Version classiqueVersion mobile

Sombras de Mayo

 | 
Christian Demange
, 
Pierre Géal
, 
Richard Hocquellet
, 
et al.

Introducción

La Guerra de la Independencia y la «cuestión nacional» española

Stéphane Michonneau

Texte intégral

La invención de la Guerra de la Independencia

1El libro que presentamos aquí tiene como origen una reflexión, poco menos que una provocación, de José Álvarez Junco: en un artículo de la revista Studia Historica, en 1994, el historiador del nacionalismo español consideraba que la Guerra de la Independencia que desgarró a España de 1808 a 1814 había sido una «invención». Desde una perspectiva claramente constructivista, alegaba que el conflicto había sido tardíamente erigido en mito del nacionalismo español por parte de unos comentadores liberales que, en los años 1830, intentaban tapar las disensiones de la primera guerra carlista. Al actuar así, la historiografía liberal dotaba a España de un gran mito nacional que la memoria no haría sino reforzar en adelante, entre otros modos mediante la promoción de la fiesta del Dos de Mayo que conmemoraba el levantamiento madrileño contra las tropas del general Murat en 1808. Este mito, trasmitido de generación en generación, pasaba así a vertebrar el nacionalismo español en la época contemporánea, hasta el punto de que la Guerra de la Independencia se consideró, en regla general, como el modelo, en Europa, de levantamiento popular.

2Para apuntalar esta interpretación, el historiador subrayaba que los acontecimientos de 1808-1814 no podían asimilarse stricto sensu a la secesión de unas poblaciones deseosas de desprenderse de un imperio del que hubieran formado parte activamente ya que, seguía apuntando Álvarez Junco, Napoleón jamás quiso convertir España en una provincia de un imperio centrado en París, sino sólo favorecer la instalación de una nueva dinastía que le fuera favorable. A lo largo del conflicto, José Bonaparte se limitó a la misión que le había encargado su hermano: mantener el conjunto hispánico unido en torno a un único soberano, al tiempo que los patriotas que se oponían a él acordaron que éste fuera Fernando VII. El punto de ruptura entre patriotas y afrancesados no concernía tanto la cuestión de la independencia, y menos aún la de la integridad de los territorios, sino la de quién sería el que ejerciera allí el poder supremo. Aquellos acontecimientos tampoco fueron únicamente una lucha de «liberación nacional» contra los invasores franceses sino más bien el resultado de un conjunto inextricable de conflictos variados que en ocasiones pudieron coincidir. Fue, en primer lugar, una guerra internacional entre Francia y Gran Bretaña en suelo español, pero fue también una guerra civil que afectó principalmente a las elites partidarias de una u otra dinastía. Entre las clases populares, el rechazo al régimen josefino descansó sobre una base importante de xenofobia que constituyó uno de los fundamentos de un renovado patriotismo. El levantamiento de 1808 también aparece como una cruzada moral y religiosa, de índole claramente contrarrevolucionaria, que recuperaba prácticas y mecanismos de movilización de las múltiples revueltas anteriores dirigidas contra el mal gobierno de las provincias. Por último, la protesta popular tuvo un contenido social que hundía sus raíces en mecanismos tradicionales como el antiestatismo, las rebeliones antifiscales, los motines de carestía o el rechazo a las autoridades tradicionales. De este modo, la Guerra de la Independencia descansa más en la resistencia de unas comunidades tradicionales movidas por un patriotismo altanero que en el levantamiento de una nación inspirada por un sentimiento unificado de pertenencia común. Así pues, si la Guerra de la Independencia tuvo un carácter nacional, sólo lo adquirió empezado ya el conflicto y principalmente entre las elites liberales. El mito de la Guerra de la Independencia cristalizó a la vez la resistencia contra el extranjero y la voluntad de reformas de determinadas elites. Constituyó una referencia política sacralizada susceptible de ejercer de contrapeso contra Fernando VII. Así, el mito de la Guerra de la Independencia permitió vincular la justificación de la lucha contra Napoleón con la afirmación de la soberanía nacional. La canonización de las guerras napoleónicas facilitó el nacimiento de un gran mito populista que volvió a surgir varias veces en la historia de España: en 1820, en 1868 e incluso en 1936.

3La lectura de la Guerra de la Independencia que se impuso en los años veinte y treinta del siglo xix la convirtió, pues, en un mito nacional perfecto ya que, aun siendo de origen liberal y elitista, acabó trascendiendo sus orígenes cuando el conjunto de las fuerzas políticas y de las regiones se lo apropiaron. Vino a ser la piedra de toque de la mitología nacional que necesitaba el nuevo Estado-Nación en construcción, un mito de extraordinaria vitalidad a lo largo del siglo xix, como lo atestiguan innumerables obras culturales entre las que destacan los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós. Según Álvarez Junco, el éxito clamoroso del mito de la Guerra de la Independencia prueba que España entraba con buen pie en la carrera por la construcción nacional. Sin embargo, subraya que la leyenda de 1808 generó un sentimiento de orgullo ligado a la unidad de la patria que no necesariamente se articuló con un proyecto constitucionalista modernizador, excepto para algunas elites liberales que sólo llegaron al poder en escasas ocasiones. La celebración, más que nada, fue la obra de unas clases dirigentes que anhelaban silenciar el horizonte democrático que encerraba el mito. Así fue como la mitología nacional, esencialmente autoconmemorativa, acabó siendo políticamente problemática.

El problema de la «cuestión nacional» española

4La propuesta de José Álvarez Junco se retomó ampliamente en trabajos ulteriores que constituyeron las primeras referencias esenciales de la historia del nacionalismo español. En la década de los 90, se integraba en un debate rico en controversia en cuanto a la naturaleza y las especificidades del fenómeno nacionalista en la Península Ibérica. En efecto, en contra de la tradicional tesis que consideraba la nación española como una esencia estable cuyos orígenes se remontarían a la Edad Media, es decir a la época del nacimiento del Estado, los historiadores constructivistas subrayaban el carácter históricamente reciente del sentimiento nacional. Es más: insistían en el papel predominante del Estado en la elaboración y divulgación de este sentimiento de pertenencia común entre la población. El fondo del debate se centró entonces en el problema de la debilidad del Estado español, que habría resultado incapaz de nacionalizar eficientemente a las poblaciones que dominaba. Para Borja de Riquer, entre otros, varios indicios concurrirían a demostrar la débil nacionalización de los españoles: un Estado reducido, desviado, ineficaz, que no había podido —o querido— desarrollar las referencias simbólicas de las que la mayoría de las naciones europeas del siglo xix se estaban dotando: un himno, una bandera, una fiesta nacional, etc. Según este historiador, fue la razón por la cual, al terminar el siglo xix, surgieron unos nacionalismos nuevos, catalanista y vasquista en lo esencial, que se mostraron susceptibles de promover un proyecto nacional propio, más coherente que el del Estado español. Los nacionalismos «periféricos» nacían así de un déficit de Estado, al contrario de la tesis generalmente admitida que los consideraba los productos reactivos de un dominio excesivo del Estado en las regiones.

5A la luz de estos debates, la cuestión de la Guerra de la Independencia cobraba un peculiar relieve: la historia de su mito y de sus memorias se convertía en un prisma original que permitía pensar toda la «cuestión nacional» española en el siglo xix e, indirectamente plantear la de los nuevos nacionalismos alternativos de principios del siglo xx. El mito y las memorias de la Guerra de la Independencia, desde 1808 hasta la celebración de su centenario, constituían un verdadero hilo conductor que permitiría la descripción de la arqueología del sentimiento nacional español y sus posteriores vicisitudes.

La Guerra de la Independencia, un hilo conductor de la «cuestión nacional»

6Para entender la estructuración del nacionalismo español en el siglo xx, podríamos decir que la Guerra de la Independencia da origen a dos mitos fundamentales que coinciden parcialmente. Por una parte, los patriotas españoles elaboran una gesta legendaria que nutre durante mucho tiempo un ferviente patriotismo. El relato del levantamiento viene a ser el acta fundadora del patriotismo mismo. Por otra parte, la guerra propiamente dicha no se puede separar de la proclamación de la primera constitución liberal española en 1812 en Cádiz. Al decretar la libertad civil y la igualdad de los ciudadanos, las Cortes de Cádiz inventan, en un país reputado impermeable a las ideas de la Revolución francesa, el marco de un nuevo régimen que sirve de modelo a numerosos liberales europeos y americanos del siglo xix. El segundo mito, el de la revolución liberal, se asocia con el primero para dibujar el horizonte intelectual de quienes se esfuerzan por construir el Estado liberal español a lo largo del siglo xix. Sin embargo, la Guerra de la Independencia no es sólo un elemento del patrimonio liberal: ya durante los acontecimientos, se convierte en un espacio de interpretaciones contradictorias que abarcan opiniones muy diversas. Por ejemplo, durante mucho tiempo la visión tradicionalista sigue vigente en algunas regiones, como el País Vasco o Cataluña.

7Desde su origen, esos mitos truncados se valen además de las memorias plurales de la guerra: deben someter a su disciplina las innumerables interpretaciones localistas de la guerra que florecen por doquier, teniendo en cuenta el carácter particularmente diseminado de los combates. En efecto, las conquistas napoleónicas han destruido el antiguo Estado y, una vez derrotado el ejército tradicional, se forman unas milicias en los pueblos, las aldeas y ciudades, bajo la égida de las corporaciones municipales. Los municipios adquieren un poder constituyente, impugnado muchas veces por unas juntas que proclaman la «independencia». La defensa de España descansa entonces en un mosaico de corporaciones territoriales yuxtapuestas que no ayudan necesariamente a afianzar una soberanía nacional. La articulación a veces conflictiva entre un discurso nacional y una multiplicidad de discursos locales aparece claramente como una de las principales características del «problema nacional» español.

8Construida como el acontecimiento fundador de la nación, la Guerra de la Independencia constituye durante muchos años el punto de referencia común de la España contemporánea. Periódicamente reaparece un uso político de la guerra, cada vez que las elites liberales se hacen cargo del destino de la nación: el Trienio liberal de 1820-1823 y la primera guerra carlista de 1833-1839 pueden ser analizados partiendo de este recuerdo imperativo que va conformando una nueva generación política. Pero el mito constituye también el principal punto débil del edificio nacional cuando se cuestiona en los años 1880, tras el fracaso del Sexenio democrático: el recuerdo de la Guerra de la Independencia que, sorprendentemente, había podido reunir hasta entonces a los distintos sectores, pasa a ser un temible factor de división cuando aparece de manera cada vez más patente la incapacidad de la monarquía para encarnar a la nación. Christian Demange ha mostrado cómo la conmemoración del Dos de Mayo fracasa en el empeño de reunir a los españoles en torno a un mito fundador, como por ejemplo lo es, para los franceses de finales del siglo xix, la toma de la Bastilla.

9En definitiva, ante el interrogante que plantea la «cuestión nacional» española, el mito y las memorias de la Guerra de la Independencia parecen ofrecernos importantes elementos de comprensión.

Los ejes de la investigación

10El presente volumen abre cinco perspectivas de investigación que se corresponden con cada una de las partes en que se divide y que dan lugar a reflexiones individuales, reunidas en un apartado final.

11La primera parte se centra en la memoria de los actores de la guerra hasta mediados del siglo xix. Se trata de comprender el uso que los actores de este conflicto hicieron de su experiencia de la Guerra de la Independencia, en los difíciles contextos ulteriores. El análisis de la concesión de pensiones o de medallas, la distribución de las recompensas y de los títulos, así como el estudio del discurso de las relaciones de méritos, nos permite entender mejor cómo la Guerra de la Independencia favoreció o perjudicó las carreras políticas de quienes de un modo u otro se vieron involucrados en el conflicto y cómo condicionó la reintegración de los individuos comprometidos con el régimen josefino, la de los «patriotas» que lucharon con los liberales, la de quienes apoyaron a los absolutistas, la de aquéllos cuyo comportamiento se adaptó a las circunstancias cambiantes, e incluso la de los que prefirieron mantenerse en una prudente expectativa.

12La segunda parte se consagra a la historia de la conmemoración de la guerra. La fragmentación y la variedad de las conmemoraciones destacan como una característica esencial: fragmentación temporal y espacial que contrasta con la propuesta unificadora que supone el Dos de Mayo, variedad de los objetos (batallas, sitios, destrucciones) y de las modalidades conmemorativas (exposiciones internacionales, procesiones cívicas, ceremonias religiosas, museos, lápidas, etc.). ¿Cuáles son la geografía, los ritmos y las formas de la conmemoración hasta el centenario de 1908-1912? ¿Es posible determinar una cronología de las exaltaciones memoriales y de los silencios a lo largo del siglo? ¿Marca el centenario el fin de un ciclo? ¿Cómo se articulan las iniciativas locales y nacionales?

13La tercera parte intenta delimitar el lugar que ocupan el mito y las memorias de la Guerra de la Independencia en la cultura política española del siglo xix. ¿Cómo interfiere el recuerdo de la guerra en la formación de las identidades colectivas, partidistas, institucionales o sociales (ejército, Iglesia, partidos políticos, gremios, asociaciones, etc.)? La memoria de la guerra ¿produce consensos o, al contrario, provoca fracturas en el seno de estos grupos? ¿Existen grupos especialmente movilizados en torno a determinadas memorias de la guerra? ¿En qué medida las categorías infamantes manejadas durante la guerra (como, por ejemplo, el «afrancesamiento») vuelven a ser utilizadas a lo largo del siglo para descalificar al adversario? ¿Qué proceso de destrucción y de olvido activo acompaña a las políticas de la memoria?

14La cuarta parte aborda las cuestiones de la apropiación, de la difusión y de los usos de la memoria de la guerra. Reúne contribuciones que privilegian las manifestaciones «populares» del mito y de las memorias de la guerra, prestando atención tanto a las posturas individuales de los productores como a las de los receptores. El trabajo de la memoria y la persistencia de los recuerdos, ¿traducen de la guerra un sentimiento colectivo difuso o una tentativa para imponer «desde arriba» modelos cultos susceptibles de conformar una cultura «popular»? ¿Qué huella queda de la Guerra de la Independencia entre las capas populares?

15Por último, la quinta parte establece una comparación entre el caso español y otras guerras de Independencia contemporáneas. Tanto en Europa como en América, las guerras de la Independencia suelen concebirse como el punto de partida de los nacionalismos del siglo xix. En las áreas geográficas mencionadas, ¿cuál fue el peso de los mitos y de las memorias de aquellos acontecimientos considerados como fundadores en la construcción de los Estados-nación? Se trata, en definitiva, de comprender de qué modo las guerras de la Independencia constituyen los cimientos del sentimiento nacional.

Las principales aportaciones

16El término «memoria» es impreciso y exige cierta prudencia a la hora de utilizarlo: a grandes rasgos se pueden distinguir dos significados distintos aunque complementarios. Una primera acepción abarca la memoria histórica entendida como el trabajo de instrumentalización del pasado en función de las necesidades del presente. El trabajo de reelaboración del relato del pasado es de índole política, es decir conflictivo. Así, se puede observar claramente que la historia de la conmemoración de la Guerra de la Independencia sigue el ritmo de la vida política española.

17La construcción del mito se inscribe en una historia de las representaciones que marca las diferencias con aquello que se sabe de lo ocurrido durante las guerras napoleónicas. Por muy reconstruida que sea esta historia, no por ello es menos real y, como fruto, en parte, de la imaginación, tiene sus efectos sobre la realidad, conformando la percepción que los actores tienen de su propia acción, incluso durante la guerra. Las políticas de la memoria que se van construyendo son tan variadas como lo son los promotores de estos relatos: una parte del clero, la Corona, los agentes del Estado, las comunidades de habitantes, los militares, etc.

18Pero la memoria es también memoria común, es decir la memoria vivida por una infinidad de actores de la guerra. Aquí, el historiador privilegia nuevos objetos para aprehender una realidad cuyas huellas son frágiles y perecederas: el teatro, las estampas, los naipes, los monumentos efímeros…

19Se percibe así la importancia de la memoria familiar, que responde a ritmos sensiblemente diferentes de los de la memoria histórica. Los efectos generacionales muestran que los años 1860 marcan una ruptura esencial en la relación que mantiene la población con la Guerra de la Independencia. Se observa también que esta memoria común parece regirse por determinaciones de carácter religioso más que político: el sacrificio del héroe, su sufrimiento y las circunstancias de su muerte son muchas veces elementos más decisivos a la hora de configurar su recuerdo que su acción política o militar.

20Así, entre la memoria histórica y la memoria común existen desajustes que hacen particularmente compleja la comprensión de la historia de la memoria colectiva de la Guerra de la Independencia. Pero tanto para una como para la otra, el valor semántico de las palabras es central: la historia de las palabras que sirven para representar los acontecimientos bélicos es una clave imprescindible para el historiador. Una y otra, además, son por naturaleza selectivas y mantienen por consiguiente una estrecha relación con el olvido: la memoria histórica, por ejemplo, tiende a dejar de lado los aspectos más revolucionarios de la guerra. La figura del afrancesado es, en muchos aspectos, la imagen en negativo del patriota y, como contra-modelo, resulta útil en la construcción de este último en el imaginario español. En definitiva, el mito de la Guerra de la Independencia sirve tanto para rememorar como para borrar y olvidar ciertas realidades de la guerra civil que desgarró España entre 1808 y 1814.

¿España como problema?

21Como señaló con razón Javier Moreno Luzón, la tradición intelectual que se acerca a la realidad española recurriendo a los conceptos de insuficiencia, retraso, decadencia o invertebración (para retomar las palabras de Ortega y Gasset), es antigua. El regeneracionismo de principios del siglo xx acentuó aún más esta tendencia. Y la historiografía del nacionalismo español de finales del siglo xx no parece apartarse de esta norma. En efecto, tal como se ha planteado el tema hasta ahora, dos rasgos parecen caracterizar al proceso nacional: su fracaso y su carácter relativamente excepcional. El paradigma del fracaso sólo se comprende en función de un modelo de nacionalización que se suele considerar como un éxito total: el modelo francés. Hasta hace muy poco, la historiografía suponía la existencia de un desfase entre España y unos modelos de nacionalización a los que consideraba, las más de las veces equivocadamente, «normales». Ahora bien, las investigaciones actuales tienden a insistir preferentemente en la especificidad de las vías, necesariamente múltiples, de los procesos nacionalizadores en Europa. El paradigma de la excepcionalidad sugiere más bien la idea de una incapacidad de las elites políticas españolas para asumir el proyecto nacional que tenían que haber capitaneado, de acuerdo con una ley histórica necesaria. Pero es preciso admitir hoy que si las elites desempeñan un papel clave, no puede haber nacionalización sin una participación activa de las clases populares. De modo que la perspectiva inicial se inscribe en una tendencia dolorista de la historiografía que tiende a centrarse en lo que el nacionalismo español no fue, en vez de esforzarse por entender lo que fue. Al fin y al cabo, la cuestión de la debilidad de la construcción nacional española descansa en la creencia muy extendida de que una nación debe ser homogénea en sus manifestaciones y aspiraciones.

22Sin embargo, como muestran las distintas contribuciones reunidas en este volumen, la observación de la realidad histórica no da cuenta de esa homogeneidad. A diferencia de una perspectiva que hace del Estado el principal agente de la nacionalización, las investigaciones recientes que se presentan aquí muestran que las instancias nacionalizadoras son muchas y a veces contradictorias entre sí. La Iglesia, los ayuntamientos, los caciques locales son unos motores, a menudo ignorados, de las políticas de la memoria. Compitiendo con el proyecto del propio Estado, dividido entre varias opciones difícilmente compatibles, existen otras formas de nacionalización que suelen pasar desapercibidas. De modo que la afirmación múltiple de expresiones locales del nacionalismo parece diseñar un modelo español de nacionalización muy distinto de lo que se conoce en otros países de Europa. Dicho modelo descansaría en un modo de articulación original entre las formas del patriotismo local y un nacionalismo más abstracto y general en el que encajan. El encaje de las lealtades y de la adhesión a la patria muestra que unas identidades políticas que pasan por contradictorias pueden, en determinadas condiciones, conjugarse y reforzarse mutuamente. Se puede afirmar de la misma manera que el mito de la Guerra de la Independencia, tal como lo configuraron e impusieron finalmente las mayorías liberales conservadoras, cumple la función de borrar la realidad de los trastornos políticos revolucionarios que conoció entonces España. En efecto, los demócratas no cesan de reivindicar, aunque en vano, el contenido revolucionario del mito. Así es como se va diseñando un liberalismo no revolucionario — a la inglesa— que se esfuerza por conciliar la sociedad del Antiguo Régimen con algunos aportes del liberalismo gaditano. El nacionalismo que resulta de esta tentativa conciliadora es forzosamente muy distinto del que, en la misma época, se iba forjando en Francia o Estados Unidos.

23Una vez evidenciadas las especificidades españolas, conviene relativizar el alcance de la cuestión nacional que, en el transcurso del siglo xix, no se plantea con el mismo apremio en todos los círculos de la población. Dicho de otro modo, las estructuras sociales comunitarias siguen imponiéndose lo suficiente para que la cuestión de la nación no tenga todavía sentido en todas partes: durante mucho tiempo los carlistas, por poner un ejemplo, siguen ajenos al concepto de nación porque conciben la sociedad como un cuerpo unánime y homogéneo, fuertemente jerarquizado de acuerdo con una ley divina indiscutible. El modelo de organización social al que se refieren es católico y no admite la soberanía popular ni el individualismo liberal. La Guerra de la Independencia española es la prueba de que, en la España de la primera mitad del siglo xix, amplios sectores de la población siguen de hecho fuera de la nación, fieles a otra cultura política que privilegia una concepción orgánica de la sociedad. ¿Cómo valorar por lo tanto el proceso nacionalizador español en términos de éxito o fracaso cuando partes enteras de la sociedad no conciben la nación como un principio de organización social y político predominante?

24Por último, la comparación que se hace con otras naciones, especialmente las americanas, ayuda a relativizar la excepcionalidad de la «cuestión nacional» española. En numerosos Estados en construcción, se presenta la guerra civil que suele acompañar el alumbramiento de la nación como una guerra de la Independencia. Estos hechos recuerdan que la tradición de la «guerra de la Independencia» es americana: por algo hubo que esperar la conclusión triunfante de las independencias americanas, después de 1825, para que triunfara la expresión en España. En los años del conflicto, se solía recurrir a la expresión «revolución de España», y cuando se evocaba la palabra «independencia», solía hacerse en el sentido anticuado de afirmación de la autonomía local y pocas veces en el de proclamación de una soberanía política. Por lo tanto, los Estados americanos ofrecen unas perspectivas indispensables para comprender la invención de la nueva forma de comunidad política que es la nación. El mito de la Guerra de la Independencia sirve entonces para afianzar el origen de la nación. En resumidas cuentas, España no parece haber conocido un proceso histórico tan peculiar que resultaría imposible compararlo con la experiencia de otros Estados-nación contemporáneos, próximos o alejados.

25Esperamos que el presente volumen ayude a plantear la «cuestión nacional» española desde un enfoque distinto, que no sea el de sus debilidades e insuficiencias sino más bien el de sus especificidades. El problema de la «cuestión nacional», si es que existe, estribaría más bien en la diferencia entre una forma de pensamiento nacional de la sociedad, respaldado principalmente por las elites liberales, y la pervivencia algo sorprendente de una organización social que encuentra en la comunidad católica, a lo largo del siglo xix, su modelo de estructuración. La supuesta debilidad del proceso nacionalizador que resultaría de una incapacidad notoria del Estado o de las elites sería una mera ilusión y un falso pretexto. El fondo del problema radicaría más bien en las dificultades del Estado o de las elites para resolver las contradicciones que resultan de la incompatibilidad entre dos principios de organización social divergentes y probablemente rivales. El mito de la Guerra de la Independencia sirvió sin duda para negar la ruptura revolucionaria de los años 1808-1814 al tiempo que hacía posible una forma de conciliación entre el Antiguo Régimen y la modernidad liberal.

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search