Version classiqueVersion mobile

L’histoire culturelle en France et en Espagne

 | 
Benoît Pellistrandi
, 
Jean-François Sirinelli

III. L’histoire culturelle au présent

Niveles de cultura

«Culturas nacionales» y regionalismo cultural

Josep María Fradera

Résumé

L’exemple espagnol invalide toute approche qui tenterait de faire des cultures régionales un sous-ensemble d’une culture nationale. La pluralité des centres révolutionnaires qui animèrent la transition de l’Ancien Régime au libéralisme (y compris outre-mer) se heurte à l’effort centralisateur du pouvoir et en explique ses limitations et ses faiblesses. Dans cette entreprise centralisatrice, une politique culturelle étatique tenta de créer une « culture nationale » qui n’était autre qu’une « culture officielle » mais qui ne pouvait épuiser les autres formes de culture. L’exemple catalan permet d’approfondir la problématique de l’articulation des niveaux de culture. La culture régionale catalane participe pleinement des bouleversements culturels du xixe siècle et elle est moins régionale que travaillée par une tension entre libéralisme, progrès économiques et transformations sociales. À la fin du siècle, elle se pense en culture nationale en raison des dynamiques espagnoles et du tournant qui tend à confondre culture nationale espagnole et culture castillane. Ainsi les notions de culture régionale et de culture nationale doivent-elles faire l’objet d’une approche systémique pour échapper à leur instrumentalisation politique qui les transforme en cultures officielles dont l’écho et l’évaluation sont quasiment impossibles à mesurer dans l’Espagne du xixe siècle et du début xxe.

Texte intégral

1Cuando planteamos la oposición entre «cultura nacional» y «cultura regional» sin una definición precisa de su alcance respectivo estamos limitando nuestro campo de observación de forma voluntaria. En efecto, falta en esta contrastación un tercer elemento de referencia: la cultura internacional, la cultura tout court. Sin atender a esta tercera dimensión resulta muy difícil establecer criterios de jerarquización entre los distintos niveles que componen una cultura en sus concreciones geográficas y en su contexto histórico preciso. A mediados de siglo xix, la cultura internacional incluía especialidades enteras, campos intelectuales que difícilmente podían encajar en los parámetros de las llamadas «culturas nacionales», fuese en arte, pensamiento o ciencia.

2Un ejemplo de ello podría buscarse en uno de los territorios más cercanos a las preocupaciones políticas y sociales de nuestros antepasados. La economía política fue la ciencia social por antonomasia de la primera mitad del siglo xix, antes de que la sociología (a pesar de los excesos cientistas comtianos anteriores) y la antropología en los espacios coloniales de los países europeos ganasen un desarrollo extraordinario en el último cuarto de siglo. Como es bien sabido, de los fisiócratas franceses del siglo xviii a David Ricardo, el progreso de la ciencia de la producción y distribución fue de la mano de su creciente formalización conceptual, de manera que pudo articularse, a partir de Marshall, como un lenguaje universal, presto para todo tipo de situaciones, países y contextos. Es decir, se constituyó como un grupo de verdades de valor universal. Los ejemplos de esta línea de desarrollo de disciplinas internacionalizadas, en el marco de la formación de las culturas modernas, podrían sin duda multiplicarse. Como sucedió con la música y las matemáticas, la pintura y buena parte de las ciencias físico-naturales, los fines de la disciplina y los utillajes conceptuales adquirieron su verdadero peso desde el siglo xvii como disciplinas internacionales, que sólo secundariamente o en sus aplicaciones podían derivar en ramas adaptadas a las exigencias o la sensibilidad local, fuese ésta nacional, regional o genuinamente local. Aquel internacionalismo fue una condición de su éxito, puesto que su progreso dependió del establecimiento de una comunidad científica, artística o literaria en la que el paria o el émigré en un lugar podía encontrar apoyo o asilo en otro. Albert Einstein en Berna, James Joyce en Trieste o Isaiah Berlin en Cambridge, son algunos de los cientos de ejemplos que, salvando las distancias y la diversidad de ocupaciones, ejemplifican la importancia de la comunidad científica e intelectual más allá de las constricciones nacionales del orden que sean. Es cierto que era habitual en las historias de la cultura referirse a las habilidades nacionales en términos de nacionalidad. Así, por ejemplo, se exaltaba la capacidad filosófica de los alemanes o la empirista de los ingleses, en términos parecidos a la fijación de unos caracteres nacionales de los pueblos europeos en la Europa moderna. Estas formalizaciones, que eran muy instrumentales, no cambian la naturaleza del argumento que estamos desarrollando.

  • 1 Reflexiones interesantes al respecto en M. Kundera, Le rideau.
  • 2 Muchos elementos para una interpretación de conjunto de estas cuestiones en A.-M. Thiesse, La créat (...)
  • 3 Y sin embargo es viable, véase el magnífico trabajo de J. Jenkins, Provincial Modernity.
  • 4 Una reflexión muy interesante para el caso francés en S. Gerson, The Pride of Place.

3Las observaciones anteriores son pertinentes para enfocar con mayores posibilidades lo que entendemos por «cultura nacional», algo que visto en la perspectiva del siglo xxi se nos aparece ya como un extraño episodio de la historia de la cultura1. Extraño, sin duda, tanto por la estructura misma de su arquitectura interna como por la pretensión fagocitadora insaciable en relación a las culturas diversas heredadas del antiguo régimen durante un periodo muy dilatado de la historia de las sociedades europeas. Ciertamente, las culturas nacionales fueron, o son, una de las más extrañas criaturas de nuestra historia contemporánea2. Si la cultura universal responde, sin duda, a las exigencias del progreso de las ciencias y a la naturaleza misma del lenguaje de las disciplinas científicas y artísticas, encarar aquello que define las culturas de inferior alcance resulta extremadamente problemático3. Todavía podría darse una vuelta más a la tuerca. Si la cultura con mayúsculas y sin determinaciones geográficas corresponde con bastante precisión al desarrollo de las grandes disciplinas de la ciencia o las artes, las culturas regionales recogerán en cambio mucha de la herencia del viejo mundo de la cultura popular anterior al mundo contemporáneo, con su fuerte sentido de particularidad, de lo específico y de lo distinto4.

  • 5 P. Burke, PopularCulture in Early Modern Europe.

4No es necesario pensar la contraposición anterior en los términos excesivamente formalizados y rígidamente diferenciados de unas décadas atrás, aquéllos que Peter Burke estableciese de forma demasiado nítida en su libro de referencia sobre la cultura popular en el mundo moderno, para darse cuenta de que nuestra idea de unas culturas regionales conduce inevitablemente a plantearse la transferencia de la atomización cultural del Antiguo Régimen al mundo contemporáneo5. Es decir, en un mundo donde la alfabetización masiva y la generalización de los sistemas de comunicación sólo permiten una cultura; eso sí, con un amplio margen para la formación y para la vitalidad de subculturas de todo orden, sean de definición social, territorial, sexual o generacional. Sólo que al verlo así, el espacio restante para las culturas nacionales se reduce todavía más. No parece razonable, en cambio, proseguir demasiado lejos en esta especie de teoría de la laminación de las culturas nacionales entre la gran cultura internacional y la vitalidad de las culturas regionales. Y, sin embargo, las culturas nacionales tuvieron hasta épocas muy recientes, tienen todavía, una función crucial en la educación y formación del ciudadano moderno que sería insensato ignorar o minusvalorar.

  • 6 D. Gordon, Citizens without Sovereignity.

5No me interesa una definición demasiado precisa de lo que entiendo por cultura nacional. Me parece mucho más útil tratar de definir sus funciones y, a partir de ellas, la lógica interna que le da sentido. A este respecto está claro que la «cultura nacional» tuvo la doble función, históricamente hablando, de fabricar y delimitar un espacio de cultura específico en el que el ciudadano/patriota de los siglos xix y xx pudiese ser definido y en consecuencia educado, ya antes de los regímenes liberales modernos6. Tampoco puede ignorarse que el mismo impulso que condujo a las culturas nacionales fue, por lo general, el mismo que, por razones de orgullo nacional, orientó los esfuerzos de los grandes países hacia la formación de las instituciones científicas y literarias de mayor relieve. Para conseguir los fines mencionados anteriormente, una serie de disciplinas intelectuales, no todas, fueron escogidas como instrumento de definición de aquel campo y aquellas capacidades. Por esta razón, las disciplinas que se proyectaban de modo más franco sobre los sistemas de referencia y de valores asociados a la vida moral de la nación en ciernes o en construcción —las disciplinas históricas y filológicas, la geografía y los estudios del folklore de un lado, y las disciplinas artísticas, del otro, la pintura, la literatura y la música— fueron objeto de drásticas redefiniciones en un mundo dominado por la idea nacional, por la idea de amor y devoción a la patria.

  • 7 Las paradojas producidas por el dominio sobre los instrumentos institucionales de la ciencia en M. (...)
  • 8 R. Chartier, Los orígenes culturales de la Revolución Francesa. Un buen ejemplo de la producción or (...)

6Insisto: no todas las disciplinas intelectuales registraron el impacto de esta redefinición con la misma intensidad o de la misma manera, pero el estatus de todas ellas y, sobre todo, de sus vertientes más cercanas al público se vieron afectadas de un modo u otro. Además, muchos de los instrumentos de formación de las culturas nacionales no estuvieron de buen principio en manos del Estado ni tan siquiera dependieron del mecenazgo estatal. En consecuencia, debemos ser cuidadosos a la hora de identificar «cultura nacional» sólo con los aspectos muy obviamente ligados a la función reguladora de las instituciones estatales o paraestatales, como el aparato escolar y los libros de texto o la actividad de las academias o museos7. En este punto, la emergencia de una sociedad civil articulada y de un mercado cultural en sentido amplio son fenómenos que acompañan al desarrollo de las instituciones políticas o patrocinadas por el Estado8. Por desgracia, en la medida en que la faceta pública o semi-pública de las culturas nacionales del siglo xix es tan estrepitosamente obvia, su obviedad la convierte con demasiada facilidad en objeto de investigaciones muy elementales, por lo general muy parciales y descriptivas. Un caso paradigmático de la escasa exigencia, derivada de la facilidad con que se puede mostrar el objeto de análisis, se encuentra en la línea de investigación originada en el libro precursor de Pierre Nora sobre los lugares de la memoria. Un éxito previsible pero peligroso, como demostró la repetición ad nauseam de la línea de trabajos derivados de las sugerentes e irónicas propuestas de Eric Hobsbawm y Terence Ranger sobre la invención de la tradición.

7Es precisamente esta doble paternidad de las culturas nacionales, su desarrollo en la sociedad civil, en la esfera pública liberal en terminología habermasiana, y a través de la acción del Estado, el factor que complica extraordinariamente una distinción demasiado rígida entre cultura nacional y regional. Una vez constatado este hecho, me gustaría llamar la atención simplemente sobre lo poco que sabemos y sobre lo poco que preocupó hasta hoy la cuestión de las interrelaciones entre estos dos distintos niveles y entre ambos y la cultura internacional, aquella que resultó irreducible a los patrones de las culturas nacionales. Como no estoy seguro de que se pueda avanzar demasiado con disquisiciones despegadas del estudio de casos particulares, me gustaría reflexionar sobre la dificultad de una definición demasiado estricta de la cultura nacional en la España del siglo xix.

8El proceso de crisis de la Monarquía absoluta y el proceso de revolución liberal que señala la formación de un Estado de nuevo tipo tuvo un carácter esencialmente descentralizado en España. Fueron precisamente su carácter policéntrico y en ocasiones muy violento las razones que condujeron a la formación de una forma de Estado de características unitarias y muy centralizado, además, a partir de un determinado momento. Dicho de otra manera, el impulso hacia el cambio político no procedió del Estado o de sus aledaños ni durante la guerra contra Napoleón ni durante los momentos cruciales de decantación política hacia el liberalismo, en los años del Trienio Liberal (1820- 1823) y de la revolución liberal estricta (1834-1835 a 1844). La dinámica de cambio es algo que subió desde abajo, en particular desde los núcleos de maduración burguesa que se forman en el país durante el siglo xviii. Como es de suponer, aquellos ámbitos que concentraban a los fervientes partidarios del liberalismo se desarrollaron en las ciudades principales de la Monarquía, tanto en España como en América. Esto vale para Gijón, San Sebastián, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Málaga y Cádiz, en la Península; vale también para ciudades como La Habana, Buenos Aires o México en el vasto espacio del imperio español en su última fase.

9Es sintomático de una manera de ver las cosas que un hecho mayor de afirmación del primer liberalismo —que la réplica a los diputados peninsulares de mayor peso intelectual y político en el Cádiz de las Cortes la diesen los americanos que concurrieron a las mismas— no mereciese reflexión alguna en los estrechos márgenes de la historia nacional. Todavía más descentralizado iba a ser el proceso de revolución liberal en el momento clave de ruptura con el antiguo orden de cosas, una vez perdidas las posesiones americanas del continente, durante los años treinta y primera mitad de los cuarenta. Para mostrarlo basta reflexionar sobre alguno de los momentos más críticos del proceso: el verano de 1835, mayo de 1837 o los dos cambios políticos de 1840 y 1843-1844. La iniciativa partió por lo general de lugares distintos, casi siempre de la misma forma: un movimiento de juntas con una fuerte presión popular, expresión de dinámicas sociales no siempre coincidentes en sus propósitos, bullangues en catalán —terminología que se difunde por la Península para denominar a los movimientos populares con motivaciones políticas—. Una parte fundamental de la reflexión de Jaime Balmes, un eclesiástico que dedicó buena parte de sus energías a discutir con François Guizot y que al final de su vida fue tildado de manera despectiva como el Lammenais español por sus correligionarios, fue para meditar sobre la diferencia de ritmos entre Barcelona y el resto de España, así como sobre la pluralidad de centros revolucionarios. Esta cuestión no es en absoluto baladí para entender los caminos a través de los cuales se forjó la cultura liberal en España.

  • 9 A. Moliner Prada, Revolución burguesa y movimiento juntero en España.

10No es ningún misterio por qué la iniciativa revolucionaria tuvo una lógica tan descentralizada primero para concentrarse después en torno a las instituciones estatales, al Estado mismo. Como ya indiqué, no fue la voluntad de reforma dentro del Estado la que condujo al cambio político en España, como tampoco había sido así en la Francia prerrevolucionaria. Todo lo contrario, desde el poder monárquico se opuso resistencia al cambio o se trató de minimizar sus intenciones para ganar tiempo, motivando cada vez una nueva crisis política en razón de este obstruccionismo. Fue la política liberal la que se impuso al Estado, al aparato monárquico y a sus aliados. Esto sucedió una y otra vez, incluso en momentos posteriores del ciclo de cambio político, como cuando la revolución de septiembre de 1868, aunque ya para entonces la formación de una generación de políticos liberales había madurado tanto que resultaba más difícil discernir donde empezaban y donde acababan la iniciativa popular y la alta política. Juan Prim, el gran personaje de la revolución de Septiembre de 1868, conspirador por excelencia, amigo de Napoleón III y personaje muy viajado por los grandes centros de poder europeos y americanos, seguía siendo al mismo tiempo un caudillo popular, con su base conspirativa muy capilarmente distribuida en algunas partes del país. Tan sólo con la Restauración canovista este proceso se modificará. Las formas tradicionales de asalto al Estado para recomponerlo de nuevo propias de la etapa revolucionaria —la bullanga y el pronunciamiento militar—, llegan a su fin9. Con todo, la contradicción entre el impulso desde abajo, multipolar, y la aguda centralización del poder desde arriba permanecerá como un recordatorio cuanto menos de cual había sido la génesis real de la sociedad liberal en España. En el siglo xx, una parte de aquella lógica heredada del pasado se prolongará en la pugna de nacionalismos en España, aunque este argumento debería cualificarse con factores complementarios que ahora no corresponde explorar.

  • 10 No es el caso de José Álvarez Junco, que toma muy en serio el debate intelectual extramuros del Est (...)
  • 11 M. Agulhon, Marianne au combat.
  • 12 C. Serrano, El nacimiento de Carmen.
  • 13 Indicaciones sobre ello en el libro de F. Wulff, Las esencias patrias.

11A la descentralización política correspondió un impulso similar en términos culturales. No obstante, si en el campo de la política la perspectiva de los historiadores suele poner un énfasis excesivo en aquello que se plasma con mayor evidencia en la vida estatal; en el terreno cultural éste suele situarse en las manifestaciones de la cultura oficial, allí donde el Estado patrocina y presta su mecenazgo10. Las razones para la hipertrofia de esta perspectiva son de índole muy diversa. Por una parte, es manifiestamente más fácil estudiar aquello que tiene una mayor plasmación burocrática, que se presta en ocasiones al estudio en serie u ordenado por la cansina mano del funcionario responsable de archivar los documentos. Así sucede, por ejemplo, en el tema de la estatuaria o de los símbolos del Estado, la perspectiva abierta en su día por Maurice Agulhon en su libro sobre la imagen de la Marianne en la Francia del siglo xix11. Se trata de un terreno muy privilegiado en el periodo reciente, donde historiadores de la cultura y del arte coinciden en su interés por un objeto de estudio particularmente documentado. Lo mismo sucede en la cuestión de las celebraciones y de la simbología estatal. El libro del añorado Carlos Serrano, El nacimiento de Carmen (1999), muestra muy bien las posibilidades de este ángulo de visión, siempre y cuando aquellas cuestiones que se seleccionan se planteen en el marco de coordenadas más amplias12. Una segunda razón que privilegia esta perspectiva densamente institucional y orientada de manera principal hacia la vida estatal es la atracción fatal que ésta ejerce sobre los historiadores. Esto es particularmente cierto en aquellos ámbitos que han formado la perspectiva central de la historiografía decimonónica, un conjunto de motivos que más que «historia nacional» son una «historia oficial», en la medida en que éstos fueron escogidos y construidos sobre elecciones y exclusiones sabiamente administradas. No se trata de negar el interés del estudio de las academias oficiales o instituciones de alta cultura, del mecenazgo estatal a determinadas producciones, de la regulación oficial de los libros de texto o del ejercicio de la censura sobre otros materiales que no gozaron en consecuencia de una circulación y difusión tan plácida y confortable13. Estos elementos de la «cultura nacional» merecen ser estudiados, sin duda alguna. Desvinculados del contexto en el que se produjeron, su importancia en la configuración de la cultura nacional resulta de imposible evaluación.

  • 14 M. Moreno Alonso, Historiografía romántica española;J. S. Pérez Garzón et al., La gestión de la mem (...)

12El caso de la articulación entre la cultura nacional y la regional en la España del siglo xix nos permitirá plantear algunas de estas cuestiones. Al igual que sucedió en el terreno político, la articulación de una «cultura nacional» española sólo puede ser entendida de forma muy descentralizada y policéntrica. Con la crisis política y social del antiguo régimen se producirá una crisis de los sistemas culturales que le estaban asociados, en particular de aquellas disciplinas con mayor contenido moral y político, es decir, aquéllas que se situarán inevitablemente en el centro de la cultura nacional propia del mundo liberal en ascenso, en particular la historia y la literatura14. Así mismo se produjo la quiebra de las viejas formas de control institucional sobre la cultura. Basta recordar, por ejemplo, las dificultades que encontró la publicación de La riqueza de las naciones de Adam Smith o las trabas para la difusión del jansenismo light de ciertos estratos presentes en la Iglesia española, para darse cuenta del cambio que iba a significar la cesura liberal unas décadas después. El punto central de la nueva articulación cultural va a ser, sin duda, la conexión directa entre los grupos intelectuales emergentes y las referencias ideológicas, culturales y científicas que circulaban en un mercado genuinamente internacional. Pero esta conexión no se resolvió en modo alguno en un centro único, en propuestas que irradiaron de un solo lugar para difundirse luego hacia el resto de la Monarquía, aunque como es lógico los grandes centros urbanos y la densidad de instituciones políticas y culturales no se distribuía de modo uniforme por todo el país. El problema de nuevo reside en los criterios que usamos para medir y explorar estas configuraciones diversas de la cultura liberal emergente, el lugar donde nos situamos para estudiarlas. Sin duda una exploración a fondo de la vida cultural capitalina sería decisiva, porque es en Madrid donde se produce una parte importante de la cultura científica, literaria y artística que conforma la «cultura nacional» española. Pero este es un desafío todavía pendiente, una de cuyas causas es sin duda la confusión interesada pero nefasta de que la cultura nacional es lo que se hacía en los aledaños del Estado, que el resto eran «culturas regionales». Una presuposición así resultaría quizás aceptable en Francia, y es dudoso, pero no por supuesto en Gran Bretaña, Estados Unidos o en la Italia y Alemania de antes y después de la unificación. El resultado de este planteamiento es la disolución de Madrid como comunidad intelectual y política en una idea española empequeñecida. Y la consecuencia complementaria es indefectiblemente la virtual desaparición de otros centros análogos del mapa de la cultura española de la época, como Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao o Salamanca, aunque no tuviesen quizás el mismo peso o tamaño que la capital. Nada indica, sin embargo, que la producción de cultura en los parámetros liberales y patrióticos del siglo no pueda observarse lejos de la capital o lejos de las instituciones estatales. Si aceptamos que la cultura dependía más de la voluntad de los individuos, del florecimiento de la prensa periódica, de la existencia de instituciones de la sociedad civil más que del Estado, por mucho tiempo muy desinteresado y francamente desconfiado frente a las novedades, ¿qué impide detectarla y estudiarla en las ciudades anteriormente mencionadas o en La Habana? A modo de ejemplo: ¿sería pensable estudiar la cultura liberal británica de la época victoriana sin la Edimburgh Review o Cobden y el industrialismo manchesteriano? ¿O la norteamericana de la primera mitad de siglo sin el grupo de Concord, sin los Emerson, Thoreau, Alcott o Hawthorne? ¿O la Italia de mediados del siglo xix sin el grupo milanés de Carlo Cattaneo? Lo que sucede entonces es que el concepto mismo de cultura nacional se vuelve infinitamente más complejo. En lugar de unas propuestas que irradian de un punto y se proyectan supuestamente de manera radial por toda la geografía del país, nos vemos obligados a distinguir entre la «cultura oficial» y la «nacional», a sopesar propuestas y alternativas al mismo tiempo, a medir el peso de sus concreciones particulares. La primera perspectiva es más cómoda, sin duda, pero la segunda es más responsable con la complejidad de los hechos.

  • 15 J. M.ª Enguita yJ. C. Mainer (eds.), Literaturas regionales en España.

13Unas notas muy breves sobre el caso que conozco mejor, el de los catalanes en el siglo xix, permitirá justificar mejor las dos ideas que sostienen las páginas precedentes: que las culturas deben ser estudiadas como sistemas y que estos sistemas, que mal que bien fundían unos valores internacionales con fuertes connotaciones locales o regionales, se interrelacionaban en un mercado más amplio, el de la llamada «cultura nacional». Podemos observar dos grandes momentos fundadores en la cultura catalana del siglo xix: las décadas de 1830 y 1840 y la de fin de siglo. En el primero, se definieron las bases a través de las que se encauzaría una cultura liberal acorde con el cambio político y social que se había producido en el país. Tras diversas tentativas de aclimatar al paisaje catalán las coordenadas del romanticismo liberal francés en el terreno artístico, literario y religioso, una fuerte reacción conservadora envió las cosas en otra dirección. Este viraje se produjo en el interior de la cultura liberal española, de la que siempre se sintieron formar parte15. Sus protagonistas fueron la generación de jóvenes literatos que más habían destacado como difusores de los aspectos más renovadores del mensaje romántico en la prensa y las publicaciones liberales de la primera hora, aquéllas que estaban buscando un público a quien dirigir aquel mensaje de renovación moral y estética. No puedo detallar ahora estos desarrollos, simplemente indicar que sus dilemas intelectuales acerca del mensaje de Hugo, Chateaubriand o Lammenais, de Hölderlin o Walter Scott ninguna diferencia tuvieron con lo que se discutió en otras partes. En este caso, además, las implicaciones locales de sus decisiones fundamentales no pueden ser vistas como necesariamente restrictivas de sus posibilidades ideológicas. En efecto, fueron la tremenda complicación de la explosiva mezcla de los efectos del cambio político y una industrialización primeriza pero muy dinámica, los factores que sumieron a la sociedad catalana, barcelonesa en particular, en una ola de conflictos sociales y políticos que perduraría hasta muy entrado el siglo xix. Fue esta conflictividad tan aguda la que motivó una dura pugna por la orientación de la cultura liberal. La opción que impone su hegemonía conducía al medievalismo, al culto al pasado y a la religión de los padres en una versión renovada por el catolicismo liberal, al énfasis en los valores del mundo rural y a una profunda desconfianza en la ciudad y otros muchos símbolos del progreso, todo ello elaborado muy sofisticadamente para no quebrar del todo la confianza en las bondades de la industria y del orden social que se impone en aquellos años. Nada de esto era particularmente nuevo ni original. Lo importante, sin embargo, es retener que las formas cómo esos elementos se combinaron y formaron una visión del mundo particular habían sido activadas por las circunstancias locales y las características de los grupos intelectuales que pugnaban por imponer su programa.

14En aquel viraje conservador intervinieron algunos personajes cuya dimensión escapa claramente de la escena catalana para proyectarse sobre el conjunto español. Como no quiero extenderme en disquisiciones sobre un ejemplo particular me limitaré a recordar los de Jaime Balmes, antes citado, y de Manuel Milà i Fontanals como los más relevantes en términos de influencia cultural a escala española, ciertamente no del mismo modo ni con los mismos procedimientos. Balmes lo sería por la capacidad de proporcionar argumentos al mundo conservador y católico español frente a los aspectos más democráticos o radicales del Estado liberal. Milà lo será por el impacto de su magisterio en la filología románica española, a través de su discípulo directo Marcelino Menéndez y Pelayo y después gracias a la importancia que Ramón Menéndez Pidal atribuyó a su legado intelectual. Para éste último, la obra del catalán estaba muy por encima de la de sus contemporáneos, notablemente de la de Agustín Durán, quien explora en paralelo el mundo de la llamada entonces lírica popular y «tradicional» más tarde.

  • 16 Estas cuestiones se desarrollan en J. M.ª Fradera, Cultura nacional en una sociedad dividida.
  • 17 M. Jorba, Manuel Milà i Fontanals en la seva època; Id., L’obra erudita i crítica de Manuel Milà i (...)

15Hay dos elementos en esta historia que merecen ser tratados, en la medida que iluminan aspectos cruciales de las conexiones entre la cultura nacional y las culturas regionales. El primero se refiere a las razones que justifican la potencia del grupo conservador catalán en aquellos años. Como Balmes entrevió con toda claridad, si la revolución liberal era un proceso general a escala española, su desarrollo presentaba fuertes variaciones regionales, de la misma manera que las respuestas culturales a sus imperativos dependían de muchos factores locales, por lo general bastante azarosos. En el caso que nos ocupa, fue la enorme violencia desatada por el cambio político y económico la que confirió a los grupos sociales dirigentes regionales un sentido de urgencia insólito en otras partes del país16. Esta urgencia y exigencia se proyecta claramente sobre la tarea filológica de Milà i Fontanals, en su denuedo por construir una propuesta literaria muy específica y en su nombre descartar a todas las demás17. Por esta razón, su formulación de un programa de filología románica, que se ocupe por igual de la recuperación de romances en catalán (las Observaciones sobre la poesía popular con muestras de romances catalanes inéditos del año 1853) o en castellano (caso de su De los Trovadores en España, que incluye una primera aproximación al Mío Cid, del año 1861) no deja nada al azar. No es la reivindicación de la literatura medieval el elemento novedoso de la propuesta de Milà. Sí lo es, en cambio, su capacidad para fundar aquel medievalismo literario sobre los elementos más valiosos de la filología románica europea, para tratar de este modo de fundamentar en el conocimiento de aquella literatura —seleccionada de modo nada inocente— una propuesta literaria acorde con la sensibilidad moderna en su proyección conservadora. Esta opción conduce a Milà, catedrático de la Universidad de Barcelona desde el año 1845, a convertirse a la vez en el gran teórico y en el gran debelador de la literatura moderna, que lo inundaba todo puesto que nadie podía controlar ya la demanda convencional que se vehiculaba a través del mercado.

  • 18 J. M.ª Fradera, Jaume Balmes.
  • 19 Sobre Donoso Cortés, el excelente trabajo de L. G. Díez Álvarez, La soberanía de los deberes.

16Balmes fue uno de los mentores fundamentales del viraje hacia el catolicismo del grupo de jóvenes literatos en el que figuraba Milà. Pero al igual que sucede con el filólogo, su personalidad intelectual no resulta comprensible al margen de ciertas circunstancias locales. Sin duda es perfectamente viable una lectura de la importancia de Balmes que no atienda a su mundo de origen, a la comprensión de su propuesta antiliberal aunque no contrarrevolucionaria, a su cuidadosa tarea de vaciado de los aspectos democráticos del proyecto liberal de aquellos años18. Sin embargo, en la medida en que amputa su pensamiento de algunos matices originarios muy interesantes, el margen de error en la interpretación de su significado es mayor. Si algo separa a Balmes de Donoso Cortés, el gran teórico de un reaccionarismo católico a ultranza, es que compartió con muchos de sus contemporáneos una idea de progreso de fundamento decididamente materialista19. Esta convicción balmesiana derivaba, a todas luces, de su fe en las bondades de la industria y del desarrollo económico. En otras palabras, la clave de su pesimismo no nace de las mismas motivaciones que las del grupo de jóvenes literatos conservadores al que antes nos hemos referido, aunque comparten una profunda desconfianza con relación a los efectos liberadores del cambio político sobre las conciencias. Por esta razón, una vez el pensador catalán sea capaz de apreciar las contradicciones sociales que el capitalismo industrial genera, percibirá una vía de salida para la Iglesia en el mundo en ciernes si ésta es capaz de aprovecharlas. Este será el motivo de su evolución hacia un conservadurismo de nuevo estilo, de su capacidad de aceptar lo inevitable del liberalismo, de su no sorprenderse ni asustarse en modo alguno en ocasión de la revolución de marzo en el París de 1848, cuando la tuberculosis estaba a punto de conducirle a la tumba.

17No podemos continuar desarrollando estas facetas de una cultura particular, producto del quehacer de intelectuales que se sabían en el mundo del liberalismo y en el marco del proyecto nacional español, el único pensable hasta las últimas décadas del siglo xix. En ambos casos, la trama de su proyecto cultural era genuinamente universal en sus instrumentos y fundamentos ideológicos, mientras que la urdidumbre derivaba ciertamente de un marco local particular, muy exigente hacia estos grupos como consecuencia del cambio acelerado en las relaciones y jerarquías sociales. No me parece que el calificativo de «regional» sea particularmente útil para confrontarnos con ello, a no ser que apliquemos al Larra madrileño o al Pereda montañés la misma vara de medir y reservemos a las interrelaciones entre unos y otros, mejor dicho, a la interrelación entre sus mundos respectivos, el calificativo de «nacional». ¿O, es que a Baudelaire le conviene el calificativo de «nacional» porque escribía en París y sobre París y a Flaubert el de regional porque lo hacía desde Normandía y acerca de una ciudad de provincias? Ambos apelaban al mismo mercado, ciertamente, porque era precisamente la función de la demanda lo que permitía rehuir el patrocinio del Estado, observación muy pertinente en el caso de dos autores encausados ambos bajo acusación de inmoralidad en 1857. Algo falla en nuestras categorías conceptuales, en las españolas por supuesto, cuando no somos capaces de hacer justicia a la complejidad de niveles en la formación de una cultura nacional que era el repositorio de energías y propuestas procedentes de puntos muy diversos.

  • 20 Se ocupó de este tema J. Beyriee en Qu’est-ce qu’une littérature nationale ?
  • 21 Un ejemplo de ello se encuentra en el libro, por lo demás del máximo interés, de S. Juliá, Historia (...)

18Si la cultura regional catalana se constituyó como una versión particular de la cultura nacional de la España liberal, en la última década del siglo xix modificó la percepción de sí misma para verse como genuina cultura nacional20. La consecuencia más visible de aquel cambio fue alejarla de la perspectiva general española y desplazar su interés hacia los grandes centros culturales europeos. A principios del siglo xx, la distancia entre el universo cultural español y el catalán era manifiestamente mayor que en las décadas anteriores. Esta transformación era el resultado del ascenso de un nacionalismo moderno, que se expresó hasta la segunda década del siglo xx básicamente como una propuesta cultural, una cuestión de orden general que desborda, con mucho, las pretensiones de estas páginas. Este momento del fin de siglo resulta más familiar que el anterior por las connotaciones políticas, por sus consecuencias de futuro en el mayor pleito peninsular de todo el siglo xx. ¿Cómo explicar esta transformación asimétrica de la cultura liberal en España en evoluciones tan marcadamente distintas? Esta pregunta es de difícil respuesta por una razón elemental: la consideración en exceso simplificada del estadio anterior, la disolución en categorías de «cultura liberal» o «cultura nacional» que no atienden al juego de conjunto, tal como antes señalábamos. Dicho con mayor precisión: por la asimilación de cultura oficial a cultura española, sin más, o por una perspectiva idénticamente cerrada del lugar de la cultura regional catalana en el marco general español21. Ambos planteamientos disuelven las conexiones y los estímulos mutuos por su incapacidad de adoptar una perspectiva que sea efectivamente abarcadora.

  • 22 E. Ucelay Da Cal, «El catalanismo ante Castilla o el antagonista ignorado».
  • 23 Vicente Cacho Viu retomó la vieja hipótesis modernizadora de Vicens para ofrecer una interpretación (...)
  • 24 Una aproximación a aquel cambio de perspectiva y a sus plasmaciones específicas en J. Ll. Marfany, (...)
  • 25 Este tema de gran importancia fue tratado por L. Bonet en Literatura, regionalismo y lucha de clase (...)
  • 26 Muchas pistas sobre los ingredientes y límites del proceso en E. Ucelay Da Cal, El imperialismo cat (...)
  • 27 Al respecto, ver J. Varela, La novela de España, en particular su capítulo iv. Asimismo, de J. P. F(...)

19A mediados de la década de 1880 empezó a vislumbrase un distanciamiento tendencial de la cultura catalana en relación con los parámetros generales de la española22. Se perfila entonces un nacionalismo lingüístico y cultural inexistente en el periodo anterior, al tiempo que las referencias estilísticas españolas en la literatura y arte decaen por completo23. Se trata de un cambio de perspectiva nada fácil de describir, en la medida que el conjunto de la cultura española, incluyendo a la catalana, era fuertemente dependiente de patrones importados24. Pero así como, de Larra a Galdós y Clarín, la asimilación española de ciertas corrientes intelectuales y artísticas de alcance internacional tiene un impacto indiscutible en Barcelona y en el marco de la cultura regional, a partir del cambio de siglo esta sintonía dejará de ser operativa25. El vacío lo ocupará un muy articulado esfuerzo por configurar una cultura catalana moderna en términos desvinculados de la general española26. Mientras, ésta emprende un giro castellanista de consecuencias de largo alcance, de la mano de los intelectuales agrupados en el Centro de Estudios Históricos27.

  • 28 J. Ll. Marfany, Aspectes del Modernisme.

20La emancipación de la cultura catalana del regionalismo y la mediocridad oficial constituyó el propósito central de la llamada generación modernista, que precede a la irrupción del nacionalismo político del cambio de siglo28. La fijación de una lengua moderna y flexible, la emancipación del mercado cultural y de la figura del intelectual moderno, la internacionalización de las referencias culturales, fueron algunos de los objetivos de aquella generación, tan sólo parcialmente realizados. A partir de este momento, una cultura que se entiende a sí misma con los atributos de «cultura nacional» se articulará en el espacio regional vis-à-vis de la cultura española. Con todo, la presencia de la cultura española no pudo ser expulsada del marco autóctono, por razones obvias de interdependencia de los mercados y de capacidad de irradiación de otros centros productores, de Madrid en particular, y por el peso creciente del Estado en la vida social del conjunto del país. Esta situación, incomprensible a todas luces sin atender a las contradicciones de la cultura liberal en España a lo largo del siglo xix, marcará las peculiaridades de la cultura catalana y española a lo largo del siglo pasado y del presente: a grandes trazos, la persistencia de formaciones culturales distintas sin apenas capacidad de contrastación productiva, la irrisoria responsabilidad cultural del Estado en Cataluña y, finalmente, para exasperación de todos, una continua interrelación en el mundo social menos formalizado por las codificaciones de la cultura nacional, en el ocio y el mercado cultural de masas en particular.

21La cultura moderna es única y universal por definición, pero las culturas nacionales no son la «cultura», sino un artefacto mucho más limitado, con funciones al mismo tiempo muy precisas para la educación de la ciudadanía. Sólo los que preparan libros escolares y Harold Bloom siguen creyendo en la veracidad y utilidad de los cánones que derivan básicamente de aquel esfuerzo de pedagogía compulsiva. Mucho más en sociedades como las nuestras —las latinas, si se quiere—, que no se demostraron históricamente muy capaces de delimitar el espacio propio de la sociedad civil. En definitiva, la presión de la «cultura oficial» para derivar, para transmutarse, en «cultura nacional» ha sido enorme, mucho más cuando, tras el cambio de siglo, el Estado se vinculó sin reparos a una de las caras de la escisión nacionalista hispánica, con derivaciones letales para la idea de una comunidad hispánica con referencias compartidas, una escisión de la que sólo ahora empezamos a valorar su auténtica dimensión. Pero las desventuras hispánicas del siglo xx no son el objeto de estas páginas, ni me siento preparado para tratarlas de manera convincente.

Bibliographie

Bibliografía

Agulhon, Maurice, Marianne au combat. L’imagerie et la symbolique républicaines de 1789 à 1880, París, Flammarion, 1979.

Álvarez Junco, José, Mater Dolorosa. La idea de España en el siglo xix, Madrid, Taurus, 2001.

Beser, Sergio (ed.), Siete cartas de Leopoldo Alas a José Ixart, Archivium [Oviedo], 10, 1960, pp. 385-397.

Beyrie, Jacques, Qu’est-ce qu’une littérature nationale ? Écriture, identité, pouvoir en Espagne, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail, 1994.

Bonet, Laureano, Literatura, regionalismo y lucha de clases, Barcelona, Publicaciones de la Universidad de Barcelona, 1983.

Boyd, Carolyn P., «Historia Patria». Politics, History, and National Identity, Princeton, Princeton University Press, 1997.

Burke, Peter, Popular Culture in Early Modern Europe, Londres, Temple Smith, 1978.

Cacho Viu, Vicente, El nacionalismo catalán como factor de modernización, Barcelona, Quaderns Crema, 1998.

Chartier, Roger, Espacio público, crítica y desacralización en el siglo xviii. Los orígenes culturales de la Revolución Francesa, Barcelona, Gedisa, 1995.

Crosland, Maurice, Science under Control. The French Academy of Sciences, 1795-1914, Cambridge, Cambridge University Press, 1992.

Dainotto, Robert Maria, Place in Literature: Regions, Cultures, Communities, Ithaca, Cornell University Press, 2000.

Díez Álvarez, Luis Gonzalo, La soberanía de los deberes. Una interpretación histórica de Donoso Cortés, Cáceres, Diputación de Cáceres, 2003.

Engelstadt, Frederick, Brochmann, Grete y Kalleberg, Ragnvald (eds.), Regional Cultures, número monográfico de Comparative Social Research, 17, 1998.

Enguita, José María y Mainer, José Carlos (eds.), Literaturas regionales en España. Historia y Crítica, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1994.

Fox, Inman, La invención de España. Nacionalismo liberal e identidad nacional, Madrid, Cátedra, 1997.

Fradera, Josep María, Jaume Balmes. Els fonaments racionals d’una política catòlica, Vic, Eumo Editorial, 1996.

— Cultura nacional en una sociedad dividida, Cataluña (1836-1868), Madrid, Marcial Pons, 2003.

Fusi, Juan Pablo, El siglo de España. La cultura, Madrid, Marcial Pons Historia, 1999.

Gerson, Stéphane, The Pride of Place. Local Memories and Political Culture in Nineteenth Century-France, Ithaca, Cornell University Press, 2003.

Gordon, Daniel, Citizens without Sovereignity. Equality and Sociability in the French Thought (1679-1789), Princeton, Princeton University Press, 1994.

Jenkins, Jennifer, Provincial Modernity. Local Culture and Liberal Politics in «Fin de Siècle» Hamburg, Ithaca, Cornell University Press, 2003.

Jorba, Manuel, Manuel Milà i Fontanals en la seva època, Barcelona, Curial, 1984.

— L’obra erudita i crítica de Manuel Milà i Fontanals, Barcelona, Curial Edicions Catalanes - Publicacions de la Abadia de Montserrat, 1989.

— Manuel Milà i Fontanals, crític literari, Barcelona, Curial Edicions Catalanes - Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1991.

Juaristi, Jon, «Le nationalisme basque au xxe siècle», en Carlos Serrano (ed.), Nations en quête de passé. La Péninsule ibérique (xixe-xxe siècles), París, Presses de l’Université París-Sorbonne, 2000, pp. 183-196.

Juliá, Santos, Historias de las dos Españas, Madrid, Taurus, 2004.

Kundera, Milan, Le rideau. Essai en sept parties, París, 2003.

Marfany, Joan Lluís, Aspectes del Modernisme, Barcelona, Curial, 1979.

— La cultura del catalanisme, Barcelona, Empúries, 1995.

Moliner Prada, Antonio, Revolución burguesa y movimiento juntero en España: la acción de las juntas a través de la correspondencia diplomática y consular francesa (1808-1868), Lérida, Milenio, 1997.

Moreno Alonso, Manuel, Historiografía romántica española. Introducción al estudio de la historia española en el siglo xix, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1979.

Pérez Garzón, Juan Sisinio, López, Ramón, Rivière, Aurora y Manzano, Eduardo, La gestión de la memoria. La historia de España al servicio del poder, Barcelona, Crítica, 1998.

Serrano, Carlos, El nacimiento de Carmen. Símbolos, mitos y nación, Madrid, Taurus, 1999.

Thiesse, Anne-Marie, La création des identités nationales. Europe xviiie-xxe siècle, París, Seuil, 1999.

Ucelay Da Cal, Enric, El imperialismo catalán. Prat de la Riba, Cambó, D’Ors y la conquista moral de España, Barcelona, Edhasa, 2003.

— «El catalanismo ante Castilla o el antagonista ignorado», en Antonio Morales Moya y Mariano Esteban de Vega (eds.), ¿Alma de España? Castilla en las interpretaciones del pasado español, Madrid, Marcial Pons Historia, 2005, pp. 221-270.

Varela, Javier, La novela de España. Los intelectuales y el problema español, Madrid, Taurus, 1999.

Velasco Moreno, Eva, La Real Academia de la Historia en el siglo xviii. Una institución de sociabilidad, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2000.

Wulff, Fernando, Las esencias patrias. Historiografía e historia antigua en la construcción de la identidad española (siglos xvi-xx), Barcelona, Crítica, 2003.

Notes

1 Reflexiones interesantes al respecto en M. Kundera, Le rideau.

2 Muchos elementos para una interpretación de conjunto de estas cuestiones en A.-M. Thiesse, La création des identités nationales; además, R. M. Dainotto, Place in Literature; F. Engelstadt et al., Regional Cultures.

3 Y sin embargo es viable, véase el magnífico trabajo de J. Jenkins, Provincial Modernity.

4 Una reflexión muy interesante para el caso francés en S. Gerson, The Pride of Place.

5 P. Burke, PopularCulture in Early Modern Europe.

6 D. Gordon, Citizens without Sovereignity.

7 Las paradojas producidas por el dominio sobre los instrumentos institucionales de la ciencia en M. Crosland, Science underControl.

8 R. Chartier, Los orígenes culturales de la Revolución Francesa. Un buen ejemplo de la producción orientada en esta dirección en el, por otra parte útil, libro de E. Velasco Moreno, La Real Academia de la Historia en el siglo xviii.

9 A. Moliner Prada, Revolución burguesa y movimiento juntero en España.

10 No es el caso de José Álvarez Junco, que toma muy en serio el debate intelectual extramuros del Estado, en su Mater Dolorosa. A pesar de este activo fundamental del libro, en sus páginas apenas podemos intuir la existencia de centros de producción cultural con ingredientes y pautas distintas, tal como se defiende en este texto.

11 M. Agulhon, Marianne au combat.

12 C. Serrano, El nacimiento de Carmen.

13 Indicaciones sobre ello en el libro de F. Wulff, Las esencias patrias.

14 M. Moreno Alonso, Historiografía romántica española;J. S. Pérez Garzón et al., La gestión de la memoria.

15 J. M.ª Enguita yJ. C. Mainer (eds.), Literaturas regionales en España.

16 Estas cuestiones se desarrollan en J. M.ª Fradera, Cultura nacional en una sociedad dividida.

17 M. Jorba, Manuel Milà i Fontanals en la seva època; Id., L’obra erudita i crítica de Manuel Milà i Fontanals; Id., Manuel Milà i Fontanals, crític literari.

18 J. M.ª Fradera, Jaume Balmes.

19 Sobre Donoso Cortés, el excelente trabajo de L. G. Díez Álvarez, La soberanía de los deberes.

20 Se ocupó de este tema J. Beyriee en Qu’est-ce qu’une littérature nationale ?

21 Un ejemplo de ello se encuentra en el libro, por lo demás del máximo interés, de S. Juliá, Historias de las dos Españas, en el que los catalanes no aparecen hasta la irrupción del nacionalismo de principios de siglo, y sólo lo hacen desde esta perspectiva.

22 E. Ucelay Da Cal, «El catalanismo ante Castilla o el antagonista ignorado».

23 Vicente Cacho Viu retomó la vieja hipótesis modernizadora de Vicens para ofrecer una interpretación muy convencional del impacto del nacionalismo catalán en El nacionalismo catalán como factor de modernización.

24 Una aproximación a aquel cambio de perspectiva y a sus plasmaciones específicas en J. Ll. Marfany, La cultura del catalanisme.

25 Este tema de gran importancia fue tratado por L. Bonet en Literatura, regionalismo y lucha de clases. Curiosas notas sobre el tema en S. Beser (ed.), Siete cartas de Leopoldo Alas a José Ixart.

26 Muchas pistas sobre los ingredientes y límites del proceso en E. Ucelay Da Cal, El imperialismo catalán. Apuntes parecidos para la transformación de la cultura fuerista (regionalista) vasca en J. Juaristi, «Le nationalisme basque au xxe siècle».

27 Al respecto, ver J. Varela, La novela de España, en particular su capítulo iv. Asimismo, de J. P. Fusi, El siglo de España; y de I. Fox, La invención de España, pp. 97-110; C. P. Boyd, «Historia Patria».

28 J. Ll. Marfany, Aspectes del Modernisme.

Auteur

Universitat Pompeu Fabra - Barcelona

© Casa de Velázquez, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search