Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

III. — Memoria y culturas políticas en el siglo xix

El mito del rey deseado

Emilio La Parra López

Résumé

En 1808, les Juntes eurent à cœur de marquer leur refus des abdications de Bayonne et de déclarer qu’elles luttaient pour le rétablissement immédiat de Ferdinand VII sur le trône espagnol. Par là, elles voulaient faire comprendre que tous les Espagnols étaient unis autour de leur roi légitime et qu’ils étaient disposés aux plus grands sacrifices. En outre, elles laissaient clairement entendre qu’aussi bien l’objectif de la guerre que sa durée dépendaient du sort qui serait réservé à Ferdinand VII. Ce message, qui avait entre autres pour but de couper court au débat politique, se nourrissait de la mythification de Ferdinand VII comme prince innocent et désiré, dépourvu de toute responsabilité dans les malheurs de l’Espagne. Ce mythe n’était pas né en 1808 : le « parti fernandin » l’avait élaboré dès 1806 afin d’écarter Godoy du pouvoir. En 1808, il prit une dimension nouvelle en venant à l’appui de la lutte contre Napoléon. Les circonstances de la guerre contribuèrent à enraciner le mythe, si bien que ni la transformation de la monarchie opérée par la Constitution de 1812, ni le débat politique ouvert à partir de 1809, ni même le comportement de Ferdinand VII ne suffirent à le faire disparaître en 1814.

Texte intégral

  • 1 El presente texto se ha elaborado en el seno del equipo de I+D de la Universidad de Alicante, finan (...)

1El levantamiento de los españoles en 1808 contra Napoleón presenta distintas peculiaridades según los lugares, pero en todos se dio la circunstancia de que quienes decidieron tomar las armas proclamaron al mismo tiempo rey de España a Fernando VII1. Esto último no fue un formalismo, sino un acto cargado de significado político promovido expresamente por las Juntas, los órganos que canalizaron el levantamiento. El 9 de junio de 1808, la Junta de Sevilla hizo circular por toda España una «Instrucción» en la que se decía:

  • 2 Oficios y documentos, p. 4.

Es del todo necesario proclamar y jurar por Rey al Sr. D. Fernando VII y, o reimprimiendo las Proclamas y órdenes que se remitan, o formando ahí nuevas, o por ambos medios, inspirar a los Pueblos el entusiasmo y ardor general por la defensa de la Patria y del Rey2.

2La instrucción fue cumplida de forma universal, no sólo mediante textos emanados de las propias Juntas (los que podríamos calificar como «oficiales»), sino también por medio de folletos y escritos de circunstancias publicados por particulares con formas muy diversas ( «cartas», «comunicados», «llamamientos», etc.).

  • 3 J. Álvarez Junco, Mater dolorosa, p. 73.

3El empeño en proclamar rey a Fernando VII, acompañado —no se olvide— de la incitación al entusiasmo general por él, tenía dos objetivos primordiales: dejar bien patente el rechazo de las renuncias de Bayona y manifestar ante los invasores y ante los propios españoles que éstos estaban unidos en torno a su rey legítimo. Con esto, como ha recordado Álvarez Junco, no se hizo sino seguir «la tradición secular de invocar al rey como personificación de la colectividad, especialmente en circunstancias bélicas»3. Y no sólo se actuó de esta forma en la España europea. Lo mismo ocurrió en América, al menos en Nueva España, estudiada por M.A. Landavazo. Al igual que en la Península, todos allí, criollos, peninsulares e indios, incluso quienes abogaban por la independencia, en cuanto tuvieron noticia de lo sucedido en Bayona tributaron obediencia y respeto a Fernando VII y por doquier lo proclamaron rey de España y de las Indias.

  • 4 M. A. Landavazo, La máscara de Fernando VII, p. 59.

De hecho [escribe Landavazo] los sentimientos de lealtad y amor que despertó el rey entre sus súbditos de la Nueva España fueron de tal magnitud que colocaron en segundo plano, al menos hasta 1810, los rencores políticos y los agravios sociales4.

4Aunque no insistiremos más en ello, no es inútil tener en cuenta que, como demuestra el estudio citado, en Nueva España se fabricó una imagen de Fernando VII idéntica a la que se impuso en España y si aquí la utilizaron a su conveniencia tanto los liberales como sus contrarios, lo mismo ocurrió en Nueva España, donde también los insurgentes dijeron actuar en nombre y defensa de Fernando VII.

5La reacción de los españoles de ambos continentes respondía al arraigo de la monarquía como principio y valor común. «La monarquía, no los reinos o provincias —ha escrito Lisón Tolosana en referencia a la época de la Casa de Austria, válida en 1808— era el locus en el que convergían todas aquellas aspiraciones últimas, valores místicos y supremos desiderata morales de la sociedad». Pero no era la idea abstracta de monarquía lo que invocaban los españoles en armas, sino la persona concreta del monarca, pues

  • 5 C. Lisón Tolosana, La imagen del rey, pp. 53 y 54.

el rey se identificaba distributivamente con todos y cada uno de los reinos y provincias y conjuntamente con todas las gentes y territorios peninsulares. Corporeizaba en forma visible y tangible un síndrome moral, un principio aglutinador abstracto5.

  • 6 J. M. Portillo Valdés, Revolución de nación, p. 205.

6Todo esto fue determinante para que al comienzo del levantamiento las Juntas no se arrogaran la soberanía para sí mismas. Las Juntas actúan como simples depositarias en ausencia del monarca de un poder que corresponde a éste en virtud de la Constitución histórica española6. Sin embargo, las Juntas asumen en la práctica todo el protagonismo y se sobreponen a las autoridades establecidas por el mismo rey que ellas tratan de defender con las armas. Esto dio origen a una situación no exenta de contradicciones, pero por de pronto no se colocó en la primera fila del debate político, pues lo que importaba era resolver el problema fundamental inmediato, que era la organización de una autoridad capaz de oponerse a la que pretendían imponer los franceses. Esa nueva autoridad procedía en apariencia del pueblo, pero actuaba —esto es lo más importante para nuestro objeto— en nombre del rey absoluto, pues no se había producido cambio alguno en el concepto de monarquía en España.

  • 7 R. Hocquellet, Résistance et révolution durant l’occupation napoléonienne en Espagne, p. 14.
  • 8 A. Moliner Prada, «En torno al vocabulario político de 1808», pp. 43-46.

7El rechazo del poder legítimo encarnado en virtud de las renuncias de Bayona por José I y su sustitución por otro representado provisionalmente por las Juntas no fue en sí un acto revolucionario, sino de carácter conservador, pues, como ha visto Richard Hocquellet, tenía como objetivo la protección de un monarca del Antiguo Régimen7. En este sentido tal vez pueda desorientar la continua alusión a la «nación» por parte de las Juntas, si bien hay que tener en cuenta que éstas no le dieron el mismo alcance que poco después le atribuirán los liberales en las Cortes de Cádiz, esto es, no la entendieron como una comunidad libre origen único de la soberanía, sino como el conjunto de territorios gobernados por el mismo rey8. En la Declaración de guerra realizada por la Junta de Sevilla el 6 de junio, se dice:

  • 9 Junta de Sevilla, Declaración de guerra al emperador de la Francia Napoleón I, en S. Delgado (ed.), (...)

No dejaremos las armas de la mano hasta que el Emperador Napoleón I restituya a España a nuestro Rey y Señor Fernando VII y las demás Personas Reales y respete los derechos sagrados de la Nación que ha violado, y su libertad, integridad e independencia9.

8Es decir, la guerra tenía un objetivo y una duración, ambos determinados por la situación del rey. Según esta declaración, «los derechos sagrados de la nación» consisten en disponer de su legítimo monarca junto —el matiz es importante— a toda su familia, pues se trata de garantizar la continuidad histórica de la monarquía por medio de la dinastía que la encarna. Por si no quedaba clara la idea, la misma Junta de Sevilla sentencia poco después en un manifiesto:

  • 10 Manifiesto de la Junta Suprema de Sevilla, 3 de agosto de 1808, en S. Delgado (ed.), Guerra de la I (...)

Nuestro único objetivo es que España se conserve íntegra e independiente a nuestro Rey y Sr. D. Fernando VII, y para ello sacrificaremos llenos de gozo nuestras vidas10.

9Los manifiestos y declaraciones de otras Juntas abundaron en ello casi con idénticas palabras. En nombre del rey se luchaba contra el invasor y en nombre del rey se propusieron las Juntas unir a los españoles y mantener el orden, que no era otra cosa sino evitar los excesos localistas y los desmanes revolucionarios.

  • 11 R. Hocquellet, Résistance et révolution durant l’occupation napoléonienne en Espagne, pp. 93-96.
  • 12 Ch. Esdaile, La Guerra de la Independencia, pp. 69-94.

10La historiografía actual pone en duda la espontaneidad del levantamiento de mayo de 1808. El citado Hocquellet, por ejemplo, mantiene que la reacción contra Napoleón en mayo-junio de 1808 no se dio inicialmente en toda España y fue producto de la actividad de grupos de patriotas relacionados con el partido fernandino, como los hermanos Bertrán de Lis en Valencia, los condes de Tilly y de Montijo en Sevilla, el marqués de Santa Cruz del Mercenado en Oviedo, etc. La sublevación fue posible —concluye— porque estuvo preparada y triunfó porque se adhirió una gran parte de la población11. Charles Esdaile, por su parte, afirma que una vez conocidos los sucesos del Dos de Mayo, «de haberse tratado del movimiento espontáneo ensalzado por la tradición, el país se habría levantado en armas de inmediato, pero no ocurrió nada parecido». El levantamiento se produjo cuando la Gazeta dio la noticia de las renuncias de Bayona, pues con ello quedaron desvanecidas las esperanzas puestas en el nuevo rey Fernando VII por determinados grupos y por los descontentos de todo tipo con el régimen anterior, es decir, con Godoy12.

  • 13 Incluso cuando se trata de Juntas bien estudiadas, como la de Sevilla, hay diversas interpretacione (...)

11La espontaneidad o la preparación del levantamiento de 1808 es un problema importante que a mi juicio no está resuelto, a pesar de la atención que le han prestado los historiadores. Nuestro conocimiento sobre todo lo relacionado con las Juntas una vez constituidas es amplio, pero todavía se suscitan dudas sobre determinados aspectos relativos a su formación y a sus integrantes. No están claras en todos los lugares las circunstancias concretas de su creación, de quién surgió la iniciativa y cuál había sido la trayectoria anterior de buena parte de los individuos que las constituyeron13. Aun en los casos en que la formación de la Junta se debiera a la iniciativa espontánea de algunos individuos poco significados políticamente, habría que determinar si realmente su actuación no estuvo mediatizada por alguien. Por otra parte, la carencia de biografías históricas de muchos de los integrantes de las Juntas nos impide saber qué papel desempeñaron durante los meses precedentes en la dura e intensa batalla política mantenida entre el «partido fernandino» y los partidarios de Godoy. Este último asunto resulta capital, pues como se tratará a continuación, determinó la idea que se forjaron los españoles de la persona de Fernando VII en los años de la guerra, lo cual, a su vez, condicionó el proceso político posterior y dotó a la revolución liberal española de unos rasgos propios muy acusados.

  • 14 Aunque no podemos ahora detenernos en ello, en este punto conviene matizar que una parte de los ari (...)

12La figura mitificada de Fernando VII ocupó un lugar central en el imaginario de los españoles que lucharon contra Napoleón. Pero ahora no nos interesa tanto el mito en sí, como el proceso de su construcción. La hipótesis de partida —en modo alguno original— es que el mito se construyó antes del comienzo de la guerra y que durante ella caló tan hondamente en el ánimo de los españoles que nadie se atrevió a contrarrestarlo y por esta razón tuvo una influencia decisiva en el inmediato desmoronamiento del sistema constitucional en 1814, en cuanto el rey en persona llegó a España. El mito nació cuando Fernando era príncipe de Asturias como instrumento de propaganda de un grupo de aristócratas y clérigos (el «partido fernandino») que perseguía la finalidad —claramente reaccionaria— de propiciar el ascenso inmediato de Fernando al trono para poner fin a la política de signo ilustrado que se venía practicando en el reinado de Carlos IV14. Una vez estalló la guerra, las Juntas y los publicistas del momento contribuyeron a fortalecer el mito y le dieron carta de naturaleza en la opinión general de los españoles, hasta el punto de que incluso los que propugnaron una solución revolucionaria (los liberales) lo asumieron como propio casi en el mismo grado que el resto.

13Como mero referente, podríamos partir de una fecha para precisar el nacimiento del mito de Fernando VII: el 5 de noviembre de 1807. Ese día publicaba la Gazeta de Madrid un real decreto, por el que el rey Carlos IV perdonaba a su hijo por haber participado en un «plan horrible que le habían hecho concebir unos malvados» y prometía restituirlo a su gracia «cuando con su conducta me de prueba de una verdadera reforma en su frágil manejo». El decreto incluía sendas cartas del príncipe a su padre y a su madre. En la de la reina confesaba sin rodeos: «Madre mía: Estoy arrepentido del grandísimo delito que he cometido contra mis padres y reyes». El decreto ordenaba proseguir la causa ya abierta contra los «malvados» que habían concebido el plan, que eran los directores del «partido fernandino», entre ellos el duque del Infantado (tal vez el aristócrata con mayor predicamento en ese instante) y el canónigo Escoiquiz. El decreto sorprendió a los españoles, que desconocían en qué consistía «el plan horrible» en el que el propio príncipe confesaba haber participado, aunque días antes, el 30 de octubre, el rey Carlos IV lo había anunciado en otro real decreto. En esa ocasión el rey había informado de la existencia de una confabulación para destronarle en la que había participado su hijo, «obcecado y enajenado de todos los principios de cristiandad que le enseñó mi paternal cuidado y amor», y por esta razón lo había arrestado en sus habitaciones.

  • 15 Archivo General de Palacio, Papeles Reservados de Fernando VII, libro 1. La llamada en este lugar « (...)
  • 16 E. La Parra López, Manuel Godoy, pp. 348 sqq.

14Todo esto resultaba tan extraordinario que nadie le dio crédito o, mejor dicho, todo el mundo creyó que se trataba de una maniobra de Godoy para evitar el ascenso al trono del príncipe de Asturias. El plan, sin embargo, existió y la responsabilidad del príncipe de Asturias está bien probada (la historiografía lo conoce como «la conspiración del Escorial»). Sobre todo ello existe copiosa documentación, que fue guardada por el propio Fernando VII entre sus «Papeles reservados» conservados en el Archivo del Palacio Real de Madrid15. Pero la conspiración se llevó tan en secreto, que pocos tuvieron conocimiento de ella hasta que Carlos IV, sin duda aconsejado torpemente por Godoy, la aireó en los dos decretos citados. Ni siquiera tuvieron noticia directa de ella durante su preparación personas entonces muy allegadas al príncipe de Asturias, sumamente interesadas en acabar con Godoy y ver al príncipe en el trono cuanto antes, como su tío, el infante don Antonio, o el duque de San Carlos, de modo que las conjeturas sobre la autoría de Godoy se convirtieron en certeza. Además, al menos desde un año antes, el partido fernandino venía orquestando una intensa propaganda para desacreditar a Godoy, en la que se le imputaron las más atroces intenciones, entre ellas la de suplantar en el trono de España al príncipe de Asturias, de modo que todo caía en terreno abonado16.

  • 17 La edición que manejo, la de la Biblioteca Nacional de Madrid (R-60164) es de Sevilla, 1814. Descon (...)

15El resultado fue el arraigo en la opinión pública española de un doble convencimiento: Godoy era el responsable de todos los problemas de España, que no eran pocos, pues pasaba por una situación realmente crítica, sobre todo en materia económica, y el príncipe de Asturias era inocente de cualquier maquinación contra el reyy, además, constituía la esperanza para la «regeneración» (es la palabra utilizada entonces) de la monarquía, pues Carlos IV, a quien todos reconocían los mejores propósitos y una bondad inmensa, había demostrado suma debilidad al dejar las riendas de los negocios públicos en manos de «un valido ambicioso y traidor», como se repitió hasta la saciedad. La cosa quedó tan clara, que se dio cuenta de este hecho en folletos con título inequívoco, como el siguiente: Inocencia del Rey Nuestro Señor Don Fernando VII y tramas del pérfido Godoy17.

  • 18 M. Artola, «La crisis institucional», pp. 269-272.

16La imagen de Fernando-príncipe inocente, objeto de persecución del malvado Godoy, empezó a ser extraordinariamente difundida a partir del 17 de marzo de 1808, fecha del motín de Aranjuez, golpe de Estado —como lo califica Artola18— organizado por el mismo grupo que urdió la conspiración del Escorial, es decir, el partido fernandino, que siempre procedió en estrecho contacto con el príncipe de Asturias, de quien probablemente surgieron las órdenes decisivas. Los integrantes de este grupo ocuparon, por lo demás, los principales cargos de la corte a partir del 19 de marzo, cuando Fernando VII se convirtió en monarca tras la renuncia de su padre Carlos IV, y quienes propiciaron el acceso al trono de Fernando sin guardar las formalidades establecidas en los usos de la monarquía. Ese día Fernando se limitó a dar a conocer a cortesanos y gobierno en el palacio de Aranjuez la renuncia de su padre y acto seguido se mostró ante la multitud desde un balcón y recibió la aclamación de la multitud allí congregada a la espera del acontecimiento. No es aventurado suponer que esas gentes estaban avisadas de cuanto iba a ocurrir por los mismos que organizaron dos días antes el motín, entre ellos el conde de Montijo, sumamente activo en esta ocasión y también más tarde, cuando se inició el levantamiento contra los franceses. Una vez más actuaba el partido fernandino, buscando una legitimidad para el nuevo monarca que tal vez no pudiera obtener por los medios habituales. Nadie estaba completamente seguro de que Carlos IV, una vez repuesto del susto que le provocó el motín y sabedor de que Godoy había salvado la vida al menos por el momento, no se volviera atrás en su renuncia y, además, existía el temor de que Murat, que ya estaba en España con tropas abundantes y había mantenido buenas relaciones con Godoy, actuara a su favor, lo cual necesariamente iba en contra de los intereses de los aglutinados en torno a Fernando. El Consejo de Castilla pretendió conferir cierto formalismo al cambio de titular de la Corona y pasó el texto de renuncia de Carlos IV a consulta de los fiscales, pero como anota con toda intención Modesto Lafuente, ésta fue decisión

  • 19 M. Lafuente, Historia General de España, p. 230.

que el público entonces censuró y que los ministros del nuevo monarca reprendieron severamente, ordenando al Consejo que inmediatamente lo publicase, como así se hizo19.

  • 20 J. M. Queipo de Llano (conde de Toreno), Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, (...)
  • 21 R. Hocquellet, Résistance et révolution durant l’occupation napoléonienne en Espagne, p. 30. Las Co (...)

17Así pues, Fernando VII comenzó su reinado sin consulta del Consejo y sin juramento ante las Cortes, es decir, sin el «sello de legitimidad» exigido por el ordenamiento tradicional de la monarquía, como comenta Lafuente y había resaltado con anterioridad el conde de Toreno20. Al margen de legalidades, lo importante fue que la intervención del pueblo en Aranjuez le dio al nuevo rey un signo de legitimidad popular que fue considerada por sus partidarios —entonces quizá ya lo eran todos los españoles— como referencia superior al marco formal de las Cortes o el Consejo de Castilla21.

  • 22 J. M. Queipo de Llano, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, p. 27; R. Mesoner (...)
  • 23 La celebración de la caída de Godoy dio origen a abundantes producciones satíricas en las que al mi (...)

18La imagen del príncipe inocente se consolidó con motivo de la entrada de Fernando VII en Madrid como rey el 24 de marzo de 1808. Sólo el aviso de su llegada a la capital, escribe Toreno, causó «indecible contento» y todos los relatos del acontecimiento, sea de testigos presenciales (como Mesonero Romanos o Alcalá Galiano), sea de historiadores (Lafuente, el marqués de Villa-Urrutia, etc.) coinciden en calificar de apoteósico el recibimiento dispensado por la población. Los aplausos, afirma Mesonero, fueron sinceros, el entusiasmo enardecido, la pasión vertiginosa y en todos los madrileños se suscitó un sentimiento de idolatría hacia el rey22. Una buena porción de folletos y composiciones poéticas de circunstancias, conversaciones en cafés y en las calles y tertulias dieron realce al acontecimiento e incrementaron, con los más rimbombantes adjetivos, las cualidades y, sobre todo, la inocencia del nuevo monarca. El mejor método para dar veracidad a todo consistía en contraponer la persona de Fernando a Godoy. Con eso estaba todo resuelto, pues en estas fechas aún no habían cesado en toda España las celebraciones populares con motivo de la caída del «valido»23.

  • 24 Ver las reflexiones al respecto de R. Herr, «Por qué los españoles se levantaron en la primavera de (...)

19¿Estamos ante un hecho espontáneo o inducido por alguien? La pregunta es, a mi juicio, importante, pero no es el momento de entrar de lleno en la materia24. Me limitaré a referir un dato: cuanto se dijo e hizo a favor de Fernando VII desde el 24 de marzo de 1808 hasta el comienzo de la guerra contra Napoleón tiene un patente parangón con la campaña contra Godoy desarrollada por el partido fernandino desde 1806. Ahora bien, no todo se cifró en la opinión pública. Las medidas de gobierno adoptadas por Fernando VII en este muy breve primer tiempo de su reinado, que no llegó a un mes (desde el 19 de marzo hasta el 10 de abril, en que emprendió el viaje que le llevaría a Bayona) contentaron a muchos. Por supuesto, dio prioridad a la persecución de Godoy, que era el asunto de mayor impacto y con más carga demagógica: se apresuró a secuestrar sus bienes (la orden es del 20 de marzo, el día siguiente de sentarse en el trono) y los de sus familiares y próximos, varios de ellos también encarcelados, y el 3 de abril el rey anunció, con gran satisfacción general, la apertura de causa judicial criminal contra Godoy. Por otra parte, proporcionó una gran satisfacción al clero al anular la desamortización de 1798 y ordenar la interrupción de la venta del séptimo de los bienes eclesiásticos autorizada por Roma. Los aristócratas más destacados del partido fernandino (los duques del Infantado y de San Carlos, el marqués de Castelar, etc.) y el inevitable canónigo Escoiquiz recibieron su recompensa con cargos muy relevantes y formaron una especie de consejo privado del rey que todo lo dispuso. Pero además, Fernando VII dio muestras de gran habilidad y no descuidó otros aspectos sustanciales para ganarse el apoyo general. Interrumpió dos importantes planes reformistas de Godoy que habían suscitado reticencias en sectores conservadores (la reforma de la Armada y el programa de construcción de canales y caminos), ordenó el pago de los sueldos atrasados a los servidores de la casa real (el descontento provocado por estos atrasos fue una de las razones para que muchos empleados de palacio participaran en el motín de Aranjuez), concedió permiso para cazar ciervos y gamos en los cotos reales y suprimió el arbitrio extraordinario del vino. Junto a todo ello, tomó una medida que muchos historiadores han interpretado como un guiño hacia los ilustrados, cuando en realidad fue —como la mayoría de las anteriores— una decisión demagógica y un acto de venganza contra Godoy. Se trata de la excarcelación de Jovellanos y el levantamiento de las sanciones impuestas a Cabarrús y a Urquijo, cuya desgracia se atribuía (y sigue atribuyéndose por parte de algunos) a Godoy.

20Uno de esos autores de folletos de la época, cuyo nombre es imposible adivinar porque firmó con iniciales, resumió con esta contundencia la actuación de Fernando durante estas semanas:

  • 25 Manifiesto imparcial.

Incesantemente se ocupó de los medios de hacer feliz a la nación que gobernaba: comenzó a rodearse de hombres acreditados, extinguió abusos, proyectó establecimientos y reformas saludables y todo anunciaba o todo descubría ya en los orientes de España la aurora de la felicidad25.

21Esta fue la idea que caló entre los españoles sobre la actuación de su nuevo rey y la que deseaba difundir el «partido fernandino».

  • 26 M. Lafuente, Historia General de España, p. 234.

22Lo que no se dijo es que al mismo tiempo Fernando mantuvo todo tipo de consideraciones hacia los franceses. Ante Napoleón se mostró como el más leal y sumiso aliado y trató de reforzar esta condición solicitando la mano de una princesa francesa, envió al duque del Parque a cumplimentar y acompañar a Murat en su entrada en Madrid, que tuvo lugar un día antes de que lo hiciera él como flamante rey, no obstaculizó la marcha de las tropas francesas en la Península, antes al contrario, ordenó a los españoles que les dieran todo tipo de facilidades porque llegaban en calidad de aliadas para hacer frente a un hipotético ataque inglés desde Gibraltar y se dio a entender que una de las misiones de esas tropas consistía en proteger al príncipe Fernando contra cualquier maniobra de Godoy y sus partidarios. Además —detalle significativo que realza Lafuente26— puso la Gazeta a disposición de Murat, quien evidentemente la usó para inclinar la opinión pública a favor de Napoleón. Cuenta Mesonero Romanos que en la tertulia de su padre y en otras de Madrid a las que no asistía la alta nobleza se consideraron ridículas estas atenciones hacia los franceses, sobre todo los preparativos para acoger en la capital a Napoleón, cuya llegada inminente para estrechar la amistad con su aliado Fernando VII anunció a bombo y platillo el general Savary, y se comenzó a dudar sobre quien gobernaba realmente España, pero las suspicacias no traspasaron el ámbito privado y nada o muy poco llegó al pueblo, quien a lo sumo interpretó que los errores se debían a los consejeros de Fernando.

  • 27 Compendio histórico, p. 14.

23La noticia de las renuncias de Bayona hizo caer el velo que tapaba los ojos de los españoles en lo relativo a los franceses, pero en modo alguno deterioró la imagen positiva de Fernando, pues todos los reproches se dirigieron hacia Napoleón, que a partir de este momento pasa a desempeñar el papel de malvado protagonizado hasta ahora en exclusiva por Godoy. La actuación de Fernando en Bayona fue plena —y trabajosamente— justificada y aunque su error táctico al caer en la trampa de Napoleón era tan clamoroso que resultaba difícil ocultar, enseguida se explicó de forma positiva para el rey inocente: se debió a la falta de perspicacia de sus consejeros (algunos eran «de la facción del Valido», como se dice en uno de los escritos del momento)27 para contrarrestar su inexperiencia y escasa disposición a la intriga. Los liberales no fueron ajenos a este tipo de justificaciones. En su Introducción para la historia de la revolución de España, publicada en Londres en 1810, Flórez Estrada asumía en todos sus extremos el mensaje esparcido en folletos por los más exaltados partidarios de Fernando VII y escribió:

  • 28 A. Flórez Estrada, Obras, p. 281.

Fernando, a quien las continuas desgracias de su vida habían enseñado a ser virtuoso, pero a quien su corta edad no concedía la experiencia que solo produce el tiempo, hubiera arrostrado la muerte antes que prestar obediencia a un decreto tan infame [se refiere a la renuncia de Bayona] si hubiese sido conducido de personas capaces de hacerle conocer sus deberes28.

24Algunos dieron un tono épico al viaje a Bayona. En un folleto firmado por «Un Patriota aragonés» se dice que lo ocurrido en Bayona suscitó la reacción de los españoles y les impulsó a luchar por su verdadera felicidad, por lo que «éste [el viaje a Bayona] podríamos llamar con justicia el primer paso de nuestra felicidad después del 19 de marzo» (fecha de la proclamación de Aranjuez). En relación a otros extremos, el anónimo autor del folleto se hace eco de la opinión dominante. El viaje fue inevitable

en suposición de las circunstancias en que FERNANDO [sic] subió al trono, no tenía otro partido que tomar, obrando con prudencia, sino adoptar el viage a Bayona, aunque por la conducta que Bonaparte había tenido con él rezelase algún mal,

  • 29 Representación del Príncipe de Asturias.

25y la actuación de Fernando, heroica: «antes que sacrificar a sus amados vasallos se acreditó de héroe, posponiendo sus intereses personales a los de éstos». Si no consiguió mejores resultados, concluye, se debió «al benigno, amable y sensible corazón de un Rey inexperto en las tramas, intrigas y maldades»29. Otros añadieron una razón más a la abdicación de Bayona:

  • 30 Compendio histórico, p. 12.

Tampoco podía resistirse [Fernando], pues la debilidad del anterior Gobierno tenía a la Nación sin fuerzas, ni erario para disponerlas en la premura de verse rodeada de exércitos numerosos30.

  • 31 En S. Delgado (ed.), Guerra de la Independencia, p. 48.
  • 32 Colección de Decretos, t. I.

26La abdicación de Bayona, por tanto, en lugar de deteriorar la imagen del rey inocente, la reforzó, pues le concedió un halo de heroísmo inédito. Como acabamos de ver en la cita de Flórez Estrada (y no fue éste, ni mucho menos, el único lugar donde se dijo) Fernando habría arriesgado su vida si con ello hubiera beneficiado a España, pero nada pudo hacer porque estaba prisionero del artero Napoleón. Alguna Junta incluso llegó a dudar de que la tal renuncia hubiera tenido lugar. La de Murcia, por ejemplo, afirmó el 22 de junio en carta circular a las demás juntas que se trataba de una renuncia «quizá estampada en la imprenta sin haberla hecho»31. Aunque esta especie pudiera parecer descabellada, en cierto modo la repitieron las Cortes de Cádiz nada menos que en su primer decreto, el del 24 de septiembre de 1810, por el que declaraban que en ellas residía la soberanía nacional y proclamaban rey a Fernando VII. El decreto afirma la nulidad «de la cesión de la corona que se dice hecha a favor de Napoleón». Aunque las Cortes, naturalmente, aducen como argumento fundamental el principio de soberanía nacional (la renuncia de Bayona fue nula «principalmente por faltarle el consentimiento de la Nación»), no deja de ser significativa esa pretendida indeterminación en el lenguaje para referirse a la renuncia de Bayona32.

27A pesar de que los documentos y testimonios de lo sucedido en Bayona, enseguida difundidos en España, no dejaron lugar a dudas, nada afectó a la imagen de Fernando VII. Tras Bayona era inocente en el pleno significado de la palabra, es decir, estaba libre de toda culpa y era persona fácil de engañar debido a su juventud e inexperiencia. A partir de mayo de 1808 las proclamas de las juntas subrayaron de forma generalizada esta cualidad del rey, que arraigó profundamente debido al estado de ánimo —dominado por la afectividad y el entusiasmo patriótico— con que los españoles recibieron tales proclamas.

  • 33 Los textos de las proclamas de las juntas pueden consultarse en S. Delgado (ed.), Guerra de la Inde (...)
  • 34 El asunto ha sido estudiado por J. R. Aymes, La guerra de España contra la Revolución Francesa, pp. (...)

28Las juntas adornaron a la persona de Fernando VII con los calificativos más positivos ( «el más amable de los reyes», «perseguido», «deseado», «digno», «adorado», «bueno», «virtuoso», «idolatrado», «magnánimo»), pero lo que ninguna de ellas dejó de mencionar fue su inocencia, cualidad de la que hacen derivar el resto en la mayoría de las ocasiones y a la que acompañan con la de «héroe» —porque expuso su vida yendo al encuentro de Napoleón para evitar males mayores a España— y «víctima» de la traición del emperador33. Mientras fue príncipe de Asturias, Fernando no tuvo responsabilidad alguna en el deterioro de la monarquía causado por el mal gobierno de Godoy y ahora, cuando el trono de España era usurpado por Napoleón, también estaba libre de culpa debido a su inexperiencia y a la ausencia de mala intención en sus acciones. A partir de mayo de 1808 diríamos que Fernando VII fue doblemente inocente, frente a Godoy y frente a Napoleón, y de ahí se derivó hacia la construcción de la teoría dicotómica del Bien y del Mal que tan buenos resultados había proporcionado en los tiempos recientes a la monarquía tradicional española. En 1793 el Bien lo encarnó la monarquía española y el Mal la república francesa; en marzo de 1808 se asignaron respectivamente al príncipe Fernando y a Godoy y a partir de mayo de ese año al rey Fernando y a Napoleón34.

  • 35 No conviene olvidar que la eliminación de cualquier duda sobre la legitimidad de Fernando fue vital (...)

29De la premisa del rey cautivo, encarnación del Bien y dispuesto a exponer su vida por España ante el Mal (Napoleón), fácilmente se deducían dos consecuencias: los españoles debían exponer su vida por la persona de su rey y no podían albergar duda alguna ni sobre su carácter, ni sobre su legitimidad. Este último extremo era de vital importancia en 1808 para los fernandinos (a estas alturas habría que decir que para todos los españoles que no aceptaron a José I) pues según ellos el objetivo de la guerra consistía en liberar al rey cautivo, como vimos en la declaración de la Junta de Sevilla35. Y de nuevo se buscó la justificación en la acción popular, tratando de evitar —es lo que interesaba a los sectores tradicionales— el debate político. La legitimidad de Fernando VII era un hecho patriótico que superaba cualquier otra cosa. Así lo expuso Antonio Capmany en la segunda parte de su Centinela contra franceses:

Dexo a los discursistas políticos del día el empeño de disertar sobre bases, principios, elementos y derechos de la autoridad que nos ha de regir y salvar. Lo que nos ha de salvar es la unidad, la unión y la comunión de los fieles españoles: un poder conocido y reconocido. Legal es todo aquello que la extrema necesidad nos obliga a abrazar y legítimo, todo aquello que la voluntad general desea, aprueba y consolida sin intervención de manos extranjeras.

  • 36 A. Capmany, Centinela contra franceses, pp. 4-5y 7.

30Y sigue poco más adelante, dirigiéndose a los españoles: «Vosotros habéis hecho ver ahora al mundo que el pueblo es la nación, pues de su masa sale todo»36. De nuevo la alusión a la nación, pero no en el sentido revolucionario, sino con el mismo significado que el atribuido por la Junta de Sevilla en su declaración de guerra, pues se alude a un poder «conocido y reconocido» y ése no podía ser otro que el rey tradicional.

31En suma, el mito de Fernando VII se consolidó hasta tal punto que resultaba imposible objetarlo. Creo que Flórez Estrada expuso mejor que nadie esta circunstancia en una obra publicada durante la guerra, como la suya anteriormente citada, pero un año después, cuando ya estaban reunidas las Cortes y discutían el proyecto constitucional:

  • 37 A. Flórez Estrada, Examen Imparcial de las disensiones de América con España, de los medios de su r (...)

Verificada que fue la cautividad del rey en Bayona y que el encargado del usurpador se apoderó de la autoridad que el joven monarca había nombrado para gobernar en su ausencia, la nación quedó acéfala. La idea de un rey puramente imaginario, cuyas órdenes se figuraba obedecer, y el voto unánime de resistir una dominación odiosa reunieron como por prestigio las voluntades de todos los españoles y conservaron la integridad de los vastos dominios de la nación española, cuyo edificio político debía quedar desmoronado si roto el único vínculo físico que lo conservaba en el mismo momento no fuese suplido por otro moral. Así es que debilitar esta idea, que por entonces producía tan felices efectos, aunque manifestaba que los españoles sólo trataban de defender los derechos del rey y no lo suyos, debía ser peligroso al que intentase presentarla según dictaba el buen sentido y produciría por entonces efectos funestos37.

  • 38 J. M. Portillo Valdés, Revolución de nación, ofrece una interesante interpretación sobre el signifi (...)

32Flórez Estrada apunta el asunto clave: los españoles lucharon sólo por la defensa de un rey «puramente imaginario» (mitificado, añadimos), idea que tuvo el extraordinario efecto de unirlos a todos y mantener la integridad territorial de la monarquía, pero se olvidaron de los derechos de la nación, que es lo que aconsejaba «el buen sentido», esto es, los principios políticos liberales. Flórez Estrada reconoce el hecho: actuar de otra forma hubiera sido contraproducente, pero resalta de manera inequívoca la diferenciación entre los derechos del rey y los de la nación. El conocido liberal escribe esto —insistimos— en 1811, cuando la situación política en España había experimentado un giro radical respecto a la de 1808. Por una parte, desde 1809 se había abierto un intenso debate político y, por otra, en la práctica se había resuelto el problema de la unidad de poder de una forma revolucionaria, pues superado el intento de centralizar el poder en la Junta Central —la cual reproducía las tensiones políticas existentes en las juntas provinciales y prolongaba el concepto tradicional de monarquía38— todo se estructura en torno a unas Cortes unicamerales en las que se impone una nueva concepción política de carácter revolucionario.

  • 39 J. Varela Suenzes, «Rey, corona y monarquía en los orígenes del constitucionalismo español», pp. 12 (...)

33Las Cortes fueron la solución novedosa e inesperada y en función del principio de la soberanía nacional y de la división de poderes cambiaron el carácter de la monarquía. El nuevo concepto de monarquía establecido en la Constitución —muy bien explicado por Joaquín Varela, a quien me remito39— es muy distinto al que tenían las juntas cuando llamaron a los españoles a luchar contra Napoleón. El rey pasa a ser un órgano constituido y sus funciones y prerrogativas quedan perfectamente fijadas en el texto constitucional. La unidad del Estado ya no se configura a través de la Corona, sino de la nación y aunque el monarca sigue teniendo un papel esencial en la dirección de la política, son las Cortes las que la ejercen de forma primordial. El rey proclamado en el artículo 179: «El rey de las Españas es el Señor Don Fernando VII de Borbón, que actualmente reina», es rey única y exclusivamente por libre voluntad de la nación.

  • 40 Texto reproducido por el marqués de Miraflores, Apuntes histórico-críticos sobre la revolución de E (...)
  • 41 Sobre esa cuestión, véase E. La Parra López, «La metamorfosis de la imagen del rey entre los libera (...)

34En suma, la Constitución creó un nuevo concepto de rey: el rey constitucional. Los liberales pusieron gran empeño en difundir la nueva cultura del rey constitucional, pero no contrarrestaron el mito del rey inocente, tan arraigado —como se ha visto— desde el comienzo de la guerra. Lo que hicieron fue intentar acoplar el mito del «inocente» a la figura del rey constitucional. El lenguaje utilizado por los liberales en los textos destinados a la opinión pública no deja lugar a dudas. A título de ejemplo, porque el asunto traspasa las intenciones de esta intervención, citaré un caso que me parece muy significativo. El Manifiesto de las Cortes a la Nación Española del 19 de febrero de 1814 —el resultado de la guerra ya estaba decidido— se refiere a Fernando VII como el «inocente y desvalido», dotado de «magnánimo corazón», que ha estado «cautivo y oprimido» por Napoleón. Sin embargo, hallamos en este texto un juicio que probablemente no hubiera aparecido en los años anteriores en un documento oficial: dicen las Cortes que «el virtuoso Fernando» no aceptará libremente el tratado de Valençay (firmado con Napoleón) porque «no puede comprar a precio de un tratado infausto, ni recibir como merced de un asesino, el glorioso título de Rey de las Españas»40. ¿Se trata de una manera de corroborar la inocencia del rey o la expresión de ciertas sospechas sobre su forma de actuar, como pronto se vio? Lo que es un hecho es que los liberales justificaron a partir de 1814 las actuaciones del rey con el argumento de la perniciosa influencia de sus consejeros y que, al menos en las manifestaciones públicas, les costó trabajo y tiempo declarar paladinamente que Fernando VII no tenía intención alguna de ser rey constitucional41.

Bibliographie

Bibliografía

Aguilar Piñal, Francisco, «El mes de mayo de 1808 en Sevilla», en Juan F. Fuentes y Lluis Roura (eds.), Sociabilidad y liberalismo en la España del siglo xix, Lleida, Milenio, 2001, pp. 13-36.

Almuiña, Celso, «Las reacciones en la opinión pública», en Luis M. Enciso Recio (ed.), Actas del Congreso Internacional El Dos de Mayo y sus precedentes, Madrid, 1992, pp. 483-502.

Álvarez Junco, José, Mater dolorosa. La idea de España en el siglo xix, Madrid, Taurus, 2001.

Aymes, Jean-René, La guerra de España contra la Revolución Francesa (1793- 1795), Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1991.

Artola, Miguel, «La crisis institucional», en Luis M. Enciso Recio (ed.), Actas del Congreso Internacional El Dos de Mayo y sus precedentes, Madrid, 1992, pp. 269-272.

Baras Escolá, Fernando, El reformismo político de Jovellanos. Nobleza y poder en la España del siglo xviii, Zaragoza, Publicaciones de la Universidad de Zaragoza, 1993.

Capmany, Antonio, Centinela contra franceses, Sancha, 1808.

Colección de Decretos y Órdenes que han expedido las Cortes Generales y Extraordinarias…, Madrid, Imprenta Nacional, 1820.

Compendio histórico que presenta una sucinta idea del por qué se halla la España en la triste situación que la aflige, de las viles intrigas que ha usado el emperador de los franceses para usurparle el trono; entrada y conducta de sus tramas en nuestro reyno y necesidad de exterminarlas, Valencia, viuda de Agustín Laborda, 1809

Delgado, Sabino (ed.), Guerra de la Independencia. Proclamas, bandos y combatientes, Madrid, Editora Nacional, 1979.

Díaz Torrejón, Francisco L., Guerrilla, contraguerrilla y delincuencia en la Andalucía napoleónica (1810-1812), Lucena, 2004, t. I.

Diego, Emilio de, «De Fontainebleau al 2 de Mayo» en Luis M. Enciso Recio (ed.), Actas del Congreso Internacional El Dos de Mayo y sus precedentes, Madrid, 1992, pp. 243-268.

Egido, Teófanes, Sátiras políticas de la España Moderna, Madrid, Alianza, 1973.

— «Oposición a Godoy. Sátiras y motines», en Homenaje a Antonio de Béthencourt Massieu, Las Palmas, Cabildo Insular de Gran Canaria, 1995, t. I, pp. 511-528.

Esdaile, Charles, La Guerra de la Independencia. Una nueva historia, Barcelona, Crítica, 2004.

Flórez Estrada, Álvaro, Obras, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles, 1958, t. II.

Herr, Richard, «Por qué los españoles se levantaron en la primavera de 1808», en Luis M. Enciso Recio (ed.), Actas del Congreso Internacional El Dos de Mayo y sus precedentes, Madrid, 1992, pp. 231-242.

— «El Bien, el Mal y el levantamiento de España contra Napoleón», en Homenaje a Julio Caro Baroja, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1978, pp. 595-616.

Hocquellet, Richard, Résistance et révolution durant l’occupation napoléonienne en Espagne (1808-1812), París, La Boutique de l’Histoire, 2001.

Juicio crítico de los documentos publicados por el Real y Supremo Consejo de Castilla relativos a la abdicación de la corona de estos Reynos en Napoleón I emperador de los franceses, por D.D.J.T.R.R.P.B., Cádiz, Nicolás Gómez de Requena, 1808.

La Parra López, Emilio, Manuel Godoy, la aventura del poder, Barcelona, Tusquets, 2002.

— «La metamorfosis de la imagen del rey entre los liberales», en VI Jornadas sobre la batalla de Bailén y su época (en prensa).

Lafuente, Modesto, Historia General de España, Barcelona, Montaner y Simón, 1889-1922, t. XVI.

Landavazo, Marco Antonio, La máscara de Fernando VII. Discurso e imaginario monárquicos en una época de crisis. Nueva España (1808-1822), México, El Colegio de México, 2001.

Lisón Tolosana, Carmelo, La imagen del rey. Monarquía, realeza y poder ritual en la Casa de los Austrias, Madrid, Espasa-Calpe, col. Austral, 1991.

Manifiesto imparcial y exacto de lo más importante ocurrido en Aranjuez, Madrid y Bayona desde el 17 de marzo hasta el 15 de mayo de 1808… por J. de A., Madrid, Repullés, 1808.

Martí Gilabert, Francisco, El proceso de El Escorial, Pamplona, Universidad de Navarra, 1965.

Mesonero Romanos, Ramón, Memorias de un Setentón, Madrid, Tebas, 1975.

Miraflores, marqués de, Apuntes histórico-críticos sobre la revolución de España, Londres, 1834, t. II.

Moliner Prada, Antonio, «En torno al vocabulario político de 1808», Anales de la Universidad de Alicante. Historia Contemporánea, 3-4, 1984-1985, pp. 43-46.

Morange, Claude, «El conde de Montijo. Reflexiones en torno al “partido” aristocrático de 1794 a 1814», Trienio, 4, 1984, pp. 33-69.

Moreno Alonso, Manuel, La Junta Suprema de Sevilla, Sevilla, Alfar, 2001.

Oficios y documentos que su Alteza la Serenísima Suprema Junta de Gobierno de Sevilla ha dirigido a la Junta de Gobierno de Tarragona, Tarragona, 1808.

Portillo Valdés, José María, Revolución de nación. Orígenes de la cultura constitucional en España (1780-1812), Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 2000.

Representación del Príncipe de Asturias don Fernando (ahora nuestro Rey y Señor) a su padre don Carlos IV, hallada entre los papeles de S. A. R., escrita toda de su mano en octubre de 1807, publícala un Patriota Aragonés, Valencia, José de Orga, 1808.

Queipo de Llano, José María [conde de Toreno], Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles, 1953.

Varela Suanzes, Joaquín, «Rey, corona y monarquía en los orígenes del constitucionalismo español: 1808-1814», Revista de Estudios Políticos, 55, 1987, pp. 123-195.

Villa-Urrutia, marqués de, Fernando VII, rey constitucional. Historia diplomática de España de 1820 a 1823, Madrid, Beltrán, 1943 (2a edición).

Notes

1 El presente texto se ha elaborado en el seno del equipo de I+D de la Universidad de Alicante, financiado porel Ministerio de Educación y Ciencia, para elaborar el proyecto titulado: «Imágenes y memorias del poder. Reyes y regentes en la España del siglo xix» (ref. HUM2004-05488).

2 Oficios y documentos, p. 4.

3 J. Álvarez Junco, Mater dolorosa, p. 73.

4 M. A. Landavazo, La máscara de Fernando VII, p. 59.

5 C. Lisón Tolosana, La imagen del rey, pp. 53 y 54.

6 J. M. Portillo Valdés, Revolución de nación, p. 205.

7 R. Hocquellet, Résistance et révolution durant l’occupation napoléonienne en Espagne, p. 14.

8 A. Moliner Prada, «En torno al vocabulario político de 1808», pp. 43-46.

9 Junta de Sevilla, Declaración de guerra al emperador de la Francia Napoleón I, en S. Delgado (ed.), Guerra de la Independencia, p. 78.

10 Manifiesto de la Junta Suprema de Sevilla, 3 de agosto de 1808, en S. Delgado (ed.), Guerra de la Independencia, p. 97.

11 R. Hocquellet, Résistance et révolution durant l’occupation napoléonienne en Espagne, pp. 93-96.

12 Ch. Esdaile, La Guerra de la Independencia, pp. 69-94.

13 Incluso cuando se trata de Juntas bien estudiadas, como la de Sevilla, hay diversas interpretaciones sobre su origen que abonan las dudas expuestas. Compárense, por ejemplo, las monografías de M. Moreno Alonso, La Junta Suprema de Sevilla y la de F. Díaz Torrejón, Guerrilla, contraguerrilla y delincuencia en la Andalucía napoleónica, t. I, pp. 61-73, que atribuyen la iniciativa de su formación a un grupo de nobles y clérigos, con la de F. Aguilar Piñal, «El mes de mayo de 1808 en Sevilla», quien constata que el primer impulso para crear la Junta provino de un particular que deseó expresamente permanecer en el anonimato.

14 Aunque no podemos ahora detenernos en ello, en este punto conviene matizar que una parte de los aristócratas integrantes del partido fernandino, continuadores del anterior «partido aristócrata» o «aragonés», rechazaban la idea de monarquía absoluta dominante en la España del siglo xviii y abogaban por una limitación del poder del monarca en beneficio de la nobleza, como se declaró en el Discurso sobre la autoridad de los ricos-hombres sobre el Rey (1794) del conde de Teba, luego de Montijo, y en las propuestas del conde de Aranda (véase C. Morange, «El conde de Montijo»). Conviene, asimismo, tener en cuenta el concepto de monarquía de Jovellanos, en buena medida acorde con el de los aristócratas: F. Baras Escolá, Elreformismo político de Jovellanos.

15 Archivo General de Palacio, Papeles Reservados de Fernando VII, libro 1. La llamada en este lugar «Causa del Escorial» comprende 1342 folios. La monografía más extensa —bien documentada— dedicada hasta el momento a ella, que yo sepa, es la de F. Martí Gilabert, El proceso de El Escorial, donde se mantiene en buena medida las tesis del partido fernandino, es decir, toda la responsabilidad de la trama se hace recaer sobre Godoy. Una interpretación distinta puede verse en E. La Parra López, Manuel Godoy, pp. 358-371.

16 E. La Parra López, Manuel Godoy, pp. 348 sqq.

17 La edición que manejo, la de la Biblioteca Nacional de Madrid (R-60164) es de Sevilla, 1814. Desconozco si este folleto había sido publicado en 1808, pero lo que en él se dice se repitió en muchos otros publicados ese año.

18 M. Artola, «La crisis institucional», pp. 269-272.

19 M. Lafuente, Historia General de España, p. 230.

20 J. M. Queipo de Llano (conde de Toreno), Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, pp. 24-25.

21 R. Hocquellet, Résistance et révolution durant l’occupation napoléonienne en Espagne, p. 30. Las Cortes de Cádiz quisieron dotar de todo su simbolismo al 19 de marzo y se ocuparon de que la publicación de la Constitución se hiciera precisamente en esa fecha. De la expresa intencionalidad de esto no hay duda. En el Decreto del 14 de marzo de 1812, por el que se estableció el procedimiento para la jura y publicación de la Constitución, se decía: «debiendo el día de la promulgación del Código constitucional hacer época en los fastos de la Nación, será muy oportuno que tenga efecto en uno de los más señalados de su santa insurrección, como el 19 de marzo, aniversario del en que por la espontánea renuncia de Carlos IV subió al trono de las Españas su hijo el Rey amado de todos los españoles» (Colección de Decretos, II, pp. 94-96).

22 J. M. Queipo de Llano, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, p. 27; R. Mesonero Romanos, Memorias de un Setentón, pp. 42-43; marqués de Villa-Urrutia, Fernando VII, rey constitucional, pp. 60 y sqq.; M. Lafuente, Historia General de España, p. 235.

23 La celebración de la caída de Godoy dio origen a abundantes producciones satíricas en las que al mismo tiempo se criticó de forma inmisericorde al caído y se ensalzó con idolatría a Fernando VII (véanse algunas muestras en T. Egido, Sátiras políticas de la España moderna y «Oposición a Godoy»).

24 Ver las reflexiones al respecto de R. Herr, «Por qué los españoles se levantaron en la primavera de 1808», de E. de Diego, «De Fontainebleau al 2 de Mayo» y de C . Almuiña, «Las reacciones en la opinión pública».

25 Manifiesto imparcial.

26 M. Lafuente, Historia General de España, p. 234.

27 Compendio histórico, p. 14.

28 A. Flórez Estrada, Obras, p. 281.

29 Representación del Príncipe de Asturias.

30 Compendio histórico, p. 12.

31 En S. Delgado (ed.), Guerra de la Independencia, p. 48.

32 Colección de Decretos, t. I.

33 Los textos de las proclamas de las juntas pueden consultarse en S. Delgado (ed.), Guerra de la Independencia.

34 El asunto ha sido estudiado por J. R. Aymes, La guerra de España contra la Revolución Francesa, pp. 413-427 y R. Herr, «El Bien, el Mal y el levantamiento de España contra Napoleón», pp. 595-616.

35 No conviene olvidar que la eliminación de cualquier duda sobre la legitimidad de Fernando fue vital para muchos por razones distintas a la guerra contra Napoleón. Los más avisados sabían que el 22 de marzo Carlos IV había denunciado la renuncia realizada el día 19 anterior y cabía la posibilidad de que bien por influencia de Inglaterra, bien por cualquier circunstancia derivada de la guerra, se intentara reponer en el trono de España al anciano monarca. Algunos planes existieron para que la flota británica condujera a España a Carlos IV desde su exilio en Francia con el fin de reforzar el espíritu guerrero de los españoles. Aunque todo esto, así como los intentos de sacar a Fernando VII de Valençay, que también existieron, nunca llegó a tener la más mínima consistencia, se publicaron folletos para disipar toda duda sobre la renuncia de Carlos IV del 19 de marzo en Aranjuez (uno de ellos, por ejemplo: Juicio crítico).

36 A. Capmany, Centinela contra franceses, pp. 4-5y 7.

37 A. Flórez Estrada, Examen Imparcial de las disensiones de América con España, de los medios de su reconciliación y de la prosperidad de todas las naciones (1811), en Obras, t. II, p. 7.

38 J. M. Portillo Valdés, Revolución de nación, ofrece una interesante interpretación sobre el significado político de la Junta Central y las tensiones en su seno entre reformistas y aristócratas (estos últimos eran, apunto por mi parte, los relacionados más o menos directamente con el antiguo «partido fernandino»). Creo, con todo, que esas tensiones políticas merece la pena examinarlas también desde otros ángulos, para intentar ahondar en la explicación de los objetivos de la Central, tan defendida, significativamente, por Jovellanos.

39 J. Varela Suenzes, «Rey, corona y monarquía en los orígenes del constitucionalismo español», pp. 123-195.

40 Texto reproducido por el marqués de Miraflores, Apuntes histórico-críticos sobre la revolución de España, pp. 23-28.

41 Sobre esa cuestión, véase E. La Parra López, «La metamorfosis de la imagen del rey entre los liberales».

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search