Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

V. — Las Guerras de Independencia en el fundamento del sentimiento nacional: perspectiva comparatista

El oligarca, figura del infame en la Venezuela en guerra (siglo xix)

Véronique Hébrard

Résumé

Cet article se propose d’analyser les logiques de construction des identités politiques telles qu’elles sont à l’œuvre au Venezuela à partir de l’indépendance. Il s’agit pour ce faire d’appréhender les contours d’une identité nationale où la stigmatisation de l’Autre, nécessaire à la cohésion du groupe, qu’il s’agisse de l’ennemi du moment ou des indésirables de la nation, est déterminante. Fil rouge de cet anathémisation de l’Autre, la figure de l’Oligarque est d’autant plus forte qu’elle se trouve chargée des sens négatifs cumulés des figures disqualifiantes brandies durant la guerre d’Indépendance (godo, isleño, Espagnol), qui incarnent des ennemis extérieurs. Renvoyant tout à la fois à l’Autre dans sa représentation de celui venu d’ailleurs et à l’ennemi interne qui est, de ce fait, toujours suspecté d’avoir des origines « étrangères », l’usage du substantif oligarque témoigne non seulement d’une culture politique héritière de l’unanimisme d’Ancien Régime — qui « oblige » en quelque sorte à reléguer l’ennemi politique dans le champ du social et à le rejeter dans l’altérité —, mais aussi d’une identité fragile, puisque l’on refoule à l’extérieur ceux dont on considère qu’ils ne partagent pas les valeurs de la communauté nationale.

Texte intégral

1En el marco de este trabajo, nos proponemos examinar cómo, en Venezuela, la Guerra de la Independencia (1812-1823), en tanto que crisol del relato nacional y de los mitos correspondientes, constituye también un momento fundador en la construcción de identidades políticas, ya que delimita las fronteras entre el «traidor» y el «ciudadano», dibujando así las figuras del infame.

2De hecho, al calor de este conflicto emerge un discurso que no sólo pretende definir la identidad de la comunidad nacional que se está deseando construir, sino también estigmatizar al Otro; discurso necesario para la cohesión del grupo, trátese del enemigo coyuntural o de aquéllos a los que la nación considera indeseables.

3Entre esas figuras del infame, el oligarca constituye un hilo continuado en el discurso de los actores venezolanos del siglo xix. Si bien su uso con intenciones de descalificación es más tardío, es una figura tanto más interesante de analizar cuanto que aparece marcada por las significaciones negativas recogidas en las distintas figuras descalificantes empleadas durante la guerra de la Independencia: las de «godo», «isleño», español, que encarnan sucesivamente al enemigo de la nación. Además, esta figura relativamente neutra en términos de enemistad política e identitaria mantiene una ambigüedad por lo que a la identidad del enemigo se refiere pero también respecto a la naturaleza del conflicto. Esta ambigüedad revela la dificultad —que también perdura— que supone reconocer que el enemigo es ante todo interior y que el conflicto es ante todo de carácter civil. La Guerra Federal, que marcará el límite cronológico final para esta ponencia, lo ilustra perfectamente.

4Se trata aquí, por lo tanto, de establecer una relación entre la construcción de esta figura interior del infame representada por el oligarca y el modo como llega a ser indisociable del enemigo exterior (concreto o simbólico) representado por el español lato sensu, desde 1812 en particular. Ahora bien, la filiación que se establece, de modo cada vez más evidente, entre la figura del enemigo exterior (el español) y la del enemigo interior (el oligarca), alcanza una dimensión particular en el contexto de la crisis política (y económica) que sacude al país justo antes del estallido de la Guerra Federal en 1858.

La construcción de la figura del «extranjero»

5La proclamación de la independencia de Venezuela, en julio de 1811, y la de la República en diciembre del mismo año, participan de la respuesta general de las dos partes que componen la monarquía española a la invasión napoleónica de 1808.

6El carácter accidental y brutal de esta ruptura, así como la adopción de los principios de la modernidad política (en particular un régimen representativo fundado teóricamente en la soberanía del pueblo) van acompañados, en Venezuela, de tensiones entre las elites y en el seno de una población marcada por una profunda heterogeneidad sociocultural y racial.

7La guerra, que ya ha estallado en 1812, motivada por la voluntad de las autoridades de la Península de reconquistar estos territorios y la movilización general que supone, relegan a un segundo plano el ideal patricio que hasta entonces había prevalecido. A pesar de las dudas existentes acerca del patriotismo de la población, inicialmente, la patria se presenta unida frente a un enemigo exterior común cuya figura, no obstante, es preciso construir, al resultar muy ambigua su presencia, debido a la debilidad numérica de las tropas de pacificación llegadas de la Península y a la obligación, por parte de las autoridades españolas de reclutar soldados sobre el propio terreno. Además, después de lo que los patriotas consideran como una traición por parte de Monteverde, a saber, el no respeto de los acuerdos de San Mateo entre Miranda y Monteverde firmados el 24 de julio de 1812, pero sobre todo a causa de los disturbios que sacuden a las provincias, queda demostrado que la población dista mucho de estar unida en la defensa de la patria.

8Tal contexto explica en parte la violencia del conflicto que entonces es tanto una guerra de independencia como una guerra civil, ya que las tropas que representan a España se componen también esencialmente de venezolanos —de ahí la ambigüedad misma de esta dimensión civil—.

9Unos valores y un vocabulario específicos impregnan esta cultura del conflicto que se está elaborando, proporcionándole sus imágenes y alimentando las representaciones de ese enemigo a destruir, de un modo tanto más virulento cuanto que no se puede aprehender en absoluto en términos de alteridad radical. Es preciso demonizar al enemigo de hoy y, para ello, desacreditar a los conquistadores y a los opresores de ayer para legitimar la empresa de los patriotas.

  • 1 C. Leal, «El árbol de la discordia», p. 179.

10Dos procesos se están desarrollando aquí, puesto que para definir esta enemistad política conviene introducir una exclusión identitaria y transformarla en «alteridad». Son dos estas condiciones de alteridad. Primero, ser español o canario, lo que implica una exclusión geográfica en función del lugar de nacimiento y de pertenencia; segundo, no seguir la «justa causa», es decir la de la libertad de Venezuela y, más allá, de América, lo que determina políticamente la primera condición de exclusión1. Por eso, la figura central que emerge para fustigar al adversario y que reúne estas dos condiciones de alteridad es la del godo, término utilizado frecuentemente en América para designar de forma peyorativa a los españoles peninsulares y a los isleños o canarios.

  • 2 D. de Monteverde, Oficio, Caracas, 29 de octubre de 1812, Archivo General de Indias (en adelante AG (...)

11Ahora bien, la capitulación de San Mateo, a finales de julio de 1812, y la entrada en Caracas, el 30 del mismo mes, del responsable de esta pacificación, Monteverde, de ahora en adelante capitán general y jefe político de las provincias de Venezuela, acentúan las tensiones. Esto se debe en particular al hecho de que Monteverde decide llevar a cabo una lucha sin cuartel para separar «el trigo de la sisaña»2 (sic); hasta tal punto que los miembros de la Audiencia, restablecida en esta ocasión, denuncian los excesos que se han cometido y acusan incluso a Monteverde de ser responsable de la guerra civil que se avecina. Es en este contexto que los patriotas utilizan la designación genérica «godo» para calificar al conjunto de los sospechosos de pertenecer al bando de los lealistas pero también para estigmatizar a los traidores y cobardes del interior.

  • 3 AGI, Sección V, Gobierno, 14° Caracas, 4. Consejo y Ministro. Legajos 437A, doc. 314.

12Así, en diciembre de 1812, al denunciar Monteverde atentados contra la tranquilidad pública perpetrados por patriotas que han difundido pasquines provocadores y antirreligiosos, manda convocar a tres testigos, entre ellos un tal José María Cordero, pardo, para identificar a los culpables. En esta ocasión, evoca éste el día de la celebración de la Constitución de Cádiz y las amenazas de que él y su familia fueron víctimas por considerarle los patriotas como un lealista notorio; explica que los patriotas «lo detestan por el epitecto de Godo que le dan y por opuesto a los de su clase»3. En este caso, la descalificación mediante el insulto «godo», para injuriar a un venezolano tiene tanto más impacto cuanto que se aplica a un hombre de color.

  • 4 S. Bolívar, Decreto de guerra a muerte, cuartel general de Trujillo el 15 de junio de 1813.
  • 5 Sobre este tema, me permito remitir a mi artículo: V. Hébrard, «Insulter l’Autre en politique».
  • 6 A. N. Briceño, Plan para libertar a Venezuela, Cartagena de Indias, 16 de enero de 1813.
  • 7 S. Bolívar, Decreto de guerra a muerte, pp. 140-141.

13En junio de 1813, la guerra civil es patente, y precisamente para intentar conjurar esta división de la sociedad (negada por una parte de los actores y todavía más, posteriormente, por la historiografía nacional), Bolívar publica el Decreto de Guerra a muerte4. Uno de los objetivos de este texto consiste no solamente en construir la imagen de un enemigo aceptable por todos y evocadora de una figura históricamente pertinente, sino también en pedir su destrucción total, tanto por las armas como por la palabra, tendiendo ésta a radicalizarse y a utilizar el registro del insulto5. Este decreto de Guerra a muerte participa de la teorización de la figura del enemigo, y constituye un auténtico llamamiento al exterminio del Otro absoluto que encarna el español europeo. Esta exhortación, por lo demás, venía estipulada de modo más radical todavía en el Plan para libertar a Venezuela publicado algunos meses antes, en el que su autor llama abiertamente a la destrucción de «la raza maldita de los españoles europeos, incluso los isleños [canarios]»6. Esta guerra total debe librar al país de «los monstruos que lo infestan y han cubierto de sangre»; y su destrucción debe ser «igual a la enormidad de su perfidia, para lavar de este modo la mancha de nuestra ignominia»7.

14La insistencia con la que se evoca a los godos, y más aún a los isleños, es fundamental, porque éstos en particular constituyen uno de los elementos centrales en este proceso de denuncia del oligarca. De hecho, desde finales del siglo xviii, estos hombres de origen canario están asociados al poder peninsular y denigrados por los criollos. Con las dos guerras civiles (de la Independencia y Federal), quedan sistemáticamente asociados al enemigo y al traidor y esta acusación es recurrente a lo largo de todo el siglo xix, alimentando las figuras de la infamia.

15En efecto, en este punto de articulación entre el pasado y el presente es donde la figura del oligarca cobra plenamente su significación, porque se sitúa en la intersección de estos dos momentos de la historia y concentra en su persona las acusaciones vertidas contra el igual (los del interior) y el Otro.

«Oligarca»: entre insulto e infamia

  • 8 La fecha de 1829 sólo conviene para Venezuela, que se separa entonces de dicha entidad política, mi (...)
  • 9 Es el nombre que le dan los actores venezolanos, mientras que el término «Venezuela» a secas design (...)

16Si intentamos hacer una arqueología de la descalificación del oligarca, conviene señalar ante todo que durante el periodo de la independencia, este sustantivo no aparece sino en contextos muy específicos, en particular después de la proclamación de la República de Colombia (1819-1829)8. El término aparece entonces con una connotación injuriosa en boca de los oponentes de la «Antigua Venezuela»9, para denunciar al gobierno en el poder en Bogotá.

  • 10 Archivo Restrepo, rollo n° 98 (Bogotá), vol. 64, Venezuela, documentos de Estado 1822- 1830, fos 11 (...)

17Por ejemplo, un folleto de 1825 titulado Los militares de la provincia de Carabobo10, denuncia a uno de los jefes que apoya al gobierno de Bogotá y lo presenta como miembro de «una faccion oligarca usurpadora de las libertades públicas y de las rentas de la nacion, que osa presentarse al mundo bajo la denominacion de gobierno» y como alguien que les rehusa «á los pueblos el derecho de reformar unas instituciones que no podian soportar». Defendiendo a Páez, quien movilizó a los llaneros en favor de los patriotas y llegará a ser varias veces presidente de la República a lo largo del siglo xix (esta vez del lado de los conservadores); los autores del folleto comparan, a continuación, a sus adversarios con los españoles, estableciendo así un vínculo entre el oligarca y el enemigo de fuera, el «extranjero».

18En 1827, cuando culmina la crisis y los departamentos venezolanos deciden separarse de la República de Colombia, a los miembros del gobierno de Bogotá se les tacha de oligarcas, como lo muestran estas líneas de un periódico venezolano que indica, a propósito de la nueva constitución de la que va a dotarse Venezuela, que en ella

  • 11 Memorial de Venezuela, n° 16, Caracas, lunes 1 de enero de 1827.

[…] quedarán garantizados los imprescriptibles derechos de libertad, independencia, propiedad y seguridad. El libre uso de la imprenta, el juicio por jurados, las elecciones directas y periódicas, y las demas libertades del hombre sucederán al maquiavelismo con que una detestable oligarquía nos ha embrollado y oprimido por espacio de 6 años11.

19Contraponiéndose a esta utilización de la palabra «oligarca» para estigmatizar la acción de un gobierno considerado ilegítimo y acusado de no ser capaz de comprender las necesidades de la «Antigua Venezuela», por su alejamiento de la capital, otro proceso se está produciendo, en el propio seno de esa «Antigua Venezuela», que consiste en denunciar a los enemigos del interior.

20Así, recién creada la República de Colombia, cuando no ha llegado todavía la hora de las disensiones, y mientras se está celebrando el nacimiento de un pueblo nuevo, se produce una asimilación entre el enemigo de la causa patriótica y la parte de la población que, de manera tácita, no es digna de pertenecer a este pueblo nuevo. Un artículo de prensa publicado con motivo del descubrimiento de una tentativa contrarrevolucionaria en marzo de 1821, establece una tipología de los traidores, perfecta ilustración de este doble proceso de asociación/disociación que, en este caso también, nacionaliza el insulto «godo»:

  • 12 «Artículo comunicado. Firm. El Vigilante», El Correo Nacional, n° 3, sábado 23 de junio de 1821. El (...)

La insensata contrarrevolucion que intentaron algunos desafectos del nuevo sistema, gente en la mayor parte de la que se llama hez del pueblo, seducida por Españoles y Godos Americanos, á quienes han indiciado [sic] ó la fuga ú otras justas sospechas y antecedentes; y ahora [que] acaba de repetirse el mismo visible conato [estos] dos acontecimientos […] pueden tal vez hacer formar un concepto ménos digno de la heroicidad de este Pueblo á los que distantes les miren en malignas pinturas de plumas prostituidas á la intriga ó de falsas tradiciones [sic]: creo convenientísimo para ocurrir al remedio se estampe en la gaceta, que á excepcion de cuatro Americanos, dos de ellos alienígenas y otros dos del país, unos y otros gentes de poco valer y aun de la pleve [sic], los restantes, ó cabecillas, han sido Españoles, que el nombre les basta12.

21De la misma forma, en 1825, con motivo del anuncio de un empréstito agrícola, un publicista denuncia el carácter arbitrario de la atribución de los fondos que se van a recaudar. Considera que los militares han salido perjudicados en beneficio de los «Godos»; un término que emplea para calificar de modo insultante a los oponentes y a aquéllos que durante la guerra se han singularizado por su indiferencia, y no obstante aspiran, al llegar el tiempo de la paz y de la reconstrucción política, a ejercer funciones políticas. Evocando el problema del retorno a la vida civil para los militares que no poseen bienes raíces, declara:

  • 13 J. Padrón, Quejas de un patriota contra los procedimientos de la Junta calificadora del empréstito (...)

Nosotros vimos que al cabo de mucho tiempo podrian [sic] las gallinas negras dormir por encima de las blancas, es decir, que los godos quedacen [sic] por encima de los patriotas, pero no esperabamos que sucediese tan en caliente, y cuando estamos en guerra contra ellos13.

  • 14 La siguen empleando hoy el presidente Hugo Chávez y sus partidarios, en las tapias de Caracas y en (...)

22Este doble proceso es tanto más crucial cuanto que es en esta lógica de descalificación del adversario en la que el término «oligarca» adquiere a partir de los años 1840 una connotación negativa más fuerte ya que añade esta segunda dimensión en el insulto al enemigo: éste ya no es solamente el propietario rico, sino el traidor y el extranjero. Aparece ya, con este sentido peyorativo y bajo la forma de esta doble invectiva, con contenidos que evolucionan, en la época de la independencia, pero sobre todo a partir de las crisis políticas de 1846 y 185814. Desde entonces, este término, cuya vida discurre en un periodo relativamente amplio, viene a ser recurrente en la historia del país para insultar al enemigo, al adversario político.

  • 15 Para un análisis de conjunto se puede consultar, a pesar de que su sistema interpretativo sea algo (...)

23En efecto, a finales de los años 1840, después de las primeras importantes sublevaciones campesinas lideradas por Ezequiel Zamora y Francisco Rangel15, es cuando su utilización se intensifica aún más y adquiere un significado sociopolítico fuerte. Así, un diálogo ficticio, género periodístico corriente en la época, que retoma el principio en el que se basan los catecismos, publicado en la prensa de la capital, lleva el siguiente título: «Diálogo entre un oligarca y un liberal». Al mismo tiempo, el oligarca evoca de forma cada vez más explícita al que usurpa las tierras, en un contexto de multiplicación de los conflictos en el mundo rural, muy particularmente tras la abolición de la esclavitud en 1854.

  • 16 D. Irwin, Relaciones civiles-militares en Venezuela, pp. 58-59.

24A partir de este periodo, preludio a la Guerra Federal, no sólo se divide profundamente el patriciado civil, sino que los bandos en presencia recurren sistemáticamente a las vías de hecho y no a los procedimientos legales para dirimir sus desacuerdos políticos e intentar llegar al poder, aprovechándose además de la efervescencia social. Ahora bien, se consideraba esta situación política tanto más compleja, dada la actitud juzgada cerril del grupo de hombres en aquel entonces denominado, de manera significativa el «partido godo, conservador u oligarca»16.

  • 17 Se trata de dos hermanos que alternan en el poder: José Tadeo Monagas es presidente de 1847 a 1851  (...)
  • 18 En particular en «Un Monagas», El Foro, n° 134, Caracas, 11 de junio de 1858. BNV/Hemeroteca.

25Desde la independencia se asiste, de hecho, a una guerra racial y social con una fuerte dimensión política (y económica), en particular por lo que se refiere al acceso a la tierra. En este contexto, el oligarca es en primer lugar el enemigo de los «liberales» y el término sirve ante todo para insultar a los conservadores. Encarna al terrateniente, al usurpador: por consiguiente, en la memoria profunda, está asociado al español, al godo, al isleño, que simbolizan, desde otro registro, la usurpación. De este modo, el oligarca queda asimilado al traidor y al enemigo del pueblo y, por extensión, a mediados de siglo, a los enemigos de los partidarios de los Monagas en el poder de 1847 a 185817. Encontramos esta lógica, muy en particular, entre los miembros de una de las más importantes facciones que emergen en el contexto de los disturbios anteriores a la Guerra Federal. Se trata de la Facción de la Sierra, liderada por representantes del bando liberal. Dichos facciosos de la Sierra utilizan este insulto contra sus adversarios y los oponentes a Monagas. Es de notar, sin embargo, que la prensa anti-Monagas, en el momento de la caída de este presidente, publica denuncias de individuos que declaran haber sido víctimas de usurpaciones de tierra por parte del clan Monagas, y no deja de acusarle implícitamente de ser un oligarca18. El carácter negativo, insultante que se da a esta palabra cuya utilización se puede observar en los dos bandos presentes muestra perfectamente que estamos ante una figura del enemigo que, con la acumulación de varios significados, puede emplearse más allá de su significante inicial. Es un término insultante y excluyente de por sí, porque remite, históricamente, a la figura del Otro.

  • 19 Citado por D. Pilo González, Un Breve paseo por la Historia de Venezuela.
  • 20 Estos términos presentes en el estribillo de los Federales han pasado a ser una expresión de uso co (...)

26Pero es sobre todo Ezequiel Zamora —y sus encendidos discursos— quien confiere a la palabra «oligarca», en los años 1840-1850, su carácter insultante y atribuye los rasgos de la infamia a las víctimas de este insulto. Proclama así la lucha por «la libertad, democracia, independencia económica, ansias de tierra, acaparadas por un reducido grupo de terratenientes»19 lanzando el grito: «Oligarcas temblad, Viva la libertad». Y retomando la lucha bajo los mismos auspicios, después de la caída del presidente Monagas en marzo de 1858, con motivo de una de sus victorias sobre las tropas gubernamentales en abril de 1859, manda que se adopte este grito de guerra como estribillo del himno de la revolución, o Himno de las tropas federales20.

27Este llamamiento a la muerte del oligarca, que no puede menos que recordar el «Guerra a muerte» lanzado por Bolívar en 1813, lo recogen como lema de combate los jefes de la facción de la Sierra. Así es como numerosos testigos interrogados, en el marco del acorralamiento de la facción de la Sierra, a propósito de asesinatos cometidos por algunos de sus miembros, indican que las víctimas eran «oligarcas», por cuyo motivo los autores de estos delitos habían recibido la consigna expresa de eliminarlos.

Las declinaciones francesas del infame

28Otro estrato de la arqueología del oligarca como figura del infame está constituido por la percepción de esta filiación entre el enemigo exterior y el enemigo interior —entre el español-isleño y el oligarca— por una mirada exterior como la del cónsul francés en activo en Caracas —Levraud— cuando se produce la caída de Monagas, y la de varios franceses presentes también cuando estalla la Guerra Federal.

29Estando en el propio teatro de los acontecimientos cuando se producen los desórdenes de 1858 y reaparece la palabra «oligarca», con un vigor y una virulencia renovada, con el peso añadido de sus largos años de vida, dichos testimonios franceses nos proporcionan elementos explicativos clave para entender la permanencia del insulto que supone el término «oligarca» en la cultura política venezolana y su articulación muy significativa con los vocablos «godo» e «isleño».

30De hecho, la mirada de estos franceses expatriados y del cónsul revela hasta qué punto el uso de la palabra «oligarca» para referirse —generalmente de forma negativa— a los conservadores, a los adversarios de Monagas y de sus partidarios, forma parte de una terminología corriente en la época para designar a los clanes o a las familias políticas del bando contrario. En efecto, si a Monagas y sus partidarios se les clasifica bajo la sola etiqueta de «liberales», muy pocas veces se utiliza la palabra «conservadores» para evocar al partido contrario, sustituyéndola generalmente el término «oligarcas». Por su parte, el cónsul Levraud lo escribe con mayúscula e incluso se refiere a un «Partido Oligarca». Por lo tanto, si retoma la palabra «oligarca», la adjetiva, mientras que los venezolanos la utilizan como sustantivo y además con carácter injurioso.

31Un francés que había venido a estudiar la industria y la agricultura venezolanas emite un juicio crítico sobre los hombres que derrocaron a Monagas y confirma, por su modo de expresarse, que el término «oligarca» es ante todo el que utilizan los venezolanos:

  • 21 Je commençais à trouver étrange sinon coupable que quelques centaines d’individus sous le nom d’Oli (...)

Empezaba a considerar extraño, si no culpable, que unos centenares de individuos llamados «Oligarcas» se empeñasen a pesar de todo en imponer su autoridad al país que se subleva en masa para rechazarla. Oigo decir, en mi entorno, que este partido cuenta con un buen número de hombres íntegros e inteligentes, pero me resisto a creer, como lo quieren insinuar algunos, que dichos oligarcas tengan el monopolio de la probidad y del honor21.

  • 22 Ibid.: Libéraux et Oligarques tous se valent, tous sont de la même race.

32Y cuando denuncia de modo más general a los hombres políticos venezolanos, él también prefiere oponer no a los liberales con los conservadores, sino a los liberales con los oligarcas: «Liberales y Oligarcas, son tal para cual, todos son de la misma calaña»22.

33De modo más llamativo todavía, los escritos del cónsul, en particular, reflejan perfectamente las connotaciones históricas del término. Lo inscribe en esa serie de palabras dotadas de un significado afrentoso patente, activadas con motivo de la Guerra de la Independencia. La memoria del odio hacia el isleño es tan viva que, en los momentos de tensión extrema, el término «godo» llega a sustituir a la palabra «oligarca» que no parece suficientemente fuerte para descalificar al enemigo político.

34Levraud evoca así la hostilidad de la población hacia los isleños que tomaron el partido de los oligarcas cuando quedó derrocado el presidente Monagas. Esta hostilidad se manifiesta en particular tras la muerte de un hombre del pueblo en Caracas, a manos de un vigilante nocturno isleño, quien justifica su acto afirmando que había sido atacado. En el funeral, al que asistieron 300 ó 400 personas según el cónsul, se verifica este odio así como el carácter infamante que se confiere al término «oligarca»:

  • 23 Le résultat est que l’irritation du peuple est très grande contre les Isleños, dont on n’oublie pas (...)

El resultado es que la irritación del pueblo es muy grande contra los isleños, cuya condición de españoles no se olvida, y están expuestos a ser sacrificados en caso de revolución popular. Su intromisión de hecho en los asuntos del país es tan patente para la población que la denominación de «Oligarcas» está sustituida por la de «Godos» (godos, españoles realistas, expresión que se utilizaba en la época de la guerra de la independencia). No parece percatarse el gobierno del gran peligro que representa para él reavivar recuerdos que no dejarían de causar su perdición si resultara sospechoso de mantener relaciones demasiado estrechas con los antiguos dominadores del país. Esta ceguera puede acarrear deplorables consecuencias tanto para sus partidarios como para sus peligrosos aliados23.

35Del mismo modo, en marzo de 1859, con motivo de una manifestación organizada por los liberales «sin armas ni gritos», apunta de manera significativa que

  • 24 [des] patrouilles composées de volontaires du parti oligarque et d’Ysleños (Espagnols des Iles Cana (...)

patrullas compuestas de voluntarios del partido oligarca y de ysleños (españoles de las Islas Canarias) recorrieron toda la ciudad profiriendo amenazas contra los liberales24.

  • 25 Ibid.

36Estos análisis, que retoman en parte las críticas emitidas por los partidarios de Monagas, resultan tanto más sintomáticos cuanto que, visto el contexto político francés, los representantes galos deberían inclinarse más bien a apoyar al partido conservador. Repetidas veces, el cónsul Levraud analiza la situación en este sentido y muestra hasta qué punto los odios memoriales están arraigados en los dos bandos que se oponen. En efecto, nos permite ver otra dimensión de la lógica de descalificación contra los llamados «oligarcas»: el odio racial que está latente en el país. Así, cuando a finales de 1857 se perciben señales tangibles del debilitamiento del presidente Monagas, las atribuye, refiriéndose a las reacciones del clan Monagas, a la entrada en el gobierno de «un traidor dispuesto a pasarse a los Oligarcas»25. Después de la caída de Monagas, dada la conducta del «gobierno Oligarca», el tono del cónsul se hace más tajante y más crítico todavía. Así, declara a su ministro de tutela, en junio de 1858:

  • 26 […] j’affirme encore, et je suis en cela l’écho de tous les étrangers de bonne foi et qui ont le se (...)

[…] afirmo también, haciéndome eco de todos los extranjeros de buena fe y sensatos, que nuestras relaciones con el Gobierno oligarca resultarían —si se mantuviera, lo cual no me parece posible— infinitamente más difíciles de lo que fueron con los salvajes, feroces y codiciosos —como se les llama— a quienes sustituyó. El odio hacia el extranjero y el sentimiento que, entre ellos, domina a todos los demás —la vanidad, el orgullo, la envidia— constituyen la causa inmutable de todo ello; ahí es donde se ha de buscar la explicación de su conducta actual. Más parecidos a los europeos por su color, por la apariencia de educación que reciben, por sus costumbres ostensibles y por el barniz de cultura adquirido en alguna excursión fuera de su país, se sienten humillados por la distancia que los separa de nosotros, que no pueden ni podrán salvar jamás26.

37En el mismo sentido, en marzo de 1859, con motivo de la manifestación organizada por los liberales, evoca sus temores al saberse acorralados por los oligarcas, pero menciona también las aprensiones de éstos, en caso de victoria de los liberales:

  • 27 En résumé, Monsieur le Ministre, il est plus prouvé que jamais, et tous les Oligarques de bonne foi (...)

En resumen, Señor Ministro, hoy no cabe la menor duda de que el General Monagas es el único hombre capaz de imponer la paz, la tranquilidad al país, y lo confiesan todos los Oligarcas de buena fe. Por lo que se refiere al partido oligarca, si es que su administración es menos ímproba que la del ex presidente —lo que no queda muy claro—, bajo todos los demás aspectos le es inferior. Su nulidad, su impotencia quedan hoy a la vista de todos, ya que el General Castro, para salvar al país […], tuvo que recurrir a un ministro de Monagas, el Sr. Aruelo. En cuanto al espíritu de odio, de venganza insaciable que lo domina y lo ciega, ya se ha hecho proverbial27.

38Estas palabras y la situación que revelan permiten comprender de manera más satisfactoria la virulencia (o incluso la violencia) que se manifiesta contra los adversarios de Monagas y el carácter insultante y guerrero que reviste el sustantivo «oligarcas», muy especialmente en boca de los facciosos de la Sierra y de sus jefes. Tanto más cuanto que tras las palabras difamatorias se esconde un odio de «clase» y de raza (perfecto reflejo de la asociación oligarca-español-canario-isleño-blanco). El cónsul acierta al escribir:

  • 28 […] les Monagas, généraux de l’indépendance, qui ont donné liberté aux esclaves, étaient véritablem (...)

[…] los Monagas, generales de la independencia, que liberaron a los esclavos, eran auténticamente populares, y si el general José Tadeo ha sido derrocado, se debe mucho menos a su mala administración que al sistema de confusión que le había hecho adoptar el Sr. Gutiérrez introduciendo en la administración a Oligarcas que no entraron en ella sino para traicionarle. El General José Gregorio se apoyaba en las masas y fue lo que le permitió triunfar de cuantas revoluciones se intentaron, incluso la que trató de llevar a cabo el General Paez. Ahora bien, las masas pertenecen al partido liberal, y si admitimos que el gobierno podrá contenerlas, sólo será mediante un despliegue de fuerzas incompatible con los recursos tan limitados del país: en una palabra, su existencia siempre será precaria28.

  • 29 Véase V. Hébrard y G. Verdo, «L’imaginaire patriotique américain au miroir de la Conquête espagnole (...)

39La reactivación de la memoria de la Guerra de la Independencia y de lo que representaba con respecto al periodo «colonial» se observa aquí claramente29. Ahora bien, si sus resonancias se manifiestan con tanta fuerza durante la Guerra Federal de 1858-1864, es que se trata de la guerra civil más larga que conoció el país después de la Guerra de la Independencia. Además, constituye de cierta forma un prolongamiento de esta guerra por lo que se refiere a los problemas sociales y políticos pendientes en el momento de la separación definitiva entre Venezuela y España. Los federales procuran atraer a su causa a la mayoría de la población retomando casi textualmente las consignas propagandísticas de la Guerra de la Independencia. Así, luchar por la federación significa oponerse a las cadenas, a la servidumbre, a las autocracias; «federación» es sinónimo de libertad, de gobierno auténtico y cercano a la población. Combatir por la federación, en suma, es identificarse con este universo local, el único que una inmensa mayoría de los venezolanos de la época conocían como realidad concreta. Disponemos, con ello, de los resortes explicativos que permiten entender el modo infamante con que los partidarios de Monagas tratan a sus adversarios, asimilándolos, incluso mediante los calificativos, a los opresores de antaño.

40En definitiva, la pervivencia a largo plazo del oligarca en tanto que figura del infame y las modalidades de reactivación de esta memoria durante los periodos de conflictos civiles que atraviesa el país nos informan sobre la dificultad que supone, en el proceso de construcción nacional, superar las antiguas discrepancias.

41De este modo, el sustantivo «oligarca» adquiere la función de designar a la vez al Otro, representado como el que viene de fuera, y al enemigo interno, siempre sospechoso, por ello, de tener orígenes «extranjeros». La palabra evoca un enemigo del interior, pero, con fines legitimadores, remite a una entidad exterior, mediante las figuras que le están asociadas históricamente (el español europeo, el canario). Su utilización participa por consiguiente de la construcción de una representación del enemigo, de aquel que puede perjudicar a la nación. Y desde el momento en que esta imagen se asocia con enemigos históricamente construidos, incluso cuando se trata, a partir del proceso de independencia, de individuos del interior, se les expulsa, simbólicamente, fuera de la comunidad nacional mediante el calificativo de «oligarca» que los convierte en «extranjeros». Son la representación interna del extranjero.

42Calificando de esta forma al enemigo, se le expulsa de la escena política nacional, y asociando esta calificación a una animalización de las prácticas que se le imputan, se le niega de modo radical su condición de enemigo político digno de tal título.

43Las guerras civiles que sufre Venezuela a lo largo del siglo xix y el hecho de que en ambos bandos el insulto, con las funciones que se le atribuyen, predomina en el escenario político revelan, en ese momento de la historia nacional, una cultura política que sigue siendo heredera del unanimismo del Antiguo Régimen que «obliga», de cierta forma, a relegar al enemigo político al terreno social y a encerrarlo en la alteridad.

44Semejante lógica demuestra la dificultad que supone admitir que el enemigo pueda proceder del interior, a la par que revela una identidad frágil, ya que se expulsa a aquéllos que, según se cree, no comparten los valores comunes del grupo, en este caso el grupo nacional.

Bibliographie

Bibliografía

Bloch, Marc, Réflexions d’un historien sur les fausses nouvelles de la guerre, París, Éd. Allia, 1999.

Bolívar, Simón, Decreto de guerra a muerte, en Documentos que hicieron historia, Caracas, Presidencia de la República, 1962, t. I, pp. 140-142.

Bourdin, Philippe, Mathias Bernard y Jean-Claude Caron (dirs.), La voix & le geste. Une approche culturelle de la violence socio-politique. Actes du colloque tenu à Clermont-Ferrand en septembre 2003, Clermont-Ferrand, Presses Universitaires Blaise-Pascal, 2005.

Brossat, Alain, Le corps de l’ennemi. Hyperviolence et démocratie, París, La Fabrique, 1998.

Briceño, A. N., Plan para libertar a Venezuela, en Santos Rodulfo Cortes (ed.), Antología documental de Venezuela (1492-1900). Materiales para la enseñanza de la historia de Venezuela, Caracas, imp. Tipografías Santa Rosa, 1960.

Caron, Jean-Claude, L’été rouge. Chronique de la révolte populaire en France (1841), París, Aubier, 2002.

Harsgor, Michaël, Un très petit nombre. Des oligarchies dans l’histoire de l’Occident, París, Fayard, 1994.

Hébrard, Véronique, Le Venezuela indépendant. Une nation par le discours (1808-1830), París, L’Harmattan, 1996.

— «Insulter l’Autre en politique (Venezuela, milieu du xixe siècle)», en Thomas Bouchet, Matthews Legget, Jean Vigreux y Geneviève Verdo (eds.), Linsulte (en) politique. Europe et Amérique latine du xixe siècle à nos jours, Dijon, Éd. Universitaires de Dijon, 2005, pp. 155-168.

Hébrard, Véronique, y Temir Porras Ponceleón, «Hugo Chávez et la réinvention des traditions: chronique d’une montée au pouvoir», Recherches Internationales, 58 (4), 1999, pp. 45-68.

— «Le Venezuela ou les paradoxes de la nation. De l’élaboration à la réappropriation des mythes nationaux», Hérodote, 99, 2000, pp. 92-105.

Hébrard, Véronique, y Geneviève Verdo, «L’imaginaire patriotique américain au miroir de la Conquête espagnole», Histoire et Sociétés de l’Amérique latine [París, ALEPH-L’Harmattan], 15, 2002, pp. 39-84.

Irwin, Domingo, Relaciones civiles-militares en Venezuela: 1830-1910 (una visión general), Caracas, s. e., 1996.

Izard, Miguel, «Oligarcas temblad, viva la libertad: los llaneros de Apure y la Guerra Federal», Boletín Americanista [Barcelona], 32, 1982, pp. 227-277.

Leal, Carole, «El árbol de la discordia», El Bolivarium [Caracas, Universidad Simón Bolívar], 6, 1997, pp. 133-187.

Malamud, Carlos, y Carlos Dardé (eds.), Violencia y legitimidad. Política y revoluciones en España y América Latina (1840-1910), Santander, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cantabria, 2004.

Matthews, Robert Paul, «La turbulenta década de los Monagas (1847-1858)», en Política y economía en Venezuela (1810-1976), Caracas, Fundación Boulton, 1976, pp. 91-127.

— Violencia rural en Venezuela (1840-1858). Antecedentes socio-económicos de la Guerra Federal, Caracas, Monte Ávila, 1977.

Nassif Tar Kovacs, Fadia, Les rumeurs dans la guerre du Liban. Les mots de la violence, París, CNRS, 1998.

Pilo González, Daniel, Un Breve paseo por la Historia de Venezuela, http://www.auyantepui.com/historia.

Notes

1 C. Leal, «El árbol de la discordia», p. 179.

2 D. de Monteverde, Oficio, Caracas, 29 de octubre de 1812, Archivo General de Indias (en adelante AGI), Sección V, Gobierno, 14° Caracas, legajo 177, doc n° 282, f° 411.

3 AGI, Sección V, Gobierno, 14° Caracas, 4. Consejo y Ministro. Legajos 437A, doc. 314.

4 S. Bolívar, Decreto de guerra a muerte, cuartel general de Trujillo el 15 de junio de 1813.

5 Sobre este tema, me permito remitir a mi artículo: V. Hébrard, «Insulter l’Autre en politique».

6 A. N. Briceño, Plan para libertar a Venezuela, Cartagena de Indias, 16 de enero de 1813.

7 S. Bolívar, Decreto de guerra a muerte, pp. 140-141.

8 La fecha de 1829 sólo conviene para Venezuela, que se separa entonces de dicha entidad política, mientras que la República de Colombia se mantiene más tiempo.

9 Es el nombre que le dan los actores venezolanos, mientras que el término «Venezuela» a secas designa uno de los departamentos creados a raíz de la división territorial adoptada para la Constitución de la República de Colombia en 1821. Así, la ex Venezuela se halla dividida en tres departamentos: Orinoco, que se compone de las provincias de Guyana, Cumaná, Barcelona y Margarita; Venezuela, con Caracas y Barinas; Zulia, con Coro, Trujillo, Mérida, Maracaibo y Boyacá.

10 Archivo Restrepo, rollo n° 98 (Bogotá), vol. 64, Venezuela, documentos de Estado 1822- 1830, fos 119 y sqq. Hacia 1824-26. Agradezco a Clément Thibaud el haberme dado a conocer este documento.

11 Memorial de Venezuela, n° 16, Caracas, lunes 1 de enero de 1827.

12 «Artículo comunicado. Firm. El Vigilante», El Correo Nacional, n° 3, sábado 23 de junio de 1821. El subrayado es mío.

13 J. Padrón, Quejas de un patriota contra los procedimientos de la Junta calificadora del empréstito agrícola, Caracas, Nuñez de Cáceres, 1825, pp. 2-3. Fundación Boulton, Caracas/Archivos de Gran Colombia.

14 La siguen empleando hoy el presidente Hugo Chávez y sus partidarios, en las tapias de Caracas y en la prensa, para «insultar» a sus adversarios.

15 Para un análisis de conjunto se puede consultar, a pesar de que su sistema interpretativo sea algo anticuado, R. P. Matthews, Violencia rural en Venezuela.

16 D. Irwin, Relaciones civiles-militares en Venezuela, pp. 58-59.

17 Se trata de dos hermanos que alternan en el poder: José Tadeo Monagas es presidente de 1847 a 1851 y de 1855 a 1858 mientras que su hermano José Gregorio asume el interregno. Sobre el clan Monagas, véase R. P. Matthews, «La turbulenta década de los Monagas».

18 En particular en «Un Monagas», El Foro, n° 134, Caracas, 11 de junio de 1858. BNV/Hemeroteca.

19 Citado por D. Pilo González, Un Breve paseo por la Historia de Venezuela.

20 Estos términos presentes en el estribillo de los Federales han pasado a ser una expresión de uso corriente en política, muy especialmente en boca del presidente Hugo Chávez, quien los utiliza a menudo al arengar a las muchedumbres para incitarlas a luchar para poner fin a la supremacía de los oligarcas. Buen ejemplo de ello lo constituye su largo discurso del 16 de agosto de 2004 desde el Balcón del Pueblo, en el Palacio de Miraflores, tras su confirmación, el día anterior, en la presidencia de la República mediante un referéndum revocatorio. Después de invocar a las figuras de Simón Bolívar y de Ezequiel Zamora, cita una estrofa del himno y el famoso estribillo.

21 Je commençais à trouver étrange sinon coupable que quelques centaines d’individus sous le nom d’Oligarques, voulussent quand même et à tout prix imposer leur autorité au pays qui se soulève en masse pour la repousser. J’entends bien dire autour de moi que ce parti compte bon nombre d’hommes intègres et intelligents mais il me répugne de croire comme certains veulent l’insinuer que les oligarques aient le monopole de la probité et de l’honneur: carta de un francés al ministerio de Asuntos Exteriores en París, sin fecha, f° 2v°. Archives du ministère des Affaires étrangères, Affaires diverses, Politique, 1815-1896, vol. IV: Venezuela. Carton 2, chemise 2, 1860-1861. Pièces diverses.

22 Ibid.: Libéraux et Oligarques tous se valent, tous sont de la même race.

23 Le résultat est que l’irritation du peuple est très grande contre les Isleños, dont on n’oublie pas la qualité d’Espagnols et qu’ils sont exposés à être sacrifiés en cas de révolution populaire. Cette immiscion [sic] de fait dans les affaires du pays est tellement constatée aux yeux de la population que la dénomination d’Oligarcas est remplacée par celle de Godos (Goths, Espagnols Royalistes, dont on se servait à l’époque de la guerre de l’indépendance). Le gouvernement ne semble pas reconnaître tout le danger qu’il y a pour lui à raviver des souvenirs qui causeraient infailliblement sa perte s’il était soupçonné d’être trop étroitement lié aux anciens dominateurs du pays. Cet aveuglement peut avoir de déplorables conséquences pour ses partisans comme pour ses dangereux alliés: Lettre de Levraud à SE Monsieur le Ministre Secrétaire d’État au Département des Affaires Étrangères, Caracas, 6 novembre 1858, Archives du ministère des Affaires étrangères, Correspondance politique, Venezuela, vol. 12, juin-décembre 1858, f° 295v°-296. El subrayado es mío.

24 [des] patrouilles composées de volontaires du parti oligarque et d’Ysleños (Espagnols des Iles Canaries) parcoururent toute la ville en proférant des menaces contre les libéraux: Lettre de Levraud à SE Monsieur le Ministre Secrétaire d’État au Département des Affaires Étrangères, 7 mars 1859, Archives du ministère des Affaires étrangères, Correspondance politique, Venezuela, vol. 13, 1859, f° 36v°. El subrayado es mío.

25 Ibid.

26 […] j’affirme encore, et je suis en cela l’écho de tous les étrangers de bonne foi et qui ont le sens commun, que nos rapports avec le Gouvernement oligarque seraient, s’il se maintenait, ce que je ne crois pas, infiniment plus difficiles qu’ils ne l’ont été avec les sauvages, féroces et cupides, comme on les appelle, qu’il a remplacés. La haine de l’étranger et le sentiment qui, chez eux, domine tous les autres, la vanité, l’orgueil, la jalousie en sont la cause immuable; c’est là qu’il faut chercher l’explication de leur conduite actuelle. Se rapprochant davantage des Européens par la couleur par le semblant d’éducation qu’ils reçoivent, par leurs usages ostensibles et par le vernis acquis dans quelques excursions faites hors de leur pays, ils sont humiliés de la distance qui les sépare de nous, qu’ils ne peuvent et qu’ils ne pourront jamais franchir: Lettre de Levraud à SE Monsieur le Ministre Secrétaire d’État au Département des Affaires Étrangères, Caracas, 8 juin 1858, Archives du ministère des Affaires étrangères, Correspondance politique, Venezuela, vol. 12, juin-décembre 1858, f° 37v°-38.

27 En résumé, Monsieur le Ministre, il est plus prouvé que jamais, et tous les Oligarques de bonne foi le confessent, que le Général Monagas est le seul homme qui puisse imposer la paix, la tranquillité à ce pays. Quant au parti oligarque, si son administration est moins improbe [sic], que celle de l’ex-président, ce qui n’est pas bien certain, elle lui est inférieure sous tous les autres rapports. Sa nullité, son impuissance sont bien constatées aujourd’hui, puisque le Général Castro a dû, pour sauver le pays […] avoir recours à un ministre de Monagas, à Mr Aruelo. Quant à l’esprit haineux, insatiable de vengeance qui le domine et l’aveugle, il est passé en proverbe: Lettre de Levraud à SE Monsieur le Ministre Secrétaire d’État au Département des Affaires Étrangères, 7 mars 1859, Archives du ministère des Affaires étrangères, Correspondance politique, Venezuela, vol. 13, 1859, f° 38-38v°. El subrayado es mío.

28 […] les Monagas, généraux de l’indépendance, qui ont donné liberté aux esclaves, étaient véritablement populaires, et si le général José Tadeo est tombé c’est bien moins à cause de sa mauvaise administration que par suite du système de confusion que lui avait fait adopter M. Gutierrez en introduisant dans l’administration des Oligarques qui n’y sont entrés que pour le trahir. Le Général José Gregorio s’appuyait sur les masses et c’est ce qui l’a fait triompherde toutes les révolutions qui ont été tentées, même par le Général Paez. Or les masses appartiennent au parti libéral, et en admettant que le gouvernement actuel puisse les contenir ce ne sera que par un déploiement de force incompatible avec les ressources si restreintes du pays: en un mot son existence sera toujours précaire: Lettre de Levraud à SE Monsieur le Ministre Secrétaire d’État au Département des Affaires Étrangères, 7 février 1859, Archives du ministère des Affaires étrangères, Correspondance politique, Venezuela, vol. 13, 1859, f° 36v°.

29 Véase V. Hébrard y G. Verdo, «L’imaginaire patriotique américain au miroir de la Conquête espagnole».

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search