Version classiqueVersion mobile

Al-Andalus/España. Historiografías en contraste

 | 
Manuela Marín

Al-Andalus en la historiografía portuguesa (del siglo xix a inicios del xxi)

Un breve intento de sistematización

Fernando Branco Correia

Résumé

La manière dont les arabisants et les historiens portugais ont compris l’importance d’al-Andalus et l’ont intégré dans leurs études a changé durant les XIXe et XXe siècles. Cet article présente une vision personnelle de la façon dont, du XIXe siècle jusqu’à nos jours, l’historiographie et l’arabisme portugais ont étudié les siècles de la présence arabe dans la péninsule Ibérique et, surtout, les influences qui ont persisté dans ses régions occidentales. On présente, également, quelques historiens et arabisants responsables des œuvres les plus importantes, leurs influences sur les jeunes générations, et leurs rapports avec des intellectuels et des écoles de pensée d’autres pays culturellement proches. On insiste particulièrement sur la période qui débute avec les années soixante-dix du XXe siècle, lorsque, après la fin de l’époque coloniale, le Portugal cherche ses racines historiques, linguistiques et culturelles. C’est le moment où les universités retrouvent leur intérêt pour al-Andalus et un monde arabe et islamique contemporain très mal connu, et où l’archéologie révèle des témoignages matériels d’un passé « arabe » ou « maure » qui était toujours vivant dans les coutumes et dans les légendes

Texte intégral

1Territorio sin monumentos con la talla y la calidad artística de la mezquita de Córdoba, el palacio de la Alhambra, en Granada, la Aljafería o incluso los Reales Alcázares de Sevilla, Portugal y, en general, la zona occidental de la Península Ibérica no poseen huellas tan evidentes de su pasado islámico ni revelan un arte mudéjar fulgurante —a pesar de los recientes estudios sobre mudejarismo en la Extremadura española y en el Alentejo. Pero no faltan testigos de esa presencia en fortificaciones, en la documentación y las crónicas medievales, en las muchas leyendas de «mouras encantadas» y, como en otros idiomas románicos ibéricos, en varios centenares de palabras de origen árabe, entre las cuales se encuentran muchos topónimos. La posible influencia «árabe» en la literatura portuguesa —aparte de algunos trabajos muy particulares— está por hacer.

2En los siglos XIX y XX algunos investigadores portugueses han trabajado sobre estos temas, a partir de perspectivas distintas, estudiando aspectos diversos de las huellas de un pasado muchas veces difícil de asimilar e integrar en la historia de Portugal. Lo que ahora se presenta es una visión personal, parcial, y aún poco madurada, del peso que al-Andalus tuvo y tiene en la historia de Portugal. El tema merece reflexiones más profundas y ganará otra dimensión si alguna vez se estudian las complejas inter-influencias que unieron —y a veces separaron— a arabistas, arqueólogos e historiadores de los dos Estados ibéricos, a lo largo de los tiempos y en determinados momentos muy particulares.

HISTORIOGRAFÍA LIBERAL: ROMANTICISMO Y REALISMO

3En el siglo XIX, por necesidad de la afirmación del liberalismo, de las ideas románticas y nacionalistas— que van a la par con el culto por los orígenes de los pueblos y sus mitos —la historiografía portuguesa tuvo que encarar la necesidad de explicar los distintos siglos de la presencia árabe e islámica en el suelo peninsular.

  • 1 A. Herculano, História de Portugal.
  • 2 La primera edición de sus Recherches sur l’histoire et la littérature de l’Espagne pendant le Moye (...)

4Correspondió a Alexandre Herculano, un hombre con una presencia activa en la implantación del liberalismo, la tarea de iniciar la moderna historiografía portuguesa, con una História de Portugal1 que, sin embargo, termina en el final del reinado de su quinto monarca. Como no era arabista, este historiador, que escribió entre 1846 y 1853, utilizó las traducciones que estaban disponibles y los trabajos de Conde y Gayangos, pero sin llegar a ser influenciado por la publicación —casi simultánea— de la obra de Reinhart Dozy2. Con huecos evidentes, la obra de Alexandre Herculano inaugura una era nueva, en la cual las vicisitudes de al-Andalus ganan peso a pesar de no mezclarse mucho con la realidad histórica de un Portugal que es entendido como una realidad política que se afirma y avanza, haciendo frente a los territorios islámicos.

  • 3 J. P. de Oliveira Martins, História de Portugal, p. 77 passim.
  • 4 Ibid., p. 98.
  • 5 Ibid., pp. 85-103.
  • 6 Ibid., p. 105.

5En la História de Portugal de Oliveira Martins, uno de los historiadores que más se distinguió después de Alexandre Herculano, la realidad histórica, económica y cultural está menos presente que en la obra homónima del historiador que le precedió. En la de Oliveira Martins, lo que es el «Al-Gharb sarraceno»3 es dado a conocer, básicamente, como un territorio que es el objetivo de la conquista de los primeros monarcas portugueses y siempre en la perspectiva de explicar el recorrido de la afirmación de los monarcas cristianos, a pesar de que se diferencian las actitudes, frente al sur islámico, del monarca y del Hombre ibérico —« mais familiarizados com as seduções dos costumes árabes»4— de las de los cruzados, tratados como «positivos e prácticos». A pesar de eso, el capítulo llamado «A conquista de al-Gharb» merece casi veinte páginas5 y, un poco más adelante, al tratar del sur islámico el autor no deja de considerar, indirectamente, que «o rei é o chefe dos bandidos, antes de ser o protector, o pai, dos seus súbditos»6. Pero, en general, en el conjunto de esta su obra y en la cronología que se encuentra en apéndice, la realidad de al-Andalus poco peso tiene en su historia de Portugal.

  • 7 Id., História da civilização ibérica. Traducciones al castellano hay varias: J. P. Oliveira Martin (...)

6Oliveira Martins es autor también de una Historia de la civilización ibérica7, obra que, de forma original, pretende historiar el recorrido común de los varios pueblos peninsulares, y que ha sido traducida al castellano. En esta obra el peso del período islámico es mucho más grande, gracias sobre todo a la diferente extensión geográfica y política del tema de la obra, puesto que abarca toda la Península Ibérica.

  • 8 Id., História da civilização ibérica, pp. 295-296.
  • 9 Ibid., p. 290.
  • 10 Ibid., p. 165.

7Esta obra tuvo una gran difusión y aún hoy es considerada un clásico muchas veces citado. Sin ignorar los trabajos anteriores, mucha de la información histórica procede de las obras de Dozy, publicadas casi simultáneamente o algunos años después de las de Herculano. La Historia de la civilización ibérica posee un capítulo sobre «la ocupación árabe» y otro dedicado a los «moçárabes»; pero especial relieve tiene también la presencia islámica e incluso los «moriscos»8. Los protagonistas de la historia acaecida en suelo ibérico, sean musulmanes o cristianos, tienen algo en común; hay tendencias que parecen específicas del Homo Hispanicus: Torquemada es visto como un nuevo «El-Mansur em Córdova», que quema millares de libros9 —ambos pertenecientes a una misma España—; para este autor «Espanha» es sinónimo de Península Ibérica; el propio Almanzor no es ajeno a este proceso y no es visto como un extranjero en la Iberia, sino que es clasificado como «condottiere tirano do imbecil califa de Córdova»10: nada lo separa, en sus comportamientos, de otros héroes (o anti-héroes) que han vivido en suelo ibérico.

  • 11 Ibid., p. 232.
  • 12 Ibid., p. 234.

8Oliveira Martins no deja de dedicar un capítulo al misticismo ibérico, aunque no profundiza en la relación del misticismo de matriz cristiana con la tradición islámica — habrá que esperar para ello a los trabajos de Miguel Asín — pero, al escribir sobre Santa Teresa y San Ignacio de Loyola se refiere a las «escuelas judías, herederas del averroísmo», de sus huellas11 y del recogimiento en las nuevas «rábitas», donde se persiste en la vida retirada y la meditación12.

DAVID LOPES: ARABISMO Y UNA VISIÓN DE AL-ANDALUS A INICIOS DEL SIGLO XX

  • 13 Una apreciación de la labor de este arabista puede encontrarse en P. Cunha Serra, «David Lopes: en (...)

9David Lopes (1867-1942) es, sin duda, el primer gran arabista portugués del siglo XX13. Con una formación de base filológica, se dedicó muy pronto a escribir obras de carácter histórico. Aún hoy no deja de ser útil recorrer la obra que dedicó a corregir la História de Portugal de Alexandre Herculano, y el capítulo titulado «O Domínio Árabe», sexta parte de la História de Portugal, editada en Barcelos, en 1929.

  • 14 D. Lopes, Os árabes nas obras de Alexandre Herculano.

10La primera de estas obras, y aquella que es considerada su principal aportación como arabista e historiador, se llama Os árabes nas obras de Alexandre Herculano14 —y en ella el autor corrige imprecisiones de Alexandre Herculano a nivel de las grafías de muchos nombres, así como del sentido de muchas expresiones, indicando y avalando las fuentes escritas utilizadas. Al estudiar los topónimos del «território muçulmano que depois foi português» hace un trabajo que es sobre todo de filología, pero que no deja al margen la historia y su interpretación; sus nuevas aportaciones son también fruto de la aparición de ediciones de nuevos textos árabes o de nuevas traducciones y ediciones. Al hacer traducciones parciales de algunos textos a partir del árabe y al editar en esta lengua algunos de esos textos — textos sobre el territorio ibérico de Portugal — hace sentir pedagógicamente a los historiadores futuros la necesidad de que utilicen también esas fuentes y que consideren la comprensión de la historia de al-Andalus como necesaria para entender las dinámicas específicas del período medieval en Portugal y en el conjunto peninsular ibérico.

  • 15 Id., Lopes, «O domínio árabe».
  • 16 Ibid., p. 397.
  • 17 Ibid.

11El capítulo titulado «O domínio árabe», publicado en 1929 en la historia de Portugal comúnmente conocida como «Historia de Barcelos»15 es un trabajo serio, una síntesis de los conocimientos históricos disponibles en la década de los veinte, con una atención reforzada en lo que respecta a lo que hoy día se conoce como Gharb al-Andalus. Pero no es tan original como el trabajo precedente, y se siente aquí la falta de investigación dominante en la obra que intenta corregir a Herculano. El autor utiliza conceptos como «Hispânia árabe»16 y valora positivamente figuras que considera grandes hombres de Estado, como Abderramão/ ʿAbd al-Raḥmān III, quien es visto como estadista de gran valor, con un «glorioso reinado» de cuarenta y nueve años17.

  • 18 Cap. i: «Historia política»; ii: «La organización del Estado»; iii: Cultura; y iv: «La acción de l (...)
  • 19 No es hispánico por jus solis, pero lo es por su cultura «e por esse motivo é também nosso» (Ibid. (...)

12Lopes divide ese período histórico, que considera como parte de la historia de Portugal, en cuatro capítulos18. El concepto que tiene de la sociedad andalusí se puede evaluar, en parte, a partir del concepto y juicio que hace de Ibn Jaldūn («Ibne Caldune»). David Lopes, que da un relieve muy especial a este autor, lo llama «o mais alto representante da historiografia árabe»; por otro lado, a pesar de que haya nacido en otros territorios, lo considera «uno de los nuestros», debido a que su cultura poseía rasgos y herencias hispánicos19.

  • 20 D. Peres, Como nasceu Portugal.
  • 21 Ibid., pp. 60-63, 100-101.
  • 22 Ibid., p. 101.
  • 23 Id., «A Reconquista cristã», pp. 454 y 479.

13Contemporáneo de Lopes es Damião Peres, quien, en un trabajo que tuvo gran difusión y donde se utilizan las fuentes escritas cristianas que explican las condiciones en que se produjo la independencia del Reino de Portugal, no concede gran relevancia a al-Andalus20. Es un trabajo de historia política, pero que sólo trata de la Taifa de Badajoz y de los Almorávides en la medida en que hay movimientos de tropas o de población con repercusiones en las estructuras y en los protagonistas políticos del norte21. Cuando Alfonso el Batallador interviene militarmente contra Pedro Froilaz de Traba (ayo de Alfonso Raimúndez), en Galicia, nuestro historiador se extraña de la presencia de musulmanes en el ejército del rey aragonés22: hay en ello una visión de clara y total oposición entre el sur islámico y el norte cristiano. Es un autor que tiene como objetivo explicar la aparición de Portugal y su afirmación como realidad política independiente; al-Andalus nunca ha sido central en sus trabajos, pero no deja de ser citado, siempre en función de su relación coyuntural con la afirmación de la Monarquía portuguesa y como telón de fondo del contexto político-institucional ibérico medieval23.

DISCÍPULOS DE DAVID LOPES

14Será David Lopes quien va a formar varios discípulos y casi conseguirá construir y mantener en Portugal una escuela de arabistas, a pesar de que sus intereses no se limitaban a la realidad histórica y cultural de al-Andalus.

  • 24 Véase por ejemplo, su trabajo titulado Fr. Joao de Sousa.
  • 25 J. P. Machado, «Os estudos arábicos em Portugal».
  • 26 Ver J. Figanier y A. Correia de Oliveira, Anthologie des auteurs français.
  • 27 J. Figanier, «Moedas árabes do século XII encontradas no concelho de Sesimbra»; e Id., Moedas árab (...)
  • 28 Id., Portugal-Maroc; A inscrição árabo-persa de Santarém; História de Santa Cruz do Cabo de Gué; y(...)
  • 29 Ver Id., «Contribuição para o estudo da cultura arábica em Portugal».

15Entre sus seguidores directos destacan Joaquim Figanier (1898-1962), que fue más tarde profesor de Lengua Árabe en la Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa24, y José Pedro Machado (1914-2005), igualmente discípulo de David Lopes. Ambos se han dedicado al estudio de la relación de los portugueses con el norte de África y el Oriente, interesándose menos por el estudio de la sociedad de al-Andalus. Machado ha producido, sobre todo, trabajos de carácter etimológico, dejando un excelente conjunto de diccionarios y de vocabularios especializados, pero su aportación al campo de la historia no es muy significativa25. Figanier, por su parte, se ha dividido entre la producción de trabajos pedagógicos sobre la lengua francesa26 y el estudio de aspectos de las relaciones culturales e históricas entre Portugal y el mundo árabe, sobre todo en el campo de la numismática27, así como del contacto de Portugal con los territorios arabizados del norte de Africa y de Oriente28, pero no dejó de tocar aspectos de la cultura de al-Andalus, sin alejarse de la concepción heredada de David Lopes29.

  • 30 A. Sidarus, «Introdução: os estudos árabes em Portugal», p. 52.

16Figanier impartió su enseñanza también en el Instituto de Lenguas Africanas y Orientales de la «Escola Superior Colonial»30, en Lisboa, en un ejemplo de la forma en que la enseñanza del árabe y los estudios sobre al-Andalus iban a la par de los intereses coloniales de Portugal en África, situación que se mantendrá hasta mediados de los años setenta.

  • 31 J. D. Garcia Domingues, O nacional-sindicalista, Faro, 8 (5 de febrero de 1933), referido en J. Me (...)
  • 32 La producción de este autor en el campo del arabismo fue estudiada por Adel Sidarus en un trabajo (...)
  • 33 Una parte de su recorrido intelectual, el que tiene más que ver con su labor de arabista, puede ap (...)
  • 34 J. D. Garcia Domingues, História luso-árabe. Su apreciación de la obra de Miguel Asín, «D. Miguel (...)

17José Domingos Garcia Domingues (1910-1989) fue discípulo de David Lopes y de Joaquim Figanier. Habiendo pasado por una fase de defensa de valores nacionalistas31, a partir de mediados de los años cuarenta32 se centra en el estudio de los orígenes culturales de su región de origen, el Algarve, el territorio más meridional de Portugal, buscando su especificidad regional en su pasado «árabe». Durante varios años estudió en Madrid, en la Universidad Complutense y en el Instituto Hispano-Árabe de Cultura33. La escritura de su História luso-árabe —un año después de un artículo sobre el valor intelectual de Miguel Asín Palacios—, fue un marco importante en la afirmación de sus ideas sobre al-Andalus y especialmente sobre su parte occidental34.

  • 35 Ibid., pp. 22-31.

18Entre las décadas de los cuarenta y los ochenta Garcia Domingues escribirá numerosos artículos sobre la presencia islámica en territorios del Ultramar portugués y sobre las relaciones entre Portugal y Marruecos, pero su principal producción intelectual versará sobre los poetas andalusíes nacidos en tierras del territorio ahora portugués y sobre aspectos histórico-geográficos de ese mismo territorio en época islámica35.

  • 36 J. D. Garcia Domingues, Portugal e o al-Andalus, p. 231.

19Sus trabajos sobre al-Andalus siguen muy de cerca la producción de la revista Al-Andalus, y se siente en ellos una gran proximidad con los de Miguel Asín36.

  • 37 Para Garcia Domingues «os mouros são povos irmãos» (História luso-arabe, p. 349).
  • 38 Ibid., p. 353.

20Los textos que escribe son de una clara «maurofilia»37. Pero el autor va más allá y crea el concepto de «espírito da cultura luso-árabe»38, espíritu que considera se ha conservado sobre todo en la zona más meridional del territorio portugués, en su Algarve, territorio constantemente colocado en paralelo con Andalucía — que, de alguna forma, tienen paralelos geográficos pero también a nivel de su pasado «árabe» y de su destino.

  • 39 Ibid., pp. 348-349.

21Algunas de estas ideas estaban, en la década de los cuarenta, estrechamente ligadas, por un lado, a la existencia de comunidades islámicas en territorios del antiguo Ultramar portugués, sobre todo en la Guinea Portuguesa (actualmente Guiné-Bissau), en Mozambique y en la antigua India portuguesa (territorios de Goa, Damão e Diu), y, por otro lado, a la voluntad de iniciar relaciones diplomáticas con un mundo árabe-islámico en una fase dinámica39. Pero Garcia Domingues, a pesar de intentar coordinar intereses culturales y científicos con intereses políticos y estratégicos, no dejó nunca de promover su ciudad, Silves, antigua capital de un reino de Taifas, ciudad que para él sería la que más peso histórico poseía para poder ser la futura capital de un instituto que promoviera las relaciones de Portugal con ese mundo árabe-islámico.

22A pesar de que está por hacer un análisis en profundidad de toda su producción intelectual e cultural, es interesante comprobar que en el volumen de homenaje a Garcia Domingues, de los trece de sus trabajos seleccionados para integrarlo, tres son de carácter general, sobre la historia del Occidente de al-Andalus, dos se ocupan de descripciones de carácter geográfico de ciudades muy particulares (Lisboa y Santarén) y todos los demás se refieren a personalidades, «hombres célebres», ascetas y alfaquíes.

  • 40 Martim Velho Sottomayor hizo la traducción al portugués de las Mil y una noches, a partir de una t (...)
  • 41 «Varões árabes ilustres do andaluz ocidental»; «Um trecho duma velha crónica sobre a tomada de Far (...)
  • 42 Id., «A inscrição árabe de Salir».
  • 43 Id., «Exegese do parágrafo 64 do Cronicon Albeldense»; y «Exegese da terceira parte do 14 Cronicon (...)
  • 44 Id., «Ibn Marwan e Saʿdun Surunbaqui»; «A Incursão de Tashfin bin Ali a “Fahs ʿAtiyya”»; y «Coimbr (...)

23Martim Velho, nacido en 1921 y fallecido hace pocos años, además de sus traducciones de clásicos relacionados con la cultura del mundo árabe e islámico40, ha trabajado de forma autónoma sobre las fuentes escritas que se iban publicando y que se referían al territorio del Gharb al-Andalus, llevando a cabo una labor de interpretación de esas mismas fuentes, sobre todo en una perspectiva de geografía histórica y con la intención de aclarar informaciones sobre determinadas regiones del actual Portugal41, sin olvidar los estudios sobre hallazgos arqueológicos42. Sus investigaciones no se limitaban, sin embargo, a las fuentes árabes43. Es, no obstante, un trabajo que apenas ha llegado al gran público, pues Martim Velho nunca intentó escribir síntesis de sus investigaciones singulares; algunas de sus investigaciones, debido a su participación en encuentros científicos internacionales44, lo hacen más conocido y citado, algunas veces, fuera de Portugal. A pesar de toda su labor, no ha desarrollado una teoría o una visión muy distinta de la que sus predecesores tuvieron de al-Andalus.

  • 45 P. Cunha Serra, «Breve consideração da tese do “ermamento” atravês de dois topónimos», t. II, pp. (...)
  • 46 Ver Id., Alguns topónimos peninsulares de origem arábica; y Mouros e mouros.
  • 47 Id., Sobre a intercultura de mouros e cristãos.
  • 48 Id., «O árabe “muwallad” e sua representação na Península Ibérica»; e Id., «A influência árabe na (...)

24Pedro Cunha Serra, durante muchos años profesor de Lengua Árabe en la Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa, se dedicó sobre todo a trabajos de filología histórica. Sus estudios no se basaron únicamente en el árabe, pero destacan los artículos y trabajos de fondo sobre toponimia y micro-toponimia, documentadas históricamente, lo que le empujó hacia los terrenos de la historia45, siempre con muchas cautelas. Su tesis y sus innumerables trabajos de toponimia de base histórica46 son aún, hoy día, útiles para conocer la especificidad de la faja occidental de la Península Ibérica durante el período islámico. El autor considera fundamental conocer la historia y las distintas fases de la sociedad andalusí para evaluar correctamente las raíces de Portugal y España, aunque su gran modestia siempre le ha impedido planear trabajos de alcance más amplio. Cunha Serra es un autor que sigue trabajando hasta los años ochenta y que, de forma muy discreta, basándose en su investigación propia, intenta demostrar que hubo trazos de interculturalidad entre «moros y cristianos»47 e intenta entrar en campos de la historia social que hasta entonces casi no eran tratados en Portugal48.

25Todos estos autores, con trabajos de carácter científico, con mayor o menor difusión en los medios político-culturales portugueses, no son suficientes para impedir que los manuales oficiales de enseñanza básica y secundaria tengan una visión muy negativa de todo lo que es «moro».

26Muchos de estos autores sentirán los cambios que se dan a partir de los años setenta y muchos de sus trabajos reflejarán también los nuevos puntos de vista que se iniciarán en esa década.

NUEVAS PERSPECTIVAS SOBRE AL-ANDALUS A PARTIR DE LA DÉCADA DE LOS SETENTA

  • 49 Sin embargo, la obra de António Sérgio, ensayista con una larga difusión en Portugal a partir de l (...)

27La implantación de la democracia con el golpe militar de 25 de abril de 1974 abrió nuevos horizontes para el estudio de la sociedad andalusí. Pero ya algún tiempo antes de esta fecha se sentían señales del cambio en la sociedad portuguesa y en las publicaciones que, no sin dificultades, iban apareciendo49.

28En este contexto deben destacarse las obras de Borges Coelho y de A. H. de Oliveira Marques, ambos historiadores que, como se verá, han cambiado la forma de tratar la fase islámica de la historia medieval portuguesa e ibérica.

  • 50 A. Borges Coelho, Portugal na Espanha árabe. Las referencias son a la primera edición.

29António Borges Coelho será el protagonista de la principal modificación en el campo de esos estudios. Este historiador, seguidor de una visión marxista de la historia, organizó una antología de textos que revolucionó la forma de estudiar el período islámico en Portugal. Con el título de Portugal na Espanha Árabe50, surgen varios volúmenes de textos extraídos de autores del período islámico —geógrafos, cronistas, poetas, filósofos, místicos… La obra se publicó originalmente en cuatro volúmenes y tuvo una gran difusión, sobre todo después de pasada la fase caliente de la Revolución de 1974. A pesar de que los textos traducidos no lo han sido directamente a partir del árabe —Borges Coelho no es un arabista como lo había sido David Lopes— esta obra tuvo gran impacto en los medios culturales, estudiantiles e incluso académicos.

30Borges Coelho empieza por hacerse una serie de preguntas, en las que transmite el peso de décadas de una enseñanza de la historia en la cual el «mouro» tenía siempre una carga negativa:

  • 51 Ibid., t. I, pp. 18-19.

Qual de nós não se sentiu alguma vez, ao estudar a história medieval, uma espécie de cruzado da Reconquista? Os acontecimentos são vistos pelo lado de cá e com os olhos dos ideólogos da cruzada. Quem é esse mouro com o qual, segundo nos deram a entender, só eram possíveis as relações de espada contra alfange? Qual a influência real da civilização árabe no território português, na sua população, na sua cultura?51.

31Esas preguntas, ese cuestionarse sobre un pasado de muchos siglos, un pasado muchas veces olvidado, alejado de los manuales oficiales de enseñanza de la historia, recuerdan otra gran pregunta, hecha por un intelectual de la vecina España. Preguntábase Américo Castro:

  • 52 A. Castro, España en su historia, p. 61.

Con esos 900 años desplegados a nuestra vista ¿qué de extraño tiene que la lengua, las costumbres, la religión, el arte, las letras e incluso rasgos básicos del carácter español exijan que tengamos en cuenta ese entrelace multisecular?52

32Con otras palabras, la cuestión era la misma…

  • 53 A. Borges Coelho, Portugal na Espanha árabe, t. III, p. 30.
  • 54 Ibid., t. IV, p. 19.

33El mismo Borges Coelho habla de los «cromosomas árabes y bereberes»53 y de las distintas vías por las cuales esos cromosomas se quedaron aquí —revelando tradiciones que son semejantes entre uno y otro lado del estrecho de Gibraltar. Pero Borges Coelho no reclama únicamente una conexión especial de los portugueses con árabes y bereberes; pretende liberarse de la vinculación única de Portugal con los «pseudo-descendientes de los godos», abriendo la tierra portuguesa a todos «aquellos que abrazaron este suelo y lo besaron con su esperma y su sangre»54, al mismo tiempo que reconoce, textualmente, la deuda que tiene para con:

  • 55 Ibid., t. IV, pp. 19-20.

Dozy, Lafuente Alcántara, Gayangos, Fagnan, Ribera, Asín Palacios, Lévi-Provençal, David Lopes, Figanier, Emilio García Gómez, Henri Pérès, A. R. Nykl, Huici Miranda e tantos outros55

  • 56 Id., Questionar a história, 1983.

34El mismo autor, en su obra Questionar a História56 vuelve a empeñarse en negar la desaparición de los «moros» de Portugal tras la «Reconquista», recordando los documentos olvidados y claramente marginados cuando se trata de hacer la historia de Portugal, una historia que eliminaba a los derrotados, en este caso, a los mudéjares.

35A. H. de Oliveira Marques fue otra de las figuras de este cambio. Este historiador, fundamental para la renovación de la historia de Portugal que se da a partir de los años setenta, tiene una formación de medievalista y se dedicó también, un poco más tarde, a temas relacionados con la República y la Masonería; además, escribió y dirigió historias de Portugal fundamentales.

  • 57 Id., História de Portugal.

36Publicó A. H. de Oliveira Marques, en 1972, una História de Portugal57 que tuvo ediciones sucesivas y aumentadas a partir de 1974. En ella hay subcapítulos sobre al-Andalus, que se mezclan con otros dedicados a los territorios más septentrionales, de forma que el lector comprenda la simultaneidad de las distintas realidades socio-políticas en la Península Ibérica: se presenta el marco administrativo de época islámica con las kuwar y sus ciudades principales; se estudian los condados cristianos y de inmediato se da un cuadro muy completo sobre la realidad política de los reinos de Taifas del sector occidental ibérico, pero integrándolo en mapas de toda la Península, no solamente de lo que será, más tarde, el territorio de Portugal. Para el período de los imperios africanos, existe un capítulo sobre el «Sul Islâmico» (por contrapunto con el «Norte cristão») muy detallado. Esta es, quizás, la primera obra de divulgación donde se utiliza un sistema riguroso de transcripción de los nombres de origen árabe. Son presentadas las influencias de la sociedad de al-Andalus en la organización municipal medieval cristiana, y también aquí la transcripción de los nombres de origen árabe es muy cuidada.

37En la década siguiente inició A. H. de Oliveira Marques (en colaboración con Joel Serrão) un proyecto historiográfico nuevo, intitulado Nova História de Portugal, de la cual no se han publicado todavía todos los volúmenes.

  • 58 Nova História de Portugal, pp. 117-250.
  • 59 El Dr. Oliveira Marques falleció en Lisboa el 23 de enero de 2007.

38El volumen II de esta gran obra tiene una parte segunda llamada «O “Portugal” Islâmico»58 de la que el propio A. H. de Oliveira Marques es autor. Utilizando los datos más recientes de la arqueología, hace análisis y propuestas innovadoras para la explicación de algunos topónimos (el autor tiene algunos conocimientos de lengua árabe) y mantiene la transcripción rigurosa de las palabras de origen árabe, como ya había hecho en su primera História de Portugal. Al-Andalus es presentado como parte integrante de la historia medieval ibérica, con reflejos profundos en las sociedades posteriores, llegando incluso a la actualidad59.

39En los años ochenta, los trabajos de José Mattoso, uno de los medievalistas portugueses de más prestigio, y una referencia absoluta en lo que respecta a la historia de la iglesia y de la nobleza en Portugal, produce trabajos de historia medieval con temáticas más abiertas.

  • 60 J. Mattoso, Identificação de um país.

40Una de sus obras más emblemáticas es Identificação de um país: ensaio sobre as origens de Portugal (1096-1325)60. El autor, profundo conocedor de las fuentes medievales cristianas, no deja de abordar el período islámico, pero no le concede tanto peso como Borges Coelho, deteniéndose más en el papel que los mozárabes han tenido en la fachada occidental de la Península Ibérica.

  • 61 Id., «Notas críticas».

41Sin embargo, hay que recordar que José Mattoso actualizó la edición de la História de Portugal de Alexandre Herculano, sin alterar su texto original, con sus «Notas Críticas», anotaciones fundamentales que actualizan, para los períodos islámico y cristiano, la referida obra, utilizando la bibliografía más reciente para el estudio de al-Andalus61.

42Consciente de la importancia del estudio de las realidades de al-Andalus y de su peso en el Gharb, pero siendo sobretodo un medievalista del mundo cristiano, su Historia de Portugal refleja las nuevas ideas sobre al-Andalus que se sienten en Portugal en los años ochenta e inicios de los noventa. Su primer volumen, denominado «Antes de Portugal», publicado en 1992 y coordinado por el mismo Mattoso, es innovador. Cerca de ochenta páginas, en gran formato, del volumen son dedicadas a «O Garb al-Andaluz», escrito por Cláudio Torres, que había sido profesor en la Facultad de Letras de Lisboa, arqueólogo del Campo Arqueológico de Mértola, y con un capítulo de naturaleza cronológica organizado por Santiago Macias. Es una visión de al-Andalus donde se cruzan influencias provenientes de la intensa actividad arqueológica llevada a cabo en Mértola desde comienzos de los años ochenta, de la enseñanza, en Lisboa, de Borges Coelho y José Luis de Matos (presentes en el comienzo del proyecto de Mértola), pero también de los cursillos organizados en Évora por Adel Sidarus —llegado a Portugal a mediados de los años setenta— y de la actividad de investigación iniciada, para el Gharb, por Christophe Picard.

  • 62 C. Torres, «O Garb-al-Andaluz», p. 411.
  • 63 Ibid., p. 413.
  • 64 Ibid., p. 415.

43El texto sobre el occidente de al-Andalus escrito por Cláudio Torres escapa intencionadamente a la norma historiográfica vigente hasta entonces en Portugal. El objetivo no es tanto estudiar el peso de al-Andalus en la historia de Portugal sino la sociedad andalusí en sí misma, sus mecanismos y lógicas internas, sus relaciones con el Mediterráneo y con el resto del mundo islámico medieval. A pesar de no olvidar los hechos políticos —presentes sobre todo en la «reseña de hechos políticos» de Santiago Macias—, el texto da un relieve muy grande a los aspectos de lo cotidiano, siguiendo, preferentemente, una metodología próxima a la antropología histórica. El texto de Cláudio Torres tiene un color especial no solamente debido al hecho de que es un arqueólogo, con formación previa en el campo de las artes, sino también porque sus textos reflejan sus vivencias y observaciones personales en el norte de África, donde vivió, en la década de los setenta, como refugiado político. El autor, que asume su recorrido ideológico marxista, presenta una visión de la sociedad andalusí occidental donde están presentes vectores como «continuidades», «largas duraciones» y «convivencia» entre varios grupos étnico-religiosos, pero donde hay innovación62. El islam es presentado como la gran síntesis de los cultos monoteístas anteriores y como el depositario de varias realidades político-culturales anteriores, que se habían afirmado en el Mediterráneo. Se presenta a al-Andalus como una sociedad integradora, asimiladora de los grandes principios de las religiones de salvación de raíz mediterránea, al mismo tiempo que simplificadora de rituales63. El sur ibérico islamizado es presentado como una «simbiosis de civilizaciones», como espacio con menores fracturas sociales que el norte cristiano, como región donde imperaba el «arte de saber vivir»64.

  • 65 Ver J. T. Monroe, Islam and The Arabs in Spanish Scholarship, pp. 159 y 247.

44Cláudio Torres acentúa el peso de las duraciones largas (longues durées), de la continuación de las tradiciones a nivel popular, procurando reforzar la existencia de muchos aspectos de una cultura común —entre el norte de África y el sur ibérico— aún antes de 711, lo que, por ejemplo, habría favorecido el establecimiento de grupos bereberes en al-Andalus. Esta visión parece ir al encuentro, de alguna forma, de lo que Unamuno designaba como «intrahistoria»65.

  • 66 Ibid., p. 154.

45Tanto Cláudio Torres como Borges Coelho tienen una opinión muy crítica con respecto a las sociedades excesivamente materialistas; en el caso de Cláudio Torres no deja de ser interesante verificar que esta posición se refuerza en gran medida a costa del estudio de los artefactos de la «vida material», proporcionados por la arqueología; el estudio de esos artefactos le permitió llegar a una cierta intemporalidad en el uso de esos materiales, intemporalidad que, aliada a las semejanzas entre el sur ibérico y el norte de África, lo han conducido a reforzar la creencia en el parentesco entre ambos lados del Mediterráneo — posición que surge bien clara también en los artículos de prensa en los que ha expuesto sus opiniones. Es posible que haya también alguna concordancia con el axioma de Ribera de la «continuidad de la tradición»66.

46A pesar de la confusión que a veces se genera en la apreciación que se hace de los trabajos de Cláudio Torres y de los demás colaboradores del Campo Arqueológico de Mértola, este grupo no es una escuela de arabistas —el uso de la lengua árabe y el estudio profundizado de los textos históricos en su idioma original no ha podido hacerse aún— pero, en estos últimos años ha dado pruebas de ser una escuela de «arqueología» en su sentido lato, englobando sabiamente conocimientos que andan muchas veces separados: etnolingüística, historia, técnicas de levantamiento topográfico, catalogación e inventario del patrimonio, estudios ceramológicos, síntesis históricas sobre Mértola y su región, etc.

  • 67 Como propugnaba Unamuno: ver Ibid., p. 248.

47Los proyectos realizados en Mértola han evolucionado en el sentido de un mediterraneísmo de banda ancha en la forma en que practican el análisis del pasado y la acción presente, privilegiando muchas veces el contacto directo con realidades semejantes y sacando provecho de la intuición, más que haciendo una investigación con contornos académicos (aunque sin excluirla). Sin abogar una «africanización»67 de Portugal, hay, sin embargo, una clara propuesta de retorno a valores del Mediterráneo, por oposición a un norte (Europa y América «del norte») frío, calculador, explotador y destructor de los valores y de las lentas evoluciones de los pueblos de un Mediterráneo que se pretende haber sabido siempre encontrar sus equilibrios, entre grupos humanos distintos pero que se saben completar, y entre el hombre y la naturaleza que le rodea.

48Cierta perspectiva marxista, muy en boga después del 25 de abril de 1974, influenció a algunos investigadores portugueses, creando visiones que algunos califican de maniqueístas: el caballero cristiano, el cruzado, la Iglesia y Cluny son el antiguo rostro del colonialismo y del imperialismo. Pero las experiencias personales de vida influyeron también en la forma de redactar una historia no muy bien conocida en Portugal y cuyos conceptos no se han definido aún de forma muy clara. Al escribir sobre la desaparición de al-Andalus, el espíritu de algunos de estos historiadores, consciente o inconscientemente, no ignora algunas intervenciones militares agresivas de mediados del siglo XX, de las que, en algunos casos, fueron testigos presenciales. Y esa desaparición de una sociedad muchas veces vista como heterodoxa —sociedad culta y refinada que, por ejemplo, no despreciaba el vino—, como una sociedad de no alineados, de una tercera vía entre la ortodoxia del eje Roma-Cluny y la de los ulemas sunníes es muchas veces vista como la destrucción de un casi paraíso perdido que hay que recordar pedagógicamente.

49De todas formas, después de la publicación de las obras de A. Borges Coelho, de A. H. de Oliveira Marques y de J. Mattoso/Cláudio Torres, casi todas las nuevas historias de Portugal, sobre todo las que emergen de ambientes universitarios, no pueden ignorar esos siglos de la existencia de un al-Andalus que, en los inicios de los años ochenta, difícilmente se asume si es la continuación de la historia de Hispania, si es un simple apéndice del islam, o si es algo distinto…

  • 68 J. Medina (dir.), História de Portugal.
  • 69 H. Catarino, «A ocupação islâmica». La autora es profesora de arqueología en la Universidad de Coi (...)
  • 70 A. Borges Coelho, «O tempo e os homens».

50Esta evolución y estas dudas están presentes en la História de Portugal dirigida por João Medina68. El volumen sobre el Portugal medieval presenta, en su Parte II, seis capítulos sobre la ocupación islámica, donde Helena Catarino trata de aspectos políticos, militares, económicos y sociales69; lo que presenta es testigo de la fase de crecimiento que atraviesa la arqueología medieval en Portugal y, por otro lado, revela la aplicación de los modelos más recientes utilizados en otras zonas de la Península para estudiar los niveles arqueológicos y los hábitat del Gharb al-Andalus. Es una obra donde, sin dejar de utilizar las fuentes árabes —sobre todo, pero no exclusivamente, las publicadas por A. Borges Coelho—, la arqueología y el vivir cotidiano de las gentes son el motor de explicación de una sociedad. El mismo Borges Coelho es el responsable de la escritura del capítulo siguiente, donde no faltan las referencias y las nuevas perspectivas sobre el sur «muçulmano e ex-muçulmano»70, intentando historiar de forma paralela el norte cristiano y el sur islámico y subrayando determinados aspectos de la sociedad del sur que eran desconocidas para los conquistadores venidos del norte, como es el caso de la conquista de la Lisboa andalusí, una ciudad que escandaliza a los cruzados que participan en su conquista en el año de 1147, debido al hecho de que era pluriconfesional.

  • 71 A. de Saldanha, Crónica de Alamançor, sultão de Marrocos, ed. de A. Dias Farinha.

51Por estos años, en la misma escuela donde enseñaba Borges Coelho, el arabista P. Cunha Serra se jubilaba, pero sin dejar de publicar estudios histórico-toponímicos. Su plaza sería ocupada por António Dias Farinha, arabista muy distinguido en Portugal, y que sigue estudiando, sobre todo, la presencia lusa en territorios colonizados por los portugueses, como es el caso del norte de África —dando secuencia a trabajos de David Lopes y Pierre de Cenival—, y habiendo publicado la monumental Crónica de Almançor Sultão de Marrocos (1578-1603)71. Muy atento a los contactos de portugueses con el mundo islámico en el Atlántico y en el Índico, es también un especialista y comentador de la actualidad del mundo árabe e islámico en los medios de comunicación.

52Hay otro cambio importante después de 1974. Adel Sidarus viene a Portugal y empieza a enseñar en la recién restaurada Universidad de Évora, en el sur de Portugal, cuyo equipo rectoral cree que una universidad joven y situada en esa región tiene que dar formación relativa al mundo árabe e islámico, y no solamente para alumnos de Historia o Filología.

53Debido a la iniciativa de Adel Sidarus, apoyada por la Universidad, se realizan cursos intensivos temáticos, a principio de los años ochenta, en los que participan, como formadores, Juan Zozaya, Pedro Chalmeta y Michel Terrasse. La apertura que se da en Évora tendrá como protagonistas colaboradores como Paloma Amorós, Manuel Retuerce y José Mohedano. Y se inicia, en la misma universidad, a finales de la década de los setenta la enseñanza de asignaturas como História e cultura islamo-árabe e História e cultura ibero-árabe (hoy Historia de al-Andalus), lo que conducirá a la presentación de propuestas de licenciaturas en Historia, pero con Minor en Estudios árabes, islámicos y del mediterráneo, situación impar en las universidades portuguesas.

  • 72 C. A. Ferreira de Almeida, «Arte Islâmica em Portugal»; y «Arte moçárabe e da Reconquista».

54El norte de Portugal, a su vez, no está alejado de la reflexión en torno a los problemas de la historia de al-Andalus. Carlos Alberto Ferreira de Almeida, especialista en arte de la Alta Edad Media, desgraciadamente ya fallecido, publicó en 1988 una importante síntesis sobre historia del arte de la Alta Edad Media en el territorio de Portugal, en la que el arte islámico ocupa un lugar destacado. Ferreira de Almeida, además de recorrer el país estudiando las piezas in loco, propone nuevas interpretaciones para los hallazgos del período andalusí, haciendo constantemente paralelos con materiales semejantes encontrados en territorio español y tomando en cuenta las nuevas propuestas metodológicas utilizadas para estudiar el arte de ese período en el país vecino72.

  • 73 Entre los más recientes trabajos de O. Ribeiro habrá que destacar, en este caso, los siguientes: « (...)
  • 74 J. C. Garcia, O espaço medieval da Reconquista no Sudoeste da Península Ibérica.

55La renovación de los años setenta no se entiende totalmente si ignoramos los trabajos de Orlando Ribeiro, quizás el más importante geógrafo portugués del siglo XX, quien, en una labor de muchas décadas, ha tenido un papel importante al llamar la atención sobre las continuidades y semejanzas entre Portugal y otros espacios del Mediterráneo y sobre la influencia árabe heredada por Portugal, incluso a nivel lingüístico. Su experiencia y autoridad como geógrafo profundamente interesado por la historia y por temáticas lingüísticas, le dieron una aceptación muy amplia entre los historiadores e incluso los filólogos, como Lindley Cintra. Fue él quien contribuyó a explicar el marco geográfico en el que se produjeron las principales estrategias de ocupación del territorio en el occidente de al-Andalus, así como las formas en que los cristianos del reino de Portugal dieron o no continuidad a la herencia del pasado andalusí y en qué manera este pasado refleja sus profundas concesiones mediterráneas73. Sus trabajos han influido mucho en las generaciones más jóvenes de geógrafos portugueses que trabajan sobre el sur y la pervivencia, allí, de huellas de la sociedad andalusí, como es el caso de João Carlos Garcia74.

56Las nuevas corrientes de pensamiento sobre al-Andalus no borran de inmediato las tradiciones más antiguas. De hecho, algunos autores como Joaquim Veríssimo Serrão y José Hermano Saraiva no sienten una gran estima por este período ni consideran siquiera la necesidad de estudiar con profundidad los siglos del pasado islámico de la Península Ibérica, habiendo escrito, sin embargo, obras que han tenido gran divulgación. A pesar de algunas diferencias entre ambos, su concepción de la historia del Portugal medieval es una concepción nacionalista, de exaltación de glorias pasadas, sobre todo a través de los protagonistas principales, sin una gran necesidad de explicar la realidad de al-Andalus.

  • 75 J. Serrâo Veríssimo, História de Portugal, t. I.

57Con Joaquim Veríssimo Serrão los «sarracenos» y los «moros» son poco más que protagonistas, cuando se trata de conquistas, como los derrotados que son; toda la historia se construye alrededor de la documentación de chancillería y de la cronística nacional, siguiendo muy de cerca la perspectiva de la formación del reino de Portugal, desde el norte hacia el sur75.

58José Hermano Saraiva, por otro lado además de historiador es, quizás, el más conocido divulgador de temas de la historia de Portugal. Habiendo iniciado programas de tipo cultural e histórico ya antes de 1974, es un autor incansable, especialista en la comunicación al gran público de los pequeños detalles de la historia portuguesa. Generalmente no da ningún realce especial al período islámico, pero ha dirigido obras colectivas en las que se tratan algunos de estos temas; en ellas, al-Andalus no siempre se ve de forma negativa, pero es siempre el «otro», el «adversario», el «futuro vencido».

59Estos dos historiadores son los que, pasados los cambios de los años setenta, siguen utilizando conceptos habituales en la generación de Damião Peres.

  • 76 Se dan algunos de los ejemplos más importantes: H. Catarino, «O Algarve oriental durante ocupaçao (...)
  • 77 M. Barroca, «Da Reconquista a D. Dinis», pp. 21-161; el mismo autor, en su monumental trabajo sobr (...)
  • 78 Ver por ejemplo, A. Borges de Melo, «Epigrafia árabe no Gharb».
  • 79 A. Sidarus y A. Rei, «Lisboa e o seu termo segundo os geógrafos árabes»; y A. Rei, O Gharb al-Anda (...)

60A pesar de alguna resistencia por parte de la historiografía más conservadora, en los últimos años el interés por al-Andalus ha pasado por un crecimiento importante76. La arqueología atraviesa una fase de gran desarrollo, con la publicación de obras importantes; los trabajos de Ferreira de Almeida han tenido continuación, en Oporto, con Mário Barroca quien, si bien con interés centrado en temáticas más septentrionales, no ha dejado de reflexionar sobre temas de historia política y militar de al-Andalus en sus territorios más occidentales77. Se intensifican los contactos con investigadores españoles y franceses; otras universidades se interesan por estas temáticas, como ocurre con las del Algarve y las Azores. En Évora, la enseñanza iniciada por Adel Sidarus continúa hasta la actualidad: de esa escuela salió el que es el actual especialista en epigrafía árabe en Portugal78 y en ella se formó A. Rei, quien trabaja sobre crónicas y geógrafos que escribieron sobre Gharb al-Andalus79.

61En el campo de la historia surgen nuevos investigadores de los cuales se pueden citar algunos con trabajos que, sobre temáticas distintas, contienen en algunos casos reflexiones teóricas novedosas, a pesar de que algunos de ellos estén todavía inéditos.

  • 80 H. Fernandes, «Sociedade e economia nos campos»; y M. Santos Silva, «As cidades (séculos XII-XV)».
  • 81 H. Fernandes, «Uma cidade no imaginário medieval»; e Id., Entre mouros e cristãos.
  • 82 A. Beirante, Santarém medieval; M. S. Alves Conde, Tomar medieval, o espaço e o homens. Estos son (...)

62Hay que referirse a los trabajos de Hermenegildo Fernandes y Manuela Santos Silva, historiadores que, al tratar sobre los aspectos económicos, sociales (de zonas urbanas y rurales) y políticos de la fase de transición de zonas del sur de Portugal, combinan la documentación del período islámico con la cristiana80; la tesis del primero, entre otros aspectos, aporta ideas nuevas sobre la producción documental en los mundos cristiano e islámico medievales81. Las más recientes monografías sobre ciudades y regiones del reino de Portugal en la Edad Media se ocupan igualmente del estudio del pasado islámico de esos lugares82.

  • 83 M. J. Pimenta Ferro Tavares, Os judeus em Portugal no século XIV; Id., Los judíos en Portugal; e I (...)
  • 84 M. F. Barros, A comuna muçulmana de Lisboa.
  • 85 Id., Tempos e espaços de mouros.
  • 86 I. M. R. Mendes Drumond Braga, Mouriscos e cristãos no Portugaal quinhentista.

63Los estudios sobre minorías se han desarrollado en las últimas décadas, sobre todo siguiendo la labor llevada a cabo sobre las comunidades judías83. Los trabajos sobre las comunidades mudéjares en Portugal empiezan a desarrollarse, en especial, a manos de Filomena de Barros, que estudió la aljama de Lisboa84 y, recientemente, ha presentado una tesis sobre los mudéjares en Portugal, ya publicada85. Los moriscos portugueses, por su parte son estudiados por investigadores como Isabel Maria Drumond Braga86.

REFLEXIONES FINALES

  • 87 Como resultado de la estrecha colaboración entre investigadores de Portugal, España y Francia, véa (...)

64En comparación con España, el peso que al-Andalus tiene en Portugal es menor y su lugar en la historia de Portugal sigue sufriendo reajustes. Pero desde la década de los setenta —sin olvidar los inmensos avances del siglo XIX e inicios del XX— ha adquirido más importancia, se ha abierto el debate y se siente un intento de sintonía entre filólogos, arqueólogos e historiadores que, sin embargo, no deja de depender también de la producción científica reciente que se está haciendo en España, en Francia y en los centros de investigación americanos y anglosajones87.

65No hay, todavía, unanimidad con respeto a la importancia de al-Andalus, designación que, hay que decirlo, no todos los medievalistas utilizan y, mucho menos, la sociedad en general; al-Andalus y los términos derivados de este nombre remiten muchas veces a la gente, a una región del país vecino; no lo toman como algo suyo, como posiblemente perteneciente a su pasado. Pero los cambios de los últimos años son cada vez más sólidos.

66La nueva generación de historiadores medievalistas siente la necesidad de recurrir a fuentes históricas de época islámica y aprovechan los datos recientes de la arqueología medieval. En muchas monografías locales se nota que los siglos de dominio islámico, que antes se despachaban con un par de líneas de texto, generalmente negativo en cuanto a sus protagonistas, son tratados, cada vez más, utilizando fuentes publicadas, generalmente traducidas. En los manuales de enseñanza media hay modificaciones positivas en la forma de tratar el tema. Al-Andalus ha adquirido una visibilidad mayor y, si antes se utilizaban únicamente imágenes de edificios de época islámica de Córdoba o Granada —contribuyendo a crear la idea de que la herencia de al-Andalus sólo tiene que ver con los ciudadanos del actual Estado español— la mezcla de esas imágenes con cerámicas procedentes de excavaciones o imágenes de la mezquita de Mértola, por ejemplo, dan a esta temática un color también portugués, o quizás más ibérico meridional.

67Por otro lado, los centros de investigación que preparaban funcionarios y técnicos para los territorios coloniales con población islamizada —como Mozambique y Guinea Bissau— siguen trabajando sobre el mundo islámico actual, de una forma general, dedicando especial interés a cuestiones estratégicas y político-militares, sin producción significativa para la historia y la cultura de al-Andalus, pero sin ignorar que, después de España, único país con el cual Portugal tiene fronteras terrestres, Marruecos es el país más próximo geográficamente.

  • 88 Ver A. Coelho Prado, Muçulmanos em Portugal.

68Por otra parte, no es sólo el ambiente universitario, la libertad de discusión, la entrada de nuevas perspectivas de análisis del pasado lo que cambia; la gente cambia también. A partir de 1974 entran, en un Portugal que ha dejado de ser potencia colonial, musulmanes venidos de territorios de África (Guinea-Bissau y Mozambique); son sobre todo sunníes, pero hay también una fuerte comunidad ismailí88.

  • 89 Los inmigrantes venidos de Guinea Conakry llegan debido a su proximidad con Bissau; de India y Pak (...)

69El desarrollo económico de los últimos años ha traído a Portugal inmigrantes procedentes de algunos de esos territorios, pero también de países vecinos de las antiguas colonias y surgen en Portugal comunidades provenientes de Guinea-Conakry y Senegal, de India y de Pakistán89. Estos musulmanes, y los —todavía no muchos— portugueses conversos, revelan un interés por el pasado islámico del territorio portugués y van surgiendo referencias, algo mitificadas, a un pasado islámico medieval para el cual hay quienes se ofrecen como herederos y guardianes.

70Por otro lado, hay ayuntamientos y regiones que, por su parte, reivindican esa herencia, en muchos casos recién descubierta. Y, si no hay aún una emigración de población procedente del norte de África, como ocurre en España y en Francia, por ejemplo, en el sur de Portugal ya se han afincado algunos pequeños núcleos de familias procedentes de Marruecos.

71Así, hay condiciones para que se valore cada vez más lo que se encuentre, lo que se publique, lo que se divulgue sobre al-Andalus. A nivel universitario los vientos soplan de forma favorable a inversiones en esta temática, sintiéndose un interés creciente por asuntos que tengan que ver con el mundo árabe, islámico y el Mediterráneo en general. Y ese interés se relaciona también con el hecho de que Portugal, a mediados de los años setenta, regresó a sus fronteras medievales y redescubre, en el ámbito mediterráneo, parientes que había olvidado y con los cuales se buscan puntos de contacto común, antepasados comunes, dinastías comunes, lenguas comunes…

72Este redescubrimiento pasa también por la sociedad, donde hay, en general, una curiosidad relacionada con estos temas, muchas veces mezclada con la búsqueda de lo exótico o de raíces míticas regionales o locales. Pero, como parte de ese interés es reciente, la predisposición para querer conocer las realidades de al-Andalus con una base científica dependerá no solamente del trabajo académico, sino también de todo lo que ocurra en la escena política internacional, con todos sus inimaginables reflejos.

Notes

1 A. Herculano, História de Portugal.

2 La primera edición de sus Recherches sur l’histoire et la littérature de l’Espagne pendant le Moyen Âge data de 1849.

3 J. P. de Oliveira Martins, História de Portugal, p. 77 passim.

4 Ibid., p. 98.

5 Ibid., pp. 85-103.

6 Ibid., p. 105.

7 Id., História da civilização ibérica. Traducciones al castellano hay varias: J. P. Oliveira Martins, Historia de la civilización ibérica, trad. de José Albiñana Mompo, Madrid, Aguilar, 1988; Id., La civilización ibérica, México, 1944; e Id., Historia de la civilización ibérica, Lima, Ed. Peruanas, 1910.

8 Id., História da civilização ibérica, pp. 295-296.

9 Ibid., p. 290.

10 Ibid., p. 165.

11 Ibid., p. 232.

12 Ibid., p. 234.

13 Una apreciación de la labor de este arabista puede encontrarse en P. Cunha Serra, «David Lopes: ensaio biobibliográfico». Ver también A. Sidarus, «Introdução: os estudos árabes em Portugal»; pp. 46-51; e «Introduction: Arabic Studies in Portugal», pp. 65-71.

14 D. Lopes, Os árabes nas obras de Alexandre Herculano.

15 Id., Lopes, «O domínio árabe».

16 Ibid., p. 397.

17 Ibid.

18 Cap. i: «Historia política»; ii: «La organización del Estado»; iii: Cultura; y iv: «La acción de los árabes en los Estados cristianos peninsulares».

19 No es hispánico por jus solis, pero lo es por su cultura «e por esse motivo é também nosso» (Ibid., p. 416).

20 D. Peres, Como nasceu Portugal.

21 Ibid., pp. 60-63, 100-101.

22 Ibid., p. 101.

23 Id., «A Reconquista cristã», pp. 454 y 479.

24 Véase por ejemplo, su trabajo titulado Fr. Joao de Sousa.

25 J. P. Machado, «Os estudos arábicos em Portugal».

26 Ver J. Figanier y A. Correia de Oliveira, Anthologie des auteurs français.

27 J. Figanier, «Moedas árabes do século XII encontradas no concelho de Sesimbra»; e Id., Moedas árabes: inventário e descrição.

28 Id., Portugal-Maroc; A inscrição árabo-persa de Santarém; História de Santa Cruz do Cabo de Gué; y Descrição de Ceuta muçulmana no século XV.

29 Ver Id., «Contribuição para o estudo da cultura arábica em Portugal».

30 A. Sidarus, «Introdução: os estudos árabes em Portugal», p. 52.

31 J. D. Garcia Domingues, O nacional-sindicalista, Faro, 8 (5 de febrero de 1933), referido en J. Medina (dir.), Historia Contemporanea de Portugal. Estado Novo, t. I, p. 77.

32 La producción de este autor en el campo del arabismo fue estudiada por Adel Sidarus en un trabajo exhaustivo, «Bibliografia arabística de J. D. Garcia Domingues», incluido en un importante volumen de homenaje y de recopilación de algunos de los principales textos publicados por el autor a lo largo de su vida, titulado Portugal e o al-Andalus.

33 Una parte de su recorrido intelectual, el que tiene más que ver con su labor de arabista, puede apreciarse en el trabajo de E. M. Von Kemnitz, «In Memoriam José D. Garcia Domingues». Aquí se refiere, entre muchas otras cosas, que Garcia Domingues obtuvo en el año 1949 su primera beca para estudiar en Madrid (p. 36).

34 J. D. Garcia Domingues, História luso-árabe. Su apreciación de la obra de Miguel Asín, «D. Miguel Asín Palacios. A maior figura do arabismo peninsular», fue publicada en la revista Litoral, 4, pp. 428-436 (ver A. Sidarus, «Introdução: os estudos árabes em Portugal», p. 22).

35 Ibid., pp. 22-31.

36 J. D. Garcia Domingues, Portugal e o al-Andalus, p. 231.

37 Para Garcia Domingues «os mouros são povos irmãos» (História luso-arabe, p. 349).

38 Ibid., p. 353.

39 Ibid., pp. 348-349.

40 Martim Velho Sottomayor hizo la traducción al portugués de las Mil y una noches, a partir de una traducción francesa clásica de Antoine Galland; véase As mil e uma noites, trad. de M. Velho Sottomayor.

41 «Varões árabes ilustres do andaluz ocidental»; «Um trecho duma velha crónica sobre a tomada de Faro»; «Um texto árabe de Ibn Bassam de Santarém»; Estudos críticos sobre a batalha de Ourique; y «A incursão de Tasfin ibn ʿAli a Fahs al-Sabab».

42 Id., «A inscrição árabe de Salir».

43 Id., «Exegese do parágrafo 64 do Cronicon Albeldense»; y «Exegese da terceira parte do 14 Cronicon de Sampiro».

44 Id., «Ibn Marwan e Saʿdun Surunbaqui»; «A Incursão de Tashfin bin Ali a “Fahs ʿAtiyya”»; y «Coimbra e o topónimo Lousã nas Crónicas de Albelda».

45 P. Cunha Serra, «Breve consideração da tese do “ermamento” atravês de dois topónimos», t. II, pp. 219-227.

46 Ver Id., Alguns topónimos peninsulares de origem arábica; y Mouros e mouros.

47 Id., Sobre a intercultura de mouros e cristãos.

48 Id., «O árabe “muwallad” e sua representação na Península Ibérica»; e Id., «A influência árabe na Península Ibérica».

49 Sin embargo, la obra de António Sérgio, ensayista con una larga difusión en Portugal a partir de la década de los setenta, concede a al-Andalus pocas líneas de texto; en su intento de interpretación de la historia de Portugal, habla de forma muy breve sobre la existencia de huellas del dominio árabe en Portugal (Breve interpretação da História de Portugal, pp. 9-10).

50 A. Borges Coelho, Portugal na Espanha árabe. Las referencias son a la primera edición.

51 Ibid., t. I, pp. 18-19.

52 A. Castro, España en su historia, p. 61.

53 A. Borges Coelho, Portugal na Espanha árabe, t. III, p. 30.

54 Ibid., t. IV, p. 19.

55 Ibid., t. IV, pp. 19-20.

56 Id., Questionar a história, 1983.

57 Id., História de Portugal.

58 Nova História de Portugal, pp. 117-250.

59 El Dr. Oliveira Marques falleció en Lisboa el 23 de enero de 2007.

60 J. Mattoso, Identificação de um país.

61 Id., «Notas críticas».

62 C. Torres, «O Garb-al-Andaluz», p. 411.

63 Ibid., p. 413.

64 Ibid., p. 415.

65 Ver J. T. Monroe, Islam and The Arabs in Spanish Scholarship, pp. 159 y 247.

66 Ibid., p. 154.

67 Como propugnaba Unamuno: ver Ibid., p. 248.

68 J. Medina (dir.), História de Portugal.

69 H. Catarino, «A ocupação islâmica». La autora es profesora de arqueología en la Universidad de Coimbra.

70 A. Borges Coelho, «O tempo e os homens».

71 A. de Saldanha, Crónica de Alamançor, sultão de Marrocos, ed. de A. Dias Farinha.

72 C. A. Ferreira de Almeida, «Arte Islâmica em Portugal»; y «Arte moçárabe e da Reconquista».

73 Entre los más recientes trabajos de O. Ribeiro habrá que destacar, en este caso, los siguientes: «Portugal (formação de)»; Portugal, o Mediterrâneo e o Atlântico; Mediterrâneo, ambiente e tradição; A formaçâo de Portugal, artículo que resultó de la fusión de artículos publicados entre los años 153 y 1982. O. Ribeiro fue el responsable por la parte dedicada a Portugal en la obra Geografía de España y Portugal, dirigida por Manuel de Terán; sobre su actividad, véase, por ejemplo, J. Bosque Maurel, «Orlando Ribeiro geógrafo ibérico».

74 J. C. Garcia, O espaço medieval da Reconquista no Sudoeste da Península Ibérica.

75 J. Serrâo Veríssimo, História de Portugal, t. I.

76 Se dan algunos de los ejemplos más importantes: H. Catarino, «O Algarve oriental durante ocupaçao islâmica»; R. Varela Gomes, Silves (Xelb), uma cidade do Gharb al-Andalus; S. Macias, Mértola, o último porto do Mediterrâneo; e I. C. Fernandes, O castelo de Palmela.

77 M. Barroca, «Da Reconquista a D. Dinis», pp. 21-161; el mismo autor, en su monumental trabajo sobre epigrafía medieval portuguesa (Epigrafia medieval portuguesa) estudia también piezas con inscripciones en árabe.

78 Ver por ejemplo, A. Borges de Melo, «Epigrafia árabe no Gharb».

79 A. Sidarus y A. Rei, «Lisboa e o seu termo segundo os geógrafos árabes»; y A. Rei, O Gharb al-Andalus em dois geógrafos árabes do século VII-XIII.

80 H. Fernandes, «Sociedade e economia nos campos»; y M. Santos Silva, «As cidades (séculos XII-XV)».

81 H. Fernandes, «Uma cidade no imaginário medieval»; e Id., Entre mouros e cristãos.

82 A. Beirante, Santarém medieval; M. S. Alves Conde, Tomar medieval, o espaço e o homens. Estos son ejemplos de trabajos sobre ciudades y territorios cuyo pasado islámico no es olvidado, y con aportaciones de estudios de toponimia local e información de carácter arqueológico.

83 M. J. Pimenta Ferro Tavares, Os judeus em Portugal no século XIV; Id., Los judíos en Portugal; e Id., «Judeus e mouros em Portugal dos séculos XIV e XV».

84 M. F. Barros, A comuna muçulmana de Lisboa.

85 Id., Tempos e espaços de mouros.

86 I. M. R. Mendes Drumond Braga, Mouriscos e cristãos no Portugaal quinhentista.

87 Como resultado de la estrecha colaboración entre investigadores de Portugal, España y Francia, véase la reciente publicación: S. Gómez Martínez (ed.), Al-Andalus espaço de mudança.

88 Ver A. Coelho Prado, Muçulmanos em Portugal.

89 Los inmigrantes venidos de Guinea Conakry llegan debido a su proximidad con Bissau; de India y Pakistán vienen en parte con motivo de la presencia portuguesa en el subcontinente asiático hasta 1961 y por la presencia de comunidades de esos países en Mozambique.

© Casa de Velázquez, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search