Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

IV. — Cultura y Memoria de Guerra: apropiación, difusión y usos

Autobiografía y mito

La Guerra de la Independencia entre el recuerdo individual y la reconstrucción colectiva

José Saldaña Fernández

Résumé

La guerre d’Indépendance a retenu l’attention, tant d’un point de vue individuel – de nombreux récits autobiographiques allaient traiter l’un ou l’autre de ses aspects – que collectif – elle sera érigée, plus tard, en un des faits les plus significatifs de la construction de l’identité nationale espagnole. Ce moment historique est donc un espace privilégié pour analyser la manière dont s’articulent la mémoire collective et la mémoire individuelle, un processus qui en aucun cas n’est unidirectionnel puisque les deux niveaux de la mémoire, l’individuel et le collectif, ont besoin l’un de l’autre. En effet, si les témoignages individuels contribuent activement à asseoir un archétype de lecture du conflit, il n’en est pas moins vrai qu’ils ont été influencés par les interprétations collectives qui en ont été faites. Ce travail prétend, à partir de l’analyse d’une série d’autobiographies, mesurer l’influence des discours collectifs sur la mémoire individuelle, sans oublier les contraintes intellectuelles et narratives propres au récit autobiographique, ainsi que leur portée et leurs limites en tant qu’instrument d’analyse sociale.

Texte intégral

  • 1 Las ideas principales de este trabajo fueron expuestas en mi comunicación «Memoria colectiva y repr (...)

1El conflicto peninsular de 1808 a 1814 experimentó, pese a su enorme complejidad, una substancial transformación y elaboración posterior al erigirse como hito fundamental para la conformación de la identidad nacional española1, una lectura estereotipada nada inocente y en cuya fabricación y transmisión participarían activamente sus propios protagonistas. No en vano, numerosos particulares redactaron memorias en las que hacían referencia en mayor o menor medida al conflicto, y que tendrían una enorme proyección sobre la producción historiográfica posterior. Ahora bien, aún siendo notorio que los testimonios individuales contribuyeron activamente a afianzar una lectura arquetípica del conflicto y a construir las bases sobre las que se sustentaría su significación colectiva, no es menos cierto que esos mismos testimonios personales asumirían como propias interpretaciones colectivamente establecidas. En efecto, en toda reconstrucción de la realidad individual pasada interviene la memoria instituida colectivamente, por cuanto la memoria individual se alimenta en no poca medida de formulaciones colectivas y sociales.

2En consecuencia, resulta conveniente analizar en el marco de un libro sobre los mitos y memorias de la Guerra de la Independencia, no sólo el nivel de participación de los memorialistas en la creación del propio mito —en nuestro caso, el del patriotismo nacional—, sino también determinar el grado de vinculación de sus opiniones a esa concepción estereotipada. En todo caso, una relación recíproca nada fácil de discernir, no exenta de dificultades teóricas y metodológicas, pero cuyo análisis contribuye a conocer con más precisión la incidencia del proceso ideológico de construcción nacional sobre aquellas lecturas individuales del conflicto con el que se inicia la contemporaneidad.

Posiciones de partida: para una evaluación de la escritura autobiográfica como fuente histórica

  • 1 La crítica literaria ha diferenciado tradicionalmente entre autobiografías y memorias: las primeras (...)
  • 2 En estas cuestiones seguimos a F. Durán López, «La autobiografía como fuente histórica».

3Tradicionalmente, el interés de los textos autobiográficos1 venía determinado por su valor testimonial, como documento auxiliar en el que se relataban unos hechos considerados como acaecidos realmente2. Una lectura desde la disciplina histórica centrada en el contenido del escrito y cuyos estudios han basculado principalmente entre los aspectos de historia personal o contextual, y las cuestiones vinculadas a la personalidad del autobiógrafo. Esta perspectiva historicista se ha ido ampliando en los últimos tiempos desde los estudios literarios, aunque ello no ha supuesto una intrusión en la parcela labrada por los historiadores, porque entre ambas disciplinas se estableció un particular deslinde de espacios respectivos. Las necesidades actuales conducen, pues, a derrocar determinadas inercias académicas y a tomar —siempre hablando desde la historia como disciplina, entre cuyas filas me encuentro— nuevos caminos de acercamiento a las fuentes autobiográficas en los que se tengan en cuenta no sólo su contenido sino también el texto mismo. En este sentido, un primer aspecto a tener en consideración estaría en relación con la naturaleza de estos discursos autobiográficos, sus características y sus deudas. Debemos tener muy presente, entonces, que las memorias —como narraciones autobiográficas que contienen testimonios, impresiones y recuerdos de quienes las escriben— dependen en gran medida de la memoria como facultad intelectual, de ahí que resulte conveniente analizar previamente su faceta psíquica para encarar con cierta solvencia las dificultades que plantean las autobiografías en su calidad de fuente histórica.

a) Deudas ineludibles: la memoria como facultad intelectual

  • 3 Síntesis que abordan esta cuestión desde la psicología de la memoria: A. Suengas Goenetxea, «Los re (...)
  • 4 Ver de J. Cuesta Bustillo, Historia del presente; Id. «De la memoria a la historia» y «Memoria e hi (...)
  • 5 Cuesta Bustillo afirma que la memoria individual «constituye el soporte, producto y exponente prima (...)

4Las recientes tendencias historiográficas están elevando a la memoria a posiciones ciertamente destacadas. De hecho, actualmente la memoria —entendida genéricamente como la facultad psíquica con la que se retiene y recuerda el pasado— ha abandonado el exclusivo marco de la psicología cognitiva y se ha constituido como un objeto mismo de historia3. En este contexto se ha llegado a identificar distintos tipos de memorias4, destacando, desde una perspectiva autobiográfica, la individual, aunque bien es cierto que aquí, como en otros muchos aspectos, no se puede establecer una separación aséptica y precisa entre sus diversas modalidades. De hecho, esa clasificación resulta inconsistente fuera de un marco puramente convencional, entre otros aspectos porque las distintas memorias se encuentran imbricadas y en constante correspondencia e influencia, no resultando nada fácil trazar entonces sus límites ni dirección5.

5Al margen de cuestiones funcionales y de organización interna, la memoria presenta otra serie de características que, lejos de aclarar el panorama, lo complica por momentos. En efecto, como señala Cuesta Bustillo, no debemos obviar

  • 6 J. Cuesta Bustillo, «Memoria e historia», p. 206.

el carácter limitado y selectivo de la memoria, tanto individual como colectiva, su textura frágil, parcial, manipuladora y discontinua, por la erosión del tiempo, por la acumulación de experiencias, por la imposibilidad real de retener la totalidad de los hechos y, en todo caso, por la acción del presente sobre el pasado6.

  • 7 J. M. Ruiz-Vargas, «La memoria autobiográfica y el problema de la fiabilidad de los recuerdos».
  • 8 «En la memoria no existe una representación ni única ni isomórfica de la experiencia original, sino (...)
  • 9 J. M. Ruiz-Vargas, «La memoria autobiográfica y el problema de la fiabilidad de los recuerdos», p.  (...)
  • 10 Para Catani, la diferencia entre la memoria —como registro— y el recuerdo estriba en que el primero (...)
  • 11 En palabras de Fontana, los recuerdos no son «los restos desteñidos de una imagen fotográfica, sino (...)

6Y aquí aparece una cuestión central: la influencia del momento desde el que se recuerda sobre el propio recuerdo evocado, condicionando tanto la invocación como la rememoración del hecho retenido. No en vano, como avalan distintos hallazgos desde la psicología, la memoria autobiográfica resulta tremendamente sensible al influjo de multitud de factores personales y contextuales7, de cuya tesis se deriva no sólo que los recuerdos autobiográficos son construcciones, sino que son también transitorios8. Una influencia que se manifiesta tanto en el momento de la experiencia primera —la codificación— como en el posterior instante del recuerdo —la recuperación—9. En este sentido, algún autor ha establecido una distinción entre la memoria —como registro— y el recuerdo10 atendiendo a la naturaleza de la recopilación y la descodificación, aunque lo cierto es que el hecho de retener información a través de sistemas puramente físicos o naturales —proceso en ningún caso efectuado al margen de ingredientes personales o ambientales— no puede separarse de aquel otro de recuperación, en el que intervienen elementos contextuales de índole social y donde actúan la reconstrucción, valoración e interpretación11.

  • 12 El olvido entra en el plano de los rasgos físicos, ya que responde principalmente a la erosión del (...)
  • 13 En palabras de Constant, «la memoria no es ahistórica, sino que, al estar ligada a la subjetividad, (...)
  • 14 Como Cuesta Bustillo expresa con nitidez, «es acumulativa en la medida en que cada experiencia huma (...)
  • 15 F. Espinet i Burunat, «Cataluña 1888-1936 a través de las autobiografías», p. 66.
  • 16 «Las convenciones sociales de la escritura o del habla autobiográfica, el papel de la audiencia, lo (...)

7La importancia del presente también se manifiesta en otros elementos igualmente definitorios y controvertidos como son el olvido, el silencio, la nostalgia o el cambio12. Unos ingredientes que vienen a incidir principalmente sobre el carácter activo de la memoria y en su naturaleza constructiva, en el sentido de que los recuerdos se van componiendo al amparo de sucesivas reinterpretaciones que el sujeto efectúa de su propio pasado13. Una reestructuración y elaboración en la que no sólo intervienen sucesivas evocaciones de recuerdos14, sino también distintos materiales «conformaseudorrecuerdos» como lecturas, relatos u otros testimonios del acontecimiento recordado15. Esta reconstrucción dependiente de facultades físicas propias y de particulares rasgos contextuales condiciona tanto la materialización escrita como la transmisión del recuerdo16 y, consecuentemente, ha de tenerse muy en cuenta a la hora de utilizar a las autobiografías como fuente histórica.

b) La escritura autobiográfica a debate: de registro personal a documento histórico

  • 17 Las autobiografías «no son complicaciones espontáneas e inocentes de recuerdos, sino relatos elabor (...)
  • 18 J. M. de Miguel, Auto/biografías, pp. 12y16; A. Aragón Varo: «La autobiografía», p. 134.
  • 19 Para estas cuestiones: M. Catani, «Algunas precisiones sobre el enfoque biográfico oral», pp. 164-1 (...)
  • 20 Los recuerdos que básicamente constituyen el material autobiográfico decimonónico son los trascende (...)

8Las deudas contraídas por las memorias como género literario hacia la memoria como facultad psíquica resultan insoslayables. De hecho, en todo escrito autobiográfico debe tenerse muy en cuenta tanto la parcialidad de la memoria como su dependencia respecto al momento de la escritura. El autor esboza su retrato del pasado en función de los condicionantes de su situación presente, construyendo así, tanto consciente como inconscientemente, una imagen que responde más a las necesidades de su circunstancia actual que a los ingredientes lejanos que intervienen en su relato17. En todo este proceso se produce, pues, una compleja elaboración del yo —el del presente o el que escribe y el del pasado o el que es descrito—, y que concierta la persona que es, la que fue, y la que finalmente escribe18. En este sentido, factores como la edad de los memorialistas, el objetivo final de su escritura o la proximidad a los hechos relatados19 pueden definir ciertas variables del texto, aunque en todos los casos influye sobremanera las novedosas circunstancias contextuales desde la que elabora el relato; un hecho que se presenta con mayor nitidez si cabe en los escritos del siglo xix20. En cualquier caso, un documento resultante de un proceso de elaboración posterior bajo unos determinados parámetros narrativos, que provoca ciertas desconfianzas acerca de su capacitación como instrumento de análisis histórico.

  • 21 Sirvan como punto de partida las palabras de Silvia Adela Kohan cuando afirma que la autobiografía (...)
  • 22 Ver C. Fernández Prieto, «De qué hablamos cuando hablamos de autobiografía»; F. Durán López, «La au (...)

9Una cuestión capital, insoslayable y hasta cierto punto recurrente en todo acercamiento al discurso autobiográfico como fuente histórica reside, por tanto, en determinar el grado de veracidad que encierra su contenido21. Ahora bien, aún siendo conscientes de los condicionantes que imprimen a las memorias su carácter formal y narrativo22, ello no debe ser óbice para negar todo su valor como fuente histórica ni para desestimar su significación como instrumento de análisis social.

  • 23 J. Fontana, «Franco y el franquismo a través de los libros de memorias», p. 25.
  • 24 «El presunto género de la individualidad, de la autoexpresión del yo, tiende a reproducir vidas, ac (...)
  • 25 J. M. de Miguel, Auto/biografías, p. 41.
  • 26 G. Rosenthal, «La estructura y la Gestalt de las autobiografías».
  • 27 J. M. de Miguel, Auto/biografías, p. 84.

10Fontana, al abordar esta cuestión plantea que como en todo texto autobiográfico, hay artificio y racionalización; resulta necesario despojarlos de su artificiosa argumentación —reajustando las contaminaciones personales y temporales—, y someterlos a un proceso depurativo que permita, mediante la conjugación de distintas visiones de un mismo hecho, acercarse a su propia realidad23. Por su parte, Durán López afirma que resulta conveniente desterrar el principio de veracidad como único criterio para enjuiciar una autobiografía, reconduciendo la situación a un punto en el que primen más los valores colectivos que los propiamente individuales24, una consideración colectiva que en última instancia conduce a combinar autores y a cruzar discursos. En cualquier caso, lo que debe quedar suficientemente claro es que el texto autobiográfico se presenta como una realidad nueva que resulta difícil identificar con lo realmente acontecido25. En este contexto, Rosenthal considera inadecuado buscar la realidad social al margen del mismo texto, ya que ésta no se puede concebir como algo independiente de la experiencia y de la estructuración simbólica26. En esta línea se inscribe Jesús de Miguel cuando defiende la inconsistencia de concretar el grado de acercamiento de la narración autobiográfica a la realidad, en el sentido de que lo ciertamente destacable no es determinar si el texto se ajusta a la verdad o se acerca a la mentira, sino constatar que se corresponde con una visión personal que se ha construido en función de determinados cánones culturales27. Desde esta perspectiva, el interés debe centrarse no tanto en decretar la veracidad de los hechos narrados, sino en definir los parámetros en los que se desenvuelve la reconstrucción o elaboración de la propia vida del memorialista. Un punto de vista que parte del mismo texto, sitúa el tono en la implicación de los valores sociales, y que se ajusta, por tanto, a nuestro interés por delimitar aquellos caracteres colectivos que determinan la escritura de tinte individual. En todo caso, una relación ciertamente compleja, que no se produce de modo unidireccional, y cuya resolución pasa por un deslizamiento hacia un plano más concreto.

La escritura sobre la Guerra de la Independencia: entre la representación individual y la fabricación colectiva

11Pocos momentos de la Historia de España se prestan con tanta nitidez para un análisis sobre la articulación entre memoria colectiva e individual como el conflicto peninsular de 1808 a 1814. Un proceso que, como ya se ha explicitado, en ningún caso se produce de forma autónoma, y en el que ambos planos, el individual y el colectivo, se precisan mutuamente.

12Desde un punto de vista colectivo, fue esa coyuntura bélica inaugurada en 1808 la que constituyó el germen de la gran mitología nacionalista imperante durante el siglo xix y parte del xx; un proceso de simplificación en el que la Historia desempeñaría un papel ciertamente protagonista.

  • 28 Durán López ha identificado una nómina de 114 autores. F. Durán López, «Fuentes autobiográficas esp (...)

13Desde un enfoque individual, la guerra suscitó un enorme interés entre gran número de sus protagonistas, como lo evidencian los cuantiosos relatos autobiográficos que trataban sobre algún aspecto del conflicto28. Estos escritos resultaron muy dispares desde el punto de vista ideológico —autores que respondían a distintas motivaciones políticas o sociales—, temático —centrados en muy diversos aspectos—, y cronológico —desde los elaborados de forma coetánea a los sucesos hasta aquellos que lo hacían a muchos años de distancia—; una diversidad también evidente en lo que respecta a la escala misma de su tratamiento, desde aquellos centrados en exclusividad en el conflicto a otros que lo hacían desde una perspectiva mayor, integrando su relato como parte de una experiencia vital más completa. Esta heterogeneidad en ningún caso resta interés al conjunto de esta producción autobiográfica, sino que más bien le aporta un valor añadido en el sentido de que permite conocer distintos matices de la guerra, así como constatar el proceso de su invención colectiva. Este último elemento representa, a mi juicio, el alcance más notable de estos textos, pero a su vez constituye un interesante desafío, cuestión que exige superar determinados recelos y, en cualquier caso, un cierto malabarismo en su enfoque y tratamiento. En este sentido, se ha prescindido de los elementos que están detrás del texto —aunque en ningún caso de forma drástica, pues se han considerado tímidamente ciertas implicaciones ideológicas o biográficas de sus autores—, valorando principalmente los mecanismos del propio discurso, concretamente la fecha de su elaboración y las palabras que sus autores dirigen a ciertos componentes políticos del periodo.

14El primer aspecto, la cronología de la redacción, se explica por la importancia que tiene la memoria colectiva imperante en un momento determinado sobre la reconstrucción que una persona realiza individualmente acerca de los hechos de su pasado. Un factor temporal que permite, en cierta manera, concretar tanto la naturaleza de los aportes particulares de los propios memorialistas a la lectura colectiva, como la esencia de la asimilación de la interpretación resultante, altamente estereotipada.

15Por su parte, el análisis de determinadas cuestiones políticas responde a una inquietud primordialmente práctica. La variedad temática de esas autobiografías ha conducido a estrechar el examen sobre elementos muy concretos pero que, en un sentido u otro, están presentes en la generalidad de los textos consultados. En este sentido, no se puede obviar que la reconstrucción mítica que afecta a la guerra en su conjunto se manifiesta igualmente en determinados elementos que lo integran. Las estructuras políticas del periodo conforman distintos perfiles de concebir la dirección de la resistencia y, consecuentemente, suscitan afectos precisos en función, por ejemplo, de su vinculación al sentimiento de unidad y de patriotismo nacional. Una cuestión en cualquier caso sujeta al contexto en que se produce la escritura, no exenta en ningún momento de problemas, pero cuyo análisis permitirá concretar la entidad de las memorias de la guerra con respecto a la mitología propia de la construcción nacional.

a) La quiebra de la unidad: las autoridades fernandinas y afrancesadas

  • 29 Para evitar que el texto alcance una extensión excesiva, se ha optado por no incluir, salvo puntual (...)

16El discurso patriótico triunfante denigró la actitud de personajes que ante la ocupación, y estando al frente de las instituciones vigentes en el momento de la marcha del rey Fernando a Bayona, se habían mantenido a la expectativa, o de aquellos otros que se habían situado cercanos a los invasores franceses. Las necesidades iniciales de la resistencia y su posterior elaboración estereotipada condujeron al desprestigio de esos individuos, y ello a pesar de la proliferación de alegaciones que intentaban justificar sus conductas particulares; un proceso que en líneas generales se puede rastrear cronológicamente29.

  • 30 Como ejemplo podemos citar el escrito del Marqués de Ayerbe, que formaba parte del círculo de conse (...)
  • 31 Cevallos, que había acompañado a Fernando en su viaje a Bayona y ocupado posteriormente un minister (...)
  • 32 El caso de Ignacio Garciny fue particular ya que pudo rechazar el nombramiento que había obtenido d (...)
  • 33 También se localizan por aquellas fechas escritos en un tono más testimonial que justificativo. El (...)
  • 34 Unos escritos en ocasiones motivados por procedimientos administrativos. Narciso de Heredia, en jun (...)
  • 35 J. de Escoiquiz, Idea sencilla, p. 190.
  • 36 M. J. de Azanza y G. O’Farrill, Memoria, p. 340.
  • 37 Joaquín de Uriarte y Landa, residente sevillano que se vio forzado a participar en el gobierno jose (...)

17Desde fechas muy tempranas se fue cultivando un concepto pernicioso de las autoridades legítimas fernandinas30, una cuestión que suscitaría la prematura respuesta de personajes que componían dichas instituciones fernandinas, caso de Cevallos31, o de aquellos que se habían visto obligados a participar en otros niveles de la administración josefina32. Ahora bien, esta proliferación de textos autobiográficos en términos exculpatorios33 alcanzaría su mayor proyección, como cabe suponer, tras la finalización del conflicto34. El mismo Juan de Escoiquiz, uno de los integrantes del consejo privado que había acompañado al rey Fernando en su viaje a Bayona, insistía en un primer escrito autobiográfico preparado al poco de la terminación de la guerra, sobre la injusticia de las imputaciones que se habían realizado al conjunto de asistentes35. En la misma línea de tintes colectivos se movía la memoria justificativa trazada conjuntamente por Azanza y O’Farrill, componentes de la Junta de gobierno, en la que se esforzaban por neutralizar, en torno a 1815, las reprobaciones hacia sus paralelas conductas36. Unos alegatos autobiográficos que compartían significativamente una línea argumental común centrada en el pragmatismo y en el carácter paliativo de su actuación37.

  • 38 El liberal Quintana firmaba un texto a principios de 1818 en el que destacaba la desacertada actitu (...)
  • 39 Como se aprecia en el texto de Francisco Copons, los escritos exculpatorios de esos individuos que (...)
  • 40 No obstante, un tono displicente conveniente para su vindicación personal pero que también contenía (...)
  • 41 El tono de las impugnaciones no resultaba, como cabe esperar, uniforme. El hidalgo alpujarreño Juan (...)
  • 42 Los ejemplos de los años veinte manifiestan esta tendencia. El político liberal Joaquín Lorenzo Vil (...)

18Estos testimonios exculpatorios no dieron el fruto deseado38, con lo que algunos años después de finalizado el conflicto resultaba aún necesario —muy particularmente para determinados protagonistas— explicar sus conductas y dibujar un retrato que les eximiera de la censura y reprobación social39. En este contexto se inscribiría la segunda tentativa autobiográfica de Juan de Escoiquiz, quien en torno a 1820 —algunos años después de su Idea sencilla— volvería a configurar un relato de tono personal centrado en la vindicación de su figura. Mientras en 1814 trazaba una exculpación en términos colectivos —con ciertos anhelos de exonerar al conjunto de individuos que estaban en su misma circunstancia—, seis años después reconducía la situación a parcelas puramente individuales, una justificación de tono personal en la que incluía tanto la reprobación grupal del Consejo que asesoró al rey en Bayona, como la descalificación individual de alguno de sus componentes40. Un lustro después de la finalización del conflicto, la rehabilitación grupal se consideraba ya inalcanzable, y se sustituiría por una apología individual que obviaba el carácter colectivo de su actuación. En todo caso, un nuevo esfuerzo defensivo que tampoco alcanzaría el objetivo reparador deseado, por cuanto de forma general se constataría en los escritos autobiográficos elaborados a partir de la década de los veinte una progresiva preponderancia de los juicios negativos41. En esencia, la contribución de esos memorialistas fernandinos o afrancesados a la incipiente lectura colectiva sobre la guerra resultó muy limitada, circunstancia condicionada en última instancia por la importancia que adquiere el mito del patriotismo nacional42.

  • 43 Pese al discurso justificativo de O’Farrill, el memorialista José María de Zuaznavar se desmarcaba (...)
  • 44 El diplomático José García de León Pizarro manifestaba en sus memorias elaboradas a comienzos de lo (...)
  • 45 En su relato sobre la reconvención de la que fue objeto por parte de otro eclesiástico poco antes d (...)

19Pese al corto alcance de los escritos de carácter exculpatorio43, empezaba a detectarse por entonces una variación en el tono del discurso44. No en vano, estos memorialistas comenzaban a incorporar parte de la argumentación expresada por los afrancesados, aunque no con la intencionalidad de rehabilitarlos socialmente. En un momento en que cobra fuerza la figura del patriota como individuo que no se amedrenta ante la superioridad del enemigo, y que actúa más por sentimientos que por raciocinio, no resultaba ya suficiente para su desagravio aquella argumentación afrancesada que incidía en lo infructuoso de la resistencia. En esta línea, el eclesiástico liberal Juan Antonio Posse combatía en sus Memorias —escritas hacia 1834— la tesis centrada en la invulnerabilidad del enemigo, y vinculaba la prudencia a la que apelaban determinados individuos con la cobardía, relacionando así, aunque fuera veladamente, la figura del patriota —y por extensión, la del español— con su carácter indómito y luchador45.

  • 46 A. González Troyano, «Avales para una lectura plural», p. 387; J. Álvarez Junco, «La invención de l (...)
  • 47 Respecto al comportamiento de las autoridades fernandinas, disculpaba la actitud de los primeros mo (...)
  • 48 «[…] por eso se perdieron las dos batallas de María y Belchite, y con ellas si no hubiera sido el c (...)
  • 49 El conde de Toreno calificaba de atolondrado al general Andriani, gobernador de Sagunto, por haber (...)

20Esta tendencia se vería rematada en la segunda mitad de la década de los treinta, momento en que se produjo el definitivo triunfo de una interpretación sustentada en esquemas patrióticos y que, consecuentemente, censuraba la conducta de todos aquellos individuos que, en función de muy diversas causas, no se habían adherido al levantamiento. Ya no importaba reconocer las dificultades en las que tuvieron que moverse esos individuos tachados de afrancesados —circunstancia que en cierta manera les disculpaba—, porque lo realmente censurable era no haber secundado la heroica insurrección. La obra del liberal José María Queipo de Llano, conde de Toreno, representa un hito clave en todo este proceso. Entre 1835 y 1837 se publicaría su Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, una obra no estrictamente autobiográfica pero que presentaría muchas coincidencias con las escrituras memoriales46, que en cierta manera establecería la interpretación canónica de amplia proyección en las décadas siguientes, y en la que se insistía sobre la naturaleza gloriosa de un levantamiento que no fue secundado por las autoridades fernandinas47. Con meridiana claridad lo expresaba el mariscal de campo carlista Francisco de Vivanco cuando en su escrito autobiográfico elaborado en torno a 1838 vinculaba la resistencia heroica con la esencia de los propios españoles48. En consecuencia, una consideración heroica del patriotismo que extendería asimismo la sospecha sobre determinados personajes que, aún formando parte del bando patriota, no habían ofrecido una resistencia feroz y en sentido épico49.

  • 50 Haro Malpesa sitúa hacia 1832 —lo infiere de una referencia poco clara que recoge el texto— la reda (...)
  • 51 Un autor moderado como Alcalá Galiano manifestaba en sus Memorias que a pesar de la reprensible con (...)
  • 52 El militar portuense Rafael de Sevilla condenaba en su escrito autobiográfico la brutalidad del pue (...)
  • 53 Por entonces, el liberal valenciano Vicente Bertrán de Lis publicaba una obra autobiográfica pensad (...)
  • 54 Apuntaba entonces que «me es imposible […] dejar de escribir unos pocos renglones […] para esclarec (...)

21No obstante, hacia mediados de siglo se constataría una ligera modificación de la consideración social del afrancesamiento que, aunque no abandonaría las posiciones de rechazo, al menos era objeto de un mayor comedimiento. El contexto había cambiado en el sentido de que se estaba asistiendo entonces a la articulación de España como Estado nacional, unitario y centralizado, bajo las coordenadas de un régimen oligárquico que renunciaba a cualquier apariencia de liberalismo radical y donde la mayor parte de la población quedaba excluida de la representación política. Un proceso coincidente, no debemos olvidarlo, con la emergencia de ideologías que abogaban por la movilización social y popular, hecho que implicaría una manera distinta de entender la relación pueblo-Estado. En cierta manera, convenía ahora moderar el juicio contra los afrancesados, entre otras cuestiones, por la necesidad de condenar los desmanes del pueblo hacia ese colectivo50, una línea donde se inscribían autores como Alcalá Galiano51, Rafael de Sevilla52 o Vicente Bertrán de Lis53. Ahora bien, un matiz exculpatorio de proyección muy limitada y que, en cualquier caso, no modificaba de forma sustancial la consideración social hacia los componentes afrancesados. Esto explica que todavía en 1865, cincuenta años después de finalizado el conflicto, el diplomático Manuel Pando se viese en la necesidad de explicar su conducta durante la guerra, aunque bajo nuevos condicionantes54.

  • 55 R. de Mesonero Romanos, Memorias de un setentón.
  • 56 Opiniones particularmente parejas a las expresadas por el conde de Toreno y convenientemente desarr (...)
  • 57 No sólo desaprobaba la actitud de los «míseros consejeros» que habían acompañado a Fernando a Bayon (...)
  • 58 Ibid., p. 53.
  • 59 Por aquellas fechas, Luis María Ramírez de las Casas Deza, académico cordobés nacido en 1802, arrem (...)
  • 60 Con «entusiasmo […] todos los pueblos unánimemente y con un impulso sobrenatural, espontáneo y enér (...)

22En la década de los setenta elaboraría Mesonero Romanos sus Memorias de un setentón55, un autor que ilustra con claridad los compromisos de la escritura individual, ya que pese a contar tan sólo con cinco años al principio del conflicto, incorpora recursos externos y desarrolla su discurso en consonancia con esquemas imperantes de interpretación colectiva56. En este sentido, se aproximaba a autores como Toreno o Alcalá Galiano —crítica a la indolencia de las autoridades y radicalismo de la gente aviesa57—, y manifestaba una tímida indulgencia hacia esos individuos afrancesados, o al menos hacia una parte de los mismos, en el sentido de que establecía una distinción entre los que coparon puestos de responsabilidad política en el gobierno josefino y aquellos otros personajes —como los inofensivos literatos— que se habían mantenido al margen de las nuevas estructuras de poder58. Una imagen que en líneas generales había asumido la apagada y restringida reparación labrada en la segunda mitad del siglo, pero que pese a su ponderación, en ningún caso supondría la definitiva rehabilitación del colectivo afrancesado59. En consecuencia, una lectura poco favorable que respondía en última instancia a la imperante línea argumental de carácter colectivo y que se ajustaba plenamente a la concepción heroica del levantamiento nacional60, y que muestra con claridad cómo los esquemas interpretativos generales dejan su impronta en los textos memoriales de esencia individual.

b) Las juntas provinciales: entre la unanimidad y la desunión

  • 61 Consideraba que con la instalación de las Juntas provinciales «nunca han estado las pasiones más ac (...)
  • 62 El general Gregorio García de la Cuesta admitía en torno a 1811 que «en aquella época […] cada prov (...)
  • 63 Manifestaba una cierta consideración hacia unos poderes que gracias a las extremas circunstancias d (...)
  • 64 Pese a reconocer los importantes beneficios que había proporcionado el sistema defensivo establecid (...)
  • 65 El escritor y marino José de Vargas Ponce destacaba que las juntas provinciales actuaron imprudente (...)
  • 66 En la argumentación esgrimida por Quintana para destacar las ventajas de la autoridad central señal (...)
  • 67 Su tono resultaba más comedido, destacando el papel militar que había desempeñado individualmente c (...)
  • 68 Colaboró activamente con la Junta Suprema de Sevilla, y calificaba a sus componentes como «beneméri (...)
  • 69 Como coronel de caballería, desempeñó distintas comisiones en Castilla, León y Galicia, entablando (...)
  • 70 Había sido vocal de la Junta de Sevilla en los primeros momentos —con posterioridad se vería instad (...)
  • 71 Para el liberal Villanueva todas las juntas supremas contaban con un mismo espíritu entusiasta que (...)

23La pasividad, indecisión o tendencia al colaboracionismo que mostraron las autoridades fernandinas estimuló la creación de unas juntas provinciales que decidieron asumir el poder. Ahora bien, al igual que la multitud de matices que impregna la interpretación historiográfica sobre estas nuevas autoridades, los escritos autobiográficos presentan una enorme diversidad en la que se contemplan tanto los juicios complacientes como otros contrarios que censuraban su espíritu federativo y partidista. En este último sentido se expresaban autores como el marqués de Ayerbe61, Gregorio García de la Cuesta62, Ignacio Garciny63 o Antonio Escaño64, en los primeros momentos del conflicto, o José de Vargas Ponce65, Quintana66 y Francisco Copons67 en los años inmediatos a su finalización, aunque se distinguirían, como cabe suponer, en el tono empleado, que iría desde la censura más absoluta a un juicio más ponderado que reconocía ciertas virtudes al nuevo sistema de gobierno. En sentido opuesto, también aparecerían escritos que destacaban sus bondades, principalmente vinculados a personajes que habían actuado junto a esas instituciones, caso de José de Villanueva Vigil68, Juan López de Fraga69 o Joaquín de Uriarte y Landa70. En esta línea, los escritos de los años veinte, que ahondaban en la faceta unánime y uniforme de la insurrección, obviaban las contradicciones y disputas en las que se entablaron esas juntas provinciales y resaltaban por el contrario su carácter patriótico de lucha contra el invasor francés71.

  • 72 Palafox no enjuiciaría directamente a estas juntas provinciales, aunque destacaba el entusiasmo dem (...)
  • 73 Nicolás Garrido en su memoria —cuyos juicios resultaban más propios de un contexto posterior que de (...)
  • 74 El militar guipuzcoano Pedro Agustín Girón, marqués de las Amarillas, centraba el acento en el patr (...)
  • 75 José García de León Pizarro entendía que después de la primera victoria contra los franceses, «el e (...)
  • 76 En 1848 componía Manuel López Cepero su breve Apunte en tercera persona, en el que trataría muy som (...)
  • 77 Pese a la crítica («agregado incoherente y sobrado numeroso de individuos»), justificaba la validez (...)
  • 78 Ibid., p. 134.

24Ahora bien, los textos elaborados en la década de los treinta presentarían una mayor disparidad, e incluiría desde su defensa72, hasta su reprobación. Esta crítica trazada en términos heterogéneos, con juicios ambiguos73, comprendería tanto la reconvención de particulares74 como la censura del mismo sistema75. En esta línea se movería el texto del conde de Toreno, que en cierta manera condensaba las distintas tendencias y establecía un marco interpretativo de gran resonancia en momentos posteriores76. No en vano, este autor compensaba sus críticas con la ponderación de su patriotismo, y pese a reprobar a las juntas como institución y por los miembros particulares que las componían, en cambio, exculpaba sus tibias medidas de gobierno por estar «aquellas autoridades animadas del patriotismo más puro», siendo justo entonces decir que sus esfuerzos «no fueron tan cortos ni limitados como algunos han pretendido»77.A pesar de ese juicio complaciente, Toreno no dejaba de resaltar el peligro que acarreaba la división, de ahí que, al referirse a la instauración de la Junta Central, señalara que «el bien y unión del reino reclamaban que se tomase aquel rumbo, si no quería que cada provincia prosiguiese gobernándose separadamente y a su antojo»78.

  • 79 En este contexto se explica que Rafael de Sevilla, aún reconociendo que el levantamiento había sido (...)
  • 80 A. Alcalá Galiano, Memorias, p. 200. A principios de los sesenta, y sobre la base de sus hasta ento (...)

25El tono de los juicios se deslizaría a mediados de siglo hacia posiciones de mayor severidad. En un momento en que se estaba trabajando en la materialización de una nueva articulación estatal bajo las premisas de un Estado nacional, unitario y centralizado, convenía desacreditar las instituciones particularistas y celebrar aquellas otras unitarias y con incidencia nacional. El ejemplo más nítido al respecto79 lo constituye Alcalá Galiano, quien significativamente afirmaba que estos nuevos poderes desarrollaron una «mezquina» actitud y defendieron intereses «pobres de provincia y de cuerpo»80.

  • 81 Primer gobernador del Banco de España, que en la guerra había desempeñado el cargo de ayudante de c (...)
  • 82 Político asturiano que destacaba tanto su pertenencia a la Junta del concejo de Carreño como la for (...)
  • 83 «[…] dichos asturianos, obrando con el mayor desprendimiento y patriotismo, han preferido renunciar (...)

26En cualquier caso, el mito del patriotismo seguía teniendo un peso primordial en una lectura colectiva que incidía en el carácter nacional del levantamiento, un relato que amparaba bajo su abrigo a aquellas cuestiones que desde una perspectiva unitaria podían resultar más polémicas. Tales fueron los casos de Ramón de Santillán81 y de José Rodríguez Busto82, quien expresivamente matizaba un discurso excesivamente regionalista mediante la presentación de su actuación revestida del mayor patriotismo y precediendo significativamente su relato con un alegato a favor de la unidad e igualdad de la nación española83.

  • 84 R. de Mesonero Romanos, Memorias de un setentón, pp. 51-52.
  • 85 Para estas cuestiones: J. S. Pérez Garzón, «Los factores de desarrollo del republicanismo federal».
  • 86 «Como mi propósito se reduce a apuntar sucintamente los hechos de más bulto que he presenciado en B (...)

27En esta línea interpretativa de tono patriótico y nacional se sitúa la figura de Mesonero Romanos, quien en sus Memorias, partiendo de un esquema explicativo centrado en la unanimidad de la lucha, pasaba casi de puntillas sobre las ambiguas autoridades provinciales, presentando así las distintas victorias en el campo militar o la formación de Juntas —que significativamente calificaba de «provisionales»—, como resultado de un «sacudimiento general y unánime», para no volver a referirse a estos poderes hasta el momento de abordar la constitución de la Junta Central84. La incómoda impronta federal de esas instituciones provinciales provocaría en cierta manera su retraimiento, diluyendo su silueta en un discurso de tono unívoco y con carácter unísono. En cambio, otros autores se mostraban más afines con la significación federalista de esas juntas provinciales. El desarrollo del republicanismo federal como modelo alternativo de organización estatal85 propiciaría, por ejemplo, que Coroleu, lejos de censurar el componente federal atribuido a esas juntas provinciales, mostrase un cierto regusto por las mismas, adhiriéndose, aunque fuese implícitamente, al proyecto de articulación de base republicana y federalista86.

28En líneas generales, en el proceso de simplificación que contraponía juntas provinciales - Junta Central, y que podemos interpretar como metáfora de un conflicto mayor entre federalismo-centralismo, los escritores autobiográficos desempeñarían un interesante papel no sólo aportando elementos interpretativos propios, sino también incorporando a su análisis otras experiencias y explicaciones externas. En un periodo en el que se estaba fijando un modelo de articulación estatal sobre esquemas unitarios, centralizados y centralizadores, las juntas provinciales personificarían un sistema de conjunción del poder en cierta manera opuesto e incómodo, con lo que suscitarían distintos afectos en función de la vinculación de esos autores al proyecto alternativo de base federativa, aunque nunca sin abandonar la estela marcada por el mito del patriotismo nacional. En cualquier caso, una huella federal que condicionaría no sólo la concepción de esas autoridades provinciales, sino en última instancia los términos de su tratamiento y rehabilitación, siempre enmarcándolas en un contexto caracterizado por el patriotismo y la unanimidad de acción.

c) La Junta Central o la apuesta por la unidad

29Las necesidades de la guerra conducirían a las juntas provinciales al convencimiento de unir esfuerzos, y crearían en el mes de septiembre de 1808 un gobierno central con el cometido de coordinar la lucha contra el enemigo francés. Las autoridades provinciales seguirían funcionando, pero bajo la supremacía de la Central surgida de ellas, un organismo nuevo que indudablemente suscitaría encontradas opiniones entre sus mismos protagonistas.

  • 87 P. Cevallos, Exposición de lo hechos, pp. 167, 171.
  • 88 El marqués de Ayerbe celebraba que «nada más halagüeño a los ojos de un verdadero español y vasallo (...)
  • 89 Al poco de la disgregación de la Junta aparecía la obra de Jovellanos, quien como integrante de la (...)
  • 90 En más de una ocasión se dirigía a la autoridad central en los términos de «Supremo Gobierno», y pe (...)
  • 91 Se había encargado del ministerio de Guerra y Marina a instancia de la Junta Central, y relataba, a (...)
  • 92 Interesado principalmente en relatar su proximidad y connivencia con la Junta Suprema de Sevilla, r (...)
  • 93 Tales fueron los casos del coronel de caballería Juan López de Fraga, que de manera un tanto colate (...)

30Con anterioridad a la constitución de la autoridad central ya había manifestado Cevallos la conveniencia de reunir un Gobierno que dirigiese el reino en nombre del monarca, aunque sus planteamientos no parece que se ajustasen plenamente al esquema institucional que poco después triunfaría87. Con todo, no sería éste el único autor que pese a considerar satisfactoria la instalación de una autoridad central, no comulgase con el diseño gubernativo concebido en Aranjuez88. Otros, en cambio, harían un alegato, tanto institucional como particular, de la nueva autoridad central, atendiendo principalmente a sus convenientes medidas de gobierno89. En una línea intermedia se situarían autores como el marqués de Lazán90, Escaño91 o Villanueva Vigil92, no faltando incluso aquellos otros que mostraban una determinada distancia y no emitían ningún juicio de valor sobre la Junta Central, si bien el simple gesto de nombrarla implicaba su reconocimiento y, en última instancia, una determinada consideración93.

  • 94 Quintana desarrollaba una significativa defensa de la nueva autoridad no sólo por su propia situaci (...)
  • 95 La preocupación de Vargas Ponce residía en subrayar el protagonismo de Cádiz durante el conflicto, (...)
  • 96 Juan Gabriel del Moral señalaba —con algunas imprecisiones— las ventajas defensivas de la Central, (...)
  • 97 José García de León Pizarro admitía que «la nación reclamaba un gobierno Central», si bien propinab (...)
  • 98 En su obra defendía un esquema basado en la unanimidad y el patriotismo, de modo que, por una parte (...)
  • 99 Describía someramente la instalación de la Junta Central y sus distintas medidas de gobierno, un re (...)
  • 100 A. Alcalá Galiano, Memorias, pp. 210, 239.

31Aunque no faltaron los dictámenes favorables94, se inauguraba desde prácticamente la finalización del conflicto una línea interpretativa de tono comedido que si bien valoraba positivamente su carácter conciliador y unitario, censuraba en cambio, entre otras cuestiones, su composición o sus mismas acciones de gobierno95. Y si bien los textos de los años veinte se situaban en estos contornos96, todavía en la siguiente década se seguía ahondando en esta perspectiva97. No obstante, a partir de esta época, los juicios acerca de la Junta Central adquirirían un tono indulgente que celebraba su constitución y funcionamiento. En este sentido, o bien se minimizaban sus errores, caso de Toreno98, o bien directamente se solapaban, como en la obra de Izquierdo Guerrero de Torres99, interpretación que triunfaría ya en las décadas siguientes. No en vano, hacia mediados de siglo, momento en el que interesaba destacar los beneficios de una autoridad central y unitaria en consonancia con la materialización de España como Estado centralizado y centralista, Alcalá Galiano transmitiría una imagen ciertamente condescendiente de la Junta Central, a la que significativamente calificaba como «feliz suceso», un discurso complaciente donde sus yerros eran minimizados por sus alcances en el plano político, y en cuyo trasfondo se encontraría el rechazo a la fórmula partidista representada por las juntas provinciales100.

  • 101 Bertrán de Lis, que había formado parte de la Junta de Valencia, en la disputa que enfrentaría a es (...)
  • 102 Por entonces, Ramón de Santillán y Alcalá Galiano se dirigían a la Junta en los términos de Gobiern (...)
  • 103 Manuel Pando agregaría la calificación de «nacional» (M. Pando Fernández de Pinedo, Vida política d (...)

32En cualquier caso, un contexto donde se diluía la crítica hacia la Central101, y en el que la Junta adquiriría significativamente la denominación de «Gobierno»102, una designación que sería completada convenientemente añadiéndole distintos epítetos en consonancia con el discurso triunfante de corte nacionalista103.

  • 104 «[…] para regularizar la resistencia, para crear un Gobierno superior, que asumiese el poder y la r (...)
  • 105 «[…] dio el dia 4 de Mayo el célebre decreto de Valencia, aboliendo la Constitucion que le había sa (...)
  • 106 A. Moliner Prada, Revolución burguesa y movimiento juntero en España, p. 88.

33Mesonero Romanos representa en cierta manera la culminación de esta tendencia, puesto que en consonancia con la imagen tópica de la Junta Central como autoridad unitaria y nacional, presentaba al nuevo «Gobierno superior» como contrapuesto a las diseminadas autoridades provinciales, y constituido por respetados y apreciados miembros, con lo que obviaba las contradicciones de su gestión y subrayaba sus aciertos en el plano defensivo; en todo caso, censuraba, aunque de forma un tanto encubierta, a aquellas Juntas «provisionales» cuya crítica había sorteado con anterioridad104. Un esquema continuado por el hebraísta Antonio María García Blanco, quien en su autobiografía —escrita a mediados de la década de los ochenta—, contraponía la distinción de los integrantes de instituciones consideradas nacionales con la de aquellos otros calificados como «provinciales»105. En suma, unos autores que condensaban con nitidez el estereotipo colectivamente trazado acerca de las excelencias de la Junta Central como autoridad superior que contrarrestaba el peso de la «hidra del federalismo»106, una perspectiva que en última instancia respondía al esquema trazado por una historiografía españolista comprometida en la construcción de España como Estado-nación centralista. En cualquier caso, unos discursos próximos al mito del patriotismo nacional, en cierta manera deudores del mismo, y que ilustran con nitidez no sólo cómo se construyen los recuerdos, sino asimismo de qué manera se produce la materialización escrita de la memoria.

d) A modo de conclusión: notas para un análisis del mito del patriotismo y de la unanimidad

34Los autores de memorias no sólo contribuyeron a cimentar la base sobre la que se sustentaría la significación colectiva de la Guerra de la Independencia, sino igualmente asumirían como propias interpretaciones colectivamente establecidas. Un proceso de participación recíproca y que promovería unos escritos próximos al discurso colectivo de esencia patriótica y nacional. En líneas generales, existen coincidencias temporales entre las opiniones expresadas por los memorialistas, síntoma que confirma que en la elaboración de las autobiografías están operando ciertos elementos que trascienden lo estrictamente individual. Los juicios personales de tintes autobiográficos tienen, pues, un marcado componente colectivo, con lo que constituyen un material propicio para rastrear no sólo la consideración pública de los elementos analizados y la elaboración social de los mismos, sino, en última instancia, el ritmo de fabricación de la propia Guerra de la Independencia como mito patriótico de componente unánime y nacional.

  • 107 F. Copons y Navia, Separación del mando, p. 34.
  • 108 M. J. Quintana, Memoria sobre el proceso y prisión, pp. 55y 69.

35Los testimonios más cercanos a los acontecimientos descubrían un panorama múltiple y contrapuesto, en el que se intercalaban las concepciones centradas en la unanimidad de la insurrección con aquellas otras que incidían en su heterogeneidad y complejidad, y que en cierta manera dibujaban un paisaje cercano al conflicto civil. Mientras autores como Ayerbe o López de Fraga resaltaban el componente unitario de la lucha, otros como Garciny, González Mateo, Pedro Pablo Álvarez o Villanueva Vigil mostraban por el contrario un paisaje más discrepante y contradictorio. De hecho, todavía en los años posteriores al conflicto se observaba este contraste: al mismo tiempo que Copons y Navia defendía que «una sola es la voz de morir por Fernando»107, Quintana destacaba que «todas las provincias corrieron unánimemente a las armas» aunque también admitía la «terrible lucha» surgida entre los mismos patriotas108; por su parte, tanto Vargas Ponce como Martínez de Hervás perfilaban una situación más cercana a la desunión y disonancia.

  • 109 J. L. Villanueva, Vida literaria, pp. 231 y 233.
  • 110 J. G. del Moral Villalobos, Las memorias de un alpujarreño, pp. 69 y 73.

36Lo cierto es que en la década de los veinte los testimonios todavía resultaban si no contrarios, al menos portadores de matices distintos. Joaquín Lorenzo Villanueva destacaba que «simultáneo fue aquel levantamiento» contra los franceses y que no vio «jamás variedad de dictámenes», al igual que tampoco en consideraciones políticas109. Moral Villalobos, pese a confesar la división en el seno de la sociedad española, en cambio defendía la unanimidad de la insurrección, mientras que en el plano político y literario apuntaba que «una guerra intestina se suscitó con las plumas, más ardiente, sangrienta y temible que la de las bayonetas»110.

  • 111 El general Luis Fernández de Córdoba definía entonces el conflicto como «grande acontecimiento naci (...)
  • 112 J. M. Queipo de Llano, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, p. 56.

37Los años treinta inauguraban una etapa de mayor consenso. Autores como Palafox, García de León y Pizarro, Posse, Mor de Fuentes, Pedro Agustín Girón o Espoz y Mina expresaban con nitidez el esquema general y unánime del levantamiento. No en vano, por entonces se publicaba la Historia del conde de Toreno, una obra clave en la definición del emergente discurso de tinte patriótico y nacional, que tendría enorme influencia en toda la producción de las décadas posteriores111, y donde afirmaba que «la historia no nos ha trasmitido ejemplo más grandioso de un alzamiento tan súbito y tan unánime contra una invasión extraña»112. De todos modos, no faltarían por entonces los testimonios personales —como los de Gregorio González Arranz e Izquierdo Guerrero de Torres— en un tono menos patriótico y ardiente, y que contraponían la imagen imperante de una resistencia general y espontánea.

  • 113 Había formado parte del ejército español desplazado a Etruria y Dinamarca. Elaboraba una obra en to (...)
  • 114 Significativamente obviaba la faceta intestina del conflicto iniciado en 1808, y afirmaba que «las (...)
  • 115 No en vano, autores como Rafael de Sevilla, Bertrán de Lis o Ramón de Santillán insistían en que fu (...)
  • 116 Resaltaba que «en el glorioso levantamiento del año de 1808, contra la invasion de los ejércitos fr (...)

38La mayor parte de los escritos desde las décadas centrales del siglo reproducían el esquema interpretativo del patriotismo nacional, e insistirían en la faceta general, unánime y espontánea del levantamiento. En esta línea se expresarían memorialistas como Manuel Llauder, Juan Manuel Sarasa113, Matías Calvo o Francisco Rubert114. En cierta manera, una insurrección que adquiría entonces la categoría de nacional, en el sentido de que fue sustentada por el conjunto de la nación115, de ahí que aunque algún memorialista, caso de Rodríguez Busto, destacara la especial actividad de una zona concreta, lo hacía atendiendo más a su significación nacional que a su carácter particularista116.

  • 117 M. Pando Fernández de Pinedo, Vida política del Marqués de Miraflores, pp. 2-3.
  • 118 Joaquín Ignacio Mencos, conde de Guendulain, en sus Memorias, firmadas en octubre de 1871, recogía (...)

39Un esquema del levantamiento que llevaría a Alcalá Galiano en sus Recuerdos a contrarrestar las interpretaciones maniqueas que dividían a la población en un bando u otro según su talento o cultura, para finalmente subrayar su entidad prácticamente general, unánime y simultánea. Un movimiento que Manuel Pando consideraba como «principio de la guerra gloriosa de la independencia española», resultado de la general aversión a los invasores, y distinguido por un «ardor frenético que se apoderó del país»117. Esta misma imagen se proyectaría prácticamente en todas las memorias de la última época. Salvo alguna excepción118, memorialistas como Coroleu, Ramírez de las Casas Deza, Mesonero Romanos o García Blanco transmitían un concepto del conflicto significando su carácter general, unánime, nacional, heroico y patriótico, unos autores que escribían a muchos años de distancia de los acontecimientos y que indudablemente integrarían las interpretaciones colectivamente establecidas.

40En esencia, el momento desde el que se escribe condiciona los términos y la representación del pasado sobre el que se escribe, una circunstancia que afecta, en un sentido u otro, tanto a los textos más cercanos a los acontecimientos como a aquellos otros que se redactan a muchos años de distancia. Ahora bien, mientras los primeros testimonios, elaborados en momentos en los que aún se estaban definiendo los perfiles de su interpretación colectiva, mostraban una mayor variedad interpretativa, en cambio, conforme pasasen los años, las manifestaciones autobiográficas se ajustarían con mayor nitidez al discurso colectivo finalmente establecido. En consecuencia, no debe desdeñarse la significación que ejerce la reconstrucción colectiva sobre la escritura autobiográfica de tinte individual, circunstancia que no sólo aporta pistas certeras acerca del peso mismo de esos discursos colectivos entre el conjunto de la ciudadanía, sino también, en última instancia, sobre su grado de aceptación, reproducción y transmisión desde una perspectiva personal.

Bibliographie

Bibliografía

Alcalá Galiano, Antonio, Recuerdos de un anciano por el Excmo. Señor D. Antonio Alcalá Galiano, Madrid, Imprenta Central, 1878.

— Memorias de Don Antonio Alcalá Galiano publicadas por su hijo, Madrid, Imprenta de Enrique Rubiños, 1886, t. I.

— Apuntes para la biografía del Excelentísimo Señor Don Antonio Alcalá Galiano escritos por él mismo, en Obras escogidas de D. Antonio Alcalá Galiano, prólogo y edición de Jorge Campo, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (84), 1955.

Álvarez, Pedro Pablo, Manifiesto que en su defensa y en contestacion al que publicó una cabeza exaltada de la Villa de Castro Urdiales da a luz el Teniente Coronel del Regimiento de Usares de Iberia D. Pedro Pablo Alvarez, Gobernador que fue de aquella Plaza durante los sitios que sufrió hasta su abandono, Burgos, Imprenta de Navas, 1813.

Álvarez Junco, José, «La invención de la Guerra de la Independencia», Studia Historica - Historia Contemporánea, 12, 1994, pp. 75-99.

Andriani, Luis María, Memoria justificativa de la defensa de Sagunto en 1811 por el General Andriani en refutación de un pasage de la historia de la guerra de la Independencia de España que dio á luz de 1835 á 1837 el Excmo. Sr. Conde de Toreno, Madrid, Imprenta de don Eusebio Aguado, 1838.

Aragón Varo, Asunción, «La autobiografía: ¿ficción de la memoria?», Cuadernos de Ilustración y Romanticismo, 7, 1999, pp. 133-138.

Ayerbe, Marqués de, Memorias del marqués de Ayerbe sobre la estancia de Fernando VII en Valençay y el principio de la guerra de la Independencia, en Memorias de tiempos de Fernando VII, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (97), 1957.

Azanza, Miguel José, y Gonzalo O’Farrill, Memoria. Sobre los hechos que justifican su conducta política, desde marzo de 1808 hasta abril de 1814, en Memorias de tiempos de Fernando VII, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (97), 1957.

Bertrán de Lis, Vicente, Apuntes biográficos de don Vicente Bertran de Lis, o sea apéndice a los folletos titulados los gobiernos y los intereses materiales escritos por el mismo, Madrid, Establecimiento Tipográfico Militar de los Señores Mateo y Torrubia, 1852.

Blanco White, José María, Autobiografía de Blanco-White, ed. Antonio Garnica, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1988.

Caballé, Anna, «Memorias y autobiografías en España (siglos xix y xx)», Suplementos Anthropos, 29, 1991, pp. 143-169.

— Narcisos en tinta. Ensayo sobre la literatura autobiográfica en lengua castellana (siglos xix y xx), Madrid, Megazul, 1995.

Catani, Mauricio, «Algunas precisiones sobre el enfoque biográfico oral», Historia y Fuente Oral, 3, 1990, pp. 155-169.

Cevallos, Pedro, Exposición de los hechos y maquinaciones que han preparado la usurpación de la corona de España y los medios que el emperador de los franceses ha puesto en obra para realizarla. Por don Pedro Cevallos primer secretario de estado y del despacho de S.M.C. Fernando VII, en Memorias de tiempos de Fernando VII, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (97), 1957.

Constant, Anna, «La memoria y la construcción del género en la Catalunya del primer tercio del siglo xix: reflexiones a partir del estudio de aproximaciones biográficas de mujeres de Cerdanyola y Ripollet», en José Manuel Trujillano Sánchez (ed.), Historia y fuentes orales. Memoria y sociedad en la España contemporánea. Actas III Jornadas (Ávila, abril 1992), Ávila, Fundación Cultural Santa Teresa, 1997, pp. 127-137.

Copons y Navia, Francisco, Separación del mando en jefe del primer ejército, del Excmo. Señor General Don Francisco de Copons y Navia, en Memorias de los años de 1814 y 1820 al 24, escritas por el Teniente general Excmo. Señor Don Francisco de Copons y Navia, Conde de Tarifa, Caballero gran Cruz de la Real y distinguida Orden española de Cárlos III, y de la militar de San Fernando y San Hermenegildo. Las publica y las entrega á la historia su hijo Don Francisco de Copons, Navia y Asprer Coronel del arma de Caballería, Madrid, Imprenta y Litografía militar del Atlas, 1858.

Coroleu e Inglada, José, Memorias de un menestral de Barcelona (1792-1864), Barcelona, Tip. de Vanguardia, 1888.

Cuesta Bustillo, Josefina, Historia del presente, Madrid, Eudema, 1993.

— «De la memoria a la historia», en Alicia Alted Vigil (coord.), Entre el pasado y el presente. Historia y memoria, Madrid, Universidad Nacional de Educación a Distancia, 1996, pp. 55-89.

— «Memoria e historia. Un estado de la cuestión», Ayer, 32, 1998, pp. 203-225.

Durán López, Fernando, «La autobiografía como fuente histórica: problemas teóricos y metodológicos», Memoria y civilización, 5, 2002, pp. 153-187.

— «Fuentes autobiográficas españolas para el estudio de la Guerra de la Independencia», en Congreso Internacional. Fuentes documentales para el estudio de la Guerra de la Independencia, Pamplona, Ediciones Eunate, 2002, pp. 47-120.

Escaño, Antonio de, «Un relato de D. Antonio de Escaño sobre los sucesos de España (1808-1811)», Revista General de Marina, 160, 1961, pp. 315-332.

Escoiquiz, Juan de, Idea sencilla de las razones que motivaron el viaje del rey D. Fernando VII a Bayona en el mes de abril de 1808…, en Memorias de tiempos de Fernando VII, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (97), 1957.

— Memorias, en Memorias de tiempos de Fernando VII, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (97), 1957.

Espinet i Burunat, Francesc, «Cataluña 1888-1936 a través de las autobiografías», Anthropos, 125, 1991, pp. 65-71.

Espoz y Mina, Francisco, Memorias del General Don Francisco Espoz y Mina, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (146), 1962, t. I.

Fernández, James, «Textos autobiográficos españoles de los siglos xviii, xix y xx. Bibliografía», Anthropos, 125, 1991, pp. 20-23.

Fernández de Córdoba, Luis, Memoria justificativa que dirige a sus conciudadanos el General Cordova en vindicación de los cargos que por la prensa nacional y extrangera se han hecho a su conducta militar ó política en el mando de los ejércitos de operaciones y de reserva, París, Imprenta de Julio Didot Mayor, 1837.

Fernández Prieto, Celia, «De qué hablamos cuando hablamos de autobiografía», Quimera. Revista de literatura, 240, 2004, pp. 18-21.

Fontana, Joseph, «Franco y el franquismo a través de los libros de memorias», en José Manuel Trujillano Sánchez y José María Gago González (eds.), Historia y fuentes orales. Historia y memoria del Franquismo. Actas IVJornadas, Ávila, Octubre 1994, Fundación Cultural Santa Teresa, 1997, pp. 19-26.

García Blanco, Antonio María, Historia compendiada de una larga vida. Resumen de un siglo. Personas, cosas y sucesos que han pasado y yo he visto en el siglo xix (desde 1800, en que nací, hasta 1900, en que habré acabado ya). Anécdotas, paradojas, cuentos, sucedidos, vicisitudes, leyes y costumbres religiosas, políticas, familiares, sociales, públicas y privadas, naturales y preter ó sobrenaturales, maravillas, profecías dignas de saberse y llegar á noticia de todos los españoles, Osuna, Imprenta de M. Ledesma Vidal, 1887.

García de la Cuesta, Gregorio, Manifiesto que presenta á la Europa el Capitán General de los Reales Ejércitos Don Gregorio García de la Cuesta, sobre sus operaciones militares y políticas desde el mes de junio de 1808 hasta el día 12 de agosto de 1809 en que dejó el mando del egército de Extremadura, Palma de Mallorca, Imprenta de Miguel Domingo, 1811.

García de León Pizarro, José, Memorias de la vida del Excmo. Señor D. José García de León y Pizarro escritas por él mismo, Madrid, Est. Tipográfico Sucesores de Rivadeneyra, 1894.

Garciny, Ignacio, Quadro de la España, desde el reinado de Carlos IV. Memoria de la persecución que ha padecido el coronel don Ignacio Garciny, intendente del exercito y reyno de Aragon, del de Navarra, y provincia de Guipúzcoa, corregidor de la ciudad de Zaragoza, actual ministro el Consejo real de las órdenes, Valencia, Imprenta de D. Benito Monfort, 1811.

Garrido, Nicolás, Batalla de Bailén en 1808; copiada del propio original que escribió el coronel Garrido, en Jesús de Haro Malpesa, Guerra de la Independencia. Bailén 1808. Memorias y diarios, Ciudad Real, Valldum, 1999.

Girón, Pedro Agustín, Recuerdos (1778-1837), Pamplona, Universidad de Navarra, 1978.

González Arranz, Gregorio, Memorias del Alcalde de Roa don Gregorio González Arranz (1788-1840), ed. Sebastián Lazo [el volumen figura a su nombre], Madrid, Espasa-Calpe, 1935.

González de Echávarri y Vivanco, José María, Centenario de la campaña carlista. Zumalacárregui. Estudios críticos a la luz de documentos inéditos. Vivanco (Memorias de su vida militar) . Último periodo de la campaña (Expedición real - Proceso de Zaratiegui - El Convenio de Vergara y las Sociedades secretas), Valladolid, Imprenta y Librería Casa Martín, 1935.

González Mateo, Santiago, Vida trágica de D. Santiago González Mateo, Job del siglo xviii y xix (1809), introducción y notas de Javier Pérez Escohotado, Logroño, Instituto de Estudios Riojanos, 2001.

González Troyano, Alberto, «Avales para una lectura plural: Memoria, historia y ficción del Cádiz de las Cortes», Gades, 16, 1987, pp. 383-396.

Haro Malpesa, Jesús de, Guerra de la Independencia, Bailén 1808: memorias y diarios, Ciudad Real, Valldum, 1999.

Heredia, Narciso de, Escritos del Conde de Ofalia publicados por su nieto el Marqués de Heredia senador por derecho propio, Bilbao, Imp. y Enc. de la Sociedad Anónima La Propaganda, 1894.

Izquierdo Guerrero de Torres, José R., Recuerdos de mi vida, edición, introducción y notas de Fernando Durán López, Sevilla, Espuela de Plata, 2004.

Jovellanos, Gaspar Melchor de, Memoria en defensa de la Junta Central, t. I: Memoria, estudio preliminar y notas de José Miguel Caso González, Oviedo, Junta General del Principado de Asturias, 1992.

Kohan, Silvia Adela, De la autobiografía a la ficción. Entre la escritura autobiográfica y la novela, Barcelona, Grafein, 2000.

López Cepero, Manuel, Apunte autobiográfico, en «Del Deán López Cepero: apunte autógrafo y autobiográfico», Boletín de la Real Academia de la Historia, 171, 1974, pp. 453-477.

López de Fraga, Juan, El coronel de caballería Don Juan López de Fraga, manifiesta a V.M. el desempeño de las comisiones que los Generales de los exércitos pusieron á su cuidado el procedimiento de los pueblos y de varios individuos en subministrarle auxilios, sin los quales no podia haber cumplido con los deberes y finalmente hace ver á V.M. que los empleados á sus órdenes son acreedores por su constancia y adhesión á que se les premie, Madrid, Imprenta de Repullés, 1814.

Llauder, Manuel, Memorias documentadas del Teniente General Don Manuel Llauder Marqués del Valle de Ribas, en las que se aclaran sucesos importantes de la historia contemporánea, en que ha tenido parte el autor, Madrid, Imprenta de Don Ignacio Boix, 1844.

Llorente, Juan Antonio, Noticia biográfica (autobiografía), nota crítica de Antonio Márquez y bibliografía de Emil van der Vekene, Madrid, Taurus, 1982.

Marcén Letosa, Juan José, El manuscrito de Matías Calvo. Memorias de un monegrino durante la Guerra de la Independencia, Zaragoza, Mira Editores, 2000.

Martínez de Hervás, José, El marques de Almenara a su defensory a sus jueces en la causa intentada contra él por el agente de la Hacienda pública en 1813, y á que no ha podido responder hasta el año de 1820. Acompañando el primer escrito de su abogado D. Pedro Maria Cano, Madrid, Imprenta del Censor, 1820.

Mencos, Joaquín Ignacio, Memorias de Don Joaquín Ignacio Mencos, Conde de Guendulain. 1799-1882. Del manuscrito original que se conserva en el Archivo de los Condes de Guenduláin en Pamplona. Corregido y preparado para la edición por José María Iribarren, prólogo del conde de Rodezno, notas de José María Azcona, Pamplona, Editorial Aramburu, 1952.

Mesonero Romanos, Ramón de, Memorias de un setentón, Madrid, Ediciones La Librería, 1995.

Miguel, Jesús M. de, Auto/biografías, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas, 1996.

Moliner Prada, Antonio, Revolución burguesa y movimiento juntero en España. La acción de las juntas a través de la correspondencia diplomática y consular francesa (1808-1868), Lleida, Editorial Milenio, 1997.

Mor de Fuentes, José, Bosquejillo de la vida y escritos de D. José Mor de Fuentes, en Memorias del tiempo de Fernando VII, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (97), 1957.

Moral Villalobos, Juan Gabriel del, Las memorias de un alpujarreño: D. Juan Gabriel del Moral Villalobos entre Fondón y Berja (1796-1826), preámbulo de Valeriano Sánchez Ramos, Almería, Arráez, 1999.

Palafox y Melci, José de, Memorias, ed. Herminio Lafoz Rabaza, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, 1994.

Palafox y Melci, Luis R. de, Exposición de la conducta militar y patriótica del Teniente General Marqués de Lazán, y de las causas de su permanencia en Cádiz, Cádiz, Imprenta de la Viuda de Comes, 1811.

Pando Fernández de Pinedo, Manuel, Vida política del Marqués de Miraflores, individuo de la Real Academia de la Historia, escrito por él mismo, Madrid, Establecimiento Tipográfico de D. Eusebio Aguado, 1865.

Pérez Garzón, Juan Sisinio, «Los factores de desarrollo del republicanismo federal de 1808 a 1874», Cuadernos Republicanos, 54, 2004, pp. 15-41.

Posse, Juan Antonio, Memorias del cura liberal Don Juan Antonio Posse con su Discurso sobre la Constitución de 1812, ed. Richard Herr, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas - Siglo XXI, 1984.

Queipo de Llano, José María [conde de Toreno], Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles (64), 1953.

Quintana, Manuel José, Memoria sobre el proceso y prisión de Don Manuel José Quintana en 1814, en María Esther Martínez Quintero (ed.), Quintana revolucionario, Madrid, Narcea, 1972.

Ramírez de las Casas Deza, Luis María, Biografía y memorias especialmente literarias de Don Luis María Ramírez de las Casas Deza, entre los Arcades de Roma Ramilio Tartesiaco, individuo correspondiente de la Real Academia Española, prólogo de José Manuel Cuenca Toribio, Córdoba, Universidad de Córdoba, 1977.

Robin, Régine, «Literatura y biografía», Historia y Fuente oral, 1, 1989, pp. 69-85.

Rodríguez Busto, José, Apuntes biográficos de Don José Rodríguez Busto, con la relación de sus vicisitudes políticas, y el análisis crítico-legal de varios hechos importantes que le ocurrieron y de los que fue víctima durante algunos periodos de su vida y carrera pública, hasta el presente, Madrid, Imprenta de Julián Peña, 1856.

Rosenthal, Gabriele, «La estructura y la Gestalt de las autobiografías y sus consecuencias metodológicas», Historia y Fuente Oral, 5, 1991, pp. 105-110.

Rubert, Francisco, Sucinta relacion histórica de la carrera militar y política del brigadier don Francisco Rubert. Escrita por el mismo, Madrid, Imprenta de los señores Viuda de Jordan é Hijos, 1847.

Ruiz-Vargas, José María, «Claves de la memoria autobiográfica», en Celia Fernández Prieto y María Ángeles Hermosilla Álvarez (eds.), Autobiografía en España: un balance, Madrid, Visor, 2004, pp. 183-220.

— «La memoria autobiográfica y el problema de la fiabilidad de los recuerdos», Quimera. Revista de literatura, 240, 2004, pp. 27-30.

Saldaña Fernández, José: «Memoria colectiva y representación individual: las estructuras de poder de la Guerra de la Independencia ante sus protagonistas», en Justo Beramendi y María Xesús Baz, Memoria e Identidades. VII Congreso de la Asociación de Historia Contemporánea (Santiago de Compostela - Orense, 21-24 de septiembre de 2004), Santiago, 2004, pp. 2380-2411.

Sánchez-Blanco, Francisco, «La concepción del “yo” en las autobiografías españolas del siglo xix: de las “vidas” a las “memorias” y “recuerdos”«, AEPE [Asociación Europea de Profesores de Español], 29, 1983, pp. 39-46.

Santillán, Ramón de, Memorias (1808-1856), Madrid, Editorial Tecnos - Banco de España, 1996.

Sarasa, Juan Manuel, Vida y hechos militares del mariscal de campo Don Juan Manuel Sarasa narrados por él mismo, prólogo, notas y bibliografía de Jaime del Burgo, Pamplona, Real Cofradía del Gallico de San Cernin, 1952.

Sevilla, Rafael de, Memorias de un militar sacadas de un libro inedito y arregladas por Don José Perez Moris, Puerto Rico, Nueva Imprenta del Boletín, 1877.

Suengas Goenetxea, Aurora, «Los recuerdos autobiográficos», Anthropos, 189-190, 2000, pp. 168-176.

Uriarte y Landa, Joaquín, Manifiesto de D. Joaquin de Uriarte y Landa sobre su conducta política durante la dominación intrusa, fundado en los documentos que le acompañan por apéndice, Sevilla, Imprenta de la Viuda de Vázquez y Compañía, 1816.

Vargas Ponce, José de, Servicios de Cádiz desde MDCCCVIII á MDCCCXVI. Discurso que obtuvo el primer premio de los ofrecidos por la ciudad. Su autor el capitán de fragata don José de Vargas y Ponce, Cádiz, Imprenta de la Casa de Misericordia, 1818.

Villanueva, Joaquín Lorenzo, Vida literaria de D. Joaquín Lorenzo Villanueva, ed. Germán Ramírez Aledón, Alicante, Instituto de Cultura «Juan Gil-Albert», 1996.

Villanueva Vigil, José de, Manifiesto a la nación española de los servicios que hizo durante la dominación francesa, el patriota asturiano en Andalucia D. José de Villanueva Vigil, y las contestaciones con el Sr. Intendente de esta provincia D. Alvaro Florez Estrada, por haberle separado de Contador subdelegado de rentas nacionales del partido de Marchena, Sevilla, Imprenta del Setabiense, 1814.

Zuaznavar y Francia, José María de, Memorias para la vida de Don José María de Zuaznavar y Francia, individuo de las Reales Academias Española, de la de la Historia, y de la Greco-latina, por el mismo Zuaznavar, San Sebastián,

Notes

1 La crítica literaria ha diferenciado tradicionalmente entre autobiografías y memorias: las primeras pondrían su énfasis sobre aspectos relacionados con la personalidad, mientras que las memorias se inclinarían por los sucesos exteriores destacables. Aunque se trata de una distinción no exenta de problemas (como bien lo ponen de manifiesto los trabajos de Fernando Durán López), utilizaremos indistintamente ambos términos por carecer de interés esa singularidad en el actual análisis.

2 En estas cuestiones seguimos a F. Durán López, «La autobiografía como fuente histórica».

3 Síntesis que abordan esta cuestión desde la psicología de la memoria: A. Suengas Goenetxea, «Los recuerdos autobiográficos»; J. M. Ruiz-Vargas, «Claves de la memoria autobiográfica». La relación entre historia y memoria en J. Cuesta Bustillo, «Memoria e historia».

4 Ver de J. Cuesta Bustillo, Historia del presente; Id. «De la memoria a la historia» y «Memoria e historia»; R. Robin, «Literatura y biografía».

5 Cuesta Bustillo afirma que la memoria individual «constituye el soporte, producto y exponente primario tanto de las memorias colectivas como de la memoria social» (J. Cuesta Bustillo, Historia del presente, p. 42). Tampoco parece que se pueda esbozar una separación clara entre aquellas funciones atribuidas tradicionalmente a la memoria individual: A. Aragón Varo, «La autobiografía».

6 J. Cuesta Bustillo, «Memoria e historia», p. 206.

7 J. M. Ruiz-Vargas, «La memoria autobiográfica y el problema de la fiabilidad de los recuerdos».

8 «En la memoria no existe una representación ni única ni isomórfica de la experiencia original, sino que cada reconstrucción autobiográfica está determinada tanto por el pasado como por el presente»: J. M. Ruiz-Vargas, «Claves de la memoria autobiográfica», p. 205.

9 J. M. Ruiz-Vargas, «La memoria autobiográfica y el problema de la fiabilidad de los recuerdos», p. 29.

10 Para Catani, la diferencia entre la memoria —como registro— y el recuerdo estriba en que el primero hace referencia a la acumulación de datos, y como tal es considerado objetivo o al menos objetivado u objetivable; el recuerdo por el contrario es selección y reconstrucción: M. Catani, «Algunas precisiones sobre el enfoque biográfico oral».

11 En palabras de Fontana, los recuerdos no son «los restos desteñidos de una imagen fotográfica, sino una construcción que efectuamos a partir de fragmentos de conocimiento que ya eran, en su momento, interpretaciones de hechos y que, ahora, al volverlos a reunir, reinterpretamos a la luz de nuevos conocimientos y nuevos puntos de vista»: J. Fontana, «Franco y el franquismo a través de los libros de memorias», p. 22.

12 El olvido entra en el plano de los rasgos físicos, ya que responde principalmente a la erosión del tiempo o la imposibilidad de guardar la totalidad de sucesos. Por su parte, el silencio se desliza entre la ocultación y la omisión, dependiendo entonces plenamente de la voluntad personal y en todo caso, de elementos contextuales subjetivos. Los rasgos nostálgicos en ocasiones aproximan los recuerdos a un plano mitificado en cuanto a los temas, términos empleados y valoración de las propias experiencias. El cambio hace referencia a la sustitución o restitución, en el sentido de que una memoria puede ser materia de alimentación de otra: J. Cuesta Bustillo, «Memoria e historia», p. 207; Id. «De la memoria a la historia», pp. 63-65.

13 En palabras de Constant, «la memoria no es ahistórica, sino que, al estar ligada a la subjetividad, se estructura paralelamente al proceso de socialización de las personas y se va modificando en función del presente»: A. Constant, «La memoria y la construcción del género», p. 127.

14 Como Cuesta Bustillo expresa con nitidez, «es acumulativa en la medida en que cada experiencia humana se organiza en el eje de la temporalidad y de la sucesión, lo que permite hablar de una sedimentación y de una multiplicidad de memorias en reestructuración constante»: J. Cuesta Bustillo, Historia del presente, p. 45.

15 F. Espinet i Burunat, «Cataluña 1888-1936 a través de las autobiografías», p. 66.

16 «Las convenciones sociales de la escritura o del habla autobiográfica, el papel de la audiencia, los supuestos sobre el uso del lenguaje en las conversaciones, el ajuste del significado al contexto, y la relación social entre el hablante y su audiencia representan un conjunto de factores que determinan tanto la forma como el contenido de los recuerdos autobiográficos»: J. M. Ruiz-Vargas, «Claves de la memoria autobiográfica», p. 192.

17 Las autobiografías «no son complicaciones espontáneas e inocentes de recuerdos, sino relatos elaborados, sujetos a un guión compuesto con posterioridad», en el que el protagonista «necesita dar sentido al autorretrato y se ve forzado a inventar un personaje imaginario que vive su misma vida con coherencia»: J. Fontana, «Franco y el franquismo a través de los libros de memorias», pp. 24-25.

18 J. M. de Miguel, Auto/biografías, pp. 12y16; A. Aragón Varo: «La autobiografía», p. 134.

19 Para estas cuestiones: M. Catani, «Algunas precisiones sobre el enfoque biográfico oral», pp. 164-165; J. M. de Miguel, Auto/biografías, pp. 12-13.

20 Los recuerdos que básicamente constituyen el material autobiográfico decimonónico son los trascendentes o eminentes, aquellos que en gran medida se ajustan a la función social que se le asigna al texto, sorteando consecuentemente el plano de la más estricta individualidad. A. Caballé, «Memorias y autobiografías en España» y Narcisos en tinta; F. Sánchez-Blanco, «La concepción del “yo” en las autobiografías».

21 Sirvan como punto de partida las palabras de Silvia Adela Kohan cuando afirma que la autobiografía se cimienta «sobre la verdad biográfica, que es una verdad matizada de mentiras que de tanto repetírnoslas solemos considerarlas verdades», y que toda redacción autobiográfica «es mentirosa por ser escritura […], una mentira que puede resultar tanto o más verdadera que la realidad»: S. A. Kohan, De la autobiografía a la ficción, p. 28.

22 Ver C. Fernández Prieto, «De qué hablamos cuando hablamos de autobiografía»; F. Durán López, «La autobiografía como fuente histórica».

23 J. Fontana, «Franco y el franquismo a través de los libros de memorias», p. 25.

24 «El presunto género de la individualidad, de la autoexpresión del yo, tiende a reproducir vidas, actitudes y personalidades notablemente gregarias», de ahí que, «contra todo pronóstico, la verdad más útil de una autobiografía no suele residir en los individuos, sino en los colectivos»: F. Durán López, «La autobiografía como fuente histórica», pp. 178 y 183.

25 J. M. de Miguel, Auto/biografías, p. 41.

26 G. Rosenthal, «La estructura y la Gestalt de las autobiografías».

27 J. M. de Miguel, Auto/biografías, p. 84.

28 Durán López ha identificado una nómina de 114 autores. F. Durán López, «Fuentes autobiográficas españolas para el estudio de la Guerra de la Independencia».

29 Para evitar que el texto alcance una extensión excesiva, se ha optado por no incluir, salvo puntuales excepciones, las citas literales, aunque sí las referencias de localización (edición y número de página) que permitan cotejar las afirmaciones expresadas.

30 Como ejemplo podemos citar el escrito del Marqués de Ayerbe, que formaba parte del círculo de consejeros privados del rey Fernando, quien expresaba en momentos muy próximos a estos acontecimientos su nítida repulsa a las posiciones del Consejo de Castilla y de los restantes dirigentes oficiales (marqués de Ayerbe, Memorias, p. 241; el texto se interrumpe en enero de 1810 a consecuencia de la muerte de su autor). Sin embargo, no todos los escritos se mueven en estos parámetros. La complejidad de la guerra se revela claramente con Santiago González Mateo, clérigo afrancesado en cuyo escrito de 1809 mostraba una imagen ciertamente condescendiente con las nuevas autoridades josefinas: S. González Mateo, Vida trágica, p. 142.

31 Cevallos, que había acompañado a Fernando en su viaje a Bayona y ocupado posteriormente un ministerio con José, firmaba en septiembre de 1808 un escrito exculpatorio en el que sostenía, entre otros aspectos, la integridad de los componentes de la Asamblea de Bayona y del Consejo de Castilla. Una defensa trazada en términos colectivos pero que, para su conveniente desagravio, desviaba la culpa hacia ciertos miembros de la Junta de gobierno. En cualquier caso, el propio Cevallos consideraba que no había actuado contrariamente a la «heroica resistencia» y explicaba su ingreso en el gobierno josefino como solución repulsiva, aunque eficaz para abandonar el suelo francés: P. Cevallos, Exposición de los hechos, pp. 160-161y 165-170.

32 El caso de Ignacio Garciny fue particular ya que pudo rechazar el nombramiento que había obtenido de comisario regio del rey José, aunque no por ello sortearía el compromiso de exponer las circunstancias en la que esto se produjo. Esta incidencia condicionaría el tono de su discurso, distanciándolo de aquellos otros individuos que habían formado parte realmente de la nueva administración, expresándose así no sólo contrario al régimen josefino sino también hacia las mismas autoridades fernandinas. En cualquier caso, el áspero tono empleado no ocultaba una cierta indulgencia o, al menos, una voluntad de entendimiento y explicación sobre las circunstancias que rodearon a aquellos individuos: I. Garciny, Quadro de la España, pp. 19, 35, 57, 58, 144.

33 También se localizan por aquellas fechas escritos en un tono más testimonial que justificativo. El relato de Antonio de Escaño —ministro de Guerra y Marina y posteriormente miembro de la Regencia—, contenía los entresijos del gobierno de aquel momento, e incluía cierta crítica velada hacia algún componente de esas autoridades fernandinas (A. de Escaño, «Un relato de D. Antonio de Escaño sobre los sucesos de España»). Además, los escritos exculpatorios se verían compensados con otros de matiz acusatorio. José de Villanueva Vigil, que desempeñó distintas comisiones para la Junta Suprema de Sevilla, manifestaba en 1814 un nítido rechazo hacia aquellos que se habían aproximado a la nueva administración (J. de Villanueva Vigil, Manifiesto a la nación española, p. 7). En este sentido, la misma aprobación de unos implicaba la censura de otros. Cuando Juan López de Fraga manifestaba «su gratitud ácia aquellos inmortales varones, que inflexibles en sus deberes, abandonaron á los inciertos accidentes de la fortuna lo mas precioso de sus intereses», por oposición reprobaba la conducta de aquellos individuos que actuando racionalmente no se habían opuesto frontalmente a los franceses (J. López de Fraga, El coronel de caballería, p. 6).

34 Unos escritos en ocasiones motivados por procedimientos administrativos. Narciso de Heredia, en junio de 1814 y ante las sospechas de afrancesamiento, remitía un texto a la Junta de Purificaciones en el que explicaba, entre otros puntos, las circunstancias de su contacto con el ministro Azanza o su constante rechazo a los lisonjeros ofrecimientos de los invasores: N. de Heredia, Escritos del Conde de Ofalia, pp. 128 y 142-143.

35 J. de Escoiquiz, Idea sencilla, p. 190.

36 M. J. de Azanza y G. O’Farrill, Memoria, p. 340.

37 Joaquín de Uriarte y Landa, residente sevillano que se vio forzado a participar en el gobierno josefino a cargo de la administración civil de distintas zonas de Andalucía, conduciría su testimonio a un terreno práctico en el que defendía su comprometida colaboración como atenuante a los males de la conquista (J. Uriarte y Landa, Manifiesto, pp. 4, 9, 32). Juan Antonio Llorente, componente de la asamblea de españoles que juraron en Bayona al rey José, apelaba en su escrito publicado en París en 1818 al pragmatismo a la hora de defender su actuación, por cuanto consideraba ineficaz una lucha contra los franceses que sólo podría provocar mayores perjuicios a la patria, y donde llegaba incluso a combatir las acusaciones de traición atendiendo a la conducta interesada de aquellos individuos que extendían las críticas, dirigiendo en este sentido su argumentación hacia las posiciones contradictorias en las que se había movido el propio rey Fernando (J. A. Llorente, Noticia biográfica, pp. 115y 124-126). José Martínez de Hervás, marqués de Almenara, que había desempeñado importantes cargos en la administración josefina, desarrollaba en su discurso autobiográfico de 1820 una línea argumental análoga, ya que no sólo manifestaba su desconfianza inicial a las ventajas de la lucha armada, sino que igualmente defendía la actuación paliativa del conjunto de la nueva administración, resaltando a su vez la interesada conducta de aquellos que dirigían las acusaciones (J. Martínez de Hervás, El marques de Almenara, pp. 4, 9, 10, 33).

38 El liberal Quintana firmaba un texto a principios de 1818 en el que destacaba la desacertada actitud de las autoridades colaboracionistas (M. J. Quintana, Memoria sobre el proceso y prisión, pp. 50-51). El general Copons y Navia cargaba el peso de su crítica sobre los acompañantes de Fernando en su viaje a Bayona, principalmente sobre las figuras del Duque de San Carlos, Infantado y Escoiquiz, quienes habían demostrado estar dotados de escaso talento y «que no tenian los menores alcances en la carrera diplomática»: F. Copons y Navia, Separación del mando, pp. 30-32; fechado en marzo de 1818.

39 Como se aprecia en el texto de Francisco Copons, los escritos exculpatorios de esos individuos que se encontraron en Bayona tienen un alcance ciertamente limitado: «De todo este trájico suceso te instruirá el manifiesto que publicó el Secretario de Estado Cevallos […]; pero se hace un particular elogio de diferentes personas que compusieron aquella Asamblea, aunque no las nombra; yo estoy muy distante de disminuir el mérito que pudieron contraer, y solo califico los hechos públicos, pues no hubo ninguno que aparezca héroe; todos besaron la mano al usurpador […]. Su disculpa ha sido que la fuerza les hizo sucumbir temerosos de la ira del usurpador; disculpa pueril, pues los cubre de otra clase de ignominia que es la del miedo» (Separación del mando, pp. 34-35).

40 No obstante, un tono displicente conveniente para su vindicación personal pero que también contenía una cierta indulgencia hacia sus compañeros del Consejo (J. de Escoiquiz, Memorias, pp. 70-73 y 76). James Fernández sitúa en torno a 1820 la fecha de su escritura: J. Fernández, «Textos autobiográficos españoles».

41 El tono de las impugnaciones no resultaba, como cabe esperar, uniforme. El hidalgo alpujarreño Juan Gabriel del Moral responsabilizaba del «crítico» viaje a Bayona al «incauto Fernando», que «se hizo sordo» a los «verdaderos y filiales consejos» del pueblo de Vitoria (pp. 65-66), mientras censuraba abiertamente a aquellos «españoles indignos y malos cristianos, la mayor parte del primer orden de gentes, que unos por miedo, otros por debilidad, otros por codicia del dinero y de los empleos, y, los más, por vivir como herejes luteranos, francmasones y calvinistas como su nuevo Rey José» (p. 70) se habían aproximado a las nuevas autoridades: J. G. del Moral Villalobos, Las memorias de un alpujarreño. Escrito comenzado en 1815 pero continuado hasta mediados de la década siguiente: F. Durán López, «Fuentes autobiográficas españolas para el estudio de la Guerra de la Independencia», pp. 87-88.

42 Los ejemplos de los años veinte manifiestan esta tendencia. El político liberal Joaquín Lorenzo Villanueva expresaba en su escrito publicado en 1825, entre otros puntos, su rechazo al talante de aquellos consejeros que acompañaron al rey Fernando a Bayona, por las nefastas consecuencias que había provocado su negligente actuación (J. L. Villanueva, Vida literaria, p. 226). También el militar aragonés José de Palafox destacaba en sus Memorias —redactadas entre 1825 y 1835— las funestas secuelas que para la «noble y patriótica empresa» había tenido la conducta de aquellas autoridades fernandinas que no encabezaron el levantamiento: J. de Palafox y Melci, Memorias, pp. 53 y 56.

43 Pese al discurso justificativo de O’Farrill, el memorialista José María de Zuaznavar se desmarcaba de su conducta al afirmar que había frustrado «mas de una vez las esperanzas que concibieron mis ex-amigos O-Farrill y Mazarredo de llevarme á su partido» (J. M. de Zuaznavar y Francia, Memorias para la vida, p. 62). La figura de O’Farrill también adquiría un matiz negativo en la obra de Mor de Fuentes, aunque en lo que respecta a las autoridades, se mostraba condescendiente al menos con la actitud que adoptaron en la jornada del dos de mayo: J. Mor de Fuentes, Bosquejillo de la vida y escritos, pp. 385 y 387.

44 El diplomático José García de León Pizarro manifestaba en sus memorias elaboradas a comienzos de los años treinta una firme censura tanto de los individuos que habían acompañado al rey a Bayona como de aquellas instituciones gubernativas que se habían quedado en la Península. Ahora bien, en su crítica a un «Gobierno torpe e inmoral» y a un «desacreditado y marchito Consejo de Castilla» analizaría el papel desempeñado por personajes como Cevallos, Urquijo, Azanza o Cabarrús, y donde puede constatarse no sólo el alcance de los escritos exculpatorios publicados tras el conflicto, sino en última instancia el peso de esos discursos en la interpretación colectiva por entonces trazada, ya que en cierta concordancia con la argumentación afrancesada, expresaba que «todos éstos seguían al intruso, no por afecto, sino por la convicción de no ser posible otra cosa, y de que la España podía mejorarse por el influjo de la ilustración francesa», aunque inmediatamente puntualizaría que «después ya formaron un partido animado de un espíritu más ó menos criminal por la desesperación» (pp. 235-236): J. García de León Pizarro, Memorias de la vida, pp. 229-239 y 241.

45 En su relato sobre la reconvención de la que fue objeto por parte de otro eclesiástico poco antes del levantamiento por alterar el ánimo frente a los franceses, establecería la identificación entre prudencia-cobardía-afrancesamiento: J. A. Posse, Memorias del cura liberal, pp. 109 y 123-124.

46 A. González Troyano, «Avales para una lectura plural», p. 387; J. Álvarez Junco, «La invención de la Guerra de la Independencia», p. 84.

47 Respecto al comportamiento de las autoridades fernandinas, disculpaba la actitud de los primeros momentos —no así de aquellos que habían acompañado a Fernando a Bayona—, aunque agudizaría su crítica con respecto a las conductas desarrolladas tras los «grandes y gloriosos levantamientos»: J. M. Queipo de Llano, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, pp. 41, 43, 127.

48 «[…] por eso se perdieron las dos batallas de María y Belchite, y con ellas si no hubiera sido el carácter singular de los españoles, las esperanzas de continuar una guerra tan desigual, pues en ellas se perdió el único Ejército con que se contaba en el centro de la Nación»: J. M. González de Echávarri y Vivanco, Centenario de la campaña carlista, p. 76.

49 El conde de Toreno calificaba de atolondrado al general Andriani, gobernador de Sagunto, por haber entregado prematuramente a los franceses dicha fortaleza. Una acusación que en cierta manera se acercaba a aquellas que se habían propinado contra los mismos afrancesados, y que, consecuentemente, Andriani respondería en términos parecidos a los argüidos por estos, alegando no sólo la imposibilidad de continuar la resistencia, sino también los menores perjuicios que su decisión trajo para la población: L. M. Andriani, Memoria justificativa, pp. 33 y 56-57.

50 Haro Malpesa sitúa hacia 1832 —lo infiere de una referencia poco clara que recoge el texto— la redacción de la memoria de Nicolás Garrido, en la que reprobaba la actitud radical del pueblo (N. Garrido, Batalla de Bailén, pp. 49-50; en J. de Haro Malpesa, Guerra de la Independencia). En 1844 publicaba sus Memorias el militar absolutista Manuel Llauder, quien en las cinco páginas que dedica a la guerra, mostraba también nítidamente su rechazo hacia el radicalismo del pueblo (M. Llauder, Memorias documentadas, pp. 7-8).

51 Un autor moderado como Alcalá Galiano manifestaba en sus Memorias que a pesar de la reprensible conducta de estos afrancesados, ello no era óbice para justificar las «sanguinarias violencias populares» de la que fueron objeto (A. Alcalá Galiano, Memorias, p. 201). Según Caballé, las Memorias fueron pensadas y escritas entre 1847 y 1849 (A. Caballé, «Memorias y autobiografías en España», p. 157). Sin embargo, si seguimos la secuencia lógica de sus obras autobiográficas, que según parece, comenzaría con sus Apuntes a modo de sucinto guión, las Memorias serían posteriores a 1850, por cuanto en sus Apuntes establece el mes de abril de ese año como la fecha de su realización: A. Alcalá Galiano, Apuntes para la biografía.

52 El militar portuense Rafael de Sevilla condenaba en su escrito autobiográfico la brutalidad del pueblo hacia aquellos personajes acusados de afrancesados. (R. de Sevilla, Memorias de un militar, pp. 34-36, obra impresa por vez primera en 1877, algunos años después de la muerte de su autor). El primer editor mutiló el original al considerarlo muy extenso, interrumpiéndolo en 1821. Ahora bien, si atendemos a lo que este editor comenta («empezaremos donde él empieza, pero concluiremos mucho antes que él»), y a la fecha de su muerte (1856), se puede intuir que se elaboraría hacia mediados de siglo.

53 Por entonces, el liberal valenciano Vicente Bertrán de Lis publicaba una obra autobiográfica pensada principalmente para contrarrestar las ideas socialistas que defendían una organización social sustentada en la igualdad de clases, y en la que continuamente certificaba la desconfianza hacia el pueblo. De hecho, destacaba los sacrificios del pueblo español durante la guerra, pero censuraba su radicalismo y apostaba firmemente por la contención social. En cuanto a los afrancesados, hacía hincapié más en su indolencia y pragmatismo que en su falta de patriotismo. Unas palabras que podrían ser interpretadas como una tímida redención de estos individuos afrancesados, ya que como afirmaba, «sea lo que fuere, no puede negarse que, cuál mas cuál menos, todos nuestros partidos y nuestros hombres de Estado han cometido errores; y á decir verdad, entre esos hombres los hay tan recomendables por sus virtudes privadas y públicas, que á pesar de ser grandes las faltas de su vida política conservan justamente su buen nombre» (pp. 62-63): V. Bertrán de Lis, Apuntes biográficos, pp. 3-5, 13, 15-16, 25.

54 Apuntaba entonces que «me es imposible […] dejar de escribir unos pocos renglones […] para esclarecer un hecho que ha querido explotar en mi daño un individuo resentido conmigo, aunque sin razon, aspirando á empañar mi nombre con la nota de afrancesado, que se dio en 1808 y después á los que abrazaron y siguieron voluntariamente en aquella triste época la causa de los invasores». No obstante, una explicación en la que no ocultaba los contactos entablados con individuos que formaban parte de la administración josefina, unas relaciones que ya no implicaban automáticamente la reprobación de ambas partes: M. Pando Fernández de Pinedo, Vida política del Marqués de Miraflores, p. 2.

55 R. de Mesonero Romanos, Memorias de un setentón.

56 Opiniones particularmente parejas a las expresadas por el conde de Toreno y convenientemente desarrolladas por la producción posterior. No en vano, el propio Mesonero Romanos apuntaba que «todo el mundo sabe cómo y en qué proporciones tan inmensas estalló aquel movimiento en la mañana del siguiente dia 2, y la Historia lo ha reproducido hasta en sus más mínimos detalles. Especialmente el Conde de Toreno, testigo presencial y activo en aquella heroica jornada, la pinta con sentida animación»: ibid., p. 39.

57 No sólo desaprobaba la actitud de los «míseros consejeros» que habían acompañado a Fernando a Bayona, sino que también expresaba su oposición a la postura indolente adoptada por la Junta de gobierno y el Consejo de Castilla (ibid., pp. 38, 48, 52). Una crítica que se proyectaría, pues, en términos patrióticos y bajo premisas de carácter moderado, en el sentido de que no sólo censuraba su inmovilismo en cuanto a la resistencia, sino también no haber garantizado el orden y armonía social, animando ciertos atropellos o «deplorables demasías […] contra los que, ó por mala apreciación de los medios de resistencia, ó por miedo, ó por cálculo, se habian adherido á la causa francesa»: ibid., p. 52.

58 Ibid., p. 53.

59 Por aquellas fechas, Luis María Ramírez de las Casas Deza, académico cordobés nacido en 1802, arremetía, aunque veladamente, contra aquella argumentación que aducían los afrancesados referente a la desconfianza general en poder contrarrestar la conquista francesa, por cuanto señalaba que «establecido el gobierno francés en Córdoba, secuestró los bienes de los emigrados y entre ellos a mi tío […] mi padre compró todos los muebles suponiendo que no tardaría en volver, lo que prueba la gran confianza que se tenía generalmente de sacudir el yugo francés»: L. M. Ramírez de las Casas Deza, Biografía y memorias, p. 17.

60 Con «entusiasmo […] todos los pueblos unánimemente y con un impulso sobrenatural, espontáneo y enérgico, iban respondiendo al heroico grito lanzado el 2 de Mayo por el pueblo de Madrid»: R. de Mesonero Romanos, Memorias de un setentón, p. 50.

61 Consideraba que con la instalación de las Juntas provinciales «nunca han estado las pasiones más acaloradas; nunca se ha visto reinar más el espíritu de provincia y de partido» (p. 241), hecho que imposibilitaba lo primordial, la expulsión efectiva del enemigo. En su opinión, cada provincia procuraba ser reconocida como la primera en haberse levantado contra los franceses, no faltando incluso aquellas que pretendieron instituirse como soberanas, lo que provocaría «los males consiguientes a la anarquía»: Marqués de Ayerbe, Memorias, p. 249.

62 El general Gregorio García de la Cuesta admitía en torno a 1811 que «en aquella época […] cada provincia se gobernaba con absoluta independencia de las demas» (p. 24), aunque resaltaba tanto las ventajas de la instalación de ciertas juntas como los errores y turbulencias en la actuación de otras: G. García de la Cuesta, Manifiesto que presenta á la Europa, pp. 4, 6, 7, 12, 13.

63 Manifestaba una cierta consideración hacia unos poderes que gracias a las extremas circunstancias del momento no habían podido concertar sus acciones y ejercer una legítima autoridad de forma común, destacando además su complejo carácter según predominase el «espíritu de facción» o el «bien público». No obstante, un juicio que no ocultaba las contrariedades de las medidas de gobierno adoptadas, por lo que celebraría la constitución de una autoridad central ante la «desunion y anarquía, que seria el mayor de todos los males imaginables»: I. Garciny, Quadro de la España, pp. 27-28y31.

64 Pese a reconocer los importantes beneficios que había proporcionado el sistema defensivo establecido por estas juntas, también calificaba de anárquica la situación de aquellos primeros momentos de la insurrección. A. de Escaño, «Un relato de D. Antonio de Escaño sobre los sucesos de España», pp. 319-320.

65 El escritor y marino José de Vargas Ponce destacaba que las juntas provinciales actuaron imprudentemente y «estuvieron para desunir un todo por desgracia ya sin el vínculo de la unidad, sin el centro en que obraba con absoluto poder». Una crítica al sistema de autoridades provinciales establecido en los primeros momentos del conflicto que sin embargo contenía un tono apologético y adulador hacia la Junta Superior de Cádiz, institución de creación posterior a la que reconocía el acierto de haber contrarrestado los males de la anarquía (J. de Vargas Ponce, Servicios de Cádiz, pp. 11, 34, 39). Esta obra obtuvo el primer premio en el concurso que se abrió en 1816 para resaltar los servicios de Cádiz durante la guerra, con lo que al lógico tono apologético añade un matiz individual derivado de sus propios recuerdos.

66 En la argumentación esgrimida por Quintana para destacar las ventajas de la autoridad central señalaba su protagonismo a la hora de neutralizar el desconcierto que caracterizaba los primeros momentos de instauración de las Juntas provinciales: M. J. Quintana, Memoria sobre el proceso y prisión, p. 59.

67 Su tono resultaba más comedido, destacando el papel militar que había desempeñado individualmente cada provincia, aunque señalaba la inconveniencia de continuar en esas circunstancias, sin responder a un mando central, ya que cada ejército obedecía únicamente a su respectiva junta provincial que detentaba el poder absoluto en su particular espacio geográfico: F. Copons y Navia, Separación del mando, p. 36.

68 Colaboró activamente con la Junta Suprema de Sevilla, y calificaba a sus componentes como «beneméritos individuos» que detentaban «sagrados derechos»: J. de Villanueva Vigil, Manifiesto a la nación española, pp. 5-7.

69 Como coronel de caballería, desempeñó distintas comisiones en Castilla, León y Galicia, entablando fluidos contactos con determinadas juntas, por lo que aprobaba la conducta de determinados componentes, y por extensión, la de esas mismas autoridades: J. López de Fraga, El coronel de caballería, pp. 9-11.

70 Había sido vocal de la Junta de Sevilla en los primeros momentos —con posterioridad se vería instado a participar en la administración josefina— y emitía un juicio desapasionado de la misma, centrado más en destacar su actuación patriótica y garante del orden —aportando así elementos para su propia exculpación— que en juzgar el particular sistema de gobierno: J. Uriarte y Landa, Manifiesto, p. 4.

71 Para el liberal Villanueva todas las juntas supremas contaban con un mismo espíritu entusiasta que contribuyó sustancialmente a la victoria final (J.L. Villanueva, Vida literaria, pp. 233-234). El hidalgo Juan Gabriel del Moral afirmaba que «cuasi en un momento se sublevó en masa toda la nación», por lo que «todo en seguida y sin pérdida de un día, en todas las ciudades cabezas de provincia, se instalaron unas Juntas, compuestas de hombres doctos y de la mejor nota de buenos españoles», las cuales «se abrogaron la autoridad real, para gobernar por sí en todo y por todo», resaltando en este sentido sus, no exentas de contrariedades, iniciativas militares: J.G. del Moral Villalobos, Las memorias de un alpujarreño, pp. 69-70.

72 Palafox no enjuiciaría directamente a estas juntas provinciales, aunque destacaba el entusiasmo demostrado entonces por todas las provincias (J. de Palafox y Melci, Memorias, p. 32). En los años treinta elaboraba Francisco Espoz y Mina —guerrillero asimilado posteriormente como militar del ejército regular— unas Memorias en términos ciertamente patrióticos, donde reconocía los sacrificios defensivos que se estaban produciendo en todas las provincias, y se refería a sus autoridades como «aquellas notables juntas de provincia que se reconocían en muchos puntos de la nación» (F. Espoz y Mina, Memorias, pp. 25, 34). Hacia 1836 se concluía y publicaba el texto autobiográfico de Izquierdo Guerrero de Torres, donde trazaba un relato personal de tono poco heroico, aunque en lo que respecta a las juntas provinciales se acercaba a la imagen complaciente que imperaba en los discursos patrióticos, insistiendo en las ventajas defensivas de su erección: J. R. Izquierdo Guerrero de Torres, Recuerdos de mi vida, pp. 102-103.

73 Nicolás Garrido en su memoria —cuyos juicios resultaban más propios de un contexto posterior que de principios de los años treinta— censuraba la composición y actuación de esos poderes provinciales, aunque resaltaba su papel en la contención de la anarquía y la revolución: N. Garrido, Batalla de Bailén, p. 51.

74 El militar guipuzcoano Pedro Agustín Girón, marqués de las Amarillas, centraba el acento en el patriotismo que «inflamaba todos los pechos españoles», aunque ello no impedía censurar a algunos de los «ignorantes» componentes de la «Soberana interina» Junta de Sevilla (P. A. Girón, Recuerdos, pp. 216, 231). Girón comienza su escritura en 1830, pero tras un paréntesis, retoma la tarea en 1835. Desde posiciones distintas partía el clérigo sevillano José María Blanco White, quien mostraba en su autobiografía —escrita desde su retiro británico entre 1830 y 1832, si bien realizaría puntuales correcciones hasta poco antes de su muerte en 1841— un tono patriótico más templado, aunque coincidía con el anterior autor en transmitir una imagen poco indulgente de ciertos miembros de la Junta de Sevilla, a los que equiparaba con lo más ignominioso e infructuoso de la ciudad: J. M. Blanco White, Autobiografía, pp. 186-187.

75 José García de León Pizarro entendía que después de la primera victoria contra los franceses, «el espíritu de desunión empezó a frustrar el fruto de la victoria», por cuanto «cada Junta Provincial quería ser y mandar como soberana» (J. García de León Pizarro, Memorias de la vida, p. 241). Por su parte, Juan Antonio Posse dibujaba también un panorama desalentador en el que «la avaricia y ambición de ambas Juntas, ocupaban a los españoles y los llenaban de horrores y de crímenes», resaltando además el nepotismo del momento, ya que «se colocó en los empleos civiles y militares a los que tenían de ambas partes más empeños, más descaro, y muy raras veces a los que tenían más talentos y más virtudes» (J. A. Posse, Memorias del cura liberal, p. 116).

76 En 1848 componía Manuel López Cepero su breve Apunte en tercera persona, en el que trataría muy someramente sobre el conflicto, aunque subrayaba su patriotismo y su destacado protagonismo en la formación de la Junta de Sevilla, con lo que, si bien no de manera directa, aprobaba la actuación de dicha autoridad provincial: M. López Cepero, Apunte autobiográfico, p. 462.

77 Pese a la crítica («agregado incoherente y sobrado numeroso de individuos»), justificaba la validez del sistema acéfalo por su utilidad desde el punto de vista defensivo y militar, y por su actuación política tendente a la reforma y mejoramiento del país: J. M. Queipo de Llano, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, p. 79.

78 Ibid., p. 134.

79 En este contexto se explica que Rafael de Sevilla, aún reconociendo que el levantamiento había sido general en todas las provincias de España, sortease en cambio analizar el papel de esas autoridades que surgieron en las distintas regiones (R. de Sevilla, Memorias de un militar, p. 34). De la misma manera, Bertrán de Lis, quien había participado inicialmente en la formación de la Junta de Valencia, de la que fue vocal, destacaba no obstante su protagonismo en la misma como garante del orden, y con posterioridad, en la fricción surgida entre la Junta valenciana y la Central se ponía sorprendentemente de lado de esta última, persuadiendo a sus compañeros junteros para que obedecieran a aquella autoridad que poseía el mando supremo: V. Bertrán de Lis, Apuntes biográficos, pp. 15, 45.

80 A. Alcalá Galiano, Memorias, p. 200. A principios de los sesenta, y sobre la base de sus hasta entonces inéditas Memorias, elaboraría los Recuerdos de un anciano, un texto centrado en cuestiones anecdóticas y costumbristas pero donde también transmitía esa imagen desfavorable de las autoridades provinciales: A. Alcalá Galiano, Recuerdos de un anciano, pp. 96 y 101.

81 Primer gobernador del Banco de España, que en la guerra había desempeñado el cargo de ayudante de campo en el regimiento del cura Merino, defendía el papel de la Junta de Burgos, principalmente ante la necesidad de reconocer una autoridad en aquella región en un momento en que el gobierno central estaba refugiado en Cádiz, y en la que destacaba el patriotismo y desinterés personal mostrado por sus integrantes, quienes en ningún momento se habían movido por impulsos particularistas sino por intereses colectivos: R. de Santillán, Memorias, pp. 61, 70, 72.

82 Político asturiano que destacaba tanto su pertenencia a la Junta del concejo de Carreño como la fortuna de la reunión de la Junta General del Principado, aunque sin aludir prácticamente a la autoridad central: J. Rodríguez Busto, Apuntes biográficos, pp. 15-16.

83 «[…] dichos asturianos, obrando con el mayor desprendimiento y patriotismo, han preferido renunciar tan caros privilegios, que se pierden en la oscuridad de los tiempos, con el objeto de no distinguirse de las demás provincias que componen esta gran nacion, para ser todos iguales y formar con ellas una parte integrante y comun de la misma, sin distinción particular entre sí, que es la que siempre turba la felicidad del estado y mantiene la discordia y los celos entre los hijos de una misma patria […]. Así se evitarían celos, discordias y disputas, á la verdad, muy impertinentes, entre los que forman una sola, y nos preciamos de ser españoles y hermanos, y deseamos la union, que es la que dá la fuerza, debiendo unos y otros regirnos y gobernarnos por unas mismas leyes comunes y generales, sin la menor distincion ni diferencia»: ibid.

84 R. de Mesonero Romanos, Memorias de un setentón, pp. 51-52.

85 Para estas cuestiones: J. S. Pérez Garzón, «Los factores de desarrollo del republicanismo federal».

86 «Como mi propósito se reduce a apuntar sucintamente los hechos de más bulto que he presenciado en Barcelona, omito las heroicidades que en aquel tiempo se hacían fuera de ella para sacudir el yugo extranjero. Era, en verdad, maravilloso lo que hacía el pueblo español, falto de rey y como constituido en república. — Es una federación como Suiza, decía a esto mi padre»: J. Coroleu e Inglada, Memorias de un menestral, p. 85. Sobre su primera publicación en 1868, véase J. Fernández, «Textos autobiográficos españoles», p. 21.

87 P. Cevallos, Exposición de lo hechos, pp. 167, 171.

88 El marqués de Ayerbe celebraba que «nada más halagüeño a los ojos de un verdadero español y vasallo amante de su rey, que el cuadro de esperanzas que la España presentaba» con la instalación de la Junta Central, de la que destacaba su carácter conciliador y su interés por impulsar la resistencia, aunque denunciaba que estaba descuidando la faceta militar y rechazaba abiertamente el giro político que habían tomado los acontecimientos (Marqués de Ayerbe, Memorias, pp. 258-260 y 263). También Gregorio García de la Cuesta defendía la unión como medio eficaz para resistir al enemigo, aunque discrepaba del esquema gubernativo y de sus medidas de gobierno (G. García de la Cuesta, Manifiesto que presenta á la Europa, pp. 21, 24). Tampoco parece que Ignacio Garciny comulgase plenamente con un gobierno central en los términos que finalmente se impusieron, carente de la suficiente autoridad frente a las provinciales, y cuyas desafortunadas medidas de gobierno y la ambición de sus componentes habían acarreado la desconfianza y descrédito general: I. Garciny, Quadro de la España, pp. 31, 139, 152.

89 Al poco de la disgregación de la Junta aparecía la obra de Jovellanos, quien como integrante de la Central se había sentido agraviado por el desprestigio y trato recibido desde la disolución de ese cuerpo, intentaba contrarrestar las calumnias de las que había sido objeto resaltando, entre otras cuestiones, los beneficios de la actuación de la nueva autoridad o sus acertadas medidas en los momentos más delicados: G. M. de Jovellanos, Memoria en defensa de la Junta Central, pp. 20-23.

90 En más de una ocasión se dirigía a la autoridad central en los términos de «Supremo Gobierno», y pese a sufrir un arresto por orden de la misma y ser apartado de la vida militar, no incluía en su defensa el ataque a dicha institución central, sino que por el contrario, mantuvo la voluntad de no reprochar la postura del gobierno. En cualquier caso, una voluntad aparente porque la simple exposición de los hechos estaba subrayando, aunque fuese veladamente, la actitud parcial del poder estatal: L. R. de Palafox y Melci, Exposición de la conducta militar y patriótica, p. 10.

91 Se había encargado del ministerio de Guerra y Marina a instancia de la Junta Central, y relataba, aunque en un tono ciertamente desapasionado que incluía también algunas contrariedades, las excelencias de la nueva autoridad central, recalcando la situación anárquica anterior a su erección, las dificultades de sus comienzos, su activo compromiso con la organización del Estado siguiendo los dictámenes del propio rey Fernando, e incidiendo finalmente en los despropósitos de su disolución: A. de Escaño, «Un relato de D. Antonio de Escaño sobre los sucesos de España», pp. 320, 324, 325.

92 Interesado principalmente en relatar su proximidad y connivencia con la Junta Suprema de Sevilla, recogía en cambio los últimos momentos de la Central, circunstancia en la que defendió a sus «dignos representantes» de manos de la sublevación popular: J. de Villanueva Vigil, Manifiesto a la nación española, pp. 6-7.

93 Tales fueron los casos del coronel de caballería Juan López de Fraga, que de manera un tanto colateral incluía alguna referencia al gobierno central (J. López de Fraga, El coronel de caballería, pp. 7, 35), o del conde de Ofalia, quien en su relato exculpatorio para la Junta de Purificaciones se interesaba por destacar su continua vinculación con la Junta Central (N. de Heredia, Escritos del Conde de Ofalia, p. 125).

94 Quintana desarrollaba una significativa defensa de la nueva autoridad no sólo por su propia situación personal, sino también por las ventajas gubernativas del mismo sistema, por su papel en la contención de las disputas internas y de la anarquía (M. J. Quintana, Memoria sobre el proceso y prisión, pp. 68, 69, 74, 75). Villanueva, ya en la siguiente década, destacaba la voluntad general y uniforme de la Junta, y subrayaba sus provechosas implicaciones de gobierno: J. L. Villanueva, Vida literaria, pp. 234, 236, 237.

95 La preocupación de Vargas Ponce residía en subrayar el protagonismo de Cádiz durante el conflicto, por lo que ponía el acento en el crítico momento en el que se produjo la entrada del gobierno en la ciudad, coincidente por lo demás con los últimos momentos de la Central. En este sentido, y en comparación con su opinión acerca de las juntas provinciales, mostraba un dictamen más sereno de la autoridad central, aunque no exento de contrastes, en el que señalaba, entre otras cuestiones, los excesos y limitaciones de su gobierno o la crítica situación que produjo su desaparición (J. de Vargas Ponce, Servicios de Cádiz, pp. 13, 14, 19, 39, 40). Unas contrariedades que llevarían al general Copons a manifestar, siempre en un tono ponderado, que esa autoridad central resultante de la convergencia entre las provinciales «tuvo vicisitudes como las tienen todos los gobiernos»: F. Copons y Navia, Separación del mando, p. 36.

96 Juan Gabriel del Moral señalaba —con algunas imprecisiones— las ventajas defensivas de la Central, aunque desaprobaba otras prácticas que si no se promovieron al menos se toleraron bajo su mandato —caso de la libertad de imprenta—, y dibujaba además un incierto panorama interno donde había triunfado el manejoyla intriga entre sus mismos miembros (J. G. del Moral Villalobos, Las memorias de un alpujarreño, pp. 72, 73, 76). Palafox también defendía entonces la conveniencia de un gobierno central pero en unos términos distintos a los que finalmente triunfaron, y se mostraba además contrario a sus operaciones: J. de Palafox y Melci, Memorias, pp. 67-68.

97 José García de León Pizarro admitía que «la nación reclamaba un gobierno Central», si bien propinaba duras críticas al esquema institucional que finalmente se impuso, tanto a sus componentes como por sus mismas acciones de gobierno. En cualquier caso, una acritud demostrada en diferentes partes de su texto, pero que finalmente contemplaba una limitada indulgencia por cuanto afirmaba que la Central había concluido «en un descrédito muy superior á su merecimiento» (J. García de León Pizarro, Memorias de la vida, pp. 241-246, 252, 262, 274, 277, 283). En una línea similar se expresaba Pedro Agustín Girón, quien reprobaba a la autoridad central no sólo por su composición, sino principalmente por sus decisiones en el campo militar (P. A. Girón, Recuerdos, pp. 241, 284). En cambio, Blanco White, más preocupado por los asuntos políticos, censuraba la conducta de unos «hombres egoístas e imbéciles» que se oponían a la convocatoria de unas «Cortes españolas» como «cuerpo efectivo de gobierno»: J. M. Blanco White, Autobiografía, pp. 194-195.

98 En su obra defendía un esquema basado en la unanimidad y el patriotismo, de modo que, por una parte, transmitía una imagen indulgente de los poderes provinciales, y por otra, subrayaba aquellos aspectos de la Junta Central relacionados con la unidad y estabilidad nacional. No obstante, también objetaba la gestión de la Junta en los primeros momentos, aunque intentaba amortiguar su crítica atendiendo al lamentable contexto general. En cualquier caso, pese a los vicios de su actividad y de su cuestionable conducta, celebraba finalmente sus ocupaciones políticas y militares, transmitiendo así una imagen ciertamente complaciente de esa estructura de poder: J. M. Queipo de Llano, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, pp. 128, 131, 134, 135, 243.

99 Describía someramente la instalación de la Junta Central y sus distintas medidas de gobierno, un relato en el que obviaba las contradicciones de su gestión: J. R. Izquierdo Guerrero de Torres, Recuerdos de mi vida, pp. 104, 109-110.

100 A. Alcalá Galiano, Memorias, pp. 210, 239.

101 Bertrán de Lis, que había formado parte de la Junta de Valencia, en la disputa que enfrentaría a esta provincial con la Central defendería los principios de esta última, inclinando a sus compañeros para que le siguiesen en sus dictados, por cuanto había comprendido que «todo dependia de la union de la autoridad y del mando supremo de una sola»: V. Bertrán de Lis, Apuntes biográficos, p. 45.

102 Por entonces, Ramón de Santillán y Alcalá Galiano se dirigían a la Junta en los términos de Gobierno: R. de Santillán, Memorias, p. 54;A. Alcalá Galiano, Recuerdos de un anciano, p. 106.

103 Manuel Pando agregaría la calificación de «nacional» (M. Pando Fernández de Pinedo, Vida política del Marqués de Miraflores, p. 3), y Luis María Ramírez añadiría —refiriéndose a un momento posterior— el título de «español». Este último autor, que contaba en la guerra con pocos años, no aludía directamente a las instituciones políticas, aunque en distintas ocasiones haría referencia al concepto «gobierno español»: L. M. Ramírez de las Casas Deza, Biografíay memorias, pp. 18, 24.

104 «[…] para regularizar la resistencia, para crear un Gobierno superior, que asumiese el poder y la responsabilidad, diseminados hasta entonces en las Juntas provinciales, se formó la Suprema central […], figurando en ella nombres tan respetables y queridos como los de Floridablanca, Jovellanos, Garay, Campo-Sagrado y otros, y a la que más tarde o más temprano hubieron de acatar las Juntas provinciales y sus tropas y caudillos respectivos»: R. de Mesonero Romanos, Memorias de un setentón, p. 62.

105 «[…] dio el dia 4 de Mayo el célebre decreto de Valencia, aboliendo la Constitucion que le había salvado y mandando ir á Madrid las disueltas Córtes, y encausar á los más distinguidos diputados: Argüelles, Calatrava, Muñoz Torrero, Martinez Marina, Espiga y Gadea, Toreno y González (D. Antonio), los Villanuevas, Martinez de la Rosa, la Regencia entera, la Junta Suprema del Reino, la Junta Suprema de Censura, los patriotas más esclarecidos y beneméritos, todos los hombres de bien del reino entraron en los más inmundos calabozos, y quedaron campando los Calomardes, los Elíos, los Ostolazas y los generales y provinciales de las órdenes religiosas»: A. M. García Blanco, Historia compendiada de una larga vida, p. 30.

106 A. Moliner Prada, Revolución burguesa y movimiento juntero en España, p. 88.

107 F. Copons y Navia, Separación del mando, p. 34.

108 M. J. Quintana, Memoria sobre el proceso y prisión, pp. 55y 69.

109 J. L. Villanueva, Vida literaria, pp. 231 y 233.

110 J. G. del Moral Villalobos, Las memorias de un alpujarreño, pp. 69 y 73.

111 El general Luis Fernández de Córdoba definía entonces el conflicto como «grande acontecimiento nacional»: L. Fernández de Córdoba, Memoria justificativa, p. 320.

112 J. M. Queipo de Llano, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, p. 56.

113 Había formado parte del ejército español desplazado a Etruria y Dinamarca. Elaboraba una obra en torno a 1849, en la que relataría las circunstancias del levantamiento en esos ejércitos desplazados: J. M. Sarasa, Vida y hechos militares.

114 Significativamente obviaba la faceta intestina del conflicto iniciado en 1808, y afirmaba que «las guerras donde me he hallado han sido todas contra ejércitos estrangeros […]. He vertido mi sangre defendiendo á mi patria contra aquellos; pero mi espada (afortunadamente) no se ha teñido nunca en la guerra con sangre española»: F. Rubert, Sucinta relacion histórica de la carrera militar y política, p. 11.

115 No en vano, autores como Rafael de Sevilla, Bertrán de Lis o Ramón de Santillán insistían en que fue la nación quien sostuvo la lucha contra el invasor francés.

116 Resaltaba que «en el glorioso levantamiento del año de 1808, contra la invasion de los ejércitos franceses […] fué el principado de Asturias el primero que dio el grito de la libertad é independencia nacional»; ahora bien, como añadía, «sabido es que este grito santo y verdaderamente español, fue secundado instantáneamente, y se estendió con la celeridad de la chispa eléctrica por todas las provincias y ángulos de la nación», una lucha que calificaba como «santa» y que en última instancia vinculaba con otros momentos de un pasado heroico que se definía entonces en términos de nacional y español: J. Rodríguez Busto, Apuntes biográficos, p. 14.

117 M. Pando Fernández de Pinedo, Vida política del Marqués de Miraflores, pp. 2-3.

118 Joaquín Ignacio Mencos, conde de Guendulain, en sus Memorias, firmadas en octubre de 1871, recogía unas palabras que mostraban los contrastes de «aquella clase de guerra», y que aportaría elementos para una interpretación en términos de conflicto civil: J. I. Mencos, Memorias, p. 35.

Notes de fin

1 Las ideas principales de este trabajo fueron expuestas en mi comunicación «Memoria colectiva y representación individual». Ahora bien, la perspectiva temporal y una ampliación de la bibliografía utilizada —tanto de memorias como de aparato crítico— han conducido a un juicio más pausado y, consecuentemente, a repensar y matizar algunas de las cuestiones entonces planteadas.

Auteur

Universidad Internacional de Andalucía - Sede Iberoamericana de La Rábida

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search