Version classiqueVersion mobile

L’histoire culturelle en France et en Espagne

 | 
Benoît Pellistrandi
, 
Jean-François Sirinelli

I. Les champs de l’histoire culturelle

Hacia una nueva historia literaria

Entre libros y lectores

José-Carlos Mainer

Résumé

La communication présente la constitution de l’histoire littéraire nationale espagnole qui est l’héritage intellectuel d’un dix-neuvième et d’un vingtième siècles avides de taxonomie et de clarifications chronologiques. Malgré toutes les remises en cause partielles que l’on peut apporter à ce « canon littéraire » tel qu’il s’est progressivement construit, il a légué un acquis décisif : la volonté de faire reposer le texte littéraire sur sa matérialité et sa lecture, c’est-à-dire dans sa complexité créatrice et réceptrice. Les renouvellements méthodologiques initiés dans les années 1970, dans un contexte d’explosion démographique universitaire tant dans le monde étudiant que parmi les enseignants, ont à la fois renforcé la tradition philologique historique de tendance positiviste et nationaliste mais ils ont aussi ouvert la voie à l’accueil de nouveaux concepts, dont certains sont venus des Cultural Studies nord-américaines. Depuis une vingtaine d’années, la richesse des enquêtes fondées sur l’étude du texte et du livre ont donné à l’histoire littéraire produite en Espagne une qualité exceptionnelle que confirme la consolidation de l’histoire de l’édition.

Texte intégral

Los antecedentes necesarios

1Los problemas de la lectura y la difusión de la letra impresa no son unos exóticos invitados que acaban de llegar al mundo del estudio de la literatura española. Nueva es, en rigor, la nomenclatura actual (en aquello que una nomenclatura tiene de acotación de un territorio, y no de jerga de iniciados) y nuevos son, por supuesto, los referentes últimos de estas investigaciones, pero presenta poco de novedoso entre nosotros la idea de explorar lo literario como una sustancia que tiene su realidad en la difusión y su origen en la complicidad de quienes la crean, la divulgan y la consumen. Unas veces, la búsqueda romántica de «lo popular» y «auténtico» y otras, las pesquisas positivistas de los «modelos» arcaicos han llevado a los estudiosos, en más de una ocasión, a planteamientos de esa naturaleza que, a menudo, han estado en el centro de la historia literaria española como forma de conocimiento científico. Quizá sea oportuno indagar, antes que otra cosa, en las causas de tal tendencia, que son varias:

  • 1 J.-C. Mainer, «La invención de la literatura española», pp. 172-176.

2— La historia de la literatura española se ha basado en lo que, en alguna otra ocasión, he llamado un canon mixto, en el que la creación literaria propiamente dicha comparte espacio con otras variadas manifestaciones del campo intelectual1. Seguramente es la terminología de Pierre Bourdieu la que nos permite decirlo con elegante sobriedad, pero la sospecha estaba ahí y, en todo caso, lo que hallamos es un singular canon, que es el producto derivado de dos premisas. En primer término, parece consecuencia de una acusada falta de especialización en el ámbito literario y, por ende, de la convivencia indiferenciada de géneros y hasta de concepciones profesionales de la escritura (filósofos, críticos, científicos, divulgadores, universitarios… y, por supuesto, escritores «puros») en el mismo ámbito de las letras. Lo que en otras culturas nacionales fue un campo común que se diversificó a finales del siglo xvii, se hizo claramente múltiple entre 1750 y 1830, y vino a ser casi incompatible entre sí en las fechas siguientes, en España mantuvo esa unidad originaria durante más tiempo. Pero no solamente hubo un fuerte «centripetismo» al respecto de la especialización intelectual, sino que a los efectos de construcción de una nómina nacional de hombres de letras, el canon mixto tuvo una relevancia que llega hasta nuestros días. La imagen de la literatura española del siglo xviii nos es todavía irreconocible sin las obras del Padre Feijoo o sin las Cartas Marruecas de Cadalso, o sin los escritos de carácter práctico o incluso oficial de Jovellanos que, por supuesto, acotan nuestra idea del «siglo xviii nacional» mucho más nítidamente que los poemas meditativos, los romancillos anacreónticos o los intentos de un teatro histórico-político, que siempre fueron géneros bajo sospecha de imitación foránea y de baja calidad artística. En lo que concierne al siglo xix seguimos teniendo por fundamental la obra periodística de Mariano José de Larra para «entender» el romanticismo (sin advertir que Larra tiene, a menudo, muy poco de romántico). Y un obstinado culto de filiación neocatólica (pero también de abolengo positivista) hace que se dedique a Marcelino Menéndez Pelayo un lugar de privilegio en las letras de la Restauración, que no deja de ser paralelo al que la historiografía de signo liberal o izquierdista otorga al krausismo. Nadie puede negar la importancia de sus respectivos legados intelectuales, pero lo que también es patente es que su «importancia española» contrasta con la menguada presencia de Renan y Taine, por ejemplo, en un hipotético manual de literatura francesa para uso escolar. Incluso al considerar el siglo xx, el importante estatuto canónico de Unamuno y de Ortega se basa fundamentalmente en su obra de ensayistas y en el análisis de sus actitudes respecto al tema de España; tampoco nuestro invocado manual de historia literaria francesa gastaría mucho espacio en la consideración de los ensayos de Paul Valéry o en la obra doctrinal y crítica de Jean Paul Sartre. En resumidas cuentas, el historiador español ha tenido que aplicar los parámetros de la historia intelectual y política al material con el que trabaja habitualmente. Y, por ende, ha debido tomar en cuenta consideraciones de influencias, públicos y modos de difusión que no son los más comunes en la historia tradicional de la literatura que, de modo asiduo, puede prescindir de ellas.

3— Es evidente que en algunas obras capitales del canon español, el modo de su difusión ha supuesto el problema fundamental de su comprensión cabal. Y la escuela filológica española, al menos, con Ramón Menéndez Pidal a su cabeza, lo planteó de ese modo, en tanto apreciaba en estas circunstancias la posible certificación de la «popularidad» y la «tradicionalidad» de las obras, en aquel sentido idealizante que se configuró a principios del siglo xx y nunca desapareció del todo. Hoy, sin embargo, podemos ver de otro modo estos aspectos subrayados por la historiografía tradicional, de una forma menos «voluntarista» y «nacional», pero es patente que aquella temprana curiosidad marcó un modo de percepción. No hay más que recordar algunos ejemplos, bien a la mano. Pensemos que los cantares de gesta españoles, casi siempre hipotéticos, fueron reconstruidos a partir de las crónicas, que se suponían antecedentes de un estado latente de «literariedad» y de sus derivaciones romancísticas, que se conjeturaban tributarias de una pervivencia tradicional. Es obvio que la interpretación «neotradicionalista» menendezpidaliana requiere ser reformulada pero, en el fondo, se elaboró sobre una singular percepción de la interrelación literatura-público y, de un modo u otro, este planteamiento seguirá estando presente en cualquier hipótesis futura. Idéntico maleficio dualista — la confrontación de una sustantividad popularista y de otra culta — lo volveremos a hallar en el Libro de Buen Amor, todavía dividido, aunque ya desigualmente, entre interpretaciones juglarescas (e incluso mudejaristas) e interpretaciones cultas. Y éste es también el caso de La Celestina, cada vez que discutimos la realidad de sus dos autores: podrán ser quienes fueren, universitarios añorantes, funcionarios locales de origen hebreo, escritores más o menos profesionalizados, pero siempre la tragicomedia será ejemplo de cómo una obra crece y se afianza por virtud de su acierto ante el público y, lo que es más llamativo, a favor de la imprenta que la difunde desde un comienzo. El romancero viejo, por ultimo, volvió a plantear, desde sus primeros estudios modernos, una difusión que tenía que atender lo oral y lo impreso, además de la convivencia de originales y remedos, innovaciones y reiteraciones, que la teoría menendezpidaliana resolvió con fórmulas cautivadoras; tampoco es fácil sustentarlas hoy al pie de la letra pero el terreno de la discusión está donde lo pusieron los trabajos de 1920-1950: en una minuciosa colación y cartografía de versiones y en el establecimiento de hipótesis sólidas sobre un éxito literario con pocos parangones en el mundo europeo.

4— Y vale la pena recordar cuando hemos celebrado el IV Centenario de la edición de su Primera Parte, que el Quijote es un permanente almacén de problemas que apelan a la configuración de su texto como cruce de géneros, a lo temprano de su popularidad y a los eventuales cotejos que quepa hacer con otras obras coetáneas que avanzaban por el camino de la novela moderna. Quizá su condición de obra de éxito sea el más sugerente de sus atractivos: su fama no se sustentó en su brevedad, como pudo ser el caso del Lazarillo o de los versos de Garcilaso; ni en el prestigio añadido de un mensaje religioso o un género de prestigio, ni en su vitalidad en los tablados, como el teatro de Lope. El Quijote es un texto de carácter secularizado y semiculto, que propone un larga cita temporal a su lector. Y que habla de modelos de vida más o menos comunes. Y en el que la autorreferencialidad literaria es un tema recurrente y medular, porque allí tenemos todo un repertorio de problemas fascinantes que se emplazan en los usos de la lectura de su momento histórico y sin los cuales no se puede entender su capacidad de innovación ni la huella que dejó en sus entusiastas. La lista sería interminable: la obra arranca con una jocosa destitución de los prólogos pedantes; prosigue confrontando la oralidad narrativa (que tanto le gustaba a Sancho) con la eficacia del relato literario escrito; continuamente aparecen referencias a los usos sociales de la poesía lírica y la música que la acompañaba, como no faltan las que aluden a la activa circulación de manuscritos literarios y a la lectura colectiva. Tenemos noticias de la composición de hasta tres bibliotecas privadas y asistimos a la defensa del gusto aristotélico-tradicional (por parte del cura). Se tiene presente, por supuesto, el relato de caballerías, pero también hacen diferentes actos de presencia la narrativa picaresca (tras el reciente éxito del Guzmán) y el género pastoril, que no había olvidado quien todavía prometía a sus lectores escribir la segunda parte de La Galatea. Y, por último, puede que el juego de autores y transmisiones del texto, en el que Cervantes se complace, venga en derechura de sus modelos caballerescos, pero lo evidente es que aquí llega mucho más lejos que sus modelos. Y que la presencia de la Primera Parte (y del apócrifo de Avellaneda) en el curso de las aventuras de la Segunda — un permanente juego de espejos — es, desde hace mucho tiempo, uno de los inmarcesibles gozos que proporciona el Quijote. Nadie, por tanto, puede estudiar esta anomalía sin atender a los resultados de la lectura y su difusión: en los orígenes de la invención de la novela misma, en el desarrollo de su trama y en la larga historia de su recepción.

  • 2 A. Rodríguez Moñino, Construcción crítica y realidad histórica en la poesía española, p. 13.

5— La existencia de un modo de «multidifusión» en la historia de las letras españolas es otro fenómeno que ha llamado la atención de muchos. En el apartado anterior, he señalado el conocido caso del romancero viejo, que ha vivido en una manifiesta tradición oral (que, hace treinta años, todavía era un estudio de campo con notable rendimiento), en el activo comercio de los pliegos sueltos, en las colecciones impresas que se iniciaron con la anturpiense de Martín Nucio, en los libros de música para vihuela y polifonía, en el homenaje indirecto que le rindió el llamado Romancero nuevo, etc. Y no fue un caso aislado. En su luminoso discurso del IX Congreso de la Federación Internacional de Lenguas y Literaturas Modernas (1963), don Antonio Rodríguez Moñino planteó un tema sugerente donde los haya: la trascendencia de la circulación manuscrita de textos poéticos en los siglos xvi y xvii y la consecuente resistencia a la impresión de los mismos, advertida por quien no pretende «ser un crítico, sino más bien un bibliógrafo, es decir, para el común de las gentes el hombre que copia fielmente portadas de libros»2. Es asunto que, como veremos, ha vuelto a plantearse, porque la difusión manuscrita no ha significado nunca la ausencia de públicos; más bien, implica la presencia de un público cualificado que prefiere la confidencialidad de la transmisión y que mantiene una peculiar relación reverencial con el texto (la frecuencia de la composición de cancioneros personales, al hilo de los gustos particulares ratifica, sin duda, esta impresión general). Las ejemplares ediciones críticas que José Manuel Blecua dedicó a la obra poética de los Argensola, Quevedo, Fernando de Herrera y Fray Luis de León hubieron de tener muy en cuenta aquella «sociología de la transmisión literaria». Pero, salvadas las distancias, que son muchas, ¿no sucedió algo parecido en la segunda mitad del siglo xix con la novela realista? No se trató aquí, por supuesto, de una activa circulación de manuscritos, pero sí de un clima de complicidades y tanteos: los relatos aparecieron seriados en revistas muy significadas (en la Revista de España, por ejemplo) y en libros, como resultado de un trabajo sistemático y unitario (el caso de Galdós es el más conocido y llamativo), que hoy se nos aparece como la paulatina conquista y creación de un público. Lo podemos comprobar ya en una rica colección de epistolarios, intercambiados entre los propios escritores, que nos hablan de una recepción crítica privilegiada, la de los amigos y colegas (y claro está, rivales). De ese modo, la historia de la narrativa española de la Restauración aparece como un movimiento literario muy consciente de sí mismo, que puede ser visto como la construcción de una «emotividad nacional», proyectada hacia la historia reciente y también hacia la comprensión y prevención de las tendencias sociales emergentes. Pero tampoco sería la última vez en que la creación literaria se hizo palenque abierto de la ideologización de la vida social. Cuando se estudia la literatura del primer tercio del siglo xx, la importancia de la difusión hemerográfica nos enseña que es cuestión más trascendente que un soporte ocasional de los textos: leer esos textos en su contexto periodístico, en el calor de la refriega diaria de las ideas, alumbra los términos reales del debate, pero también se nos muestra como el lugar (y las pautas) de construcción de la imagen de los escritores, y como un espejo de las maniobras de constitución de grupos. Es muy posible que la consideración de los grupos (preferentemente generacionales) se haya convertido en un (mal) hábito de la historia literaria española del siglo xx que a menudo ha llegado a ser vulgar expresión de la rutina y la simplificación. Pero, con todo y esto, mantiene las huellas de una tarea historiográfica que busca apoyarse en lo material y en lo colectivo, en el texto como producción compleja y no como epifanía idealista. Y no son estos malos principios para la orientación que estamos repasando.

El final de los sesenta y el nuevo paradigma

  • 3 J.-C. Mainer, «Años de fe», pp. 151-190.

6Vale la pena consignar, por tanto, que el estudio de la historia del libro y la edición en España es cosa casi connatural a la imagen edificada por nuestra tradición estudiosa. «No lo saben, pero lo hacen…», podríamos decir, parodiando una expresión marxista que tuvimos muy presente quienes comenzamos a trabajar en este campo en los últimos años de la década de los sesenta. Por ende, el «giro lingüístico» del que hablan los historiadores y la recepción de los correspondientes conceptos que éste aportó (mentalidades, recepción, instituciones…) han venido a incidir en un panorama donde la tantas veces evocada tradición filológica historicista, a medias entre el positivismo y el idealismo nacionalista, ya había sido muy sensible a los problemas de la difusión literaria. Y, de añadidura, no es difícil advertir que la recepción de los estructuralismos y las semióticas, ya a finales de aquella década capital de los sesenta, nunca obtuvo una hegemonía crítica indiscutida3. A fecha de hoy, la corriente dominante en el panorama académico actual parece asentarse en una renovación de aquella tendencia central, en la que se advierten — como elementos más innovadores — un marcado interés por la filología material, por la crítica textual y por la reconstrucción de tradiciones intelectuales y estéticas (aunque de fundamentación culta), lo que ya ha merecido alguna descalificación procedente de otros sectores que también emergieron en los años ochenta: me refiero, por un lado, a la consolidación de los estudios de teoría literaria en España y, por otro, al desarrollo de los Cultural Studies en el marco del siempre poderoso hispanismo norteamericano. Las imputaciones de «neopositivismo» enderezadas a la citada «corriente dominante» han circulado con cierta profusión en los últimos años. El interesado en esta guerra intestina puede consultar, al respecto, la sustanciosa polémica que ocupó un par de páginas fijas en varias entregas de la revista barcelonesa Lateral y, algún tiempo antes, la declaración de hostilidades que se planteó en la revista Quimera, no por casualidad también barcelonesa e inspirada en presupuestos radicales de cierto aroma libertario.

  • 4 J. Fernández Montesinos, Introducción a una historia de la novela en España, p. ix.

7Por todo esto no resulta fácil, aunque sea tentador, establecer una cronología de los pasos y las tendencias del tema que me ocupa en el marco de una producción tan activa como cambiante, y que, como ya se ha indicado, viene de muy atrás. En fechas que ya empiezan a ser historia, la lectura de los textos a partir de la interacción público-autores fue cosa que impregnó proyectos tan sugestivos como el de José Fernández Montesinos sobre la novela del xix, sin ir más lejos. No tiene nada de casual que la constitución de un panorama que, al modo tradicional, se cifró en los «grandes nombres» (Fernán Caballero, Alarcón, Pereda, Valera, Galdós…), viniera precedido de dos espléndidas monografías sobre «transmisión» y «recepción»: una espléndida bibliografía acerca de la circulación de la narrativa, propia y traducida entre nosotros, hasta el momento en que se producen «el advenimiento de la burguesía al rango de clase directora y el despertar de lo que se ha llamado el gran público»4, y un certerísimo ensayo acerca de las interacciones entre Costumbrismo y novela, basado en la idea de que el primero impulsó y a la par dificultó la emergencia de la segunda, porque

  • 5 Id., Costumbrismo y novela, p. 135.

el costumbrismo creó entre nosotros el gusto por la menuda documentación, pero hizo que esta fuera formularia e inimaginativa. Enseñó a ver muchas cosas, pero siempre las mismas o poco variadas. Todo esto no hubiera sido tan nocivo si el costumbrismo, al incorporarse a ella, la hubiera dejado ser novela, se hubiera mantenido en ella en una posición modestamente funcional5.

8Pero un proyecto tan marcadamente idealista como la reinterpretación de la literatura española a través del conflicto de «castas» obligó a Américo Castro a acercarse a la interpretación de las huellas confesionales del problema y, sobre todo, de su incidencia en los lectores. Y algunos hitos decisivos del proceso, como la personalidad de Fray Antonio de Guevara, la significación ideológica de La Celestina, o la discutible «ejemplaridad» de las Novelas Ejemplares cervantinas, fueron cuestiones admirablemente sustanciadas desde las hipótesis de sus lecturas coetáneas y en función de los secretos corredores que, en el marco de un texto, comunican lo privado y lo público, lo explícito y lo secreto. Algún día valdrá la pena analizar cómo la «lectura existencial» de Américo Castro se anticipó a interpretaciones sociológicas muy posteriores.

9Sin embargo, la plena conciencia de las posibilidades de un estudio sistemático de la génesis, difusión y recepción de los textos obliga a fijarse en otras fechas más cercanas, entre 1968 y 1980, sin pretender que abran y cierren un ciclo con la exactitud de un reloj. Ese período encierra en su seno circunstancias tan relevantes como la explosión demográfica de los campus universitarios españoles, la activísima discusión sobre la vinculación de la universidad y la sociedad, y la muy visible aparición de una suerte de proletariado académico, insatisfecho y crítico, los «profesores no numerarios» (la lectura seguida de las siglas daba el pintoresco voquible de penenes, muy utilizado en aquel entonces). De toda esta mezcla de desajustes y utopías surgieron, sin embargo, notables hallazgos.

  • 6 J. Caro Baroja, Ensayo sobre la literatura de cordel, pp. 17-33.
  • 7 J. A. Maravall, La cultura del Barroco, p. 524.

10Las mesas de trabajo de los especialistas en ciencias humanas empezaron a sustentar temas, métodos y libros nuevos. Y en lo que nos concierne aquí, conviene señalar algunos de estos últimos, un poco al azar de las fechas que hemos fijado como marco. En 1969 el veterano antropólogo Julio Caro Baroja (en su mejor momento de madurez intelectual y ética) publicó su Ensayo sobre la literatura de cordel, al que no tardó en seguir, en 1973, Teatro popular y magia. El prólogo del primero es un atractivo manifiesto de personalísima libertad que lo mismo reivindica su tradición liberal familiar, curiosa siempre de lo popular, como exalta el denostado siglo xviii, centuria de oro de las letras de cordel6. En 1975, otro senior de espíritu juvenil, José Antonio Maravall daba a conocer La cultura del Barroco. Análisis de una estructura histórica, monografía desmitificadora basada en el análisis de la producción literaria como forma de propaganda de una concepción de la vida, algo que numerosos y brillantes trabajos suyos coetáneos iban explorando también en el siempre cercano siglo xviii. El prólogo del volumen alberga un ensayo de apropiación hispana y personal de la palabra «estructura», a la sazón tan fetichizada, y la secuencia de subtítulos de la segunda parte da una idea del radical programa interpretativo: «Una cultura dirigida», «Una cultura masiva», «Una cultura urbana», «Una cultura conservadora». Pero fue, sin duda, la conclusión final lo que albergaba mayor voluntad subversiva en contra de un rótulo — el de barroco —, que debía dejar de ser denominación de una «morfología» o de un «estilo» recurrentes en el tiempo (la noción tradicional, ampliamente ilustrada en los años cuarenta y cincuenta por la filología idealista), para pasar a ser el rótulo de una época muy concreta, que Maravall definía como «un proceso de modernización, contradictoriamente montado para preservar las estructuras heredadas», en el cual, «cuanto reputamos en ella tanto más rico su Barroco, precisamente contemplaremos tanto más cerrado el futuro de esa sociedad»7.

  • 8 J.- M. Desvois (ed.), «Publicaciones de J.-F. Botrel sobre prensa, impresos y lectura».
  • 9 J.-F. Botrel y S. Salaün (coords.), Creación y público en la literatura española, pp. 9-28. Colabor (...)
  • 10 J.-C. Mainer, «Algunas consideraciones sobre lectura obrera en España».

11Por las mismas fechas, el hispanista francés Jean François Botrel empezaba a construir una amplia bibliografía sobre temas que a casi nadie habían interesado, pero que — por usar los términos de Thomas S. Kuhn — estaban destinados a cambiar el «paradigma» nacional de historia literaria: las asociaciones de ciegos dedicados a la venta de impresos, el mundo decimonónico de las «entregas» o las ediciones en español que se realizaron en París en el primer tercio del siglo xx8. El joven Botrel estuvo presente en la reunión sobre las relaciones entre literatura y sociedad convocada por la Casa de Velázquez en abril de 1972, cuyas actas aparecieron más tarde. Pero todavía tendrían que pasar algunos años para que se advirtiera en aquel corpus de apariencia heterogénea y título muy cauteloso el citado «cambio de paradigma», pese a lo metodológicamente cauteloso del prólogo escrito por Noël Salomón, indiscutible referente de muchos de los estudiosos convocados9. Allí se incluían los trabajos de René Andioc sobre la recepción del teatro de Moratín, de Rafael Pérez de la Dehesa acerca de la importancia de la prensa republicana en el fin de siglo, de Serge Salaün sobre la poesía de la Guerra Civil, y del algo más veterano Maxime Chevalier quien, al poco, recogió su ponencia sobre el público de las novelas de pastores y otros trabajos de los últimos años en Lectura y lectores en la España de los siglos xvi y xvii que fue otro libro clave para muchos interesados en sus temas. Pero ya no se trataba de una obra aislada, porque en 1973 María Cruz García de Enterría dio a conocer su notable tesis doctoral sobre Sociedad y pliegos de cordel en el Barroco, y algo después, en 1977, Joaquín Marco presentó la suya bajo el título Literatura popular en España en los siglos xviii y xix, ambas en la Editorial Taurus. Por esas fechas se publicó la primera versión de un trabajo mío sobre la lectura obrera en España10, así como un excelente volumen del investigador franco-catalán Eliseu Trenc, Las artes gráficas en la época modernista en Cataluña, que se unían a otros trabajos que habían ido algo más allá de la herborización bibliográfica. Entre esas monografías publicadas en el límite temporal que me había marcado destacó la de Lee Fontanella, La imprenta y las letras en la España romántica (1982).

12La amplia tarea de José Simón Díaz, desde finales de los cuarenta, ofrecía, aquí y allá, alguna muestra de las mejores posibilidades de un acercamiento tantas veces reputado de tercamente positivista. Pero era algo más, sin duda. Con cierta ingenuidad satisfecha, el bibliógrafo había publicado en 1954 las notas de su viejo ejercicio de oposiciones, que versó acerca de la bibliografía de Mesonero Romanos. Tras dar una notable lección de buen sentido crítico, resumía su experiencia en una metáfora que no deja de ser aleccionadora: la bibliografía explora

  • 11 J. Simón Díaz, La investigación bibliográfica sobre temas españoles, p. 7. Más convencional, aunque (...)

un campo inmenso, con trozos de selva y trozos de desierto, terrorífico unas veces y atractivo otras. La penetración se hará a la vez por muchos puntos y después de acotar pequeñas parcelas en los lugares más visibles y estratégicos, cada uno olvidará lo que hay en torno para dedicarse a su misión11.

  • 12 T. S. Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, pp. 63 y 135, respectivamente.

13No conviene abusar de la doctrina de Kuhn, al que ya hemos hecho alusión, pero tampoco estará de más recordar que una revolución científica, según el historiador norteamericano, requiere que los nuevos científicos sean capaces de convivir con una crisis generalizada de valores («los científicos creadores deben ser capaces de vivir a veces en un mundo desordenado») y de saber que un paradigma nuevo reemplaza enteramente al que le ha precedido, ya que, aunque éste subsista, lo hará siempre en tanto haya sido reformulado por su sustituto12. Es innegable que ambas cosas — una sensación de crisis global de los conocimientos y una necesidad de iconoclastias radicales — se dieron, de un modo u otro, en algunos de los cambios más llamativos que produjo la historiografía literaria en los años que se han considerado. Así sucedió cuando se produjo la recomposición del canon de la literatura medieval, a expensas de las teorías de Menéndez Pidal, para reemplazar la preferencia por lo «tradicional» y «nacional» por lo «internacional» y lo «culto». Otro tanto sucedió con las sustanciosas polémicas que dotaron de sentidos estéticos y morales el casillero, hasta entonces simplemente descriptivo, de novela picaresca. O en los múltiples pasos que fueron más allá de las nociones convencionales en la redefinición (y al cabo anulación) del binomio modernismo-generación del 98. No será ocioso recordar ahora que buena parte de aquellas conquistas se hicieron a partir de la materialidad de los textos: subrayando la importancia de lo escrito sobre lo puramente oral en el caso medieval, leyendo más allá de un pretendido realismo fotográfico en el caso de los libros de pícaros y trabajando de preferencia sobre bases hemerográficas o sobre escritores olvidados en el caso de la crisis finisecular.

A la fecha de hoy: nuevos trabajos

14El panorama de hoy es, por supuesto, más complejo, aunque muchas de las líneas maestras vengan del gran giro historiográfico al que se acaba de aludir (al enunciar «hoy» hablamos, por supuesto, de los últimos veinte años, que se presentan como un bloque bastante coherente). Y muchos trabajos recientes han hecho más grato y más seguro el camino de la interpretación.

  • 13 Como advirtió el interesante libro organizado por A. Escolano, Leery escribir en España.
  • 14 A. Triana, Maestros, misioneros y militantes; A. Viñao, Innovación pedagógica y racionalidad cientí (...)

15La tanto tiempo añorada renovación de los estudios de historia de la pedagogía ha aportado, por fin, al ámbito de la filología algo que se echaba mucho de menos: la percepción de un paisaje cultural que vaya más allá de las meras conjeturas y de las borrosas «instituciones» más aludidas que estudiadas. Algo que permita ver, al trasluz de los textos, la trama de la «cultura real» y colectiva en cuyo seno fueron entendidas las palabras que los componían: aquellas palabras enseñadas por algún maestro y aquellos libros que alguien había mostrado por vez primera a sus futuros usuarios13. De fechas similares (que coinciden con una nueva etapa de los estudios pedagógicos en España) son los libros de Alejandro Triana, Antonio Viñao y del francés Jean-Louis Guereña14.

  • 15 J.-F. Botrel, Libros, prensa y lectura en la España del siglo xix.
  • 16 J. Moll, De la imprenta al lector.

16Al mismo orden de lo previo y necesario pertenecen los nuevos estudios de bibliografía material que van más allá de lo enumerativo. El proyecto de la revista El Crotalón (1983), de Víctor Infantes, llevaba en su seno la idea de estudiar el mundo de la edición: el primer anejo fue una reproducción del memorable catálogo de la Biblioteca Renacimiento (1915) en 1985, pero no se continuaría por el camino anunciado. Sin embargo, ya en 1985 Pedro M. Cátedra y María Luisa López Vidriero convocaron el primer Congreso Internacional sobre El libro antiguo español, una buena costumbre que repetiría convocatoria en Salamanca. Es forzoso que señalemos, al paso, la fecunda contribución personal de P. Cátedra a la renovación de los campos y formas de estudio en los siglos xiv y xvii, siempre con la sólida base de una filología bibliográfica y el propósito de incorporar al negociado filológico orbes genéricos ignorados: la predicación religiosa, por ejemplo. Desde un punto de vista más clásico — la historia del libro —, la benemérita Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha publicado muchas cosas necesarias, entre las que hay alguna que nos atañe de cerca como una selección publicada en 1993 de los trabajos de Jean François Botrel15. Del año siguiente son el libro de Pedro Pascual, Escritores y editores en la restauración canovista (1875-1923), y otra aportación capital del bibliotecario y filólogo Jaime Moll, que recoge trabajos dispersos a lo largo de una decena de años y que son un ejemplo de cómo la investigación bibliográfica puede iluminar decisivamente aspectos de la creación misma16.

  • 17 V. Infantes, «En octavo», en Austral: un capítulo de historia de la cultura, pp. 3-4. Además de est (...)

17A partir de estas fechas ya es hacedero establecer una secuencia de títulos importantes y renovadores. Los de Margit Frenk, Entre la voz y el silencio y de Trevor Dadson, Libros, lectores y lecturas, atienden al uso personal del libro, mientras que otro decisivo trabajo de José Manuel Lucía Megías, Imprenta y libros de caballerías pone en orden lo mucho que se va sabiendo sobre uno de los géneros clave en la Edad Moderna — y no sólo por la existencia del Quijote — a cuya sombra floreció siempre la bibliografía caballeresca. El precioso volumen de Fernando Bouza, Corre manuscrito repara en una fascinante paradoja: la importancia de la transmisión de copias manuscritas cuando la imprenta entraba en su primera madurez. Trabajo muy sólido es el de Joaquín Álvarez Barrientos y María José Rodríguez Sánchez de León, Diccionario de literatura popular española así como el de Ana Martínez Rus, La política del libro durante la II República, que se unen a un catálogo ya muy amplio de títulos sobre temas de bibliografía, biblioteconomía y museografía. Entre los últimos aparecidos hay un meritorio libro de José Manuel Sánchez Vigil, CALPE. Paradigma editorial, que tiene algún inevitable parentesco temático con otra monografía más veterana, la de Philippe Castellano, Enciclopedia Espasa. Historia de una aventura editorial cuya calidad hace añorar la paralela existencia de una o varias monografías sobre los otros empeños enciclopédicos de la editorial catalano-madrileña, ya sea la Summa Artis, concebida por Josep Pijoan, la significativa compilación de Los toros, por José María de Cossío, o la Historia de España, de Ramón Menéndez Pidal, tan representativas todas del mundo editorial republicano, por no citar la más conocida colección Austral (que, sin exageración alguna, Víctor Infantes ha comparado con las ediciones de los clásicos, en octavo y en letra cursiva, con las que el impresor Aldo Manuccio inició las modernas colecciones de libros bolsillables)17.

18Nos movemos en una variedad filológica que, a primera vista, puede parecer muy especializada y restrictiva pero que en todos los casos citados es consciente de su índole de historia cultural. Y esta perspectiva histórica se halla también en las publicaciones del Centro Español para la Edición de Clásicos Españoles que dirige Francisco Rico y que ahora está vinculado a la Real Academia Española, iniciadas con las actas del coloquio Imprenta y crítica textual en el siglo de oro. La convicción de que la nueva historia literaria se ha de asentar en un previo y minucioso escrutinio bibliográfico está ya muy extendida. Lo demuestran las tareas del grupo andaluz que trabaja sobre la poesía del Siglo de Oro, bajo la dirección de Begoña López Bueno, o los estudiosos alcalaínos y zaragozanos que prosiguen la indagación sistemática y las ediciones de los libros de caballerías. Los nuevos editores y estudiosos del Quijote han dedicado muchas páginas y muy ingeniosas conjeturas al entendimiento del libro a partir de su condición de impreso de éxito: las propuestas acerca de los turnos de tipógrafos, el análisis de los estropicios inducidos por las prisas, las supuestas intervenciones del autor (que dejó constancia de su interés por la imprenta en los pasos barceloneses de sus héroes), están alcanzando una importancia excepcional en la nueva lectura de la obra que ha sido ratificada por el esperado libro de Francisco Rico, El texto del Quijote. preliminares a una ecdótica del Siglo de Oro, fruto tardío del IV Centenario.

Balance y prospectiva

19Lo mucho que ya se ha realizado permite levantar la topografía de nuestras ignorancias o insuficiencias que voy a referir, en exclusiva, a los tres últimos siglos de la historia literaria española. El siglo xviii es terreno natural de interdisciplinariedad y su aprehensión seguirá determinada por ese modo de conocimiento, único para revivir la pugna de lo nuevo y lo arcaico, la ambición de fundamentar la literatura en el ámbito de la moral civil, la paulatina definición de los saberes especializados, etc. No hay más que asomarse a la hercúlea y oportunísima bibliografía preparada por Francisco Aguilar Piñal (un total de 10 volúmenes, todos editados por el CSIC, entre 1981 y 2002), que atiende a todos esos aspectos, o repasar el reciente libro de tres buenos conocedores del periodo, Joaquín Álvarez Barrientos, François Lopez e Inmaculada Urzainqui, cuyo título, La república de las letras en el siglo xviii significa un brindis al empeño de Daniel Roche, Les Républicains des Lettres, pero también a aquella obrita de Diego Saavedra Fajardo que fue tan importante para los reformadores ilustrados, República literaria.

  • 18 Bulletin Hispanique, 99, 1997.
  • 19 Bulletin Hispanique, 100, 1998.
  • 20 Ideología y texto en «El Cuento Semanal», p. 20.
  • 21 Y.-R. Fonquerne y A. Esteban (eds.), Culturas populares.

20El segundo de los colaboradores, el dieciochista François Lopez, es ya una referencia inevitable en los estudios de historia del libro español. Su paso por la dirección del venerable Bulletin Hispanique ha dejado dos ítems fundamentales al propósito recogidos en sendas entregas de la publicación bordelesa: Les livres des Espagnols à l’époque moderne18 y Lisants et lecteurs en Espagne (xve-xviiie siècles)19. Pero las novedades no se han limitado al campo del libro antiguo. Muchos habíamos hablado de la importancia de las colecciones de novelas cortas entre 1900 y 1930, fenómeno editorial que concierne a la propia evolución del género narrativo y a la de las pautas naturalistas, y que a la vez importa como signo de la constitución de un público popular y como punto destacado de la «bibliografía de quiosco». Los primeros estudios sistemáticos se produjeron en los años ochenta, con el ambicioso proyecto de leer las colecciones «como un todo» y adoptando un «método de lectura decididamente vertical […] por reagrupaciones intertextuales», que buscaran más la definición de un ámbito literario que otra ilustración de una historia de la literatura ya conocida20. Pero sólo en 1996, bajo el rótulo de «Literatura Breve», el Consejo Superior de Investigaciones Científicas acometió, bajo dirección de Alberto Sánchez Álvarez-Insúa, la publicación de una colección de catálogos que, a la fecha, ya alcanza su decimotercera entrega. Fechas parecidas tienen también los numerosos trabajos de Francisco de Luis Martín sobre la cultura militante y la lectura socialista: de 1993 es su tesis doctoral, La cultura socialista en España (1923-1930); de 1998, su edición y comentarios del Catálogo de la Biblioteca de la Casa del Pueblo de Madrid. Pero el tema venía de atrás y ya había sido objeto de un congreso en Nanterre y de otro en la Casa de Velázquez, cuyas actas se publicaron bajo el título Culturas populares. Diferencias, divergencias, conflictos21.

  • 22 M. L. Ortega (ed.), Escribir en España entre 1840 y 1876.

21Si alguna vez entendemos cabalmente las letras del siglo xix, habrá de ser como mercado literario, incluso en aquellos periodos — pienso en el de 1845- 1868 — que parecen un agujero negro en nuestros conocimientos. Pero la noción astronómica de agujero negro sabe que esas anomalías son, en rigor, fuentes de energía condensada, y quizá sea así en nuestro campo, como demuestra un inteligente y oportuno acercamiento colectivo promovido por Marie Linda Ortega, donde la mayor parte de las colaboraciones abordan los aspectos que aquí nos interesan22. Lo ha hecho también Jesús A. Martínez Martín, que es autor de Lectura y lectores en el Madrid del siglo xix, un año después que Marta Palenque diera a la luz El poeta y el burgués: el primero se basa en una tipología de lectores y en datos de inventarios notariales de bienes; el otro en una hipótesis inducida a partir de los textos estudiados, en el marco de un género que se ha convertido en objeto de un consumo trivial y prestigioso a la vez (álbumes, abanicos…). Son dos procedimientos que se complementan: el dato y la conjetura. La conjetura hermenéutica prevalece, sin embargo (y con aceptables resultados), en otros trabajos: pienso en los acercamientos muy cercanos entre sí de Iris M. Zavala en Lecturas y lectores del discurso narrativo dieciochesco y Gabriela Pozzi, Discurso y lector en la novela del xix.

22Pero, a guisa de ejemplo llamativo, no hay todavía un libro que aborde de modo sistemático las relaciones de Benito Pérez Galdós y sus lectores. Que fueron muy distintos, y conviene advertir al respecto que nos interesan tanto sus críticos y sus amigos novelistas (por el grado de complicidad que marcó el rápido desarrollo de la novela de la Restauración), como el público en el que pensó el escritor y aquel otro que en realidad tuvo (y que, por supuesto, tampoco era el mismo en 1876, al comienzo de su carrera, que en 1915, cuando dio a conocer la última «Novela Contemporánea»). Sin embargo, cada vez que la activa bibliografía galdosiana nos habla del «estilo» del escritor (tan determinado por su voluntad de accesibilidad y aleccionamiento), del «programa» explícito que enlaza sus novelas, de sus reflexiones acerca de la realidad española en forma de artículos de periódico, de la génesis y las rectificaciones de cada novela (una propuesta de «genocrítica», donde la previsión de un «final» o la introducción de un episodio suelen obedecer a un pacto tácito con la expectativa de su público), estamos hablando — y lo hacemos muy a menudo, afortunadamente — de las páginas de ese libro ideal. Lo mismo se espera para Pereda, Valera o Alarcón, quizá no tan conscientes como lo fue Galdós de su dimensión de escritores públicos y «nacionales».

23El acercamiento al mundo editorial del siglo xx nunca ha sido fácil: el inveterado descuido de los archivos, la existencia de una destructiva guerra civil, la discontinuidad del marco empresarial… No hay muchos estudios de editoriales o negocios libreros, aunque alguno se ha señalado más arriba, y menos aún hay estudios sobre perfiles de lectores, por más que sería suculento saber qué hubo tras las imágenes de Vicente Blasco Ibáñez, de Felipe Trigo, de Miguel de Unamuno o de Pío Baroja, o censar las referencias admirativas a la Segunda antología poética de Juan Ramón Jiménez, cuya vigencia ha sido tan alta desde 1922. Habrá que esperar, entre otras cosas, a que salga del «Proyecto Epístola», que ya ha dado a conocer sendos epistolarios de Benjamín Jarnés, Luis Cernuda y Juan Larrea, y que se propone estudiar el legado del librero y editor León Sánchez Cuesta depositado en el Archivo de la Edad de Plata de la Residencia de Estudiantes. Y, por supuesto, habrá que esperar nuevos resultados de quienes se han planteado la «historia cultural» como disciplina: a menudo con tan excelente resultado como revelan los dos volúmenes de un proyecto que dirigieron el llorado Carlos Serrano y Serge Salaün, 1900 en Espagne y Temps de crise et années folles. Les années 20 en Espagne (1917-1930).

  • 23 X. Moret, Tiempo de editores.
  • 24 S. Vila Sanjuán, Pasando página.
  • 25 B. Pohl, Bücherohne Grenzen.

24Sobre el mundo de la edición de posguerra tenemos ya dos acercamientos de interés: Xavier Moret23 y Sergio Vila Sanjuán24, muy sucinto el primero y más cercano el último al «periodismo cultural» que su autor practica, que valen, y mucho, a título de índice de intereses y almacén de noticias sabrosas. Un planteamiento más académico y exhaustivo tiene una monografía reciente sobre la editorial Seix-Barral, obra de Burkhard Pohl25. Pero hacen falta más monografías sobre las editoriales de fuste intelectual y ensayístico de la segunda mitad del siglo pasado: de Guadarrama, Taurus o Alianza Editorial, entre las madrileñas; de Ariel entre las barcelonesas. Todas servirán para componer un capítulo del futuro libro acerca de las diferencias (y las coincidencias y los trasvases) de Madrid y Barcelona como focos culturales de la reconstrucción cultural del país a partir de los años cincuenta. Queda mucho por hacer en torno a este tentador objetivo, para el que, sin embargo, empieza a haber material de trabajo en los epistolarios (Destino ha publicado ya el mantenido entre Josep Vergés y Miguel Delibes) y los recuerdos personales de los editores: Carlos Barral a la cabeza de todos, pero ahora también, en fechas más recientes, Jorge Herralde y Esther Tusquets.

  • 26 Publicado en 1988.
  • 27 En 2003.

25Por último, empezamos a disponer de obras de síntesis, aunque no tengan la monumentalidad de la Histoire de l’édition française, dirigida por Roger Chartier y Henri-Jean Martín entre 1982 y 1986, con sus cuatro apabullantes y envidiables volúmenes. Pero ya hay una notable Historia de la edición en España (1836-1936), obra de un equipo de investigación que fue coordinado por Jesús A. Martínez Martín, que estudia sistemáticamente la profesión de editor (frente a la de impresor y librero), la formación del mercado y la constitución de los lectores a través de cuatro grandes capítulos: «El siglo xix: el tiempo de los editores», «El siglo xx: el capitalismo de edición» (un título en el que es visible la huella del memorable título de Jean-Yves Mollier, L’argent et les lettres: histoire du capitalisme d’édition)26; «Los géneros editoriales: la especialización editorial» y «La circulación de libros y las prácticas de lectura. Escuelas, bibliotecas y espacios públicos y privados». Muy poco después se hace obligada la cita de la Historia de la edición y la lectura en España (1472-1914)27, auspiciada por la activa Fundación Germán Sánchez Ruipérez y realizada bajo la dirección de Víctor Infantes, François Lopez y Jean-François Botrel, a quienes ya se ha citado en otras ocasiones. Su contribución es la garantía de un producto que pretende ser varias cosas a la vez: un estado de la cuestión, una topografía del tema y hasta una prospección de lo que queda por hacer. Y, sin lugar a dudas, lo que manifiesta este libro es que, si hay a la fecha un proyecto de trabajo que está en el centro de nuestras expectativas como filólogos e historiadores de la literatura, éste ha de ser el que concierna al libro y a la lectura: a la vida del texto, en suma.

Bibliographie

Bibliografía

Álvarez Barrientos, Joaquín y Rodríguez Sánchez de León, María José, Diccionario de literatura popular española, Salamanca, Colegio de España, 1997.

Álvarez Barrientos, Joaquín, Lopez, François y Urzainqui, Inmaculada, La república de las letras en el siglo xviii, Madrid, CSIC, 1995.

Austral: un capítulo de historia de la cultura, Ínsula, 622, octubre de 1998.

Botrel, Jean-François, Libros, prensa y lectura en la España del siglo xix, Salamanca, Fundación Germán Ruiperez, 1993.

Botrel, Jean-François y Salaün, Serge (coords.), Creación y público en la literatura española, Madrid, Castalia, 1974.

Bouza, Fernando, Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid, Marcial Pons, 2002.

Caro Baroja, Julio, Ensayo sobre la literatura de cordel, Madrid, Revista de Occidente, 1969.

Castellano, Philippe, Enciclopedia Espasa. Historia de una aventura editorial, Madrid, Espasa-Calpe, 2000.

Catalán Menéndez-Pidal, Diego, «Náufragos de la cultura: el lanzamiento de la colección Austral, visto a la luz de documentos del archivo Menéndez Pidal», en Austral: un capítulo de historia de la cultura, Ínsula, 622, octubre de 1998, pp. 29-33.

Chevalier, Maxime, Lectura y lectores en la España de los siglos xvi y xvii Madrid, Turner, 1976.

Dadson, Trevor, Libros, lectores y lecturas. Estudios sobre bibliotecas particulares de los siglos de oro, Madrid, Arco, 1998.

Desvois, Jean Michel (ed.), «Publicaciones de J.-F. Botrel sobre prensa, impresos y lectura», en Prensa, impresos, lectura en el mundo hispánico contemporáneo. Homenaje a Jean-François Botrel, Actas del VI Encuentro científico de PILAR, Burdeos, 2005, pp. 5-16.

Durán Blázquez, Manuel y Sánchez Vigil, Juan Miguel, «En vanguardia de la cultura: apuntes para una historia de Austral», en Austral: un capítulo de historia de la cultura, Ínsula, 622, octubre de 1998, pp. 6-11.

Escolano, Agustín, Leery escribir en España. Doscientos años de alfabetización, Salamanca, Fundación Sánchez Ruipérez, 1992.

Fernández Montesinos, José, Introducción a una historia de la novela en España en el siglo xix, Valencia, Castalia, 1955.

— Costumbrismo y novela. Ensayo sobre el redescubrimiento de la realidad española (1944), Valencia, Castalia, 1960.

Fonquerne, Yves-René y Esteban, Alfonso (eds.), Culturas populares. Diferencias, divergencias, conflictos, Madrid, Casa de Velázquez, 1986.

Fontanella, Lee, La imprenta y las letras en la España romántica, Berna-Frankfurt, Peter Lang, 1982.

Frenk, Margit, Entre la voz y el silencio. La lectura en tiempos de Cervantes, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 1997.

García de Enterría, María Cruz, Sociedad y pliegos de cordel en el Barroco, Madrid, Taurus, 1973.

Guereña, Jean-Louis (dir.), L’enseignement primaire en Espagne et en Amérique Latine du xviiie siècle à nos jours, Tours, Université de Tours, 1988.

Ideología y texto en «El Cuento Semanal» (1907-1912), Madrid, Ediciones de la Torre, 1986.

Infantes, Víctor, «En octavo», en Austral: un capítulo de historia de la cultura, Ínsula, 622, octubre de 1998, pp. 3-6.

Kuhn, Thomas S., La estructura de las revoluciones científicas (1962), trad. Agustín Contín, México, Fondo de Cultura Económica, 1986.

Lucía Megías, José Manuel, Imprenta y libros de caballerías, Madrid, Ollero y Ramos, 2000.

Luis Martín, Francisco de, La cultura socialista en España 1923-1930, Salamanca, Universidad de Salamanca - CSIC, 1993.

Luis Martín, Francisco de (ed.), Catálogo de la Biblioteca de la Casa del Pueblo de Madrid (1908-1939), Madrid, Comunidad de Madrid - Fundación Largo Caballero, 1998.

Marco, Joaquín, Literatura popular en España en los siglos xviii y xix, Madrid, Taurus, 1977.

Mainer, José-Carlos, «Algunas consideraciones sobre lectura obrera en España», en Albert Balcells (ed.), Teoría y práctica del movimiento obrero en la historia de España, Valencia, Fernando Torres, 1976, pp. 173-239 (nueva edición en La doma de la Quimera. Ensayos sobre nacionalismo y cultura en España, Frankfurt-Madrid, Iberoamericana-Vervuert, 2004, pp. 21-91.

— «La invención de la literatura española», en Id., Historia, literatura, sociedad (y una coda española), Madrid, Biblioteca Nueva, 2000, pp. 151-190.

— «Años de fe: la reconstrucción de la historia de la literatura (1968-1975)», en Juan José Carreras y Carlos Forcadell (eds.), Usos públicos de la historia. Ponencias del VI Congreso de la Asociación de Historia Contemporánea, Madrid, Marcial Pons - Prensas Universitarias de Zaragoza, 2003, pp. 257-280.

Maravall, José Antonio, La cultura del Barroco. Análisis de una estructura histórica, Barcelona, Ariel, 1975.

Martínez Martín, Jesús A., Lectura y lectores en el Madrid del siglo xix, Madrid, CSIC, 1991.

Martínez Martín, Jesús A. (coord.), Historia de la edición en España (1836- 1936), Madrid, Marcial Pons, 2001.

Martínez Rus, Ana, La política del libro durante la II República: socialización de la lectura, Gijón, Editorial Trea, 2001.

Moll, Jaime, De la imprenta al lector. Estudio sobre el libro español de los siglos xvi al xviii, Madrid, Arco Libros, 1994.

Moret, Xavier, Tiempo de editores. Historia de la edición en España (1939-1975), Barcelona, Destino, 2002.

Ortega, Marie Linda (ed.), Escribir en España entre 1840 y 1876, Madrid, Fundación Duques de Soria - Visor, 2002.

Palenque, Marta, El poeta y el burgués (poesía y público 1850-1900), Sevilla, Alfar, 1990.

Pascual, Pedro, Escritores y editores en la restauración canovista (1875-1923), Madrid, Ediciones de la Torre, 1994 (2 vols.).

Pohl, Burkhard, Bücher ohne Grenzen. DerVerlag Seix Barral und die Vermittlung lateinemerikanischer Erzählliteratur im Spanien des Franquismus, Frankfurt, Vervuert, 2003.

Pozzi, Gabriela, Discurso y lector en la novela del xix (1834-1876), Ámsterdam, Rodolpi, 1990.

Rodriguez Moñino, Antonio, Construcción crítica y realidad histórica en la poesía española de los siglos xvi y xvii, Madrid, Castalia, 1968.

Rico, Francisco (dir.), Imprenta y crítica textual en el siglo de oro, Valladolid, Universidad, 2000.

Sánchez Vigil, José Manuel, CALPE. Paradigma editorial (1918-1925), Gijón, Editorial Trea, 2005.

Serrano, Carlos y Salaün, Serge (eds.), 1900 en Espagne. Essai d’histoire culturelle, Burdeos, Presses Universitaires de Bordeaux, 1986.

— Temps de crise et années folles. Les années 20 en Espagne (1917-1930). Essai d’histoire culturelle, París, Presses Universitaires de Paris, 2002.

Simón Díaz, José, La investigación bibliográfica sobre temas españoles, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1954.

— La bibliografía: conceptos y aplicaciones, Barcelona, Planeta, 1971.

Simón Díaz, José (ed.), Veinticuatro diarios (Madrid, 1830-1900). Artículos y noticias de escritores españoles del siglo xix, Madrid, CSIC, 1968-1970 (4 vols.).

Trenc, Eliseu, Las artes gráficas en la época modernista en Cataluña, Barcelona, Grafos, 1977.

Triana, Alejandro, Maestros, misioneros y militantes. La educación de la clase obrera madrileña (1889-1917), Madrid, Ministerio de educación y Ciencia, 1992.

Vila Sanjuán, Sergio, Pasando página. Autores y editores en la España democrática, Barcelona, Destino, 2002.

Viñao, Antonio, Innovación pedagógica y racionalidad científica. La escuela graduada en España (1898-1936), Madrid, Akal, 1990.

Zavala, Iris M., Lecturas y lectores del discurso narrativo dieciochesco, Ámsterdam, Rodolpi, 1987.

Notes

1 J.-C. Mainer, «La invención de la literatura española», pp. 172-176.

2 A. Rodríguez Moñino, Construcción crítica y realidad histórica en la poesía española, p. 13.

3 J.-C. Mainer, «Años de fe», pp. 151-190.

4 J. Fernández Montesinos, Introducción a una historia de la novela en España, p. ix.

5 Id., Costumbrismo y novela, p. 135.

6 J. Caro Baroja, Ensayo sobre la literatura de cordel, pp. 17-33.

7 J. A. Maravall, La cultura del Barroco, p. 524.

8 J.- M. Desvois (ed.), «Publicaciones de J.-F. Botrel sobre prensa, impresos y lectura».

9 J.-F. Botrel y S. Salaün (coords.), Creación y público en la literatura española, pp. 9-28. Colaboraron en el volumen Andrés Amorós, René Andioc, Jean François Botrel, Máxime Chevalier, José-Carlos Mainer, Rafael Pérez de la Dehesa, Serge Salaün, Jean Sentaurens y Francisco Ynduráin, mientras que Max Aub, Antonio Buero Vallejo, José Luis Cano, Gabriel Celaya y Alfonso Grosso intervinieron en las sesiones mixtas de estudiosos y escritores.

10 J.-C. Mainer, «Algunas consideraciones sobre lectura obrera en España».

11 J. Simón Díaz, La investigación bibliográfica sobre temas españoles, p. 7. Más convencional, aunque siempre sugerente, fue la visión de su campo de trabajo en La bibliografía: conceptos y aplicaciones. Un ejemplo de la fertilidad de sus planteamientos fue la investigación llevada a efecto por el Seminario de Bibliografía Hispánica de la Facultad de Filosofía y Letras, dirigido y orientado por él, que dio como fruto Veinticuatro diarios (Madrid, 1830-1900). Artículos y noticias de escritores españoles del siglo xix, almacén de noticias no muy sistemático pero más que atractivo, y pocas veces aprovechado cabalmente.

12 T. S. Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, pp. 63 y 135, respectivamente.

13 Como advirtió el interesante libro organizado por A. Escolano, Leery escribir en España.

14 A. Triana, Maestros, misioneros y militantes; A. Viñao, Innovación pedagógica y racionalidad científica; J.-L. Guereña (dir.), L’enseignement primaire en Espagne et en Amérique Latine du xviiie siècle à nos jours.

15 J.-F. Botrel, Libros, prensa y lectura en la España del siglo xix.

16 J. Moll, De la imprenta al lector.

17 V. Infantes, «En octavo», en Austral: un capítulo de historia de la cultura, pp. 3-4. Además de este artículo, revisten particular interés los de M. Durán Blázquez y J. M. Sánchez Vigil, «En vanguardia de la cultura», y D. Catalán Menéndez-Pidal, «Náufragos de la cultura».

18 Bulletin Hispanique, 99, 1997.

19 Bulletin Hispanique, 100, 1998.

20 Ideología y texto en «El Cuento Semanal», p. 20.

21 Y.-R. Fonquerne y A. Esteban (eds.), Culturas populares.

22 M. L. Ortega (ed.), Escribir en España entre 1840 y 1876.

23 X. Moret, Tiempo de editores.

24 S. Vila Sanjuán, Pasando página.

25 B. Pohl, Bücherohne Grenzen.

26 Publicado en 1988.

27 En 2003.

© Casa de Velázquez, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search