Version classiqueVersion mobile

Urbanisme civique en temps de crise

 | 
Laurent Brassous
, 
Alejandro Quevedo

II. — Trajectoires singulières

Tiermes en los siglos ii-iv

Evolución del poblamiento y del urbanismo de una ciudad de la cuenca del Duero

Cesáreo Pérez González, Emilio Illarregui Gómez et Pablo Arribas Lobo

Texte intégral

1Sin duda, la historia de Tiermes está ligada a los distintos acontecimientos derivados de la ocupación de las tierras y del poblamiento del interior de la Península Ibérica, primero, como oppidum arévaco y, después, como un pequeño núcleo peregrino y tributario de la hacienda romana, donde se ubicaba la población hispanorromana y que pasa posteriormente a integrarse en el Conventus Cluniensis, donde ejercería como cabeza de comarca y zona de influencia territorial (fig. 1).

FIG. 1. — Localización de Tiermes en la cuenca del Duero

2Este enclave, al igual que otros muchos núcleos urbanos, se ha visto inmerso en la corriente historiográfica que reflejaba una caída y deterioro de las ciudades como consecuencia de la crisis del siglo III d. C.; «invasiones y marcha de la población al campo» han sido los dos grandes argumentos para justificar el desmantelamiento del sistema de vida urbano.

  • 1 Un repaso sintético de la historiografía de Tiermes, véase en Casa Martínez, 2013, pp. 27-54.

3La información proporcionada por las fuentes y las excavaciones ha sido parcial y fragmentaria; aportan evidencias puntuales que sirven de base para establecer explicaciones generales que nos pueden llevar a enfoques e interpretaciones erróneas. Hoy, los documentos arqueológicos antiguos y los nuevos que vamos conociendo nos permiten observar el yacimiento termestino con una visión más genérica y completa que la que tuvieron a principios del siglo pasado N. Sentenach e I. Calvo (1911-13) al intervenir en diferentes puntos del yacimiento1.

APORTACIONES DE LAS FUENTES CLÁSICAS Y LOS RESTOS MATERIALES AL POBLAMIENTO Y AL URBANISMO

  • 2 App., Iber. 99-100.
  • 3 Sal., 2, 95
  • 4 Un compendio de referencias clásicas e historiográficas, véase en Revilla Andía, 1989, pp. 19-44.
  • 5 Tac., Ann. iv, 45, 1.
  • 6 Ptol., ii, 6, 55.

4Curiosamente, pese al papel destacado que, según la obra de Apiano, desempeña Termes durante las guerras celtibéricas2 o las notas de Salustio3, que nos informan de su anexión al bando sertoriano y los consecuentes saqueos sufridos tras su derrota, las menciones durante la etapa altoimperial romana de esta ciudad4 se disipan tras el episodio narrado por Tácito, referente al año 25 d. C., donde relata el asesinato del pretor de Hispania Citerior, Lucio Pisón, a manos de un termestino5. Resulta de especial interés, en este pasaje, la descripción de un territorio de alquerías y caseríos, así como la referencia al sermone patrio que hablaba el acusado o el uso de términos como barbarus o agrester, que suelen corresponderse con espacios poco romanizados. No obstante, en la segunda mitad del siglo I d. C., Plinio el Viejo ya referencia su integración dentro del Conventus Cluniensis, y su relevancia es constatada en el siglo II d. C. por Claudio Ptolomeo, que la menciona como una de las diez ciudades principales de los arévacos6.

  • 7 Referente a la cita tradicionalmente atribuida a Termes del Ravenate (Raven., iv, 43), véase Mañan (...)
  • 8 Jiménez Guijarro, 2008, p. 375.

5Por otro lado, Tiermes no aparece consignada en ninguno de los itinerarios de importancia (Antonino o Anónimo de Rávena7). Un hecho que debe llevarnos a la reflexión de que habría rutas y carreteras de primera, segunda y tercera importancia (al igual que sucede en la actualidad), por lo que no se puede pretender siempre la preeminencia de lugares marginales sin analizar los puntos iniciales, finales y de interés geoestratégico8, y, quizás, las conexiones de Tiermes eran las propias de un centro de infraestructura y apoyo más que el terminal de un recorrido.

  • 9 Lostal Pros, 1992, pp. 120-121 y 212, nos 117 y 233.
  • 10 Abascal Palazón, 1982, pp. 100-102.
  • 11 Lostal Pros, 1992, nos 154, 155 y 159.
  • 12 Larrañaga Zulueta, 2009, p. 156.

6Fuera cual fuera la naturaleza del sistema viario, este se encontraba en buen estado de uso en Tiermes entre los siglos II y IV d. C., momento en el que se documentan los únicos miliarios conocidos hasta el momento: uno a nombre de los hijos de Trajano Decio —Herennio Etrusco y Hostiliano—, descubierto en el paraje de Ventamalo y fechado en el 249-251 d. C., y un segundo ejemplar anepigráfico hallado en las cercanías de Tiermes9 de inicios del siglo IV d. C., que es posible que tuviera alguna documentación epigráfica pintada hoy perdida. Ambos han sido vinculados con una vía Uxama-Segontia a través de Tiermes, estudiada desde antiguo como eje de articulación del valle del Duero con el Tajo y ruta de relación, a través de este último, con el área levantina peninsular10. Otros tres ejemplos pueden asociarse en esta zona con esta vía: dos miliarios de Galerio del 305 d. C. del área de Uxama y San Esteban de Gormaz, y otro de Constancio Cloro del entorno del Burgo de Osma11. Todos ellos son muestra de una intensa actividad miliaria en este período, y sería con posterioridad cuando pudieran acusarse nuevas transformaciones de este entramado viario, con los cambios de ordenación territorial derivados de la tardoantigüedad12.

  • 13 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2014, p. 116.
  • 14 Esta data indica, curiosamente, el año después del episodio relatado por Tácito (Ann. iv, 45, 1), (...)

7Los restos epigráficos termestinos no son muy abundantes13, aunque su concentración coincide con los siglos I-II d. C., momento aparentemente, según estos, de máximo esplendor de la ciudad. Ejemplos relevantes anteriores a este período son una dedicatoria a Tiberio del 26 d. C.14, así como otra inscripción localizada en el área del foro, en la que figura una dotación económica de 999.000 sestercios, probablemente de finales de época julio-claudia.

  • 15 Ors, 1951, p. 577.
  • 16 Curchin, 1985, p. 337.

8Por su parte, ya en el siglo II d. C. conocemos una serie de evidencias jurídicas y funerarias, destacando entre las primeras un documento de hospitalidad localizado en Peralejo de los Escuderos, en las cercanías de Tiermes, en el lugar conocido como «Las Cabezas», y actualmente conservada en el Museo Arqueológico Nacional (Madrid). La inscripción documenta un municipio con quattuorviri como magistrados; se trata de un documento de extraordinario interés para conocer el estado de la sociedad y la construcción pública en la Tiermes del siglo II d. C., al reflejar un acto de munificencia a favor de los termestinos, que Álvaro d´Ors relaciona con unas termas15, por parte de unos vicani, posiblemente integrantes de subdivisiones agrarias de la ciudad referidos a asentamientos rurales o viarios16.

  • 17 Argente Oliver (coord.) 1997b, pp. 31-32, fig. 22.
  • 18 Balbín, 2006, p. 222.
  • 19 Jimeno Martínez, 1980, pp. 92-93, nº 72.

9Otro fragmento de tabula de bronce fue hallado en el año 1997, en una estancia del barrio al oeste del foro17. Paloma Balbín la data en el siglo II de la era relacionándola con la de Montealegre18. En el mismo siglo se ha fechado el epígrafe con la inscripción Astucico, procedente de las excavaciones en el entorno de la ermita románica19.

  • 20 Ibid., p. 148, nº 127; Fabrè, Mayer i Olivé, Rodà de Llanza, 1982, pp. 224-225, fig. 37.
  • 21 Jimeno Martínez, 1980, p. 156; García Merino, Untermann, 1999, pp. 135-136.
  • 22 Balbín, 2006, p. 158.

10Fechada en época antonina, y preferentemente en la primera mitad del siglo II, es preciso mencionar la placa de caliza no moldurada, repiqueteada y con letras capitales cuadradas del equites Gaio Ivlio Pompeiano, prefecto de cohorte, tribuno militar de legión y prefecto de ala, conservada en el Museo de Vilanova20. Otro ejemplar que nos interesa por su datación de fines del siglo I-II d. C., momento coincidente con los ejemplares anteriormente mencionados, es la referencia que hace a un termestino, Lucius Licinius Secundus, una placa cerámica hallada en Uxama, interpretada por algunos autores como tessera hospitalis21 y por otros como hospitium22.

  • 23 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2010-2011, pp. 74-78.
  • 24 Rodríguez Morales, inédito, pp. 148-162; Alfaro Asín, 1986, p. 176.

11Un breve repaso a los hallazgos numismáticos localizados en el yacimiento nos ofrece una panorámica del dinamismo urbano de este período23. Por lo que respecta al siglo II d. C., conocemos ejemplares de diferentes puntos del yacimiento, como la propia plaza del foro, de donde tenemos un denario, y otro de la Casa del Acueducto, así como un dupondio y tres sestercios de Trajano, recuperados en la necrópolis medieval y en la Casa del Acueducto, todos ellos acuñados en Roma entre el 103 y el 111 d. C. Adriano aparece bien representado, con cuatro denarios y un sestercio hallados en las las Casas de Taracena, así como tres dupondios, uno de ellos procedente de la plaza del foro y acuñado en Roma en el año 125-128 d. C. De Antonino Pío se conservan seis monedas, mientras que del reinado de Marco Aurelio contamos con cinco ejemplares: tres acuñados a su nombre y otros dos en nombre de su mujer, Faustina ii. Cómodo figura en dos ejemplares: un denario del año 179 d. C. y un sestercio del 186 d. C.; y Septimio Severo se encuentra en otras dos monedas: un denario de Laodicea del 196-197 d. C. y un sestercio de Roma, del año 193-197 d. C. Otro denario de Caracalla se recuperó en las inmediaciones del foro24.

  • 25 Rodríguez Morales, inédito, p. 167.

12En el siglo III d. C. observamos cómo disminuye el volumen de moneda, y siguen circulando emisiones antoninas. De este momento conocemos en Tiermes cuarenta ejemplares de numismas que abarcan distintos sectores del yacimiento. Los antoninianos que aparecen en Tiermes con Gordiano iii comparten espacio con el sestercio, como el documentado en la plaza del foro, fechado en el 240 d. C.25; los dupondios ya eran escasos y circulan hasta el 260 d. C. A partir de Gordiano, y salvo excepciones muy contadas, toda la numismática aparecida en Tiermes son antoninianos, como los siete ejemplares que conocemos de Galieno, continuando, por otra parte, la tónica general de los yacimientos hispanos. A partir del 260 y hasta el 270 d. C. se observa una cierta abundancia de moneda, pero de baja calidad. El emperador con mayor representatividad de este período será Claudio ii, con doce antoninianos. Tras este, encontramos muy escaso numerario y la mayoría se concentra en las Casas de Taracena; destacan un antoniniano de Aureliano, un denario de Roma de Severina y dos antoninianos de Tétrico i, sin poder descartar que este lote numerario pueda tratarse de una ocultación o atesorización.

  • 26 Alfaro Asín, 1986, pp. 181-182.

13Por su parte, la moneda del siglo IV es la más representada de todo el monetario conocido de Termes, aunque desde el año 294 y hasta el 324 d. C. no es muy abundante. Desde entonces y hasta el 395 es cuando se aprecia una mayor presencia de moneda en bronce, situación que se corresponde con uno de los momentos de máxima inflación del Imperio, además de una diversificación de cecas occidentales y orientales. Sin embargo, la moneda del siglo V escasea de una forma notabilísima, y en su mayoría se registra en las antiguas excavaciones del conde de Romanones y de las tabernas del este; una silicua de Jovino acuñada en Arlés (411-413 d. C.) es la pieza más destacable26.

EVIDENCIAS URBANAS

14A pesar de que la mayor parte del núcleo urbano de Tiermes se encuentra aún sin excavar, razón por la que desconocemos aspectos fundamentales sobre el desarrollo y evolución de su urbanismo, algunos de los cambios producidos entre el marco cronológico que nos ocupa —siglos II/IV d. C.— pueden rastrearse en algunas de sus estructuras urbanas (fig. 2).

  • 27 Argente Oliver, Argente Oliver, Casa Martínez et alii, 1984, p. 16.
  • 28 Pérez González, Illarregui, Arribas Lobo, 2011b, pp. 790-791, figs. 3-5.
  • 29 Dohijo, 2013, pp. 167-168; Martínez Caballero, 2010, pp. 257-259.
  • 30 Argente Oliver (coord.), 1997a, pp. 27-28; Id., 1995, pp. 34-35.

15En primer lugar, el foro de la ciudad, identificado tradicionalmente con el antiguo «castro» o posteriormente con un castellum aquae asociado al canal norte del acueducto27, constituye una terraza artificial de forma rectangular, rodeada por pórticos y con series de tabernae en sus laterales sur y este (fig. 2.1). Si bien su construcción debió de comenzarse a mediados del siglo I d. C., quizás a partir del emperador Claudio, o en momentos posteriores, el hallazgo de restos escultóricos fechados en el siglo II28 o la noticia de reformas ejecutadas en estos momentos en algunas de las edificaciones localizadas al norte del pórtico septentrional del foro29, se presentan como muestra de cierta actividad monumentalizadora, por lo menos hasta los momentos finales de este siglo. A partir de este momento, se han constatado significativas remodelaciones en la zona de su pórtico oeste, que se transforma, en parte, mediante la construcción de dos estancias que presentan, una, un solado de opus signinum, y, la otra, restos de un mosaico polícromo decorado con roleos figurados y motivos geométricos, fechado en época bajoimperial30.

FIG. 2. — Evidencias urbanas, áreas de necrópolis y enterramientos aislados referenciados en el texto

  • 31 Dohijo, 2013, pp. 167-168.
  • 32 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2009a, p. 82, fig. 2a.
  • 33 Gutiérrez, 2013, p. 168.
  • 34 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2009b, p. 88, lám. 4a; Id., 2009a, pp. 77-78, lám. (...)

16Otras transformaciones posteriores al siglo III d. C. son el adosamiento, al noroeste de las edificaciones de la galería norte del foro, de una estancia decorada con pinturas murales de color amarillo, asentada además sobre el solado de las dos calzadas que confluyen en este punto31, o a partir de algún momento de la centuria siguiente, de la compartimentación del espacio interior de algunos locales de las tabernae del sur, así como el cerramiento en algunos puntos del intercolumnio exterior de su pórtico32 (fig. 3). Ostensiblemente, ya en estos momentos comienza la actividad de desmantelamiento de algunos muros y el robo de sillares constatado en el pórtico norte33, así como en el sur, donde la acumulación de material de construcción, localizada en el espacio central de su calle, así como de bronce en sus inmediaciones34, parecen corresponderse con actividades de acopio de materiales o prácticas de nuevos usos y expolio que se perpetuarían en las centurias posteriores.

FIG. 3. — Planta de las tabernas meridionales del foro, con las remodelaciones posteriores

  • 35 Argente Oliver (coord.), 1997b, p. 39.
  • 36 Dohijo, 2013, pp. 154-156.

17En el extremo occidental del foro se localiza un área urbana de viviendas, estructurada en distintas manzanas separadas por calles y cuyos restos se encuadran en diferentes estadios cronológicos. Su distribución general corresponde al siglo I d. C., sobre un esquema precedente al que las diversas viviendas adaptan su planta, y puede observarse, además de las modificaciones urbanas provocadas por la construcción del canal norte del acueducto y del foro altoimperial, diversas adaptaciones y reformas entre los siglos II d. C. y época tardoantigua (fig. 2.2). De esta manera, se ha documentado el relleno parcial de algunas estancias localizadas al oeste del foro a partir del siglo II d. C., momento hasta el que debieron de mantenerse en uso35. Otras remodelaciones registradas consisten en el sellado de algunas canalizaciones o la transformación de ciertos espacios, ya en época tardoantigua, con la superposición de estructuras alineadas con orientación distinta a las de las estancias que amortizan parcialmente. Es además en este momento cuando se efectúa el desmantelamiento del enlosado de una de las vías que estructura parte de este barrio, identificada tradicionalmente con el Decumanus Maximus, y se construyen tres estancias sobre ella36.

  • 37 Argente Oliver (coord.), 1990, pp. 37-42.

18Otra edificación singular localizada en este área, al noroeste del foro, consiste en un complejo al que se atribuye un uso termal (fig. 2.3), datado en función de las características de los restos musivos que cubrían su superficie a finales del siglo I d. C., por lo que suponemos que su vigencia se mantendría, al menos, durante buena parte de la centuria siguiente. No obstante, los datos disponibles de su excavación son parcos, y nuestro conocimiento se limita al trazado de su planta, compuesta por una estancia rectangular desde la que se articulan otras dos circulares, y del mosaico anteriormente mencionado37.

  • 38 Martínez Caballero, 2010, p. 256.
  • 39 Diosono, 2010, pp. 154-156. El carácter inusitado de este emplazamiento para un taller cerámico ya (...)
  • 40 Cómo explicar entonces la asociación de una marca supuestamente «ilegible» (Diosono, 2010, p. 365) (...)
  • 41 A este respecto, es preciso, además, tener en cuenta las disposiciones conservadas en documentos c (...)

19Al oriente de este edificio se ha fechado en época trajanea una estructura de planta trapezoidal, dotada de pórtico al menos en dos de sus lados38 (fig. 2.4). Procedente de este espacio se ha publicado un lote cerámico presentado como la evidencia de un horno dedicado a la producción cerámica, lo que nos llevaría a documentar un nuevo espacio artesanal en el entorno del foro, con una actividad centrada en el último cuarto del siglo I d. C.39. No obstante, una somera revisión de los materiales mencionados en dicho trabajo advierte determinados anacolutos: aspectos tales como la presencia de marcas de alfarero de origen sudgálico o hispánico de Tricio y grafitos que se malinterpretan como marcas del propio artesano confieren a este depósito, a nuestro parecer, el carácter de basurero —con material de distintas épocas—, más que de testar propiamente dicho40. Lo lógico es que este tipo de centros artesanos se encuentren fuera de los espacios que aglutina el foro y, en sintonía con el propio desarrollo de la ciudad, vayan alejándose de los espacios públicos y de poblamiento, buscando la proximidad de los recursos naturales (fundamentalmente tierra y agua) con el fin de favorecer el proceso productivo, evitando tanto el sobrecoste producido por el desplazamiento de estas materias primas como la peligrosidad derivada de la proximidad de hornos de cierta entidad a las zonas de hábitat41.

  • 42 Romero Carnicero, 1992, p. 722.
  • 43 Argente Oliver, Alonso Lubias, 1984, pp. 417-431.
  • 44 Argente Oliver (coord.), 1993, pp. 40, 43-44.
  • 45 Argente Oliver, Díaz Díaz et alii, 1994, p. 39, fig. 13.

20Una de las infraestructuras públicas de mayor relevancia que destaca y mediatiza el urbanismo de la ciudad es el canal del acueducto, que comprende dos ramales excavados en la roca que recorren el espacio intraurbano por sus lados norte y sur (fig. 2.5). Para su construcción no se dispone de ninguna fecha precisa, si bien hubo de ser, al menos en parte, anterior o coetánea al complejo foral42. Resulta ilustrativo el hallazgo, en el primero de estos canales, de sendas sepulturas datadas en época bajoimperial, que fueron exhumadas durante la campaña de 1982. La primera de ellas se encontraba en la propia caja del canal del acueducto, sobre el sedimento que colmataba su cauce, mientras que la segunda ocupaba el borde de este, donde fue realizado un rebaje para su colocación (fig. 2.iii). El ajuar que acompañaba a esta última, fechado en el siglo IV d. C., es indicador del momento en que la obra hidráulica ya se encontraría en desuso43. Otro enterramiento aparecería, también en el lecho de esta conducción, durante la campaña de 1993, aunque en este caso, debido a la ausencia de ajuar, ha sido interpretado como una sepultura medieval similar a las localizadas junto a la muralla44 (fig. 2.vi). Por su parte, sobre el lecho del ramal sur se ha documentado un muro de mampostería seca fechado en época «tal vez bajo imperial»45, que indicaría también el desuso de la infraestructura en este momento.

21Dentro de las construcciones urbanas de carácter privado, y aneja a la conducción hidráulica anteriormente comentada, ha sido excavada una importante residencia, conocida como la Casa del Acueducto (fig. 2.6). Se trata de un conjunto de unos 1.800 m2, edificado, según el esquema de domus, con dos atrios, en el que destaca la recuperación de un representativo programa de pintura mural, conservado in situ sobre el zócalo de algunas habitaciones, y el peristilo de su impluvium, con una temática variada y correspondiente a diferentes estilos, que permiten fechar su construcción a mediados del siglo I d. C., momento al que pertenecen la mayor parte de las pinturas; se aprecian también remodelaciones posteriores de época flavia y comienzos del siglo II d. C.

  • 46 Estas transformaciones se observan en los espacios vi, x, xi, xxvii y xxxii (Ibid., pp. 21-37).
  • 47 Dohijo, 2011a, p. 223.
  • 48 Argente Oliver, Díaz Díaz et alii, 1994, p. 236.

22Entre los materiales recuperados en esta intervención, sus excavadores han señalado la presencia de un primer grupo correspondiente a los siglos I y II d. C., y otro, más abundante y variado, de época bajoimperial; destacan la ausencia significativa de elementos correspondientes a la tercera centuria, si bien en una de sus habitaciones se inventariaron, en una capa de cenizas, materiales de los siglos II y III d. C. que indicarían el momento en que esta dejó de utilizarse. Es pues a partir de los siglos IV y V d. C. cuando, tras un lapso de abandono, parecen reutilizarse sus áreas oriental y occidental, en las que se observa la reestructuración de algunos de sus espacios, con la construcción de muros que se superponen a los restos de pintura in situ, dividen su superficie o incluso la inutilizan46, lo que evidencia un cambio de uso de las estancias y posiblemente un aumento del número de propietarios47 (fig. 4). A partir de este momento, parece que su abandono como lugar de habitación permanente respondió a un proceso no violento48.

FIG. 4. — Áreas con transformaciones y hallazgos tardoantiguos en la Casa del Acueducto y el canal sur del acueducto (ARGENTE, DÍAZ DÍAZ et alii, 1994; DOHIJO, 2011)

  • 49 Argente Oliver (coord.), 1997a, pp. 11-12; Id., 1992, pp. 29-34, figs. 27-29.
  • 50 Ibid., p. 69, fig. 70; Id., 1993, pp. 13-14.

23Un poco más al sur se encuentra un conjunto de espacios habitacionales excavados en la roca, tradicionalmente conocidos como las Casas de Taracena, por ser este quien comenzó los trabajos de excavación en esta área en los años treinta del pasado siglo (fig. 2.7). Actualmente conocemos once habitáculos que definen dos módulos constructivos con patios. Restos de pintura mural que se han conservado adheridos a la roca en algunas habitaciones poseen esquemas decorativos datables en la segunda mitad del siglo I d. C., si bien su planteamiento parece realizarse sobre construcciones anteriores49. En estos edificios se desarrolla intensamente la vida hasta finales del siglo II o principios del III d. C., cuando la documentación de un horno de planta circular en el espacio exterior de este conjunto, con síntomas indicativos de sucesivas reformas50, muestra ya un lapso de abandono o cambio fundacional en esta área, previo al momento en que es amortizada con la construcción de la muralla (fig. 2.8). Esta se levanta reaprovechando materiales de estructuras de los siglos anteriores, que afectan al horno y cubren totalmente la entrada a este complejo por su lado meridional. Estos espacios que han quedado sellados parecen servir entonces como lugar de ocultación a un interesante tesorillo conformado por monedas de plata, algunos sestercios y dupondios, cuya cronología abarca desde Adriano hasta un antoniniano de Tétrico, con lo que parece que el depósito se produciría a finales de este siglo.

  • 51 Argente Oliver (coord.), 1994, p. 25; Id., 1995, pp. 19-20.

24Ya durante el siglo IV e inicios del V nos encontramos en este espacio periurbano con la implantación de modestos talleres dedicados a actividades artesanales e industriales, con la presencia del mencionado horno o evidencias de un espacio dedicado al trabajo del hueso, que se documenta en esta área por el hallazgo recurrente de piezas inacabadas y deshechos de labor, aunque no ha sido posible su asociación con alguna estructura en concreto51.

  • 52 Fernández Martínez, 1981, pp. 319-320.

25Otro grupo de estancias que estarían vigentes entre la segunda mitad del siglo I d. C. y la segunda mitad del II son las documentadas en el barrio del norte, cuya cronología se ha establecido sobre la presencia de determinados elementos numismáticos (moneda de Faustina o Antonino Pío) con que sus excavadores establecen el terminus ante quem de la colmatación de sus estructuras, previa a la construcción de la muralla, que referimos a continuación, y que en este sector también se superpone a las viviendas52.

  • 53 Taracena Aguirre, 1941, pp. 109-110.
  • 54 Fernández Martínez, 1981, pp. 317-324.

26Sin duda, la muralla de Tiermes significa una transformación espacial importantísima, con un cambio urbano que marca la época tetrárquica, que confiere al siglo IV d. C. una nueva vida, con todo lo que ello conlleva para los termestinos. Su construcción presenta dos partes claramente diferenciadas: una localizada al norte, que presenta cubos semicirculares, y otra en el sureste, carente de estos (fig. 5). Ambos tramos amortizan estructuras precedentes; el primero de ellos se asienta sobre diversas estancias del barrio norte y en su tramo sureste sobre las Casas de Taracena, ambos conjuntos anteriormente referenciados. Es precisamente B. Taracena Aguirre el primero en intervenir sobre esta obra defensiva y establece su perímetro en tres de los lados del cerro (norte, este y sureste), delimitando una superficie de 21 hectáreas. Para ella defiende una cronología del siglo I d. C., con sucesivas remodelaciones a lo largo del Imperio53; no obstante, las aportaciones de los trabajos de excavación desarrollados desde finales de los años setenta del pasado siglo proponen una fecha para su construcción a partir de la segunda mitad del siglo III d. C., sin negar la posibilidad de que esta se edificase sobre un recinto previo o que se trate de una obra de emergencia que no llegaría a concluirse54.

FIG. 5. — Sector meridional de la muralla bajoimperial, sobre las Casas de Taracena; debajo, el tramo norte de la misma (ARGENTE OLIVER et alii, 1995; ID., 1980)

27La construcción de la muralla marca el abandono de determinados espacios ocupados en los siglos I y II d. C., y tanto la reutilización de materiales como la reexplotación de las canteras nos indican cambios urbanos en el hábitat de un asentamiento como Tiermes. Así, estas extracciones de tierra y piedra, la creación de nuevas viviendas y estructuras defensivas, basureros, etc., significan la configuración de un nuevo panorama habitacional y, a su vez, la formación de distintos niveles arqueológicos con materiales que en un futuro podrán servir de ayuda para el estudio de su urbanismo.

ESPACIOS Y ELEMENTOS FUNERARIOS

28El estudio de las diferentes necrópolis asociadas al yacimiento de Tiermes permite observar cambios y adaptaciones, así como fenómenos de continuidad o discontinuidad del poblamiento, que afectan al conocimiento del urbanismo de la ciudad (fig. 2.i-vii). De esta manera, tenemos la evidencia directa de dos necrópolis extramuros en Tiermes: Carratiermes y la necrópolis rupestre del río; así como dos intramuros: la necrópolis hispanovisigoda y la medieval de Nuestra Señora de Tiermes. También disponemos de noticias sobre otros enterramientos aislados: en el interior del ramal norte del acueducto, de época bajoimperial, o junto a la muralla tardía, en la zona de las Casas de Taracena y el sector norte, que han sido fechados ya en época medieval.

  • 55 Rabal, 1889, pp. 124-125; Jimeno Martínez, 1980, pp. 70-72.
  • 56 Martínez Martín, Hernández Urizar, 1992, p. 803.

29Curiosamente, el conocimiento del que consideramos el momento de apogeo urbano de la ciudad romana no se ve acompañado por su necrópolis. De época altoimperial tan solo se conoce el epitafio dedicado a L. Pompeius, conservado en parte como dintel de una ventana en la localidad de Carrascosa de Arriba, y cuyo texto completo se conoce gracias a la copia realizada por un antiguo párroco55. Es preciso, no obstante, mencionar la perduración del ritual de incineración en la necrópolis celtibérica de Carratiermes (fig. 2.i), localizada al este del núcleo urbano, hasta el siglo I d. C. o comienzos del II, como confirma la convivencia de elementos cerámicos y numismáticos romanos56.

  • 57 Mayer i Olivé, Abásolo, 2001, pp. 165-168.
  • 58 Jimeno Martínez, 1980, p. 163.
  • 59 Mayer i Olivé, Abásolo, 2001, p. 165.

30Sumamente interesantes son las aportaciones de M. Mayer y J. A. Abásolo en lo referente a las estelas que se encuentran labradas en la roca junto a este lugar, forman dos grupos que relacionan con la tipología de las estelas romanas del Duero, y que evidencian la perduración del carácter funerario de esta zona (fig. 2.ii), donde estos autores reconocen también los restos de la cimentación de un posible monumento funerario, quizás turriforme57. También es relevante la reinterpretación que realizan del epígrafe rupestre que se localiza en sus proximidades, anteriormente estudiado por A. Jimeno58, y del que efectúan una nueva lectura como inscripción funeraria, dedicada a Basio Restituto por otros cinco personajes que aparecen nombrados por su cognomen, que en algún caso (Diogenes, Dionysius) podría sugerir una procedencia social de estrato bajo. Esta inscripción se fecharía en la segunda mitad del siglo II d. C.59

  • 60 Argente Oliver, Alonso Lubias, 1984, pp. 419-420.
  • 61 Dohijo, 2007, pp. 140-141,157.

31Es en época bajoimperial cuando el registro funerario romano se conoce por las excavaciones dentro del recinto amurallado, que han permitido la documentación de los mencionados enterramientos del canal norte del acueducto (fig. 2.iii). Estos invaden espacios que en momentos anteriores se correspondían con la parte urbana del yacimiento60, al igual que sucede con la necrópolis hispanovisigoda que se documenta en el entorno del foro romano (fig. 2.iv)61.

  • 62 Doménech Esteban, Casa Martínez, 1992, p. 1067.
  • 63 Dohijo, 2001, pp. 115-123.

32En cuanto a la necrópolis rupestre situada en la margen izquierdo del río Manzanares (fig. 2.v), excavada entre los años 1981 y 1982, y para la que sus excavadores establecieron una cronología entre finales del siglo VIII y principios del siglo X d. C.62, E. G. Dohijo propone una datación de época tardoantigua, entre el siglo V y principios del VI d. C., basándose en los escasos materiales de ajuar recuperados y en la proximidad del camino que conduce al yacimiento63. Más alejados del período que aquí tratamos se encuadrarían los enterramientos anejos a la muralla bajoimperial (fig. 2.vi) y el camposanto de la propia ermita románica (fig. 2.vii).

  • 64 Hoces de la Guardia, Santos Yanguas, Martínez Caballero, 2009, p. 377; Pérez González, Illarregui (...)

33En Tiermes, desde la segunda mitad del siglo II se observan síntomas de un cambio en el ordenamiento social. Las dificultades económicas se aprecian en las remodelaciones urbanísticas de esta pequeña ciudad, en donde las élites hispanorromanas, y no solo las élites, acusaban la dureza de la tierra y los inconvenientes inherentes a su habitabilidad. No podemos olvidar que de su territorio parten emigrantes, tanto a núcleos de su zona como a otras tierras más lejanas: Ávila, Mérida, Badajoz, Huelva, Salamanca, Worms, Roma, etc.64.

  • 65 Alföldy, 1998a, p. 19; Id., 2012, pp. 133 y 273.

34Tiermes se incluye entre otras ciudades del Sistema Central, como Uxama, Duratón, Segovia, Coca..., en las que desde los emperadores Augusto a Trajano se habían levantado obras públicas y privadas de cierta monumentalidad, pero para las que sabemos poco arqueológicamente desde la segunda mitad del siglo II d. C., y es preciso que la investigación evolucione con el fin de comprobar lo que decía G. Alföldy para Hispania65: «Las debilidades estructurales de un sistema económico basado en las ciudades y sus territorios derivan de la inversión, casi siempre exenta de rentabilidad económica, de las inmensas sumas de dinero en edificios de representación como foros, templos... durante el siglo I y primera mitad del siglo II». Así, es posible que esta magnificencia constructiva aparente agotara las reservas financieras de la sociedad hispanorromana de la meseta.

35Enclaves como Tiermes, que habían recibido la municipalidad en el siglo I d. C., se motivarían para afrontar una actividad edilicia y urbanizadora, con la construcción de edificios monumentales, no conocida en la ciudad con anterioridad, y cuyas obras, con el paso del tiempo, se irían arruinando, arreglando y «parcheando», reaprovechando —según nos indican los restos arqueológicos— multitud de elementos de épocas anteriores, y haciendo un uso casi exclusivo de materiales autóctonos, más que importados.

36Una serie de actividades urbanísticas y remodelaciones en los distintos espacios habitacionales se pueden situar claramente en la cronología comprendida entre los siglos II y IV d. C. Así, un oppidum prerromano se reconvierte en ciudad romana a lo largo del siglo I d. C., y conoce una amplia actividad constructiva hasta la primera mitad del siglo II d. C., que conlleva la renovación de sus espacios públicos y su esplendor máximo. Sin embargo, es posible apreciar, a partir de la segunda mitad de este siglo, indicios de un cierto retraimiento en algunos sectores del núcleo urbano, que derivará en profundas transformaciones a lo largo del siglo III. De esta manera, se entiende la amortización de las Casas de Taracena y las estructuras documentadas en el denominado barrio norte por la construcción de la muralla bajoimperial, una obra que, si bien refleja importantes cambios en la ciudad, como la reducción de su pomerio, evidencia sin embargo todavía el mantenimiento de una organización municipal capaz de afrontar construcciones de este tipo.

37A partir de este momento se documenta la práctica sistemática de reformas y modificaciones en espacios tanto públicos como privados, como manifiestan la construcción de estancias de presunto carácter privado en el ala oeste del foro, las modificaciones registradas en el pórtico y las tabernas meridionales, y la compartimentación que se constata en algunas áreas de la Casa del Acueducto. Estas actividades, unidas al inicio del desmantelamiento en algunos de los grandes edificios públicos y al abandono de los trabajos de mantenimiento del canal del acueducto, hasta la total pérdida de su función, son muestra de alteraciones urbanas de gran trascendencia.

38Sin embargo, los abundantes hallazgos de numerario tardío en todo el yacimiento, así como el numeroso muestrario cerámico de los siglos IV y V d. C., son indicios de cómo la ciudad todavía mantiene una actividad relativamente intensa durante este período, si bien todos estos cambios paulatinos manifiestan profundas transformaciones de la idiosincrasia urbana precedente.

Notes

1 Un repaso sintético de la historiografía de Tiermes, véase en Casa Martínez, 2013, pp. 27-54.

2 App., Iber. 99-100.

3 Sal., 2, 95

4 Un compendio de referencias clásicas e historiográficas, véase en Revilla Andía, 1989, pp. 19-44.

5 Tac., Ann. iv, 45, 1.

6 Ptol., ii, 6, 55.

7 Referente a la cita tradicionalmente atribuida a Termes del Ravenate (Raven., iv, 43), véase Mañanes Pérez, Solana Sáinz, 1985, pp. 84-85.

8 Jiménez Guijarro, 2008, p. 375.

9 Lostal Pros, 1992, pp. 120-121 y 212, nos 117 y 233.

10 Abascal Palazón, 1982, pp. 100-102.

11 Lostal Pros, 1992, nos 154, 155 y 159.

12 Larrañaga Zulueta, 2009, p. 156.

13 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2014, p. 116.

14 Esta data indica, curiosamente, el año después del episodio relatado por Tácito (Ann. iv, 45, 1), lo que podría entenderse como un intento de congraciarse con Roma, más que una evidencia de un presunto estatuto jurídico, muy discutible debido a la presencia de lápidas de soldados auxiliares, no ciudadanos, como la de Borbotomagus de la segunda mitad del siglo I d. C. (Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2009c, p. 8).

15 Ors, 1951, p. 577.

16 Curchin, 1985, p. 337.

17 Argente Oliver (coord.) 1997b, pp. 31-32, fig. 22.

18 Balbín, 2006, p. 222.

19 Jimeno Martínez, 1980, pp. 92-93, nº 72.

20 Ibid., p. 148, nº 127; Fabrè, Mayer i Olivé, Rodà de Llanza, 1982, pp. 224-225, fig. 37.

21 Jimeno Martínez, 1980, p. 156; García Merino, Untermann, 1999, pp. 135-136.

22 Balbín, 2006, p. 158.

23 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2010-2011, pp. 74-78.

24 Rodríguez Morales, inédito, pp. 148-162; Alfaro Asín, 1986, p. 176.

25 Rodríguez Morales, inédito, p. 167.

26 Alfaro Asín, 1986, pp. 181-182.

27 Argente Oliver, Argente Oliver, Casa Martínez et alii, 1984, p. 16.

28 Pérez González, Illarregui, Arribas Lobo, 2011b, pp. 790-791, figs. 3-5.

29 Dohijo, 2013, pp. 167-168; Martínez Caballero, 2010, pp. 257-259.

30 Argente Oliver (coord.), 1997a, pp. 27-28; Id., 1995, pp. 34-35.

31 Dohijo, 2013, pp. 167-168.

32 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2009a, p. 82, fig. 2a.

33 Gutiérrez, 2013, p. 168.

34 Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2009b, p. 88, lám. 4a; Id., 2009a, pp. 77-78, lám. 3b.

35 Argente Oliver (coord.), 1997b, p. 39.

36 Dohijo, 2013, pp. 154-156.

37 Argente Oliver (coord.), 1990, pp. 37-42.

38 Martínez Caballero, 2010, p. 256.

39 Diosono, 2010, pp. 154-156. El carácter inusitado de este emplazamiento para un taller cerámico ya ha sido puesto de manifiesto por la profesora Romero Carnicero, quien también ha destacado la ambigüedad de los materiales presentados (Romero Carnicero, 2012, pp. 121,190).

40 Cómo explicar entonces la asociación de una marca supuestamente «ilegible» (Diosono, 2010, p. 365) del alfarero tritiense C. Lucrecius [CALVO], así como de alfareros gálicos de La Graufesenque —LVPVS (41-79 d. C.) o PATRICIVS (54-96 d. C.)— y otros hispánicos, presumiblemente de la zona riojana. Curiosa resulta también la interpretación realizada de los grafitos poscocción de algunos vasos con la grafía X, SEX (¿F?) o SIIX, como marcas que individualizan al artesano que lo había producido; estos grafitos son sumamente normales en los vasos de TSH entre los siglos II y III d. C., y no se suelen asociar a la producción del alfar en el que fuesen manufacturados. Además, entre estos materiales se encuentran también tipos cerámicos posteriores al edificio trajaneo que supuestamente sella este depósito.

41 A este respecto, es preciso, además, tener en cuenta las disposiciones conservadas en documentos como la Lex Ursonensis, donde se afirma que las figlinas teglarias maiores quedarían a las afueras de la ciudad, por lo que debemos considerar la presencia de los testares localizados en zonas de intramuros, en íntima relación con el desarrollo urbanístico de la ciudad y su conformación como tal. La presencia de alfares para la fabricación de cerámica de mesa y material de construcción está atestiguada en el yacimiento termestino por el hallazgo de diversos fragmentos de moldes para la manufactura de terra sigillata (Fernández Martínez, 1983, pp. 21-30; Casa Martínez, 1983, pp. 53-66; Casa Martínez, Terés Navarro, 1984, pp. 361-376).

42 Romero Carnicero, 1992, p. 722.

43 Argente Oliver, Alonso Lubias, 1984, pp. 417-431.

44 Argente Oliver (coord.), 1993, pp. 40, 43-44.

45 Argente Oliver, Díaz Díaz et alii, 1994, p. 39, fig. 13.

46 Estas transformaciones se observan en los espacios vi, x, xi, xxvii y xxxii (Ibid., pp. 21-37).

47 Dohijo, 2011a, p. 223.

48 Argente Oliver, Díaz Díaz et alii, 1994, p. 236.

49 Argente Oliver (coord.), 1997a, pp. 11-12; Id., 1992, pp. 29-34, figs. 27-29.

50 Ibid., p. 69, fig. 70; Id., 1993, pp. 13-14.

51 Argente Oliver (coord.), 1994, p. 25; Id., 1995, pp. 19-20.

52 Fernández Martínez, 1981, pp. 319-320.

53 Taracena Aguirre, 1941, pp. 109-110.

54 Fernández Martínez, 1981, pp. 317-324.

55 Rabal, 1889, pp. 124-125; Jimeno Martínez, 1980, pp. 70-72.

56 Martínez Martín, Hernández Urizar, 1992, p. 803.

57 Mayer i Olivé, Abásolo, 2001, pp. 165-168.

58 Jimeno Martínez, 1980, p. 163.

59 Mayer i Olivé, Abásolo, 2001, p. 165.

60 Argente Oliver, Alonso Lubias, 1984, pp. 419-420.

61 Dohijo, 2007, pp. 140-141,157.

62 Doménech Esteban, Casa Martínez, 1992, p. 1067.

63 Dohijo, 2001, pp. 115-123.

64 Hoces de la Guardia, Santos Yanguas, Martínez Caballero, 2009, p. 377; Pérez González, Illarregui Gómez, Arribas Lobo, 2014, p. 143.

65 Alföldy, 1998a, p. 19; Id., 2012, pp. 133 y 273.

Table des illustrations

Légende FIG. 1. — Localización de Tiermes en la cuenca del Duero
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1454/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 69k
Légende FIG. 2. — Evidencias urbanas, áreas de necrópolis y enterramientos aislados referenciados en el texto
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1454/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Légende FIG. 3. — Planta de las tabernas meridionales del foro, con las remodelaciones posteriores
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1454/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 150k
Légende FIG. 4. — Áreas con transformaciones y hallazgos tardoantiguos en la Casa del Acueducto y el canal sur del acueducto (ARGENTE, DÍAZ DÍAZ et alii, 1994; DOHIJO, 2011)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1454/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 230k
Légende FIG. 5. — Sector meridional de la muralla bajoimperial, sobre las Casas de Taracena; debajo, el tramo norte de la misma (ARGENTE OLIVER et alii, 1995; ID., 1980)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1454/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 121k

Auteurs

IE Universidad, Unidad de Arqueología

IE Universidad, Unidad de Arqueología

IE Universidad, Unidad de Arqueología

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search