Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

VI. — Síntesis y reflexiones

Las guerras de independencia en el fundamento del sentimiento nacional

Marie-Danielle Démélas

Texte intégral

  • 1 François Bourricaud, Poder y sociedad en el Perú, Lima, IEP, IFEA, 1989, pp. 212-215. Cita a José d (...)

1Hace unos treinta años, François Bourricaud, citando al historiador peruano Riva Agüero, recordaba muy a propósito cuán difícil de ganar pero también de pensar había sido la independencia, en la América española y especialmente en los Andes: una guerra de quince años que se asemejaba a una guerra civil, el triunfo final de un ejército venido de fuera que derrotó a las tropas autóctonas del virrey, una división duradera en el bando de los vencedores1. Sin embargo, la historia oficial no tardó nada en elaborar las normas de un relato en el que la América oprimida desde hacía tres siglos por una potencia colonial oscurantista conseguía acceder a la independencia pagándola con su sangre.

2La misma historia patria impuso la memoria de los nombres de algunos próceres y fijó fechas conmemorativas, elegidas las más de las veces por corresponder a una rebeldía precoz, aunque ello supusiera no pocos contrasentidos. En México, fue la sublevación encabezada por Miguel Hidalgo en 1810 —que tenía mucho de un mero levantamiento de campesinos indios—. En Perú, fue la entrada de San Martín en Lima en 1821 —una victoria inmediatamente comprometida tanto por la reacción de las fuerzas reales como por la de los partidarios de la independencia que no apreciaban que un ejército formado por porteños y chilenos les diera la libertad—.

3En otros muchos casos, se consideró —y se sigue considerando hoy— que lo que marcaba el primer día de la lucha de liberación era la creación de una junta local, un acto que reproducía con fidelidad el proceso que estaba verificándose en la metrópoli.

4Las Juntas de Chuquisaca, Quito, Santiago de Chile, y hasta la de Buenos Aires, que aparecieron entre 1809 y 1810, obedecían todas a la misma lógica política que se impuso en España entre mayo y junio de 1808 con la creación de las juntas españolas. Sus enemigos eran primero esos franceses impíos que estaban ocupando España, luego esos administradores coloniales, criaturas de Godoy, a los que se acusaba de complicidad con los afrancesados. Pero la violencia de la represión que se abatió sobre los actores de aquellos primeros movimientos puso término a cualquier intento de acercamiento que podía haberse dado, a cualquier comparación que podía haberse hecho con la situación en la metrópoli, de modo que se estableció como un dogma la radical heterogeneidad de ambos procesos.

5Algunos incidentes vinieron a recordar, a veces, las aguas turbias de las que había emergido la independencia. Por ejemplo el regreso de los restos mortales de O’Higgins a Santiago de Chile, que no pudo verificarse sino treinta años después de su muerte en el exilio aunque el Parlamento había votado inmediatamente los subsidios necesarios, era la prueba de que tenía que desaparecer una generación para que se apaciguara el recuerdo de las guerras civiles.

6Durante los años en que se celebró el primer centenario de las independencias hispanoamericanas, se oyeron algunas voces críticas que recordaron sus ambigüedades. Hubo que esperar, sin embargo, hasta el final del siglo xx para arriesgarse a cuestionar globalmente los acontecimientos fundadores.

7Este libro dedicado a la historia española contribuye a dibujar una perspectiva que inscribe la historia de América Latina en una historia atlántica, heredera de una cultura política hispánica, pero que también sabe observar y acercarse a veces a América del Norte que se adelantó a ella por el camino de la independencia.

8Afamada especialista de la formación nacional de los Estados Unidos, Élise Marienstras ha optado por interesarse de manera privilegiada por la metáfora familiar cuyos ecos se repiten por todo lo ancho del mundo anglosajón a partir de 1776. Los independentistas se consideran a sí mismos como unos hijos mayores de edad, la metrópoli aparece como una madrastra y el rey como un padre incapaz de cumplir con su deber. El deseo de libertad es la expresión de un sentimiento natural, la afirmación de la naturaleza misma. Pero la metáfora familiar no tarda en extenderse a todos los componentes del futuro Estado al que va dividiendo. La división, a veces irremediable, se instala en el seno de las confederaciones que reúnen las fuerzas en presencia, y se extiende a las naciones indias, mientras que la guerra civil va afectando a toda la población. Una vez adquirida la independencia, una nueva alianza familiar se establece, de la que algunos se hallan excluidos, y los nuevos dirigentes llevan a cabo una recomposición política que expulsa a los indios fuera de la comunidad. De ahora en adelante, los conflictos cambiarán de naturaleza, convirtiéndose en guerras entre naciones.

9En América Latina, las nuevas naciones intentan definir quién pertenece a la comunidad y quién está excluido de ella, mediante el uso de nuevas categorías; una de ellas es la de los oligarcas, que emerge de forma precoz en Venezuela. La descalificación de esos «indeseables de la nación», presentados como hijos espirituales del enemigo español, prefigura el discurso de todos los populismos que surgirán de esa cultura del conflicto interior que alimenta una parte de la vida política latinoamericana.

10Al tiempo que se define el polo repulsivo de la construcción nacional se plantea el problema de saber con quién se construirá la nación. Esta cuestión no tiene fácil respuesta, y el caso de los Llaneros, el de esa población mal controlada de las llanuras venezolanas, ejemplifica a la vez cómo el discurso nacional delimita los márgenes y cómo los incorpora a la identidad bajo la figura del patán, una de las imágenes posibles y ambivalentes de un pueblo que ha pasado a ser soberano.

11Adentrándonos en el estudio de la política italiana, se ve claramente lo que ésta debe a la cultura política hispánica y, más específicamente, lo que los movimientos revolucionarios en Nápoles y Turín, en 1820-1821, deben a las aportaciones de la constitución gaditana. No cabe duda, en efecto, de que el modelo español correspondía plenamente con el ideario de aquellos que deseaban unificar una gran «nación católica», fundando sus convicciones liberales en una concepción republicana de la sociedad, es decir, respetuosa de las jerarquías y de la autonomía de los órganos existentes. En definitiva, si bien el mito de la guerrilla pudo coincidir con la imagen del pueblo en armas contra el ocupante austríaco, no llegó a constituir un modelo efectivo para las guerras de la unidad.

Notes

1 François Bourricaud, Poder y sociedad en el Perú, Lima, IEP, IFEA, 1989, pp. 212-215. Cita a José de la Riva Agüero, «Reflexiones sobre la historia del Perú en el campo de batalla de Ayacucho», en Afirmación del Perú, 1912, t. I, pp. 277-287.

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search