de cada región. Intentar evidenciar, cuando esto sea posible, un tal sentimiento de pertenencia, permitirá poner de relieve con una óptica nueva las relaciones existentes entre el poder central y las provincias del Imperio, analizando las manifestaciones de esta identidad provincial, haciendo aflorar, bien la asunción de aquélla por parte de los provinciales, bien, en sentido contrario, las críticas o el rechazo a tal identidad, cuando se solapa con vínculos de pertenencia más antiguos y consolidados.

13En la línea de lo que hemos venido expresando con antelación, el presente volumen tiene como objetivo contribuir al estudio del proceso de paulatina generación de la provincia que, de entidad político-administrativa implantada desde fuera, devino en referente identitario, complementando y superando un marco de referencia estrictamente urbano. Las líneas de investigación aquí contenidas se dedican prioritariamente a la exploración de las provincias de la Península Ibérica, de las que disponemos de una amplia y variada panoplia documental. Este ámbito geográfico debiera permitirnos definir, desde un punto de vista metodológico, criterios de identificación de las expresiones identitarias y comenzar a elaborar así un entramado de pautas interpretativas de las informaciones proporcionadas por las fuentes literarias, epigráficas, numismáticas y arqueológicas.

14Son un sinfín los interrogantes en los que esta monografía colectiva, resultado de un Congreso celebrado en Sevilla en mayo de 2008 y organizado en colaboración por la Casa de Velázquez y la Universidad de Sevilla, pretende detenerse. Entre los que citamos, a título de ejemplo, los siguientes: ¿En qué medida la onomástica permite evidenciar una identidad provincial?, ¿cómo se expresan y reconocen las instancias derivadas de los sistemas de organización socio-territorial previos a la romanidad?, ¿cómo se integraron en las implantadas por Roma? También, ¿en qué medida las fronteras entre provincias fijadas por Roma indujeron a un comportamiento diferente según la integración en una o en otra? En la manera en que tal fenómeno sea identificable, ¿cuáles son los ámbitos afectados?, ¿cuál fue la extensión del fenómeno? ¿Qué sucedió en el caso de ciudades de frontera que fueron transferidas de una provincia a otra en los primeros tiempos de la etapa imperial?, ¿permite su estudio identificar este cambio como resultado de la actuación de alguna instancia concreta de la administración?

15¿Cómo vivieron los provinciales el cambio operado de resultas de la creación de nuevas provincias a fines del siglo iii? ¿En qué medida la creación de una nueva capital incitó a los habitantes a manifestar su lealtad hacia ésta? En caso afirmativo, ¿de qué forma? De la misma manera, ¿en qué medida se vio también afectada en su momento la identificación con este nivel provincial como resultado de la implantación de regiones administrativamente individualizadas a un nivel superior de gestión, como en el caso de Hispania o las Tres Galliae?

16Pero asimismo, ¿cómo fueron vistos los habitantes de cada una de las provincias fuera de aquéllas?, ¿cómo son representados, por ejemplo, en las fuentes literarias? ¿Se ven en ellas expresadas de forma individualizada las provincias? En caso de ser así, ¿en qué forma?, ¿con qué atributos?, ¿fueron asumidos luego éstos en la misma provincia? Tales interrogantes, y otros muchos que podrían sumarse a éstos, son indicio, tanto de lo mucho que queda por conocer a partir de la ampliación de nuestras inquietudes, como, por ende, de lo fructífero y operativo que siempre resulta abrir cauces a la investigación y a un debate intelectual, basado en la crítica científicamente fundamentada, fuentes de la renovación cuantitativa y cualitativa de nuestro conocimiento en aras de su proyección académica y social. Si con los trabajos contenidos en este volumen hemos contribuido a esta tarea, sus editores nos sentimos plenamente satisfechos manifestando nuestro agradecimiento a quienes han contribuido a ello, los colaboradores y amigos que generosamente nos han brindado sus aportaciones, las Instituciones que lo han hecho posible, la Casa de Velázquez y la Universidad de Sevilla, contando con la colaboración de la Junta de Andalucía y la Unión Europea.

© Casa de Velázquez, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search