Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

IV. — Cultura y Memoria de Guerra: apropiación, difusión y usos

¿Queréis recordar el Dos de Mayo?

Estampas populares de la Guerra de la Independencia

Luis Martín Pozuelo

Résumé

Les manières de regarder le Deux Mai 1808 sont variées, tant furent nombreux les événements, les acteurs et intérêts qui confluèrent ce jour-là. Parmi toutes les histoires susceptibles d’être racontées, les artistes du moment réalisèrent une sélection qui fut constamment révisée, réinterprétée et reformulée. L’une des approches privilégiées de l’histoire de l’art est précisément de suivre la piste des événements à travers les différentes versions que fixèrent les artistes dans les estampes, de connaître les modes de diffusion et ses supports pour l’ancrage dans le quotidien, de circonscrire la représentation des scènes et des acteurs qui eurent un rôle clé pour les appropriations postérieures et la recomposition des récits. Il s’agit donc d’un apport cherchant à appréhender la guerre de l’Indépendance du point de vue « populaire », révélé par des représentations artistiques chargées d’expressivité et condamnées à une existence éphémère.

Texte intégral

  • 1 Agradezco a la Dra. Jesusa Vega, como directora de la tesis doctoral y al Dr. Joaquín Álvarez Barri (...)
  • 2 En este estudio, el concepto Estado-nación está vinculado al proceso de disolución de la identidad (...)

1Los acontecimientos y gestas del Dos de Mayo de 18081, junto con las experiencias y vivencias del pueblo de Madrid, quedaron recogidos desde sus primeros momentos en estampas, poesías, obras teatrales, artículos literarios, así como representados en diversos objetos, como abanicos, cajas de cerillas y cerámicas o en juegos de uso cotidiano como naipes. Todos ellos, sirvieron para inspirar nuevas formas de sentir, de vivir, de experimentar y de dar fundamento ideológico y visual a una lucha, que serviría de catalizador, para mostrar las tensiones surgidas de las dispares maneras de entender la agitada sociedad de principios del xix y el proceso de construcción del Estado-nación2.

2Todas estas propuestas artísticas quedarían como fuentes históricas de los sucesos y algunas de ellas pasarían a ser consideradas como raíces visuales de los acontecimientos. En las sucesivas etapas históricas, los diferentes grupos sociales y de poder, procederían a su apropiación y adaptación, generando a su vez nuevas reinterpretaciones de los hechos.

3En este proceso dinámico de elaboración de imágenes es clave descifrar las motivaciones que facilitan la aceptación y consolidación de ciertas estampas, mientras otras son apartadas y olvidadas. Para ello es necesario retroceder a su origen, interpretar sus diferentes significados y la coincidencia o disparidad de intereses con el público que las consume y los grupos que las promueven.

Fig. 1. — La linterna mágica (1815), Bartolommeo Pinelli, Roma (cobre talla dulce). Fondo estampas Librería anticuaria Margarita de Dios, Madrid

4Otro elemento a revisar son los métodos y objetos utilizados para la difusión de las estampas. En este caso atendiendo a soportes cotidianos, como abanicos, naipes, cajas de cerillas o libros y publicaciones ilustradas, que contienen unos profundos mensajes expresados con claridad, elemento eficaz para la transmisión de ideologías y el arraigo de sentimientos. No obstante, estos mensajes representados en las estampas, debían ser comentados y explicados para contextualizarlos y dotarlos de significados en una población con altas tasas de analfabetismo, no solo literario sino también visual, ya que era común la decodificación de imágenes de devoción, pero no era habitual el acercamiento a otro tipo de imágenes ajenas al ámbito religioso. Este papel de difusores del mensaje lo realizaron personajes ambulantes que cargados con unos cajones llamados mundonuevos o titirimundis, recorrían los pueblos y ciudades mostrando los sucesos a través de las estampas, mientras narraban e historiaban los hechos de las ilustraciones (fig. 1).

  • 3 Ceferino Araujo y Sánchez publicó varias obras de crítica de arte en el último tercio del siglo xix(...)

5Las estampas relacionadas con los acontecimientos, personajes y héroes de la Guerra de la Independencia y épocas posteriores, fueron decisivas tanto para la instrucción y formación ideológica, como para el entretenimiento de los españoles, y así lo reflejará Ceferino Araujo (Santander 1824-1897) recordando su infancia y juventud3:

  • 4 C. Araujo y Sánchez, Recuerdos de algunas estampas, pp. 1-8.

Los niños, cuando yo lo era, llamábamos santos a todas las estampas cualquiera que fuese su asunto, y con especialidad a las aleluyas que teníamos para nuestros juegos […]. Preferíamos en primer lugar los pliegos de soldados vistosamente iluminados, y los trenes de artillería […] así como las historias de Napoleón, de Fernando 7°, de Riego, y de Espartero. Estas últimas eran las más modernas; la mayor parte de las otras solían ser reproducciones toscamente grabadas en madera, de otras aleluyas mejores grabadas en cobre y tiradas en mejor papel, que habían publicado los libreros de frente de S. Felipe el Real y de la calle Carretas, para instrucción y recreo de nuestros padres.
Entonces es muy posible que excitaran mi entusiasmo patrio ciertas hazañas que demuestran un valor de que solo los españoles nos creemos poseedores, que hoy juzgo de muy diferente manera, porque no creo, como desde el nacer nos enseña, ni una nación sea la más valerosa, ni que el valor que tenga le haya servido de mucho4.

Fig. 2. — Día 2 de Mayo en la montaña del Príncipe Pío (1808), Sargadoy y Eusebi (cobre, talla dulce). Biblioteca Nacional, Madrid

  • 5 J. Vega, «Callot, Goya y la guerra», pp. 25-41.

6El proceso de grabado, estampación y distribución de estas imágenes se realizaba de manera muy ágil, casi inmediata a los diversos acontecimientos ocurridos5 (fig. 2). Buenos ejemplos son las realizadas por Sargadoy y Eusebi, que lleva el título de Día 2 de Mayo en la montaña del Príncipe Pío o la anónima que aborda el asunto de la abdicación de Carlos IV en Napoleón, siendo todas ellas, un complemento básico para seguir los hechos que llegaban por los papeles escritos o por fuentes orales y con los que inmediatamente se creaba una relación visual a la manera de ilustración en los actuales diarios y revistas. Son generalmente obras de vida breve, muchas de ellas con una calidad mediocre, pero profundamente expresivas, que eran desechadas rápidamente tras la aparición de otras nuevas estampas, según nos ilustra Araujo:

  • 6 C. Araujo y Sánchez, Recuerdos de algunas estampas, pp. 1-3.

Eran grabados malísimos en su mayor parte, que se conoce se iban publicando al día para dar idea de los sucesos, como ahora hacen los periódicos ilustrados.
Por aquel entonces solo pensaba en iluminarlos y pintarrajearlos, para más tarde hacerlos trizas cuando me cansaba de ellas6.

7En estas estampas se evidencian las tensiones entre los diferentes grupos e intereses que conforman la nación y, por tanto, se nos revelan como documento necesario para seguir estos procesos de penetración de nuevas formas de interpretar las diversas realidades —social, política, administrativa y cultural—. Mostrar los hechos a través de personajes y escenarios conlleva cartografiar también nominalmente los acontecimientos, los actores y los lugares representados, con una clara intención de identificarlos e incorporarlos en un entramado ideológico del que no podrían participar sin su correspondiente representación. Se incorporan como objeto de estudio, iniciándose el proceso de creación histórica.

8Las «estampas populares» nos muestran que, al ser incrustadas en objetos de uso cotidiano y, hacer uso de «lo popular» para su difusión, pueden transformar la realidad que perciben, al proporcionar otros sentidos y miradas a los ofrecidos por los políticos, historiadores o artistas oficiales.

9Los artistas visualizan en sus obras las distintas estrategias de atribución de significados para las diferentes identidades de los actores, tanto individuales como colectivos. El reparto de estas atribuciones tiene que definir claramente los papeles individualizados de héroes y heroínas, enemigos y compañeros, pero también debe mostrar y dotar de significado a los actores colectivos, entre los que señalamos a las masas populares, los diversos grupos sociales o las poblaciones afectadas por el conflicto.

Diferentes miradas al Dos de Mayo

10En un primer acercamiento a las estampas producidas en las fechas del conflicto e inmediatamente posteriores a él, podemos observar cómo los artistas del momento representaron sobre el papel, diferentes miradas a los acontecimientos que hoy nos resultan complementarias y que quedaron perfectamente plasmadas en dos colecciones de estampas.

11La primera, por su cronología y trascendencia, es la grabada por Enguídanos, que causó gran impresión y profunda repercusión en las futuras representaciones de los hechos. Será utilizada como una referencia recurrente y perdurable, llegando a establecer la configuración y fijación visual de un repertorio ideológico, que se acomodaría en la memoria colectiva de los españoles.

  • 7 J. Vega, «El comercio de estampas en Madrid durante la Guerra de la Independencia», p. 25.

12En noviembre de 1808, seis meses después de los hechos del Dos de Mayo, la famosa colección de cuatro estampas de gran formato referidas a los acontecimientos de ese día y firmadas por el profesor académico Tomás López Enguídanos, ya disponía de privilegio, otorgado a José Arrojo, para ser pasada al grabado7.

13Estas estampas muestran los enfrentamientos perfectamente localizados en un estudiado y detallado entramado urbanístico. De esta manera los personajes actúan, se mueven, luchan y mueren por unas calles, plazas y paseos que forman parte de lo cotidiano, de lo familiar y de lo propio para el pueblo madrileño, que irá construyendo un repertorio de héroes que viven o han vivido entre ellos. Así, en años posteriores se recordará a los héroes del Dos de Mayo asociando las figuras representadas con personajes reales.

  • 8 Eco del Comercio, 2 de mayo de 1943.

Explicando un anciano a un joven en la calle de Carretas el cuadro del Parque de Artillería del Dos de Mayo de 1808, le decía, señalando con el dedo las figuras que se representan en él: mira; este es Daoíz; este es Velarde; este es Ruiz; este es un paisano que se llama el Aragonés; esta es la señora Julia la mujer del tío Antón el Tahonero, etc., todos han muerto, solo vive este que yo sepa; conocido entonces como el Estudiante, que estaba empleado, y bien, en el Refugio8.

14En un artículo aparecido en el diario El Universal, publicado en conmemoración de las víctimas del Dos de Mayo en su sexto aniversario, se evidencia la importancia para el recuerdo y su permanencia en la memoria de los espacios físicos en los que se sucedieron los enfrentamientos, que ya habían pasado a formar parte de la visión pública, tras la reciente publicación de estas estampas.

  • 9 El Universal, 2 de mayo de 1814.

¿queréis recordar el dos de mayo? Diremos: aquí, aquí murió uno atravesado de claro en claro las entrañas; allí otro peleaba herido ya, pisando sus mismas tripas. En este lugar un valiente al abrir la boca, que pronunciaba religión y Fernando, Patria y Libertad, una ardiente bala entró en sus fauces, y le hizo escupir la vida acabada en gloria; aquí cayó una columna cerrada de enemigos sin moverse más; allí el peto de un corpulento coracero salpicado en sangre, fue arrancado por una fuerte mano que clavó el puñal vengador en el corazón que se creía invulnerable9.

15El héroe es el pueblo anónimo que toma las calles y que lucha de manera feroz. Su respuesta se muestra instintiva, irracional, visceral y sobrecogedora. El texto publicado por El Universal pone letra a las estampas, mostrando de manera reiterativa, elementos referidos a la carnalidad —entrañas, tripas, boca, fauces, sangre, mano, corazón— y a lo agresivo —atravesado de claro en claro, puñal vengador— que se visualizan en las estampas de Enguídanos, especialmente en la escena de la Puerta del Sol, o en las realizadas por otros artistas en los primeros momentos del enfrentamiento. Ejemplo de este ensañamiento es la estampa titulada Muerte de un soldado francés por un patriota (ca. 1814-1820), que con simpleza en su ejecución es capaz de captar todo el horror de un asesinato y el ensañamiento con una víctima a la que se mutila ante la risueña presencia de unos ciudadanos, que muestran su cándida satisfacción por el arrojo del vengativo patriota (fig. 3).

Fig.3. — Muerte de un soldado francés por un patriota (detalle), [1814-1820]. Anónimo (cobre, talla dulce). Museo Municipal, Madrid

  • 10 Como es el caso de la obra de Gaspar Melchor de Jovellanos, Tragi-commedia in prosa Il delinquente (...)

16La segunda, es la serie pensada por Francisco Pomares —eclesiástico valenciano establecido en Roma, dibujante y grabador, además de traductor de obras literarias al italiano10— materializada por el grabador romano Bartolomeo Pinelli (1781-1835), que serviría para ilustrar un mapa de España (fig. 4).

17Este mapa se manifiesta como un elemento de referencia singular para un pueblo, que es testigo del desmoronamiento y transformación de otros factores de cohesión vinculados al Antiguo Régimen —organización estamental, estatismo social y económico—, siendo el conjunto una obra de gran carga simbólica e ideológica, que sobre un firme fundamento religioso, expone ideas que transmiten conceptos como nación, libertad, soberanía nacional y muestra la fortaleza del pueblo y de sus combatientes contra el invasor.

Fig. 4. — Mapa de los reinos de España y Portugal (1816), Francisco Pomares y Bartolommeo Pinelli Roma (cobre, talla dulce). Montaje digital con mapa de Biblioteca Nacional, Madrid y serie de colección particular, Madrid

  • 11 V. Bozal, «El grabado popular en el siglo xix», pp. 279-282; Cl. Derozier, La guerre d’indépendance (...)
  • 12 L. Martín-Merás, en Tesoros de la cartografía española, pp. 120-123, realiza un estudio del mapa en (...)

18Es esta una propuesta artística ambiciosa, ya que suponía vincular visualmente la historia de los acontecimientos con el territorio. Anteriores estudios11 abordaban estas estampas como una selección visual de acontecimientos referidos a las guerras napoleónicas, pero al contextualizarlas como un conjunto se nos revela como una propuesta audaz que pretende insertar a España y los sucesos antinapoleónicos en el contexto europeo, dando una dimensión internacional al conflicto12.

19El grabador de esta serie, Bartolomé Pinelli, realiza estas estampas coincidiendo con otras referidas al mundonuevo (fig. 1, p. 322). Mostrando así su preocupación por el uso y difusión de las imágenes. El formato de esta serie, numerada, estructurada narrativamente y explicada a pie de estampa, muestran la importancia de este medio que se podría entender como un antecedente del cine.

20El Dos de Mayo se presenta como el inicio de un movimiento de libertad y de ejemplo que va más allá de las fronteras peninsulares, siendo el pueblo español, el de las gentes comunes, hombres y mujeres, soldados y civiles, habitantes de sus villas, pueblos y provincias, los representados como los auténticos protagonistas, vinculando de esta manera el heroísmo con la ciudadanía. Un intento de contemplar a España y a su pueblo como pieza clave de la liberación europea de las ataduras napoleónicas.

  • 13 «Mapa de los reinos de España y Portugal en seis pliegos de marquilla, con una orla que contiene 32 (...)
  • 14 La cartela del mapa contiene el título: Li regni di Spagna e di Portogallo tratti dalle carte che d (...)
  • 15 C. Líter Mayayo et alii, Cartografía de España en la Biblioteca Nacional, t I, p. 57.

21Las treinta y dos estampas que componen esta colección y, que fueron distribuidas y vendidas en España desde 1818, según los anuncios aparecidos en la Gaceta de Madrid de 24 de septiembre de 181813, originalmente estaban diseñadas para armarse en un riguroso orden, siguiendo las instrucciones facilitadas por Pomares en el propio mapa. La parte central correspondía a la estampa número 28, que se insertaba en el mapa14 de España y Portugal, dibujado y grabado por Pomares, en Roma, en 181615, y se montan en sus márgenes las 32 estampas, disponiéndose en doble columna a los laterales, una fila en la parte superior y margen inferior sin estampas.

22La construcción ideológica de Pomares posee gran interés, ya que el artista procede a la representación peninsular como elemento central de su obra. La preocupación por un cartografiado fiel y científico del territorio será uno de los ejes fundamentales para la identificación de los ciudadanos con la nación. Un territorio que será un espacio que se delimita rigurosamente, en el que se habita, al que se pertenece, por el que se batalla y se muere.

23La disposición de las estampas tampoco es aleatoria. El ordenado diseño realizado por Pomares encuentra sentido en la idea de vinculación del territorio con el pueblo y de este directamente con lo sagrado, como lo demuestra la estampa n° 26, en la que una muchedumbre se reúne en el templo junto a los héroes guerrilleros, para agradecer la intercesión sagrada por la concesión de la libertad.

24Estas estampas de la colección de Pinelli referidas a la contienda en la Península Ibérica, comparten la abstracción del hecho, situándolo en un entramado urbanístico inventado, de una población que puede representar cualquier ciudad, como el caso de Madrid, que es más cercana a la tipología italiana, como se observa en el marcado estilo renacentista de los edificios nobles que de la dieciochesca fisonomía de la ciudad castellana.

25El planteamiento para la resolución de estas estampas de Pinelli no permite la identificación ni la localización de los escenarios y por tanto no podrán ser utilizadas de manera tan eficaz, como las realizadas por Enguídanos, para el apoyo visual necesario en la penetración de las ideologías; tampoco en una posterior construcción de nuevas realidades para el pueblo de Madrid, ni para el conjunto de la nación. No soluciona la tensión entre lo nacional y lo local, que imposibilita, por tanto, la creación de un espacio común próximo al ciudadano que, por otro lado, sí recogen las estampadas por Enguídanos, que procuran un repertorio de héroes y unos símbolos que promueven la formación de sentimientos de pertenencia al lugar y la vinculación a un pasado común que se proyecta en el futuro.

Difusión de una imagen mítica

26La popularización de los acontecimientos se estructura sobre la construcción de unas sólidas imágenes, que pronto llegarían a conformarse como el origen visual del mito del Dos de Mayo. Este desarrollo iconográfico germina a partir de la colección de estampas grabada por Enguídanos y su propagación se realiza en diferentes zonas geográficas, como queda demostrado en el obelisco erigido en Cádiz en el año de 1810, en la conmemoración civil del Dos de Mayo,

  • 16 El Dos de Mayo, Relación patriótica que celebraron en Cádiz los emigrados de Madrid el dos de Mayo (...)

Para la cual se dispuso que en la gran plaza de S. Antonio se elevase el soberbio monumento que representa la lámina, ideado por el célebre profesor D. Ángel Monasterio […]. Figuraba un obelisco egipcio de ochenta pies castellanos de elevación con diez de basa […] los bajos relieves de las cuatro caras del pedestal encima de los arcos representaban algunas de las escenas de aquel memorable día16.

  • 17 J. Pérez de Guzmán, El dos de mayo de 1808 en Madrid, p. 783. En referencia al proyecto entregado p (...)
  • 18 Ch. Demange, El Dos de Mayo, p. 152.
  • 19 El ii de noviembre josé Arrojo obtiene el privilegio; «se le ha concedido privilegio exclusivo por (...)

27La estampa que se incluye al final de esta publicación de 1810, representa el proyecto del obelisco diseñado por Ángel Monasterio, que ya anteriormente, en la temprana fecha del 29 de septiembre de 1808, había planteado su construcción en el Paseo del Prado de Madrid17. En la estampa recogida en la publicación gaditana se observa que uno de los bajorrelieves, corresponde a una interpretación de los fusilamientos del Paseo del Prado. Demange asocia los bajorrelieves del obelisco conmemorativo con las cuatro estampas de Enguídanos en esta fecha de 181018. Teniendo en cuenta que en noviembre de 1808, José Arrojo obtiene el privilegio para que Enguídanos grabe los dibujos, y que en ese año Ángel Monasterio es arquitecto de la villa de Madrid y le mueven intereses e inquietudes coincidentes, puede existir relación e influencia directa entre los dibujos presentados para las estampas y los estudios del profesor Monasterio19.

  • 20 J. Vega, «Estampas del Trienio Liberal».

28La difusión de imágenes relacionadas con el Dos de Mayo tienden a desaparecer al regreso de Fernando VII. La censura previa y la persecución efectuada por el Tribunal de la Inquisición llevó a la destrucción de estampas y a los interrogatorios a grabadores y dibujantes20. Cuando se realizaba una estampa no era para mostrar la valentía del pueblo sino su sometimiento a la voluntad real, un ejemplo de este momento es la que muestra a Fernando VII ofreciendo unas monedas a las viudas y huérfanos de las víctimas del Dos de Mayo, que son los representantes de un pueblo combativo que físicamente ha sido aniquilado, quedando como representantes la sumisa y conmovedora imagen de los niños, mujeres y ancianos postrados ante el rey, al fondo una pirámide conmemorativa que incluye en su base, la imagen seleccionada de los fusilamientos y la consoladora leyenda indicando que «quién por la patria muere vivirá para siempre».

  • 21 J. Vega, ibid., p. 50.

29Pero el trienio democrático traerá renovadas miradas al Dos de Mayo, retomando las primeras estampas y reproduciéndolas en diversos soportes. En la Gaceta de Madrid de 4 de mayo 1820, se anuncian las láminas dibujadas por González Velázquez junto con las dibujadas y grabadas por Enguídanos, en referencia a las imágenes que son origen de la libertad española21.

30Entre los objetos de uso cotidiano utilizados para la representación de los hechos del Dos de Mayo cabe resaltar la utilización de abanicos, naipes, tarjetas de visita y cajas de cerillas. El empleo del abanico en España, según recoge Octave Uzanne a finales del siglo xix de un comentario de Théophile Gautier, está fuertemente arraigado, viendo casos de mujeres descalzas pero nunca sin el complemento. Los abanicos demuestran ser un soporte eficaz en la difusión popular de las imágenes debido, fundamentalmente, a su amplio alcance expositivo y a su baratura, ya que en su fabricación se puede emplear materiales tan comunes como el papel, para realizar el país y el hueso, para elaborar las varillas, siendo un objeto al que se le dota de complejos códigos socioculturales y registros de gran carga simbólica y sentimental.

  • 22 Gaceta de Madrid, n° 67, 13 de octubre de 1808; 362.

31Las escenas estampadas en los abanicos constituían en muchas ocasiones una tirada aparte de las estampas anunciadas, utilizándose un formato de papel adecuado para su estampación, como podemos comprobar en el anuncio insertado en la Gaceta de Madrid, en el que se anuncian nuevas estampas y la posibilidad de realizarlas para abanicos: «Se advierte, que al que las necesite para abanicos, siendo porción, y dando el papel correspondiente, se le estamparán»22.

32También era posible comprar el país del abanico, que se vendía ya preparado para ser montado, según aparece en las noticias que se dan a los anuncios de algunas de las estampas, como es el caso del aparecido en el Diario de Madrid en el que se avisa de los diferentes formatos a utilizar para los más diversos artículos:

  • 23 Diario de Madrid, n° 303, 30 de octubre de 1812; 530.

Retrato de nuestro augusto monarca D. Fernando VII, grabado por Boix, que puede ponerse en el frontis de la Constitución y otros libros en 8° que convenga: los hay estampados en negro, de color e iluminados, y también en raso para medallones, cajas de tabaco y abanicos, por haberlos ovalados y redondos. Se hallarán en la librería de Millana, calle de los Preciados23.

33Otras son copias de estampas que alcanzaron gran popularidad, como es el caso de la estampa anónima que conserva la Biblioteca Nacional de España, que es copia de la firmada por Enguídanos, en la que se muestra la defensa del Parque de Artillería, realizada para montarse en un abanico. En el reverso del país, se dispone la leyenda siguiente: «Día Dos de Mayo de 1808. En Madrid/ Mueren Daviz [sic] y Velarde defendiendo el Parque de Artillería». En el Museo Municipal de Madrid, se conserva un abanico producido en el Reino Unido por Behrmann & Collman que recoge el episodio de la defensa del Parque de Artillería y que con epígrafe en francés muestra la difusión geográfica alcanzada por las imágenes firmadas por Enguídanos (fig. 5).

Fig. 5. — Día Dos de Mayo de 1808. Tomás López Enguidanos (cobre talla dulce). Museo Municipal, Madrid

  • 24 Colección de abanicos del Museo Municipal de Madrid, p. 150.

34La utilización de este soporte como medio de difusión para las ideas referidas al período constitucional de 1820, queda comprobada por los diferentes ejemplares conservados. Una muestra es el abanico catalogado en el Museo Municipal de Madrid en el que se estampa una alegoría de las libertades constitucionales. Datado hacia 1820, representa en su escena central la liberación de España — simbolizada por una figura femenina clásica coronada junto a una columna truncada— por parte de los militares liberales desterrados —simbolizados en la figura de un guerrero ataviado a la manera clásica con los emblemas del león y la bandera—, que traen la Constitución de 1812. En el reverso se representa una escena alegórica de la Constitución —laureada figura clásica femenina— sometiendo al dragón que simboliza a la Inquisición, mientras un militar anuncia la nueva etapa de prosperidad. En ambos casos la Constitución viene de la mano de los militares, acompañados por el amenazante león, símbolo de la nación. Este abanico sufrió en años posteriores la censura y parte de sus leyendas fueron ocultadas mediante la aplicación de pinturas de fuertes tonos24.

  • 25 Colección de abanicos del Museo Municipal de Madrid, p. 158.

35Otra de las estampas, datada en 1820, es la que corresponde al abanico conservado en el Museo Municipal de Madrid y referida a Riego. En esta imagen se observa al general apoyado en una lápida con una leyenda censurada y el escudo real en su base. La alegría del pueblo se hace patente en el grupo de danzantes, que festejan la nueva etapa constitucional bailando en torno a la bandera nacional ataviados con trajes típicos regionales, mientras un joven, rodilla en suelo y manos entrecruzadas, venera la figura de Riego25.

36Los naipes resultan también un soporte utilizado para propagar imágenes a gran escala y se revelan como una rica fuente historiográfica para seguir los acontecimientos políticos y sociales del siglo xix.

  • 26 J. de Dios Agudo Ruiz, Los naipes en España, p. 86.

37La legislación dictada por el gobierno de José I favoreció la producción de barajas, abriendo el mercado y la fabricación a aquellos que quisieran estamparlas. El 3 de febrero de 1809, el ministro de la secretaría del Estado, Mariano de Urquijo y en nombre de José Bonaparte, decretó la libre fabricación y venta de naipes en todo el estado. El declive y final de las Reales Fábricas de Madrid y Macharaviaya junto a las nuevas normativas descentralizadoras determinaron la posterior proliferación de numerosos talleres26 de los que saldrían a lo largo del siglo xix gran cantidad de barajas, siendo los naipes de diferentes temática: de juegos satíricos, histórico-políticos o mitológicos, entre otros.

  • 27 «Juego para la diversión de toda clase de personas, dispuesto en dos baraxas con 33 damas y 33 gala (...)

38Las barajas pueden ser consideradas elementos propagandísticos de alta eficacia. Los juegos de cartas han constituido una actividad central para ocupar los ratos libres en las casas, tabernas y sociedades, ejemplo de ello se recoge en el Diario de Madrid de 1808, en el que se anuncia la venta de un «juego para la diversión de toda clase de personas, dispuesto en dos barajas»27. Pero en tiempos de conflicto y movilización militar, como eran los años de 1820 a 1822, las barajas constitucionales, además, pueden ser estudiadas como un artefacto de consolidación de ideales y fijación de objetivos y ejemplos por los que luchar, dotados de una gran carga ideológica como se observa en la realizada por Simón Ardit y Quer, en la que se estampan las figuras de los héroes. Una táctica que no ha caído en desuso en el siglo xxi, y esas barajas con héroes e ideales decimonónicos, evolucionan y se actualizan para representar la imagen de odiados enemigos en la publicitada baraja de póquer repartida entre los soldados estadounidenses en la última guerra en Irak.

  • 28 J. M. Pita Andrade (coord.), Goya y la Constitución de 1812.

39El pintor Simón Ardit y Quer dibujó en 1822, en Barcelona, la baraja conmemorativa de la Constitución de Cádiz de 1812, temprano ejemplo de baraja litografiada en España. Representa diferentes figuras toscamente dibujadas, como las de Porlier, Quiroga, Lacy, Daoíz, Arco Agüero, Velarde, Riego y López Baños. Los cuatro palos serán: Constitución, Fuerza, Justicia y Unión, sustituyéndose los reyes de cada palo por la figura del león español, que aparece coronado y en actitud altiva, clara referencia al poder soberano del pueblo. En el reverso, la bandera de España con la palabra «Constitución»28.

  • 29 N. de Santiago Rotalde, Spain vindicated, p. 130.

40Para finalizar con los muchos ejemplos de barajas utilizadas con fines políticos que tenían por objeto fijar determinadas imágenes en la memoria colectiva, atenderemos a la realizada por Santiago Rotalde. Este trabajo nos muestra la visión de los personajes que participan en la revolución de 1820. «Es obra escrita desde el resentimiento»29 y dedicada al mecenas de esta obra, posiblemente Espoz y Mina. En la segunda estampa se critica la figura de Galiano mostrando su faceta de gran bebedor, papel similar al que se le había atribuido anteriormente y por similares razones a José I —ampliamente representado en estampas contemporáneas—, ya que se fundamentan en el apoyo con medidas legales al sector vinícola. La figura de Galiano se asigna al As de copas, llamándole el Baco de las Andalucías. Se dibuja a Galiano dentro de un barril, rodeado de racimos y sobre la cabeza una copa de vino, con el siguiente texto (fig. 6):

  • 30 Ibid., pp. 38-40.

¡Oh admirable héroe de la manzanilla… del Xerez… Málaga… tinto… blanco… fuerte o flojo y de cuantos vinos son conocidos en el Orbe de los borrachos! Galeano Liberal. Este es problema enteramente resuelto; liberal fue; liberal es; y liberal será hasta que muera: pero liberal a su modo; que es decir y hacer lo que se le antoje, sin respeto a la sociedad, a las leyes ni a la procomunal convivencia… Avaro de aplausos, oye a los aduladores y la vista aparta de los amigos que la verdad le ofrecen30.

Fig. 6. — La España vindicada o barajas de fulleros (1825), Nicolás de Santiago Rotalde Londres, Litografía. Fundación Universitaria Española, Madrid

41En el resto dará una visión de otros personajes como es el conde de Toreno, al que dedica la tercera estampa, en la que vemos la figura del conde con una balanza desnivelada y él sobre una moneda de oro con la efigie de Fernando VII, con fecha de 1821 y el diablo sosteniéndola; como texto se añadiría:

  • 31 Ibid., p. 65.

Toreno es el criminal dilapidador, monstruo de la Patria. Execración a un hombre que con la máscara del patriotismo sacrificó al Estado, echó las cadenas a los libres y cubrió de oprobio la sacrosanta buena causa de hombres dignos de mejor suerte31.

42Otro ámbito para la propagación de la iconografía producida por Enguídanos puede encontrarse en las funciones teatrales. En el Príncipe se estrenó en julio de 1813 una obra que hace referencia a los hechos del Parque de Artillería. La descripción del decorado recurre a una composición predeterminada por la estampa, y que configurará el mítico lugar.

  • 32 F. de Paula Martí, El día dos de mayo de 1808 en Madrid, p. 35.

El teatro representa la vista de la casa de Monte León, en donde estaba el Parque de Artillería, que se reduce a una sola puerta grande en el foso, con un medio punto en la parte superior, el cual tiene una reja, cuyos radios salen del centro, y un gran patio, en que se verán los dos cañones32.

43Son todos ellos, ejemplos de un nuevo enfoque de los hechos. El pueblo valeroso y desatado pasa a un segundo plano, sus actos se entienden como consecuencias de las decisiones políticas y militares que toman unos héroes que han dejado de ser anónimos. Daoíz y Velarde son personajes que pasan a abanderar de una manera destacada la lucha por la libertad de un pueblo y se ofrecen como ejemplos a seguir.

Libros y Prensa ilustrada. Apropiaciones del suceso

44En estos procesos de difusión de iconos y penetración de ideas, la prensa periódica jugará un papel importante, ya que será el medio para difundir estos nuevos pensamientos que irán acompañados siempre que sea posible por estampas que fijen en la memoria estas doctrinas y sean capaces de transmitir cargas emocionales.

45Con el final del Trienio liberal, se establece un período de olvido de los hechos del Dos de Mayo, que concluirá a finales de los años treinta y que tendrá su fiel reflejo en las estampas que conmemoran este día.

46En el periódico madrileño El Castellano del 2 de mayo de 1837, se refiere la conmemoración del Dos de Mayo en los siguientes términos:

  • 33 El Castellano, n° 231, 2 de mayo de 1837.

Hoy, después de trece años en que se ha visto pasar este día con indiferencia, vuelve a rendirse el debido homenaje a los manes de los defensores del pueblo, cuyos esfuerzos miran siempre con ceño los que quieren esclavo y no soberano. Por eso desde el año 23 acá, parece haber habido un interés en no honrar la memoria de aquellos mártires y parecía un delito el celebrar su heroísmo, y hasta el rogar al ETERNO por el de sus almas33.

  • 34 Agustina de Aragón. Ruinas de Zaragoza. Cobre, aguafuerte y aguatinta. Con leyenda al pie: «Conocid (...)

47Las publicaciones periódicas de los años cuarenta, una vez recuperada la libertad de prensa, retomarán las representaciones visuales de Enguídanos para recordar y conmemorar el Dos de Mayo. En el Eco del Comercio se realizará desde 1840 a 1846 un editorial dedicado a esta fecha, siendo la estampa representada en el encabezamiento de cada número un grabado en madera, versión de la firmada por el académico valenciano. Se eliminan los elementos que hacían referencia a la religión, como las cruces que aparecen en el original y añaden otros que sirven para ampliar la dimensión local al introducir héroes de otras batallas y regiones, enfrentamientos todos ellos gloriosos para la nación, ejemplo de ello, es la figura femenina al pie del cañón que es clara referencia a la heroína de Aragón representada prendiendo la mecha en la estampa realizada por Juan Gálvez y Fernando Brambila para la colección de 37 láminas titulada Ruinas de Zaragoza34. Junto a esta escena se estampan en cada ángulo superior, medallones con los bustos de Daoíz y Velarde que ofrecen la imagen de héroes intemporales que conectan el presente con la Antigüedad clásica, vinculándolos al origen de la nación. Otra de las viñetas alude al obelisco del Dos de Mayo que honra a las víctimas, representadas en los restos de los dos héroes de la Patria. En años sucesivos se añadirán otros grabados en madera que mostrarán a unos guerrilleros con las banderas de la independencia y la libertad.

  • 35 Imagen reproducida en V. Bozal, «El grabado popular en el siglo xix», p. 334.

48El magazín madrileño El Museo de las Familias se ilustrará en 1844, con una estampa que recoge las luchas del Dos de Mayo por las calles de Madrid35. Obra de E. Zarza y V. Castelló, es curiosa litografía que gira en torno a la figura de Daoíz, que sable en mano dirige a un reducido grupo de soldados que toman el frente del combate, seguidos por una muchedumbre que se parapeta tras la figura del héroe que con su decisión y valentía pone en retirada a un batallón francés.

  • 36 Recuerdos Históricos del Dos de Mayo de 1808, p. 5.

49En 1857, una estampa publicada en la obra de M. G.36 muestra una imagen poco representada de la lucha en el Parque de Artillería. Ésta recoge el momento de la rendición del destacamento francés en el Parque y la celebración multitudinaria por un pueblo feliz de esta hazaña; la litografía realizada por Auguste Belin es una exaltación insólita de un hecho, que puede dar una interpretación parcial en una revisión de los acontecimientos, en el que el pueblo es el abanderado de la acción frente a un ejército que queda desdibujado en un segundo plano.

50El pueblo retoma en varias representaciones la iniciativa de la lucha, entrando en claro conflicto de representación con la personalidad de los héroes ya encumbrados y que muestra la fuerza que adquiere la imagen del pueblo de Madrid con los héroes anónimos de las clases populares.

51La puerta de Monteleón, icono de esta lucha y único elemento reconocible también será desde 1869 el único elemento conservado de la lucha en el Parque de Artillería. Será cuidadosamente restaurada para que mantenga la misma fisonomía que poseía en 1808; las estampas firmadas por Enguídanos serán los modelos para esta recuperación:

  • 37 A. Fernández de los Ríos, Guía de Madrid, p. 175.

En el eje de la calle del Dos de Mayo y en el centro de la plaza se levanta el arco reforzado y escrupulosamente restaurado, para que recobrara el mismo carácter que tenía cuando servía de entrada al Parque37.

52La revista La Semana Ilustrada, en su suplemento extraordinario del Dos de Mayo de 1883 muestra los acontecimientos del aniversario con cuatro escenas, recogiendo en la primera de ellas la muerte de Daoíz en el Parque de Artillería. Retoma la estampa de Enguídanos, de la que muestra el icono que representa la Puerta con su característica fisonomía, en la que sitúa la escena. Pero recurre al escenario de los hechos, a la puerta de entrada al Parque, para mostrar una realidad distinta. Se centrará en la representación idealizada de la muerte de Daoíz, su aniquilamiento significa la desaparición misma de la libertad, que yace moribunda a los pies del héroe, simbolizada en esta ocasión por una figura femenina con los pechos descubiertos. Daoíz, que es el protagonista de la lucha, es auxiliado por unos harapientos y exaltados personajes navaja en mano, en representación de un desordenado pero valeroso Pueblo que lucha por el héroe de la nación, los ciudadanos pasan a ser el actor secundario de la obra, cediendo el protagonismo al héroe militar.

53En la segunda estampa de este suplemento, la lucha se muestra en toda su crudeza. El pueblo común, chisperos, manolos y figuras femeninas, con sus navajas y cuchillos dispuestos para la batalla, se baten cruelmente frente a una representación costumbrista de una populosa confitería de la calle Mayor. El pueblo muestra su valor, pero también su cara más terrible y vengativa, su aspecto irracional, como nos indica el texto que acompaña a la imagen:

  • 38 La Semana Ilustrada, 2 2 de mayo de 1883, suplemento extraordinario al n° VII.

Nadie pensaba en huir, solo se aspiraban emanaciones de sangre humana: el anhelo era matar; el deseo, morir antes que entregarse a los enemigos […]. Padres que incitaban a sus hijas a la defensa …38

54El tratamiento concedido a los diferentes héroes es dispar, el valor de Daoíz se muestra con la gallardía del caballero, que lucha por unos altos ideales y que da su vida dignamente por ellos, su muerte es un bello ejemplo para la nación, sin embargo, el pueblo, compuesto por un conjunto de villanos, al que no se le niega su predisposición para la lucha, es representado con toda su fiereza e irracionalidad, la venganza y la ira mueve sus acciones, una mujer hunde el cuchillo en el pecho del caballo, las navajas degüellan a los franceses, transmitiendo al espectador un espectáculo de horror, un ejemplo que no es digno de perpetuarse como modelo a seguir en tiempos de paz.

55Otro soporte al que se recurre para la difusión de héroes y hazañas es la caja de cerillas. En la década de los 80 del siglo xix, existían álbumes para la colección de las fototipias estampadas en las cajas, siendo alguna de estas series dedicada a los grandes guerreros de la historia. Pero Gómez, es el autor de uno de estos álbumes y en el prólogo a su obra, nos indica:

  • 39 P. C. Gómez, Álbum biográfico.

Donde no llega el libro, donde se desconoce el periódico, donde no se tiene idea de los más elementales rudimentos, allí llega por medios tan sencillos la fototipia con sus hermosos colores, al amparo de un artículo de primera necesidad, como es la cerilla, que en tales condiciones lleva luz a los sentidos y a la inteligencia […]. Cada uno de los personajes que conforman esta preciosísima colección son el retrato de una época y el modo de ser de una sociedad […]. Dar a conocer esos grandes personajes que expusieron su vida por una idea o por la independencia de la patria, es digno de elogio […], grandes hombres que con las armas en la mano abrieron horizontes nuevos a las ideas y engrandecieron la patria39.

56Entre las representaciones de estos héroes, llamados en esta colección, grandes guerreros de la historia, si bien, no se encuentran las significativas figuras de Daoíz y Velarde, sí se estampan las correspondientes a otros militares que sirvieron a la causa y que son recuperados para la memoria colectiva del momento, otorgándoles el tratamiento de santos de la patria muertos en martirio: el general Castaños, el general José de Palafox, y la del general Manuel Álvarez de Castro, cada una de ellos, con su correspondiente texto al pie:

Manuel Álvarez de Castro, ilustre general y gloria de España; lucha en la guerra de la Independencia hasta llegar al martirio, atacada Gerona por numerosas fuerzas, resiste indomable con las armas, sin que le torciera ni el amor, ni las enfermedades, ni la miseria. «mi general —le preguntan—, si hay que rendirnos, ¿a dónde vamos?» «¡Al cementerio!». Muere envenenado 1810.

57Son imágenes que se matizan y revisan continuamente. Su cuidada selección servirá para el estudio de la historia de España. Así se verá en los libros de primera enseñanza de Perlado y Melero —textos oficiales por Real Orden de 4 de abril de 1887 y reimpreso hasta 1905— cómo se utilizan variantes de esta estampa de Enguídanos para situar a los jóvenes españoles en los momentos cumbres de la Guerra de la Independencia. La estampa que ilustra la portada realiza unas significativas modificaciones en cuanto a la composición y al contenido. Daoíz pasa a ser el elemento central de la representación. Su figura es altiva, elegante, con el sable en actitud de orden de mando, que organiza el ataque de unos seguidores improvisados y desorganizados que se desangran a sus pies y que se enfrentan al poderío y organización del poderoso enemigo francés.

Fig.7. — Dos de Mayo en el parque de artillería (1887) Anónimo, Madrid, Litografía. Biblioteca Nacional de España

58La indumentaria y vestimenta de los actores es reinterpretada, el arrojado pueblo de Madrid pasa a ser un repertorio de representantes regionales. A los pies de la pulcra e impoluta figura de Daoíz, vestido de uniforme, se nos representa el cuerpo inerte de un voluntario que cubre su cabeza con una barretina catalana, al pie del cañón y herido en el pecho, una figura con fajín ancho y largos pantalones dispara al enemigo, mientras un chispero con un sable permanece tras el cañón. El escenario, icono visual del Dos de Mayo, se mantiene intacto con la puerta del Palacio de Monteleón y su característica reja radial, pero la lucha desborda la experiencia local al incorporar en la estampa a las distintas regiones, simbolizadas en sus víctimas (fig. 7).

59Ya en el interior del texto, se vuelve a recurrir a la estampa de Enguídanos, pero esta vez de una manera tosca. Así se representa el momento previo a la muerte de Daoíz, el último de los supervivientes de la lucha en el Parque de Artillería que afronta heroicamente su destino, frente a un selecto grupo de víctimas que en este caso están todas ellas vestidas de uniforme.

  • 40 Madrid, Bernardo Rodríguez, 1908.

60En escasas ocasiones se modificaría esta referencia visual, siendo una de estas la que aparecería en un libro escolar que llevaba por título: Dos de Mayo a los niños de las escuelas de Madrid en el primer centenario de tan gloriosa fecha40, en cuya portada se reproduce el conjunto del palacio de Monteleón. Esta imagen se aleja de la representación tradicional de la puerta del parque, perdiendo parte de su efectividad y carga simbólica.

61La revisión de las estampas producidas en el último tercio de siglo xix, constata el éxito del proceso de construcción del pasado tomando de referente las luchas del Dos de Mayo. Se conforman unos sólidos referentes ideológicos y ejemplos de conducta a seguir, que en ocasiones serán abordados humorísticamente.

62El Sexenio democrático (1868-1874), traerá, al calor del triunfo de la revolución burguesa, la promoción y recuperación de héroes, lugares y acontecimientos en busca de una exaltación de la nación y una legitimación de las ideas liberales a través del recuerdo del Dos de Mayo.

63Las ilustraciones de los diarios y revistas de estos años, harán constante referencia al Dos de Mayo y a sus glorias, en los discursos de identidad nacional. De esta manera se puede leer la estampa aparecida en la publicación El Noventa y Tres que vinculará el amor de Amadeo I a España, con el amor a las glorias del Dos de Mayo que se recuerdan en el Campo de la Lealtad en busca de un apoyo social del que carecía: «Tanto amará nuestro Amadeo las glorias españolas, que por las noches se bajará a admirar el monumento del Dos de Mayo». En esta estampa se enfatiza en clave humorística la importancia del Dos de Mayo en su monumento a los caídos, un símbolo representativo de toda una nación, en un intento de legitimación dinástica.

64También se realizan parodias de acontecimientos transcendentales y espacios consagrados, como se muestra en la estampa firmada por Ángel Pons, titulada Una fecha Gloriosa y reproducida en el número 42 del periódico madrileño La Caricatura, de 7 de mayo de 1893. El autor divide la litografía en tres viñetas, sirviendo el Campo de la Lealtad de recurso para contextualizar la evolución sufrida por los madrileños a lo largo del siglo xix. La primera viñeta representa a los hombres del Dos de Mayo de 1808, simbolizados en un oficial que, mal herido, se enfrenta dignamente, sable en mano y porte altivo, a la lluvia de balas de cañón de las baterías napoleónicas. La segunda viñeta muestra cómo eran los hombres del Dos de Mayo de 1893, representados esta vez por un borracho que, con botella de vino en el bolsillo, hace un expresivo gesto al obelisco; la tercera viñeta muestra la peligrosidad de esta plaza a partir de las doce de la noche, cuando es tomada por delincuentes navajeros que, sin ningún reparo ante las glorias de la nación, están a la espera de la incauta víctima. Estas ilustraciones muestran cómo estos años finales del siglo xix, están marcados por la pérdida de significados y referentes del Dos de Mayo.

Renovación de los escenarios míticos

  • 41 Lafuente indica que los lienzos no aparecerían hasta la publicación del extenso catálogo del Museo (...)

65En el tercer cuarto del siglo xix, transcurridos más de cincuenta años de los sucesos del Dos de Mayo, se dieron a conocer al gran público las pinturas de Goya referidas a estos acontecimientos41. Tendrían una nueva y decisiva influencia en las representaciones de los hechos, apareciendo novedosas estampas que recogerán motivos de inspiración goyescas y procediéndose de esta manera a la renovación de las que habían constituido hasta entonces las imágenes míticas de las luchas.

  • 42 E. Hernández y Fernández, Historia General de España y sus colonias, t. II, p. 369.
  • 43 A. Morales Moya, «La historiografía del Dos de Mayo», p. 326.

66Vicente Urrabieta y Ortiz (1813-1879), al realizar en 1879 las estampas encargadas para la Historia General de España y sus colonias de Esteban Hernández y Fernández42, recurrirá a una versión del lienzo de Goya, dotándola de una visión profundamente romántica. Desprovisto de una referencia espacial concreta, y sin la posibilidad de rastrear el emplazamiento exacto de los sucesos, los anteriores protagonistas, pueblo y héroes, se desvanecen y van incorporándose al panteón de los olvidados. Las víctimas laureadas pasan a ser una selecta representación de la alta sociedad del momento. El valiente y heroico pueblo, que fue representado en las estampas contemporáneas a los hechos y momentos revolucionarios posteriores, no tiene cabida en estas nuevas propuestas. Un grupo de encumbrados burgueses, que con sus prendas y ademanes muestran su elevado estatus social, son la nueva apariencia de los personajes ejemplares. Otras son las sensibilidades frente a la lucha y otra es la mirada a la muerte. Lejos queda el alborotado pueblo sublevado en masa, representado en las estampas de Enguídanos o Pomares. Ningún eco tendrán las palabras del general Hugo «no se encontró ninguno de los nombres ilustres de la nobleza española entre los jefes de los guerrilleros que con tanto coraje hostigaron al ejercito»43 (fig. 8, p. 342).

67En una panorámica de las estampas relativas al Dos de Mayo producidas entre los años de 1808 a 1908, se evidencia la continua revisión y cuestionamiento del papel de los actores y de los héroes de esta jornada. El pueblo, se erige en un primer momento como el abanderado de la lucha, héroe improvisado, colectivo y anónimo movido por instintos básicos y revanchistas. Las imágenes transmiten la dureza y la violencia de los enfrentamientos.

68Con el regreso de Fernando VII, en las escasas estampas que abordan el tema, el pueblo pasa a representarse como la víctima propiciatoria de la ambición del francés. Su sacrificio es visto como una consecuencia de las obligaciones como súbditos y así son recompensados a título póstumo, como víctimas que ofrecen su vida por la Patria y Fernando.

Fig. 8. — Fusilamientos del 2 de Mayo (1879) Vicente Urrabieta y Ortiz Litografía. Biblioteca Nacional de España

69Con el Trienio liberal se establece una revisión de los hechos, el pueblo que toma las calles y busca venganza se entiende como una apuesta arriesgada para el Liberalismo, proponiendo la individualización de los héroes, que ahora luchan por unas convicciones que trascienden lo visceral.

70Esta disputa de intereses entre la actitud del pueblo en masa y la de los héroes militares se mantiene con altibajos y alternancias en sus representaciones hasta la última década del siglo xix, siempre a expensas de unas propuestas políticas encontradas en cuanto a los significados y consecuencias del Dos de Mayo.

71El final del siglo xix marcará una decadencia en cuanto a las representaciones del Dos de Mayo, nuevos escenarios tienden a desconectar con anteriores referentes y nuevos protagonistas toman la alternativa de los héroes que durante el siglo xix había basculado entre el pueblo en masa y los dirigentes artilleros.

Bibliographie

Bibliografía

Álvarez Junco, José, Mater dolorosa. La idea de España en el siglo xix, Madrid, Taurus, 2001.

Araujo y Sánchez, Ceferino, Recuerdos de algunas estampas, ca. 1890 (ms. Fundación Lázaro Galdiano).

— «La colección de estampas de la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo», en Almanaque de El Museo de la Industria para 1873, Madrid, 1872, pp. 32-43.

Balzer, Richard, Peepshows. AVisual History, Nueva York, Harry N. Abrams, 1998.

Bobbitt, Philip, The Shield of Achilles: War Peace, and the Course of History, Nueva York, Knopf Publishing Group, 2003.

Bozal, Valeriano, «El grabado popular en el siglo xix», en Summa Artis, Madrid, Espasa Calpe, 1988, pp. 246-426.

Carrete Parrondo, Juan, Estrella de Diego y Jesusa Vega, Catálogo del gabinete de estampas del Museo Municipal de Madrid, Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 1985.

Catálogo general de la Calcografía Nacional, Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1987.

Colección de abanicos del Museo Municipal de Madrid, Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 1995.

Colección de grabados Guerra de la Independencia (1808-1813), Vitoria-Gasteiz, Departamento de Cultura y Euskera – Cultura eta Euskara Museo de Armería Saila, D. L., 1997.

Colección de Estampas de Madrid. Vistas de los siglos xvii-xviii, Madrid, Museo Municipal de Madrid, 1999.

Demange, Christian, El Dos de Mayo. Mito y fiesta nacional (1808-1958), Madrid, Marcial Pons, 2004.

Derozier, Claudette, La guerre d’indépendance espagnole à travers l’estampe (1808-1814), Lille, Université de Lille, 1976.

Dios Agudo Ruiz, Juan de, Los naipes en España, Álava, Diputación Foral de Álava, 2000.

Enciso Recio, Luis Miguel (ed.), El Dos de Mayo y sus precedentes. Actas del Congreso Internacional, Madrid, Consorcio para la Organización de Madrid Capital Europea de la Cultura 1992, 1992.

Fernández de los Ríos, Ángel, Guía de Madrid, Madrid, Ábaco, 1976 (reprod. de la ed. de Madrid, 1876).

Glendinning, Nigel, Goya y sus críticos, Madrid, Taurus, 1983.

Gómez, Pero. C., Álbum biográfico, Madrid, Antonio Marzo, 1880.

Hernández y Fernández, Esteban, Historia General de España y sus colonias desde la mas remota antigüedad hasta nuestros dias, Madrid, Murcia y Martí editores, 1878-1879 (2 vols.).

Lafuente Ferrari, Enrique, Goya, el Dos de Mayo y los Fusilamientos, Barcelona, Editorial Juventud, 1946.

— Los desastres de la guerra de Goya y sus dibujos preparatorios, Barcelona, Instituto Amatller de Arte Hispánico, 1952.

Líter Mayayo, Carmen, Francisca Sanchíz Ballester y Ana Herrero Vigil, Cartografía de España en la Biblioteca Nacional (siglos xvi al xix), Madrid, Biblioteca Nacional, 1994 (2 vols.).

M. G., Recuerdos Históricos del Dos de Mayo de 1808, Madrid, J. Baz, 1857.

Morales Moya, Antonio, «La historiografía del Dos de Mayo», en Luis Miguel Enciso Recio (ed.), El Dos de Mayo y sus precedentes. Actas del Congreso Internacional, Madrid, Consorcio para la Organización de Madrid Capital Europea de la Cultura 1992, 1992, pp. 319-328.

Ossorio y Bernard, Manuel, Galería biográfica de artistas españoles del siglo xix, Madrid, Giner 1975 [ed. facsímil].

Paez, Elena, Repertorio de grabados españoles en la Biblioteca Nacional, Madrid, Ministerio de Cultura, 1981-1985.

Paula Martí, Francisco de, El día dos de mayo de 1808 en Madrid y muerte heroica de Daoíz y Velarde: Tragedia en tres actos en verso/ por D.F.P.M. representada por primera vez en el coliseo del Príncipe el día 9 de julio de 1813, Málaga, reimpresa en la Oficina de Carretas, 1813.

Pérez de Guzmán, Juan, Memorias del Dos de Mayo. La confabulación de los Artilleros, Madrid, Imprenta del Cuerpo de Artillería, 1889.

— Catálogo por orden alfabético de expositores y sistemático de objetos de la Exposición Histórica y Artística del Centenario del Dos de Mayo de 1808, Madrid, Imprenta Alemana, 1908.

— El dos de mayo de 1808 en Madrid: relación histórica documentada, Madrid, Tip. Sucesores de Rivadeneyra, 1908.

Pita Andrade, José Manuel (coord.), Goya y la Constitución de 1812, Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 1982.

Santiago Rotalde, Nicolás de, Spain vindicated or The Sharpers’ Game as played during the Spanish revolution: a work composed whit reference to sketches and observations taken from the archives of Pluto, by a spanish radical, who, in vindication of the good cause, publishes it in London, the land of freemen [La España vindicada ó Baraja de fulleros en la época de la revolución española… por Rotalde; translated by Frederick Fox and A. de la Vega], Londres, Ridgway and E. Wilson, 1825.

Tesoros de la cartografía española. Catálogo, María Luisa Martín-Merás et alii (eds.), Madrid, Caja Duero – Biblioteca Nacional, 2001.

Vega, Jesusa, «Estampas del Trienio Liberal», Villa de Madrid, 94, 1987, pp. 28-52.

— «Estampas calcográficas de la Década Ominosa entre la devoción, la propaganda política y lo popular», Archivo Español de Arte, 117 (268), 1994, pp. 343- 358.

— «El comercio de estampas en Madrid durante la Guerra de la Independencia», en Estampas de la Guerra de la Independencia, Madrid, Calcografía Nacional, 1996, pp. 17-40.

— «Callot, Goya y la guerra», en S. Radic (coord.), Tres visiones de la guerra: Callot, Goya y Otto Dix, Valencia, Fundación Bancaja, 2001, pp. 25-41.

— «Imágenes para un cambio de siglo», en Joaquín Álvarez Barrientos (ed.), Se hicieron literatos para ser políticos. Cultura y política en la España de Carlos IV y Fernando VII, Cádiz, Universidad de Cádiz, 2004, pp. 83-129.

Notes

1 Agradezco a la Dra. Jesusa Vega, como directora de la tesis doctoral y al Dr. Joaquín Álvarez Barrientos la orientación y discusión de las ideas que se muestran en esta ponencia.

2 En este estudio, el concepto Estado-nación está vinculado al proceso de disolución de la identidad interna de la patria, de sus particularidades administrativas y legales para involucrarse en la nación. En este marco se aceptan las diversidades, siempre y cuando se justifique el bien de la mayoría. Así, el proceso constitucional y la promulgación de la Constitución de 1812 forman parte de estrategias unificadoras, teniendo en cuenta que los representantes elegidos, pasarán a serlo del conjunto de la nación. El estudio del proceso de formación del Estado-nación ha sido abordado por Ph. Bobbitt, The Shield of Achilles; el caso español, por J. Álvarez Junco, Mater dolorosa.

3 Ceferino Araujo y Sánchez publicó varias obras de crítica de arte en el último tercio del siglo xix en las que muestra su visión y profundo conocimiento de las estampas y la pintura. Fue también colaborador de la revista ilustrada, dirigida por Cruzada Villamil (1832-1884), El Arte en España (1862-1870). Araujo fue gran conocedor de la obra de Goya. N. Glendinning, Goya y sus críticos, pp. 211-213, considera a Araujo uno de los representantes del enfoque académico al abordar la obra del pintor de Fuendetodos.

4 C. Araujo y Sánchez, Recuerdos de algunas estampas, pp. 1-8.

5 J. Vega, «Callot, Goya y la guerra», pp. 25-41.

6 C. Araujo y Sánchez, Recuerdos de algunas estampas, pp. 1-3.

7 J. Vega, «El comercio de estampas en Madrid durante la Guerra de la Independencia», p. 25.

8 Eco del Comercio, 2 de mayo de 1943.

9 El Universal, 2 de mayo de 1814.

10 Como es el caso de la obra de Gaspar Melchor de Jovellanos, Tragi-commedia in prosa Il delinquente onorato caso accaduto in Segovia l’anno 1738. Tradotta dall’idioma spagnuolo nell’italiano dall’ab. D. Francesco Pomares spagnole, Roma, Carlo Mordaechini, 1816.

11 V. Bozal, «El grabado popular en el siglo xix», pp. 279-282; Cl. Derozier, La guerre d’indépendance espagnole à travers l’estampe.

12 L. Martín-Merás, en Tesoros de la cartografía española, pp. 120-123, realiza un estudio del mapa en el que señala el fervor patriótico de los españoles y el valor de Pío VII al enfrentarse a Napoleón, como hechos paralelos.

13 «Mapa de los reinos de España y Portugal en seis pliegos de marquilla, con una orla que contiene 32 láminas que representan los sucesos más memorables ocurridos durante la última guerra en España y en Roma, hecho por D. Francisco Pomares, presbitero español residente en Roma. Para la formación de este mapa ha tenido presente su autor todos los que de estos reinos se han publicado hasta ahora, y varias memorias, viages y observaciones astronómicas; y para que fuese de mayor y más general utilidad, ha señalado las provincias, las capitales de ellas, las ciudades, villas, lugares, caseríos, monasterios, vedas, cotos, arzobispados, obispados, abadías, puertos, castillos, plazas fortificadas, caminos generales y particulares, y los sitios en donde han ocurrido durante la última guerra las acciones más memorables que representan las láminas que sirven de orla…, sin armar, al equitativo precio de 100rs. vn.» (Gaceta de Madrid, 24 de septiembre de 1818).

14 La cartela del mapa contiene el título: Li regni di Spagna e di Portogallo tratti dalle carte che de’due Regni e particolarmente di quello di Spagna ha recentemente publicate, Per Ordine e a spese di quella Real Corte il Sig. D. Tommaso Lopez… e dalla gran carta marina del Sig. D. Vizenzo Tofigno… delineati diligentemente, ed incisi da D. Francesco Pomares spagnuolo della Provincia di Valenza.

15 C. Líter Mayayo et alii, Cartografía de España en la Biblioteca Nacional, t I, p. 57.

16 El Dos de Mayo, Relación patriótica que celebraron en Cádiz los emigrados de Madrid el dos de Mayo de 1810 para perpetuar la memoria del inaudito atentado que dos años antes en semejante día cometieron los franceses en aquella capital, Cádiz, Imprenta Real, 1810, pp. 7-8.

17 J. Pérez de Guzmán, El dos de mayo de 1808 en Madrid, p. 783. En referencia al proyecto entregado por Ángel Monasterio a la Villa de Madrid el día 13 de septiembre de 1808, el Diario de Madrid de 17 de noviembre de 1808 publica un artículo firmado por el propio Monasterio que indica que la Villa de Madrid, después de haber visto los planos, le contestó el 5 de octubre «que hallaba el pensamiento muy patriótico, y muy digno de que se pusiera en ejecución, y que estaba pronta a franquear el terreno que se necesitase, y a su tiempo la protección y auxilios que estuviesen de su parte» (Diario de Madrid, n° 102, 17 de noviembre de 1808; 538).

18 Ch. Demange, El Dos de Mayo, p. 152.

19 El ii de noviembre josé Arrojo obtiene el privilegio; «se le ha concedido privilegio exclusivo por un año a D. Josef Arrojo para que pueda grabar las 4 láminas de los dibujos que ha presentado, con prohibición de cualquier otros, y vender sus estampas, que manifiestan los cuatro principales sucesos acaecidos en esta corte en el día 2 de mayo del corriente año, ejecutados por la perfidia francesa en los sitios de la plazuela del Real Palacio, Parque de Artillería, Puerta del Sol y el Prado; y concluyendo dicho término pueda solicitar prórroga si le conviene con arreglo a lo decretado»: Gaceta de Madrid, n° 143, 11 de noviembre de 1808; 1467.

20 J. Vega, «Estampas del Trienio Liberal».

21 J. Vega, ibid., p. 50.

22 Gaceta de Madrid, n° 67, 13 de octubre de 1808; 362.

23 Diario de Madrid, n° 303, 30 de octubre de 1812; 530.

24 Colección de abanicos del Museo Municipal de Madrid, p. 150.

25 Colección de abanicos del Museo Municipal de Madrid, p. 158.

26 J. de Dios Agudo Ruiz, Los naipes en España, p. 86.

27 «Juego para la diversión de toda clase de personas, dispuesto en dos baraxas con 33 damas y 33 galanes, con preguntas y respuestas, saliendo siempre que se baraxa adecuada la respuesta de la dama a la pregunta del galán. Este juego es muy curioso y divertido. Se hallará en las librerías de Escribano y Hurtado, calle de Carretas, y de Orea, frente a S. Luis»: Diario de Madrid, n° 92, 17 de noviembre de 1808; 491.

28 J. M. Pita Andrade (coord.), Goya y la Constitución de 1812.

29 N. de Santiago Rotalde, Spain vindicated, p. 130.

30 Ibid., pp. 38-40.

31 Ibid., p. 65.

32 F. de Paula Martí, El día dos de mayo de 1808 en Madrid, p. 35.

33 El Castellano, n° 231, 2 de mayo de 1837.

34 Agustina de Aragón. Ruinas de Zaragoza. Cobre, aguafuerte y aguatinta. Con leyenda al pie: «Conocida generalmente con el sobrenombre de la artillera. En el ataque del 4. de julio cuando los franceses embistieron furiosamente a la batería del Portillo, Agustina viendo caer muertos o heridos a todos los que la servía, trepa denodadamente por encima de los cadáveres, coge la mecha de manos de uno que acaba de espirar, y la aplica a un cañón de 24. Jurando no desampararle mientras durase el sitio. Este heroico ejemplo alcanzó a los patriotas que corrieron a la batería y rechazaron de ella a los enemigos. La heroína fue condecorada con un escudo de honor y con las insignias de Oficial».

35 Imagen reproducida en V. Bozal, «El grabado popular en el siglo xix», p. 334.

36 Recuerdos Históricos del Dos de Mayo de 1808, p. 5.

37 A. Fernández de los Ríos, Guía de Madrid, p. 175.

38 La Semana Ilustrada, 2 2 de mayo de 1883, suplemento extraordinario al n° VII.

39 P. C. Gómez, Álbum biográfico.

40 Madrid, Bernardo Rodríguez, 1908.

41 Lafuente indica que los lienzos no aparecerían hasta la publicación del extenso catálogo del Museo del Prado del año 1872, permaneciendo desde 1834 en el depósito del Museo aunque sólo hay referencias de su pertenencia al Museo desde que Charles Iriarte publicase en 1867 el libro sobre Goya en el que se mencionaban como lienzos que colgaban del Museo Real: E. Lafuente Ferrari, Goya, el Dos de Mayo y los fusilamientos, pp. 23-52.

42 E. Hernández y Fernández, Historia General de España y sus colonias, t. II, p. 369.

43 A. Morales Moya, «La historiografía del Dos de Mayo», p. 326.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. — La linterna mágica (1815), Bartolommeo Pinelli, Roma (cobre talla dulce). Fondo estampas Librería anticuaria Margarita de Dios, Madrid
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende Fig. 2. — Día 2 de Mayo en la montaña del Príncipe Pío (1808), Sargadoy y Eusebi (cobre, talla dulce). Biblioteca Nacional, Madrid
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Légende Fig.3. — Muerte de un soldado francés por un patriota (detalle), [1814-1820]. Anónimo (cobre, talla dulce). Museo Municipal, Madrid
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 49k
Légende Fig. 4. — Mapa de los reinos de España y Portugal (1816), Francisco Pomares y Bartolommeo Pinelli Roma (cobre, talla dulce). Montaje digital con mapa de Biblioteca Nacional, Madrid y serie de colección particular, Madrid
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 173k
Légende Fig. 5. — Día Dos de Mayo de 1808. Tomás López Enguidanos (cobre talla dulce). Museo Municipal, Madrid
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 42k
Légende Fig. 6. — La España vindicada o barajas de fulleros (1825), Nicolás de Santiago Rotalde Londres, Litografía. Fundación Universitaria Española, Madrid
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 27k
Légende Fig.7. — Dos de Mayo en el parque de artillería (1887) Anónimo, Madrid, Litografía. Biblioteca Nacional de España
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 61k
Légende Fig. 8. — Fusilamientos del 2 de Mayo (1879) Vicente Urrabieta y Ortiz Litografía. Biblioteca Nacional de España
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/14262/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 40k

Auteur

Universidad Autónoma de Madrid

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search