Version classiqueVersion mobile

Le planteur et le roi

 | 
Dominique Goncalvès

Résumés

Resumen

Texte intégral

1El hecho de que en los años 1820 Cuba no se inclinase hacia la independencia, como la mayoría de las colonias españolas, ha sido ya objeto de numerosas tentativas de explicación. En este trabajo nos proponemos utilizar una nueva perspectiva: el excepcional vínculo que se daba entre la elite criolla y la Corona española. El análisis de tal vinculación —ya apuntado en ocasiones, aunque siempre desde un punto de vista económico— demuestra que se trata, en verdad, de un tejido de fuertes fibras políticas e identitarias que le confieren una solidez excepcional. El objeto de este libro es pues analizar el vínculo entre los aristócratas criollos habaneros y los monarcas y ministerios de Madrid desde su construcción en 1763 hasta un acontecimiento que, bien avanzado el siglo xix, demuestra todavía su continuidad.

2La primera parte se centra en la identificación de dicha elite, en la descripción de sus valores y sus comportamientos. Comenzamos para ello analizando su contexto, considerando especialmente la particular configuración del puerto habanero, cuya vocación militar le hace propicio para la ganadería destinada al abastecimiento de las flotas y posteriormente para el cultivo de la caña, sin olvidar el entorno de la tormentosa historia antillana. Seguidamente definimos esa elite aristocrática (analizada en un marco familiar, y no individual, a lo largo de todo el periodo) en función de criterios de poder, que se manifiestan en el ejercicio de cargos en la Municipalidad o en el Consulado Real, así como en la ostentación de títulos de Castilla. Se observa entonces que el disfrute de dichas prebendas va siempre acompañado de la posesión de al menos una plantación de caña de azúcar. A partir de ahí es posible circunscribir la elite a menos de una cuarentena de familias y validar la denominación de sacarocracia, aristocracia azucarera, que se le ha dado. Este aspecto aristocrático es un dato fundamental cuyo alcance ha pasado hasta ahora desapercibido. Sin embargo, es la seña de una identidad que determina las decisiones políticas y orienta tanto las conductas económicas como las estrategias matrimoniales. A este respecto, se pone de relieve la opción endogámica de la sacarocracia, que la separa incluso de las mayores fortunas burguesas criollas. Estas identidades, conductas y estrategias originan una relación singular con la monarquía española y distinguen a esta elite de la de las otras colonias.

3La segunda parte repasa la historia de las relaciones entre la elite y la Corona desde 1763 hasta 1808. La toma de la Habana por los británicos y su ocupación hasta 1763 revelaron a la Corona española que no estaba en condiciones de asegurar por sí misma la defensa del cerrojo de su Imperio. Necesitada pues de revisar su política colonial para implicar en ella a algunos criollos, se emprenden auténticas negociaciones entre los missi dominici y una elite ya estructurada pero que aún no se puede identificar como una sacarocracia. Se acuerda establecer nuevos impuestos que gravan las transacciones comerciales con el fin de reconstruir y amplificar las obras de defensa. A cambio, la elite obtiene tres ventajas fundamentales. En primer lugar, facilidades para enriquecerse rápidamente mediante el impulso dado al desarrollo de las grandes plantaciones de caña de azúcar: se levantan las restricciones relativas al cultivo y, sobre todo, abastecimiento de esclavos. En segundo lugar, se aceptan también las aspiraciones de las elites a la creación y al mando de milicias. En último lugar, se satisfacen plenamente las reivindicaciones nobiliarias mediante una amplia distribución de títulos de Castilla que no tiene precedentes en la historia de España y de su Imperio. Las decisiones de Carlos III forman un conjunto coherente: el aumento de los impuestos sobre las transacciones comerciales, concomitante con el desarrollo de las importaciones y exportaciones, genera grandes beneficios para el Estado y permite dotar a la capital cubana, efectivamente, de una notable estructura defensiva. El riesgo de enriquecer y armar a los colonos en una ciudad fortificada queda contrarrestado con los títulos de Castilla: el orgullo de ser aristócrata solo alcanza su plenitud en referencia a un monarca al que se reconoce como « pariente ».

4Sin embargo, la aplicación de estos principios generales supuso una mayor complejidad. Los plantadores deseaban poder conseguir esclavos y vender su azúcar fuera de los circuitos gravados establecidos por el rey. Aspiraban, asimismo, a aumentar cada vez más su influencia en los órganos de decisión y en la sociedad habanera. La monarquía, aunque alentaba su enriquecimiento, pretendía frenar su poder político y canalizar su poder social. El capitán general tenía la delicada misión de controlar a las elites, alentando sus inclinaciones aristocráticas, y de velar a la vez por los intereses de la monarquía. Esta, consciente de que las directivas madrileñas podían chocar con la realidad de la colonia, concedía al capitán general cierta libertad para ejecutar lar órdenes, lo que le hacía susceptible de ser influenciado por las elites. Todo ello suscitaba, en ocasiones, roces entre el capitán general y el superintendente de finanzas, cuya misión primordial era ingresar dinero en las arcas del Estado.

5Las últimas décadas del siglo xviii muestran la rápida ascensión al poder de los plantadores habaneros en diferentes esferas. En La Habana, las familias se lanzan a una escalada de lujo que confiere a la ciudad una inigualable riqueza arquitectónica. Obtienen de Madrid la creación del Consulado Real, un organismo de desarrollo económico que les permite extender su poder sobre el conjunto de la isla. Los hijos de buenas familias toman parte en la mayoría de los conflictos de su tiempo: se alistan para luchar contra la rebelión de Luisiana, en la guerra de Independencia de los Estados Unidos y en la guerra emprendida contra la Francia republicana. Además de la gloria, establecen contactos en las esferas más elevadas y amplían sus negocios. Ajenos a la destrucción de Santo Domingo, fomentan, sin embargo, la consiguiente confusión que provocó, y saben sacar provecho de la desaparición de su competidor. Su poder económico, que se hace gigantesco, se manifiesta mediante la existencia de un lobby en la Corte, numéricamente débil pero muy bien organizado, que sabe hacerse oír por Carlos IV y Godoy. Esto explica que se les concedan tantas liberalidades, especialmente en lo concerniente a la importación de esclavos y la exportación de azúcar.

6La tercera parte se centra en la actitud de la elite criolla ante las crisis que sacuden a la monarquía española y repercuten en La Habana. En 1808, en la capital cubana, los milicianos y militares criollos son quienes deciden no proclamar una Junta, demasiado satisfechos con el viejo orden para dar los primeros pasos hacia la independencia. En 1812, a pesar de las nuevas leyes liberales inscritas en la Constitución y en las Cortes de Cádiz, logran conservar sin dificultad la realidad del poder local; las amenazas independentistas no alteran pues el viejo orden.

7Asu regreso a España, en 1814, Fernando VII recompensa la fidelidad habanera con nuevas concesiones de títulos y con el nombramiento de criollos para puestos claves de la administración civil y militar, tanto metropolitana como colonial. Una serie de leyes favorece a los sacarócratas, especialmente las que atañen a la posesión de la tierra, la protección oficial de la trata de esclavos, hasta 1817, y la autorización del libre comercio en 1818. A cambio, las tasas generadas por la industria azucarera hacen creer al rey que obtendrá los medios necesarios para aplastar a sus enemigos liberales y controlar mediante la fuerza a las otras colonias. El Trienio Liberal es más perjudicial para FernandoVII que para las elites habaneras: bajo las apariencias de ciertos excesos, el análisis prosopográfico (que se extiende hasta los vínculos masónicos) y el estudio de la política del capitán general demuestran que conservaron lo esencial de su poder político y de su influencia social. Sin embargo, a partir de los años 1820, el grupo formado por las familias dirigentes comienza a mostrar los primeros signos de fragilidad: la endogamia llevada hasta sus últimos extremos compromete el relevo generacional. Además, los gastos suntuarios y la inversión exclusiva en las grandes plantaciones (entidad económica frágil), garantes de una identidad nobiliaria, llevan a los plantadores a depender de sus adversarios: los comerciantes metropolitanos. Estos últimos, que ya dominan el tráfico de esclavos clandestino –buena parte de los circuitos de abastecimiento vienen de una isla especializada en la economía del desierto (azúcar, café, tabaco)– ven su poder cada vez más aumentado. Bien es cierto que desde los años 1770 la monarquía se había anticipado al acrecentamiento del poder criollo preparando a los metropolitanos (más fácilmente controlables) para asumir las riendas del tráfico de esclavos, contrapesando así la confianza otorgada a los habaneros.

8 Sea como fuere el dinero cubano sigue alimentando las ambiciones de reconquista de Fernando VII sobre los territorios americanos que aprovecharon el Trienio Liberal para emanciparse. En 1833, la muerte del rey y la instauración de un nuevo gobierno liberal no modifican la situación. La Constitución no se aplica en Cuba, y la destitución de los diputados liberales cubanos en 1837, a menudo percibida como un gesto de autoridad del poder metropolitano, se interpreta en la presente obra como una confesión de debilidad, puesto que se lleva a cabo con la aprobación de la aristocracia tradicional. De ahí que este estudio se detenga en 1838: es la fecha de la destitución y regreso a la metrópoli del capitán general que pretendía meter en cintura a la sacarocracia. Estos acontecimientos demuestran hasta qué punto era aún sólido, en plena época contemporánea, el vínculo entre el poder criollo y el poder metropolitano establecido bajo el Antiguo Régimen, a pesar de que la antigua aristocracia iba ya perdiendo terreno y la monarquía absoluta había caducado definitivamente.

© Casa de Velázquez, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search