Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

II. — Conmemorar la guerra (1808-1908)

La construcción nacional vista desde las conmemoraciones del primer centenario de la Guerra de la Independencia

Christian Demange

Résumé

Dans les années 1890, la question ouvrière et la crise morale provoquée par le désastre de Cuba conduisent à un mouvement de renationalisation conçu comme un antidote à la lutte des classes et comme une affirmation nécessaire de l’unité de la nation. Le premier centenaire de la guerre d’Indépendance fournit à l’État et à la nation tout entière l’occasion d’achever le processus de nationalisation lancé par les Cortes de Cadix. Qui se charge de le relancer dans le nouveau contexte des nationalismes périphériques et des luttes sociales exacerbées? Autour de quels programmes et dans quelles perspectives? Autant de questions auxquelles tente de répondre cette contribution en s’appuyant sur l’analyse des célébrations du centenaire à Madrid, Saragosse, Cadix, Astorga, Medina de Rioseco, Antequera et Pontevedra - Puente Sampayo, sur l’analyse de leurs acteurs (État, Armée, Église, municipalités et associations) et sur celle de leurs modalités (fragmentation dans le temps et dans l’espace, plus forte participation du peuple, superposition et articulation des identités locales, régionales et nationale). Par sa mobilisation spectaculaire, le peuple fait éclater le patriotisme «bureaucratique» (Galdós), impose l’évidence de la nation et propose de nouvelles orientations pour asseoir le nationalisme espagnol (une citoyenneté plus forte, le progrès économique, l’appui du sentiment national sur le substrat de l’identité régionale, etc.) que les élites libérales au pouvoir, divisées et paralysées, ne sauront pas mettre en œuvre.

Texte intégral

  • 1 E. Castelar, «La memoria del héroe de la Guerra de la Independencia Vicente Moreno», Diario de Sesi (...)

1Uno de los medios que se ofrecen hoy día a quien desea comprender la construcción nacional española es interrogar los mitos y las memorias de la Guerra de la Independencia que fue la referencia fundadora de la España liberal moderna. Unas memorias y unos mitos que vinieron construyendo a lo largo del siglo xix la literatura, las artes y la historiografía, pero también el discurso político y las prácticas conmemorativas. La complejidad de los acontecimientos que caracterizan esta guerra, que fue a la vez una lucha patriótica y un proceso revolucionario, dio lugar en la España del siglo xix a dos mitos muy distintos —el mito del patriotismo nacional, que se limitaba a la defensa del territorio, y el mito del liberalismo político, que exaltaba la participación del pueblo— que estructuraron los relatos sobre la nación española a lo largo del siglo xix y que vinieron a apoyar el despliegue de la nación, o mejor dicho, el de las instituciones liberales por el territorio del Estado. En efecto, la configuración muy especial de la revolución burguesa en España hizo que los moderados, que tantos años estuvieron en el poder a base de restringir cuanto podían el voto, practicaron muy poco la pedagogía de la nación, sinónima de ciudadanía y participación política. No se esforzaron mucho en dotarse de los instrumentos susceptibles de hacer arraigar las ideas de identidad nacional y de nación entre la población. Sin embargo, el gran mito de la Guerra de la Independencia termina por imponerse, en su versión patriótica del lado de los moderados, y en su doble versión patriótica y revolucionaria del lado de los progresistas y demócratas que consideran, como Castelar, que «en la educación patriótica, nacional, debe entrar, como factor necesario, un recuerdo de la guerra de la Independencia». Pero éstos, que sienten realmente la necesidad de llevar a cabo la pedagogía de la nación, quedan apartados del poder1. De modo que cuando España llega al final del siglo xix, poco parece haberse hecho, desde el Estado, en el terreno de la construcción de una simbología nacional. Lo que no impidió que el patriotismo constituyera el cimiento en el que pudieron unificarse durante gran parte del siglo las distintas expresiones políticas de la época y se expresara con cierto vigor en alguna que otra ocasión —la guerra de África de 1859-1860 por ejemplo—.

2En los años 1890, la «cuestión obrera», que se apodera de las conciencias con motivo de las primeras celebraciones multitudinarias de la fiesta del trabajo —que se define oponiéndose a la conmemoración patriótica del Dos de Mayo—, y sobre todo la crisis moral provocada por el desastre en Cuba —que favorece también la expresión del catalanismo—, van a llevar a un movimiento de renacionalización, débil todavía, concebido como un antídoto a la lucha de clases y como una necesaria afirmación de la unidad de la nación española. El calendario, con el centenario de la guerra, iba a dar al Estado y a la nación la oportunidad de cerrar el proyecto nacionalizador lanzado por las Cortes de Cádiz. ¿Quién se encargaría de relanzarlo y terminarlo en el nuevo contexto caracterizado por la emergencia de los nacionalismos periféricos y de las luchas sociales que se agudizaban? ¿En torno a qué programa y con qué perspectivas? Estas son las cuestiones a las que intentaré dar una respuesta basándome principalmente en el estudio detallado de las celebraciones de los centenarios de Madrid, Zaragoza, Cádiz, Astorga, Antequera, Medina de Rioseco y Puente Sampayo (Pontevedra).

La máquina conmemorativa del centenario

  • 2 Cita sacada de «Un pensamiento», El Diario de León, 9 de mayo de 1906. Ver también «El Liberal en e (...)
  • 3 Mariano de Cavia, «Madrid ante el Centenario», El Imparcial, 15 de marzo de 1908.

3En un primer tiempo domina la duda sobre las posibilidades reales de movilizar a la nación en torno a la efeméride en esos tiempos «sanchopancescos y positivistas» en que parecen haber decaído los alientos de la Patria, aunque en las filas del nacionalismo liberal y democrático, muchos —artistas, intelectuales, militares progresistas, prensa— deseosos de «afirmar un españolismo sereno e íntimo», se movilizan muy temprano2. Sin embargo, dos meses apenas antes de la primera celebración del centenario, «Madrid permanece inmóvil, tan inerte como la gran Esfinge», y el Madrid popular está «cataléptico, tumbado en el surco», según Mariano de Cavia3. Hasta la víspera de la conmemoración, Galdós sigue dudando de

[…] la robustez del Patriotismo de primer grado, fundamento de toda nacionalidad, porque en los preparativos del centenario hemos advertido escaso fervor y el prurito de encerrarlo en moldes y formulismos arcaicos.

  • 4 B. Pérez Galdós, «La Esfinge del Centenario», El País, 2 de mayo de 1908.
  • 5 «El pueblo», El Liberal, 2 de mayo de 1908.

4Él no cree en la movilización popular, excepto en el caso de Zaragoza que supo conservar un auténtico sentimiento patriótico4. La realidad iba a ser muy distinta, y no sólo en Zaragoza: en toda España «el pueblo, sintiendo lo que es privadamente suyo se impuso a todos y a todos se los llevó por delante» durante esos años de conmemoración de la guerra5.

5La amplitud del fenómeno conmemorativo es imponente. Muchas capitales provinciales, y hasta pueblos, que no solían hacerlo, celebran el centenario del Dos de Mayo. Pero lo más espectacular es el gran número de pueblos y ciudades —tengo constancia de por lo menos 37— que se movilizan en torno a la conmemoración de su propio centenario y celebran la memoria de la guerra.

  • 6 AGA, sección Presidencia, IDD203, cajas 3590, 3593, 3594, 3595y 3597.

6Basta con repasar los archivos de la Presidencia del Gobierno para darse cuenta de que existía una verdadera fiebre conmemorativa y mucha competencia entre las ciudades para celebrar el centenario. La fiebre es visible en la carrera por las medallas oficiales. Para las ciudades que organizan conmemoraciones relacionadas con la Guerra de la Independencia, conseguir del Estado que la medalla conmemorativa sea una condecoración oficial es un objetivo importante porque les confiere prestigio al oficializar las conmemoraciones locales y al elevarlas a nivel nacional. Para el Estado, es una manera de asociarse a las celebraciones y atender las demandas locales sin que le cueste un duro. La primera ciudad en conseguir una medalla con valor de condecoración oficial fue Zaragoza (R. D. del 28 de enero de 1908). A partir de entonces empieza una verdadera carrera en la que cada ciudad que tiene algo que recordar y celebrar se empeña en conseguir una. Y las consiguieron por lo menos catorce ciudades o pueblos. Algunas solicitudes se harán meses o años después de la fecha del aniversario: Chiclana, que no conmemoró su centenario en marzo de 1911 pide en mayo de 1914 una medalla conmemorativa que se le concede en julio de 1914 (R. O. del 21 de julio de 1914). Otro ejemplo nos viene de Asturias y del Centro Asturiano de Madrid que solicita del gobierno la oficialización de la medalla conmemorativa en una carta del 25 de junio de 1910, o sea dos años después de las conmemoraciones6.

7La actitud del gobierno de la nación no creó pocas frustraciones entre las ciudades tan deseosas de celebrar sus glorias locales al no apoyar financieramente bastantes centenarios: Manresa, Astorga, Molina de Aragón, Gerona y Ciudad Rodrigo, distinguidas por las Cortes de Cádiz tanto como lo fueron Zaragoza y Cádiz, no entienden por qué quedan postergadas cuando el Estado acuerda financiar exclusivamente los centenarios de Zaragoza primero y luego de Cádiz. Astorga protesta cuando el gobierno de Canalejas aprovecha el voto de la subvención destinada a la conmemoración de las primeras Cortes en San Fernando para conceder una subvención de 30. 000 pesetas a Antequera cuando ella no recibe nada. Las rivalidades pueden ser también locales: por ejemplo, Vigo protesta contra Pontevedra que, sólo por ser capital de provincia y beneficiarse del apoyo de ilustres personalidades, acapara la memoria del pueblo de Puente Sampayo, más bien vinculado con Vigo por los hechos históricos y por su geografía.

8El entusiasmo y la ambición que muestran los ayuntamientos en los más de los casos exigen, en efecto, unos medios que superan sus presupuestos. Por ejemplo, Sagunto, para celebrar la memoria de Romeu, solicita del gobierno una subvención de 60. 000 pesetas, algo más de la mitad del presupuesto de 107.000 pesetas que piensa destinar a esta conmemoración ejemplar.

  • 7 El País, 8 de junio de 1908.
  • 8 Faro de Vigo, 7, 10, 12 de mayo de 1908.
  • 9 AGA, sección Presidencia, caja 3595.

9Sin embargo, muchos ayuntamientos se lanzarán a la conmemoración de su memoria de la guerra sin ayuda alguna. El pueblo de Torquemada celebra su centenario el 6 de junio de 1908, con una misa, una procesión cívica, unas limosnas y unos conciertos7. Villagarcía, el 11 de mayo de 1908, añadirá una velada literaria y musical, organizada por los congregantes de San Luis Gonzaga en la que se leerán las habituales poesías de Juan Nicasio Gallego y Bernardo López García, y se colocará una lápida en presencia de los cónsules de Argentina, Brasil, Gran Bretaña, Francia, México, Chile, Uruguay y Portugal8. Chiclana es de las pocas localidades que no llegan a movilizarse para celebrar su memoria a tiempo9.

Un centenario fragmentado en el tiempo, en el espacio y en sus modalidades

  • 10 R. D. publicado en la Gaceta de Madrid del 24 de marzo de 1907.

10Visto desde Francia, lo lógico hubiera sido centralizar, desde luego, la conmemoración del centenario de la guerra en Madrid, no sólo por ser la capital de la nación, sino porque los madrileños llevaban un siglo conmemorando el Dos de Mayo, que se había impuesto rápidamente como el símbolo de la totalidad de la epopeya nacional. Y las lecturas de las poesías que Gallego o López García dedican al Dos de Mayo en todas las veladas patrióticas del centenario lo atestiguan todavía en 1908. Sin embargo, al hacer votar el 22 de enero de 1907 una subvención de 2,5 millones de pesetas para el centenario de Zaragoza, Moret convierte de hecho la ciudad en el lugar oficial de la conmemoración estatal. El nombramiento por el gobierno, el 23 de marzo de 1907, de un comisario real —el gobernador civil Juan Tejón y Marín, amigo de Moret—, encargado de fiscalizar las decisiones de la Junta Magna y de presidir la comisión ejecutiva del centenario, convierten el centenario aragonés en un centenario del Estado10. A partir de ahí, le resultará muy fácil al gobierno conservador de Antonio Maura negar todo apoyo a Madrid cuando se lo pida. Desprovisto de medios, el centenario madrileño, a pesar de sus tentativas para reunir la nación en Madrid con delegaciones de todas las provincias y unos carros alegóricos, no conseguirá alcanzar una dimensión nacional. ¿Por qué haber optado por Zaragoza en vez de Madrid? Desde luego, Zaragoza había manifestado una voluntad muy firme y tenía un proyecto ya muy avanzado (al contrario de Madrid que, sintomáticamente, no había previsto una sola peseta en su presupuesto). Pero existen otras explicaciones. La primera puede ser que Zaragoza es un símbolo más decente y consensual que el Dos de Mayo: al contrario de éste que dio lugar a la construcción de un discurso «democrático» de oposición a todos los conservadurismos, por parte de los progresistas primero, de los democrátas y republicanos después, Zaragoza y sus sitios simbolizan la defensa del territorio —el mito del patriotismo nacional— y no una sublevación popular —el mito del liberalismo político—. Además, la resistencia zaragozana está estrechamente vinculada con la Virgen del Pilar, lo que permite asociar la Patria con la fe católica —algo imposible con el Dos de Mayo—. Para Moret,

  • 11 Citado en el editorial de la revista Zaragoza, 16 de abril de 1907, «Homenaje a Moret».

Zaragoza es la concreción del alma nacional […] la ciudad de los mártires, el altar de los héroes, la representación del amor y del sacrificio, móviles sagrados que dan como fruto la idea de Patria. Si se habla de virtudes cívicas, Zaragoza representa el valor, la entereza, la virilidad, la energía de España. Aquí tenemos corazones fuertes, robustecidos por la fe sincera. […] Porque el amor y el sacrificio son imposibles sin la fe11.

  • 12 «Ha servido el donativo para que ciertos cariños a determinados personajes, harto decaídos, parecie (...)

11A estos argumentos de fondo conviene añadir el hecho que Moret lleva 18 años de diputado por la ciudad, una ciudad que comparte su ideal liberal, y que ahora podrá llevar a cabo sus ambiciosos proyectos gracias al maná que consiguió del Estado. No podrá sino estarle muy agradecida a él y a su partido, como sugiere el profesor de la Universidad de Zaragoza, Eduardo Ibarra12. Esta estrategia política que privilegia una conmemoración de provincia no sólo suscita envidia y suspicacia, sino que abre la puerta a otras conmemoraciones locales, difíciles de financiar, pero globalmente exitosas.

12Así es como la conmemoración de la guerra no tarda en fraccionarse en el espacio y diluirse en el tiempo. De Irún a Cádiz y de Valencia a Pontevedra van a florecer las iniciativas locales, planteando el problema de su articulación con una eventual estrategia global del Estado. Y su dilución en el tiempo —se celebra el centenario hasta 1913— plantea el de su eventual impacto: ¿qué sentido tendrá una celebración de la guerra cinco años después de las de Zaragoza o Madrid?

13Otra consecuencia del dispositivo es la gran variedad de tipos. Tenemos dos conmemoraciones nacionales, financiadas por el Estado que las supervisa: la de los sitios de Zaragoza que tendrá un alcance nacional gracias a la prensa que alaba su exposición hispano-francesa, y la de las Cortes de Cádiz que Canalejas salva del desastre a última hora bajo la presión de los representantes republicanos y liberales de la ciudad y que no pasará de ser una conmemoración semi-local. El Estado, presente en su máximo nivel en la organización de todas ellas, tiene la capacidad de imprimir su discurso y de difundir su visión de la nación. Tenemos luego una conmemoración local, con ambiciones nacionales; Madrid que, pese a no beneficiarse del apoyo del Estado, se impone al fin y al cabo en el centenario por la implicación sorprendente del pueblo madrileño. Pero el tipo más difundido es el de las conmemoraciones meramente locales, como Astorga, algunas arraigadas en un siglo de conmemoraciones, como El Bruch o Medina de Rioseco, y otras que son el fruto de la exhumación de unos héroes a veces olvidados y nunca celebrados, como las de Antequera y Móstoles. Todas éstas expresan libremente, a través de sus programas, sus propias lecturas de la memoria colectiva y sus propias concepciones de la identidad nacional. En este sentido, las conmemoraciones locales encarnan las distintas concepciones de la nación que se daban a principios del siglo xx en España.

  • 13 «El pueblo ve el desfile de vistosos cortejos, cívicas procesiones, en donde los tonos brillantes d (...)

14Para los organizadores, el nuevo desafío es encontrar las fórmulas susceptibles de permitir una mayor participación del pueblo: esta preocupación se encuentra sobre todo en las filas demócratas y republicanas de los ayuntamientos. Al lado del «patriotismo oficinesco», como lo designa Galdós, que tiende a reducir la conmemoración a las consabidas misas, procesiones cívicas y veladas patrióticas, surge una voluntad de bañar las conmemoraciones en la alegría popular. Es una consigna explícita del alcalde de Villagarcía en el bando que dirige a la población, una voluntad del Ayuntamiento de Rioseco, pero también un combate de los concejales republicanos de Madrid y Zaragoza. Se multiplican los bailes y conciertos (gran conquista del centenario madrileño, oficialmente marcado hasta entonces por el duelo) y aparecen nuevas atracciones que, además de abrir la puerta al pueblo, constituyen un verdadero escaparate de la modernidad: se da a ver el progreso con una profusión de iluminaciones eléctricas (Pontevedra, Astorga, Antequera), con proyecciones cinematográficas (hasta en Medina de Rioseco), con los «raid de aviación» de Garnier (en Pontevedra por ejemplo), con las caravanas de automóviles (la llegada a Zaragoza de una de ellas procedente de Madrid constituye todo un acontecimiento; habían tardado tres días), con carreras de motos y bicicletas (en Tarragona) y con una serie de manifestaciones deportivas (fútbol, gimnasia, etc.). Muchísimos municipios tienden a favorecer por fin, a través de las nuevas prácticas conmemorativas, la comunión entre los conmemorantes, mientras que antes el espectáculo de las procesiones cívicas tendía a marginar a gran parte del pueblo que difícilmente podía identificarse con los representantes de los aparatos del Estado que las constituían. El nuevo discurso nacionalizador deja de apoyarse sólo en el despliegue vistoso e imponente de las instituciones del Estado para abrirse al pueblo solicitando su participación: ese es el gran cambio perceptible en estos centenarios13.

Los actores de la nacionalización en el centenario

15El fraccionamiento del centenario de la guerra multiplica las oportunidades de celebrar a la patria y el número de los actores a los que podemos clasificar en distintas categorías. Primero el Estado central: el rey —que puede recurrir a delegados reales—, el gobierno con sus distintos ministerios, las dos cámaras legislativas, los gobernadores civiles y las diputaciones. Luego viene el Ejército que, aunque es un órgano del Estado que aporta claramente el sello de la nación a las ceremonias a las que concurre, merece ser considerado como un actor más, porque desarrolla una visión muy suya, una estrategia propia que puede diferir de la del Estado. El tercer actor es claramente la Iglesia que defiende su propia concepción del patriotismo y de la nación. El cuarto actor es la iniciativa local, los ayuntamientos. Y el último, muy vinculado al anterior, es la sociedad civil, palabras que podrían designar a algunos particulares y a unas organizaciones calificadas en la época de semi-particulares: el Círculo de Bellas Artes, el Centro gallego, los Casinos liberales, etc.

El Estado

16Cierta cultura jacobina nos lleva a hacer del Estado el primer actor del proceso nacionalizador, no sólo como protagonista del despliegue de las instituciones liberales, sino también como creador de una simbología nacional. El primer liberalismo, consciente de la necesidad de construir «el espíritu público», no escatimó los esfuerzos en este sentido. Tanto la España resistente de los primeros años de la guerra (la de la Junta Central Suprema Gubernativa) como la España liberal que le sucedió (la España de las Cortes de Cádiz) multiplicaron los gestos simbólicos destinados a honrar a los héroes, singulares o colectivos, de la guerra. ¿Qué hubiera sido del centenario de 1908 sin aquellos decretos y compromisos del primer liberalismo en los que se apoya la mayor parte de los ayuntamientos en 1908 para pedir al Estado que cumpla sus promesas y pague su deuda? Hasta la política que inició en 1815 Fernando VII, concediendo medallas honoríficas y pensiones, contribuyó a fijar una memoria de la guerra: las solicitudes de medallas para el centenario remiten casi todas a medallas concedidas por Fernando VII, que muchas veces se copian.

  • 14 «Ha debido pensarse por el Poder Central, por los elementos directivos intelectuales, por alguien, (...)
  • 15 «Yo quiero sustraer la conmemoración de las Cortes de Cádiz a las disputas de los hombres, a las di (...)
  • 16 Diario de Sesiones de las Cortes, 12 de junio de 1911.

17Sin embargo, a principios del siglo xx, y a pesar de las circunstancias interiores, el Estado no parece tener un proyecto nacionalizador explícito. El Estado liberal no toma ninguna iniciativa propia ni desarrolla proyecto alguno para conmemorar el centenario del mito fundador del liberalismo, como lo deploraba Eduardo Ibarra desde la Revista Aragonesa, en octubre de 190714. La acción del Estado central se limita a acompañar dos proyectos de envergadura que emergen a nivel local. El primero es el centenario de los sitios de Zaragoza que financia con 2,5 millones de pesetas y al que intenta controlar a través del comisario real. De hecho, el Estado no impone nada y se contenta con lo propuesto por las elites económicas locales: no interviene siquiera en el importante programa memorístico. El segundo es el centenario de la Constitución y sitios de Cádiz que financia con 1,2 millones de pesetas, y que se realiza, en parte, bajo su control con el nombramiento en agosto de 1910 de una Junta Nacional del centenario de la Constitución y Sitios de Cádiz, presidida por los presidentes de las dos cámaras, la creación de una Comisión ejecutiva presidida por el ministro de Instrucción pública y la de una Junta local presidida por el gobernador civil de la provincia. Un dispositivo que parece reflejar la voluntad del Estado de imponerse en la conmemoración y de hacer de ella, simbólicamente, un acontecimiento de alcance nacional. Sin embargo, los diputados debaten más de un mes antes de votar, el 8 de julio de 1911, no ya una proposición de ley, sino un proyecto de ley (que traduce, como lo exigían los republicanos, una mayor implicación del Estado) por el que se oficializa la conmemoración de la Constitución y se concede una subvención adicional de 800.000 pesetas (300.000 para el monumento, 150.000 para las Cortes, 350.000 para la Presidencia del Consejo) en vez de los 2 millones solicitados por la Junta. La explicación de tanta demora y tacañería es que las Cortes están divididas sobre la oportunidad de celebrar el centenario de la Constitución: los republicanos lo promueven, los liberales lo organizan, los conservadores se resisten y a los carlistas les repugna15. El resultado es que sólo acuden unos veinte diputados al aniversario de la instalación de las Cortes en San Fernando (24 de septiembre de 1910), que fue «una conmemoración de familia, de las que se hacen como para salir del paso nada más», según el diputado republicano Salillas16. Los festejos del 19 de marzo que celebraban la proclamación de la Constitución, se reducen a una brillante fiesta local —sólo estaban presentes al lado del gobernador civil el ministro de Justicia, un vicepresidente del Congreso y algunos parlamentarios locales—. En cuanto a la gran fiesta de las constituciones organizada por el gobierno en octubre, fue un fracaso en término de proyección nacional: ni vino el rey, ni el presidente del Consejo, ni los presidentes de las cámaras; los parlamentarios fueron muy pocos y la prensa nacional apenas habló del acontecimiento. Sólo los actos organizados por el senador republicano R. M. de Labra, la parte extra-oficial de la conmemoración —la reunión de unas delegaciones americanas y la ceremonia de colocación de las lápidas en San Felipe Neri— salvaron al centenario del naufragio.

18A falta de estrategia clara del Estado, las mayorías parlamentarias y los gobiernos que se suceden en el poder diseñan una política globalmente poco coherente. El gobierno de Moret, después de favorecer a Zaragoza con un dinero que saldrá de la lotería nacional, hace promesas a Cádiz, Astorga, Gerona, etc. Pero llega Maura, el cual prefiere utilizar los recursos del Estado para renovar la flota antes que para arraigar el sentimiento nacional, lo que lo lleva a cortar y recortar las subvenciones, hasta para el centenario del popular Dos de Mayo. De vuelta al gobierno, los nuevos liberales de Canalejas sueltan alguna que otra subvención: a Cádiz, Antequera, Pontevedra, por poner algunos ejemplos, pero no a Astorga que rabia. Todo ello no diseña un proyecto político susceptible de desarrollar una conciencia nacional. Y el programa de construcción de centros escolares al que pueden acogerse los municipios con motivo del centenario —Manresa y Astorga se beneficiaron del programa, pero la demanda de Medina de Rioseco fue rechazada sin explicación clara— no constituye una verdadera política simbólica. Lo que no quedaba claro para el gobierno lo era mucho para el pueblo español: así es como el Ayuntamiento del Bruch escribe al presidente del Consejo que

  • 17 Carta del Ayuntamiento del Bruch al presidente del Consejo, 1 de noviembre de 1907. AGA, sección Pr (...)

[es] el gobierno de la nación quien más directamente debe interesarse en perpetuar el recuerdo de los sucesos y acontecimientos ocurridos en [la localidad]17.

19El pueblo esperaba mucho del Estado, no sólo su dinero sino también su unción simbólica, como es patente en las demandas de medallas oficiales. Pero esto también era mucho pedir, sobre todo en tiempos de Maura.

  • 18 «A esta conmemoración grandiosa de la independencia patria le hacía falta la presencia del soberano (...)

20Si el Estado está como paralizado frente a la conmemoración del doble mito de la Guerra de la Independencia, puede ser porque no consigue proyectarse en el futuro. Y si no tiene visión de futuro, es porque existen discrepancias muy fuertes entre las distintas tendencias del liberalismo sobre su visión del pasado, como nos lo enseña la conmemoración fracasada de la Constitución. De hecho, no existe consenso nacional sobre un modelo político, ni siquiera en el seno del liberalismo. De ahí la preferencia dada al mito patriótico y retrospectivo de la defensa del territorio sobre el mito liberal-revolucionario. Pero cuando se trata de encarnar a la Patria, el que triunfa no es el gobierno, ni el Estado sino una parte del Estado: la Corona. Tanto en Madrid como en Zaragoza, los conmemorantes aclaman al rey, capaz de recorrer la ciudad a pie, durante dos horas y hasta bajo la lluvia cuando se trata de acompañar las cenizas de las heroínas zaragozanas. Para ellos, quien mejor encarna y simboliza la patria y la nación es el rey, y no el Estado o Gobierno con los que cuesta identificarse por las razones que sean. Para la opinión zaragozana, el elemento que convierte su celebración local en una nacional es la presencia del rey, más que la del presidente del Gobierno, que tarda meses en visitarlos18. La Corona, en este centenario, es una pieza clave en el proceso de identificación de lo local con lo nacional.

21A nivel de las provincias, los representantes del Estado suelen cumplir con su papel. Los gobernadores civiles presiden cantidad de actos conmemorativos y saben mostrarse eficaces cuando se trata de ayudar a los ayuntamientos en sus respectivos proyectos (en Antequera por ejemplo). Las diputaciones suelen también implicarse en los distintos proyectos, a veces integrando las juntas, las más de las veces aportando una subvención (1.500 pesetas para Medina de Rioseco por ejemplo). Y la alta administración no deja de acudir a las procesiones cívicas e inauguraciones en representación del Estado.

El Ejército

  • 19 Entre los autores militares que publican entonces, encontramos a Santiago Gadea, Ibañez Marín, Rey (...)

22El Ejército está asociado, desde los orígenes, a la memoria de la Guerra de la Independencia. En 1814 ya, las Cortes le confían simbólicamente las llaves de las arcas que contienen los restos mortales de Daoiz y Velarde por la memoria de los cuales el cuerpo de Artillería velará durante todo el siglo. Cuando llega el centenario, el Ejército está entre los primeros en movilizarse para cantar a sus héroes y recordar a todos el papel que tuvo19. Pero interviene también, como actor, en el terreno conmemorativo: en Madrid organizando varios actos —entre ellos un gigantesco festival escolar el día 3—, y en Antequera, tierra del incipiente nacionalismo andaluz (recordemos la Constitución de Antequera de 1883), para celebrar la figura olvidada del capitán Moreno que había muerto a manos de los franceses gritando, según la leyenda: «Españoles, aprended a ser fieles y a morir por la Patria».

  • 20 Ver J. Muñoz Burgos, Un siglo de historia de Antequera a través de la prensa local, pp. 185-187.
  • 21 Me es imposible entrar en detalles en el espacio de este artículo. Remito al lector a los documento (...)

23La reinvención del capitán Moreno se debe a la Infantería que no ceja en su empeño de recuperar la memoria de los infantes que se ilustraron en la Guerra de la Independencia. Después de décadas de captación de la herencia simbólica de la guerra por la Artillería a través de los emblemáticos Daoiz y Velarde, acababa de llevarse una primera victoria con la erección de una estatua al teniente Ruiz en Madrid, pero no dejaría el tema hasta su triunfo total marcado por la repatriación de las cenizas de Ruiz al monumento madrileño del Campo de la Lealtad, en marzo de 1909, aunque las ceremonias del Dos de Mayo de 1908 en Madrid, con la presencia por primera vez de los oficiales de todas las armas en el homenaje rendido a Ruiz habían marcado ya el fin de la rivalidad entre la Artillería y la Infantería. El Ayuntamiento antequerano, deseoso de celebrar sus glorias locales, hace suyo el programa conmemorativo que le propone un capitán de la Academia de Toledo con el objetivo de cantar las glorias de la Infantería y del pueblo antequerano20. La propaganda militar es tan eficaz que Moreno no tarda en formar parte del panteón de los héroes nacionales21.

24El Ejército es también uno de los principales elementos nacionalizadores de los festejos locales: su sola presencia confiere a la ceremonia local una dimensión nacional. Se rinden honores a la bandera nacional, se toca la Marcha Real y desfilan los defensores de la patria. Razón por la cual los ayuntamientos no vacilan en pagar por tener al Ejército (408 pesetas pagó Medina de Rioseco), cuyas bandas, además, animan a menudo los bailes populares.

  • 22 Sobre el anticatalanismo del Ejército, ver La Correspondencia Militar, 22 de febrero de 1908: «La S (...)

25Pero el Ejército, pese a ser un órgano de Estado, desarrolla su propia visión de la nación y la expresa en su prensa y en sus discursos. Una visión que tiene puntos comunes con la del liberalismo, como la defensa a ultranza de la unidad de España, pero que también difiere de ella hasta combatirla22. Veámoslo con su interpretación de la Guerra de la Independencia. Para el Ejército, la lucha por la Independencia fue ante todo la lucha del pueblo —y en ningún caso de las elites— al lado del Ejército que le sirvió de guía y que se mostró el único capaz de expulsar al invasor.

  • 23 La Correspondencia Militar, 2 de mayo de 1908.

Se demostró entonces que sólo las instituciones militares pueden salvar a una nación en peligro […]. Desgraciadamente, si el Ejército y el Pueblo ofrecieron generosamente su sangre para esta revolución, la Patria no pudo encontrar en ella sus hombres, sus directores, sus maestros, y tras un siglo de luchas infecundas todavía espera que aparezcan éstos23.

  • 24 Al heroico capitán Don Vicente Moreno, p. 227.

26El Ejército critica con mucha viveza la incapacidad de las clases rectoras roídas por la apatía y el lucro. Cuando el capitán general Miguel Primo de Rivera, delegado real en el centenario de Antequera, y moderador de los primeros Juegos Florales de la ciudad, toma la palabra, sorprende al selecto público con la dureza de sus palabras. Critica la política que llevan las elites al tiempo que proclama su confianza en el pueblo al que sabe educar el Ejército. Critica la situación de la escuela, «poco entendida y mal atendida», critica a «las clases rectoras ausentes de las villas, las fábricas y los campos», a la Iglesia «dedicad [a] más a exaltar abstracciones de la fe y prácticas del rito que a la labor social importantísima de que fue Jesucristo fundador y maestro», a la prensa, incapaz de orientar la opinión hacia el progreso antes de apelar a que «el impulso venga de abajo a arriba cuando no sea eficaz y fecundo el del poder»24. El Ejército, baluarte de la unidad de España, comparte el enfoque secularizado y populista del nacionalismo liberal, pero al reivindicar el «íntimo consorcio del pueblo con el Ejército» y al criticar abiertamente a las clases rectoras de la España liberal, sueña también con una solución «cesarista», con una alianza entre la Corona, el pueblo y el Ejército, para regenerar a España ya que históricamente el liberalismo ha fracasado.

La Iglesia

27La Iglesia como institución, es un actor muy presente en los centenarios. Está desde siempre estrechamente vinculada con las conmemoraciones y con la memoria de la guerra en la medida en que el culto patriótico se forjó en gran parte a partir del culto a los muertos y a los mártires. Las modalidades conmemorativas incluyen siempre una función religiosa y una procesión cívica, que mezcla como lo sugiere la palabra las dimensiones cívica y religiosa, y lo cual le permite ocupar físicamente el espacio conmemorativo y hasta apropiárselo.

28Durante el centenario se asocia a menudo a la preparación de los programas conmemorativos. El obispo de Zaragoza no sólo forma parte de la Junta Magna, sino que preside la exposición retrospectiva de arte, y el de Astorga es presidente honorario de la Junta y suele acompañar al alcalde cuando éste va a Madrid por asuntos del centenario. Sin embargo, al principio del siglo xx, y aunque ha aceptado el ideal nacional, sigue teniendo problemas con la doctrina liberal. El obispo de Cádiz amenaza con excomulgar a los católicos de su diócesis que participen en la conmemoración del 19 de marzo y prohíbe al canónigo Gálvez, que había compuesto un himno a la independencia, dirigirlo públicamente. Sin ir tan lejos, lo que intenta la Iglesia es contener al liberalismo esencializándolo: para la Iglesia, no existe la nación española sin el catolicismo, y no puede existir el patriotismo fuera de la fe católica. En un discurso que pronunció ante la diputación provincial de León a principios de mayo de 1908, el obispo de Astorga recordaba que «aquella guerra, tanto como española y de independencia, era guerra de religión, contra las ideas del siglo xviii, difundidas por las legiones napoleónicas», y terminaba con esta frase:

  • 25 Diario de León, 7 de mayo de 1908.

Noble Patria mía. Tú siempre has desplegado el pabellón español a la sombra del estandarte de la Cruz; tú, en 1808 como antes […] has encontrado en la Cruz el estímulo de tu patriotismo, y el secreto de tus victorias. No te separes nunca de ese árbol benéfico que te ha protegido con su sombra, hermoseado con sus flores y engrandecido con sus frutos25.

29No es de extrañar, por lo tanto, que la Iglesia resista cuando el liberalismo, por razones históricas, intente desvincular el nacionalismo del catolicismo, ni que intente imponer sistemáticamente su presencia en los actos por los que la nación pretende afirmarse.

30La conmemoración del sitio de Astorga se anunciaba ante todo como españolista y regeneracionista. El calendario imponía una celebración alrededor del 22 de abril de 1910, fecha en que termina el sitio. Los festejos preveían la inauguración del monumento, muy españolista (un águila que está agonizando bajo el zarpazo de un gigantesco león), y una serie de conferencias a cargo de la Extensión Universitaria de Oviedo con motivo de la inauguración del nuevo grupo escolar: la educación parecía ser un verdadero tema de preocupación para el Ayuntamiento. Sin que se sepa por qué razón (quizás porque la ciudad tuvo la oportunidad de recuperar los restos mortales del héroe de los sitios, Santocildes), se aplazan los festejos a finales de agosto para que coincidan con las fiestas patronales de Santa Marta, con las que se fusionan. La consecuencia es que la celebración liberal y cívica de la nación se abre con varias celebraciones religiosas en honor a Santa Marta —a las que asiste el Ayuntamiento en corporación— y se cierra con una imponente fiesta eucarística, a la que vuelve a asistir el Ayuntamiento en corporación, seguida de una procesión de noche que reúne a 39 secciones de la Adoración Nocturna, que desfilan con sus banderas, recatolicizando el espacio ciudadano.

  • 26 Revista parroquial El Gancho, número ilustrado conmemorativo del centenario de los sitios, Zaragoza (...)
  • 27 Ibid.

31Zaragoza nos proporciona otros ejemplos de la resistencia de la Iglesia a una concepción laica de un nacionalismo abierto sobre otros horizontes. Las conmemoraciones de Zaragoza existieron ante todo gracias a la exposición hispano-francesa concebida por el presidente de la Cámara de Comercio y miembro ilustre del regeneracionismo aragonés, Basilio Paraíso. Poco lugar había allí para la religión y el Ejército, los dos pilares hasta entonces del nacionalismo español. Frente a tanta modernidad y laicismo, no iba a tardar en reaccionar la Iglesia, bajo el impulso del liberal y muy conservador Florencio Jardiel, presidente de la Real Sociedad Económica de los Amigos del País. Primero, a través de las fiestas parroquiales de San Pablo, patrocinadas aquel año por el vizconde de Espés y Mariano Beselga, dos eminentes políticos conservadores, cuyo programa, aquel año, «responde al deseo de enlazar, tal como estuvieron un siglo atrás, al pueblo y al Ejército, sin clases ni alturas que rompiesen la homogeneidad». Se pretende también «vitorear la enseña de la Patria solemnemente izada en la torre parroquial y saturar el alma de patriotismo, de fraternidad y de paces»26. Los distintos actos llevan a celebrar al Ejército, pero también a los héroes religiosos (se colocan lápidas en honor al padre Boggiero y a la madre Rafols) y a asociar la bandera nacional con los estandartes de las numerosísimas congregaciones religiosas que desfilan en la procesión cívica. Unos festejos liberales, desde luego, pero que no dejan de querer asociar la religión con el patriotismo, diseñando al final un nacionalismo marcado ante todo por el catolicismo cuando otros, desde la Exposición, están intentando construir una imagen moderna y abierta de la nación con la que es susceptible de identificarse un mayor número de ciudadanos. Otro ejemplo de esta voluntad de reintroducir la religión en la conmemoración patriótica es la concepción y realización, en apenas 60 días, de una exposición mariana en el recinto de la Exposición. Una voluntad de las elites conservadoras encabezadas por José María Azara, fundador de los sindicatos católicos de Aragón y devoto de la Virgen del Pilar, quien indica, en su discurso de inauguración, que «la Exposición Mariana es oportuna, conveniente y hasta necesaria en las presentes circunstancias»27. Lo que muestran esos ejemplos es que, frente a su voluntad de construir una nueva identidad nacional más favorable a los valores democráticos y al progreso, los nuevos liberales, reformistas y regeneracionistas, encuentran la resistencia de la Iglesia, respaldada por los liberales conservadores, que se apoya en unas identidades tradicionales profundamente arraigadas en la cultura popular.

Los municipios

32La celebración de una identidad local o de unos héroes locales es un poderoso factor de movilización de las energías: las ciudades y los pueblos desean celebrar su propia memoria para reforzar su personalidad y su identidad propia. El Ayuntamiento antequerano lleva ya varios años intentando constituir una galería de glorias locales cuando descubre al capitán Moreno, que no existía para nadie en la ciudad hasta ese momento. En los años inmediatos que preceden al centenario de los sitios, el Ayuntamiento zaragozano recibe varias demandas de autorización, de parte del club de fútbol, de los transportes de la ciudad y hasta de un fabricante de papel de liar, para usar el escudo de la ciudad. El Ayuntamiento de Astorga encarga a las «señoras» la construcción de un pendón de la ciudad. Está naciendo como un deseo y un orgullo de afirmar una identidad local propia. Y desde luego, la conmemoración es una oportunidad de celebrar la identidad local que no se puede perder. Y también una oportunidad, para las ciudades algo olvidadas o postergadas por el poder central, de reconquistar un protagonismo del que esperan mejoras económicas sustanciales: Astorga espera acoger una guarnición, San Fernando espera recuperar la fabricación de los cañones de la nueva flota y Cádiz construir los buques.

33El caso es que los ayuntamientos están en primera fila a la hora de celebrar la memoria de la guerra. Desde Móstoles y Puente Sampayo (un pueblo de 1.450 habitantes) hasta Madrid, pasando por Medina de Rioseco, Astorga, Antequera, Cádiz y Zaragoza, son los ayuntamientos quienes toman la iniciativa de celebrar la memoria de los episodios más señalados de la guerra. Hasta en el caso de una conmemoración que compete al Estado, como la de las Cortes y Constitución de Cádiz, o como la de la capital del Estado, la iniciativa es municipal. A menudo los ayuntamientos federan las iniciativas locales haciendo suyas las sugerencias procedentes de otros horizontes. Medina de Rioseco acuerda celebrar su centenario tres días después de leer la carta del letrado Luis Salado publicada en la revista local La Crónica de Campos; Zaragoza recupera una iniciativa de las elites económicas locales y especialmente de la Real Sociedad Económica; Antequera se lanza en la conmemoración apoyándose en la voluntad de la Academia de Infantería de Toledo y Pontevedra más bien a instancia del Centro Gallego de Madrid que hace suyo, y exclusivamente suyo, el proyecto de Puente Sampayo y le propone al Ayuntamiento pontevedrés, falto de iniciativa propia, un programa llave en mano.

34Con varios años de antelación —excepto Madrid que despierta en enero de 1908— constituyen primero unas juntas municipales que se encargan de preparar el programa conmemorativo (en 1902 ya en Zaragoza y en 1909 en Cádiz que solicita sin embargo al Estado a partir de 1904) y que pronto se abren para acoger a todas las fuerzas vivas de la localidad, o de la región (casos de Zaragoza y Cádiz), en unas «Juntas del Centenario» dotadas de una gran autonomía pero generalmente presididas por los alcaldes. Madrid intenta movilizar y convocar en torno a las conmemoraciones del Dos de Mayo a la totalidad de las provincias españolas, y Cádiz se dirige a las repúblicas americanas para invitarlas a su centenario. Sus programas de festejos concitan un número impresionante de participantes y los centenarios marcan las memorias. Y por fin, Medina de Rioseco, Astorga, Pontevedra no se contentan con colocar primeras piedras sino que inauguran unos monumentos terminados, o casi, mientras que un programa del Estado, como el de Cádiz, tarda 18 años en concluirse. Quizá podamos ver en ello el reflejo de una voluntad y de un consenso político que no existen a nivel nacional.

Las iniciativas ciudadanas

35El proceso de creación de un sentimiento nacional, si pocas veces parece beneficiarse del motor del Estado, puede en cambio apoyarse en otros colectivos, más o menos amplios, que son actores poderosos de su arraigamiento. Frente a la relativa parálisis de las elites políticas, recogen el guante del culto a la memoria de la Guerra de la Independencia con el objetivo de fortalecer la nación. Lo que plantea el problema de la legitimidad de esos colectivos para sustituirse al Estado (o a las colectividades locales) a la hora de concebir y llevar a cabo un proyecto simbólico susceptible de reforzar los lazos nacionales.

36La lista de esas asociaciones semi-particulares que intervienen en las celebraciones es bastante impresionante. La sociedad artística Lo Rat Penat, «sociedad de amadores de las glorias valencianas» interviene directamente en el centenario de Romeu (en Valencia y Sagunto), el Centro Asturiano de Madrid en el de Asturias, aunque algo tarde, el Centro Gallego de Madrid en el de Pontevedra-Puente Sampayo, el Círculo de Bellas Artes y el Centro de Hijos de Madrid en el de Madrid, la Real Sociedad Económica Aragonesa de los Amigos del País y la Cámara de Comercio en el de Zaragoza, los Casinos liberales en el de Cádiz. Otras veces, las iniciativas ciudadanas vienen de un hombre: es el caso de Cádiz, donde el republicano R.M. de Labra tiene un papel fundamental en la orientación del centenario.

  • 28 Caso del Centro Asturiano de Madrid que, sin embargo, es el único en tener autoridad para otorgar l (...)
  • 29 Ver la carta que manda E. Vincenti al Ayuntamiento de Pontevedra, carta en la que le proponía todo (...)
  • 30 R. M. de Labra, La personalidad internacional de España, p. 9.

37Algunas de estas asociaciones no tendrán un papel decisivo28. Otras en cambio van hasta definir el programa memorístico de los distintos centenarios. Es el caso del Centro Gallego de Madrid (CGM) que impone su concepción del centenario —que se apoya en el sentimiento regional— y su programa memorístico a la ciudad de Pontevedra y al pueblo de Puente Sampayo29. El Círculo de Bellas Artes, bajo la dirección de Alberto Aguilera, y el Centro de Hijos de Madrid, bajo la de Javier Betegón, intervienen directamente en el centenario madrileño, aquel con el homenaje al Ejército y la colocación de tres lápidas dedicadas al pueblo de Madrid, y éste con la imposición de la estatua «Al pueblo del Dos de Mayo» de A. Marinas, para reintroducir en la memoria del Dos de Mayo al pueblo madrileño, un protagonista ocultado hasta ahora por las sombras de las glorias de la Artillería, Daoiz y Velarde. En cuanto a Zaragoza, el programa adoptado en mayo de 1902 por la Junta Magna y elaborado por la Comisión Ejecutiva, dominada por elementos de la Real Sociedad Económica y por su presidente F. Jardiel, es en sus grandes líneas el que había diseñado esta sociedad en su sesión del 14 de abril de 1902: una serie de monumentos, unos congresos, una exposición y unas ceremonias oficiales. Esta asociación, que representa con la Cámara de Comercio presidida por Basilio Paraíso —el artífice de la exposición hispano-francesa— los proyectos e intereses de las elites económicas, impone a la ciudad, y a España, su propia concepción del centenario. Conviene por fin mencionar el papel que desempeñaron algunos individuos, relativamente aislados, como el republicano R. M. de Labra a quien el centenario gaditano debe tanto. Él es quien, finalmente, toma dos iniciativas que van a dar su significación a la conmemoración de la Constitución. La primera consiste en un gesto simbólico fuerte: colocar en la fachada de la iglesia de San Felipe Neri que había acogido al primer parlamento liberal unas lápidas conmemorativas de las Cortes y de sus principales decretos. Se trata de evocar a los hombres y su obra: la Constitución, el derecho de propiedad, las leyes sobre la igualdad entre españoles y americanos, la igualdad entre blancos e indios, etc. Con esta iniciativa personal y extra-oficial que celebra la memoria de los grandes hombres y de las grandes leyes, Labra convierte San Felipe Neri en un lugar de la memoria nacional de la España liberal, y va más lejos todavía asociando al acto numerosos países latinoamericanos —a través de las asociaciones de españoles en América— y no pocas ciudades de la geografía española. Con ello Labra trata de reactivar el concepto de nación, «la forma histórica más comprensiva, completa y progresiva —pero no definitiva— de la Vida Social moderna»30. La segunda consiste en convocar a las repúblicas americanas al centenario para ofrecer al nacionalismo español un nuevo horizonte en un momento en que aquéllas, que viven la próxima apertura del canal de Panamá como una amenaza de extensión de la doctrina de Monroe, desean reanudar sus relaciones con la Península. La fuerte presencia de emigrados españoles en América y las dificultades de España en su tentativa de colonización de África son otras circunstancias que militan a favor de una reorientación de la política exterior de España hacia América Latina, única solución susceptible de sacar a España de su aislamiento y de reintegrarla en el concierto de las naciones. Labra, que recibe el apoyo de las personalidades e instituciones más modernas de España, es el representante de una sociedad civil competente, clarividente, capaz de movilizarse, y a mil leguas de la ceguera y parálisis que parecen caracterizar la clase política de la Restauración. Sabe articular lo simbólico con la realidad política y económica, y utiliza la conmemoración para plantear una visión del futuro dinámica y muy clara.

  • 31 La cuestión se plantea también a nivel regional: que el Centro Gallego quiera «hacerse el intérpret (...)

38El problema con esas iniciativas particulares o semi-particulares es el de su legitimidad: ¿qué representación ostentan para sustituirse al Estado o al conjunto de la nación a la hora de instituir un proyecto simbólico susceptible de reforzar el vínculo nacional?31 Al mismo tiempo es innegable que aportan mucho a la nación al percibir con clarividencia las nuevas vías que podría tomar el nacionalismo español para arraigar mejor en la sociedad: dar un mayor protagonismo al pueblo, apoyar el sentimiento nacional en el substrato de la identidad regional, apostar por el progreso económico o por un fortalecimiento de la ciudadanía y de las relaciones con las repúblicas hermanas de América.

La articulación de lo local y de lo nacional

39Podría considerarse que en la España de principios del siglo xx la identidad local es rival de la identidad nacional. Algunas reacciones hostiles a la voluntad de Madrid de encarnar a toda España en su centenario del Dos de Mayo parecen ir en este sentido. Sin embargo, esta identidad local que suele afirmarse en unas ceremonias públicas, religiosas o profanas que reúnen a los elementos de la sociedad y afirman la unidad de todos se funda en una memoria colectiva que incluye los méritos pasados y, si cabe, las figuras heroicas. De modo que para las localidades que sufrieron la guerra y conmemoran su centenario, su participación en lo que vino a llamarse la epopeya nacional se inscribe, naturalmente, en esta memoria local vigorosa, consolidando su anclaje. La situación española resulta por lo tanto más bien ventajosa en cuanto a la difusión de la memoria de la guerra: la diversidad de las identidades y la fragmentación de las conmemoraciones dejan de ser circunstancias perjudiciales y son, al contrario, unos elementos demultiplicadores de la memoria patriótica e in fine del sentimiento nacional.

  • 32 AGA, Presidencia, IDD 203, caja 3594, carta del alcalde de Igualada, con fecha del 4 de diciembre d (...)

40Conviene también distinguir entre local y localista. Los ayuntamientos se sitúan en general en una perspectiva de conmemoración nacional: el alcalde de Igualada solicita una subvención «en atención a que los hechos que se trata de conmemorar, más que locales, son nacionales»32. Esa conciencia de haber protagonizado un episodio de la gloriosa epopeya, y de formar parte de un todo, muy presente entre las elites leídas que asimilaron el mito de la Guerra de la Independencia (articulación de los distintos episodios locales en un relato que termina por constituir la epopeya nacional) construido desde arriba, hace que las conmemoraciones, al tiempo que refuerzan la identidad local, contribuyen a difundir el mito de la guerra. Una difusión que va más allá del propio pueblo o ciudad ya que no dejan de acudir cada vez miles de «forasteros», tanto en Antequera y Astorga como en Pontevedra, Cádiz o Zaragoza. La celebración local de la memoria de la Guerra de la Independencia contribuye a difundirla por la comarca, la provincia y hasta por la región.

41La identidad regional —otra modalidad de lo local— se afirma con más o menos fuerza durante este centenario. El pendón de Castilla y la bandera de Galicia se mezclan con la bandera nacional en algunos actos. La cinta de la medalla de Puente Sampayo ostenta los colores de Galicia (lo que bien podría ser una novedad tratándose de una condecoración oficial) mientras que la medalla conmemorativa de Asturias ostenta fuertes elementos de identidad regional con la cruz de la Victoria que destaca sobre un fondo azul, y la figura de Pelayo con el lema «Asturias nunca vencida». La conmemoración de Zaragoza, que tiene también fuertes tintes aragonesistas, termina el 4 de diciembre de 1908, con una fiesta de la familia aragonesa. Sin embargo, la identidad regional no es una rival más temible que la puramente local en la medida en que las celebraciones de tinte regionalista no funcionan de otra manera que las puramente locales en los territorios que no abrazaron todavía la causa de un nacionalismo propio y opuesto al español. Al ensanchar la memoria local de la guerra al nivel regional, se contribuye también a la mejor difusión de dicha memoria y finalmente del nacionalismo español en la medida en que esas memorias locales o regionales acaban siendo nacionalizadas como lo veremos ahora.

42La nacionalización de lo local se hace primero a través de los discursos que se pronuncian para celebrar la patria, pero también, y con más fuerza, a través de los símbolos, y el primero de ellos es la bandera española que no puede faltar en ningún acto,

  • 33 Discurso del diputado conservador Romero Ramos, con motivo de la colocación de la primera piedra de (...)

[…] estableciendo entre todos los hijos de la patria un verdadero espíritu de solidaridad que nos hace alegrarnos con sus triunfos y que nos entristece con sus pesares; por eso al verla desfilar ante nosotros, parécenos ver la patria con todas sus instituciones, con todas sus fabulosas conquistas, con todas las glorias de su Ejército, siempre grande, siempre heroico, con todos los tesoros de ciencia de sus hijos, con todas las grandezas de su acendrado espíritu religioso33.

43Se hace también a través de la intervención simbólica del Estado, que viene a confirmar la dimensión nacional de la conmemoración autorizando la presencia del Ejército, y/o la de las autoridades provinciales, civiles o militares, o decretando la concesión de medallas oficiales que testimonian la gratitud de la nación. En algunas ocasiones, es la presencia de la familia real (en el Bruch por ejemplo) o del mismo rey (en Madrid y Zaragoza) la que confiere una dimensión nacional a lo que, de otra manera, no dejaría de ser una fiesta local. La nacionalización se hace por fin a través de la prensa nacional, sobre todo en sus tendencias liberal demócrata (Nuevo Mundo, El Liberal), republicana (El País) y monárquica (ABC), que promueven las conmemoraciones y dan cuenta de ellas, confiriendo una dimensión nacional a unas celebraciones que no podían ser sino locales por su poca amplitud (casos de Medina de Rioseco y Torquemada por ejemplo).

44La dimensión regional tampoco va en contra de la difusión del sentimiento nacional: el proyecto del Centro Gallego de Madrid para conmemorar a Morillo en Pontevedra apunta a

  • 34 Carta circular del CGM, con fecha del 6 de noviembre de 1908, publicada en El faro de Vigo, 13 de n (...)

[…] abrillantar la tradición valerosa de nuestra pequeña patria, recordando de modo espléndido el heroísmo de los que supieron defender la unidad e independencia de nuestra patria española34.

  • 35 [A/ Los/ Héroes/ de Puente Sampayo/ Acaudillados/ Por Morillo/ Primer/ Centenario/ 1909], [7 y 8/ J (...)

45El elemento regional, pese a la fuerza con que se expresa en el monumento de Pontevedra, se pone al servicio de la nación española que celebra a sus héroes de la Independencia, como lo atestiguan las inscripciones del monumento que excluyen cualquier reivindicación regionalista35. A pesar de su regionalismo marcado, este programa ideado por el CGM recibe el pleno apoyo de Montero Ríos, quien declara en su discurso inaugural, respecto a la Patria grande y chica que

  • 36 El Faro de Vigo, 29 de agosto de 1911.

[…] ambos amores son compatibles y que por encima de todo está la sagrada unidad nacional36.

y termina haciendo un llamamiento al patriotismo de todos los españoles.

  • 37 S. Gadea, Memoria de los trabajos realizados por la Comisión, p. 5.

46Desde luego, no era la primera vez que el nacionalismo español se apoyaba en la identidad local o regional para encarnarse (lo baturro inunda el programa memorístico de Zaragoza, por ejemplo) pero la operación conmemorativa del CGM es quizá el primer intento de encauzar el sentimiento regionalista hacia la «santa devoción a la Patria, plataforma sobre la que asienta la prosperidad», en palabras de Santiago Gadea, secretario de la Comisión organizadora del CGM, y militar de profesión37.

  • 38 Sacado del discurso que pronunció B. Paraíso el 4 de diciembre de 1908 con motivo de la Fiesta de l (...)
  • 39 Palabras de S. Moret, sacadas de «Homenaje a Moret», revista Zaragoza, 16 de abril de 1907, y de S. (...)

47Para el regeneracionismo aragonesista es otra forma del regionalismo; criticar las carencias del Estado no es contradictorio con la celebración y la identificación con la nación: como sugería Paraíso «Haciendo Aragón, como haciendo Castilla, Levante, etc. se hace país, se hace patria»38. Y efectivamente, la dimensión local puede hasta erigirse en símbolo nacional. Ya vimos cómo unos héroes locales, desconocidos del público a veces, tal como el capitán Moreno, saltaron a las páginas de los periódicos, y fueron a engrosar las filas del panteón nacional. Pero en el caso de Zaragoza, se va más lejos ya que la ciudad resistente se convierte en «la concreción del alma nacional», en el símbolo del «valor, la entereza, la virilidad, la energía de España», en el «baluarte de las libertades patrias y la depositaria de las tradiciones españolas»39. El baturro simboliza las virtudes cívicas de los maños pero también las de todos los españoles, y el mito de la resistencia aragonesa contribuye a crear tanto la imagen de España como la de Aragón

48Por lo tanto cabe concluir que, en lo que concierne a la memoria de la Guerra de la Independencia, la identidad local apuntala la identidad nacional; y hasta la identidad nacional, después de una primera etapa esencial en la que se constituyó el mito de la guerra, se construye partiendo de unas identidades locales centrípetas y de la base de la sociedad y del Estado, los municipios. Las resistencias que se observan frente a Madrid y a su voluntad de federar la nación en torno a su propia memoria, por ser capital del Estado, no significan una oposición a la idea de una identidad nacional, ni mucho menos, sino quizás una resistencia frente a lo que se impone desde arriba. Como si los españoles quisieran seguir siendo los dueños de su propia memoria y construir su propia visión de la nación.

Los distintos proyectos nacionalistas

  • 40 Este tema ha sido tratado recientemente y con una claridad diáfana por J. Moreno Luzón, en su artíc (...)

49A lo largo del siglo xix, la construcción de la nación española se hace, por lo esencial, a través del despliegue de las instituciones liberales, que constituye una prioridad40. El mito de la Guerra de la Independencia permite asentar esta construcción en un sentimiento patriótico que comparten las distintas expresiones de la ideología liberal de la época, enmascarando muchas veces sus diferencias. Cuando asoma el siglo xx, frente a los cambios sociales y políticos y al endurecimiento de los conflictos ideológicos, el nacionalismo liberal debe precisar sus contenidos y sus proyectos, y situarse frente al futuro y reformularse, pero al hacerlo, se divide, tanto más cuanto que el Estado no propone un proyecto común que reúna a todos.

50Lo que muestran los casos estudiados, es que el mito de la Guerra de la Independencia consiguió hacer arraigar un auténtico sentimiento nacional que, cuando nos situamos lejos de cualquier lucha política o ideológica, moviliza unánimemente a toda la colectividad. El pueblo de Medina de Rioseco, que afirma con serenidad su pertenencia a la nación española y celebra sin prepotencia su apego a la libertad y a los valores cívicos del liberalismo, es ejemplo de esta afirmación de un nacionalismo moderado y auténticamente arraigado en la memoria de la guerra.

51Las cosas cambian cuando se examina el caso de algunas capitales provinciales, donde el debate político está más presente. Antequera, al celebrar «el consorcio de la caridad y del patriotismo», orienta el sentimiento nacional hacia un patriotismo retrospectivo, sinónimo de heroísmo y abnegación, y encarnado en el Ejército. Propone un nacionalismo sin visión de futuro, incapaz de tomar en cuenta la realidad social, y que responde a la «cuestión obrera», acuciante en el campo andaluz, con la caridad cristiana y la exaltación de la virtud, sinónima de sacrificios y abnegación. Un nacionalismo que, siguiendo las recomendaciones de Pío X, pretende poner término a los antagonismos sociales y combatir la lucha de clases. Las conmemoraciones astorganas, que celebran el «patriotismo, la caridad y la abnegación» se sitúan en la misma perspectiva, con la diferencia de que, al lado del nacionalismo liberal tradicional poco propenso a mirar hacia adelante, intenta emerger, con no pocas dificultades, una visión regeneracionista capaz de enfocar el futuro.

52La capital regional de Aragón, donde se impone «el triunfo de la paz, del arte y de progreso» encarna la nueva versión del nacionalismo liberal, el nuevo modelo propuesto por las elites económicas de la región asociadas al Estado, un nacionalismo regeneracionista, con visión de futuro, que propugna la redención de España por el progreso económico y científico, el trabajo y la creación de unas riquezas mejor repartidas para asegurar la paz social. Un modelo que comparte muchos puntos con el modelo promovido por Labra en Cádiz y los republicanos en general, el del nacionalismo democrático, que constituye una variante más del nacionalismo liberal.

53Como se observa, el nacionalismo liberal se divide en muchos sub-proyectos que, sin embargo, confluyen y se refuerzan mutuamente porque se apoyan en un zócalo cultural construido en el siglo xix y que todos comparten: un nacionalismo liberal y populista. Lo que instaura diferencias entre ellos es su capacidad a resistir a otro modelo que va afirmándose cada vez con más fuerza: el modelo esencialista del nacionalismo católico que asocia fe y patria. Encontramos esta resistencia en Astorga, donde el obispo recupera la conmemoración liberal para imponer su peculiar visión de la nación, pero también en Cádiz, donde los concejales católicos tradicionalistas, para reintroducir el tema, más acorde con sus valores, de la defensa del territorio en un centenario dedicado a celebrar la revolución política, relanzan la conmemoración del sitio con un programa que parece haber sido hecho «a oscuras en una sacristía». Sin embargo, esta lucha ideológica se expresa con todo su vigor en las discusiones parlamentarias que preceden al centenario de Cádiz, y en el centenario de Zaragoza, donde la Iglesia refuerza el mito pilarista para oponerlo al nuevo nacionalismo liberal regeneracionista, como ya vimos. En efecto, el nacionalismo católico recupera el patriotismo retrospectivo de gran parte del liberalismo para defender los intereses de la Iglesia, limitar el acceso al poder de las nuevas capas sociales y contener la modernidad en todos sus aspectos: sociales y culturales. Al principio del siglo xx, este modelo se limita a oponer una resistencia, pero esta resistencia impide la franca afirmación y difusión de un proyecto liberal abierto con el que podía haberse identificado una gran mayoría de la nación.

Conclusión

54Los centenarios de la Guerra de la Independencia dejan muy claro que los españoles tienen la conciencia de pertenecer a una nación y lo expresaron involucrándose masivamente en las conmemoraciones, al contrario de lo que se pronosticaba. Por su presencia y su movilización, el pueblo español impone en 1908 la evidencia de la nación: el nacionalismo liberal ha arraigado en la sociedad y se está imponiendo. Esta identidad se explica por el buen funcionamiento del mito de la guerra que dotó a los españoles de una memoria colectiva que las celebraciones del centenario reactivaron. A la cuestión de saber quién se encargó de relanzar la nacionalización, podemos responder que la construcción nacional se impuso desde abajo, a través de las iniciativas y cultos locales que hicieron de trampolín hacia el sentimiento nacional que se beneficia de esta proximidad conmemorativa, fuente de movilización de los distintos grupos sociales.

  • 41 Ver C. Demange, El Dos de Mayo.

55El problema surge cuando se trata de saber en torno a qué programa y con qué perspectivas. La debilidad del discurso del Estado en la materia hace que no exista un programa nacionalista hegemónico, ni la afirmación clara de un propósito colectivo. El patriotismo nacional encierra concepciones políticas y sociales muy distintas, a veces contradictorias en sus mensajes. La explicación bien podría estar en la falta de una lectura común del pasado: el nacionalismo español tropieza con el mito de sus orígenes. Las distintas fuerzas consiguieron ponerse de acuerdo sobre una parte del mito, la defensa del territorio, pero es un tema totalmente obsoleto a finales del siglo xix (e incluso antes de esa fecha) y sobre todo incapaz de llevar una visión de porvenir, lo que condenó al nacionalismo liberal español a encerrarse en un nacionalismo retrospectivo catastrófico. En cambio, el mito de la revolución política siempre fue un tema tabú para la burguesía que lideró la revolución burguesa española, y ahí nunca hubo acuerdo, como nos lo enseñan las luchas ideológicas en torno a la memoria del Dos de Mayo41. A principios del siglo xx, la conmemoración del centenario de la Constitución de Cádiz da otra vez cuenta de los desacuerdos profundos entre las elites liberales. A falta de acuerdo sobre el mito revolucionario y sobre la orientación del sistema liberal en una realidad histórica totalmente nueva, el Estado se paraliza y se muestra incapaz de promover un proyecto común. El mito patriótico aguanta, preservando las apariencias, pero es incapaz de servir para dinamizar la nación a través de un proyecto con el que se identifique. De ahí la debilidad o incluso para algunos el fracaso del nacionalismo liberal que dará lugar a unas propuestas alternativas, y entre ellas la de un consorcio del pueblo con el Ejército y la Corona. En 1908 ya están asomando soluciones cesaristas en España.

56Sin embargo, la memoria de la Guerra de la Independencia y los símbolos del nacionalismo liberal conocerán una nueva juventud con el retorno definitivo a la democracia. El obelisco del Dos de Mayo se convierte en 1985 en un monumento nacional que celebra a «todos los que dieron su vida por la patria». La iglesia de San Felipe Neri, en Cádiz, recibirá en 1987 el homenaje de la nación en la persona del rey Juan Carlos con motivo del 175 aniversario de la primera constitución española. Medina de Rioseco renovará la memoria de su batalla, y reinaugurará su monumento —relegado durante un tiempo en un garaje— en 1988 con motivo del décimo aniversario de la constitución vigente. España consigue celebrar por fin el mito revolucionario de la guerra.

Bibliographie

Bibliografía

Al heroico capitán Don Vicente Moreno, la ciudad de Antequera y el Arma de Infantería en su centenario, Antequera, Tip. El Siglo XX, 1910.

Recuerdo del centenario del capitán Moreno (1810-1910), Antequera, Tip. El Siglo, 1910.

Castelar, Emilio, Cuestiones políticas y sociales, Madrid, A. de San Martin y A. Jubera, 1870.

Demange, Christian, El Dos de Mayo. Mito y fiesta nacional (1808-1958), Marcial Pons Historia/CEPC, Madrid, 2004.

Gadea, Santiago, Memoria de los trabajos realizados por la Comisión para la erección del monumento a los héroes de Puente Sampayo, con motivo del 1 centenario de la Guerra de la Independencia, Madrid, Hijos de Tello impresores, 1918.

Labra, Rafael María de, La personalidad internacional de España, discurso leído en el acto de recepción en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, 19 de Marzo de 1912, Madrid, Est. Tip. de Fortanet, 1912.

Moreno Luzón, Javier, «Entre el progreso y la virgen del Pilar. La pugna por la memoria en el centenario de la Guerra de la Independencia», Historia y Política, 12 (2), 2004, pp. 41-78.

Moret, Segismundo, Centenario de los sitios de Zaragoza, Madrid, Imp. de Eduardo Arias, 1908.

Muñoz Burgos, Joaquín, Un siglo de historia de Antequera a través de la prensa local, Antequera, Imprentas y Revistas antequeranas, 1969.

Notes

1 E. Castelar, «La memoria del héroe de la Guerra de la Independencia Vicente Moreno», Diario de Sesiones de las Cortes, 13 de junio de 1891. Ver también esta cita: «Nada enseña su historia a los pueblos como las inscripciones, como las efigies, como los simulacros, como los cuadros, como las estatuas que les ponen de bulto y de relieve ante los ojos de la historia. Es necesario que todos los recuerdos de la patria tengan un templo, que todas las glorias de la libertad tengan un recuerdo, que todos los nombres de los mártires tengan una lápida; porque enseñaremos a amar la libertad y la patria a todas las generaciones mostrándoles los sacrificios que han costado, y escitándoles a las grandes acciones con la enseñanza de los grandes ejemplos», en E. Castelar, Cuestiones políticas y sociales, t. III, p. 80 (texto del 2 de mayo de 1864).

2 Cita sacada de «Un pensamiento», El Diario de León, 9 de mayo de 1906. Ver también «El Liberal en el centenario», El Liberal, 2 de febrero de 1908. Sobre el tema de la movilización, ver por ejemplo la carta que mandan, el 3 de agosto de 1906 al presidente del Consejo, Julio Fuentes, Mariano Benlliure, Ramón Menéndez Pidal, Francisco Cerón, José Ibañez Marín e Isidoro Pérez Oliva. Archivo General de la Administración (AGA), sección Presidencia, IDD 203, caja 3594 (una copia del texto en El Imparcial, 30 de septiembre de 1906).

3 Mariano de Cavia, «Madrid ante el Centenario», El Imparcial, 15 de marzo de 1908.

4 B. Pérez Galdós, «La Esfinge del Centenario», El País, 2 de mayo de 1908.

5 «El pueblo», El Liberal, 2 de mayo de 1908.

6 AGA, sección Presidencia, IDD203, cajas 3590, 3593, 3594, 3595y 3597.

7 El País, 8 de junio de 1908.

8 Faro de Vigo, 7, 10, 12 de mayo de 1908.

9 AGA, sección Presidencia, caja 3595.

10 R. D. publicado en la Gaceta de Madrid del 24 de marzo de 1907.

11 Citado en el editorial de la revista Zaragoza, 16 de abril de 1907, «Homenaje a Moret».

12 «Ha servido el donativo para que ciertos cariños a determinados personajes, harto decaídos, parecieran vigorizarse, alzándolos de nuevo sobre el pavés de nuestra representación […]. El Estado, por influjo, principalmente según se dice, de quien iba a despedirse de Aragón, pudo conseguir una cantidad a guisa de indemnización por el abandono. Sombras venerandas de los sitiados, ¡perdón!», Eduardo Ibarra y Rodríguez, Revista Aragonesa, 4-7, octubre de 1907.

13 «El pueblo ve el desfile de vistosos cortejos, cívicas procesiones, en donde los tonos brillantes de los uniformes se confunden con los negros ropajes de los elementos civiles, en que brillan placas, bandas y medallas o las multicolores vestimentas eclesiásticas; todos aquellos señores pasan raudos, en coches, precedidos por la guardia municipal montada, escoltados a veces por fuerzas de caballería; se reúnen, hablan unos, aplauden los otros; al día siguiente, en la prensa, lee el pueblo reseñas encomiásticas de lo ocurrido y nada más», Eduardo Ibarra y Rodríguez, «El Centenario de los Sitios y las clases populares», Revista Aragonesa, 2-9 de marzo de 1907.

14 «Ha debido pensarse por el Poder Central, por los elementos directivos intelectuales, por alguien, en suma, que en 1908 se celebraba el Centenario de la guerra de la Independencia Española; que este hecho, sobre todo después del desastre de 1898, podía y debía ser recordado para demostrar, cómo España, hace un siglo […] pudo hacer frente al invasor, demostrando una vitalidad extraordinaria, merced a los enérgicos focos de resistencia que brotaron en las distintas regiones o territorios peninsulares al verse presa del extranjero. De todo eso debió sacarse la consecuencia de que no hay que perder la esperanza de futuras dichas para la Patria, sobre todo si va despertando la vitalidad en todos sus hijos, y evolucionan las formas políticas a compás con las nuevas necesidades. Pero en nada de esto se ha pensado a tiempo por nuestros gobiernos y partidos turnantes, viviendo al día, faltos de arraigo en la masa social y llevando sobre sus hombros el peso abrumador de los mil problemas menudos que la centralización reúne en Madrid y que no dan tiempo ni vagar para cuidarse de estos otros tan importantes», Eduardo Ibarra y Rodríguez, Revista Aragonesa, 4-7, octubre de 1907.

15 «Yo quiero sustraer la conmemoración de las Cortes de Cádiz a las disputas de los hombres, a las diferencias de los partidos, a los antagonismos de todas las fracciones políticas […]. Ésta no es una conmemoración que organice el Partido liberal, ni resista el Partido conservador, ni estimule el partido republicano, ni repugne el partido carlista, sino que es gloria y honor del Parlamento y de la Patria que a todos por igual nos alcanza y a la que todos debemos coadyuvar con entusiasmo», Antonio Canalejas, Diario de Sesiones de las Cortes, 12 de junio de 1911.

16 Diario de Sesiones de las Cortes, 12 de junio de 1911.

17 Carta del Ayuntamiento del Bruch al presidente del Consejo, 1 de noviembre de 1907. AGA, sección Presidencia, IDD 203, caja 3594.

18 «A esta conmemoración grandiosa de la independencia patria le hacía falta la presencia del soberano que viene a dar carácter nacional al acontecimiento que organizamos», El Heraldo de Aragón, 14 de junio de 1908.

19 Entre los autores militares que publican entonces, encontramos a Santiago Gadea, Ibañez Marín, Rey y Joli, A. de Olmet, Adolfo Carrasco y Sayz, Ciria y Nasarre, Oliver Copons, Francisco Dorado, etc.

20 Ver J. Muñoz Burgos, Un siglo de historia de Antequera a través de la prensa local, pp. 185-187.

21 Me es imposible entrar en detalles en el espacio de este artículo. Remito al lector a los documentos siguientes: Nuevo Mundo, 9 y 16 de julio de 1908; Recuerdo del centenario del capitán Moreno; Al heroico capitán Don Vicente Moreno.

22 Sobre el anticatalanismo del Ejército, ver La Correspondencia Militar, 22 de febrero de 1908: «La Solidaridad y el Catalanismo son un peligro para la Patria. Eso ha venido sosteniendo en sus campañas la Correspondencia Militar y por eso hemos luchado y lucharemos hasta que sean destruídos y exterminados la Solidaridad catalana y el Catalanismo».

23 La Correspondencia Militar, 2 de mayo de 1908.

24 Al heroico capitán Don Vicente Moreno, p. 227.

25 Diario de León, 7 de mayo de 1908.

26 Revista parroquial El Gancho, número ilustrado conmemorativo del centenario de los sitios, Zaragoza, octubre de 1908.

27 Ibid.

28 Caso del Centro Asturiano de Madrid que, sin embargo, es el único en tener autoridad para otorgar la medalla oficial que consiguió del Gobierno.

29 Ver la carta que manda E. Vincenti al Ayuntamiento de Pontevedra, carta en la que le proponía todo un programa y requería su participación, en Libro de actas, Ayuntamiento de Pontevedra, 23 de febrero de 1909.

30 R. M. de Labra, La personalidad internacional de España, p. 9.

31 La cuestión se plantea también a nivel regional: que el Centro Gallego quiera «hacerse el intérprete del deseo de todos sus socios», bien, pero de los deseos «de la región que representa», es más problemático. YVigo contestará en efecto este poder de representación organizando una contra-conmemoración que reunirá a 5.000 personas en Puente Sampayo, el día de la inauguración del monumento en Pontevedra.

32 AGA, Presidencia, IDD 203, caja 3594, carta del alcalde de Igualada, con fecha del 4 de diciembre de 1907, solicitando una subvención.

33 Discurso del diputado conservador Romero Ramos, con motivo de la colocación de la primera piedra del monumento al capitán Moreno, en Al heroico capitán Don Vicente Moreno.

34 Carta circular del CGM, con fecha del 6 de noviembre de 1908, publicada en El faro de Vigo, 13 de noviembre de 1908.

35 [A/ Los/ Héroes/ de Puente Sampayo/ Acaudillados/ Por Morillo/ Primer/ Centenario/ 1909], [7 y 8/ Junio/ 1809/ INDEPENDENCIA], [Erigido por suscripción popular a iniciativa del Centro Gallego de/ Madrid, presidido por el Excmo Sr. D. Eduardo Vincenti y Reguera/ y siendo alcalde de Pontevedra D. Francisco Javier Puig Llamas/ y gobernador de la provincia D. José Boente Sequeiros].

36 El Faro de Vigo, 29 de agosto de 1911.

37 S. Gadea, Memoria de los trabajos realizados por la Comisión, p. 5.

38 Sacado del discurso que pronunció B. Paraíso el 4 de diciembre de 1908 con motivo de la Fiesta de la Familia aragonesa, Revista Aragonesa, 27-32, 1908, p. 180.

39 Palabras de S. Moret, sacadas de «Homenaje a Moret», revista Zaragoza, 16 de abril de 1907, y de S. Moret, Centenario de los sitios de Zaragoza, introducción.

40 Este tema ha sido tratado recientemente y con una claridad diáfana por J. Moreno Luzón, en su artículo «Entre el progreso y la virgen del Pilar».

41 Ver C. Demange, El Dos de Mayo.

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search