Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

V. — Las Guerras de Independencia en el fundamento del sentimiento nacional: perspectiva comparatista

La guerra de Independencia norteamericana

La invención de una nación mediante la guerra civil

Élise Marienstras

Résumé

Pour désigner le conflit armé entre les colonies britanniques et leur métropole, qui se déroula de 1775 à 1783, les Américains usent volontiers du terme « Révolution » : l’histoire comme la mémoire collective englobent ainsi les faits militaires dans un processus de conflit qui les déborda de beaucoup, autant dans les faits que dans la durée, puisqu’il se déroula successivement, puis tout ensemble, sur les fronts politique, constitutionnel, fiscal, et surtout, ce qui nous intéresse ici, national. À l’issue d’une réflexion sur la typologie des guerres américaines, cet article s’intéresse aux conflits internes à la guerre civile — conflits conçus par les acteurs comme infra-parentaux. On y démontre que, dans la révolution des colonies britanniques d’Amérique qui aboutira à la création d’une nation, les révolutionnaires ont moins cherché à renverser l’ordre social qu’à bouleverser le sentiment d’appartenance. Le débat, puis le conflit armé virent s’affronter des « frères » d’empire britannique, des « frères » — colons et autochtones — par la colonisation, l’enjeu étant la création d’une nouvelle parentèle, citoyenne des États-Unis naissants.

Texte intégral

Nombrar la guerra de Independencia norteamericana

1En Estados Unidos, tanto en la cultura popular como en la historiografía más erudita, «Guerra civil» es el nombre que se da al terrible conflicto que, a mediados del siglo xix, opuso el Estado federal salido de la constitución de 1787, respaldado por la mayoría de los Estados federados, a la Confederación formada por once Estados esclavistas disidentes. En Francia, se conoce esa guerra por el nombre de «guerra de Secesión», término más funcional que el de «Guerra civil» —una guerra entre hermanos que connotaría una concepción orgánica de la nación—.

2En efecto, lo que está en juego en esta discrepancia semántica es la naturaleza de la identidad nacional estadounidense: la forma y la naturaleza del Estado-nación derivan de la manera cómo se percibe la constitución federal en que se funda EE. UU. como nación: sea como un contrato condicional entre unas entidades soberanas (lo que pretenden los sudistas secesionistas), sea como un pacto unitario indefectible (como aseguran los nordistas, partidarios de la conservación de la unión, cueste lo que cueste).

3Cabe añadir que la «Guerra civil» o «guerra de Secesión» que se verifica entre 1861 y 1865 se conoce entonces como la primera y única de esta clase, en EE. UU., mientras que, como veremos, se había verificado una primera guerra civil, varias incluso, y simultáneas, en el continente norteamericano.

  • 1 M.-D. Démélas, «La notion de guerre civile en question».

4Puede resultar incongruente decir que, antes del nacimiento de un Estado-nación norteamericano anglófono, se lleva a cabo ya una primera guerra civil en el continente norteamericano, a modo de guerra de Independencia. ¿Cuál es la índole de los vínculos que unen a los protagonistas de la guerra de Independencia norteamericana? Como lo recordó M.-D. Démélas en un artículo reciente, llamar «Guerra civil» a una simple lucha entre portadores de unas ideologías distintas es un abuso si no se consigue determinar lo que tienen en común los protagonistas hasta el punto de formar, realmente o por analogía, una misma familia1. Por lo tanto, la primera de las preguntas que debe hacerse uno es la de la pertenencia de las distintas poblaciones del continente norteamericano. Por otra parte, puede parecer contradictorio afirmar que la guerra de Independencia de EE. UU. fue a la vez una guerra civil, destructora por esencia, y una guerra fundadora de la nación. Para reflexionar en la naturaleza de la guerra de 1775-1783 que desembocó en la creación (y no sólo la independencia) de EE. UU., resultará muy útil situarla entre los distintos tipos de guerras que llevaron a cabo los norteamericanos a lo largo de su historia. Ello nos permitirá destacar las distintas facetas de la guerra llamada «revolucionaria» o «de independencia» y los elementos de comparación entre ésta y la llamada «Guerra civil». ¿Existe un punto común entre esos dos conflictos separados por varios decenios en los que lo que estaba en juego era la invención de una nueva nación en el primero y la destrucción o reconstrucción de ésta en el segundo?

Una tipología de las guerras norteamericanas

5Conviene primero acabar con el prejuicio de que EE. UU. no conoció guerras en su territorio fuera de las de Independencia y Secesión y de que, al librar combates sólo en tierras extranjeras, hubiera ahorrado la sangre de sus ciudadanos: sería pasar por alto al menos una categoría de guerras interiores, frecuentes y sanguinarias, la de las «guerras indias» o guerras coloniales.

6En efecto, el factor geográfico no es el único discriminante. Para distinguir entre guerras internas y guerras externas, entre guerras extranjeras y guerras civiles, también es necesario tomar en cuenta el alejamiento o la proximidad de las pertenencias respectivas de los protagonistas así como los móviles y objetivos de las guerras que llevó a cabo EE. UU. como colonia de Inglaterra primero y como Estado que pretende a la soberanía después de 1776.

7El primer jalón de esta tipología lo constituyen las tres guerras de los siglos xvii y xviii llamadas «por el imperio» en las que las grandes potencias —España, Francia, Inglaterra— se enfrentan en la parte oriental del territorio de América del Norte por la posesión y dominio del continente norteamericano. Al terminar la cuarta, la «de Siete años», llamada también «guerra franco-india» (1754-1763), Francia está eliminada del continente norteamericano mientras que España asienta su dominio en casi todo el oeste del Misisipi.

8Los colonos británicos no tuvieron poco que ver con tales éxitos. Estuvieron a la vanguardia de las luchas por el dominio del continente, al lado de las tropas reales. Pero los colonos, frustrados en sus deseos de expansión autónoma, oprimidos por los impuestos de la metrópoli, frenados en su voluntad de crecimiento sin límites, venían desarrollando desde principios del siglo xviii un rencor callado que, al combinarse con los disturbios sociales agrarios y urbanos, se convertirá en los años 1770 en unas revueltas que se irán repitiendo hasta la ruptura total con el rey de Inglaterra en 1776. Las primeras «guerras por el imperio» de los siglos xvii y xviii, por las que Inglaterra afirma su hegemonía sobre el Atlántico, se volverán en contra de ella y provocarán, en el suelo norteamericano entre colonos, legitimistas y autóctonos, una quinta «guerra por el imperio» (1775-1783) que por otra parte no será la última.

9Aunque se desarrollaron en parte en ese continente, tanto la meta que se dieron las potencias beligerantes como el carácter que cobró, a ojos de los colonos ingleses de América, el enfrentamiento armado entre esos Estados-nación, hacen de ellas unas guerras exteriores o incluso unas guerras extranjeras.

10La guerra de Independencia norteamericana se asemeja a ellas: exceptuando el primer año de esta guerra (abril de 1775 - junio de 1776) donde está percibida como una revuelta de los colonos británicos contra sus hermanos y su soberano de Inglaterra (por lo tanto una guerra interna al imperio), la cronología restante de los combates, entre 1776 y 1783, puede clasificarse en distintas categorías.

a) Guerras extranjeras

11A partir de la declaración de Independencia (julio de 1776) que abole la sujeción política de los colonos de América a su soberano, ésos, liberados ya de la «tiranía» del rey, se declaran soberanos y conquistadores de su imperio, otorgándose el mismo estatuto que sus adversarios legitimistas ingleses. Como en las guerras anteriores, podemos ver en ellas unas guerras internacionales, entre dos, y luego tres ejércitos enemigos (EE. UU., Inglaterra y luego Francia), tres emanaciones de la fuerza de los Estados en guerra según la ley de las naciones.

  • 2 E. devattel, Le droit des gens ou principes de la loi.

12La concepción de Emmerich de Vattel, de actualidad en aquel entonces, conviene perfectamente a los principios y metas de guerra de los revolucionarios norteamericanos que, aunque se refirieron poco a ella, pretendían defenderse en nombre de los derechos de los súbditos británicos2.

13Por fin, en 1812-1814, los EE. UU., independientes de jure, llevaron a cabo una guerra nada ambigua contra Inglaterra. Los combates se desarrollaron en parte en el territorio estadounidense y en parte en Canadá. Los móviles y los resultados se conforman a los de la mayor parte de las guerras internacionales tradicionales, salvo que la joven nación norteamericana lleva a cabo lo que a veces se llama una «segunda guerra de Independencia» para confirmar y consolidar la independencia comercial y marítima que acaba de adquirir, extendiendo su dominio a la parte central del continente, especialmente cerca de los Grandes Lagos.

b) Guerras exteriores

14Más clásicas por su definición de guerras extranjeras son las guerras que se llevan a cabo fuera del territorio nacional por la defensa o el ensanchamiento del país: son las guerras de 1846-1848 contra México, la de 1898 que suele llamarse «contra España» pero en realidad contra sus posesiones en Cuba, Filipinas y Puerto Rico, y las que se libraron, a principios del siglo xx, en distintos países de Latinoamérica (Panamá, Santo Domingo, México, etc.). Las acciones militares se apoyan en unos discursos fundados en el «destino manifiesto» de EE. UU. a difundir la civilización y la libertad, o en su «misión de gendarmes del orden».

c) Guerras intestinas

15Dejaremos de lado las guerras de los siglos xx y xxi para distinguir mejor las guerras extranjeras de las intestinas —intestinas no sólo porque se desarrollan dentro del territorio geográfico sino porque son internas al Estado-nación norteamericano—. Pueden distinguirse tres tipos:

16El tipo clásico es la guerra que, entre 1861 y 1865, estuvo a punto de crear en América del Norte dos naciones —nordista y federal una, sudista y confederal la otra—. Si la definimos como conflicto entre compatriotas, conciudadanos, o hermanos culturales, la guerra civil es transitoria. Desemboca en la paz y la reunión, o en la escisión y alienación

17Por su salvajismo y el empeño que pusieron en ella, la guerra de Secesión es a la vez émula y furriel de las «guerras indias» que se deben clasificar en la segunda categoría que es la de las guerras coloniales cuyo carácter ambivalente — guerras extranjeras y guerras intestinas sucesivamente— fue explotado para fundar la identidad estadounidense. Unas guerras indias que por los términos que las designan como por los calificativos que se dan a los combatientes enemigos — «salvajes, feroces», «valerosos o patriotas»— invitan a reflexionar sobre la ambigüedad profunda de la guerra colonial, cuyo carácter extranjero niega el colonizador en cuanto lleva las de ganar.

18Volveremos sobre el tema con motivo de la guerra de Independencia que examinaremos ahora destacando los factores que hacen de ella una guerra civil transitoria, tercer tipo de guerra intestina.

La guerra «civil» como fundadora de una nueva nación

19A propósito de esta guerra, podemos decir que es una guerra civil en el sentido de que se desarrolla en el seno de una parentela o mejor dicho de tres redes y tres formas de parentela —imaginada, cultural y política—. Desde luego, como se trata de romper un vínculo de parentesco, se la llama «de Independencia» o «revolución» antes que «civil». Y sin embargo, gran parte del discurso de dicha guerra, incluidos los conflictos políticos que la precedieron y las acciones económicas e institucionales que la acompañaron o siguieron, se expresa en términos de parentesco.

20Como vimos no se suele usar el término «guerra civil» para designar la guerra de Independencia norteamericana. Si hace falta darle otro nombre, la historiografía norteamericana, para designar el conflicto armado de 1775-1781, usa el nombre de «Revolución»: los historiadores incluyen de esta manera los hechos militares en un proceso conflictivo que fue a la vez político, constitucional, fiscal y sobre todo nacional —que es lo que nos importa aquí— que se desborda de los límites de la propia guerra. Termina poco antes de 1800, en 1795 exactamente, fecha en la cual la Confederación de los Indios del noroeste (región situada entre Ohio, los Grandes Lagos y el Misisipi) debe ceder la mayor parte de su territorio a los Estados Unidos después de una dura guerra de defensa de su soberanía y propiedad.

a) La multiplicación de los antagonismos: parentelas disgregadas, frentes múltiples

21La guerra de Independencia se desarrolla casi simultáneamente en varios frentes que dan cuenta de los resentimientos y de la complejidad de las alianzas; hacia el norte, en el Canadá que, contra los ingleses, intentan conquistar unos colonos norteamericanos, chasqueados por la negativa de los ex súbditos de Francia a participar en la lucha por las libertades; hacia el oeste, en el frente de los Apalaches, esencialmente contra los indios, pero también contra los legitimistas; en el norte y el sur, desde donde los ejércitos británicos tratan de cercar a las milicias y al ejército continental norteamericano; en la costa atlántica, el frente que opone, cerca de Nueva York y en Carolina del Sur, a los legitimistas fieles al rey con los patriotas que defienden las libertades americanas; y hacia el interior, en el norte como en el sur, donde los colonos rebelados se ven asaltados por unos autóctonos aliados con los británicos. Cabe señalar por fin, en las plantaciones del sur, una efervescencia entre los esclavos; unos responden a los llamamientos de las autoridades británicas y huyen para reunirse con las fuerzas realistas mientras que los otros se enrolan en el ejército rebelde de los plantadores, descubriendo allí que el «derecho a la felicidad» también vale para ellos, así como todos los derechos enunciados en la Declaración de Independencia de los norteamericanos —derecho a la vida, a la libertad, a la igualdad—.

22No olvidemos a los aliados franceses de los revolucionarios, ni a los mercenarios británicos de Hesse: todo un abanico de protagonistas de distintas pertenencias, a menudo declinadas en esos tiempos de incertidumbre en cuanto al sentido de la nacionalidad, en términos de parentelas, un abanico que hace de esta guerra un caso paradigmático. ¿Quiénes son los protagonistas? ¿Qué es lo que está en juego en las relaciones que mantienen entre sí?

b) La parentela inglesa

  • 3 P. S. Onuf, Jefferson’s Empire, p. 21.

« You find us, brother engaged in war with a powerful nation», Jefferson informed Jean Baptiste Ducoigne in 1781. «The war started as a family quarrel between us and the English, who were then our brothers. We began as a single people for our forefathers were Englishmen, inhabitants of a little island beyond the great water»3.

23Al tener en cuenta la relativa aculturación a la que se prestan los líderes del período revolucionario en sus intercambios diplomáticos con las naciones indias, Thomas Jefferson, el futuro presidente de EE. UU., entonces gobernador de Virginia, parece deseoso de traducir para su interlocutor indio lo que entre euroamericanos se suele expresar más bien en términos de súbditos y soberanos, o poquísimas veces en términos de pertenencia nacional.

24Pero si uno se detiene un poco en los innumerables textos que intercambiaron las partes adversas (las autoridades metropolitanas y los colonos rebelados) en vísperas y durante la Revolución, se da cuenta de que recurren ahora al vocabulario patriarcal inglés del siglo anterior que se inscribía entonces en una teoría del poder absolutista para designar exactamente lo contrario: una relación de parentesco modulada en términos afectivos y ya no legalistas, y en una dinámica de autonomización de los individuos a lo largo de las edades de la vida antes que en una relación petrificada entre las generaciones.

25En efecto, aunque se ha borrado casi por completo el patriarcalismo tradicional de origen divino, los colonos británicos, igual que los ingleses de la metrópoli, siguen experimentando un doble sentimiento fuerte de filiación jerárquica y deferente hacia la figura paterna del rey, y de fraternidad nacional con los súbditos de idéntico derecho —y con los mismos derechos— del imperio británico. Hablan la misma lengua que los ingleses, son súbditos ingleses desde el punto de vista jurídico, han fundado a lo largo de la costa atlántica americana unas prósperas colonias donde domina la cultura inglesa y donde existe, según la historiografía reciente, una fuerte tendencia a imitar —si no a superar— a la madre patria, y supieron adaptarse a las condiciones específicas adoptando por ejemplo el esclavismo, una forma social que había desaparecido de Inglaterra. De hecho, los colonos se convirtieron en unos criollos que, sin embargo, por conservar intacta su identidad británica, evitaron el mestizaje.

26Sin embargo, a lo largo del período «colonial», en la situación de alejamiento de la madre patria en que estaban esos emigrados, fue surgiendo un sentimiento de pertenencia específica que vino a complicar sus lealtades y afectos. Conforme fueron prosperando las colonias y se forjaron sociedades locales, se fue produciendo entre ellos una manera de disgregación de su pertenencia: experimentaban un patriotismo que se puede calificar de primario por su tierra, su pueblo, su familia, su vecindario, incluso por unas instituciones locales y provinciales por las que tenían un interés directo. Este sentimiento se deriva de la experiencia propia, de las relaciones afectivas, económicas y hasta políticas en la medida en que éstas pueden existir entre unos individuos y unas colectividades locales. Este sentimiento se distingue claramente del sentimiento de pertenencia «secundaria»: en una situación colonial, los colonos lo experimentan respecto de la nación lejana, es decir el imperio que abarca el conjunto de los súbditos británicos sin que ello implique, ni siquiera en caso de crisis, un verdadero nacionalismo.

27Fue a partir del desarrollo de esa dualidad, que resultó bastante armoniosa hasta 1763, cuando empezó a anudarse lo que puede llamarse la tragedia familiar angloamericana, como la describen los dirigentes de las colonias o los caricaturistas (Franklin tachando a Inglaterra de «madrastra» o de madre indigna), o también muchos libelistas que llegaron a acusar al rey de haber traicionado su paternidad y tiranizado a sus hijos manteniéndolos en la «esclavitud». El carácter excesivo de estas palabras sólo refleja la indignación de los colonos que se consideran dañados y ven cómo se conculcan sus «derechos de súbditos británicos». La crisis fiscal entre el trono y los colonos, que había empezado como una trifulca en el seno de la familia inglesa ( ¿quién debía pagar por las victorias de la guerra de los Siete años?) se convirtió en una revuelta de los hijos contra los abusos de su madre y la intransigencia de su padre. Así va cobrando forma una violenta disputa (para seguir con la metáfora) entre padres e hijos acerca de la manera de gestionar el imperio —aquéllos partidarios de una centralización reforzada, éstos de un proyecto que convirtiera el imperio jerárquico en una federación de colonias con los mismos derechos, bajo la protección del rey—.

28De modo casi inesperado, y deseada al principio sólo por una minoría de colonos, estalla por fin, después de las escaramuzas de la primavera de 1775, la guerra «fratricida» o «parricida». Entonces fue cuando los revolucionarios, que se decían «patriotas», se dieron cuenta de que, al tomar las armas en contra de su rey y no en su defensa como era natural, se encontraban en una situación peor que la de un vacío político: la de una vuelta al estado natural.

29La destrucción de los vínculos paternos iniciales, la recomposición de una nueva familia dotada de un nuevo padre-presidente (George Washington para empezar), acompañaron la firma de la carta constitucional para los nuevos ciudadanos (1787-1788) dando vida a una nueva comunidad que les iba a permitir que los huérfanos de la madre-patria se convirtieran en los nuevos dueños del suelo en el que iban a construir el Estado-nación. En adelante, las relaciones con las demás naciones, Gran Bretaña incluida, serán las de una potencia con otras potencias, en tiempos de paz o de guerra, como queda formulado en la Declaración de Independencia. La pertenencia a una nueva familia nacional se expresa entonces cobrando la forma de «una genética creadora»: una nación fecundada por la sangre vertida en la lucha por la independencia o por el sudor resultante del cultivo de la tierra, una tierra adquirida contra los autóctonos y no heredada de los antepasados; una nación generada por los héroes de la Independencia y cimentada en el culto a los textos fundadores.

30Esa nación creada en América, que reúne las pertenencias primarias y secundarias de los colonos que fueron súbditos británicos, es la que rehusan los legitimistas. Éstos, según las explicaciones de los Tories de América e Inglaterra, lucharon en nombre de una concepción de la nación que implicaba una relación jerárquica entre Dios y sus criaturas, entre el padre y sus hijos, entre el rey y sus súbditos, aunque para los Tories que vivían en América esa pertenencia primaria se ejercía lejos del lugar en el que se encarnaba su pertenencia secundaria. Los legitimistas se vieron forzados por la guerra a reunir esas pertenencias alejadas al huir de la nación en revolución, pero la mayor parte de ellos conservó la nostalgia de sus apegos anteriores y algunos volvieron, después de la guerra, a su «patria» norteamericana.

c) «Hermanos indios» y «hermanos» o «padres» euroamericanos

31La tercera red de parentela es la que une, o divide según la naturaleza más o menos pacifista de sus relaciones, a euroamericanos y amerindios. La realidad es que las relaciones de fuerza entre indios y euroamericanos, enmascaradas por la retórica paterna, atacarán la auténtica relación paterna entre amerindios, a menudo hasta destruirla.

32Desde los primeros contactos de principios del siglo xvii, dos factores principales intervinieron en la fluctuación de las relaciones angloindias en América: por una parte las colonias británicas, con mandato real, desempeñan en el Nuevo Continente el papel de vanguardia de la colonización inglesa del continente norteamericano. En este asunto, los colonos no se limitan a ejecutar la política imperial británica sino que se benefician de los efectos de la colonización adquiriendo por el negocio, la diplomacia o la guerra las tierras que pertenecían de facto y de jure según el derecho autóctono, a las naciones amerindias. El despojo, más o menos justo según las leyes de la ideología política y religiosa occidental, está por lo tanto en el fundamento de las relaciones amerindias. El segundo factor de estas relaciones es la relación intercultural que desemboca muy a menudo en una aculturación mutua y hasta en el mestizaje real o simbólico del cual se encuentran huellas en el vocabulario paterno que estructura la gramática de las negociaciones diplomáticas e intercambios económicos y culturales.

33Entre estas dos formas de relaciones se desliza la complicación de las rivalidades entre grandes potencias, de las que los amerindios se esfuerzan por sacar provecho o de las que se mantienen apartados. En las «guerras por el imperio» de los siglos xvii y xviii, se observa por lo tanto, del lado de los amerindios, cierta neutralidad hasta la guerra de los Siete años. Algunas confederaciones, como la de las Seis naciones iroqueses, se aprovechan de las rivalidades entre franceses e ingleses para conseguir subsidios de unos y otros, o en el caso de los iroqueses para hacerse con una especie de imperio, a expensas de las naciones indias más débiles, en las regiones de caza y comercio al oeste de las colonias centrales (Nueva York, Pensilvania).

34Los iroqueses, como otras muchas naciones indias, consideran entonces a los colonos como un pueblo único, «hijo del gran rey de allende los mares». Por otra parte, al asentarse la organización política de la federación iroquesa —como la de la federación creek y otras más— en unas relaciones paternas y de estirpe, resulta natural que la relación familiar entre ella y los europeos se exprese, en tiempos de paz y comercio, en términos de parentesco, algo tanto más legítimo cuanto que la adopción en algunas naciones indias es un modo de filiación perfectamente codificado, y por lo tanto tan legítimo como la filiación biológica.

35Lo cierto es que este vocabulario sólo puede reflejar las relaciones entre colonizadores y colonizados en una relación cada vez más jerarquizada con la evolución de las relaciones de fuerza, y que deja de ser pertinente en épocas de conflictos armados. Requiere pues de parte de los indios que podrían estar implicados en las grandes guerras por el imperio una actitud de neutralidad, al contrario de lo que les pide cada una de las potencias que espera de parte de su supuesta parentela india una alianza.

36En principio, la revolución norteamericana no compete a los autóctonos. De ello intentan persuadirlos, al principio de la guerra, los patriotas norteamericanos pretextando que

  • 4 Mensaje del Congreso continental a los indios, en julio de 1775, citado en B. Vincent y E. Marienst (...)

[…] es un asunto de familia entre nosotros y la vieja Inglaterra. Vosotros, los indios, no estáis concernidos. No deseamos que levantéis el hacha contra los ejércitos del rey. Deseamos que os quedéis en casa, sin juntaros con ninguno de los bandos, y que guardéis el hacha de guerra bajo tierra4.

37Los colonos vieron claramente que los indios eran susceptibles de volverse contra ellos, dando su apoyo a los ejércitos del rey, antes que ayudar a esos ingleses rebelados cuya principal ambición era apoderarse de su territorio y de su soberanía. Pedirles que siguieran neutrales, en un momento en que los indios no habían sido solicitados todavía por los británicos, era también descartar la obligación de socorro que imponía a las naciones indias un parentesco simbólico (en el pensamiento autóctono) o metafórico (en la retórica euroamericana) con los colonos. Sin embargo no pudieron seguir neutrales mucho tiempo al solicitar su ayuda los dos bandos británicos, alegando cada uno su parentesco fictivo y el deber de protección mutua que se derivaba de él.

38Por lo tanto, las naciones indias del Este del continente tuvieron que tomar partido, a partir de los años 1776-1777. Lo hicieron privilegiando una de sus lealtades familiares y exponiéndose a una fractura irremediable en el seno de sus confederaciones y a veces dentro de cada una de las propias naciones, como ocurrió con las Seis naciones iroquesas —lo que tendrá consecuencias fatales para ellas cuando termine la guerra entre ingleses—.

Conclusión

39La guerra de la Independencia constituye una victoria, pero también un fracaso: el de haber sido una guerra civil. Se deshicieron casi por completo los vínculos de amistad, ayuda mutua, protección y alianza que se derivaban de la relación de parentesco simbólico entre indios e ingleses. La relación de igualdad que se establece entre los miembros de una misma familia por vivir juntos se tornó en una relación de fuerzas, más o menos violenta según que los autóctonos aceptaron o no el despojo y el estatuto de pueblos sumisos que se les imponía. Ya no eran, incluso en el estatuto de las «naciones domésticas dependientes» (decisión del Tribunal Supremo de 1831) sino los hijos de un nuevo Great Father, que podía dictarles su voluntad con total arbitrariedad. A partir de entonces, las guerras que se llevan a cabo en el continente entre las naciones autóctonas y el Estado-nación norteamericano son guerras entre pueblos extranjeros.

40De los tres fundamentos del parentesco simbólico entre indios y colonos (el parentesco táctico con vistas a facilitar la convivencia, el intercambio comercial y el reparto de la tierra; el parentesco derivado del modo de pensar de los autóctonos y según el cual ordenan su organización social; el parentesco por proyección nacional de los colonos hacia un futuro de asimilación de las naciones indígenas) queda el tercero, que puede fluctuar todavía en función de las políticas que se conducen frente al crecimiento y empuje expansionista de la nación norteamericana que va triunfando. A lo largo del siglo xix, en el conjunto de las relaciones entre los nuevos norteamericanos y los más antiguos autóctonos, se percibirá a éstos como a unos enemigos infiltrados a quienes hace falta domar o hasta eliminar.

41En cuanto a la guerra civil que opuso los dos bandos de la nación inglesa —legitimistas contra patriotas— fracasa también ya que se resuelve con la creación de una nación menos secesionista que distinta según una concepción republicana que, sin abandonar la concepción paterna, transforma su significado al cimentarla en un contrato, sagrado además.

42El conflicto, de fraterno, había pasado a ser ideológico. Al conseguir la independencia, los revolucionarios pretendieron salir de la parentela inglesa y crear una nueva familia: ésta sacaba su legitimidad del alejamiento geográfico —es decir ontológico— de la madre-patria, y del exilio que sufrieron los colonos y que les devolvió, más allá de un océano que desempeñó el papel de plasma primordial, al estado natural. Con este recorrido que llevó de un orden biológico a una genética completamente retórica se fue construyendo un relato más próximo a los mitos ancestrales de creación del mundo y fabricación de los hombres que a los conocimientos científicos que dominaban ya de algún modo los contemporáneos de semejantes discursos. Si el sentimiento, completamente imaginario, de pertenencia de los colonos a la parentela británica se había impuesto a todos, vuelve a hacerlo con la misma fuerza de convicción el mito ficticio que encarna el nuevo parentesco, basado en un artilugio retórico (un artilugio según el que George Washington ostenta la paternidad de la nación mientras los ciudadanos, que juran fidelidad cantando el himno nacional con la mano en el pecho, dan muestras de su pertenencia afectiva a la nación). Así se va creando un orden metahistórico en el que la nación norteamericana se perpetuará por una especie de partenogénesis de los revolucionarios fundadores (como las Daughters of American Revolution o los miembros del Orden de Cincinati), encargados de reproducir una y otra vez las condiciones del nacimiento de un mundo nuevo.

Bibliographie

Bibliografía

Demélas, Marie-Danièle, «La notion de guerre civile en question», en Clio. Histoire, femmes et société, 1997, 5, pp. 133-139, http://clio.revues.org/document412.html.

Onuf, Peter S., Jefferson’s Empire. The Language of American Nationalhood in Jeffersonian America, Charlottesville, University of Virginia, 2000. Vattel, Emmerich de, Le droit des gens ou principes de la loi, Neuchâtel, 1758.

Vincent, Bernard, y Élise Marienstras (dirs.), Les oubliés de la révolution américaine, Nancy, 1990.

Notes

1 M.-D. Démélas, «La notion de guerre civile en question».

2 E. devattel, Le droit des gens ou principes de la loi.

3 P. S. Onuf, Jefferson’s Empire, p. 21.

4 Mensaje del Congreso continental a los indios, en julio de 1775, citado en B. Vincent y E. Marienstras (dirs.), Les oubliés de la Révolution américaine, p. 24.

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search